Lunes, 18 Diciembre 2017 07:33

Con Piñera avanza la ola de la derecha

Con Piñera avanza la ola de la derecha

El ex mandatario logró el 54 por ciento de los votos frente al 45 por ciento de Guillier. Este no pudo conquistar al electorado del Frente Amplio.

 

“Fue una jornada dolorosa”. Con esa frase corta, pero contundente, Alejandro Guillier, reconocía la derrota cerca de las 19.45 horas de ayer. Habló con dolor e hidalguía. “Es una noche triste, pero saldremos fortalecidos... al final serán nuestros principios los que regirán en Chile... Gracias a mi familia, tuvimos un año duro, pero maravilloso”, agregó el sociólogo periodista, arropado por su mujer y uno de sus hijos que lo flanquearon en quizás el momento más difícil de su carrera. El hotel San Francisco, en pleno centro de Santiago, fue el escenario indicado para despachar un discurso potente y esperanzador para la centroizquierda, impronta que, sin embargo, se echó de menos en la campaña. El también senador, además perdió en su región, Antofagasta, por eso quizás los aplausos fueron tibios por más que intentara calmar la hemorragia, asegurando que “Chile ya cambió, los vencedores han recogido varias de nuestras banderas” dijo. Estos tópicos son educación, salud, reforma a las AFP y reformas sociales y tributarias, por citar algunas. “Hemos sufrido una derrota dura. Tenemos que levantar nuestro ánimo y salir a defender las reformas en las creemos... Es una derrota electoral pero no va a ser una derrota política”, acotó.


Guillier fue un candidato débil, más incluso que Eduardo Frei en 2009, cuando la ganó por primera vez la presidencia de manera democrática en cincuenta años. Dubitativo en momentos clave y con poca “pachorra”, a diferencia del vencedor, el multimillonario Sebastián Piñera.


El triunfo llegó tras una campaña dirigida a captar el 7,93% de los votos que José Antonio Kast (ex candidato presidencial de la extrema derecha que fue insultado ayer en el Estadio Nacional) obtuvo en la primera vuelta, así como también al electorado de centroizquierda. Para esto, el candidato de Chile Vamos dio un giro en algunos temas de su programa y prometió avanzar en la gratuidad de la educación técnico profesional.


Minutos antes, Guillier llamó al vencedor por teléfono, lo felicitó y reconoció un triunfo macizo. Al otro lado de la línea, se escuchaban los vítores: “se siente, se siente, Piñera presidente”, sus adherentes al fin podían saborear del triunfo, relajándose porque a pesar que el empresario multimillonario logró el 54 por ciento de las preferencias versus el 45 por ciento del periodista, sus huestes estaban preocupadas. La campaña Todos Contra Piñera y el posible traspaso de votos del Frente Amplio (la tercera fuerza política chilena), los mantuvo en vilo por semanas, por eso los gritos y caravanas de adherentes lo celebraron con todo. Este triunfo, que instala a Sebastián Piñera por segunda vez en La Moneda hasta el 2022, y lo convierte en el octavo que lo logra dos veces en la historia republicana de Chile, será recordada por la holgura de los resultados, pero también por el nerviosismo que sobrevoló todo el proceso.


La jornada del vencedor partió temprano la mañana de este domingo. Luego de tomar desayuno junto a su familia y la prensa, se dirigió al colegio República Alemania para emitir su voto. El proceso fue rápido y no emitió declaraciones, según contó La Tercera.


Tras acompañar a su esposa, Cecilia Morel, a votar en su local, el abanderado de Chile Vamos agradeció el respaldo e hizo un llamado a que Chile “vuelva por los caminos de la unidad”.


“Quiero manifestar mi gran esperanza en que después de esta elección, a pesar de las diferencias, podemos tener diferencias y es bueno que así sea, pero eso no nos convierte en enemigos (...) Quiero saludar a Alejandro Guillier, le tengo aprecio, trabajamos juntos en el pasado. También espero que sigamos trabajando juntos en el futuro”, indicó Piñera.


En esta línea, pidió por última vez el apoyo de los votantes: “Estoy convencido, porque conozco a mis compatriotas, que los chilenos y chilenas vamos a escoger el camino que conduce a los tiempos mejores (...) Quiero decirles a todos mis compatriotas que nos ayuden y apoyen, porque juntos vamos a construir ese camino que hemos soñado”.


La jornada tuvo otro momento cumbre cuando a las 20.15 Michelle Bachelet llamó a Piñera, conversación que fue televisada como reza la tradición republicana en este país. El presidente electo la invitó a desayunar hoy a las 9,30 de la mañana para coordinar el traspaso de mando, el cual ocurrirá el próximo 11 de marzo, repitiendo lo mismo que ocurrió el 2010 cuando la actual mandataria le puso la banda al empresario. En ambas ocasiones, Bachelet no pudo o no supo traspasar su adhesión ciudadana, hoy del 40 por ciento a su continuador lógico. Fue una conversación formal, pero en ningún casi feliz, entendiendo Bachelet que por mucho que su segunda administración repunte en las encuestas y su legado sea valorado con el rigor que merece, en su historial quedará grabado que entregó el poder dos veces a la derecha y, peor aún, a Sebastián Piñera, dicen en su sector.


Con todo, el presidente electo Piñera se impuso en 13 de las 15 regiones del país a Guillier, y en diez de ellas lo superó por cinco o más puntos porcentuales. Por esa razón, y pese a que hace cuatro días Gabriel Boric confirmó su apoyo al candidato oficialista de cara a las elecciones presidenciales, el líder del Frente Amplio se mostró crítico sobre la labor realizada por Guillier durante la campaña, luego de que se dieran los primeros resultados que daban a Piñera como ganador.


A través de su cuenta de Twitter, el diputado por Magallanes manifestó que “queda claro que no bastaba el ‘anti-Piñera’ para convocar a una mayoría”, y cuestionó a Guillier por no comprometerse “con transformaciones profundas y este es el resultado. La principal responsabilidad de su derrota es de quienes lideraron la campaña”. Además, tras el triunfo del candidato de Chile Vamos, Boric le quitó responsabilidad alguna a la colectividad que lidera y adelantó el trabajo que realizará durante el próximo gobierno. “Van a haber varios nuevomayoristas que tratarán de encontrar en el Frente Amplio una excusa a su fracaso. Nosotros nos dedicaremos a ser oposición firme, responsable, con proyecto propio y junto a movimientos sociales” (sic), expresó el diputado en la misma red social.


Las declaraciones de Boric son las primeras que vienen desde el Frente Amplio, movimiento que jugó un rol clave en la primera vuelta pero que a última hora antes de los comicios de ayer decidieron expresar su preferencia.


Al final del día, Guillier llegó al hotel donde estaba instalado el comando duro de Piñera para saludarlo y asegurar que será una oposición constructiva, en otro gesto republicano de este país.


A su turno, el presidente electo habló “desde la intimidad de mi historia y mi vida, le tengo cariño y estima a Guillier y su esposa y estoy seguro que seguiremos trabajando en el futuro. Hay legítimas diferencias y también cosas que nos unen como el amor por Chile y entregar lo mejor de nosotros para que todos los chilenos, los más vulnerables y la clase media, tengan una vida más plena y más feliz, si hay acuerdos más que enfrentamientos, los países crecen”, dijo Piñera.


Finalmente, sostuvo que los caminos nos unen, el futuro es más importante que el pasado. Leí el programa de Alejandro, lo tengo subrayado y hay muy buenas ideas, eso lo hablaremos con más calma para ver dónde tenemos acuerdos para impulsarlo juntos, y las diferencias las hablaremos con espíritu republicano”.


Al cierre de esta edición, Piñera tenía previsto hablar desde un hotel céntrico de Santiago y seguir celebrando este nuevo triunfo en las urnas y que le permitirán gobernar Chile por cuatro años.

Publicado enInternacional
Lunes, 18 Diciembre 2017 07:06

La nueva agenda de trabajo de la OMC

La nueva agenda de trabajo de la OMC

A instancias de las grandes empresas de Internet, con una enorme capacidad de lobby sobre todas las delegaciones, la agenda de comercio electrónico en la OMC tiene como eje central la limitación de la potestad de los Estados de fijar normas que regulen la actividad de la industria digital.


El control de los datos


Por Beatriz Busaniche *


No es la OMC el espacio apropiado para discutir temas clave de gobernanza de internet que tienen directa incidencia sobre los Derechos Humanos. El denominado Grupo de Amigos del Comercio Electrónico para el Desarrollo llegó a la Ministerial de Buenos Aires con la expectativa de lograr un consenso para que el máximo organismo de comercio internacional tenga mandato negociador sobre la agenda de comercio electrónico. Esta agenda no es nueva, pero en los últimos tiempos ha cobrado un cariz diferente de la mera distribución de bienes a través de medios electrónicos.


El significado que pretende generalizarse en las negociaciones de la OMC se relaciona con el comercio de “bienes digitales”; fundamentalmente, datos personales extraídos por multiplicidad de fuentes y servicios. Y si bien la primera perspectiva tiene sin duda aspectos positivos en la facilitación del comercio, la segunda abre numerosos interrogantes desde la óptica de los derechos humanos, el desarrollo económico y la soberanía de los estados.


A instancias de las grandes empresas de internet, con una enorme capacidad de lobby sobre todas las delegaciones, la agenda de comercio electrónico en la OMC tiene como eje central la limitación de la potestad de los Estados de fijar normas que regulen la actividad de la industria digital. Temas tales como las regulaciones sobre protección de datos personales están sobre la mesa. El CEO de Alibaba en conferencia en Buenos Aires dijo sin el menor reparo que estas regulaciones ponen trabas al flujo de comercio. La demanda principal de las empresas es una baja en la protección de los datos personales a fin de lograr el libre flujo de información transfronteriza, sin límites ni protección alguna por parte de los Estados. En Argentina, esta discusión también tiene preponderancia. Ya en la apertura de las sesiones ordinarias el 1 de marzo de 2017 el presidente Mauricio Macri anunció una modificación de la ley de protección de datos personales para adaptarla al comercio internacional. Esa propuesta aún no ha llegado al Congreso Nacional, pese a estar ya redactado el primer borrador del proyecto.


Otro de los temas críticos de la agenda de comercio electrónico tiene que ver con la protección de propiedad intelectual y copyright, poner límites a las propuestas de transferencia de tecnología e impedir a los Estados que puedan exigir a las empresas la entrega de código fuente de sus servicios y aplicaciones. Esto tiene consecuencias en diversos planos, desde la seguridad pública y la seguridad nacional, hasta la defensa del consumidor, pasando además por la cuestión de defensa de la competencia y la posibilidad de desarrollo local desde pequeñas y medianas empresas locales.


La Oficina de Comercio de los Estados Unidos es particularmente activa en esta agenda, ya que representa ante este organismo el interés de las principales empresas del denominado grupo GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon). Pero también juega un rol importante la china Alibaba, quinta pata de la gran concentración de los datos en Internet. Hoy, el 80 por ciento de los datos que circulan en la red están en manos de estas cinco empresas.


La OMC no es el órgano apropiado para dirimir estos temas, ya que no tienen siquiera directa relación con los temas fundamentales que históricamente ha tramitado la OMC. Lamentablemente, unos 70 países (incluyendo a Estados Unidos, la Unión Europea y Argentina entre ellos) emitieron un comunicado conjunto asegurando que seguirán adelante con esta agenda de trabajo con tres reuniones, dos en 2018 y una en 2019 previa a la Ministerial Nro. 12 que tendrá lugar en diciembre de ese año.


Ningún país en desarrollo saldrá beneficiado si esta agenda prospera, ya que las medidas que se pretenden imponer redundan en un bloqueo a la capacidad de los estados de establecer regulaciones que protejan derechos fundamentales, de privacidad, autodeterminación informativa, defensa del consumidor, pero además, dejarán clausurada cualquier capacidad por parte de empresas locales de salir a competir contra los gigantes que hoy se distribuyen la industria de internet.


* Fundación Vía Libre. @beabusaniche
________________________________________


El costo laboral


Por Sofia Scasserra *


El comercio electrónico es la nueva vedette de las negociaciones económicas trasnacionales. Existe ya un marcado consenso entre los especialistas del tema de que la misma no se trata de comprar y vender por internet, sino en la movilidad de datos de toda la población hacia Estados Unidos y China, logrando obtener grandes bases de datos que permitan armar perfiles perfectos del consumidor, desarrollar algoritmos que reemplacen procesos productivos y producir inteligencia artificial. Todas estas innovaciones que explican el futuro del capital (ya que la economía de datos crece año tras año y se espera que para el 2030 explique el 20 por ciento del PBI mundial), explican por ende su contracara: el futuro del trabajo.


En este sentido es notable como la agenda de comercio electrónico moldea las empresas de futuro fijando pautas para que se conviertan en grandes conglomerados tecnológicos con domicilio en paraísos fiscales, sin ningún tipo de responsabilidad para con los consumidores (ya que las reglas quitan la jurisdicción a los tribunales de defensa al consumidor nacionales), para con los trabajadores (pasando a ser cuentapropistas y usuarios de las plataformas), para con los Estados (ya que solicitan exención impositiva por la transferencia de datos y piden que no se puede exigir presencia comercial), y para con la sociedad en general (puesto que no se puede exigir transferencia tecnológica ni desempeño mínimo). Así es fácil prever un futuro del trabajo cada vez más aislado y “emprendedor”, disfrazando una relación de dependencia encubierta. La realidad es que esto no es más que tercerización y precarización del empleo. Una “uberizacion” de la economía.


Pero esta no es la única consecuencia que experimentan ya hoy día los trabajadores sobre el manejo de datos por parte de las empresas. Existen también mecanismos en las propias empresas para ejercer un control “espía” sobre el empleado, a fin de lograr comportamientos acordes a lo que la empresa espera de ellos. Ya se conocen casos en Europa de empresas que han otorgado pulseras deportivas para conocer el estado de salud de los trabajadores, argumentando ser una empresa saludable, para después apercibir a un empleado porque hace más de un mes que no realizaba actividad física y esto es malo para la empresa porque si se enferma, habrá que darle licencia.


La economía de algoritmos y la inteligencia artificial también reemplaza procesos productivos y, por ende, puestos de trabajo. Esto no es novedad. Supermercados con cajas automatizadas, y oficinas de recursos humanos que se ahorran las búsquedas laborales con un algoritmo que automáticamente selecciona perfiles en portales laborales en base a la historia de empleados exitosos de la empresa. Esto refuerza historias de violencia de género y discriminación racial entre otros, ya que los datos pasados arrastran el historial de la humanidad, donde las mujeres históricamente somos menos promovidas y la discriminación racial hace que esta minoría tenga menos oportunidades. Lo cierto es que la tecnología reemplaza puestos de trabajo y crea nuevos, el desafío es que estos no sean más precarios. En este sentido es que los sindicatos vienen desarrollando una agenda de propuestas para que, como dice la OIT, lleguemos a buen puerto teniendo “el futuro del trabajo que queremos”.


Para empezar, es necesario que exista libre acceso a los datos, ya que la libre movilidad no implica acceso. Por otro lado permitir a los Estados tener soberanía y capacidad regulatoria e impositiva sobre manejo de los mismos, no parece ser descabellado. Un organismo internacional que regule el tránsito de información podría ser una buena iniciativa. A su vez, ser conscientes de que los datos les pertenecen a las personas y por ende tienen derecho a saber que se hace con ellos, como, cuando, y porque se utilizan. Y sin lugar a dudas empezar a incluir estos temas en la negociación colectiva. La participación de la sociedad civil en el armado y diseño de estas reglas se vuelve fundamental a fin de lograr sociedades más justas y equitativas en un futuro.


* Investigadora del Instituto del Mundo del Trabajo Julio Godio, Untref.

Publicado enEconomía
Medicinas falsas en países en desarrollo, probable causa de miles de muertes

Expertos de la OMS emiten resultados de análisis de 100 estudios de 48 mil fármacos de ese tipo

Sistema global de vigilancia para detectarlos permite salvar decenas de vidas en Paraguay

Aproximadamente 11 por ciento de los medicamentos distribuidos en países en desarrollo son falsos y muy probablemente sean la causa de muerte de miles de niños por enfermedades como malaria y neumonía todos los años, alertó este martes la Organización Mundial de Salud (OMS).

Es el primer intento de la agencia de salud de la ONU para evaluar el problema. Los expertos revisaron 100 estudios de más de 48 mil medicamentos. Los utilizados para el tratamiento de malaria e infecciones bacterianas representaron 65 por ciento de los productos falsos.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, señaló que el problema afecta mayormente a los países pobres. Entre 72 mil y 169 mil niños podrían estar muriendo de neumonía todos los años tras recibir medicamentos falsos. Estos también podrían ser la causa además de otros 116 mil fallecimientos por malaria en África subsahariana, de acuerdo con científicos de la Universidad de Edimburgo y la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres en reportes comisionados por la OMS.

"Imagínese a una madre que sacrifica comida y la cobertura de otras necesidades básicas para pagar por el tratamiento de su hijo, sin saber que las medicinas son malas o falsificadas y entonces ocasionan la muerte", sostuvo Tedros Adhanom Ghebreyesus en un boletín de prensa. "Eso es inaceptable".

Los medicamentos falsos incluyen algunos que no han sido aprobados por reguladores, no satisfacen estándares de calidad o mienten sobre ingredientes, destacó la OMS.

En 2013, la agencia estableció un sistema global voluntario de vigilancia para detectar medicamentos falsos y de baja calidad y ha recibido reportes de unos mil 500 sustancias problemáticas, incluyendo fármacos supuestamente para problemas cardiacos, diabetes, fertilidad, salud mental y cáncer.

Base de datos

Las OMS señaló que esa base de datos salvó las vidas de decenas de niños en Paraguay, luego de que un análisis mostró que estaban afectados por un fármaco para la tos contaminado que había matado a 60 adultos varios meses antes, en 2013.

El organismo de la ONU indicó que los casos de medicinas falsas que ha encontrado son apenas "una pequeña fracción" del total y que muchos pudieran no ser reportados. El organismo estima que los países están gastando aproximadamente 30 mil millones de dólares en esos productos.

Publicado enSociedad
Viernes, 08 Septiembre 2017 07:35

Amor & Feminismo

Amor & Feminismo

 

Del feminismo aprendimos a cuestionar lo heredado y a analizar críticamente el presente, nunca esperamos un manual sobre cómo querer. En manos de cada una está la posibilidad de conseguirlo, y en la de todas, luchar porque sea más fácil.

 

He vivido en espacios contraculturales, como okupas, y he formado –y formo– parte de eso que se llama difusamente “movimientos sociales” en el entorno de la autonomía política. En esos espacios, he estado rodeada de gente que se cuestionaba las relaciones amorosas “tradicionales” casi como imperativo vital.

He sido testigo de relaciones abiertas, tríos amorosos, relaciones simultáneas –eso que ahora llaman poliamor– y otras variables de relación donde se podía repensar cada una de las cuestiones que se supone que vienen asociadas a ese dispositivo social que llamamos “amor”, o que llamamos “pareja”. He tenido entre mis brazos a un amigo triste que necesitaba consuelo porque su novia se había ido de vacaciones con otra mujer que era la novia de su novia. He visto a gente luchar contra los celos, o mentirse a sí misma diciendo que no los sentía. He tenido que fingir que no me importase que mi novio –compañero, decimos– me hablase de su último ligue.

Lo he pasado algo mal y algo he aprendido de estas experiencias. Por supuesto, he conocido también a parejas felices que compartían amantes sin ningún tipo de problema.

Quizás esta matemática de los cuerpos es la parte más folclórica y llamativa del todo el asunto. La parte difícil era la de construir día a día relaciones duraderas poniendo en cuestión los roles sociales asignados y los que cada uno acaba asumiendo en la pareja; la de intentar respetar los espacios de cada cual en un compromiso virtuoso sin dependencias obscenas ni sentirse abandonado en los momentos difíciles; o la de construir interacciones igualitarias, sin regodearse en la capacidad de dominio que te proporciona el que alguien te necesite. Amarse, al fin, con libertad, pero al mismo tiempo, apoyo, compromiso, mutua responsabilidad.

Eso ha sido infinitamente más difícil. Una amiga sabia de aquel tiempo siempre me decía que habíamos derribado todos los muros, habíamos puesto todo en cuestión, habíamos deconstruido el amor y las relaciones, pero no pudimos conseguir un modelo alternativo sólido o sostenible. (Mi amiga ahora está en un matrimonio bastante convencional. Tiene un marido celoso. Lo lleva regular).

 

Lo que aprendimos en esa época, lo aprendimos del feminismo

 

En buena parte, todas estas experiencias estaban marcadas por las enseñanzas del feminismo, también por un cierto influjo de la liberación del deseo y de la puesta en cuestión de los roles de género que aportaban las luchas LGTBI. Si jugábamos en fiestas y talleres a actuar con el género cambiado, o si convivíamos con transexuales que hacían relatos espectaculares y profundos de sus transiciones, estos roles se evidenciaban más claramente en su condición de performance.

Del feminismo aprendimos, por ejemplo, que emanciparnos como mujeres solo se podría lograr si nos desprendíamos del ideal del amor romántico. Aquí cada una hizo su camino. Para muchas, entre las que me cuento, esto no significaba dejar de enamorarse o de disfrutar de las emociones que provoca el enamoramiento por más que estén “históricamente determinadas” o “socialmente construidas”. Quería decir cosas como que tu felicidad en la relación es más importante que la relación misma, por más intensidad que te recorra. Que si no te hace feliz estar con esa persona, pues la relación no sirve.

Que el amor no es suficiente para sostener nada, hace falta componerse de esas otras mil maneras que hacen posible la vida en común. Que el amor no puede ser jamás una relación de dominio ni un intento de control sobre el otro por más miedo que te dé perder a esa persona. Y no siempre es fácil, claro. A veces nos sentimos tan solas, somos tan frágiles. En esa época, aprendimos cómo estaban vinculados el amor romántico y la violencia en la pareja. Pocos obstáculos hay tan grandes para la igualdad de la mujer –y la felicidad humana en general– como el modelo tradicional de romance, donde los celos, la necesidad de posesión y el ser a través de la vinculación con el otro están tan relacionados con la reproducción de la violencia machista. Sin embargo, esos roles patriarcales, como dice bell hooks, pueden ser asumidos también por mujeres tanto en parejas homosexuales como heterosexuales cuando usan ese amor para someter y dominar.

La idea que subyace es que la manera en la que se ha construido socialmente ese sentimiento legitima cosas como leer los mensajes del móvil de nuestra pareja o utilizar la violencia “pasional”. Aunque hemos avanzado mucho, resulta alarmante cuánta gente todavía piensa que los celos son una expresión de amor. Dice hooks: “Por amor” las mujeres nos aferramos a situaciones de maltrato, abuso y explotación. Somos capaces de humillarnos ‘por amor’ y, a la vez, de presumir de nuestra intensa capacidad de amar”. Por supuesto, en el día a día, pareja, amor y condiciones materiales de existencia tejen su propia red. Cuando muchas mujeres además dejan sus trabajos para dedicarse a las tareas de cuidado y del hogar, se generan dependencias económicas que a veces atan más que el ideal romántico.

 

El amor tiene más formas que las nubes

 

Somos frágiles, a veces, nos sentimos tan solas. Decía. El feminismo nos habló de interdependencia. El ideal de persona independiente del capitalismo liberal no sirve y además invisibiliza toda la trama de cuidados –pagados o no– que sostienen esas vidas. Nadie puede vivir sin ayuda de otros, ya sea en la enfermedad, o en situaciones difíciles, ya sea en determinados momentos de la vida: infancia, vejez. También hay muchas personas con diversidad funcional que necesitan a otras. Por no decir qué tipo de vida sería una, donde no sostenerse nunca en nadie significaría no apoyar tampoco a los demás.

No existe, pero tampoco es deseable. No es deseable pagar por todo lo que necesitamos ni está al alcance de todas las clases sociales. (Así como tampoco es justo que cuidar recaiga en las mujeres ya sea retribuido o “por amor”.) Por eso, somos frágiles, como toda vida humana. Por eso, seguimos formando familias, y todavía la mayoría son nucleares –papá, mamá, hijos– aunque cada vez menos.

En aquel entonces, hablábamos de comunidades alternativas. La okupación nos permitía sentir que teníamos una especie de familia elegida porque convivíamos intensamente con otros. Decíamos: “sororidad”, o “amistades fuertes capaces de conformar redes de cuidados”. La pareja no es imprescindible, existen vínculos afectivos que pueden sustituirla. O al menos, concluíamos, hacernos más fuertes frente a dependencias amorosas que pueden llegar a ser dañinas.

De todas formas, el modelo convivencial –elegir con quién vives, vivir con amigos– por cómo se organiza el mercado de la vivienda es difícilmente generalizable. Tampoco es sencillo. De aquel tiempo quedan amigos, pero un tanto por ciento muy pequeño. Y la familia, que en algún momento nos pudo pesar, sigue sosteniéndonos. Algún que otro colega redescubrió a su familia cuando tuvo que irse a vivir con los padres durante la crisis. Pese a todos los cambios, la institución familiar resiste. Muta de innumerables maneras, se adapta, pero ahí sigue. Todavía funciona a su manera porque no parece que hayamos encontrado una manera de sustituirla.

Aun así, sabemos que la familia nuclear o patriarcal –papá, mamá, niños–, e incluso sus variantes homosexuales, puede ser un pozo de profundas insatisfacciones. Sobre todo cuando se cierra sobre sí misma, y sirve para reforzar la autoridad paterna, la dependencia femenina y de los hijos. Sin embargo, también constituye un refugio para el viento helado de la individuación capitalista.

 

El amor en los tiempos de Tinder

 

Así, aunque la familia nuclear esté en crisis no es porque esté dando lugar masivamente a nuevas comunidades alternativas basadas en otro tipo de vínculos, sino a algo más parecido a un individualismo exacerbado. Cambiar la dependencia de la pareja por la independencia del mercado no parece una alternativa emancipadora. Cada vez hay más divorcios y menos relaciones a largo plazo, pero más singles –como estilo de vida–, y la pareja se vive culturalmente como un estorbo a la libertad personal más que como un apoyo en las propias dificultades. Algunas feministas como Arlie Russell Hochschild hablan no solo de mercantilización de los cuidados, sino de mercantilización de la propia vida íntima, de la vida familiar y de las emociones.

El compromiso de por vida también está siendo sustituido por los valores de mercado: novedad, reemplazo continuo, miedo al aburrimiento y a la repetición. Como dice Eva Illouz, las antiguas exigencias de fidelidad o compromiso entran en contradicción con el culto a la intensidad de la experiencia siempre nueva. No es extraño así que para algunas personas el mito del amor romántico pueda constituir incluso una suerte de refugio en busca de autenticidad o estabilidad. Quizás por eso este mito siga teniendo tanto protagonismo en los productos de la industria cultural. Que los cambios culturales impulsados por las feministas sean también funcionales a nuevos nichos de mercado es una de las contradicciones con las que tenemos que convivir.

En el capitalismo contemporáneo, las libertades conquistadas producen valor. Las feministas caminamos por el filo de estas contradicciones sin un plano tratando de construir vínculos duraderos y compromisos en libertad que nos hagan felices. Del feminismo aprendimos a cuestionarnos lo heredado y a analizar críticamente el presente, nunca esperamos un mapa detallado o un manual de instrucciones sobre cómo amar.

En manos de cada una está la posibilidad de conseguirlo, y en la de todas, luchar porque eso sea más fácil en una sociedad más justa e igualitaria.

 

 

Publicado enSociedad
Lunes, 04 Septiembre 2017 06:58

Llega la versión europea del ALCA

Llega la versión europea del ALCA

De cerrarse el acuerdo se reducirán brutalmente los márgenes aplicables de políticas industriales, comerciales y tecnológicas. Argentina avanza a cualquier costo para mostrar una mayor integración al mundo y seguir soñando con la “lluvia de inversiones”.

 

Tragedia histórica



Desde el intercambio de ofertas que tuviera lugar en mayo de 2016, se han producido importantes avances en la negociación para la conformación de un tratado de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur. En el caso del bloque sudamericano las negociaciones se han realizado en absoluto secreto y con una total falta de transparencia respecto de la sociedad civil. La falta de información se mantiene a pesar de las promesas de la ex Canciller Susana Malcorra de compartir datos con legisladores nacionales así como del compromiso asumido por distintos funcionarios de alto rango del Ministerio de Relaciones Exteriores argentino con las cámaras industriales y las centrales sindicales, en ambos casos preocupadas con respecto a los impactos del acuerdo sobre la producción y el empleo.


¿A qué responde ese secretismo y opacidad en las negociaciones? Fundamentalmente a que, bajo las condiciones actuales de negociación, se trata de un pésimo acuerdo para Mercosur en general y para Argentina en particular. Ello responde a que durante la negociación se han impuesto los intereses de UE de diversas formas: 1) al excluir de la negociación a las carnes bovinas, el biodiesel y el etanol, productos que concentran las mayores oportunidades para Mercosur; 2) al definir una serie de productos “ultrasensibles” dentro del universo agrícola, para los cuales UE va a presentar su oferta de liberalización una vez que se hayan definido las elecciones presidenciales en Alemania; 3) al incluir nuevos temas de negociación de interés de UE, tales como “comercio y desarrollo”, “comercio electrónico”, “empresas estatales”, “materias primas y energía”, “pequeñas y medianas empresas” y “subsidios”; 4) al imponer la inclusión de múltiples cláusulas que exceden los compromisos aceptados por los países de Mercosur en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC); y 5) al obligar al bloque regional a que flexibilice crecientemente sus posiciones originales a favor de un acuerdo más equilibrado.


En suma, Mercosur se encuentra realizando múltiples concesiones en la negociación ante una región profundamente más desarrollada, por lo que de cerrarse el acuerdo se reducirán brutalmente los márgenes aplicables de políticas industriales, comerciales y tecnológicas. Los análisis de impacto existentes muestran que la eventual firma del acuerdo generará resultados comerciales positivos sólo en el caso de UE, mientras que Mercosur se verá perjudicado por un mayor déficit comercial bilateral y por la reprimarización de su producción y su oferta exportable, allende la consabida inundación de productos industriales de media y alta tecnología provenientes de Europa.


Los funcionarios del gobierno argentino reconocen sotto voce que se trata de un acuerdo nada beneficioso para el país en términos comerciales. Sin embargo, la definición política al más alto nivel es la de firmar a cualquier costo el acuerdo con un doble objetivo: por un lado, fortalecer la “señal política” de que Argentina se acopla al mundo a través de la firma de acuerdos de libre comercio; por el otro, esperar ingenuamente que este mal acuerdo en términos comerciales provoque la añorada “lluvia de inversiones”.
Doce años después de que se produjera el rechazo a la conformación de un Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), nos encontramos en un punto similar. Si bien la negociación entre Mercosur y UE no tiene la misma connotación negativa –sólo por no estar involucrado en la negociación Estados Unidos, el más claro exponente del neoliberalismo mundial– el repaso detallado de sus capítulos y sus cláusulas nos lleva a concluir que se trata en términos objetivos de un acuerdo tremendamente ambicioso, que excede claramente los temas estrictamente comerciales, y que se lo puede considerar como aún más nocivo que el ALCA para las posibilidades de desarrollo futuro de la región.


Estamos ante la consumación en tiempo real de una tragedia histórica para las posibilidades de industrialización y desarrollo futuro de Argentina, con consecuencias que serán irreversibles sobre el tejido industrial y la posibilidad de generar empleo de calidad y bien remunerado.

 

Por Carlos Bianco, docente investigador de la Universidad Nacional de Quilmes y asesor de la Secretaría de Relaciones Internacionales de la CTA de los Trabajadores.

Publicado enEconomía
China anima a sus empresas a participar en el programa de privatizaciones de Temer


El gigante asiático redobla su apuesta por Brasil con nuevos acuerdos de inversión y líneas de crédito



Las autoridades chinas dieron este viernes un espaldarazo al ambicioso programa de privatizaciones emprendido por el presidente brasileño, Michel Temer, con la promesa de seguir invirtiendo en el país. China se ha convertido en un socio vital para Brasil en términos de comercio, inversión y financiación y la misión de ambas partes durante esta visita oficial fue mostrar que así seguirá, a pesar de los vaivenes económicos que ha experimentado el país en los últimos años y un reguero de crisis políticas que no acaban de desaparecer.


De estas turbulencias no se habló, al menos que haya transcendido, durante la reunión que Temer tuvo con su homólogo chino, Xi Jinping. El mandatario chino hizo hincapié en el aumento de los intercambios económicos entre ambas naciones y apuntó a nuevas inversiones de su país "en el sector energético, agrícola e infraestructuras" de Brasil. Son, precisamente, parte de las áreas que el presidente brasileño quiere abrir al sector privado, confiando en que China ejercerá un papel determinante.


Ambos países firmaron 14 acuerdos bilaterales, entre los cuales destaca la aprobación de una nueva línea de crédito 300 millones de dólares para el Banco do Brasil y otro preparatorio para que el Banco de Desarrollo de Brasil (BNDES) se haga con otra de hasta 3.000 millones de dólares. En el terreno de las infraestructuras, la empresa china State Grid firmó la licencia para las obras de la línea de alta tensión entre Xingu y Río de Janeiro, mientras que China Communication and Construction Company invertirá 700 millones de dólares en la construcción de una terminal de uso privado en el puerto de Sao Luis. China National Nuclear Corporation firmó también un memorando de entendimiento con Eletrobras, una de las companías que el Gobierno brasileño desea vender, para continuar con la construcción de la central atómica Angra III.


"Estos acuerdos son un paso adelante enorme para ambos países", aseguró Zhang Run, subdirector para Latinoamérica y el Caribe en el Ministerio de Asuntos Exteriores chino. Para el alto cargo, las relación entre China y Brasil "resistió la prueba de los cambios y circunstancias y se mantuvo en el camino para un crecimiento estable y maduro". Ante el enorme crecimiento de las inversiones y líneas de crédito de Pekín hacia Brasil en los últimos años -una situación que también ha experimentado Venezuela-, Zhang ha evitado decir que Brasilia se haya convertido en un foco de las empresas chinas por la inestabilidad en Caracas. "El Gobierno continuará alentando a las empresas chinas a participar activamente en la cooperación económica y comercial con los países de Latinoamérica, incluidos Brasil y Venezuela".


Es probable que así sea al menos en Brasil. "No puedo comentar sobre oportunidades específicas, pero tenemos interés en este plan (de privatizaciones). Y veo un impulso, un empujón en el mundo corporativo chino, de gente que está tratando de ir a Brasil. Este programa puede ser una oportunidad para ellos", comentó a este periódico Li Yinsheng, consejero delegado de China Three Gorges Brazil, que opera dos de las mayores centrales hidroeléctricas del país, en Ilha Solteira y en Jupiá.


Pekín es el principal socio comercial del país latinoamericano, con un comercio bilateral de unos 50.000 millones de dólares en los primeros siete meses de este año, según datos de las aduanas chinas. El gigante asiático es el primer mercado comprador de soja, hierro, aves de corral y ternera. Y Brasil se ha convertido en el principal destino latinoamericano del capital chino.


La gran oleada de inversión procedente de este país despegó en 2012 y desde entonces las operaciones se han multiplicado. El plan de privatización, según los expertos, podría acelerar la tendencia porque permitiría a los socios chinos operar desde una posición más privilegiada y sin empezar de cero. "Los inversores chinos llegaron tarde a Brasil y el entorno no ha sido bueno para sus empresas, sobre todo si lo comparamos con otros países latinoamericanos, pero con esta reforma su entrada podría facilitarse a través de adquisiciones", explica Zhou Zhiwei, director centro de Estudios de Brasil del Instituto de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales.


Temer repitió este viernes el mensaje de que la economía brasileña se está recuperando -Pekín secundó la tesis- y volverá a insistir en ello el sábado, durante la clausura de un foro empresarial en el que participarán también varios ministros de su Gobierno. Después viajará hasta la ciudad de Xiamen para asistir a la cumbre de los BRICS. "Temer está tratando de mandar un mensaje a los inversores y al Gobierno de que la coyuntura económica y política está mejorando, pero creo que es demasiado pronto para llegar a tal conclusión. La situación del presidente no está nada clara", sostiene Zhou. Para Li, que los candidatos a invertir se asusten por nuevas turbulencias políticas dependerá de su nivel de aversión al riesgo y de lo familiarizados que estén con la realidad brasileña: "Creo que algunos pueden estar preocupados, porque en China la estabilidad política es vista como un elemento clave para los negocios. Pero, por otra parte, cuando conozcan el país se darán cuenta de que esto en Brasil no es necesariamente así".

Publicado enInternacional
Desarrollan tecnología para viajar al espacio cada semana

SpaceX, la empresa que prometidó tnasportar seres humanos a la Luna el próximo año, se ha reinventado para estar en condiciones de cumplir con su promesa. La compañía ha tenido que darle la vuelta completamente a su forma de asegurarse de que los cohetes no se salgan de la pista y pongan en peligro las vidas de los pasajeros.


Trabajando con la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, Spacex desarrolló una tecnología autónoma de seguimiento de cohetes que permite hacer volar su lanzador de nueva generación. También reduce drásticamente el coste del lanzamiento de las aeronaves y permite hacerlo en mucho menos tiempo, lo cual podría ser una bendición no sólo para SpaceX sino para toda la industria espacial estadounidense.


Los llamativos planes a corto plazo de SpaceX se sitúan sobre su cohete Falcon Heavy, cuyo lanzamiento inaugural está programado para este mes de noviembre en Cabo Cañaveral (EEUU). La compañía también necesitará que tres cohetes independientes regresen a la superficie después de cada lanzamiento de Falcon Heavy.


SpaceX y Blue Origin de Jeff Bezos, que también tiene grandes ambiciones para el turismo espacial y han sido pioneros en el concepto de hacer volver a los cohetes de refuerzo para que puedan ser reutilizados, lo que tiene un potencial para hacer que los vuelos espaciales sean hasta 100 veces más baratos (Ver 10 Tecnologías Emergentes: cohetes reutilizables).


Pero el regreso de tres cohetes no sería posible con el sistema tradicional que los miembros de la tripulación de seguridad utilizan para rastrear un cohete después de su lanzamiento (y para hacerlo estallar si se desvía de su camino de una manera que plantee un riesgo para el público). Los oficiales del 45º Mando Espacial de la Fuerza Aérea están equipados para perseguir y destruir solamente dos objetos que vuelan simultáneamente. La nueva tecnología, que la Fuerza Aérea llama el sistema de seguridad de vuelo autónomo (AFSS, por sus siglas en inglés), no tiene esta limitación.


Y sus beneficios potenciales van incluso más allá. Los lanzamientos de cohetes tradicionalmente requieren una amplia infraestructura de comunicaciones terrestres, y los humanos que vigilan estos datos desde el suelo deben enviar un comando al cohete para destruirlo si es necesario. En cambio, el AFSS depende del GPS a bordo del cohete para determinar si se ha desviado de una trayectoria de vuelo segura programada; en caso de que el cohete deba ser detonado, el sistema lo hará por sí solo. El nuevo sistema requiere sólo 82 trabajadores en el terreno, en comparación con los 245 del antiguo, y gran parte de la infraestructura ya no es necesaria. Esto reduce significativamente el coste de un lanzamiento, y además la Fuerza Aérea necesita mucho menos tiempo para prepararse.


El AFSS ayudará a aumentar la capacidad de lanzamiento y a satisfacer la creciente demanda de lanzamientos espaciales comerciales en Estados Unidos, según el general de brigada Wayne Monteith, comandante del 45º Mando Espacial y director de la Eastern Range, una cadena de lanzamiento de cohetes y misiles operada por Patrick Air Force Base en Florida. Además de la inminente crecida del turismo espacial, varias empresas apuntan a lanzar grandes “constelaciones” de pequeños satélites para imágenes, telecomunicaciones y otras aplicaciones (ver Una gran apuesta por los pequeños satélites).


El sistema también puede rastrear un cohete situado más lejos que la distancia que puede medir el sistema convencional, que pierde el control cuando este se aleja de su la línea de visión. También puede destruir un vehículo errante varios segundos antes que un humano. Funcionaría de la misma manera que si el cohete llevara gente, pero habría tiempo de rescatar a los pasajeros antes de que el sistema explotara.


La AFSS ya ha pilotado ocho operaciones exitosas, todas ellas en cohetes SpaceX, según Monteith. SpaceX ha desarrollado una versión propia, pero la tecnología principal está disponible para que otras compañías puedan adaptarla a sus propios cohetes. SpaceX se ha negado a hacer comentarios.


Aunque esta tecnología es la culminación de décadas de trabajo entre los militares y la NASA, probablemente hoy en día no sería una realidad comercial si SpaceX no se hubiera involucrado, sostiene Monteith. La compañía, sencillamente, no quiere tener que programar el lanzamiento con meses de antelación. “Si están listos para hacer un lanzamiento la próxima semana, quieren que se pueda lanzar la próxima semana”, dice.


Eso no es posible todavía, pero el general cree que 30 días es una cifra factible. Su objetivo es hacer lanzamientos 48 veces al año para 2020 (una cantidad más de dos veces superior a la que el 45º Mando Espacial lanzó el año pasado). Si todo va según lo planeado para SpaceX, Blue Origin, y los demás, la demanda será suficiente para que los cohetes puedan lanzarse con esa frecuencia casi todas las semanas.


(Tomado de Technology Review)

Viernes, 25 Agosto 2017 06:35

Avance del proyecto extractivo de Temer

Avance del proyecto extractivo de Temer

Se trata de una reserva forestal en la Amazonia del tamaño de Suiza, que se abrirá a la actividad minera en una región rica en oro. La decisión fue rechazada por entidades ambientalistas, que la calificaron de catástrofe.

 

El presidente de Brasil, Michel Temer, decretó la extinción de una reserva forestal en la Amazonia del tamaño de Suiza para permitir la actividad minera en una región rica en oro. Una decisión con la que busca incrementar la inversión y la recaudación ante una crisis fiscal y que fue rechazada por entidades ambientalistas, que la calificaron como una catástrofe.


La medida abre para las empresas mineras una nueva frontera en la extracción del oro en una región que había sido clausurada para estos emprendimientos en el contexto de la preservación de los recursos naturales del mayor bosque tropical del mundo. Temer liberó para la extracción minera la Reserva Nacional del Cobre y Asociados (Renca), en el límite entre los estados de Pará y Amapá, que había sido cerrada para la actividad económica en 1984 por el dictador Joao Baptista Figueiredo, quien consideró a la región estratégica en recursos naturales.


En el decreto, el gobierno dijo que la liberación para la actividad minera no se aparta de la aplicación de la legislación específica sobre vegetación, tierras indígenas y franjas fronterizas. La región amazónica es considerada la mayor reserva de oro de Brasil, país donde la minería representa el 4 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) y, con la medida, el gobierno busca elevar la participación del sector a un 6 por ciento.


“El gobierno caminó primero en flexibilizar las leyes ambientales y la normativa para las tierras indígenas y luego aprobó un nuevo código minero: después de esto vemos ahora que un espacio como el de Dinamarca será entregado a las empresas mineras, muy probablemente las extranjeras, sobre todo las canadienses”, dijo la portavoz del Comité Nacional de Defensa de los Territorios Frente a la Minería, Katia Visentainer. Para los ambientalistas, según Visentainer, el decreto de Temer eliminando la reserva ambiental es el mayor acto de violencia contra la Amazonia de los últimos 50 años al considerar que no hubo diálogo ni con el Congreso ni con la sociedad civil.


La Renca, como se conoce al área ambiental, fue una región disputada por las empresas mineras extranjeras, motivo por el cual Figueireido dispuso su cierre en 1984. El Comité al que pertenece Visentainer denunció la falta de fiscalización de este gobierno frente a la minería y puso como ejemplo al estado de Minas Gerais, donde existen 700 diques y cuatro personas para fiscalizarlos. El año pasado, la ruptura de un dique que contenía desechos mineros provocó una tragedia en la ciudad de Mariana. El dique pertenecía a la empresa Samarco, propiedad de las mineras brasileña Vale y canadiense BHP Billiton y su colapso provocó la peor tragedia ambiental de la historia de Brasil, arrastrando poblaciones, contaminando ríos y cambiando la geografía del lugar por el lodo tóxico derramado.


La ambientalista apuntó también a los bajos tributos que pagan las mineras a los estados amazónicos. El impuesto a las ganancias asciende a tres por ciento, cuando un asalariado abona el 28 por ciento de sus haberes. “Lo mismo ocurre con los royalties, donde se paga apenas el tres por ciento”, denunció. El gran miedo tanto del comité como de organizaciones ambientalistas globales como WWF es que la carrera del oro cause conflictos en la región, sobre todo la creación de ciudades, migraciones violentas y presión sobre las tierras indígenas.


El coordinador de la entidad ambientalista WWF, Michel De Souza, dijo que existe una catástrofe con la apertura a la industria minera en una región rica en oro. “Hacer este tipo de movimiento sin discusión, por decreto, es muy peligroso. Estamos hablando de un área donde hay regiones protegidas, reservas indígenas. Es un riesgo enorme a nuestro mayor activo nacional, la selva amazónica, puesta en riesgo por la desesperación de que cierren las cuentas en la crisis”, fustigó el dirigente de WWF.


El gobierno se lanzó a la búsqueda de inversiones privadas en todos los frentes: además de buscar recursos en el área mineral con esta decisión en un área con cuatro millones de hectáreas en la selva amazónica, inició una era de privatizaciones. El miércoles, la administración Temer anunció que iniciará el proceso de privatización de la Casa de la Moneda y de varios aeropuertos, entre ellos el más codiciado del país, el de Congonhas, de cabotaje de San Pablo.


Además de otros 55 proyectos de concesiones a privados como pozos petroleros, líneas de transmisión eléctrica, puertos y rutas, el gran anuncio fue hecho el lunes: la venta de la gigante eléctrica Eletrobras, la mayor de América latina en su tipo. El presidente lanzó estas iniciativas luego de que fracasara el intento de aumentar impuestos para lograr la meta de déficit fiscal, que debió ser alterada a raíz de la caída de la recaudación. La meta saltó de 44 mil millones de dólares a 52 mil millones de dólares y apenas se espera superávit en 2020.


Desde el sector privado, el decreto es algo para festejar. “No tenía sentido mantener un área como esa cerrada a las mineras y al mismo tiempo dejar que haya búsqueda de oro en forma ilegal”, dijo Elmer Prata Salomao, presidente de la Asociación Brasileña de las Empresas de Búsqueda Mineral (ABPM). El presidente de Ibram, entidad que reúne a las mineras, dijo que la decisión es una victoria del sector, que hace mucho tiempo busca la apertura de esa área.


Desde el gobierno, poner a la minería en el centro de su foco económico fue una prioridad, como lo había dicho antes del decreto el secretario de Geología del Ministerio de Minas y Energía, Vicente Lobo. “Creemos que esa zona pueda desarrollar un proyecto sin igual en el mundo, con una gigantesca chance para la extracción de oro”, declaró, agregando que existen otros minerales como hierro, níquel y manganeso.


El dilema de una región que los militares preservaban también incluía su cercanía con la frontera de Guyana Francesa, último enclave colonial europeo en la Sudamérica continental.


“Eliminar esta zona en forma paralela al desmonte de las agencias de control y la inminente concesión de la exploración minera al capital internacional significa un ataque desproporcionado a la soberanía de los pueblos amazónicos y a su propio derecho al desarrollo”, dijo el historiador Daniel Chaves, director del Núcleo de Innovación y Transferencia de Tecnología de la Universidad Federal de Amapá.

Publicado enInternacional
Miércoles, 23 Agosto 2017 06:09

Bitcoin y los tulipanes digitales

Bitcoin y los tulipanes digitales

La idea de una moneda generada por los usuarios directa y descentralizadamente, sin la intervención del sistema bancario, suena interesante. Para empezar, no estaría sujeta al proceso de endeudamiento que caracteriza a la moneda emitida por los bancos comerciales privados al otorgar un crédito. Además, no dependería de un respaldo por parte de un banco central, único emisor de moneda de alto poder. Esas son las principales virtudes de una moneda cuyo papel de medio de cambio facilitaría las transacciones y las desembarazaría del yugo que el sistema financiero mantiene sobre la creación monetaria.


En la actualidad existen varias monedas que pretenden tener esas cualidades y cuya circulación se lleva a cabo por medio de la red. Se trata de monedas digitales y se denominan cripto-monedas porque el control de los pagos y transacciones se lleva a cabo mediante un sistema encriptado que impide la violación y, por así decirlo, la falsificación de la moneda. La más importante es el bitcoin, que fue introducida en 2009 y ya ha ganado aceptación institucional a escala internacional. El gobierno de Japón, por ejemplo, recientemente eliminó el impuesto a las transacciones que utilizan esta moneda digital, lo que ha provocado un incremento en el uso de bitcoin y un auge en el mercado de cripto-monedas. Por otra parte, las transacciones con esta moneda digital no necesitan de intermediarios y por tanto no hay que pagar las abultadas comisiones que normalmente cobran los bancos y los grandes operadores de tarjetas de crédito.


Esta moneda digital ha sido considerada por muchos como el instrumento de cambio del futuro. En la actualidad es utilizada para todo tipo de transacciones, desde una pizza a domicilio, hasta un paquete de materias primas en el mercado de futuros. El bitcoin pretende alcanzar una aceptación y uso internacionales, casi a la par que el dólar estadunidense o el euro. Sin embargo, a pesar del auge que ha experimentado el empleo de esta cripto-moneda, hay indicadores de que el sistema bitcoin está funcionando cerca de su capacidad de operación que está determinada por el número de transacciones que tolera. Eso ha provocado mayor volatilidad en el valor del bitcoin y hasta un incremento en el costo de cada transacción, así como demoras en confirmar que el pago se ha llevado a cabo de manera correcta.


Pero todo lo anterior no es nada comparado con el explosivo aumento en el valor del bitcoin. Hoy un bitcoin se cotiza en el mercado de cripto-monedas en más de 4 mil dólares. Es decir, desde mayo a la fecha el bitcoin ha duplicado su valor. Cabe recordar que el valor original del bitcoin cuando se inició su empleo en transacciones comerciales en 2010 era de unos humildes centavos de dólar.


La evolución de las cotizaciones del bitcoin denota con toda claridad que esta cripto-moneda se ha convertido en un activo como cualquier otro y es objeto de una feroz actividad especulativa. Es decir, estamos frente a una burbuja especulativa que podría reventar en cualquier momento.


La explicación de este fenómeno descansa en el doble papel de esta moneda. Por una parte es un simple medio de cambio que puede ser usado para comprar cualquier artículo en el mercado. Pero también es una reserva de valor para hacer frente a compromisos futuros. Y por esta característica, un bitcoin se ha convertido en un activo en el que cualquier agente puede decidir colocar una cierta cantidad de riqueza. Y aquí es donde todo empieza a comportarse de una manera singular: al incrementarse el precio del bitcoin, la demanda no sólo no se reduce sino que se incrementa. Las expectativas de comprar algo hoy a un cierto precio y venderlo mañana a un precio más alto es el motor de un comportamiento especulativo que ha llevado el bitcoin a niveles que no tienen nada que ver con su empleo en transacciones comerciales.


Los usuarios de bitcoin están adquiriendo esta moneda digital no porque sea útil como medio de cambio. La están comprando porque su precio está aumentando. Es el mismo fenómeno que se ha presentado con todo tipo de activos en los mercados financieros y recuerda la fiebre de los tulipanes que invadió los Países Bajos en el siglo XVII. El clásico estudio de Peter Garber sobre la manía de los tulipanes (publicado en el Journal of Political Economy en 1989) revela que en el momento de más auge de ese mercado nadie estaba comprando tulipanes por sus cualidades ornamentales. Por eso el precio de un ejemplar de la variedad Semper Augustus pasó de unos mil florines a más de 5 mil 500 florines entre 1623 y 1637. La locura duró años hasta que reventó la burbuja dejando a muchos en la ruina.


Las virtudes que tendría una moneda que no es emitida por el sistema de bancos comerciales privados son considerables. Pero mientras no se pueda controlar su papel de reserva de valor, las cripto-monedas no podrán separarse del mundo de la especulación. El bitcoin se ha convertido en una colección de tulipanes digitales y es el protagonista de una burbuja que pronto tendrá que reventar.


Twitter: @anadaloficial

Publicado enEconomía
Supercomputadora se dirige a la EEI para experimento de un año

Ejecutará un sistema informático de alto rendimiento en esos 12 meses, tiempo que le llevaría llegar a Marte

Muchos de los cálculos sobre las investigaciones aún se hacen en la Tierra, reto para transmitir datos


La primera supercomputadora que trabajará en el espacio fue lanzada el lunes pasado, a bordo de una misión de aprovisionamiento de Space X con destino a la Estación Espacial Internacional (EEI).

Llamado Spaceborne Computer, forma parte de un experimento de un año de duración conducido por Hewlett Packard Enterprice (HPE, por sus siglas en inglés) y la Nasa para ejecutar un sistema informático comercial de alto rendimiento en el espacio, algo que nunca se había hecho. El propósito es que el sistema funcione a la perfección en las duras condiciones de espacio durante ese periodo, aproximadamente el tiempo que tardaría en viajar a Marte.

Muchos de los cálculos necesarios para los proyectos de investigación espacial todavía se hacen en la Tierra debido a las limitadas capacidades de computación en el espacio, lo que crea un reto al transmitir datos desde y hacia ese ámbito. Mientras este enfoque funciona para la exploración espacial en la Luna o en órbita terrestre baja, cuando los astronautas pueden estar en comunicación casi en tiempo real con la Tierra, una vez que viajan más lejos y más cerca de Marte, experimentarán mayores latencias de comunicación.

Esto podría significar que llevaría hasta 20 minutos para que las comunicaciones llegaran a la Tierra y otros 20 minutos para que las respuestas arribaran a los astronautas. Un retraso tan largo de la comunicación haría cualquier exploración en el terreno desafiante y potencialmente peligrosa si los astronautas se encuentran con cualquier escenario crítico de misión que no son capaces de resolver ellos mismos, informó Hewlett Packard en un comunicado.

Una misión a Marte requerirá avanzados recursos informáticos a bordo que sean capaces de prolongar los periodos de actividad. Para cumplir con estos requisitos, hay que mejorar la viabilidad de la tecnología en el espacio para asegurar mejor el éxito de la misión.

"Al enviar una supercomputadora al espacio, HPE está dando el primer paso en esa dirección. Las fases futuras de este experimento implicarán enviar a la EEI otras nuevas tecnologías y sistemas informáticos avanzados, como computación impulsada por memoria, una vez que aprendamos más acerca de cómo reacciona la supercomputadora en el espacio", señaló el comunicado.

Conocimientos en áreas de innovación tecnológica

El experimento Spaceborne Computer, agregó, no sólo nos mostrará qué se necesita hacer para avanzar en la computación en el espacio, sino también arrojará conocimiento sobre cómo progresar en materia de computación de alto rendimiento (HPC) en la Tierra y en otras áreas de innovación tecnológica.

El Spaceborne Computer incluye los sistemas de clase HPE Apollo 40 con una interconexión HPC de alta velocidad que funciona con un sistema operativo Linux de código abierto. Aunque no hay modificaciones de hardware en estos componentes, se creó un recinto único refrigerado por agua para equipo y se desarrolló un software de sistema para resolver las limitaciones ambientales y los requisitos de confiabilidad de la supercomputación en el espacio.