Arrancan las negociaciones entre Cuba y EE.UU.

 

Luego de meses de negociaciones secretas entre La Habana y Washington, ayer tuvo lugar en la capital cubana el primer día del encuentro entre las delegaciones de Cuba y Estados Unidos. La reunión estuvo centrada en políticas migratorias bilaterales y fue calificada por ambos gobiernos como "provechosa", mientras que hoy se discutirá el proceso de reapertura de embajadas.


En un encuentro a puertas cerradas que se extendió por varias horas y rodeado por una fuerte presencia de medios de todo el mundo, la delegación cubana expresó a la norteamericana su preocupación por su política migratoria con la isla. En particular, se trató la derogación de dos leyes estadounidenses: la conocida como "pies secos-pies mojados" y la conocida como "ley de ajuste". La primera dice que los cubanos que pisan tierra estadounidense pueden quedarse legalmente, mientras que se les prohíbe la entrada a aquellos que son detenidos en el mar, navegando hacia Estados Unidos. La segunda permite a los refugiados cubanos convertirse en residentes permanentes con sólo solicitarlo.
"Es el principal incentivo y estímulo para la migración ilegal y entradas irregulares", señaló Josefina Vidal, directora para EE.UU. del Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla, refiriéndose a las dos leyes que La Habana planteó eliminar.


Vidal encabezó ayer el cuerpo diplomático cubano y prestó declaraciones a la prensa al finalizar la reunión. La diplomática cubana explicó que la vigencia de estas normas incentivan el tráfico de personas y la falsificación de documentos cubanos para ingresar ilegalmente a los EE.UU. "La ley 'pies secos-pies mojados' confiere sólo a los ciudadanos cubanos un trato exclusivo único que no recibe otra ciudadanía en el mundo y nos lleva a la conclusión de que es el elemento fundamental que anima a los cubanos a salir", agregó la funcionaria en una conferencia de prensa.
Luego de la reunión, Vidal señaló que ambos países acordaron incrementar la cooperación y la comunicación entre las agencias competentes para enfrentar la inmigración ilegal, la trata de personas y el fraude migratorio. Además, la diplomática cubana dijo a la prensa que la delegación cubana propuso realizar en los próximos meses un encuentro técnico entre expertos sobre el tema de fraude con documentos migratorios.


"Hemos hablado con mucha fluidez, a pesar de que tenemos algunas diferencias en cuanto a nuestros enfoques. Al menos estamos de acuerdo en que estamos en desacuerdo sobre algunos temas", agregó Gustavo Machín, subdirector de la dirección general de Estados Unidos de la cancillería cubana.


Por el lado estadounidense, Edward Alex Lee, subsecretario adjunto para Latinoamérica del Departamento de Estado y cabeza de la delegación estadounidense asumió que la ley de ajuste y la de "pies secos-pies mojados" seguirían por ahora vigentes. "Esta reunión refleja el compromiso de ambos países de lograr migraciones legales, ordenadas y seguras", indicó el funcionario. "Le explicamos al gobierno cubano que nuestro gobierno está totalmente comprometido a mantener la ley de ajuste cubano y las políticas migratorias conocidas como 'pies secos-pies mojados' siguen rigiendo ", agregó.


Los representantes de EE.UU. y Cuba mantuvieron durante la mañana la primera reunión tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, centrados hoy en asuntos migratorios, luego de que el presidente Rául Castro y su par norteamericano Barack Obama anunciaran en forma simultánea el pasado 17 de diciembre la normalización de las relaciones diplomáticas luego de más de 50 años de estar interrumpidas.


El martes por la noche, Barack Obama reafirmó su postura sobre este tema en su discurso sobre el Estado de la Unión. "En Cuba ponemos fin a una política que ha pasado su fecha de caducidad. Si no funciona desde hace 50 años, es hora de probar algo nuevo", dijo el primer mandatario norteamericano antes de pedir a los congresistas el levantamiento del embargo a la isla, denunciado en repetidas ocasiones por Naciones Unidas. Pese a las medidas para reactivar relaciones tomadas por Obama, la ley que codifica el embargo desde 1961 sólo puede ser cambiada por el Congreso, que cuenta con mayoría republicana en ambas cámaras los dos próximos años.


Las negociaciones continuarán hoy. La agenda del día está centrada en la iniciación de contactos encaminados a la normalización de asuntos políticos y diplomáticos, con la reapertura de embajadas como uno de los asuntos prioritarios. Para estas conversaciones, la delegación estadounidense será liderada por la secretaria de Estado para Latinoamérica, Roberta Jacobson, que ayer por la tarde arribó a la capital de la isla. Con la visita de Jacobson al Palacio de Convenciones en La Habana, Washington busca acelerar el ritmo de acercamiento entre ambos países, pese a que no se esperan grandes acuerdos en este primer contacto cargado de significado.


Jacobson es la funcionaria norteamericana de mayor rango que visita Cuba luego del rompimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, en 1961. La funcionaria norteamericana espera también poder reunirse durante su visita con miembros de la sociedad civil y representantes de la disidencia dentro de la isla para escuchar sus opiniones sobre el cambio de rumbo negociado entre Washington y La Habana.


Desavenencias migratorias en la histórica negociación Cuba-EU

Periódico La Jornada
Jueves 22 de enero de 2015, p. 21
La Habana.


Estados Unidos y Cuba cerraron este miércoles una productiva y constructiva discusión sobre migración sostenida en La Habana, en el primer día de las históricas conversaciones para restablecer las relaciones diplomáticas. Sin embargo, la Ley de Ajuste Cubano y la política de pies secos-pies mojados se convirtieron en la manzana de la discordia ante la decisión estadunidense de mantenerlas en vigor y el rechazo de La Habana.


La jefa de la delegación cubana y directora general para Estados Unidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal, saludó el constructivo diálogo migratorio, una cita prevista desde antes de que los presidentes cubano, Raúl Castro y estadunidense, Barack Obama, anunciaron la normalización plena de sus relaciones diplomáticas, el 17 de diciembre pasado.


Estos encuentros se realizan regularmente entre ambos gobiernos desde los años 90 tras la crisis de los balseros, pero el de este miércoles precede las pláticas que este jueves sobre la normalización de relaciones.


En este contexto, los temas sobre migración no eran nuevos y resurgieron los diferendos, a pesar del buen ambiente en que se desarrollaron las pláticas en el Palacio de Convenciones.


Cuba criticó la persistencia de la Ley de Ajuste y la política de pies secos-pies mojados. Vidal señaló que esto es el principal estímulo a la emigración ilegal de cubanos a Estados Unidos y para las entradas irregulares desde terceros países.


Vidal indicó que Cuba aspira a una relación normal con Estados Unidos en el área migratoria. Pero agregó que ésta es una política y una ley que confieren sólo a los ciudadanos cubanos un trato preferencial, exclusivo y único, que no recibe ninguna otra ciudadanía en el mundo, y por tanto lleva a la conclusión de que es el elemento fundamental que anima y estimula estas salidas ilegales.


El subdirector para América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Gustavo Machín, quien también consideró que la citada legislación atenta contra el espíritu y la letra de los acuerdos migratorios firmados entre ambos países, añadió: al menos hemos acordado que estamos en desacuerdo sobre algunos temas.


El jefe de la delegación estadunidense en el diálogo migratorio, Alex Lee, declaró ante la prensa que la naturaleza productiva y de colaboración de la discusión de hoy prueba que, pese a las claras diferencias que persisten entre nuestros países, Estados Unidos y Cuba pueden encontrar oportunidades para avanzar en nuestros intereses mutuamente compartidos.


Lee expresó que seguirán vigentes en Estados Unidos la Ley de Ajuste Cubano de 1996 y la política de pies secos-pies mojados.


La Ley de Ajuste concede a los cubanos privilegios que no tiene ningún otro inmigrante en Estados Unidos, mientras la política pies secos-pies mojados, aplicada en los últimos 20 años, permite a los cubanos indocumentados que pisan territorio estadunidense quedarse legalmente en ese país, pero los capturados en el mar son devueltos a la isla.


A pesar de los diferendos planteados, la delegación cubana reconoció que Estados Unidos ha cumplido los acuerdos migratorios en cuanto al otorgamiento de unas 20 mil visas anuales a emigrantes cubanos, así como sobre el incremento de las visas concedidas a ciudadanos cubanos para realizar visitas temporales al país del norte.


También abordaron los resultados de las acciones emprendidas por ambas partes para enfrentar la emigración ilegal, el contrabando de personas y el fraude de documentos. Además, Cuba expresó satisfacción por la reciente realización de un encuentro técnico entre el servicio de guardacostas de Estados Unidos y las tropas guardafronteras cubanas para intercambiar medidas encaminadas a la implementación más eficaz de los acuerdos migratorios.


Por lo demás, Cuba expresó su rechazo a la política estadunidense de alentar a profesionales y técnicos cubanos de la salud a abandonar sus misiones humanitarias en otros países, pues constituye un robo de cerebros. Otra preocupación es que la Sección de Intereses de La Habana en Washington sigue privada desde hace casi un año de servicios bancarios.


Mientras, el delegado Lee dijo que planteó a Cuba la situación de algunos isleños que considera excluibles de tener residencia en Estados Unidos y que desean regresar a la nación caribeña.


La subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson, la funcionaria de mayor rango de Estados Unidos que visita Cuba en 35 años, llegó este miércoles al mediodía a la isla para participar en las reuniones para normalizar las relaciones diplomáticas y la reapertura de embajadas, en pláticas a partir de este jueves.


Estas conversaciones, en las que Vidal seguirá al frente de la delegación cubana, son resultado del anuncio histórico del 17 de diciembre para normalizar las relaciones que hicieron al mismo tiempo los presidentes estadunidense Barack Obama y el cubano Raúl Castro, luego de cinco décadas de enemistad tras el triunfo de la revolución encabezada por Fidel Castro.


El secretario de Estado, John Kerry, declaró que Cuba y Estados Unidos tienen mucho que negociar antes de normalizar las relaciones.


Esperamos que la política de normalización nos ponga en una posición más fuerte para avanzar en nuestros intereses y valores, sostuvo.


Un funcionario cubano no identificado señaló que el proceso de normalización de relaciones es mucho más largo y profundo, por lo que ahora Cuba sólo está restableciendo los lazos diplomáticos.


En Washington, el senador demócrata de origen cubano Bob Menéndez pidió al gobierno de Obama que se aborde con Cuba la situación de presos políticos, de fugitivos estadunidenses en la isla y las expropiaciones de propiedades estadunidenses durante la revolución.

Publicado enInternacional
Latinoamérica crecerá este año la mitad que los países avanzados

El abaratamiento del precio del petróleo y el crecimiento de Estados Unidos no son la cura para la debilidad que sufre el resto de la economía global, y en concreto Latinoamérica. El recorte que el Fondo Monetario Internacional (FMI) asesta ahora a la región es considerable, de casi un punto, al dejar el crecimiento previsto para la economía en el 1,3% para este año. El organismo confía en que repunte al 2,3% en 2016, pero también en este caso es medio punto menos de lo anticipado en octubre.


La expansión de los países latinoamericanos en 2015 será solo una décima más alta que el pasado ejercicio y se quedará a medio camino de la que registrarán las economías avanzadas, aunque el año que viene se pondrá a su nivel si las condiciones no se tuercen. Irá aún más rezagada frente al rendimiento de la economía global, que crecerá un 3,5% y un 3,7% respectivamente.

 

La rebaja se debe sobre todo al brusco frenazo de Brasil, la primera economía de la región. El FMI rebaja la previsión de crecimiento hasta solo el 0,3% para este año y el 1,5% en 2016, un recorte de 1,1 y 0,7 puntos, respectivamente. A su lado, la rebaja de previsiones que los economistas del Fondo hacen para la economía mexicana es menor, de tres décimas cada año, hasta dejar el crecimiento estimado en el 3,2% para este año y el 3,5% para el próximo.


La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ya dijo el pasado jueves que "hay factores aún muy poderosos" que siguen poniendo freno al crecimiento económico global, pese a que el abaratamiento del petróleo puede dar un impulso mayor del esperado. En el lado negativo de la balanza, pesan las dificultades por las que atraviesan la zona euro y Japón, la baja inversión, la volatilidad de los mercados y los riesgos geopolíticos.


El petróleo, de hecho, es el ejemplo que sus economías ponen para poner en énfasis la fragmentación que se vive en un mundo interconectado. En palabras de Lagarde, un mismo evento provoca ahora multiplicidad de situaciones y el efecto es diferente entre países y regiones. Pero lo que subyace, en el fondo, es que el crecimiento global "es aún demasiado bajo, demasiado vulnerable y demasiado asimétrico".


El Banco Mundial presentó sus proyecciones hace una semana. Anticipó un crecimiento medio del 2,6% entre 2015 y 2017 para América Latina. Es más optimista que el Fondo, aunque dijo que, este ya decepcionante rendimiento, estará a expensas de cómo progrese China. Es algo que deja también en el aire la institución multilateral que dirige Lagarde, porque su menor crecimiento afecta a los países que le aportan materias primas.


Triple golpe


Las economías de los países emergentes y en desarrollo crecerán este año a una media del 4,3%, ritmo que subirá al 4,7% el que viene, pero también aquí se recorta casi en medio punto respecto a lo que se predijo coincidiendo con la pasada cumbre del FMI celebrada en octubre. Los emergentes pueden sufrir un triple golpe derivado de la apreciación del dólar, del alza de tipos de interés en EE UU y de una mayor volatilidad en el flujo de capitales.


Las expectativas a medio plazo, señala el Fondo, son menos alentadoras aunque apunta que los riesgos para el crecimiento global están más equilibrados que en octubre. Este debilitamiento pone aún más de relieve, según el equipo economista que dirige Olivier Blanchard, la necesidad de acometer reformas estructurales. El abaratamiento del petróleo, además, "ofrece una oportunidad para reformas los impuestos y subsidios a la energía".


En este escenario negativo, la excepción entre las grandes economías es Estados Unidos. Le revisa al alza el crecimiento cinco décimas este año, para colocarlo en el 3,6%, y tres para el próximo, al 3,3%. Esta mejora en las proyecciones se atribuye al efecto del abaratamiento del petróleo en la demanda interna, a la moderación del ajuste fiscal y a los bajos tipos de interés. La apreciación del dólar, sin embargo, reducirá las exportaciones.


La economía china creció en 2014 a su menor ritmo en 24 años



MACARENA VIDAL LIY PEKÍN 20 ENE 2015 - 06:00 CET4

 

El PIB chino creció en 2014 un 7,4 %, el porcentaje más bajo de los últimos 24 años y, por primera vez en 16 años, no alcanzó el objetivo del Gobierno chino, que se había fijado una meta del 7,5 % para el año pasado. La segunda economía del mundo (y que el pasado año se convirtió en la primera al ajustarla por paridad de poder adquisitivo, superando a EE UU, según los cálculos del FMI) no crecía a un ritmo tan lento desde 1990, en pleno efecto de las sanciones internacionales tras Tiananmen.


Con todo, la cifra que divulgó hoy la Oficina Nacional de Estadísticas china superó las expectativas de los analistas, que calculaban un crecimiento del 7,2 %. En el último trimestre del año, según los datos oficiales, el aumento fue del 7,3 %


Los datos confirman la ralentización de la economía china y la pérdida de fuelle de un modelo de desarrollo basado en las exportaciones y el bajo coste que prima el crecimiento por encima de cualquier otra consideración, incluida la salud medioambiental. El Gobierno chino ha asegurado que un índice menor de crecimiento será "la nueva normalidad" en los próximos años, a medida que transforma el antiguo modelo de desarrollo en otro que prime el consumo interno y la sostenibilidad.


Las autoridades económicas chinas tienen previsto divulgar el objetivo de crecimiento para 2015 el próximo marzo, al término de la reunión anual de la Asamblea Nacional Popular, el Legislativo del país. Se espera que esa meta ronde el 7 %, por debajo del 8 % que había sido en los primeros años de la década. En sus previsiones revisadas para este año, el Fondo Monetario Internacional calcula que la economía china crecerá un 6,8 % a lo largo de 2015 y un 6,3 % en 2016.


En una reunión del Consejo de Estado, el Legislativo del país, el lunes, el primer ministro chino, Li Keqiang, subrayó que "el desarrollo chino ha entrado en una nueva normalidad". La economía aún encara presiones a la baja "relativamente fuertes", por lo que a lo largo de este año seguirá siendo una prioridad la aplicación de reformas estructurales que permitan protegerla y continuar un crecimiento sostenible.


Las cifras divulgadas hoy apuntan a un aterrizaje suave del sector inmobiliario, donde la inversión creció un 10,5 % el año pasado, un porcentaje muy inferior al 19,8 % de 2013.

Publicado enEconomía
Sábado, 27 Diciembre 2014 10:03

La ofensiva asiática

La ofensiva asiática

La reciente cumbre de la Apec celebrada en Beijing fue la frutilla de la torta de una febril actividad diplomática que China orienta a conformar un proyecto integral para la región asiática. Las autoridades chinas postulan un Asia autogobernada por los propios asiáticos, es decir, con Washington, como mucho, en segundo plano. ¿Es viable?


La revitalización de la Ruta de la Seda, la Ruta Marítima de la Seda, los corredores económicos de Pakistán y de Bangladesh-India-Myanmar, el Tlc con Seúl y Tokio, el Tlc con los países de la Asean, la triangulación con Mongolia y Rusia, conforman una espiral de iniciativas de integración que ahora se completaría con la propuesta del Área de Libre Comercio para Asia-Pacífico, a culminar en 2025. La economía es la punta de lanza de esta estrategia que tendría su complemento en el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras y otros fondos sectoriales y multilaterales que facilitarían la conectividad de la infraestructura, tecnología y recursos humanos, soslayando el mayor problema, la falta de fondos financieros, y superando de lejos las posibilidades de los bancos internacionales existentes.


La evolución en la región muestra un doble dinamismo con el discurrir paralelo del crecimiento y la integración. Los acuerdos de libre comercio en el área pasaron de 70 en 2002 a 257 en 2013. Seis de los diez mayores destinos de la inversión china entre 2005 y junio de 2014 fueron países miembros de la Apec. ¿Alguien está en condiciones de dar alcance a China? Beijing quiere llevar la iniciativa y marcar la agenda imponiendo un ritmo difícil de seguir, superando las dinámicas de bloques excluyentes (su Rcep frente al Tpp liderado por Estados Unidos).


En lo político, la propuesta de una "casa común asiática" abierta al exterior y comprometida con un nuevo orden de seguridad debiera permitir incrementar la influencia global propia y del continente y garantizar el acompañamiento de las transformaciones económicas de las últimas décadas con avances que preserven la estabilidad blindando la región frente a dinámicas de diverso signo que la subordinen o la hagan más dependiente de actores externos.

 

En el ámbito de la seguridad, la Conferencia sobre Interacción y Medidas de Construcción de la Confianza en Asia (Cica), vestida de gala en la cumbre de Shanghai de mayo último, concreta una plataforma propiamente asiática para gestionar los contenciosos regionales. Si la Cica logra consolidarse como un sistema de seguridad multilateral que funcione conforme a parámetros no deudores de los criterios y políticas occidentales, en el desarrollo de Asia y del mundo se atisba otro futuro. Pero por el momento nos movemos aún en el plano del simbolismo y de las buenas intenciones. Ahora, bajo presidencia china tras el relevo otorgado por Turquía, la Cica encara el reto de erigirse como principal referencia en materia de seguridad de esa nueva Asia que con el 67 % de la población mundial y un volumen económico equivalente a la tercera parte del global, podría, en sólo tres lustros, representar la mitad del Pbi total del planeta.


En otro plano, la Organización de Cooperación de Shanghai seguiría centrada preferentemente en la lucha contra el terrorismo. Las autoridades de Beijing tienen motivos más que sobrados para temer el contagio terrorista en Xinjiang. Les interesa, en efecto, combatir el extremismo religioso en los países vecinos, incluyendo aquellos de Asia Central donde las conexiones son evidentes con la insurgencia uigur. En línea con el llamado Proceso de Estambul, promovido por Turquía, China apuesta por la reconciliación entre las diferentes facciones afganas como germen de la estabilidad en el país.


La heterogeneidad del continente, a falta de un espíritu de comunidad, y la multitud de complejidades y tensiones que habitan en su seno, aconsejan que cualquier propuesta de entendimiento para la región incorpore valores como el respeto a la diversidad y el diálogo en igualdad de condiciones. Esto obliga a prescindir de tamaños y a desarrollar políticas inclusivas que permitan enfrentar las amenazas comunes eludiendo el regreso de viejos vasallajes.


China encuentra en Japón e India un primer frente de resistencia, ambos poco inclinados a aceptar sus afirmaciones de soberanía y estrategias de influencia. Beijing intenta multiplicar su ofensiva diplomática para hacer contrapeso en la báscula estratégica de Washington, pero cuando sus acciones van acompañadas de conductas desestabilizadoras en los litigios territoriales y mares aledaños, las tensiones se inflaman facilitando la plasmación de alianzas que complican el juego chino, especialmente entre Hanói y Nueva Delhi, que incrementan su cooperación en el campo de la energía y la defensa, pero también involucrando a otros países, como Filipinas.


La preponderancia económica de China le otorga una posición privilegiada pero no le garantiza la confianza de los países vecinos. Su activísima diplomacia de vecindad no puede pasar por alto un diálogo profundo con Estados Unidos sobre el orden futuro de la región a fin de conjurar los riesgos de desestabilización. En cualquier caso, su regreso al centro del sistema internacional pasa por la consolidación primero de su liderazgo en la región inmediata. Y a la vista está, en ello se afana.
* Director del Observatorio de la Política China. En Uruguay exclusivo para Brecha.

Publicado enInternacional
Viernes, 26 Diciembre 2014 20:31

El imperio del consumo

El imperio del consumo

La explosión del consumo en el mundo actual mete más ruido que todas las guerras y arma más alboroto que todos los carnavales. Como dice un viejo proverbio turco, quien bebe a cuenta, se emborracha el doble. La parranda aturde y nubla la mirada; esta gran borrachera universal parece no tener límites en el tiempo ni en el espacio. Pero la cultura de consumo suena mucho, como el tambor, porque está vacía; y a la hora de la verdad, cuando el estrépito cesa y se acaba la fiesta, el borracho despierta, solo, acompañado por su sombra y por los platos rotos que debe pagar. La expansión de la demanda choca con las fronteras que le impone el mismo sistema que la genera. El sistema necesita mercados cada vez más abiertos y más amplios, como los pulmones necesitan el aire, y a la vez necesita que anden por los suelos, como andan, los precios de las materias primas y de la fuerza humana de trabajo. El sistema habla en nombre de todos, a todos dirige sus imperiosas órdenes de consumo, entre todos difunde la fiebre compradora; pero ni modo: para casi todos esta aventura comienza y termina en la pantalla del televisor. La mayoría, que se endeuda para tener cosas, termina teniendo nada más que deudas para pagar deudas que generan nuevas deudas, y acaba consumiendo fantasías que a veces materializa delinquiendo.


El derecho al derroche, privilegio de pocos, dice ser la libertad de todos. Dime cuánto consumes y te diré cuánto vales. Esta civilización no deja dormir a las flores, ni a las gallinas, ni a la gente. En los invernaderos, las flores están sometidas a luz continua, para que crezcan más rápido. En las fábricas de huevos, las gallinas también tienen prohibida la noche. Y la gente está condenada al insomnio, por la ansiedad de comprar y la angustia de pagar. Este modo de vida no es muy bueno para la gente, pero es muy bueno para la industria farmacéutica. EEUU consume la mitad de los sedantes, ansiolíticos y demás drogas químicas que se venden legalmente en el mundo, y más de la mitad de las drogas prohibidas que se venden ilegalmente, lo que no es moco de pavo si se tiene en cuenta que EEUU apenas suma el cinco por ciento de la población mundial.

 

«Gente infeliz, la que vive comparándose», lamenta una mujer en el barrio del Buceo, en Montevideo. El dolor de ya no ser, que otrora cantara el tango, ha dejado paso a la vergüenza de no tener. Un hombre pobre es un pobre hombre. «Cuando no tenés nada, pensás que no valés nada», dice un muchacho en el barrio Villa Fiorito, de Buenos Aires. Y otro comprueba, en la ciudad dominicana de San Francisco de Macorís: «Mis hermanos trabajan para las marcas. Viven comprando etiquetas, y viven sudando la gota gorda para pagar las cuotas».

 

Invisible violencia del mercado: la diversidad es enemiga de la rentabilidad, y la uniformidad manda. La producción en serie, en escala gigantesca, impone en todas partes sus obligatorias pautas de consumo. Esta dictadura de la uniformización obligatoria es más devastadora que cualquier dictadura del partido único: impone, en el mundo entero, un modo de vida que reproduce a los seres humanos como fotocopias del consumidor ejemplar.

 

El consumidor ejemplar es el hombre quieto. Esta civilización, que confunde la cantidad con la calidad, confunde la gordura con la buena alimentación. Según la revista científica The Lancet, en la última década la «obesidad grave» ha crecido casi un 30% entre la población joven de los países más desarrollados. Entre los niños norteamericanos, la obesidad aumentó en un 40% en los últimos 16 años, según la investigación reciente del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado. El país que inventó las comidas y bebidas light, la diet food y los alimentos fat free, tiene la mayor cantidad de gordos del mundo. El consumidor ejemplar sólo se baja del automóvil para trabajar y para mirar televisión. Sentado ante la pantalla chica, pasa cuatro horas diarias devorando comida de plástico.

 

Triunfa la basura disfrazada de comida: esta industria está conquistando los paladares del mundo y está haciendo trizas las tradiciones de la cocina local. Las costumbres del buen comer, que vienen de lejos, tienen, en algunos países, miles de años de refinamiento y diversidad, y son un patrimonio colectivo que de alguna manera está en los fogones de todos y no sólo en la mesa de los ricos. Esas tradiciones, esas señas de identidad cultural, esas fiestas de la vida, están siendo apabulladas, de manera fulminante, por la imposición del saber químico y único: la globalización de la hamburguesa, la dictadura de la fast food. La plastificación de la comida en escala mundial, obra de McDonald's, Burger King y otras fábricas, viola exitosamente el derecho a la autodeterminación de la cocina: sagrado derecho, porque en la boca tiene el alma una de sus puertas.

 

El campeonato mundial de fútbol del 98 nos confirmó, entre otras cosas, que la tarjeta MasterCard tonifica los músculos, que la Coca-Cola brinda eterna juventud y que el menú de McDonald's no puede faltar en la barriga de un buen atleta. El inmenso ejército de McDonald's dispara hamburguesas a las bocas de los niños y de los adultos en el planeta entero. El doble arco de esa M sirvió de estandarte, durante la reciente conquista de los países del Este de Europa. Las colas ante el McDonald's de Moscú, inaugurado en 1990 con bombos y platillos, simbolizaron la victoria de Occidente con tanta elocuencia como el desmoronamiento del Muro de Berlín.

 

Un signo de los tiempos: esta empresa, que encarna las virtudes del mundo libre, niega a sus empleados la libertad de afiliarse a ningún sindicato. McDonald's viola, así, un derecho legalmente consagrado en los muchos países donde opera. En 1997, algunos trabajadores, miembros de eso que la empresa llama la Macfamilia, intentaron sindicalizarse en un restaurante de Montreal en Canadá: el restaurante cerró. Pero en el 98, otros empleados e McDonald's, en una pequeña ciudad cercana a Vancouver, lograron esa conquista, digna de la Guía Guinness.


Las masas consumidoras reciben órdenes en un idioma universal: la publicidad ha logrado lo que el esperanto quiso y no pudo. Cualquiera entiende, en cualquier lugar, los mensajes que el televisor transmite. En el último cuarto de siglo, los gastos de publicidad se han duplicado en el mundo. Gracias a ellos, los niños pobres toman cada vez más Coca-Cola y cada vez menos leche, y el tiempo de ocio se va haciendo tiempo de consumo obligatorio. Tiempo libre, tiempo prisionero: las casas muy pobres no tienen cama, pero tienen televisor, y el televisor tiene la palabra. Comprado a plazos, ese animalito prueba la vocación democrática del progreso: a nadie escucha, pero habla para todos. Pobres y ricos conocen, así, las virtudes de los automóviles último modelo, y pobres y ricos se enteran de las ventajosas tasas de interés que tal o cual banco ofrece.

 

Los expertos saben convertir las mercancías en mágicos conjuntos contra la soledad. Las cosas tienen atributos humanos: acarician, acompañan, comprenden, ayudan, el perfume te besa y el auto es el amigo que nunca falla. La cultura del consumo ha hecho de la soledad el más lucrativo de los mercados. Los agujeros del pecho se llenan atiborrándolos de cosas, o soñando con hacerlo. Y las cosas no solamente pueden abrazar: también pueden ser símbolos de ascenso social, salvoconductos para atravesar las aduanas de la sociedad de clases, llaves que abren las puertas prohibidas. Cuanto más exclusivas, tanto mejor: las cosas te eligen y te salvan del anonimato multitudinario. La publicidad no informa sobre el producto que vende, o rara vez lo hace. Eso es lo de menos. Su función primordial consiste en compensar frustraciones y alimentar fantasías: ¿En quién quiere usted convertirse comprando esta loción de afeitar?

 

El criminólogo Anthony Platt ha observado que los delitos de la calle no son solamente fruto de la pobreza extrema. También son fruto de la ética individualista. La obsesión social del éxito, dice Platt, incide decisivamente en la apropiación ilegal de las cosas. Yo siempre he escuchado decir que el dinero no produce la felicidad; pero cualquier televidente pobre tiene motivos de sobra para creer que el dinero produce algo tan parecido, que la diferencia es asunto de especialistas.

 

Según el historiador Eric Hobsbawm, el siglo XX puso fin a 7.000 años de vida humana centrada en la agricultura desde que aparecieron los primeros cultivos, a fines del paleolítico. La población mundial se urbaniza, los campesinos se hacen ciudadanos. En América Latina tenemos campos sin nadie y enormes hormigueros urbanos: las mayores ciudades del mundo, y las más injustas. Expulsados por la agricultura moderna de exportación y por la erosión de sus tierras, los campesinos invaden los suburbios. Ellos creen que Dios está en todas partes, pero por experiencia saben que atiende en las grandes urbes. Las ciudades prometen trabajo, prosperidad, un porvenir para los hijos. En los campos, los esperadores miran pasar la vida, y mueren bostezando; en las ciudades, la vida ocurre y llama. Hacinados en tugurios, lo primero que descubren los recién llegado es que el trabajo falta y los brazos sobran, que nada es gratis y que los más caros artículos de lujo son el aire y el silencio.

 

Mientras nacía el siglo XIV, fray Giordano da Rivalto pronunció en Florencia un elogio de las ciudades. Dijo que las ciudades crecían «porque la gente tiene el gusto de juntarse». Juntarse, encontrarse. Ahora, ¿quién se encuentra con quién? ¿Se encuentra la esperanza con la realidad? El deseo, ¿se encuentra con el mundo? Y la gente, ¿se encuentra con la gente? Si las relaciones humanas han sido reducidas a relaciones entre cosas, ¿cuánta gente se encuentra con las cosas?

 

El mundo entero tiende a convertirse en una gran pantalla de televisión, donde las cosas se miran pero no se tocan. Las mercancías en oferta invaden y privatizan los espacios públicos. Las estaciones de autobuses y de trenes, que hasta hace poco eran espacios de encuentro entre personas, se están convirtiendo ahora en espacios de exhibición comercial.

 

El shopping center, o shopping mall, vidriera de todas las vidrieras, impone su presencia avasallante. Las multitudes acuden, en peregrinación, a este templo mayor de las misas del consumo. La mayoría de los devotos contempla, en éxtasis, las cosas que sus bolsillos no pueden pagar, mientras la minoría compradora se somete al bombardeo de la oferta incesante y extenuante. El gentío, que sube y baja por las escaleras mecánicas, viaja por el mundo: los maniquíes visten como en Milán o París y las máquinas suenan como en Chicago, y para ver y oír no es preciso pagar pasaje. Los turistas venidos de los pueblos del interior, o de las ciudades que aún no han merecido estas bendiciones de la felicidad moderna, posan para la foto, al pie de las marcas internacionales más famosas, como antes posaban al pie de la estatua del prócer en la plaza. Beatriz Solano ha observado que los habitantes de los barrios suburbanos acuden al center, al shopping center, como antes acudían al centro. El tradicional paseo del fin de semana al centro de la ciudad, tiende a ser sustituido por la excursión a estos centros urbanos. Lavados y planchados y peinados, vestidos con sus mejores galas, los visitantes vienen a una fiesta donde no son convidados, pero pueden ser mirones. Familias enteras emprenden el viaje en la cápsula espacial que recorre el universo del consumo, donde la estética del mercado ha diseñado un paisaje alucinante de modelos, marcas y etiquetas.

 

La cultura del consumo, cultura de lo efímero, condena todo al desuso mediático. Todo cambia al ritmo vertiginoso de la moda, puesta al servicio de la necesidad de vender. Las cosas envejecen en un parpadeo, para ser reemplazadas por otras cosas de vida fugaz. Hoy que lo único que permanece es la inseguridad; las mercancías, fabricadas para no durar, resultan tan volátiles como el capital que las financia y el trabajo que las genera. El dinero vuela a la velocidad de la luz: ayer estaba allá, hoy está aquí, mañana quién sabe, y todo trabajador es un desempleado en potencia. Paradójicamente, los shoppings centers, reinos de la fugacidad, ofrecen la más exitosa ilusión de seguridad. Ellos resisten fuera del tiempo, sin edad y sin raíz, sin noche y sin día y sin memoria, y existen fuera del espacio, más allá de las turbulencias de la peligrosa realidad del mundo.

 

Los dueños del mundo usan al mundo como si fuera descartable: una mercancía de vida efímera, que se agota como se agotan, a poco de nacer, las imágenes que dispara la ametralladora de la televisión y las modas y los ídolos que la publicidad lanza, sin tregua, al mercado. Pero, ¿a qué otro mundo vamos a mudarnos? ¿Estamos todos obligados a creernos el cuento de que Dios ha vendido el planeta unas cuantas empresas, porque estando de mal humor decidió privatizar el universo? La sociedad de consumo es una trampa cazabobos. Los que tienen la manija simulan ignorarlo, pero cualquiera que tenga ojos en la cara puede ver que la gran mayoría de la gente consume poco, poquito y nada necesariamente, para garantizar la existencia de la poca naturaleza que nos queda. La injusticia social no es un error que se debe corregir, ni un defecto que se debe superar: es una necesidad esencial. No hay naturaleza capaz de alimentar un shopping center del tamaño del planeta.

Publicado enCultura
China: Eje comercial y político para la conformación del ALCAP

ALAI AMLATINA, 22/12/2014.- Del 8 al 10 de noviembre se llevó a cabo en Beijing, China, la reunión de los 21 países miembros del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) que incluye a Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, China, China Taipéi, Hong Kong, Indonesia, Japón, Corea del Sur, Malasia, México, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Perú, Filipinas, Rusia, Singapur, Tailandia, Estados Unidos y Vietnam. El anfitrión --China- resaltó por su papel de líder global económico y diplomático ante un Estados Unidos debilitado económicamente por la crisis de 2008 y por sus fracasos militares en Medio Oriente. Desde la segunda guerra mundial Estados Unidos viene siendo considerado como el poder hegemónico en todos los planos: económico, político, diplomático, cultural y militar.

China aprovechó su posición de anfitrión para llegar a sendos acuerdos bilaterales con Corea del Sur y Rusia. Con el primero firmó un pacto bilateral para la reducción de las barreras comerciales que abarca 17 áreas, de las que destacan: el comercio electrónico y las compras estatales. Se exceptúan al arroz y al sector automotriz.

Con Rusia reforzó sus acuerdos de gas. El primer acuerdo por el que Gazprom vendería a la firma china CNPC 30,000 millones de metros cúbicos anuales de gas natural a través de la ruta oriental, para los siguientes 30 años, se firmó el pasado mes de mayo entre Xi Jinping y Vladímir Putin. Por ello, no es de sorprender un nuevo memorándum de entendimiento donde Moscú busca reorientar su potente sector energético hacia China, por las recientes sanciones impuestas por Europa y Estados Unidos por el conflicto en la frontera de Ucrania. Dichas sanciones han llevado a un acercamiento comercial, político y militar entre el Kremlin y el gigante asiático. Tan sólo una semana después de la cumbre de APEC, el 19 de noviembre los ministros de defensa de ambos países se reunieron en Beijing con la finalidad de reforzar sus lazos militares y con la aspiración de crear un sistema colectivo de seguridad regional. Desde 1989 --tras los hechos de Tiananmen- y debido al embargo militar decretado por parte de EEUU y la Unión Europea al gobierno Chino, Rusia funge como su principal proveedor de armas; aunque con restricciones a su tecnología militar de mayor avance.

Por otro lado, el camino de la integración comercial mostrado en la Cumbre de la APEC ha planteado una confrontación entre las dos economías mayores del mundo, con Estados Unidos auspiciando el Acuerdo Transpacífico (TTP, por sus siglas en inglés), sin la participación de China pero con la participación de Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam - cuyas economías representan cerca del 40% de la economía mundial-. China de su parte promueve el ALCAP --Área de Libre Comercio Asia Pacifico- entre los integrantes del APEC.

En el contexto de la economía mundial -llena de incertidumbres-, es incuestionable que se han venido gestando incidencias que han contribuido a los cambios tanto geopolíticos como geoeconómicos -especialmente a la luz de la crisis económica internacional- dando como resultado la aparición de nuevos actores e instituciones en la escena internacional. Según el CRIES, en su anuario de integración, "¿Atlántico vs. Pacífico? : América Latina y el Caribe, los cambios regionales y los desafíos globales" (2014), China tiene la potencialidad para financiar el comercio global a las naciones deficitarias por todas las razones vinculadas a su fortaleza económica siendo que no es aún emisor de una divisa.

China también logró reflejar su liderazgo global en materia diplomática y comercial en la cumbre. A Japón le mandó la señal que los dos temas de conflicto entre ellos y Estados Unidos para la conformación del TPP, no serán obstáculo para el ALCAP, por las excepciones que le dio a Corea del Sur. Esto fue a pesar de las disputas territoriales con Japón, siendo este encuentro el primer acercamiento entre los líderes de ambos países asiáticos después de tres años. Las islas Diaoyu, en mandarín o Senkaku, en japonés, según la BBC "Importan porque están cerca de rutas marítimas importantes, ofrecen zonas de pesca ricas y yacen cerca de reservas potenciales de petróleo y de gas. Tienen también una posición estratégicamente significativa, en la competencia creciente entre Estados Unidos y China sobre la primacía militar en la región del Asia Pacífico". El conflicto existe desde el final de la primera guerra -sino- japonesa (1894-1895) cuando pasó de control chino a control japonés. Fueron reclamadas por China en la década de 1970 y continúan en disputa. El mandatario Chino tuvo también una reunión con el presidente Truong Tan Sang de Vietnam, país con el que también ha mantenido conflictos debido a la disputa territorial en el mar del sur de China (Islas Spratly).

Este escenario internacional refleja el papel crecientemente importante que desempeña China dentro de la escena geoeconómica y geopolítica, dejando en claro cómo piensa llevar a buen puerto sus relaciones comerciales y políticas para la conformación de la ALCAP. Este escenario sin duda resulta relevante para América Latina porque por su parte Estados Unidos --actual primera economía mundial- quiere garantizarse el mercado del continente americano asegurando las preferencias comerciales -que aún mantiene- y por su parte China --segunda economía mundial- busca dominar económicamente en Sudamérica, como socio exportador de varios países latinoamericanos y con la apertura de sus bancos en el continente. Es hasta el momento el segundo socio comercial en la cuenca del Caribe, pero su lugar lo mantiene muy cerca a Estados Unidos.

1) http://www.cries.org/wp-content/uploads/2014/11/Anuario-2014-1.pdf

Por Oscar Ugarteche, economista peruano, trabaja en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, México. Miembro del SNI/Conacyt. Coordinador del Observatorio Económico de América Latina (OBELA) www.obela.org y presidente de ALAI www.alainet.org


Miriam E. Chaverría Reséndiz, miembro del proyecto OBELA, IIEc-UNAM

Publicado enInternacional
Lunes, 15 Diciembre 2014 16:03

Cuando el comercio no es integración

Cuando el comercio no es integración


Nacida en 2011, la Alianza del Pacífico responde a un modelo de integración hacia afuera que promueve importaciones industriales y exportaciones de productos sin elaborar, gracias a aranceles muy bajos. Algunos la visualizan como el modo de bloquear la expansión de la interconexión China-Brasil a través del Mercosur.

 

"Los tres gobiernos sudamericanos del grupo (Chile, Colombia y Perú) tienen en común no haber firmado el acta de constitución del Banco del Sur, no tener acuerdos comerciales vigentes con el Mercosur, tener Tlc firmados con Estados Unidos y carecer de un sector industrial nacional significativo", escribía el economista Óscar Ugarteche días antes de la conformación de la Alianza del Pacífico, en 2011 (Alai, 26-IV-11).
La Declaración de Lima, firmada el 28 de abril de aquel año por los presidentes Alan García, anfitrión y articulador de la alianza, Sebastián Piñera, Felipe Calderón y Juan Manuel Santos, defiende "la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas", pero advierte a la vez que se trata de establecer la alianza "sobre la base de la homologación de los acuerdos de libre comercio existentes".


La Alianza del Pacífico se fue consolidando rápidamente. Además de la firma del acuerdo marco se llegó a la integración de las bolsas de valores de los tres países sudamericanos a través del Mercado Integrado Latinoamericano, que se terminó de procesar en la novena cumbre, meses atrás, con la incorporación de México. El objetivo era establecer "un mercado regional para la negociación de títulos de renta variable de los tres países", de modo que inversionistas e intermediarios tengan "un mundo de oportunidades" para "comprar y vender las acciones de las tres plazas bursátiles" (www.mercadomila.com). Los fondos de pensiones pueden moverse entre los diversos mercados nacionales sin restricciones.


Miradas antagónicas .


Los cuatro países que integran la alianza representan el 37 por ciento del Pbi regional y la mitad de las exportaciones. Entre los países que tienen el estatuto de observadores figuran, en América Latina, todos los de Centroamérica menos Nicaragua y obviamente Cuba, además de Paraguay, Ecuador y Uruguay. Por otro lado, Costa Rica y Panamá son candidatos a integrarse a la alianza. A ellos se suman más de una decena de observadores de otros continentes, desde el Reino Unido y Alemania hasta China y Estados Unidos.


Un hecho definitorio para ser miembro son los tratados de libre comercio. "Si un Estado observador tiene acuerdos de libre comercio con al menos la mitad de los estados parte, podrá solicitar ser candidato para adhesión a la Alianza del Pacífico", puede leerse en los lineamientos para los observadores.


Aunque los presidentes de los cuatro países latinoamericanos miembros plenos de la alianza se han empeñado en decir que ésta "no es contra nadie", como suele repetir el colombiano Juan Manuel Santos, sus patrocinadores no ocultan sus intenciones. El periodista de la Cnn Andrés Oppenheimer, cercano al gobierno estadounidense, lo dice sin vueltas en El Nuevo Heraldo, de Miami: "La Alianza del Pacífico se está consolidando como un bloque económico con enorme potencial mientras que el Mercosur se está convirtiendo en un comité político y está cada vez más debilitado por disputas internas. El mundo se encamina hacia una economía de superbloques y la Alianza del Pacífico está dando los pasos adecuados para insertarse en la nueva realidad mundial" (Bbc, 21-VI-14). Mario Vargas Llosa, uno de los más entusiastas defensores de la alianza, cree que "tiene un gran futuro y será uno de esos acuerdos que van a funcionar e impulsar la integración económica, social y política de la región" (El Mercurio, Santiago, 25-I-14). El diario madrileño El País se empeña en contrastar las realidades de la Alianza y del Mercosur, con argumentos que son amplificados letra por letra por las derechas (y algunas izquierdas) de la región. La Alianza del Pacífico "ha apostado por la economía de mercado y por los acuerdos de libre comercio", tiene mayor confianza de los inversores internacionales y los organismos de crédito y "los que gobiernan tienen una tendencia menor a caer en la demagogia", sostiene el matutino. Por el contrario, las tres grandes economías del Mercosur (Argentina, Brasil y Venezuela) "son más intervencionistas y son percibidas como menos amigables con el libre comercio y la inversión extranjera" (13-VI-14). El País califica a los gobiernos de Buenos Aires y Caracas como "populistas" que "tienen problemas para controlar la inflación y para conseguir financiación externa". Consciente de la poderosa influencia de su línea editorial, el diario excluye cualquier mención a la violencia en México o Colombia, en contraste con la lupa que pone sobre países como Venezuela.


La alianza en la geopolítica global


Según el coordinador del Observatorio Económico de América Latina, Óscar Ugarteche, en los hechos la alianza incluye a Estados Unidos. "Por los tratados preexistentes Estados Unidos es el quinto integrante de hecho de la Alianza" (Bbc, 21-VI-14), escribe el economista peruano. En su opinión, el Mercosur cuenta con "un proyecto industrial encabezado por Argentina y Brasil mientras que la Alianza del Pacífico es un modelo de crecimiento por la vía exportadora de materias primas. El modelo Mercosur privilegia el mercado doméstico y los salarios, el de la Alianza está más basado en la ventaja competitiva de cara al exterior, que exige restricción salarial".


El Mercosur abarca a 276 millones de personas, 68 millones más que la Alianza, y presenta una renta per cápita de 3 mil dólares más. "La gran pregunta es cuál de los dos modelos es el más adecuado para las necesidades del mundo actual. El debate no es nuevo. Se viene discutiendo desde los años cuarenta. Es posible que en el fondo terminen coexistiendo y complementándose", señala Ugarteche.
Es evidente que la mayor potencialidad de la Alianza del Pacífico es su integración en un conglomerado más vasto, orientado por Estados Unidos como parte de su "cerco" a China: el Acuerdo de Asociación Trans-Pacífico. Según el analista Alfredo Jalife-Rahme, la Alianza del Pacífico "no tiene carácter ofensivo frente a China, sino más bien defensivo", ya que se propone "impedir la penetración china a Latinoamérica" (La Jornada, 26-V-13). En opinión de Ugarteche, en cambio, la Alianza fue creada para "contrapesar la influencia de Brasil en Sudamérica" (Alai, 26-IV-11). Pero ese contrapeso no lo representan los cuatro, ni siquiera México, un país industrializado, sino Estados Unidos, dice, que es la verdadera potencia exportadora en busca de mercados. El economista sostiene que la "integración estratégica" es aquella que llevan adelante los intereses empresariales y que luego formalizan los estados. Por eso busca rastrear la cuestión empresarial y se pregunta qué hace México en el bloque. Por un lado, apunta, este país ya ha sido económicamente cooptado por Estados Unidos a través del Nafta. Por otro, tiene megaempresarios como Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, con inversiones en los tres miembros sudamericanos del bloque.


Un reciente documento emitido por la Cepal, titulado "Hacia la convergencia en la diversidad", defiende "la gradual convergencia entre la Alianza del Pacífico y el Mercosur", que "constituiría una oportunidad histórica de avanzar hacia una integración de verdadero alcance regional". El organismo de las Naciones Unidas no toma en cuenta, en sintonía con los gobiernos del Norte, otras instancias de integración regional, como la Unasur y la Celac, o bien no las considera relevantes.


Ugarteche responde que la convergencia entre ambos bloques puede ser un modo de "resucitar el Alca bajo una nueva forma". La suma de los dos, escribe, "sesgará los acuerdos hacia los países con el menor arancel", siguiendo el principio de "nación más favorecida" (Alai, 2-XII-14).


En su intervención, la semana pasada, en el seminario internacional Integración y Convergencia en América del Sur, previo a la cumbre de la Unasur realizada en Quito, el ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva destacó los problemas que atraviesa la integración regional. "La crisis económica mundial ha tenido un efecto que inhibió las iniciativas de integración", afirmó. Hay una necesidad de los países sudamericanos de integrar sus cadenas productivas, pero también de coordinarse políticamente, y en lo social, dijo. Algunos de los logros mayores de la Unasur fueron la creación de la Escuela de Defensa Suramericana (como parte del Consejo Suramericano de Defensa) y el Banco del Sur, afirmó Lula, y enfatizó que integración implica "construir un pensamiento estratégico latinoamericano y caribeño".
INVERSIONES PARA QUÉ.


Es probable que el acercamiento entre la Alianza del Pacífico y el Mercosur obedezca a los efectos de la crisis mundial que se refleja en la actual caída de los precios de los commodities (el oro perdió un 37 por ciento, la plata más del 60, el petróleo un 40 en apenas seis meses, el cobre un 25 por ciento). El ciclo de los commodities caros puede haber llegado a su fin.
Este año la inversión extranjera directa está cayendo un 23 por ciento en América Latina, poniendo fin a varios años de expansión. La merma se nota sobre todo en los países de la Alianza del Pacífico: México es el más afectado, pero también Chile (16 por ciento menos de inversión) y Perú (menos 18 por ciento). Por el contrario, la inversión extranjera sigue creciendo en Brasil (Cepal, 24-X-14).


En este aspecto los contrastes entre la Alianza del Pacífico y el Mercosur son muy marcados. Según informes de la Cepal, en Chile la mitad de las inversiones extranjeras directas van a la minería y un quinto al sector financiero. En Colombia, más del 50 por ciento se concentra en petróleo y minería, y en Perú la minería absorbe alrededor del 70 por ciento. En Brasil, el país más industrializado de la región, la relación es justamente la inversa: la industria manufacturera absorbe alrededor del 40 por ciento de las inversiones mientras las actividades extractivas concentran apenas el 13. Argentina y Uruguay tienen una situación intermedia entre Brasil y los países andinos.


El caso más preocupante es el de Chile, por su incapacidad de absorber productivamente los flujos de inversión extranjera directa que recibe, toda vez que el 26 por ciento de ellos son reinvertidos inmediatamente fuera del país por las subsidiarias chilenas de empresas extranjeras. La Cepal concluye que el país andino, colocado como modelo a seguir por buena parte de los economistas de la región, es apenas "una puerta de entrada para otros mercados latinoamericanos".


No todo es crecer y vender 

A menudo se confunde la integración con la apertura de mercados. No se trata sólo de exportar, sino de la calidad de las exportaciones, dice Ugarteche. El caso europeo es sintomático. El comercio intrazona, dentro del bloque de la UE, representa desde 1993 alrededor de dos tercios de las exportaciones de sus países miembros. Y eso no ha variado sustancialmente (70,6 en 2011). Por eso se considera que Europa es una economía relativamente autónoma. La región de Asia, convertida en la nueva locomotora del mundo, tiende hacia un comportamiento comercial similar al europeo. En 2011 el 53 por ciento de su comercio era intrarregional, mientras el de América del Norte se elevaba al 48 en el mismo año. Son economías complementarias, lo que no quiere decir que sean simétricas.


En lo que respecta a América Latina, una parte muy minoritaria de sus exportaciones se quedan dentro de la región. Pero con una diferencia sustancial entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico. En 2013 el 14 por ciento de las exportaciones del Mercosur eran dentro del bloque (porcentaje que disminuyó desde el ingreso de Venezuela, que exporta casi solamente petróleo). Para la Alianza del Pacífico, el porcentaje es de apenas el 3,5.


En este punto surgen dos consideraciones. Una, que no hay integración sin potenciar el comercio intrazona. Dos, que en el caso del Mercosur el 70 por ciento de las exportaciones dentro del bloque son de productos manufacturados: lo que se vende al exterior tiene valor agregado por mano de obra calificada. El caso más destacado es el comercio bilateral Brasil-Argentina, que en 2013 superó los 35.000 millones de dólares, el 60 por ciento del comercio intrabloque.


Sin integración productiva no hay la menor posibilidad de integración regional, apuntan economistas como el peruano. De lo contrario, la llamada integración es apenas disminución de barreras comerciales que siempre favorecen al más poderoso.
La integración en las cadenas de valor, regionales o globales, puede ser el camino más rápido para el desarrollo industrial, piensa, por ejemplo, Lula. "Un 80 por ciento de las exportaciones mundiales de bienes y servicios corresponde a comercio en cadenas de valor, asociado a la participación de empresas multinacionales", señalaba la Cepal en su último informe. Insertarse en cadenas como la automotriz, la electrónica, la aeronáutica, la de vestimenta, que sean complementarias y no competitivas con los demás países de la región, es uno de los pasos clave de la integración.


"Un factor importante en la conformación de las grandes 'fábricas' mundiales han sido los procesos de integración regional profunda en torno a megamercados. Un ejemplo destacado es la denominada 'fábrica Asia', espacio constituido por China, Japón, la República de Corea, Hong Kong, la provincia china de Taiwán y las diez economías que son parte de la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental (Asean). Todas estas economías forman en la práctica una región integrada por medio de los flujos de comercio e inversión extranjera directa, especialmente en el sector manufacturero", destaca la Cepal.


Argentina y Brasil han sido capaces de crear una cadena propia, la automotriz, pero el comercio bilateral incluye más de 20 grupos de productos industriales, intermedios y de consumo final, que supone el 67 por ciento del total intercambiado. "El comercio entre ambos países es altamente intensivo en productos intermedios, con un patrón marcadamente intraindustrial en el segmento de los bienes intermedios industriales y semielaborados", apunta la Cepal. Sólo la cadena automotriz responde por la mitad del comercio entre ambos. A ella deben sumarse desde 2013 la presencia de productos con alto contenido tecnológico, como pequeñas aeronaves (de hasta 15 mil quilos), piezas y partes para la industria aeronáutica y los productos medicinales y farmacéuticos. Otra cadena que los dos mayores socios del Mercosur han sido capaces de construir es la de la industria siderúrgica y metalmecánica. Ambos se vieron beneficiados por ese tipo de intercambio, cuya consolidación supuso decisiones políticas y marchar a menudo contra la corriente imperante. Algo así no se improvisa ni se deja al libre juego de las fuerzas del mercado. En los procesos exitosos de integración, por el contrario, esas fuerzas fueron sofrenadas.

Publicado enInternacional
Cumbre con ausencias y en tensión por la tragedia

La XXIV Cumbre Iberoamericana comenzó ayer en la ciudad mexicana de Veracruz con el reto de su refundación y la ausencia de varios de los 22 presidentes de la región, entre ellos, el venezolano Nicolás Maduro, la brasileña Dilma Rousseff, la argentina Cristina Fernández de Kirchner y el nicaragüense Daniel Ortega. Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y el de Cuba, Raúl Castro, asistían a otros encuentros internacionales. Estas cumbres iberoamericanas han perdido la convocatoria de otras épocas, al surgir organismos de integración regional que han dado respuesta más eficaz a las problemáticas regionales. Ya a la cumbre del año pasado, que se celebró en Panamá, no asistió la mitad de los mandatarios.


"Este mundo no está hecho para andar solo, este mundo está hecho para andar acompañado", dijo la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, en el mensaje de apertura, en el que hizo una defensa de la integración a través de estas cumbres. Grynspan afirmó que ante la proliferación de iniciativas de integración en la región desde la primera cumbre, de 1991, es necesario hacer un esfuerzo de todos para buscar el perfil propio de cada mecanismo. "Lo fundamental aquí es complementar y no competir", afirmó la funcionaria. "El espacio iberoamericano debe orientarse a la construcción de una verdadera ciudadanía iberoamericana". agregó.


El cónclave de mandatarios se celebra hasta el martes bajo el lema "Educación, cultura e innovación". Es la primera Cumbre Iberoamericana a la que acude el nuevo rey de España, Felipe VI. La cita de Veracruz cierra el proceso de renovación que comenzó en Cádiz en 2012 en un intento por salvar al foro de la irrelevancia en la que fue cayendo en los últimos años. El encuentro está marcado además por la política interna que lleva adelante el presidente anfitrión, Enrique Peña Nieto, golpeado por la desaparición de 43 estudiantes en el estado de Guerrero. La identificación de los restos de uno de ellos en un laboratorio de Austria reavivó el caso.


A las ausencias anunciadas desde hace tiempo de Rousseff y Fernández de Kirchner se unieron las del venezolano Maduro, el boliviano Evo Morales y el nicaragüense Daniel Ortega. Al arranque de la cumbre tampoco acudió el cubano Raúl Castro. La reunión tiene la cultura, la educación y la innovación como ejes centrales y, más allá de la previsión de que ponga en marcha un plan de movilidad académica iberoamericano parecido al Erasmus en Europa, se espera que sirva como relanzamiento de unas cumbres a las que cada vez les resulta más difícil competir con foros como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) o la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).


A partir de Veracruz, la periodicidad de las cumbres que desde 1991 reúnen a los países de América latina más España, Portugal y Andorra pasará a ser bienal en lugar de anual. La próxima cita será en 2016 en Colombia. En la cita mexicana no sólo se produce la primera presentación del rey Felipe VI. Lo hace también Rebeca Grynspan como secretaria general iberoamericana. La funcionaria costarricense aludió a la historia común de cinco siglos y a unas raíces que generaron un "tronco de identidades, con un ramaje de diversidad cultural que es parte de nuestro asidero vital". Recordó además un viejo proverbio africano, según el cual "si uno quiere ir de prisa, va solo, pero si quiere ir más lejos, va acompañado".


La cumbre comenzó a sesionar con el objetivo de repensar el bloque regional "construyendo el futuro" y trabajar en un documento que además de los temas de educación, cultura e innovación se pronuncie, a sugerencia de los cancilleres, sobre la reestructuración de las deudas soberanas, los diálogos de paz en Colombia y el bloqueo a Cuba. Veracruz, que además del principal puerto mexicano es un importante destino turístico sobre el Golfo de México, amaneció con el centro histórico vallado, al igual que todo el malecón que rodea al World Trade Center, epicentro del encuentro internacional.


En el mediodía mexicano se produjo el anunciado respaldo del gobierno de España a las reformas anunciadas por Peña Nieto para mitigar el volcán político que puso en erupción la desaparición de los 43 estudiantes. "Creo que ambos compartimos la convicción de llevar adelante las reformas necesarias, por más que sean gestos que no se vean en el corto tiempo, por más que sean usados para atacarnos", dijo el presidente del gobierno conservador español, Mariano Rajoy, ante los más grandes empresarios de la comunicación de México y España reunidos en un Foro de Comunicación, integrado a la cumbre, ante la mirada agradecida del mandatario anfitrión. El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, expresó su disposición a dar a México la ayuda que le pida en relación al caso de los 43 jóvenes desaparecidos en Iguala y descartó que el tema vaya a ser abordado en los documentos finales de la Cumbre Iberoamericana. "Cualquier cosa que ocurra en México, los españoles la sentimos como propia", dijo el ministro, y señaló que "el gobierno está adoptando las medidas que se pueden adoptar en un acontecimiento tan trágico como los que hemos vivido estos días".


El ministro español de Asuntos Exteriores también dijo que no cree que las inversiones se frenen a raíz de lo sucedido en Iguala, un caso que generó conmoción dentro y fuera del país por la participación de policías locales en la desaparición de los jóvenes, en complicidad con el grupo criminal Guerreros Unidos. "Las inversiones mexicanas ahora son tan importantes como las inversiones españolas en México y van a continuar", aseguró el ministro. Destacó que la nación azteca "es un país políticamente muy estable que garantiza la seguridad jurídica de las empresas que aquí invierten con un porvenir brillante, esas relaciones se van a intensificar", advirtió.


Por otra parte, los cancilleres iberoamericanos apoyaron las conversaciones de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) mediante una resolución emitida en el marco de la cumbre. A principios de noviembre el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, hizo una gira por seis capitales europeas para buscar financiación a la etapa que puede abrirse en Colombia si se consolida el proceso de paz con las FARC. En ese sentido, el ministro español aseguró que llevará el tema al Consejo de Asuntos Generales de la Unión Europea el 14 de diciembre. Fuentes diplomáticas españolas señalaron que el gobierno peninsular respalda la creación de un fondo que financie políticas del posconflicto en ayuda de Colombia.


Aparte de la estancia de Santos en Madrid, el propio Margallo se reunió con la canciller colombiana, María Angela Holguín, en encuentros que tuvieron lugar tanto en la capital española como en Bogotá a fines de noviembre. Tras ese viaje, Margallo estuvo en La Habana, donde tuvo oportunidad de conocer de primera mano el proceso mediante encuentros con representantes de ambas partes.


El presidente de Colombia viajó al puerto de Veracruz para participar en la reunión de Jefes de Estado. "Es una cumbre muy importante y los temas centrales van a ser los temas de educación e innovación, que son dos temas que nosotros hemos asumido como parte de nuestros pilares en materia de desarrollo", dijo el mandatario en el programa semanal de televisión Agenda Colombia, poco antes de viajar. Santos recordó que Colombia será anfitriona de la próxima Cumbre Iberoamericana 2016, por lo cual resaltó que en México "nos entregan en cierta forma la presidencia de la cumbre para los próximos dos años".

Publicado enInternacional
Guerra económica del G-7 vs. BRICS: Putin compra oro

La "guerra multidimensional entre el alicaído G-7 y el ascendente bloque de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS) prosigue su ineluctable curso en sus diversos rubros, salvo, hasta ahora, el militar/nuclear en forma directa.


A partir de las severas sanciones del G-7/OTAN/Unión Europea (UE) contra Rusia, a consecuencia del conflicto de la martirizada Ucrania, se ha agudizado la guerra económica, de la que ahora se expresa sin tapujos el presidente ruso, Vlady Putin, y que se puede sintetizar con el siguiente marcador deportivo: se dañan mutuamente Moscú y Bruselas y salen beneficiados Pekín (plenamente: mediante la abrupta caída del petróleo) y Washington (hasta cierto punto: mediante la devaluación del euro y las otras divisas del BRICS).


Vlady Putin fulminó que EU no quiere humillar a Rusia, sino subyugarla cuando nadie a lo largo de la historia ha logrado hacerlo ni lo logrará, para luego arremeter contra el abuso del término valores europeos cuando la democracia no es el derecho al golpe de Estado y al genocidio (http://goo.gl/l7hprS).


Más finamente, asistimos a una variante de una brutal guerra financiera mediante di¬visas, metales preciosos (oro) y materias primas (el petróleo) entre el G-7 y el BRICS.


La guerra de divisas la ha acentuado Japón y su delirante abenomics –experimento fallido del pugnaz premier Shinzo Abe, quien sumió a su país en su enésima recesión y ha devaluado artificialmente al yen, para lastimar a China (y, de paso, a Sudcorea)–, mientras el dumping del precio del oro negro lo apuntalan los yihadistas, quienes lo venden a 20 dólares el barril en el mercado negro, muy bien controlado por los rivales del BRICS.


Se puede propiciar un punto de inflexión aparatoso sobre el devenir del oro cuando Suiza celebre un referendo por el Partido del Pueblo Suizo para conservar 20 por ciento de sus reservas internacionales.


En caso de un resultado favorable, el Banco Nacional Suizo será forzado a emprender pletóricas compras de oro en el mercado, lo cual subiría el valor de las reservas de Rusia, cuando las de EU se encuentran en tela de juicio sobre su existencia real, como ha propalado Ron Paul, feroz y veraz representante texano del Partido Republicano y padre de Rand, jefe del ala del Partido del Té.


El escenario de un voto positivo, según Leonid Bershidsky –muy crítico de Rusia a quien fustiga de paranoide–, ayudaría a Moscú a sortear las sanciones y el brutal declive del precio del petróleo.

En espera del crucial voto suizo, Rusia atesora a pasos acelerados su tenencia en oro y al tercer trimestre de este año había ya agregado 55 toneladas: casi 60 por ciento de las compras netas de oro por los bancos centrales, según el Consejo Mundial del Oro.


Las reservas oficiales de oro de Rusia –quinto lugar global detrás de EU (si es que todavía las posee, mientras no se auditen públicamente), Alemania (que pidió su repatriación de las bóvedas de la Reserva Federal que se las entregará a cuenta gotas de aquí a siete años), Francia e Italia– han superado las de China y constituyen más de 10 por ciento de sus reservas totales.

Bloomberg, portavoz de los intereses de Wall Street, se mofa del voto caprichoso del fin de noviembre a solicitud del Partido del Pueblo Suizo y sobredimensiona una encuesta sobre su esperado rechazo, al que se suman el gobierno de Suiza y su banco central de corte monetarista (http://goo.gl/dl4T2X).


¿Por qué Vlady Putin compra oro en forma masiva?


¿Para contrarrestar las sanciones presentes y por venir de EU/OTAN/EU?
¿Se trata de una guerra financiera, como parte consustancial de la guerra multidimensional en curso, para definir uno de los pilares fundacionales del incipiente nuevo orden multipolar?

¿Es posible que la Reserva Federal y el banco central de Japón, dos miembros poderosos del G-7, impriman alegre y antigravitatoriamente billetes de dólares y yenes sin afectar el valor intrínseco de sus divisas que hoy cotizan entre sí en relación inversamente proporcional?

Sergei Glazyev, conspicuo ase¬sor económico del presidente ruso, se ha caracterizado por in¬sistir, a partir del mundo post-Crimea, en la soberanía financiera cuando todas las divisas convertibles de facto –incluyendo el peso mexicano– se encuentran bajo el control unipolar del dólar estadunidense: uno de sus principales atributos de poder global.


Los metales preciosos también se encuentran bajo la férula del binomio bursátil anglosajón Wall Street/La City (Londres), en espera de la emancipación multipolar del otro embriónico binomio bursátil Hong Kong/Shanghai, que también atenderá los arbitrajes de oro que incrementaría su cotización conforme se intensifique la confrontación militar y política entre EU y Rusia –por extensión del G-7/OTAN/UE versus BRICS/Grupo de Shanghai/Unión Euroasiática– hasta que alguien venza de los dos bloques o se acuerde un acomodamiento multipolar del nuevo orden mundial que incluya a las divisas relevantes.
A juicio de Glazyev, quien naturalmente no contempla la derrota del oso ruso en su feroz confrontación, EU no tendrá más remedio que rechazar el pago de su deuda, lo cual afectará la confianza en el dólar y significará el fin de su imperio financiero cuando las divisas nacionales –que no divisas nacionalistas– recuperen su poder perdido para participar en la edificación de un nuevo orden financiero global.


Los críticos anglosajones de Glazyev aducen que hasta ahora se ha equivocado rotundamente cuando el oro ha declinado 16 por ciento, pese a las compras masivas de metal amarillo por Rusia.


Moscú adopta la misma política de China que compra cuando se desploman tanto el oro como el petróleo.

Según el portal Future Money Trends, citado por Russia Today, la tendencia se carga cada vez más en favor del oro y en detrimento de las divisas fiduciarias tipo dólar (http://goo.gl/Rld520).


Lucy Cormac, del Sydney Morning Herald, asevera que detrás de la política de compra de oro por Putin puede estar la anticipación a una posible guerra económica con Occidente(http://goo.gl/75jBmz).

Russia Today cita a algunos blogueros económicos que sospechan que la compra masiva del metal amarillo sería de una "conspiración financiera, en el marco de la cual Rusia cobraría en oro y no en dólares por el petróleo (http://goo.gl/oUVt6R)".

The Economist (22/11/14) –con The Financial Times, perteneciente al Grupo Pearson que controla BlackRock, el mayor banco de inversiones del mundo–, cual su costumbre contumazmente desinformativa, se va a la yugular de las finanzas del oso ruso, a quien diagnostica herido letalmente.

La batalla por el control del alma ucraniana entre EU/OTAN/UE y Rusia ha resucitado la añeja colisión frontal entre el oro (artificialmente devaluado) y el dólar (paradójicamente ¬revaluado).
¿Quién triunfará?


¿Se solucionará con una guerra nuclear o con una dolorosa cuan creativa negociación?

Lo cierto es que no existe marcha atrás.


@AlfredoJalifeR_
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
http://alfredojalife.com • http://vk.com/id254048037

Publicado enInternacional
"Es fundamental reeducar lo que comemos y cómo lo comemos"

Llenar la nevera, más allá de calmar estómagos, puede resultar a veces un práctico ejercicio para remover consciencias. Esta es en parte la sensación que queda después de leer 'El negocio de la comida' (Icaria, 2014), un exhaustivo ensayo de la periodista e investigadora Esther Vivas, que desgrana una a una las devastadoras y en la mayoría de casos ignoradas consecuencias de nuestros hábitos de alimentación. Desde la especulación en el precio de los alimentos básicos como el trigo o el arroz, hasta las condiciones laborales de las agricultoras... un recorrido de la tierra al plato por el que la autora denuncia los impactos que el sistema del agronegocio tiene sobre la sociedad, la economía, la salud, el medio ambiente, la igualdad o la pobreza, y en el que, pese al panorama desesperanzador, se exponen modelos de alternativas viables.


En 'El negocio de la comida' denuncia todas las consecuencias que arrastra un sencillo alimento. Después de leerlo da la sensación de que uno no puede salir a comprar sin contribuir a empobrecer ciertos países, contaminar el medio ambiente, enriquecer a especuladores o enfermarse... ¿De verdad es posible un consumo de alimentos responsable?


Evidentemente cuando uno analiza en profundidad el modelo agroalimentario y mira a las entrañas de ese sistema dominado por la agroindustria y los supermercados, a veces puede generar una situación de impotencia por los impactos tan negativos. Desde mi punto de vista lo que es fundamental es tener la información. Tener otras miradas de este sistema agroalimentario y a partir de ahí poder forjar un criterio propio para, a partir de la información, poder pasar a la acción. Necesitamos datos para poder decidir por nosotros mismos. El libro trata de analizar en profundizar la cara oculta de este modelo agroalimentario para indignarnos y poder plantear alternativas al mismo.

Da la impresión, por la dimensión de lo que cuenta, que un cambio de modelo tardaría mucho en llegar...
Yo creo que se pueden empezar a cambiar las cosas aquí y ahora. Una vez conocí a una persona que me decía que cuanto más conocía el funcionamiento de los supermercados y la gran distribución, menos compraba en ellos. Nuestra toma de conciencia implica cambios en nuestra vida cotidiana, siempre en función de nuestras inquietudes e intereses, claro. Pero los cambios, otras prácticas en el consumo, se pueden muchas de ellas llevar a cabo y de hecho muchas ya funcionan. Experiencias de grupos, cooperativas de consumo, huertos urbanos o el consumo ecológico son iniciativas en auge hoy en día y que demuestran que otros modelos son posibles.


En su libro señala un beneficiario claro del mercado alimentario: las multinacionales y grandes empresas. Es innegable su responsabilidad, pero ¿Qué hay de los Gobiernos? ¿Por qué no se están haciendo las normativas adecuadas?
En definitiva lo que vemos es que la administración actúa al servicio de los intereses del agronegocio y de los supermercados. La dinámica de puertas giratorias que vemos en otros ámbitos como el energético, también se dan en la agricultura y la alimentación. Sin ir más lejos, la actual directora de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, la señora Ángela López de Sá y Fernández, estuvo durante diez años en la directiva de Coca Cola. Hay un claro conflicto de intereses pues, entre quien está al frente de una agencia que tiene que cuidar de nuestra seguridad alimentaria y que viene de una empresa privada que utiliza algunos aditivos alimentarios en sus productos que dejan mucho que desear.
¿Y al resto de la sociedad, nos importa lo que comemos?

Lo que vemos en el contexto de crisis del sistema político y económico es que a pesar de que tomamos conciencia de la supeditación de las políticas sociales y económicas a los intereses de la banca y el poder económico, no sucede lo mismo con el análisis que hacemos de lo que comemos y cómo lo hacemos. La lógica que impera en las políticas de vivienda, por ejemplo, con el apoyo de la mayor parte de la clase política actual, es la que también se da en las políticas agroalimentarias. En definitiva se mercantilizan derechos y necesidades básicas, ya sean viviendas, salud, educación o alimentos.

Muy a menudo se señala a EEUU cuando hablamos de hábitos de alimentación poco saludables. En España siempre se ha aplaudido la dieta mediterránea. Es un país donde a las cadenas de comida rápida les cuesta más asentarse, no gustan tanto. Sin embargo los índices de obesidad infantil no dejan de crecer. Un 20% de los niños españoles son obesos. ¿Qué está pasando en España?

La dieta mediterránea se ha visto sustituida poco a poco por un modelo de alimentación fast food, con azúcares añadidos, grasas saturadas y alimentos procesados que tienen un impacto en nuestra salud. Además esto se ha agudizado con la crisis económica, en la que la pérdida de poder adquisitivo de muchas familias ha llevado a gastar más en comida, pero a comer menos y de peor calidad. Varios estudios evidencian cómo alimentos congelados, bollería, etc, han aumentado su consumo en los últimos años de crisis.

Esto es curioso, porque, aunque la carne y el pescado sí son más caros, otros muchos productos no. Un paquete de lentejas, por ejemplo, es más barato y alimenta a más personas, además de ser más sano, que una pizza congelada.
Sí, yo creo que aquí hay dos elementos. En primer lugar si cogemos una cesta de la compra más saludable, donde no sólo haya fruta y verdura, sino también pescado, carnes, leche, etc. y lo comparamos con una cesta de productos congelados, con bollería y tal, ésta sale más barata, según un informe reciente en Reino Unido.

Pero sí que es cierto que se podría comer bien gastando menos. Lo que pasa a menudo es que no sabemos, no nos han enseñado a cocinar ni a comer de una manera saludable. Y muchas veces hay una tendencia a comprar alimentos procesados porque consideramos que son mejores y porque son los más fáciles y rápidos de comer. Desde este punto de vista, yo creo que es fundamental una cierta reeducación de lo que comemos y cómo lo comemos.


Aquí se ve también una clara cuestión de clase social vinculada a nuestra alimentación. En general, las familias con menos recursos tienden a tener una alimentación de menor calidad, por una cuestión económica, pero también por un elemento educativo, cultural, de no valorar la alimentación.

Sin embargo la gastronomía vive un momento álgido. Por todos lados hay programas y concursos televisivos sobre cocina, blogs de recetas, guías de restaurantes, rutas y ferias. Cocinar está de moda... ¿Esto puede ayudar a cambiar los hábitos de una sociedad?

Bueno, se han puesto de moda unos determinados shows culinarios, pero que se quedan en el espectáculo y no profundizan en la educación y en unos criterios saludables para nuestra alimentación. Pero sí que es cierto que en la sociedad ha ido creciendo el interés por preguntarse qué comemos, o en apostar por una alimentación de más calidad, pero acostumbra a ser un interés de determinadas clases sociales, con personas con determinados estudios, que tienden a invertir y a apostar por una comida de calidad, pero no es una tendencia que llegue al conjunto de la población. Porque depende más de una inquietud individual que de unas políticas activas por parte de la administración. El reto está en que este cuestionamiento del modelo agroalimentario que empieza a aflorar en algunos sectores sea accesible al conjunto de la población, fruto de unas políticas que promocionen comer bien.

Una propuesta: imaginémonos que todos los comedores colectivos públicos apuestan por una alimentación ecológica, de proximidad campesina, en las escuelas, universidades, centros de salud, hospitales, etc. Todo esto nos permitiría no sólo comer bien, sino reactivar todo el sistema productivo campesino a escala nacional y por lo tanto sería una apuesta tanto a nivel social como económica.


En su libro, para explicar todos los factores que influyen en nuestra alimentación y sus alternativas, pasa por los movimientos feminista y ecologista y por otros movimientos ciudadanos y de soberanía popular. ¿No se entienden los unos sin los otros para un cambiar lo que comemos y cómo comemos?


Bueno, la mercantilización de lo que comemos es sólo un ejemplo más de cómo el sistema capitalista convierte nuestras necesidades en privilegios y en objeto de negocio por parte de unas pocas empresas. Es fundamental enmarcar la demanda de otros hábitos de consumo en un cuestionamiento global del sistema. De aquí que las alianzas del movimiento por la soberanía alimentaria, por el comercio justo, por un mundo rural vivo, es imprescindible que se unan con otros actores sociales para un cambio de rumbo de este sistema.


También es cierto que ha surgido un nuevo mercado en torno a lo alternativo. Vemos con frecuencia productos etiquetados como "justos" o "ecológicos". ¿Hay trampa?


Lo que vemos es que el capitalismo, los supermercados, las grandes empresas se visten de verde y de solidario si esto les cubre determinado nicho de mercado o les permite una estrategia de márquetin empresarial. Pero que pongan en sus estantes, o que abran líneas de productos ecológicos o de comercio justo, no implica una transformación o un cambio de estas políticas. No se trata de comprar sólo un producto etiquetado como ecológico o como justo, sino que tenga un componente de transformación social añadida. Hay productos etiquetados como ecológicos pero que igual vienen de América Latina, ¿Dónde está la justicia ecológica con un producto que tiene miles de kilómetros a sus espaldas, a pesar de que su cultivo sea libre de agroquímicos?

Publicado enCultura
China demuestra su liderazgo global en la cumbre de Asia-Pacífico

China aprovechó este lunes el primer día de la cumbre de la APEC, el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, en Pekín para hacer una demostración de poderío y reafirmar su papel de líder mundial. Abrió la jornada con el cierre de un acuerdo de libre comercio con Corea del Sur y la continuó con la primera reunión entre su presidente, Xi Jinping, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en un primer paso para normalizar unas relaciones congeladas durante dos años. Y cerró la jornada suavizando tensiones con Vietnam y el propio Estados Unidos, cuyo presidente, Barack Obama, adoptó este lunes un tono muy conciliador.


Pekín se ha planteado la cumbre como una exhibición de su pujanza. Desde la construcción de un lago y toda un gigantesco complejo hotelero para acoger durante unas pocas horas a los líderes de 21 economías que agrupan a más de la mitad del comercio mundial, hasta una ceremonia de bienvenida a los líderes propia de las superproducciones de Hollywood -con alfombras rojas luminosas y fuegos artificiales- en el Cubo de Agua, en la sede de unos Juegos Olímpicos que considera uno de sus principales éxitos diplomáticos.


Un broche de oro para una jornada en la que China cerró varios de los frentes diplomáticos que tenía abiertos. El más espectacular, el apretón de manos y la reunión con Abe, la primera entre líderes de China y Japón en tres años. La coreografía del encuentro fue cuidadosamente calculada para dejar claro que ambos países están aún muy lejos de resolver sus diferencias: al contrario de lo que marca el protocolo chino, fue el primer ministro japonés el que esperó a Xi en el Gran Palacio del Pueblo, y no al revés, y el presidente chino no respondió inicialmente al saludo de su invitado. El apretón de manos fue silencioso y sin sonrisas. Poco importa. El mero hecho de la reunión ya representa un avance y la voluntad de ambos países de reparar unos lazos congelados durante dos años, a raíz de su disputa por la soberanía de las islas conocidas como Diaoyu en mandarín o Senkaku en japonés y cuestiones históricas.

Abe declaró a la prensa que la reunión "representa un primer paso para mejorar las relaciones bilaterales y regresar a la base de una relación mutuamente beneficiosa basada en intereses estratégicos comunes". Por su parte, Xi instó a Abe a "mantenerse en el camino del desarrollo pacífico, seguir una política prudente de Defensa y Seguridad, emprender esfuerzos para aumentar la confianza mutua con los países vecinos y desempeñar un papel constructivo para salvaguardar la paz y la estabilidad regionales".

Al tiempo que parcheaba la relación con Japón, China también cerraba un acuerdo de libre comercio con Corea del Sur, con la que mantiene una excelente sintonía desde la llegada de Park Geun-hye al poder. El pacto, que se negociaba desde hace dos años y ahora debe de ser aprobado por los Legislativos de los dos países, mantiene las barreras para el arroz y los automóviles pero, entre otras cosas, elimina las tarifas chinas para los textiles y la electrónica coreanos. Ambos países mantienen un intercambio comercial en torno a los 228.290 millones de dólares, favorable a Corea del Sur en más de 60.000 millones de dólares.


El comercio juega un papel principal en esta cumbre de la APEC. China presiona en favor de una Zona de Libre Comercio para Asia Pacífico que incluya a toda la región, origen de más de la mitad del PIB mundial. Pero Estados Unidos defiende la Alianza Transpacífica (TPP), compuesta por doce países de la APEC y que excluye a China.


Obama se reunió este lunes en la embajada estadounidense en Pekín con los países participantes en esta alianza. Allí aseguró que percibe "un impulso" para el TPP. Aunque las negociaciones se encuentran estancadas por la resistencia de Japón a abrir su sector agrícola, entre otros puntos, el presidente aseguró que "en las últimas semanas se han logrado buenos progresos".


Pero, aunque promueve una visión sobre la integración comercial regional diferente a la China, Obama se mostró conciliador con Pekín. Debilitado en casa tras el varapalo de las legislativas, optó por la suavidad para reparar unos lazos tensos debido a la mayor asertividad de China en la región, disputas en áreas como la ciberseguridad o los derechos humanos y una enorme desconfianza mutua.

En un discurso ante la cumbre empresarial de la APEC Obama quiso tender puentes hacia China. Aunque la instó a renunciar al "robo cibernético" con fines comerciales o a permitir la libre competencia de empresas extranjeras, también anunció una nueva política más flexible de visados hacia este país, un gesto que generará una importante dosis de buena voluntad en Pekín. El presidente estadounidense se mostró también muy moderado en una declaración sobre Hong Kong, donde afirmó que lo importante es "evitar la violencia".

Continuando los esfuerzos para mostrar su mejor cara durante la cumbre, Xi se reunió también este lunes con el presidente Truong Tan Sang de Vietnam, otro país con el que Pekín ha mantenido fuertes roces este año debido a sus disputas territoriales en el mar del Sur de China. Según Xinhua, la agencia estatal china, ambos acordaron resolver sus diferencias mediante el diálogo. "Las relaciones bilaterales han avanzado continuamente desde que los dos países establecimos relaciones diplomáticas, pese a algunos altibajos", declaró Xi. Por su parte, Truong aseguró que su país "está dispuesto a abordar las cuestiones marítimas mediante consultas amistosas para que esos asuntos no afecten las relaciones con China".

Publicado enInternacional