Al menos 51 muertos y 440 heridos por ataque a manifestantes egipcios

Los cuerpos yacían en el piso gris, salpicados de manchas de sangre. Tres estaban cubiertos con una frazada morada y verde; otros dos estaban bajo una bandera egipcia. Al lado de los cadáveres desfilaba una fila interminable de lesionados. Muchos parecían al borde de la muerte.

 

La masacre en la mezquita de Rabaa al-Adawiya había dejado al menos 51 muertos y más de 440 heridos, otro paso brutal en el descenso, al parecer inexorable, de esta nación hacia el caos. La Hermandad Musulmana, cuyos partidarios fueron abatidos, convocó a un levantamiento contra la alianza encabezada por militares que depuso de la presidencia a Mohamed Mursi, uno de los suyos.

 

Al mismo tiempo, el movimiento islamita advirtió a la comunidad internacional que Egipto se convertirá en “la nueva Siria” si no se toman medidas “para que cesen los ataques contra el pueblo”.

 

Los manifestantes afirmaron que entre los muertos había cinco niños, uno de apenas seis meses de nacido. Las autoridades no lo confirmaron, pero en los campamentos de protesta se encontraban familias enteras y aún estaban allí después de las balaceras de este lunes, congregadas bajo los árboles, en los que se veían perforaciones de bala.

 

Las muertes desencadenaron una inmediata reacción política. El partido conservador religioso al-Nour, que había respaldado la acción del ejército contra Mursi, anunció que ya no participaría en las pláticas para designar un primer ministro interino. El gran muftí de la Universidad al-Azhar, la autoridad de mayor jerarquía en el islam sunita, quien avaló el mapa de ruta de los militares para el futuro del país, advirtió sobre el peligro de una guerra civil y declaró que entraría en retiro hasta que cesara el baño de sangre.

 

Facciones partidarias y adversarias de Mursi se acusaron unas a otras de comenzar la racha de asesinatos. Sin embargo, hay evidencias de que algunas muertes y lesiones se produjeron cuando las víctimas decían sus oraciones matinales, arrodilladas de espaldas a la dirección de la que provenían los disparos. Habían acampado durante la noche fuera del cuartel de la Guardia Presidencial, donde creen que Mursi está preso, y juraban liberarlo.

 

El ejército afirmó que abrió fuego en defensa propia, luego de que “terroristas” dispararon en su contra. El vocero Ahmed Alí aseguró que un soldado y un policía resultaron muertos, y que los uniformados actuaron con “prudencia y paciencia”.

 

“Nos encaminamos hacia un Estado civil verdaderamente democrático que tendrá la admiración del mundo”, añadió.

 

La televisión oficial mostró imágenes de una multitud de islamitas arrojando piedras a los soldados. De atrás de un muro aparecían jóvenes que lanzaban bombas molotov, junto con hombres que usaban armas de fuego hechizas. Sin embargo, no está claro dónde y cuándo se hicieron esas tomas.

 

La Hermandad Musulmana insistió en que el fuego no fue provocado y que sus partidarios se han manifestado en forma pacífica a lo largo de la crisis actual. Sin embargo, seguidores de esa agrupación participaron en encuentros con las fuerzas de seguridad y con adversarios el viernes pasado, en los que cuatro personas perecieron.

 

Doce personas entrevistadas en la escena de los tiroteos –entre ellas media docena de heridos– negaron que los manifestantes usaran armas de fuego. Si bien dos reconocieron haber lanzado piedras, sus relatos, dados por separado, muestran el cuadro de un periodo de relativa calma que se rompió de súbito en la semioscuridad. A eso de las 4 de la madrugada comenzaron a estallar entre ellos bombas de gas lacrimógeno, seguidas de tiros de ametralladora y luego balas.

 

Adly Mansur, presidente interino, expresó “profunda pena” y prometió una investigación judicial por las muertes. Mohamed El Baradei, ex dirigente de la Agencia Internacional de Energía Atómica que ha respaldado el derrocamiento de Mursi, quien se prevé será el primer ministro, también llamó a una indagatoria.

 


Aun si los militares hubiesen enfrentado disparos y bombas molotov, una pesquisa objetiva necesitaría evaluar si se justificaba la escala y ferocidad de la respuesta. “Es lo menos que pueden hacer”, comentó Amir el-Gabar, de 30 años de edad, herido de un disparo en el hombro. “Miren, soy médico, no terrorista. Nunca he disparado un arma en la vida y vean lo que me pasó.

 

“No voy a decir que no hubo problemas en otra parte de la protesta, porque no lo sé. Pero donde yo estaba no había disturbios. Decíamos nuestras primeras oraciones cuando comenzaron los disparos y caí de bruces. Traté de ayudar a otros, pero no podía mover el brazo.”

 

Salé Akef, de 22 años, quien estaba en la manifestación con su hermano Abdulaziz, de 18, recordó que el imán que dirigía los rezos “empezó a tartamudear y ahogarse” cuando el gas lacrimógeno comenzó a esparcirse. “No podíamos ver, estábamos tosiendo… traté de encontrar a mi hermano y vi un soldado con una rodilla en tierra, apuntándome. Disparó y me dio.” La bala le atravesó el codo derecho.

 

“Sé que hubo niños heridos; yo vi a uno muy pequeño. Su padre lo llevaba en brazos. No sé por qué hicieron esto, pero fue deliberado. Al final quitaron el alambre de púas para tirar desde más cerca. Les lanzamos piedras, pero sólo para evitar que se acercaran.”

 

Hazem Mamdouh aceptó que se arrojaron piedras después de la primera ronda de gas lacrimógeno, pero negó con vehemencia que los manifestantes usaran armas. “Los medios dicen que somos terroristas. Dicen que disparamos, cuando en realidad estábamos orando de espaldas a ellos.

 

“Cuando comenzó la balacera nos empujaron hacia la calle Tairan; a todos, hombres, mujeres y niños. Parecía que cada cinco minutos mataban a alguien. Nunca vi nada igual, ni siquiera en la primera revolución de enero de 2011. Ni las tropas de Hosni Mubarak hubieran hecho esto.”

 

Pero la simpatía hacia los islamitas era escasa entre sus opositores. Samir Abbas, quien ha estado entre los miles de manifestantes que se han juntado contra Mursi en la plaza Tahrir en días recientes, señaló: “La Hermandad tuvo el poder hasta la semana pasada y no vaciló en usar la policía para reprimir a quienes se manifestaban contra ella. Los esbirros de la Hermandad atacaban y tundían a los opositores todo el tiempo. Ni por un momento creo que no hicieran nada y que el ejército simplemente abrió fuego. Sabemos lo tortuosos que son”.

 

La actual polarización en la sociedad egipcia también se reflejó en una conferencia de prensa dada por las fuerzas de seguridad, durante la cual periodistas locales demandaron y obtuvieron la exclusión del corresponsal de Al Jazeera. Se dice que la televisora qatarí tiene vínculos estrechos con la Hermandad Musulmana. Algunos periodistas aplaudieron a los voceros de la policía y el ejército.

 

Los militares ofrecieron a los manifestantes remanentes la oportunidad de retirarse de Rabaa al-Adawiya y sostuvieron que nadie que obedeciera la ley sería perseguido. El campamento improvisado donde se produjo la balacera está ahora bajo control de las fuerzas de seguridad.

 

Muchos de los atrapados en la violencia habían abandonado sus pertenencias al huir; la tarde de este lunes, policías abrían bolsos y carteras dejados allí, para revisar documentos.

 

Por Kim Sengupta y Alastair Beach
The Independent

 

Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Los Hermanos Musulmanes llaman a la intifada en Egipto tras denunciar una masacre del Ejército

PÚBLICO/AGENCIASEl Cairo08/07/2013 08:12 Actualizado: 08/07/2013 12:44
Al menos 42 personas han muerto y 322 han resultado heridas en la madrugada del lunes a causa de los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los Hermanos Musulmanes frente a la sede de la Guardia Republicana en El Cairo, según un nuevo balance procedente de la televisión estatal. Poco antes, un portavoz del Ministerio de Sanidad había informado de 35 muertos y alrededor de 500 heridos.

 

La inestabilidad aumenta al mismo ritmo que los muertos desde que los militares de Abdel Fatah al Sisi detuvieran al presidente electo hace un año, Mohamed Mursi, anularan la Constitución y anunciaran la hoja de ruta para el país después del golpe de estado.


El jefe del departamento de ambulancias, Mohamed Sultán, afirmó a la televisión estatal egipcia que continúa el traslado de heridos a los distintos hospitales y que se desconoce el número de soldados o policías entre las víctimas.

 

Según la edición digital del diario estatal Al Ahram, las muertes se produjeron después de que el Ejército y la Policía atacaran a un amplio grupo de partidarios del derrocado presidente Mohamed Mursi que participaban en una sentada de protesta frente a los cuarteles de la Guardia Republicana en Ciudad Naser, en El Cairo, durante las oraciones de madrugada.

 

El Ejército "respondió a un ataque terrorista"

 


Fuentes del Ejército egipcio, citadas por la televisión estatal y por la agencia estatal MENA, han asegurado que un "grupo terrorista" formado por "elementos armados de los Hermanos Musulmanes" había intentado atacar el edificio y han asegurado que un militar ha muerto y 40 han resultado heridos.

 

Una fuente militar ha negado que el Ejército egipcio disparase contra los seguidores Mursi y sostiene que un grupo armado intentó irrumpir en el edificio de la Guardia Republicana y, al fracasar por la gran presencia de fuerzas de seguridad en su interior, disparó de manera indiscriminada contra los manifestantes para causar el caos y facilitar el asalto.

 

Según esta fuente, que pidió el anonimato, un oficial de la policía murió por disparos y cuarenta policías resultaron heridos de distinta consideración. El Ministerio del Interior ha dicho que uno de los fallecidos es un general de la Policía que se hallaba en los alrededores del cuartel de la Guarida Republicana.

 

El responsable militar detalló a EFE que los sucesos ocurrieron después de la oración musulmana de la madrugada, cuando numerosos hombres armados se concentraron ante la sede de la Guardia Republicana gritanto "Alá es grande" y treparon a los muros del edificio, aunque sin conseguir irrumpir en su interior. Mientras, continúa el militar, otros hombres armados que se encontraban en edificios aledaños abrieron fuego contra los miembros de las Fuerzas Armadas.

 

Al mismo tiempo, los asaltantes que habían intentado encaramarse a los muros dispararon supuestamente sobre los manifestantes pacíficos para "causar el caos en el lugar y facilitar el intento de asalto", según la fuente.


Los Hermanos Musulmanes ya han advertido de la posibilidad de otro escenario como Siria. Por su parte, el Ejército ya ha comenzado a llamar "terroristas" a los que hasta hace menos de una semana eran seguidores de un gobierno elegido democráticamente. Además, el militar citado por Efe asegura que que los Hermanos Musulmanes han llamado desde hace varios días a la "yihad" (guerra santa) y que algunos manifestantes fieles a Mursi se despidieron de sus familias en la noche del domingo al lunes.

 

Los propios islamistas, citados por la cadena de televisión qatarí Al Yazira, habían informado esta mañana de un balance de 34 muertos. A través de su cuenta de Twitter, el portavoz de Hermanos Musulmanes, ha responsabilizado de lo sucedido al Ejército y a la Policía, que han disparado "con fuego real".

 

Según informa la agencia EFE, que cita fuentes oficiales, han sido detenidos "200 agresores, que disponían de grandes cantidades de armas, municiones, armas blancas y cócteles molotov".

 

La Fiscalía egipcia ha ordenado cerrar y precintar la sede del Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de los Hermanos Musulmanes, en el centro de El Cairo, tras el supuesto hallazgo de armas en su interior, informó la televisión estatal egipcia.

 

Llamamiento a la intifada

 

El PLJ, al que pertenecía el derrocado presidente Mursi, ha hecho un llamiento a los egipcios tras los hechos de este lunes, a levantarse en una intifada contra el Ejército y las nuevas autoridades del país.

 

En un comunicado, el PLJ pidió que la comunidad internacional actúe de inmediato "para que no haya una nueva Siria en el mundo árabe". Tambiém, desde su cuenta de Facebook, el PLJ ha difundido un comunicado en el que "llama al gran pueblo egipcio a levantarse contra los que quieren robar su revolución con los carros de combate y los vehículos acorazados, incluso por encima de los cadáveres del pueblo".

 

Asimismo, advirtió de que el número de muertos puede aumentar en las próximas horas por la gravedad de muchos de los cientos de heridos.

 

En un comunicado anterior, los Hermanos Musulmanes denunciaron que lo sucedido es una "masacre del Ejército y la Policía", y acusaron al jefe de las Fuerzas Armadas, Abdel Fatah al Sisi, de "seguir el ejemplo de Bachar al Asad y querer llevar a Egipto al mismo destino que Siria para tomar el poder".

 

La hermandad islámica explicó que, durante los rezos del amanecer y solo un día antes del comienzo del mes sagrado de ramadán, "los manifestantes pacíficos estaban rezando cuando recibieron los disparos de balas y de gases lacrimógenos de manera intensa por las fuerzas militares y policiales".

 

Para la Hermandad, "esta sangre será, con permiso de Dios, el último clavo en el ataúd de Al Sisi, ya que el pueblo egipcio no será humillado de nuevo por la dictadura militar y este crimen va a aumentar la insistencia del pueblo".

 

Al mismo tiempo, cuestionó a los políticos civiles que apoyaron la intervención militar: "¿Vuestras manos seguirán en las suyas después de la masacre y de que hayan matado a vuestros hermanos, los ciudadanos, aunque discreparan con vosotros políticamente?".

 

Los salafistas se retiran del proceso político

 

El partido salafista Al Nur ha decido retirarse de "todas las vías de negociaciones" con el Estado egipcio tras los estos enfrentamientos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes frente a la sede de la Guardia Republicana en El Cairo.

 

Un portavoz de Al Nur, Nader Bakar, anunció esta decisión en su cuenta de Twitter y explicó que la medida es su "primera reacción a la masacre de la Guardia Republicana".

 

"No vamos a estar callados ante la masacre de la Guardia Republicana. Queríamos la detención de la sangre y ahora se derrama como los ríos", dijo el portavoz salafista.

 

El partido Al Nur, la principal formación salafista de Egipto, es el mayor grupo islamista que apoyó la decisión de las Fuerzas Armadas egipcias de deponer al presidente Mohamed Mursi, y su secretario general, Galal Morra, estuvo presente el pasado miércoles en el anuncio del derrocamiento del mandatario islamista.

 

Sin embargo, hace dos días vetó el nombramiento del político liberal y premio nobel de la paz Mohamed el Baradei como primer ministro, porque consideró que "no se les había consultado.

 

Por su parte, el Frente de Salvación Nacional (FSN), principal alianza no islamista del país que encabezó las protestas contra Mursi, ha cndenado los "sangrientos sucesos" frente a la sede de la Guardia Republicana y reclamó una investigación urgente y justa.

 

"El Frente muestra su tristeza por los sucesos sangrientos frente al cuartel general de la Guardia Republicana y expresa sus condolencias a las familias de los muertos, tanto civiles como miembros de la fuerzas de seguridad", señaló en un comunicado.

 

El Frente -encabezado por los dirigentes Mohamed el Baradei, Amro Musa y Hamdin Sabahi- condenó, de igual forma, "cualquier intento de ataque contra las instalaciones militares y de las fuerzas de seguridad".

Publicado enInternacional
Lunes, 08 Julio 2013 06:35

¡Todos fichados!

¡Todos fichados!

Nos lo temíamos (1). Y tanto la literatura (1984, de George Orwell) como el cine de anticipación (Minority Report, de Steven Spielberg) nos habían avisado: con los progresos de las tecnologías de comunicación todos acabaríamos siendo vigilados. Claro, intuíamos que esa violación de nuestra privacidad la ejercería un Estado neototalitario. Ahí nos equivocamos. Porque las inauditas revelaciones efectuadas por el valeroso Edward Snowden sobre la vigilancia orwelliana de nuestras comunicaciones acusan directamente a Estados Unidos, país antaño considerado como “la patria de la libertad”. Al parecer, desde la promulgación en 2001 de la ley “Patriot Act” (2), eso se acabó. El propio presidente Barack Obama lo acaba de admitir: “No se puede tener un 100% de seguridad y un 100% de privacidad”. Bienvenidos pues a la era del ‘Gran Hermano’...

 

¿Qué revelaciones ha hecho Snowden? Este antiguo asistente técnico de la CIA, de 29 años, y que últimamente trabajaba para una empresa privada –la Booz Allen Hamilton (3)– subcontratada por la Agencia estadounidense de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), reveló mediante filtraciones a los diarios The Guardian y The Washington Post, la existencia de programas secretos que permiten la vigilancia de las comunicaciones de millones de ciudadanos por parte del Gobierno de Estados Unidos.

 

Un primer programa entró en vigor en 2006. Consiste en espiar todas las llamadas telefónicas que se efectuan, a través de la compañía Verizon, dentro de Estados Unidos, y las que se hacen desde allí hacia el extranjero. Otro programa, llamado PRISM, fue puesto en marcha en 2008. Supone la recolección de todos los datos enviados por Internet –correos electrónicos, fotos, vídeos, chats, redes sociales, tarjetas de crédito...– únicamente (en principio) por extranjeros que residen fuera del territorio norteamericano. Ambos programas han sido aprobados en secreto por el Congreso de Estados Unidos, al que se habría mantenido, según Barack Obama, “constantemente informado” sobre su desarrollo.

 

Sobre la dimensión de la increíble violación de nuestros derechos civiles y de nuestras comunicaciones, la prensa ha aportado detalles espeluznantes. El 5 de junio, por ejemplo, The Guardian publicó la orden emitida por el Tribunal de Supervisión de Inteligencia Extranjera, que exigía a la compañía telefónica Verizon la entrega a la NSA del registro de decenas de millones de llamadas de sus clientes. El mandato no autoriza, al parecer, a conocer el contenido de las comunicaciones ni los titulares de los números de teléfono, pero sí permite el control de la duración y el destino de esas llamadas. El día siguiente The Guardian y The Washington Post revelaron la realidad del programa secreto de vigilancia PRISM, que autoriza a la NSA y al FBI a acceder a los servidores de las nueve principales empresas de Internet (con la notable excepción de Twitter): Microsoft, Yahoo, Google, Facebook (4), PalTalk, AOL, Skype, YouTube y Apple.

 

Mediante esta violación de las comunicaciones, el Gobierno estadounidense puede acceder a archivos, audios, vídeos, correos electrónicos o fotografías de sus usuarios. PRISM se ha convertido de ese modo en la herramienta más útil de la NSA a la hora de elaborar los informes que diariamente entrega al presidente Obama. El 7 de junio, los mismos diarios publicaron una directiva de la Casa Blanca en la que el presidente ordenaba a sus agencias de inteligencia (NSA, CIA, FBI) establecer una lista de posibles países susceptibles de ser ‘ciberatacados’ por Washington. Y el 8 de junio, The Guardian filtró la existencia de otro programa que permite a la NSA clasificar los datos que recopila en función del origen de la información. Esta práctica, orientada al ciberespionaje en el exterior, permitió recopilar –sólo en marzo pasado– unos 3.000 millones de datos de ordenadores en Estados Unidos...

 

Durante estas últimas semanas, ambos periódicos han ido revelando, gracias a filtraciones de Edward Snowden, nuevos programas de ciberespionaje y vigilancia de las comunicaciones en países del resto del mundo. “La NSA –explicó Edward Snowden– ha construido una infraestructura que le permite interceptar prácticamente cualquier tipo de comunicación. Con estas técnicas, la mayoría de las comunicaciones humanas se almacenan para servir en algún momento a un objetivo determinado”.

 

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA), cuyo cuartel general se halla en Fort Meade (Maryland), es la más importante y la más desconocida agencia de inteligencia norteamericana. Es tan secreta que la mayoría de los estadounidenses ignora su existencia. Controla la mayor parte del presupuesto destinado a los servicios de inteligencia, y produce más de cincuenta toneladas de material clasificado al día... Ella –y no la CIA– es quien posee y opera el grueso de los sistemas estadounidenses de recogida secreta de material de inteligencia: desde una red mundial de satélites hasta las decenas de puestos de escucha, miles de ordenadores y los masivos bosques de antenas situados en las colinas de Virginia Occidental. Una de sus especialidades es espiar a los espías, o sea a los servicios de inteligencia de todas las potencias, amigas o enemigas. Durante la guerra de las Malvinas (1982), por ejemplo, la NSA descifró el código secreto de los servicios de inteligencia argentinos, haciendo así posible la transmisión de información crucial a los británicos sobre las fuerzas argentinas...

 

Todo el sistema de interceptación de la NSA puede captar discretamente cualquier e-mail, cualquier consulta de Internet o conversación telefónica internacional. El conjunto total de comunicaciones interceptadas y descifradas por la NSA constituye la principal fuente de información clandestina del Gobierno estadounidense.

 

La NSA colabora estrechamente con el misterioso sistema Echelon. Creado en secreto, después de la Segunda Guerra Mundial, por cinco potencias (los “cinco ojos”) anglosajonas: Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Echelon es un sistema orwelliano de vigilancia global que se extiende por todo el mundo y está orientado hacia los satélites que se utilizan para transmitir la mayor parte de las llamadas telefónicas, comunicaciones por Internet, correos electrónicos y redes sociales. Echelon puede captar hasta dos millones de conversaciones al minuto. Su misión clandestina es el espionaje de Gobiernos, partidos políticos, organizaciones y empresas. Seis bases a través del mundo recopilan las informaciones e interceptan de forma indiscriminada enormes cantidades de comunicaciones que los superordenadores de la NSA posteriormente criban mediante la introducción de palabras clave en varios idiomas.

 

En el marco de Echelon, los servicios de inteligencia estadounidense y británico han establecido una larga colaboración secreta. Y ahora hemos sabido, gracias a nuevas revelaciones de Edward Snowden, que el espionaje británico también pincha clandestinamente cables de fibra óptica, lo que le permitió espiar las comunicaciones de las delegaciones que acudieron a la Cumbre del G-20 de Londres en abril de 2009. Sin distinguir entre amigos y enemigos (5).

 

Mediante el programa Tempora, los servicios británicos no dudan en almacenar colosales cantidades de información obtenida ilegalmente. Por ejemplo, en 2012, manejaron unos 600 millones de “conexiones telefónicas” al día y pincharon, en perfecta ilegalidad, más de 200 cables... Cada cable transporta 10 gigabytes (6) por segundo. En teoría, podrían procesar 21 petabytes (7) al día; lo que equivale a enviar toda la información que contiene la Biblioteca Británica 192 veces al día...

 

Los servicios de inteligencia constatan que ya hay más de 2.000 millones de usuarios de Internet en el mundo y que casi más de mil millones utilizan Facebook de forma habitual. Por eso se han fijado como objetivo, transgrediendo leyes y principios éticos, controlar todo lo que circula por Internet. Y lo están consiguiendo: “Estamos empezando a dominar Internet”, confesó un espía inglés, “y nuestra capacidad actual es bastante impresionante”. Para mejorar aún más ese conocimiento de Internet, la Government Communications Headquarters (GCHQ, Agencia de inteligencia británica) lanzó recientemente dos nuevos programas: Mastering The Internet (MTI) sobre cómo dominar Internet, e Interception Modernisation Programme para una explotación orwelliana de las telecomunicaciones globales. Según Edward Snowden, Londres y Washington acumulan ya, diariamente, una cantidad astronómica de datos interceptados clandestinamente a través de las redes mundiales de fibra óptica. Ambos países destinan en total a unos 550 especialistas a analizar esa titánica información.

 

Con la ayuda de la NSA, la GCHQ se aprovecha de que gran parte de los cables de fibra óptica que conducen las telecomunicaciones planetarias pasan por el Reino Unido, y los ha interceptado con sofisticados programas informáticos. En síntesis, miles de millones de llamadas telefónicas, mensajes electrónicos y datos sobre visitas a Internet son acumulados sin que los ciudadanos lo sepan, bajo pretexto de reforzar la seguridad y combatir el terrorismo y el crimen organizado.

 

Washington y Londres han puesto en marcha un orwelliano plan ‘Gran Hermano’ con capacidad de saber todo lo que hacemos y decimos en nuestras comunicaciones. Y cuando el presidente Obama apela a la ‘legitimidad’ de tales prácticas de violación de la privacidad, está defendiendo lo injustificable. Además, hay que recordar que por haber realizado labores de información sobre peligrosos grupos terroristas con base en Florida –o sea, una misión que el presidente Obama considera hoy como ‘perfectamente legítima’– cinco cubanos fueron detenidos en 1998 y condenados por la Justicia estadounidense a largas e inmerecidas penas de prisión (8). Un escándalo judicial que es hora de reparar liberando a esos cinco héroes (9).

 

El presidente Barack Obama está abusando de su poder y restando libertad a todos los ciudadanos del mundo. “Yo no quiero vivir en una sociedad que permite este tipo de actuaciones”, protestó Edward Snowden cuando decidió hacer sus impactantes revelaciones. Las divulgó, y no es casualidad, justo cuando empezaba el juicio contra el soldado Bradley Manning, acusado de filtrar secretos a WikiLeaks, la organización internacional que publica informaciones secretas de fuentes anónimas. Y cuando el cibermilitante Julian Assange lleva un año refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres... Snowden, Manning, Assange, son paladines de la libertad de expresión, luchadores en beneficio de la salud de la democracia y de los intereses de todos los ciudadanos del planeta. Hoy acosados y perseguidos por el ‘Gran Hermano’ estadounidense (10).

 

¿Por qué estos tres héroes de nuestro tiempo aceptaron semejante riesgo que les puede hasta costar la vida? Edward Snowden, obligado a pedir asilo político en Ecuador, contesta: “Cuando te das cuenta de que el mundo que ayudaste a crear va a ser peor para la próxima generación y para las siguientes, y que se extienden las capacidades de esa arquitectura de opresión, comprendes que es necesario aceptar cualquier riesgo. Sin que te importen las consecuencias”.

 


Ignacio Ramonet
Le Monde Diplomatique

 

Notas:

(1) Véase Ignacio Ramonet, “Vigilancia total” y “Control social total”, en Le Monde diplomatique en español, respectivamente agosto de 2003 y mayo de 2009.

(2) Propuesta por el presidente George W. Bush y adoptada en el contexto emocional que sucedió a los atentados del 11 de septiembre de 2001, la ley “Patriot Act” autoriza controles que interfieren en la vida privada, suprimen el secreto de la correspondencia y la libertad de información. Ya no se exige una autorización para las escuchas telefónicas. Y los investigadores pueden acceder a las informaciones personales de los ciudadanos sin orden de registro.

(3) En 2012, esta empresa le facturó a la Administración estadounidense 1.300 millones de dólares por “asistencia en misiones de inteligencia”.

(4) Hemos sabido recientemente que Max Kelly, el responsable principal de seguridad de Facebook, encargado de proteger la información personal de los usuarios de esta red social contra ataques externos, dejó esta empresa en 2010 y fue reclutado... por la NSA.

(5) Espiar a diplomáticos extranjeros es legal en el Reino Unido: lo ampara una ley aprobada por los conservadores británicos en 1994 que pone el interés económico nacional por encima de la cortesía diplomática.

(6) El byte es la unidad de información en informática. Un gigabyte es una unidad de almacenamiento de información cuyo símbolo es GB, y equivale a 10 9 bytes, o sea mil millones de bytes, equivalente, en texto escrito, a una furgoneta llena de páginas con texto. (7) Un petabyte (PT) equivale a 1015 bytes.

(8) La misión de los cinco –Antonio Guerrero, Fernando González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y René González– consistía en infiltrar y observar las actuaciones de grupos de exiliados cubanos para prevenir actos de terrorismo contra Cuba. A propósito del juicio que condenó a varios de ellos a penas de cadena perpetua, Amnistía Internacional declaró en un comunicado que “durante el juicio no se presentó ninguna prueba que demostrase que los acusados realmente hubieran manejado o transmitido información clasificada”.

(9) Véase Fernando Morais, Los últimos soldados de la guerra fría, Editorial Arte y Literatura, La Habana, 2013.

(10) Edward Snowden corre el riesgo de ser condenado a 30 años de prisión después de haber sido acusado oficialmente por la Administración de Estados Unidos de “espionaje”, “robo” y “utilización ilegal de bienes gubernamentales”.

Publicado enInternacional
Sábado, 06 Julio 2013 04:14

“Espía a todos sus ciudadanos”

“Espía a todos sus ciudadanos”

El gobierno francés aseguró que los servicios de inteligencia del país no interceptan todas las comunicaciones. Así buscó desmentir una investigación del diario Le Monde, publicada en momentos en que París exige a Estados Unidos explicaciones después de las revelaciones de Edward Snowden. “No sólo el Estado norteamericano ha desarrollado un gigantesco aparato que permite espiar a todos sus ciudadanos y más allá. París hace lo mismo”, publicó el viernes Le Monde, tras afirmar que los servicios secretos franceses interceptan y almacenan durante años, y sin ningún control, todas las comunicaciones de Francia.

 

El despacho del primer ministro Jean-Marc Ayrault calificó de inexactas las afirmaciones del periódico. “Varios servicios franceses realizan intercepciones de seguridad. Esas intercepciones están regidas por la ley”, afirmó el despacho del jefe de gobierno, precisando que se hacen por decisión del primer ministro tras la consulta de la Comisión Nacional de Control de las Intercepciones de Seguridad (Cncis), que tiene después el poder de controlarlas y verificarlas.

 

Por su parte, el diputado socialista Jean-Jacques Urvoas, correlator de una misión de evaluación sobre el marco jurídico aplicable a los servicios de inteligencia, afirmó que los ciudadanos franceses no estaban sometidos a un espionaje masivo y permanente. “Si bien el marco jurídico relativo a las actividades de inteligencia es muy incompleto en cuanto a la permisividad para el uso de conversaciones telefónicas grabadas, la acusación de que todas nuestras comunicaciones son monitoreadas no es acorde con la realidad. Los ciudadanos franceses no están sujetos a espionaje masivo, constante y descontrolado”, escribió.

 

Las afirmaciones de Le Monde sobre los servicios franceses se producen en momentos en que las revelaciones del ex consultor de la Agencia de Seguridad norteamericana Edward Snowden sobre el espionaje de las comunicaciones de países e instituciones de Europa por parte de Washington provocaron la cólera de los europeos, empezando por Francia y Alemania. Según Le Monde, la Dirección General de Seguridad Exterior (DGSE) colecta sistemáticamente las señales electromagnéticas emitidas por las computadoras en Francia, al igual que los flujos entre los franceses y el extranjero. Es decir, la totalidad de las comunicaciones que tienen los franceses son espiadas.

 

El fruto de esa colecta (mails, SMS, lista de llamados telefónicos, Facebook, Twitter) es almacenado después durante años en una de las sedes de la DGSE en París. Otros servicios, como la Dirección Central de Inteligencia Interior (DCRI) o las aduanas, sacan diariamente de ahí los datos que les interesan, siempre según el diario. “Evidentemente, no se trata de leer u oír miles de millones de comunicaciones, sino más bien de estar en condiciones de almacenar la identificación de los que llaman y los que son llamados y poder proceder después, si se necesita, a una intercepción propiamente dicha”, precisó Le Monde el viernes en un editorial titulado “¡El Gran Hermano francés los vigila!”.

 

“Se conocen las sólidas razones que el Estado tiene de dotarse de tal instrumento. Se adapta a las nuevas necesidades de la lucha contra el terrorismo y la gran criminalidad” escribió el diario, recordando que es misión del Estado proteger la seguridad de sus ciudadanos. “Pero en ese sentido Bin Laden ha alimentado al Gran Hermano y Al Qaida ha asestado golpes a la democracia”, recalcó el diario, evocando un instrumento de tipo totalitario y sosteniendo que se necesitan contrapoderes para contrarrestar el inmenso poder adquirido por el gobierno sobre las vidas de los franceses.

 

El diario Le Monde señala que la respuesta del gobierno francés traiciona los intereses nacionales. “Si las revelaciones sobre el sistema de espionaje de EE.UU. han provocado indignación en Europa, Francia sólo mostró señales débiles de protesta por dos excelentes razones: París ya sabía y ellos hacen lo mismo”, dijo. El rotativo señaló que el uso de los datos por las agencias de inteligencia francesa estaban al margen de la legalidad y requieren de un control más serio y que los políticos que conocen acerca de éste, lo han desconocido intencionalmente.

 

La nota cita un reporte del Comité de Inteligencia en el que se dice que “desde 2008, se ha progresado en las capacidades de compartir datos especialmente en cuanto a inteligencia electromagnética, guiado por DGSE”.

 

El gobierno francés no ha respondido a las solicitudes de información hechas por CNN hasta el momento.

 

“Como develó en enero de 2011 Wikileaks, Francia está considerada en el mundo del espionaje como una de las naciones más activas en ese campo, una apreciación que se extrajo de telegramas redactados por diplomáticos estadounidenses en Berlín”, recordó Le Monde. Aunque Le Monde no aseguró que Francia espíe de esa forma lejos de su territorio, sí detalla una larga tradición de espionaje industrial y comercial que data, al menos, de los años cincuenta del siglo XX, durante la Guerra Fría. “La DGSE pone a disposición de los responsables de las grandes empresas francesas, en una sala protegida de su sede de París, documentos comerciales confidenciales robados gracias a los potentes medios de interceptación de los que dispone la agencia francesa”, apunta el periódico.

Publicado enInternacional
“Que alguna vez pidan perdón por lo que han hecho”

Los jefes de Estado, ministros y representantes de la Unasur reunidos ayer en Cochabamba expresaron su solidaridad y apoyo incondicional al presidente de Bolivia, Evo Morales, luego de la detención ilegal de 13 horas que sufriera en el aeropuerto de Viena, debido a la negativa de varias naciones europeas de permitirle sobrevolar su espacio aéreo por la sospecha de que llevaba a bordo al ex espía de la CIA Edward Snowden. “Que pidan perdón, alguna vez en la vida que pidan perdón por lo que han hecho”, sostuvo la presidenta Cristina Kirchner en su discurso. Morales, quien recién pudo regresar en la noche del martes a su país, consideró que había sido prisionero y rehén en Viena. “Nuestro pecado es ser indígenas y antiimperialistas”, afirmó, y reveló que evaluaba medidas como, por ejemplo, cerrar la Embajada de Estados Unidos en su país.

 

La reunión de ayer en Cochabamba fue convocada de urgencia por los presidentes para expresar un inmediato repudio al suceso que, consideraron, podía generar un grave precedente si no recibía un rechazo explícito. Además de Cristina Kirchner, fueron llegando a Cochabamba a lo largo de la jornada el presidente de Ecuador, Rafael Correa; el de Venezuela, Nicolás Maduro; el de Uruguay, José Mujica, y el de Surinam, Dési Boutarese. El resto de los mandatarios del bloque adujeron problemas de agenda, pero enviaron representantes.

 

CFK fue la última en sumarse al encuentro multitudinario previo a la reunión de los presidentes. En el colmado estadio Coliseo de la Coronilla, representantes de los pueblos indígenas quechua y aymara, de sindicatos y de diversos colectivos sociales se convocaron para llevarle su respaldo a Evo. El acto tuvo tono festivo y militante. Las comunidades indígenas aportaron sus banderas y atuendos multicolores, los miembros de los sindicatos llegaron con su indumentaria de trabajo. Los presidentes hablaron desde el escenario.

 

“Indigno presidente (del gobierno español, Mariano) Rajoy que pretendió revisar el avión presidencial de Bolivia, abusador”, sostuvo Nicolás Maduro, con el casco del sindicato de petroleros puesto. “El día que el presidente Rajoy venga a sobrevolar nuestro espacio aéreo, nosotros podríamos bajarlo y revisarle el avión para ver si trae droga o los euros que se roba del pueblo español”, añadió el venezolano, quien habló de este episodio como “el de una derecha enloquecida de odio y desesperación”.

 

Evo Morales avisó que su país jamás sería sometido a chantajes porque sus habitantes tienen “dignidad y soberanía”. “Somos orgullosos de nuestra patria grande y jamás nos van a someter a insinuaciones. Rechazamos insinuaciones y condicionamientos de la lucha contra el narcotráfico de las privatizaciones. Ahora estamos mejor que antes, mejor que con Estados Unidos”, expresó Morales. Cuando promediaba su discurso pidió un aplauso para Cristina Kirchner, que en ese momento aterrizaba en el aeropuerto de Cochabamba. La Presidenta ingresó al estadio poco antes de que finalizara su mensaje. Morales comentó que por su condición de abogada, Cristina Kirchner había sido quien más se ocupó de determinar la ilegalidad de la medida que habían adoptado Portugal, Francia, España e Italia de no permitirle sobrevolar su territorio en detrimento de lo establecido por el derecho internacional, por la mera sospecha de que podría llevar a bordo a Snowden, acusación que se demostró infundada.

 

“Resulta curioso cuanto menos que quienes muchas veces reclaman seguridad jurídica, y quienes nos hablan del respeto al derecho internacional, con el cual todos estamos de acuerdo, hayan cometido esta inédita violación a las más elementales normas vigentes del derecho internacional”, expresó en ese sentido la presidenta argentina. “Es muy peligroso, sumamente peligroso que quienes presumen de ser países con un alto grado de desarrollo, cometan actos ilícitos contra jefas de Estado”, sostuvo la Presidenta. Y reflexionó: “Si esto se hace a todas luces contra un jefe de Estado, qué es lo que se hará contra un ciudadano común”.

 

Mujica y Boutarese no participaron del acto público y se reencontraron con los presidentes a su término en el distinguido Hotel Cochabamba, en la zona norte de la ciudad. Lo mismo que el asesor especial en temas internacionales de Brasil, Marco Aurelio García. Allí se realizó el encuentro formal y firmaron la Declaración de Cochabamba. Hubo ironías por la mala información de los servicios de inteligencia que llevaron al error a los países europeos. “Fue un papelón internacional”, dijo Cristina Kirchner, quien aportó de detalles de cómo la medida había violado las normas del derecho establecidas en la Carta de las Naciones Unidas.

 

El presidente de Perú, Ollanta Humala, quien ocupa la presidencia pro témpore del bloque, no asistió y envió a su canciller Eda Rivas. Fuentes del gobierno de Perú negaban entonces carácter formal al encuentro de ayer. “Si Unasur no responde a esto, a qué respondemos entonces”, se ofuscó Rafael Correa. Aceptó que como el Estatuto de la Unasur exige el consenso de los países miembros para una cumbre, en este caso se trataba de una mera reunión. “Ese Estatuto está hecho por burócratas, va a servir para que no se haga nada”, se quejó. Sin identificarlos, habló de presidentes que habían actuado para que la reunión no se concretara. Destacó, en cambio, que Dilma Rousseff lo había llamado para asegurarle su deseo de participar, pero que la situación de su país no se lo permitía.

 

El colombiano Juan Manuel Santos se encontraba ayer justamente en Suiza, adonde viajó para acompañar a la delegación de Medellín que perdió con Buenos Aires su candidatura para los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018. Si bien desde allí se solidarizó con Morales, advirtió que el hecho no debía convertirse en una crisis diplomática entre América latina y Europa.


Lo que hay detrás

Por Martín Granovsky


El tuit es un tuit. O sea, corto y seco. Dice: “Nos solidarizamos con Evo Morales porque es inaudito lo que le hicieron pero no permitamos que se convierta en crisis diplomática AL con UE”. AL es América Latina. UE es Unión Europea. Lo puso en Twitter el presidente colombiano Juan Manuel Santos. Si se analiza el mensaje de Santos junto con la ausencia del presidente colombiano y de cualquier otra alta autoridad de su país en la cumbre de Unasur –celebrada ayer en Cochabamba– va quedando clara la madeja de hilos entrecruzados.

 

Lo primero es que a Santos no le pareció relevante la reunión de Cochabamba, a diferencia, por ejemplo, del punto de vista de José Mujica, de Uruguay, o de Cristina Fernández de Kirchner, quien dijo que Evo había sido “un rehén” y opinó que consideraba lo que había sufrido como “algo propio”.

 

Lo segundo es que esquivó quedar involucrado en una confrontación.

 

Lo tercero es que tuiteó que la confrontación posible era con Europa.

 

Lo cuarto, que sí fueron países europeos los que protagonizaron el acoso al avión de Evo Morales durante el martes y el miércoles.

 

El quinto punto es que hablar de Europa distrae del problema de fondo, que es la disposición de los Estados Unidos a ejercer su poder global a cualquier costo. Y otra cosa más: a ejercerlo de manera notoria, no disimulada. Como para que se note y aumente el poder de disuasión de Washington ante los demás. Ante cualquiera.

 

La presión de los Estados Unidos a raíz del caso del analista Edward Snowden terminó siendo tan molesta que Italia decidió desmarcarse del pelotón europeo acusado por Bolivia. Morales y su comitiva habían acusado de negarles la posibilidad de sobrevuelo o aterrizaje a Portugal, España, Francia e Italia.

 

Ante una comisión del Parlamento, la canciller italiana Emma Bonino dijo ayer que el 29 de junio su país había autorizado a que el pequeño Falcon de Evo cruzara el espacio aéreo italiano. Pero dijo que cuando el 2 de julio la autorización fue negada por Francia, España y Portugal, el avión cambió la ruta y aterrizó en Viena. Según la ministra, cuando el avión tocó Austria automáticamente decayó el pedido inicial concedido por Italia.

 

En rigor, y tal como consignó este diario, el que se negó a disimular y dejó todo el tablero al descubierto fue el presidente ruso Vladimir Putin. Al hablar de Snowden, aún en tránsito en el aeropuerto de Moscú, dijo Putin que “si quiere quedarse aquí hay una condición: debe cesar en su labor dirigida a causar daño a nuestros socios estadounidenses”. Y agregó: “Por extraño que esto suene en mis labios”.

 

Rusia condicionó de ese modo el derecho de asilo. De acuerdo con un resumen ofrecido por el diario inglés The Guardian, otros países a los que se dirigió Snowden lo negaron argumentando que para pedir asilo el reclamante debía estar en el destino (como Suiza, Finlandia, India y Ecuador), no respondieron (como Islandia), o lo consideraron improbable, como Noruega. Solo Venezuela y Bolivia contestaron que era posible.

 

Marco Aurélio García, el consejero especial de Asuntos Internacionales de Dilma Rousseff, que en medio de los sacudones internos no viajó a Cochabamba, pero envió a su asesor en representación personal, dijo que Morales había sido víctima de “una provocación”.

 

En su segunda intervención luego de regresar a La Paz desde Moscú, el propio Evo se metió en el análisis político. Hablando de sí mismo en tercera persona dijo: “¿Cuál era el objetivo central? ¿Cuál era la meta? Sólo asustar, amedrentar. Era imposible que puedan decir que Evo se estaba llevando a ese agente norteamericano. Interpol (Organización Internacional de Policía Criminal) está en todos los aeropuertos internacionales. Y Estados Unidos tiene su propia estructura de Inteligencia. ¿Qué querían?”.

 

La idea de la provocación esbozada por Marco Aurélio más la presunción de que Washington sabía que Snowden no estaba en el avión da pie a la teoría de un plan para asustar o sembrar el miedo.

 

“El hecho es repudiable”, dijo a Página/12 anoche el experto en derechos humanos de Naciones Unidas y auditor general Leandro Despouy cuando recién había llegado a Washington para un encuentro de la ONU. “Ni siquiera en estado de guerra se impide aterrizar al avión de un presidente –reflexionó–. Es una torpeza y una indignidad que lastima a Bolivia, a Sudamérica y a toda América latina.” Despouy se preguntó cómo era posible que un presidente recibiera la prohibición de hacer una escala técnica por una simple sospecha. Añadió que hubo “aeropuertos europeos (que) se prestaron a aterrizajes de aviones con cargamentos de prisioneros secuestrados rumbo a los Estados Unidos, lo cual está documentado por el Consejo de Europa”.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Asume Mansur la presidencia de Egipto; presos, líderes islamitas

El titular del Tribunal Constitucional egipcio, Adly Mansur, presentó este jueves juramento como presidente interino del país, un día después del golpe de Estado contra el mandatario islamita Mohamed Mursi, al tiempo que las fuerzas de seguridad arrestaban a los principales dirigentes de la Hermandad Musulmana, entre ellos al máximo líder Mohamed Badie.

 

Mansur, de 67 años, encabezará un gobierno de transición que preparará el camino para las elecciones generales y deberá revisar la Constitución. Aunque aún no se conoce la fecha para los comicios, tanto presidenciales como parlamentarios, dijo que la dará a conocer pronto.

 

Mansur, quien fue designado por los militares para remplazar a Mursi, subrayó que “la celebración de comicios es la única vía para alcanzar un futuro más libre y democrático”, y prometió en un breve discurso “proteger el sistema republicano” y ser “garante de los intereses del pueblo”.

 

Tal vez consciente de los riesgos de una sociedad polarizada, expresó un signo de paz con la Hermandad Musulmana. “Este movimiento es parte del pueblo y está invitado a participar en la construcción de la nación, ya que nadie estará excluido, y si responden a la invitación, será bienvenida”, expresó.

 

Rechazan diálogo

 

La Hermandad Musulmana rechazó de manera tajante la oferta de Mansur, en un comunicado en el que manifestó su indignación por los arrestos contra sus líderes. “Anunciamos nuestro categórico rechazo del golpe militar contra el presidente electo y la voluntad de la nación. Rechazamos participar en cualquier actividad con las autoridades usurpadoras”, declaró.

 

“Rechazamos el terror del Estado policial, que arrestó a figuras de la cofradía y cerró canales satelitales”, indicó el movimiento islamita en un comunicado leído a partidarios de Mursi congregados en el distrito de Nasr City, en El Cairo, rodeados por vehículos militares.

 

La Hermandad Musulmana y los partidos islamitas de Egipto anunciaron su integración como la Alianza Nacional de Defensa de la Legitimidad, la cual llamó a todos los seguidores de Mursi a manifestarse “pacíficamente” este viernes en todas las provincias de Egipto “para denunciar el golpe de Estado militar y defender la legitimidad del presidente derrocado”.

 

“Rechacemos el golpe militar; luchemos por la legitimidad del presidente islamita elegido democráticamente”, destacó la declaración de la alianza, que además aseguró que desde el miércoles desconoce el paradero de Mursi.

 

Pese al llamado de Mansur a que los islamitas formen parte de un diálogo nacional, las autoridades detuvieron a los líderes de la Hermandad Musulmana, entre ellos Badie, su antecesor Mahdi Akef, los adjuntos del guía supremo, Rached Bayumi y Saad al Katatni, entre otros.

 


Los dirigentes, que se encuentran en una lista de unos 200 miembros de ese movimiento y de líderes de grupos islamitas con orden de arresto, han sido acusados por la fiscalía de incitar a la violencia y de instigar el asesinato de manifestantes que protestaron contra Mursi el sábado por la noche.

 

Todos se encuentran en la prisión de Tora, en las inmediaciones de El Cairo, donde está encarcelado también el otrora hombre fuerte del país Hosni Mubarak, derrocado durante la primavera árabe, en febrero de 2011, tras permanecer tres décadas en el poder.

 

Mursi, primer presidente de Egipto elegido democráticamente hace un año, también está desde el miércoles bajo custodia militar y se presume que se encuentra en las instalaciones del Ministerio de Defensa.

 

El ejército egipcio, de su lado, hizo por la noche un llamado a la unidad y la “reconciliación” tras el golpe militar contra el presidente Mursi. En un comunicado publicado en su página de Facebook, las fuerzas armadas llamaron en particular a rechazar “la venganza” para “lograr la reconciliación nacional”.

 

El documento indica que se deben evitar “medidas excepcionales y arbitrarias en contra de cualquier movimiento político”, pese al arresto efectuado por las fuerzas de seguridad contra los principales líderes de la Hermandad Musulmana, movimiento del que procede el Partido Libertad y Justicia de Mursi.

 

La intervención de las fuerzas armadas en la vida política del país fue respaldada por los egipcios, incluyendo a líderes liberales y figuras religiosas. Decenas de miles celebraron toda la noche en la plaza Tahrir, de El Cairo, poco más de dos años después de festejar en ese mismo lugar la caída de Mubarak.

 

La cuenta regresiva para Mursi comenzó el domingo pasado, cuando millones de personas salieron a las calles en todo el país para exigir su renuncia.

 

Los manifestantes acusaron a la Hermandad Musulmana y a Mursi de haber traicionado la revolución de febrero de 2011, de querer instaurar un régimen islamita autoritario, de afianzar su poder y –un elemento clave para muchos– no conseguir reactivar la economía.

 

Los militares egipcios han estado en el centro del poder desde el derrocamiento del rey Farouk en 1952. Tras la caída de Mubarak, la junta militar gobernó el país y aprobó enmiendas constitucionales por las que asumió el Poder Legislativo tras la disolución del Parlamento y dejó al presidente las funciones ejecutivas.

 

Por otra parte, el presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, expresó que el organismo espera mantener el programa del préstamos y ayudas a Egipto –por valor de 4 mil 700 millones de dólares–, y llamó a avanzar “lo más rápido posible hacia unas elecciones reales”.

 

Reuters, Afp, Dpa, Xinhua y Pl

Publicado enInternacional
Viernes, 05 Julio 2013 06:46

Egipto: los dos bandos del ejército

Egipto: los dos bandos del ejército

El ejército está a cargo. Llámenlo golpe, si quieren. Pero el poder castrense egipcio –el tristemente célebre Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas”, como se le conoce nuevamente– ahora está al frente de Egipto. Primero mediante amenazas; después con armas por las calles de El Cairo, con caminos bloqueados y alambre de púas. Tropas custodian la estación de radio. Mohamed Mursi, cuando aún era presidente seguramente lo llamó “golpe de Estado” y alardeó su estatura moral (su “legitimidad”, “democracia”, etcétera), pero mucho antes de que viéramos soldados en la calle, Mursi pedía a los generales volver a las barracas. Ridículo. Los generales no tuvieron que dejar sus barracas para meterle temor a Dios (real y metafórico) a esta administración que se desmoronaba.

 

Mursi habló de derramar su sangre; al igual que lo hizo el ejército. Se puso lúgubre el asunto. Fue miserable ver a un pueblo libre aplaudir una intervención militar, si bien los opositores a Mursi afirmarían que su libertad fue traicionada. Ahora alientan a los soldados a tomar el lugar de los políticos. Ambos bandos ondean la bandera egipcia, que es roja, blanca y negra. El color caqui no es sustituto.

 

Tampoco desaparecerá la Hermandad Musulmana, cualquiera sea la suerte que corra Mursi. El tiempo que pasó en el poder podrá haber sido risible, pero el partido político mejor organizado de todo Egipto sabe cómo sobrevivir a la adversidad. La Hermandad es la institución que más se malinterpreta en la historia egipcia; y quizá se le malinterpreta deliberadamente. Lejos de ser un partido islamita, sus raíces son de derecha y no religiosas. Sus primeras épocas, bajo el mando de Hassan Banna, prepararon a la organización para ser tolerada por el rey Farouk y a sus caciques egipcios siempre y cuando mantuvieran la fachada de formación islámica.

 

Cuando la revolución de 2011 estaba en su momento álgido y millones de detractores a Mubarak estaban en la plaza Tahrir, la Hermandad se ocupaba de negociar con el entonces mandatario con la esperanza de que les regalara las sobras. El liderazgo de esa formación nunca estuvo del lado del pueblo durante la revuelta en Egipto. Este papel lo cumplieron las bases laicas más fuertes del país del movimiento sindicalista.
Incluso la guerra de Nasser con la Hermandad tuvo menos que ver con la religión que con la seguridad; el liderazgo del Movimiento Libre de Oficiales descubrió que la Hermandad Musulmana era el único partido capaz de infiltrarse en el ejército, una lección que los generales de hoy han tomado a pecho. Si se vuelve a proscribir la Hermandad Musulmana, como ocurrió bajo los gobiernos de Nasser, Sadat y Mubarak, perderá su apoyo entre las fuerzas armadas. Sadat fue asesinado por un islamita que no pertenecía a la Hermandad, llamado Khaled Islambouli, quien resultó ser un teniente del ejército egipcio.

 

Sayyeb Qutub, líder de la Hermandad, atacó a Nasser por llevar al pueblo a la era de ignorancia preislámica (llamada jahaliya), pero el partido en realidad estaba más molesto por la creciente relación entre El Cairo y la atea Unión Soviética. Qutub fue ahorcado. Pero aunque perseguido y oficialmente proscrito, el partido aprendió, como todos los grupos clandestinos con ideología, a organizarse política, social y hasta militarmente. Así, cuando se llevaron a cabo elecciones verdaderas, ganaron; y, por tanto, Mursi quedó en el poder.

 

El ejército, como dicen, pertenece al pueblo. El premio Nobel de la Paz Mohamed Baradei, ahora líder de la oposición, me dijo sobre la revuelta de 2011 que “últimadamente, el ejército egipcio estará con el pueblo. Después de quitarse el uniforme, el soldado sigue siendo parte del pueblo con sus mismos problemas y los mismos obstáculos para llevar una vida decente. Por eso no creo que vayan a disparar contra la población”.

 

Pero eso era entonces, y esto es ahora. Mursi pudo haber recurrido a las argucias de un dictador, y ciertamente habló igual que Mubarak el pasado martes, pero fue legalmente electo, como nos dijo una y otra vez, mientras el ejército reitera que defiende la legitimidad. Ahora el “pueblo” está enfrentado en dos distintos bandos. ¿Puede el ejército egipcio mantener separados a ambos cuando sus miembros provienen de los dos lados del “pueblo”?

 

Traducción: Gabriela Fonseca

Publicado enInternacional
Adli Mansur, nuevo presidente de Egipto tras el golpe militar

El presidente del Tribunal Constitucional de Egipto, Adli Mansur, ha jurado este jueves el cargo de presidente interino de Egipto en cumplimiento de la 'Hoja de Ruta' impuesta por el Ejército tras derrocar, ayer miércoles, a Mohamed Mursi mediante un golpe de Estado.

 

El nuevo presidente interino de Egipto, Adli Mansur, ha jurado hoy su cargo ante la asamblea general del Tribunal Constitucional Supremo, la instancia judicial que él mismo presidía hasta hoy. "Juro por Dios todopoderoso defender el sistema republicano y respetar la Constitución y la ley, atender al pueblo y proteger la independencia nacional y la integridad territorial", ha dicho Mansur al asumir como presidente interino.

 

Mansur fue designado ayer por las Fuerzas Armadas, tras el golpe militar que depuso a Mohamed Mursi, elegido hace un año en los primeros comicios presidenciales democráticos. El nuevo jefe de Estado ha dicho que asume el poder "con gran honor durante un periodo interino" hasta la celebración de las elecciones presidenciales "en un futuro próximo", que él mismo deberá convocar y supervisar.

 

"La revolución del 30 de junio ha corregido la revolución del 25 de enero de 2011 (que derrocó a Hosni Mubarak)", ha considerado Mansur, quien ha añadido que en esa fecha, cuando millones de manifestantes salieron a las calles para pedir la renuncia de Mursi, se produjo "la reunificación del pueblo egipcio sin divisiones".

 

El mandatario ha enfatizado que no se debe venerar al gobernante ni al tirano, por lo que ha llamado a los egipcios a seguir alerta. Mansur ha recibido la mayor ovación de los asistentes al acto cuando agradeció el papel en la crisis de las Fuerzas Armadas, "que son la conciencia de esta nación y la fortaleza para protegerla".

 

Los Hermanos Musulmanes, en busca y captura

 

Mientras el depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi continúa en paradero desconocido de forma oficial, aunque una fuente de los Hermanos Musulmanes ha dicho hoy que ha sido separado de su equipo presidencial y trasladado a instalaciones militares.

 

La Fiscalía egipcia ha ordenado la detención de los dos máximos líderes de los Hermanos Musulmanes bajo la acusación de instigar al asesinato de manifestantes pacíficos contra el depuesto presidente Mohamed Mursi.

 

Según ha informado la agencia oficial Mena, el fiscal Ahmed Ezzeldin ha dicho que se ha comprobado la veracidad de los testimonios que apuntan a que el guía espiritual de la Hermandad, Mohamed Badía, y su "número dos", Jairat al Shater, llamaron a matar a manifestantes que protestaban ante la sede de la cofradía en El Cairo.

 


Mientras, los militares y la policía han comenzado a arrestar a altos cargos de la Hermandad, según ha denunciado la propia cofradía islámica. Gihad Hadad, un portavoz de los Hermanos Musulmanes, grupo al que pertenecía Mursi hasta su elección como presidente, indicó en su cuenta de Facebook que Mursi había sido trasladado al Ministerio de Defensa y separado de su equipo, sin ofrecer más detalles.

 

Reaparece Mursi tras el golpe de Estado

 


Los principales dirigentes del movimiento de los Hermanos Musulmanes  se encuentran encarcelados en la prisión de Tora, en El Cairo, en la que está también recluido el expresidente Hosni Mubarak, según ha informado la agencia estatal de noticias, Mena.  Los cuerpos de seguridad comenzaron anoche a arrestar a dirigentes de los Hermanos Musulmanes, como el presidente del brazo político de este grupo, el Partido Libertad y Justicia (PLJ), Saad Katatni. También fue detenido el viceguía espiritual de los Hermanos Mohamed Rachad Bayumi. Los policías continúan la persecución de otros dirigentes de los Hermanos Musulmanes acusados de instigar a la violencia y amenazar la paz y la seguridad pública, según Mena.

 

El hijo de Katatni ha denunciado, en un comunicado colgado por la página de Internet de los Hermanos Musulmanes, IkhwanWeb, la detención de su padre, quien fue capturado por "cerca de doce hombres vestidos de paisano", que irrumpieron el la casa y se lo llevaron a un "paradero desconocido".

 

 "Le expreso mis más cordiales felicitaciones, nos enorgullece que haya sido detenido en nuestra propia tierra y vamos a hacer lo que Dios quiera", ha declarado Muaaz Saad Katatni. "Los mismos que dicen defender la libertad y la democracia e invitaron a mi padre al diálogo por la mañana son los que le han detenido por la tarde", ha añadido, en referencia a la propuesta de diálogo hecha ayer miércoles por el Ejército a Katatni.

 


Los Hermanos Musulmanes han advertido también en su página de Internet de que "Egipto está siendo testigo, con horror, del nacimiento de una nueva era de represión y tiranía y de la imposición de un Estado policial autoritario", que se ha traducido, tras el golpe de Estado, en "el cierre de cadenas de televisión, el arresto de dirigentes políticos y la muerte de manifestantes pacíficos en las distintas provincias del país".

 

Por su parte, el vicepresidente del PLJ, Esam al Arian, ha dicho hoy en su cuenta de Twitter que estas son las consecuencias previstas de un golpe militar contra el primer régimen democrático árabe. "La ferocidad de los Cuerpos de Seguridad aumentará y el (Ministerio de) Interior impondrá su puño", comentó Al Arian.

 

Primeros altercados, primeras víctimas

 

Los disturbios en las calles no han tardado en llegar. Los enfrentamientos entre simpatizantes y detractores del derrocado presidente ya se han cobrado la vida de 14 personas según los medios locales, aunque el Ministerio de Sanidad ha rebajado la cifra a 11 fallecidos y aumentado los heridos a 516.

 

En la ciudad de Marsa Matrouh, ubicada en el norte, el miembro de las fuerzas de seguridad Al Anani Hamouda ha confirmado a Reuters que el balance de víctimas ha ascendido a ocho muertos (entre los que habría dos uniformados) y 13 heridos. El diario oficial Al Ahram ha informado horas antes de que los disturbios han estallado cuando un grupo de seguidores de Mursi ha atacado la sede de la Gobernación.

 

Los disturbios entre ambas facciones han sido especialmente violentos en la ciudad de Alejandría, donde tres personas han fallecido y al menos 50 han resultado heridas. También se han producido fuertes altercados al sur del país, en la ciudad de Minya, donde otras tres personas han muerto y se han registrado 14 heridos.

 

En la ciudad de Fayoum decenas de personas han resultado heridas en el ataque que un grupo de hombres armados ha llevado a cabo contra la sede del Partido Libertad y Justicia (PLJ), vinculado a Hermanos Musulmanes. Entretanto, en la ciudad de Mansoura, ráfagas de disparos, cuya procedencia aún se desconoce, han obligado a dispersarse a las miles de personas que se han concentrado pacíficamente en la plaza Al Thwara para celebrar la caída de Mursi.

 


Preocupación por la interferencia militar

 

Naciones Unidas, Estados Unidos y otras potencias mundiales no han condenado la destitución de Mursi como un golpe de Estado militar, ya que hacerlo podría desencadenar sanciones. La intervención del Ejército ha sido respaldada por millones de egipcios, incluidos dirigentes liberales y figuras religiosas que esperan nuevas elecciones bajo un conjunto revisado de reglas.  

 

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha pedido a los militares que han derrocado al mandatario de Egipto, Mohamed Mursi, que devuelvan la autoridad "a un gobierno civil elegido democráticamente" tan pronto como sea posible y ha ordenado revisar la ayuda que Washington otorga a ese país.

 

En un comunicado divulgado por la Casa Blanca, Obama ha evitado hablar de golpe de Estado y ha expresado su preocupación "por la decisión de las Fuerzas Armadas egipcias de remover al presidente Mursi y suspender la Constitución". "Creemos que en un última instancia el futuro de Egipto solo puede ser determinado por el pueblo egipcio", ha subrayado Obama, que llamó también a evitar las "detenciones arbitrarias" de Mursi y sus seguidores.

 


Estados Unidos "no apoya a determinadas personas o partidos políticos" en Egipto, pero "estamos comprometidos con el proceso democrático y el respeto al Estado de derecho", ha asegurado el presidente estadounidense.

 

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha dicho que la "interferencia militar" en los asuntos de un país es motivo de preocupación. "Muchos egipcios han expresado profundas frustraciones y preocupaciones legítimas, y al mismo tiempo la interferencia militar en los asuntos de un país es motivo de preocupación", ha dicho la oficina del portavoz de la ONU en un comunicado. Así, tras asegurar que la transición atraviesa un momento "delicado" tras el anuncio de las Fueras Armadas del nombramiento de un nuevo presidente interino y la suspensión de la Constitución, Ban ha recordado que Mursi "no ha aceptado" esas decisiones.

 

Para el presidente de Siria, Bashar al Assad, enfrentado desde hace dos años a una insurrección armada interna con fuertes connotaciones religiosas, el golpe de Estado militar es un ejemplo del "fracaso del Islam político". "No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo, y menos a los egipcios, un pueblo cuya civilización se remonta a miles de años y que tiene una clara vocación nacionalista pan-árabe", ha declarado el presidente sirio en una entrevista concedida al diario 'Al Thawra', de titularidad estatal.  

 


Por su parte, la organización Amnistía Internacional (AI) ha pedido a las fuerzas de seguridad egipcias que hagan todo lo posible por proteger los derechos humanos y la seguridad de todos en Egipto, independientemente de su afiliación política. En un comunicado, AI señala que las Fuerzas Armadas y la Policía en Egipto tienen antecedentes bien documentados de violaciones de los derechos humanos y pide que no se repitan. "En este momento de gran tensión y con la Constitución suspendida, es más importante que nunca que los militares cumplan con las obligaciones deEgipto en virtud del derecho humanitario", ha dicho Salil Shetty, secretario general de AI.

 

También Human Rights Watch (HRW) ha pedido este jueves al nuevo Gobierno egipcio que se aleje del comportamiento abusivo que ha prevalecido en el país desde el comienzo de las revueltas en 2011, y que se comprometa a respetar los derechos de todos los ciudadanos egipcios.

 

El subdirector de HRW para Oriente Próximo, Joe Stork, ha recordado el sufrimiento al que han estado sometidos los egipcios "tanto con el Ejército como durante el Gobierno de Mursi" y ha pedido que durante el Gobierno provisional de Mansur, las Fuerzas Armadas "detengan la ola de arrestos arbitrarios de miembros de Hermanos Musulmanes y sus aliados del Partido de la Libertad y la Justicia".

 

La organización considera que la situación actual es una vuelta a la era del expresidente Hosni Mubarak, con arrestos masivos y detenciones por motivos políticos. "Detener a miembros de los Hermanos Musulmanes tendrá el peor efecto posible para el futuro político de Egipto", ha considerado HRW. Creen que el nuevo Gobierno debe manifestar inmediatamente su intención y la de las Fuerzas Armadas de respetar los derechos humanos básicos de los egipcios.

 

AGENCIASEL CAIRO04/07/2013 10:15 Actualizado:

Publicado enInternacional
Fue “secuestro”, afirma Evo; EU esconde la mano

“Nunca nos van a intimidar, ni a asustar porque somos un pueblo con libertad y soberanía… porque ya no somos un pueblo de colonias sino de independencia”, proclamó esta noche el presidente boliviano Evo Morales Ayma a su regreso al país, tras un accidentado viaje procedente de Rusia, en el que Francia, España, Portugal e Italia le negaron permiso para sobrevolar sus respectivos territorios, hecho que lo obligó a hacer una escala de más de 13 horas en Austria.

 

Ante cientos de personas que se congregaron en el aeropuerto de El Alto, localidad vecina a esta ciudad, el primer presidente indígena de Bolivia sostuvo que “esta lucha no es por Bolivia, sino una lucha por todos nuestros pueblos ante las acciones del imperialismo norteamericano”.

 

Relató cómo comenzó el bloqueo aéreo del que fue víctima, al surgir el rumor de que trasladaba consigo al ex contratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden, perseguido por Estados Unidos tras filtrar a la prensa la existencia de un amplio programa de espionaje mediante Internet.

 

Morales describió su bloqueo en Europa como “una abierta provocación a América Latina”, y señaló que las acciones de gobiernos europeos respondieron a un “intento de amedrentamiento del imperio”.

 

“Un avión del presidente es como una embajada en el mundo. Detenerlo no sólo es una forma de atentar contra el presidente sino contra el continente”.

 

Miles de personas se congregaron en el aeropuerto y sus inmediaciones, donde poco antes de la medianoche aterrizó el avión Dassault Falcon 900EX procedente de Fortaleza, Brasil, punto de su última escala técnica.

 

Morales comenzó su periplo 17 horas antes en Viena, luego de recibir luz verde de España para repostar en el archipiélago canario y poder continuar el viaje iniciado un día antes en Moscú, sede de la cumbre de jefes de Estado y de gobierno del Foro de Países Exportadores de Gas, en la que participó.

 

“No soy un delincuente”, dijo Morales al poner fin a la escala forzosa de 13 horas en Viena. Exigió explicaciones a los gobiernos europeos que impidieron el martes el sobrevuelo de su avión, y anunció que estudiará acciones legales por lo que calificó de “secuestro”.

 

El gobernante del Estado Plurinacional de Bolivia, que pasó toda la noche en el aeropuerto vienés, expuso: “no puedo entender que digan, que afirmen y que me detengan porque estaba llevando a un señor, Edward Snowden.

 

“Este señor no es una maleta, no es un bicho, no es una mosca a la que yo pueda meter al avión y llevármelo a Bolivia”, señaló antes de despegar de Viena.

 

“No es una provocación a Evo Morales, sino a Bolivia y a toda Latinoamérica”, dijo.

 

“Algunos países de Europa tienen que liberarse del impero norteamericano, no nos van a asustar porque somos un pueblo que tenemos dignidad y soberanía”, advirtió Morales.

 

Snowden aterrizó hace más de una semana en Moscú procedente de Hong Kong, tras haber revelado información sobre el espionaje de los servicios secretos estadunidenses a contenidos de usuarios de las redes sociales y los programas de los sistemas de Google, Facebook, Apple, Microsoft y otros gigantes de la Internet, que fue publicada por The Guardian y The Washington Post el pasado 6 de junio.

 

El mandatario explicó que en la madrugada recibió autorización para sobrevolar los espacios aéreos, primero de Francia, después de Portugal y luego de Italia. “Pero España no nos ha dado permiso hasta las nueve de la mañana”, indicó. La autorización española llegó media hora después.
Por otra parte, la cancillería boliviana informó esta noche que devolvió a Estados Unidos la solicitud de extradición de Snowden por considerarla “ilegal e infundada”, pues el ex consultor informático no se encuentra en Bolivia.

 

No hubo requisa en Austria

 

Morales negó lo dicho por el ministro del Exterior austriaco, Michael Spindelegger, quien aseguró que el gobernante boliviano permitió a la policía austriaca que registrara su avión.

 

“No ha habido ninguna visita, por supuesto. Yo no he visto, yo me he bajado”, dijo Morales, quien afirmó que el embajador español en Viena, Yago Pico de Coaña, intentó subir a tomar un café “para ver y revisar el avión”.

 

“Por supuesto que yo no puedo hacer eso. Todos tenemos dignidad”, dijo. “Yo no soy ningún delincuente para que controle el avión”.

 

El ministro de Defensa boliviano, Rubén Saavedra, declaró en el aeropuerto de Viena que Francia denegó el martes el permiso al avión en el último momento, a pesar de que antes de despegar de Rusia ya se tenían todos los permisos necesarios.

 

Más tarde, en Islas Canarias, Saavedra negó que la policía austriaca hubiera revisado el avión. “El presidente fue muy claro y dijo que no iba a aceptar ese tipo de requisa, porque él estaba hablando con la verdad y no era ningún delincuente para someterse a ese tipo de acciones”.

 

“No se hizo nunguna concesión”, aseveró el embajador boliviano ante la Organización de Naciones Unidas, Sacha Llorenti, al referirse a la negativa boliviana de permitir una inspección del aparato para asegurarse de que no transportaba a Edward Snowden.

 

También anunció que se denunciará ante la ONU el “secuestro diplomático” de su presidente. Para Bolivia, aseveró Sacha, no cabe “ninguna duda” de que “las órdenes vinieron de Estados Unidos”.

 

En La Paz, el gobierno condenó el asedio europeo a Evo Morales y llamó a consultas a los embajadores de Francia, Portugal e Italia.

 

El vicepresidente Álvaro García Linera, quien en ausencia del gobernante asumió la jefatura de Estado, denunció anoche que “el presidente Evo ha sido secuestrado por el imperialismo”.

 

Pidió a los países aliados pronunciarse ante lo que consideró “un atentado contra la vida del presidente”.

 

Cuando Morales viajaba a La Paz, García Linera destacó que “el logro de que regrese ha sido un fruto de todos, no solamente de los bolivianos. También ha sido gracias a América Latina y el mundo, por las manifestaciones de rechazo a la posición de algunos gobiernos europeos, motivadas por presiones de Estados Unidos”. Informó que los gobernantes de la Unión de Naciones Suramericanas se “autoconvocaron” a una cumbre este jueves en Cochabamba para “desagraviar” al mandatario.

 

Horas antes de la llegada de Morales, un millar de personas se congregaron ante la embajada de Francia en La Paz. Al mediar la jornada, unos cien manifestantes lanzaron piedras contra la legación diplomática y quemó banderas de ese país. No se reportaron heridos o detenidos.

 

“¡Francia, fascista, fuera de Bolivia!, el indio (Morales) es la salvación del mundo”, gritaban los manifestantes, mientras otros portaban letreros que decían “¡Francia hipócrita, Francia colonialista!”.

 

Dpa, Afp, Reiters, Xinhua, Pl y Notimex

Publicado enInternacional
Miércoles, 03 Julio 2013 06:15

Evo, rehén del miedo europeo

Evo, rehén del miedo europeo

El presidente Evo Morales tuvo que aterrizar en Viena, luego de que Francia, Portugal e Italia le negaron hacerlo en su espacio, por sospechas de que transportaba al fugitivo estadunidense Edward Snowden, lo que fue desmentido por La Paz.

 

“El presidente se ha visto forzado a aterrizar en Viena”, afirmó el jefe de la diplomacia boliviana David Choquehuanca, durante una conferencia de prensa en La Paz, y dijo que “había sospechas infundadas de que el señor Snowden estaría en esa nave; no sabemos quién inventó esa soberana mentira”.

 

Un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Austria afirmó que Morales llegó a Viena, “pero no Edward Snowden”.

 

En un nuevo giro de la complicada situación diplomática, horas después Francia autorizó nuevamente el uso de su espacio aéreo, lo cual permitiría a Morales continuar el viaje a su país.

 

“Tenemos una última información: el gobierno francés ha autorizado que podamos sobrevolar su espacio aéreo”, dijo el ministro de Defensa boliviano, Rubén Saavedra, que viaja con el mandatario, en declaraciones a la radio gubernamental Patria Nueva.

 

Morales pernocta en un hotel de la capital austriaca, donde la delegación boliviana busca un nuevo plan de vuelo hacia La Paz.

 

“Queremos expresar nuestra molestia y malestar, porque se ha puesto en riesgo la vida del presidente”, había denunciado horas antes el canciller, al acotar que su gobierno pidió explicaciones a Lisboa y París.

 

Morales había declarado en Moscú que consideraría un eventual pedido de asilo de Snowden, quien reveló una red de espionaje del gobierno de Estados Unidos, lo que aparentemente desencadenó “un rumor infundado”, dijo Choquehuanca.

 

Morales retornaba a Bolivia en el avión presidencial, procedente de Moscú, donde asistió a una cumbre de países exportadores de gas natural, y se entrevistó con su par ruso, Vladimir Putin.

 

El gobernante boliviano tenía que hacer una escala técnica en Portugal, pero Lisboa “inexplicablemente nos comunicó que canceló el permiso de sobrevuelo y aterrizaje”, señaló Choquehuanca.

 

Ante esa medida, explicó que “se trabajó un nuevo plan de vuelo para que el presidente” pudiera aterrizar en España, país que autorizó que la aeronave “se reabastezca en las Islas Canarias”, pero cuando Morales “estaba en el aire, Francia nos comunica que ha sido cancelada la autorización de sobrevuelo por territorio francés”.


Apoyo de aliados

 

Los países sudamericanos aliados de Bolivia comenzaron a reaccionar, repudiando los hechos.

 

“Me parece una tamaña ofensa al presidente Morales”, dijo el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, en rueda de prensa. “No es posible que si sospechaban que en el avión que viajaba el presidente Morales podía ir el señor Snowden, se atrevieran a negarle al presidente de una República sudamericana el paso por su espacio aéreo”, afirmó.

 

“Es un atentado a la vida del presidente Morales (...) hay que reclamar a los gobiernos de Europa y a Estados Unidos que están detrás de esta agresión grosera, brutal, impropia, incivilizada de poner en riesgo la vida de un presidente”, dijo por su parte el canciller venezolano, Elías Jaua, en declaraciones a la televisión estatal venezolana VTV.

 

El gobierno de Nicaragua calificó como “acto criminal” la denegación de vuelo.

 

Entre la veintena de países a los cuales Snowden pidió asilo están Bolivia, Venezuela, Ecuador y Nicaragua, según Wikileaks.

 

Choquehuanca subrayó en la conferencia de prensa en La Paz que se “han violado los derechos de tráfico aéreo”, pese a que el avión de Morales contaba con la autorización respectiva para aterrizar en Portugal y sobrevolar el cielo francés.

 

El ministro boliviano de Defensa indicó que Italia también negó el pasaje por su espacio aéreo.

 

Entre tanto, el presidencial Palacio Quemado informó que Morales estará el miércoles en el país sudamericano, donde seguidores indígenas del mandatario ya anunciaron manifestaciones de repudio frente a las embajadas de Estados Unidos, Francia, Portugal e Italia.

 

La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, dijo que es “condenable” este “hecho inédito que ha sucedido contra el presidente Morales”.

Publicado enInternacional