MÚSICA DESDE OTRAS COORDENADAS

Viernes, 22 Febrero 2013 06:05

La hipótesis de la red gay en el Vaticano

La hipótesis de la red gay en el Vaticano

Tres cardenales, incluyendo al ex jefe de los servicios secretos del Vaticano, habrían informado al Papa de una presunta “red de amistades homosexuales y chantajes”. Los encuentros sexuales habrían ocurrido dentro del Vaticano.

 

El papa Benedicto XVI habría decidido renunciar luego de que una investigación interna le informara sobre el alcance de los escándalos sexuales y la corrupción dentro del Vaticano. Según informó ayer el diario italiano La Repubblica, tres cardenales, incluyendo al ex jefe de los servicios secretos del Vaticano, habrían sido consultados para corroborar las alegaciones sobre abusos financieros, favoritismos y corrupción planteadas en la publicación de documentos confidenciales papales, bautizado como Vatileaks.

 

El 17 de diciembre de 2012, los cardenales Julián Herranz, Salvatore De Giorgi y Josef Tomko habrían entregado al pontífice dos volúmenes, de alrededor de 300 páginas, en carpetas duras que contenían una imagen precisa del daño y los “peces podridos” en el interior de la Santa Sede, reportó el diario. Esa información se encontraría en la caja fuerte de Josef Ratzinger. “Fue en ese día, con esos papeles en su escritorio, que Benedicto XVI tomó la decisión una semana antes de Navidad sobre la que había meditado durante tanto tiempo”, indicó la publicación. La información que él presuntamente recibió de los cardenales “es sobre el incumplimiento del sexto y séptimo mandamiento”, reveló al diario una fuente descrita como “muy cercana” a las autoridades. Los mandamientos son “no cometerás adulterio” y “no robarás”. Los cardenales expresaron que descubrieron una red clandestina de homosexuales, cuyos miembros organizaban encuentros sexuales en numerosos lugares de Roma y de la Ciudad del Vaticano. Agregaron que los integrantes de esa red son propensos a chantajes a raíz de sus orientaciones sexuales. Precisaron situaciones remotas como aquellas vinculadas con monseñor Tommaso Stenico, suspendido después de una entrevista que fue transmitida en la que habló de los encuentros sexuales que tuvieron lugar en el Vaticano, hasta la historia de los coristas que rodeaban a Angelo Balducci, integrante del grupo exclusivo de la curia denominado Su Santidad, motivo de una investigación judicial. Sobre los lugares de reunión vinculados con este episodio, el informe detalla un sitio en las afueras de Roma, un sauna y un salón de belleza en el centro, como también las habitaciones dentro del Vaticano. Entre aquellos mencionados en el reporte se encuentra Marco Simeon, un directivo de la televisión estatal RAI cuyo nombre fue ligado tiempo atrás con una de las revelaciones clave de los Vatileaks: la conspiración para expulsar al arzobispo Carlo María Vigano de la presidencia de la gobernación de la Ciudad del Vaticano, después de sus intentos por introducir una mayor transparencia financiera. Simeon es considerado como alguien cercano al segundo oficial de mayor rango en el Vaticano, el secretario de Estado cardenal, Tarcisio Bertone.

 

El reporte secreto alertó, también, sobre vínculos sospechosos en el Instituto para las Obras de Religión (IOR), el Banco del Vaticano, donde un nuevo presidente fue nombrado la semana pasada luego de una vacante de nueve meses, agregó La Repubblica, que no ofreció más detalles sobre la cuestión. El periódico aseguró que Benedicto, personalmente, le haría entrega de los volúmenes a su sucesor, con la esperanza de que será “fuerte, joven y santo”, espera, para hacer frente a la enorme tarea que le espera.

 

En sintonía, el semanario conservador Panorama informó ayer sobre un Vatileak que creció demasiado, pero sin especular sobre los motivos de la dimisión del pontífice alemán de 85 años. La revista señaló que la presunta “red de amistades homosexuales y chantajes” en la curia romana fue para Benedicto XVI la parte más sorprendente del informe sobre Vatileaks. Como también detalló que los autores del informe tienen más de 80 años, por lo tanto no son papables.

 

El Vaticano se rehusó a comentar la información. La Repubblica informó que el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, aseguró que no se van a comentar “todas las claves, fantasías y opiniones que haya sobre el tema” e indicó que los medios no pueden esperar comentarios, confirmaciones o desmentidos de lo que se dice sobre este tema. “No estamos corriendo detrás de todas las especulaciones y fantasías u opiniones que se expresan sobre el tema y no esperen que los tres cardenales den entrevistas porque la línea acordada es guardar silencio y no revelar información sobre este tema”, agregó. Además reflejó las inexactitudes que se detectan en la información que se brinda y pone de manifiesto “que aquellos que escriben no entienden de los temas vaticanistas”. Lo que figura en una información, añadió, es responsabilidad del autor. Sobre el inicio del cónclave de cardenales, que elegirá al sucesor de Benedicto XVI, el portavoz del Vaticano remarcó que la fecha será decidida por la congregación de cardenales una vez que el Papa haya renunciado. En un principio, el Vaticano había dicho que los cardenales se reunirían alrededor del 15 de marzo, pero luego admitió que el proceso podría adelantarse.

 

El Papa renunciará el 28 de febrero. Hasta el momento, el Vaticano insistió en que la decisión de Benedicto de convertirse en el primer Papa en dejar su cargo en los últimos 600 años tiene que ver con su edad avanzada y no con conspiraciones internas.

Publicado enInternacional
China pirateó a la mayoría de los organismos de Washington

Casi todas las instituciones basadas en Washington, desde organismos del Gobierno a centros de estudio o embajadas extranjeras, han sido penetradas en los últimos años por piratas de Internet contratados por China, según ha concluido el diario The Washington Post, uno de los blancos de esos ataques, tras consultar a diversas agencias de seguridad en el ciberespacio.


 
La amplitud de esta nueva guerra, que el Gobierno chino niega pero cuya existencia ha sido corroborada esta semana por investigaciones públicas y privadas, parece hacer realidad el peligro anticipado hace pocos meses por el propio secretario de Defensa norteamericano, Leon Panetta, sobre lo que llamó “un ciber Pearl Harbor”, en alusión al ataque japonés de 1941 que destruyó la flota de Estados Unidos en el Pacífico y provocó la entrada de este país en la Segunda Guerra Mundial.

 


Según la información elaborada por The Washington Post, son tantos los datos obtenidos por los asaltantes chinos en este tiempo que actualmente tienen dificultades para su organización y procesamiento. “Puede decirse que ya no existe un red segura de información clasificada como secreto”, afirma en el citado periódico James Lewis, un experto del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales.


 
El miércoles, la Casa Blanca anunció un nuevo plan para actuar de forma más agresiva contra el robo de secretos comerciales en Internet, que ha provocado, según datos oficiales, una pérdida para la economía norteamericana de más de 300.000 millones de dólares. Pero ese esfuerzo se antoja muy leve en comparación con la dimensión que este asunto parece haber alcanzado.


 
Las empresas privadas se ven impotentes para proteger sus actividades, y el Gobierno ha empezado muy recientemente a dotarse de mecanismos adecuados de defensa. En algunos casos, los ataques no consiguen su propósito porque son detectados rápidamente, pero igualmente obligan a las empresas a gastos adicionales y las distraen de su actividad esencial.


 
Hasta ahora, la mayoría de las compañías atacadas optaban por no revelar esas incursiones, por miedo, tanto a perder credibilidad entre sus clientes y accionistas, como a dar pistas a los piratas. Los técnicos son conscientes de que, en cuanto los hackers saben que su actividad ha sido detectada, desarrollan nuevas vías de penetración.

 


Eso ha hecho que, hasta ahora, cada firma atacada intente defenderse por su cuenta y de la manera más discreta posible. Esto empezó a cambiar recientemente, cuando Google denunció las incursiones chinas en sus productos y cuando The New York Times, que ha revelado casos de corrupción de autoridades chinas, confesó que sus sistemas de Internet habían sido atacados por ese país. Inmediatamente después, tanto The Wall Street Journal como The Washington Post admitieron que ellos también había sido objeto de ataques. En el caso del Post, desde 2009.


 
El conocimiento de tan masivo desafío cibernético ha incrementado considerablemente la presión sobre Gobierno para que actúe. El plan anunciado esta semana pretende, precisamente, coordinar esfuerzos públicos y privados para defender a EE UU de esta amenaza. Pero, seguramente, va a ser necesario mucho más.


 
El presidente del comité de Asuntos de Espionaje de la Cámara de Representantes, Mike Rogers, que esta semana ha insistido en destacar la gravedad de la situación, considera que “es crucial que el Gobierno abra negociaciones bilaterales para asegurarse que China entiende que el espionaje económico tiene consecuencias”.


 
La Administración insiste en que ha planteado el asunto en cada reunión con dirigentes chinos en los últimos años, aunque no ha obtenido todavía la respuesta adecuada. Para China no va a ser fácil satisfacer a Washington en este terreno. Admitir el patrocinio oficial a los ciberataques sería tanto como declararse un estado que viola la ley. EE UU tampoco ha admitido nunca su participación en la ciberguerra conocida con Irán. Abandonar por completo esa actividad significaría, por otra parte, renunciar a un instrumento que ha sido hasta ahora importante para su desarrollo económico.

 

Antonio Caño Washington 21 FEB 2013 - 19:48 CET

Publicado enInternacional
Extrahección: violación de derechos en la apropiación de la naturaleza

Extrahección es un nuevo término para describir la apropiación de recursos naturales desde la imposición del poder y violando los derechos de humanos y la Naturaleza. La palabra es nueva, pero el concepto es muy conocido. Describe situaciones que, poco a poco se están volviendo más comunes, como emprendimientos mineros o petroleros impuestos en un contexto de violencia, desoyendo las voces ciudadanas, desplazando comunidades campesinas o indígenas, o contaminando el ambiente.

 

Extrahección es un vocablo que proviene del latín “extrahere”, que significa tomar algo quitándolo o arrastrándolo hacia uno. Es por lo tanto, un término adecuado para describir las situaciones donde se arrancan los recursos naturales, sea de la comunidades locales o la Naturaleza. En esas circunstancias se violan distintos derechos, y ese precisamente ese aspecto que se pone en evidencia con este nuevo término. Los derechos violentados cubren un amplio abanico, entre los cuales se pueden indicar algunos para tomar conciencia de la gravedad de estas situaciones.

 

Impactos ambientales, como la destrucción de ecosistemas silvestres, la contaminación de aguas, suelos o el aire o la pérdida del acceso al agua, son todas violaciones de los llamados derechos de tercera generación. Estos están enfocados en la calidad de vida o un ambiente sano. En países donde además se reconocen los derechos de la Naturaleza (como en Ecuador), hay emprendimientos extractivos que son claramente incompatibles con el mandato ecológico constitucional.

 

Los derechos de las personas están afectados de muy diversas maneras. Repetidamente se incumplen las consultas previas, libres e informadas a las comunidades locales, o se fuerzan sus resultados, como ha sido denunciado en varios proyectos en los países andinos. También existen violaciones cuando se impone el desplazamiento de comunidades, como sigue ocurriendo con las explotaciones mineras de la región de Carajás en Brasil. En los sitios donde hay emprendimientos funcionando, se escuchan denuncias de violaciones a los derechos de los trabajadores, sea en su sindicalización, como en seguridad o condiciones sanitarias (como ha sido reportado por los trabajadores del carbón en Colombia).

 

No pueden pasarse por alto las prácticas de corrupción, como los esquemas de sobornos, sea para aceptar prácticas de alto impacto social o ambiental, o incluso para obtener los permisos de funcionamiento de un proyecto.

 

La extrahección también describe las circunstancias de emprendimientos que se imponen silenciando de distinta manera las voces ciudadanas. En los últimos años se está volviendo común judicializar las protestas, iniciando acciones legales contra sus líderes, quienes quedan sumergidos en procesos que duran años, se embargan sus bienes, se les restringen los viajes, etc. Un paso más es criminalizar las acciones ciudadanas, colocándolas bajo la sombra de cargos de vandalismo, sabotaje o terrorismo. Recientemente, el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina (OCMAL), ha recopilado casos de criminalización en varios países latinoamericanos.

 

Finalmente, en la extrahección también se llega a la violencia directa bajo distintos formatos. Esta puede estar en manos de individuos o a cargo de grupos, los que a su vez pueden ser cuerpos de seguridad o paramilitares, o estar en manos de las propias fuerzas estatales (policiales o militares). Una reciente revisión internacional encontró que las tres más grandes corporaciones mineras (Rio Tinto, Vale y BHP Billition), han estado involucradas con casos de violencia, varios de los cuales tuvieron lugar en América Latina.

 

Todo esto se expresa en represiones violentas de movilizaciones, raptos e incluso en el asesinato. Una vez más se encuentran muchos ejemplos recientes, desde las represiones a las movilizaciones ciudadanas en distintas localidades de Argentina o a la marcha a favor del TIPNIS en Bolivia, al saldo de al menos cinco muertos y mas de 40 heridos en el conflicto minero de Conga en Perú.

 

Está claro que estos y otros casos representan acciones ilegales que ocurren en países que cuentan con coberturas legales para los derechos humanos. Pero no pueden pasar desapercibidas las situaciones de “alegalidad”, donde se mantienen las formalidades legales, pero las consecuencias de las acciones son claramente ilegales. En este caso encontramos a corporaciones que aprovechan, por ejemplo, los vacíos normativos para lanzar contaminantes al ambiente, o que desentienden de las empresas que subcontratan para llevar adelante las acciones de mayor impacto en las comunidades locales.

 

Cuando el Estado no asegura su propio marco normativo en derechos, las comunidades locales han debido apelar a instancias internacionales, tales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos. De esta manera se han visibilizado muchos casos que antes quedaban sepultados ante las indiferencias estatales, como sucedió en Guatemala, solicitando el cierre de la mina Marlin para garantizar la salud de las comunidades locales.

 

¿Es necesaria la nueva palabra extrahección para describir estas situaciones? Por cierto que lo es. Es que estas violaciones a los derechos humanos y de la Naturaleza no son meras consecuencias inesperadas, o producto de acciones aisladas llevadas adelante por individuos descarriados. Esta es la justificación empleada varias veces por sectores gubernamentales o corporativos, con la finalidad de separar sus actividades de esas violaciones. Esa postura es inaceptable.

 

En realidad, la violación de derechos se ha vuelto un componente inseparable e inevitable de un cierto tipo de extracción de recursos naturales. Esto ocurre cuando esas actividades comprometen enormes superficies, realizan procedimientos intensivos (por ejemplo utilizando contaminantes) o los riesgos en juego son de enorme gravedad, y por lo tanto, nunca serían aceptables bajo los marcos legales o para las comunidades locales. Entonces, la única forma en que pueden llevarse adelante es por medio de la imposición y la violación de los derechos fundamentales. La violación de los derechos no es una consecuencia, sino que es una condición de necesidad para llevar adelante este tipo de apropiación de recursos naturales. Son facetas de un mimo tipo de desarrollo, íntimamente vinculados entre sí.

 

Es esta particular dinámica la que explica el concepto de extrahección. No basta con decir, por ejemplo, que una de las consecuencias del extractivismo más intensivo es la violación de algunos derechos. Debe dejarse en claro que existe una íntima relación, donde esas estrategias de apropiación de recursos naturales sólo son posibles quebrando los derechos de las personas y la Naturaleza.

 

Eduardo Gudynas

Publicado enInternacional
Jueves, 21 Febrero 2013 07:08

América latina escapó a la CIA esta vez

América latina escapó a la CIA esta vez

Puede verse en el mapamundi que publicó The Washington Post: están en rojo los países que participaron en el programa de “entrega extraordinaria” que ejecutó la CIA después del 11/9, consistente en la detención y el interrogatorio de sospechosos de terrorismo que EE.UU. no quería traer a su territorio ni procesar públicamente y que fueron secretamente distribuidos y torturados en países de todos los continentes del planeta. Menos uno: América latina (www.washingtonpost.com., 5-2-13).

 

El mapa grafica los resultados de la investigación que llevó a cabo la Open Society Foundations (OPF) con sede en Nueva York, fundada y presidida por el súper millonario y a ratos filántropo George Soros. Su finalidad es contribuir a “la construcción de sociedades vibrantes y tolerantes, cuyos gobiernos sean responsables y abiertos a la participación de todos”. La CIA logró que 54 gobiernos de los 190 del mundo colaboraran con el programa por el cual los sospechosos eran llevados de un país a otro, a veces a un centro clandestino de detención de la propia CIA en otros países, donde agentes del servicio los “interrogaban” según métodos bien conocidos.

 

Esta suerte de Plan Cóndor a escala mundial admitía ciertas variantes. Polonia y Lituania permitieron que la CIA manejara prisiones secretas en sus territorios. Muchos países del Medio Oriente, Europa y Asia Central entregaban sospechosos, detenidos por indicación de la Agencia, o informaban sobre otros. En naciones como Jordania, agentes locales realizaban los interrogatorios por cuenta de la CIA. Otros, como España y Grecia, permitían el uso de sus aeropuertos para los vuelos secretos que transportaban estas “entregas extraordinarias”. Hasta Suecia, la insospechable, pasó a la CIA a dos detenidos que fueron luego llevados a Egipto.

 

Un hecho curioso fue la cooperación de dos países nada amigos de EE.UU.: Irán y Siria; es cierto que ambos son enemigos declarados de Al Qaida y del extremismo sunnita. Dice el informe de OPF: “Irán estuvo involucrado en la captura y entrega de individuos que fueron luego prisioneros de la CIA. En marzo de 2002, el gobierno iraní transfirió quince individuos al gobierno de Afganistán, el cual entregó a diez de ellos al gobierno de EE.UU. Al menos seis fueron puestos en custodia en un centro de detención secreto de la CIA en Afganistán”. En cuanto a Siria, la investigación describe un sistema de tortura como el de siglos pasados. En un artículo del New Yorker publicado en 2005, cuando las “entregas extraordinarias” estaban en su apogeo, la periodista Jane Meyer señalaba que Siria era “el destino más común para la transferencia de sospechosos” y OPF agrega que ciertos detenidos bajo la supervisión de la CIA eran internados en una prisión llamada “La tumba” por sus celdas del tamaño de un ataúd y sometidos a torturas como “la silla alemana”, que les estiraba la columna vertebral.

 

América latina no está manchada de rojo en el mapamundi del periódico estadounidense esta vez. Y no por falta de ganas del Pentágono, ni porque no existan estaciones de la CIA en cada uno de sus países. A fines de noviembre de 2002, cuando el plan de “entregas extraordinarias” entraba en funcionamiento, el entonces jefe del Pentágono asistió en Chile a una reunión de ministros de Defensa del continente. “Huelga decir que no hubiera viajado esta distancia si no se tratara de algo sumamente importante”, declaró Ronald Rumsfeld (www.defense.gov., 18-11-02). Lo era: Afganistán ya había sido invadido, se preparaba la intervención en Irak y Rumsfeld quería que la región colaborara en el plan de la CIA so capa de “la integración de varias capacidades especializadas en capacidades regionales más amplias”. Sólo obtuvo promesas vagas.

 

El presidente argentino Néstor Kirchner, elegido en 2003, puso fin a las maniobras militares conjuntas con EE.UU. En 2008 Ecuador desalojó a los efectivos estadounidenses de la base aérea Manta. Lula gobernaba en Brasil. En un cable del 24 de mayo de 2005 recibido en el Departamento de Estado que filtró Wikileaks se consigna que Lula rechazó “los múltiples pedidos” de Washington para que recibiera a presos de Guantánamo (//gitub.com.). Brasil se negó además a la creación de una versión hemisférica de la Ley Patriótica estadounidense.

 

La Casa Blanca insiste en sus esfuerzos para incorporar a la región a su cruzada global. Mucho gustaría a los estrategas del Pentágono contar con una pista de aterrizaje en la Guyana francesa o en el noreste del Brasil junto al Atlántico, como el mayor Randy S. Naylor plantea en un documento publicado por la Universidad de la Fuerza Aérea de EE.UU. (www.dict.mil., junio 2009). Pero, al menos por ahora, América latina no forma parte de una cadena dedicada al secuestro, la tortura y las ejecuciones extrajudiciales, a la manera de las ex dictaduras militares que devastaron la región.

Publicado enInternacional
China intenta romper el cerco de EU con la "carta BRICS": primera visita de Xi a Rusia y Sudáfrica

Han ocurrido sucesos muy extraños, como la incursión de dos bombarderos rusos dotados de misiles crucero nucleares (Tu-95 Bear H) cerca de la isla de Guam, donde Estados Unidos concentra magnas bases del centro de su comando en el océano Pacífico.

 

Bill Gertz, de Free Beacon (15/2/13), vinculado a los mesiánicos neoconservadores straussianos (los ideólogos de la dupla Bush/Cheney), considera la incursión como el prolegómeno de una mayor agresividad tanto de Rusia como de China (¡supersic!): "Guam es uno de los principales puntos estratégicos de las bases militares de Estados Unidos de la nueva política pivote para Asia de la administración Obama" y representa "un objetivo para China y Norcorea (¡supersic!); ambos países poseen misiles capaces de golpear a la isla localizada mil 700 millas al este de Filipinas, en la cadena de islas Marianas".

 

Bill Gertz cita a un funcionario del Pentágono quien afirma que "los vuelos de los bombarderos son una señal de que los rusos también tienen como objetivo militar a la isla" (Guam).

 

Las tensiones entre China y Japón han escalado en torno a las islas Diaoyu, que se han convertido en la mayor fractura tectónica de la geopolítica global.

 

Global Times (19/2/13) arguye que las recientes pruebas nucleares de Norcorea están vinculadas a la dinámica de tensión entre China y Japón.

 

A mi juicio, tampoco se puede soslayar la "guerra de divisas" que ha arreciado Japón al devaluar deliberadamente 20 por ciento su divisa, el yen, en los pasados cuatro meses, susceptible de afectar la economía china ( People’s Daily, 19/2/13). También el won de Corea del Sur y el "nuevo dólar" de Taiwán se han devaluado en paralelo al yen. Curioso: el renminbi/yuan chino es la única divisa que no se ha devaluado en el noreste asiático.

 

La tensión entre Estados Unidos y China se escenifica en todos los frentes y después de The New York Times, The Financial Times (19/2/13) arremete contra los presuntos ciberataques de los hackers chinos manipulados por los militares en Shanghai y en contra de trasnacionales de Estados Unidos, lo cual ha valido ya en el pasado una severa réplica de Dai Qingli, portavoz de la embajada china en Gran Bretaña (11/11/11). Hoy el Ministerio de Defensa Nacional de China desecha tales acusaciones como "falsas y poco profesionales" ( China Daily, 20/2/13).

 

Lo real es que China sufre un embate multidimensional de parte de Estados Unidos, que intenta colocar un cerco a su alrededor bajo la política de contención del "pivote" de Obama, y entre cuyos vectores geoeconómicos se encuentran tanto la Alianza Transpacífica (TPP, por sus siglas en inglés) como "la OTAN económica" y/o el G-2 geopolítico de Estados Unidos para crear el mayor bloque del planeta con Europa (ver Bajo la Lupa, 17/2/13).

 

En forma coincidente, cuatro nuevos líderes de China, Japón, Corea del Sur y Norcorea llegan al poder en 2013 ( Global Times, 5/2/13), lo cual, a mi juicio, es de doble filo, ya que así como pueden mejorar las relaciones bilaterales con la frescura de nuevos dirigentes, también pueden profundizar los diferendos, cuando los dirigentes necesiten de algún golpe de timón en medio de la exacerbación de los nacionalismos locales.

 

Ante la política de pinzas que aplica Obama para cercar a China, es altamente significativo que el primer viaje del nuevo mandarín Xi Jingpin será a Rusia, y luego a Sudáfrica, en donde se celebrará la quinta cumbre de los BRICS, del 25 al 27 de marzo ( Global Times, 18/2/13).

 

África constituye una de las mayores ventanas de oxigenación de China. Xi calificó a África como "el continente de la esperanza" y cuyo desarrollo crea oportunidades bidireccionales con China ( People’s Daily, 18/2/13).

 

Desde 2009, África es el principal socio comercial de China, superando a Estados Unidos y Europa, llegando a rebasar los 200 mil millones de dólares en 2012.

 

El rotativo chino cita un reporte del Standard Bank of South Africa que muestra que 18 por ciento de las importaciones de África provinieron de China en 2012, mientras las importaciones chinas de África aumentaron 26 por ciento, cuando "más de 2 mil empresas chinas están establecidas en proyectos de inversiones en los rubros de agricultura, telecomunicaciones, energía, manufactura y servicios de comida (sic)".

 

Global Times cita a varios analistas quienes aducen que "la selección de Rusia como el primer destino foráneo sugiere que las relaciones China-Rusia son la prioridad de la diplomacia china en la era de Xi", la cual, por cierto, coincide con el "año de la serpiente", una de cuyas características es la sapiencia sinuosa y su alta letalidad.

 

Según Shen Jiru, investigador del Instituto de Política y Economía Mundial en la famosa Academia de Ciencias Sociales de China, considera que “el potencial de desarrollo económico de China se sitúa en la cooperación con los países emergentes, como los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), dado que Estados Unidos y Europa están aún empantanados en crisis de deuda.

 

Según Jin Canrong, vicedecano de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad de Renmin, China y Rusia "pueden forjar una asociación muy estrecha, pero no una alianza", ya que Rusia carece de la "confianza" para predecir el futuro de las relaciones sino-rusas, cuando también está preocupada por las presiones de Estados Unidos. Aquí muy bien cabría aplicar ya sea la "teoría de juegos" de John von Neuman sobre los equilibrios creativos y/o el célebre "dilema del prisionero" de la sociología moderna sobre el beneficio de la "confianza mutua".

 

El rotativo chino cita a Sergey Razov, embajador de Rusia en China, quien en fechas recientes comentó que "las relaciones bilaterales China-Rusia no están basadas en la ideología común sino en intereses nacionales comunes". Justamente nadie como Xi, comparado con sus antecesores, más de corte burocrático desde la etapa de Deng Xiao Ping, entiende los alcances de los intereses nacionales en la arena internacional.

 

El objetivo del mandarín Xi, enunciado en su célebre discurso de enero, se centra en la "prosperidad global" y en la "estabilidad", de forma tal que, a mi juicio, se acercará lo suficiente a Rusia, sin ser sofocada por el oso ruso, así como a India, sin asfixiar tampoco al tigre indio, y sin tener necesariamente que romper con Estados Unidos.

 

El problema radica en la búsqueda de los nuevos espacios oxigenantes para el ascenso irresistible de China que, guste o disguste, comienza a llenar los vacíos del declinante poderío económico de Estados Unidos y Europa.

 

Lo grave estaría en una sobrerreacción de los grandes actores de la geopolítica en el teatro global, como está sucediendo con la política del "pivote" de Obama, que ha sido interpretada en los círculos estratégicos de China como una "política de contención" similar a la que aplicó exitosamente Estados Unidos a la ex URSS durante la guerra fría.

 

Lo peor es sucumbir en primitivas linealidades maniqueas en medio de una profundidad hipercompleja de la dinámica de la nueva reconfiguración cartográfica en Asia, que refleja la irrupción de China y el declive de Estados Unidos, ya no se diga Europa, y en donde existirán muchas zonas de ambigüedad crepuscular.

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalife

Facebook: alfredojalife.com

Publicado enInternacional
Lunes, 18 Febrero 2013 06:17

Robasueños

Robasueños

“Roba un poco y te llevan a la cárcel. Roba muchísimo, y te hacen rey”. Verso de Bob Dylan en su canción Sweet-heart like you.
Barack Obama usó su informe presidencial, llamado el “estado de la Unión”, para reafirmar su postura como el gran campeón de la clase media. Insistió en que ésta es el eje del éxito de este país, la clave para un futuro próspero que de nuevo prometa eso del sueño americano. Entre otras cosas, Obama propuso ante el Congreso elevar el salario mínimo (de 7.25 dólares la hora a 9 dólares), lo cual aumentaría el ingreso de unos 15 millones de trabajadores, subrayando: “declaremos que en la nación más rica de la Tierra, nadie que trabaje tiempo completo debería vivir en la pobreza”.


Pero el estado de la Unión no se define con palabras bonitas ni propuestas que, aunque ayudan, no resuelven lo que en los hechos genera la gran desunión de este estado: la brecha cada vez mas dramática entre los ricos y los demás. Aunque Obama aludió a esto, no informó que él y su gobierno han perpetuado esta tendencia, y que los ricos ahora gozan más que nunca de la desigualdad entre ellos y los demás desde tiempos de la gran depresión.


Por ejemplo, como se ha mencionado anteriormente, las ganancias empresariales se han incrementado 171 por ciento durante la presidencia de Obama –la tasa más alta desde 1900–, según un análisis de Bloomberg News. Pero este auge no ha sido compartido. Mientras las ganancias como porcentaje de la economía están a su nivel más alto desde que el gobierno empezó a calcular este dato en 1947, los salarios como porcentaje de la economía se han desplomado a su nivel más bajo.


Otras investigaciones recientes registran que los ingresos del 1 por ciento más rico se incrementaron 11 por ciento durante esta llamada recuperación económica de los últimos cuatro años, pero el crecimiento fue nulo o negativo en todos los otros segmentos de la población, según cálculos del reconocido experto económico Emmanuel Saez, de la Universidad de California en Berkeley.


Mientras tanto, a plena vista, el poder empresarial, sobre todo el financiero, ha llegado a tal nivel que algunos se preguntan quién manda verdaderamente en Estados Unidos, si el gobierno o el dinero. El reconocido periodista y comentarista Bill Moyers afirmó en su programa de televisión pública, Moyers & Company, que “la Cámara de Representantes, donde el Congreso se junta para escuchar al presidente, antes se conocía como la ‘Casa del Pueblo’, pero ahora el poder del dinero es quien la alquila y la administra desde cuartos traseros secretos”. Moyers agregó que éste es el “Congreso más caro que el dinero puede comprar”; señaló que se gastaron más de mil millones de dólares en las campañas para representantes, unos 700 millones de dólares para un tercio del Senado, y cada una de las dos campañas presidenciales gastó mil millones. Un cálculo de Político afirma que los dólares gastados en todas las elecciones en noviembre excedieron el número de personas en el planeta: más de 7 mil millones de dólares.


Aunque no se sabe exactamente el origen de todo este dinero, sí es conocido que gran parte proviene de multimillonarios y otros sectores muy ligados al llamado 1 por ciento más rico de la población y sus intereses.


Ante esto, si uno sólo considera los hechos de estos últimos años, en los cuales los grandes bancos cometieron fraude, lavaron lana para criminales y narcotraficantes, engañaron sobre sus operaciones, manipularon las tasas de interés internacionales y más y, con todo, provocaron la peor crisis económica en casi un siglo (y recibieron un rescate masivo a costa de las arcas públicas, para que continuaran haciendo más o menos lo mismo) sin que ninguno de los principales ejecutivos enfrentaran las consecuencias de esta magnas violaciones legales, todo queda claro.


Si uno roba los sueños de millones y viola las leyes un poco, lo meten al tambo; si lo hace en grande, lo hacen rey (y lo multan un poco).
La multa supuestamente gigantesca a HSBC por lavar dinero de cárteles mexicanos, entre otros “clientes”, como negocios “ilegales” con regímenes “enemigos” y más, fue el equivalente a cinco semanas de negocios para ese banco internacional. Las multas impuestas a los que engañaron a cientos de miles con hipotecas “tóxicas”, fraudes y manipulación de tasas de interés internacionales tampoco incomodaron a los ejecutivos. Lanny Breuer, procurador general asistente de Estados Unidos, quien encabezó estas fiscalizaciones, explicó que tenía que ser así, ya que “hoy, en un mundo de instituciones grandes, donde gran parte del mundo financiero se basa en la confianza, una resolución correcta es asegurar que las partes no huyan de una institución, que los empleos no se pierdan, que no se genere un evento económico mundial que sea desproporcional a la resolución que deseamos”.


Para el periodista Matt Taibbi, de Rolling Stone, quien ha estado entre los que más han investigado todo esto, eso significa que, “en otras palabras, Breuer está diciendo que los bancos nos tienen agarrados de los güevos...” Concluye que con todo esto queda claro que “hay una clase que puede ser arrestada y una no arrestable. Siempre lo sospechamos, ahora lo admiten”.


En tanto, millones de familias perdieron sus empleos, sus casas y sus sueños. Para ellos hay palabras bonitas de que representan lo mejor de Estados Unidos, que los que trabajan todos los días en busca del sueño americano y juegan con las reglas son el “motor” de este país. Son los que se sacrifican para que sus hijos prosperen, son los que van a las guerras para defender su país, son los invitados a cantar el himno nacional y ondear la bandera, son a los que se convoca a ese patriotismo que envina todo discurso político.


La canción de Dylan tiene otro verso: “Dicen que el patriotismo es el último refugio/del cual un pillo se agarra”, que proviene de la frase famosa atribuida a Samuel Johnson en 1775. “El patriotismo es el último refugio de un pillo”, en la cual se refería a ese patriotismo falso que se usa para disfrazar los intereses propios.

Publicado enInternacional
“La autoridad pública está en manos del sistema financiero”

Periodista y autor de los exitosos libros Cómo los ricos destruyen el planeta y Para salvar el planeta, salir del capitalismo, Kempf acaba de completar la trilogía con La oligarquía, ya basta, viva la democracia, donde plantea que las sociedades occidentales van camino a la dictadura y los modelos que rigen a las sociedades democráticas de Occidente sólo obedecen al sistema financiero. El papel de la oligarquía. La ecología y las desigualdades.

 

–Usted demuestra con innumerables ejemplos cómo el mundo se va deslizando hacia una suerte de régimen autoritario cuyo único propósito es mantener los privilegios de una casta, la oligarquía. Ello lo lleva a una conclusión social y políticamente dramática: el posible fin de la democracia.

 

–La oligarquía es la definición de un régimen político. La oligarquía es un concepto inventado por los griegos en los siglos IV y V antes de Cristo. Los griegos definieron las formas según las cuales las sociedades humanas podían ser gobernadas: la dictadura, el despotismo, la monarquía, la tiranía, la democracia, que es el poder del pueblo para el pueblo y por el pueblo, y luego definieron otra forma de gobierno que es precisamente la oligarquía. La oligarquía es el poder en manos de pocos. Lo que yo digo entonces es que, al menos en Europa, estamos deslizándonos hacia la oligarquía. El sistema político actual hace que un grupo de pocos imponga sus criterios al resto de la sociedad.

 

–Usted sugiere que estamos en una fase de posdemocracia en la cual, con el objetivo de mantenerse en el poder, la oligarquía mantiene la ficción democrática.

 

–Desde luego. La oligarquía repite sin descanso que estamos en democracia y que todo es perfecto. Es una ficción. Hasta los intelectuales se olvidaron del concepto de oligarquía y contribuyen a alimentar la ficción. Todos los intelectuales en sintonía ideológica con el capitalismo mantuvieron la idea según la cual sólo existían dos alternativas: o la democracia o el totalitarismo. Eso se podía entender al principio con dos ejemplos: en los años ’30 con Hitler, o en los años ’50 o ’60 con la Unión Soviética, se podía decir que era preciso optar entre la democracia y esas dos dictaduras. Pero eso se acabó: desde la caída del Muro de Berlín en 1989 y el hundimiento de la Unión Soviética pasamos a otro orden. Pero los intelectuales que están al servicio del capitalismo persistieron en la idea según la cual sólo hay dos caminos: o la dictadura o la democracia. Por eso es importante que el concepto de oligarquía esté bien presente para entender que, progresivamente, la democracia nos fue robada. Los países europeos, y mucho más Estados Unidos, se están deslizando hacia un régimen oligárquico donde el pueblo ya no tiene más poder. La democracia europea está enferma, se ha debilitado mucho, y se orienta cada vez más hacia la oligarquía. En cambio, Estados Unidos ha dejado de ser una democracia: es una oligarquía, porque es el dinero el que determina las orientaciones de las decisiones políticas. En realidad, la oligarquía es una democracia que sólo funciona para los oligarcas. Una vez que se pusieron de acuerdo entre ellos, imponen las decisiones. Nuestros sistemas no pueden llamarse más democracia, porque la potencia financiera detenta un poder desmedido. La autoridad pública está en manos del sistema financiero. Los poderes públicos nunca tomarán una decisión que perjudique a los intereses económicos, a los intereses de la oligarquía financiera. Debemos aceptar la idea de que quienes tienen las riendas del poder político del Estado no toman decisiones en beneficio del interés general. Sus decisiones pueden ir en contra del interés público.

 

–Este razonamiento implica que la soberanía popular ha desaparecido, como idea y como práctica.

 

–Efectivamente. Ya no hay más soberanía popular. Cuando el pueblo llega a reflexionar, a discutir y a deliberar en conjunto y toma una decisión, la oligarquía va a contradecir la decisión popular. En 2005 hubo en Europa un gran debate en torno de un referéndum que al final se organizó en Francia y luego en Irlanda y Holanda sobre un proyecto para un tratado de Constitución europea. Durante seis meses, la sociedad francesa discutió sobre ese tema como no lo hacía desde hacía muchos años. Los medios, que expanden la filosofía capitalista, decían “hay que votar por el sí, hay que votar a favor del tratado”. Pero el pueblo francés votó “no”. ¿Y qué pasó después? Pues dos años más tarde los gobiernos de Europa impusieron ese tratado con algunas modificaciones leves bajo el nombre de Tratado de Lisboa. Hubo entonces una extraordinaria traición de la voluntad popular. Este ejemplo lo encontramos en otros lugares. Sin ir más lejos, en 1991, en Argelia, los islamistas ganaron las elecciones legislativas, pero los militares interrumpieron el proceso con un golpe de Estado que acarreó una guerra civil espantosa. Otro ejemplo: en 2005 los palestinos votaron para elegir a sus diputados. Ganó el Hamas. Sin embargo, todos los Estados, desde Estados Unidos hasta Europa, pasando por Israel, optaron por marginar al Hamas porque la consideran una organización terrorista. No se respetó el voto del pueblo palestino. El pueblo como tal es el corazón de la democracia, es decir, el principio a partir del cual todos compartimos algo. El pueblo no es usted, Michel o yo, sino todos juntos. Compartimos algo y debemos tomar una decisión conjunta. Formamos un cuerpo, por eso se dice “el cuerpo electoral”. Pero lo que lo pasó en Europa en 2005 marca una ruptura profunda con el pueblo.

 

–Sin embargo, entre la idea de oligarquía que existía a principios del siglo XX y ahora también ha habido un corte radical en ese grupo.

 

–Sí. Hubo una evolución de la oligarquía. Ahora podemos hablar de los desvíos de la oligarquía impulsada por la propia evolución del capitalismo. En los últimos treinta años el capitalismo se transformó. Todo empieza en 1980, cuando Ronald Reagan gana las elecciones presidenciales en Estados Unidos y Margaret Thatcher llega al poder en Gran Bretaña. A partir de allí no sólo se plasmó un capitalismo orientado hacia la especulación financiera, sino que también se produjo una transformación cultural, antropológica. La filosofía capitalista se expandió con este mensaje: “La sociedad humana no existe”. Para los capitalistas, la sociedad es una colección de individuos que se encuentran en una bola y su única misión consiste en sacar un máximo de provecho. Para los capitalistas, el individuo está separado de los otros, está en permanente competencia con los demás. En esa visión, lo común no es más el pueblo, sino el mercado. Por esta razón la gente tiene tantas dificultades para sentirse un ciudadano que participa en un proceso común a todos. El sistema ha ocultado un dato: el fenómeno fundamental que se produjo dentro del capitalismo en los últimos treinta años ha sido el aumento de las desigualdades, en todos los países, incluidos los países emergentes.

 

–Estamos en una fase de cruce de crisis. Ya no hay una sino múltiples, y todas se concentran al mismo tiempo. La respuesta de las oligarquías es proporcional a la intensidad de las crisis: el autoritarismo y la represión como respuesta.

 

–Estamos en un momento muy delicado de la humanidad. La crisis ecológica se agrava cada vez más y las crisis sociales se acrecientan: Europa, Estados Unidos, países árabes, China, India. Y frente al incremento de las protestas populares, la oligarquía tiende a ir hacia una dirección cada vez más autoritaria, represiva, militar. Esto es así en Francia, en Italia, en Inglaterra, en Estados Unidos, en Canadá. En cada uno de esos países hemos visto el desarrollo impresionante de las tecnologías policiales (cámaras de vigilancia, ficheros, etc.). Enfrentamos un peligro doble: no sólo que la democracia se dirija hacia la oligarquía sino, también, que la oligarquía, el capitalismo, entren en una fase autoritaria insistiendo en temas como la xenofobia, la inseguridad o la rivalidad entre las naciones. La oligarquía no quiere adoptar medidas para paliar la crisis ecológica o disminuir las desigualdades. No. Lo que la oligarquía quiere es conservar sus privilegios fundamentales. Es una oligarquía destructora. Creo que no entiende la gravedad de la situación. En vez de evolucionar, la oligarquía es cada vez más reaccionaria.

 

–Hoy hay un elemento nuevo, que será sin dudas determinante: la crisis ecológica, la crisis climática. Sin embargo, pocos son los que están dispuestos a asumir los retos.

 

–Estamos en un momento esencial de la historia humana, por dos razones. En primer lugar, atravesamos un momento de nuestra historia en el cual la humanidad llega al límite de la biosfera. La especie humana se expandió y desarrolló a través del planeta apoyada en una naturaleza que nos parecía inmensa e inagotable. Pero ahora el conjunto de la especie humana descubre que el planeta tiene límites y que es preciso encontrar un nuevo equilibrio entre la actividad y la creatividad humanas y los recursos. Debemos cambiar de cultura y pasar de la idea según la cual la naturaleza es inagotable a la realidad de que estamos poniendo en peligro esos recursos. Nos queda por aprender a economizarlos y utilizarlos con sabiduría y prudencia. En esto se juega un cambio de cultura. Lo segundo en importancia está en que nos encontramos en el momento en que formamos una sociedad humana. Antes éramos como extranjeros los unos con los otros. Ya no. Incluso si en Río de Janeiro se vive de forma distinta que en París, Londres o Shanghai, hay muchos elementos comunes que nos llevan a tomar conciencia de que pertenecemos al mismo mundo. La globalización no sólo compete a la globalización de la cultura o de la economía, no, también atañe la población humana. Descubrimos que tenemos intereses comunes. La problemática de las oligarquías o de la democracia se juega también en América latina, en Asia y en Europa. Somos una misma sociedad. Eso es un elemento nuevo en la historia de la humanidad. Pero esa nueva sociedad debe reescribir, inventar una nueva forma de vivir con la biosfera y los recursos naturales. Si no llegamos a hacerlo, esa sociedad humana irá hacia el caos, la competencia y la violencia. No sólo habrá desorden sino que se detendrá la aventura humana.

 

–Para usted, no puede haber una renovación de la democracia si no se toma en cuenta la cuestión ecológica.

 

–La ecología y la democracia son inseparables. Si miramos hacia los años ’70, cuando el movimiento ecologista tomó su impulso, lo hizo con una crítica a la democracia. La democracia siempre estuvo en el corazón de la ecología. Pero luego el capitalismo derivó hacia la oligarquía y ya no estamos en una situación democrática. El capitalismo y la oligarquía empujan siempre hacia el crecimiento económico. Pero hoy sabemos que ese crecimiento económico acarrea daños importantes en el medio ambiente. No sabemos tener crecimiento económico sin destruir el medio ambiente, sin emitir gases con efecto de invernadero, sin destruir los bosques como en el Amazonas, o sin producir enormes cantidades de soja como en Argentina, para lo cual se utilizan toneladas de pesticidas. El crecimiento permite que se olvide la enorme desigualdad que existe. El crecimiento permite calmar las tensiones sociales. El desarrollo de la oligarquía, o sea, el delirio de una pequeña cantidad de personas por enriquecerse de manera colosal, empuja al crecimiento y, al mismo tiempo, a la destrucción de la naturaleza. Por eso la cuestión democrática es esencial. Tenemos que llegar a una situación donde podamos discutir y lograr disminuir la desigualdad y, así, poder redefinir juntos una economía justa que no destruya el medio ambiente.

 

–En suma, toda reformulación de la idea y del principio de democracia pasa por la ecología.

 

–Efectivamente: es imposible pensar el mundo si nos olvidamos de la cuestión ecológica. Este tema no es exclusivo de los europeos o los occidentales, no, es una cuestión mundial. El tema del cambio climático, el tema del agotamiento de la biodiversidad o de la contaminación son temas mundiales. Es imposible pensar en la emancipación humana, en la dignidad humana, en la justicia social, en la evolución hacia una humanidad realizada en la cual cada persona podrá expresar sus potencialidades en relación con los otros, en lo concreto, nada de esto puede pensarse si se deja de lado la naturaleza y la relación con la biosfera. La situación actual es grave a causa de la crisis ecológica pero también llena de esperanzas. Tenemos diez o veinte años por delante para organizar la transición y permitir a los jóvenes del futuro que imaginen una sociedad armoniosa. Si de aquí a 10 años no controlamos la contaminación, si de aquí a 10 años no logramos impedir la evolución dictatorial del capitalismo, vamos derecho hacia situaciones muy difíciles.

Publicado enInternacional
Lunes, 18 Febrero 2013 05:43

Goleada de Correa

Goleada de Correa

ALAI AMLATINA, 17/02/2013.- El Presidente Rafael Correa ha sido reelecto en la primera vuelta con una votación superior al 60 %, según encuestas a boca de urna realizadas por las empresas CEDATOS y Opinión Pública Ecuador. Según estos datos preliminares extraoficiales, Correa ha ganado en todas las provincias del Ecuador, seguido por el banquero Guillermo Lasso, quien obtiene un 21% de los votos.


 
Salvo la denuncia de intentos de jaqueo a la página web del Consejo Nacional Electoral, la jornada electoral se desarrolló en forma tranquila y normal tanto en los recintos electorales del Ecuador como del exterior.


 
El triunfo de Correa implica un triunfo de la estabilidad en un país que ha tenido profundas crisis políticas en las que varios gobiernos corruptos y entreguistas han sido derrocados por la movilización social. Es la primera vez, en más de tres décadas, que un presidente conserva altos niveles de popularidad al final de su mandato y es reelecto con un amplio margen.


 
En este sentido, la votación por Correa expresa un espaldarazo a la continuidad de sus políticas y una oportunidad para que concluya las obras que ha emprendido en materia de carreteras, hospitales, planteles escolares, centrales hidroeléctricas, etc.


 
Algunos elementos pueden explicar el contundente triunfo de Correa: crecimiento económico, bajas tasas de inflación y de desempleo y políticas de redistribución del ingreso que se han traducido en una masiva inversión social en educación, salud, vivienda, atención a los discapacitados y mejora de la calidad de los servicios públicos (correos, seguridad social, registro civil, función judicial).


 
Al imprimir altos niveles de calidad a los servicios públicos y al colocarlos a disposición de los sectores más pobres de la población, éstos últimos no solo tienen acceso a ellos sino que se sienten valorados en su dignidad y eso explicaría el alto apoyo a Correa. Estos sectores, asimismo, han sido beneficiados por el bono de desarrollo que en el mes de enero subió de 35 a 50 dólares mensuales.


 
Un candidato a asambleísta del Movimiento Alianza País, cuyo nombre omitimos, plantea que el voto de Correa es ‘transclase”, es decir que estaría compuesto por todos los sectores sociales. La gestión del gobierno, de acuerdo a esta versión, ciertamente ha favorecido a sectores empresariales a los cuales no les ha ido nada mal y que constituirían el voto escondido a favor de Correa. El mejoramiento de las carreteras, por ejemplo, les permite ahorrar tiempo y una mayor facilidad para movilizar sus productos. De la misma forma, las políticas económicas que limitan las importaciones de textiles o calzado han permitido el crecimiento de los sectores económicos dedicados a estas ramas. Estos sectores empresariales ya se habrían ‘acostumbrado” a pagar impuestos y a cumplir las leyes laborales porque esto les permite tener mejores relaciones con sus trabajadores, repercutiendo en una mayor productividad.


 
Desde el punto de vista internacional, el triunfo de Correa representa el afianzamiento de la tendencia de los gobiernos progresistas que ya han logrado reeligirse en Brasil, Argentina, Uruguay, Venezuela y Nicaragua, y una apuesta al fortalecimiento de los espacios de integración como el ALBA, la UNASUR y la CELAC. El gobierno de Correa deberá enfrentar situaciones difíciles como el caso de Julian Assange, que se encuentra asilado en la embajada de Ecuador en Londres, la ley de Estados Unidos que sanciona a los países que mantienen relaciones con Irán, las demandas de las transnacionales contra el Estado ecuatoriano, entre otros.


 
A la victoria de Correa contribuyó de manera decisiva la fragmentación y la pobreza del discurso de las oposiciones (de derecha, izquierda y populistas) que presentaron siete candidaturas presidenciales, sin que hayan podido unificarse en tres o cuatro tendencias. Centradas todas en atacar lo que denominaron el autoritarismo, la intolerancia y la concentración de poderes en manos de Correa, fueron incapaces, especialmente desde la derecha representada por el banquero Guillermo Lasso, el hombre más rico del Ecuador Álvaro Noboa y el ex presidente Lucio Gutiérrez, de proponer alternativas creíbles y medianamente estructuradas y coherentes.


 
Guillermo Lasso, que se ubicó en el segundo lugar, canalizó el voto anti-correista de los sectores de la derecha tradicional que comparten algunas de sus tesis esgrimidas en la campaña como el de derogar los impuestos a los más ricos, firmar tratados de libre comercio y abrir el país a la inversión extranjera privada. Lasso es miembro numerario del Opus Dei y mantiene relaciones con José María Aznar del Partido Popular de España, que actúa en América Latina representando a la derecha internacional y al capital transnacional.


 
La campaña


 
Otra cosa que influyó en los resultados electorales fue el diseño de la campaña de Correa. Pese a la gran popularidad del Presidente, el movimiento Alianza País partió con el criterio de actuar como si no tuviera un solo voto y privilegió la campaña en la calle, el acercamiento a la gente, las concentraciones en pueblos y ciudades, lo que se complementó con el uso de medios y redes sociales. Este movimiento ha acumulado la experiencia de ocho victorias electorales consecutivas.


 
Aunque ya se preveía el triunfo de Correa, no estaba asegurada la mayoría en la Asamblea Nacional compuesta por 137 miembros, por lo que la estrategia del presidente se enfocó en la Asamblea. “No me dejen solo” decía Correa a sus seguidores en las concentraciones mientras llamaba a votar en plancha por su lista de asambleístas. Pese a que algunos candidatos a asambleístas fueron cuestionados e incluso el candidato a la Vicepresidencia, esto no parece haber repercutido en los resultados finales que darían una holgada mayoría a Alianza País en la legislatura, habiendo influido más el carisma de Correa.
 


Ampliación de la democracia


 
A principios del siglo XX se reconoció el voto a las mujeres. En 1979, cuando el Ecuador retornó al régimen democrático, se reconoció este derecho a los analfabetos. En el 2013, y gracias a la nueva Constitución, se ha avanzado mucho más en la inclusión política. Ahora pudieron votar los jóvenes de 16 a 18 años, los militares y policías, los emigrantes, los presos sin sentencia ejecutoriada, los extranjeros residentes. De acuerdo a esta política, se tomaron medidas para que los policías y transportistas ayuden a las personas con discapacidad y personas de la tercera edad a llegar a los recintos electorales.


 
Este nuevo triunfo de Correa plantea grandes retos y desafíos en función de cumplir las propuestas contenidas en el programa de gobierno 2013-2017 de Alianza País y responder a las expectativas de una ciudadanía cada vez más empoderada. En el horizonte de las deudas pendientes está atacar la concentración escandalosa de la tierra, a redistribución del agua, la ley de comunicación, el freno a los grupos monopólicos que concentran la economía, el abrir el diálogo político con los pueblos indígenas, el combatir a fondo la corrupción, entre otros.


 

URL de este artículo: http://www.alainet.org/active/61662

Publicado enInternacional
Lunes, 18 Febrero 2013 05:29

La tortura: la tragedia y la farsa

La tortura: la tragedia y la farsa

No me la podía quitar de la cabeza.

 

La famosa fórmula de 18 Brumaire, de Luis Bonaparte (1852), de Marx, de que la historia sucede dos veces: “primero como tragedia, después como farsa” –acuñada en realidad por Engels, que en una carta a su amigo calificó el coup d’état de 1851 como una “parodia” del golpe de 1799, apuntando a la noción hegeliana de la repetición de la historia (Marx & Engels collected works: letters 1841-1852, Vol. 38)–, ha sido usada tantas veces y en tantos contextos que ya se volvió bastante riesgosa.

 

Pero mientras pensaba en la historia de las prisiones secretas de la CIA en Polonia, esta premisa y sus variaciones me resultaban perfectas para hablar de nuestro penoso involucramiento en la red global de tortura.

 

El tema vuelve, entre otros, por el reporte de Open Society Justice Initiative, según el cual 54 países colaboraron con Estados Unidos en secuestros, transporte e interrogatorios extrajudiciales de los presuntos terroristas, entre ellos Polonia donde hubo –al menos– un centro de detención (Globalizing torture: CIA secret detention and extraordinary rendition, www.opensocietyfoundations.org) y por la película Zero dark thirty (La noche más oscura), sobre la caza de Osama bin Laden (véase la columna anterior: La tortura: el mensaje y los mensajeros, La Jornada, 10/2/2013).

 

Aunque en su inicio se nos informa que la película “está basada en la información de primera mano”, la CIA negó que fuera una reconstrucción exacta, y efectivamente mezcla hechos con ficción.

 

Así que cuando –según la leyenda en la pantalla– la acción se trasladaba a un CIA black site, gdansk, Poland, donde la protagonista, agente Maya, iba a interrogar a un detenido en un barco convertido en una “prisión flotante”, pensé que era una “creación artística”. Según lo que ya sabíamos, entre 2002 y 2003 funcionaba en Polonia un black site, pero en el poblado Stare Kiejkuty, en el noroeste del país, en una escuela de inteligencia (cerca de un aeropuerto que recibía los llamados “vuelos secretos de la CIA”). Se cree que allí fueron recluidos y torturados, entre otros, Khalid Sheik Mohammed, el supuesto autor intelectual del 9/11, y Abu Zubaydah, el “número dos” de Al Qaeda.

 

Pero lo de Gdansk es inquietante: ¿por qué esta ciudad? ¿Por ser un símbolo identificable con Polonia –la cuna de Solidaridad y un escenario de huelgas y negociaciones históricas? ¿O realmente hubo algo allá? Todo ocurre después de 2004: teoréticamente es posible que cerrada la otra prisión, los detenidos hayan sido pasados a los barcos (la CIA los usaba, aun cuando Obama ya prohibió la tortura).

 


La prisión en Stare Kiejkuty, donde se violaban los derechos humanos, convenios internacionales, leyes y la Constitución polaca, ya era una burla de la democracia y del estado de derecho, pero una prisión igual en Gdansk, un símbolo de la lucha no violenta por la dignidad y derechos humanos, ya sería un colmo.

 

La última vez que en Polonia funcionaba una cárcel donde se torturaba sin ninguna cobertura de la ley fue a principios de los 50, durante la más oscura noche estalinista; esto se repitió sólo 50 años después, ya como farsa que mandaba al basurero (de la historia) el glorioso pasado de la oposición y el saldo de casi dos décadas del cambio democrático.

 

Para entender cómo fue posible que nos prestáramos a las prácticas que la CIA no podía realizar en su propio suelo, hay que remontarnos a la tragedia de la transformación pos 1989, durante la cual nosotros mismos fuimos torturados por la “doctrina del choque”, con la que se desmovilizó el mundo de trabajo y la sociedad entera; se bajaron los estándares laborales y –al parecer– éticos.

 

Sólo así se comprende la apatía con que fue recibida la existencia de un centro de tortura y por qué los políticos que lo permitieron y encubrieron (de ex comunistas hasta la elite de la ex oposición) jamás sintieron presión para esclarecer el asunto.

 

El único político que se dio a la tarea de investigarlo fue Józef Pinior, socialista, una leyenda de Solidaridad y un feroz crítico de la transformación. Según él, una de las razones de la indiferencia ante la tortura es el modelo del capitalismo que nos fue impuesto, que nos privó de voluntad (Przekrój, 19/8/2012), y que al permitir la instalación de un black site Polonia se volvió una “república bananera”, algo que Zero dark thirty conservará en el imaginario popular –sea cierto lo de Gdansk o no (Gazeta Wyborcza, 7/2/2013).

 

Uno de tantos autores que usaron la fórmula engelsiano-marxiana sobre la recurrencia de la historia fue Slavoj Zizek, quien tituló así uno de sus libros –Primero como tragedia, después como farsa (2009)–, donde analiza la “doble muerte del liberalismo: de la tragedia de 9/11 a la farsa de la crisis financiera, subrayando que esta doctrina “murió dos veces”: primero cómo idea política, luego cómo teoría económica.

 

El movimiento de Solidaridad también murió, o más bien fue asesinado dos veces: en 1989, en aires de tragedia se liquidó su potencial político y la capacidad de defender los intereses laborales (aunque el primer porrazo provino del gobierno comunista, que con el golpe de Estado/ley marcial de 1981 sofocó la autorganización obrera), y en 2002, en aires de farsa se remató lo que quedaba, sus valores e ideales.

 


Por Maciek Wisniewski, periodista polaco

Publicado enInternacional
Martes, 12 Febrero 2013 05:45

Empleo, crecimiento e inmigración

Empleo, crecimiento e inmigración

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, atacará el desempleo, demandará una profunda reforma migratoria y exigirá un mayor control de armas. Al menos se espera que haga referencia a esos temas durante el discurso anual. “Obama es consciente de que el país no está siquiera cerca del ritmo de crecimiento deseado y, por ello, se centrará en propuestas necesarias para que la economía funcione para la clase media”, precisó el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney. “Esta presentación puede ser la más importante de la carrera de Obama, porque su legado está todavía incompleto y le queda mucho por hacer”, afirmó Alan Lichtman, profesor de Historia de la American University, en un foro con la prensa extranjera en Washington.

 

El discurso del Estado de la Unión en Estados Unidos no sólo es una obligación constitucional del presidente: es también una tradición muy arraigada en el país, que espera todos los años escuchar a su mandatario dirigirse al Congreso con sus planes de gobierno, sus demandas y su visión de la nación. Sin duda, la parte medular de la alocución que el mandatario brindará ante el Congreso reunido en pleno en Washington estará dedicada a su gran preocupación: reactivar la economía y crear empleos. “Voy a hablar de asegurarnos de que estamos enfocados en la creación de empleo en Estados Unidos”, adelantó Obama el pasado jueves en Leesburg, Virginia, en una reunión que mantuvo con congresistas demócratas.

 

Eso se traducirá en dar prioridad a la educación para que “todos los jóvenes estén equipados con las habilidades que necesitan para competir”, así como tener “una agenda energética que nos haga menos dependientes del petróleo extranjero” con el desarrollo de las energías limpias, agregó. “Quiero hacer algo grande para dar seguridad y estabilidad a la economía y a las familias estadounidenses”, destacó el presidente. Algunos analistas creen que es muy probable que en este mensaje regresen a un primer plano políticas relacionadas con el cambio climático, la inmigración y los derechos civiles, en particular de los homosexuales, cuestiones que han sido marginadas en anteriores intervenciones de Obama. Cuando fue investido por segunda ocasión, el pasado 21 de enero, Obama pidió a sus compatriotas unidad y acción para avanzar en asuntos como la inmigración, el control de las armas y el cambio climático.

 

Concretamente, en esa ocasión se convirtió en el primer presidente estadounidense que usó la palabra “gay” en un discurso de investidura, al defender que los homosexuales sean tratados como cualquier otra persona por la ley. El crecimiento económico tras la grave crisis de 2008 es una prioridad, dijo la semana pasada Obama, quien además subrayó que la reforma migratoria es crucial, al igual que no rehuir la adopción de medidas de sentido común para un mayor control de las armas en el país. Obama insistirá, previsiblemente, en su propuesta de reforma migratoria, que incluye una vía a la ciudadanía para millones de indocumentados, así como en urgir al Congreso a aprobar medidas sobre el control de las armas, como la prohibición de la venta de las de asalto y un sistema universal de verificación de antecedentes.

 

Aunque las cuestiones nacionales dominarán su intervención, Obama aprovechará también la oportunidad seguramente para marcar sus prioridades en política exterior, después de haber prometido en su investidura coraje para resolver –mediante la diplomacia– las diferencias con otros países. Con el conflicto sirio a punto de cumplir dos años, recientemente se conoció que Obama rechazó en 2012 un plan para armar a la oposición apoyado, entre otros, por Hillary Clinton, su ex secretaria de Estado, y el saliente jefe del Pentágono, Leon Panetta. Las tensiones con Irán por su programa nuclear siguen abiertas, con llamados a la negociación de ambas partes, pero con pocos avances, mientras la Casa Blanca anunció que en los próximos meses Obama hará su primera visita a Israel y los territorios palestinos desde que es presidente. Una vez más, Latinoamérica, la gran olvidada del discurso de el líder demócrata el año pasado, seguiría sin entrar entre las prioridades del primer presidente afroamericano que ocupa la Casa Blanca. Según un análisis del Washington Post, el de hoy puede ser el discurso sobre el Estado de la Unión más importante para Obama porque ya no está condicionado por el legado del gobierno anterior, el del republicano George W. Bush, ni por la proximidad de unas elecciones. Si el mandatario suaviza el tono batallador del día de su investidura y ofrece un verdadero diálogo con la oposición, su discurso podría marcar el inicio de un segundo mandato exitoso, vaticinó Galston.

 

Aunque The New York Times publicó el fin de semana que Obama propondrá en su discurso una reducción de un tercio en el arsenal nuclear de Estados Unidos, la Casa Blanca negó que vaya a haber un anuncio al respecto. Sin embargo, el presidente norteamericano ordenó ayer movilizar 50 millones de dólares del Departamento de Defensa para apoyar la acción militar de Chad y Francia contra grupos terroristas en Mali. Tras el discurso, el demócrata viajará a partir de mañana a Asheville (Carolina del Norte), Atlanta (Georgia) y Chicago (Illinois) para explicar a los ciudadanos sus propuestas para fortalecer la economía y, con ella, a la clase media, según informó Washington.

Publicado enInternacional