Miércoles, 04 Abril 2018 06:24

Bolas de cristal rotas

Bolas de cristal rotas

El 27/01/2017 salí de Colombia rumbo a Buenos Aires–Argentina, con el objetivo de estudiar en la U.B.A. (Universidad de Buenos Aires). El motivo de mi migración fue huir del sistema de educación actual de mi país donde no se garantiza una educación pública de calidad y, además, cuenta con un acceso restringido.


Salí con el propósito de obtener más herramientas para ayudar a lxs jóvenes entre estos un ejemplo es mi experiencia donde ciertas personas bellas me ayudaron a obtener conciencia crítica e identidad por mi territorio. Salí no para olvidar si no, al contrario, a despertar.


Llevo un año en CABA (Ciudad Autónoma de Buenos Aires), en este tiempo he roto muchas estructuras que me impuso la vida como sujeta de una sociedad, la que por cumplir estas estructuras dejaba su ser e intereses a un lado, sintiéndome mal e impotente por no poder hacer lo que me gusta, por miedo al juzgamiento, en particular el familiar.


Hace un tiempo había participado en Bogotá, en la localidad de San Cristóbal (barrio 20 de julio) en la huerta llamada Corandicol, donde empecé a reconstruir ese lazo con la Pachamama y donde en especial tuve un suceso con los prejuicios: un día me encontraba recolectando cilantro en gran cantidad, tanto que al finalizar mi tarea mi cuerpo estaba totalmente impregnado del perfume del cilantro. Al terminar la jornada salí a verme con una amiga, a la que abrace como siempre y se escandalizó por mi olor.


Desde ahí comprendí que cosas tan simples como el olor, la ropa, los zapatos, el barro, la tierra, no eran símbolo de desprecio sino, al contrario, un símbolo muy importante de apreciar por el motivo de trabajar la tierra , por amar el cultivo, por volver a arar…


Todo esto lo digo porque actualmente realizó voluntariado en la Eco Aldea Velatropa ubicada en CABA, dentro de los cimientos abandonados del pabellón 5 en Ciudad Universitaria – U.B.A. Para mi y para muchos es algo sorprendente como un proyecto de experimentación permacultural, de bioconstrucción, y sobre todo cultural, está dentro de una de las mejores universidades públicas latinoamericana. En este lugar participamos varixs personas en modo voluntariado, con las cuales llevamos a cabo una comunidad; este tema es muy interesante dado que toda decisión es tomada en asambleas, con la vos y voto de todxs, para un mayor respeto y participación.


Es así como aquí volví a construir ese puente con la Pachamama, actualmente no me importan ni los olores, ni los atuendos, me importa lo que cada unx puede hacer por contribuir al cambio y mejora del ambiente. En este espacio nos cuidamos y cuidamos a la madre tierra, que nos brinda espacios tan hermosos en cualquier lugar del mundo. Nuestra tarea es mostrar esos cambios, principalmente internos, y luego externos, porque se reflejan en la comunidad para mejoras.


Participo de un espacio donde se visibiliza un cambio cultural. Por ejemplo, en este lugar no aceptamos los actos violentos e intentamos solucionar las cosas en círculos por medio de diálogos; aquí nadie es más que nadie, todxs somos iguales. Todxs somos hermanxs sin importar el origen, el color o el pensamiento; como toda comunidad tenemos nuestros conflictos pero también aprendemos de estos para ser mejores a diario, todxs somos maestrxs de todxs. Es como el ciclo de la vida; va y viene.


Muchxs de lxs que estamos aquí y hemos pasado por alguno de estos espacios, valoran muy bien el sonido de la brisa, el trinar de los pájaros, de los grillos, el olor de la tierra húmeda, el olor de las plantas, las voces compartiendo con risas, llantos, alegrías y tristezas pero, sobre todo, el sentir de la vida conscientemente. Hay muchas maneras de valorar, a mi me encantan las noches con circulo y un fueguito en el medio compartiendo cantos, historias, risas, lo que sea, pero disfrutando. Esa es la tv más amada para nosotrxs aquí en Velatropa, es parte de nuestro día a día donde nada es cotidiano, porque la fauna y flora nos enseñan que todo cambia, siempre hay algo nuevo por aprender, por reaprender y por soñar…


Aquí entra una palabra clave en todo esto: desde que emprendí este rumbo no creía poder soñar –porque varias circunstancias nos intentan oprimir nuestros sueños–, pero a todxs lxs que se encuentran leyendo les digo, sino sabían o si tienen dudas, esto es totalmente mentira, todxs tenemos las capacidades para soñar y crear cosas, el tema es comenzar a afrontar el reto y empezar a desarrollar nuestras potencialidades. No las debemos dejar pasar, no las podemos negar más, hay que dejarlas salir y ser lo que en realidad amamos ser.


Arriésguense a soñar, a volar, a vivir sus propias vidas, experimentando día a día, rompiendo con las burbujas de cristal que nos impiden mirar la belleza de vida que podemos disfrutar, en particular los regalos de la Pachamama, que no están para admirar desde una imagen. Arriésguense a vivir en comunidad con respeto a lxs demás, con amor y reciprocidad.

Publicado enCultura
Miércoles, 21 Febrero 2018 06:25

Temer tuvo que retirar su reforma jubilatoria

Temer tuvo que retirar su reforma jubilatoria

Después de 14 meses, Temer no pudo reunir los 308 votos necesarios en la Cámara de Diputados para reformar el sistema de jubilaciones, proyecto que según las encuestas es rechazado por más del 70 por ciento de la población.

 

El gobierno de Michel Temer desistió ayer de llevar adelante la reforma del sistema jubilatorio de Brasil, su mayor proyecto económico para este año. Mientras la Central Única de Trabajadores (CUT) festeja, la calificadora de riesgo Moody’s amenaza al gobierno con una reducción de nota.
Después de 14 meses, Temer no pudo reunir los 308 votos necesarios en la Cámara de Diputados para reformar el sistema de jubilaciones, proyecto que según las encuestas es rechazado por más del 70 por ciento de la población. La última oposición a la iniciativa se dio el lunes con un paro de bancarios y metalúrgicos convocado por la CUT que tuvo lugar en más de 20 ciudades. Así, la impopular reforma quedó sepultada y, en cambio, el gobierno optó por darle prioridad a la intervención militar en el estado de Río de Janeiro que ya tiene media sanción en el Congreso.
El titular de la CUT (la central de trabajadores más importante del país), Vagner Freitas, celebró: “Es la mayor derrota de los golpistas y una victoria que muestra la fuerza de la clase trabajadora”, y agregó: “Logramos sacarle la joya de la corona a los golpistas, porque este era el principal reclamo de los bancos que apoyaron el golpe”, dijo Freitas. El sindicalista hacía referencia al golpe parlamentario a Dilma Rousseff que la destituyó de la presidencia luego de que su vicepresidente, Temer, se pasara a la oposición derechista en 2016.
En el otro extremo del arco ideológico, el mercado financiero se mostró defraudado puesto que aguardaba a este proyecto como el más importante para la reducción del déficit fiscal desde que Temer asumió la presidencia en 2016. A pocas horas del anuncio sobre el fin del proyecto, reaccionó la calificadora Moody’s: “Si bien esperábamos que una amplia reforma era improbable, abandonar los planes para aprobarla es negativo para el perfil de crédito del país, ya que restringiría la capacidad de las autoridades para cumplir con el techo del gasto en los próximos años”, dice un comunicado de la corporación que realiza investigaciones financieras internacionales de entidades comerciales y gubernamentales. Según analistas, la reforma previsional había sido una de las exigencias, a fines de 2017, de las agencias de calificación de riesgo para no rebajarle la nota a Brasil.
La decisión de abandonar el proyecto de reforma fue anunciada el lunes por la noche por el jefe de gabinete, Eliseu Padilha. El funcionario argumentó que una reforma previsional debe ser realizada mediante una enmienda constitucional, cosa que no puede concretarse mientras dure la intervención federal en Río de Janeiro. “De todos modos, este seguirá siendo un gobierno reformista”, dijo Padilha, tras recordó que hubo un cambio en la ley laboral y se fijó un techo en el gasto público por 20 años en el presupuesto.
En lugar de la reforma jubilatoria, el gobierno brasileño lanzó una serie de iniciativas económicas, tal como como la privatización de la gigante eléctrica Eletrobras, la simplificación del sistema impositivo y un nuevo reglamento para la autonomía del Banco Central. Además, el equipo económico del gobierno lanzó una agenda de 15 puntos para 2018, que incluyen un proyecto que limita el techo de los salarios de los empleados públicos y el cese gradual de la reducción de los aportes patronales de 50 sectores de la economía.
La decisión sobre la reforma jubilatoria choca con los dichos de Temer, quien al firmar el decreto de intervención militar en la seguridad pública de Río de Janeiro había dicho que suspendería la medida en caso que se dieran las condiciones para votar la reforma previsional. Sin embargo, gran parte de la mayoría oficialista en el Congreso no quiso sumarse en un año electoral a una agenda impopular como la reforma de la jubilación, que pretendía alterar los años de aportes y aumentar la edad para el retiro laboral. Por eso, el ministro de la Secretaría de Gobierno, Carlos Marún, no descartó tratar la reforma previsional en noviembre, después de las elección de octubre.
A comienzos de 2017, el gobierno tenía mayoría de dos tercios del Congreso para votar la reforma previsional, pero la perdió luego del escándalo generado por la denuncia de los empresarios del frigorífico JBS que acusaron a Temer de negociar supuestos sobornos. El capital político del gobierno se esfumó en dos votaciones en la cámara baja para rechazar la denuncia de la fiscalía general contra el mandatario por corrupción.
Por eso, el foco del gobierno está hoy en la intervención en Río de Janeiro, una iniciativa que cuenta supuestamente con más apoyo que la reforma previsional. No obstante, la intervención militar en Río es vista por la oposición como una cortina de humo para evitar el fracaso de la reforma jubilatoria, dijo el jefe del bloque de diputados del Partido Socialismo y Libertad, Ivan Valente.
La agenda de la seguridad entusiasma a los más importantes funcionarios del gobierno, como el jefe de gabinete Padilha, quien además es el hombre fuerte del Movimiento de la Democracia Brasileña. Preso de dicho entusiasmo, Padilha no descartó que Temer sea candidato presidencial el 7 de octubre pese a su mínimo histórico de popularidad en las encuestas, apostando las fichas en la intervención. “No excluyo la hipótesis de que el sea candidato, el ha dicho que no, no hay nadie mejor que el para defender todo lo que estamos haciendo”, dijo el funcionario a Radio Gaúcha de Porto Alegre

Publicado enInternacional
"Asistimos a la degradación de la escuela pública: subvencionan la privada para satisfacer a padres de clase alta"

El pedagogo francés Philippe Meirieu ha estado esta semana en España, invitado por el Colectivo Infancia, para dar varias conferencias sobre democracia y educación. Este docente ha pasado por diferentes instituciones francesas, dio clase en un instituto en los suburbios de Lyon, ha dirigido el Instituto Nacional de Investigación Pedagógica y durante el gobierno de François Mitterrand fue asesor educativo. En una entrevista con eldiario.es reflexiona sobre políticas educativas y docencia.


¿Considera que la educación es una prioridad para las democracias occidentales?


Es una prioridad publicitada, anunciada y que cuenta con un presupuesto muy importante en casi todas las democracias occidentales. Desde el punto presupuestario, sí que es una prioridad. ¿Es también una prioridad para la sociedad? ahí no estoy tan seguro. En este caso, cuando hablo de sociedad me refiero a los padres, a la sociedad civil, al tejido industrial y comercial. Los gobiernos destinan mucho dinero a la enseñanza pero la sociedad no está muy sensibilizada con todos los temas educativos, está más atenta al bienestar de los adultos que a los intereses de los niños.


Está claro que en las democracias occidentales el Estado le dedica un presupuesto muy importante a la educación. Al mismo tiempo, el acceso y el derecho a la educación de forma igualitaria no es realmente una prioridad. Actualmente estamos viendo un aumento de las diferencias entre los colegios que forman a la élite y los que acogen a los alumnos con dificultades. Las democracias actuales se enfrentan a ese problema, aumentan las diferencias entre las clases sociales que siguen el recorrido educativo de forma eficaz y las clases populares en las que el éxito escolar se da rara vez. Es un desafío para las democracias occidentales. Y ese desafío consiste en la introducción de la justicia en el sistema educativo.


¿Cómo se puede introducir esa justicia en el sistema educativo?


No hay muchas posibilidades de hacerlo. Los gobiernos no terminan de demostrar tener el coraje o valor suficiente para poner en marcha aquello que sería necesario, un sistema proporcional en los presupuestos. Aquellos colegios en los que los alumnos están en dificultades y les cuesta más alcanzar el éxito escolar tendrían que tener más medios. En cambio, los colegios prestigiosos, a los que llevan las clases burguesas a sus hijos, recibirían menos dinero.


Los gobiernos están empezando de una forma insuficiente a gestionar esta diferencia creciente entre distintos colegios. De hecho, estamos asistiendo a un movimiento en la mayoría de los países occidentales, que fue anticipado en Estados Unidos, que es la degradación de la escuela pública. Los estados están subvencionando de forma progresiva la educación en las escuelas privadas para favorecer el desarrollo de instituciones que se crean de forma paralela a la enseñanza pública y satisfacer a los padres más exigentes o de clase alta. Estos progenitores quieren que sus hijos estén en escuelas que pueden parecer progres, de izquierdas o alternativas, pero que se terminan convirtiendo también en guetos sociológicos porque no permiten la democratización del colegio.


La democratización requiere una mezcla social, eso también lo determina la arquitectura de la ciudad porque dependiendo de cómo esté creada la sociedad se hará un reparto de alumnos por colegios. También está ligado a otro fenómeno, el entre-soi. Una especie de comunitarismo sociológico, como si solo quisiéramos estar con gente que es como nosotros. Solo se puede conseguir esa democratización cuando hay una mezcla de clases sociales, cuando niños de distintos medios están sentados en los mismos bancos del colegio, trabajando juntos y ayudándose. Para alcanzarla falta que se vea esa voluntad en las políticas educativas de los países de occidente. La OCDE dice en su último informe que la mezcla social de los alumnos en las clases será la bomba de relojería que hará explotar el sistema educativo occidental.


Usted habla sobre la degradación de la escuela pública, ¿por qué lo permiten los estados? ¿hay interés en democratizar la educación?


Creo que sí que existe el interés por parte de muchos gobiernos. El problema es que tendríamos que ir en contra de aspiraciones sociológicas que están muy enraizadas, que no se dan solamente en el sistema escolar. Se da también en la vivienda, la salud o la justicia. Aspiramos a buscar la protección en la comunidad, buscar la proximidad en un mundo que nos resulta individualista. Es como si en lugar de interesarnos por el bien común, queremos una comunidad sociológica e ideológica, una seguridad afectiva y personal en gente que es como nosotros. Haría falta mucho valor político para que los gobierno dijeran de forma clara que la mezcla social es una prioridad.


Se ha acusado a la LOMCE, la ley de enseñanza que está en vigor en nuestro país, de introducir carga ideológica en el currículum. Durante el conflicto político catalán, también los docentes y la escuela han sido criticados y acusados de adoctrinamiento. ¿Cómo se consigue que el sistema educativo no sea un instrumento político y se garantice su independencia?


Creo que todos los gobiernos tienen la tentación de utilizar en su beneficio la influencia que supone el sistema educativo. Es una preocupación constante de los sociólogos desde el sigo XIX. La cuestión no pasa tanto por pedir a los estados que no lo hagan, más bien por conseguir que en la escuela el trabajo pedagógico permita a los alumnos tomar distancia frente al fenómeno de la propaganda. Tenemos que enseñarles a emanciparse, hay que ayudarles a que las cosas conciten su curiosidad y que tengan un espíritu crítico. Se debe trabajar para que se puedan resistir ante las influencias, no solo del gobierno, también de la publicidad, de las teorías del complot o de los radicalismos religiosos.


En definitiva, consiste en formar a los ciudadanos y al final no son los estados los que les forman, son los maestros. Es un tema central de la pedagogía. Obviamente los políticos quieren utilizar los colegios para sus fines, pero los maestros deben ser lúcidos. Es cierto que los gobiernos les pagan su sueldo pero los maestros se deben a la exigencia de formar para la libertad y no dejar que caigan en el adoctrinamiento. Es un desafío en el mundo entero. No solo hablamos de colegios públicos, la formación a la ciudadanía se tendría que dar en las escuelas coránicas, religiosas o en colegios en los que se difunden doctrinas políticas. Por ejemplo, en centros del sudeste asiático donde a los niños se les mete una ideología muy fuerte y a la que no se pueden resistir.


La tasa española de abandono escolar temprano duplica la de la UE y el porcentaje de alumnos repetidores triplica la media de la OCDE. ¿Contribuye la repetición de curso a combatir el fracaso escolar?


El hecho de repetir no garantiza la eficacia escolar, ni tiene un impacto positivo. Solo en algunos casos permite recuperar el retraso. Según los estudios es más beneficioso para las niñas que para los niños. También es más fructuoso para jóvenes que han pasado por situaciones muy particulares, como problemas de salud, familiares o estudiantes que no estaban pasando por un conflicto de gran fracaso escolar y que tenían una base suficiente para continuar. Estadísticamente es complicado que para los alumnos sea beneficioso, en ocho de cada diez casos penaliza al alumno porque aumenta su retraso escolar.


La repetición es un problema que hemos generado para enfrentarnos a dos adversidades. En primer lugar, los países de Occidente no han explorado otros métodos de enseñanza. Solo tenemos las clases de nivel y hay otras propuestas. Por ejemplo, las fórmulas por ciclos de dos o tres años, los alumnos no estarían en una sola clase, estarían en un circuito de tres niveles y habría clases de tres niveles diferentes. Se contaría con distintos métodos de trabajo que nos permitirían que los alumnos fuesen más rápido en algunas disciplinas y más lento en otras. Para este modelo podemos usar como ayuda la figura de estudiantes más mayores. Esto es algo que subestimamos en los países occidentales, no se potencia una ayuda mutua entre los alumnos.


Otro problema por el que existe la posibilidad de repetir no tiene nada que ver con el nivel escolar de los alumnos. Tiene que ver con la autoridad de los maestros. Hay muchas escuelas y muchos profesores que no tienen autoridad frente a sus alumnos y el único poder que tienen es el de la sanción o la amenaza. Amenazando con esta exclusión, diciéndoles que van a repetir si no les hacen caso, es la única forma que tienen de ejercer su autoridad.


Usted estuvo dando clase en un colegio de un suburbio de Lyon, ¿cómo se consigue en entornos difíciles ganarse el respeto de los estudiantes?


Es un problema con estructura de matrioshka rusa. La primera etapa es la relación entre el colegio y la sociedad. Si los progenitores no respetan al colegio, ni al maestro, si el estatus del profesor no es respetado, no facilita las cosas. Actualmente creo que es así, el estatus del docente está degradado.


En segundo lugar está el centro educativo. Dentro de la institución tiene que quedar claro quién ejerce la autoridad sobre los estudiantes. Cuando entran en el espacio de la enseñanza tienen que sentir que están en un entorno dedicado al trabajo colectivo, que hay comportamientos que no son aceptables. Pero en los colegios solo hay una o dos personas encargadas de la disciplina, tendríamos que crear una comunidad de adultos en la que todos tengan competencias sobre este tema. Los adultos no tienen una responsabilidad solidaria del comportamiento de los menores. Por ejemplo, si un profesor ve una pelea en el patio o en el pasillo, aunque no sean sus alumnos ni sea en su clase, el adulto debe intervenir porque pertenece a esa comunidad educativa.


Llegamos al tercer paso, la clase. A muchos profesores no les han han sabido formar para gestionar grupos de adolescentes que pueden llegar a ser difíciles, piensan que gritando a los alumnos van a conseguir calmarles. Al contrario, gritando van a aumentar el estado de excitación del grupo. No se dan cuenta que igual que hablar con los alumnos es importante, hay otros factores como organizar el espacio de la clase, de dar consignas precisas, de saber lo que se dice y ser coherente con el mensaje lanzado.


En España la asignatura de religión cuenta para la nota media de sus estudiantes. ¿Qué papel cree que tendría que tener esta materia en la educación pública?


La religión pertenece al ámbito privado y no al público. Cada uno es libre de creer lo que quiera, pero pertenece a la intimidad. El principio de laicidad que defiende la educación francesa quiere dejar claro que debe existir una separación entre el saber y la creencia. Los conocimientos se transmiten, las creencias, no. Hay unas diferencias entre unos y otros. Las creencias tienden a dividir a los hombres y son las que les han empujado hacia guerras y violencias. En cambio, el saber nos une a todos en la escuela pública. Ese es el principio, la escuela pública no debe de tratar de abolir las creencias, pero deben quedarse en el ámbito privado.


Esto no implica que los colegios deban desconectarse de la educación cívica y moral, porque estas enseñanzas no son ámbitos en los que deban caer solo las religiones. Esa es una trampa en la que hemos caído. La filosofía es muy importante, hay que trabajar en ella como pensamiento, reflexión y plantearse preguntas sencillas. Por ejemplo, ¿cuál es la diferencia entre una prueba y un ejemplo? Así entenderemos por qué el agua de Lourdes no es igual de eficiente que los antibióticos. Comprender esto sirve para iniciarse en el pensamiento filosófico. La escuela no debería meterse en la religión pero sí en la historia de las religiones, que no es para nada lo mismo.

Por Laura Galaup
11/02/2018 - 20:24h

 

Publicado enSociedad
El Falcon Heavy, el cohete más potente del mundo, inicia su primer vuelo rumbo a Marte



SpaceX tiene como ambicioso objetivo "transportar humanos al espacio y recuperar la posibilidad de hacer misiones tripuladas a la Luna o Marte"

 

El gigantesco cohete Falcon Heavy, de la empresa privada SpaceX, inició hoy desde el Centro Espacial John F. Kennedy en Cabo Cañaveral (Florida) su primer vuelo, rumbo a Marte, en el que colocará en el espacio un automóvil eléctrico Tesla.


El cohete, de 70 metros de alto y con capacidad para transportar más de 66 toneladas, despegó a las 15.45 hora local (20.45 GMT) de la plataforma LC-39A, la misma desde la que despegaron los cohetes de las misiones Apolo con destino a la Luna (1961-1972).


Miles de personas contemplaron el lanzamiento desde las áreas habilitadas para ello en el Centro Kennedy, se sumaron con entusiasmo a la cuenta atrás y se abrazaron al comprobar el éxito de la operación, mientras se escuchaba la canción de David Bowie Space Oddity.


Dos minutos y medio después del despegue, los dos cohetes laterales se separaron y 30 segundos más tarde la cápsula con el Tesla Roadster, con un maniquí llamado Starman al volante, se alejó del tercer proyectil y quedó al descubierto.


Una de las principales preocupaciones del presidente de Space X, Elon Musk, se centraba en el minuto posterior al despegue, cuando el cohete soportó la máxima presión aerodinámica.


Otro de los retos del lanzamiento era lograr el triple aterrizaje de los tres cohetes aceleradores de los que consta el Falcon Heavy, para ser reutilizados en futuras misiones, un procedimiento que SpaceX ya consiguió con uno de sus cohetes, el Falcon 9, y que hoy repitió con, al menos, dos de los tres.


El coste de una misión del Falcon Heavy es de 90 millones de dólares y la capacidad de carga que puede transportar varía desde las 66 toneladas si el destino es la órbita de la Tierra a las 17 toneladas si el objetivo es Marte. SpaceX tiene como ambicioso objetivo "transportar humanos al espacio y recuperar la posibilidad de hacer misiones tripuladas a la Luna o Marte".

Se va la vida de quienes construyen el país

Diez trabajadores muertos, 4 desaparecidos, y 8 heridos es el saldo arrojado hasta el momento por el desplome de uno de los puentes-viaducto en construcción en la vía Bogotá–Villavicencio, en el extremo derecho del sector de Chirajara, en hechos ocurridos el 15 de enero de 2018. Al momento del desplome los trabajadores laboraban a una altura de 280 metros.

Una historia ya vivida y padecida, una historia de nunca acabar: el sacrificio de cientos, de miles de trabajadores, de obreros, que son los que realmente construyen el país. En Colombia, entre el año 2005 - 2016 los datos oficiales reconocen 7.458 muertes de origen laboral por accidentes de trabajo; lo que implica cerca de 600 trabajadores/as muesrtos por año, al mes 52 y al día 2. Cifras desgarradoras.

Por sectores productivos, la construcción es el sector que más roba vidas a los trabajadores, seguido de la minería y la agricultura.

¿Quién construyó Teba, la de las siete Puertas?*

Si la historia de la humanidad pudiera contar las vidas perdidas por levantar sus obras de ingeniería, como las pirámides de Egipto y México, la infraestructura de los ferrocarriles y metros, el canal de Panamá, los grandes túneles, los inmensos rascacielos, los extensos viaductos, sería una cifra totalmente vergonzosa que nos produciría enorme escalofrió.

Muertes que no dejan de suceder, como si fueran ocasionadas por factores naturales, muertes que los responsables de las obras ya tienen previstas, muertes que se deben dar porque el “desarrollo” así lo demanda.

¿Son inevitables estos accidentes mortales? Si tal desarrollo tiene la ingeniería para realizar megaobras tan admirables como este viaducto que va a comunicar de mejor manera la ruta Bogotá-Villavicencio, por qué no hay tal desarrollo también para evitar que se sucedan este tipo de desgracias, que tienen como causa desde el desplome de materiales y herramientas en la cabeza de los “rusos”, pasando por la caída de ellos mismos desde las alturas, hasta el colapso de las estructuras que están construyendo, como acaba de acontecer, o como el del viaducto entre Pereira y Dosquegradas que cejó la vida de 6 trabajadores, o como el del edificio que se desplomó el año pasado en Cartagena que se llevó la vida de 21 obreros, o como el desplome del edificio Space en Medellín que sacrificó la vida de 12 personas.

La sociedad no puede ser indolente ante este rosario de muertes de la gente que construye nuestro país. El Estado tiene la enorme responsabilidad para evitar y prevenir tales hechos a partir de desarrollar sólidos procesos de inspección, vigilancia y control. Así mismo, los empresarios constructores tienen la obligación de no permitir que se pierda una sola vida en el levantamiento de sus obras a cargo y no simplemente emitir pronunciamientos de condolencias a las familias de las víctimas.

El país requiere con urgencia una política de Estado que proteja la vida en su vínculo con el trabajo, en donde los actores protagónicos de esa protección sean los propios trabajadores/as, exigiendo condiciones de trabajo absolutamente seguras; en donde el Estado cumpla su labor de rectoría en el control de las condiciones de trabajo desde un enfoque de salud y seguridad en el trabajo; donde los empresarios cumplan el deber de impulsar sistemas de gestión que protejan la salud y la vida de sus trabajadores y donde las aseguradoras de riesgos laborales inviertan realmente en desarrollar estrategias de prevención de la accidentalidad.

Que no sigan muriendo quienes realmente construyen nuestro país, es totalmente evitable.

Por Mauricio Torres-Tovar, Médico-Cirujano, Salubrista Laboral, Profesor del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia.


Desplome del puente Chirajara: la mancorna del poder financiero y el Gobierno colombiano

 

El 17 de noviembre de 2017, en la inauguración del puente Chirajara que une en el sector del mismo nombre la vía Bogotá-Villaviencio, el presidente Juan Manuel Santos, en compañía de su equipo de gobierno, celebró la entrega de la construcción diciendo “siempre he soñado que Colombia tenga unas autopistas, unos viaductos, unos túneles, unos puentes, similares a los que encuentra uno en los países desarrollados: Suiza, Alemania y Estados Unidos, y hoy hemos hecho realidad ese sueño, manejando por estos túneles, nada tienen que envidiarle a los túneles de los países más desarrollados”. Celebración antes de tiempo. En efecto, el 15 de enero de 2018, a dos meses de la entrega parcial de la construcción, el puente se desplomó dejando 10 personas muertas, 2 heridos y 3 desaparecidos.


Una vez anunciada la construcción, aún sin tener firmada la concesión, Coviandes contrató firmas extranjeras para los estudios y seguimientos “minuciosos” de las vías y túneles con modelos europeos –el nombre de dichas firmas es desconocido-. Cuando la concesión fue efectiva, Coviandes certificó seguridad y tecnología para estas construcciones, en ese entonces, Enrique Segura Echániz, subgerente de operación de túneles e integración vial de la firma, le expresó a la revista Dinero “esta carretera la vemos como un ser vivo que está en permanente cambio y crecimiento. Es por ello que se hace necesario combinar seguridad y tecnología para hacer más eficiente la operación”. (sic)


Dentro de las proyecciones y lo firmado con el Gobierno, el tramo Tablón–Chirajara consiste en 18 túneles y 46 puentes a cargo de la concesionaria, construcciones que proyectaron entregar en diciembre de 2017, pero el 17 de noviembre de ese año solo entregaron 15 puentes y 4 túneles, entre los cuales estaba el puente Guayabetal–Chirajara que con 5.6 kilómetros incluye 8 puentes y 5 túneles, integrando así el puente más largo hasta ahora construido en el país, según Juan Manuel Santos. Este trayecto costó un total de 540 mil millones de pesos. Desde la inauguración de diversos tramos de esta vía la empresa constructora no ha perdido ni un día para recoger los dineros acordados por la explotación económica (privatización) de la misma. Es así como en el 2016 con los peajes de Piripal: 81 mil millones, Naranjal: 60 mil millones y Boquerón: 76 mil millones.


A la fecha no hay pronunciamientos por parte del mandatario, pero se recuerda el agradecimiento dado en su discurso el 17 de noviembre, en la inauguración del puente, al empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo, dueño del Grupo Aval al cual pertenece la concesionaria Conviandes.


El poder financiero, extendiendo sus téntaculos por todos los sectores económicos del país. Poder financiaero y político, de nuevo entrelazados como una mancorna. Concentración de riqueza y poder del cual quedan excluidos los trabajadores, a pesar de ser los que garantizan los avances que en distintas áreas logra el páis. Como siempre, los trabajadores son una cifra a la izquierda, a pesar de sumar a la derecha con sus vidas cercenadas.


* Preguntas de un obrero que lee

Autor: Bertolt Brecht


¿Quién construyó Tebas, la de las siete Puertas?
En los libros aparecen los nombres de los reyes.
¿Arrastraron los reyes los bloques de piedra?
Y Babilonia, destruida tantas veces,
¿quién la volvió siempre a construir? ¿En qué casas
de la dorada Lima vivían los constructores?
¿A dónde fueron los albañiles la noche en que fue ter-
minada la Muralla China? La gran Roma
está llena de arcos de triunfo. ¿Quién los erigió?
¿Sobre quiénes
triunfaron los Césares? ¿Es que Bizancio, la tan cantada,
sólo tenía palacios para sus habitantes? Hasta en la
legendaria Atlántida,
la noche en que el mar se la tragaba, los que se hundían,
gritaban llamando a sus esclavos.
El joven Alejandro conquistó la India.
¿Él solo?
César derrotó a los galos.
¿No llevaba siquiera cocinero?
Felipe de España lloró cuando su flota
Fue hundida. ¿No lloró nadie más?
Federico II venció en la Guerra de los Siete Años
¿Quién
venció además de él?
Cada página una victoria.
¿Quién cocinó el banquete de la victoria?
Cada diez años un gran hombre.
¿Quién pagó los gastos?
Tantas historias.
Tantas preguntas.

 

Publicado enColombia
Martes, 26 Diciembre 2017 08:28

La empresa privada asalta el cosmos

Planeta Marte

Una constelación de emprendedores multimillonarios, firmas emergentes y algunas iniciativas públicas impulsan un disruptivo sector cuyo volumen de negocio se multiplicará por diez en los próximos 30 años.

 

En la línea de Kármán, 7.500 millones de seres humanos dejan de tener patria. Todo es silencio, oscuridad y un vacío sideral. En su imaginaria linde, a 100 kilómetros sobre la Tierra, los científicos trazan la separación entre nuestro planeta y el Espacio Exterior. Solo 560 personas han cruzado esa frontera. Un lugar donde el hombre se ha sentido solo pero también maravillado. A él quiere regresar tras 45 años de ausencia. Marte, la Luna, cientos de asteroides y otros cuerpos celestes vuelven a tener cabida en el imaginario de un ser humano que reivindica su destino como colono del espacio profundo.


Pero el viaje hacia los recodos del Universo será muy distinto al que se emprendió en el siglo XX. Las empresas privadas toman el escenario central, China entra en la función para diluir el papel protagonista que una vez tuvieron Rusia y Estados Unidos, el sector se despega de su histórica dependencia de los presupuestos gubernamentales, irrumpen las startups y astroemprendedores multimillonarios como Jeff Bezos, Richard Branson o Elon Musk persiguen alcanzar las estrellas embarcados en sus propias empresas. El “nuevo espacio” reemplaza al “viejo espacio” y los números brillan como supernovas en el teatro del Cosmos.

 

Un minucioso trabajo de Bank of America Merril Lynch traza la carta de navegación de esos mares de estrellas. Su relato comienza con una vista aérea. El mercado espacial crecerá con fuerza. Pasará de 339.000 millones de dólares en 2016 a 2,7 billones durante 2045 (de 287.000 millones a 2,3 billones de euros). Estas cifras anuncian un cambio de paradigma. La carrera por el espacio en la era del Cosmos 2.0 será muy diferente a la de los tiempos de la Guerra Fría. Se difuminan los centros del poder (más de 80 países tienen satélites en órbita) y también la dependencia de los fondos públicos. El 75% de toda la actividad proviene del sector privado, que emite una radiación poderosa. Desde 2000, las startups relacionadas con el espacio han captado 16.000 millones de dólares. Solo el año pasado absorbieron 2.800 millones. Nunca se habían visto esas cifras y cala la sensación de vivir un tiempo histórico. “Hay más actividad ahora mismo en el espacio que en toda mi carrera”, admitía Robert M. Lightfoot, administrador interino de la Nasa. Poco sorprende que Donald Trump pretenda volver a la Luna o poner rumbo a Marte.

 

Todavía falta mucho antes de que el ser humano habite el planeta rojo. Primero debe solucionar encrucijadas técnicas y biológicas. La falta prolongada de gravedad podría provocar, por ejemplo, problemas cardiovasculares y pérdida ósea y muscular. Además existen dudas de que resulte factible revertir esa situación en un viaje que dura dos años. “Así que es posible que las personas que vivan durante bastante tiempo en el planeta o que nazcan en él nunca regresen a la Tierra. ¿Consecuencia? Se crearían dos poblaciones distintas”, aventura Barbara Ghinelli, directora del Harwell Campus, el hub de la industria espacial del Reino Unido. Incluso los problemas plantean paradojas fascinantes en el Cosmos.

 

 

Mientras, en la Tierra, el hombre acuña términos como “economía espacial” para agrupar las fuerzas comerciales entretejidas por este nuevo universo. United Launch Alliance (una joint venture entre Boeing y Lockheed Martin) defiende su Estrategia CisLunar-1000. Una mirada al futuro. En los próximos 30 años habrá 1.000 personas trabajando y viviendo en el espacio. “Llega un tiempo fabuloso para la innovación y el crecimiento en el cosmos y la clave para tener éxito a largo plazo es desarrollar una economía espacial autosuficiente”, desgrana un portavoz de la alianza.

 

 MINERÍA EN LAS ESTRELLAS


En el Universo, no solo el espacio y el tiempo parecen infinitos. Existe otra variable que reta a la física: el dinero. El Cosmos maneja cifras colosales en industrias como la de la minería. La riqueza que atesora el cinturón de asteroides que vaga entre Marte y Júpiter está valorada en 700 cuatrillones de dólares. Si el mundo fuera un lugar justo a cada habitante de la Tierra le correspondería 100.000 millones de dólares. Ese es el valor del níquel, cobalto, platino, hierro y magnesio que esconden estos cuerpos celestes. Recuerdos primigenios de la formación del Sistema Solar y también de la inagotable capacidad del ser humano para transformarlo todo en monedas en un banco. “El primer billonario de la historia será aquel que explote los recursos naturales de los asteroides”, refrenda el astrofísico estadounidense Neil deGrasse Tyson. Hay decenas de miles girando alrededor del Sol y la aritmética propone posibilidades inmensas. Un asteroide con un diámetro de un kilómetro defiende una masa de 2.000 millones de toneladas. De este tamaño puede haber un millón en el Sistema Solar. Y un cuerpo con esas proporciones contiene —según John S. Lewis, autor de Mining the Sky (Minería en el cielo)— 30 millones de toneladas de níquel, 1,5 millones de cobalto y 7.500 toneladas de platino. Solo este último valdría más de 150.000 millones. Números de un negocio deslumbrante.

 

El asteroide 16 Psyche consume sus días a 450 millones de kilómetros del Sol. Es una veta galáctica. Cobija metales tasados en 10 cuatrillones de dólares y la Nasa quiere explotarlo. Pero ese sueño aún parece lejano. Traer a la Tierra 57 gramos (el peso de una pelota de tenis) de un asteroide cuesta hoy 1.000 millones. Sin embargo no todo está perdido. La esperanza pervive en la ancestral combinación de dos moléculas de hidrógeno y una de oxígeno.

 

Pues por encima de los metales, en esas rocas celestes lo que brilla es el agua. Este elemento puede utilizarse para dar soporte vital a las tripulaciones pero también, gracias al hidrógeno, como carburante de las naves espaciales. Los asteroides se convertirían en gasolineras cósmicas. “Las misiones repostarían en el espacio y no tendrían que transportar combustible fuera de la gravedad terrestre [algo muy caro]”, concede un portavoz de Planetary Resources, una empresa estadounidense especializada en esta minería. En enero lanzará su segunda misión (Arkyd-6) en busca de asteroides con agua. Pero no viajará sola. El proyecto está respaldado por algunas de las nuevas voces del Cosmos: Larry Page, James Cameron, Richard Branson, Eric Schmidt. Todas hablan contra el tiempo y la competencia. En 2020 debería despegar su primer vuelo hacia un asteroide concreto y allí, en la noche oscura del espacio, coincidirá con Deep Space Industries, Moon Express o Kleos Space. Algunos de los pioneros de esta revolución. “La minería espacial de elementos raros y metales podría cambiar la economía de la Tierra pero todo dependerá de tener las infraestructuras adecuadas ahí fuera para que resulte más rentable que en nuestro planeta”, reflexiona Barbara Ghinelli, directora del Harwell Campus, el hub de la industria espacial del Reino Unido. Sin embargo esa es una nave que aún no ha partido.

 

De forma inesperada, los números brillan en este planeta perdido en la orilla del océano cósmico. Solo el mercado que se generará alrededor de la Tierra y la Luna (extracción de minerales, exportación de materias primas, habitabilidad) manejará 2,3 billones de euros en tres décadas. Hay tanto potencial como peligros. “El espacio es el próximo Salvaje Oeste pero también el lugar donde las compañías hallarán un nuevo boom económico”, vaticina un responsable de Made in Space, una empresa californiana que fabrica productos en el cosmos. Quizá la palabra esencial sea “adaptación”. Las misiones tripuladas durarán semanas o meses y deben encontrar sus propias respuestas, por ejemplo, a una pieza rota o perdida. Condiciones perfectas para la impresión 3D. “La fabricación aditiva permite construir geometrías que no existían antes”, narra David Pozo, director técnico de Factory Automation de Siemens. “Es el camino hacia piezas más baratas y ligeras, algo muy útil en el espacio”. Y también en sus colonias. El divulgador científico Jerry Stone cree que en 20 años centenares de personas podrían vivir en estructuras flotantes orbitando sobre la Tierra. Una solución, para algunos, más factible que colonizar otros mundos. “La desventaja de la superficie planetaria (ya sea de la Tierra, Marte o la Luna) es que el Sol no está disponible la mitad del tiempo mientras que en el espacio está ahí todo el rato. La luz solar puede convertirse en electricidad o proporcionar calor para el procesamiento de materiales”, comenta Stone.

 

Apellidos e inversiones


El paisaje cambia con la misma perseverancia que la Tierra rota sobre su eje. En gran parte por el impulso de astroemprendedores multimillonarios empeñados en transformar el espacio en su particular patio de recreo. Resulta sencillo casar apellidos e inversiones. Elon Musk (SpaceX), Jeff Bezos (Blue Origin), Bill Gates (Kymetal), Larry Pages (Planetary Resources), Paul Allen (Stratolaunch), Richard Branson (Virgin Galactic). Todos han comprometido su patrimonio y su ego en una visión nueva. Nada menos que 16 de las 500 personas más ricas del planeta invierten en el espacio. Existe algo muy profundo que conecta con las estrellas; algo más allá del verbo “tener”. Porque quieren llegar allí con sus propios recursos. Jeff Bezos —la segunda fortuna del mundo— se ha comprometido a financiar Blue Origen vendiendo al año el equivalente a 1.000 millones de dólares en acciones de su gigante Amazon, Richard Branson ha destinado 600 millones para que Virgin Galactic opere en 2018 vuelos comerciales hacia el espacio suborbital y Elon Musk ha invertido 100 millones de las ganancias de PayPal en SpaceX y sus cohetes reutilizables. Desde luego ninguno de sus directores financieros respaldaría semejantes aventuras siderales. Pues el riesgo es un agujero negro. “Hay quienes creen que SpaceX es una máquina de quemar dinero mientras otros defienden que con contratos de la Nasa por valor de 4.200 millones de dólares la empresa resulta muy rentable”, valora Javier Urones, analista de la casa de Bolsa XTB. Sin embargo, la memoria recuerda más el fuego.

 

Hace una década los vuelos suborbitales refulgían en la industria espacial. Virgin Galactic quería liderar estos nuevos peregrinos a través de su vehículo SpaceShip Two y muy pronto le siguieron Armadillo Aerospace, Masten Space Systems, Rocketplane, XCOR Aerospace y Blue Origen. Pero diez años más tarde ninguna de estas empresas ha transportado a ningún hombre al Cosmos. Una decepción que admiten las propias compañías. “Llevar y traer de una sola vez y de forma segura y asequible a gente al espacio resulta extremadamente difícil y exige su tiempo. Sin embargo hemos hecho avances asombrosos, muchos más que nadie en este campo”, justifica un representante de Virgin Galactic. El espacio se vuelve más pequeño pero también el tiempo. Urge llegar a los cielos. Bigelow Aerospace planea lanzar su propia estación espacial privada en 2020 y SpaceX quiere enviar a dos personas alrededor de la Luna el próximo año y dirigir durante 2024 una misión tripulada a Marte. Estos sueños chocan contra esa cuenta pendiente que es el dinero. “Queremos abrir el espacio a la humanidad pero para hacerlo debe ser asequible”, reconocía Elon Musk.

 

La empresa privada asalta el cosmos


El Cosmos siempre ha sido un entorno hostil para la cuenta de resultados. Alterna barreras altas de entrada y riesgos inmensos. “Por eso es muy importante reducir el coste de acceder al espacio. Pues las oportunidades de lanzamiento son pocas y caras”, reflexiona Colin Wilson, científico planetario del departamento de Físicas de la Universidad de Oxford. Desde los años noventa la mayoría de las empresas que han ganado dinero en ese frío sideral han recurrido a la misma estrategia: usarlo para dar servicio a sus clientes. Televisión por satélite, sistemas de navegación, geoposicionamiento. Todo orbita alrededor de la viabilidad. “Ha bajado el precio de llevar el hardware al espacio debido al aumento de la competencia y a que la innovación está disminuyendo el coste de los lanzamientos”, explica Giles Alston, experto de la consultora Oxford Analytica.

 

Construir ese puente entre el espacio y la Tierra es una de las bisectrices que une la geometría de este sector. Enviar carga al cosmos promete unos ingresos de 4.600 millones de euros. Una industria muy competitiva que lideran en su rama comercial Arianspace (Ariane 5) y SpaceX (Falcon 9). “Una industria, eso sí, todavía cara”, puntualiza John Holst, analista de Space Foundation. Sacar un objeto fuera de la gravedad terrestre a una velocidad mínima de 11,2 kilómetros por segundo cuesta millones. Además si mirásemos en la bodega de estas lanzaderas hallaríamos sobre todo satélites. Es la base de la industria espacial. Un mercado —acorde con Bank of America Merril Lynch— de 220.000 millones de euros. El 77% de todo el sector. Un segmento de negocio capaz de duplicar su valor en una década y que lucha contra sus señas de identidad. Son artefactos de ingeniería muy caros. Construir un satélite y situarlo sobre ese techo sólido que parece el cielo cuesta 1.000 millones de dólares. La forma de rebajar el precio sería crear satélites en serie como si fuera un Ford T en una cadena de montaje. Por eso la reducción de costes es el Santo Grial de la industria. “También hay que pensar de qué manera se enviarán al espacio, lo cual lleva a imaginar lanzamientos con 20 o 30 satélites para poner en órbita en cada tiro”, describe José Guillamón, director de Space Systems de Airbus. “Esto cambia la manera de pensar en el negocio y de reaccionar frente al futuro”.

 

Un pequeño gran hito


La vía más factible para conseguir lanzamientos múltiples y precios bajos son los satélites de pequeño tamaño. Sobre todo los CubeSats. Cuestan menos de cinco millones de dólares, pesan de uno a diez kilos y giran en órbitas bajas; entre 160 y 2.400 kilómetros de altura. “Su aparición es uno de los grandes cambios que ha vivido la industria en las últimas décadas. Pueden adaptarse a muchos tipos de cohetes de casi todos los países. Lo que significa que una empresa no tiene que esperar años para lanzarlo”, aclara John Holst. El tamaño marca el paso de la industria. En el próximo lustro se pondrán en órbita 2.400 aparatos de reducidas dimensiones. Un número que exige su contexto. En diciembre de 2016 había 1.459 satélites artificiales orbitando sobre el planeta. La mayoría pertenecen a Estados Unidos (593), China (192) y Rusia (135). Esa proporción explica la nueva geopolítica del mundo y del Cosmos.

 

El espacio ya no pertenece a las grandes superpotencias de la Guerra Fría. Poco a poco, Rusia y Estados Unidos dejan paso a un mundo multipolar. Ciudadanos de 40 países han viajado ahí fuera y en la noche perpetua del Universo ondean nuevas banderas. Diez países han situado satélites en órbita con éxito empleando sus propias lanzaderas. “El deseo de ir más allá de lo que se conoce es una característica del ser humano que no está limitada a una determinada región o nacionalidad”, comenta Steven Siceloff, portavoz de Boeing en Houston. El desafío es planetario.

 

Tanto que el presupuesto público en esta aventura ya alcanza los 62.000 millones de dólares. Pronto, en 2026, serán 79.000 millones. Unas 70 naciones destinan recursos al cosmos. Aunque nadie ha propuesto tanta ambición como China. Se ha convertido en el segundo país (desbancando a Rusia) que más invierte en su programa espacial. Se juega 4.000 millones. El gigante quiere contar en la Tierra y en el espacio y anuncia que en 2020 orbitará sobre Marte y durante 2036 hollará la Luna. Cada vez más actores quieren mirar a las estrellas. India y Japón destinan estos días 1.000 millones a sus programas espaciales. Una onda expansiva que llega al Viejo Continente. “Europa ha sido líder en la rama comercial [lanzamientos] del espacio pero ahora se ve amenazada por Blue Origen y SpaceX. Les ha cogido a contrapié y esto puede provocar que se pierda el liderazgo”, advierte José Mariano López-Urdiales, fundador de Zero 2 Infinity, una compañía catalana de transporte espacial que usa globos estratosféricos.

 

Esa diáspora geoestratégica conduce hacia un universo en el que pierde peso la presencia militar. El 75% de todo el dinero que consume la industria espacial procede del sector privado. “Pese a que ese porcentaje aún pueda contener algo de gasto en seguridad y defensa, el número sugiere que las aplicaciones comerciales serán el motor de la inversión en el espacio”, prevé Daniel Hicks, consejero delegado de Spaceport America, el primer puerto espacial construido en el mundo. La persistencia de los satélites confirma esta inercia. “El 59% de todos los aparatos lanzados o desplegados hasta julio de este año formaban parte de misiones comerciales, el 23% eran civiles y solo un 5% defiende fines militares”, resume John Holst. En esta industria, España se mueve en un terreno extraño. “Tenemos la capacidad de construir un satélite completo y ponerlo en órbita”, sostiene Juan Carlos Batanero, director de Espacio y Seguridad de Indra. Pero el país solo posee un aparato, que además gira contra el tiempo. El Spainsat termina su vida útil en 2021. Por eso Paz —construido en Madrid por Airbus— despegará a finales de enero desde California. El artefacto escaneará la Tierra a más de 514 kilómetros de altura y completará misiones civiles y militares. Detectará pateras en el Mediterráneo, narcotraficantes en el Estrecho o incendios en Galicia.

 

Mirar, conocer, poseer está en la esencia del hombre y el espacio no se escapa a la atracción de los infinitivos. ¿A quién pertenece la Luna o Marte? ¿Quién es dueño de los 9.000 asteroides próximos a la Tierra? El Tratado del Espacio Exterior, de 1967, aclara que “la exploración y el uso del espacio debe llevarse a cabo en beneficio e interés de todos los países y debe ser la provincia de toda la Humanidad”. Pero ese texto de hace 50 años nunca imaginó, por ejemplo, que la minería espacial dejaría de ser ciencia ficción. Hace dos años, Obama aprobó una regulación que reconoce el derecho de los estadounidenses sobre los recursos (agua, minerales, metales) extraídos de los asteroides. Luxemburgo ha replicado esa estrategia. Es el comienzo de una nueva era espacial. Y pocos asumen que sin las leyes adecuadas el espacio está más vacío y oscuro. “Los avances científicos, las crecientes oportunidades de explotación comercial del cosmos, la saturación que ya sufren las órbitas más utilizadas y la necesidad de enfrentar el problema de la basura espacial hace que sea importante revisar la arquitectura legal que gobierna el Universo”, observa Miguel Ángel Castelló, socio responsable de Industria de KPMG.

 

Sin embargo el “nuevo espacio” es apenas un niño cósmico y sus pilares débiles. El turismo espacial refleja esa dualidad. Inicialmente se pensaba que sería un mercado pequeño. Pero los analistas aseguran que puede valer 1.600 millones de dólares en 10 años si consigue proteger la fragilidad de sus clientes. “La demanda colapsará tan pronto como muera el primer turista espacial en un accidente”, alerta Bank of America Merril Lynch. La seguridad sigue estando en el aire. Pero el ser humano ha progresado atravesando riesgos. El 65% de la población estaría dispuesto a pagar por viajar al espacio. Es el sueño de una vida, aunque sea una cara duermevela. Un billete suborbital cuesta entre 80.000 y 210.000 euros. Poco importa. El hombre siempre ha anhelado las estrellas. Es esa “luz verde” al final del embarcadero. Y como al protagonista del Gran Gatsby, de Francis Scott Fitzgerald, “su sueño le debió de parecer tan cercano que casi lo podía alcanzar con los dedos”.

 


EL LADO OSCURO


El espacio promete un negocio de billones de euros pero exige asumir enormes riesgos. Pérdidas de vidas humanas, fallos en los lanzamientos, retrasos, tormentas solares, militarización y tensiones geopolíticas. Tanto que la Nasa ha contratado a un responsable de Protección Planetaria para evitar que se contaminen los planetas, la luna y otros cuerpos celestes. Frente a la amenaza, el Universo parece defenderse. Un suceso como el “evento de Carrington” de 1859 (la última gran tormenta solar, algo que ocurre en principio cada 150 años) dejaría a 40 millones de estadounidenses sin energía entre 16 días y dos años. La aseguradora londinense Lloyd’s calcula que ese Sol abrasador puede costar hasta 2,2 billones de euros. Otras pérdidas distintas son las vidas. A lo largo de la historia 18 astronautas no regresaron de sus misiones. Pese a todo, solo falla uno de cada 20 lanzamientos. El 5%. “Ya no es una industria de riesgo”, sostiene Giles Alston, experto de la consultora Oxford Analytica. “El ‘hardware’ es más preciso, la competencia impulsa la innovación y existe interés de los inversores”. Pero la ciencia no protege a las máquinas, para eso necesita seguros.

Todos los años el mundo contabiliza entre 80 y 100 lanzamientos. El 50% están asegurados y suelen viajar en ellos de 35 a 45 satélites. La proporción aurea de un negocio de 750 millones de dólares anuales en primas que se reparten un puñado de empresas. En el cielo orbitan cerca de 300 aparatos con cobertura que valen para las aseguradoras 30.000 millones. La mejora de la tecnología ha provocado una caída de los fallos y la industria lo asume. “A finales de los años 90, las tasas de los seguros de lanzamiento iban del 20% al 25%. Hoy esa horquilla va del 5% al 7%”, describe Paola Serrano, directora de Aviación y Espacio de Mapfre Global Risks. También se respalda (generalmente por un año) la vida en órbita del artefacto. Se paga el 0,5% del valor asegurado. Porque los satélites son ingenios muy caros. Sobre todo los grandes, los geoestacionarios, que representan el grueso de un segmento comercial de 400 millones de dólares. Ninguna aseguradora cubre el turismo espacial.

De un internet abierto a una vuelta a la edad oscura

¿Alguien puede dudar de que el acceso a un internet relativamente libre y abierto está llegando rápidamente a su fin en Occidente? En China y otros regímenes autocráticos los líderes simplemente manipularon internet a su voluntad, censurando el contenido que amenaza sus gobiernos. Pero en el "democrático" Occidente se está haciendo de manera diferente. El Estado no tiene que interferir directamente, subcontrata su trabajo sucio a las corporaciones.


Tan pronto como el próximo mes la red podría convertirse en el juguete exclusivo de las mayores corporaciones de ese tipo, decididas a obtener la mayor ganancia posible fuera del ancho de banda. Mientras tanto, las herramientas que nos permiten involucrarnos en el pensamiento crítico, la disidencia y la movilización social se eliminarán a medida que la "neutralidad de la red" se convierta en una nota histórica, una fase inicial, la del "crecimiento" de internet.


En diciembre la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) planea revocar regulaciones ya comprometidas puestas para mantener una apariencia de “neutralidad de la red”. Su presidente, Ajit Pai, y las corporaciones que son proveedoras de servicios de internet quieren eliminar estas reglas, al igual que el sector bancario se deshizo de las regulaciones financieras para poder inflar nuestras economías en esquemas ponzi gigantes.


Eso podría servir como el golpe final a la izquierda y su capacidad para hacer que su voz se escuche en el ámbito público.


Fueron los líderes políticos, ayudados por los medios corporativos, quienes allanaron el camino para este paso con su fomento de un pánico moral egoísta sobre las "noticias falsas". Argumentaron que las noticias falsas aparecieron solo en internet, no en las páginas de los medios corporativos, los mismos medios que nos vendieron el mito de las armas de destrucción masiva en Irak y han preservado de manera tan efectiva un sistema de partido único con dos caras. Al parecer el público necesita estar protegido solo de los blogueros y los sitios web.


Rápidamente respondieron los gigantes de las redes sociales. Cada vez está más claro que Facebook está interfiriendo como una plataforma para la difusión de información para activistas progresistas. Ya está cerrando cuentas y limitando su alcance. Estas tendencias solo se acelerarán.


Google ha cambiado sus algoritmos de forma que ha garantizado que los rankings de los motores de búsqueda de los sitios prominentes de la izquierda caigan por el piso. Cada vez es más difícil encontrar fuentes alternativas de noticias porque se ocultan activamente a la vista.


Google intensificó ese proceso esta semana "desclasificando" RT y Sputnik, dos sitios rusos de noticias que proporcionan un contrapeso importante -aun cuando haya sesgo pro-Rusia en su agenda- a la propaganda antirrusa lanzada por los medios corporativos occidentales. Los dos sitios serán censurados en internet para la gran mayoría de los usuarios.


RT está lejos de ser una fuente perfecta de noticias -ningún medio estatal o corporativo lo es- pero es una voz vital para tener en línea. Se ha convertido en un santuario para muchos que buscan críticas alternativas y a menudo mucho más honestas, tanto de la política interna de Occidente como de la intervención occidental en tierras lejanas. Tiene su propia agenda política, por supuesto, pero a pesar de la suposición de muchos liberales occidentales proporciona una imagen mucho más precisa del mundo que los medios corporativos occidentales sobre una amplia gama de cuestiones.


Eso es por una buena razón. Los medios corporativos occidentales están ahí para apuntalar prejuicios que han sido inculcados en las audiencias occidentales a lo largo de toda su vida, el principal es que los estados occidentales actúan legítimamente como policías bienintencionados, aunque de vez en cuando torpes, tratando de mantener el orden, entre otras situaciones, en estados malvados o indisciplinados en todo el mundo.


Los medios y la clase política pueden aprovechar fácilmente estos prejuicios para persuadirnos de todo tipo de mentiras que fomentan los intereses occidentales. Para tomar solo un ejemplo, Irak. Nos dijeron que Saddam Hussein tenía vínculos con al-Qaeda (no los tenía y no pudo haberlos tenido), que Irak poseía con armas de destrucción en masa (no las tenía tal como los inspectores de armas de la ONU intentaron decirnos) y que los Estados Unidos y el Reino Unido querían promover la democracia en Irak (pero no antes de que hubieran robado su petróleo). Puede haber habido oposición en Occidente a la invasión de Irak, pero estaba mínimamente impulsada por una apreciación de que estos elementos de la narrativa oficial eran fácilmente verificados como mentiras.


RT y otras fuentes de noticias en inglés no occidentales proporcionan una lente diferente a través de la cual podemos ver eventos muy importantes con perspectivas que no se ven opacadas por una agenda occidental patricia.


Las fuentes y los sitios progresistas están siendo gradualmente silenciados y puestos en la lista negra, llevándonos nuevamente a los brazos de los propagandistas corporativos. Pocos liberales están dispuestos a alzar la voz en nombre de RT, olvidando las advertencias de la historia, como el poema antinazi de Martin Niemoller "Primero vinieron a por los socialistas".


Las reglas existentes progresistas y disidentes de "neutralidad de la red" ya están fallando, como dejan claro los desarrollos que he señalado antes. Porque sin ellas las cosas empeorarán. Si los cambios se aprueban el próximo mes los proveedores de servicios de internet (ISP), las empresas que nos conectan a internet, también podrán decidir qué debemos ver y qué queda fuera de nuestro alcance.


Gran parte del debate se ha centrado en el impacto de poner fin a las reglas de las empresas comerciales en línea. Es por eso que Amazon y sitios pornográficos como Pornhub han liderado la oposición. Eso está eclipsando la amenaza más significativa para los sitios progresistas y los principios de la libertad de expresión que ya están en conflicto.


Al In-System Programming (ISP) se le dará una mano mucho más libre para determinar el contenido que podemos recibir en línea. Podrán ralentizar las velocidades de acceso de los sitios que no son rentables, lo cual es cierto para los sitios de activistas, por definición. Pero también pueden estar facultados para imponer la censura al estilo chino, ya sea por iniciativa propia o bajo presión política. El hecho de que esto pueda justificarse por motivos comerciales, no políticos, será de poca ayuda.
Las personas comprometidas con encontrar noticias reales pueden encontrar soluciones. Pero esto es un pequeño consuelo. La gran mayoría de las personas utilizará los servicios que les brindan y no se darán cuenta de lo que ya no está disponible.


Si se necesita cierta edad para acceder a un sitio web, simplemente harán clic en cualquier otro lugar. Si una búsqueda en Google muestra solo los resultados corporativamente aprobados, leerán lo que se ofrece. Si su servidor de Facebook se niega a proporcionar contenido "no rentable" o "falso", no se enterarán. Pero todos los que nos preocupamos por el futuro seremos los más empobrecidos.

Jonathan Cook*
Counter Punch

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.


*Jonathan Cook ganó el Premio Especial Martha Gellhorn de Periodismo. Sus últimos libros son Israel and the Clash of Civilisations: Iraq, Iran and the Plan to Remake the Middle East (Pluto Press) y Disappearing Palestine: Israel’s Experiments in Human Despair (Zed Books). Su web es www.jkcook.net .
Fuente: https://www.counterpunch.org/2017/11/24/from-an-open-internet-back-to-the-dark-ages-2/

Domingo, 05 Noviembre 2017 07:14

Lo prometido es deuda

Decio Oddone (izq), director general de la Agencia Nacional de Petróleo de Brasil y Fernando Coelho Filho, ministro de Minería de Brasil, durante la conferencia de prensa al final de la subasta de petróleo de “presal” en Río de Janeiro, Brasil, el 27 de octubre de 2017

 

Brasil licitó la explotación de su mayor yacimiento petrolífero.

 

El gobierno Temer entregó la explotación de una de las mayores reservas de petróleo del mundo a las grandes trasnacionales petroleras. Los expertos y trabajadores de la industria denuncian una “gran amenaza a la soberanía nacional”.

Una de las primeras medidas que tomó el presidente brasileño, Michel Temer, luego de desbancar a su antecesora Dilma Rousseff, fue cambiar las reglas de juego de uno de los yacimientos de petróleo más grandes del mundo –el “presal”– que se encuentra en las costas brasileñas. La semana pasada se derribó de facto la exclusividad que la estatal Petrobras tenía sobre esa reserva, y las principales empresas petroleras trasnacionales se apoderaron de su explotación.

Descubierto en 2007 por Petrobras, este presal es una gran reserva de petróleo ubicada en el subsuelo marino, aproximadamente a una profundidad de siete quilómetros bajo el nivel de la superficie del mar. Se trata del yacimiento más profundo que se ha encontrado en el mundo, y según un estudio de la Universidad Estatal de Rio de Janeiro contendría al menos 176 billones de barriles de petróleo. “En el mundo de la energía y el petróleo fue catalogado como el descubrimiento más importante de los últimos 50 años en el mundo”, y “coloca a Brasil en la lista de los mayores productores del mundo, generando condiciones hasta para que el país entre en la Opep y alcance los ámbitos de decisión en el mundo del petróleo”, comentó a Brecha el profesor de ciencia política y economía William Nozaki, que participa de la elaboración de propuestas estratégicas de la Federación Única de los Petroleros (Fup, sindicato que representa a los trabajadores de ese sector).

En 2006 “Brasil se volvió autosuficiente” en petróleo, explicó a Brecha Ildo Sauer, actual director del Instituto de Energía y Ambiente de la Universidad de San Pablo (Usp), que en ese momento todavía era director ejecutivo de Petrobras. Y en 2007, cuando se descubrió el presal, el país “pasó de hecho a ser un actor importante a escala mundial”, señaló.

 

DE LEYES Y GIGANTES.

 

Desde que fue fundada por Getúlio Vargas, en 1953, hasta 1997 –durante la oleada privatizadora de Fernando Henrique Cardoso–, Petrobras tenía el monopolio de la producción de petróleo en Brasil. Cardoso implantó el llamado “régimen de concesión”, con el que Petrobras perdió el monopolio y las petroleras internacionales pudieron intervenir en todos los eslabones de la cadena de producción del hidrocarburo. Durante el gobierno de Lula y después de descubrir el presal, el Partido de los Trabajadores (PT) creó un nuevo régimen para explotar el petróleo (llamado “partilha”), basado en el reparto del excedente del producto: la empresa contratante explota y extrae el petróleo y carga con los costos, mientras que el Estado se queda con una parte del petróleo excedente, según un porcentaje establecido previamente en un contrato. Según la misma ley, cada consorcio de explotación que pretendía operar en el presal debía tener una participación mínima del 30 por ciento de la estatal Petrobras, que en la práctica llevaba a cabo la explotación. Por lo tanto, las empresas interesadas en participar debían asociarse con Petrobras, única operadora. “Gracias a la propuesta de Lula, el control sería brasileño, aunque parte de la participación financiera fuera extranjeras”, comentó a Brecha João Antonio de Moraes, director de la Fup. “Para que Brasil mantenga su soberanía energética, que es la garantía de que no nos falte combustible mañana, es necesario que tenga un control nacional sobre las reservas del presal”, apuntó.

Sauer, sin embargo, rechaza tanto el régimen de concesión como el modelo de partilha, ya que, según argumentó a Brecha, ambos producen efectos similares y no sirven a los intereses estratégicos del país. Con el modelo partilha “una parte pequeña de la ganancia va para el gobierno federal. Y cuando el precio del petróleo cae, sobra muy poco”, expresó. “Se entrega el derecho de producción para el consorcio que ganó la subasta”, y en ambos regímenes, “una vez firmado el contrato, la producción es acelerada porque los dueños del contrato quieren extraer lo máximo en el menor tiempo posible, no tienen una visión estratégica, geopolítica, macroeconómica, sino que tienen una visión microeconómica, como cualquier empresa. Sin embargo, un gobierno como el brasileño, en asociación con la Opep, Rusia, Canadá, México, sí podría imponer el precio, y eso redundaría en más riqueza con el mismo petróleo”, afirmó.

 

DESREGULACIÓN.


Desde que se descubrieron las reservas del presal las empresas estadounidenses comenzaron a presionar para dictar las reglas de la explotación del petróleo. En un telegrama interceptado por Wikileaks en 2010, José Serra, candidato a presidente por el Partido de la Social Democracia Brasileña (Psdb), le comentó a la directora de relaciones gubernamentales de la petrolera estadounidense Chevron que tuviera paciencia con la ley partilha, asegurándole que ésta caería más adelante: “Deja que esos tipos del PT hagan lo que quieran. No se concretarán las licitaciones, y ahí nosotros les vamos a mostrar a todos que el modelo antiguo funcionaba, y nosotros lo vamos a cambiar de vuelta”. Dicho y hecho. Una vez que Rousseff fuera destituida, y tres meses luego de asumir como canciller, Serra vio cumplirse su proyección. En noviembre de 2016 fue aprobado en la Cámara de Diputados el proyecto de ley para sacar a Petrobras del medio. El presidente Michel Temer dijo en su momento que sancionaba la ley del presal “con gran satisfacción”, porque consideraba “exagerado” que Petrobras tuviera que participar obligatoriamente en cualquier emprendimiento. La nueva ley suprimió la exigencia de que Petrobras sea la única empresa operadora y la obligatoriedad de asociarse con ella para presentarse a licitaciones de explotación petrolera. El cambio no es menor. En la práctica significa que el Estado brasileño pierde el control directo de cuánto petróleo se extrae. Esta información pasa a ser dominada por las empresas privadas.

Los argumentos que esgrime el gobierno a favor de esta liberalización van desde que así se dinamiza la economía y se impide que Petrobras haga gastos innecesarios, hasta que de esta manera se evita la asociación de las empresas estatales con la corrupción. Para Nozaki la nueva ley representa “una entrega en bandeja, ya que no se entrega solamente el recurso natural del país, sino también el recurso industrial y la tecnología desarrollada. Es una expropiación doble. El Estado es expropiado de sus recursos naturales, aquello que está en el suelo pasa a ser extranjero, y entrega también todo su potencial de desarrollo tecnológico industrial”.

 

REPARTIR LA TORTA.


El pasado viernes 27 de octubre el gobierno de Temer licitó, bajo el nuevo régimen, la explotación de ocho áreas delimitadas del presal. De ellas seis cayeron en manos extranjeras. Sin la obligatoriedad de que Petrobras participe de los consorcios contratistas, las principales zonas quedaron así bajo absoluto dominio extranjero, y el gobierno no tendrá ningún control sobre ellas.

Las subastas se retrasaron dos horas debido a una medida cautelar expedida por la justicia federal de Amazonas, que las había suspendido. El juez había dado lugar a una acción de la Central Única de los Trabajadores (Cut) que argumentaba que los pisos fijados en las subastas eran demasiado bajos y que la ley que puso fin a la exclusividad de Petrobras como operadora representa un “vicio constitucional”. La medida cautelar fue apelada por pedido del Estado y luego anulada. Participaron de las licitaciones 15 empresas de diez países extranjeros, y el gran interés de estas empresas se debe, según Nozaki, a que Petrobras ya asumió todo el riesgo y el costo inicial de explorar y descubrir los pozos. Las empresas sólo cosecharán ganancias garantizadas. Entre las ganadoras se encuentran gigantes del mercado mundial, como Shell, Exxon Mobile, Total, Repsol, Qatar Petroleum, British Petroleum, y con un papel destacado de empresas chinas, como Sinopec, Cnooc Petroleum y Cnodc. Petrobras participó y ganó en tres de las áreas por las que ofertó. “Las grandes petroleras no tienen más petróleo, vinieron a Brasil justamente para explotar el petróleo del presal que nosotros descubrimos. Solamente tienen acceso al petróleo en algunos países de África, y de Asia central, los grandes países ya no les entregan sus reservas, porque saben que el camino estratégico es otro”, señaló Sauer. Según Cibele Vieira, coordinadora de la Fup, “Brasil entrega a otras naciones el control de una reserva energética de la que depende profundamente”. Para De Moraes, otro aspecto clave es que “antes se exigía que los insumos (para todo el proceso de producción petrolera) se compraran en Brasil, para potenciar la industria”, y ahora “Temer también está atacando eso”. Además, señaló, “la privatización y desnacionalización del presal supone más riesgos para el ambiente, en un área muy delicada”.

Sauer insistió en que la riqueza que está en juego no ha sido debidamente apreciada por la sociedad brasileña. “Este petróleo pertenece a las generaciones futuras, y toda la riqueza que tomemos de ellas tiene que volver en educación pública, salud pública, reforma urbana, reforma agraria, y para hacer un sistema productivo más potente que si el petróleo se quedase debajo de la tierra”, sentenció.

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 06 Septiembre 2017 06:39

El valijero, uno de los hombres de Temer

El valijero, uno de los hombres de Temer

El presunto dueño de los bolsos repletos de dinero descubiertos ayer se encuentra en prisión domiciliaria gracias a la actitud complaciente de un juez de Brasilia que lo procesó en una causa por obstrucción de justicia.


Los valijeros de Temer. Uno de los hombres de confianza del presidente, Guedel Vieira Lima, fue acusado de ser el dueño de los bolsos repletos de billetes descubiertos ayer en Salvador de Bahía, en el nordeste del país. La foto tomada por la policía en una supuesta “cueva” de Vieira Lima retrata la desmesura de la gavilla que tomó el poder tras derrocar a Dilma Rousseff. La imagen muestra nueve bolsos y siete cajas de cartón llenas de dinero. Los investigadores de la policía federal descubrieron el escondite en el marco del Operativo Tesoro Perdido después de meses de seguirle los pasos a Vieria Lima conocido como uno de los operadores todo terreno del mandatario pese a que renunció a su cargo de ministro de gobierno en noviembre del año pasado envuelto en otro escándalo.


El presunto dueño de las bolsos se encuentra en prisión domiciliaria gracias a la actitud complaciente de un juez de Brasilia que lo procesó en una causa por obstrucción de Justicia. En junio ese mismo magistrado de Brasilia había ordenado la breve prisión de Vieira Lima al ser pillado cuando presionaba a uno de los miembros de la gavilla que se aprestaba a contar todo al Ministerio Público Federal. El arrepentido en cuestión, que sigue dispuesto a revelar como funciona la banda, es Lucio Funaro. Ayer el Supremo Tribunal Federal aceptó su confesión, que ahora puede alimentar una acusación contra Temer.


Recopilemos esta historia policial: el jefe de Estado tiene un hombre de confianza, Vieira Lima, que además de esconder plata, posiblemente para sobornos, se ocupa de intimidar a los “traidores” que quieren romper con el grupo.


El método Temer viene de antes de su llegada al Palacio del Planalto, ya que trabajó junto a Guedel Vieira y el ahora arrepentido Funaro durante años. Fue cuando ese mismo grupo comandaba el bloque de diputados del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). En los años 90 el PMDB de Temer había sido el brazo auxiliar del gobierno de Fernando Henrique Cardoso, neoliberal. Luego el PMDB se alió al Partido de los Trabajadores durante los gobiernos de izquierda de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

Pero a partir del segundo mandato de Dilma, iniciado en 2015, esa organización “pemedebista” fue la responsable de organizar el golpe parlamentario. Las investigaciones inconclusas sobre la destitución de Rousseff indican que hubo valijas, distribuidas por el PMDB, para persuadir legisladores de otros partidos a que se sumen al impeachment.
El plan y el financiamiento de la caída de la presidenta fue conducido por otro “pemedebista”, Eduardo Cunha, el ex jefe de la Cámara Baja que fue condenado y preso por cobrar coimas millonarias a las que ocultó en bancos suizos.


Luego de la detención de su compañero Eduardo Cunha, un dirigente importante en las articulaciones político-delictivas, Temer procuró mantenerlo como aliado y evitar que se acoja a la delación premiada. Y para eso al parecer recurrió a al empresario Joesley Batista, quien habría pagado altas sumas de dinero al ex diputado Cunha confinado en una cárcel de la sureña Curitiba.


Durante una reunión nocturna de Temer con Batista, en la residencia oficial, también se acordó que el cobro de coimas quedaría a cargo del diputado pemedebista Rodrigo Rocha Loures.


El asesor presidencial Rocha Loures fue filmado hace cinco meses, cuando cargaba un maletín con el equivalente a unos 160 mil dólares recibidos de manos de un ejecutivo del frigorífico JBS. Era la concreción del pacto establecido por Temer y Batista dos semanas antes.


Rocha Loures, al igual que su correligionario Vieira Lima, goza de prisión domiciliaria, una prebenda que probablemente hayan recibido por ser lugartenientes del jefe, Temer.


El video de Rocha Loures caminando a paso rápido por el centro de San Pablo con una valija cargada de dinero causó conmoción en la opinión pública en mayo. En esos días también se divulgó la grabación del diálogo entre Temer y Batista que selló el pago de coimas con una frecuencia presuntamente semanal. Siempre en valijas. Las revelaciones causaron un sismo político y especulaciones sobre la renuncia del presidente, que se aferró al cargo.


Ayer las imágenes del departamento bahiano con los bolsos rebozantes de billetes fueron noticia pero no suscitaron un estremecimiento nacional.


Tal vez el público, saturado de valijas y otras noticias sobre la índole mafiosa de este gobierno, haya perdido capacidad de asombro. O esté resignado a vivir en un régimen de baja intensidad democrática dirigido por grupos ocupados en delinquir y aplicar un programa neoliberal agresivo.


Todo indica que la administración temerista se ha consolidado.


El lunes los ocupantes del Palacio del Planalto recibieron con beneplácito el anuncio de la Procuraduría General de la República sobre la aparición de nuevas grabaciones del arrepentido Joesley Batista en las que se habría documentado que su delación fue ilegal. En una charla de cuatro horas el hombre que denunció a Temer por corrupción contó que su confesión fue urdida con un importante miembro del Ministerio Público, en violación de lo que establece la ley de la Delación Premiada.


La noticia dada por el procurador Rodrigo Janot sobre maniobras “graves, gravísimas” en el Ministerio Público significó un vuelco en el proceso contra Temer.


De inmediato sus abogados demandaron que sean anuladas todas las pruebas en que se sostuvo el proceso que se sustancia en el marco de la megacausa Lava Jato. Y en el Congreso la coalición oficialista, donde están los mismos diputados que apoyaron el impeachment en 2016, recuperó su cohesión detrás del presidente que parece haber quedado a salvo de nuevos procesos. Al menos por ahora.

Viernes, 25 Agosto 2017 06:35

Avance del proyecto extractivo de Temer

Avance del proyecto extractivo de Temer

Se trata de una reserva forestal en la Amazonia del tamaño de Suiza, que se abrirá a la actividad minera en una región rica en oro. La decisión fue rechazada por entidades ambientalistas, que la calificaron de catástrofe.

 

El presidente de Brasil, Michel Temer, decretó la extinción de una reserva forestal en la Amazonia del tamaño de Suiza para permitir la actividad minera en una región rica en oro. Una decisión con la que busca incrementar la inversión y la recaudación ante una crisis fiscal y que fue rechazada por entidades ambientalistas, que la calificaron como una catástrofe.


La medida abre para las empresas mineras una nueva frontera en la extracción del oro en una región que había sido clausurada para estos emprendimientos en el contexto de la preservación de los recursos naturales del mayor bosque tropical del mundo. Temer liberó para la extracción minera la Reserva Nacional del Cobre y Asociados (Renca), en el límite entre los estados de Pará y Amapá, que había sido cerrada para la actividad económica en 1984 por el dictador Joao Baptista Figueiredo, quien consideró a la región estratégica en recursos naturales.


En el decreto, el gobierno dijo que la liberación para la actividad minera no se aparta de la aplicación de la legislación específica sobre vegetación, tierras indígenas y franjas fronterizas. La región amazónica es considerada la mayor reserva de oro de Brasil, país donde la minería representa el 4 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) y, con la medida, el gobierno busca elevar la participación del sector a un 6 por ciento.


“El gobierno caminó primero en flexibilizar las leyes ambientales y la normativa para las tierras indígenas y luego aprobó un nuevo código minero: después de esto vemos ahora que un espacio como el de Dinamarca será entregado a las empresas mineras, muy probablemente las extranjeras, sobre todo las canadienses”, dijo la portavoz del Comité Nacional de Defensa de los Territorios Frente a la Minería, Katia Visentainer. Para los ambientalistas, según Visentainer, el decreto de Temer eliminando la reserva ambiental es el mayor acto de violencia contra la Amazonia de los últimos 50 años al considerar que no hubo diálogo ni con el Congreso ni con la sociedad civil.


La Renca, como se conoce al área ambiental, fue una región disputada por las empresas mineras extranjeras, motivo por el cual Figueireido dispuso su cierre en 1984. El Comité al que pertenece Visentainer denunció la falta de fiscalización de este gobierno frente a la minería y puso como ejemplo al estado de Minas Gerais, donde existen 700 diques y cuatro personas para fiscalizarlos. El año pasado, la ruptura de un dique que contenía desechos mineros provocó una tragedia en la ciudad de Mariana. El dique pertenecía a la empresa Samarco, propiedad de las mineras brasileña Vale y canadiense BHP Billiton y su colapso provocó la peor tragedia ambiental de la historia de Brasil, arrastrando poblaciones, contaminando ríos y cambiando la geografía del lugar por el lodo tóxico derramado.


La ambientalista apuntó también a los bajos tributos que pagan las mineras a los estados amazónicos. El impuesto a las ganancias asciende a tres por ciento, cuando un asalariado abona el 28 por ciento de sus haberes. “Lo mismo ocurre con los royalties, donde se paga apenas el tres por ciento”, denunció. El gran miedo tanto del comité como de organizaciones ambientalistas globales como WWF es que la carrera del oro cause conflictos en la región, sobre todo la creación de ciudades, migraciones violentas y presión sobre las tierras indígenas.


El coordinador de la entidad ambientalista WWF, Michel De Souza, dijo que existe una catástrofe con la apertura a la industria minera en una región rica en oro. “Hacer este tipo de movimiento sin discusión, por decreto, es muy peligroso. Estamos hablando de un área donde hay regiones protegidas, reservas indígenas. Es un riesgo enorme a nuestro mayor activo nacional, la selva amazónica, puesta en riesgo por la desesperación de que cierren las cuentas en la crisis”, fustigó el dirigente de WWF.


El gobierno se lanzó a la búsqueda de inversiones privadas en todos los frentes: además de buscar recursos en el área mineral con esta decisión en un área con cuatro millones de hectáreas en la selva amazónica, inició una era de privatizaciones. El miércoles, la administración Temer anunció que iniciará el proceso de privatización de la Casa de la Moneda y de varios aeropuertos, entre ellos el más codiciado del país, el de Congonhas, de cabotaje de San Pablo.


Además de otros 55 proyectos de concesiones a privados como pozos petroleros, líneas de transmisión eléctrica, puertos y rutas, el gran anuncio fue hecho el lunes: la venta de la gigante eléctrica Eletrobras, la mayor de América latina en su tipo. El presidente lanzó estas iniciativas luego de que fracasara el intento de aumentar impuestos para lograr la meta de déficit fiscal, que debió ser alterada a raíz de la caída de la recaudación. La meta saltó de 44 mil millones de dólares a 52 mil millones de dólares y apenas se espera superávit en 2020.


Desde el sector privado, el decreto es algo para festejar. “No tenía sentido mantener un área como esa cerrada a las mineras y al mismo tiempo dejar que haya búsqueda de oro en forma ilegal”, dijo Elmer Prata Salomao, presidente de la Asociación Brasileña de las Empresas de Búsqueda Mineral (ABPM). El presidente de Ibram, entidad que reúne a las mineras, dijo que la decisión es una victoria del sector, que hace mucho tiempo busca la apertura de esa área.


Desde el gobierno, poner a la minería en el centro de su foco económico fue una prioridad, como lo había dicho antes del decreto el secretario de Geología del Ministerio de Minas y Energía, Vicente Lobo. “Creemos que esa zona pueda desarrollar un proyecto sin igual en el mundo, con una gigantesca chance para la extracción de oro”, declaró, agregando que existen otros minerales como hierro, níquel y manganeso.


El dilema de una región que los militares preservaban también incluía su cercanía con la frontera de Guyana Francesa, último enclave colonial europeo en la Sudamérica continental.


“Eliminar esta zona en forma paralela al desmonte de las agencias de control y la inminente concesión de la exploración minera al capital internacional significa un ataque desproporcionado a la soberanía de los pueblos amazónicos y a su propio derecho al desarrollo”, dijo el historiador Daniel Chaves, director del Núcleo de Innovación y Transferencia de Tecnología de la Universidad Federal de Amapá.

Publicado enInternacional