Miércoles, 11 Septiembre 2019 05:48

Las inyecciones van a pasar a la historia

Mariano Correa, Investigador Principal del Conicet en la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC)

Mariano Correa, investigador del Conicet en la Universidad Nacional de Río Cuarto, descubrió con su equipo una molécula "taxi" que resiste la digestión y puede llevar medicinas a zonas específicas para un tratamiento.

 

“A Macri le da lo mismo, pero todo lo que logramos fue a partir de conocimiento 100% argentino”, dice Mariano Correa, Investigador Principal del Conicet en la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC) y referente del proyecto. A partir de los avances logrados junto a su equipo interdisciplinario de expertos, las vacunas podrían comenzar a suministrarse por vía oral y dejar atrás a las dolorosas inyecciones. Se trata, a todas luces, de un auténtico giro copernicano que podría transformar para siempre los tratamientos de enfermedades como el cáncer y la diabetes. Tras 20 años de investigación sostenida y, pese a los serios retrocesos presupuestarios en el área de CyT, los científicos argentinos continúan pateando el tablero con aplicaciones en el campo de la salud que, en un futuro cercano, podrían mejorar de manera notable la calidad de vida de los pacientes. A continuación, este especialista en nanomedicina, explica en qué consiste el hallazgo y qué falta para que llegue a los consultorios.

-¿De qué va el hallazgo?

-Luego de 20 años de trabajo y, tras analizar durante mucho tiempo moléculas anfifílicas –aquellas que poseen un extremo hidrofílico (soluble en agua) y otro hidrófobo (rechaza el agua)– dimos con una que demostró un comportamiento particular, que nos llamó mucho la atención. Al comenzar a estudiar sus propiedades en agua advertimos que formaban vesículas de manera espontánea. Es decir, formaban “taxis” cuyas estructuras no eran atacadas ni desarmadas por los ácidos del estómago.

-¿Taxis?

-Claro, como son sistemas estables las vesículas pueden ser pensadas como si fueran vehículos. Taxis que transportan pasajeros (medicamentos) que se introducen en el organismo y se dirigen hacia un punto preciso en que queremos que desciendan. En una terapia contra el cáncer, por ejemplo, estos pasajeros bajan del medio de transporte para actuar sobre las células malignas. Todo el arsenal de drogas acumulado se vierte sobre esa región del cuerpo sin intoxicar a todo lo demás.

-Siguiendo con la analogía, ¿de qué manera estos pasajeros –las drogas– saben cuando deben bajarse del vehículo y actuar?

-Ello se vincula directamente con la ingeniería mediante la cual diseñamos los sistemas. El tumor, para seguir con el caso, tiene muchas diferencias respecto de las células normales. Suele generar entornos más ácidos, entonces, uno podría perfectamente indicarle al taxi que cuando llegue a una zona con un determinado pH se libere. O bien, usualmente, también presentan niveles más altos de temperatura; por ello, es posible diseñar transportadores termosensibles que detecten cuando el móvil atraviesa regiones que superan el calor normal del cuerpo (36°) para largar los fármacos.

-Y además de llegar al sitio preciso sin problemas, el punto más importante es que estas vesículas no se desintegren cuando ingresan en el organismo…

-A diferencia de los fosfolípidos (de uso tradicional en los laboratorios) que son atacados y vencidos por medios ácidos cuando arriban al estómago, las que descubrimos resisten. Una vez que nos dimos cuenta de esta propiedad de las vesículas lo primero que hicimos fue comprobar que no fueran tóxicas. Una tesista del equipo lo chequeó mediante su tesis doctoral y a partir de allí empezamos a pensar en la posibilidad de generar una terapia oral para personas insulinodependientes. Precisamente, las variantes que se habían manejado (y aún se manejan) no funcionaban porque la insulina es sumamente sensible al medio en que se disuelve y pierde sus capacidades para controlar los niveles de glucosa en sangre.

-Es por eso que los pacientes la reciben mediante inyecciones.

-Claro, hasta ahora nadie la ingiere porque pierde el efecto. Por ello, desde nuestro laboratorio logramos encapsular insulina en las vesículas y comprobamos que eran resistentes en el estómago por un tiempo suficiente para hacer efecto (una hora y media). Esto significa que atraviesan sin modificaciones el tracto intestinal y llegan al torrente sanguíneo. Hicimos las pruebas en roedores y les aplicamos las vesículas con insulina a través de los distintos métodos.

-¿Y qué resultados obtuvieron?

-En ambos métodos (inyecciones y vía oral) los niveles de glucosa disminuyeron. Ello nos indicó que, efectivamente, en un futuro sería posible suministrar la insulina por vía oral y reemplazar a los dolorosos pinchazos. Asimismo, también hemos desarrollado una línea para suministrar fármacos mediante la piel, a través de lo que se conoce como nanogeles. Algo similar a lo que ocurre con los parches de nicotina para aquellos individuos que quieren dejar de fumar. En este caso, logramos comprobar que las vesículas además son deformables; se las ingenian para poder atravesar el estrato corneo (la capa más superficial de la piel) y desembocar en la sangre. Con lo cual llegamos a la conclusión de que las drogas podrían llegar a su objetivo en el organismo mediante vía tópica. Los tratamientos contra el cáncer, en el mediano plazo, podrían llegar a emplear una quimioterapia que utilice parches para la piel en vez de inyecciones.

-¿Cuáles son los próximos pasos? ¿Cuándo estarán disponibles para los pacientes?

-Los ensayos clínicos deben realizarse en laboratorios certificados por ANMAT, de modo que estamos a la espera de que alguna empresa se interese en nuestros desarrollos para comenzar a pensar en una escala industrial. Para todo se necesita dinero que, como todos sabemos muy bien, no está disponible para las actividades relacionadas a la ciencia, la tecnología y la educación. Todo nuestro trabajo ha sido realizado en base a subsidios obtenidos en organismos estatales.

-¿Cómo es la situación actual?

-Hoy estamos en la lona: los privados no se interesan por la ciencia local y el gobierno entrega poco dinero y a cuentagotas. Para disfrazar esta situación se ha promovido, a través de los medios masivos adeptos, una rivalidad históricamente saldada entre ciencia básica y aplicada, cuando nosotros sabemos bien que no existe esta controversia. Es imposible aplicar algo si no se comprende primero. A Macri le da lo mismo, pero todo lo que logramos fue a partir de conocimiento 100% argentino.

Físicos realizan con éxito la primera teletransportación cuántica tridimensional

El logro alcanzado por un grupo de científicos austriacos y chinos podría influir enormemente en el desarrollo de los primeros ordenadores cuánticos.

Físicos cuánticos de la Academia de Ciencias de Austria, la Universidad de Viena y la Universidad de Ciencia y Tecnología de China llevaron a cabo un experimento que demostró la posibilidad de teletransportar estados cuánticos complejos de alta dimensión, según informaron en la revista Physical Review Letters.

Los investigadores teletransportaron el estado cuántico de un fotón (partícula de luz que puede portar la información) a otro, situado a distancia.

No es el primer experimento de este tipo, pero anteriormente solo se logró trasmitir los fotones en dos niveles, llamados también 'qubits', o sea en la conocida información digital con valores "0" y "1".

Esta vez los investigadores lograron teletransportar un estado de tres niveles, un llamado 'qutrit'.

El exitoso experimento podría rendir frutos enormes en cuanto a la forma en se organiza y se trasmite la información, incluyendo la posibilidad de una Internet cuántica mucho más rápida y segura.

Publicado: 23 ago 2019

Miércoles, 17 Abril 2019 06:12

El padre de las tijeras genéticas

El padre de las tijeras genéticas

Sus investigaciones en bacterias permitieron el desarrollo de las “tijeras genéticas”, que prometen mejorar los tratamientos de cáncer y otras enfermedades.

Francisco Martínez Mojica vendrá a Argentina por primera vez y será reconocido el 2 de mayo por la Universidad Nacional de Quilmes con el título de Doctor Honoris Causa. Durante más de 20 años, este biotecnólogo (Universidad de Alicante) estudió el sistema inmunológico de las bacterias y sus capacidades para defenderse de la infección por virus. Hoy la comprensión de este mecanismo constituye uno de los mayores avances en biomedicina porque ha habilitado el desarrollo CRISPR (la sigla en inglés, por Repeticiones Palindrómicas Cortas Agrupadas y Regularmente Interespaciadas). Se trata de las conocidas como “tijeras genéticas”, que permiten editar el genoma de cualquier ser vivo, eliminar virus de células infectadas y corregir defectos genéticos.


Quienes conocen bien a “Francis” señalan que es modesto, persistente, tranquilo y humano. Hasta hace muy poco tiempo andaba sin celular pero, afortunadamente, lo tenía encima cuando lo llamó Eric Lander, el asesor científico de Obama. Había quedado impactado por la potencia de sus investigaciones. Incluso, en un comienzo sonaban tan descabellados sus hallazgos que ninguna revista prestigiosa quería publicar su trabajo. En 2018 fue uno de los nombres que más rebotó entre las paredes de la Real Academia de Ciencias de Suecia para recibir el Nobel en Medicina. Pese a no ser laureado, las chances se mantienen intactas para 2019. Aquí describe el futuro de CRISPR que, a corto plazo, modificará los tratamientos de cáncer, enfermedades neurodegenerativas y otros trastornos.


–¿Por qué sus investigaciones en bacterias son precursoras de la técnica CRISPR?


–La técnica deriva de un sistema que tienen las bacterias para defenderse frente a la infección por virus. Este mecanismo lo descubrimos en 2003, luego de 10 años de un arduo trabajo de inspección en el genoma de estos microorganismos. Se trata de un sistema inmune muy peculiar porque tiene memoria: las bacterias son capaces de recordar infecciones, transmitir esa información a la descendencia y reconocer a los invasores en el futuro.


–Su trabajo estimuló a muchísimos laboratorios de todo el mundo y revolucionó el campo de la biomedicina.


–Fue en 2005. Debo admitir que en un comienzo las revistas científicas no aceptaban mi trabajo, lo veían demasiado descabellado como para ser real. Enseguida múltiples equipos internacionales comenzaron a aplicar los mecanismos moleculares que nosotros habíamos advertido y ello dio lugar a CRISPR. Una tecnología con una potencia increíble que permite reescribir el material genético, ya no de bacterias sino de cualquier ser vivo, incluidos humanos. Son tijeras que pueden ser programadas para cortar el ADN. Hoy tenemos en nuestras manos –ni más ni menos– que la posibilidad de rectificar errores que producen muchas enfermedades.


–Cuando señala “reescribir” el material genético, ¿a qué se refiere?


–A que es una herramienta que corta los segmentos del genoma en cualquier célula y permite editar (reparar) las áreas dañadas e introducir cambios en el material genético. En la actualidad, es empleada para conocer cuáles son las causas de enfermedades, reproducir los defectos genéticos en pruebas experimentales con animales de laboratorio y modificar plantas. La técnica puede ser dirigida a un sitio concreto con una precisión sorprendente; sin embargo, aun no es perfecta y esperamos que gane eficacia para conseguir mejores resultados. En el presente se realizan ensayos clínicos en humanos pero son “ex-vivo”: se extraen células sanguíneas de un paciente y se modifican en el laboratorio, para más tarde ser devueltas al organismo cuando ya fueron curadas. Otra historia sería “in-vivo”, esto es, si inyectamos a las personas, algo que hoy no sería prudente.

–¿Qué ocurrió luego de su publicación con bacterias?


–No dejaba de sorprenderme, mis colegas llegaban a la oficina con los papers en la mano y me mostraban que científicos de otros países habían demostrado que la tecnología podría servir para proteger a nuestra propia microbiota, que es muy beneficiosa para muchos aspectos de nuestra salud. Luego venía otro, con una línea distinta, que me contaba que hay una variedad de CRISPR que no corta ADN sino ARN y ello sirve para regular la expresión génica (cómo se lee la información genética en cualquier ser vivo). Más adelante, un equipo distinto descubrió cómo otra variante del mismo mecanismo puede ser utilizada para realizar un diagnóstico y detectar la presencia de un virus en una muestra de sangre con una especificidad bestial y una facilidad tremenda; así como también, se han publicado resultados sobre cómo CRISPR puede ser útil para guardar información de cualquier tipo codificada en forma de ADN aprovechando el mecanismo de memoria de las bacterias. ¡Por el amor de Dios! Nuestra ciencia básica ha promovido decenas de trabajos con aplicaciones fundamentales.


–Aquí se golpea a la ciencia básica porque no brinda resultados inmediatos.


–Me paso la vida diciendo que no pueden pensarse de manera separada. No se puede diferenciar una y otra, pero nos obligan a hacerlo porque cuando se solicita dinero para un proyecto debemos especificar de forma muy precisa cuál será su utilidad. Y la realidad es que muchas veces no podemos saberlo, por ello, a la ciencia básica le llamo la “ciencia multiaplicación”. Si desarrollás ciencia aplicada, tenés mucha suerte y va todo muy bien, podrás conseguir un resultado concreto. Ahora bien, con la ciencia básica las posibilidades son infinitas. Y CRISPR es un buen ejemplo al respecto. Los que la hacemos lo tenemos clarísimo pero es muy difícil transmitirlo, sobre todo a los que administran nuestros países. Fueron años de fracaso hasta conseguir buenos resultados. Los gobiernos ya no saben de procesos ni de largos plazos, pues, enseguida se preguntan por el retorno inmediato que tendrán para su beneficio económico. “¿Dónde están las patentes?”, me solían decir durante muchísimo tiempo. Y yo contestaba: “Lo siento, mira, no conseguí estar más despabilado”. No me importa quién lo ha hecho, cómo lo ha conseguido ni dónde, si al final todo el mundo resultará beneficiado.


–Ya ha cosechado múltiples distinciones, ¿le genera una ansiedad especial la posibilidad de obtener el Premio Nobel?


–La ansiedad por cosechar ese reconocimiento tan valioso es generada por la gente que tengo alrededor. La primera vez que vi mi nombre en un periódico local como posible ganador del Nobel me volví loco, lo llamé al periodista y le reproché cómo se atrevía a poner algo así, pero ya me he acostumbrado. Se me fue de las manos, en España hay muchas ganas de conseguirlo. Solo ha habido dos Nobel en Medicina en toda la historia, pienso que es comprensible. Lo mismo me ocurrió con la invitación de la Universidad Nacional de Quilmes: que una institución joven y vital me reconozca con su máxima distinción me llena de orgullo. La mayoría de los científicos no esperamos ser reconocidos cuando comenzamos a investigar, nadie sueña con esto. Luciano Marraffini es argentino y es un científico increíble del área, su gobierno debería conseguir que volviera al país.

–Eso, casualmente, se torna casi imposible en la actualidad. Los científicos han vuelto a irse.


–Nosotros afrontamos el mismo problema en España: los talentos se fugan a otros sitios con mejores chances para desarrollar su ciencia. La diferencia es que Argentina tuvo un programa como el Raíces que consiguió traer de nuevo a muchos recursos humanos desperdigados por el exterior. Lo sé porque conocí a colegas argentinos de primer nivel. Ello nunca ocurrió en España, la situación está cada vez peor pero, claro, las esperanzas nunca se pierden.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Crean fábrica de vacunas contra el cáncer al inmunizar de forma directa un tumor

Analizan efectos de compuesto del chile para inhibir la metástasis; utilizan el sentido del olfato de los perros para la detección temprana

Investigadores en Mount Sinai, en Estados Unidos, desarrollaron un enfoque novedoso para la inmunoterapia del cáncer, inyectando estimulantes directamente en un tumor para enseñar al sistema inmunológico a destruirlo y otras células tumorales en el cuerpo.

La “vacunación in situ” funcionó tan bien en pacientes con linfoma en etapa avanzada que también se somete a ensayos en pacientes con cáncer de mama, cabeza y cuello, según un estudio publicado en Nature Medicine.

El tratamiento consiste en administrar estimulantes inmunitarios directamente en un sitio del tumor. El primero recluta importantes células inmunes, llamadas dendríticas, que actúan como generales del ejército inmunológico. El segundo activa esas células, que luego ordenan a las células T, soldados del sistema inmunológico, que maten a las cancerosas, evitando atacar a las sanas.

Este ejército inmune aprende a reconocer las características de las células tumorales para que puedan buscarlas y destruirlas en todo el cuerpo, convirtiendo el tumor en una fábrica de vacunas contra el cáncer.

“El enfoque de la vacuna in situ tiene amplias implicaciones para múltiples cánceres”, señala Joshua Brody, autor principal del estudio y director del Programa de Inmunoterapia de Linfoma en el Instituto de Cáncer Tisch en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai. "Este método también podría aumentar el éxito de otras inmunoterapias, como el bloqueo de puntos de control", agrega.

Después de probar la vacuna del linfoma en el laboratorio, se aplicó en 11 pacientes en un ensayo clínico. Algunos tuvieron remisión completa de entre meses a años.

En las pruebas en roedores, la vacuna aumentó drásticamente el éxito de la inmunoterapia con bloqueo de puntos de control, tipo de inmunoterapia responsable de la remisión completa del cáncer del ex presidente Jimmy Carter y el foco del Premio Nobel de Medicina 2018.

Propiedades de la capsaicina

Por otro lado, en la reunión anual de la Sociedad Estadunidense de Investigación en Patología, que tuvo lugar en la de Biología Experimental de 2019, que concluyó ayer en Orlando, Florida, se presentó un nuevo estudio que muestra que el compuesto responsable del picor de los chiles, la capsaicina, podría ayudar a disminuir la propagación del cáncer de pulmón, la principal causa de muerte por cáncer tanto en hombres como en mujeres.

La mayoría de las muertes relacionadas con el cáncer ocurren cuando hay metástasis. "El cáncer de pulmón y otros tipos de ese mal comúnmente la hacen en lugares secundarios, como el cerebro, el hígado o los huesos, lo que los hace difíciles de tratar", explicó Jamie Friedman, candidata doctoral que realizó la investigación en el laboratorio de Piyali Dasgupta, en la Escuela de Medicina Joan C Edwards de la Universidad Marshall, en Estados Unidos.

"Nuestro estudio sugiere que el compuesto natural de capsaicina podría representar una nueva terapia para combatir la metástasis en pacientes con cáncer de pulmón."

En experimentos, los autores observaron que inhibía la invasión, primer paso del proceso metastásico. También encontraron que los ratones con cáncer metastásico que consumían el compuesto mostraron áreas más pequeñas de células enfermas en el pulmón.

Experimentos adicionales revelaron que la capsaicina suprime la metástasis del cáncer de pulmón al inhibir la activación de la proteína Src, la cual desempeña un papel en la señalización que controla los procesos celulares como la proliferación, diferenciación, motilidad y adhesión.

Los científicos trabajan para identificar los análogos de la capsaicina que no sean picantes.

Alta precisión

Asimismo, en la reunión se presentó un estudio realizado con perros, los cuales tienen receptores de olores 10 mil veces más precisos que los humanos. Demostró que se puede usar el sentido del olfato canino como método para la detección temprana de cáncer con una precisión de casi 97 por ciento.

Los resultados podrían llevar a nuevos enfoques de detección de cáncer que son baratos y precisos sin ser invasivos. Heather Junqueira, autora del estudio e investigadora principal de BioScentDx, y sus colegas utilizaron una forma de entrenamiento con un contador para enseñar a cuatro beagles a distinguir entre suero sanguíneo normal y muestras de pacientes con cáncer de pulmón maligno.

Un conjunto de técnicas de secuenciación genética es el avance más importante de 2018 para ‘Science’

Un conjunto de nuevas tecnologías permite sumergirse en el cuerpo de seres vivos y explorar todos sus órganos célula a célula. Es una visión de la vida que hasta hace unos pocos años era imposible. Este conjunto de técnicas, conocidas como secuenciación de ARN de células individuales, es el descubrimiento del año, según publicó ayer la prestigiosa revista Science.

Estas técnicas, cuyo uso se ha universalizado desde 2013, permiten saber qué genes están activos en una célula, conocer su función, ponerle una etiqueta para seguirla a lo largo de su vida y ver cómo interactúa con otras células en un plano tridimensional. Así se puede observar cómo un embrión de unas pocas células da lugar a los diferentes órganos hasta generar un individuo sano o desvelar los procesos moleculares que originan el cáncer y otras enfermedades.


Hace unos cinco años estas técnicas permitían secuenciar como mucho cientos de células a la vez; ahora ya se pueden analizar varios cientos de miles. Esto permite caracterizar órganos completos e incluso organismos enteros. Una de las aplicaciones de esta tecnología es encontrar nuevos tipos de células en el cuerpo humano. Este año se ha descubierto una nueva clase de células presentes en la zona de contacto entre útero y placenta que realizan una labor de mediación con el sistema inmune de la madre para que este reconozca al feto y no lo ataque durante los primeros meses de gestación. Lo mismo ha sucedido en el cerebro o el sistema respiratorio.


“Si antes pensábamos que había unos 3.000 tipos diferentes de células en el cuerpo humano, ahora creemos que hay 10 veces más”, explica Holger Heyn, investigador del Centro Nacional de Análisis Genómico, en Barcelona, y uno de los coordinadores del proyecto Atlas Celular Humano. Esta iniciativa, que surgió en 2016 y que involucra a más de 1.000 equipos científicos de 58 países, aportará el primer mapa celular de 10 órganos humanos en 2022. “Estas técnicas nos van a dar un Google Maps del cuerpo humano completo en el que podremos hacer zoom en cada órgano y explorarlo célula a célula. Primero tendremos una referencia de un cuerpo sano y después se irán añadiendo perfiles específicos de enfermedades", explica.


El equipo de Heyn se centra en el atlas de linfocitos b del sistema inmune. “Estas células tienen un papel clave en la leucemia linfocítica crónica y, gracias a esta técnica, podemos saber qué falla en estas células. Por ejemplo, analizaremos sangre de pacientes que no responden a los tratamientos y la de otros que no vuelven a tener recaídas después de recibir los fármacos. De esta forma quizás seamos capaces de predecir cuál es el pronóstico de un determinado paciente y adaptar los tratamientos, por ejemplo darle uno muy agresivo o no hacerlo”, explica.


A partir de la elaboración del primer atlas celular humano, el proyecto europeo LifeTime pretende analizar el origen y progresión del cáncer y de otras enfermedades a nivel celular. Esta iniciativa también compite para conseguir una financiación de 1.000 millones de euros de la Comisión Europea. Este tipo de técnicas se usan en modelos animales y tejidos humanos, pero no pueden aplicarse por ahora en personas vivas. En cualquier caso, los expertos resaltan que esto no tiene por qué ser una limitación para posibles usos médicos. El equipo de Nikolaus Rajewsky, uno de los coordinadores del proyecto europeo, desarrolla miniórganos humanos creados a partir de células reprogramadas de pacientes a los que se puede aplicar la secuenciación de células individuales y ver cómo cambian con diferentes fármacos. “Esta técnica va a ser determinante durante la próxima década, no solo en ciencia básica sino también en aplicaciones clínicas”, opina Rajewsky, que es investigador del Centro de Medicina Molecular Max Delbrück, en Alemania.


En 1970 un estudiante de doctorado llamado Jaume Baguñà descubrió una nueva especie de gusano en un estanque de Montjuic (Barcelona). Si se cortaba en diez pedazos, cada uno de ellos se convertía en un nuevo gusano, algo muy parecido a la inmortalidad. Desde entonces el Schmidtea mediterranea se ha convertido en uno de los seres vivos más interesantes para estudiar los genes relacionados con la capacidad de regenerar tejidos. Este año, el equipo de Rajewsky publicó un atlas celular completo de uno de estos gusanos. El trabajo conectaba cada tipo de célula adulta con la célula madre que lo había generado. “Este tipo de estudios pueden ser útiles para entender mejor la capacidad regenerativa de los seres humanos y conocer qué genes están involucrados en cada paso”, explica el investigador.


El mismo tipo de tecnología se aplicó para analizar miles de células del sistema respiratorio de ratones y humanos, lo que permitió descubrir un nuevo tipo de células, los ionocitos pulmonares. “Estas células suponen el 0,001% del sistema respiratorio, pero vemos que expresan un gen fundamental para la fibrosis quística y sin este tipo de tecnología ni siquiera hubiéramos sabido que existían”, explica Avi Regev, investigadora de la Universidad de Harvard y coordinadora del proyecto Atlas Celular Humano.

Entrevista exclusiva al realizador coreano Hong Sang-soo, por el estreno de El día después “A la madrugada, escribo unas cinco horas”

Considerado uno de los grandes autores del cine contemporáneo, el director de Virgen desnudada por sus pretendientes explica la génesis de sus trabajos: “Una serie de conversaciones con los actores antes del rodaje, durante una cena o tomando algunos tragos”.

 

Muy lejos han quedado los tiempos en que algunas de las primeras películas del realizador surcoreano Hong Sang-soo comenzaban a exhibirse en el Bafici, coincidiendo con el imparable despegue internacional del cine producido en el país asiático: Virgen desnudada por sus pretendientes fue una de las estrellas de la edición 2001 y, dos años antes, en la primera edición del evento porteño, ya se había exhibido su segundo largometraje, The Power of Kangwon Province. Hace rato que su nombre ha dejado de representar la idea de una joven promesa para transformarse en uno de los autores consagrados del cine contemporáneo, asistente usual a los más importantes festivales del calendario anual, por lo general en alguna de las competencias centrales –este año fueron Berlín y Cannes–, y figura adorada por la cinefilia de todo el mundo. En nuestro país, por caso, las funciones de cada una de sus nuevas películas en el Festival de Mar del Plata o el Bafici suelen agotarse rápidamente. Es por todo ello que el lanzamiento comercial de El día después, opus veintiuno en la obra del muy prolífico cineasta (aunque sea apenas su segundo largometraje estrenado en la Argentina, luego de En otro país) es lo más parecido a un regalo de Año Nuevo para los amantes del cine.


Con características culturales locales, pero, al mismo tiempo, temáticas de alcance absolutamente universal, sus películas pueden ser definidas en pocas palabras sólo de manera superficial. Detrás de sus relatos aparentemente sencillos y compactos, usualmente centrados en las relaciones humanas –en particular las amorosas– late una precisa poética cinematográfica, que el director ha ido puliendo y destilando película a película, dándole forma a una obra basada en la variación de dos o tres leitmotivs esenciales con variaciones. Nuevamente, con el trasfondo de una Seúl invernal registrada en un bello blanco y negro, en El día después hay un hombre y algunas mujeres, varias relaciones de pareja (oficiales y todo lo contrario), botellas de soju vacías, conversaciones diurnas y nocturnas sobre temas triviales que súbitamente adquieren toda la importancia del mundo. En comunicación exclusiva desde Corea del Sur, Hong responde a las preguntas de PáginaI12 a su particular manera, fiel a la fama de entrevistado de respuestas sucintas y directas, al punto. Y, en más de una ocasión, algo misteriosas.


–El día después es otra variación de un tema usual en su filmografía: un hombre algo inseguro rodeado de mujeres más decididas. ¿Cuál fue el punto de partida para la historia?
–Durante una conversación con el dueño real de la pequeña empresa editorial que terminó siendo la locación principal del film, alguien comentó que esa mañana había salido muy temprano de su casa para llegar a la oficina. Le pregunté si un día podía acompañarlo en su camino cotidiano hacia el lugar y así fue como, durante ese breve viaje en horas muy tempranas, todavía de noche, tuvimos otra conversación que me ayudó a encontrar el punto de partida del film.


–¿Encuentra alguna lógica en la división de su filmografía en películas en blanco y negro y en color? De ser así, ¿qué características dividirían esos dos grupos?
–Cada película es el resultado de la transmutación de las cosas que recibo en un determinado momento, cuyas características pueden ser muy numerosas.


–¿El día final fue rodada en su estilo usual? ¿Es decir, con un guion de pocas páginas seguido de un trabajo con los actores para completar los diálogos?
–En primer lugar, unos pocos actores contratados y algunas locaciones confirmadas. Una serie de conversaciones con los actores antes del rodaje, durante una cena o tomando algunos tragos. Muchas notas, pero nada demasiado definido o definitivo. Levantarse alrededor de las cuatro de la mañana y escribir entre tres y cinco horas, completando por lo general cuatro o cinco escenas, con sus diálogos y dirección de cámara. Los actores comienzan luego a memorizar las líneas a las nueve, diez de la mañana; ese proceso lleva alrededor de una hora. Suelo dar muy pocas órdenes durante un ensayo muy breve y luego se procede a rodar la primera toma de la primera escena de ese día.


–Este es el tercer largometraje que estrena mundialmente en 2017, luego de On the Beach At Night Alone y Claire’s Camera. ¿Se ve a sí mismo como un realizador que necesita estar siempre ocupado escribiendo, rodando y editando para ser creativo?
–Un mes antes de comenzar a filmar me encuentro varias veces con los actores y busco locaciones durante dos o tres días. Los rodajes usualmente llevan unas tres o cuatro semanas. Algunos días más para la posproducción. Respondiendo a su pregunta, parece ser que es así, ya que unos cinco o seis meses más tarde comienzo a hacer nuevamente lo mismo.


–Sus películas están habitadas por personajes femeninos muy fuertes. A pesar de ello, el centro de las narraciones suele estar ocupado por una figura masculina. Esto parece estar cambiando en sus últimas obras. ¿Lo siente de esa manera?
–Así parece.


–¿Quién compuso o cuál es el origen de la música que se escucha repetidas veces en la película?
–Tenía un pequeño piano electrónico en la oficina y la compuse yo mismo durante el montaje, simplemente para agregarle algo de música a las imágenes. El sonido es realmente muy pobre porque lo registré con mi teléfono celular.


–No es la primera vez que trabaja con el actor Kwon Hae-hyo y nuevamente volvió a dirigir a Kim Min-hee. ¿Encuentra confortable o demandante trabajar con gente a la que conoce muy bien?
–Siempre se descubre algo nuevo al trabajar con gente a la conocemos muy bien y también con aquellos que resultan nuevos en la producción. Y las cosas que descubrimos suelen ser un poco distintas en cada uno de esos casos.


–¿Es consciente de que ha redefinido el uso de los lentes de zoom? ¿Cómo comenzó ese amorío? No era muy común en sus primeras películas.
–Comencé a usar el zoom en mi quinto largometraje, Tale of Cinema. Simplemente quería acercarme más a los actores sin detener el flujo de la actuación. Luego me di cuenta de que con el zoom se podían hacer otras cosas.


–¿Le resulta más sencillo rodar en formato digital desde que se transformó en el estándar de la industria?

–Efectivamente. Es más barato y conveniente.

Publicado enCultura
Sábado, 26 Agosto 2017 07:05

¿Qué es la economía?

¿Qué es la economía?

La economía es todo menos una ciencia racional. Y no es una ciencia porque tiene tantos misterios como la religión. Los sacerdotes de ayer son los expertos de hoy. Tanto los ancestros, como sus hijos hablan del “motor” que mueve el mundo. Los antiguos creían en Dios, los expertos de hoy creen en TINA; las iniciales del acrónimo thatcheriano «There is no alternative» (no hay alternativa) . Políticos y economistas reclaman hoy lo mismo que los curas medievales exigían a la feligresía cristiana y a los incrédulos de todo tipo; amar a Dios sin entenderle. Amar a TINA sin límite.


El misterio fue la clave de toda la larga Edad Media, y durante siglos la humanidad occidental amó a Dios bien porque no le entendía (tesis de los jesuitas; con su lema del fin que justifica los medios), o justo porque era imposible entenderlo (tesis de los cristianos fundamentalistas, con su metáfora del pastor que guía a sus ovejas leales)
Sin embargo en el siglo XXI la economía está en crisis porque al igual que sucedió con el cristianismo en el siglo XVIII, la crisis actual aflora la economía más como un misterio retórico (postular la incapacidad colectiva) que como una doctrina del misterio (postular el austericidio sin alternativa).


Los expertos explican siempre las crisis como efectos de la economía, y sus causas son siempre superficiales y jurídicas, con lo que toda crisis se salda con el establecimiento de la culpa en el chivo expiatorio. Nunca se diagnostica cáncer, sino una reacción alérgica. Nunca se cuestiona el núcleo de sus fundamentos. TINA es sagrada.


TINA y el ciudadano obsolescente que no suda


No obstante, la feligresía del mítico Estado del Bienestar concibe ya la economía como el imperio de una distinguida y colosal glosolaila donde todo el mundo converge sobre la inminencia de la gran crisis final del mundo civilizado; bien por explosión de la superburbuja global, bien por la revolución de las desigualdades, bien por la caída de las ganancias.
Es decir que la “economía” de hoy además de ser una criatura misteriosa y hostil que justifica guerras y robotiza los trabajos, amenaza ahora con implosionar de forma inminente porque su metabolismo no solo está devastando el planeta, sino que también está modificando al propio sujeto social mediante algoritmos y tecnologías que transforman la clásica figura del burgués autónomo y libertino en un sujeto obsolescente de actividad subsidiada con panes sin sudores de frente. Toda una herencia antropológica del viejo mundo que el nuevo parece querer conservar rindiéndole culto con el formol de un presente permanentemente indefinido.


La verdad de la curva del más acá bidimensional


Así pues, mientras que la religión hacía de la simbología eclesiástica y de la imaginería santoral el deleite de la feligresía beata medieval transmitiéndole eficazmente las eternas noticias doctrinales del mundo del más allá, la economía de hoy hace de la curva estocástica la verdad absoluta del nuevo mundo de los dos ejes XY del más acá bidimensional. Un mundo volátil, sin forma constante, compuesto sólo de categorías que se realizan cuando se cruzan al vuelo.


Permanentemente se publican tratados de expertos que afloran las curvas que recristalizan todas las percepciones ocultas de la realidad subyacente; el PIB contra deuda, las exportaciones contra las importaciones, la balanza de pagos, el índice de GINI, etc.


Se trata de realidades super objetivas que el político y el economista describen con un nutrido arte de preciosismo conceptual, hermetismo técnico y oblicuidad gráfica; “deuda”, “cinturón”, “austericidio” “expansión cuantitativa”, etc. son tan solo otros pocos ejemplos de esta doctrina retórica.


El misterio de “el valor”


Pero esto sólo son manifestaciones de la superficie. En cuanto a los misterios sobre los que se funda esta doctrina subsiste todavía con pleno vigor el enigma de “el valor” como sustancia objetiva de toda mercancía (1). Un misterio que alumbró la reforma marxista, pero que desarrolló en todo su esplendor quimérico la contrarreforma neoliberal del siglo XX.


Así Marx, buscando identificar esa sustancia mística la concibe como la cantidad de trabajo que encierra la producción de toda mercancía y los capitalistas contentos del hallazgo añaden a las mercancías sus propias plusvalías de costumbre.


La plusvalía no fue un proceso claro de mercaderes innovadores, sino que fue un secreto mantenido discretamente en el gremio mercantil hasta que los más ricos descubrieron en el siglo XVIII que para la captación de liquidez la mercancía era una rémora de costumbres primitivas.


Desde la más remota antigüedad, los mercados funcionaban adaptando los precios a la cantidad de dinero disponible en la plaza mediante un proceso de tanteo por regateo. Es decir la mercancía siempre ha sido un objeto de seducción manifiestamente neutral y no tenía más valor que aquel que el mercader podía obtener con sus trapicheos.


El valor del dinero como mercancía


Fue entonces cuando empezaron a experimentar con el dinero como mercancía desarrollando a escala el préstamo a interés. La alegría cundió entre los pobres amigos de los ricos que prestaron –en confianza–, expandiendo el comercio en cascada hasta los pueblos más recónditos de Occidente.


Hasta el siglo XVIII el dinero era algo oficialmente estéril y reclamar abiertamente una plusvalía por un dinero prestado era considerado como “usura”. Idea aberrante que la propia Iglesia condenaba con todas sus fuerzas hasta que los jesuitas adaptaron el cristianismo a la revolución burguesa que se estaba cociendo en Francia mediante su conocida doctrina del fin que justifica los medios. En este caso el fin es la riqueza y los medios son todos aquellos con los que se verifica el negocio en confianza. Es decir la desigualdad aceptada entre acreedor y deudor.


El mito del valor como sustancia de la economía


Luego los progresistas del siglo XIX y XX dedicaron sus mejores esfuerzos a pelear el mito del valor como sustancia de la mercancía. Los colectivistas antiburgueses abogaban por la socialización de los medios de producción del valor y los burgueses racionales abogaban por la redistribución fiscal de los excesos de ganancias en orden a conservar al principio de igualdad ciudadana del Estado del Bienestar.


Mientras tanto los capitalistas desarrollaron en paralelo la desigualdad como principio motor de la economía enfatizando la creación burguesa del individuo autónomo y libre de toda atadura, sea de origen divino o colectivo. La iniciativa individual no debe restringirse con normas, y el Estado ha de ser mínimo.


Las viejas desigualdades de hecho se lograron revestir de desigualdades de derecho mediante la doctrina del mérito individual y la retórica de la igualdad de oportunidades. Una igualdad quimérica que no sólo invisibilizaba los abolengos de cuna, sino que además culpabilizaba al desigual desgraciado como concreto individual –“producto defectuoso”–, de la naturaleza. ¡Se es pobre por naturaleza!


Consecuentemente el Darwinismo había saltado ya de la naturaleza a la metrópoli, y en el mundo secularizado del siglo XX los neoliberales sistematizaron la vieja frase de Hobbes del siglo XVII; “Homo homini lupus est” (el hombre es el lobo del hombre), y Wall Street se convirtió en el nuevo Vaticano del orden económico tras el derrumbe estrepitoso del Kremlin.


¿Qué es la economía?


Responder a esta pregunta desde la retórica ortodoxa es morir en el intento de desvelar sus cuantiosos misterios de naturaleza irracional toda vez que el fundamento del valor intrínseco de la mercancía es materia de fe incluso visto desde la perspectiva de la utilidad (2).


La ecuación básica de la transacción mercantil ya no es M–D–M (Mercancía–Dinero–Mercancía), sino esta otra; D–M–D (Dinero–Mercancía–Dinero) (3). Siempre lo fue, pero desde que el dinero es una mercancía, la primera ecuación es un atrapador de sueños emancipatorios.


Los progresistas ignoran lo obvio; que el productor busca liquidez comprando trabajo D–W–D (Dinero–Trabajo (W)–Dinero); que el comerciante busca liquidez mediante su propia liquidez D–M–D (Dinero–Mercancía–Dinero); que el consumidor busca liquidez mediante trabajo para comprar producto W–D–M (Trabajo–Dinero–Mercancía); que el financiero busca liquidez con deuda; D–X–D (Dinero–Deuda (X)–Dinero); y que el Estado busca liquidez mermando la liquidez de sus ciudadanos mediante impuestos.
De momento digamos que la liquidez (4) señala un concepto complejo toda vez que hay que apreciarlo fuera de la teoría del valor ya que carece de núcleo sustancial, lo que invalida su configuración a partir de una posible estructura interna de valías y plusvalías totalmente irrelevante. Aquí el concepto de liquidez define dinero como elemento de poder.


Consecuentemente el dinero es aquí un cuantificador de poder y actúa organizando la sociedad desde un modelo taxonómico que estructura a los individuos por tramos de liquidez. El hombre moderno ya no se puede definir como un ser social, ni siquiera como un miembro del cuerpo místico de Cristo. Por primera vez en la historia de la humanidad aparece la figura de un ser relativamente aislado del colectivo humano, relacionado tan sólo por nómina con su empresa, por fiscalidad con el Estado y por consumo con el resto.


La democracia es otro misterio más de la economía, lo mismo que el Estado de Derecho fundado en un ordenamiento jurídico que pone al Estado al servicio de TINA mediante el Estado de Conveniencia del poder dominante.


La falacia de la doctrina económica vigente se muestra en sus propios fundamentos psudocientíficos llenos de penumbras y paradojas dirigidas a establecer la economía como una ley objetiva de la naturaleza y no como una doctrina arbitraria de la oligarquía dominante.


En realidad la situación actual podría caracterizarse como la contrarreforma a la Revolución Francesa de lema oficial; «Liberté, Égalité, Fraternité», ya que la crisis actual ha puesto sobre la mesa al dios neoliberal conocido por el acrónimo thatcheriano «There is no alternative», (TINA) donde el «austericidio» ha dejado bien claro el nuevo lema del siglo XXI: “Sumisión, Desigualdad, Hostilidad.”


Si se acepta que el dinero es poder, entonces la economía no es otra cosa que “el derecho”, es decir; el ordenamiento jurídico. Y ahí si que hay alternativa. Sólo bastaría con cambiar el derecho mercantil, el derecho financiero, el código penal, la ley del IVA, el derecho laboral etc, etc.


NOTAS:


(1) La “hipótesis sustancialista” tiende a “naturalizar” las relaciones comerciales porque da prioridad a los objetos dotándolos de un valor intrínseco que reduce a un segundo plano las voluntades de los agentes que realizan la transacción. Bajo esta hipótesis los agentes no influyen en los precios pues se supone una racionalidad objetiva paramétrica, no estratégica, donde el regateo está mal visto, ya que la transacción comercial se describe como un ideal automático; sin trapicheos, ni negociación posible.
(2) En la versión neoclásica de la doctrina económica de León Walras, las mercancías tienen un valor objetivo e independiente de las interacciones del mercado, siendo que la voluntad del comprador se dirige por su “cálculo de la utilidad”, una característica intrínseca de los bienes y externa al consumidor. Por el contrario, en la teoría marxista el valor de la mercancía viene determinado por el trabajo de su producción, que es el núcleo determinante de la relación de intercambio. Bajo la óptica marxista la tensión entre la oferta y la demanda fija el precio final. Pero este precio señala la desviación con relación al valor (trabajo) de la mercancía. Valor que asimismo se define como el centro de gravedad en torno al cual han de girar los precios del mercado.
(3) Aglietta, M. y A. Orléan. La violencia de la moneda, México, D. F., Siglo XXI, 1990, pág. 77–78
(4) Un determinado concepto de liquidez es desarrollado por André Orléan, en L’empire de la valeur. Refonder l’économie, París, Éditions du Seuil, 2011. No obstante para Orléan el concepto de liquidez va asociado a la utilidad del dinero, ocupando el dinero un lugar central en su concepción de valor. La “hipótesis mimética” de Orléans otorga al dinero una naturaleza institucional de relación social basada en la confianza, la representación colectiva y las expectativas. Algo que difiere significativamente de la interpretación que se sugiere en este texto de “liquidez” como cuantificador de poder.

Publicado enEconomía
Jaime Durán Barba: “A nadie le importa un carajo eso de izquierda y derecha”

El gurú de Macri se ve vencendor, pero advierte: "El peronismo es una religión, no se puede acabar en un día”

 

Jaime Durán Barba, el gurú ecuatoriano de Mauricio Macri, su principal asesor estratégico y de comunicación, es a sus casi 70 años uno de los personajes más criticados por el poder argentino. Le acusan de pensar solo en la imagen y olvidarse de la política real. Pero esas críticas se apaciguan cuando Macri obtiene buenos resultados electorales, como pasó hace dos semanas. Ahora todos se rinden a las técnicas modernas de Durán Barba, concentradas en redes sociales, mensajes sencillos, poco discurso y mucho análisis de encuestas. Acaba de publicar un libro -La política en el siglo XXI, arte, mito o ciencia (Debate)- en el que explica con detalle ese método exitoso. Rápidamente se ha colocado entre los más vendidos en Argentina.


Pregunta. Usted dijo que fue un milagro que Macri ganara en 2015. ¿Se consolida el milagro?


Respuesta. Desde 2006 nunca perdimos una elección, y van nueve. Hay una metodología que nos hace eficientes en las elecciones. Porque es un trabajo científico, que se basa en no tener prejuicios. Nosotros por ejemplo analizamos todo lo que pasaba a nivel de manzana en el conurbano, dónde hay cloacas y no, luz o no, quien manda a sus hijos a la escuela y quien no.


P. Pero justo en el conurbano es donde peor les va, ahí gana Cristina Kirchner.


R. Ahí hay mucha pobreza. Son barrios formados cuando ya había un esquema populista. Siempre hubo este aparato de los llamados punteros, que otorgan pequeños beneficios pero mantienen la pobreza.


P. Cristina Kirchner usó sus mismas armas esta vez, mucho márketing político. Y ganó en Buenos Aires. ¿Les descolocó?


R. Nos copiaron. Todo lo que hizo Cristina está en el capítulo quinto de mi libro. Yo esperaba otra campaña, sin duda. La copia fue buena. Pero hizo un cambio tan radical, que no era creíble. Si yo saco a [María Eugenia] Vidal [la gobernadora de Buenos Aires, macrista] llena de joyas y dando alaridos, la gente va a decir “¿qué le pasa? ¿se volvió loca?”. Cristina hizo un cambio tan radical que la gente dijo “¿qué le pasó?”


P. Pero le fue bien a Kirchner, ganó con todo en contra.


R. No creo que se pueda decir que le fue bien porque empató con Esteban Bullrich [exministro de Educación]. Ahora es una líder barrial, ni siquiera provincial, casi cantonal [se ríe]. Para alguien que fue dos veces presidente empatar frente a un joven exministro de Mauricio no es un gran triunfo. Jugó un candidato totalmente bisoño con una de las políticas más importantes que ha tenido este país en décadas. Cristina es inteligente, valiosa, conoce lo que hace, tiene una experiencia política enorme. Ella no hizo su carrera por ser esposa de Néstor [Kirchner]..


P. ¿Perder contra ella no es una derrota?


R. Ganamos 101 municipios de Buenos Aires, ellos 16. Si perdemos la provincia de Buenos Aires no es una novedad, ha pasado durante 80 años. Lo grave para ellos es que perdieron San Luis, Córdoba o Santa Cruz, su provincia. Aguantaron en feudos que tienen controlados casi militarmente. Ella tiene un techo muy fuerte.


P. Muchos daban a Kirchner por acabada hace un año. ¿Usted no?


R. Nunca la di por muerta, yo siempre dije que podía ganar en Buenos Aires. El peronismo es una especie de religión política, no se puede acabar con ellos de un día para otro. El PRO hace tres años solo existía en la ciudad de Buenos Aires. Lo más importante de las últimas elecciones es que surgió un tercer partido nacional en Argentina. Más allá de si Cristina gana o pierde por cuatro votos. Dejó de ser una dirigente nacional.


P. ¿Cuál es el secreto de sus campañas?


R. Se trata de no hacer campaña como antes, con mítines, parafernalia. Nosotros estudiamos mucha psicología, como son los seres humanos. Desde la aparición de la televisión empieza a crujir la idea de los líderes estatua. Nosotros hacemos campaña sin mentir, sin actores. Va Macri a una casa y si lo reciben bien sale y si lo reciben mal obviamente no lo sacamos al aire pero no hay teatro. Nuestros políticos están en la calle, van a la compra. Porque lo más peligroso para un político es perder el sentido de la realidad, la egolatría. Se creen tan sobrehumanos que terminan siendo una tontera. Hay que ser normales, no tener sirenas, escoltas. Eso ayuda al equilibrio psicológico. En el grupo de Macri trabajamos mucho eso para evitar el síndrome de Hubris (el de los que creen que lo saben todo). Ya no hay estatuas ni dioses, solo seres humanos. Solo un ignorante puede pensar que lo sabe todo. Y Macri no lo es.


P. ¿La crisis económica puede acabar con Macri?


R. Hay mucha gente que lo está pasando mal. Claro que es un problema. Pero lo que sustenta el macrismo es la esperanza. La gente en las encuestas dice que está mal pero cree que va a estar mejor. Veamos el francés Macron, el único parecido a Macri en el mundo. Se ha hundido su popularidad en tres meses. Macri es el presidente mejor valorado del continente. Que Macri, después de tomar medidas de ajustes que fueron inevitables, y cuando todavía no se ven los resultados, gane las elecciones intermedias, es un poco absurdo. Es una victoria espectacular.


P. ¿Sigue pensando que la ideología no importa?


R. Cada semana tenemos personas del partido timbrando las casas. La gente nunca nos habla de nada de lo que le interesa al círculo rojo [así llama al mundo de la política y la prensa]. Jamás dicen vos sos de izquierda o de derecha. A nadie le importa un carajo eso. Estadísticamente en Argentina hay un 7% de izquierda y un 5% de derecha. Al resto no le interesa. Y la prensa no para de decir que Macri se va a la derecha o al centro. ¿Quién lee hoy a Perón, a Yrigoyen? Nadie. La ideología lleva a hacer locuras. En España, por ejemplo, Podemos es un movimiento muy interesante, pero cuando apoyan a la dictadura militar venezolana se hunden, y lo hacen por ideología, porque dicen que son antiimperialistas.


P. ¿Argentina se ha convertido en un laboratorio de márketing político, una guerra en internet entre consultores? Esta campaña parecía una batalla entre usted y el español Antoni Gutierrez-Rubí, que asesoraba a Cristina.


R. Los consultores son necesarios. Pero creo que lo de Cristina fue un error. Su gente está acostumbrada a seguir al líder, ahora ella viene diciendo que es una más y muchos dicen ¿qué le pasa? Ahora pesa mucho más lo que la gente dice en Facebook que lo que dice el propio candidato. El vídeo de Vidal y Brancatelli [un choque de la gobernadora con un periodista kirchnerista] lo vieron tres millones de personas. Eso mueve mucho más que el editorial del periódico Perfil en el que yo escribo, por ejemplo. Mi columna me cuesta mucho trabajo, pero me leen unas 10.000 personas. Yo no influyo nada, ese vídeo de Vidal sí.


P. Pero ese enfrentamiento estaba preparado por usted, ¿no?


R. Eso es otra cosa. Yo soy un técnico que sabe hacer campañas electorales, que es creativo, y ahí sí logro influir. Venimos trabajando desde 2004, en México, cuando nos dimos cuenta que la internet era una revolución total para la política. Estamos mirando todos los días para no quedarnos atrás. Cristina también se mueve bien en internet, es evidente que ha leído obras actuales. Los políticos que no han leídos cosas de esta época post internet no entienden nada. Ha colapsado el sistema político. Mira México, Brasil, Chile. En Perú casi todos los expresidentes están en la cárcel.


P. ¿Por qué aguanta Macri?


R. Porque entiende el nuevo tiempo, evita la pedantería. Si Macron tuviera tres personas del equipo de Macri aguantaría mejor. Muchos no entienden este nuevo mundo en el que los jóvenes se sienten totalmente libres. Es horizontal, hay que analizarlo de otra manera. En Argentina llegó un cambio que vino para quedarse. Este era el peor momento para Macri, porque tomó medidas difíciles y aún no se ven los resultados. Y lo ha superado.


P. ¿La gran ventaja de Macri es la división de la oposición?


R. Es evidente que no cuajaron las alternativas a Cristina como [Sergio] Massa. Es una ventaja. Lo que pasó con los Kirchner fue demasiado escandaloso, hay mucha gente que quedó fastidiada.


P. ¿Y el mayor riesgo para Macri cuál es?


R. Que tengamos un fracaso económico serio. ¿Puede pasar? Y sí, si este loco de EEUU le bombardea al loco de Corea, todo puede pasar. Pero no creo. El cambio en Argentina no es fácil, es un país muy corporativista, con mentalidad muy de mediados del siglo XX. Pero hay procesos políticos. Más de la mitad de los argentinos han asumido que este país no da más con este modelo y hay que cambiarlo. Ganar estas elecciones ha sido un triunfo espectacular. Y el 22 de octubre [las elecciones definitivas para renovar buena parte del Congreso] vamos a ganar porque hay una ola.


P. Cristina entonces no podrá volver al poder en 2019?


R. Pensar que porque Cristina Fernández pueda ganar en Buenos Aires puede volver a la presidencia es pensar que unos barrios son toda Argentina. No es así. Es puro mito todo. En todos los países hay gente que gana en una provincia o una ciudad y no puede hacer nada a nivel nacional. Nada es imposible en política pero es muy poco probable que vuelva.

 

Buenos Aires 23 AGO 2017 - 15:50 COT

Publicado enPolítica
Lunes, 20 Febrero 2017 16:32

A papaya puesta...

A papaya puesta...

Despistados, como en medio de un huracán, así quedaron los compañeros del proyecto desdeabajo el pasado lunes 13 de febrero cuando al final de la presentación del libro Cambios de las culturas. Ingeniería cultural y pedagogía, cuyo editor es Francois Houtart, y en el que escriben, además de Gloria Gaitán, otra media docena de investigadores, sufrieron el hurto de su cámara de video.

El reloj marcaba algo más de las 8 pm, y todo parecía normal, hasta que la cámara quedó en manos de quienes prepararon y desplegaron toda una dinámica de entretención, despiste y confusión para lograr su propósito.

Aunque en ese momento todos quedamos como lelos, una tranquila reflexión sobre lo sucedido, rememorando lo que vimos raro antes del evento –incluso antes de salir de la oficina del periódico rumbo al sitio del evento –donde recibimos la visita de campaneo de uno de los “profesionales de lo ajeno”–, y desde que llegamos a la Casa de la Educación tan amablemente facilitada por los amigos/as de la Cooperativa Codema –donde ya nos estaban esperando–, nos permitió precisar lo sucedido, identificar cuándo cometimos el desliz y quiénes y cuántas personas fueron las que participaron en esta acción de distracción y robo.

La posterior revisión de las cintas de grabación con que cuenta la Cooperativa, más otras externas, nos permitió, finalmente, hilar y comprobar sin duda alguna lo reconstruido. Cinco personas participaron en el robo y cada una cumplió de manera cabal su propósito. Hasta quien cargó el morral donde guardábamos la cámara, ocultada hábilmente en la parte izquierda de su cuerpo, dejándolo colgar del brazo –como si de algo sin valor se tratara–, evitando así que el celador se fijara en ella.

Puesto en alerta por lo sucedido, y con la filmación de las cámaras, pasamos a reconstruir los rostros de los cinco compinches, los cuales nos han servido para ir preguntando por aquí y por allá por lo que con tanta dificultad conseguimos, y lo que tanta falta nos hace para nuestra labor comunicativa.

El mundo es pequeño y las pistas nos irán acercando por nuestros barrios a quienes, incluso, podrían ser vecinos nuestros.

El paso previo en esta búsqueda, será conversar con quienes nos afectaron, reconociendo que “ganaron”, que así lo aceptamos y, por lo tanto, que el tema puede hablarse.

El paso posterior, si lo dominante es el silencio, es circular los dibujos de los cinco rostros, detallar la técnica utilizada y así “calentar el parche”.

Dicen por ahí que todo lo hecho puede ser deshecho. Estamos atentos para que sí sea en este caso.

Publicado enColombia
Martes, 06 Diciembre 2016 06:21

1.536 piezas en la memoria

1.536 piezas en la memoria

Garéyev bate el récord de simultáneas a ciegas frente a 48 rivales en 19 horas con el 80% de los puntos


Sólo con el rarísimo don de la memoria fotográfica, además de muchísimo entrenamiento con técnicas específicas, se puede lograr una hazaña así: memorizar durante más de 19 horas la situación de 2.368 piezas de 48 partidas simultáneas con los ojos vendados. Lo hizo el domingo en Las Vegas (EEUU) el estadounidense de origen uzbeko Timur Garéyev, de 28 años, con 35 victorias, siete empates y seis derrotas (un 80,2% de la puntuación posible). Durante la proeza pedaleó en una bici estática “para generar energía”


“Utilizo técnicas similares a las de los grandes campeones en competiciones de memoria, como la llamada ‘palacio de memoria’; se trata de asociar jugadas con imágenes, que son más fáciles de recordar, situando cada partida en la habitación de un palacio”. Garéyev desveló ciertas pistas sobre sus métodos, sin desvelarlos por completo, que recuerdan, en efecto, a las utilizadas por las grandes estrellas en ese tipo de competiciones, como el británico Dominic O’Brien, octacampeón del mundo.


Garéyev, que jugó la mitad de las partidas con las piezas negras porque dice que así memoriza mejor, ha batido la marca de 46 partidas del alemán Marc Lang (en 2011; 25 victorias, 19 tablas, dos derrotas), quien a su vez superó la histórica hazaña del argentino Miguel Najdorf (en 1947; 39 victorias, cuatro empates, dos derrotas); la fuerza media de sus rivales fue de 1.700 puntos Elo (aficionados de nivel medio-bajo). La exhibición del húngaro Janos Flesch en 1960 (52 tableros; 31 victorias, tres tablas, 18 derrotas) es muy sospechosa por lo poco que duró (cinco horas), el gran número de partidas cortas, el nivel bajísimo de muchos de sus rivales y otras irregularidades.


Garéyev se ha especializado desde hace años en las simultáneas a ciegas. En 2013 se enfrentó a 33 tableros, y hace unos meses a 35. Otra de sus técnicas consistió en hablar con sus rivales la noche anterior para memorizar sus voces y asociarlas con cada tablero (cada jugador cantaba sus movimientos en la notación algebraica del ajedrez).


A juzgar por los testimonios de otros ajedrecistas que han protagonizado grandes hazañas a ciegas, es muy probable que el cerebro de Garéyev no vuelva a funcionar con su máxima potencia hasta dentro de varios meses. Por esa razón, los entrenadores soviéticos -al igual que ahora los rusos- prohíben a sus pupilos que hagan ese tipo de exhibiciones. Otra cosa es jugar menos de seis partidas a ciegas, que puede ser un entrenamiento positivo. En realidad, todo ajedrecista juega a ciegas en cierto modo en cada partida, porque la posición que le interesa evaluar no es la que ven sus ojos en el tablero sino la que visualiza en la mente cuando calcula variantes.


El nuevo plusmarquista durmió seis horas antes de la exhibición y otras seis horas después. Al terminar reconoció que estaba “extraordinariamente cansado”, y se dio un golpe con una puerta acristalada porque no la vio, según el fotógrafo holandés Lennart Ootes, quien además se encargó de la retransmisión en directo por Internet de las 48 partidas. “Pero no estoy totalmente seguro de que ese golpe tuviera una conexión directa con su cansancio”, matizó Ootes.


Garéyev no quiso pagar los elevados costes de invitar a un observador de la organización Guinness Records para que certificase su marca. Sin embargo, el hecho de que todo se haya grabado en vídeo, que las 48 partidas se hayan retransmitido en directo, que todas empezasen a la misma hora y que el resultado supere el 80% de los puntos posibles debe ser más que suficiente para que el mundo del ajedrez acepte la marca como válida.

Publicado enSociedad
Página 1 de 2