Viernes, 30 Noviembre 2012 11:55

La reforma tributaria. ¡Que ‘mamera’!

La reforma tributaria. ¡Que ‘mamera’!

En todas y para todas las cosas de la vida, siempre hay una primera vez. Es lo que sucede con el proyecto de reforma tributaria elaborado por el actual Gobierno, en cuya confección –por primera vez– no participaron directamente los técnicos de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian).
 
Hasta ahora la unidad de estudios económicos de la entidad realizaba los análisis que consistían en la modelación econométrica de escenarios tributarios con y sin reforma tributaria. A su vez, la Dirección (hoy) de Gestión Jurídica aportaba el acervo de conocimiento técnico jurídico con el que se le daba forma al texto de proyecto de ley.

En el actual proyecto de reforma la ausencia de estos aportes es notoria. A juicio del Representante a la Cámara Ángel Custodio Cabrera, “el texto de la reforma inicialmente radicada el Congresos mostraba fallos en la redacción de los artículos”. Una deficiencia menor, si se la compara con la evidente ausencia de datos o información confiable con la cual el Gobierno ha pretendido apoyar la sustentación técnica de la propuesta de reforma radicada ante el Congreso.

Deficiencia mayor. Pero más lo es –incluso inédito– que el director de la Dirección de Impuestos de un país, como lo es el señor Juan Ricardo Ortega,  reconozca, de manera cínica y sin vergüenza alguna, que a la hora de sustentar el proyecto de reforma tributaria, carece de estudios técnicos que la soporten pues le da “mamera” hacer ese tipo de análisis.

Ortega no se sonroja. El director de la Dian no le vio problema en responderle con su verdad, muestra del sentido de la responsabilidad política y civil que en el manejo de la política tributaria y la Dian tiene el alto funcionario de la administración Santos: “No le puedo dar un estudio. El tiempo que requiere hacer un estudio técnico de esos, es enorme. Yo tengo muy poquito tiempo (…) como a mi me da “mamera” hacer esa modulación porque es muy compleja (…)”.

Como quien dice, el director de la Dian no sólo se come a cuento a los parlamentarios –por los que ha mostrado en repetidas oportunidades su sentimiento de aversión–, sino que, al parecer, ha engañado al ministro Mauricio Cárdenas, su jefe. De paso, muestra su talante de “niño bien” para el que la clase social es un valor moral.



Sin duda, la actitud del señor Ortega, que no es nueva, raya con la irresponsabilidad política, y ese acto, que repite en privado, es un agravio que merece, por lo menos. un llamado de atención pública por parte del presidente Santos. Pero en el alto Gobierno, ya se sabe, entre unos y otros, se cubren.

No es para menos. En estos momentos el país demanda que los funcionarios del Estado posean, en especial aquellos que tienen a su cargo importantes responsabilidades, además de formación técnica, real compromiso con el país, madures, respeto por la diferencia y sensatez. Características de las que precisamente adolece el actual director de la Dian. Porque, permítannos decirlo: la respuesta que dio el alto funcionario no fue menos que penosa y grosera. Luego, para colmo de males, los estudiantes del Sena y las trabajadoras del Icbf salieron a deberle (al aludir a la grabación donde quedó soportado su cinismo): “A mí me engañaron grabando una reunión en la cual yo estaba tratando de hacer pensar a unos muchachos, un poco agresivos, que para hacerlos pensar traté de plantear escenarios ridículos para poderlos llevar a una reflexión de un tema muy difícil”.

Al señor Ortega le acomoda la frase aquella con la que el rey Juan Carlos increpó a Chávez: “porqué no te callas”.

Publicado enColombia
El País declara 3 días de huelga en protesta por despidos masivos

Madrid, 5 de noviembre. Una amplia mayoría (92 por ciento) de la redacción del periódico español El País iniciará a partir de este martes una huelga de tres días para protestar por el despido masivo de más de una tercera parte de la plantilla (149 trabajadores). La decisión, inédita en la historia del rotativo, se produce en un clima de fractura total entre la directiva y la redacción, que está en pie de guerra ante las medidas adoptadas por los ejecutivos del Grupo Prisa, empresa editora del periódico, que se encuentra en el peor momento financiero de su historia.

 

Grupo Prisa, con una deuda de más de 5 mil millones de dólares, administrado por ejecutivos de confianza de los bancos acreedores –como Banco Santander y HSBC– y fondos de inversión estadunidenses como Liberty, está desmantelando poco a poco el emporio mediático-editorial que fundó Jesús de Polanco, el empresario que construyó uno de los grupos más influyentes de España, con editoriales, periódicos generales, deportivos y económicos, así como emisoras de radio, televisiones y hasta influencia en el negocio del cine.

 

El valor de la compañía se ha precipitado al vacío, al perder más de 95.5 por ciento de su valor en menos de cinco años. Es decir, que si la empresa estaba valorada en 4 mil 500 millones de dólares en 2008, hoy en día su valor no supera los 250 millones de dólares.

 

A pesar de que El País siempre había registrado beneficios, desde enero hasta septiembre de 2012 tuvo pérdidas superiores a 5.8 millones de euros, lo que sirvió de argumento para que el director Javier Moreno presentara a nombre del presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, un drástico recorte que mutilará la redacción en una tercera parte.

 

Ante esta situación, el Comité de Empresa –que representa a la mayoría de los 490 periodistas que trabajan en la redacción–, por primera vez en la historia del periódico, decidió someter a votación una propuesta de tres días consecutivos de huelga ante las negociaciones fallidas entre trabajadores y directiva, la cual se mantiene inflexible en llevar hasta el final el recorte laboral.

 

El resultado fue que nueve de cada diez periodistas votaron a favor de la huelga, que empezará este martes y terminará el jueves. Todavía no se sabe si se publicará el periódico, ya que la dirección no ha permitido informar en sus páginas sobre la medida adoptada por los redactores y no se sabe si intentará sacar a la calle el periódico.

 


La medida de los trabajadores se debe a que tienen el tiempo en contra, ya que el límite que marca la ley para terminar la negociación y evitar el despido masivo acaba el viernes, con lo que a partir de ese día se harán efectivos los despidos.

 

Para añadir más tensión a la creciente fractura entre la dirección y la redacción, destacados colaboradores del periódico firmaron una carta de apoyo a los trabajadores. Entre los firmantes se encuentran algunas de las plumas más promovidas por la dirección del Grupo Prisa, como el Nobel Mario Vargas Llosa, el escritor Javier Marías, además del chileno Jorge Edwards, Diego Galán, Jordi Gracia, Almudena Grandes, Elvira Lindo, Diego Manrique, Josep Ramoneda, Fernando Savater y David Trueba, entre otros. Todos ellos no sólo expresan su malestar por el plan de despidos masivos, sino también por las denuncias de censuras y amenazas que protagonizó la dirección del diario.

 

En el documento de apoyo, los intelectuales advierten: “Nosotros, colaboradores del diario El País, queremos manifestar nuestra inquietud y malestar por los casos de censura que ha denunciado el comité profesional en los últimos días vinculados al ERE, que afectaría a un tercio de la plantilla. Creemos que estos episodios suponen un paso más en el deterioro de los valores fundacionales de un diario crucial para las libertades y la democracia española, que hoy es más necesario que nunca ante la profunda crisis económica, política e institucional que viven España y Europa”.

 

La indignación entre los periodistas de El País crece por días, ante la postura inflexible de la dirección, a la que recordaron: “La censura la ejercían en la dictadura franquista personajillos de la más baja estofa, cuya escasez de luces abría amplias avenidas al ridículo del régimen. Manejaban la tijera con tamaña grosería, que en muchas ocasiones el resultado era la risa general. Las cosas no han cambiado. La naturaleza de los de la tijera es siempre la misma”.

Publicado enInternacional
¿Quiénes pertenecen al 1 por ciento “top” y cómo se ganan la vida?

El 1 por ciento más rico de EEUU ahora posee más del 40 por ciento de la riqueza y se lleva a casa casi un cuarto de la renta nacional. Evidencias basadas en declaraciones de impuestos indican que esta súper elite del 1 por ciento se compone de ejecutivos no financieros, profesionales de las finanzas, dueños de bufetes de abogados, propietarios inmobiliarios y profesionales médicos.

 

Las ganancias en este nivel crecen en correlación con la desregulación y otros cambios legales que trajeron la crisis financiera. Mientras el 99 por ciento padece las consecuencias directas de la crisis, el 1 por ciento se muda cada vez más lejos de los vecindarios en deterioro, a vivir a enclaves ricos más aislados, según un estudio de Stanford University en 2011.

 

En las protestas en Wall Streets se puso el mayor énfasis en el "99%" versus el 1%". Una respuesta a la pregunta ¿quiénes componen el 1%? y ¿qué hacen para ganarse la vida? fue ofrecida por Mike Konczal, en su artículo “Who Are the 1 Percent and What Do They Do for a Living?”, publicado en Rortybomb, el 17 octubre 2011, y posteriormente validado como “noticia independiente” por el Proyecto Censurado y la Fundación Media Freedom International.

 

Lo más relevante del trabajo de Konczal son los gráficos (en inglés) basados en datos de las declaraciones de impuesto e investigaciones de diferentes autores. Los gráficos de Konczal exponen el tipo de trabajo y el crecimiento de los ingresos de los principales miembros del 1% y aspectos del cambio en la mayor desigualdad del ingreso.

 

 

El autor concluye que el 60 por ciento de ingresos más alto pertenece a esas profesiones y que bajo la manera en que se estructuran las corporaciones bajo las leyes actuales " un negocio existe sólo para enriquecer a sus accionistas, incluyendo, por supuesto, a los propios altos directivos que se pagan a sí mismos mucho más dinero que el concepto de dividendos generados por las ganancias".

 

Precisamente estos auto-pagos, o bonos, es lo que más molestó a la gente del movimiento Occupy Wall Street, sobre todo porque el 1 por ciento top "hace retiros de riqueza en tiempos de bonanza y luego dejan a los trabajadores y al resto de la economía real la carga de hacer frente a las consecuencias".

 

Hay una buena razón para centrarse en el 1%, en lugar del 10% ó 50%.  Los altos pagos que se otorgan a sí mismos los altos ejecutivos corporativos han empequeñecido los salarios de los trabajadores, como una recompensa por participar en prácticas de ingeniería financiera en la sombra. Estos problemas requieren una solución legal y por lo tanto constituyen un reto democrático y un replanteamiento de cómo queremos estructurar nuestra economía, dijo www.mediafreedominternational.org.

 

Los gráficos abordan las ocupaciones del 0,1 por ciento top, que integrarían la porcion superior del 1 por ciento (el 10% del 1%), incluyendo las ganancias de capital: “Todo se reduce a gerentes, ejecutivos y personas que trabajan en las finanzas. Los hallazgos sugieren que los ingresos de los ejecutivos, gerentes, supervisores y profesionales financieros pueden representar el 60 por ciento del aumento en la proporción del ingreso nacional que percibe el percentil superior en la distribución del ingreso entre 1979 y 2005”.

 

Como dato curioso, el autor dice que “por cada deportista de elite que se ganó un lugar en la cima de la pirámide de los ingresos debido a los cambios tecnológicos y al estilo de mercados de trabajo superestrella que se transmiten por todo el mundo, existen dos bebés recién nacidos del sector fondos fiduciarios”.

 

El 1% de gerentes y ejecutivos a menudo se encuentran en el nivel C de empleados, especialmente directores generales. Y sus ganancias frente al trabajador medio  se han disparado  en los últimos 30 años.


Por Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno

Notas y referencias:
● Mike Konczal, “Who Are the 1 Percent and What Do They Do for a Living?,” Rortybomb, October 17, 2011, http://rortybomb.wordpress.com/2011/10/14/who-are-the-1-and-what-do-they-do-for-a-living.
http://www.mediafreedominternational.org/2011/11/23/who-are-the-top-1-and-what-do-they-do-for-a-living/
Estudiante investigadora: Nicole Trupiano (Sonoma State University)
Evaluador académico: Peter Phillips (Sonoma State University)

Publicado enInternacional
Martes, 02 Octubre 2012 05:37

La crisis académica en Europa

La crisis académica en Europa
Recortes en investigación, podas de becas estudiantiles, caída de matrículas, reducción de derechos laborales son, entre otros, los efectos de la crisis económica en las universidades europeas. Durante la VIII Conferencia Mundial sobre Enseñanza Superior, que por primera vez se realizó en Buenos Aires, Página/12 dialogó con dirigentes sindicales de Europa, que hicieron una descripción urgente de los problemas que enfrenta la educación superior. Si bien los detalles varían según las regiones, las coincidencias auguran –hacen temer– “una merma importante de la calidad académica, así como del acceso a la universidad”.


La conferencia, que concluyó la semana pasada, fue impulsada por la Internacional de Educación y la federación docente Conadu. Durante los recesos de los paneles y exposiciones, este diario dialogó con gremialistas de España, Francia, Alemania, Italia, Portugal y Dinamarca.


“Hasta el año pasado, en España no habíamos sentido los efectos de la crisis en la educación superior”, dijo Pedro González, de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras. Sin embargo, “el actual gobierno (de Mariano Rajoy, del PP) ha establecido un presupuesto que recorta 250 millones de euros en la partida de universidades y les ha exigido a las comunidades autónomas que apliquen otro tanto ellas mismas”. Además, “se han reducido un 46 por ciento las becas de ciencia y tecnología y se ha congelado y disminuido el número de becas para los estudiantes universitarios en todos los niveles, desde grado hasta doctorado”, cuantificó González.


En Italia, como en varios países del sur de Europa, la crisis pone a la universidad en grandes dificultades: “Tenemos una nueva ley universitaria, que redujo fuertemente los derechos de los trabajadores y los espacios de cogobierno”, comenzó Alessandro Arienzo, de la Federación de los Trabajadores del Conocimiento. “Se redujeron las oportunidades de los jóvenes para acceder a la universidad y las de los investigadores. El empleo de los investigadores antes era de tiempo completo, ahora es un empleo temporario. Tenemos recortes de financiamiento, aumento de cuotas de estudiantes, es decir, nuestra situación no es muy diferente de la española.”


“En Portugal cambiamos de izquierda a derecha como en España, pero un poco antes –dijo Manuel Dos Santos, de la Federación Nacional de Profesores–. Los recortes son cada vez más anchos, sobre todo el año pasado, cuando fueron del 8,5 por ciento anual. Pienso que hoy las universidades están casi al mínimo de lo que es posible funcionar.” Dos Santos registró también una “caída la matrícula en un 10 por ciento respecto de años anteriores y no porque haya menos estudiantes, ya que aumenta la escolaridad, sino porque no hay muchas becas y básicamente por la crisis económica en cada familia”.


Versiones distintas presentaron los dirigentes gremiales de Francia y Alemania. “Durante el gobierno de Nicolas Sarkozy, el dinero de la educación superior estaba dirigido a universidades vinculadas con el petróleo o a universidades de excelencia, pero no había financiamiento para pequeñas instituciones”, dijo Cohen Jean-Hervé, del Sindicato Nacional de Enseñanza de Segundo Grado. “En Francia las dificultades que tenemos en la educación superior no son producto esencialmente de la crisis, sino de la ideología de los gobiernos, que ponen la concurrencia del mercado como primera prioridad”, observó Jean-Hervé. De acuerdo con el sindicalista, la asunción del presidente François Hollande obligó a los gremios a posicionarse de otra manera: “Durante diez años nos acostumbramos a decir no, a ser oposición, pero ahora tenemos que aprender a ser más constructivos, un verdadero desafío para nuestras organizaciones. Tenemos un nuevo gobierno de izquierda, que por supuesto no va a satisfacer todas nuestras demandas, pero creemos que puede haber una distribución más igualitaria”.


El caso alemán es diferente: “No hay ninguna crisis –aseguró Andreas Keller, del Sindicato de Educación y Ciencia–. En los ’70 tuvimos un millón de estudiantes y 40 mil profesores catedráticos. Ahora tenemos dos millones de estudiantes, todavía 40 mil profesores catedráticos y un aumento de las otras categorías docentes”. Los conflictos aparecen en los primeros escalafones de la docencia: “El 90 por ciento de los colegas que no son catedráticos tiene contratos temporales”, indicó Keller. Pero esta situación, “más que una coincidencia de la crisis, es una ideología de las universidades en mantener a los profesores de esa forma”, sostuvo. “Otra causa puede ser un programa del Estado que se llama Iniciativa de Excelencia, por el cual se asigna un financiamiento de cinco años a las universidades. Entonces hace que las universidades contraten por un tiempo reducido, porque no saben si en cinco años recibirán otra vez el dinero.”


La precarización laboral en las universidades parece lugar común. En España “han anunciado una modificación de la ley de universidades que va a conllevar que no se sustituya a ningún profesor que se jubile en los próximos años –dijo González–. Y hoy no se están renovando los contratos de profesores que tenían una contratación a tiempo parcial, o interina”. El italiano Arienzo concluyó: “La crisis es un hecho y tenemos que enfrentarla. Pero la forma en que la crisis es utilizada como herramienta para reducir al sector público, eso es ideología”.

Publicado enInternacional
Sábado, 15 Septiembre 2012 06:39

Por la soberanía nacional con los trabajadores

Por la soberanía nacional con los trabajadores
En la crisis que vivimos se hace cada vez más necesario asociarse para defender los derechos de los trabajadores, de los campesinos, de los pueblos indios, de los empleados y, sobre todo, de las juventudes. Es necesario unirse en torno a un proyecto de lucha por la soberanía nacional, por los recursos nacionales y por los derechos sociales, culturales, políticos y económicos que los gobiernos neoliberales les han ido conculcado y que pretenden seguirles arrebatando, con un partido de Estado disfrazado de varios partidos con distintos nombres y la misma política de recolonización de México.


Empecemos por no ocultarnos las verdades dolorosas que vivimos. México está importando maíz, gas y gasolina. Es como si Bolivia importara papas, Argentina carne y Francia perfumes.


Estamos por sufrir un nuevo despojo del petróleo, que todavía es fuente de una proporción muy alta de los ingresos fiscales y que era el más preciado patrimonio nacional.


Estamos aumentando cada vez más la inmensa deuda pública, que un día nos van a cobrar los shylocks trasnacionales en condiciones peores que las de España, Italia o Grecia.


Nos seguimos endeudando, tanto en forma rápida y furiosa como lenta y calmada, pero abiertamente impune, todo para comprar armas y mercancías que, lejos de servir a la producción y el desarrollo, inflaman la destrucción y el genocidio nacional, y se usan para pagar las importaciones de maíz y petróleo, antes símbolo y fuerza de nuestra soberanía alimentaria y energética, y garantía, con el Ejército, de la seguridad nacional.


Estamos asignando cada vez menos recursos a la educación y a la investigación científica y humanística, como si el proyecto fuera hacer de México y de su juventud y su niñez un país tan miserable como los más miserables de la Tierra, fuente de explotación de una fuerza de trabajo descalificada, base de dominación de un país de hombres y mujeres perdidos en la ignorancia y en el basurero de desechos de la industria del norte.


Estamos viviendo la crisis de un sistema político y de una clase política que entre la ceguera, el oportunismo y la corrupción priva más y más a los ciudadanos, a los trabajadores y a los pueblos de México de los recursos legales necesarios para luchar y negociar. Y que ahora nos anuncia nuevas medidas por las que pretende privatizar y desnacionalizar aún más la riqueza del petróleo y arrebatar a los trabajadores los derechos que lograron tras una revolución en la que dieron la vida más de un millón de hombres y mujeres, de jóvenes, de niñas y de niños.


Y mientras esto ocurre, la desregulación de los trabajadores se da sin cesar, la depauperación de los campesinos hace que millones padezcan sed y hambre, y es creciente el asedio a los pueblos indios, en especial a los zapatistas, que tratan de construir uno de los proyectos autosostenibles más avanzados y democráticos de la tierra.


Al mismo tiempo las corporaciones mineras y agroindustriales despojan a los habitantes de sus territorios y recursos, empleando cuanto medio es necesario, incluido el terror que por todas partes siembran junto con el megacomercio del narco y con el lavado de dinero de la gran banca de Georgia, de las Islas Caimán y de Wall Street.


Salir de los infiernos que las corporaciones construyen y en los que muchos centroamericanos y mexicanos viven resulta cada vez más difícil, pues a la gran muralla que el gobierno estadunidense levantó para impedir un peligro por sus estrategas previsto, se añaden las matanzas y desapariciones colectivas de braceros mexicanos y centroamericanos que no alcanzan a llegar con vida a la frontera.


Muchos de estos y otros males afectan al conjunto de la nación. Corresponden a algo más que un “modelo de desarrollo”: son resultado de la política neoliberal y globalizadora de las corporaciones y complejos que dominan el mundo, encabezados por Washington y Wall Street, hechos innegables y ampliamente comprobados, que están haciendo víctimas crecientes hasta en su propio país.


Reconocer la inaceptable realidad en que vivimos, y cobrar conciencia de lo que signfica para nosotros y para nuestros descendientes el futuro que les preparan, es tan necesario como formular un programa mínimo de defensa de los derechos de los trabajadores, de los pueblos, y de los ciudadanos que, uniéndose en torno a la lucha por recuperar y consolidar la soberanía nacional, fortalezca al estado de derecho e impida la criminalizacion de los trabajadores, de los ciudadanos y de los pueblos que defienden sus legítimos derechos y su libertad.


Una nueva lucha por la independencia, una nueva lucha por la democracia real de un pueblo en verdad soberano, tiene que articular a los trabajadores industriales, agrícolas y de servicios, a los hombres, mujeres, niños y niñas, a los asalariados y no asalariados, regulados y desregulados, precarios, excluidos, desplazados. Tiene que articularlos a todos ellos y proponerse practicar la comunicación, la información, el diálogo y la acción concertada en una organización que junte las redes de los colectivos presenciales y a distancia, y que abarque al conjunto de la nación, vinculando a sus habitantes con los de América Latina y con los del mundo para la lucha por la vida y la libertad. Esa gran organización tendrá que cultivar una vigorosa moral de lucha y de solidaridad, y una voluntad colectiva a la que caracterice la lucidez y la firmeza para defender y decidir el futuro del México y del mundo que queremos, y que podemos hacer… ¡que haremos! ¡y que sin duda ustedes harán!


Por Pablo González Casanova. Mensaje leído en la sexta Conferencia Sindical Nacional

Publicado enInternacional
EE UU prueba un avión que vuela a 5.793 kilómetros por hora
El X-51A WaveRider debería de haber volado a velocidad hipersónica durante 300 segundos para sumergirse después en el Océano Pacífico. Aunque las mismas fuentes no pudieron dar información sobre los resultados obtenidos, de haber sido realizado con éxito, la nave debería haberse destruido durante la prueba, haciendo imposible su recuperación, pero los ingenieros podrían utilizar todos los datos registrados durante el vuelo para el desarrollo de la tecnología hipersónica en usos militares.

El vuelo de prueba X51A ha sido el tercer experimento de un programa que comenzó en el año 2004. El primer Waverider, construido por Boeing, fue probado en mayo de 2010 a 3.500 kilómetros por hora durante 143 segundos, antes de que un fallo técnico pusiera fin a la prueba antes de tiempo; así como el segundo, que fue ejecutado en junio de 2011 y también terminó antes de lo esperado aunque éste sí generó datos concretos.

La Fuerza Aérea tiene previsto desarrollar y utilizar tecnología hipersónica para trasladar misiles o aviones a cualquier parte del mundo en cuestión de minutos en lugar de horas, con el objetivo de no dejar tiempo de reacción al enemigo. Además de la velocidad, las aeronaves hipersónicas volarán a gran altura fuera del alcance del fuego enemigo o un misil.

La NASA y el Pentágono están financiando tres centros nacionales en el país para estudiar el vuelo hipersónico. El programa WaveRider costará 140 millones de dólares según las estimaciones de la página especializada en desarrollo militar, Globalsecurity.com.

El avión no tripulado experimental X-51A WaveRider, una aeronave hipersónica capaz de sobrevolar el Océano Pacífico a 5.793 kilómetros por hora, ha sido puesta a prueba este martes por el Pentágono en un vuelo "clave" para el desarrollo de su tecnología, según una fuente del Departamento de Defensa.

Desde un hangar de la Base Edwards de la Fuerza Aérea estadounidense en el desierto de Mojave (California), un equipo de ingenieros aeroespaciales ha puesto a punto el aparato, que podría recorrer la distancia entre Nueva York y Londres en menos de una hora.

El proyecto, desarrollado por la Agencia Espacial estadounidense (NASA) y la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa de EEUU (DARPA), se ha puesto a prueba mediante el anclaje del X-51A Waverider al ala de un antiguo bombardero B-52.

Publicado enInternacional
Viernes, 10 Agosto 2012 07:03

Oleada de paros de estatales

Oleada de paros de estatales
El gobierno de Brasil y los sindicatos de empleados públicos discrepaban ayer sobre la amplitud y la adhesión al paro que realizan varios organismos estatales. A través de esta medida, que incluye la paralización de actividades de la Policía Federal por tiempo indeterminado, los empleados reclaman aumentos salariales.


De acuerdo con el secretario general de la Confederación Nacional de los Trabajadores del Servicio Público Federal (Condsef), José Milton Costa, el movimiento alcanza a 28 organismos y mantiene de brazos cruzados a unos 370 mil funcionarios, cifras que fueron cuestionadas por el Ministerio de Planificación. “Si fuera así, tendríamos el servicio completamente comprometido, y no lo está; hay poquísima gente parada y mucha haciendo barullo”, según dijo el secretario de Relaciones de Trabajo de ese Ministerio, Sérgio Mendonça, reportó el diario Folha de Sao Paulo. En tanto, el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, manifestó que los líderes gremiales deben actuar con responsabilidad garantizando los servicios públicos esenciales y tener en cuenta que los recursos del gobierno se vieron afectados por la crisis internacional.


Por su parte, el presidente del Foro Nacional Permanente de Carreras Típicas de Estado (Fonacate), Pedro Delarue, aseguró, citado por la agencia estatal ABR, que el gobierno está intransigente. “La alegación principal del gobierno para la falta de reajustes es la crisis internacional, pero eso no justifica el congelamiento de los salarios desde 2008; el PBI (Producto Bruto Interno) ha subido, pero los salarios no acompañan (el aumento), entonces hay margen para reajustes”, afirmó Delarue.


La tensa relación entre el gobierno de la mandataria de Brasil y los funcionarios públicos federales que reivindican mejoras salariales, entre otros reclamos, se produce cuando faltan días para que el Ejecutivo envíe al Parlamento el Presupuesto para el 2013. Portavoces de los sindicatos advirtieron que enfrentarán la “intransigencia” del gobierno y que mantendrán las paralizaciones hasta lograr reanudar las negociaciones. Una muestra del malestar, según detalla Folha, es que militantes de la mayor central sindical brasileña, la Central Unica de los Trabajadores (CUT), asociada históricamente al gobernante Partido de los Trabajadores (PT), llamaron el miércoles “traidor” al ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Gilberto Carva-lho, encargado de negociar con los sindicatos.


El vínculo entre el Palacio del Planalto y los sindicatos comenzó a deteriorarse cuando el gobierno anunció el descuento de los días de paro y se agravó después de un decreto, en julio, que permitió reemplazar a los empleados federales en paro por otros de las provincias. Desde hace unos quince días los sindicatos redoblaron las protestas y surgieron nuevos focos de conflicto. De este modo, a las huelgas que venían manteniendo desde hace más de dos meses los docentes y administrativos de varias universidades federales, se sumaron el lunes la Policía Federal, que alcanza a todos los estados brasileños, y la Policía Caminera. Ambos cuerpos policiales realizan la llamada operación padrón, que consiste en intensificar las fiscalizaciones, lo que retrasa el normal funcionamiento de los servicios, sobre todo en los aeropuertos. También están en huelga los funcionarios del Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra), del Archivo Nacional, de la oficina impositiva, de los ministerios de Salud, Planificación, Medio Ambiente y Justicia y de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), encargados de autorizar el ingreso de productos importados y cuya huelga impactó en los perecederos y en los fármacos. El reciente paro de los trabajadores del Ministerio de Agricultura es otro factor que perjudica a los exportadores y empresarios del sector frigorífico, que manifestaron su preocupación y el inminente aumento de la carne. En este contexto, el dirigente sindical Artur Henrique advirtió que, a diferencia de otras huelgas que eran concentradas en un sector, ésta tiende a ampliarse.


La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, analizó el lunes la situación con su predecesor Luiz Lula da Silva, con quien se reunió y mantuvo una comunicación telefónica, ocasión en la que la presidenta criticó a la CUT por actuar con intransigencia, según revelaron medios locales. En tanto, fuentes próximas a la central sindical dejaron trascender que solicitaron a Lula que interceda frente a la mandataria para arribar a puntos de consenso ante la demanda de los trabajadores.

Publicado enInternacional
Puerto Gaitán julio 2011
En medio de un mar de multinacionales, cientos de trabajadores petroleros reivindican sus derechos, así como la legislación vigente en Colombia, la misma que debiera hacer cumplir el propio gobierno. Puerto Gaitán (Meta) es el epicentro de la movilización que recuerda otras épocas y otras historias.

Sucede en Puerto Gaitán (Meta). Desde el pasado 20 de junio, 1.100 trabajadores de la empresa contratista Montajes J.M., que trabaja para la petrolera Cepscolsa (con el 70 por ciento del contrato), esta última socia de Ecopetrol S.A. (con el 30 por ciento del contrato) y filial de la petrolera española Cepsa, pararon sus actividades y se declararon en asamblea permanente, la misma que se mantiene hasta el momento de escribir esta nota (julio 13).

El suceso asombra por lo novedoso: trabajadores en movilización defienden sus derechos, sin dejarse amilanar por los poderes reales que se ejercen sobre el territorio donde laboran. Son obreros sin experiencia de organización ni lucha sindical y mucho menos política, que ahora sufren en carne propia el irrespeto de sus derechos laborales, consignados en la legislación vigente (ver recuadro “Irrespeto a lo acordado…”).

El conflicto que conmociona a esta región llanera no es nuevo. Es una constante que recrea la cotidianidad del lugar, ahora con nuevas formas, pues los irrespetados ganan conciencia sobre sus derechos y sus potencialidades. En otros momentos, a pesar de intentar acciones semejantes, se vieron burlados a mitad de camino por el ‘inexplicable’ retiro de algunos impulsores, entre ellos algunos líderes de Asojuntas (Asociación de Juntas).

Dilaciones y complicidades


Tal vez esa misma realidad de indecisiones y burlas multiplicó la confianza de la patronal para proseguir en el irrespeto, hasta el 20 de junio pasado, cuando la taza se llenó. Los inconformes bajan los brazos, paran las máquinas, se reúnen, conversan, opinan, exigen. Ahora son un colectivo fuerte.

Día histórico para quienes apenas empiezan a ver la importancia de hacerse colectivo y reconocerse como clase. Al día siguiente hace presencia la USO (Unión Sindical Obrera), y para el día 23 Cepcolsa, amparada en las sempiternas razones de seguridad –sin apoyo legal, pues no hay memorandos o quejas al respecto–, le suspende el contrato a la compañía contratista J.M. S.A., decisión aceptada con mansedumbre y diligencia por Ecopetrol S.A.

La tensión se incrementa. Ese 23 de junio la USO se contacta con el Ministerio de la Protección Social, que envía un funcionario para analizar la situación. Las partes de reúnen y acuerdan encontrarse en Bogotá el 28. Contra lo esperado, Cepcolsa no asiste, lo que obliga a programar una nueva cita para el día siguiente, esta vez en Villavicencio. De nuevo suena la misma música: Cepcolsa persiste en no hacer presencia. Como si fuera poco, en medio de la reunión, que se hace a pesar de la ausencia de una de las partes, se descubre que un asistente es agente infiltrado de la Policía Nacional: J.M. dice que el agente es parte de su seguridad, pero éste desmiente y asegura estar allí para evitar protestas sociales. El Ministerio dice que ellos no estaban enterados. La reunión se cierra sin acuerdo.

El tiempo pasa, las empresas dilatan, pero los obreros están activos. Ya se han hecho sentir, y ahora, cuando el calendario indica ya es 6 de julio, deciden marchar desde la cabecera municipal hasta el pozo petrolero Jaguar: protesta sencilla, derecho humano ejercido en colectivo, pese a lo cual, cuando avanzan a la altura del kilómetro 4, el Estado (que debiera protegerlos) se hace sentir: el Esmad, con su parafernalia de intimidación y abusos, cierra el paso e intimida con gases y garrote. La marcha se interrumpe, no así el bloqueo de la vía, logrando interrumpir durante todo el día el paso de petróleo cargado por carrotanques. Un toque de queda, decretado por la Alcaldía, obliga a la población a recogerse temprano.

Obreros, más indígenas, más comunidad…


El efecto de la protesta se extiende. Indígenas y población urbana también plantean sus reivindicaciones, lo que obliga a una reunión de la USO, representantes de la comunidad, voceros de los nueve cabildos indígenas de la región (de las etnias Sicuani, Piapoco y Sáliba), el Gobernador, el Alcalde, el vocero departamental de la CUT, el cura y la fuerza pública.

En esta reunión se pone en cuestión el papel de las petroleras, los problemas sociales acumulados en la región y la necesidad de buscarles solución. El primer logro fue contactar vía telefónica –por mediación del Gobernador– a las empresas, las cuales aseguraron que responderán por los aspectos laborales de ley; el segundo logro –el acuerdo– fue trabajar para instalar una mesa regional con la participación de las petroleras, los pueblos indígenas, la comunidad, la USO, las autoridades políticas y los gremios.

Hay otras inquietudes: que las multinacionales se comprometan a respetar la legislación laboral y los derechos sindicales; que se unifiquen criterios regionales y nacionales respecto a los parámetros laborales de la industria petrolera y se defina el sueldo petrolero; que las empresas asuman la responsabilidad social empresarial; y que en lo municipal y lo departamental haya soluciones para los graves problemas reinantes.

Se ventila, además, la necesidad de un encuentro de alcaldes y gobernadores de las zonas petroleras, y la aplicación de una política pública de empleo. El Gobernador estuvo de acuerdo con la USO respecto a que no es aceptable, de parte de Cepcolsa, retirarle el proyecto a J.M. por razones de ‘seguridad’, y enfatizó que, si hay problemas, se les brindará la seguridad necesaria. Finalmente, expresa que si las multinacionales no asumen compromisos él se vería obligado a cerrar las vías para que no pasen los carrotanques y la maquinaria pesada, como lo hizo el gobernador del Casanare en noviembre de 2010 para presionar a las empresas a participar en una discusión sobre regalías.

Sin perder el paso


Pocos días después, el 11 de julio, se acordó una reunión en el Ministerio del Interior para discutir con las empresas, y ese mismo día los trabajadores y las comunidades indígenas realizaron una marcha por el casco urbano del municipio. El ambiente genera confianza entre los manifestantes, y los trabajadores mantienen la asamblea permanente hasta cuando se concrete una respuesta positiva a las demandas. Sin embargo, una solución para estos 1.100 trabajadores es sólo una parte de lo que se requiere en la región, pues en situación similar está el resto de trabajadores de la zona, entre ellos los 12.800 de la canadiense Pacif Rubiales. Además, no hay que olvidar la problemática que agobia a las comunidades indígenas y al resto de la población que habita en el ahora crecido Puerto Gaitán.

Con 20 días de conflicto a cuestas, con la presión de la policía encima, con las dilaciones de la patronal, con la actitud ‘pasiva’ de Ecopetrol, con el ambiente caldeado en el municipio, todo indicaría que el ánimo de los inconformes está menguado; pero no es así: el ambiente colectivo, de solidaridad y clase, se impregna como el crudo en las manos y la ropa del obrero. Cada día llegan más trabajadores a llenar el formulario de sindicalización. El giro, sin duda, es a favor de los trabajadores.



Recuadro 1

La mentalidad antisindical


Según Rodolfo Vecino, presidente de la USO, Montajes J.M. expresó que Cepcolsa les prohibía sentarse con el sindicato; también manifestó que a la empresa no le preocupaba tanto el problema salarial como el aspecto político de la sindicalización. Esta actitud antiorganizativa no es patrimonio de Cepcolsa sino una característica generalizada entre las empresas del sector, las cuales acuden a la artimaña de suspender el contrato cuando los trabajadores reclaman sus derechos. Pasados unos días, los buscan de nuevo pero bajo la condición de que no se sindicalicen y no protesten. Veamos los siguientes ejemplos:

–En septiembre de 2010, en Monterrey (Casanare), Ecopetrol quiso liquidar el contrato que tenía con G.P.I., encargada de construir unos tanques de almacenamiento. Ello sucedió cuando los trabajadores expusieron sus reivindicaciones, pero al final se logró un acuerdo.
–En marzo de 2011, en la estación de Chichimene, en el municipio del mismo nombre, en el departamento del Meta, la empresa contratista Maco Servinci, al servicio de Ecopetrol, estaba construyendo un cuarto y laboratorios, y cuando sus 47 trabajadores plantearon sus reivindicaciones, fueron despedidos y la petrolera nacional pidió cancelar el contrato con tal empresa.
–A principio de este año, también en Monterrey, la empresa Ocensa intentó cancelarle el contrato a la contratista SNC Lavalin a causa de las reivindicaciones de los trabajadores. La lucha se inició en la planta El Porvenir y se extendió a Miraflores, Caucasia, Coveñas y Bosconia. Luego de casi un mes, los trabajadores lograron sus reivindicaciones.



Recuadro 2

Puerto Gaitán, con rostro de economía de enclave


Puerto Gaitán es un municipio ubicado al oriente de Villavicencio, a tres horas por carretera pavimentada. Su población pasó en 10 años de 5.000 a 15.000 habitantes, más la población flotante.

Su nombre hace honor al líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, asesinado el 9 de abril de 1948. Desde el puente construido sobre el bello río Manacacias, se desprende una carretera rojiza de la cual se levantan nubes de polvillo que se confunden con el sudor de los trabajadores y el ruido de los carrotanques. A lo lejos, las curvas del trayecto se ven como venas abiertas, como aquellas que desangraron a Nuestra América.

Pasan y pasan. Últimamente, este puerto es reconocido porque a la entrada hay un arco gigante que infortunadamente simboliza lo que acontece en el lugar. Como en una avenida de gran ciudad, día y noche pasan y pasan cientos de carrotanques cargados de crudo, volquetas y ágiles y pomposas camionetas. Allí las calles son recorridas constantemente por hombres cargados con sus maletas, procedentes de diferentes lugares del país.

La vida de este municipio llanero está definida por las petroleras, con el agravante de la presencia paramilitar. En su entraña se constituye una estructura social como un círculo vicioso, donde la población carece de capacidad organizativa y autonomía, y es remplazada por Asojuntas.

Varias petroleras hacen presencia en la zona: Pacific Rubiales Emergy, Cepcolsa, Hocol y Ecopetrol S.A. Para éstas trabajan, entre otras, empresas contratistas y subcontratistas como Montajes J.M., ODL, Schrader-Morelco, que agrupan en labor directa a unos 20.000 trabajadores, los mismos que viven en términos laborales como en repúblicas independientes, La producción diaria alcanza a 200.000 barriles, y los posos en producción son Caracara, Toro Sentado, Jaguar, Ocelote y Campo Rubiales.

Como toda economía de enclave, de la cual hay signos notables en la región, se dice que a campamentos como Rubiales no se puede ingresar ni salir sin previa autorización. Algunos trabajadores se quejan del reglamento interno, que regula hasta la afeitada constante.

En la zona se producen 200.000 barriles de petróleo diario que salen por tubería y en carrotanques que cruzan sin descanso por el municipio. El hecho de que la zona sea petrolera hace que la inmigración contribuya al agravamiento de problemas de vivienda, servicios, educación, salud, inseguridad, prostitución, desempleo, desarraigo, costo de vida, etcétera.

Carlos Andrés Pérez, de Monterrey (Casanare), dice: “Muchos van de lado a lado en busca de que las petroleras los empleen, sin pensar mucho en que el trabajo que se consigue es temporal. Es marcado el aumento de problemas como la prostitución. Además, el arriendo de un apartamento pequeño puede costar hasta 500 mil pesos mensuales y la gente se acostumbró a vivir pendiente de que le den trabajo en la petrolera”.

Uno de los problemas que más afectan a los lugareños de Puerto Gaitán o zonas cercanas es que el 70 por ciento de los empleos está en manos de foráneos, cuando la prioridad debiera ser para los locales, exceptuando obviamente la mano de obra calificada.

En virtud de la “responsabilidad social”, las petroleras han designado a Asojuntas como representante de la comunidad para que asigne los empleos. Este poder de Asojuntas le permite definir quien tiene o no tiene empleo en Puerto Gaitán. Es vox populi que la mediación de Asojuntas favorece a quien pague hasta 400 mil pesos por un puesto de trabajo empleo, lo mismo que a quien sea funcional para los intereses de las petroleras.

Como regalías, Puerto Gaitán recibe anualmente $ 138’000.000, los cuales no se ven por lado alguno. La reciente reforma aprobada sobre estos recursos los pasa de los entes municipales y departamentales a un fondo nacional. Esta disminución de los dineros deja en la incertidumbre a los municipios que dependen de los mismos. No hay que olvidar que hacia 2002 el Gobierno, para atraer inversión extranjera, pasó de cobrarles a las multinacionales un 20 por ciento de regalías para aplicar un 11, y ahora les quitará a las regiones parte de las regalías, en vez de cobrarles a las petroleras aquel 20 por ciento. En estas circunstancias, sin duda, los problemas que padecen los habitantes del municipio se agravarán.


Recuadro 3

Irrespeto a lo acordado y jornadas hasta de 18 horas


–    Incumplimiento del turno 21-7 (21 días trabajando de corrido y siete días de descanso), cambiado unilateralmente por otros turnos como 28-7 u otros que pueden llegar hasta los 40 días seguidos sin descanso.

Para el irrespeto, la empresa parte de conocer que los trabajadores proceden en su mayoría de otras regiones del país, lo que les dificulta viajar a sus casas cada 21 días.

Hay que tener en cuenta que las jornadas de trabajo son extensas. Los trabajadores que deben desplazarse cada día a los campamentos tienen que levantarse muy temprano para acometer trayectos de dos, tres o más horas en bus. Por el estado de las carreteras, en temporada invernal el transporte se complica, debiendo llegar a sus sitios de labor incluso a pie. De este modo, no es raro toparse con jornadas hasta de 18 horas diarias. Quienes proceden de otras regiones viven concentrados en los campamentos todos sus días de turno.

–    No pago de salarios a trabajadores en período de prueba.
–    Incumplimiento, desde hace dos meses, del pago salarial a un grupo de trabajadores de la cooperativa de conductores (empresa subcontratista).
–    Casos de pérdida del sueldo de trabajadores de las cuentas bancarias.
–    Desconocimiento del pago de bonos prometidos a los trabajadores.
–    Condiciones insalubres y antihigiénicas de los alojamientos.
–    Discriminación en el salario y la duración del contrato entre los trabajadores de la región y los que vienen de otras regiones.
–    Cambio unilateral de las condiciones del contrato.
–    Trabajadores obligados a desarrollar actividades por completo diferentes de las que fueron contratados.
–    Trabajadores sin afiliación social luego de tres meses o más de empleo.


{gallery}puertogaitan{/gallery}
Publicado enEdición 171
Trabajador de Montajes J.M., en las calles de Puerto Gaitán
Lubricando la vida. Así, con decisión, y con la sabiduría que brinda la acción colectiva, proceden los trabajadores petroleros de Puerto Gaitán – Meta.

La chispa encendió a partir de la protesta de los trabajadores vinculados a la empresa contratista Montajes JM, en reclamo del respeto y mejoramiento de las condiciones de trabajo, lo que propició reuniones con voceros de Ecopetrol y Presidencia de la República. Sin embargo, entre lo prometido y lo hasta ahora aprobado, es decir, entre el “dicho” y el “hecho”, muy poco sucedió. No mucho más que dilaciones.

Dilaciones y esperas que provocan y desesperan. Desde el momento de las tensiones iniciales –inicios de julio- trascurrieron quince días, y el aire llanero sopla un eco que recuerda la posibilidad de que todo quede así, como otra posibilidad trunca, como simple dilación. Pero entre día y día, el aire lleva las demandas de los trabajadores de Montajes JM a los campos de petróleo que atienden miles de obreros de otras empresas. Los ecos también cruzan el llano refrescando la esperanza de indígenas y pobladores en general. El deseo de justicia crece, y con la dilación la tensión gana espacio.

Es así como el jueves 14 de julio los trabajadores deciden bloquear la vía, y para ello se desplazan en la madrugada al kilómetro 30, frente a la estación de Celcolsa en el pozo Jaguar 1.

La presencia de los obreros es respondida de inmediato –esta vez sí- por el Estado: el Escuadron Móvil Antidisturbios (Esmad) hace pronta presencia, al igual que el ejército. Luego de amenazar y corretear por dos kilómetro a quienes protestaban sobre la vía, y de ofrecer por parte del ejército que nada pasaría si paraban, son detenidos 17 obreros, los mismos que poc despues son entregados por el ejército al Esmad.

La noticia de la detención llega sin demora a Puerto Gaitán, donde la solidaridad de los pobladores no se hizo esperar: la protesta de decenas de estos se sitúa sobre el puente que cruza el río Manacacias, donde también llega el Esmad –y a su alrededor varios desconocidos vestidos de civil- que con actitud ya conocida en todo el país, atacan con gases y garrote a los protestantes; el gas se expande por todo el poblado, los negocios, ante el insoportable aire, tienen que cerrar. La protesta y la tensión entre pobladores, trabajadores, y el Esmad, se extiende hasta las 3 de la mañana del día siguiente.

El viernes 15, la luz de día llega con la inconformidad de los habitantes del poblado, que han sufrido en carne propia las irregularidades de los antimotines, que no reparan en su brutalidad impidiendo que se ejerza el derecho a la protesta. Las horas pasan en medio de refriegas e intentos de negociación. La furia ciudadana pone candela a la camioneta de un contratista. Al final de la tarde se acuerda parar la protesta. La alcadía declara el toque de queda.

Con la tensión en ascenso, las llamadas salen de los celulares una y otra vez. En presidencia Angelino Garzón, el vicepresidente, acepta una reunión en Bogotá para el día 18, además de recordarle a las multinacionales que deben respetar los derechos de los trabajadores.

Vuelve la calma. Chibcha. Con la disposición siempre abierta al diálogo, trabajadores y pobladores aguardan, esperan, que se realice la prometida reunión del 18, a la cual asisten el vicepresidente Garzón, Francisco Lloreda –asesor presidencial- y representantes de Cepcolsa, Ecopetrol, comerciantes, ganaderos, indígenas, Asojuntas, Central Unitaria de Trabajaadores (CUT), así como de la Unión Sindical Obrera (USO).

De la reunión sale la decisión de llevar a cabo, el próximo 3 de agosto, una Mesa deTrabajo en Puerto Gaitán, en la cual tendrán espacio abierto el tema salarial, jornada laboral, seguridad social, estabilidad laboral, salubridad en los campamentos, seguridad industrial, las indemnizaciones, el tipo de contratos, el derecho a la libre asociación, pero también los temas concernientes a la municipalidad, tanto en su casco urbano (pavimentación, salud. y otros) como zona rural, es decir, situación de los indígenas. La sesión estará presidida por el vicepresidnete, y contará además con laa presencia de varios ministerios, trabajadores, USO, alcalde local, gobernador del Meta, empresas petroleras, indígenas, pobladores urbanos.

 

La represión provoca alzamiento


Mientras en Bogotá se discutía y se llegaba a un acuerdo, en la zona rural de Puerto Gaitán, más exactamente en campos petroleros a cargo de la multinacional canadiense Pacific Rubiales –pozo Batería 4-, distante 165 kilómetro del casco urbano, el ambiente era totalmente distinto.

En efecto. A la zona –bajo total control del ejército- llega una comisión de la USO, que tras  fuertes tensiones con la multinacional se les permite ingresar a los campos con el propósito de propiciar la afiliación de los trabajadores a la organización sindical, a la par de establecer con toda precisión las condiciones en que estos laboran.

La presencia de los dirigentes de la USO es bien recibida y cientos de trabajadores deciden afiliarse al sindicato. De acuerdo a una fuente de la de la organización sindical, los afiliados en la zona ya asciende a unos 4.000. Montajes JM dice, a manera de provocación, que tiene los nombres de unos cuatrocientos trabajadors de su empresa que se sindicalizaron. El proceso de vinculación gremial se acelera. El domingo 17, cuando se está adelantando un procedimiento totalmente normal, de participación y organización obrera, quienes estaban en tal dinámica son agredidos por la vigilancia privada contratada por la multinacional, llegando hasta el exabrupto de detener a uno de los trabajadores que estaba por afiliarse. El 18, en horas matutinas, llega el Esmad a provocar y atacar a los obreros, lo que dispara su inconformidad. Entre tensiones y grescas pasa el 18. El martes 19 el calor de los enfrentamiento gana varios grados, y la violencia del Esmad da cuenta de un indígena, el cual parece pierde uno de sus ojos.

Bajo este ambiente, con los voceros de la USO en ejercicio de sus funciones, llega a la zona Rodolfo Vecino, presidente del sindicato, acordándose con la multinacional el fin de la protesta. El espiritu que permite tomar esta decisión: garantizar que las reuniones ya acordadas se hagan efectivas, y no darle pretexto a la empresa –violadora de los derechos de los trabajadores- para que alegue irrespeto a ninguno de los puntos ya establecidos.

Así y todo, con acuerdos en marcha, en horas de la madrugada del miércoles 20 de julio, Pacific Rubiales decide obligar a los voceros de la USO a que salgan de la zona. Como complmento, el ejército hace más presencia, la cual se extiende hasta el municipio, donde copa calles y aeropuerto.

Se espera, como paso previo a la reunión del próximo 3 de agosto, que el 22 de julio se reunan Vicepresidencia,  trabajadores y Pacific Rubiales.

Ambiente deliberativo


La población y los trabajadores esperan con ansiedad la citada reunión de agosto. Con discusiones abiertas para todo el que quiera opinar, aceitan su vida. En espera de la reunión, el jueves 21 en Puerto Gaitán tracurre en medio de un amplio debate ciudadano sobre la situación del municipio y del trabajo: salud, pavimento, empleo, desarrollo, en fin, multitud de temas están en la boca de muchos y muchas que saben que ahora es su cuarto de hora para lograr soñadas y pospuestas reivindicaciones, todas ellas derechos constitucionales de papel.
Publicado enColombia
China está siendo sacudida por una espiral de protestas sociales, todas ellas distintas en su origen pero iguales en la base: el hartazgo de una población indignada por la explotación laboral, la marginación social o la corrupción oficial. Después de que la provincia de Mongolia Interior sufriera hace 15 días los peores disturbios interétnicos que vive el país desde las batallas callejeras de Xinjiang en 2009, ahora la chispa ha prendido en la sureña provincia de Guangdong, motor de la llamada "fábrica del mundo".

Miles de trabajadores inmigrantes llevan tres días seguidos protestando violentamente en las calles de la región de Zengcheng como respuesta al maltrato que sufrió una joven de 20 años embarazada, procedente de la provincia de Sichuan, a manos de varios guardias de seguridad. En la noche del viernes, la chica estableció su puesto de venta ambulante frente a un supermercado. Al no marcharse del lugar tras ser advertida, los guardas, contratados por el gobierno local, salieron a su caza y le dieron una paliza sin importarles su estado, según narraron testigos en varias webs chinas.

Casi al instante, miles de personas, sichuaneses en su mayoría, se lanzaron a la calle: tumbaron decenas coches de Policía, se enfrentaron a centenares de agentes y prendieron fuego a edificios gubernamentales, camiones y mobiliario urbano. Desde el sábado, algunos barrios de la ciudad viven sumidos en la anarquía, mientras decenas de tanquetas del Ejército y miles de agentes antidisturbios tratan de frenar el estallido de cólera popular. "La gente corre como si estuviera loca. Han atacado la oficina del Gobierno y le han prendido fuego", afirmó una mujer en la ciudad de Dadun.

La paliza a la joven fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de los trabajadores inmigrantes en el sur de China, que se sienten laboralmente explotados y sistemáticamente humillados por los habitantes locales. Una sensación que se ha agravado este año debido a la fuerte inflación que sufre el país, que combinada con el descenso de la demanda por parte de Occidente ha puesto a miles de fábricas y millones de trabajadores al borde de la ruina.

Los esclavos se levantan

"Ya han tenido bastante de opresión, de ser esclavos, y quieren levantarse", indicaba un internauta en el portal Sina.com, tras ver alguno de los vídeos grabados con teléfono móvil que circulan por la red.

Los comentarios en internet a favor de la revuelta se multiplican mientras el Gobierno trata de poner paz. Incluso llevó al marido de la víctima al Ayuntamiento de Cantón, la capital provincial, para decir ante la prensa que tanto su esposa como el feto están sanos y salvos. Ni la prensa ni la televisión nacional se han hecho eco de los disturbios; sólo una nota de la agencia estatal Xinhua indicaba hoy que ha habido al menos 25 detenidos.

Esta protesta antigubernamental ha tomado el relevo de otra en la provincia de Hubei, en el centro del país. Allí, miles de personas atacaron la semana pasada la sede del Gobierno de Lichuan como protesta por la misteriosa muerte de Ran Jianxin, exdirector de un distrito de la ciudad. Ran fue arrestado el 26 de mayo, acusado de haber aceptado sobornos en varios casos de expropiaciones de terrenos y demoliciones forzosas. Murió diez días después. Según la familia, su cuerpo mostraba signos de haber sido gravemente torturado.

Los manifestantes expresaron toda su rabia contra el Gobierno y se enfrentaron a la Policía, ya que, según explicaron varios de ellos al diario Southern Metropolis News, Ran había luchado por los derechos de varias familias en al menos cinco distritos, siendo el único funcionario local dispuesto a defender a las víctimas de las expropiaciones forzosas y a denunciar la campaña oficial de confiscación de terrenos con fines especulativos.

Despliegues policiales ante las rebeliones

Cientos de policías antidisturbio han sido desplegados en los últimos días en diversas regiones de China para hacer frente a las rebeliones populares que han estallado a causa de la explotación de los trabajadores y la corrupción de las autoridades. Arriba, las fuerzas de seguridad tomaron hoy el centro de Zengcheng para hacer frente a la revuelta de trabajadores inmigrantes por la paliza que recibió una joven vendedora ambulante. A la izquierda, dos instantáneas de los disturbios de la semana pasada en la provincia de Hubei.

Por DAVID BRUNAT Corresponsal en Pekín 13/06/2011 20:30 Actualizado: 13/06/2011 20:54

Publicado enInternacional