Viernes, 10 Agosto 2012 07:03

Oleada de paros de estatales

Oleada de paros de estatales
El gobierno de Brasil y los sindicatos de empleados públicos discrepaban ayer sobre la amplitud y la adhesión al paro que realizan varios organismos estatales. A través de esta medida, que incluye la paralización de actividades de la Policía Federal por tiempo indeterminado, los empleados reclaman aumentos salariales.


De acuerdo con el secretario general de la Confederación Nacional de los Trabajadores del Servicio Público Federal (Condsef), José Milton Costa, el movimiento alcanza a 28 organismos y mantiene de brazos cruzados a unos 370 mil funcionarios, cifras que fueron cuestionadas por el Ministerio de Planificación. “Si fuera así, tendríamos el servicio completamente comprometido, y no lo está; hay poquísima gente parada y mucha haciendo barullo”, según dijo el secretario de Relaciones de Trabajo de ese Ministerio, Sérgio Mendonça, reportó el diario Folha de Sao Paulo. En tanto, el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, manifestó que los líderes gremiales deben actuar con responsabilidad garantizando los servicios públicos esenciales y tener en cuenta que los recursos del gobierno se vieron afectados por la crisis internacional.


Por su parte, el presidente del Foro Nacional Permanente de Carreras Típicas de Estado (Fonacate), Pedro Delarue, aseguró, citado por la agencia estatal ABR, que el gobierno está intransigente. “La alegación principal del gobierno para la falta de reajustes es la crisis internacional, pero eso no justifica el congelamiento de los salarios desde 2008; el PBI (Producto Bruto Interno) ha subido, pero los salarios no acompañan (el aumento), entonces hay margen para reajustes”, afirmó Delarue.


La tensa relación entre el gobierno de la mandataria de Brasil y los funcionarios públicos federales que reivindican mejoras salariales, entre otros reclamos, se produce cuando faltan días para que el Ejecutivo envíe al Parlamento el Presupuesto para el 2013. Portavoces de los sindicatos advirtieron que enfrentarán la “intransigencia” del gobierno y que mantendrán las paralizaciones hasta lograr reanudar las negociaciones. Una muestra del malestar, según detalla Folha, es que militantes de la mayor central sindical brasileña, la Central Unica de los Trabajadores (CUT), asociada históricamente al gobernante Partido de los Trabajadores (PT), llamaron el miércoles “traidor” al ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Gilberto Carva-lho, encargado de negociar con los sindicatos.


El vínculo entre el Palacio del Planalto y los sindicatos comenzó a deteriorarse cuando el gobierno anunció el descuento de los días de paro y se agravó después de un decreto, en julio, que permitió reemplazar a los empleados federales en paro por otros de las provincias. Desde hace unos quince días los sindicatos redoblaron las protestas y surgieron nuevos focos de conflicto. De este modo, a las huelgas que venían manteniendo desde hace más de dos meses los docentes y administrativos de varias universidades federales, se sumaron el lunes la Policía Federal, que alcanza a todos los estados brasileños, y la Policía Caminera. Ambos cuerpos policiales realizan la llamada operación padrón, que consiste en intensificar las fiscalizaciones, lo que retrasa el normal funcionamiento de los servicios, sobre todo en los aeropuertos. También están en huelga los funcionarios del Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra), del Archivo Nacional, de la oficina impositiva, de los ministerios de Salud, Planificación, Medio Ambiente y Justicia y de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), encargados de autorizar el ingreso de productos importados y cuya huelga impactó en los perecederos y en los fármacos. El reciente paro de los trabajadores del Ministerio de Agricultura es otro factor que perjudica a los exportadores y empresarios del sector frigorífico, que manifestaron su preocupación y el inminente aumento de la carne. En este contexto, el dirigente sindical Artur Henrique advirtió que, a diferencia de otras huelgas que eran concentradas en un sector, ésta tiende a ampliarse.


La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, analizó el lunes la situación con su predecesor Luiz Lula da Silva, con quien se reunió y mantuvo una comunicación telefónica, ocasión en la que la presidenta criticó a la CUT por actuar con intransigencia, según revelaron medios locales. En tanto, fuentes próximas a la central sindical dejaron trascender que solicitaron a Lula que interceda frente a la mandataria para arribar a puntos de consenso ante la demanda de los trabajadores.

Publicado enInternacional
Puerto Gaitán julio 2011
En medio de un mar de multinacionales, cientos de trabajadores petroleros reivindican sus derechos, así como la legislación vigente en Colombia, la misma que debiera hacer cumplir el propio gobierno. Puerto Gaitán (Meta) es el epicentro de la movilización que recuerda otras épocas y otras historias.

Sucede en Puerto Gaitán (Meta). Desde el pasado 20 de junio, 1.100 trabajadores de la empresa contratista Montajes J.M., que trabaja para la petrolera Cepscolsa (con el 70 por ciento del contrato), esta última socia de Ecopetrol S.A. (con el 30 por ciento del contrato) y filial de la petrolera española Cepsa, pararon sus actividades y se declararon en asamblea permanente, la misma que se mantiene hasta el momento de escribir esta nota (julio 13).

El suceso asombra por lo novedoso: trabajadores en movilización defienden sus derechos, sin dejarse amilanar por los poderes reales que se ejercen sobre el territorio donde laboran. Son obreros sin experiencia de organización ni lucha sindical y mucho menos política, que ahora sufren en carne propia el irrespeto de sus derechos laborales, consignados en la legislación vigente (ver recuadro “Irrespeto a lo acordado…”).

El conflicto que conmociona a esta región llanera no es nuevo. Es una constante que recrea la cotidianidad del lugar, ahora con nuevas formas, pues los irrespetados ganan conciencia sobre sus derechos y sus potencialidades. En otros momentos, a pesar de intentar acciones semejantes, se vieron burlados a mitad de camino por el ‘inexplicable’ retiro de algunos impulsores, entre ellos algunos líderes de Asojuntas (Asociación de Juntas).

Dilaciones y complicidades


Tal vez esa misma realidad de indecisiones y burlas multiplicó la confianza de la patronal para proseguir en el irrespeto, hasta el 20 de junio pasado, cuando la taza se llenó. Los inconformes bajan los brazos, paran las máquinas, se reúnen, conversan, opinan, exigen. Ahora son un colectivo fuerte.

Día histórico para quienes apenas empiezan a ver la importancia de hacerse colectivo y reconocerse como clase. Al día siguiente hace presencia la USO (Unión Sindical Obrera), y para el día 23 Cepcolsa, amparada en las sempiternas razones de seguridad –sin apoyo legal, pues no hay memorandos o quejas al respecto–, le suspende el contrato a la compañía contratista J.M. S.A., decisión aceptada con mansedumbre y diligencia por Ecopetrol S.A.

La tensión se incrementa. Ese 23 de junio la USO se contacta con el Ministerio de la Protección Social, que envía un funcionario para analizar la situación. Las partes de reúnen y acuerdan encontrarse en Bogotá el 28. Contra lo esperado, Cepcolsa no asiste, lo que obliga a programar una nueva cita para el día siguiente, esta vez en Villavicencio. De nuevo suena la misma música: Cepcolsa persiste en no hacer presencia. Como si fuera poco, en medio de la reunión, que se hace a pesar de la ausencia de una de las partes, se descubre que un asistente es agente infiltrado de la Policía Nacional: J.M. dice que el agente es parte de su seguridad, pero éste desmiente y asegura estar allí para evitar protestas sociales. El Ministerio dice que ellos no estaban enterados. La reunión se cierra sin acuerdo.

El tiempo pasa, las empresas dilatan, pero los obreros están activos. Ya se han hecho sentir, y ahora, cuando el calendario indica ya es 6 de julio, deciden marchar desde la cabecera municipal hasta el pozo petrolero Jaguar: protesta sencilla, derecho humano ejercido en colectivo, pese a lo cual, cuando avanzan a la altura del kilómetro 4, el Estado (que debiera protegerlos) se hace sentir: el Esmad, con su parafernalia de intimidación y abusos, cierra el paso e intimida con gases y garrote. La marcha se interrumpe, no así el bloqueo de la vía, logrando interrumpir durante todo el día el paso de petróleo cargado por carrotanques. Un toque de queda, decretado por la Alcaldía, obliga a la población a recogerse temprano.

Obreros, más indígenas, más comunidad…


El efecto de la protesta se extiende. Indígenas y población urbana también plantean sus reivindicaciones, lo que obliga a una reunión de la USO, representantes de la comunidad, voceros de los nueve cabildos indígenas de la región (de las etnias Sicuani, Piapoco y Sáliba), el Gobernador, el Alcalde, el vocero departamental de la CUT, el cura y la fuerza pública.

En esta reunión se pone en cuestión el papel de las petroleras, los problemas sociales acumulados en la región y la necesidad de buscarles solución. El primer logro fue contactar vía telefónica –por mediación del Gobernador– a las empresas, las cuales aseguraron que responderán por los aspectos laborales de ley; el segundo logro –el acuerdo– fue trabajar para instalar una mesa regional con la participación de las petroleras, los pueblos indígenas, la comunidad, la USO, las autoridades políticas y los gremios.

Hay otras inquietudes: que las multinacionales se comprometan a respetar la legislación laboral y los derechos sindicales; que se unifiquen criterios regionales y nacionales respecto a los parámetros laborales de la industria petrolera y se defina el sueldo petrolero; que las empresas asuman la responsabilidad social empresarial; y que en lo municipal y lo departamental haya soluciones para los graves problemas reinantes.

Se ventila, además, la necesidad de un encuentro de alcaldes y gobernadores de las zonas petroleras, y la aplicación de una política pública de empleo. El Gobernador estuvo de acuerdo con la USO respecto a que no es aceptable, de parte de Cepcolsa, retirarle el proyecto a J.M. por razones de ‘seguridad’, y enfatizó que, si hay problemas, se les brindará la seguridad necesaria. Finalmente, expresa que si las multinacionales no asumen compromisos él se vería obligado a cerrar las vías para que no pasen los carrotanques y la maquinaria pesada, como lo hizo el gobernador del Casanare en noviembre de 2010 para presionar a las empresas a participar en una discusión sobre regalías.

Sin perder el paso


Pocos días después, el 11 de julio, se acordó una reunión en el Ministerio del Interior para discutir con las empresas, y ese mismo día los trabajadores y las comunidades indígenas realizaron una marcha por el casco urbano del municipio. El ambiente genera confianza entre los manifestantes, y los trabajadores mantienen la asamblea permanente hasta cuando se concrete una respuesta positiva a las demandas. Sin embargo, una solución para estos 1.100 trabajadores es sólo una parte de lo que se requiere en la región, pues en situación similar está el resto de trabajadores de la zona, entre ellos los 12.800 de la canadiense Pacif Rubiales. Además, no hay que olvidar la problemática que agobia a las comunidades indígenas y al resto de la población que habita en el ahora crecido Puerto Gaitán.

Con 20 días de conflicto a cuestas, con la presión de la policía encima, con las dilaciones de la patronal, con la actitud ‘pasiva’ de Ecopetrol, con el ambiente caldeado en el municipio, todo indicaría que el ánimo de los inconformes está menguado; pero no es así: el ambiente colectivo, de solidaridad y clase, se impregna como el crudo en las manos y la ropa del obrero. Cada día llegan más trabajadores a llenar el formulario de sindicalización. El giro, sin duda, es a favor de los trabajadores.



Recuadro 1

La mentalidad antisindical


Según Rodolfo Vecino, presidente de la USO, Montajes J.M. expresó que Cepcolsa les prohibía sentarse con el sindicato; también manifestó que a la empresa no le preocupaba tanto el problema salarial como el aspecto político de la sindicalización. Esta actitud antiorganizativa no es patrimonio de Cepcolsa sino una característica generalizada entre las empresas del sector, las cuales acuden a la artimaña de suspender el contrato cuando los trabajadores reclaman sus derechos. Pasados unos días, los buscan de nuevo pero bajo la condición de que no se sindicalicen y no protesten. Veamos los siguientes ejemplos:

–En septiembre de 2010, en Monterrey (Casanare), Ecopetrol quiso liquidar el contrato que tenía con G.P.I., encargada de construir unos tanques de almacenamiento. Ello sucedió cuando los trabajadores expusieron sus reivindicaciones, pero al final se logró un acuerdo.
–En marzo de 2011, en la estación de Chichimene, en el municipio del mismo nombre, en el departamento del Meta, la empresa contratista Maco Servinci, al servicio de Ecopetrol, estaba construyendo un cuarto y laboratorios, y cuando sus 47 trabajadores plantearon sus reivindicaciones, fueron despedidos y la petrolera nacional pidió cancelar el contrato con tal empresa.
–A principio de este año, también en Monterrey, la empresa Ocensa intentó cancelarle el contrato a la contratista SNC Lavalin a causa de las reivindicaciones de los trabajadores. La lucha se inició en la planta El Porvenir y se extendió a Miraflores, Caucasia, Coveñas y Bosconia. Luego de casi un mes, los trabajadores lograron sus reivindicaciones.



Recuadro 2

Puerto Gaitán, con rostro de economía de enclave


Puerto Gaitán es un municipio ubicado al oriente de Villavicencio, a tres horas por carretera pavimentada. Su población pasó en 10 años de 5.000 a 15.000 habitantes, más la población flotante.

Su nombre hace honor al líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, asesinado el 9 de abril de 1948. Desde el puente construido sobre el bello río Manacacias, se desprende una carretera rojiza de la cual se levantan nubes de polvillo que se confunden con el sudor de los trabajadores y el ruido de los carrotanques. A lo lejos, las curvas del trayecto se ven como venas abiertas, como aquellas que desangraron a Nuestra América.

Pasan y pasan. Últimamente, este puerto es reconocido porque a la entrada hay un arco gigante que infortunadamente simboliza lo que acontece en el lugar. Como en una avenida de gran ciudad, día y noche pasan y pasan cientos de carrotanques cargados de crudo, volquetas y ágiles y pomposas camionetas. Allí las calles son recorridas constantemente por hombres cargados con sus maletas, procedentes de diferentes lugares del país.

La vida de este municipio llanero está definida por las petroleras, con el agravante de la presencia paramilitar. En su entraña se constituye una estructura social como un círculo vicioso, donde la población carece de capacidad organizativa y autonomía, y es remplazada por Asojuntas.

Varias petroleras hacen presencia en la zona: Pacific Rubiales Emergy, Cepcolsa, Hocol y Ecopetrol S.A. Para éstas trabajan, entre otras, empresas contratistas y subcontratistas como Montajes J.M., ODL, Schrader-Morelco, que agrupan en labor directa a unos 20.000 trabajadores, los mismos que viven en términos laborales como en repúblicas independientes, La producción diaria alcanza a 200.000 barriles, y los posos en producción son Caracara, Toro Sentado, Jaguar, Ocelote y Campo Rubiales.

Como toda economía de enclave, de la cual hay signos notables en la región, se dice que a campamentos como Rubiales no se puede ingresar ni salir sin previa autorización. Algunos trabajadores se quejan del reglamento interno, que regula hasta la afeitada constante.

En la zona se producen 200.000 barriles de petróleo diario que salen por tubería y en carrotanques que cruzan sin descanso por el municipio. El hecho de que la zona sea petrolera hace que la inmigración contribuya al agravamiento de problemas de vivienda, servicios, educación, salud, inseguridad, prostitución, desempleo, desarraigo, costo de vida, etcétera.

Carlos Andrés Pérez, de Monterrey (Casanare), dice: “Muchos van de lado a lado en busca de que las petroleras los empleen, sin pensar mucho en que el trabajo que se consigue es temporal. Es marcado el aumento de problemas como la prostitución. Además, el arriendo de un apartamento pequeño puede costar hasta 500 mil pesos mensuales y la gente se acostumbró a vivir pendiente de que le den trabajo en la petrolera”.

Uno de los problemas que más afectan a los lugareños de Puerto Gaitán o zonas cercanas es que el 70 por ciento de los empleos está en manos de foráneos, cuando la prioridad debiera ser para los locales, exceptuando obviamente la mano de obra calificada.

En virtud de la “responsabilidad social”, las petroleras han designado a Asojuntas como representante de la comunidad para que asigne los empleos. Este poder de Asojuntas le permite definir quien tiene o no tiene empleo en Puerto Gaitán. Es vox populi que la mediación de Asojuntas favorece a quien pague hasta 400 mil pesos por un puesto de trabajo empleo, lo mismo que a quien sea funcional para los intereses de las petroleras.

Como regalías, Puerto Gaitán recibe anualmente $ 138’000.000, los cuales no se ven por lado alguno. La reciente reforma aprobada sobre estos recursos los pasa de los entes municipales y departamentales a un fondo nacional. Esta disminución de los dineros deja en la incertidumbre a los municipios que dependen de los mismos. No hay que olvidar que hacia 2002 el Gobierno, para atraer inversión extranjera, pasó de cobrarles a las multinacionales un 20 por ciento de regalías para aplicar un 11, y ahora les quitará a las regiones parte de las regalías, en vez de cobrarles a las petroleras aquel 20 por ciento. En estas circunstancias, sin duda, los problemas que padecen los habitantes del municipio se agravarán.


Recuadro 3

Irrespeto a lo acordado y jornadas hasta de 18 horas


–    Incumplimiento del turno 21-7 (21 días trabajando de corrido y siete días de descanso), cambiado unilateralmente por otros turnos como 28-7 u otros que pueden llegar hasta los 40 días seguidos sin descanso.

Para el irrespeto, la empresa parte de conocer que los trabajadores proceden en su mayoría de otras regiones del país, lo que les dificulta viajar a sus casas cada 21 días.

Hay que tener en cuenta que las jornadas de trabajo son extensas. Los trabajadores que deben desplazarse cada día a los campamentos tienen que levantarse muy temprano para acometer trayectos de dos, tres o más horas en bus. Por el estado de las carreteras, en temporada invernal el transporte se complica, debiendo llegar a sus sitios de labor incluso a pie. De este modo, no es raro toparse con jornadas hasta de 18 horas diarias. Quienes proceden de otras regiones viven concentrados en los campamentos todos sus días de turno.

–    No pago de salarios a trabajadores en período de prueba.
–    Incumplimiento, desde hace dos meses, del pago salarial a un grupo de trabajadores de la cooperativa de conductores (empresa subcontratista).
–    Casos de pérdida del sueldo de trabajadores de las cuentas bancarias.
–    Desconocimiento del pago de bonos prometidos a los trabajadores.
–    Condiciones insalubres y antihigiénicas de los alojamientos.
–    Discriminación en el salario y la duración del contrato entre los trabajadores de la región y los que vienen de otras regiones.
–    Cambio unilateral de las condiciones del contrato.
–    Trabajadores obligados a desarrollar actividades por completo diferentes de las que fueron contratados.
–    Trabajadores sin afiliación social luego de tres meses o más de empleo.


{gallery}puertogaitan{/gallery}
Publicado enEdición 171
Trabajador de Montajes J.M., en las calles de Puerto Gaitán
Lubricando la vida. Así, con decisión, y con la sabiduría que brinda la acción colectiva, proceden los trabajadores petroleros de Puerto Gaitán – Meta.

La chispa encendió a partir de la protesta de los trabajadores vinculados a la empresa contratista Montajes JM, en reclamo del respeto y mejoramiento de las condiciones de trabajo, lo que propició reuniones con voceros de Ecopetrol y Presidencia de la República. Sin embargo, entre lo prometido y lo hasta ahora aprobado, es decir, entre el “dicho” y el “hecho”, muy poco sucedió. No mucho más que dilaciones.

Dilaciones y esperas que provocan y desesperan. Desde el momento de las tensiones iniciales –inicios de julio- trascurrieron quince días, y el aire llanero sopla un eco que recuerda la posibilidad de que todo quede así, como otra posibilidad trunca, como simple dilación. Pero entre día y día, el aire lleva las demandas de los trabajadores de Montajes JM a los campos de petróleo que atienden miles de obreros de otras empresas. Los ecos también cruzan el llano refrescando la esperanza de indígenas y pobladores en general. El deseo de justicia crece, y con la dilación la tensión gana espacio.

Es así como el jueves 14 de julio los trabajadores deciden bloquear la vía, y para ello se desplazan en la madrugada al kilómetro 30, frente a la estación de Celcolsa en el pozo Jaguar 1.

La presencia de los obreros es respondida de inmediato –esta vez sí- por el Estado: el Escuadron Móvil Antidisturbios (Esmad) hace pronta presencia, al igual que el ejército. Luego de amenazar y corretear por dos kilómetro a quienes protestaban sobre la vía, y de ofrecer por parte del ejército que nada pasaría si paraban, son detenidos 17 obreros, los mismos que poc despues son entregados por el ejército al Esmad.

La noticia de la detención llega sin demora a Puerto Gaitán, donde la solidaridad de los pobladores no se hizo esperar: la protesta de decenas de estos se sitúa sobre el puente que cruza el río Manacacias, donde también llega el Esmad –y a su alrededor varios desconocidos vestidos de civil- que con actitud ya conocida en todo el país, atacan con gases y garrote a los protestantes; el gas se expande por todo el poblado, los negocios, ante el insoportable aire, tienen que cerrar. La protesta y la tensión entre pobladores, trabajadores, y el Esmad, se extiende hasta las 3 de la mañana del día siguiente.

El viernes 15, la luz de día llega con la inconformidad de los habitantes del poblado, que han sufrido en carne propia las irregularidades de los antimotines, que no reparan en su brutalidad impidiendo que se ejerza el derecho a la protesta. Las horas pasan en medio de refriegas e intentos de negociación. La furia ciudadana pone candela a la camioneta de un contratista. Al final de la tarde se acuerda parar la protesta. La alcadía declara el toque de queda.

Con la tensión en ascenso, las llamadas salen de los celulares una y otra vez. En presidencia Angelino Garzón, el vicepresidente, acepta una reunión en Bogotá para el día 18, además de recordarle a las multinacionales que deben respetar los derechos de los trabajadores.

Vuelve la calma. Chibcha. Con la disposición siempre abierta al diálogo, trabajadores y pobladores aguardan, esperan, que se realice la prometida reunión del 18, a la cual asisten el vicepresidente Garzón, Francisco Lloreda –asesor presidencial- y representantes de Cepcolsa, Ecopetrol, comerciantes, ganaderos, indígenas, Asojuntas, Central Unitaria de Trabajaadores (CUT), así como de la Unión Sindical Obrera (USO).

De la reunión sale la decisión de llevar a cabo, el próximo 3 de agosto, una Mesa deTrabajo en Puerto Gaitán, en la cual tendrán espacio abierto el tema salarial, jornada laboral, seguridad social, estabilidad laboral, salubridad en los campamentos, seguridad industrial, las indemnizaciones, el tipo de contratos, el derecho a la libre asociación, pero también los temas concernientes a la municipalidad, tanto en su casco urbano (pavimentación, salud. y otros) como zona rural, es decir, situación de los indígenas. La sesión estará presidida por el vicepresidnete, y contará además con laa presencia de varios ministerios, trabajadores, USO, alcalde local, gobernador del Meta, empresas petroleras, indígenas, pobladores urbanos.

 

La represión provoca alzamiento


Mientras en Bogotá se discutía y se llegaba a un acuerdo, en la zona rural de Puerto Gaitán, más exactamente en campos petroleros a cargo de la multinacional canadiense Pacific Rubiales –pozo Batería 4-, distante 165 kilómetro del casco urbano, el ambiente era totalmente distinto.

En efecto. A la zona –bajo total control del ejército- llega una comisión de la USO, que tras  fuertes tensiones con la multinacional se les permite ingresar a los campos con el propósito de propiciar la afiliación de los trabajadores a la organización sindical, a la par de establecer con toda precisión las condiciones en que estos laboran.

La presencia de los dirigentes de la USO es bien recibida y cientos de trabajadores deciden afiliarse al sindicato. De acuerdo a una fuente de la de la organización sindical, los afiliados en la zona ya asciende a unos 4.000. Montajes JM dice, a manera de provocación, que tiene los nombres de unos cuatrocientos trabajadors de su empresa que se sindicalizaron. El proceso de vinculación gremial se acelera. El domingo 17, cuando se está adelantando un procedimiento totalmente normal, de participación y organización obrera, quienes estaban en tal dinámica son agredidos por la vigilancia privada contratada por la multinacional, llegando hasta el exabrupto de detener a uno de los trabajadores que estaba por afiliarse. El 18, en horas matutinas, llega el Esmad a provocar y atacar a los obreros, lo que dispara su inconformidad. Entre tensiones y grescas pasa el 18. El martes 19 el calor de los enfrentamiento gana varios grados, y la violencia del Esmad da cuenta de un indígena, el cual parece pierde uno de sus ojos.

Bajo este ambiente, con los voceros de la USO en ejercicio de sus funciones, llega a la zona Rodolfo Vecino, presidente del sindicato, acordándose con la multinacional el fin de la protesta. El espiritu que permite tomar esta decisión: garantizar que las reuniones ya acordadas se hagan efectivas, y no darle pretexto a la empresa –violadora de los derechos de los trabajadores- para que alegue irrespeto a ninguno de los puntos ya establecidos.

Así y todo, con acuerdos en marcha, en horas de la madrugada del miércoles 20 de julio, Pacific Rubiales decide obligar a los voceros de la USO a que salgan de la zona. Como complmento, el ejército hace más presencia, la cual se extiende hasta el municipio, donde copa calles y aeropuerto.

Se espera, como paso previo a la reunión del próximo 3 de agosto, que el 22 de julio se reunan Vicepresidencia,  trabajadores y Pacific Rubiales.

Ambiente deliberativo


La población y los trabajadores esperan con ansiedad la citada reunión de agosto. Con discusiones abiertas para todo el que quiera opinar, aceitan su vida. En espera de la reunión, el jueves 21 en Puerto Gaitán tracurre en medio de un amplio debate ciudadano sobre la situación del municipio y del trabajo: salud, pavimento, empleo, desarrollo, en fin, multitud de temas están en la boca de muchos y muchas que saben que ahora es su cuarto de hora para lograr soñadas y pospuestas reivindicaciones, todas ellas derechos constitucionales de papel.
Publicado enColombia
China está siendo sacudida por una espiral de protestas sociales, todas ellas distintas en su origen pero iguales en la base: el hartazgo de una población indignada por la explotación laboral, la marginación social o la corrupción oficial. Después de que la provincia de Mongolia Interior sufriera hace 15 días los peores disturbios interétnicos que vive el país desde las batallas callejeras de Xinjiang en 2009, ahora la chispa ha prendido en la sureña provincia de Guangdong, motor de la llamada "fábrica del mundo".

Miles de trabajadores inmigrantes llevan tres días seguidos protestando violentamente en las calles de la región de Zengcheng como respuesta al maltrato que sufrió una joven de 20 años embarazada, procedente de la provincia de Sichuan, a manos de varios guardias de seguridad. En la noche del viernes, la chica estableció su puesto de venta ambulante frente a un supermercado. Al no marcharse del lugar tras ser advertida, los guardas, contratados por el gobierno local, salieron a su caza y le dieron una paliza sin importarles su estado, según narraron testigos en varias webs chinas.

Casi al instante, miles de personas, sichuaneses en su mayoría, se lanzaron a la calle: tumbaron decenas coches de Policía, se enfrentaron a centenares de agentes y prendieron fuego a edificios gubernamentales, camiones y mobiliario urbano. Desde el sábado, algunos barrios de la ciudad viven sumidos en la anarquía, mientras decenas de tanquetas del Ejército y miles de agentes antidisturbios tratan de frenar el estallido de cólera popular. "La gente corre como si estuviera loca. Han atacado la oficina del Gobierno y le han prendido fuego", afirmó una mujer en la ciudad de Dadun.

La paliza a la joven fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de los trabajadores inmigrantes en el sur de China, que se sienten laboralmente explotados y sistemáticamente humillados por los habitantes locales. Una sensación que se ha agravado este año debido a la fuerte inflación que sufre el país, que combinada con el descenso de la demanda por parte de Occidente ha puesto a miles de fábricas y millones de trabajadores al borde de la ruina.

Los esclavos se levantan

"Ya han tenido bastante de opresión, de ser esclavos, y quieren levantarse", indicaba un internauta en el portal Sina.com, tras ver alguno de los vídeos grabados con teléfono móvil que circulan por la red.

Los comentarios en internet a favor de la revuelta se multiplican mientras el Gobierno trata de poner paz. Incluso llevó al marido de la víctima al Ayuntamiento de Cantón, la capital provincial, para decir ante la prensa que tanto su esposa como el feto están sanos y salvos. Ni la prensa ni la televisión nacional se han hecho eco de los disturbios; sólo una nota de la agencia estatal Xinhua indicaba hoy que ha habido al menos 25 detenidos.

Esta protesta antigubernamental ha tomado el relevo de otra en la provincia de Hubei, en el centro del país. Allí, miles de personas atacaron la semana pasada la sede del Gobierno de Lichuan como protesta por la misteriosa muerte de Ran Jianxin, exdirector de un distrito de la ciudad. Ran fue arrestado el 26 de mayo, acusado de haber aceptado sobornos en varios casos de expropiaciones de terrenos y demoliciones forzosas. Murió diez días después. Según la familia, su cuerpo mostraba signos de haber sido gravemente torturado.

Los manifestantes expresaron toda su rabia contra el Gobierno y se enfrentaron a la Policía, ya que, según explicaron varios de ellos al diario Southern Metropolis News, Ran había luchado por los derechos de varias familias en al menos cinco distritos, siendo el único funcionario local dispuesto a defender a las víctimas de las expropiaciones forzosas y a denunciar la campaña oficial de confiscación de terrenos con fines especulativos.

Despliegues policiales ante las rebeliones

Cientos de policías antidisturbio han sido desplegados en los últimos días en diversas regiones de China para hacer frente a las rebeliones populares que han estallado a causa de la explotación de los trabajadores y la corrupción de las autoridades. Arriba, las fuerzas de seguridad tomaron hoy el centro de Zengcheng para hacer frente a la revuelta de trabajadores inmigrantes por la paliza que recibió una joven vendedora ambulante. A la izquierda, dos instantáneas de los disturbios de la semana pasada en la provincia de Hubei.

Por DAVID BRUNAT Corresponsal en Pekín 13/06/2011 20:30 Actualizado: 13/06/2011 20:54

Publicado enInternacional
En el 140 aniversario del establecimiento de la Comuna de París, el ayuntamiento de la capital francesa montó una impactante exhibición en su histórico edificio de gobierno (Hôtel de Ville), del 18 de marzo al 28 de mayo de este año: La Commune 1871, Paris capitale insurgée. Por medio de fotografías, documentos, pinturas y cédulas museográficas, complementados por conferencias de especialistas, conmemoró ese efímero pero trascendente "asalto al cielo", el primer gobierno autogestionario de los trabajadores en la época contemporánea.

La exhibición contaba con una introducción: París combativo y humillado, que cubría el periodo de septiembre de 1870 a febrero de 1871, en el que Napoleón III declara una guerra contra Prusia que lo hace capitular y provoca la caída del imperio; la proclamación de la República; el sitio de los alemanes sobre la capital, defendida por las milicias ciudadanas organizadas en la Guardia Nacional que se niegan a aceptar la rendición incondicional. Es el París patriota y republicano, de la defensa nacional, que se rebela frente al sometimiento de la Asamblea de Versalles.

París libre e insurreccionado y la formación de la Comuna se inician el 18 de marzo, cuando Adolfo Thiers, "jefe del Poder Ejecutivo de la República Francesa", ordena el envío de tropas para el rescate de los cañones emplazados en Montmartre y comprados por los habitantes de la ciudad por suscripción popular. Oficiales y soldados se niegan a disparar sobre la multitud y fraternizan con los insurrectos, fusilando incluso a dos de los generales que venían al mando.

El Comité Central de la Guardia Nacional se instala en el Hôtel de Ville y convoca a elecciones para el gobierno de la Comuna el 26 de marzo. Se eligen 83 miembros con un perfil social excepcional: 33 obreros, cinco pequeños patrones, 14 empleados y 12 periodistas, artistas y miembros de las profesiones liberales, con el acompañamiento de activistas blanquistas, que forman el elemento motor, los revolucionarios independientes y los miembros de la I Internacional. Se estima que al menos 300 mil parisinos, entre hombres, mujeres y niños, denominados "comuneros", dieron sustento y participaron en el movimiento.

La exhibición mostraba los decretos del gobierno revolucionario: autonomía de las comunas y alianza de las adheridas al pacto federal para garantizar la unidad francesa; autogestión de las fábricas abandonadas por sus propietarios; laicidad del Estado; regreso de las herramientas empeñadas por los trabajadores; abolición del trabajo nocturno, la guillotina y los intereses de las deudas; establecimiento del derecho a la educación gratuita; igualdad de salario entre hombres y mujeres; concesión de pensiones a las viudas de los miembros de la Guardia Nacional; remplazo de la leva y el ejército regular por la integración de las milicias populares a través de la Guardia Nacional, entre otros.

Dirigentes y seguidores de la Comuna daba cuenta de los nombres y fotografías de los más connotados líderes (incluyendo mujeres como Luise Michel), mientras que París de las barricadas: la capital construye sus defensas daba inicio con el decreto del 8 de abril que crea una comisión a cargo de la construcción de las barricadas; esto se hace posible con el trabajo conjunto de obreros bajo la dirección de jóvenes ingenieros unidos al movimiento. Más tarde, cuando las tropas de Thiers emprenden la represión, los comuneros levantan más de 900 barricadas en la batalla para defender su barrio, o simplemente su calle.

La semana sangrienta: París a fuego y sangre es la sección en la que se narran los acontecimientos trágicos de los siete días que van del 21 al 28 de mayo, cuando son masacrados más de 20 mil parisinos por el ejército regular y tiene lugar la más importante destrucción de edificios y monumentos que la ciudad haya sufrido en toda su historia. Las ejecuciones masivas de federados se multiplican en todas las barricadas, reducidas una a una por la acción mortífera de las tropas, que inexorablemente avanzan en la toma de la ciudad. Los postreros combates se libran en el cementerio de Père Lachaise, donde son fusilados sumariamente los últimos insurrectos. Thiers ordena dejar en exhibición los cadáveres "como un espectáculo que servirá de lección."

París reprimido: arrestos, condenas y deportaciones da cuenta de las secuelas represivas que siguieron, con un estado de sitio que perduró por cinco años. Los miles de prisioneros, hombres, mujeres y niños, mantenidos hacinados en las cárceles existentes que, al rebasar su capacidad, son sustituidas por los primeros "campos de concentración" que se registran en la historia contemporánea. La mayoría de los miembros del consejo de gobierno son condenados a muerte o caen durante los combates, miles de personas son deportadas y sometidas a trabajos forzados en las más lejanas colonias francesas de ultramar, como Nueva Caledonia.

La exhibición cerraba con París en ruinas, borrando las trazas de un drama, que mostraba el más importante conjunto iconográfico de los inmuebles incendiados durante la semana sangrienta, así como los esfuerzos de las clases dominantes por reconstruirlos como una "revancha" contra la memoria de la insurrección de los trabajadores de París. La construcción de la Basílica del Sagrado Corazón, en las combativas alturas de Montmartre constituyó una suerte de exorcismo para hacer desaparecer los demonios libertarios de las clases populares y recordar a la posteridad que la autoridad, el orden y la propiedad de los poderosos deben prevalecer, a cualquier costo.

Flores rojas fueron depositadas en el Muro de los Federados, que perpetúa el recuerdo de los hombres y las mujeres que se atrevieron a soñar en un mundo de libertad, justicia e igualdad.

Por Gilberto López y Rivas
Publicado enInternacional
Decenas de miles de trabajadores y simpatizantes suspendieron sus labores y prácticamente tomaron el Capitolio estatal en Wisconsin para protestar por un intento del gobernador de destruir los sindicatos del sector público –parte de un asalto antisindical a nivel nacional– en un conflicto que algunos comparan con lo sucedido en Egipto.

El nuevo gobernador republicano Scott Walker y la legislatura controlada por su partido impulsan una iniciativa de ley para anular pensiones, elevar el pago de seguro médico y limitar el derecho a negociar un contrato colectivo sólo de salarios, entre otras medidas para debilitar a los sindicatos públicos y sus conquistas logradas a lo largo de décadas. Walker señaló que estaba dispuesto a desplegar a la Guardia Nacional si los sindicatos se atrevían a realizar acciones para detener estas iniciativas.

Ante ello, desde el martes maestros, trabajadores de hospitales públicos, enfermeras, trabajadores de mantenimiento, de reclusorios y de salubridad pública se concentraron en el centro de Madison, la capital estatal, apoyados por sindicalistas de sectores privados que se sumaron en solidaridad, y durante dos días rodearon el Capitolio y miles ingresaron al edificio gubernamental coreando: "a cerrar esto" y "libertad, democracia, sindicatos".

Miles de estudiantes y profesores suspendieron clases en las universidades estatales en protesta contra la iniciativa. Además miles de maestros de escuelas públicas se reportaron "enfermos" y no asistieron a sus centros de trabajo para sumarse a las protestas, obligando el cierre de las escuelas públicas en la capital y varios distritos más del estado. Estudiantes de preparatorias y secundarias, en lugar de gozar sus días libres, se sumaron a las marchas y protestas, coreando "apoyamos a nuestros maestros, apoyamos la educación pública", y al llegar a la plaza del Capitolio fueron recibidos con ovaciones por miles de universitarios.

Por lo tanto, no pocos observadores comentan que Wisconsin se parece a Egipto, y los propios manifestantes así lo proclamaban. En algunas de las mantas y pancartas se leía: "Hosni/Walker" (en referencia al gobernador). "Protesta como un egipcio". "Si Egipto puede obtener la democracia, ¿por qué no Wisconsin?" "Esta es nuestra plaza Tahrir".

Lo que ocurre en Wisconsin, comentó Noam Chomsky, "tal vez es el inicio de lo que verdaderamente necesitamos aquí (en Estados Unidos): un levantamiento de democracia; ya que la democracia aquí ha sido casi eviscerada", dijo en entrevista con el programa Democracy Now!.
"Qué glorioso es estar en Madison, Wisconsin, esta semana, donde el pueblo se ha levantado en rebelión contra los republicanos neandertales que buscan destruir los sindicatos del sector público e imponer daño masivo a sus trabajadores. Aquí no se trata de balancear el presupuesto. Se trata de destruir los sindicatos como una fuerza política y económica", escribió Matthew Rothschild, editor de la revista nacional The Progressive con sede en Madison. Es, añadió, "la zona cero de la lucha contra todo eso, y los de Wisconsin están realizando la cosa más cercana a una huelga general que jamás he visto en mi vida"

Los sindicatos nacionales ofrecen recursos y personal para apoyar a sus secciones estatales, reconocen que si se logra impulsar esa ley en Wisconsin, será replicada en otros estados donde los gobernantes intentan reducir sus déficit presupuestales –que se han multiplicado como consecuencia de la crisis económica– trasladando los costos a los trabajadores del sector público. Iniciativas parecidas se impulsan en Ohio, Indiana, Tenesí, y también versiones menos drásticas pero que imponen severos recortes presupuestales a sindicalistas del sector público –sobre todo maestros– en estados gigantescos gobernados por demócratas como es el caso de Nueva York y California.

Tal ha sido el tamaño de las manifestaciones que algunos legisladores estatales republicanos ya reconsideran su apoyo a la iniciativa del gobernador, mientras que esta mañana todos los demócratas del senado estatal se esfumaron y con ello la cámara alta se quedó sin quórum, lo que imposibilitó un voto sobre la iniciativa que el gobernador desea quede aprobada para mañana. Otros consideran que a pesar de las protestas, esperan aprobar la medida muy pronto.

Hasta el presidente Barack Obama ha expresado su simpatía con los trabajadores en la pugna en Wisconsin. En entrevista con una radio de la entidad dijo que las medidas del gobernador para obstaculizar negociaciones de contrato colectivo “generalmente parecen más como un asalto a los sindicatos… Estos son maestros, bomberos, trabajadores sociales y policías. Hacen muchos sacrificios y una gran contribución, y creo que es importante no denigrarlos o sugerir de alguna manera que todos estos problemas presupuestales son a causa de los empleados públicos”.

Harold Meyerson, columnista del Washington Post, escribió que "mientras los trabajadores estaban ayudando a derrocar al régimen en El Cairo, un gobierno estatal en particular estaba procediendo a derrocar a las organizaciones de trabajadores aquí en Estados Unidos". Concluyó que los conservadores estadunidenses frecuentemente expresan su admiración por la valentía de los trabajadores de otros países al protestar contra regímenes autoritarios. “Sin embargo, permitir que trabajadores en casa ejerzan sus derechos amenaza con minar algunos de nuestros propios regímenes (republicanos en particular) y no se debería permitir. Ahora que el gobernador de Wisconsin ha emitido sus órdenes de marcha a la Guardia, podemos discernir un nuevo patrón de solidaridad represiva, desde el faraón… del Medio Oriente al faraón… del Medio Oeste”.

David Brooks
Publicado enInternacional
Washington, 6 de diciembre. La Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos aceptó considerar la validez de la mayor demanda colectiva de la historia, presentada por un millón y medio de empleadas y ex empleadas de Wal-Mart.

La mayor instancia judicial estadunidense debe examinar el caso en la primavera de 2011 y anunciar antes de junio si da el visto bueno a esta demanda por discriminación sexual, cuyos reclamos podrían ascender a miles de millones de dólares.

La Suprema Corte no decidirá si Wal-Mart cometió discriminación en cualquiera de sus 3 mil 400 establecimientos de Estados Unidos (incluidos los Sam’s Club), sino si se puede proceder con la demanda, que desde hace varios años está en los tribunales.

En 2001 siete empleadas de esa cadena de supermercados presentaron una denuncia por discriminación. Afirmaron "recibir menor paga que los hombres en puestos comparables, pese a una mejor calificación y mayor antigüedad", es decir, una menor promoción para ascender en el escalafón.

En 2007, en primera instancia, un juez federal las autorizó a representar en su nombre a todas las empleadas de Wal-Mart desde diciembre de 1998, cerca de 1.5 millones de personas.

La decisión fue confirmada en abril por el tribunal de apelaciones de San Francisco, California, por estrecha mayoría de seis votos contra cinco, y es actualmente apelada por Wal-Mart ante la Suprema Corte al considerar que las denuncias son "demasiado diversas", lo que impide manejarlas como causa común.

“Nos complace que el tribunal supremo haya decidido admitir a revisión este caso tan importante. La confusión (en el caso de las trabajadoras) es perjudicial para todos –empresarios, trabajadores, empresas de todos los tipos y tamaños–. Esta cuestión es muy importante y va más allá de este caso particular. Esperamos con interés el examen del tribunal de justicia de la apelación”, difundió la empresa en un comunicado que publicó en su portal de Internet.

Se trata de "la mayor demanda colectiva de la historia, por varios grados de magnitud, contra una empresa", estimó la cadena, y recordó que están en juego "miles de millones de dólares".

En agosto pasado la cadena divulgó un boletín en su página electrónica, en el que señala que "Wal-Mart es un lugar excelente para que trabajen las mujeres y ha sido reconocido como líder en el fomento de la promoción y el éxito de las mujeres en su fuente de trabajo".

Se estima que la determinación de la Corte de unificar en una sola acusación las múltiples denuncias repercutirá en otros casos de demandas colectivas contra empresas semejantes a la cadena. Por ello, la firma ha recibido apoyo de otras multinacionales estadunidenses como Bank of America y Microsoft, que habían pedido a la Corte que no admitiera la unificación de las demandas en lo que se llama class-action, es decir, un proceso legal a favor de un grupo de personas.

Afp

Publicado enInternacional
La huelga contra la reforma del sistema de pensiones en Francia continua hoy por tercera jornada consecutiva en los transportes públicos, en particular en los trenes, en la educación y en la mayor parte de las refinerías del país. Si bien los paros en los ferrocarriles parecen ir remitiendo, no ocurre lo mismo en la educación, donde está aumentando, y en las plantas de carburante, la mayoría de ellas bloqueadas y el resto con la producción a medio gas. El Gobierno ha llamado a la calma al país, entre cuyos habitantes crece el nerviosismo y el miedo a la escasez de combustible.

Los datos son que ocho de las 12 refinerías que hay en la Francia metropolitana siguen paralizadas y dos más mantienen una actividad baja, lo que según los sindicatos amenaza con provocar problemas en el abastecimiento. Sin embargo, el ministro de Transportes, Dominique Bussereau, ha asegurado a los conductores y transportistas que no hay nada que temer porque el suministro está garantizado y hay reservas para un mes. Sin embargo, algunas gasolineras han informado de que se están quedando sin gasolina por culpa de consumidores que acaparan combustible por si acaso. Ante esta situación, informa Le Parisien, Bussereau ha pedido que no se llenen los tanques si realmente no se necesita.

Entre 342 y 500 liceos en huelga

En cambio, porcentaje de huelguistas ha vuelto a reducirse tanto en la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) como en la red de transporte metropolitano de París (RATP), de acuerdo con los datos de las alteraciones del tráfico facilitados por ambas empresas a primera hora de la mañana. Según el programa presentado por la SNCF, hoy circularán de media en torno al 40% de los trenes de alta velocidad (TGV), un tercio de los de largo recorrido de día, la mitad de los regionales y un porcentaje similar de los cercanías en la capital.

Una portavoz de la compañía ferroviaria, que ayer situó en un 24% a los huelguistas (frente al 40% del martes), ha subrayado que las anulaciones de trenes hoy iban a ser claramente inferiores a las de ayer. La portavoz ha reconocido que, por tercer día consecutivo, no circularon los trenes durante la noche, lo que incluye los que conectan con España, y esta tarde se decidirá en las asambleas de trabajadores si ocurrirá lo mismo esta la noche. La RATP ha indicado que esta mañana funcionaba con normalidad el metro, los autobuses y los tranvías, pero en la línea B de trenes de cercanías (que atraviesa de norte a sur París y conecta con los aeropuertos Charles de Gaulle y Orly) sólo hay un tercio de los normales.

En cambio, según informa Le Parisien, no se está debilitando la movilización en los liceos, al contrario, está creciendo. Esta mañana, son 342 escuelas en las que la actividad está "perturbada en algún grado", lo que supone el 7,9% de las 4.302 que existen en el país, según ha anunciado el ministro de Educación. Sin embargo, el sindicato UNL ha contabilizado 500 liceos "movilizados", la mitad de ellos bloqueados. A pesar de que el Gobierno ha apelado solemnemente a la responsabilidad de los convocantes para que no llamen a los estudiantes a la huelga, hoy se han celebrado además manifestaciones estudiantiles de jóvenes de secundaria y de universitarios en varias ciudades y en algunas de ellas se han registrado enfrentamientos con la policía, añade Le Monde. En los altercados se ha registrado un herido leve en un barrio de las afueras de París víctima de una pelota de goma lanzada por los agentes.

La suma de los estudiantes a la movilización era uno de los principales temores del Gobierno, que sabe que las protestas se pueden radicalizar. Los sindicatos tienen previsto reunirse esta tarde para decidir si, además de las manifestaciones del próximo sábado, convocan una nueva jornada de protesta la semana próxima, probablemente el martes o el jueves. Entre esos días se espera que el Senado esté acabando la tramitación de la ley que eleva la edad de jubilación voluntaria de 60 a 62 años, y de 65 a 67 años para los que no hayan cubierto el periodo de cotización y quieran tener una pensión completa. Nada parece indicar que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, vaya a echarse atrás, a pesar de que el martes un millón de personas marcharon contra esta política durante la séptima jornada de huelga. Sarkozy reiteró ayer la idea de que su Gobierno no hará ninguna nueva concesión en este asunto pese a las movilizaciones. Un sondeo publicado hoy asegura que el 54% de los franceses es favorable a una huelga indefinida como la que paralizó el país en 1995 e hizo que el Gobierno de Alain Juppé renunciara a reformar las pensiones.

14/10/2010

Publicado enInternacional
Miércoles, 13 Octubre 2010 06:47

Masiva movilización del gremialismo francés

Los sindicatos plantaron ante Nicolas Sarkozy la mayor movilización social de su mandato. Los lustrosos bronces de las estatuas de Diderot y Danton reflejaron como nunca las imágenes de la poderosa manifestación que, desde Montparnasse, recorrió parte de París a través del Boulevard Saint Germain hasta la Plaza de Bastilla. En la séptima manifestación del año organizada contra la reforma del sistema de jubilaciones, los sindicatos sacaron a la calle más gente que en las otras movilizaciones: tres millones y medio de personas según las organizaciones sindicales, un millón doscientas mil según la policía.

La patética batalla de las cifras orquestada por el Ejecutivo para desacreditar la amplitud del movimiento social no convence a nadie y hasta un sindicato de policía salió al paso para protestar por la instrumentalización de las cifras. La manifestación parisiense arrancó a la una y cuarto desde Montparnasse y a las seis de la tarde la gente seguía desfilando por París en una festiva protesta a la que se le agregaron muchos estudiantes. Obreros, empleados públicos, gente del sector privado, enfermeros, empleados del correo, universitarios, jubilados y otros tantos miles de trabajadores vieron desfilar junto a ellos a adolescentes que se sumaron esta vez a las marchas de forma muy activa.

Indiferente a los reclamos de la calle, el gobierno recalcó que la reforma se llevaría a cabo y acusó a los socialistas de haber instrumentalizado a los bachilleres con el único objeto de que crezca el número de manifestantes. En una reunión a puertas cerradas con miembros del partido presidencial UMP, el primer ministro, François Fillon, tildó de “irresponsable” a la izquierda por haber motivado a los adolescentes para que salgan a la calle. A su manera inocente, los jóvenes fueron ayer los actores de la marcha, tanto por el número creciente, por la algarabía que sembraron en las manifestaciones como por la influencia que pueden tener en el rumbo de la política. En 2006, a raíz de las protestas contra el Contrato de Primer Empleo, el CPE, diseñado por el ex primer ministro Dominique de Villepin, la juventud francesa logró que el gobierno de entonces diera marcha atrás. Nicolas Sarkozy no cederá esta vez. La reforma es todo un símbolo del tramo final de su mandato. Sus ministros optaron por la estrategia de siempre: denigrar y confrontar, la ironía y la descalificación, incluso cuando las calles del país se llenaron a lo largo de las 240 manifestaciones como nunca había ocurrido desde que comenzaron las protestas a mediados de año. La primera secretaria del Partido Socialista, Martine Aubry, advirtió al gobierno sobre lo que podía venir: “Hay un enfrentamiento entre el país y el gobierno. Y aún puede ser más importante”. El primer ministro reiteró ayer que no se cambiaría de rumbo y que la reforma iría “hasta el final”.

El meollo de la confrontación social tiene un eje: el aumento de 60 a 62 años de la edad mínima para jubilarse y de 65 a 67 años la edad para gozar de una jubilación plena. Los socialistas franceses encontraron en esta disputa un fructuoso argumento para atacar al gobierno y una ocasión ideal de aparecer unidos. Los sondeos muestran cada semana un apoyo creciente a los sindicatos, al tiempo que los índices de aprobación de Nicolas Sarkozy se disparan hacia abajo. Martine Aubry dijo el martes que la reforma era “un concentrado de lo que aporta el gobierno: ineficacia en la política, injusticia flagrante y una suerte de ahogo democrático”. La ex candidata socialista a las elecciones de 2007, Ségolène Royal, juzgó que “los franceses entraron en resistencia. Si esta reforma pasa hará que se derribe uno de los primeros pilares del modelo social francés”. Nadia sabe qué rumbo tomará el conflicto. Por séptima vez consecutiva, los sindicatos probaron que detentan un considerable poder de convocatoria. Los gremios han sabido organizar huelgas sin penalizar demasiado a los usuarios y han introducido otra idea: la manifestación familiar. Este sábado está prevista una nueva jornada de protestas, pero sin huelgas y en familia. A esto se le suma un dato concreto: a partir de ahora las huelgas serán renovables en los transportes públicos y en el sector de la refinería, ya muy afectado por los paros.

El presidente francés está convencido de que, pese a su creciente impopularidad, la validez de la reforma será aceptada por la sociedad y que, por consiguiente, el país le reconocerá el coraje que tuvo al aplicarla. Ese es uno de los argumentos que entran en juego en la ya lanzada campaña para su reelección 2012. Sarkozy cuenta también con el calendario. El Senado está debatiendo la reforma y terminará su examen final esta semana. Hacia finales de octubre empiezan las vacaciones de Todos los Santos y, según calcula el gobierno, allí se impondrá la paz social. Luego, hacia la primera quincena de noviembre está previsto un cambio de gobierno con un gabinete más hacia el centro y otro primer ministro. Quedará así instalado el dispositivo electoral ideal. Los ataques contra los inmigrantes y extranjeros, la aprobación de nuevas leyes contra la inmigración intervinieron en la primera mitad del año. La Francia más de derechas sabe que tiene un presidente que vela celosamente por identidad. La segunda fase del plan se completa con la reforma del sistema de jubilaciones y la tercera se plasmará en torno del nuevo gabinete. Sarkozy siempre dijo que se representaría a la presidencia si tiene un nuevo sueño que proponerles a los franceses. Ese sueño es todavía un enigma.

Por Eduardo Febbro
Desde París
Publicado enInternacional
La Habana, 28 de septiembre. El gobierno de Cuba exigirá a sus trabajadores demostrar eficiencia y productividad para conservar el empleo y a los despedidos les pagará una compensación que en su escala máxima llegará a 60 por ciento del salario durante cinco meses, anunció hoy el diario oficial Granma.

El matutino expuso una nueva política laboral, que evalúa al trabajador sólo por sus rendimientos. Así quedó descartada tácitamente la línea anterior, llamada integralidad, según la cual las mejores oportunidades se otorgaban considerando también criterios políticos, como la reacción del empleado ante las convocatorias sindicales.

Preparando el terreno para el despido masivo de más de medio millón de empleados públicos en los próximos seis meses, el diario precisó que la permanencia en la plaza se basará en la idoneidad demostrada, que mide eficiencia, calidad, productividad, conocimientos, disciplina y calificación, todo relacionado con el resultado concreto del trabajo, evitando cualquier manifestación de favoritismo, de discriminación de género o de otro tipo.

Los despedidos recibirán un mes de salario, a partir del cual, si no consiguen empleo, también cobrarán 60 por ciento en una escala según la antigüedad, que termina a los cinco meses para quienes tenían más de 30 años de servicio.

Esta fórmula también modifica una política anterior, en la cual había un seguro de desempleo que en algunos casos se prolongaba indefinidamente. El diario precisó que los inconformes con la decisión de su caso podrán reclamar ante los tribunales de trabajo.

Hay centros laborales con más vigilantes que empleados productivos y para hacer el trabajo de uno hay tres contratados, señaló Granma. Es el resultado de deficiencias en la planificación de la economía y la situación financiera internacional. Ahora se trata de lograr al menos un balance de 80 por ciento del personal directamente ligado a la producción.

El diario recordó que el entorno internacional de Cuba está condicionado por el bloqueo comercial de Estados Unidos y luego el derrumbe soviético. Pero ya en los años 80 había exceso de personal y enfoques paternalistas que desestimulan el trabajo, provocan altos índices de ausentismo e indisciplinas. El país ha mantenido su política social, pero no se ha logrado una expresión productiva en correspondencia con ese esfuerzo.

La eliminación de las plantillas infladas, subsidios excesivos y gratuidades indebidas, unida a liberar al Estado de un grupo de actividades, deben permitir el financiamiento de los incrementos de salario en el futuro inmediato, dijo el vicepresidente y ministro de Economía, Marino Murillo, citado por el periódico.

Granma recordó que los despedidos tienen alternativas como su reubicación en el sector público, si hay plazas disponibles y el trabajador cumple los requisitos; el autoempleo y la microempresa privada, cuyas líneas generales se anunciaron el fin de semana pasado; el cultivo de tierras en usufructo y otras, como el arriendo de la vivienda.

Los despidos serán ejecutados por el jefe del centro de trabajo, en consulta con el sindicato y según la recomendación de un comité de expertos, integrado por trabajadores electos en asamblea y otros designados por la empresa.

En este proceso nadie quedará a su suerte, añadió el diario. El procedimiento deja a salvo los derechos de pensión por edad, enfermedad o invalidez y trámites de ayudas económicas excepcionales de la seguridad social.

Evo Morales defiende el modelo de Cuba

El presidente boliviano Evo Morales defendió hoy el sistema cubano, y afirmó que si Cuba no tuviera bloqueo económico (impuesto por Washington) sería modelo de país en contraste con la crisis que viven las naciones de Europa o Estados Unidos, reportó Afp desde La Paz.

Por qué miramos solamente a Cuba, por qué no a otros países. Hay problemas en Francia, hay problemas en España, en Hungría, tantas movilizaciones, hasta policías parando, añadió.

Gerardo Arreola
Corresponsal
Miércoles 29 de septiembre de 2010, p. 22
Publicado enInternacional