Cuba acusa a EEUU de intentar asfixiarla económicamente con las nuevas sanciones

El pasado martes el Departamento de Estado estadounidense añadió veintiséis compañías de Cuba a una lista negra de entidades con las que prohíbe hacer negocios a sus ciudadanos y compañías.


Cuba denunció la "decisión agresiva" de EEUU de añadir veintiséis compañías de la isla a la lista de empresas con las que los estadounidenses tienen prohibido negociar, y acusó a Washington de intentar "asfixiar económicamente" al país caribeño.


Para La Habana, es "una lista arbitraria" cuya "verdadera naturaleza es continuar endureciendo el 'bloqueo', asfixiar económicamente a Cuba y tratar de demonizarla con acusaciones deshonestas", aseguró el director para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío.


El pasado martes el Departamento de Estado estadounidense añadió veintiséis compañías de Cuba, entre ellas dieciséis hoteles, a una lista negra de entidades relacionadas con las Fuerzas Armadas cubanas con las que prohíbe hacer negocios a sus ciudadanos y compañías.


Este anuncio supone la restricción más notable al proceso de apertura bilateral, desde las medidas que ordenó el presidente estadounidense Donald Trump en su discurso de junio de 2017.


Washington justificó este recrudecimiento en las sanciones hacia la isla por el presunto papel cubano en la crisis de Venezuela.


En declaraciones publicadas en la web oficial del Ministerio de Exteriores de la isla, Fernández de Cossío recordó que el mundo rechazó casi unánimemente el embargo estadounidense "como demostración del aislamiento y el descrédito de su política de agresión contra Cuba".


La lista se creó a raíz de la orden que Trump emitió en junio de 2017 para prohibir las transacciones con empresas controladas por los servicios militares, de inteligencia y de seguridad de Cuba, una restricción de la que se eximía a los cruceros y las aerolíneas estadounidenses.


Hasta ahora, el listado afectaba a 180 entidades, entre ellas el conglomerado empresarial del Ejército, el Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), que se calcula que controla alrededor de dos tercios del comercio minorista de la isla; y su grupo Gaviota, que maneja alrededor de la mitad de la capacidad turística del país.


Entre los hoteles sancionados hay dos administrados por la compañía española Iberostar, —el Grand Packard Hotel, recién inaugurado en La Habana, y el Bella Vista en Varadero—, y un establecimiento que no ha abierto aún sus puertas, el SO/ Havana Paseo del Prado, en la capital.


Los estadounidenses que visiten la isla tampoco podrán hacer compras en siete centros comerciales sujetos a las sanciones en lugares como Cayo de Santa María o Cayo Coco.
El Departamento de Estado advirtió de que seguirá "actualizando periódicamente" la lista.


Las sanciones y restricciones impuestas a los viajes de estadounidenses a Cuba han provocado una caída en las llegadas de turistas extranjeros a Cuba, que espera recibir este año 4,7 millones de viajeros.


El turismo es la segunda fuente de ingresos de Cuba por detrás de la exportación de servicios profesionales, lo que supone una contribución del 10% al PIB y genera medio millón de empleos.

LA HABANA
17/11/2018 18:05 Actualizado: 17/11/2018 18:05

Publicado enInternacional
Trump: estrangular a Irán y matar a Khashoggi

El pasado 4 de noviembre entraron en vigor unas 700 sanciones contra Irán impuestas por Estados Unidos. El sector petrolífero y la banca iraní son los blancos de la extraña política energética de Donald Trump, quien había retrasado expresamente las sanciones hasta que pasaran las elecciones parlamentarias de Estados Unidos. Su objetivo era limitar el impacto de un aumento de los precios de petróleo sobre las opiniones de los electores. Ahora, los demócratas, que también incumplieron el acuerdo nuclear con Irán manteniendo las sanciones (sólo levantaron algunas y además de forma temporal), se presentan como salvadores del mundo ante los desmanes de su peligroso presidente.


Si es cierto que John Kerry ha pedido a la República Islámica de Irán que no negocie con Trump por su “inutilidad” y aguante dos años más hasta las elecciones de 2020, lo que el político demócrata pretende entonces es algo parecido al pacto que cerró Reagan con Jomeini en 1980: a cambio de mantener retenidos a sus compatriotas en la embajada de Estados Unidos en Teherán hasta después de las elecciones presidenciales y así derrotar a Jimmy Carter, Jomeini recibiría dinero y armas.


Pero hoy, tanto la generalizada crisis económica, social y política en Irán, como la imposibilidad de ceder aún más ante un Estados Unidos —que no se conforma con menos de un Irán muerto—, coloca a sus líderes de Teherán en una situación muy difícil. Ambas partes esperan un cambio de régimen en el país del otro. Mientras, Trump ha movido una serie de fichas, más petrolíferas que militares, para conseguir sus objetivos geopolíticos: seguir reconfigurando el mapa de Oriente Próximo a la medida de los nuevos intereses de Estados Unidos.
Khashoggi, Irán y el precio del petróleo


Estados Unidos ha negociado con Rusia y Arabia Saudí para que repongan en el mercado del petróleo el millón de barriles que no pone Irán. ¡Y lo ha conseguido! Ambos países ofrecerán a los clientes de Irán 1.300.000 barriles al día. Teherán se siente traicionado por Moscú. Desconocemos cómo convenció Trump a Putin, pero sí sabemos cómo convenció a los saudíes. Así se han desarrollado cronológicamente los acontecimientos:


• 5 de julio. “¡Bajad el precio del petróleo ahora!”, ordenó Trump a los Saud, cuando el barril llegó a costar unos 85 dólares.
• 24 de septiembre. Riad se niega porque necesita dinero para las obras faraónicas del Príncipe de las Tinieblas, Mohammed Bin Salman.
• 2 de octubre. Khashoggi es secuestrado. Estados Unidos y Turquía ocultan que también había sido asesinado, mientras en secreto extorsionan a Riad.
• 3 de octubre. Trump amenaza al rey saudí: “Podría no estar [en el cargo] en dos semanas”.
• 6 de octubre. Un “impertinente” príncipe heredero saudí responde a Trump: “Arabia Saudí existía antes de Estados Unidos”. Se equivoca: el reino saudí se fundó en 1932, y al ser una colonia de los británicos primero y de Estados Unidos después, para mantener su esfera de autonomía ha utilizado sus dos poderosas cartas: el petrodólar, con el que soborna a los dirigentes mundiales y secuestra sus economías, y el terrorismo yihadista. Ni Obama ocultaba su miedo a los jeques.
• 9 de noviembre. El espíritu de Khashoggi se venga, y Riad pierde la batalla. Los precios bajan, hasta hoy que ha tocado suelo: 67 dólares.


Así, Estados Unidos fuerza a Arabia salir de la OPEP, al romper el acuerdo del cartel, y se compromete producir hasta dos millones de barriles de más.


Que Washington haya permitido a nueve países —China, India, Japón, Taiwán, Corea del Sur, Turquía, Irak, Grecia e Italia—, seguir comprando el petróleo iraní de forma temporal y en cantidades mínimas, se debe a:


1. No haber logrado un consenso mundial contra Teherán, ya que éste cumple “religiosamente” con el pacto nuclear.

2. Productores como Nigeria, Libia y Venezuela no consiguen cumplir con sus cuotas en el mercado.

3. Proteger la economía de la clase media estadounidense ante el inicio del invierno: la clase media gasta el 8% de sus rentas en gasolina, transporte, o calefacción, cuando para las familias ricas esta cifra es del 1%.

4. La dificultad real y a corto plazo de sustituir los 1,15 millones de barriles del petróleo ligero iraní para aquellos clientes que han diseñado sus refinerías para este tipo de crudo.


A cambio de esta concesión, Trump obliga a Turquía, por ejemplo, a comprar hasta el 60% de sus necesidades energéticas a compañías estadounidenses que operan en el Kurdistán iraquí; o a la India, segundo gran comprador del crudo iraní, a que pague sólo el 25% del precio de los 275.000 barriles a Irán, y que lo haga en forma de trueque: la formula Alimentos por petróleo que en Irak mató a cerca de dos millones de personas entre 1991 y 2013.


Además, para complacer a Nueva Delhi, Trump ha cancelado 300 millones de dólares en ayuda a Pakistán. Y quiere impedir tanto el desarrollo de la Ruta de la Seda Rusa, el Corredor de Transporte Norte-Sur (INSC) que uniría Rusia con Irán, India, y el Océano Índico, como la construcción del oleoducto Irán-Pakistán-India, por ser rival del proyecto estadounidense del gasoducto Transafgano (siendo uno de los motivos de la ocupación de Afganistán por la OTAN).


China, el principal comprador del petróleo iraní, ha bajado su compra a la mitad a pesar de recibir considerables descuentos, situación que terminará en una guerra de precios de consecuencias imprevisibles. Paradójicamente, el país del Sr. Xi es el principal ganador de la obsesión de Trump por Irán. Además, como cuenta la Teoría de juegos, un precio bajo del petróleo iraní hará bajar el precio de otros productores. Y un secreto: los costos de producción del barril iraní son 9 dólares frente a los 19 de Rusia, o casi los 40 dólares de Alaska.

 

Las medidas de Irán


Hay varias razones que incapacitan a Irán para organizar una resistencia patriótica ante esta guerra económica:

 

1. Su naturaleza capitalista, más bien una economía primitiva islámica de mercado centrada en el comercio, que no en la producción industrial. La burguesía compradora del país ha hecho que aumente la dependencia de la economía a las rentas del petróleo, controlada por la élite clerical-militar. Irán sufre la recesión económica más profunda de su historia reciente, con cientos de fábricas cerradas, 12 millones de parados, una inflación galopante y la mitad de la población por debajo del umbral de la pobreza, según el Banco Central iraní, a pesar de que en 2017 la renta del petróleo fue de 55.000 millones de dólares, un 45% más que en 2016.

2. Su ideología religiosa divide a los ciudadanos, a los países y pueblos de la zona en líneas sectarias, impidiendo una participación organizada de la clase trabajadora, las mujeres y los intelectuales no islamistas en la resistencia contra el imperialismo. Los dirigentes de Irán al igual que sus colegas de Estados Unidos viven en un universo de fantasía, con su vestido de rey incluido.


El parlamento iraní prevé un crecimiento negativo de la economía entre 0,5% y 2,8%. Irán debería buscar nuevos clientes para sus exportaciones, crear una bolsa de petróleo, utilizar divisas digitales, reemplazar el SWIFT (que acaba de desconectarse del Banco Central iraní) por el SPFS la alternativa rusa, y luchar contra el gobierno paralelo que opera desde el poder y exporta el petróleo y otros productos por canales no oficiales.


La amenaza de un estallido social —resultado de la profunda brecha entre los ricos y los pobres— es mayor que una agresión militar de Israel o Estados Unidos. Una élite multibillonaria ha destruido a la clase media y ha convertido a la mayoría de la población de 81 millones en pobres. Es así como la petición de Akbar Welayatí, el asesor de ayatolá Jameneí, ha encendido a los iraníes al reprocharles que debiesen aprender de los yemeníes que “vestidos con una sábana y comiendo pan seco, luchan contra el enemigo”.


¿Están comparando los dirigentes iraníes la situación del país con la de Yemen? Además, eso lo dice justamente alguien que vive en una mansión de mil metros situada al lado del Palacio Saadabad, la residencia del Sha fallecido, y que recibe los salarios de 37 cargos, según el diario Ghanun. Aun así, hasta hoy los ciudadanos en sus protestas no han pedido el derrocamiento de los ayatolás, sino una democracia económica y política. Los ayatolás, en vez de invertir miles de millones de dólares en propagar la religión y mantener a grupos islamistas por el mundo, deberían cambiar de enfoque sobre la vía de fortalecer la seguridad nacional de Irán: atender las justas reivindicaciones del pueblo. Hay trabajadores de varias fábricas, como la Empresa Nacional de Acero Ahvaz, que llevan meses sin cobrar su salario, mientras las autoridades viven en sus paraísos terrenales.

 

Un futuro inquietante


“Los accidentes son una posibilidad muy real”. El asesor en temas de Irán para la Casa Blanca Brian Hook amenaza con hundir las petroleras iraníes de forma “accidental”, con el fin de provocar a Irán y arrastrarle a una guerra bélica directa. Hay que recordar que el 3 de julio de 1988, la Armada de Estado Unidos ya derribó un Airbus iraní en el Golfo Pérsico matando a 290 personas.


Paralelamente, el Pentágono ha enviado parte de Daesh, su brazo yihadista, al Arco de Crisis en Asia Central, aumentando la tensión en la frontera entre Irán y Pakistán.


Si se alargan las sanciones, Europa, que ha sido incapaz de convencer a sus compañías (Siemens, Groupe PSA y Saipem, Total SA, etc.) para que permanezcan en Irán, abandonará esta misma floja resistencia ante las presiones de Trump, e Irán se verá forzado a elegir una de sus escasas e indeseables opciones.


Trump, que ha colocado a un militar como Secretario de Estado, sigue una diplomacia coercitiva: obedeces o te aplastaré. Su estrategia es el juego de suma cero con Irán.

 

13 noviembre 2018

Publicado enInternacional
Alfredo Jalife-Rahme

Durante el Foro de la Nueva Economía, en Singapur –organizado por Bloomberg, vinculado a los intereses de Salomon Brothers/Citigroup y Merrill Lynch, cuyo controlador, el israelí-estadunidense Michael Rubens Bloomberg, es un vulgar saltimbanqui de la política: primero demócrata, luego alcalde por Nueva York como republicano, y hoy de nueva cuenta demócrata contra Trump y pro-Hillary–, el nonagenario Kissinger (95 años de edad), arquitecto del acercamiento de EU con China en 1971 (https://amzn.to/2OvSl9Y), comentó que se encontraba "bastante optimista" de que EU y China pudieran evitar un conflicto mayor que devastaría el presente "orden (sic) mundial": "si el orden (sic) mundial se define por un conflicto continuo entre EU y China, tarde o temprano corre el riesgo de salirse de control" (https://bloom.bg/2yWWhvt).

¿Dónde dejó Kissinger a Rusia?

Kissinger aduce que los negociadores comerciales de EU y China "deben evitar empantanarse en detalles y ante todo explicarse uno al otro qué objetivos buscan conseguir, y qué concesiones pueden y no pueden hacer".

El "consejo" de Kissinger es que los "estadunidenses necesitan aprender que no cada crisis es causada por mala voluntad, mientras China debe evolucionar más allá del modelo de ser la principal superpotencia en Asia".

Pareciera que el pérfido Kissinger desea cambiar en forma cándida la naturaleza humana.

El vicepresidente chino Wang Qishan, muy cercano al mandarín Xi Jinping y uno de los teóricos de la exitosa "economía socialista de mercado", comentó que Pekín estaba dispuesta a discutir una solución comercial con EU, pero advirtió que su país no aceptará de nuevo ser "intimidado y oprimido" por las potencias foráneas (http://bit.ly/2yX3VWA).

Qishan recordó que todavía el "comercio era el ancla y el propulsor de las relaciones de China y EU" y advirtió sobre los peligros del "unilateralismo" y "el populismo de derecha".Prometió que China permanecería "tranquila y sobria" y reafirmó su deseo de “trabajar para una solución comercial aceptable para ambas partes (https://bloom.bg/2yTByZs)”.

De su iniciativa –lo cual es muy significativo– Trump conversó con el mandarín Xi Jinping quien será su invitado a una cena, al margen de la Cumbre del G-20 en Buenos Aires.

El mandarín Xi fustigó la "ley de la selva" durante la apertura de la Exposición Internacional de Importación y Exportación en Shanghái, con la presencia de 172 países (https://wapo.st/2yVeDNj), mientras Trump ha llegado hasta a militarizar su disputa comercial con China alebrestando bélicamente a la isla renegada de Taiwán, lo cual representa una "línea roja" para Pekín.

No es fácil trasplantar las "cadenas de suministro" fuera de China, lo cual sería muy costoso y con mucha pérdida de tiempo, además de que no es sencillo encontrar proveedores sucedáneos.

En China no se hacen ilusiones y se preparan a una "nueva guerra fría" con Trump, independientemente del resultado de las elecciones intermedias de EU.

Hay tres placas tectónicas sacudidas: 1. Trump y su "nacionalismo económico", con fuertes reducciones tributarias a la plutocracia de Wall Street, sus "guerras comerciales" en varios frentes y amagos militaristas en la frontera con México e Irán; 2. El zar Vlady Putin con su nueva panoplia nuclear supersónica que le provee una ventaja militar global; y 3. El mandarín Xi con su "triple Ruta de la Seda continental/marítima/Ártico" y su despegue tecnológico con su "Made In China 2025".

El nonagenario henry Kissinger no se ha adaptado a la realidad del "desorden mundial" que expone Richard Haass (https://amzn.to/2yY91lo), mandamás del influyente Council on Foreign Relations, y que abordo en mi libro El Desorden Global en la Era Post-EU (http://bit.ly/2Owrtqx) que será presentado en la FIL de Guadalajara el 25 de noviembre.

Kissinger se equivoca. Ya no hay "orden" mundial, sino que los tres principales actores del planeta han expuesto sus cartas y ahora viene el momento del reajuste/requilibrio de sus "placas tectónicas" para negociar el nuevo orden tripolar del siglo XXI.

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Martes, 06 Noviembre 2018 06:42

Trump pone a prueba la resistencia de Irán

Trump pone a prueba la resistencia de Irán

Teherán tendrá que ajustar su economía a la nueva realidad que han creado las sanciones del presidente Trump. Son sanciones duras que sin duda tendrán implicaciones en la región, y probablemente en la marcha de la economía mundial


El último paquete de sanciones económicas contra Irán que ha entrado en vigor este lunes, sitúa a Irán en una posición complicada aunque numerosos expertos aseguran que la república islámica está hoy en mejor situación que nunca para hacer frente al órdago del presidente Donald Trump.


Son sanciones que abarcan campos muy distintos, como la energía, el petróleo, la banca, los transportes o la industria petroquímica, y con toda seguridad tendrán repercusiones negativas en la economía del país, aunque los líderes iraníes han recordado que han sufrido sanciones ininterrumpidamente desde la proclamación de la república islámica hace cuatro décadas.


Con la aplicación del nuevo castigo, Trump cumple una de las promesas que realizó durante la campaña electoral: acabar con el acuerdo nuclear que Barack Obama firmó con Teherán con el aval de las potencias europeas, un acuerdo sin precedentes y uno de los mayores logros de Obama, al que entonces se opusieron Israel y Arabia Saudí, dos países que ahora se consideran beneficiados con este paso.


Ciertas potencias europeas, como Alemania, el Reino Unido y Francia han garantizado que van a seguir comerciando con Irán. Este es un anuncio importante que habla de la sima que poco a poco se está abriendo entre Europa y Estados Unidos como consecuencia de las políticas unilaterales de Trump.


Teherán no ha denunciado el acuerdo nuclear de 2015, de manera que seguirá vinculado al mismo y no trabajará para expandir su programa nuclear más allá de lo acordado con Obama y con los europeos. Los iraníes muestran así el deseo de mantener abierto un cordón con Occidente a pesar del revés de la última ronda de sanciones.


Los europeos no están solos en esta guerra. Otras grandes potencias como China, India o Turquía seguirán adquiriendo petróleo iraní. Aunque un par de multinacionales chinas se han doblegado y han suspendido sus relaciones con Irán, Pequín, el primer importador de crudo iraní, seguirá importándolo al igual que India o Turquía.


Trump ha dicho que la intención de su administración es que a medio plazo Irán deje de vender completamente petróleo en los mercados internacionales. Esto podría producirse en el plazo de medio año o un año, en función de si tiene éxito o no la campaña de presión estadounidense sobre varios países que han quedado exentos de aplicar completamente las sanciones por el momento.


Si el objetivo que se ha marcado Trump públicamente es el de cero exportaciones de crudo iraní, otros miembros de su administración no esconden que el fin de las sanciones va más allá y pretende provocar un cambio de régimen, tal como ha señalado el consejero para la seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton.


Es una incógnita si Trump conseguirá dividir a los iraníes con las sanciones. Algunos líderes de este país han manifestado en los últimos días que más bien ocurrirá lo contrario, que los iraníes estarán más unidos para hacer frente a las decisiones unilaterales del presidente estadounidense, decisiones que han sido criticadas en el resto del mundo, con excepción de Israel y Arabia Saudí.


En el horizonte de John Bolton también se ve el deseo de Estados Unidos de crear una especie de alianza atlántica en Oriente Próximo, integrada por los países de mayoría suní y liderada por Arabia Saudí, con el apoyo de Israel, para hacer frente a Irán. Este es un deseo que los líderes suníes reaccionarios de la región vienen acariciando desde hace varios años y que ahora podría comenzar a aplicarse.


El ascendente de Irán en Oriente Próximo ha ido creciendo en cuanto a lo que tiene que ver con las minorías chiíes que hay en la región, minorías que en los distintos países donde las hay representan a los sectores más progresistas de la sociedad, algo que naturalmente choca con los intereses de Arabia Saudí e Israel.


La alianza atlántica regional que favorece Bolton tiene que ver justamente con la creciente influencia de Teherán, una potencia que no busca exportar su fundamentalismo a los grupos chiíes a los que apoya, como se ve en Siria, Yemen o Líbano, donde Hizbolá es una de las organizaciones más tolerantes de este país en los aspectos social y religioso. En principio, la influencia de Irán en Oriente Próximo no se verá entorpecida.


Una cuestión que permanece abierta es la del efecto que tendrán las sanciones en los terceros países que van a seguir comerciando con la república islámica. Especialmente interesante será ver si la administración Trump se atreve a imponer sanciones, y hasta qué punto, a China o India, o si estos países se doblegan y acaban por obedecer el dictado de Washington.


Buena parte del daño que implican las sanciones de Estados Unidos ya se está notando. Desde que en mayo último las anunció Trump, se estima que Irán ha dejado de vender un tercio del petróleo que exportaba hasta esa fecha. Pero la verdadera resistencia de Teherán se verá en los próximos meses, cuando deberá ajustar su economía a la nueva e incierta realidad que se ha creado y quizá tenga que hacer frente a desórdenes y protestas en el interior del país.

jerusalén
06/11/2018 07:56 Actualizado: 06/11/2018 10:11
EUGENIO GARCÍA GASCÓN

 

Publicado enInternacional
Así es la normativa de bienestar animal más avanzada del mundo

La región de Valonia, en Bélgica, ha aprobado una amplia ley de protección y defensa animal que incluye la videovigilancia en mataderos, la prohibición de los circos y las jaulas para gallinas o límites a su uso en la experimentación científica.

El Parlamento de la región de Valonia, en Bélgica, aprobó el pasado 3 de octubre el Código de Bienestar Animal, una amplísima ley de protección y defensa animal que se ha ganado la reputación de ser una de las más avanzadas del mundo. En 12 capítulos y 109 artículos, la nueva normativa (la anterior databa de 1986) acepta a los animales —no sólo los domésticos— como "seres sensibles con necesidades específicas según su naturaleza" y desarrolla avanzados derechos para los mismos en la tenencia, explotación, comercialización, matanza o experimentación científica.


Además, la ley valona contempla sanciones sin precedentes para el maltrato animal, con penas de entre 10 y 15 años de cárcel y multas de hasta 10 millones de euros para los delitos más graves. Incluso para los casos que no terminan en un proceso judicial, la administración de la región puede imponer una multa administrativa de entre 50.000 y 100.000 euros. En España, el delito de maltrato animal —que fue reformado y endurecido en 2015— contempla penas máximas de 18 meses de prisión.


Licencia para poseer animales


Quizás una de las novedades más destacadas es la que impone un permiso o licencia para la tenencia de animales. La norma permite que cualquier ciudadano disponga de un permiso automáticamente y sin necesidad de un proceso formal, pero la administración o los tribunales podrán retirárselo si lo consideran conveniente. Será también obligatorio el registro de todos los perros y gatos, por el que se realizará un pago que será destinado a un fondo contra el abandono y el maltrato, que recibirán los refugios y protectoras. La comercialización con animales no registrados estará prohibida, así como su venta o regalo a menores.


Videovigilancia en los mataderos


Como ya se legisló en Inglaterra, en Valonia todos los mataderos deberán contar con videovigilancia para verificar que en las instalaciones se respetan las normas de bienestar animal. Además, todos los animales deberán ser sacrificados con anestesia o aturdimiento previo, a excepción de las actividades de caza y pesca, control de plagas, fuerza mayor o controles de población para la conservación de la naturaleza. Para el sacrificio de animales conforme a ritos religiosos como el halal o el kosher —que requieren que el animal esté vivo— también será necesario el aturdimiento, aunque este podrá ser reversible y no podrá suponer la muerte del animal.


Límites a la experimentación con animales


Los animales destinados a experimentación científica también están contemplados dentro de la nueva norma. Se prohíbe la experimentación con animales salvo las destinadas a la investigación para la salud humana y animal. Aún así, sólo se permitirán los experimentos que formen parte de un proyecto autorizado por una comisión ética. Además, se creará un comité específico para la protección de los animales destinados a experimentación.


Prohibidos los circos y las gallinas enjauladas


El código regula y prohíbe toda una serie de actividades hasta entonces permitidas. Por ejemplo, los circos no podrán usar ningún animal no doméstico en sus funciones y se prohíbe la instalación de jaulas para la crianza de gallinas ponedoras. Pero tampoco estarán permitidas las peleas organizadas, las prácticas de tiro con aves, las atracciones como los caballitos de feria, cegar a las aves cantoras para mejorar sus habilidades vocales, recoger pelos o plumas de animales vivos, teñir o colorear a un animal, excitar o provocar su ferocidad, imponerles una sobrecarga de trabajo que exceda su capacidad natural, regalar animales como parte de un premio o donación y enviarlos por correo, entre otras

.
El transporte de animales, regulado


La norma prohíbe la retención de algunos animales, entre los que se incluyen los cetáceos. Además, también se regula el transporte de animales, que no podrá exceder las 8 horas de duración y deberá hacerse en unas condiciones que eviten el sufrimiento de los mismos.

 

31/10/2018 10:00 Actualizado: 31/10/2018 10:00
LUCÍA VILLA
@Luchiva

 

 

Publicado enSociedad
Martes, 30 Octubre 2018 06:25

China le para los pies a Bolsonaro

China le para los pies a Bolsonaro

Horas después de la consagración de Jair Bolsonaro como presidente electo de Brasil, un editorial de Global Times advierte que una actitud intransigente hacia Pekín o una alianza con Taiwán, cosechará más problemas que ventajas para el nuevo Gobierno.


Durante la campaña electoral, Bolsonaro se empeñó en atacar a China y la acusó de querer "comprar Brasil". Fue más lejos al retratar a China, de acuerdo con DefesaNet, como un "predador que quiere dominar sectores cruciales de la economía" de Brasil. Agregó que los chinos no deberían ser autorizados a comprar tierras en Brasil o a controlar industrias fundamentales.


Según el informe de Reuters, una de esas empresas que preocupan al presidente electo es China Molybdenum, que adquirió una mina de niobio (usado en el acero por empresas aeroespaciales y automovilísticas) por 1.700 millones de dólares en 2016. Para Bolsonaro, ese tipo de emprendimientos debería quedar en manos brasileñas, ya que el país controla el 85% del mercado mundial.


Los militares que acompañan a Bolsonaro tienen una posición nacionalista, como la que mantuvo el propio capitán de reserva, que desde siempre se opuso a las privatizaciones de empresas estatales. Ahora se opone a la privatización de Eletrobras, anunciada ya bajo el actual gobierno de Michel Temer, ya que sus compradores podrían ser chinos.


En paralelo, Bolsonaro visitó Taiwán en febrero pasado, siendo el primer candidato presidencial del país en dar ese paso desde que Brasil reconoció a China en 1974. La Embajada china en Brasil emitió un comunicado calificando el viaje como "una afrenta a la soberanía y la integridad territorial de China".


Las actitudes del ahora presidente electo llamaron la atención de Pekín, al punto que hubo por lo menos dos reuniones entre diplomáticos chinos y algunos de los principales asesores de Bolsonaro. Una de ellas fue con el futuro ministro de Economía, Paulo Guedes, en septiembre, para debatir la importancia del relacionamiento bilateral. China es un gran comprador de soja y mineral de hierro y es el principal mercado de las exportaciones brasileñas, muy por encima de EEUU.


El nuevo presidente, que fue saludado con una subida de las bolsas por las reformas planeadas y la prometida reducción del déficit fiscal, tiene escaso margen de negociación, ya que el agronegocio tiene una poderosa bancada en la Cámara de Diputados, que puede llegar al 40%. Aunque la mayor parte de los agricultores lo apoya, quieren mantener buenas relaciones con China, ya que es no sólo el mayor cliente sino que ha crecido su importancia ya que la guerra comercial desatada por Donald Trump está llevando a Pekín a aumentar sus compras en Brasil. "La economía es mucho más importante que la propaganda para conseguir votos", dijo un ejecutivo a Reuters.


Días atrás, Bolsonaro enfatizó que sus aliados internacionales preferidos son Israel, Italia y EEUU. En 2017 atacó a las minorías en una visita al Club Hebraica en Río de Janeiro. Según el diario El País (edición brasilera), la visita formaba parte de "un plan exitoso para aproximarse a empresarios y políticos judíos para el apoyo a su candidatura". Pero esta actitud dividió a la comunidad judía, ya que otras instituciones como la Confederación Israelita de Brasil mostraron un apoyo incondicional a las minorías atacadas por Bolsonaro.


El candidato que se bautizó en el río Jordán en mayo de 2016, afirmó que seguirá los pasos de Trump para trasladar la Embajada de Brasil de Tel Aviv a Jerusalén. Poco después de ese episodio, en el segundo semestre de 2017, quienes apoyaban a Bolsonaro rompieron con las instituciones judías tradicionales creando la Asociación Sionista Brasil-Israel, destacando sus diferencias con las izquierdas.


Otros líderes mostraron su cercanía con Bolsonaro, como Matteo Salvini, ministro del Interior italiano, y el propio Trump, quien luego de una llamada de apoyo dijo que acordaron que "Brasil y Estados Unidos trabajarán cerca en temas de comercio, militares y todo lo demás".


Este clima de euforia fue rápidamente enfriado por el editorial del Global Times del 29 de octubre, titulado '¿Revertirá el nuevo Gobierno brasileño la política de China?'. Se trata de una pieza importante, calculada milimétricamente, suave y amenazante a la vez, como suele ser la diplomacia oriental.


Comienza diciendo que Bolsonaro es un "Trump tropical", recuerda las acusaciones que hizo a China durante la campaña pero, a renglón seguido, destaca que comenzó a cambiar su tono hacia el final, diciendo que "vamos a hacer negocios con todos los países y China es un socio excepcional". Agrega que es "impensable" que Bolsonaro reemplace el comercio Brasil-China por el comercio EEUU-Brasil.


En primer lugar, recuerda que Brasil tiene su mayor superávit comercial con China, de unos 20.000 millones de dólares. "La guerra comercial entre China y los Estados Unidos ha impulsado aún más las exportaciones de soja de Brasil a China", dice Global Times.


En segundo lugar recuerda que el eje de la política de Bolsonaro nunca fue la cuestión internacional sino los asuntos domésticos, para agregar de inmediato que "China nunca interfiere en los asuntos internos de Brasil", cuestión enteramente cierta.


A partir de ahí, Pekín blande la espada. "Su viaje a Taiwán durante la campaña presidencial provocó la ira de Pekín. Si se sigue haciendo caso omiso del principio básico sobre Taiwán después de asumir el cargo, tendrá un costo aparentemente muy alto para Brasil".


En el párrafo clave destaca: "Muchos observadores tienden a creer que Bolsonaro, que nunca ha visitado China continental, no sabe lo suficiente sobre el poder oriental. Pekín debe prestar atención a que atacó a China durante la campaña y creía que una postura hostil hacia el mayor socio comercial de Brasil lo ayudaría a ser elegido".


En buen romance, el Gobierno de China está diciendo que no le teme a las amenazas, pero sobre todo asegura que tiene armas mucho más potentes para responder a una eventual ofensiva de Brasil en cualquiera de los terrenos. En efecto, si China dejara de comprar soja y mineral de hierro, la economía brasileña, que ya enfrenta una situación grave, podría verse en un callejón sin salida.

 

Publicado enInternacional
Lunes, 22 Octubre 2018 06:18

Como la humedad

Como la humedad

El rasgo más decisivo de la globalización económica es la libertad prácticamente absoluta del movimiento de los capitales. De ahí se prenden las modalidades del libre comercio, que en realidad está ampliamente regulado y sometido a convenios y tratados de diversa naturaleza. Y lo mismo ocurre con los flujos de mano de obra legales e ilegales y, cada vez más, de migrantes.

El dinero se convierte de una divisa a otra con el mero toque de una tecla de computadora, así se pueden comprar también las acciones de las empresas que cotizan en las bolsas del mundo.

De tal manera se alteran las tasas de interés, los tipos de cambio, el nivel de los precios, igualmente se mueve el valor de las empresas y su propiedad literalmente; todo en tiempo real.

Una parte de los movimientos de capitales se expresa en inversiones en plantas y equipos, pero la actividad financiera recae en una medida muy grande y predominante en actividades de especulación.

La especulación se extiende por los mercados como la humedad: una cosa es la entrada del agua y otra puede ser el lugar por donde se filtra y aparecen la goteras o de plano las inundaciones.

La especulación financiera sostenida en hipotecas chatarra y luego convertidas en títulos de deuda llamados derivados, en los que se aglomeraban calidades distintas de esas deudas, cada vez más riesgosas, fue el centro de la crisis de 2008.

Lejos de atemperar esas prácticas, la gestión de la crisis principalmente con la política monetaria de muy bajas tasas de interés, instrumentada por la Reserva Federal (Fed), impulsó nuevas rondas especulativas en los pasados 10 años. Entre los activos preponderantes de la especulación estuvieron las acciones, la deuda de los gobiernos y, otra vez, los bienes raíces. Por necesidad, esos movimientos de capitales inciden en el valor de las monedas.

Ahora los especuladores que operan a partir de las expectativas que ellos mismos provocan y que suelen convertirse en profecías autocumplidas se lanzan a vender y desplazan el dinero colocado en acciones hacia títulos más seguros y líquidos (es decir, de los que se pueden deshacer con mayor facilidad), como son los bonos del Tesoro estadunidense, o sea, la deuda pública del gobierno.

Los flujos crecen en la medida en que la Fed eleva las tasas de interés –cinco veces en lo que va de este año– y altera así los precios relativos de los activos, sean las inversiones productivas y, especialmente, las operaciones de índole financiera.

En su más reciente reunión de septiembre, la tasa de los fondos federales se fijó en 2.25 por ciento y se espera que en los próximos meses siga creciendo. La expectativa es, pues, que la inestabilidad prevalezca en los mercados de capitales.

La humedad se extiende. En China se deprecia la moneda, la producción creció menos de lo previsto y las cotizaciones en las bolsas tienden hacia abajo.

En Italia, el gobierno ha previsto un déficit fiscal por encima de las pautas establecidas por la Unión Europea. La deuda pública se elevará y las tasas de interés también, pues los acreedores exigen mayor rendimiento. Esto aumenta el riesgo para los bancos, que son los que poseen la mayor parte de esa deuda. Una mayor fragilidad en los bancos sólo puede acarrear más inestabilidad.

En México, el banco central ha subido la tasa de interés de referencia (tasa de interés interbancaria de equilibrio-TIIE a 91 días) en 75 puntos porcentuales o tres cuartos por ciento en lo que va del año.

La presión en las tasas desde 2016 se aprecia en que a principios de ese año la TIIE era de 3.59 por ciento y a mediados de octubre era de 8.1.

La expectativa es que la subida de la tasa de la Fed se exprese en un alza en México, lo que incide en un mayor costo de la deuda de personas, empresas y gobiernos federal, estatales y locales, más inflación y volatilidad del tipo de cambio.

Las previsiones presupuestarias del nuevo gobierno tienen que adaptarse a estos costos y asignar de la manera más eficiente los recursos fiscales. El escenario debe contemplar la volatilidad del tipo de cambio.

El escenario es complejo y los márgenes de maniobra de la política monetaria y fiscal son estrechos. Las primeras decisiones de ingresos, gastos y financiamiento de la nueva administración serán muy relevantes para el cumplimiento de los objetivos económicos y sociales del sexenio.

Publicado enEconomía
El Santander tiene más ingresos que Colombia y Telefónica más que Rumanía

157 multinacionales están entre las 200 “entidades” más ricas del mundo, en una lista que incluye a los Estados soberanos. La multinacional de la distribución Walmart es la compañía más rica, por debajo de nueve países.

 

Las diez multinacionales más grandes de la tierra acumulan, combinadas, más riqueza que los 196 Estados menos prósperos. Walmart, State Grid, Sinopec Group, China National Petroleum, Royal Dutch Shell, Toyota, Volkswagen, BP, Exxon Mobile y Berkshire Hathaway ingresan, cada una, más dinero que los 196 Estados menos ricos de las 222 países del mundo.


Un año más, el informe de Global Justice Now!, combinando la lista de riquezas de la revista Fortune y el “libro de hechos” de la CIA sitúa a la multinacional de la distribución Walmart como la décima entidad más rica, por encima de España, que ocupa el undécimo puesto en ingresos con 492 billones de dólares (492.400.000.000 euros).


Estados Unidos, con ingresos por valor de 3.336.000.000.000 —tres mil trillones— y China, 2.500 trillones, son las principales potencias de la lista. No obstante, es importante destacar el control por parte del Gobierno chino de tres de las cuatro principales corporaciones más ricas del mundo.


Con la notable excepción de Walmart, las principales compañías del mundo se dedican al sector energético o a la automoción. Apple, en el puesto 29, y más rica que Suiza o Noruega, es la primera de las tecnológicas. Amazon, la que más ha subido respecto a los datos publicados en 2017, en un año ha pasado del puesto 73 al 40.


Santander, primera entidad española


Entre las multinacionales con origen español, el Santander ocupa el puesto 109, con unos ingresos el año pasado de 87 mil millones de euros, más que los de Colombia o Irlanda. Telefónica se encuentra cien puestos más abajo, por delante de Rumanía. El BBVA está en el puesto 278, Repsol en el 318, ACS en el 341, Iberdrola en el 391 —por encima de Ecuador—, Gas Natural en el puesto 491 y Mapfre en el 503 —con más ingresos que Marruecos—.


Global Justice Now! realiza este ránking a modo de denuncia de la acumulación por parte de las corporaciones. Uno de sus portavoces, Nick Dearden, señala cómo ese poder está "en el corazón" de problemas comunes a la humanidad como la desigualdad y el cambio climático. Asimismo, critica la presión de estas corporaciones del tamaño de Gobiernos para evitar la rendición de cuentas en términos de violación de derechos humanos o una mayor regulación de su actividad fiscal.


Esta semana se celebra en Ginebra la cuarta reunión del grupo de trabajo intergubernamental encargado de elaborar un instrumento jurídicamente vinculante para obligar a las transnacionales a respetar los derechos humanos por todo el mundo, un tratado al que se opone la Unión Europea y países como México o Rusia. Estados Unidos ha declinado trabajar en este grupo de trabajo desde un principio.

Publicado enEconomía
Tratados comerciales, jaque mate a la democracia

La democracia es, sin duda, una de las principales víctimas de la profunda crisis actual. Asistimos al desmantelamiento progresivo de principios políticos que no hace mucho tiempo parecían hegemónicos: soberanía popular, derechos humanos, ciudadanía, representatividad, separación de poderes, primacía de lo político sobre lo económico… que se convierten ahora en papel mojado. 

No nos engañemos, estos principios siempre fueron más un relato que una realidad, ocultando en sus prácticas una matriz colonial, patriarcal y clasista, sostenida sobre notables desigualdades y desde el uso de una violencia estructural. Pese a ello, conformaban un modelo de democracia de baja intensidad que permitía, fundamentalmente en el Norte global, ciertos espacios de decisión popular. Precisamente hoy no solo estos, sino incluso el mismo relato del Estado de derecho y de la arquitectura multilateral de defensa de los derechos humanos están en el punto de mira del sistema.


Ya no le son funcionales: el capitalismo es incompatible con la democracia y, para que pueda sobrevivir en un momento especialmente crítico, lanza un jaque mate al imaginario y al modelo vigente desde mediados del siglo pasado. En este sentido, el triángulo conformado por el enorme excedente económico generado por la financiarización de la economía global –que necesita febrilmente encontrar espacios de reproducción–, las escasas expectativas de crecimiento y acumulación para las próximas décadas, así como el colapso ecológico en ciernes fruto del cambio climático y del agotamiento de las fuentes de energía fósil, provoca una tormenta perfecta en la que el poder corporativo –comandado por las empresas transnacionales– impulsa una ofensiva salvaje.


Se pretende así redefinir el proyecto político-cultural del capitalismo para las próximas décadas, en función de un principio básico: para superar este momento crítico, ya nada puede quedar fuera de la órbita capitalista, todo debe convertirse en un espacio de acumulación, sin traba alguna. Toda barrera a los mercados globales y a los negocios internacionales debe ser derribada: barreras geográficas, que impidan avanzar en el viejo sueño húmedo de un único mercado mundial auto-ultrarregulado; barreras sectoriales, que permitan arrasar con todo ámbito público y/o común en favor de lo privado y corporativo; y, por supuesto, barreras políticas, que pongan coto a la soberanía popular frente a la primacía del capital.


En esta lógica se inscribe el creciente autoritarismo, así como el ascenso del fascismo social y político. Por poner algunos ejemplos, hemos visto una Troika capaz de imponer una deuda ilegal e ilegítima al pueblo griego, a pesar del masivo rechazo en referéndum; una policía que reprime con saña en Cataluña frente a una ciudadanía decidida a votar, sin ningún tipo de consecuencia política; una Unión Europea que practica sistemáticamente la necropolítica, y que se pasa por el arco del triunfo el marco internacional de los derechos humanos; un sistema judicial convertido en sujeto político, que permite a los poderes fácticos avanzar allí donde estos no alcanzan, como se ha constatado en Brasil, Ecuador y el Estado español; un sector financiero que impone su poder sobre los pueblos, haciendo que estos acudan al rescate de sus desmanes; unos crecientes espacios de no-derecho, como Guantánamo, que normalizamos; y una extrema derecha que amplía sus espacios –incluso gubernamentales– fomentando la guerra entre pobres y las lógicas excluyentes.


Pero la puntilla a este proceso de desmantelamiento de los mínimos democráticos a escala global tiene nombre propio: los tratados comerciales. Asistimos a una nueva oleada de acuerdos de este tipo (CETA, JEFTA, USMCA, TISA, TTIP, etc.), que pretende completar el proyecto de la globalización neoliberal imponiendo una constitución económica de carácter poliédrico. Hablamos de constitución precisamente porque aspira situarse en la cúspide de la pirámide político-jurídica delimitando, como suelen hacer las constituciones, el marco de lo posible: qué se prioriza y qué no, a qué se le concede valor y a qué no. Hablamos de constitución económica a escala global porque lo que trata de imponer precisamente es la hegemonía indiscutible de la lex mercatoria , la primacía y blindaje de los negocios de las empresas transnacionales a escala internacional. Y hablamos de constitución de carácter poliédrico porque sus contenidos no se plasman en un único documento con su articulado específico, sino que este se vierte en múltiples y muy diversos tratados que, dentro de una estrategia dinámica, flexible y progresiva, incorporan parámetros similares.


Los parámetros compartidos por esta poliédrica constitución económica global se podrían resumir en cuatro apuestas complementarias.


En primer lugar, todos los nuevos tratados sin excepción incorporan una definición ampliada de comercio internacional, que ahora también incluye inversión, servicios, finanzas, bienes naturales, compra pública, comercio digital, innovación, competitividad, etc. Todos estos ámbitos, por tanto, entran indefectiblemente en el marco de los negocios de las grandes empresas, arrebatándolos así del debate político y de la órbita de la soberanía popular.


Además, los acuerdos comerciales posicionan, cual tabla de mandamientos corporativos, una serie de valores de gran exigibilidad, justiciabilidad y capacidad de coerción a escala global, delimitando el nuevo marco de lo posible: el acceso al mercado sin trabas para las grandes empresas se convierte en máxima; la primacía de la seguridad de la inversiones y de los beneficios empresariales se impone al mandato democrático y popular; la armonización normativa a la baja en derechos colectivos se asume como ofrenda en el altar de la competitividad, creando toda una estructura multilateral en su defensa; y se fomenta la mercantilización de todo sector público y/o comunitario, impidiendo en sentido contrario todo proceso de nacionalización, republificación o de propiedad y gestión colectiva sin ánimo de lucro, una vez firmados los acuerdos.


En tercer lugar, los tratados añaden nuevas estructuras regionales y multilaterales favorables al proyecto del poder corporativo, en este caso con la tarea específica de incidir en pos de la convergencia reguladora, esto es, de la desregulación de normativas ambientales, económicas, sociales y laborales. Si los organismos económicos multilaterales y los espacios regionales como la Unión Europea ya incidían en este sentido, ahora contarán con el apoyo incuestionable de estos espacios, con capacidad política de imponer y/o presionar en favor de un comercio y una inversión internacional sin trabas.


En cuarto y último término, la nueva oleada de acuerdos expande el radio de acción de una justicia privatizada en defensa de la inversión extranjera y bajo la égida de los mandamientos corporativos. Se impone de esta manera a escala mundial el modelo de los tribunales de arbitraje, guardianes de los mandamientos corporativos y ajenos a todo principio de igualdad jurídica, en los que una serie de árbitros privados tienen la capacidad de imponer sus laudos a los Estados. Estos pueden ser denunciados por las grandes empresas si vieran sus beneficios pasados, presentes e incluso futuros alterados, mientras que los Estados no cuentan con la capacidad de denunciar a las empresas, inclinando definitivamente la balanza político-jurídica en favor de lo privado frente a lo público.


El círculo se cierra: la nueva oleada de tratados comerciales amputa definitivamente el poder de lo público, de las instituciones. Sus capacidades legislativas, ejecutivas y judiciales están ahora mediatizadas por los mandamientos corporativos convertidos en constitución, subordinadas a todo un entramado multilateral y regional en favor del poder corporativo, y bajo una justicia ad hoc que amedrenta y penaliza a quienes osen salirse del marco de lo posible. Se limita entonces el papel de los Estados a la seguridad y a la desregulación de derechos, mientras que las empresas multinacionales emergen como verdadero gobierno de facto. La democracia, esto es, el poder del pueblo, se relega a la formalidad de gestionar las migajas desechables para el mercado. Una democracia de intensidad mínima, que ahora sí ya empezaría donde terminan los negocios.


Este proyecto sigue vivo, pese al fracaso temporal del TTIP y a la guerra comercial, ya que con matices e intensidades diferentes sigue siendo defendido por las élites globales. Por eso sigue siendo necesario hacerlo descabalgar, impedir su aprobación e implementación. Igual que lo es luchar contra el sistema que lo impulsa, ampliando en sentido contrario la democracia que nos quieren arrebatar: revirtiendo la escala local-global, redefiniendo las soberanías desde miradas inclusivas, implementando procesos de democracia a todos los niveles. Si democracia y capitalismo son incompatibles, sabemos de qué lado estamos.

Por Gonzalo Fernández Ortiz de Zárate*
OMAL / La Marea
Gonzalo Fernández Ortiz de Zárate es autor del libro ‘ Mercado o democracia. Los tratados comerciales en el capitalismo del siglo XXI’ (Icaria, 2018).

Publicado enEconomía
El vicepresidente del Área Económica de Venezuela, Tareck El Aissami, habla sobre el Programa de Recuperación y Crecimiento Económico. Foto: Twitter/ @PresidencialVen.

En el inicio de la nueva etapa del Programa de Recuperación y Crecimiento Económico de Venezuela se privilegiará el uso del euro, el yuan y otras monedas convertibles, excepto el dólar, informó este martes el vicepresidente del Área Económica de esa nación, Tareck El Aissami.

El funcionario explicó que las más recientes sanciones del gobierno de EE.UU. contra el país “bloquean la posibilidad de seguir transando en el mercado cambiario venezolano con el dólar”.


Es una “prohibición ilegal, arbitraria, contraria al derecho internacional”, agregó.


Medidas económicas anunciadas:


• Solicitud de iniciar un nuevo esquema para la corresponsalía bancaria del sistema público, de las que ya se han realizado adelantos en el tema de operaciones comerciales con países de Asia y Europa.

• Se incorporará el sistema bancario nacional al sistema de mercado cambiario Dicom.
• Se emitió una resolución para elevar el encaje legal del 31 por ciento al 40 por ciento, “para evitar que el bolívar soberano termine en el mercado especulativo”.
• Dos mil millones de euros irán al mercado cambiario nacional. Para los sectores productivos el Estado ofertará divisas entre noviembre y diciembre.
• Solicitarán a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) la aprobación de una ley para penalizar a aquellas personas u organizaciones que hagan contrabando de los billetes venezolanos hacia Colombia.

16 octubre 2018 |
(Con información de teleSUR)

Publicado enInternacional
Página 1 de 46