Robert Redford: "La política es un carnaval del absurdo"

Una leyenda viva del cine, Robert Redford, ha visitado hoy Madrid para impulsar el Sundance Channel, canal de televisión a través del cual difunde el espíritu del famoso festival de cine independiente y que no es sino el suyo propio: "La palabra independiente resume mi manera de ver la vida", ha dicho.

 

El protagonista de clásicos como El golpe o Las aventuras de Jeremiah Johnson y director premiado con un Óscar por Gente Corriente ha asegurado que su lema es "mantener la independencia, no estar atrapado en las convenciones o en los pensamientos de la mayoría... Siempre estoy buscando nuevas voces, nuevas ideas".

 

Por ese afán de independencia, vino a España cuando se tomó un año sabático en el comienzo de su carrera. Y por eso ha vuelto a este país para "ofrecer este regalo" que tiene como objetivo, a través de la plataforma de televisión Imagenio, democratizar ese festival cada vez más cotizado pero que ocurre a temperaturas bajo cero en la América profunda.

 

"Queríamos ampliar lo que hacemos en el festival, porque solo dura diez días y es en las montañas de Utah. Puedes esquiar y ver películas en un lugar tan extraño lo hace muy interesante", explica quien, en 1985, mucho antes de que el cine independiente fuera un negocio en Hollywood, decidió abrir este certamen al que bautizó como Sundance en honor a su personaje en Dos hombres y un destino.

 

"No sabía si iba a tener éxito, porque era algo muy arriesgado. En el año 85 no había realmente un cine independiente estadounidense, por lo que apoyar a esos cineastas era un riesgo. Luego fueron saliendo filmes como Sexo, mentiras y cintas de vídeo, que nosotros estrenamos y ya en 1992 nos hicimos internacionales", rememora. En los años sucesivos, lo indie se puso de moda y hasta los Óscar premiarían a cineastas como los hermanos Coen o Ang Lee. "Llegó un momento, como hace cuatro años, que nos hicimos tan grandes que no podíamos crecer más en Park City. Deberíamos llevar una versión de este festival a otros sitios", lo que ha impulsado este canal en el que se verán películas, series y documentales.

 

Pero mientras mira hacia delante para promocionar talentos y lucha por llevar esas nuevas maneras a todo el mundo con este canal que llegó a Europa en 2009 y ahora estará en el número 46 de Movistar Imagenio y en el 45 de Euskatel, Redford no puede evitar ser un clásico a la hora de hacer sus propias películas.

 

"Soy clásico en cuestión de contar historias. Yo crecí con las historias contadas de esa manera, y ahora puedes hacer muchas películas con acción, efectos especiales, explosiones, con exóticas imágenes, pero para mí lo importante sigue siendo el argumento. Qué personajes, qué emociones mantienen la trama", explica.

 

Su última película, presentada en el Festival de Venecia, se llamaba, precisamente The Company You Keep. En ella se reunió con viejos amigos como Julie Christie, Susan Sarandon, Chris Cooper o Richard Jenkins, y la reflexión sobre la vieja y la nueva escuela sobrevolaba sobre su intriga política. "Me centré en la historia de que eran radicales en los 70 y cómo son ahora. ¿Se arrepienten? ¿Siguen pensando igual? Quizá no están de acuerdo todavía pero mantienen su lealtad entre ellos", resume, y recuerda entre los amigos desaparecidos a su director fetiche, Sidney Pollack, y su compañero de fatigas, el gran Paul Newman.

 

"Sidney era mi amigo director, y nos conocimos al principio de nuestras carreras y Paul era mi amigo actor", explica, aunque los dos, como él, alternaran las labores a los dos lados de la cámara, algo que a él le hace sentir "un poco esquizofrénico, supongo", bromea. Pero después de esa espléndida "compañía" que ha reunido en el filme que todavía no ha estrenado en España, promete que llegará a tiempo para proyectar en Cannes un proyecto nuevo todavía más radical: All Is Lost, que dirige e interpreta como único actor frente a la pantalla y sin diálogos.


"Es la historia de un marinero solo ante una tormenta en el océano Índico. Narra en detalle y sin palabras lo que hace para sobrevivir. La he rodado en México, en el mismo set que James Cameron utilizó para Titanic", ha adelantado. Y, hablando de ser valiente, ¿se atrevería Redford, defensor de tantas causas, a entrar en política?

 

"Sería un gran error. Me volvería loco. Me parece un ambiente demasiado limitado y restrictivo, no va con mi espíritu de independencia. A tenor de los últimos acontecimientos en Estados Unidos, me parece que es un carnaval del absurdo", ha concluido.

 

EFEMadrid26/11/2012 18:38 Actualizado: 26/11/2012 19:21

Publicado enInternacional
“La palabra Dios es la expresión y producto de la debilidad humana”
Nueva York, 3 de octubre. Una carta escrita a mano por el físico Albert Einstein un año antes de su muerte, en la que expresa sus puntos de vista sobre la religión, saldrá a la venta este mes en eBay con una oferta inicial de 3 millones de dólares, dijo una agencia de subastas.


Conocida como Carta sobre Dios, la correspondencia ofrece percepciones sobre los pensamientos de una de las mentes más brillantes del mundo acerca de la religión, de Dios y del tribalismo .


“Esta carta, en mi opinión, tiene una relevancia histórica y cultural, ya que refleja los pensamientos personales y privados del hombre más inteligente del siglo XX”, dijo Eric Gazin, presidente de Auction Cause, la agencia de subastas con sede en Los Ángeles, que se encargará de la venta en eBay.


“La carta fue escrita al final de su vida, que fue de aprendizaje”, agregó. Einstein la escribió en alemán, el 3 de enero de 1954, en la Universidad de Princeton, después de leer Escoger la vida: la llamada bíblica a la rebelión, del filósofo Erik Gutkind, a quien estaba dirigida.


“La palabra Dios para mí no es nada más que la expresión y producto de la debilidad humana; la Biblia, una colección de honorables, pero aun así leyendas primitivas que, sin embargo, son muy infantiles. Ninguna interpretación, por sutil que sea, puede (para mí) cambiarlo”, escribió el científico nacido en Alemania, que en 1921 recibió el Premio Nobel de Física.


El vendedor anónimo de la carta, que será subastada con su sobre original, sello y matasellos, la compró a Bloomsbury Auctions en Londres, en 2008, por 404 mil dólares. Desde entonces ha estado guardada en una cámara de temperatura controlada en una institución pública.


Aunque la oferta inicial de la subasta de eBay sea de tres millones de dólares, Gazin, quien manejó subastas de alto perfil anteriores, dijo que espera poder doblar o triplicar la suma en la venta que se efectuará entre el 8 y el 18 de octubre en www.einsteinletter.com.


“eBay tiene el mayor auditorio posible; además de que es muy universal y accesible”, explicó. Agregó que hace 10 años la última gran carta de Einstein fue vendida por más de 32 millones de pesos.


“Creemos que es un precio de salida razonable, dada su importancia histórica y el interés por Einstein”, agregó Gazin.


Reuters

Publicado enInternacional
El primer virus creado y censurado por el hombre

Hace unos meses, en un laboratorio científico de alta seguridad de Rotterdam (Holanda), sucedió algo tan temible como esperado. Un hurón al que le habían inyectado el virus de la gripe aviar H5N1 le pasó la enfermedad a un congénere por el aire, a través de una tos o un estornudo. La cadena de contagios continuó, y más hurones sufrieron fiebre, moqueo y estornudos característicos de la enfermedad.

Los investigadores que los observaban al otro lado del cristal supieron en ese momento que tenían algo grande entre manos. Por primera vez, una variante del H5N1 había evolucionado para transmitirse entre mamíferos.


Por el momento la gripe aviar H5N1, que según la OMS ha matado a 340 personas, no se transmite entre personas, sino sólo de aves a humanos. El valor del virus de Rotterdam era por ello incalculable. Su estructura genética permitía averiguar qué mutaciones son necesarias para que la gripe aviar salte la barrera entre especies y comience a transmitirse entre mamíferos.

Como si se tratase de la fotografía de un criminal, los investigadores del Erasmus Medical Center, con Ron Fouchier a la cabeza, detallaron las características del virus para difundirlas por laboratorios de todo el mundo a través de una revista científica. A su vez, los laboratorios de referencia que vigilan la expansión de la gripe aviar podrían haber usado ese retrato para dar la alerta temprana ante mutaciones "sospechosas" y desarrollar nuevas vacunas.

Pero nada de esto sucedió. El pasado diciembre, en un hecho sin precedentes, un panel científico de bioseguridad del Gobierno de EEUU, el NSABB, recomendó que aquel estudio no se publicase. Lo mismo dijo sobre otro trabajo realizado en EEUU por Yoshihiro Kawaoka y que también contenía detalles sobre variantes del H5N1 transmisibles entre mamíferos.


Los 22 investigadores que respaldaban la decisión advertían de que, si el virus escapaba del laboratorio o si supuestos terroristas lograban replicarlo, sucedería una "catástrofe inimaginable". En un artículo publicado en la revista Nature, una de las dos que debían publicar los estudios del H5N1, compararon la situación con la que existía en la década de 1940 con el desarrollo de las primeras bombas nucleares.

Poco después, Science y Nature acordaron no publicar los estudios. Los autores de los dos trabajos criticaron la censura y relativizaron el riesgo que la publicación supondría en términos de bioterrorismo. Pero, empujados por la creciente publicidad del caso y sus implicaciones, acordaron firmar una moratoria de 60 días en las que se comprometían a parar en seco sus estudios sobre el H5N1. Junto a ellos firmaron decenas de expertos en gripe de todo el mundo que apoyaban su decisión de cara a la galería.

El virus de Rotterdam ha desencadenado una de las mayores polémicas científicas de las últimas décadas. La censura ha dividido a la comunidad científica entre defensores en virtud de la seguridad y críticos que ven una zancadilla innecesaria a los esfuerzos de vigilancia contra la gripe aviar. Por el momento, el asunto no tiene solución.

"El escape de este virus presenta un peligro enorme", opina Juan Ortín, investigador del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) y uno de los mayores expertos en gripe de España.

Como ejemplo del riesgo cita un rebrote del síndrome respiratorio agudo severo SARS que sucedió en China en 2004. Su origen fue una muestra del patógeno que escapó de un laboratorio gubernamental de alta seguridad en Pekín debido a una negligencia, y que mató a una persona e infectó a nueve. Ortín defiende que se retengan los estudios, ya que la información que contienen "no permitiría parar una pandemia ni es útil para el desarrollo de vacunas". Las mutaciones que hacen transmisible al virus de Rotterdam han sido provocadas y, por tanto, el virus salvaje podría adoptar otras diferentes, argumenta. "Hay que esperar", opina, y cree que el virus debería almacenarse en "un solo laboratorio de contención" o ser destruido. "Yo lo eliminaría, ya que con la información disponible se podría recuperar cuando se desee", opina. La clave, dice, es que en este caso los pros de publicar los estudios son mucho menores que los contras.

Justo lo contrario piensa Luis Enjuanes, compañero de edificio de Ortín y uno de los mayores especialistas del mundo en SARS. "Muchos laboratorios públicos y privados podrían empezar a desarrollar vacunas para variantes peligrosas gracias a estos estudios. No se debe prohibir su publicación", asegura.

Enjuanes estuvo en una situación similar a la de Fouchier. Ahora la usa como moraleja de los beneficios de no poner trabas a la investigación. El Gobierno de EEUU se planteó declarar el SARS como "patógeno clasificado". "Cuando un virus entra en esa lista, el trabajo se complica porque hace falta un laboratorio con vigilancia las 24 horas, cámaras de televisión, inspecciones del FBI, es decir, una inversión muy alta". Declarar el SARS patógeno clasificado hubiera sacado a Enjuanes de la investigación con ese virus. "La prohibición hubiera sido un desastre", reconoce. Finalmente EEUU reculó y Enjuanes ha logrado la primera vacuna efectiva contra el virus que, de momento, es capaz de proteger al 100% a modelos animales.

Muchas preguntas siguen sin respuesta. ¿Es la nueva variante contagiosa para humanos? ¿Podría un terrorista ensamblar el virus y usarlo para expandir la enfermedad? ¿Es lícito retener información científica financiada con fondos públicos por razones de seguridad?

Estas y otras preguntas han sido respondidas de forma vehemente por Peter Palese desde que comenzó la polémica. El jefe de Microbiología del Hospital Monte Sinaí de Nueva York ha tenido acceso al estudio de Fouchier. En un artículo publicado en PNAS, Palese dice que "muchos" otros colegas también han visto el trabajo. ¿Podrían los datos usarse para crear un arma biológica? "La respuesta es simplemente no". El experto argumenta que ya hay fármacos que han demostrado efectividad contra las gripes H5. Por otro lado, crear ese arma biológica requeriría complejos laboratorios, conocimientos muy avanzados en biología molecular y experiencia en recomponer genéticamente virus de la gripe. "No es realista pensar que estos virus de hurón se pudieran usar contra humanos", asegura.

Sin coordinación

Si en algo están de acuerdo la mayoría de investigadores es que esta polémica sólo la puede solucionar un pacto internacional. La idea es reproducir la Conferencia de Asilomar, que en 1975 desatascó el uso de la técnica conocida como ADN recombinante que permite unir fragmentos de ADN de distintos organismos. Unas 140 personas entre biólogos, médicos y abogados se reunieron en California para pactar un código ético sobre el uso de la técnica. El pacto se hizo realidad y permitió la difusión de una práctica sin la que no existirían la insulina que usan los diabéticos, algunas vacunas y la inmensa mayoría de estudios y empresas biotecnológicas actuales.

"Se ha actuado correctamente con la moratoria", explica Mariano Esteban, investigador del CNB que dirige la vacuna española contra el HIV. "La Organización Mundial de la Salud es la que debe decidir ahora qué hacer", añade.

Pero esta vez la comunidad internacional duda. Organismos claves como la Organización Mundial de la Salud (OMS) no se han pronunciado sobre el tema. La agencia sanitaria de la ONU ha organizado el jueves y el viernes una "pequeña" reunión de expertos que "establecerán los hechos e identificarán los asuntos más urgentes respecto a los estudios de Fouchier y Kawaoka", según explicó a este diario un portavoz de la OMS. El Centro Europeo para el Control de Enfermedades también sigue el asunto de cerca y se plantea "revisar la evaluación de riesgos para virus A (H5N1) y en especial los transmisibles", explican desde el organismo de la UE.

En EEUU, la Academia de Ciencias de Nueva York o la Asociación de Microbiología de EEUU han organizado encuentros con expertos y representantes de agencias federales de salud. ¿Se puede esperar de estos encuentros otro Asilomar? Tajantemente "no", según Mike Osterholm, uno de los miembros del NSABB que pidió la censura de los estudios. Por ahora, el pacto internacional no tiene ni fecha, ni texto, ni lugar.
 

Por NUÑO DOMÍNGUEZ MADRID06/02/2012 10:13 Actualizado: 06/02/2012 10:13

 

Publicado enInternacional
Londres, 2 de septiembre. Los desarrollos en la física moderna excluyen a Dios de las teorías sobre el origen del universo, afirma el astrofísico británico Stephen Hawking en un nuevo libro del que el diario The Times publica este jueves algunos extractos.

Según argumenta el eminente científico en The Grand Design (El gran diseño), coescrito con el físico estadunidense Leonard Mlodinow y que llegará a las librerías el 9 de septiembre, el big bang fue una consecuencia inevitable de las leyes de la física.

Debido a que existe una ley como la de la gravedad, el universo puede crearse a partir de nada. La creación espontánea es la razón por la que hay algo en lugar de nada, de por qué existe el universo y de por qué existimos nosotros, escribe Hawking.

No es necesario invocar a Dios para encender la mecha y poner en marcha el universo, agrega. Dios no creó el universo y el big bang fue la consecuencia inevitable de las leyes de la física, según señala el eminente físico teórico británico.

Esta posición representa, según The Times, una evolución respecto de lo que el científico británico de 68 años había escrito anteriormente sobre el tema.

En su Historia del tiempo (1988), uno de los grandes best sellers de la literatura científica, Hawking sugería que no existía incompatibilidad entre la noción de Dios, en tanto que creador, y una comprensión científica del universo.

The Grand Design también desmonta la teoría de Isaac Asimov de que el universo debió ser creado por Dios debido a que no pudo surgir del caos. Desde 1974, el científico ha trabajado para ligar las dos piedras angulares de la física moderna: la teoría general de la relatividad, de Albert Einstein, relacionada con la gravedad y los fenómenos a gran escala, y la teoría cuántica, que cubre las partículas subatómicas.

Hawking elabora su teoría a partir del descubrimiento en 1992 de un planeta que gira alrededor de una estrella que no es el Sol.

“Eso hace que la coincidencia de nuestras condiciones planetarias –el único Sol, la afortunada combinación de distancia Tierra-Sol y masa solar–, sea menos excepcional y menos convincente como prueba de que la tierra fue cuidadosamente diseñada para satisfacer a los seres humanos.”

Hawking, quien padece una grave enfermedad degenerativa que lo obliga a moverse en silla de ruedas y a comunicarse a través de una computadora, abandonó el año pasado la prestigiosa Cátedra Lucasiana de Matemáticas de la Universidad de Cambridge que ocupaba desde 1979. En Una breve historia del tiempo escribió: Si descubriéramos una teoría completa, sería el triunfo final de la razón humana, porque así conoceríamos la mente de Dios.

En su libro más reciente, señaló que el descubrimiento, en 1992, de un planeta que orbitaba otra estrella distinta al Sol ayudaba a replantear el punto de vista del padre de la física, Isaac Newton, respecto de que el universo no podría haber surgido del caos, sino que fue creado por Dios.

“Eso convierte a las coincidencias de nuestras condiciones planetarias –una estrella única, la afortunada combinación de la distancia Tierra-Sol y la masa solar–, en una evidencia mucho menos destacable y mucho menos convincente de que la Tierra fue diseñada cuidadosamente sólo para agradarnos a los seres humanos”, escribe.

Hawking comenzó a sufrir la enfermedad cuando tenía poco más de 20 años, pero logró convertirse en una de las autoridades científicas mundiales, y también ha tenido participaciones estelares en Star Trek y en las series animadas Futurama y The Simpsons.

El año pasado anunció que iba a dejar el puesto de profesor lucasiano de matemáticas de la Universidad de Cambridge, puesto que ostentó Newton y que él había tenido desde 1979.

The Grand Design saldrá a la venta la semana próxima.

Agencias

Cuando el cerebro humano necesitó inventarse a Dios

Los últimos avances en neurociencia atribuyen a una combinación de sustancia químicas y necesidades fisiológicas la aparición de religión y la idea de Dios.

El ser humano, a pesar de del proceso cultural, es presa fácil del miedo y la incertidumbre que le atenazaban hace miles de años. Los pequeños problemas de la vida diaria y las grandes preguntas provocan estrés neuronal, induciendo hasta cien cambios diferentes en el cerebro. Para balancear la carga, surgió la religión.

Como recogen el antropólogo Lionel Tiger y el neurólogo Michael McGuire en el libro God's brain (El cerebro de Dios), publicado en Estados Unidos la pasada primavera, la religión tiene un efecto balsámico sobre el cerebro.

Mediante la recopilación de decenas de investigaciones científicas apoyadas en las modernas técnicas de neuroimagen (resonancia magnética, tomografía o magnetoencefalografía, los autores cogen fuerza para explicar la función de la religión. Según explican, la experiencia religiosa libera neurotransmisores como la serotonina la dopamina y hormonas como la oxitocina, que dan paz al cerebro, restaurando su equilibrio.

En una serie de experimentos realizados con monos por McGuire, los científicos pudieron establecer una relación directa entre el estatus social de cada individuo dentro del clan y el nivel de serotonina, un neurotransmisor que funciona a modo de recompensa para un cerebro estresado.

'Fitness' cerebral

En humanos, los más recientes trabajos de neurociencia y religión muestran cómo la fe en Dios reduce los síntomas de la depresión y favorece el autocontrol, mientras que la meditación mejora algunas capacidades mentales.

Los autores reconocen que hay otras formas de conseguir reducir el estrés neuronal, como hacer deporte o una cena agradable. Pero las otras actividades sociales no tienen los tres elementos que dan utilidad a la religión: socialización positiva en comunidad, los rituales y una creencia, generalmente en la otra vida.

El problema es la religión

La semana que viene se publicará un libro en el Reino Unido que dará mucho que hablar. Su título en español supongo que será El gran diseño y su autor más notable es Stephen W. Hawking, que lo firma con Leonard Mlodinov.

Lo más importante del libro es que trata de poner al alcance de las personas no especialistas los últimos intentos de la física teórica en cuanto a fundir en un mismo cuerpo matemático la relatividad general o teoría del universo en su conjunto con la mecánica cuántica o teoría del microcosmos atómico. El problema es que el objetivo de tal esfuerzo divulgativo se encamina a demostrar la no existencia de Dios.

Siempre me anima que un científico de la talla de Hawking muestre públicamente su agnosticismo, pero que en esta ocasión lo haga apoyándose en las teorías M y una de sus hipotéticas consecuencias, la existencia de infinidad de universos, me parece pobre cuando no contradictorio. Concluyen Hawking y Mlodinov que, igual que Darwin y Wallace explicaron el aparentemente milagroso diseño de las formas vivas sin intervención de un ser supremo, el concepto de multiverso puede explicar nuestra existencia sin necesidad de un creador benevolente que hiciera el mundo para nuestro beneficio.

El problema reside en que mientras que la evolución de las especies por selección natural está demostrada incluso a escala molecular, los modelos en 11 dimensiones que desarrollan todos los conceptos de supercuerdas, las teorías M, no tienen por ahora la más mínima posibilidad de contrastarse experimentalmente. O sea, que entran casi en la categoría de filosofía, a la que Hawking le niega cualquier papel hoy día.

Así, si suponemos que Borges tenía razón al catalogar la filosofía de subgénero de la literatura fantástica, las teorías M pueden caer en el mismo saco. Creo que lo más honesto desde el punto de vista científico es mantener la postura de Laplace, que cuando le enseñó su modelo matemático del sistema solar a Napoleón y este arguyó que no veía a Dios por ninguna parte, le respondió: "Sire, no he tenido que hacer uso de tal hipótesis". También creo importante no distraer a la gente en cuanto a que el problema no es Dios, sino las religiones.

MIGUEL ÁNGEL CRIADO Madrid 03/09/2010 08:00 Actualizado: 03/09/2010 09:14


Publicado enInternacional
Con 26 libros a sus espaldas y una interminable lista de galardones (desde el Pulitzer hasta el de la MTV), John Ashbery (Rochester, 1927) es el gran mito de la poesía estadounidense. Autor de todo un clásico contemporáneo como Autorretrato en espejo convexo, un poema traducido al español por, entre otros, su amigo Javier Marías, la obra de Ashbery sigue creciendo. En Un país mundano (Lumen), su nuevo libro, el poeta retoma su, como dice él mismo, "improvisación onírica".

u apartamento de Chelsea está confortablemente desordenado. La ventana del salón se abre a una impresionante vista de la ciudad, y el río queda recortado entre los edificios que se han levantado en los 25 años que han pasado desde que llegó aquí. "El nuevo de Gehry parece traslúcido por las noches", comenta tímido y atento. Entusiasmado.

Ashbery se graduó cum laude en Harvard. Dice que de joven quería ser pintor. Vivió una década en París, hasta 1965, donde trabajó como crítico de arte. Ahora reparte su tiempo entre este apartamento y una casa en Hudson. En Chelsea se concentra en la poesía. Apenas corrige. Si no le gusta un poema lo descarta. Sobre la mesa tiene la edición española de su libro junto a un nuevo volumen, Planispheres, que publica este mes en Estados Unidos.

Pregunta. ¿Qué une los poemas de Un país mundano?

Respuesta. No concibo mis libros como una unidad, es más bien una estructura acumulativa. Lo que los une es que los he escrito en un mismo periodo

P. ¿Siempre ha sido así?

R. Cuando empecé no escribía con la aspiración de ser leído. Nunca he sido muy sistemático.

P. Ha trabajado varias décadas como profesor.

R. Enseñaba un taller de literatura y de poesía. No era duro pero me creaba ansiedad, pensaba que no tenía nada que enseñar. Siempre sentía que no hacía lo que debía pero parece que los alumnos se divertían.

P. También trabajó muchos años como crítico y periodista. ¿Afectó eso a su poesía?

R. El periodismo me ayudó porque escribía para el público general y debía hablar de arte de manera que el lector hiciera su propio juicio. También me enseñó a prestar atención, y esto es una de las cosas que encuentro más difíciles. Y luego estaba el terrible momento de la entrega, la hora límite, algo aterrador. Aprendes a perder el pánico a la hoja en blanco. Pude superar las inhibiciones, la constante fuente de ansiedad que supone escribir y tener que preguntarte qué y cómo.

P. ¿Le sigue ocurriendo?

R. Siempre vacilas al escribir poesía.

P. ¿Ha cambiado su manera de hacerlo?

R. Al principio escribía a mano, pero en los setenta empecé a componer versos muy largos tipo los de Whitman y perdía el hilo de lo que escribía. Pensé que la máquina de escribir podría ayudarme y así fue. Me divierte escribir así, aunque cada vez es más difícil encontrar las cintas. La resistencia de las teclas es muy inspiradora.

P. ¿Siempre le gustó Whitman?

R. De joven no, pero tiene versos en los que parece que no hay artificio alguno y ése es el placer del gran arte.

P. Él cantó al nacimiento de América. ¿Carece de sentido algo así ahora?

R. Creo que la poesía es una herramienta para explicar lo que estoy sintiendo, para decir esto es lo que me acaba de pasar y esto es de lo que de verdad va la vida.

P. Su trabajo como crítico de arte, ¿ha influido en sus imágenes?

R. No creo ser un poeta muy visual. Muchas de las imágenes en las que me fijo son resultado de escuchar.

P. ¿El oído es la clave?

R. La lengua que me rodea, el habla de la calle... eso es lo que siento que es importante. Me resulta muy interesante y conmovedor ver cómo los americanos intentan comunicarse y fracasan. Creo que no hablan como otra gente, se atascan más y a veces no acaban las frases, las dejan en el aire para que otro complete sus pensamientos. Esto también ocurre en mis poemas.

P. La reinvención de la lengua en la calle es frenética en EE UU, con acrónimos y expresiones que se inventan a diario, se ponen de moda y se olvidan.

R. Somos la civilización de lo desechable. Hay un deseo inmenso por lo nuevo.

P. Escribe escuchando música contemporánea. ¿Es éste el ritmo que busca?

R. La dodecafonía impide que haya un tema predominante. La poesía me llega como la música, puedo escucharla antes de saber qué está diciendo. Como la música, la poesía sigue sus propias formas y te lleva a un sitio determinado, si es que no estás allí ya.

ANDREA AGUILAR - Nueva York
Publicado enInternacional
La Habana, 30 de marzo. A lo largo de un cuarto de siglo, la Bienal de La Habana ha creado una mística gracias a la cual es posible la puesta en vida de la décima versión.

A punto de cancelarse debido al recrudecimiento de las condiciones económicas adversas, a las que se sumaron tres huracanes que entre septiembre y noviembre de 2008 devastaron parte de la isla, y para colmo la hecatombe financiera que azota desde hace meses al planeta, el gobierno cubano decidió seguir adelante, extremando “nuestras ya proverbiales principios de austeridad y racionalidad”, pero al mismo tiempo lanzando un mensaje y un ejemplo al mundo, según informa Rubén del Valle Lantarón, director de este encuentro multitudinario.

Además, agrega, “la bienal rinde homenaje a su progenitora natural, la Revolución Cubana, que arriba a sus primeros 50 años de vida, y a Fidel Castro, gestor de éste y otros proyectos estratégicos en la cultura cubana”.

Mística de una cruzada

Ante las inmensas erogaciones para paliar la dramática situación, explica el director de la Bienal de La Habana, “parecería un contrasentido destinar algún financiamiento a la realización de un encuentro con las características de una bienal, que precisa –aún en sus versiones más modestas– de sinúmero de recursos humanos, materiales y financieros. Sin embargo, la dirección del país decidió asumir el reto y ratificar la convocatoria de la décima edición”.
Resulta entonces fundamental “la solidaridad incondicional de los creadores, los amigos, las instituciones, las fundaciones y los gobiernos que históricamente nos habían apoyado. Al llamado respondieron de nuevo todos, en primer lugar los artistas, quienes asisten a la cita en una coyuntura internacional muy desfavorable, signada por una profunda crisis financiera que invade todos los sectores de la vida y la cultura”.

Un equipo intenso y extenso de curadores, especialistas, directivos, técnicos y trabajadores del Centro Wifredo Lam y del Ministerio de Cultura, entró en acción nuevamente en lo que Del Valle denomina “la mística de la Bienal de La Habana”.

Cuba se ubica así de nueva cuenta a la vanguardia cultural del mundo. Mientras otros se rasgan las vestiduras, coquetean o se entregan al mercado, al consumo y a las imposturas, la Bienal de La Habana ofrece alternativas, según explica su titular:

“Resulta ya una certidumbre –acuñada por muchos años de prácticas semejantes– que en nuestros países se tomen modelos foráneos como puntos de partida para proyectar nuevos empeños y realidades, regenerándolos y reformulándolos.

“Esa decodificación del modelo bienal desde la resistencia y el desafío, desde el forcejeo, la rebeldía y el empuje, probablemente propició nuestro actual empeño en continuar apostando por la Bienal de La Habana.”

Contextualiza: “en un entramado donde el modelo está en profundo cuestionamiento –crisis para muchos– y donde parecería que no tienen futuro, a pesar de los millonarios presupuestos que se destinan a actos similares en el mundo, La Habana persevera en la convicción del protagonismo del arte y de los artistas, así como en la imprescindible necesidad de propiciar un espacio donde confluyan estéticas, culturas que se mezclen, se nieguen o reafirmen en un terreno físico real, donde el público sea gestor y participante, actuante de primera línea, destino fundamental de tales empeños”.

Centenares de artistas del mundo, incluyendo un número importante de pintores de Estados Unidos, luego de 20 años de ausencia notoria, mueven el pulso del arte actual desde una isla luminosa. La batalla desde el paraíso.
Publicado enInternacional

Unas cuatro décadas atrás surgió una nueva generación de movimientos, muy diferentes de los que hasta ese momento habían sido hegemónicos en América Latina. Este conjunto de movimientos, nacidos a comienzos de la década de 1970 y durante 1os 80, fueron muy activos en los 90, le plantaron cara al neoliberalismo, ocuparon el lugar vacante dejado por los partidos de izquierda, que se fueron plegando al modelo, y a los sindicatos, que hicieron más o menos lo mismo, con honrosas y escasas excepciones.

Estos movimientos le cambiaron la cara al continente; deslegitimaron el modelo neoliberal, o por lo menos las aristas más groseras del modelo; instalaron una nueva relación de fuerzas y modificaron el mapa político. Pese a sus diferencias, tienen algunos rasgos en común:

Convirtieron la lucha por la tierra (rural y urbana) en la conquista de territorios, o sea de espacios donde los pueblos (indígenas, campesinos, sectores populares urbanos) hacen sus vidas cotidianas y transforman las iniciativas para la sobrevivencia en modos y formas de resistencia al sistema.

Se proclaman autónomos, de los partidos, las iglesias, los sindicatos y los estados. Pero esa autonomía encarnada en territorios va de la mano de la creación de nuevos modos de vida y de ejercicio del poder, o sea de autogobierno.

Son movimientos de base comunitaria, en el sentido general del término. A diferencia de los movimientos anteriores, la pertenencia no es individual, sino familiar, y la base social de esos movimientos implica la organización colectiva de matriz comunitaria.

No son estrictamente movimientos sociales; son movimientos políticos o político-sociales, si se prefiere. La división entre lo social y lo político creada por las ciencias sociales y por la izquierda tradicional no resulta útil para comprender esta nueva generación de movimientos.

No se pueden comprender estos movimientos desde afuera, ni con una mirada fija en las estructuras visibles, aquellas que capturan la atención de los medios, las academias, las izquierdas institucionales. Hace falta una mirada interior, capaz de captar los procesos subterráneos e invisibles, lo que sólo puede hacerse en un largo proceso de involucramiento con los movimientos, no sólo con sus dirigentes. El concepto de “trabajo de campo” es limitado, ya que no contempla ni la convivencia ni la ligazón afectiva con los de abajo.

Son portadores del mundo nuevo porque producen sus vidas (de las familias y comunidades) con base en relaciones de reciprocidad y ayuda mutua, no para acumular capital ni poder, sino para crecer y fortalecerse como comunidades y movimientos. En ese sentido, creo que en los territorios de los movimientos predominan relaciones no capitalistas, no de forma pura e incontaminada por cierto, sino en pugna permanente contra los estados y el capital que buscan destruirlos. Dicho de otro modo, la producción (material y simbólica) de valores de uso ha desplazado a la producción de valores de cambio, no para siempre, ni absolutamente, sino tendencialmente.

Esto lo podemos ver en multitud de iniciativas, desde las que nacieron en ciudades como El Alto y el Plan 3000, en Santa Cruz, Bolivia, hasta los barrios piqueteros de Buenos Aires, donde construyeron sus viviendas, equipamientos colectivos, calles, servicios de agua, de salud, de educación. Miles de huertas urbanas, no sólo rurales; miles de emprendimientos productivos, cientos de fábricas recuperadas, nos hablan de que no sólo en las áreas rurales, sino también en las periferias urbanas existe enorme capacidad de producir sin patrones, sin capataces, sin división jerárquica del trabajo.

En estos mundos nacen pensamientos otros. No son ya las academias ni los partidos del sistema los que piensan a los de abajo, sino nosotros mismos nos estamos pensando. No para producir teoría o tesis, sino para potenciar el movimiento, para defenderlo mejor, para expandirlo y compartirlo con otros. O sea, no se produce teoría, sino apenas ideas fuerza para seguir caminando.

El mundo otro no puede ser representado en el mundo formal del Estado y el capital. Más aún: no puede ser representado, porque sólo es representable lo que está ausente. Creo, además, que participar en instancias estatales debilita a los movimientos y los desvía de su tarea principal, que es “fortalecer lo nuestro”. Sin embargo, hay muchos movimientos que siguen siendo combativos y que luchan por verdaderos cambios que mantienen relaciones con los estados. Éste es un debate que nos acompañará durante largo tiempo y que no tenemos otra alternativa que enfrentar del modo más unitario posible, siempre que sea un debate “entre nosotros”.

Por último, en estos territorios en resistencia existen mundos diferentes al mundo del capital y del Estado. Naturalmente, tienen sus formas de poder, con mayor o menor grado de desarrollo. La asamblea es la forma común de decisión colectiva. No parece posible un mundo sin poderes. Pero los hechos nos enseñan que puede haber poderes no estatales, o sea, poderes no jerárquicos ni centralizados; rotativos por turnos, de modo que todos y todas pueden aprender a mandar colectivamente y a obedecer colectivamente. En cada lugar y país adoptan formas diferentes, pero existen, tienen vida y ya no se referencian en el Estado como lo hicieron los sindicatos.

¿Cómo triunfa este mundo de valores de uso, femenino, comunitario, autocentrado y autodirigido, capaz de producir y reproducir la vida? No lo sabemos. Lo que vemos es que crece por expansión, dilatación, difusión, contagio, irradiación, resonancia… No crece solo, ni de forma simétrica al capital y al Estado, o sea aniquilando, destruyendo, imponiendo, digiriendo y dirigiendo. No podemos imponer el mundo otro porque lo estaríamos negando, pero podemos insuflarle vida, actuando como fermento y levadura, con la convicción de que los movimientos y los mundos otros son lo único que puede salvarnos de la catástrofe que preparan los de arriba.

Raúl Zibechii. Versión abreviada del texto leído en la Fiesta de la Digna Rabia, San Cristóbal, 3 de enero.
 

Publicado enInternacional
Lunes, 20 Junio 2011 18:56

Minga Metal

A la mitad del siglo pasado, Bogotá era una aldea gélida y melancólica perdida en la cima de los Andes. A esta ciudad de atmósferas taciturnas le llegó el rock and roll en 1957 con el estreno de la película Al compás del reloj con música de Bill Haley. Para mayor desconcierto de las beatas, en 1962, el mismo Bill Haley interpretó sus tonadas en el Teatro Colombia (actual Teatro Jorge Eliécer Gaitán) ante una muchedumbre que había desoído el sermón del Arzobispo, quien les recordó que el demonio tenía la costumbre de recurrir a artificios de carnaval para confundir a los incautos.
 
Este febril sonido despertó la imaginación de hábiles compositores domésticos como Antonio Fuentes, un intérprete de cumbias y merecumbés, que con su éxito Very, very, very well puso a gozar al gentío que concurría a los bazares de barrio; o los Golden Boys con sus arrebatadores Twist del esqueleto y Twist del guayabo. El nuevo ritmo creció como espuma y un año después se disolvió como si nada. El primer acetato colombiano de rock apareció en 1965; fue un sencillo de 78 rpm de los Speakers, impreso por Discos Vergara con La bamba (tema de Richie Valens, de 1958) y El golpe del pájaro (de los Trashmen). En un LP posterior de los Speakers se incluye El rey del surfin, también de los Trashmen, y completan el disco Ciudad sumergida y El twist de los siete hermanos, del grupo español Los Relámpagos. Se cerraba con dos composiciones originales: la instrumental MS 63-64 y Tendrás mi amor, compuestas por Rodrigo García. Sin embargo, será La casa del sol naciente, de Animals, en su segundo LP, el gran éxito, acompañado de Satisfaction de los Rolling Stones, Juanita Banana de los Peels, Todo está bien de Gerry and the Pacemakers, Campanas de libertad de Bob Dylan, cuatro temas de Los Beatles y una balada de Luis Dueñas, El profeta habla del fin. El disco logró vender 15.000 copias, todo un récord en ese momento1.
 
Para la década de los 70 surge una hilada de nuevas bandas: Génesis, Columna de Fuego, Terrón de Sueños, La Banda del Marciano, Hope, Malanga, Siglo Cero, La Planta, Aeda, La Caja de Pandora, Gran Sociedad del Estado, Los Apóstoles del Morbo y la muy, muy espléndida Banda Nueva. Y con ellas los primeros conciertos: Festival de la Vida en el Parque Nacional de Bogotá, Festival de Ancón en Medellín, Lijacá, Melgar, Silvia, Yumbo, Carlos Santana y James Brown y El Gran Concierto de Génesis y Jerónimo. Sin embargo, el movimiento se diluye y para comienzos de los 80 sólo se escuchaba rock en cines de barrio que pasaban una y otra vez las mismas películas: Janis, Santana – Soul to soul, Woodstock, Tommy, Let it be, El submarino amarillo, Joe Cocker y su banda de perros rabiosos, La canción es la misma de los Zeppeling, El último vals, Fantasma en el Paraíso, Hair y Jesucristo Súper Star. Ver estas cintas era un rito místico de media noche, y los asistentes gritaban, corrían, se acostaban bajo la pantalla y metían bareta al cien.
 
A mediados de los 80, el rock toma aire y brotan nuevas bandas. En esta tercera oleada, como de la nada, sin equipos, sin conocimientos musicales, sin saber muy bien cómo era la vuelta del rock, cada noche nacían nuevos grupos que se desvanecían con la llegada del nuevo día, todos dispuestos a guerrearse un lugar en la escena marginal de los barrios populares. “Una de estas bandas era Minga Metal, que hizo parte de la Casa Cultural de Ciudad Kennedy, y cuyos integrantes militaban abiertamente en la Unión Patriótica. Sus conciertos eran famosos por su fuerte música, sus letras directas y particularmente por las batallas campales protagonizadas por cientos de sus seguidores. Siempre se caracterizaban por organizar conciertos gratuitos en espacios abiertos, y su único trabajo discográfico se distribuyó curiosamente en bombas de gasolina del suroccidente y no en las habituales tiendas de discos”2.
 
Minga Metal: “En 1986 o 1987 creamos Minga Metal, la fundamos Juancho (Juan Becerra) y Kco (Jairo Enrique García), que venían de Eclipse. La banda duró poco y se había creado por los lados del Timiza, y Francisco Castañeda, que venía de Las Ovejas Negras. Sin embargo, por ahí anduvo gente que venía de Hades, una gran banda de la época, y finalmente se descargó Gonzalo Jiménez, que cuando empezamos era apenas un peladito muy vivaz y bacano que nos seguía a todos lados. La Minga nació en lo más profundo del Keneide, el primer barrio de Tabogo con nombre de presidente de los Yunai Esteis. Al fondo del Lago Timiza, en medio de eucaliptos y sauces”.
 
Minga Metal la integraron Juan Becerra en la voz y guitarra, José Urquijo en el bajo, Gonzalo Jiménez en la guitarra marcante (empezó en la batería), Jairo García, que al principio hizo la otra guitarra pero se fue y Ómar Silva, el batero oficial de la agrupación y constructor de baterías. “Así ¿tal vez? Se formó el rock timiceño, lírico, callejero, de pelos bien puestos y dispuesto a rocanrolear; frenteros y con uñas largas para construir una leyenda, un sueño, en esa época cuando los Eclipses pasaban frente a la casa cargados con baterías, bajos y guitarras rumbo a una rumbita, esperando por ahí que unas nenitas se unieran a los rocanchos de este barrio pintado de historia. […] acá en la capital se dieron grandes encuentros de turbas unificadas; bandadas de Buitres planeaban sobre Timiza, Cavernícolas se daban al encuentro, bellas mujeres como míticas amazonas, conformaban clanes […], todos dispuestos a cubrirse del sabroso manto de la música”3.
 
Minga Metal: “Lo de Minga no tiene que nada que ver con la expresión indígena. Se trataba de poner al revés la palabra “gamín” y de esta manera reivindicar la calle, sus habitantes, los marginales, el rebelde, el excluido, los gamines. Gracias a la mamá de Gonzalo Jiménez, doña Ligia Gómez de Jiménez, grabamos el primer disco que contenía los temas: Superan – metal, Nacidos para morir – metal, Tu rostro – rock heavy, y La gran ciudad – punk”.
 
Así que, cuando muchos grupos trataban de hacer música, los Minga Metal salen con este acetato que pega duro –Ahí tienen, pa’ que afinen pelados. El gran éxito fue Tu rostro, que alcanzó el segundo lugar en el hit parade de Radio Tequendama, cuando la primera era Song Love de Tesla. El sonido social y tropero se lo imprimió Gonzalo, hijo de un sindicalista. Y aunque el man anduvo frito “La bestia del ‘suzuki’ 4 se me encaramó hace años y me persiguió como a un condenado hasta hace poco”, era el que le imprimía la causa política al grupo. Invitados especiales de bares como Abbott y Costello, Keops, Michelangelo, pero también protagonistas de grandes conciertos como aquel en La Media Torta con Kraken. O los muy destacados en los parques: San Cristóbal, Tunal, Timiza, etcétera.
 
Minga Metal: “Fuimos parte de un movimiento grande pero muy subterráneo. Había mucha banda de garaje. Todos nos iniciamos escuchando Radio Fantasía y Radio Tequendama, luego llegó a la radio Lucho Metales. Éramos pelados de 18 años y anduvimos en la música hasta los 30, algunos los 35 años, pero las obligaciones y la vida, que no perdona, nos llevaron a cerrar el proyecto en 1995”.
 
La leyenda que ronda a Minga Metal habla de más de 150 temas compuestos y alguna gira fuera del país. Otros dicen que Minga Metal reencarnó en la Minga Urbana de Techotiba. No soy quién para ponerlo en duda.
 
1Muy importantes las investigaciones de Carlos Arturo Reina Rodríguez, que se encuentran en sus libros El Rock izó su bandera en Colombia, Editorial Aurus, Bogotá, 2004 y Bogotá: más que pesado, metal con historia, Ediciones Letra Oculta, Bogotá, 2009. David Moreno Rodríguez y su tesis de grado Rock y política en Bogotá, del go-go a la asociación Caos y Control, Facultad de Humanidades, Universidad Pedagógica Nacional, Bogotá, sf.
2David Moreno Rodríguez. Rock y política en Bogotá, del go-go a la asociación Caos y Control, Facultad de Humanidades, Universidad Pedagógica Nacional, Bogotá, sf.
3Heredia Óscar Kco, Tijeras, traperos y puro rock, Periódico: A media cuadra, año 3, número 11, diciembre 2007,  Techotiba, Bogotá. Este artículo fue incluido en el libro A media cuadra, parte del proyecto ganador de la convocatoria “Un libro abierto”, en el marco de la celebración Bogotá Capital Mundial del libro en 2007. 
4Suzuki o Bazuco, residuo que queda de producir la cocaína. Por su bajo costo, es de gran uso entre los consumidores.
 
Publicado enEdición 170
Lunes, 23 Agosto 2010 10:24

Saramago, otro homenaje tardío

A José Saramago, el escritor portugués y Premio Nobel de Literatura, proveniente del seno de una familia campesina y de escasos recursos económicos, lo cual marcó su tendencia y estilo en las letras, los lectores de sus obra y los escritores en general le debemos un homenaje, que, como casi todos, es póstumo y tardío.

Su verdadero apellido no era Saramago. Todo ocurrió por una confusión en el momento del registro. El apodo de la familia de su padre era “Saramago”. El funcionario cometió un error de pluma (lapsus cálami) y lo escribió como José Saramago. Claro que hay quienes le adjudican el hecho a una broma del funcionario, que se dice era amigo del padre. En la partida se menciona también la fecha de nacimiento como el 18 de noviembre de 1922, pero fue el 16 del mismo mes.

A pesar de sus ansias por estudiar, de ser un buen alumno, tuvo que dejar la escuela por la incapacidad de sus padres para pagar sus estudios. Por ese motivo, y para ayudar a la manutención de su familia, tuvo que trabajar durante dos años en una herrería.

En 1944 se casa con Ilda Reis, y es cuando decide comenzar a escribir. Su primera novela no tuvo éxito. Terra de pecado fue publicada en 1947. Pese a no tener éxito su primera novela, se decide a escribir la segunda, titulada Claraboya, novela que nunca fue publicada. Quizá por eso, en los siguientes 20 años no escribió nada o, como él mismo dijo, “sencillamente no tenía algo que decir, y cuando no se tiene algo que decir lo mejor es callar”.

Pero fue gracias a su colaboración como periodista en un periódico nacional, del que por relaciones políticas fue expulsado; a su trabajo como crítico literario en una revista, a su desempeño como crítico cultural y a formar parte de la primera dirección de la Asociación Portuguesa de Escritores, que decidió dedicarse en 1976 al trabajo exclusivamente literario.

Apoyó las causas del pueblo, y por eso fue perseguido y censurado, además de todo por ser afiliado al Partido Comunista Portugués, que por ese entonces lo era José Saramago. Comenzó a consagrarse a una edad ya madura, después de los 55 años, cuando fue publicada su primera gran novela, Levantado del suelo, que apareció en 1980 y hace referencia al campesino, al obrero raso, al hombre pobre que tiene que labrar una tierra que no es suya sino de su señor, para poder ganar el sustento personal y el de su familia. En la novela se plantea la lucha de clases, la lucha por la libertad en plena dictadura. De ese momento en adelante, su trabajo literario se da sin descanso. Es así como publica toda su obra, la que le da el más alto reconocimiento literario con el que todo escritor sueña: el Premio Nobel de Literatura, luego de haber cultivado todos los géneros literarios: poesía, relato, biografía, novela, crónica, guía turística, teatro, discurso. Además, a partir de su obra se crearon óperas: Blimunda, basada en Memoria del convento; Divara, en In nómine Dei, drama musical en tres actos; y Don Giovanni ou II dissoluto assolto, en cuyo libreto participó. Y música sinfónica: La morte de Lázaro, basada en In nómine Dei o Evangelio segundo Jesus Cristo y Memoria do convento; Cruci-Verba, basada en O Evangelio segundo Jesus Cristo; y De paz e de guerra, con texto de Saramago para coro y orquesta. Además de esto, le fueron concedidos más de 10 títulos honoris causa, otro tanto de condecoraciones honoríficas y más de 23 premios literarios, entre los que se cuenta el Nobel.

Premio Nobel de Literatura

En 1998, la Academia Sueca le concede el Premio Nobel de Literatura por su vida y su obra, y de ella destaca Ensayo sobre la ceguera (1995). La Academia resalta la capacidad del escritor para “volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía”. Fue el primer escritor portugués en conseguir el galardón. Este libro está considerado como la obra cumbre de José Saramago, por lo menos para la Academia Sueca, pues fue la que destacaron a la hora de darle el Premio. En ella se relata cómo una extraña epidemia de ceguera blanca, azota y crea pánico en todo en país. El libro comienza cuando un hombre, en su carro, espera a que cambie el semáforo, y queda ciego. Paulatinamente, todos los habitantes de un país pierden la vista, con excepción de una mujer, una sola mujer, que es la que presencia, ya en la cuarentena, a lo que es capaz de llegar el hombre por sobrevivir. La ceguera blanca se hace incontenible, hasta tener a todo un país en cuarentena. Las calles se llenan de gente ciega. El país es un caos. Se presenta una crisis nacional. Los pobladores son presa de los más bajos instintos, convertidos en seres miserables y sin escrúpulos.

Como ya es costumbre en Saramago, en la obra no utiliza nombre propios. Se refiere a un personaje por una denominación descriptiva tal como “la esposa del médico” o “el ladrón de coches”. Asimismo, la obra está escrita en oraciones largas y con escasa puntuación. Además, la falta de comillas en los diálogos puede llegar a confundir al lector, pues no es fácil saber quién habla. Pese a ello, el libro es inteligible y de fácil comprensión.

La muerte de Saramago

Tras el exilio voluntario, por la controversia que creó en el gobierno portugués la publicación de El Evangeliosegún Jesucristo, en 1991, muere en la Isla de Lanzarote el 18 de junio de 2010 a la edad de 87 años. El gobierno veta la presentación del libro al Premio Literario Europeo de ese mismo año, al argüir que es una ofensa para los católicos. Es por este hecho, y como un acto de protesta, que Saramago decide abandonar su país natal, para instalarse en la isla de Lanzarote, en las Canarias, donde 19 años después lo encuentra la muerte, debido a la leucemia crónica que padecía y que derivó en un fallo multiorgánico.

Después de la muerte de Saramago, y como ocurre con todos los escritores fallecidos, las ventas de sus libros, tan solo en España, aumentaron en más del 70 por ciento, y los homenajes no se han hecho esperar. Sin embargo, a la propuesta de bautizar una calle de la segunda ciudad más importante de Portugal (Oporto) con el hombre del escritor, un gran numero de concejales de centro-derecha, votaron en contra de la idea. Aunque esto no es importante mientras se tengan sus obras, la anécdota es importante para que los lectores se puedan extasiar con su historia y su ideología.


Publicado enEdición 160
Sábado, 05 Junio 2010 17:08

Trabajo creador y nuevo humanismo

Trabajo creador y nuevo humanismo

 

Edición 2010. Fromato 14 x 20 cm.177 páginas.
P.V.P:$15.000  ISBN:978-958-8454-16-0

 

Reseña:

En los últimos 30 años se hizo dominante lo que pudiéramos llar el olvido del capitalismo.En los debates culturales artísticos o cientificos, donde se abordan temas específicos pero no se pensaban sus nexos con el capitalismo como modo de producción y formación histórica.

La idea del capitalismo como estado final del desarrollo histórico de las sociedades humanas fue el supuesto implícito que hizo posible esta situación.Clausurada la experiencia de la historia, la humanidad quedaba condenada a padecer eternamente las contradicciones del capitalismo y los seres humanos quedaban limitados a tratar sólo asuntos de ámbito restringido.Los dramas humanos se reducían a microficciones sin horizonte de conjunto: un simple rastro en la arena.

Este libro de Gonzalo Arcila Ramírez plantea que es posible superar esas contradicciones en la perspectiva de un humanismo post capitalista que se afirme en las posibilidades que las revoluciones científico-tecnológicas de la contemporaneidad generan para que el trabajo creador sea el modo univrsal de existencia de las actuaciones humanas.

 

Gonzalo Arcila Ramírez. es psicologo de la Universidad Nacional de Colombia, profesor universitario, coordinador de la cátedra de psicología general de la Incca y miembro fundador del grupo de investigación "La Política Universitaria en la Sociedad del Conocimiento" (PUSOC). Ha investigado los procesos de la creación en el grpo de teatro "La Candelaria" y publicado numerosos ensayos y libros sobre la política cultural y educativa, así como las funciones psicológicas complejas.

 

 

Informes-Pedidos:


Transv 22 N 53D-42. Int 102 (Bogotá)

Carrera 48 N 59-52 Of. 105 (Medellín)

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (todas las ciudades)

Teléfonos: 345 18 08 / 217 89 92 (Bogotà y otras ciudades) / 291 09 69 ( Medellìn)

Whatsapp: 3204835609

Facebook : http://bit.ly/2bwXbER