Crece a niveles récords la deuda de los graduados universitarios en Estados Unidos

The Institute for College Access & Success, una organización norteamericana independiente con sede en Oakland, California, acaba de publicar su reporte anual sobre la deuda promedio que tienen los estudiantes norteamericanos. El estudio recoge el average de lo adeudado por los estudiantes de Estados Unidos que culminaron sus estudios universitarios en el 2012. La cifra promedio asciende a 29 400 dólares, un récord histórico de deuda estudiantil en ese país.


El 70% de los graduados universitarios en el 2012 lo hicieron con deudas de pago por esos estudios.


"Ellos entraron a la escuelas durante una recesión, cuando las posibilidades de sus familias para pagar se habían reducido. Ahora se gradúan y deben experimentar sustanciales retos para obtener un trabajo que les permita repagar los préstamos", dijo la directora de investigación del citado Instituto, Debbie Cochrane

.
Los estudiantes de determinados estados son los más golpeados. Por ejemplo, el average de deudas a pagar es más grande para los graduados en Delaware (33 649vdólares). Por el contrario, los adeudos estudiantiles promedios en Nuevo México son menores que 18 mil dólares.

Publicado enInternacional
La preocupación económica es por el dólar

En estos días y en todo el mundo hubo preocupación por el dólar, o lo que es lo mismo, por el devenir de la economía estadounidense.

 

En octubre comenzó el nuevo año fiscal en EEUU y la disputa política entre republicanos y demócratas demoró la aprobación del presupuesto, lo que significó el cierre del gobierno, es decir, de algunas oficinas y ámbitos administrados por el gobierno estadounidense. Eso significó licencias anticipadas para 800.000 trabajadores del Estado que temieron por sus ingresos y sus puestos de trabajo en un momento de crisis en el empleo.

 

Al fin hubo acuerdo, transitorio, pero acuerdo al fin, en el límite establecido y otorgaron el visto bueno hasta diciembre, donde el tema volverá a ser discutido. Algo así como tirar la pelota hacia adelante.

 

El problema de fondo no está resuelto. No se resolvió la cuestión central del déficit fiscal, gravísimo, que promedia 1,5 billones de dólares al año desde hace 4 periodos. Si bien se autoriza un nuevo techo para el endeudamiento público del orden de los 23 billones de dólares, desde los actuales 16,7 billones, las causas de la necesidad de deuda no se modifican.

 

Hay que buscar el problema en el gasto militar y la política exterior e interior de los gobiernos estadounidenses, que avalan gestiones republicanas y demócratas. Unos y otros sostienen la política de intervención con fuerte gasto estatal para asegurar los intereses estratégicos de EEUU. Eso se logra con la confianza del resto del mundo, que destina sus propios recursos a inversiones en activos externos de origen estadounidense, especialmente los bonos del tesoro, que aun pagando poco son fuente segura de inversión.

 

En definitiva, el déficit de EEUU lo financia el mundo. Resulta increíble la confianza en la seguridad de un país que está en quiebra, que gasta más de los que recauda, que compra más de los que vende y que le cuesta sostener al dólar como moneda mundial, para lo cual acude al apoyo de las armas y la militarización, tanto como a la credibilidad de inversores capitalistas de todo el mundo deseosos de invertir en EEUU, entre ellos varios países que colocan sus reservas internacionales en esos activos. China y Japón a la cabeza, que los asocia en las expectativas de superar los escollos económicos y/o políticos de la principal potencia del capitalismo mundial.

 

La consigna pareció en estos días "salvemos todos al Titanic, o sea, a EEUU". El capitalismo mundial está en crisis y una de sus manifestaciones son los límites de política económica del país hegemónico, pero también las políticas nacionales que en el mundo sostienen al dólar. Es que EEUU se mantiene porque el mundo demanda dólares.

 

Argentina y el dólar

 

Veamos la propia Argentina, que desde comienzo de año ya perdió 10.000 millones de dólares de reservas internacionales, de un poco más de 44.000 millones bajó a poco más de 34.000 millones a mediados de octubre. Sin contar que las reservas habían llegado en diciembre del 2011 a unos 52.000 millones de dólares.

 

Las divisas se van de la Argentina por pagos de deuda, por fuga de capitales, y por las condiciones de la inserción subordinada de la Argentina en la economía capitalista mundial. Se trata de un activo externo demandado por los principales actores económicos y ello explica su precio en ascenso, sea el tipo de cambio oficial o el paralelo, más allá de los intentos por reprimir su escalada desde las autoridades. Las divisas son demandadas por el gobierno y también por los sectores económicos más concentrados, sean exportadores o importadores, incluso turistas con gran capacidad de gasto.

 

Tan importante es el tema que contradiciendo el mensaje de la pesificación se habilitó un blanqueo en dólares (CEDIN, BAADE) que tuvo que prorrogarse hasta fin de año por el escaso flujo de exteriorización de dólares, apenas menos de 400 millones ante una expectativa por 4.000 millones de dólares. Para completar la medida, el BCRA acaba de reglamentar la posibilidad para que el sector privado se endeude en el exterior e ingrese esas divisas vía compra de Bonos para inversión en energía, el BAADE, que había sido pensado para blanquear divisas no declaradas.

 

Puede ser que ingresen esos recursos, y de hecho, petroleras y cerealeras anuncian aportes por 1.000 millones de dólares, al mismo tiempo que se incrementa la preocupante deuda externa del sector privado. Ya sabemos que cunado la deuda privada externa es alta y se torna impagable, las presiones empresarias acuden sobre el Estado para socializar su cancelación o renovación a costa del presupuesto público.

 

La deuda privada externa en ascenso y el aumento de la pública constituyen problemas estructurales que asfixian el presente y el futuro de la soberanía nacional. Vale mencionar, que así como en EEUU se tira la pelota hacia adelante, ante la crisis económica mundial, otros países actúan en consecuencia. Ese es el marco de la recomposición de relaciones entre la política oficial y los organismos internacionales y que se manifiesta como satisfacción en el cónclave empresario de estas horas en Mar del Plata.

 

Los empresarios en IDEA reconocen las elevadas ganancias de estos años y saludan la orientación hacia el mercado mundial de conversaciones y acuerdos con el CIADI, con el Banco mundial y el FMI, lo que anuncia un nuevo ciclo de inserción subordinada para afirmar la dependencia local con EEUU, el dólar y el sistema mundial del capitalismo.

 

Buenos Aires, 18 de octubre de 2013

Julio C. Gambina


Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP
Ciudad de Buenos Aires.
www.juliogambina.blogspot.com

Publicado enInternacional

ALAI AMLATINA, 16/10/2013.- En los Estados Unidos todo el mundo está peleando por el paro del gobierno estadunidense. George Will (periodista que apoyó a Reagan en 1980) lo compara a la Ley contra Esclavos Fugados; Bill Moyers (periodista vocero de la Casa Blanca 1965-67) con la secesión. De todos lados, desde Rush Limbaugh (conservador con un popular programa de radio) hasta Jon Stewart (sátiro, crítico político de TV), se lanzan acusaciones mordaces. La ciencia política, la teoría del juego e incluso la astrología son invocadas para explicar la vergüenza de la arriesgada política de Washington.

 

Superficialmente, el impasse es producto de la Ley de Salud Asequible (Obamacare) y el Límite de Deuda Nacional. Desafortunadamente, estos puñetazos partidarios son sólo el inicio de una dolorosa lucha por la transición económica en EUA. Cíclicamente el mundo ha experimentado este tipo de conmociones políticas desde el inicio del capitalismo. La historia muestra que la transición es inevitable. Sin embargo, el resultado de la misma es incierto.

 

El régimen económico neoliberal establecido en los años 1980 promovido por Ronald Reagan y Margaret Thatcher—al igual que docenas de períodos económicos liberales anteriores—agoniza dolorosamente. Las economías liberales sustentadas en la privatización y desregulación típicamente generan una concentración de riqueza espectacular y amplían la brecha de la inequidad económica. Burbujas de especulación y explosiones financieras suceden cuando los vendedores ya no tienen compradores, son incapaces de resolver la crisis de sobre-producción que inevitablemente ocurre cuando los mercados dominan sin freno sobre la economía, el ambiente y la sociedad. Si los mercados sin regulación continúan indefinidamente, destruirán tanto la sociedad como la base material para la existencia del capitalismo. Por ello, tarde o temprano, se introducen reformas. La última vez que sucedió fue al final de los años 1920, después de la crisis financiera de 1929, la Gran Depresión en EUA y el Nuevo Pacto (New Deal).

 

Pero las reformas no se dan suavemente a través de acuerdos lógicos. Históricamente el gobierno está forzado a hacerlas en convulsivos períodos de agitación financiera y social. Además, las reformas pueden ser políticamente progresistas, represivas, totalitarias o democráticas (diferencias como las que se observan entre las reformas en EUA de los años 1930 y las de Alemania nazi). Pero el ritmo de implementación y la naturaleza política de las reformas económicas estructurales dependen de la política, no sólo la de los partidos, sino de la de los movimientos sociales con capacidad de generar voluntad política. Estos movimientos también expresan todo tipo de posiciones.

 

Parece que el Tea Party (organización política de extrema derecha), Noticias Fox y los hermanos Koch (billonarios que defienden el libre mercado) comprenden perfectamente este suceso histórico. Ellos consolidaron su poder político partidista manipulando el voto en los distritos y sacando ventaja del Partido Republicano. Actualmente influencian a la sociedad civil a través de la inundación propagandística, la seudo-ciencia y el activismo comunitario. Negar en este momento la Ley de Salud Asequible no es únicamente un espectáculo políticamente inteligente. El Tea Party representa a las élites provinciales ricas y educadas, a quienes algunos analistas llaman "the Newest Right" (la Derecha más nueva) de los viejos blancos del Sur. Ellos saben perfectamente bien que en la actual recesión, altos índices de desempleo, aplastante deuda estudiantil y profundización de las crisis alimentaria y de salud, si el sistema público de EUA logra, aunque sea una incipiente reforma en el sistema de salud, esto podría desatar la voluntad política para otro tipo de reformas federales progresistas, las cuales podrían socavar el menguante poder demográfico de esta "Derecha más nueva". También podría sabotear su deseo de atraer hacia el Sur la "inversión amistosa" del capital global (léase: sin regulaciones).

 

No es que el gobierno de Obama proponga un cambio a la globalización neoliberal. Por el contrario, al igual que el presidente anterior, Clinton, sin descanso ha empujado la agenda neoliberal en EUA y en el extranjero. La Ley de Salud Asequible es una leve reforma que no aborda las causas de la creciente crisis de salud, como tampoco amenaza a la dominación corporativa de las compañías aseguradoras, a la enorme industria farmacéutica ni a los proveedores de salud.

 

Los ambientalistas se molestan con Obama por su hábito de parafrasear al reformista Franklin Delano Roosevelt cuando dijo "¡Esa es una magnífica idea! Ahora actúen y oblíguenme a llevarla a cabo". Sea el presidente Obama evasivo o sincero, el hecho es que sin un movimiento social fuerte que demande los cambios desde la base, incluso los reformistas más valientes no tienen poder para cambiar el statu quo. Tampoco tendrán la capacidad de proteger a la sociedad del sabotaje político de los fanáticos, quienes, en nombre del patriotismo, defienden agendas elitistas de pocos ciudadanos y un puñado de billonarios reaccionarios.

 

Lejos del populismo, la élite del Tea Party y compañía temen la potencial emergencia de movimientos sociales de base. Ante las crisis alimentaria, energética, financiera y ambiental que se viven en EUA, estos movimientos podrían inclinar la inevitable transición económica hacia una agenda de reforma más progresista. Aunque los movimientos sociales (alimentario, laboral, ambiental, etc.) están fragmentados y carecen del apoyo económico billonario del Tea Party, crecen constantemente en todo el mundo en la medida que la economía neoliberal fracasa y defrauda a la sociedad.

 

Hay mucho que aprender del cierre del gobierno estadunidense, sin importar cómo se desarrolle. Necesitaremos estas lecciones para comprender y comprometernos de manera constructiva en las políticas de la economía de transición que se avecina.

 

Por Eric Holt-Giménez, Director Ejecutivo de FoodFirst (California).

Publicado enInternacional
Martes, 08 Octubre 2013 19:07

Estados Unidos: El mayor deudor del mundo

Estados Unidos: El mayor deudor del mundo

El gobierno de EEUU está en problemas. Empezó el mes de octubre y su año fiscal sin presupuesto aprobado, lo que supuso mandar a sus casas, con vacaciones anticipadas a 800.000 trabajadores estatales. Aunque se decidió pagar esos salarios, la incertidumbre de la interna política en el poder gubernamental de EEUU se traslada a los trabajadores y su familia.

 

La discusión es por unos 40.000 millones de dólares de un presupuesto que reitera por cuatro años consecutivos un déficit fiscal de 1,5 billones de dólares, lo que explica una deuda pública estadounidense de 16,7 billones de dólares, sobrepasando el límite de endeudamiento permitido.

 

El Departamento del Tesoro de EEUU informó que el stock de deuda alcanza a 16.747.468.940.509, y el máximo autorizado por el Congreso eran 16.699.421.095.673 dólares. El gobierno ha tomado más de 48.000 millones de dólares de deuda pública que lo aprobado por el Congreso estadounidense.

 

Podemos afirmar que este es el problema financiero en EEUU. Siendo la primera potencia mundial del capitalismo es un Estado fallido, sin recursos propios y que necesita del financiamiento del mundo. El plazo para obtener la autorización parlamentaria de extensión de su capacidad de endeudamiento vence el 17 de octubre.

 

El gobierno de Obama cuenta con esa extensión y también en que el mundo seguirá confiando en el dólar y en el Tesoro de los EEUU y por lo tanto seguirán demandando bonos públicos con la garantía de cancelación "Made in USA".

 

No en vano, la Reserva Federal de EEUU emite todos los meses 85.000 millones de dólares para el salvataje de su economía, el epicentro de la crisis mundial. Son dólares que inundan el mercado mundial y alimentan un nuevo ciclo de la burbuja financiera que siempre estalla para perjuicio de sectores subalternos, en EEUU y en el mundo.

 

Las negociaciones argentinas en Washington

 

Mientras esto ocurre en la potencia imperialista, la Argentina mantiene abierta negociaciones en Washington con impacto en la propia deuda pública local.

 

Por un lado, la Corte Suprema estadounidense no asume tratar la apelación realizada por el gobierno argentino contra el fallo de cancelación al 100% presentado por deudores externos, aprobado en primera y segunda instancia en Nueva York. El juicio es por unos 1.300 millones de dólares y constituirá antecedente para otras demandas por unos 10.000 millones de dólares y consecuencias de incremento de acreencias sobre el universo de acreedores ingresados a los canjes de deuda del 2005 y 2010.

 

Por otro lado y desde el CIADI se demanda al país por el cumplimiento de sentencias que alcanzan los 500 millones de dólares. Son acciones realizadas por transnacionales que se sintieron afectadas por el cambio de política cambiaria a comienzo del 2002.

 

Por si esto fuera poco, desde Washington, el FMI presiona para evaluar cambios en los mecanismos de medición del INDEC, según el acuerdo oportunamente suscripto por el organismo y el gobierno local.

 

¿Qué lecciones se pueden sacar sobre esta situación?

 

Está claro el papel hegemónico de EEUU y su capacidad para transferir la crisis al sistema mundial. EEUU se hizo potencia a la salida de la segunda guerra, como gran prestamista del mundo. Desde entonces protagonizó el apogeo de la dominación mundial inundando de bases y programas militares el planeta, invasiones y operaciones secretas y abiertas mediante, socializando el financiamiento del accionar terrorista.

 

Nuestro interrogante es si el mundo debe continuar financiando el terrorismo de Estado, y más aún, si se debe sostener la institucionalidad que habilita el poder global de EEUU. Claro que remitimos al orden financiero mundial y al papel de los organismos donde EEUU decide, caso del FMI y el Banco Mundial con sus agencias y anexos, caso del CIADI.

 

La Argentina debe salir del CIADI, tal como lo hicieron países de Nuestramérica, caso de Venezuela, Bolivia o Ecuador, e incluso considerar el hecho que Brasil nunca adhirió al protocolo por el CIADI. Ecuador está organizando una Comisión Internacional para considerar la denuncia de los tratados bilaterales que atan a ese país a la presión de las transnacionales sobre la "seguridad jurídica" de sus inversiones. Es el camino que ya fue exitoso de auditoría e investigación de la deuda pública para determinar porciones de ilegitimidad.

 

Mientras EEUU cierra su gobierno por disputas políticas en su interior y se negocian autorizaciones para ampliar el endeudamiento público, los países con pretensión autónoma debieran desvincularse de una institucionalidad que alimenta la degradación estadounidense, que en su desesperación solo atinan a incrementar su papel de gendarme mundial a costa de una deuda cuyo costo se descarga sobre los pobres de EEUU y del mundo.

 

Buenos Aires, 8 de octubre de 2013

 

- Julio C. Gambina es Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP, Ciudad de Buenos Aires. www.juliogambina.blogspot.com

Publicado enInternacional
Jueves, 26 Septiembre 2013 07:53

"La agenda ya era neoliberal"

"La agenda ya era neoliberal"

El experto egipcio analiza el trasfondo económico de la crisis política del país tras la caída de Mubarak y el derrocamiento de Mursi. Egipto enfrenta dos grandes déficits: el energético y el de alimentos en un contexto de libremercado.

 

La proscripción de la Hermandad Musulmana este lunes y la detención de miles de sus dirigentes no hará nada por solucionar los problemas de fondo de Egipto. El gobierno islamista de Muhammed Mursi, derrocado por los militares el 3 de julio, tenía una cosa en común con la dictadura de Hosni Mubarak que en 2011 perdió el poder como consecuencia de un alzamiento popular: los dos gobiernos adherían al credo neoliberal. El actual gobierno de facto ha obtenido ayuda de los países árabes por 12 mil millones de dólares y ha logrado evitar el abrazo del Fondo Monetario Internacional, pero por el momento no hay ninguna indicación de que vaya a buscar una alternativa. Página/12 dialogó con el economista egipcio de la Universidad de Denison de los Estados Unidos, Fadhel Kaboub, sobre el trasfondo económico de la crisis política del país.

 

–¿Hay alguna señal de cambio de la política económica neoliberal que estuvo detrás de la caída de Mubarak y Mursi?

–No. Con el gobierno de Mursi ya teníamos una agenda neoliberal a ultranza, tanto de libremercado como de libre comercio. Su programa se basaba en la promoción del turismo, la empresa privada, la inversión extranjera y la apertura comercial. Al igual que Mubarak, el acento estaba en salir de la crisis por la vía exportadora y para ello se necesitaba inversión extranjera para atraer, por ponerle un ejemplo, a compañías textiles con el anzuelo de una mano de obra ultrabarata. El actual gobierno no es tan explícito porque no sabe cómo puede reaccionar el pueblo. Han sido más cautelosos y recibieron bastante ayuda de Kuwait, Arabia Saudita y la EUA, lo que les permite evitar al FMI. Sin ellos, el banco central egipcio estaría en la quiebra.

 

–Muchos países buscan salir de la crisis por la vía exportadora. ¿Por qué este modelo es tan perjudicial para Egipto?

–El problema para países en desarrollo que no pueden competir con las naciones desarrolladas es que cuanto más uno abre la economía y busca acelerar las exportaciones, más se terminan acelerando las importaciones. Es lo que pasa en Egipto con su déficit comercial, que se ha disparado desde que comenzó la apertura con Mubarak. De manera que para hacer un ensamblaje, necesitamos importar una cantidad enorme de materia prima, tecnología y otros bienes. En Egipto todo esto es más agudo porque tiene además dos grandes déficits: el déficit energético y el de alimentos. Egipto es el primer importador de trigo y está entre los cinco primeros de maíz. Necesitamos moneda dura para comprarlos en el mercado internacional. Los precios altos que se venden en los mercados, terminamos importando inflación. Esta inflación de los precios de los alimentos ha sido una de las fuentes de estas protestas.

 

–Pero el modelo previo tampoco consiguió resolver los problemas de Egipto.

–Con el sistema estatista previo había una especie de acuerdo tácito entre el dictador y la población, en el que el gobierno proveía una relativa prosperidad y una razonable seguridad social a cambio de que la población no protestase por la falta de libertad. Ahora tenemos una política neoliberal que está golpeando a las clases media baja y a los más pobres y profundizando la desigualdad. Pero además, no tenemos ni democracia ni libertad. El acuerdo fue roto. Eso aceleró la crisis política.

 

–En su trabajo, usted habla de un problema estructural de balanza comercial deficitaria. Egipto exporta menos de lo que importa y hasta ahora se ha endeudado o dependido de ayuda para resolver este déficit. ¿Qué otra salida hay a pedir prestado, sea a los países árabes o al FMI?

–El problema no va a desaparecer pidiendo dinero. La única manera de eliminar el déficit de alimentos es incrementar la producción doméstica. Esta es una estrategia a largo plazo porque implica un cambio cultural en el que se puedan suplantar los productos que importamos por cosechas de productos egipcios. Necesitamos una política integral en materia alimentaria, agrícola, medioambiental, de vivienda. Todo esto ni siquiera se está pensando. Podemos salir de un cuello de botella este año, pero la deficiencia estructural de alimentos va a suceder el año que viene nuevamente, no importa cuánto dinero obtengamos este año de los países árabes o el FMI.

 

–Pero ése es el problema. Egipto necesita dinero ahora para solucionar su déficit alimentario, no puede esperar a que estas políticas de largo plazo den resultado. Por eso pide prestado.

–Es cierto, pero la política de plazo ni siquiera está planteándose. Cuando negociamos estos préstamos con Arabia Saudita, EUA y Kuwait necesitamos hacerlo pensando en las soluciones a largo plazo como la inversión en energía o en productos agrícolas egipcios. Los préstamos tienen que estar también vinculados con este plan. Por eso hablo de soberanía financiera. Tenemos que recuperar la capacidad de imprimir dinero y controlar nuestra deuda y nuestras inversiones, algo que la política neoliberal no permite.

 

–Una parte del problema de las cuentas de Egipto es la deuda externa que usted dice que debería declararse "odiosa". ¿Esto seguiría el modelo de Ecuador?

–Exactamente. La idea de deuda odiosa tiene más de cien años y se basa en que si una deuda ha sido contraída sin que el pueblo la haya respaldado es una deuda ilegítima si el dinero prestado no benefició al pueblo sino a la elite gobernante y si el que prestó sabía de qué manera se iba a utilizar el préstamo. El tema es que en la práctica se necesita un respaldo internacional muy fuerte para poder avanzar en el tema o una fuerte posición ideológico-política. Si Estados Unidos lo apoya no hay problemas. Fue lo que pasó con la deuda de Irak después de la caída de Saddam Hussein, cuando Estados Unidos presionó a los países de Medio Oriente para que aceptaran la cancelación de la deuda iraquí.

 

–Si el actual gobierno sigue con la misma agenda neoliberal, ¿va a tener el mismo destino?

–Si no cambiamos de curso, se repetirá la historia. La crisis política agrava esta situación porque la agenda neoliberal se apoyaba mucho en el turismo y la inversión extranjera que se han visto seriamente afectados por la represión y la violencia.

Publicado enInternacional
185.000 kilos de oro y 16 millones de plata, primer préstamo de América a Europa

El que hubieran impedido a Evo Morales volar sobre países europeos echó una cortina de humo sobre el discurso que pronunció al asistir a la reunión de jefes de Estado, que fue el objeto de su viaje. Para perplejidad de sus anfitriones, el documento sitúa en sus verdaderos términos las relaciones entre Europa e Indoamérica. Exposición del presidente boliviano ante la reunión de jefes de Estado de la Comunidad Europea (30-VI-13). Con lenguaje simple, que era trasmitido en traducción simultánea a más de un centenar de jefes de Estado y dignatarios, el presidente Evo Morales logró inquietar a su audiencia cuando dijo:


“Aquí pues yo, Evo Morales, he venido a encontrar a los que celebran el encuentro.

 

“Aquí pues yo, descendiente de los que poblaron la América hace 40 mil años, he venido a encontrar a los que la encontraron hace sólo 500 años.

 

“Aquí pues, nos encontramos todos. Sabemos lo que somos, y es bastante.

 

“Nunca tendremos otra cosa.

 

“El hermano aduanero europeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me descubrieron. El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contraída por Judas, a quien nunca autoricé a venderme.

 

“El hermano leguleyo europeo me explica que toda deuda se paga con intereses aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento.

 

“Yo los voy descubriendo. También yo puedo reclamar pagos y también puedo reclamar intereses. Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América.

 

“¿Saqueo? ¡No lo creyera yo! Porque sería pensar que los hermanos cristianos faltaron a su séptimo mandamiento. ¿Expoliación? ¡Guárdeme Tanatzin de figurarme que los europeos, como Caín, matan y niegan la sangre de su hermano!

 

“¿Genocidio? Eso sería dar crédito a los calumniadores, como Bartolomé de las Casas, que califican al encuentro como de destrucción de las Indias, o a ultrosos como Arturo Uslar Pietri, que afirma que el arranque del capitalismo y la actual civilización europea se deben a la inundación de metales preciosos.

 

“¡No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desarrollo de Europa. Lo contrario sería presumir la existencia de crímenes de guerra, lo que daría derecho no sólo a exigir la devolución inmediata, sino la indemnización por daños y perjuicios.

 

“Yo, Evo Morales, prefiero pensar en la menos ofensiva de estas hipótesis.

 

“Tan fabulosa exportación de capitales no fueron más que el inicio de un plan Marshalltesuma, para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, creadores del álgebra, la poligamia, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización.

 

“Por eso, al celebrar el Quinto Centenario del Empréstito, podremos preguntarnos: ¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o por lo menos productivo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional? Deploramos decir que no.

 

“En lo estratégico, lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, en armadas invencibles, en terceros reichs y otras formas de exterminio mutuo, sin otro destino que terminar ocupados por las tropas gringas de la OTAN, como en Panamá, pero sin canal.

 

“En lo financiero, han sido incapaces, después de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar el capital y sus intereses, cuanto de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que les exporta y provee todo el tercer mundo.

 

“Este deplorable cuadro corrobora la afirmación de Milton Friedman según la cual una economía subsidiada jamás puede funcionar y nos obliga a reclamarles, para su propio bien, el pago del capital y los intereses que, tan generosamente hemos demorado todos estos siglos en cobrar.

 

“Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarles a nuestros hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas del 20 y hasta el 30 por ciento de interés, que los hermanos europeos le cobran a los pueblos del tercer mundo. Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado sólo durante los últimos 300 años, con 200 años de gracia.

 

“Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto, informamos a los descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300.

 

“Es decir, un número para cuya expresión total, serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total del planeta Tierra.

 

“Muy pesadas son esas moles de oro y plata. ¿Cuánto pesarían, calculadas en sangre?

 

“Aducir que Europa, en medio milenio, no ha podido generar riquezas suficientes para cancelar ese módico interés, sería tanto como admitir su absoluto fracaso financiero y/o la demencial irracionalidad de los supuestos del capitalismo.

 

“Tales cuestiones metafísicas, desde luego, no nos inquietan a los indoamericanos.

 

“Pero sí exigimos la firma de una Carta de Intención que discipline a los pueblos deudores del Viejo Continente, y que los obligue a cumplir su compromiso mediante una pronta privatización o reconversión de Europa, que les permita entregárnosla entera, como primer pago de la deuda histórica”.

 

Evo Morales
Forum en Línea

Publicado enInternacional
Estados Unidos, deuda y declive de su poder mundial

Todo el mundo habla de la deuda y la debilidad económica de Grecia, Portugal, España, y ahora también Hungría, como causa de fondo de la inestabilidad que recorre los mercados y de las amenazas a la recuperación económica y la salida a la crisis. ¿Es pensable, sin embargo, que media docena de países periféricos, subordinados y dependientes hayan pasado a convertirse hoy en el centro de la economía mundial?


Para contestar a esta pregunta, hay que remontarse atrás en el tiempo. Desde 1980, con la llegada de Reagan a la Casa Blanca, la economía norteamericana dio un giro de 180 grados, convirtiéndose de uno de los principales acreedores del mundo, en el mayor deudor del planeta.
Aunque este fenómeno ha podido ser relativamente enmascarado durante tres décadas por el éxito en la Guerra Fría y su transformación en la única superpotencia realmente existente, el estallido de la crisis financiera ha sacado a la luz esta realidad oculta: la deuda de la economía norteamericana constituye un termómetro que refleja con precisión fidedigna los cambios en la distribución del poder económico mundial y las nuevas tendencias de fondo que marcan el ocaso imperial yanqui y el ascenso de las potencias emergentes.


La madre de todas las deudas


Se ha dicho que la economía norteamericana es en la actualidad un caballo desbocado, galopando sin freno a la búsqueda de los ingentes recursos de capital que necesita para financiar la inmensa montaña de deuda sobre la que se asienta su hegemonía político-militar. Bastarán unos pocos datos para corroborar esta afirmación.


La deuda de la economía norteamericana asciende a un total de 55,7 billones de dólares. Por comparación, la deuda total española no llega a los 4 billones de dólares.


Al gobierno federal y los gobiernos estatales y locales les corresponde un 23,4% de esa deuda, algo más de 13 billones de dólares. Lo que a su vez significa que la deuda pública norteamericana, en relación a su PIB, es del 90,4%, muy por encima del 55% que supone la deuda pública española en relación a nuestro PIB.


¿Puede alguien en su sano juicio pensar de verdad que los poco más de 750 mil millones de dólares de deuda pública española son una grave amenaza, mientras que los más de 13 billones de deuda yanqui no suponen ningún problema? ¿Quieren hacernos creer que la deuda pública de España desequilibra la economía mundial, pero que la deuda de 18 Españas juntas no?


Por otra parte, se ha convertido casi en un tópico, sobre todo en sectores de izquierdas, considerar que en la base del gigantesco endeudamiento USA está el desaforado consumismo de las familias medias norteamericanas. Nada más alejado de la realidad, pues el endeudamiento de los hogares en hipotecas, créditos al consumo o tarjetas de crédito no llega a ser el 30% del total de la deuda. El resto, es decir, el 47% corresponde a los préstamos solicitados por la banca y las grandes corporaciones monopolistas en los mercados de capitales, endeudamiento con el que hicieron el negocio del siglo levantando una gigantesca burbuja inmobiliaria en el interior del país y una no menos gigantesca estafa a escala mundial con los productos financieros derivados del mercado inmobiliario.


En la base de este enorme endeudamiento, que es el origen de todos los desequilibrios de la economía mundial, se encuentran dos factores entrelazados.


En primer lugar, la necesidad de la oligarquía financiera yanqui de parasitar al resto del mundo a fin de seguir apropiándose de una cuota de la plusvalía mundial que ya no se corresponde a su peso real en la economía mundial. La sofisticada ingeniería financiera ideada por Wall Street estas últimas décadas, la desregulación de los mercados de capitales a escala global o el mantenimiento del dólar como núcleo del sistema monetario internacional y moneda de reserva mundial son otros tantos mecanismos de los que dispone el capital monopolista norteamericano para mantener la apropiación de la mayor parte de la plusvalía mundial, aunque sea a costa de precipitarse en un abismal déficit comercial y en unos niveles insondables de deuda.


El segundo factor es el coste del gigantesco aparato político-militar que exige el mantenimiento de su hegemonía mundial. Para hacernos una idea de lo que esto significa, sólo los gastos del Departamento de Defensa en 2009 consumieron en EEUU tantos recursos como la Seguridad Social en su conjunto. Si un país como España mantuviera esa misma relación de proporcionalidad entre uno y otro gasto, tendríamos que multiplicar los gastos en defensa... ¡por más de 15 veces! De hacerlo, en un sólo año el ejército español podría disponer de 25 portaaviones de última generación.


La acumulación, año tras año, de esta gigantesca deuda pública, bancaria y corporativa es la que está en el origen de todos los desequilibrios de la economía mundial que han estallado con la crisis de las hipotecas subprime.


Cambios en los flujos mundiales de capital


Antes del estallido de la crisis, los bancos facilitaban la salida de flujos internacionales de capital desde las regiones excedentarias, cuyos cuatro grandes pivotes están situados en Japón, la zona euro, los centros financieros asiáticos y los países exportadores de petróleo. El sistema bancario mundial –hegemonizado por Wall Street y la City londinense– canalizaba los fondos desde estas regiones a través de oficinas en el Reino Unido y los centros financieros del Caribe para transferirlos en última instancia a prestatarios de Estados Unidos.


Los altos retornos, en forma de dividendos o de intereses, que durante este tiempo estuvo proporcionando la burbuja inmobiliaria y el mercado de derivados financieros norteamericanos facilitaba este flujo de capitales desde todas las regiones productoras (y ahorradoras) hacia la economía norteamericana.


Sin embargo, a partir del estallido de la crisis se ha invertido la dirección de los flujos de capitales entre varias de las principales economías del mundo. El mayor cambio ha sido el rápido aumento de los reflujos netos desde EEUU hacia el Reino Unido, como resultado de una menor concesión de préstamos y de reducciones del valor contable de las posiciones frente a residentes en Estados Unidos por parte de las oficinas londinenses de los principales bancos con sede en Europa.


Pero no sólo Europa ha invertido el flujo de sus capitales. El pasado mes de diciembre, el Banco Central de China cogía a todo el planeta financiero por sorpresa al anunciar que ya no era el mayor tenedor de bonos del Tesoro USA, como resultado de haber puesto discretamente a la venta en el mercado mundial un paquete superior a los 36.000 millones de dólares. Al mismo tiempo, los países productores de petróleo, poseedores también de grandes reservas de divisas, tras los catastróficos resultados de su inversión en la banca anglosajona los meses inmediatamente anteriores a la caída de Lehmann Brothers, han puesto en marcha un proceso de retirada de fondos y repatriación de capitales.
Sólo Japón ha mantenido de forma regular y constante su transferencia de ahorros hacia EEUU. Algo totalmente insuficiente para la voracidad recaudatoria de la economía USA.


Pero que esos capitales “huyan” actualmente de la economía norteamericana, no quiere decir, en absoluto, que permanezcan quietos. Simultáneamente a su retirada de los grandes mercados financieros de Occidente, se está produciendo un movimiento masivo en los flujos de capitales con destino a las economías emergentes, donde está concentrado el crecimiento de la economía mundial y las ganancias producidas por esa inversión son incomparablemente más altas y seguras que las que hoy proporciona el deteriorado mercado de EEUU.
Hasta el punto de que países como China o Brasil se han visto obligados, a fin de evitar un “recalentamiento” de su economía o la creación de burbujas financieras en torno al mercado de la vivienda o al bursátil, a dictar medidas de contención, poniendo nuevos impuestos para su entrada o bien simplemente limitándola.


Es importante partir de este movimiento pendular de los flujos de capitales para comprender la urgencia de Washington en “poner orden” en la zona euro.


Las sacudidas sísmicas que vive Europa desde principios de año, no están sólo dictadas –como desde algunos sectores se nos quiere hacer creer– por la intransigencia de la banca alemana para proteger sus inversiones y préstamos en el sur de Europa, sino también por las necesidades norteamericanas –gestionadas a través del FMI– de transferir rentas desde las economías más débiles y dependientes de su órbita de dominio y obtener para sí una mayor parte del mercado mundial de captación de capitales, expulsándolas de ellos.


Liderazgo dubitativo y frentes que se abren


Si hubiera que resumir en una sola idea la naturaleza de la profunda crisis que atraviesa el mundo capitalista occidental, ésta sería la siguiente: el endeudamiento de la economía norteamericana es insostenible por más tiempo en las actuales condiciones geoestratégicas y de distribución del poder económico mundial.


La abismal separación que existe –y que cada día se profundiza más– entre la base económica real de EEUU y su supremacía política y militar ha podido ser mantenida durante los últimos 30 años gracias al endeudamiento. Pero éste ya no da más de sí.


En el capitalismo, el sistema crediticio es por naturaleza elástico, la velocidad de circulación de los capitales a través del crédito proporcionado por el sistema bancario permite acelerar y expandir el proceso de revalorización y acumulación de capital. Pero Wall Street ha llevado está elasticidad mucho más allá de cualquier límite razonable, precipitando así la crisis.


Esta situación de deterioro acelerado tiene, a su vez, efectos en la política mundial y en la correlación de fuerzas entre los distintos jugadores activos.


En la base del dubitativo liderazgo que Obama ha mostrado hasta ahora en la escena internacional está precisamente esta cada vez más insostenible contradicción. 
  
Los bandazos en las relaciones con China, que inició Obama con la propuesta de un G-2, a la que le siguieron unos meses de duros enfrentamientos con los motines de Xinjiang, la venta de armas a Taiwán, el incidente político con Google patrocinado por el departamento de Estado o la reunión con el Dalai Lama, para a continuación volver otra vez mansamente a la mesa de diálogo estratégico. Acontecimientos como los ocurridos en la cumbre de Copenhague sobre el cambio climático, donde China, India, Brasil y Sudáfrica negociaron las resoluciones al margen de EEUU. La incapacidad para someter a Irán y limitar su programa nuclear. O el más reciente ataque israelí contra la flotilla de Free Gaza, poniendo de relieve tanto la capacidad de “insumisión” de Tel Aviv frente a Washington, como la acelerada emergencia de Turquía como potencia regional en Oriente Medio. 


Todos ellos superan con mucho la categoría de anécdota  al mostrar a un Obama que va a remolque de los acontecimientos, en lugar de preverlos y conducirlos, la lógica que se correspondería a su condición de superpotencia. Como decía hace poco un reputado columnista del Washington Post, David Ignatius, es un axioma de la política internacional que “si no estás en la mesa es que estás en el menú”.
Su creciente debilidad multiplicada por la crisis hace que EEUU no pueda estar en todas “las mesas” del planeta. Y en cada una de ellas que no está, o que llega tarde, forma parte “del menú”. Es decir, le dan bocados a una hegemonía que en otro tiempo fue omnímoda.

Publicado enInternacional
Domingo, 13 Enero 2013 07:20

País petrolero made in China

País petrolero made in China

Un nuevo crédito de 2000 millones de dólares, garantizado con petróleo fue suscrito por el Ecuador con el Banco de Desarrollo de China, los últimos días del año 2012, con el cual se compromete 36 000 barriles diarios de petróleo, durante los próximos tres años. Con la nueva cifra, suman cinco líneas de crédito por un monto total de 7000 millones de dólares, con intereses que oscilan entre el 6 y el 7,25% anual, durante el gobierno de Rafael Correa. Este nuevo endeudamiento, estaría condicionado además a la adjudicación de varios bloques petroleros en el sur oriente, según se desprende del libro Ecuador Made in China, de la autoría de Fernando Villavicencio, experto petrolero.
 
 
 Ecuador Made in China desentierra secretos comerciales y financieros. Como el cambio de propiedad del crudo ecuatoriano en altamar, en los propios buques de Flopec; o que el petróleo entregado a Petrochina es revendido por traders, especialmente a las refinerías de la multinacional Chevron-Texaco, en la costa oeste de EE.UU., y aun más, descubrir que por esta intermediación el país habría perdido al menos 3 dólares por barril, lo cual representa una cifra de 1250 millones de dólares durante todo el período.
 
 
 La investigación de Villavicencio revela que en este gobierno se han llevado a cabo 10 contratos de provisión de crudo y fuel oil, sin licitación entre Petroecuador y Petrochina. Los compromisos representan 461 millones de barriles de petróleo en contratos a largo plazo, uno de ellos se extiende hasta el año 2019.  De acuerdo con la publicación, se ha edificado un escenario en el cual Petroecuador realiza una transacción con Petrochina, donde se transfiere un monto superior a 36 000 millones de dólares –si se considera cada barril a USD 80-, por la recepción de tres créditos de 1000 millones y dos de 2000 millones de dólares. Desde este prisma, China recibe 461 millones de barriles de petróleo -36 000 millones de dólares- del Ecuador, los cuales son revendidos por adelantado, por la intervención de los traders Taurus Petroleum y Castor Petroleum, especialmente en el mercado estadounidense. Por esa cantidad de crudo Ecuador ha recibido, en comparación, la cantidad de 7000 millones de dólares al 7% de interés, más comisiones del 1,07%, menos 3 dólares por barril que se llevan los intermediarios.
 
 
 La matriz de Petrochina es China National Petroleum Corporation (CNPC), una empresa semiestatal que controla el 86,32 % del capital accionario, el resto está en manos de capitalistas estadounidenses y la petrolera inglesa BP. CNPC fue inscrita en la Superintendencia de Compañías del Ecuador en el 2006, tiene su domicilio en las Islas Vírgenes Británicas, territorio que enlista el cuadro de paraísos fiscales del Servicios de Rentas Internas.
 
 
 
Laberinto petrolero y financiero


 
El instructivo de comercialización externa de Petroecuador promueve la venta del petróleo a consumidores finales. Pero la respuesta de Petroecuador sorprendió al autor: no es de interés del Estado la suerte final del petróleo. “¿No es de interés? pregunta el autor ¿O infunde el temor de que el país sepa que en la reventa o segunda facturación del crudo a través de los traders, aparezcan los precios reales y así se descubran las diferencias que engordan chequeras?”, responde.
 
 
 Durante seis años las autoridades respondieron con la excusa de que la responsabilidad del Estado acaba cuando el buque ha sido cargado en Balao, Esmeraldas. El propio presidente Rafael Correa  respaldó los acuerdos con Petrochina, insistiendo que el petróleo ya no va a EE.UU. como en época de la “partidocracia corrupta”.
 Pero, pese a estar informado de que el petróleo ecuatoriano va a EE.UU., Correa afirmó que éste va a China y, además, porque comercialmente hablando era un absurdo desplazar un buque Panamax (360 000 Bls) desde Balao en el Pacífico, pasando por el Canal de Panamá, hasta la República Popular China.
 
 
 Luego de una larga investigación el autor puede afirmar que: “se ha generado una auténtica piratería en altamar con el petróleo ecuatoriano, llamada swap por los tecnócratas, ante los ojos y con el aval de los gobernantes”.
 Esta investigación identificó la entrada al laberinto. Una vez firmada la alianza estratégica entre Petrochina y Petroecuador, aparecieron en escena los traders Taurus Petroleum y Castor Petroleum, de la mano de sus lobistas. Ellos se encargaron de vender por adelantado el crudo ecuatoriano a las refinerías, reservándose una tajada del diferencial por la intermediación. Así las cosas, en el Bill of Lading (conocimiento de embarque) que levanta Petroecuador se establece el puerto de destino del cargamento, definido previamente por Taurus y Castor con la compañía refinadora,principalmente en la costa oeste de EE.UU. (Chevron-Texaco). Otros cargamentos de crudo tienen como destino el terminal de almacenamiento de Taurus-Gunvor en Panamá, desde donde revende a consumidores finales, de la costa atlántica.
 
 
 En decenas de facturas y Bills of Lading, entregados por Petroecuador, consta como beneficiaria del crudo la compañía Petrochina International América, domiciliada en Nueva Jersey, EE.UU., creada en el paraíso fiscal de Panamá a través de Escritura Pública 24425, inscrita el 29 de diciembre del año 2010 en la Notaría 4, empresa que, según el  libro, aparece como una cortina de Petrochina International Company Limited, domiciliada en Beijing, suscriptora de los contratos. Petrochina América, beneficiaria real del crudo, fue constituida recién en diciembre del 2010 en Panamá, “sin embargo desde el año 2008 Petroecuador endosó los cargamentos de petróleo a una empresa inexistente”. Así, el petróleo ecuatoriano cargado en Esmeraldas a nombre de Petrochina, cambió de dueño en alta mar.  En el Istmo de Panamá también se cambió de dueño del petróleo, utilizando la terminal de almacenamiento controlado por la empresa Petroterminal (PTP) en sociedad con Taurus, Castor y Gunvor. Lo expresado se comprueba en varios Bills of Lading, obtenidos de fuentes internacionales, en los cuales  Petrochina América, transfiere la propiedad de los cargamentos de crudos Napo y Oriente a Taurus Petroleum y Castor Petroleum, generándose un segundo Bills of Lading entre Petrochina América y Taurus o Castor, y en algunos casos modificando el destino del crudo. En este punto, el petróleo dejó de ser de Petrochina y pasó a manos de los traders privados, para consumar la triangulación y entregarlo a los refinadores.

 


 En el Bill of Lading de Castor se establece como puerto de embarque del cargamento de crudo Napo, a Chiriquí Grande (Panamá), en la terminal de almacenamiento, pese a que el único país que produce crudo Napo es Ecuador, y su puerto de carga, Balao-Esmeraldas. Según certificación oficial, EP Petroecuador no ha suscrito ningún contrato con Castor Petroleum, ni Taurus Petroleum.
 
 
 La investigación revela que el principal comprador del petróleo ecuatoriano en EE.UU., a través de Taurus y Castor, es Chevron-Texaco,  la propia empresa demandada por comunidades en el Ecuador, acusada por Correa de cruel, al haber provocado, según los denunciantes, uno de los mayores impactos sociales y ambientales en la Amazonía y daños irreparables a los pueblos ancestrales, -y sobre la cual pesa una orden de embargo internacional-. Chevron recibe el petróleo ecuatoriano a través de Petrochina.
 
 
 En los reportes publicados por Taurus y Castor se registran las transferencias: el cargamento de 276 000 barriles de crudo Oriente, embarcado en Esmeraldas en el buque Pichincha de Flopec a nombre de Petrochina, según el Bill of Lading de Petroecuador, fue transferido por Taurus Petroleum a la compañía norteamericana Chevron, registrando en el nuevo Bill of Lading como lugar de carga (Shipper Country) un singular país en alta mar (High Seas). El buque descargó el crudo en California, el 20 de agosto del año 2012. El contenido del reporte de Taurus expresa que en alta mar se cambió la propiedad del petróleo, pero no en cualquier barco, sino en el buque tanque Pichincha, perteneciente a la empresa pública Flopec, de propiedad de la Armada Ecuatoriana.
 
 
 El  informe  demuestra  que Petrochina revende el crudo ecuatoriano, aplican–do un sistema de doble facturación: la primera factura con descuento la hace Petroecuador con Petrochina, mientras Taurus o Castor realiza la segunda a nombre de Petrochina América con el consumidor final a precio de mercado. En el plano petrolero se produce un intercambio o swap (el petróleo ecuatoriano se revende y en compensación se adquieren volúmenes de crudo para las refinerías chinas, de productores más cercanos, especialmente iraníes) y, en el ámbito financiero se genera un mecanismo de circulación a través de varias cuentas y bancos domiciliados en EE.UU., Panamá y otros paraísos fiscales; laberinto en el cual el dinero, sin perder su identidad, se desvanece sin dejar rastro ni permitir seguimientos. De acuerdo con la estructura de la transacción que integra el Convenio de Cuatro Partes, el Banco de Desarrollo de China (CDB) figura como el ente proveedor del crédito, aunque no se identifique el destino del dinero  (dólares americanos), que ingresa al Ministerio de Finanzas de Ecuador, a través del Bladex de Panamá, al menos en uno de los créditos asumió esa ruta en varias transferencias de 200 millones de dólares cada una. A cambio Petroecuador entrega varios cargamentos mensuales de petróleo a Petrochina, los cuales son revendidos. Esos recursos económicos que Taurus Petroleum y Castor Petroleum reciben cash de los refinadores son manejados en cuentas particulares a las cuales el Estado ecuatoriano no tiene acceso ni controla.
 
 
 De las cuentas de los referidos traders, se transfieren a la cuenta de Petrochina los valores facturados con descuento por Petroecuador. De acuerdo con las cláusulas contractuales, Petrochina tiene hasta 40 días para depositar esos recursos en la cuenta conjunta en el CDB de Nueva York. A esta cuenta llegan los valores expresados en la primera factura, es decir, el precio del crudo descontado. ¿Dónde queda la diferencia entre el precio comprado a Ecuador y el vendido a los refinadores (3 dólares o más por barril)?  El siguiente paso es transferir los valores correspondientes al pago de capital e interés a la cuenta del CDB, y la otra parte a la cuenta del Banco Central o de Petroecuador en el Bladex de Panamá, utilizando bancos intermediarios como el JP Morgan o el Wachovia Bank, de Nueva York. Todas las transferencias se realizan en el corazón financiero de EE.UU. ¿Con qué dólares paga Petrochina el crudo a Irán? Esa es la pregunta que provoca dolores de cabeza en EE.UU.
 
 
 
Pedro Delgado entra en la escena


 
El nombre de Pedro Delgado vuelve a aparecer, ahora relacionado con gestiones para una presunta intermediación financiera con el CDB de China, a través de la empresa Bioprost.  Hay información de que Bioprost Grup, ofreció líneas de crédito a favor del Ecuador a cambio de un 1% por su gestión. Fue a mediados del año 2009 cuando se empezó a impulsar esta intermediación, como consta en un correo electrónico enviado por Juan Borja Charvet, desde la dirección Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. de Pedro Miguel Delgado Campaña, en el cual Borja le dice a Delgado: “Pedrito esas son las cartas del banco of china y según esta gente necesito una información para hacer la reunión en Miami los datos que requiere en forma muy general: 1. Cuál sería el monto que requiere el Estado ecuatoriano; 2. En qué rubros se va a ocupar el dinero (Ejemplo Medicinas Obra Publica Inversión petrolera, etc. Muy general); 3. Fórmula de pago (cómo se haría el pago y con qué recursos lo que conversamos ayer). Contéstame si puedes responder en inglés mejor aún y te confirmo la reunión”.
 
 
 Cuando dice esas son las cartas, se refiere a los adjuntos enviados a Delgado: copias de dos comunicaciones remitidas por el presidente de Bioprost, Patrick Wong, a la ministra de Finanzas, María Elsa Viteri, los días 16 y 29 de abril del año 2009, exponiendo la propuesta de líneas de crédito para el país. Las misivas suscritas por Wong precisan las condiciones y términos de los créditos, los cuales tendrían como referentes al Banco de Desarrollo de China y al Banco Comercial e Industrial de China. La cita textual dice:  “Garantías: Promesa de pago del gobierno ecuatoriano mediante la firma de un convenio a través del Ministerio de Finanzas; garantía de pago mediante el Banco Central del Ecuador y garantía de pago de un tercer Banco de Estados Unidos, Europa o Panamá.  Intereses: El porcentaje de intereses será entre el 6% o 6,5% + 1 punto adicional (única vez). El reajuste de la misma o la tasa fija será negociada directamente con el Banco”.
 
 
 Bioprost figura como una farmacéutica china con sucursales en varios países. Patrick Wong, uno de sus representantes, aparece también relacionado a Bioprost Solar, empresa vinculada a Petrofinder, una suerte de cazadores de contratos petroleros y lobistas de créditos a nombre del CDB, bancos rusos y financieras de otros orígenes.  La oferta financiera de Bioprost coincide casi en su totalidad con los términos de al menos dos contratos de crédito de 1000 millones de dólares cada uno, suscritos entre Ecuador y China, el primero en julio del 2009 y el otro en el 2010, en el cual se sumó al interés un 1,07% por comisiones. Esto significa que los intermediarios habrían obtenido, sólo en los dos créditos, alrededor de 22 millones de dólares por comisiones.

 

Publicado por lalineadefuego el enero 11, 2013

 

8 enero 2013

Publicado enInternacional
Sábado, 01 Diciembre 2012 07:28

EU: una ficción que amaga agravar la crisis

EU: una ficción que amaga agravar la crisis

Nueva York, 29 de noviembre. La magna batalla política entre la cúpula sobre impuestos, gasto público y deuda es, como ocurre en tantas batallas bélicas, algo que nunca debería haber estallado porque brota de un engaño, aunque en este caso sí forma parte de una guerra política real librada a lo largo de las últimas décadas sobre el papel social del gobierno, una entre neoliberales y lo poco que queda de los hijos del New Deal.

 

Inmediatamente después de la elección, el debate político nacional aquí se obsesionó con algo que suena como un desastre natural mundial pero que en efecto es una fabricación imaginaria entre políticos estadunidenses: el “precipicio fiscal”.

 

“El precipicio fiscal es un desastre imaginario; sólo existe mientras miembros del Congreso y el presidente no logren resolver sus diferencias. En 2011, ambos partidos acordaron que la mejor resolución fue ninguna resolución”, escribe Jill Lepore en un amplio reportaje sobre la historia de los impuestos en Estados Unidos en The New Yorker. Afirma que este mes “el gobierno federal está intentando prevenir un desastre que él mismo creó”.

 

Este desastre tiene que ver con el acuerdo de no hacer nada el año pasado sobre el asunto básico del papel social del gobierno en la economía –supuestamente uno de los ejes centrales del gran debate electoral entre demócratas y republicanos– y que, en el guión oficial, gira en torno a los impuestos y el gasto federal.

 

El acuerdo del año pasado estipula que, a menos que el Congreso y el presidente logren un consenso sobre un plan para “arreglar” el déficit fiscal –que ha superado un billón durante los últimos cuatro años–, en el primer día de 2013 se detonarán de manera automática una serie de recortes en gasto federal e incrementos en impuestos de un total combinado de más de 500 mil millones de dólares.

 

Lo curioso es que este desastre fabricado podría tener consecuencias muy reales, incluyendo nutrir la crisis económica nacional e internacional, según informes oficiales del gobierno estadunidense y otras entidades.

 

Obama lanzó una ofensiva política esta semana para generar presión para su propuesta, que esencialmente establece que los impuestos sobre 98 por ciento de los contribuyentes se mantendrán congelados, mientras se incrementará la tasa para el 2 por ciento de más altos ingresos. Sin embargo, ha indicado que, a cambio, está dispuesto a ceder ante argumentos republicanos para reducir algunos rubros del gasto social, incluyendo contemplar una reforma (léase, reducción) de los pilares del sistema de bienestar social, pero que eso se negociaría el año entrante, después de un acuerdo para evitar las consecuencias del “precipicio”.

 

El liderazgo republicano, encabezado por el presidente de la Cámara baja, John Boehner, continúa rechazando cualquier incremento de impuestos, con el argumento de que eso debilitará la inversión y la generación de empleo.

 

Sin embargo, algunos republicanos han empezado a romper filas, pues el costo político de ser acusados de hacer que el país caiga al “precipicio”, lo cual implicará recortes en todo el presupuesto, incluyendo el gasto militar e incrementos de impuestos, es cada vez más alto.

 

Esta intensa batalla política es en verdad parte de una guerra que lleva décadas y que tiene como disputa central, para ponerlo en sus términos más básicos, la relación entre los más ricos y todos los demás. En las últimas décadas ha quedado claro que los más ricos han estado ganando esta guerra, logrando reducciones dramáticas a sus contribuciones, mientras se desmantela poco a poco la red de bienestar social, y se asfixia la inversión en infraestructura, educación y salud en el ámbito público, al tiempo que se generó la mayor concentración de riqueza en casi un siglo.

 


Uno de los hombres más ricos del planeta (el segundo más acaudalado del país) lo confirma. El inversionista Warren Buffett señaló que los que están en la lista de Forbes –él incluido–, de los 400 más ricos, en combinación lograron un nuevo récord de riqueza acumulada de 1.7 billones. “En años recientes mi banda ha estado dejando a la clase media en el polvo”, afirmó en un artículo publicado en el New York Times esta semana. Agregó que en 1992 los impuestos pagados por los 400 que cuentan con los ingresos más altos del país tenían una tasa promedio de 26.4 por ciento, pero para 2009 ésta era de 19.9 por ciento. Comentó sarcásticamente: “Es padre tener amigos en altos lugares”.

 

Buffett escribe que el ingreso promedio anual de los 400 más ricos en 2009 fue de 202 millones, lo cual, si se pone en términos salariales, sería un sueldo de 97 mil dólares por hora en una semana laboral de 40 horas. Añadió que más de una cuarta parte de los súper ricos pagaron menos de 15 por ciento en impuestos, y una mitad menos de 20 por ciento. Por tanto, comentó que elevar las contribuciones tendría impacto negativo sobre las inversiones y llamó a que el Congreso implementara un impuesto mínimo de 30 por ciento sobre ingresos de entre uno y 10 millones, y una tasa de 35 por ciento para ingresos mayores.

 

La otra cara de la moneda en esta disputa supuestamente sobre el déficit también es clara para algunos. “Reducido a su esencia, el precipicio fiscal es un instrumento para forzar un desmantelamiento del Seguro Social, Medicare y Medicaid, como el precio para evitar los incrementos de impuestos y recortes en programas civiles federales y en el ámbito miliar”, afirma James Galbraith, profesor de políticas económicas (hijo del famoso economista John Kenneth Galbraith) de la Universidad de Texas. Expresa que la crisis del déficit es una distracción y que el enfoque debería ser “sobre nuestros problemas reales: empleo, vivienda incautada, infraestructura y cambio climático”.

 

El economista y premio Nobel Paul Krugman recordó que la gran era de la prosperidad compartida de este país sucedió en las décadas de la posguerra, justo cuando había mayor “justicia económica”, cuando se duplicó el ingreso medio familiar, entre 1947 y 1973. En ese periodo los ricos pagaban mucho más en impuestos y los trabajadores tenían mayor poder, a través de los sindicatos, para negociar mejores salarios y condiciones.

 

En los 50, informa, las contribuciones de empresas y por los ingresos de los más ricos eran de aproximadamente el doble de hoy día. Krugman insiste en que en medio de una crisis económica las recetas de austeridad son justo lo opuesto a lo que se necesita, y que la meta tiene que ser el estímulo del crecimiento económico y la generación de empleo, lo cual, a mediano plazo, resuelve el déficit al generar mayor ingreso al gobierno. Lo otro sólo incrementa la concentración del ingreso.

 

Por el momento la gran disputa es qué tanta austeridad imponer a casi todos, menos a los más ricos, muchos de los cuales han gozado de enormes subsidios del tesoro público.

Publicado enInternacional
Se lanza el Banco Europeo al rescate de países en crisis
Francfort, 6 de septiembre. El Banco Central Europeo (BCE) acordó lanzar un nuevo programa de compras de bonos, potencialmente ilimitado, para rebajar los costos financieros de los países de la zona euro en dificultades y poner un piso a la crisis de la deuda, informó el presidente del organismo, Mario Draghi. Anunció que hará compras ilimitadas de bonos de deuda pública con vencimientos de entre uno y tres años de países que lo soliciten, bajo estrictas condiciones, para enfrentar una crisis que paraliza a la región y preocupa al mundo.


La medida anunciada fue recibida con fuertes alzas en las bolsas. Las europeas cerraron en su mejor nivel en seis meses: Madrid ganó 4.91 por ciento y Milán 4.31, Londres 2.11, París 3.06 y Francfort 2.91 por ciento. En Nueva York el Dow Jones subió 1.86, el Standard and Poor’s 2.03 y el Nasdaq 2.17 por ciento, mientras la Bolsa Mexicana de Valores avanzó 1.04 por ciento. El peso mexicano se apreció 0.38 por ciento al cerrar en 13.18 por dólar, frente a 13.23 del martes. En Nueva York el euro subió frente al dólar, impulsado por el anuncio de un programa de compra de bonos del BCE. También se redujo la presión sobre la deuda de España e Italia.


Mantiene la tasa de referencia en 0.75 por ciento


Mario Draghi expresó que lanzará el programa bautizado Outright monetary transactions (OMT, transacciones monetarias directas) en el mercado secundario de deuda pública. El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, mantiene su rechazo a la decisión del BCE. Así, la crisis de la zona euro entra en un nuevo capítulo al hacer Dradghi, también, una defensa específica del euro. “El euro es irreversible”, aseguró.


El BCE hará una excepción con la deuda griega: continuará sin aceptar en garantía los bonos de la deuda pública griegos por el momento, conforme a una decisión tomada en julio. El BCE decidió igualmente el jueves que otros títulos de deuda en algunas divisas (dólar, libra esterlina y yen) podrán ser aceptados como garantías presentadas por los bancos para participar en las operaciones de refinanciamiento. Una medida similar ya estuvo en vigor entre octubre de 2008 y diciembre de 2010.


Las iniciativas apuntan precisamente a contrarrestar el fuerte diferencial entre las tasas exigidas por los mercados a esos países y las que pagan aquellos que ostentan economías más sólidas, como Alemania. El programa de compra de deuda se lanzó debido a las “perturbaciones graves observadas en el mercado de la deuda pública por temores infundados por parte de los inversores sobre la reversibilidad del euro”, sostuvo Draghi.


Las medidas no apuntan a reducir las primas de riesgo (diferenciales con las tasas alemanas de referencia) hasta algún nivel específico, precisó Draghi. Pero su activación supone un pedido formal por parte de los interesados.


El BCE realizará sus intervenciones a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y de su futuro sucesor, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que cuenta con un respaldo de más de 500 mil millones de euros. El BCE decidió además flexibilizar los criterios de las garantías que exige a los bancos de la zona euro cuando otorga préstamos a través de operaciones de refinanciación.


Y se abstendrá de reclamar prioridad en los rembolsos (principio de antigüedad, o seniority) frente a los acreedores privados en caso de insolvencia de un país, contrariamente a lo ocurrido cuando a inicios de año concedió una quita parcial de la deuda griega.


Según Merkel, el BCE tomó sus decisiones “en el marco de su independencia y su mandato”. El presidente del banco central alemán, Jens Weidmann, se había opuesto a ese tipo de medidas. Draghi reveló que un miembro del consejo de gobernadores del BCE había votado en contra de las decisiones.


El BCE mantuvo sin cambios su tasa básica de interés en 0.75 por ciento. Ese nivel, vigente desde julio, es su mínimo histórico, y los analistas estiman que podría reducirse aún más este año, dada la necesidad de incentivar la economía de la eurozona, que se hunde en la recesión. La OCDE advierte sobre la gravedad de la crisis.


FMI aplaude la medida



En Washington, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, saludó “extraordinariamente” la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de comprar deuda soberana de países en crisis de forma ilimitada hasta lograr que se reduza la presión de esos mercados. El FMI señaló su disposición a cooperar con la iniciativa. “Damos una fuerte bienvenida al nuevo marco (de política de bonos) del BCE” que permitirá compras ilimitadas de títulos de deuda pública de países de la eurozona que lo soliciten, con vencimientos de entre uno y tres años, como forma de bajar la presión de los mercados, afirmó Lagarde. “El FMI está dispuesto a cooperar” según sus posibilidades, añadió.


“Vemos en la acción del BCE un paso importante para reforzar la estabilidad y el crecimiento en la eurozona”, añadió Lagarde. Reiteró que el FMI está dispuesto a colaborar en el marco de algunos programas, según el comunicado escrito difundido por la institución.


En tanto, en Pretoria, el Banco Mundial (BM) se mantiene a la disposición de los países de la eurozona para ofrecer su asesoramiento, declaró este jueves el presidente de la institución, Jim Yong Kim, y repitió que el papel del banco no es inyectar liquidez a Europa.


“Tenemos un conocimiento técnico muy específico que puede ser utilizado, y ofrecemos nuestra asistencia técnica si los países europeos están interesados”, declaró Jim Yong Kim, con ocasión de una visita a Pretoria, segunda etapa de su gira africana.


Dpa, Afp y Reuters

Publicado enInternacional