Se lanza el Banco Europeo al rescate de países en crisis
Francfort, 6 de septiembre. El Banco Central Europeo (BCE) acordó lanzar un nuevo programa de compras de bonos, potencialmente ilimitado, para rebajar los costos financieros de los países de la zona euro en dificultades y poner un piso a la crisis de la deuda, informó el presidente del organismo, Mario Draghi. Anunció que hará compras ilimitadas de bonos de deuda pública con vencimientos de entre uno y tres años de países que lo soliciten, bajo estrictas condiciones, para enfrentar una crisis que paraliza a la región y preocupa al mundo.


La medida anunciada fue recibida con fuertes alzas en las bolsas. Las europeas cerraron en su mejor nivel en seis meses: Madrid ganó 4.91 por ciento y Milán 4.31, Londres 2.11, París 3.06 y Francfort 2.91 por ciento. En Nueva York el Dow Jones subió 1.86, el Standard and Poor’s 2.03 y el Nasdaq 2.17 por ciento, mientras la Bolsa Mexicana de Valores avanzó 1.04 por ciento. El peso mexicano se apreció 0.38 por ciento al cerrar en 13.18 por dólar, frente a 13.23 del martes. En Nueva York el euro subió frente al dólar, impulsado por el anuncio de un programa de compra de bonos del BCE. También se redujo la presión sobre la deuda de España e Italia.


Mantiene la tasa de referencia en 0.75 por ciento


Mario Draghi expresó que lanzará el programa bautizado Outright monetary transactions (OMT, transacciones monetarias directas) en el mercado secundario de deuda pública. El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, mantiene su rechazo a la decisión del BCE. Así, la crisis de la zona euro entra en un nuevo capítulo al hacer Dradghi, también, una defensa específica del euro. “El euro es irreversible”, aseguró.


El BCE hará una excepción con la deuda griega: continuará sin aceptar en garantía los bonos de la deuda pública griegos por el momento, conforme a una decisión tomada en julio. El BCE decidió igualmente el jueves que otros títulos de deuda en algunas divisas (dólar, libra esterlina y yen) podrán ser aceptados como garantías presentadas por los bancos para participar en las operaciones de refinanciamiento. Una medida similar ya estuvo en vigor entre octubre de 2008 y diciembre de 2010.


Las iniciativas apuntan precisamente a contrarrestar el fuerte diferencial entre las tasas exigidas por los mercados a esos países y las que pagan aquellos que ostentan economías más sólidas, como Alemania. El programa de compra de deuda se lanzó debido a las “perturbaciones graves observadas en el mercado de la deuda pública por temores infundados por parte de los inversores sobre la reversibilidad del euro”, sostuvo Draghi.


Las medidas no apuntan a reducir las primas de riesgo (diferenciales con las tasas alemanas de referencia) hasta algún nivel específico, precisó Draghi. Pero su activación supone un pedido formal por parte de los interesados.


El BCE realizará sus intervenciones a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y de su futuro sucesor, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que cuenta con un respaldo de más de 500 mil millones de euros. El BCE decidió además flexibilizar los criterios de las garantías que exige a los bancos de la zona euro cuando otorga préstamos a través de operaciones de refinanciación.


Y se abstendrá de reclamar prioridad en los rembolsos (principio de antigüedad, o seniority) frente a los acreedores privados en caso de insolvencia de un país, contrariamente a lo ocurrido cuando a inicios de año concedió una quita parcial de la deuda griega.


Según Merkel, el BCE tomó sus decisiones “en el marco de su independencia y su mandato”. El presidente del banco central alemán, Jens Weidmann, se había opuesto a ese tipo de medidas. Draghi reveló que un miembro del consejo de gobernadores del BCE había votado en contra de las decisiones.


El BCE mantuvo sin cambios su tasa básica de interés en 0.75 por ciento. Ese nivel, vigente desde julio, es su mínimo histórico, y los analistas estiman que podría reducirse aún más este año, dada la necesidad de incentivar la economía de la eurozona, que se hunde en la recesión. La OCDE advierte sobre la gravedad de la crisis.


FMI aplaude la medida



En Washington, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, saludó “extraordinariamente” la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de comprar deuda soberana de países en crisis de forma ilimitada hasta lograr que se reduza la presión de esos mercados. El FMI señaló su disposición a cooperar con la iniciativa. “Damos una fuerte bienvenida al nuevo marco (de política de bonos) del BCE” que permitirá compras ilimitadas de títulos de deuda pública de países de la eurozona que lo soliciten, con vencimientos de entre uno y tres años, como forma de bajar la presión de los mercados, afirmó Lagarde. “El FMI está dispuesto a cooperar” según sus posibilidades, añadió.


“Vemos en la acción del BCE un paso importante para reforzar la estabilidad y el crecimiento en la eurozona”, añadió Lagarde. Reiteró que el FMI está dispuesto a colaborar en el marco de algunos programas, según el comunicado escrito difundido por la institución.


En tanto, en Pretoria, el Banco Mundial (BM) se mantiene a la disposición de los países de la eurozona para ofrecer su asesoramiento, declaró este jueves el presidente de la institución, Jim Yong Kim, y repitió que el papel del banco no es inyectar liquidez a Europa.


“Tenemos un conocimiento técnico muy específico que puede ser utilizado, y ofrecemos nuestra asistencia técnica si los países europeos están interesados”, declaró Jim Yong Kim, con ocasión de una visita a Pretoria, segunda etapa de su gira africana.


Dpa, Afp y Reuters

Publicado enInternacional
"Luchar contra la deuda es luchar contra el sistema capitalista"

"Contra los recortes en servicios sociales, contra los ataques constantes del orden del capital a las y los trabajadores, contra las ofensivas premeditadas dirigidas a la mujer, contra las grandes corporaciones mediáticas y contra la deuda económica". Con este programa empezó el miércoles la Universidad de Verano de Izquierda Anticapitalista, que se celebra en la localidad de Banyoles, en Girona. Esta tercera edición, destinada al análisis, la formación y la puesta en común de los conflictos y distintas experiencias de luchas sociales en el actual contexto de crisis económica global, contará con la presencia como conferenciantes de Willy Toledo y Arcadi Oliveres, además de otros nombres ya clásicos en esta particular "universidad" como Esther Vivas, Jaime Pastor, Sandra Ezquerra o Salvador López Arnal.


Entre 250 y 300 personas han acudido este año a Banyoles, entre militantes, simpatizantes y personalidades destacadas de los movimientos sociales como el 15-M y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), explica Andreu Coll, miembro de la dirección confederal de IA y responsable de la organización del evento. "Aquí venimos a armarnos y recargar pilas para poder afrontar lo que se nos viene encima", explica. Y remarca que este espacio funciona como "un marco de discusión y debate entre activistas, un foro de encuentro para la gente de la izquierda social, cultural y política".


En cuanto a los objetivos de esta Universidad de Verano, Coll explica que cuenta con tres vertientes diferentes. Una es la del propio encuentro entre activistas de toda España y de otros países para intercambiar las distintas experiencias. Otra es la propiamente formativa, ya que, como se puede ver en el horario de actividades, no hay prácticamente una hora del día en la que no haya un debate, una charla o un taller. Y el tercer objetivo que se persigue es el dar visibilidad a Izquierda Anticapitalista, este partido afiliado a la Cuarta Internacional, modesto en cuanto a número de votantes pero con una importante incidencia en los movimientos sociales.

"Uno de los principales ejes del discurso es la oposición a la deuda", puesto que desde esta organización entienden que es "injusta e ilegítima". Sobre este tema habló ayer Iolanda Fresnillo, quien centró su intervención en la deuda de los países del Tercer Mundo y la contraída por los Estados de los países capitalistas desarrollados. Para esta activista, especialista en las relaciones Norte-Sur y miembro de la plataforma '¿Quién debe a quién?', "luchar contra la deuda es luchar por desentrañar al capitalismo, es luchar contra los recortes, es luchar contra el sistema capitalista".


También se trata con especial atención el presente de la Unión Europea, el futuro de la moneda única y los déficits democráticos que muestra esta organización internacional. Para hablar sobre ello cuentan con una de las más prestigiosas voces críticas al respecto, Éric Toussaint, doctor en Ciencias Políticas, presidente del Comité para la Anulación de la Deuda en el Tercer Mundo y miembro del consejo científico de Attac Francia. Otro tema imprescindible es la evolución de las revueltas en el mundo árabe, especialmente el conflicto abierto en Siria, y para ello contarán con la intervención de Joan Roura, corresponsal de TV3.


"El espejo griego"


Especialmente esperada va ser sin duda la intervención de dos miembros de Syriza, la Coalición de Izquierda Radical que en las últimas elecciones griegas consiguió desbancar al Pasok y colocarse como segunda fuerza a pocos votos de la derecha de Nueva Democracia, que terminó logrando una alianza para formar gobierno.  Perdió esta nueva fuerza que se oponía a la deuda y las medidas de austeridad impuestas desde las instituciones europeas. Sin embargo, es algo insólito en Europa Occidental, a excepción del Partido Comunista de Italia en los años de la Guerra Fría, que una fuerza de izquierda alternativa haya conseguido estar a las puertas del gobierno. Y esto, sin duda, amplió los horizontes de la esperanza de los movimientos anticapitalistas en España y en el resto del continente.


"Grecia es el espejo donde nos miramos para plantear alternativas", sostiene Andreu Coll. De esta forma, desde IA entienden que "Syriza lleva la oposición de la calle a las instituciones", un proyecto de cambio similar al que plantean ellos, puesto que, en definitiva, de lo que se trata es de generar una "oposición a que la ciudadanía pague los platos rotos del 1%".


Y en este sentido ven una diferencia "insalvable" con Izuquierda Unida, puesto que su participación en el Gobierno de Andalucía en coalición con el PSOE entienden que es contradicción para una fuerza que dice luchar contra los recortes y las políticas de austeridad. Por eso, Coll aclara que "no hay reconciliación posible y nos desmarcamos completamente de una fuerza que no se plante ante estas medidas".


Por LUIS GIMÉNEZ SAN MIGUELMadrid23/08/2012 18:51 Actualizado: 24/08/2012 11:21

Publicado enInternacional
Lunes, 20 Agosto 2012 08:36

El lío fiscal

El lío fiscal
Las posturas políticas se han definido ya claramente en la campaña por la presidencia de Estados Unidos. Si Romney representaba la convencional posición conservadora del Partido Republicano, abiertamente opuesta a la gestión económica y social de Obama, la nominación de Paul Ryan como candidato a la vicepresidencia no deja duda acerca de sus planes de gobierno. Los seguidores radicales del Tea Party han quedado satisfechos.


En lugar central está la administración del déficit y cómo se vincula con la reactivación económica, siempre proponiendo la reducción de impuestos y con menor prestación de servicios sociales, especialmente con el muy oneroso sistema de salud.


El enorme déficit fiscal que existe hoy en Estados Unidos tiene su origen en la crisis desatada en el gobierno de George Bush. El razonamiento en términos de los impuestos se basaba en la rebaja de la tributación de los más ricos, que se asume son los creadores de riqueza y de cuyas actividades debe dispersarse la generación de empleos y de ingresos en la sociedad.


Eso no ocurrió –y no debería sorprender que así fuera– y lo que se creó fue valor en términos eminentemente financieros y sustentado en profundos procesos especulativos que terminaron por provocar la crisis de 2008. La riqueza asociada con ese valor se concentró de modo tal que los índices de desigualdad son ahora los más grandes en mucho tiempo en ese país. No debe confundirse el valor con la riqueza, ni en su naturaleza ni en cuanto a su efecto en la acumulación y las posibilidades de creación de mayor bienestar.


Mientras se reducían los impuestos, no se compensaban los menores ingresos públicos con más fondeo de otras fuentes y, ante la necesidad de proveer servicios públicos, el efecto neto es que el déficit no podía bajar. En plena crisis y con la amplia intervención del sistema financiero, el déficit ha crecido vertiginosamente. A eso debe añadirse una política exterior enmarcada en las guerras en Afganistán e Irak. La deuda pública es hoy del orden de 16 trillones de dólares (según la medida usada allá).


Ahora la ideología conservadora ha encontrado un verdadero campo fértil para proponer sus políticas: de nueva cuenta reducir impuestos a los estratos de más altos ingresos, lo que acrecienta el déficit y justifica el recorte en los gastos sociales. Todo ello con el objetivo de ensanchar el campo de las libertades individuales, especialmente la libertad de escoger sin interferencia del gobierno. En ese punto está la disputa por la reforma de salud llamada Obamacare.


Pero hay fuertes críticas al programa fiscal a la manera del ajuste que propone Ryan y ahora también Romney. Estas provienen incluso del mismo campo republicano. David Stockman, antiguo y poderoso jefe de la oficina del presupuesto en la administración de Reagan, ha dicho que el plan de Ryan no tiene una credibilidad matemática ni representa sólidas opciones políticas, aunque admite una excepción en el caso de las medidas que propone al financiamiento del Medicare.


Cómo plantear, entonces, las discrepancias entre las posiciones políticas e ideológicas, y las bases técnicas de la gestión fiscal y monetaria cuyas repercusiones son inevitablemente sociales. Esto incumbe a las propuestas de todos los partidos, estén en el gobierno o en la oposición y, por supuesto, en cualquier país.


Esto no significa una apología de las políticas del actual gobierno demócrata, pero en el entorno prevaleciente hay diferencias entre una y otra posturas. Debe observarse al respecto la situación en cuanto a la actitud ciudadana, lo que indica la complejidad de la situación. Se ha señalado cómo es que en diversas encuestas incluso la gente que usa de modo constante los programas sociales, tiende a manifestar su apoyo a una menor intervención del gobierno. El cuestionamiento de la racionalidad económica viene por muchas partes.


Lo mismo pasa en el campo de la política partidista. Son incesantes las comparaciones, por ejemplo, las que han hecho los que fueron contendientes a la candidatura republicana, entre lo que ahora hace Obama y lo que en su tiempo hizo Ronald Reagan, pero sin ningún filtro acerca de las diferencias económicas entre ese periodo y el actual. Se trata de verdaderas trampas que van más allá de una mera cuestión argumentativa (sobre este tema vale la pena ver el libro de Jamie Whyte, Crímenes contra la lógica).


La elección de noviembre ya no será un referéndum sobre la presidencia de Obama, sino que se convierte en una decisión entre dos formas de gestión social. Sí, ambas enmarcadas en un capitalismo en crisis, con creciente tensiones globales como las que surgen de Europa, y con mecanismos de transmisión cada vez más fluidos hacia otras regiones del mundo.


Esta crisis pone en el centro de la disputa social al Estado. Las contiendas fiscales por todas partes así lo demuestran. El gobierno español ya tiene que dar algunos pasos atrás, aunque con poca convicción, para frenar el deterioro de las familias desempleadas. Hay que distinguir entre lo que es un problema y lo que constituye un conflicto. Lo que ocurre es un conflicto permanente entre lo público y lo privado; los acuerdos que fueron de algún modo funcionales ya están acabados.

Publicado enInternacional
Lunes, 13 Agosto 2012 07:03

Rechazo de Alemania a los eurobonos

Rechazo de Alemania a los eurobonos
Mientras los ojos de la Zona Euro siguen puestos sobre la frágil situación financiera de España, desde Alemania salieron a poner paños fríos sobre la caliente situación en el país ibérico. Un ministro de Angela Merkel aseguró ayer que Madrid no necesitará más ayudas financieras que las acordadas. Asimismo, elogió enfáticamente las decisiones del jefe de gobierno, Mariano Rajoy. Sin embargo, la administración española debe implementar aún la mitad de las reformas comprometidas con Bruselas. El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, descartó que España tenga que apelar por segunda vez a más dinero fresco proveniente del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEED), tal como especulan algunos analistas por estos días.


“El gobierno español de Mariano Rajoy ha mostrado una gran determinación a la hora de aplicar las reformas”, afirmó el ministro germano, según publicó ayer el diario alemán Bild am Sonntag. “Por eso soy tan optimista sobre España. Es un país muy sólido con una economía fuerte”, subrayó el funcionario, acaso con la pretensión de enviar un mensaje a los mercados que, impiadosos, presionan a Rajoy. Mientras vacaciona en Mallorca, Westerwelle insistió en que el gobierno alemán rechaza la colectivización de la deuda europea, lo que implicaría inevitablemente la creación de eurobonos. “Para mí esto no es negociable. Los eurobonos aumentarían la crisis, no la resolvería”, aseguró tajante el ministro.


La emisión de eurobonos es una de las principales demandas sostenidas por España, Italia y Francia. Con la generación de esta divisa, esa tríada de naciones busca apuntalar la confianza de los mercados financieros y poner fin a la tendencia alcista de las primas de riesgo y de los intereses de las deudas italiana y española, antes de que esos niveles alcancen límites insostenibles. “El euro y Europa están amenazados no sólo por la falta de solidaridad sino también por el exceso de solidaridad”, señaló Westerwelle, apelando a los argumentos de la canciller Merkel, su jefa política.


“Con una responsabilidad compartida, pondremos el euro en peligro”, insistió el ministro de Exteriores, en clara alusión a los eurobonos. En tanto, el diario El País de España reveló ayer que, a pesar de los elogios y el guiño lanzado desde Berlín, el gobierno conservador de Rajoy está en falta con las exigencias impuestas por la Unión Europea, tras aceptar poner en marcha el saneamiento de su sistema bancario con recursos de los fondos de estabilidad financiera.


“De los seis grandes bloques de cambios que reclama Bruselas, sólo uno está definitivamente encarrilado: el que incluye golpes a los contribuyentes tan duros como la suba del IVA del 1º de septiembre o la retirada de la desgravación por compra de vivienda a partir de 2013”, indicó el diario español en su edición de ayer. “Otros dos requisitos –la consolidación fiscal y el saneamiento del sector bancario– se están llevando a cabo y habrá que esperar para ver si concluyen con éxito. Pero hay tres a los que el Ejecutivo de Rajoy todavía no ha metido mano en esta nueva vuelta de tuerca que pide la UE: los relacionados con el mercado laboral, las pensiones y las medidas para impulsar la formación de empleo para los jóvenes y el crecimiento”, agregó El País.


El gobierno español firmó un acuerdo para obtener hasta 100 mil millones, con los que tiene pensado rescatar a la banca española. Sin embargo, en ese acta se encuentran planteados seis puntos de exigencias. Los aspectos más retrasados están vinculados con la cuestión de las jubilaciones y con el mercado laboral. La UE insiste en elevar la edad de jubilación hasta los 67 años, que con las normas actuales comenzará en 2013 y culminará en 2027; pero la cuestión no está resuelta, como tampoco el modo de impulsar políticas activas de empleo.


Tal como lo hizo Berlín, el Fondo Monetario Internacional (FMI) también salió a expresarse en defensa de la golpeada economía española. “No hay mucho más que se pudiera pedir a España si estuviera bajo un programa del FMI”, dijo la directora gerente Christine Lagarde. Sin embargo, desde Bruselas consideran que sigue habiendo asignaturas pendientes.

Publicado enInternacional
Martes, 10 Julio 2012 06:44

Prisa por salir de deudas

Prisa por salir de deudas

El desendeudamiento de los hogares es un freno al crecimiento en los países avanzados: los consumidores reconstruyen su economía, debilitada por la recesión y las medidas correctivas en el mercado inmobiliario. Un estudio del FMI ha abogado por mayor apoyo gubernamental para la reducción de deudas de los hogares y ha identificado a Islandia –en otros tiempos ejemplo de catastrófico manejo financiero– como un modelo inesperado de mejoramiento de políticas. Pero las probabilidades de que otros sigan el ejemplo islandés parecen escasas. De las economías avanzadas, EU ha progresado más con el desendeudamiento, pero en GB, España e Irlanda, por ejemplo, parece que el pago de deudas reducirá el consumo privado en los próximos cinco años.

Como para subrayar la importancia de una recuperación en el consumo privado para ampliar las perspectivas de crecimiento, el reciente Panorama económico mundial del FMI dedicó un capítulo al tema de la deuda de los hogares y a sus consecuencias para la recuperación económica. El estudio descubrió que los colapsos inmobiliarios y las recesiones en los países ricos duraron más tiempo y tuvieron mayor impacto negativo en las economías afectadas si “fueron precedidos por grandes aumentos en la deuda de los hogares”. En estas recesiones hubo mayores reducciones en el PIB real y el consumo privado, mayor desempleo y una reducción de la actividad económica por “al menos cinco años”.

Al observar cinco economías que experimentaron burbujas inmobiliarias –EU, GB, Irlanda, España e Islandia–, vemos que tuvieron similitudes en el periodo anterior a la crisis global de 2008. Hubo grandes aumentos en los niveles absolutos de deuda hipotecaria, así como elevaciones en la proporción entre deuda e ingresos de los hogares y en los precios de la vivienda.

El derrumbe de los mercados inmobiliarios y la recesión global tuvieron un impacto dramático en la economía doméstica, y por extensión en el consumo privado. El imperativo de pagar deudas restringió la capacidad de los hogares y/o la voluntad de gastar, problema que se agravó en algunos casos por descensos en el precio de la vivienda que dejaron a los propietarios con valores negativos. Nuestros datos de los países mencionados, después de la burbuja, muestra que cuatro sufrieron un decrecimiento del consumo promedio en 2008-11. Sólo en EU hubo un crecimiento real del consumo durante este periodo, apenas arriba de cero.

Para reducir el impacto del pago de deudas en el crecimiento económico, el informe del FMI aboga por programas de restructuración destinados a reducir la deuda de los hogares. En particular, el informe señala a Islandia como modelo potencial para otros países. Entre las políticas que tuvieron éxito en ese país estuvieron reducciones del monto principal de la deuda en hogares que estuvieran en números rojos, así como restructuración voluntaria y extensión de pagos. El gobierno atendió el complicado asunto del daño moral resolviendo las deudas caso por caso, enfoque que consume tiempo pero que parece haber rendido dividendos.

Nuestros pronósticos de consumo privado confirman lo siguiente: la tasa proyectada anual promedio de crecimiento del consumo en Islandia es de 2.6% en términos reales en 2012-16, la más alta de cualquiera de las cinco economías en cuestión durante este periodo. Dicho esto, vale indicar que Islandia ya completó un ajuste mayor de un año en el consumo privado que cualquiera de los otros países, luego de sufrir una contracción de casi 15% en 2009.

¿Qué harán los gobiernos para poner fin al desendeudamiento?

No parece probable que los otros cuatro países adopten políticas innovadoras, aunque las perspectivas de recuperación económica son mezcladas. El panorama es más fuerte en EU, que ya va más adelante en el proceso de desendeudamiento, apoyado por la figura, exclusiva de ese país, de préstamos sin recurso legal fuera de la garantía hipotecaria. Es posible que los altos niveles de incumplimiento de deudas hipotecarias hayan liberado más temprano a los hogares para gastar (aunque al costo de mayores cargas financieras sobre los bancos). Además, en comparación con otras economías posteriores al colapso inmobiliario, el crecimiento del PIB y del ingreso ha sido más robusto en EU, lo cual ha mejorado las proporciones de deuda y la capacidad de pago. Ese país parece estar alcanzando las tasas de crecimiento del consumo anteriores a la crisis, y prevemos que los niveles de deuda a ingreso se estabilicen. Los datos del crédito a los hogares también muestran signos de crecimiento. Por estas razones, nuestro pronóstico de consumo privado para EU es más fuerte que para Irlanda, GB y España.

Aun así, tal vez se podría hacer más para acelerar la recuperación en EU. El programa federal de modificación de préstamos a hogares no ha tenido mayor impacto. La participación ha sido limitada, y las reducciones del principal han sido pequeñas. Con el actual estancamiento en el Congreso, es improbable que los legisladores adopten un programa importante para hacer frente a la deuda de los hogares.

En contraste, Irlanda todavía tiene trecho por avanzar en el desendeudamiento antes de alcanzar las pautas de consumo anteriores a la crisis. Cifras recientes del Banco Central de Irlanda (BCI) muestran que más de 77 mil hipotecas residenciales están en mora de más de 90 días. La escala de la crisis hipotecaria ha “abrumado” a los bancos, según el vicegobernador del BCI, Matthew Elderfield. Esto indica un grave lastre al crecimiento económico en años por venir, mientras los hogares pagan su deuda. El gobierno ha anunciado planes de iniciativas sobre insolvencia y bancarrota personal, pero no es probable que se concedan reducciones audaces de la suerte principal, al menos no en escala significativa para acelerar el desendeudamiento que devolvería a los consumidores irlandeses algo parecido a una conducta normal de consumo. Esta incapacidad de hacer frente a la deuda doméstica es en parte la razón de nuestro pronóstico de que el consumo privado en Irlanda, ajustado a la inflación, tendrá un crecimiento promedio negativo en los próximos cinco años.

En GB parece haber pocas perspectivas de que nuevas iniciativas del gobierno vengan en rescate de los hogares endeudados. De hecho, nuestros pronósticos para ese país incluyen mayores incrementos en la deuda doméstica en los próximos cinco años, no un descenso. En la “GB austera” se hacen intentos por incentivar los préstamos y mejorar la oferta de créditos, pero muy pocos en el sentido de programas de restructuración de créditos. La liberación de efectivo al mercado apunta a apoyar los precios de los bienes, y por tanto se enfoca en el otro lado del balance de los hogares. Esta probable senda de inacción sobre la deuda de los hogares contribuye a nuestra previsión de un crecimiento errático en GB. Esperamos que el consumo privado crezca en promedio menos de 1% en términos reales entre 2012 y 2016.

España se enfoca en los bancos

En España, cualquier intento por acelerar el desendeudamiento se complica por la creciente presión de la crisis de la zona euro sobre las finanzas públicas y el sector bancario. Pese a un rescate por 100 mil millones de euros (125 mil mdd), persistirá la perspectiva de nuevas pérdidas para los bancos españoles al continuar el incumplimiento en los préstamos para vivienda. Esto gravitará sobre el crecimiento del consumo privado, al igual que una tasa de desempleo de alrededor de 24%. Un desafío particular es que las políticas futuras probablemente se centrarán en la recapitalización de la banca, por lo que se dará menos atención a enderezar la economía de los hogares. Se han hecho algunos intentos en este último renglón, pero la población objetivo de esas medidas es limitada, lo cual reduce el impacto que cualquier programa podría tener en el consumo general de los hogares.

Traducción de textos: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Martes, 26 Junio 2012 07:19

Domina el temor

Domina el temor
La economía global permanece en estado precario. La crisis de la deuda europea sigue adelante, y si bien el euro parece haber sobrevivido a la prueba más reciente –la elección griega del 17 de junio–, la austeridad y la incertidumbre del mercado financiero deprimen la actividad económica en Europa y, por extensión, en gran parte del resto del mundo. EIU aún prevé que el crecimiento del PIB global será más lento en 2012, y si bien nuestras previsiones para las economías del G-3 –EU, la zona euro y China– se mantienen casi sin cambio este mes, hemos reducido nuestras proyecciones para Brasil e India.


Prevemos que el PIB mundial, medido en paridad de poder de compra, crecerá 3.2% en términos reales en 2012, menos que el 3.7 del año pasado y el 5.1 de 2010, cuando el estímulo extraordinario en respuesta a la crisis financiera del banco Lehman impulsó una recuperación que resultó demasiado breve y poco profunda. Ahora los gobiernos tienen menos recursos a su alcance que hace cuatro años, mientras los excesos económicos del pasado (desde las burbujas inmobiliarias hasta las elevaciones de la deuda pública) han debilitado en sus fundamentos la capacidad de muchos países para soportar la tensión.


Dados estos factores y las persistencia de los efectos de la crisis europea, no es sorprendente que las perspectivas de crecimiento a corto plazo sean bajas. El crecimiento global se estancó en el segundo trimestre de 2012 y el panorama del resto del año no es mejor. Sostener nuestro pronóstico para EU, la zona euro y China no es un voto de confianza; sólo refleja el hecho de que nuestra previsión ya era cautelosa. En contraste, hemos revisado a la baja el pronóstico de 2012 para América Latina, debido a los débiles datos recientes en Brasil. Las perspectivas de crecimiento de India también se han debilitado marcadamente. En ambos países la causa reside en parte en fallas de política interna, pero también en el impacto de los problemas en Europa.


La trayectoria de la crisis del euro y la efectividad de la respuesta política seguirán siendo esenciales para las perspectivas económicas globales. Los temores de una destrucción de la unión monetaria europea son aún muy reales, aun si la segunda vuelta de la elección en Grecia arrancó suspiros de alivio luego que los partidos políticos con más probabilidades de cooperar con los acreedores ganaron por estrecho margen. Pero la crisis en Grecia no ha terminado, y el deterioro de la crisis bancaria en España ha hecho surgir nuevas inquietudes sobre la estabilidad financiera. De hecho, España se ha vuelto el cuarto país que necesita un rescate europeo, y anunció que necesita tantos como 100 mil millones de euros (125 mil mdd) para recapitalizar sus bancos afligidos. Estos fondos se agregarán a la deuda pública del país y por tanto elevarán el riesgo de que el soberano mismo necesite un rescate.


Que una economía del tamaño de España –que, con un PIB de un billón de euros, es dos veces mayor que los otros tres países rescatados combinados– esté en peligro significa que la zona euro ha entrado en una nueva etapa, potencialmente calamitosa. Nuestro escenario base, que consideramos el más probable, es que ningún país saldrá de la zona euro el próximo año. Esto da por sentado que el nuevo gobierno de coalición en Grecia haga lo suficiente para satisfacer a los acreedores, y que el fondo de rescate para los bancos españoles alivie lo peor de la crisis en ese país. Sin embargo, también avizoramos un escenario más débil, que empieza con la partida de Grecia de la zona euro, lo cual podría ocurrir si el nuevo gobierno no logra renegociar el pacto de rescate. El impacto sobre Grecia sería devastador, e incluiría salidas masivas de capital, incumplimiento de la deuda pública y privada, y colapso del sistema bancario. A escala global, esperaríamos una respuesta masiva de gobiernos y bancos centrales a esa emergencia, pero no está claro si sería suficiente para limitar el contagio.


El crecimiento económico en América Latina volverá a bajar el ritmo en 2012, a 3%. La recesión en la zona euro y un crecimiento menor de lo previsto en EU dañarán las exportaciones de la región, si bien la demanda china continuará beneficiando a los productores de bienes primarios de Sudamérica. La mayor economía latinoamericana, Brasil, tuvo un débil arranque este año. A la luz de los datos recientes, hemos recortado nuestra previsión de crecimiento para este año de 3.3 a 2.2%, si bien esperamos que la economía repunte en la segunda mitad del año. América Latina en su conjunto ganará cierto impulso hacia 2013, cuando el crecimiento del PIB se acelerará a 3.9%.


Tipos de cambio



El dólar se ha fortalecido de manera significativa contra la mayoría de las divisas en años recientes, conforme se ha profundizado la crisis del euro. Esto va contra la tónica de principios de año, cuando la inyección de casi un billón de euros del Banco Central Europeo en el sistema bancario elevó el comercio de activos riesgosos. Continuamos creyendo que el euro tendrá poco o ningún impulso al alza este año, y ahora prevemos que el dólar será más fuerte en promedio de lo previsto originalmente, a 1.28 por euro en 2012. No por ello se descartan episodios periódicos de fortaleza del euro, en particular si la recuperación de EU resulta decepcionante o si la aversión al riesgo relacionada con el euro afloja temporalmente.


Productos primarios



Luego de un arranque de año relativamente fuerte, los precios de los productos primarios se han venido deslizando desde mediados de marzo, como reflejo de varias tendencias, entre ellas las inquietudes por la estabilidad financiera en la zona euro, datos contradictorios en EU y signos distintivos de una desaceleración en varias economías emergentes, incluidas China, Brasil e India.


Los precios del petróleo se elevaron agudamente en los primeros cuatro meses de 2012, pero han caído a medida que las preocupaciones por la oferta asociadas al programa nuclear iraní han sido rebasadas por las perspectivas de un descenso de la demanda global. Para reflejar estos factores, hemos reducido ligeramente nuestra previsión de precios del petróleo para este mes. Ahora esperamos que el barril de crudo (mezcla Brent con fecha, referencia europea) cueste un promedio de 109.5 dólares en 2012, tres dólares menos que nuestra previsión anterior. Sin embargo, creemos que los riesgos a la oferta permanecen y que el mercado podría recuperar algo del terreno perdido si no se materializan los peores temores de los inversionistas sobre la dislocación de la zona euro o un descenso fuerte del crecimiento de China.


Traducción de textos: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Auditoría ciudadana de la deuda: ¿por qué y cómo?

Indudablemente, la cuestión del pago de la deuda pública constituye un tabú. Los jefes de Estado y de gobierno, el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y la prensa dominante lo presentan como inevitable, indiscutible y obligatorio. Los ciudadanos y las ciudadanas se deberían resignar a pagar la deuda pública. La única discusión posible sería sobre la forma de modular el reparto de los sacrificios necesarios para liberar los medios presupuestarios suficientes, con el fin de cumplir con los compromisos del país endeudado. Los gobiernos que pidieron los préstamos fueron elegidos democráticamente, por lo tanto sus actos son legítimos. Se debe pagar.
 

La auditoría ciudadana es un instrumento para eliminar este tabú. Permite que una proporción creciente de población comprenda todas las circunstancias e implicaciones del proceso de endeudamiento de su país. Una auditoría ciudadana consiste en analizar de manera crítica la política de endeudamiento llevada a cabo por las autoridades de un país.
 

Las preguntas que es necesario plantear

¿Por qué el Estado fue empujado a contraer una deuda que no deja de crecer?

¿Al servicio de qué opciones políticas y de qué intereses sociales ha sido contraída la deuda?

¿Quién se aprovecha de ella?

¿Era posible hacer otras opciones o era necesario?

¿Quiénes son los prestamistas?

¿Quiénes son los tenedores de la deuda?

¿Los prestamistas ponen condiciones para la concesión de los préstamos? ¿Cuáles?

¿Cuál es la ganancia de los prestamistas?

¿Por qué el Estado se vio comprometido, cuál fue su decisión, y bajo que concepto fue tomada?

¿Cuál es el monto de los intereses pagados, con qué tipo de interés, qué parte del principal ha sido ya reembolsada?

¿Mediante qué mecanismo las deudas privadas se convirtieron en «públicas»?

¿Bajo qué condiciones se hizo un determinado rescate bancario? ¿Cuál fue el coste? ¿Quién tomó la decisión?

¿Debemos indemnizar a los accionistas que son responsables del desastre, con administradores que ellos mismos habían designado?

¿Cuál es la parte del presupuesto del Estado que está destinado al reembolso del capital y de los intereses de la deuda?

¿Cómo financia el Estado el pago de la deuda?
 

No es necesario entrar en secretos de Estado para encontrar las respuestas

Para responder a todas estas preguntas —y la lista no es exhaustiva— no hay ninguna necesidad de revelar secretos de Estado, de acceder a documentos no públicos del Banco Central, del Ministerio de Economía, del FMI, del BCE, de la Comisión Europea, de las cámaras de compensación como Clearstream o Euroclear, |1| o de contar con las confidencias de una persona que trabaja en el seno de uno de estos organismos. Por supuesto, habrá numerosos documentos protegidos celosamente por los gobiernos y los banqueros, que deberán ser puestos a la disposición del público y que serán muy útiles para afinar el análisis. Por lo tanto hay que exigir el acceso a la documentación necesaria para una auditoría completa. Sin embargo, es perfectamente posible proceder a un examen riguroso del endeudamiento público a partir de información de dominio público. Numerosas fuentes son accesibles para quien desee tomarse el trabajo: prensa, informes del Tribunal de Cuentas, las sitios Internet de las instituciones parlamentarias, del banco nacional, de la agencia encargada de la gestión de la deuda, de la OCDE, del Banco de Pagos Internacionales (BPI), del BCE, de los bancos privados, de las organizaciones o colectivos que ya se hubieran lanzado al estudio crítico del endeudamiento (www.cadtm.org, www.attac.org, www.quiendebeaquien.org/ ,...) los archivos de colectividades locales, los informes de las agencias de calificación e incluso las memorias de tesistas. No se debe dudar en pedir a los parlamentarios que planteen preguntas públicas al gobierno o a mandatarios locales de hacerlo ante las colectividades locales.
 

La auditoría no es una cuestión de expertos

El proceso de una auditoría no es un proceso reservado a expertos. Por supuesto que son bienvenidos y que pueden aportar mucho al trabajo colectivo de una auditoría ciudadana. Pero un colectivo puede comenzar el trabajo sin tener necesariamente garantizada esa participación. Si se empiezan las investigaciones y se provoca un debate público, durante el proceso los colectivos se entusiasmarán y conseguirán diferentes asesoramientos. Cada uno y cada una pueden tomar parte y ponerse a trabajar para sacar a la luz del día el proceso de endeudamiento público. En 2011, un colectivo nacional se ha puesto en marcha en Francia por una auditoría ciudadana de la deuda (www.audit-citoyen.org). Reúne numerosos movimientos sociales y políticos, y el llamamiento a su constitución fue firmado por decenas de miles de personas. En el marco de esta iniciativa, se han organizado colectivos locales en muchos lugares de Francia. Por otro lado, se puede partir de realidades locales con el objetivo de participar en la auditoría de las deudas públicas. Se puede comenzar analizando los préstamos estructurados vendidos a las colectividades locales en Francia y Bélgica por Dexia u otros bancos. A este propósito, un trabajo ya fue realizado: la asociación «Acteurs publics contre les emprunts toxiques» o sea «Actores públicos contra préstamos tóxicos» reúne una decena de colectividades locales (www.empruntstoxiques.fr). Se puede también comenzar por estudiar las dificultades financieras encontradas en los hospitales públicos presentes en vuestro territorio. Se están desarrollando, al mismo tiempo que en Francia, iniciativas por auditorías ciudadanas en Grecia, en Irlanda, en España, en Portugal, en Italia y en Bélgica.
 

Otros ámbitos en materia de deudas privadas también pueden abordarse. En países como España o Irlanda en los que el estallido de la burbuja inmobiliaria hundió a centenares de miles de familias en la ruina, sería útil investigar las deudas hipotecarias de las familias. Las víctimas de los manejos de los prestamistas pueden aportar sus testimonios y ayudar a comprender el proceso ilegítimo de endeudamiento que las afecta.
 

Un campo de acción muy rico

El campo de acción de una auditoría de la deuda pública es enormemente prometedor y no tiene nada que ver con su caricatura, que lo reduce a una simple verificación de cifras realizadas por contables rutinarios. Más allá de ese control financiero, la auditoría tiene un papel eminentemente político ligado a dos necesidades fundamentales de la sociedad: la transparencia y el control democrático del Estado y de sus gobernantes por los ciudadanos.
 

Se trata de necesidades que se refieren a los derechos democráticos totalmente elementales, reconocidos en el derecho internacional, el derecho interno y la Constitución, aunque sean violados continuamente. El derecho de control que tienen los ciudadanos sobre aquellos que los gobiernan, de informarse de todo lo que concierne a su gestión, sus objetivos y sus motivaciones es intrínseco a la propia democracia. Esto emana del derecho fundamental de los ciudadanos a ejercer su control sobre el poder y de participar activamente en los asuntos públicos y por lo tanto comunes.
 

El hecho de que los gobernantes se opongan a la idea de que los ciudadanos y ciudadanas osen realizar una auditoría ciudadana es revelador de una democracia muy enferma. Que por otra parte no para de bombardearnos mediáticamente con su retórica sobre la transparencia. Esta necesidad permanente de transparencia en los asuntos públicos se transforma en necesidad social y política totalmente vital, y por esta razón, la verdadera transparencia es la peor pesadilla para las elites.
 

Una auditoría ciudadana para el repudio de la deuda ilegítima

La realización de una auditoría ciudadana de la deuda pública, combinada, gracias a una importante movilización popular, con una suspensión del reembolso de la deuda pública, debe llevar a la anulación/repudio de la parte ilegítima de la deuda pública y a una reducción drástica del resto de esa deuda.
 

No es cuestión de apoyar los alivios de deuda decididos por los acreedores, especialmente a causa de las severas contrapartidas que implican. La anulación de la deuda, que desde ese momento es un repudio por el país deudor, es un potente acto soberano unilateral.
 

¿Por qué el estado endeudado debe reducir radicalmente su deuda pública al proceder a la anulación de las deudas ilegítimas? En primer lugar por razones de justicia social, pero también por razones económicas que cualquiera puede comprender y apropiárselas. Para salir de la crisis de forma satisfactoria, no podemos contentarnos de reactivar la economía gracias a la demanda pública y a la de las familias. Puesto que si nos contentamos con una política económica de reactivación combinada a una reforma fiscal redistributiva, el suplemento de la recaudación fiscal será absorbido en gran parte por el pago de la deuda pública. Las contribuciones que se impondrán a las familias más ricas y a las grandes empresas privadas (nacionales o extranjeras) estarán ampliamente compensadas por la renta que obtendrán de las obligaciones del Estado, ya que por lejos son los principales tenedores y beneficiarios (razón por la cual no quieren ni oír hablar de una anulación de la deuda). Por lo tanto es necesario anular una gran parte de la deuda pública. La amplitud de esta anulación dependerá del nivel de conciencia de la población víctima del sistema deuda (en este nivel, la auditoría ciudadana cumple una función crucial), de la evolución de la crisis económica y política y sobre todo de las relaciones de fuerza concretas que se construyen en la calle, en las plazas y en los lugares de trabajo mediante las actuales movilizaciones y las que estén por venir.
 

La reducción radical de la deuda pública es una condición necesaria pero no suficiente para que los países de la Unión Europea puedan salir de la crisis. Se necesitan medidas complementarias: reforma fiscal redistributiva, transferencia del sector de las finanzas al ámbito público, resocialización de otros sectores claves de la economía, reducción del tiempo de trabajo con el mantenimiento del salario y contratación compensatoria, y tantas otras medidas |2| que permitirían cambiar radicalmente la situación actual que llevó al mundo a un explosivo callejón sin salida.


Por Damien Millet y Eric Toussaint
CADTM

Traducido por Griselda Pinero.
 

notes articles:
|1| Clearstream y Euroclear están entre las principales cámaras de compensación (clearing houses) y poseen el registro de una gran parte de los títulos de deuda pública en poder de los bancos. Una cámara de compensación es un organismo que calcula las sumas netas a pagar y que ejecuta los pagos. La compensación es un mecanismo que permite a las instituciones financieras pagar los montos adeudados y recibir los activos correspondientes a las transacciones que ellas efectuaron en los mercados. De esa manera, las instituciones financieras sólo tienen flujos financieros y de títulos con las cámaras de compensación.

|2| Véase http://www.cadtm.org/Ocho-propuesta... Millet es portavoz del CADTM Francia (www.cadtm.org);

Damien

Éric Toussaint es doctor en ciencias políticas, presidente del CADTM Bélgica, miembro de la Comisión de la auditoría integral de la deuda (CAIC) del Ecuador y del Consejo Científico de ATTAC Francia.

Ambos dirigieron el libro colectivo La Deuda o la Vida, Icaria editorial, Barcelona 2011, que recibió el Premio del libro político en la Feria del libro político de Lieja en 2011. Eric Toussaint participó también en el libro de ATTAC: Le piège de la dette publique. Comment s’en sortir, éditions Les liens qui libèrent, París, 2011.

www.cadtm.org/Auditoria-ciudadana-de-la-deuda,7426
 

Publicado enInternacional
El gobierno panameño anunció que endeudó al país en 1,110 millones de  dólares adicionales al suscribir un préstamo con varias agencias internacionales, incluyendo el BID y el Fondo Andino. El préstamo tendría como propósito apoyar a la banca panameña ante los recortes de créditos provenientes de los entes financieros internacionales tradicionales. El presidente Martín Torrijos no informó cual es el marco legal de este nuevo empréstito. Hace varias semanas Torrijos también anunció que el país suscribía un préstamo que superaba los 2 mil millones de dólares para financiar parcialmente la ampliación del Canal de Panamá.

La ampliación del Canal, sin embargo, se enfrenta a la peor crisis del comercio marítimo mundial desde la década de 1930. La empresa Lloyd’s List informó que cinco empresas de transporte marítimo de contenedores han reducido sus rutas debido a la recesión económica que golpea el comercio mundial. Se trata de las navieras APL, Haburg Sud, Hapag-Lloyd, Hyundai Merchant marine y Evegreen. Los recortes afectan especialmente los puertos de Oriente. Igualmente, la línea marítima Mitsui OSK de Japón abandonó sus planes de establecer un nuevo servicio entre los puertos principales de Asia y EEUU.

Más preocupante es la noticia de la misma fuente anunciando el “colapso” de los puertos de Long Beach y Los Angeles en las últimas semanas como consecuencia de la recesión económica (meltdown) mundial. El puerto de Long Beach reportó una disminución del 11 por ciento del movimiento de contenedores. Es la disminución más fuerte experimentada en los últimos 20 años. Sólo en el mes de diciembre, el puerto de Long Beach disminuyó su movimiento en un 25 por ciento. En el caso de Los Angeles la disminución del movimiento de contenedores en 2008 fue del 6 por ciento y en el mes de diciembre fue del 15 por ciento.

Lo que experimentan los puertos de Long Beach y Los Angeles es importante tenerlo en cuenta debido a la similitud que tienen con los servicios que presta el Canal de Panamá. En el caso de Long Beach, el cambio ha sido muy rápido. En 2007, este puerto experimentó su año más ocupado con un tráfico de 7.3 millones de TEU (medida de contenedor). Al igual que el Canal de Panamá, en 2008 el tráfico disminuyó, aunque de una manera más fuerte. El tráfico total bajó a 6.4 millones de TEU. En noviembre y diciembre de 2008, las exportaciones disminuyeron en un 23 y 34 por ciento, respectivamente. El patrón seguido por Los Angeles fue similar bajando de 8.4 a 7.8 millones de TEU entre 2007 y 2008.

HSBC Global Research, sección de investigaciones del banco sino-británico, hace proyecciones muy pesimistas, señalando que las tarifas del comercio marítimo sufrirán bajas significativas, poniendo en peligro la existencia de las navieras. HSBC predice que el comercio marítimo en contenedores se estancará en 2009 y que en 2010 puede recuperarse un poco. Casi todas las navieras anuncian pérdidas para 2009.

Mientras que el gobierno panameño sigue endeudándose para beneficio de unos pocos intereses particulares, el entorno mundial se desmorona. Las deudas las pagarán nuestros hijos y nietos, mientras que quienes gobiernan desde las cúpulas y sus asociados saldrán enriquecidos por las decisiones que están tomando.

Por, Marco A. Gandásegui, hijo (profesor de la Universidad de Panamá e investigador asociado
del CELA)

ALAI AMLATINA, 29/01/2009, Panamá.- 
Publicado enInternacional
Página 17 de 17