Los gerentes de los fondos de inversión de EU pueden comprar cualquier cosa, excepto respeto

Alec MacGillis, editor sénior de The New Republic, publica un artículo fantástico en la última edición sobre cómo el amor de los gerentes de los fondos de inversión por el presidente Barack Obama se ha convertido en un odio ciego y feroz. Su principal argumento es que sienten que les han faltado el respeto: “No fue cualquiera quien los criticó; fue el presidente de Estados Unidos, señala Eugene Fama, un legendario profesor de Finanzas de la Universidad de Chicago... Muchos (gerentes de fondos de inversiones) empezaron siendo pobres, e hicieron una enorme cantidad de dinero y, de paso, crearon miles y miles de empleos. Están acostumbrados a ser el sueño americano y, ahora, tenemos a un presidente que los mira con desprecio como si fueran los malos. Pese a todas las bravatas y desparpajo que acontecen en su mundo, parecería que los gerentes están extrañamente inseguros con respecto a su propósito”.
 

Y continuó: “Durante años, ‘la mayoría de la gente del sector de servicios financieros fue vista con enorme y descomunal respeto y adulación’, dice Daley (Bill Daley, ex jefe de Estado Mayor de Obama)... Barney Frank, ex presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, fue más mordaz: ‘No sólo quieren que representemos sus intereses, quieren que les digamos que lo que hacen es muy bueno. Quieren ser honrados por lo que hacen por la sociedad. Y Obama ha herido sus sentimientos. Elevar sus impuestos no sólo es un golpe para sus ingresos. Es un golpe para su ingreso síquico, una falla para reconocer el enorme bien que hacen por el mundo’”.
 

Esto me parece completamente correcto. Cuando ganas mil millones de dólares por año, puedes comprar lo que quieras, lo que significa que los bienes y servicios casi no generan utilidad marginal. Lo que anhelas, entonces, es lo que el dinero no puede comprar: respeto. De hecho, lo he visto en acción en reuniones en las que se mezclan profesores y los grandes magnates financieros. Podría pensarse que la gente millonaria es segura; al contrario, son inseguros, porque quieren que se respete su intelecto. Y me consta que a algunos de los primeros partidarios millonarios de Obama en parte los motivaba el atractivo de estar en el círculo interno de una forma que no podía ofrecer Hillary Clinton, con su largo historial y conexiones.
 

Y ahora Obama dice lo que diría cualquiera que esté prestando atención: que esta gente con mucho dinero se lo ganaba, en cierto grado, en formas socialmente destructivas. Y así que se vuelven locos, precisamente porque en sus adentros saben que tiene razón.
 

Y dado que en la política el dinero habla, esta mezquindad, esta muestra de ego y vanidad lastimada, podrían tener desastrosas consecuencias.
 

Cuidado con el círculo vicioso

Uno de los argumentos clave pronunciados por los proponentes de la austeridad fiscal, aun en una economía profundamente deprimida, ha involucrado cierto tipo de versión macroeconómica de la Prueba de Pascal. Sí, admiten los de mente más abierta, el costo del crédito es muy bajo en Estados Unidos y Gran Bretaña. Sí, la aritmética sugiere que recortar el gasto ahora no ayudará mucho a mejorar las perspectivas fiscales de largo plazo. Pero nunca se sabe: tal vez el último billón de dólares de gasto sea el causante de una repentina pérdida de confianza del mercado, convirtiéndolo en Greeeciiiaaa (se escuchan ruidos siniestros).
Dejemos de lado las enormes diferencias entre los países que tienen sus propias monedas (y deuda denominada en éstas) y los que no. En cambio, permítame señalar que hay otros riesgos. Específicamente, si dejar que una economía siga estando persistentemente deprimida reduce las perspectivas de crecimiento de largo plazo –y hay muy buena evidencia de ese efecto–, entonces la austeridad en una economía abatida tiene enormes costos e, incluso, podría llevar a un círculo vicioso en que el achicamiento del potencial lleva a aún más austeridad y así sucesivamente.
 

Efectivamente, tal vez eso esté pasando en este momento en el gobierno del primer ministro, David Cameron. Entonces, ¿los defensores de la austeridad admitirán que podrían estar cometiendo un terrible error; que lejos de proteger el futuro podrían estar destruyéndolo?
 

“Chutzpah” macroeconómico

“Chutzpah”, de acuerdo con la antigua definición, es cuando asesinas a tus padres y después pides piedad porque te quedaste huérfano. Me encontré pensando en esa definición mientras leía la descripción de Justin Fox de las declaraciones recientes de Jean-Claude Trichet. “Jean-Claude Trichet, a pocos meses de jubilarse, no se arrepiente de nada en sus ocho años como presidente del Banco Central Europeo”, escribió Fox, director editorial del Harvard Business Review Group, en un artículo de HBR.org. “Al menos, es lo que dijo el jueves por la noche en la Escuela Kennedy de Harvard cuando un estudiante se lo preguntó a quemarropa. ‘No me arrepiento de nada’, fue la respuesta. Pero al escuchar toda su charla... quedó claro que Trichet sí se arrepintió de algo en los últimos años. Lamenta que los economistas no lo hayan aconsejado mejor”, indicó.
 

Trichet se queja de lo que, dice, fue una falla de la macroeconomía para generar directrices útiles en la crisis. En general, simpatizo con esa visión. Mucha de la macroeconomía moderna no sólo resultó inútil sino más bien dañina, porque socavó el consenso macroeconómico operable que teníamos; consenso que pudo y debió haber llevado a una mejor respuesta.
 

¿Pero viniendo de Trichet? Después de todo, durante la crisis se caracterizó por su disposición, incluso compulsión, a echar por la ventana las cosas que de hecho sabemos. Desechó todo lo que sabemos de la demanda agregada a favor de la fundamentalmente inverosímil (y ahora fallida) doctrina de austeridad expansiva. Y, ahora, habiendo rechazado e ignorado voluntariamente lo que decía la macroeconomía, se queja de que la macroeconomía no ofrece suficientes guías útiles de política. Increíble.
 

Por Paul Krugman, Premio Nobel de Economía 2008

 

Publicado enInternacional
Sábado, 07 Abril 2012 08:23

El trabajo medio lleno en Estados Unidos

El trabajo medio lleno en Estados Unidos

La tasa de desempleo de Estados Unidos cayó en marzo al 8,2 por ciento, la cifra más baja desde enero de 2009, informó ayer la Oficina de Estadísticas del Departamento de Trabajo, pero el presidente Barack Obama opinó que las cifras están aún lejos de ser satisfactorias.
 

La buena noticia se vio sin embargo atemperada por la cifra de creación de nuevos empleos, que fue considerada decepcionante ya que, con 120.000, está a menos de la mitad del ritmo de los últimos tres meses, cuando la media fue de 246.000 puestos de trabajo creados.
 

De hecho en febrero, según las cifras ahora revisadas al alza, se generaron 240.000 empleos. En total, se contabilizaron en marzo 12,7 millones de desempleados, una cifra prácticamente invariable a la de febrero, cuando la tasa de desempleo se situó en el 8,3 por ciento. Con todo, el dato de un desempleo que continúa bajando, aunque sea a un ritmo lento, constituye una buena noticia para las aspiraciones a la reelección del presidente estadounidense, Barack Obama, que sabe que la situación de la economía será su principal campo de batalla de cara a los comicios de noviembre. Así lo recordó el propio presidente Obama.
 

“Saludamos las noticias de hoy de que las empresas han creado 120.000 empleos más y que el desempleo ha bajado”, dijo Obama ante un nutrido grupo de mujeres reunidas hoy en la Casa Blanca para celebrar, precisamente, un foro sobre Mujeres y la Economía. Aun así, admitió que todavía las cifras están lejos de poder ser consideradas satisfactorias. “Nuestra economía ha creado más de cuatro millones de trabajos, pero está claro para todos los estadounidenses que todavía habrá altibajos en el camino y que tenemos mucho más por hacer, incluido atender desafíos que atañen específicamente a las mujeres”, agregó. “Ahora mismo, no hay nada más importante que restaurar la seguridad económica para todas nuestras familias”, subrayó Obama.
 

Sobre los datos también se pronunció, como cada mes, el presidente del Consejo de Asesores Económicos de Obama, Alan Krueger. “Hay más trabajo por hacer, pero las cifras de desempleo de hoy proporcionan nuevas pruebas de que la economía continúa recuperándose de la peor recesión desde la Gran Depresión”, comentó Krueger. El economista recordó que si bien el ritmo de creación de empleo se ralentizó en febrero, mirando en perspectiva, la curva siguió siendo ascendente. “La economía ha añadido puestos de trabajo en el sector privado durante 25 meses seguidos, hasta un total de 4,1 millones de empleos”, analizó.
 

El que será con más probabilidad su rival republicano ante las urnas, Mitt Romney, había acusado esta misma semana a Obama de haber contribuido a la ruina económica del país con sus políticas. Coincidiendo con el candidato republicano, algunos expertos señalaron que las cifras que se conocieron ayer no reflejan necesariamente más empleo, sino menos personas buscando trabajo.
 

El Departamento de Trabajo de la mayor economía del mundo informó que el empleo aumentó en el sector manufacturero, los servicios de alimentación y bebidas y los servicios sanitarios, pero bajó en el comercio minorista y se mantuvo en grandes industrias como la minería, la construcción, las ventas al por mayor y el transporte, así como en el sector público.
 

Pese a la mejora, los economistas cercanos al Partido Republicano dijeron que esperaban que en marzo la economía generara más de 240.000 empleos, para que se consolidara la tendencia al alza de los últimos meses.
 

“Se esperaba que marzo trajera otro buen informe sobre empleo y fracasó estrepitosamente. Incluso una tasa baja de desempleo contiene malas noticias”, señaló Nigel Gault, jefe de economistas de la consultora IHS Global en un comunicado. “La ganancia neta de empleo no refleja más empleo, sino menos personas buscando trabajo y la cifra de marzo ha acabado con el aumento de más de 200.000 empleos de los meses precedentes”, opinó.
 

En tanto, el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Eric Cantor, consideró que el nivel de crecimiento “no es suficiente para los millones de estadounidenses que siguen sin trabajo o las familias que se enfrentan a los altos precios de la gasolina y la incertidumbre de una economía rezagada”.
 

Sin embargo, para la secretaria Trabajo, Hilda Solís, los datos son un reflejo de una recuperación de la economía. “Algunos meses estamos viendo enormes aumentos de empleos, mientras que otros meses estamos viendo un crecimiento más modesto. Pero la línea de tendencia es clara: nuestra economía está creciendo, y nuestra recuperación es duradera”, aseguró Solís en un comunicado.
 

El director ejecutivo de Alliance for American Manufacturing (AAM) Scott Paul afirmó que la manufactura está teniendo un papel fundamental en el impulso de la recuperación económica. “Invertir en este sector traerá más y mejores empleos”, señaló.
 

El desempleo continuó siendo más alto en el caso de las minorías, con un 14 por ciento entre los afroamericanos y un 10,3 por ciento entre los hispanos, frente al 7,3 por ciento entre los blancos. La cifra de desempleados de largo plazo, aquellos que llevan más de 27 semanas buscando trabajo, se mantuvo en 5,5 millones, que representan el 42,5 por ciento del total de los desempleados, que se sitúa en 12,7 millones.
 

Publicado enInternacional
Lagarde advierte de que Grecia aún puede quebrar y verse fuera de la UE

La directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, teme aún que Grecia caiga en bancarrota, que no ha logrado evitar por completo a pesar de las medidas de austeridad aprobadas por el Gobierno heleno. Así lo ha afirmado en una entrevista concedida a la cadena norteamericana CBS que se emitirá este domingo, en la que no descarta que Grecia vaya a quebrar, ni que, como consecuencia, se vea forzada a salir del euro y de la Unión Europea (UE).

 
Estas declaraciones suponen la última voz de alarma sobre la coyuntura en la que se puede sumir Grecia tras las elecciones anticipadas que se celebrarán el 6 de mayo, ya que un cambio de las fuerzas políticas que integren el Gobierno podría poner en peligro las condiciones bajo las que Atenas aceptó el segundo rescate financiero.

 
No pasó más de una semana desde que se aprobara el segundo paquete de rescate a Grecia cuando el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, dejó entrever que Atenas podría verse obligado a acogerse a un tercer rescate debido al estado de sus finanzas públicas. Desde entonces, diversos dirigentes europeos también se han pronunciado en este sentido y hasta el primer ministro, Lucas Papademos, no ha rehusado dicha posibilidad.

 
Mucho más crítico se muestra el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schauble, que, en una entrevista con la misma cadena, recrimina a Grecia que, a modo de "chivo expiatorio", achaque a Berlín la situación en la que se encuentra ahora.
 

"Cuando naciones enteras viven más allá de sus posibilidades y después son obligadas a adoptar medidas de austeridad, es lógico que culpen a otros", ironiza Schuble. "Es normal que esas personas que sufren por los errores que ellos mismos han cometido, traten de culpar a otros", apostilla.
 

En esta misma línea, el titular de Finanzas germano apunta que Alemania "no quiere ocupar a nadie", en alusión a las más fervientes críticas escuchadas en el Parlamento heleno contra el Gobierno alemán. "Alemania tuvo esas mismas ambiciones en el pasado y fracasó. Sin embargo, a día de hoy, no las tiene", apostilla Schuble.
 

EP washington 7 ABR 2012 - 11:22 CET
 


 

Publicado enInternacional
Grecia: disturbios contra gobierno y banqueros tras el suicidio de un jubilado

Atenas, 5 de abril. El suicidio de un jubilado griego ocurrido el miércoles se convirtió en símbolo de los costos sociales de la austeridad y fue reprochado por los detractores de los recortes presupuestarios impuestos por los prestamistas internacionales del país.
 

El farmacéutico jubilado Dimitris Christoulas, de 77 años, se disparó un tiro en la cabeza el miércoles en las afueras del Parlamento en Atenas, después de gritar consignas contra los recortes a salarios y pensiones y criticar el alza de impuestos. El hombre aseguró que los problemas financieros lo habían puesto en una situación extrema. En una nota de despedida, afirmó que “prefería morir a tener que rebuscar comida en la basura”.
 

El carácter público y simbólico del suicidio rápidamente desencadenó un torrente de apoyo. Cientos de personas se congregaron desde la noche del miércoles en la céntrica plaza de Syntagma, donde se quitó la vida el hombre, y lugar que ha sido desde hace dos años el principal punto de encuentro de multitudinarias protestas en rechazo a las medidas de austeridad impuestas por el gobierno griego, a cambio de dos rescates internacionales, con el fin de evitar la suspensión de pagos del país más endeudado de la eurozona y que ha desencadenado una crisis de deuda en toda la región.
 

El suicidio del hombre desató violentes disturbios en la noche del miércoles y la madrugada de este jueves, principalmente en la plaza Syntagma.
 

La policía antidisturbios disparó gases lacrimógenos contra unos mil 500 manifestantes para vaciar la plaza, cuando un grupo de unas 50 personas lanzaba piedras y bombas molotov contra los uniformados frente al edificio del Parlamento.
 

En los enfrentamientos al menos dos periodistas fueron apartados violentamente por la policía, la cual reportó que una decena de asistentes fueron detenidos y unas 20 personas resultaron heridas y fueron hospitalizadas.
 

Al continuar este jueves las manifestaciones, los inconformes crearon un altar improvisado con velas, flores y notas escritas a mano en protesta por la crisis. El movimiento de los “indignados” dijo que celebraría un segundo día de protesta, y convocó un acto en la ciudad de Tesalónica, en el norte del país.
 

El anciano que se suicidó bajo un árbol en la plaza Syntagma el miércoles por la mañana, a unos cien metros del Parlamento, señaló que los recortes de austeridad aprobados por el gobierno habían “aniquilado” su pensión y lo habían dejado en la pobreza.
 

La televisión privada Skai señaló que el hombre dejó una nota en su bolsillo, la que atribuía su decisión de quitarse a la vida a la crisis de deuda, alegando que no quería ser un lastre económico para sus hijos.
 

También comparó al actual régimen con el que fue impuesto por los ocupantes nazis en 1941. El gobierno griego está implementando un reajuste económico impopular a cambio de los préstamos de la Unión Europea (UE) y el FMI.
 

“El gobierno de ocupación literalmente ha aniquilado mi capacidad para sobrevivir con una pensión decente para la que he pagado durante 35 años”, indicó el jubilado en un extracto publicado en la prensa griega.
 

“No encuentro otra solución para un final digno, y no quiero tener que buscar en la basura para alimentarme”, escribió, presuntamente con tinta roja, según información difundida por la prensa.
 

El diario conservador Eleftheros Typos calificó a la víctima de “mártir de Grecia” y aseguró que su acto está lleno de “un profundo simbolismo político” que podría “conmocionar a la sociedad griega y al mundo político y despertar su conciencia”, antes de las elecciones parlamentarias del próximo mes.


La ira por el suicidio se dirige sobre todo a los políticos, pero también a las duras medidas de austeridad prescritas por la UE y el FMI a cambio de conceder los fondos del rescate para sacar al país de su peor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial.
 

Los ingresos de los griegos han caído en los últimos tres años 20 por ciento, mientras cientos de miles han perdido su trabajo.
 

El desempleo llega a un récord de 21 por ciento, supera el millón de personas, duplica el nivel promedio de la eurozona (de 10.2), y entre los jóvenes alcanza 50 por ciento.
 

Desde el comienzo de la aplicación de planes restrictivos en 2010, las pensiones se han recortado en alrededor de 15 por ciento; ahora los jubilados deben vivir con unos 500 euros. A eso se suma el aumento de los precios en un promedio de 10 por ciento, así como un incremento generalizado de impuestos.
 

Además el número de personas sin casa aumentó 25 por ciento, de acuerdo con un cable de Notimex, el cual señaló que poco más de la cuarta parte de la población enfrenta riesgo de pobreza o exclusión social.
 

En Grecia, los suicidios han aumentado en casi 20 por ciento en los últimos dos años, presuntamente como resultado de los duros recortes que incrementaron el desempleo y la recesión económica. Los siquiatras calculan que desde el inicio de la crisis en 2009 se han quitado la vida unas mil 500 personas.
 

En los tres primeros meses de 2012 la cifra de suicidios es de 149, publicó el diario Ekathimerini en su versión electrónica.

“Es horrible. No deberíamos haber llegado a este punto. Los políticos en el Parlamento que nos han traído hasta aquí deberían ser castigados por esto”, expresó Anastassia Karanika, una jubilada de 60 años.
 

En la semana ha habido cuatro intentos de suicidio por problemas económicos, según la policía. En uno de los casos, el dueño de un café en el centro del país, de 35 años, fue hospitalizado después de intentar matarse tomando pesticida, porque temía que su negocio acabara en manos del banco si no podía pagar la hipoteca.
 

El primer ministro griego, Lucas Papademos, y los líderes de los principales partidos que respaldan el gobierno de coalición lamentaron el incidente, pero destacaron que no debía convertirse en un debate nacional. “En estas horas difíciles para nuestra sociedad, todos, el Estado y los ciudadanos, tenemos que apoyar a nuestros compatriotas desesperados”, señaló.
 

“Las circunstancias exactas que llevaron a este hombre a poner fin a su vida no se conocen y creo que debemos permanecer calmados y mostrar respeto por los sucesos verdaderos”, apuntó el portavoz del gobierno, Pantelis Kapsis.
 

“Aquellos que deberían haberse suicidado hace mucho tiempo son los políticos que sabiéndolo decidieron llevar a este país y a su gente a este estado”, dijo el diputado conservador Panos Kammenos, que creó recientemente el partido antiausteridad Griegos Independientes.
 

En relación con el suicidio del jubilado, el portavoz del FMI, Gerry Rice, declaró en conferencia de prensa: “queremos decir que estamos profundamente entristecidos de saber de cualquier muerte en esas circunstancias, y simplemente expresar nuestro pésame”.
 

Publicado enInternacional
Viernes, 06 Abril 2012 06:47

Obesidad, regalo del TLCAN a México

Obesidad, regalo del TLCAN a México

Nueva York, 5 de abril. Estados Unidos exporta una epidemia de obesidad a México aplicando políticas comerciales y empresariales previstas en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que han transformado el sistema alimentario mexicano en reflejo de su vecino del norte, concluye una investigación divulgada hoy.
 

La investigación, publicada en el Journal of Occupational and Environmental Health (Revista de Salud Ocupacional y Ambiental), señala que el incremento de obesidad y sobrepeso en México –12 por ciento entre 2000 y 2006– coincide con la aplicación del tratado. Durante ese lapso se incrementó en el país el consumo de productos procesados, bebidas gaseosas y otros alimentos con altos niveles de grasa y azúcar, mientras cada vez más empresas estadunidenses aumentaron su presencia en toda la gama de producción y procesamiento, así como en restaurantes y en la venta de comida con la cual transformaron el “ambiente de alimento” y con ello provocaron un incremento en las tasas de obesidad.
 

“Mientras el panorama alimentario en México se asemeja al de Estados Unidos, con más refrescos, carnes procesadas y botanas con altos niveles de grasa y dulcificantes, no resulta sorpresivo que la lucha contra la obesidad en México y sus factores de riesgo –diabetes, derrames cerebrales y enfermedades cardiacas– también se haya americanizado”, comentó el doctor David Wallinga, uno de los responsables del análisis presentado hoy, y director del programa del Instituto de Políticas de Agricultura y Comercio (IATP, por sus siglas en inglés).
 

Karen Hansen-Kuhn, otra integrante del equipo y también encargada del programa de IATP, afirmó que es la primera vez que se evalúa el impacto del tratado comercial y de inversión sobre la salud pública. Subrayó que es necesario que en las negociaciones de tratados comerciales subsecuentes se consideren costos potenciales sobre la salud de cada país.
 

La investigación abarca los cambios en el “ambiente alimentario” generados por la creciente industrialización y globalización de la agricultura, en cuanto a producción, oferta y promoción de alimentos en el punto de venta.
 

La globalización de la agricultura ha tenido gran impacto en las dietas y la nutrición de las poblaciones, sobre todo en los países en desarrollo, donde la producción rural se ha visto afectada por la presencia creciente de empresas de alimentos y producción agraria trasnacionales. Eso implica nuevas pautas de consumo, la llamada “transición nutricional”, que se caracteriza “por una prevalencia de insumo calórico excesivo”.
 

En el caso de México, la investigación señala que el país ha enfrentado un incremento en la obesidad y el sobrepeso a lo largo del último cuarto de siglo, precisamente en el periodo en el que se ha aplicado el TLCAN.


En torno al tratado, aun antes de su puesta en marcha, México reformó leyes y aceptó anular protecciones para su sector agrario, y aceptó en el TLCAN el desmantelamiento de las barreras a importaciones de alimentos básicos y se abrió a la inversión extranjera toda la gama del sector de alimentos.
 

“Al cambiar de manera dramática el carácter de la agricultura mexicana, también cambiaron las pautas de consumo. Las dietas mexicanas giraron de alimentos básicos tradicionales hacia alimentos densos en energía y procesados y alimentos provenientes de animales, los cuales tienden a ser más altos en grasas y dulcificantes adicionales. De hecho, entre 1988 y 1999 –el periodo en que se negoció, firmó y se puso en marcha el TLCAN– la energía diaria promedio obtenida de grasas en México se incrementó de 23.5 por ciento a 30.3 (un aumento de 28.9 por ciento)”, según la investigación. A la vez, también se elevó 6.3 por ciento el insumo de carbohidratos refinadosy el consumo de refrescos también subió 37.2 por ciento.
 

Mientras México es cada vez más dependiente de Estados Unidos en alimentos básicos como maíz y soya –la exportación de maíz de EU a México se ha casi cuadruplicado desde la aprobación del TLCAN–, también se eleva el consumo de productos estadunidenses como azúcar y otros dulcificantes, carnes y alimentos procesados. Estados Unidos controla 98 por ciento del mercado de importaciones de productos “listos para comer” y otros procesados, o sea, el de botanas procesadas. Pero no es sólo comercio, sino también inversión lo que ha cambiado el mercado mexicano.
 

El informe registra los enormes incrementos en inversión directa estadunidense en el sector alimentario mexicano.
 

México es el tercer receptor de inversión directa estadunidense en las industrias de alimentos procesados y bebidas. La inversión también se manifiesta en el sector de “comida rápida”, en el que McDonald’s opera hoy más de 500 puntos de venta en 57 ciudades mexicanas, después de abrir su primer restaurante en 1985. México es el mercado regional más grande de Yum! Brand (dueña de KFC, Pizza Hut, Taco Bell y Long John Silver).
 

Otro sector significativo es el de venta de productos alimenticios, en el que el número de tiendas Wal-Mart creció de 114 a 561 entre 1993 y el 2001, y para 2005 Wal-Mart controlaba 20 por ciento del sector de menudeo de alimentos en México.
 

“México ha experimentado cambios significativos en su pauta de consumo de alimento a lo largo de las pasadas dos décadas, seguido por una creciente epidemia de obesidad tanto en menores de edad y como en adultos.
 

“Mexicanos, ricos y pobres, y de diversas regiones geográficas, consumen más grasas agregadas y azúcar, botanas procesadas, refrescos y productos lácteos y de carnes procesados. Su salud sufre en el proceso”, afirma el resumen de la investigación.
 

Publicado enInternacional

Después de varios días de largas negociaciones con los representantes sindicales y empresariales, además de los líderes políticos, el gobierno de Mario Monti concluyó el proyecto de ley sobre la reforma del mercado laboral que había anunciado, al parecer reconociendo el pedido de los sindicatos. El proyecto pasó ayer a manos del presidente de la República, Giorgio Napolitano, para luego llegar al Parlamento. Así lo informó el mismo Monti y la ministra de Trabajo, Elsa Fornero, en una larga rueda de prensa en la que explicaron los alcances de la nueva reforma. Pero, curiosamente, algunas modificaciones incorporadas en estos últimos días se agregaron con el solo consenso de los líderes de los partidos, con quienes Monti se reunió el martes hasta altas horas de la noche. Este hecho causó no poco malestar en los industriales, que habían pedido que el gobierno llamara nuevamente a empresarios y trabajadores para opinar sobre las modificaciones, antes de mandar el proyecto al Parlamento.
 

En efecto, la Confindustria, la principal organización empresarial, y la Asociación de Bancos Italianos (ABI), entre otros, en una declaración conjunta, se manifestaron preocupadas por las modificaciones, a las que consideran un “paso atrás”, no uno adelante, respecto de la modernización del mercado de trabajo y la competitividad de las empresas.
 

Aunque aparentemente las modificaciones respetarían el pedido de los sindicalistas, Susanna Camusso, la combativa secretaria general de la más importante central sindical italiana CGIL (ex comunista), dijo que no haría comentarios sin antes ver el texto, que sólo llegará a sus manos cuando el presidente Napolitano le dé el visto bueno. “De todas maneras, reitero, lo llamen como lo llamen, el despido ilegítimo debe ser sancionado con la reintegración al trabajo. Este punto no es negociable”, comentó. “Parece que el peligro de los despidos ilegítimos ha pasado”, comentó en cambio por su parte el secretario general de la central socialista UIL, Luigi Angeletti.
 

Entre los muchos aspectos que toca el proyecto, la reforma del artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores ha sido la que más controversia ha provocado, ya que es considerado por muchas empresas como un impedimento para nuevas asunciones y, por los trabajadores, como una garantía para no ser despedidos fácilmente. Según contó la ministra Fornero en la rueda de prensa, en el artículo 18 reformado están contemplados tres tipos de despido: objetivo (generalmente económico), disciplinario (por el comportamiento del trabajador) y discriminatorio (por ideas políticas, sexo, nacionalidad, religión, etc.) y en los tres casos será el juez quien podrá decidir si el despido ha sido injusto, en cuyo caso podrá establecer también que el trabajador sea reintegrado a su trabajo o que reciba una indemnización, que va de 12 a 24 meses de salario. “El artículo 18 fue una gran conquista de los años ’70 –dijo la ministra–, pero los tiempos han cambiado. Esta solución nos parece la más equilibrada.” Dijo además que habrá un proceso acelerado para las causas laborales, a diferencia de lo que ocurre ahora.
 

Con esta reforma, “los empresarios ya no tendrán más pretextos para decir que no pueden invertir en Italia”, subrayó Fornero, explicando también numerosos aspectos del proyecto de ley referidos al empleo de jóvenes y de mujeres y a mejoras en la productividad gracias a un ordenamiento de los contratos de trabajo a tiempo determinado y de los llamados “amortiguadores sociales”, entre ellos el seguro de desempleo, que se han hecho válidos, aun con restricciones, para todas las categorías de trabajadores.
 

Monti no descartó que, pese a haber llegado a un acuerdo en materia laboral con los partidos políticos, no se acaben los conflictos sociales. La CGIL había anunciado una serie de paros y de manifestaciones para este mes, que ahora deberá confirmar o anular.
 

Definido como un “acuerdo histórico” que relanzará el crecimiento económico (por Monti) y como “un paso adelante importantísimo” (por Pier Luigi Bersani, secretario del Partido Democrático), el optimismo de los dirigentes no podrá borrar algunos datos que caen como mazazos sobre el corazón de los italianos: en los últimos años, específicamente en 2008-2009, según datos del Banco Central de Italia, el rédito de las familias bajó un 4 por ciento, mientras la reducción del PIB fue del 6 por ciento. En ese período, al menos 480.000 familias italianas tuvieron que hacerse cargo de mantener un hijo que había perdido el trabajo en los doce meses precedentes. A esto se le agregan varios casos de suicidios de gente que no podía pagar sus cuentas. Ayer, entre muchos otros, un empresario en bancarrota se disparó un tiro en el pecho. Un día antes, una jubilada de 78 años se tiró desde la terraza de un edificio porque con una jubilación de 800 euros no podía vivir y le llegó la de marzo, con el ajuste jubilatorio, de 600 euros.
 

Publicado enInternacional
Miércoles, 04 Abril 2012 15:11

Esquivando el dólar

ALAI AMLATINA, 04/04/2012.-  El tema de la tasas de cambio entre monedas y de con cuales pagar el comercio internacional tiene absoluta vigencia. El 28 de marzo, terminó un Simposium en la OMC dedicado a eso. La semana pasada hubo en Nueva Delhi un cónclave de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) donde acordaron que el comercio entre ellos se haga en sus respectivas monedas. La presión de Estados Unidos para universalizar las sanciones unilaterales que aplica a Irán en los mercados financieros agudizó la necesidad de usar en comercio y en finanzas otras divisas.
 
El dólar fue durante seis décadas la moneda predominante en el comercio internacional. Eso dio grandes beneficios a los financistas de Wall Street, gran influencia al gobierno de Estados Unidos y permitió a los norteamericanos vivir con una balanza comercial crónicamente desfavorable. Aún hoy en día, a pesar de la crisis financiera originada en Wall Street y la creación de “facilitaciones cuantitativas” por más de un billón (trillion), el 60 por ciento de todas las reservas en divisas son en dólares. Pero hay grandes cambios en el horizonte.
 
La gran prensa suele inventar o ignorar según convenga a los dueños de Wall Street. Por eso casi no se habla sobre los acuerdos para dejar de usar el dólar en el comercio internacional.

Algunas naciones petroleras han comenzado a vender petróleo en otras divisas y a separase del petrodólar, como se llamó a la emisión de dólares inorgánicos para pagar el alza del petróleo que produjo el abandono definitivo del patrón oro por Estados Unidos, en 1973. Las grandes economías exportadoras y algunas instituciones internacionales, como la ONU, ya se han planteado la necesidad de una nueva moneda de reserva mundial.
 
La economía de EE.UU se deteriora desde hace décadas y el esfuerzo financiero por salvar a los bancos ha desviado y esterilizado en la bolsa los recursos que podrían haberla estimulado. El creciente desempleo, la des-industrialización norteamericana y una balanza comercial en déficit crónico recomiendan un alejamiento del dólar como moneda de reserva.
 
Mientras, China es acusada por EE UU y sus satélites de subvalorar su moneda – el Renminbi (RMB)- y piden que lo haga convertible. La paradoja es que China es el mayor cliente externo de bonos del tesoro norteamericano y el país que más pierde con la depreciación del dólar, por eso el porcentaje de dólares en sus reservas fue bajando de 74% a 54%. El dilema es que si el RMB se hace convertible- como pide EE UU- se acelera la caída del dólar. Si continúa el equilibrio, la economía China alcanzará a la de los EE.UU. para el año 2016, pero creciendo más. Cuando se eleve el nivel de vida chino, su economía será la más grande del mundo, para el 2020. Eso la induce a permitir gradualmente una mayor presencia del RMB como divisa.
 
Los síntomas
 
Desde el 2004, Rusia y China abogan por crear una nueva moneda mundial de reserva que remplace el dólar. En su comercio bilateral evitan el dólar y desde hace un año comercian sólo en sus propias monedas. China y Japón, la segunda y tercera economías de mundo llegaron hace poco a un acuerdo para comerciar en sus propias monedas. El BRICS (Brasil, Rusia, India, China, África del Sur) acaba de anunciar que impulsarán el comercio entre ellos y con sus propias monedas. El comercio entre BRICS es de $230 millardos y crece a un 28%.
 
África tiene un millardo de habitantes y el mayor socio comercial de África ya no es Europa, sino China. El comercio entre ambos creció en un 31% anual y pasó de $10,6 millardos en 2001 a $127 millardos en 2010 y $166 millardos en 2011 y es favorable a África, porque 93 millardos fueron exportaciones africanas. Los contratos de ingeniería chinos en África sobrepasaron en 2010 los $132 millardos. Más de un tercio de esas transacciones fueron con Sudáfrica y después del acuerdo entre los BRICS ese comercio se hará en Rands y en RMBs que ya son moneda de reserva en otros países africanos. El Banco más grande de África, el Standard Bank, precisó que para 2015 más de 100 millardos del comercio africano será pagado en RMBs.
 
El comercio entre la India y África también crece. El 17 de marzo tuvo lugar en Nueva Delhi la segunda cumbre entre la India y los ministros africanos de comercio, donde se fijó como objetivo aumentar el comercio bilateral de $62 millardos en 2011 a $90 millardos en 2015. Se puede asumir que el comercio entre India y Sudáfrica, que es de $8 millardos, será pagado en Rupias y Rands, según el acuerdo entre el BRICS

China parece decidida a imponer el RMB como divisa fuerte para inversión y comercio. Unas 70.000 empresas chinas usan ya el RMB en operaciones asiáticas. En enero, China y los Emiratos Árabes Unidos acordaron abandonar el dólar y utilizar sus propias monedas en las transacciones de petróleo. Se trata de un intercambio monetario (currency swap) por 35 millardos de RMBs ($5,5 millardos). Ese acuerdo de los Emiratos y la exclusión de Irán del área Dólar son una amenaza para el sistema del petrodólar.
 
Estados Unidos dejó de ser el principal cliente del petróleo saudita, ahora es China, que en febrero importó 1,39 millones de barriles. Ahora mismo comienza la construcción de una gran
 
refinería chino-saudita y el comercio entre los dos países crece a ritmo galopante. Es muy probable que los discretos acuerdos entre ambos contemplen el pago del petróleo en RMBs.
 
La necesidad de sustituir el dólar como principal divisa para el intercambio comercial y el financiamiento es cada vez más evidente. No puede ser divisa de referencia una moneda con un valor inestable, que protagoniza un desorden financiero frauduloso, en contubernio con la Reserva Federal.

La receta

 
Un informe de la ONU prevé “un nuevo sistema de reserva global”…”que ya no se base en el dólar de los Estados Unidos como la principal moneda de reserva única.” El FMI también tiene informes que reconocen esa necesidad. Hay uno titulado “Acumulación de reservas y la estabilidad monetaria internacional” que rescata la receta que John Maynard Keynes propuso en Bretón Woods: el “Bancor”, emitido por un Banco Central Mundial. En las presentes condiciones de predominio político absoluto del sector financiero sobre todo el resto de la sociedad, eso –que fue aconsejable en aquel momento- parece desaconsejable. Terminaría seguramente en una ampliación mundial de la corrupción y una complicidad culpable con Wall Street y la City que ahora caracterizan a la Reserva Federal y al Banco de Inglaterra.
 
La repuesta debe partir de una constatación evidente, como dijo Yaroslav Lissovolik, del Deutsche Bank: “El monopolio del euro y el dólar como monedas de reserva es cuestionable. El mundo necesita otras monedas de reserva”. La agresión financiera contra Irán por dominar la tecnología nuclear, el “tsunami monetario” por la gran inyección monetaria para premiar a banqueros ladrones o la ridiculez de congelar las cuentas de la Sra. Assad por unas supuestas compras, por demás legales, son actos que muestran al mundo los abusos irracionales del presente sistema financiero y la urgente necesidad de cambiarlo.
 
En Delhi se acordó también un Banco de Desarrollo patrocinado por los BRICS que usaría una cesta de sus propias monedas en los préstamos a los otros países en desarrollo. Una novedad estabilizadora, porque los BRICS tienen las economías de crecimiento más estable. Ese sería un buen punto de partida para relevar los rastros de los acuerdos de Bretón Woods que impusieron al Banco Mundial, el FMI y el US dólar como los árbitros de las finanzas internacionales.
 
Por Umberto Mazzei es doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Florencia. Es Director del Instituto de Relaciones Económicas Internacionales en Ginebra. http://www.ventanaglobal.info

Publicado enInternacional
Lunes, 02 Abril 2012 14:18

Los BRICS y la caída de otro muro

Los BRICS y la caída de otro muro
El sistema creado en Bretton Woods hace siete décadas está a punto de colapsar. No se trata de un hundimiento abrupto sino de la lenta erosión de su legitimidad y de la capacidad para dirigir los asuntos globales. En su lugar viene pugnando por nacer un nuevo orden cuyos cimientos comenzó a construir la IV Cumbre de los BRICS en Nueva Delhi.
 
Vivimos un parteaguas, asegura el historiador Paul Kennedy. “Mientras ocurre, son muy pocos los contemporáneos que se dan cuenta de que han entrado en una nueva era”, escribió en un articulo titulado, precisamente, “¿Hemos entrado en una nueva era?” (El País, 3 de noviembre de 2011). El historiador prefiere no abordar los cambios bruscos como las grandes guerras, sino “la lenta acumulación de fuerzas transformadoras, en su mayor parte invisibles, casi siempre impredecibles, que, tarde o temprano, acaban convirtiendo una época en otra distinta”.
 
En su análisis destaca cuatro “fuerzas transformadoras”. La primera es la erosión constante del dólar que pasó de representar el 85 por ciento de las divisas internacionales para situarse en el entorno del 60 por ciento. Caminamos hacia un mundo en el que habrá sólo tres grandes divisas de reserva: el dólar, el euro y el yuan. La segunda es la parálisis del proyecto europeo. La tercera es el ascenso de Asia que supone el fin de “500 años de historia” hegemonizada por Occidente. La cuarta es la decrepitud de las Naciones Unidas.
 
La mirada larga del historiador podría ser complementada con el tiempo corto del análisis estratégico como el que esboza el Laboratorio Europeo de Anticipación Política (leap) en el análisis de las tendencias globales del último año: “En marzo de 2011 todavía estábamos en el mundo unipolar post 1989. En marzo de 2012 ya estamos en el mundo multipolar post crisis que vacila entre confrontaciones y colaboraciones” (Geab No. 63, 17 de marzo de 2012). En suma, estamos parados sobre una coyuntura de cambios profundos que dejarán su impronta en el mundo del siglo 21.
 
La IV Cumbre del BRICS realizada el 28 y 29 de marzo en Nueva Delhi, es uno de los núcleos del cambio ya que encarna una de las más potentes fuerzas transformadoras que refiere Kennedy. Los jefes de Estado Dilma Rousseff (Brasil), Dmitri Medvedev (Rusia), Hu Jintao (China) y Jacob Zuma (Sudáfrica) y el primer ministro Manmohan Singh (India) decidieron comenzar a trabajar para crear un banco de desarrollo de los cinco países que es un reflejo del peso adquirido por el grupo en la economía mundial pero también una reacción ante la negativa de los Estados Unidos y la Unión Europea de soltar el control del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional.
 
Los cinco emergentes, a los que pueden sumarse en un futuro Turquía, Indonesia e Irán,  buscan transformar a sus países en alternativa a las instituciones mundiales dominadas por países occidentales y transformar su creciente poder económico en influencia política y diplomática. La creación de un “banco del BRICS” permite a los países contar con recursos para obras de infraestructura y contar con instrumentos de crédito para afrontar crisis financieras como las que afronta Europa.
 
El Yuan despliega sus alas
 
En los últimos meses el yuan ha sido aceptado por varios países como moneda para intercambio bilateral en sustitución del dólar. En diciembre China y Japón acordaron eliminar gradualmente el dólar en los pagos mutuos para utilizar las monedas nacionales (yen y yuan) en el comercio bilateral. Más importante aún, Japón decidió comprar bonos chinos nominados en yuanes. Ambas decisiones, tomadas en diciembre de 2011, tienden a acelerar la conformación de una zona de libre comercio asiática en la que participarán nada menos que la segunda y la tercera economías del mundo, además de Corea del Sur.
 
Acuerdos similares de intercambio en monedas locales estableció China con Rusia y Bielorrusia, pero ahora también con Australia, un país que al igual que Japón se considera en la zona de influencia de Estados Unidos. Los bancos centrales de Australia y China firmaron el acuerdo para comerciar en yuanes y dólares australianos con el objetivo de fortalecer los lazos económicos. Para China es otro paso importante en la internacionalización del yuan que, según el HSBC, una de las mayores instituciones financieras del mundo, se convertirá para 2015 en una de las tres principales monedas globales (Russia Today, 23 de marzo de 2012).
 
Las empresas chinas ya usan el yuan en intercambios con sus socios en 181 países, sobre todo en Asia, Oriente Medio y América Latina. Aunque el dólar aún representa el 60 por ciento de las reservas internacionales, en Asia no llega al 50 por ciento pese a que los principales tenedores de esa divisa son China y Japón. En la región, la más próspera del mundo, la preferencia es por el oro.
 
En la misma dirección, China viene modificando radicalmente sus reservas, que superan los 3, 2 millones de millones de dólares. Hasta 2006, el 74 por ciento de sus reservas estaban en dólares, pero a partir de ese año comenzaron a descender lentamente, hasta que en 2011 cayeron aceleradamente hasta el 54 por ciento (Geab No. 63). No sólo los chinos toman recaudos ante la pérdida de valor del dólar; los bancos europeos abandonaron sus préstamos en esa moneda ante la creciente volatilidad del mercado de divisas.
 
En el marco de la IV Cumbre, el Banco de Desarrollo de China se dispone a firmar un acuerdo con el BRICS para ampliar a esos países los préstamos en yuanes, lo que supone un paso importante en la internacionalización de esa moneda (Russia Today, 9 de marzo de 2012). El bloque que representa el 41 por ciento de la población mundial, casi el 20 por ciento del PIB y la mitad de la reservas en divisas y oro, parece haber apostado al yuan como su paraguas monetario frente a un dólar cada vez más devaluado.
 
La imposible hegemonía China
 
La decisión supone traspasar una línea de no retorno. Que ese paso lo den China y Rusia, dos potencias nucleares que no temen el enorme poderío militar de Washington, no es algo que pueda llamar la atención. Que lo hagan India y Brasil, es diferente. Jaipal Reddy, ministro de Petróleo de India, desafió las presiones estadounidenses al afirmar que su país seguirá importando petróleo de Irán y llamó a Occidente a entender “las necesidades” de su país (Russia Today, 26 de marzo de 2012).
 
India acaba de anunciar la compra de 126 cazabombarderos Rafale, fabricados por la francesa Dassault, dejando de lado la oferta de la estadounidense Boeing. Brasil tiene aparcada desde 2009 la compra de 36 cazas en la que compiten el F-18 de Boeing, el Rafale y el Gripen de la sueca Saab. Hace más de dos años Luiz Inacio Lula da Silva había anunciado su preferencia por el avión francés, aún siendo más caro que el de Boeing, ya que Francia asegura un completo traspaso de tecnología que le permitiría a la brasileña Embraer iniciar su producción en serie.
 
Las presiones de la Casa Blanca a favor del caza de Boeing forzaron al gobierno de Lula y luego al de Dilma Rousseff a aplazar la compra. Sin embargo, la decisión de India, primer país del mundo que compra el caza francés, puede facilitar la decisión de Brasil. Algunos van más lejos y apuntan, como el director del sitio Defesanet, Nelson During, que Brasil e India pueden resucitar “un viejo proyecto debatido en 2002 de producir un avión conjuntamente”, que en esa época era el Mirage francés (AFP, 26 de marzo de 2012)
 
La decisión estratégica de Brasil puede estar muy cerca y todo apunta a la compra de los Rafale, sobre todo luego del desaire recibido por Washington que suspendió el contrato que había ganado la brasileña Embraer para la compra de 20 aviones se ataque Super Tucano por 355 millones de dólares para la fuerza aérea de Estados Unidos. Si la Embraer lograba “ingresar” en el selecto grupo de proveedores de la principal fuerza aérea del mundo, se hubiera consolidado como industria aeronáutica militar.
 
Esta vez la cancillería brasileña no pudo ocultar su desagrado “en especial por el momento y la forma” de la decisión, semanas antes de la visita oficial de Rousseff a Wahington. Pero el dato mayor es otro: la cancillería asegura que esa decisión “no contribuye a la profundización de las relaciones entre los dos países en materia de defensa” (Valor, 2 de marzo de 2012).
 
Por su parte, la subsecretaria de Asuntos Políticos de la cancillera brasileña, Maria Edileuza Fontenele Resis, recordó que en 2012 los BRICS “serán responsables del 56 por ciento del crecimiento global cuando el G7 (Alemania, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Japón, Italia y Canadá) será apenas responsable por el 9 por ciento del crecimiento”. Destacó que el intercambio entre los cinco emergentes creció de 27 mil millones de dólares en 2002 a 250 mil millones en 2011 e insito en que además el bloque presenta una “notable convergencia” de posiciones en aspectos destacados de la agenda internacional como la situación n Oriente Medio y el norte de África (Xinhua, 22 de marzo de 2012).
 
Pero el bloque BRICS presenta enormes dificultades para su consolidación. La principal, además de sistemas políticos, economías y objetivos diferentes, consiste en el rechazo a la política de exportaciones baratas de China que genera desindustralización en países como India y Brasil. China aparece empeñada en revisar el injusto sistema de Bretón Woods (que creó la actual arquitectura financiera global) pero se niega a aceptar una ampliación de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, y muy en concreto rechaza e ingreso de países asiáticos, lo que la lleva a chocar con India.
 
Para superar las dificultades que imponen las contradicciones anotadas, sumada a la dificultad de convertirse en un bloque dada su dispersión geográfica, es que se han concentrado en el objetivo común de buscar alternativas al dólar, un problema que aqueja a todas las economías emergentes. Puede decirse que la frustración generada por la especulación financiera ha sido uno de los principales factores de cohesión del BRICS, como apunta el profesor de estudios estratégicos Brama Chellaney, del Centro de Investigaciones Políticas de Nueva Delhi (Valor, 23 de marzo de 2012).
 
Sudamérica tiene la palabra
 
“No queremos el dinero de los países ricos”, le dijo Dilma a la canciller Angela Merkel en su reciente visita a Alemania. Criticó “el tsunami de liquidez” creado por los países ricos para levantar una barrera proteccionista que terminarìa hundiendo a la industria de los países emergentes: “La salida que ellos encontraron para enfrentar los problemas es una manera clásica, conocida, de exportar la crisis. Cuando el compañero Mario Draghi (ironía por el italiano que preside el Banco Central Europeo y proviene del sector financiero privado) dice que ‘vamos a echar a rodar la maquinita que hace dinero’, está inundando los mercados con dinero. ¿Y qué hacen los inversores? Toman préstamos a tasas bajísimas, en algunos casos hasta negativas, en los países europeos y corren a Brasil para aprovechar lo que los especialistas denominan arbitraje, que, grosso modo, es la diferencia entre las tasas de interés de allí y de aquí. Entonces, Brasil no puede permanecer paralizado ante eso. Tenemos que actuar. Tenemos que actuar defendiéndonos, cosa bastante distinta del proteccionismo” (Pagina 12, 28 de marzo de 2012).
 
Los pasos que vaya a dar Brasil serán decisivos para la región sudamericana. El agravamiento de la crisis financiera mundial en el tercer trimestre de 2011 ha elevado las cautelas en el gobierno de Dilma. Las previsiones globales para 2012, según el leap, advierten sobre “cinco tormentas devastadoras”: recaída de la crisis en Estados Unidos en un marco de estancamiento europeo y desaceleración de los BRICS, alza de las tasas de interés y callejón sin salida para las deudas de los bancos centrales, tempestad en los mercados de divisas, posible agravamiento de la tensión en torno a Irán y nueva quiebra de los mercados y de las instituciones financieras (Geab No. 63).
 
Puede parecer catastrofista, pero en Brasil no creen que sea un diagnóstico exagerado. “La crisis es seria y puede llevar a una ruptura política y social”, advirtió Dilma hace seis meses (Valor, 22 de setiembre de 2011). Para la presidenta se superonen crisis económica, de gobernanza y de coordinación política. En la misma línea se pronunció en su momento Antonio Delfim Netto, ministro de Hacienda de la dictadura militar (1964-1984) y ferviente admirador de Lula en los últimos años, quien tituló su columna “Nessun dorma” (Nadie duerma), advirtiendo que ni la FED ni el Banco Central Europeo saben qué hacer. Su consejo suena terrible: “Vamos a poner nuestras barbas en remojo y protegernos de la probable desintegración de la economía mundial” (Valor, 20 de setiembre de 2011).
 
¿Porqué debe concederse tanta importancia a Brasil? Simplemente, porque es el único país cuque se comporta como una verdadera locomotora: incluyó 40 millones de personas en apenas siete años en el mercado de consumo de las clases medias; hasta 2016 invierte 900 mil millones de dólares, más de un tercio del PIB, en 12 mil grandes obras, sobre todo en infraestructura y energía (Valor, 28 de marzo de 2012). Es l que  menor exposición tiene a los avatares del comercio mundial, y que sus exportaciones representan apenas el 11 por ciento de su PIB, menos aún que las de Estados Unidos.
 
¿Está la región preparada para un escenario global complejo? Aún no. Hay tres caminos para enfrentar un probable escenario de desarticulación económica y guerra monetaria: seguir en el área del dólar, apostar a una moneda regional o trabajar para la internacionalización del real. La primera es apostar al status quo. La tercera no entra en los cálculos. A la vista de la experiencia europea, una moneda común sudamericana requiere niveles de consolidación de la integración que aún están muy lejanos, aunque puede llegar a ser apremiante avanzar en esa dirección. El problema de la región son los tiempos, como lo atestigua el cansino trote del Banco del Sur.
 
Por Raúl Zibechi, periodista uruguayo, es docente e investigador en la Multiversidad Franciscana de América Latina, y asesor de varios colectivos sociales.
 
Publicado enInternacional

Nuevos datos alarmantes sobre el desempleo en España, esta vez de la mano de Eurostat, que muestra cómo el nivel de paro en febrero alcanzó el 23,6% y como más de la mitad de los jóvenes españoles (el 50,5%) se encuentra sin trabajo.
 

Además, el desempleo en la zona euro se ha situado en el 10,8%, un nivel récord que supera en una décima el dato de enero y que supone ocho décimas más que el registrado en 2011. España lidera los malos datos con tres décimas más de desempleo que en el mes anterior.
 

Preocupa especialmente el paro juvenil (menores de 25 años), que en el conjunto de la zona euro sube hasta el 21,6%. Por sexos, el desempleo masculino aumentó cuatro décimas, hasta el 23,3%, y el femenino subió dos décimas, hasta el 23,9%.


Por su parte, en el conjunto de la Unión Europea la tasa de desempleo se situó en febrero en el 10,2%, una décima por encima del mes anterior, y siete décimas más que en febrero de 2011. El paro juvenil en el conjunto de la UE se situó en el 22,4%, una décima más que en enero.
 

La agencia estadística europea calcula que 24,550 millones de personas carecían de empleo en enero en la UE, de los que 17,134 millones se encontaban en la zona euro, lo que supone un aumento mensual de 167.000 parados en el conjunto de la UE y de 162.000 en la zona euro. Respecto a febrero de 2011, la cifra de desempleados entre los Veintisiete subió en 1,874 millones de personas y en 1,476 millones en la zona euro.
 

Entre los países miembros cuyos datos estaban disponibles, las menores tasas de paro se registraron en Austria (4,2%), Países Bajos (4,9%) y Luxemburgo (5,2%), mientras que las más altas fueron las de España (23,6%), Grecia (21% en diciembre de 2011), Portugal (15%) e Irlanda (14,7%).
 

Por su parte, la tasa de paro masculino se incrementó en la zona euro desde el 10,6% de enero al 10,7% de febrero, mientras que en la UE se mantuvo en el 10,1%. En el caso del paro femenino, subió una décima en ambas áreas, hasta el 11% y el 10,2%, respectivamente.
 

PÚBLICO.ES/EUROPA PRESSMADRID/LUXEMBURGO02/04/2012 11:10 Actualizado:
 

Publicado enInternacional
Domingo, 01 Abril 2012 07:42

Viento a favor en América Latina

Viento a favor en América Latina
Era una reunión de ministros de Economía, gobernadores de los bancos centrales, banqueros e inversores, pero en la sesión inaugural tomaron la palabra un maestro de bailarines, un dramaturgo, una alfabetizadora y una exministra de Cultura. En la inauguración de la reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), celebrada recientemente en Montevideo, se habló de cultura, y tal vez eso sea representativo del momento que atraviesa la economía latinoamericana. Ya no se viven las urgencias de otros tiempos, ni siquiera las que afronta Europa, aunque queda mucho por hacer tanto en el fomento cultural como en el desarrollo económico. “Es gracioso que ahora la crisis es mundial, pero acá no hay crisis”, comentó el dramaturgo, el joven uruguayo Gabriel Calderón. Lo usual era que las cosas sucedieran al revés. El desafío es que la gracia persista y contagie a los 174 millones de latinoamericanos, un 31% del total, que malviven en la pobreza.

 El porcentaje de pobres demuestra, pese a todo, un progreso “impresionante” respecto de las décadas de los ochenta y noventa del siglo XX, según Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que participó en una jornada de reflexión paralela a la reunión del BID. En la sede de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), con vistas a La Rambla de la capital uruguaya y al Río de la Plata, Bárcena destacó que Latinoamérica “está aprendiendo de su pasado, es más prudente en la macroeconomía y más progresiva en materia social”. De todos modos, advirtió, “esta no será necesariamente la década de Latinoamérica”. En 2010, tras la Gran Recesión mundial, la economía de la zona se expandió un 6,2%. En 2011 el ritmo de crecimiento bajó al, 4% y la CEPAL prevé que este año crezca un 3,7%, dada la recesión en Europa, la desaceleración del crecimiento chino y la recuperación aún no tan fulgurante de EE UU.

El informe de coyuntura que difundió el BID en la reunión de Montevideo calcula que la economía latinoamericana se expandirá el 3,6%. Pero el banco que preside Luis Alberto Moreno abre el paraguas y plantea otros dos pronósticos. En uno empeoran la recesión de Europa y la desaceleración de China sin que la actividad interna de EE UU se ralentice por motivos endógenos. En ese caso, la economía latinoamericana se estancaría en 2012. Pero si la situación europea deriva en una crisis y se prolonga hasta al año siguiente, China crecería todavía menos y EE UU se contraería, con lo que el PIB de América Latina caería más del 3%.

Los bancos, que siempre suelen arrojar pronósticos más optimistas de lo que a veces la realidad evidencia, confían en que ocurrirá el primero de los escenarios. En hoteles de lujo y clubes de golf, JP Morgan y el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, según sus siglas en inglés), que reúne a 450 bancos de 70 países, organizaron seminarios paralelos al encuentro del BID a los que asistieron inversores. En el encuentro de JP Morgan, los participantes coincidieron en que seguirían apostando por Latinoamérica porque crecerá un 3,6%, tiene bajas necesidades de financiamiento y se beneficia de los precios de las materias primas, que se mantienen altos porque dependen más de la evolución de China que de la de Europa. El IIF pronostica un 3,7% porque destaca la capacidad de la región para resistir las sacudidas externas. El instituto prevé que Perú, Colombia y Venezuela, en año electoral, crezcan por encima del 4%. Brasil alcanzaría un 3,4% y México, un 3,6%. Los banqueros coinciden en que una desaceleración mayor a la esperada en China constituye el principal fantasma latinoamericano.

Aun si se cumplen las perspectivas de crecimiento moderado para 2012, las autoridades de la región afrontan serios desafíos. Bárcena mencionó en primer lugar la inflación, dado el aumento de los precios internacionales de las materias primas. De eso ya se quejan los automovilistas colombianos o argentinos, por ejemplo. En segundo término, señaló la apreciación de los tipos de cambio, lo que implica una señal fuerte en contra de la exportación y a favor de la importación, con el consiguiente deterioro de la cuenta corriente, clave para contrarrestar las fugas de capitales que se producen de un día para otro cuando se acaba la confianza. El IIF aboga por que los países modifiquen sus políticas macroeconómicas para proteger la competitividad. En tercer lugar, la jefa de CEPAL identificó precisamente la amenaza de la volatilidad de los mercados financieros internacionales. La incertidumbre provoca costes para empresas y trabajadores, según comentó el ministro de Economía de Uruguay, Fernando Lorenzo.

En cuarto término, Bárcena se refirió a un desafío estructural como el del aumento de la productividad. “Hay una brecha entre las pymes y las empresas que están en la vanguardia”, observó la experta mexicana. Por la comodidad que provocan los buenos precios de los productos básicos importados, se desindustrializa la producción latinoamericana. El quinto elemento es la desigualdad, menor que hace una década, pero alta de todos modos. Los banqueros no solían preocuparse mucho por la equidad en el pasado, pero en el último informe del IIF lo señalan como uno de los principales “riesgos” de la región. Por eso recomiendan que los gobernantes pongan en marcha políticas para reducir las desigualdades como si de una inversión se tratase. Eso les permitiría recabar apoyos a las recetas de mercado y mermar las opciones que ellos consideran “populistas”. El ministro de Economía de Uruguay advirtió de que es mayor la desigualdad en la distribución de los medios de producción de recursos naturales que en la de ingresos. “La valoración de la producción basada en recursos naturales ofrece oportunidades de crecimiento, pero también tensiones de tipo distributivo, por una cuestión de justicia y por tratarse de recursos no renovables”, explicó Lorenzo.

Un sexto factor es la política fiscal. “América Latina recauda poco y mal, con impuestos regresivos, y tenemos problemas en el gasto”, disparó Bárcena. En séptimo lugar aparece la necesidad de una mayor inversión. Latinoamérica invierte el equivalente al 22,9% del PIB, por debajo del 25% que desembolsaba entre 1970 y 1982, cuando estallaba la crisis de la deuda y comenzaba la llamada década perdida. Asia-Pacífico está en un 35%. Uno de los destinos de la inversión es la infraestructura, que alcanza el 2% del PIB, frente al 8% del este de Asia.

La violencia fue mencionada como problema por el secretario general iberoamericano. La delincuencia en general, y el narcotráfico en particular, destruyen vidas humanas, pero también el entorno económico. El modo de combatirlos tampoco garantiza mayor seguridad. Iglesias señaló un noveno reto: “Hay que ver cómo nos integramos con China. A la africana no sirve”. El expresidente del BID aludió así a un esquema más parecido al colonialismo económico que a una relación simbiótica.

Un décimo asunto pendiente es la integración regional. Solo el 17% de las exportaciones de los países latinoamericanos se destina a la región. En Asia, el comercio intrarregional supone el 45% del total. Países como Brasil y Argentina buscan preservar sus industrias o evitar déficits en la cuenta corriente mediante la aplicación de barreras al intercambio, mientras México, Chile, Colombia y Perú tienen fe ciega en el libre comercio.

La lista continúa. El ministro de Economía de Perú, Luis Miguel Castilla, llamó a mejorar la calidad de las instituciones. “Debemos modernizar el Estado peruano, que la carrera en la Administración pública esté regida por la meritocracia y la transparencia. Además, hay problemas de gobernabilidad en distintos países que deben resolverse con una presencia más efectiva del Estado”, opinó Castilla.

Algunos factores que en la actualidad contribuyen al crecimiento latinoamericano pueden transformarse en un bumerán. Dado los altos precios y la elevada demanda de materias primas, la región se ha hecho más dependiente de ellas, según el BID. Para países como Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Uruguay y Venezuela, las exportaciones de productos básicos representan más del 50% de sus envíos al exterior, según el IIF. La excepción es México entre las grandes economías del vecindario. Una vulnerabilidad adicional radica en la dependencia de los ingresos fiscales respecto de las materias primas agrícolas, petroleras y mineras. Los precios de los metales, principal exportación de Chile y Perú, corren el riesgo de una desaceleración de China, y sobre todo de una caída en la inversión de este país. Los precios de los granos también pueden bajar, pero no tanto, pues no se esperan grandes retrocesos en la expansión de las clases medias china e india, que demandan cada vez más alimentos. Esto constituye una buena noticia para Argentina, Brasil o Uruguay.

El fuerte ingreso de capitales, que suele manifestarse con un rápido crecimiento del crédito, también puede frenarse. El BID recuerda que las economías emergentes han sufrido crisis bancarias o recesiones en alrededor del 50% de los casos en que habían producido auges de entradas de fondos especulativos. El organismo presidido por el colombiano Moreno recomienda entonces que los países refuercen la supervisión de los bancos y la prudencia en sus políticas macroeconómicas. Brasil ha recurrido a una batería de controles de capitales. Argentina y Venezuela también los han aplicado, pero no porque corran el peligro de un auge de entradas sino, por el contrario, porque quieren restringir las salidas. Los bancos centrales de ambos perdiendo reservas el año pasado, a diferencia del resto de los vecinos.

En caso de que empeore la crisis europea, los analistas en Latinoamérica se preguntan si la región podrá ejercer una política contracíclica como la que combatió con inusual éxito el impacto de la debacle de Lehman Brothers en 2008. Parte del estímulo fiscal que se aplicó en su momento ya ha sido retirado, pero otra porción continúa vigente, sobre todo en lo que se refiere al gasto social, algo lógico teniendo en cuenta los aún altos índices de pobreza de la región. Además, el BID recomienda el mantenimiento de los estímulos en casos como el actual, cuando existen riesgos de crisis. Pero el banco advierte de que los déficits fiscales estructurales han crecido, con lo que “la región está menos preparada que antes de la Gran Recesión para responder a una perturbación (externa) negativa con una política fiscal contracíclica”. Bárcena, en cambio, observa que “las finanzas públicas están bajo control”. Una mayor inestabilidad financiera mundial elevaría los costes de financiamiento de Latinoamérica, que por ahora siguen bajando.

El BID considera que pocos países se encuentran en mejores condiciones fiscales que en 2007, antes de la crisis mundial. Ellos son Bolivia y Uruguay. Por su parte, Argentina, Brasil, Honduras y Venezuela se encuentran igual que hace cinco años. Los demás carecen de la misma capacidad para ejercer políticas anticíclicas en caso de crisis. Si se desencadena el peor de los escenarios, el BID considera que solo Argentina, Bolivia y Nicaragua cuentan con “amplio espacio” para aplicar estímulos; El Salvador, Paraguay, Uruguay y Venezuela estarían en una situación “intermedia” y el resto, “restringido”.

Los tipos de interés de los países que se manejan con objetivos de inflación, que son la mayoría de las economías grandes, no se encuentran tan altos como antes de la crisis de 2008. De ahí que el BID alerte de que esta vez hay menos margen para bajarlos en caso de una nueva debacle mundial. Brasil y Chile han comenzado a reducirlos, mientras que otros países aún se mantienen más preocupados por la inflación.

Las políticas del Gobierno de Dilma Rousseff, sobre todo en la lucha contra la subida de precios, están despertando un “creciente escepticismo” en los inversores financieros, según quedó reflejado en el seminario de JP Morgan. Claro que los mercados muchas veces se equivocan. Los expertos tampoco se mostraron optimistas con las perspectivas de crecimiento y de mejoras de la competitividad en México. Colombia y Perú les despiertan “sentimientos positivos”, mientras que hay más interés por invertir en bonos de Venezuela que de Argentina, según un informe de JP Morgan.

Los países más dependientes de las exportaciones a Europa son Brasil, Chile, Honduras, Argentina, Costa Rica, Perú y Uruguay. Pero solo el 16% de las exportaciones van al Viejo Continente, lo que explica en parte por qué América Latina se ha contagiado tan poco de la crisis europea, según el IIF. Los países que tienen una mayor proporción de sus emigrantes en el Viejo Continente son Bolivia, Ecuador, República Dominicana y Uruguay, aunque para ninguno de ellos las remesas constituyen un factor decisivo en sus ingresos.

Como lo demostró ya en la crisis mundial de 2008, Latinoamérica cuenta con armas para defenderse de otra debacle. Como dijo el ministro de Economía de Uruguay, no todo lo bueno que le acontece a la región se explica por factores externos. La región dispone de niveles inéditos de reservas en sus bancos centrales, unos 765.000 millones de dólares. Es la segunda región con más bonos del Tesoro de EE UU. El peso de la deuda ha descendido al 35% del PIB, según destaca la CEPAL. El BID lamenta que la reducción del endeudamiento se haya estancado en los últimos años. Lo que ha bajado es la proporción de deuda pública externa, del 50% en 2002 al 16% en 2010. Los Gobiernos deben más a inversores de su país. Al mismo tiempo, ha subido el porcentaje de pasivos denominados en monedas locales, del 51% en 2007 al 57% en 2010. Es decir, los países corren menos riesgos de suspender pagos en caso de devaluación porque abonan las obligaciones en sus propias monedas.

En la reunión de ALADI, el ministro de Economía de Argentina, Hernán Lorenzino, destacó algunos “pilares inamovibles” de la política económica de los Kirchner: que sus objetivos “únicos” son el pleno empleo y la redistribución de la riqueza, que la prudencia fiscal no debe implicar ajustes recesivos, que la política tributaria debe extraer parte de las rentas “extraordinarias” de sectores como los de recursos naturales y que el Estado apoya las negociaciones colectivas entre empresas y empleados. “Aplicar políticas que no van por la misma senda de siempre puede tener buenos resultados para nuestra gente”, se jactó Lorenzino. Su par de Bolivia, Luis Arce, concretó que “el abandono del sistema neoliberal es una de las premisas” de su Gobierno. “Nosotros proclamamos la participación del Estado en la economía”, añadió Arce, que sorprendió en la reunión del BID con el anuncio de que Bolivia volverá a colocar un bono en los mercados internacionales después de 90 años de ausencia, para aprovechar los flujos de capitales que llegan a la región. El ministro de Economía de Perú resaltó otros atributos de su país, como el superávit fiscal, un sistema financiero capitalizado y con liquidez y la diversidad de destinos de exportación.

El BID destaca que la supervisión financiera y la prudencia macroeconómica ya han reducido la probabilidad de una crisis por una brusca reversión del flujo de capitales. Además, la experiencia de las acertadas políticas contracíclicas de 2008 puede servir para aplicar las más apropiadas de ser necesario otra vez. También la flexibilidad de los tipos de cambio supone un atributo positivo, según el BID.

Es así que el año pasado, en medio de la crisis europea, Latinoamérica batió su marca histórica de inversión extranjera directa: 138.000 millones de dólares. En especial destacaron las empresas chinas y las de la propia región, las llamadas multilatinas. Todo un contraste gracioso para el dramaturgo uruguayo Gabriel Calderón, pero no para los europeos.


Por Alejandro Rebossio 30 MAR 2012 - 00:01 CET
Publicado enInternacional