"El pensamiento único neoliberal quiere convencernos que en América Latina no podemos producir conocimiento de punta para el mundo"

"El neoliberalismo como corriente está en su fase terminal. Digamos que está muerto, pero no enterrado. Para enterrarlo es necesario un pensamiento fuerte acompañado por prácticas fuertes", afirma el científico social brasileño Theotonio dos Santos, en desarrollo de sus charlas y entrevistas que concedió durante su permanencia en Buenos Aires para participar como conferencista principal en el VI Encuentro Internacional de Economía y Derechos Humanos organizado por el Centro de Estudios Económicos y Monitoreo de las Políticas Públicas (CEMoP) de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo y que se realizó entre el 4 y el 6 de octubre.

 

No obstante la fase moribunda en que se encuentra el modelo neoliberal, Dos Santos considera que sus operadores aún mantienen el control sobre instrumentos claves, como por ejemplo los bancos centrales, que consiguieron sacarlos del contexto de avances democráticos. "Es un bastión muy fuerte -explica- que está asociado al capital financiero que pretende poner al Estado a su completa disposición. Y los Estados Unidos y Europa son un claro ejemplo de eso. Estamos en una situación de la economía mundial absolutamente nueva. Solamente el hecho de que se distribuya el poder mundial de esta forma, por lo menos pone en cuestión un sistema imperialista mundial que fue la base de expansión del capitalismo y todo este pensamiento liberal. Incluso, hasta el liberalismo keynesiano está en crisis".

 

En su opinión, la crisis en los países desarrollados confirma la "decadencia del neoliberalismo", como un proceso que "deberá profundizarse en los próximos años, particularmente en América Latina".

 

Dentro de este contexto, califica la actual crisis del capitalismo como "muy profunda", razón por la cual, "ya no es posible analizar la situación global desde las economías nacionales; ni siquiera con la teoría clásica que describe el comercio internacional bajo la óptica de las ventajas comparativas".

 

Este economista, uno de los principales exponentes junto a Ruy Mauro Marini, Vania Bambirra y en parte André Gunder Frank de la teoría marxista de la dependencia, no duda en recalcar que "los keynesianos desconocen el contenido de clase de un Estado capitalista que está al servicio de los monopolios, y de esa derivación que es el capitalismo financiero".

 

Sobre el libre mercado es categórico al precisar que el mismo constituye una falacia por cuanto que la economía mundial está monopolizada.

 

"El libre mercado -enfatiza- ha servido para fomentar el monopolio, pues la realidad lo demuestra: 50 transnacionales son las que dominan la economía mundial. Y lo peor es que los Estados están al servicio del monopolio como se ha evidenciado en la actual crisis del capitalismo".

 

ALCANCES DE LA TEORÍA DE LA DEPENDENCIA

 

Este sociólogo, economista y conferencista brasileño que ha dedicado su vida a la investigación y a la docencia, se ha destacado por sus aportaciones en la formulación general del concepto de dependencia, la periodización de sus diversas fases en la historia de acumulación capitalista mundial, la conceptualización de sus características generales y específicas, así como la definición de los mecanismos reproductivos.

 

Al formular la Teoría de la Dependencia que tuvo su auge en las décadas 60 y 70 del siglo XX sostuvo que la estructura interna de los países de la periferia fue forjada a partir de una relación de subordinación con el capital internacional y que la acción de las condiciones externas sobre su proceso de desarrollo en una etapa de predominio de las fuerzas imperialistas y monopólicas en la economía internacional, limitaban grandemente las posibilidades de independencia y progreso social.

 

Dos Santos defendió la tesis de la reproducción ampliada de la dependencia dentro del sistema capitalista, de la superexplotación del trabajo, de la tendencia al fascismo, o a los regímenes de contra-insurgencia, por parte de las burguesías locales, sin excluir la presencia de tendencias democráticas. Como alternativa planteó el socialismo como única solución ante las olas de pobreza y miseria generadas por la dependencia.

 

Su enfoque, desarrollado en clásicos como La crisis norteamericana y América latina (1971), o Imperialismo y dependencia (1978), subraya que el proceso de integración internacional que surgió de la Segunda Guerra Mundial se basó en una fuerte dependencia industrial y tecnológica de la periferia. "En ese proceso, a los capitales locales sólo les quedó desnacionalizarse mediante una asociación minoritaria con el capital extranjero. Hay una universalidad en estos procesos que no se puede ignorar", anotó este científico social nacido en Carangola, Minas Gerais.

 

ÉPOCA DE INTEGRACIÓN REGIONAL

 

El cientista social brasileño al analizar la realidad sociopolítica latinoamericana afirma que, infortunadamente en la región "tenemos un clase dominante-dominada. Dominante porque organiza la estructura social. Y dominada porque lo hace en función de los intereses de los países centrales. Su objetivo fue y es generar excedentes que alimenten la economía central mediante la sobreexplotación de los trabajadores".

 

La región aún sufre las consecuencias del "crecimiento desigual que se da en sectores limitados de la población, basado en exportaciones de bajo valor agregado y en la distribución negativa de la renta, que aumenta la distancia entre las élites y las masas populares".

 

De cara al futuro, Dos Santos señaló que la dependencia que se expresa en la división internacional está en crisis. De allí que se abre un potencial de transformación. "Nos encaminamos a un mundo mucho más flexible, con estructuras más diferenciadas. Las articulaciones regionales están gestando un aparato económico y político nuevo. En ese contexto, Unasur representa un intento de alcanzar una visión regional más coherente".

 

"Hace mucho que llamamos la atención de que la integración regional va a ser uno de los elementos clave -prosiguió- porque permite a los poderes regionales que se expanden como grandes exportadores contar con un mercado local y regional para expandir su base de escalas económicas. Todo eso se está afirmando ahora: estamos en una época de grandes integraciones regionales que pasan a ser un factor muy importante de la economía mundial. La Unasur es consecuencia de que aún nuestra oligarquía es contraria a la integración regional. No por una concepción teórica, sino por prejuicios. Nuestra oligarquía quiere ser europea, norteamericana, no quiere desarrollar un estamento político que pueda generar confrontaciones relativamente importantes con Europa y Estados Unidos".

 

Para Dos Santos, la clave de los países de América Latina está en cómo van a utilizar sus reservas. En su opinión, "se tienen que utilizar masivamente para grandes proyectos de inversión regional. Y acá entra en juego la Unasur y el Banco del Sur, para hacer grandes proyectos de infraestructura que la región necesita, para fomentar el desarrollo industrial y de servicios".

 

"Estos excedentes -explicó- deben ser utilizados para crear riqueza y no para un manejo extraño de la economía mundial, como es mantener reservas en manos de los adversarios potenciales. Colocar las reservas en títulos del gobierno norteamericano es una situación muy desfavorable. El jefe de la Reserva Federal de Estados Unidos va todas las semanas a China a negociar. Brasil tiene U$S 400 mil millones en reservas, de los cuales alrededor de U$S160 mil millones están en títulos del gobierno americano, pero no viene nadie a negociar con nosotros. Deberíamos exigirlo".

 

EL DESESPERO DE LA DERECHA

 

En el tablero del juego del poder, la derecha pasa por un mal momento sobre todo en América Latina, sostiene el profesor brasileño.

 

"La derecha a nivel internacional, en este momento, está en un proceso de revisión y de discusión, porque las tácticas que utilizan normalmente no están funcionando bien, como corresponde. Ellos no esperaban un auge electoral tan desfavorable como ha sucedido en los últimos años en América Latina. Todo ello le complica la situación a la derecha y tiene que apoyarse entonces en elementos que no forman parte de su arsenal normal", explica.

 

"Nuestra oligarquía -agrega- vive a costa del Estado, saca recursos colosales del Estado que utiliza estúpidamente y por eso pierde su capacidad de utilizarlo como instrumento de poder realmente. En segundo lugar, la oligarquía le teme a la democratización del Estado porque pierde poder, lo que tiene que ver con la situación política. Si se abre, sus intereses económicos pequeños que se oponen al resto de la población no le permiten manejar un proceso democrático. Por eso están desesperados para buscar la forma de detener la democracia o encontrar un medio para revertir las cosas".

 

No obstante esta realidad, considera que "hay una determinación histórica muy fuerte; diría que muy necesaria para sostener el sistema. Puede ser que el desarrollo supere esa necesidad. Los cambios que se registran son tan radicales que muchas veces escapan al control del capital. Estados Unidos se propone como identidad de libertad y democracia. Un atrevimiento muy grande. Sin embargo, hay algo que está pidiendo que se sostenga un proyecto de gran dimensión. Las condiciones están. El problema es político", sostiene.

 

EL ROL DE LA CANALLA MEDIÁTICA

 

Respecto de la denominada canalla mediática en manos de los grandes monopolios de comunicación, Dos Santos es categórico es su análisis:

 

"Los medios de comunicación son el instrumento más importante de defensa de un sistema económico-político que está en una situación muy mala y eso provoca una cierta desmoralización en esos medios. Defienden tesis que la mayoría de la gente sabe que no son verdaderas. Es decir, puede que hablen de situaciones verdaderas, pero no por motivos verdaderos, sino con claros intentos de desestabilización y de crear bases para la derecha. Y a pesar de que la izquierda, en general, tiene miedo de confrontar con estos medios de comunicación, empiezan a aumentar los sectores que creen que hay que hacer algo, que hay que buscar medios alternativos.

 

RENACIMIENTO DE LA TEORÍA DE LA DEPENDENCIA

 

Doctor en Economía, sociólogo y politólogo brasileño, profesor emérito de la Universidad Federal Fluminense, coordinador de la Cátedra y Red UNESCO-UNU de Economía Global y Desarrollo Sustentable, actualmente exponente de la Teoría del Sistema Mundo, Theotonio dos Santos aceptó la invitación a dialogar con el OBSERVATORIO SOCIOPOLÍTICO LATINOAMERICANO www.cronicon.net para ahondar sobre estos temas

.

- Usted ha señalado que después de más de más de 40 años de la Teoría de la Dependencia, hay un renacimiento de la misma como un mecanismo o un camino para responder a la crisis del capitalismo, ¿por qué?

 

- La crisis capitalista se hace cada vez más planetaria, la gran crisis del capitalismo viene de principios del siglo XX con la Primera Guerra Mundial. Fue llamada por algunos autores hindúes la guerra civil europea. En la Segunda Guerra Mundial ya tenemos un fenómeno global, pero las otras zonas dependientes, subordinadas y hasta colonizadas no teníamos una participación tan importante en este proceso, sino secundariamente tuvo implicaciones para nosotros. Pero ahora no, la crisis cada vez más incorpora una dinámica económica mundial en la cual nosotros tenemos un rol creciente. Por lo tanto digamos que las condiciones materiales del sistema mundial, formado del gran centro hegemónico y de poder, de dominio sobre el resto del mundo están en crisis también. Entonces la crisis también replantea la problemática de la dependencia en un nivel nuevo en el cual personas que están bajo la determinación de la hegemonía central, en este caso la norteamericana, actualmente están en emergencia. Por lo tanto la cuestión de la dependencia es para nosotros fundamental por que nos permite esclarecer cuáles son nuestros límites y cuales son nuestras posibilidades. La crisis de la hegemonía y la destrucción egocentrismo pretendido por Estados Unidos y por el grupo de Bush y toda esa gente, es al mismo tiempo la emergencia de nosotros

.

- También señalaba usted en una de sus conferencias aquí en Buenos Aires que muy posiblemente estemos ad portas de un nuevo paradigma tecnológico, y que aquellos países que se preparen podrían generar un nuevo camino que permita superar la dependencia. ¿Cree que América Latina está caminando hacia un nuevo paradigma, si no tecnológico, por lo menos en cuanto a integración económica para enfrentar los nuevos retos, ahí si, tecnológicos y económicos del capitalismo?

 

- Qué posibilidades tenemos, capacidad de decisión, de comprensión, de movilización, de articulación, de acción, en ese sentido aún no lo tenemos. Eso depende de que recuperemos nuestra capacidad de pensar en nosotros mismos y de buscar las alternativas de acción económica, política, cultural y sicológica para poder atender este gran desafío

.

Pero la ventaja principal exactamente son nuestros recursos naturales, gran parte de lo que se va hacer en el futuro cuenta con recursos naturales que están acá en América Latina fundamentalmente. Nuestra oligarquía está acostumbrada a vender esos recursos, como decimos un poco despectivamente, a precios de banana, y evidentemente sin participar nuestras poblaciones en las potencialidades de esas situaciones. Entonces tenemos que pasar por cambios muy sustanciales para poder atender eso, pero tenemos los medios. Ahora, por ejemplo, con los efectos de diez años de expansión de nuestro comercio exterior hacia China y hacia la nueva demanda mundial que Asia representa, conseguimos untar unos seiscientos y tantos mil millones de dólares de reservas. Si los bancos centrales continúan controlando esas reservas aplicándolos en títulos de la deuda pública norteamericana que es el peor negocio del mundo en este momento, en vez de utilizarla para un gran proyecto de desarrollo regional como el Banco del Sur que se está proponiendo hace mucho, se va a perder una oportunidad histórica. Si se consolida la Unasur que está proponiendo exactamente articular la defensa de los recursos nuestros, la negociación de muchos de estos recursos y la utilización de nuestras grandes reservas para un gran desarrollo regional, vamos a avanzar. Si lo hacemos podemos aplicar gran parte de esos recursos en ciencia y tecnología en centros educacionales, en una redistribución del ingreso. Todos esos elementos nos permitirían alcanzar un tipo de desarrollo a la altura, digamos de este potencial. Claro que vamos a necesitar un desarrollo científico muy grande para poder aprovechar la gran biodiversidad, la gran equidad biotecnológica que tenemos. Eso significa que tenemos que ser frente de punta en la biotecnología mundial. Los cubanos con doscientos millones de dólares que aplicaron lograron consolidar la investigación en medicina y consiguieron ya producir algunas conquistas muy importantes en la biotecnología. Eso no es caro, no es una cuestión de recursos, en el sentido financiero. Es una cuestión de concentración de recursos en el desarrollo de la población, de la capacidad de la gente, de la imputación en todos los niveles, incluso en el nivel superior. En contra de eso tenemos todo el pensamiento, si lo podemos llamar así, del Banco Mundial, del FMI, de las grandes universidades americanas y europeas. Todos quieren convencernos que nosotros no podemos producir conocimiento de punta para el mundo.

 

- En el cono sur latinoamericano, Brasil, Argentina, Uruguay, de pronto Chile, país en el cual usted vivió varios años, se está generando valor agregado. Sin embrago los países del norte: Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Centroamérica, están reprimarizando su economía. ¿Este no es un problema para las economías de estos países?

 

- Claro muy grave, muy grave, Brasil también está en la reprimarizacion por que aumentamos mucho las exportaciones de materias primas y productos agrícolas. Entonces es una situación muy peligrosa desde ese punto de vista. Esa es la tragedia del petróleo, la tragedia de los grandes recursos que quedan al servicio de una minoría y se están viviendo situaciones absurdas de pobreza. Bolivia está ahora por ejemplo frente al descubrimiento de materias primas de gran consumo de alta tecnología, y tienen casi el ochenta y tanto por ciento de lo que existe en el mundo. Entonces ellos están buscando negociar eso, pero no solamente para vender esa materia prima a alto precio, sino para desarrollar grandes centros de investigación en este campo, y de desarrollo científico y también de producción, utilización y avance en el campo de la información que es un campo fantástico

.

Argentina también está investigando en este campo pero no tiene muy buena relación con Bolivia. Argentina tiene una masa de científicos bastante razonable. Brasil, si se concreta un proyecto regional de desarrollo que respete evidentemente el rol central de Bolivia como fuente del grupo, tiene ahí un campo muy importante que le puede dar un papel importante históricamente de desarrollo tecnológico a nivel mundial.

 

- Se ha referido en antes a Cuba y sus avances en investigación científica y tecnológica. ¿Cómo debe uno entender a Cuba, porque como bien lo refería usted, Napoleón no pudo frente a los británicos, y esta isla a tan pocas millas del gigante y con un bloqueo económico criminal, ha aguantado?

 

- Si, es un desafío para la humanidad entender eso. Yo atribuyo eso a muchos factores históricos importantes, el hecho de que Cuba fue unos de los centros económicos más importantes del periodo colonial, con un tipo de negocios que fue fundamental para el desarrollo de Inglaterra y de Estados Unidos que fue la trata de esclavos. Cuba era el negociante principal para comprar esclavos. Pero sea lo que sea esto ha sido fuente de poder económico y eso permitió en Cuba un desarrollo importante de su percepción, de su rol familiar internacional, etc. Y la revuelta en contra de eso generando figuras como Martí, se hace en una perspectiva muy avanzada, a pesar de que correspondieron fenómenos como el hecho de que Cuba mantuvo la esclavitud, y esto fue una contradicción brutal. La liberación de Cuba que Estados Unidos presenta como una victoria de la guerra norteamericana-española, fue producto de una sociedad avanzada. Los americanos no pudieron consolidarse en Cuba después de la victoria de la guerra, y se nota que ahí hay una resistencia histórica en este momento significativo, que va a causar en este nivel tan alto la revolución del 59 en el auge de una resistencia latinoamericana muy importante. La revolución boliviana, la revolución guatemalteca, el gran auge de los movimientos populares que construyeron gobiernos populistas, digamos gobiernos democráticos, revolucionarios más avanzados, otros menos avanzados, pero con propuestas de nacional democracia interesantes en la era de la década de los años 50, que se hacían derrotar con golpes de Estado con una confrontación grande que tienen después respuestas muy importantes, como el caso de Brasil. Getulio Vargas se suicida y ello es motivo para hacer una movilización de masas que construye el armazón de capital internacional, y el gobierno va a proyectar un Brasil obviamente con las transformaciones muy impresionantes. Solamente la construcción de Brasilia en cinco años, la construcción de una ciudad moderna tan avanzada, con arquitectura propia sin casi ninguna aportación internacional. Básicamente con nuestros arquitectos, con nuestra ingeniería, todo eso demuestra que realmente existía en la región un potencial muy grande, que no continua porque la sociedad nuestra no se atreve a tomar las consecuencias que exigía el paso a una ciudad superior. Cuba dio este paso, se puede decir que era muy joven y se atrevían a cosas absurdas, puede ser. El atrevimiento puede ser un factor histórico positivo muy importante. Los griegos cuando enfrentaron a los persas en pequeños ejércitos; Alejandro cuando sale a conquistar… Bueno son atrevimientos absurdos, pero que proyecta históricamente siglos de siglos. Alejandro dejó su marca y la lengua griega se convierte de toda una región.

 

Este atrevimiento es parte de un proceso más amplio pero que se concentra en algunas partes y ahí está la esencia y eso exactamente es la relación entre este pueblo viviendo toda esta situación y buscando una salida y un liderazgo político, que tiene una relación muy especial con su pueblo, muy especial. Yo me he ocupado de Cuba en todo este proceso y realmente me encanta ver como este país pudo desarrollar una dirección política que discute con la población casi todas sus decisiones. Son discutidas públicamente de una manera muy organizada con percepción muy grande de la población, que es capaz de explicarte cada una de las medidas que tomaron en su gobierno. Aunque estén en contra o a favor no importa, pero saben, buscan y en general están a favor por que votaron incluso en procesos de decisión colectiva muy relevantes. La Constitución que salió de Cuba es un fenómeno de masas que yo no conozco nada parecido. Incluso el caso de Venezuela que se hizo un debate muy grande entorno de la constituyente. Pero en Cuba yo creo que no hubo ningún cubano que no hay participado en el diseño de la Constitución cubana, es una cosa muy impresionante. Y fíjate que eso estaba en el proceso de alfabetización. Fidel ya demostraba esta visión. Cuando se inicia la alfabetización un año más o menos después de la revolución, Fidel tiene una afirmación muy importante: "cada cubano sólo podrá alfabetizar dos cubanos" creo que era dos o tres cubanos, "para que todos los cubanos puedan participar de la alfabetización" esa decisión de proceso colectivo, de proceso de decisión, de gestión, de afirmación. Creo que ésta es la base de esta capacidad de confrontación con fuerzas tan significativas.

 

Nosotros en Brasil no tuvimos ninguna invasión tipo Bahía de Cochinos, ninguna. Nosotros hemos entregado sin golpes de Estado a gente que notenía la capacidad de tiro, de fuego de más de dos horas. Ese es el liderazgo político nuestro desgraciadamente y yo desgraciadamente soy parte de eso, a pesar de que éramos un grupo minoritario. Pero la verdad es que nosotros no estamos a la altura de enfrentar las consecuencias de una postura realmente revolucionaria. Sufrimos mucho con eso, recuerdo que nos pegaron duro, nos exilaron, nos rindieron, nos mataron. Muchos dicen que por que no pudimos resistir, que por que hay una guerra civil. Bueno, depende de quien gane la guerra civil (risas).

 

- Una frase suya muy buena que le escuché en la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo es que Estados Unidos es una potencia mundial pero no fuente de civilización. ¿Podríamos decir que ante los acontecimientos de los últimos años, económica y políticamente hablando Estados Unidos está en un declive? La irrupción de China es evidente en el marco mundial, y en el ámbito regional surge Brasil como el país con vocación hegemónica en América Latina. ¿Cómo ve esos tres actores en la geopolítica: Estados Unidos, China y Brasil?

-

Estados Unidos es decadente, no estoy diciendo que Estados Unidos no es un poder mundial principal y creo que lo será aún por unos 20 años. Pero tiene que compartir su poder, olvidarse de que ya no puede presentarse como un centro de poder indiscutible. Después de la Segunda Gerra, Estados Unidos tenía el 43% de la economía mundial, hoy tiene una participación de un 17% ó 18%, decir que eso no es decadencia, bueno, no sé. Es un gran poder, claro que si. China fue un gran poder mundial hasta el siglo XVIII, luego vino una crisis muy grave, hasta ser ocupada por los japoneses, no toda China, pero si su sector más dinámico. Entonces China está reestructurándose como centro económico y hoy es el segundo PIB del mundo. Ahora China va a parar o va a disminuir, no, China tiene una tasa de crecimiento del 8% ó 10% y Estados Unidos de 1 ½ ó 2%. Y China por lo tanto va a alcanzar el PIB de Estados Unidos en 10 años y si valoriza su moneda puede alcanzar incluso un nivel bastante más alto. Este hecho significa que China pretende disputar con Estados Unidos la hegemonía mundial y proponerse hacer un centro hegemónico, yo creo que no es la función de China, no es la función del Partido Comunista chino que es quien dirige el proceso. Ellos creen que China debe buscar condiciones de la sociedad más polivalentes en el mundo. No discuten una situación y la responsabilidad de una hegemonía absoluta a nivel mundial y piensan en transformaciones sociales, políticas, económicas que van a permitir tal vez llegar a una articulación de intereses mundiales más igualitarios de las que hubo en la expansión del capitalismo hasta ahora.

 

- ¿Y Brasil?

 

- Brasil no tiene vocación hegemónica, nuestra burguesía es una burguesía dependiente y subordinada, tiene miedo de la hegemonía, tiene un miedo terrible.

 

- ¿Por qué?

 

- Porque cree que los latinoamericanos todos somos inferiores, entonces cómo gente inferior va a disputar hegemonía. Es una burguesía totalmente subordinada, desjuiciada, racista, muy, muy atrasada. Pero digamos, la posición de Brasil en la economía latinoamericana y mundial exige que asuma una responsabilidad de desarrollo regional. Entonces nuestra población está aprendiendo eso poco a poco. Eso de subestimar tanto a América Latina… Nuestro comercio principal después de la China es cosa nueva, es con América Latina, y luego viene Estados Unidos y sigue Europa. En algunos momentos nuestro comercio con América Latina no ha tenido un nivel muy alto, hubo caídas pero breves. Porque la lógica lleva a la expansión de este comercio con una ventaja muy profunda de que es un comercio en donde Brasil tiene un potencial de exportaciones industriales que no tiene hoy para Europa ni para Asia, porque ha quedado en un nivel bajo de expansión en la parte de informática, y en la petroquímica que quisimos entrar y no fue posible. Incluso entramos en la discusión amarga de como Estados Unidos usó la democratización en contra de Brasil como potencia nuclear. Y en la aeronáutica por ejemplo pudimos haber avanzado mucho más. En petróleo hemos avanzado bastante y en la cuestión energética nos pone en una posición muy buena. Brasil tiene una estructura energética de muy buena calidad y con un gran potencial. Pero todo esto es muy pequeño en relación al potencial del país. Si el país se articula con América Latina sería muy positivo, pero ellos subestiman la región, ellos no saben que Argentina tiene un potencial científico mucho mayor que Brasil. Argentina tiene varios Premios Nobel, tiene una base científica muy sólida. Si se logrará una articulación se podría avanzar mucho.

 

México es otro gran centro pensamiento, de articulación de conocimiento pero se desprecia. Venezuela también es un centro importante, al final fue durante 40 años el mejor exportador de petróleo del mundo, eso no es muy poco como experiencia de relación de poder a nivel mundial. Entonces todo eso es botado para el lado.

 

La experiencia de Colombia. Colombia es un país que tiene un potencial muy grande, tiene una educación superior de muy buen nivel, hay todo un potencial de generación muy alto. Brasil tiene que entrar a la región pero de pecho, abierto y sin miedo de liderar, en un sentido positivo, porque si quiere entrar a aprovechar en lo que pueda e imponer su imperialismo al servicio de una élite nacional se lleva solo una partecita. Eso es un camino inferior que no le va a dar a Brasil fuerza, por el contrario va a crear una indisposición y una resistencia muy grande. Pero si por el contrario, se abre con una postura de liderazgo, no de un liderazgo que no le compita, sino en lo que puede crecer integrando la región y fortaleciendo el desarrollo de la región, eso le va a permitir tener un rol internacional muy fuerte. Pero tiene que ser concertado con la región, mirar con respeto a la región, a los pueblos. Ese es el dilema de Brasil.

 

POR FERNANDO ARELLANO ORTIZ


Buenos Aires, noviembre de 2012.

Publicado enInternacional
 "La mayoría de ciudadanos europeos sienten que no tienen futuro"

Madrid se ha convertido desde el pasado jueves en el lugar de encuentro de activistas de los movimientos sociales que están llenando las calles de las ciudades europeas. Italianos, griegos, franceses, británicos y austriácos, entre otros, debaten en el la reunión internacional 'Ágora 99', organizado por diversos colectivos del 15-M, para unificar las protestas contra "una gobernanza europea en la que hay una evidente falta de democracia".

 

Algunos de ellos ya estaban en el mundo de la protesta social antes de la irrupción de los nuevos movimientos de indignados como el 15-M en España o los Occupy de Reino Unido y EEUU. Sin embargo, todos son conscientes de que ahora las condiciones han cambiado. El paro y los recortes sociales están afectando a la mayor parte de ciudadanos, lo que ellos llaman el 99%, y esto ha generado nuevas oleadas de protestas y el caldo de cultivo propicio para cambiar los aspectos del sistema que denuncian.

 

En la cabeza de todos está Grecia. Aunque no compartan sus ideas, remarcan el hecho de que Syriza, marginal hasta hace pocos años, haya conseguido ser la segunda fuerza del país desbancando a la socialdemocracia del PASOK. Al igual que estos movimientos, esta nueva izquierda griega se opone a la austeridad y apuesta por el impago de la deuda.

 

En el Patio Maravillas, el centro social de Malasaña que acoge una parte de las reuniones del 'Ágora 99', está Angela Balzano, una joven venida de Bolonia. Tiene 28 años, ha estudiado Filosofía y es está haciendo un doctorado en Derecho y Nuevas Tecnologías. Petertenece a la coordinadora 'Global Project' y también es activista feminista.

 

¿Por qué has venido al 'Ágora99'?

 

He venido con la intención de ayudar a construir una democracia nueva para Europa, que supere la actual forma de la UE, sus instituciones y sus fronteras nacionales. Yo, al igual que muchos otros, queremos hacerlo estando del lado de los ciudadanos. Los nuevos movimientos sociales en los que se agrupa la ciudadanía afectada por la crisis son los que tienen la capacidad de traer nuevas ideas.


Sin embargo, para construir esta alternativa europea las movilizaciones no pueden basarse siempre en la espontaneidad. Vemos cómo en todas partes están floreciendo nuevas protestas contra los recortes y la crisis. Por eso son importantes estos encuentros, porque en ellos se puede llegar a acuerdos comunes para que todos los movimientos en el continente vayan en la misma dirección.

 

¿Y de qué realidad vienes?

 

Yo vengo del centro social 'TPO' de Bolonia, que ahora está integrado en la coordinadora ‘Global Project'. Es un teatro ocupado que utilizamos como espacio polivalente para producir cultura y saber y en el que el que ofrecemos a la gente autoformación. Desde allí tratamos de organizar a los jóvenes, ya sean trabajadores precarios o estudiantes. Hacemos trabajo con inmigrantes, con talleres para que aprendan italiano y asesorías. Tenemos un gimnasio y una radio libre e independiente. También hay médicos trabajando con nosotros para pasar consultas en un momento de precarización de los sistemas públicos de salud.

 

¿Qué impresión te llevas de los indignados de España?

 

Es un movimiento muy fresco, absolutamente innovador en su forma y en sus prácticas. Es un fenómeno muy interesante y muy bello. Por otro lado, hace falta que se consolide y que tome contacto con otras realidades sociales preexistentes, como los centros sociales. Además, la huelga general del 14 de noviembre es un momento idóneo en el que converger con los sindicatos, que son los actores sociales tradicionales, aunque nuestros movimientos caminen en otra dirección.

 

¿Y de cara al próximo 14 de noviembre?

 


'Ágora 99' es un encuentro que nos va a servir para llegar al 14 de noviembre con proyectos y reivindicaciones comunes para toda Europa. Ha habido convergencia en temas clave, como la oposición a la deuda y el situarla como uno de los problemas fundamentales para superar la crisis económica. Y, por otro lado, reivindicar nuevos derechos sociales y laborales.

 

Ahora los ciudadanos europeos sienten que no tienen futuro, es una sensación común en todas partes. Es este el mensaje que puede unir a las mayorías y hacer que salgan a la calle a protestar, porque todos se sienten igual. Y el 14 de noviembre es un momento para intentar reconquistar nuestro futuro y señalar a los que nos lo están quitando.

 

Por LUIS GIMÉNEZ SAN MIGUELMadrid04/11/2012 08:00 Actualizado: 04/11/2012 08:42

Publicado enInternacional
Domingo, 04 Noviembre 2012 06:18

Malí: ¿el siguiente Afganistán?

Malí: ¿el siguiente Afganistán?

Hasta hace muy poco tiempo eran muy raras las personas que hubieran siquiera escuchado hablar de Malí, fuera de sus vecinos inmediatos y su antigua potencia colonial (Francia) –mucho menos sabían algo de su historia y su política. Hoy, el norte de Malí ha sido tomado militarmente por grupos “salafistas” que comparten los puntos de vista de Al Qaeda y practican las formas más rudas de la sharia –con lapidaciones y amputaciones como castigos.

 

Esta toma militar ha sido condenada con un voto unánime en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que consideró que “constituye una amenaza a la paz y la seguridad internacionales”. La resolución cita “el rápido deterioro de la situación humanitaria” y el “afianzamiento cada vez mayor de elementos terroristas” y sus “consecuencias para los países del Sahel y otros países”. Naciones Unidas declaró que está preparada para considerar la constitución de una “fuerza militar internacional (...) a fin de recuperar (...) las regiones ocupadas en el norte de Malí”.

 

La resolución fue unánime, pero no muerde. De hecho, Malí representa hoy el caso más claro posible de parálisis geopolítica. Todos los poderes importantes y menores en la región y más allá de la zona están genuinamente consternados; no obstante, ninguno parece dispuesto o capaz de hacer nada por miedo a que hacer algo resulte en lo que se ha dado en llamar la “afganistanización” de Malí. Más aun, hay por lo menos una docena de diferentes actores implicados, y casi todos ellos están divididos profundamente entre ellos.

 

¿Cómo fue que comenzó todo esto? El país llamado Malí (lo que se conocía como Sudán francés durante el dominio colonial desde 1892) ha sido un Estado independiente desde 1960. Al inicio tuvo un gobierno laico, de un solo partido, que era socialista y nacionalista. Fue derrocado por un golpe militar en 1968. Los líderes del golpe crearon a su vez otro régimen de un solo partido, pero fue ahora uno más orientado al mercado. Éste, a su vez, fue derrocado por otro golpe militar en 1991, que adoptó una constitución que permitía múltiples partidos. No obstante, un solo partido dominó de nuevo la situación política. Pero debido a los procesos electorales mulipartidistas, el régimen maliense fue alabado en Occidente como “democrático” y ejemplar.

 

Durante todo este tiempo, los políticos y los servidores públicos decanos en los sucesivos gobiernos provenían de los grupos étnicos que conforman 40 por ciento del sur del país. El más disperso 60 por ciento del norte estaba poblado por grupos tuareg que eran marginados y lo resentían. Periódicamente se rebelaron y han hablado de querer un Estado independiente.

 

Muchos tuareg huyeron a Libia (y a Argelia), cuyas regiones en el sur también están pobladas por comunidades tuareg. Algunos tuareg encontraron empleo en el ejército libio. La confusión que siguió a la muerte de Muammar Gaddafi permitió que soldados tuareg obtuvieran armas y retornaran a Malí a emprender la lucha por Azawad (nombre que dieron a su Estado tuareg independiente). Se organizaron como Movimiento Nacional por la Liberación de Azawad (MNLA).

 

El 22 de marzo un grupo de oficiales intermedios, encabezados por Amadou Haya Sanogo, anunciaron un tercer golpe de Estado posindependentista. Ellos, específicamente, alegan que la principal razón para el golpe es la ineficacia del ejército maliense para lidiar con las pretensiones secesionistas del MNLA. Francia, Estados Unidos y otros estados de África occidental declararon su fuerte oposición al golpe y demandaron la restauración del gobierno derrocado.

 

Se logró un arreglo nada cómodo entre las fuerzas de Sanogo y el régimen previo, en el cual se instaló un nuevo presidente “interino”. Eligió a un primer ministro que tenía ligas familiares con el líder del golpe de 1968. Hasta el día de hoy, nadie sabe quién controla qué en el sur de Malí. Pero el ejército está mal entrenado y es incapaz de involucrarse en acciones militares serias en el norte del país.

 

Entretanto, en el norte, los musulmanes relativamente secularistas implicados en el MNLA buscaron alianzas con grupos más fundamentalistas. Casi de inmediato, estos últimos hicieron a un lado al MNLA y asumieron el control de todas las ciudades importantes en el norte de Malí. Sin embargo, estos elementos más fundamentalistas eran, de hecho, tres grupos diferentes: el Ansar Eddine, que son tuareg locales; Al Qaeda en el Magreb (Aqim), compuesto casi todo por no malienses, y el Mouvement pour le Tawhid et du Jihad en Afrique de l'Ouest (Mujao), desprendimiento de AQIM. Mujao rompió con Aqim porque considera que AQIM está demasiado interesado en Noráfrica y quiere diseminar su doctrina por todos los países del África occidental. Estos grupos controlan áreas diferentes y es poco claro cómo es que están unidos, sea en lo táctico como en sus objetivos.

 


La siguiente serie de actores son los vecinos, todos los cuales están insatisfechos de que los grupos “salafistas” hayan asumido efectivamente el control de una región tan grande, siendo grupos que son tan abiertos en su deseo de diseminar sus doctrinas a todos estos vecinos. Sin embargo, los vecinos están igualmente divididos en torno a lo que hay que hacer. Un grupo es la Comunidad Económica De Estados de África Occidental (Cedeao), conformado por 15 estados –todos ellos antiguas colonias de Gran Bretaña, Francia y Portugal, más Liberia– con la sola excepción de Mauritania.

 

Cedeao ha intentado ayudar a resolver las diferencias al interior del gobierno maliense. Pero han sugerido que estarían dispuestos a enviar algunas tropas para recuperar el control del norte de Malí. El problema es doble. Los grupos que compiten en el sur de Malí temen una intervención semipermanente de Cedeao, especialmente la facción de Sanogo. Y el único país que realmente cuenta con tropas que ofrecer es Nigeria, que es muy renuente a vislumbrar esta posibilidad porque necesitan estas tropas para lidiar con su propio problema “salafista”, el llamado Boko Harem.

Mauritania, que ha tenido mayor éxito que otros gobiernos de África occidental en la contención de los grupos “salafistas”, teme una diseminación de estas fuerzas al interior de Mauritania, especialmente si accedieran a combatirlos militarmente en Malí. Libia, aparte de que enfrenta un enorme desasosiego interno entre sus propios grupos armados, teme en particular que las poblaciones tuareg del sur de Libia puedan unirse para buscar un Azawad más extenso.

Tanto Francia como Estados Unidos sienten que es urgente derrotar a los “salafistas” del norte de Malí. Pero Estados Unidos, sobrepasado militarmente como está, no quiere enviar ninguna tropa. Francia, o digamos el presidente Hollande, está tomando una postura más fuerte. Parece dispuesto a enviar tropas. Pero Francia es una antigua potencia colonial, por lo que unas tropas francesas en Malí podrían concitar una respuesta nacionalista muy fuerte.

 

Así que lo que Francia y Estados Unidos están intentando es convencer a Argelia (que guarda frontera con Malí en el norte y tiene un ejército poderoso) de que sea la fuerza conductora de una operación militar. Los argelinos están hiperdudosos de la idea. Por una razón: el sur de Argelia es país tuareg. Y por otra razón: el gobierno argelino siente que ha contenido el peligro “salafista” hasta ahora y teme profundamente que una intervención militar en Malí deshaga la contención lograda.

 

Así que todos quieren que los grupos “salafistas” se vayan de algún modo, siempre y cuando algún otro haga el trabajo sucio. Y grandes grupos en estos países se oponen a cualquier acción con el argumento de que “afganistanizaría” la situación. Es decir, temen que una acción militar contra los “salafistas” los fortalecería, en lugar de debilitarlos, atrayendo un flujo de individuos y de grupos con orientación de Al Qaeda al norte de Malí. Afganistán se ha vuelto el símbolo de lo que no debe hacerse. Pero a no hacer nada también se le conoce como parálisis geopolítica.

 

El fondo del asunto es que Malí sufre de un escenario geopolítico caótico. Lo que parece más probable es que no haya ninguna intervención militar. Pero está por verse si las poblaciones locales del norte de Malí, acostumbradas a una versión “sufí” muy tolerante del Islam y que hoy están muy descontentos, puedan alzarse contra los “salafistas”.

 

Traducción: Ramón Vera Herrera

Publicado enInternacional
¿Quiénes pertenecen al 1 por ciento “top” y cómo se ganan la vida?

El 1 por ciento más rico de EEUU ahora posee más del 40 por ciento de la riqueza y se lleva a casa casi un cuarto de la renta nacional. Evidencias basadas en declaraciones de impuestos indican que esta súper elite del 1 por ciento se compone de ejecutivos no financieros, profesionales de las finanzas, dueños de bufetes de abogados, propietarios inmobiliarios y profesionales médicos.

 

Las ganancias en este nivel crecen en correlación con la desregulación y otros cambios legales que trajeron la crisis financiera. Mientras el 99 por ciento padece las consecuencias directas de la crisis, el 1 por ciento se muda cada vez más lejos de los vecindarios en deterioro, a vivir a enclaves ricos más aislados, según un estudio de Stanford University en 2011.

 

En las protestas en Wall Streets se puso el mayor énfasis en el "99%" versus el 1%". Una respuesta a la pregunta ¿quiénes componen el 1%? y ¿qué hacen para ganarse la vida? fue ofrecida por Mike Konczal, en su artículo “Who Are the 1 Percent and What Do They Do for a Living?”, publicado en Rortybomb, el 17 octubre 2011, y posteriormente validado como “noticia independiente” por el Proyecto Censurado y la Fundación Media Freedom International.

 

Lo más relevante del trabajo de Konczal son los gráficos (en inglés) basados en datos de las declaraciones de impuesto e investigaciones de diferentes autores. Los gráficos de Konczal exponen el tipo de trabajo y el crecimiento de los ingresos de los principales miembros del 1% y aspectos del cambio en la mayor desigualdad del ingreso.

 

 

El autor concluye que el 60 por ciento de ingresos más alto pertenece a esas profesiones y que bajo la manera en que se estructuran las corporaciones bajo las leyes actuales " un negocio existe sólo para enriquecer a sus accionistas, incluyendo, por supuesto, a los propios altos directivos que se pagan a sí mismos mucho más dinero que el concepto de dividendos generados por las ganancias".

 

Precisamente estos auto-pagos, o bonos, es lo que más molestó a la gente del movimiento Occupy Wall Street, sobre todo porque el 1 por ciento top "hace retiros de riqueza en tiempos de bonanza y luego dejan a los trabajadores y al resto de la economía real la carga de hacer frente a las consecuencias".

 

Hay una buena razón para centrarse en el 1%, en lugar del 10% ó 50%.  Los altos pagos que se otorgan a sí mismos los altos ejecutivos corporativos han empequeñecido los salarios de los trabajadores, como una recompensa por participar en prácticas de ingeniería financiera en la sombra. Estos problemas requieren una solución legal y por lo tanto constituyen un reto democrático y un replanteamiento de cómo queremos estructurar nuestra economía, dijo www.mediafreedominternational.org.

 

Los gráficos abordan las ocupaciones del 0,1 por ciento top, que integrarían la porcion superior del 1 por ciento (el 10% del 1%), incluyendo las ganancias de capital: “Todo se reduce a gerentes, ejecutivos y personas que trabajan en las finanzas. Los hallazgos sugieren que los ingresos de los ejecutivos, gerentes, supervisores y profesionales financieros pueden representar el 60 por ciento del aumento en la proporción del ingreso nacional que percibe el percentil superior en la distribución del ingreso entre 1979 y 2005”.

 

Como dato curioso, el autor dice que “por cada deportista de elite que se ganó un lugar en la cima de la pirámide de los ingresos debido a los cambios tecnológicos y al estilo de mercados de trabajo superestrella que se transmiten por todo el mundo, existen dos bebés recién nacidos del sector fondos fiduciarios”.

 

El 1% de gerentes y ejecutivos a menudo se encuentran en el nivel C de empleados, especialmente directores generales. Y sus ganancias frente al trabajador medio  se han disparado  en los últimos 30 años.


Por Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno

Notas y referencias:
● Mike Konczal, “Who Are the 1 Percent and What Do They Do for a Living?,” Rortybomb, October 17, 2011, http://rortybomb.wordpress.com/2011/10/14/who-are-the-1-and-what-do-they-do-for-a-living.
http://www.mediafreedominternational.org/2011/11/23/who-are-the-top-1-and-what-do-they-do-for-a-living/
Estudiante investigadora: Nicole Trupiano (Sonoma State University)
Evaluador académico: Peter Phillips (Sonoma State University)

Publicado enInternacional
Viernes, 02 Noviembre 2012 11:06

Geopolítica y lucha antisistémica

Geopolítica y lucha antisistémica

Cuando los pueblos se lanzan a la lucha no calculan las relaciones de fuerzas en el mundo. Simplemente pelean. Si antes de hacerlo se dedicaran a examinar las posibilidades que tienen de vencer, no existirían ni los movimientos antisistémicos ni la multitud de levantamientos, insurrecciones y resistencias que están atravesando el mundo y nuestra región. Los y las de abajo nunca actuaron con base en la racionalidad instrumental, como suelen creer los cientistas sociales y los analistas que ven el mundo desde arriba.

 

La gente común aplica en su vida cotidiana, de la que forman parte tanto las resistencias como los levantamientos, una racionalidad otra, hilvanada de indignaciones, sufrimientos y gozos, que los lleva a actuar con base en su sentido común de dignidad y ayuda mutua. Los cálculos racionales, eso que cierta izquierda ha dado en llamar "la correlación de fuerzas", no forman parte de las culturas del abajo. Pero tampoco se ponen en acción de forma mecánica, espontánea como gustan juzgar despectivamente los profesionales de la revolución, sino en consulta con otros y otras que comparten los mismos territorios en resistencia. Ahí sí, evalúan y analizan, teniendo en cuenta si ha llegado el momento de lanzar nuevos desafíos. Lo que suele ocupar el centro de sus análisis es si están capacitados para afrontar las consecuencias del desafío, que siempre se miden en muertos, heridos y cárcel. En suma, los de abajo se lanzan a la acción luego de evaluar cuidadosamente la fortaleza interior, la situación de sus propias fuerzas y no tanto las relaciones entre los arribas y los abajos que, salvo excepciones, siempre son desfavorables.

 

¿Por qué entonces estudiar las relaciones entre estados, los nuevos desequilibrios y los cambios que se están produciendo? O, mejor, ¿qué importancia tiene la geopolítica, una ciencia creada por los estados imperialistas para dominar las periferias, para los movimientos antisistémicos?

 

La primera, casi obvia, es que siempre es necesario conocer los escenarios en los que actuamos y de modo muy particular las tendencias de fondo que mueven el mundo en un periodo de especial turbulencia. Si acordamos que el sistema-mundo en el que vivimos está atravesando un periodo de cambios profundos y los modos de dominación mutan con cierta rapidez, seguir el rastro de dichas mutaciones es tan importante para el militante como el reconocimiento del terreno lo es para el combatiente. Siempre que se reconozca que la forma adecuada de conocer es la transformación, la acción y no la contemplación.

 

La plática del subcomandante insurgente Marcos titulada luego La Cuarta Guerra Mundial fue una pieza importante para situar a los rebeldes del mundo en una realidad nueva realidad que es la continuación de la guerra contra los pueblos de Chiapas "pese a que pudo haber terminado de una forma digna y ejemplar"1. De alguna manera estos análisis son algo así como cartografías o mapas rudimentarios: orientan sin determinar, muestran los obstáculos que hay por delante y los posibles atajos.

 

En este caso, se trata de echar luz sobre la novedad que supone, para los pueblos sudamericanos en particular, la presencia de un vecino con vocación imperial en las fronteras de nuestros territorios. No sólo eso. El ascenso de Brasil como potencia regional y global va de la mano del nacimiento de un nuevo bloque de poder que está reconfigurando el carácter del conflicto en ese país, pero también en la región.

 

La segunda cuestión, derivada directamente de la anterior, se relaciona con los impactos de los actuales procesos interestatales y geopolíticos en los movimientos sociales. Brasil Potencia es posible gracias a la alianza de un sector decisivo del movimiento sindical y del aparato estatal federal con la burguesía brasileña y las fuerzas armadas. Explicar la ampliación/reconfiguración del bloque en el poder ha sido uno de mis objetivos centrales porque estoy convencido que supone la mayor novedad que se produce en nuestra región en décadas. La división del trabajo entre los propietarios del capital y quienes lo administran (básicamente dirigentes del PT y de algunos grandes sindicatos), o sea entre dos fracciones de la burguesía, es parte esencial del nuevo escenario regional que explica, en alguna medida, la confrontación entre el llamado progresismo y las derechas tradicionales.

 

Una parte de la última camada de movimientos ha perdido su autonomía política e ideológica en este nuevo escenario. Al apostar al "mal menor" como atajo ante el cúmulo de dificultades en nuestros territorios, los antiguos referentes se convirtieron en administradores estatales "sensibles" a los problemas de los pobres. En el mejor de los casos, buscan amortiguar los efectos del modelo, pero en todos los casos lo hacen sin cuestionarlo, porque ya se integraron en el mismo.

 

Por último, hemos ingresado en un periodo turbulento marcado por la militarización del planeta y los conflictos armados en gran escala. A los de abajo nos toca enfrentar el mayor desafío imaginable: defender la vida ante el proyecto de muerte de los de arriba. Confío en que en los momentos de caos sistémico no perdamos la brújula y mantengamos el timón firmemente orientado hacia la construcción y reconstrucción permanentes del mundo nuevo. Las simpatías que nos despiertan las derrotas del imperio, por más pequeñas que sean, no deben nublar la vista sobre los horrores que suponen las potencias emergentes agrupadas en el acrónimo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). La reciente matanza de 34 mineros sudafricanos, a la que el progresismo ha dada escasa relevancia, enseña la hechura clasista de las nuevas hegemonías.

 

* Versión levemente corregida del prólogo a la edición mexicana de Brasil Potencia. Entre la integración regional y un nuevo imperialismo, Bajo Tierra, 2012.

1Pronunciada el 20 de noviembre de 1999, fue publicada por la revista Rebeldía número 4, febrero de 2003, bajo el título "¿Cuáles son las características fundamentales de la IV Guerra Mundial?"

 

Publicado enInternacional
Stiglitz: "Alemania está poniendo en peligro el futuro de España"

Las actuales políticas de austeridad aplicadas en España y en el conjunto de Europa no ofrecen una respuesta a la actual crisis. A pesar de una mayor estabilidad a nivel global, las cosas están peor ahora que hace cinco años. Ese es el diagnóstico de Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía de 2001, quien en una entrevista en la revista Capital advierte de que si no hay cambios "no habrá luz al final del túnel".

 

"Todos los túneles tienen un final. Espero que Europa cambie. Pero cualquiera que analice las cosas correctamente diría que hoy estamos peor que hace cinco años. No hay base para decir que estamos más cerca del fin de la crisis", afirma el reconocido economista, alertando una vez más de los males que acarrea la austeridad a ultranza.

 

"Si las actuales políticas siguen siendo las mismas, y no solo en España sino en Europa en general, creo que no hay luz al final del túnel", añade el Nobel de Economía de 2001 y uno de los principales críticos de los planes de austeridad recetados a las economías europeas en dificultdes.

 

De hecho, Stiglitz advierte de que, a pesar de que reformas como la armonización fiscal, la mutualización de deudas y la unión bancaria pueden salvaguardar el futuro del euro, se aprecia "escasa voluntad política", ya que los políticos europeos "no entienden el rol de los bancos y no saben lo que hacen".

 

Así, el economista estadounidense advierte de que cuanto más tarde Europa en solventar sus problemas, más débil será el sistema financiero español y más necesaria será la ayuda para España, donde considera que "el futuro es muy preocupante", particularmente por el desempleo juvenil. "Estamos destruyendo capital humano. Si lo analizamos el capital humano como inversión en el futuro, entonces en España se está haciendo justo lo contrario", apunta.

 

A este respecto, Stiglitz reitera la dificultad de reducir el desempleo con las actuales políticas, aunque apunta que si la economía vuelve a crecer, se recuperará parte del empleo perdido.

 

"Por eso me preocupa que Europa y Alemania estén poniendo en peligro el futuro de España", afirma el Nobel de Economía, quien señala que "incluso el éxito de España a partir del año 2000, era un reflejo del fracaso del euro".

 

Según cuenta en su blog el autor de la entrevista, Stiglitz califica de "locura" pensar que por el mero hecho de tener un mismo tipo de cambio en la región los riesgos eran iguales en Alemania, en Grecia o España. "El euro estaba basado en la hipótesis de que los mercados son eficientes y estables. Todas las evidencias de los últimos 200 años de capitalismo apuntan en la dirección contraria", concluye Stiglitz.

Publicado enInternacional
Jueves, 01 Noviembre 2012 06:37

Grecia también privatiza

Grecia también privatiza

El gobierno griego, que dirige el conservador Antonis Samaras, logró ayer que el Parlamento ratifique el plan de privatizaciones exigido por la troika para profundizar los ajustes. Ante esta decisión, los sindicatos griegos convocaron para la semana próxima una huela general de 48 horas.

 

Esta iniciativa –que allana el camino a la venta de aeropuertos, sociedades eléctricas y otras empresas estatales– elimina el porcentaje mínimo de capital que debe tener el Estado en las hasta ahora empresas públicas y amplía hasta los 99 años el período en que se puede dar la concesión de un bien público a empresas privadas. Otro artículo relevante votado ayer permite que la decisión de las privatizaciones pueda ser tomada por Taiped, un organismo estatal de funcionamiento independiente, sin necesidad de recibir el visto bueno del Parlamento, algo que exigían los socios progresistas del gobierno, los partidos Pasok y Dimar. Sin embargo, uno de los aspectos más cuestionados del plan es que el gobierno redujo ostensiblemente la cantidad de dinero que prevé ingresar a través de las privatizaciones y concesiones de propiedades estatales.

 

Considerada como un importante test para la supervivencia del gobierno de coalición, la ley de privatizaciones obtuvo el apoyo de 148 diputados frente a 139 votos en contra y registró un número de apoyos menor al número de escaños con que cuenta la coalición gobernante formada por el partido conservador Nueva Democracia, con 127 diputados; el Pasok, con 33, y Dimar, con 16. Los resultados de la jornada mostraron la fragilidad de la coalición que dirige Samaras de cara a la crucial votación de la semana que viene, en la que se debe ratificar los recortes presupuestarios para 2013 y una serie de reformas estructurales y de flexibilización laboral que despiertan el rechazo de parte de la coalición gobernante. Una muestra de esta división fue la ausencia en la votación del líder del Pasok, Evangelos Venizelos, y de Dimar, Fotis Kuvelis.

 

En el primer plan de reformas estructurales firmado en 2010 por la troika –Banco Central Europeo (BCE), Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional (FMI)– y el gobierno griego se vaticinaba que ingresarían 50 mil millones de euros hasta 2015. Esta cifra fue reducida ya en el nuevo acuerdo, alcanzado a principios de este año, a los 19 mil millones de euros. Pero ahora, las previsiones del gobierno admiten que en total los ingresos del Estado heleno no superarán los 11.145 millones de euros, a pesar de que se amplió el período hasta finales de 2016, según explicó el presidente de Taiped. Takis Azanasopulos, en el Parlamento.

 

En tanto, según las previsiones incluidas en los presupuestos para el 2013, la economía griega se contraerá un 4,5 por ciento el año próximo, sexto año consecutivo de recesión, en el que la deuda se incrementará al 189 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI). En términos absolutos, la deuda del Estado griego alcanzará los 346.200 millones de euros a finales de 2013, menor que la que existía al final de 2011, con 355.657 millones de euros, pero la contracción del PIB ha hecho que su sostenibilidad sea cada vez menor: si en 2011 la deuda suponía un 170,6 por ciento del PIB, a finales de 2012 se incrementará al 175,6 por ciento y al 189,1 por ciento en 2013. Las previsiones, presentadas ayer al Parlamento heleno por el ministro de Finanzas, Yannis Sturnaras, son sensiblemente peores a las calculadas a inicios de mes, en el primer borrador del Presupuesto, donde se vaticinaba una recesión del 3,8 por ciento del PBI, y han sido revisadas. Esta contracción de la economía es uno de los factores determinantes de la creciente insostenibilidad de la deuda pública griega.

Publicado enInternacional
Creció la desconfianza hacia el hombre impasible

El socialista François Hollande llegó a la presidencia de la República en mayo de este año, con una metodología desconcertante que se prolonga en su forma de gobernar. Casi seis meses después de haber asumido la jefatura del Estado, Hollande acumula índices históricos de desconfianza e impopularidad. Con apenas 36 por ciento de opiniones favorables, el jefe del Estado francés casi supera el precedente histórico detentado por el ex presidente conservador Jacques Chirac en 1995 (37 por ciento). El primer ministro Jean-Marc Ayrault se ganó la misma medalla de la impopularidad. Hollande está en un peligroso cruce de caminos. La crisis persiste, pero el presidente da la impresión de que el marasmo no amenaza la estabilidad del país. Al mismo tiempo, los ataques del empresariado local se hacen más severos, el gobierno ha dado marcha atrás en varias de sus promesas electorales y los aliados socialdemócratas de Europa intiman al mandatario a aplicar lo más rápidamente posible reformas estructurales a fin de evitar que los mercados vuelvan a la carga.

 

Hollande, sin embargo, preside con una flema digna de los británicos. El país atraviesa la crisis más seria de los últimos 50 años, el desempleo supera los tres millones de personas, cada mes se suman a la desocupación miles de personas y las perspectivas futuras son una masa de nubes negra. Hollande no se inmuta, parece creer en lo que él mismo llama “su buena estrella”. El vespertino Le Monde publica en su última edición un encuentro con el presidente francés de cuyo relato sobresale un hombre calmo, que asegura que no ha subestimado la potencia de la crisis y, además, defiende su metodología. La duda, sin embargo, persiste. La edición de Le Monde en la cual aparece el relato lleva a cinco columnas un título más que explícito: “¿Acaso François Hollande subestimó la crisis?”, se pregunta el vespertino. No, dice el presidente, al contrario. Pero la desconfianza o la incertidumbre se han instalado entre el presidente y la población. Fiel a su mitología, Hollande, a diferencia de Nicolas Sarkozy, no corre por todos los canales de televisión a apagar el incendio de los sondeos con vanas promesas o intervenciones montadas por las oficinas de comunicación. No obstante, hasta sus más fieles partidarios critican su casi ausentismo, su falta de densidad, su lentitud. Hollande responde: “Hay que tomarse el tiempo para decidir. Una vez que decides, ya está hecho. (...) Asumo mi método”.

 

La hora es grave. El gobierno trabaja en condiciones extremas y con obligaciones inconciliables con el mensaje del candidato Hollande: la primera de ellas es reducir los déficit públicos a toda costa. Hollande emite, con todo, señales claras de que la acción vendrá, y de que ésta no será un caramelo dulce. En vez de reformas o política de shock, Hollande habla de “mutación”. El presidente sostiene que es mejor que sea “la izquierda quien lleve a cabo esa mutación y que lo haga mediante la negociación, con justicia, sin herir a los más frágiles o desconsiderarlos”. La metodología del jefe del Estado no basta, sin embargo, para rehacer el lazo perdido con los electores ni para apaciguar a una sociedad que todavía no tomó plena conciencia de la gravedad de la crisis y, por consiguiente, tiene miedo. Hollande repite ante los periodistas que “ya vamos por el tercer año de crisis, la reactivación va a llegar, es una cuestión de ciclo”.

 

El presidente juega el delicado arte del consenso en tableros antagónicos. A su izquierda le dice: “Si dejamos a los mercados solos, podemos temer que la crisis dure mucho más tiempo”. Simultáneamente, el jefe del Estado se dirige a esos “mercados” para tranquilizarlos. Hace unos días, Hollande organizó un encuentro en París con los emblemas del liberalismo institucionalizado: Angel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el desarrollo Económicos (OCDE); Christine Lagarde, directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI); Guy Rider, miembro de la Organización Internacional del Trabajo (OIT); Jim Yong Kim, del Banco Mundial, y el socialista Pascal Lamy, director de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Hollande les prometió a los cinco medidas a favor de la competitividad.

 

A las decepciones electorales se les sumó el motín del empresariado francés. La agrupación que los reúne, el Medef, sacó todos los cañones a la proa para disparar contra un Ejecutivo debilitado tanto por la crisis y por sus numerosas metidas de pata como por las contradicciones que se acumulan. Cerca de cien responsables de las empresas francesas más importantes hicieron circular un manifiesto en el cual propusieron a Hollande un “pacto por la competitividad, el trabajo y la innovación”. En términos breves, los patrones quieren desregulación, o sea, ganar más plata y pagar menos cargas sociales. Esta casta de directivos exige un recorte del gasto público por unos 60.000 millones de euros en cinco años y una jugosa rebaja de las cotizaciones laborales que pagan al Estado. A cambio proponen un aumento del IVA –destructor para las clases medias–, cambios en la gobernabilidad de sus compañías y la idea de que los accionistas voten el nivel de sus respectivas retribuciones. El manifiesto de los directivos tomó por sorpresa a los socialistas, pero no sacó de sus casillas al jefe del Estado.

 

El presidente francés no parece poder escapar al boomerang de su propio discurso y del estilo que le imprimió a su mandato. Su apaciguamiento, su mesura, le valieron la simpatía de los franceses durante la campaña electoral para las elecciones de abril y mayo pasado. Enfrente estaba el megaveloz y rutilante Nicolas Sarkozy. La receta del contrapunto dio resultado. Ahora, con la tormenta de la crisis en cada puerta, esa pasividad se vuelve un dato negativo. Sarkozy pagó por su rapidez. Hollande paga ahora por su lentitud.

Publicado enInternacional
La noticia más censurada (XI): EEUU: Legisladores, más ricos pese a crisis

El patrimonio de los miembros del Congreso de EEUU continúa creciendo, a despecho de la recesión económica. Un análisis financiero publicado el 1 noviembre de 2011 por el periódico Roll Call, de Capitol Hill, titula "Y los ricos del Congreso tienen más fortuna: El análisis demuestra que el patrimonio de los legisladores creció 25% en dos años".

 

Casi el 90% del aumento se concentró en los 50 miembros más ricos del poder legislativo, informa la noticia N° 11 más ocultada por los grandes medios corporativos, según el ranking del Proyecto Censurado de la Universidad Sonoma State de California

 

Vacunados contra la recesión económica y la disminución de la riqueza familiar, los representantes y senadores co-gobiernan la nación llenándose cada vez más los bolsillos, según el análisis de Roll Call a los formularios con la información financiera declarada por los legisladores (Roll Call significa "pasar lista").

 

Usando la evaluación mínima de activos declarados, la revista concluyó que los miembros de la Cámara y Senado poseían en 2010 un valor neto colectivo de 2,04 mil millones de dólares, con un aumento de 390 millones de dólares sobre los 1,65 mil millones de dólares en activos declarados en 2008. Las declaraciones escrutadas no incluyen activos que no generan ingresos, como las residencias de los legisladores y probablemente otros bienes raíces no declarados.

 

Luke Johnson, del Huffington Post, comentó el 1 de noviembre 2011, que el representante Darrell Issa, republicano por California, declaró activos por valor de 295 millones de dólares, en gran parte provenientes de ganancias en su negocio de alarmas de automóviles. Nancy Pelosi, representante por California y líder de la minoría demócrata, aumentó su riqueza en 62,2% desde 2009 a 2010, de 21,7 millones de dólares a 35,2 millones. Otros tres políticos que incrementaron sus fortunas en 2010 fueron el presidente de la Cámara, John Boehner, republicano por Ohio; y los senadores Harry Mason Reid, de Nevada, líder de la mayoría demócrata; y Mitch McConnell, de Kentucky, líder de la minoría republicana.

 

Datos de la Reserva Federal mostraron en marzo 2011 que los activos de las familias estadounidenses declinaron en 23 por ciento entre 2007 y 2009, descendiendo de 125.000 a 96.000 dólares, en gran parte por la disminución del valor de sus viviendas. Las familias también asumen una mayor deuda, aunque el 10% top vio descender el valor neto de sus activos en un promedio menor, de 13%.

 

El buen negocio de legislar

 

Los demócratas concentran el 80% de la riqueza en el Senado, en tanto los republicanos reúnen el 78 por ciento de la riqueza en la Cámara. Los 50 miembros más ricos del Congreso poseían el 78% del patrimonio neto de la institución en 2008 (1.29 mil millones de dólares del total de 1,65 mil millones), en 2010 la porción de los 50 más ricos había aumentado en 80% ($ 1.630 millones de dólares del total de $ 2,04 mil millones). El pastel de la riqueza del Congreso se hizo más grande, y los miembros más ricos tienen cada vez una mayor tajada, indicó Roll Call.

 

Pero todavía hay mucho para repartir. Según Roll Call, 219 miembros del Congreso informaron tener activos por valor de más de $ 1 millón el año pasado. Sustrayendo el valor mínimo de sus pasivos, el número total de millonarios del Congreso descendió a 196, siempre sin considerar el valor de su residencia o de otros bienes que no generan renta. Si se asume que cada miembro del Congreso tiene parejamente viviendas de 200.000 dólares, el número total de millonarios se elevaría a 220 miembros, justo el 40% del Congreso.

 

Al igual que ocurre con la población general de EEUU, algunas personas excesivamente ricas sesgan los promedios para el resto de los miembros. Pero resulta si el miembro promedio del Congreso es mucho más rico que la media de las familias de EEUU.

 

Por ejemplo, dividiendo la riqueza total de legisladores por el número de miembros del Congreso resulta una media de valor neto de cada uno de alrededor de 3,8 millones de dólares, (excluyendo los bienes no generadores de renta, como residencias personales). En comparación, para el resto del país y en base a estadísticas dadas a conocer por la Reserva Federal, el valor neto medio del hogar estadounidense es de alrededor de 500.000 dólares este año (2011, incluyendo las residencias familiares), de acuerdo con David Rosnick, economista del Centro para la Investigación Económica y Política.

 

Pero un puñado de miembros del Congreso posee riquezas por valor de decenas o incluso cientos de millones de dólares. El más rico de este año, es el representante Michael McCaul (R-Texas), que declara un valor mínimo de 294 millones de dólares, y esto significa que su riqueza propia eleva el promedio de todos los miembros del Congreso a cerca de 500.000 dólares.

 

El congresista Darrell Issa informó este año que sus activos 2010 tenían un valor mínimo de 295 millones de dólares, casi el doble del año anterior. La razón del cambio parece deberse en parte a que el republicano de California trasladó algunas de sus propiedades de una sola a varias cuentas separadas. Una cuenta que Issa había enumerado de un valor mínimo de 50 millones de dólares en 2009 cayó a un valor mínimo de 25 millones en 2010, pero agregó 11 cuentas por un valor mínimo combinado de 38,2 millones. Aunque ninguno de los valores aumentó en la cuenta de efectivo (o propiedad), el valor mínimo de los activos aumentaron en el papel en 13,2 millones de dólares, o 25%.

 

Los estudios de los patrones de inversión del Congreso realizados por el profesor de bienes raíces Alan Ziobrowski, en Georgia State University, indican que los legisladores de ambas cámaras tienden a obtener mejores resultados en sus carteras de inversión que el estadounidense promedio, en parte debido a que " en mi mente no hay duda de que están operando de alguna manera con la información que está ahí [en el Congreso]".

 

Para el Congreso, el valor medio neto en 2010 fue de aproximadamente 513.000 dólares. Para los hogares habituales, la Junta de la Reserva Federal fijó esa cifra en cerca de 120.000 dólares en 2008, y ese número este año es probablemente de alrededor de 100.000 dólares, dijo Rosnick.

 

Sin una comparación exacta entre el Congreso y el resto de la nación, está claro que los legisladores "son mucho más ricos que cualquier estadounidense típico", dijo Rosnick.

 

Y el Congreso parece ser cada vez más ricos y enriquece más rápido que el resto de la nación.

 

*Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno

 

Notas y referencias:

● Paul Singer y Jennifer Yachnin, Roll Call (Capitol Hill). "And Congress' Rich Get Richer:

Net Worth of Lawmakers Up 25 Percent in Two Years, Analysis Demonstrates"

http://cdn.rollcall.com/issues/57_51/And-Congress-Rich-Get-Richer-209907-1.html?popular=true

● Luke Johnson, "Members of Congress Grow Wealthier Despite Recession," Huffington Post, November 1, 2011,

http://www.huffingtonpost.com/2011/11/01/congress-net-wealth-income-gap_n_1069377.html.

● http://www.mediafreedominternational.org/2012/04/09/members-of-congress-grow-wealthier-despite-recession/

Estudiante investigador: Ellis Huber (Sonoma State University)

Evaluador académico: Peter Phillips (Sonoma State University)

Publicado enInternacional
Miércoles, 31 Octubre 2012 07:07

De los mitos sobre los bancos

De los mitos sobre los bancos

Hay dos mitos centrales sobre el funcionamiento de los bancos. El primero es que los bancos simple y sencillamente desempeñan una función de intermediación entre ahorradores y demandantes de fondos para invertir. De acuerdo con esta idea, en una economía existen agentes que depositan sus ahorros en los bancos. En esa misma economía existen agentes que están dispuestos a invertir en proyectos rentables y piden recursos prestados a los bancos. El banco paga intereses a los ahorradores, pero cobra intereses más altos a los inversionistas: la diferencia entre esas dos tasas es su fuente de ganancias.

 

El segundo mito concierne al papel de las reservas que obligatoriamente deben mantener los bancos. El banco central o las agencias regulatorias imponen el requerimiento de mantener en reserva un cierto nivel de los depósitos bancarios. Las reservas son necesarias porque el banco tiene la obligación de devolver a los ahorradores el dinero depositado. Se espera que no todos los depositantes acudan a retirar su dinero al mismo tiempo, de lo contrario ningún banco es viable.

 

Los recursos que le quedan al banco, una vez que hace a un lado las reserves, pueden ser prestados: es lo que se llama el sistema de reserva fraccionaria y da origen al multiplicador monetario o bancario. Por ejemplo, si un banco recibe un depósito de mil pesos y el nivel de reservas obligatorias que debe mantener es de 10 por ciento, eso quiere decir que puede prestar 900 pesos. Si el agente que recibe ese préstamo acude a otro banco y los deposita, ese banco debe conservar en reserva 90 pesos y ahora puede prestar 810 pesos y así sucesivamente. Si le quiere echar números verá que el multiplicador monetario es la inversa del coeficiente de reservas obligatorias, en este caso dicho multiplicador es igual a diez. Suponiendo que los prestamistas depositan todo en un banco, al final de la serie el depósito inicial de mil pesos habrá dado lugar a un aumento en la masa circulante equivalente a diez mil pesos.

 

Es simple, pero falso. En realidad, los bancos no realizan préstamos de recursos que previamente han sido depositados en ellos. Cuando se autoriza un crédito el gerente del banco no corre a la trastienda a ver si todavía quedan depósitos disponibles. Esa idea de que los bancos son intermediarios de los fondos “prestables” es una tontería y lo único que sorprende es por qué tanta gente, desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda, sigue creyendo en esta fábula.

 

Ahora viene lo mejor. Ese mito no es el único que rodea a la actividad bancaria. Ahora se ha derrumbado la siguiente fábula, la de la reserva fraccionaria. Hasta aquí hemos visto que los bancos realizan una actividad de creación monetaria que no está constreñida por la disponibilidad de fondos “prestables”. Pero esta crisis ha puesto al descubierto otra gran leyenda. Los bancos tampoco están restringidos por las reservas obligatorias.

 


Los datos reales demuestran que, en realidad, las reservas de los bancos están desconectadas de los préstamos. Por ejemplo, en el verano de 2007, poco antes de estallar la crisis financiera, las reservas en los bancos en Estados Unidos alcanzaban un total de 15 mil millones de dólares. Un año y medio más tarde, en diciembre 2008, las reservas de los bancos habían aumentado a 788 mil millones de dólares (mmdd). A pesar de este aumento espectacular en las reserves, la cantidad de dinero en circulación no presentaba el aumento que (de acuerdo con la fábula del multiplicador monetario o bancario) debería haber existido. Para colocar la cuestión de otro modo, las reservas se habían multiplicado por un factor de 50 pero el agregado monetario M2 había crecido apenas 8.5 por ciento (M2 es la medida de circulante más socorrida e incluye monedas y billetes, depósitos en cuentas de cheques y ahorro, mercado de dinero al menudeo y depósitos pequeños a plazo).

 

Lo que demuestra todo lo anterior es que la creación monetaria no está vinculada a las reservas y, por lo tanto, una política monetaria que busca incidir sobre el dinero en circulación a través de las reservas está destinada al fracaso. La idea de que existe un multiplicador que actúa como correa de transmisión de los efectos de la política monetaria es incorrecta. La generosa inyección de liquidez que la Reserva Federal ha puesto a disposición de los bancos a un costo nulo sólo está sirviendo para nutrir las arcas de bancos y grupos corporativos que tienen capacidad de invertir en el mundo entero. Esa liquidez no tiene salida en forma de crédito en Estados Unidos y no sirve para sacar a la economía de ese país a flote.

 

Lo que se comenta aquí no es privativo de los bancos estadunidenses. Con las adaptaciones del caso se aplica al sector bancario de todo el mundo. La conclusión no es que “hay que incrementar las reserves”, como afirman muchos, sino que hay que establecer un control político y social sobre el sector bancario. En suma, la facultad de creación monetaria no puede estar en manos de particulares: debe abolirse la propiedad privada de los bancos.

Publicado enInternacional