Sábado, 17 Marzo 2012 08:15

El ala reformista se impone en China

El ala reformista se impone en China
La dramática caída de Bo Xilai, defenestrado como secretario general de la megametrópolis china Chonqing esta semana, es una victoria para quienes buscan profundizar la liberalización económica. Xi Jinping será el sucesor de Hu Jintao.

Con la elección de un nuevo presidente y secretariado general a la vista, la lucha por la sucesión en China está al rojo vivo. La dramática caída de Bo Xilai, defenestrado como secretario general de la megametrópolis china Chonqing esta semana, es una victoria para el ala reformista que busca profundizar la liberalización económica.

Bo Xilai era el adalid de la Nueva Izquierda y de un neomaoísmo, que buscaba combinar apertura económica, crecimiento y justicia social. Su éxito en el municipio de Chonqing –una virtual nación de más de 30 millones de habitantes, que tuvo un crecimiento del 16 por ciento el año pasado y está llevando adelante un gigantesco programa social– era el trampolín político para acceder al secretariado general, que renueva siete de sus nueve puestos en el congreso partidario de octubre-noviembre. El anuncio este miércoles de su defenestración se hizo después de que el primer ministro Wen Jiabao advirtiera en una conferencia de prensa de tres horas que China podría repetir los traumáticos sucesos de la Revolución Cultural si no avanzaba en una reforma política y apuntara directamente a errores cometidos por Bo Xilai.

En el hermético mundo político chino, esta advertencia pública equivalía a un pedido de renuncia. Los “errores” de Bo Xilai se referían a un rocambolesco episodio con todo el aspecto de maniobra política para sacarlo del medio. El 6 de febrero, su mano derecha en la campaña anticorrupción (Da hei, “golpear negro”), el ex jefe de policía Wang Lijun, acusado de “excesos”, pasó varias horas en el consulado de Estados Unidos de la vecina provincia de Chengdu, aparentemente para pedir asilo.

Nadie espera una aclaración oficial de un episodio que revela fuertes fisuras internas en la dirigencia. Según los analistas, Bo Xilai intentó librarse de Wang Lijun al enterarse de una investigación que se le estaba haciendo al policía por corrupción, investigación que el ahora ex secretario general de Chonqing interpretó como un tiro por elevación de los liberales hacia su figura. Su suerte, sin embargo, pareció echada cuando un multimillonario de Chonqing, Li Jun, denunció que había sido arrestado y torturado durante tres meses por la policía de la municipalidad en el marco de la lucha contra la corrupción que llevó al arresto de más de 3 mil personas, entre ellos empresarios, jueces y miembros del Partido Comunista.

Bo Xilai sigue formando parte del selecto Politburó, compuesto por 24 miembros, pero sus chances de acceder al secretariado general han quedado seriamente comprometidas. Hijo del general Bo Yibo, lugarteniente de Mao Tse Tung y considerado uno de los ocho padres del Partido Comunista, Bo Xilai apostó sus fichas a combatir y promover su modelo “Chonqing” que roció con canciones rojas (Chang hong) que reivindicaban la mística igualitaria maoísta y desenterraban el traumático fantasma de la Revolución Cultural.

Este modelo ha sufrido un duro golpe, pero los problemas que plantea siguen en pie. Desde 2000, China no publica índices del coeficiente Gini de desigualdad. Ese año, el coeficiente era 0,412, superando al de Estados Unidos. Muchos académicos chinos estiman que hoy supera el 0,5 (la escala va de la igualdad absoluta del 0 a la máxima desigualdad del 1). Según un reciente informe conjunto del Banco Mundial y un think tank chino, China es el país más desigual de Asia. En un gesto que mostraba sus credenciales políticas, Bo Xilai se había comprometido a publicar el coeficiente de desigualdad del municipio de Chonqing.

Su caída no parece afectar la elección del hasta ahora aparente heredero de Hu Jintao: Xi Jinping. El actual vicepresidente de China acaba de visitar Estados Unidos, donde fue recibido como el próximo presidente y secretario general del Partido Comunista. Xi Jinping reveló poco en su viaje, pero aparece alineado con el “ala izquierda” del partido. Un alarmado artículo del matutino conservador británico Daily Telegraph lo pintaba recientemente como un “irredento comunista”.

En este contexto, la caída de Bo Xilai puede interpretarse como un mensaje indirecto a Xi Jinping. Según el académico chino de la Universidad de Nottingham, Shujie Jiao, el resultado a nivel político será la inmovilidad. “Desde ya que no significa el fin de la reforma o de la política de puertas abiertas, pero congelará la reforma política y alentará la connivencia entre el gobierno y las empresas. Empeorarán la corrupción y la desigualdad social, pero no se puede considerar un triunfo de la derecha sino más bien una llamada al inmovilismo”, señaló Shujie Jiao.
Publicado enInternacional
Martes, 13 Marzo 2012 07:39

Brasil: baja el desempeño

Brasil: baja el desempeño
La economía de Brasil tuvo un moderado repunte en el cuarto trimestre de 2011, con el cual el PIB anual totalizó 2.7%, crecimiento muy inferior a la tasa anual de 7.5% alcanzada el año anterior, y más lento que el de las otras economías del BRIC (Rusia India y China) y de la mayoría de países latinoamericanos.

El resultado de 2011 refleja restricciones de política aplicadas a principios del año para prevenir un sobrecalentamiento, así como el deterioro de la economía mundial. En agosto los encargados de las políticas cambiaron de método y comenzaron un ciclo de liberación de efectivo al mercado. Esta medida, y una postura fiscal menos restrictiva, apoyarán un giro hacia arriba en el curso de 2012. No puede descartarse una aceleración en el ritmo de los cortes de tasas de interés para estimular la demanda, pero en esta etapa no está sobre la mesa una elevación fuerte del gasto público.

Luego de un encogimiento marginal en el tercer trimestre de 2011 (por un 0.1% revisado), el PIB creció apenas 0.3% del tercer al cuarto trimestre, según datos del instituto nacional de estadísticas, IBGE. La reducción anual a 2.7% ha quitado brillo a la historia de deslumbrante crecimiento brasileño en el año anterior. Dicho esto, se estima que Brasil rebasó a Gran Bretaña en tamaño económico en 2011, para convertirse en la sexta economía mundial.

La recuperación después del estancamiento del tercer trimestre fue resultado en gran parte de una serie de recortes de tasas de interés por el banco central, así como de incentivos fiscales y otras medidas para contribuir a apoyar la demanda doméstica. Un fuerte crecimiento de la agricultura y un robusto gasto de consumo respaldaron la mejoría en el cuarto trimestre.

El banco central recortó de nuevo las tasas de interés al concluir la junta de su comité de política monetaria (Copcom), el 7 de marzo, en 75 puntos base, a 9.75%. El anterior recorte a la tasa Selic de referencia fue el 18 de enero, en 50 puntos base (a 10.5%). Sin embargo, el riesgo de acelerar los recortes es que las presiones inflacionarias podrían empeorar (la inflación se ha mantenido arriba de la meta central de 4.5%) y obligar a la larga a las autoridades a cerrar de modo prematuro el ciclo de liberación de efectivo. EIU prevé que el Selic caerá a 9.25-9.5% a mediados de 2012 (contra nuestra previsión anterior de 10%). En 2013 volverá a ser de dos dígitos.

El gobierno podría dar otros pasos modestos para apoyar la economía doméstica y mejorar la competitividad de la industria nacional. Para tratar de conseguir esto último, ha expandido la aplicación de un impuesto para contener la entrada de capitales y, por tanto, limitar la apreciación del real (que se ha fortalecido 40% desde el punto más alto de la crisis financiera de 2009). El 1º de marzo los funcionarios extendieron a tres años el vencimiento de los préstamos extranjeros afectados por un impuesto de 6% a las transacciones financieras. Anteriormente este gravamen se aplicaba sólo a préstamos a plazo mayor de dos años. Puede que haya más controles e impuestos de esta naturaleza en puerta.

El gobierno ha recurrido con frecuencia a tales instrumentos en años recientes para contener la apreciación de la divisa, cuya consecuencia más notable ha sido el daño a los productos industriales a causa de la creciente competencia de las importaciones. La producción industrial se contrajo 0.5% en el último trimestre de 2012 respecto del anterior, y creció apenas 1.6% en todo 2011. Como la industria representa 22% del PIB total, este pobre desempeño ha sido un lastre en el crecimiento económico general.

Durante su reciente visita a Alemania, la presidenta Dilma Rousseff dio a entender que su gobierno podría dar más pasos para proteger a sus productores. Advirtió sobre acciones para proteger a Brasil de un "tsunami monetario" que podría resultar del relajamiento de políticas en EU y Europa. Afirmó que las políticas de liquidez global y dinero fácil fueron diseñadas para devaluar las divisas de los países industrializados, en detrimento de las economías de mercados emergentes, y que causaban daño a la industria y las exportaciones brasileñas. Este razonamiento se usará para justificar nuevas medidas proteccionistas en Brasil.

En tanto, aun cuando el crecimiento brasileño se mantendrá moderado este año – se prevé una tasa de 3.3%–, no es probable que el gobierno adopte una postura de mayor estímulo fiscal material. El banco central dio por sentado en sus minutas de enero que mantendrá el curso para lograr la meta de 3.1% de superávit fiscal primario. El 15 de febrero el gobierno anunció recortes presupuestales por 55 mil millones de reales para asegurar ese resultado.

Otro factor que obra en contra de un mayor estímulo fiscal es que el ambiente externo podría no ser tan adverso como se esperaba. La economía de EU muestra impulso hacia el crecimiento; se prevé que su PIB se expandirá 1.8% este año y 2% en 2013. Si bien la zona euro combinada se contraerá en 2012, EIU ha revisado su previsión a una contracción de 0.7%, contra el 1.2 anterior. Y aunque China acaba de revisar su meta de crecimiento para este año de 8 a 7.5% (luego de una expansión estimada de más de 9% en 2011), está lejos de ser un duro aterrizaje. El anuncio chino ayudó a desatar un descenso en el real brasileño –China es el principal socio comercial de Brasil–, pero es probable que sea temporal.

Salvo una ruptura en la zona euro (hemos reducido recientemente la probabilidad de este riesgo, aunque se mantiene relativamente alta, de 30%), la cual tendría un impacto de mayor duración en la producción global que el colapso de Lehman Brothers en septiembre de 2008, la economía de Brasil debe continuar en ascenso. El incremento de 14.3% al salario mínimo fortalecerá el consumo a principios de 2012, y se ganará impulso conforme los efectos de la actual liberación de efectivo (aunada a un relajamiento de las restricciones al crédito) se sientan con mayor fuerza, y se eleven los préstamos de los bancos públicos. Hacia finales de 2012, el PIB estará creciendo en torno a 4.5% sobre una base anualizada, lo cual será un factor de empuje hacia 2013.

Fuente: EIU

Traducción de texto: Jorge Anaya
Publicado enInternacional
El gran truco que usó Goldman Sachs con Grecia
Hay empresas que roban en nombre de la corona imperial para la cual trabajan sin que nunca les pase nada. Goldman Sachs es una de ellas. El banco de negocios norteamericano llenó sus arcas con un botín de 600 millones de euros (800 millones de dólares) cuando ayudó a Grecia a maquillar sus cuentas a fin de que este país llenara los requisitos para ingresar en el euro, la moneda única europea. La información no es nueva pero hasta ahora, se desconocían los detalles más truculentos del mecanismo con el cual Goldman Sachs engañó a todos los gobiernos europeos que participaban en la creación de la moneda única y cómo evitó luego responder ante la ley. El abanderado de la oligarquía financiera operó protegido por sólidas complicidades en el seno de las instituciones bancarias europeas y dentro del poder político, que hizo todo cuanto estuvo a su alcance para impedir las investigaciones.

Dos de los protagonistas de esta megaestafa hablaron por primera vez sobre las transacciones encubiertas mediante las cuales Atenas escondió la enormidad de su deuda. Se trata de Christoforos Sardelis, jefe de la oficina de gestión de la deuda griega entre 1999 y 2004, y de Spyros Papanicolaou, el hombre que lo reemplazó hasta 2010. El resultado de la operación es una gigantesca estafa que hizo del presunto salvador, en este caso Goldman Sachs, el operador del hundimiento de Grecia y de buena parte de Europa. Si se cuentan sólo los bancos franceses, la aventura griega les costó 7000 millones de euros: BNP Paribas perdió 3,2 mil millones, el Crédit Agricole 1,3 mil millones, la Société Générale 892 millones, BPCE 921 millones y el Crédit Mutuel 359 millones. Esto únicamente es lo que le costó al sistema bancario francés: los pueblos pagaron y pagarán en sacrificios y privaciones mucho más que esto.

El montaje financiero fue astuto. El Tratado de Maastricht de la Unión Europea fijaba requisitos rígidos para integrar el euro: ningún miembro de la Zona Euro podía tener una deuda superior al 60 por ciento del PIB y los déficit públicos no podían superar tres por ciento. En junio de 2000, para ocultar el peso gigantesco de la deuda griega que ascendía al 103 por ciento de su PIB y obtener así la calificación de Grecia para entrar en el euro, Goldman Sachs ideó un plan: trasladó la deuda griega de una moneda a otra. La transacción consistió en cambiar la deuda que estaba cotizada en dólares y en yenes por euros, pero en base a una tasa de cambio ficticia. Así se redujo de dos por ciento del endeudamiento griego y, con ello, Grecia respetó los criterios fijados por el Tratado de Maastricht para ingresar al euro. Un detalle vino a complicar el maquillaje: Goldman Sachs estableció un contrato con Grecia mediante el cual disimuló el arreglo bajo la forma de lo que se conoce como un SWAP, un contrato de cambio para los flujos financieros que viene a equivaler a una suerte de crédito. Ese esquema fraudulento llevó a que, a raíz de los llamados “productos derivados” implicados en la operación, en apenas cuatro años la deuda que Grecia contrajo con Goldman Sachs pasara de 2,8 mil millones de euros a 5,1 mil millones.

Dos periodistas de la agencia Bloomberg, Nick Dunbar y Elisa Martinuzzi, llevaron a cabo una paciente investigación al cabo de la cual pusieron al desnudo este oscuro mecanismo. Según explicó a los periodistas el jefe de la oficina de gestión de la deuda griega entre 1999 y 2004, Christoforos Sardelis, en ese momento la arquitectura de la propuesta de Goldman Sachs se le escapó de las manos. Luego, dice Sardelis, los atentados del 11 de septiembre y una mala decisión de los bancos sembraron la semilla del desastre actual. La conclusión de la investigación es contundente: Grecia y Goldman Sachs hipotecaron el porvenir del pueblo griego y pusieron una bomba de tiempo que, 10 años más tarde, explotaría en las manos de la sociedad.

En materia de grandes estafas organizadas por los bancos de inversión la impunidad es la regla. Nadie fue ni será condenado. Christoforos Sardelis afirmó que “el acuerdo con Goldman Sachs es una historia muy sexy entre dos pecadores”. Goldman Sachs sacó jugosos beneficios de esa truculenta organización. Sin embargo, el banco de negocios norteamericano afirma en su defensa que nada hizo de ilegal, que todo lo realizado respetaba al pie de la letra las directivas de Eurostat, el organismo europeo de estadísticas. Eurostat alega que recién tomó conciencia en 2010 de los niveles de endeudamiento griego. La defensa parece pobre porque las primeras denuncias sobre el maquillaje de las cuentas griegas y el papel que en él jugo Goldman Sachs datan de 2003. En un informe de 2004, Eurostat escribió: “falsificación generalizada de los datos sobre el déficit y la deuda por parte de las autoridades griegas”.

Gracias a la complicidad del organismo financiero norteamericano y de varias instancias y personalidades europeas, Grecia pudo disimular durante varios años el “paquete” escondido de su deuda. En 2010, Jean Claude Trichet, entonces presidente del Banco Central Europeo (BCE), se negó a entregar los documentos requeridos para conocer la amplitud de la verdad. Ocurre que en el medio de esta gran mentira hay un personaje que hoy es central: se trata de Mario Draghi, el actual presidente del Banco Central Europeo y gran partidario de terminar de una buena vez por todas con el modelo social europeo. Draghi es un hombre de Goldman Sachs. Entre 2002 y 2005 fue vicepresidente de Goldman Sachs para Europa y, por consiguiente, estaba al corriente de la falsificación de los datos sobre las finanzas públicas de Grecia. Fue su mismo banco quien estructuró la falsificación. El liberalismo premia muy bien a sus soldados. Durante dos años, el Banco Central Europeo y los lobbies políticos usaron cuanto truco fuera posible para proteger a Draghi y no permitir que se llevaran a cabo auditorías en torno de las irregularidades cometidas en Grecia. Las comisiones del Parlamento europeo designadas para investigar esta megaestafa chocaron sistemáticamente contra las redes que protegían el secreto.

El desenlace final de esta complicidad entre las oligarquías financieras es conocido por todos: casi un continente sumido en la crisis de la deuda, un país, Grecia, expoliado y de rodillas, recesión, despidos masivos, pérdida de poder adquisitivo para los trabajadores, reestructuraciones, sacrificios de los beneficios sociales, planes de ajuste y miseria. Mientras tanto, los 600 millones que Goldman Sachs ganó con esta estafa han seguido fructificándose en la apuesta suicida que el capital hace en beneficio propio contra la humanidad.
Publicado enInternacional
Sábado, 10 Marzo 2012 07:09

Huelga contra los despidos

Huelga contra los despidos
No pasaron ni cien días de gobierno y ya el presidente conservador del derechista Partido Popular de España, Mariano Rajoy, enfrentará el 29 de este mes la sexta huelga general en la historia de España. Las dos grandes centrales sindicales de España anunciaron ayer una masiva huelga contra la reforma laboral aprobada el jueves por el Congreso, que abarata y facilita el despido en medio de la recesión, en un país con más de cinco millones de desocupados. La número dos del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, calificó el anuncio de injusto.

“Es la reforma más regresiva de la historia de la democracia de España”, aseguró en conferencia de prensa el secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), Ignacio Fernández Toxo, quien destacó que la huelga no es un fin sino un medio para conseguir que el gobierno se siente a negociar. “No hay precedentes de una decisión tan brutal en la modificación de las relaciones laborales, que nos introduce en un camino desconocido sin medir las consecuencias”, apuntó, a su lado, el líder de la Unión General de Trabajadores (UGT), Cándido Méndez.

“Convocar a la huelga general en el actual contexto de crisis fue una decisión difícil, pero inevitable, ante la conducta irresponsable del presidente del gobierno, que no se sentó a negociar”, acusó el líder de la UGT. La medida de fuerza, adoptada por unanimidad por las centrales sindicales, supone una escalada de la protesta social en España. Vale recordar que trabajadores, estudiantes y el movimiento de los indignados salieron a la calle en las últimas semanas para rechazar los recortes y reformas del gobierno dictados por la Unión Europea (UE) y el FMI (Fondo Monetario Internacional).

La reforma laboral es presentada por el Ejecutivo como pilar de una política económica que tiene como objetivo combatir el elevado desempleo, que afecta a 5,3 millones de personas, casi el 23 por ciento de la población activa, y revertir la situación de recesión ante un horizonte de contracción el PBI del 1,7 por ciento para este año. Pero Méndez insistió en que la reforma laboral es una ofrenda a las exigencias de los mercados financieros, mientras Toxo recordó que el propio Ejecutivo reconoce que no creará empleo durante este año sino que se destruirán más de 650 mil puestos de trabajo. La reforma laboral aprobada es radical con respecto a la situación anterior, puesto que generalizó el despido con indemnización de 33 días frente al de 45 días en caso de improcedentes, y de 20 días en los procedentes, simplificando los motivos económicos por los que las empresas pueden prescindir de sus empleados.

También creó un polémico contrato de prueba de un año sin indemnización para pymes que los sindicatos consideran inconstitucional porque instaura el despido libre en el 99 por ciento del tejido empresarial.

En resumen, despido a bajo costo y sin control, sumado a la posibilidad de rebajar sueldos de forma unilateral, dinamitan las relaciones laborales de los últimos 30 años, señalan los sindicatos.

La huelga del 29 de marzo será la sexta general de 24 horas en la historia de España y la segunda contra un gobierno del PP, al que los sindicatos enfrentaron en 2002 por las medidas laborales aprobadas por José María Aznar. El socialista José Luis Rodríguez Zapatero, quien estuvo casi ocho años en el poder, sólo afrontó una huelga general, el 29 de septiembre de 2010, también contra su reforma laboral.

Los sindicatos nacionalistas del País Vasco y Navarra ya habían fijado la misma fecha para una huelga. La decisión de parar el país viene avalada por el éxito de las manifestaciones masivas que tuvieron lugar el pasado 19 de febrero, cuando más de un millón de personas salieron a la calle en más de 50 ciudades españolas para rechazar la reforma laboral.

Rajoy, quien había reconocido en Bruselas que la reforma le costaría una huelga general, defendió aquel día la medida como justa y necesaria para España, y dejó claro que no daría marcha atrás.

Tras la convalidación ayer en el Congreso del decreto-ley del gobierno por el que se aprobó la reforma, y después de presentar sus propias propuestas, los sindicatos esperaban que Rajoy les ofreciera abrir una negociación, algo que no sucedió. Ahora intentarán que el anuncio de la huelga fuerce al PP a introducir modificaciones sustanciales durante el trámite en el Congreso. El opositor Partido Socialista (PSOE) y los grupos de izquierda rechazan la medida, aunque el PP cuenta con mayoría absoluta.

En ese marco, la número dos del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó ayer que la reforma se tramita como proyecto de ley para que se introduzcan modificaciones, aunque advirtió que los pilares esenciales se van a mantener. La fecha de la huelga –29 de marzo– fue elegida con mucho cuidado. Será la víspera de la aprobación de los presupuestos del Estado, que el gobierno anticipó que serán muy duros, ya que introducirán nuevos recortes para cumplir con el objetivo de déficit de este año, fijado en 5,8 por ciento, desde el 8,5 por ciento actual.

A pesar de que Rajoy desafió la semana pasada a Bruselas, relajando el objetivo de déficit para 2012 en un punto y medio, su gobierno llevará a cabo el mayor ajuste de la historia democrática para cumplir la nueva meta, por lo que los analistas prevén mayor conflicto social.
Publicado enInternacional
Paran los metalúrgicos contra Monti y la Fiat
Mientras el gobierno italiano se enfrentaba ayer duramente a nivel diplomático con el inglés, a causa de la muerte de un ingeniero italiano en Nigeria, más de 50 mil trabajadores y estudiantes marchaban por las calles de Roma en ocasión de una huelga nacional del sindicato metalúrgico contra el gobierno de Mario Monti y la Fiat.

El gobierno italiano y el presidente de la República, Giorgio Napolitano, protestaron públicamente porque no fueron avisados de una operación comando de las fuerzas especiales inglesas para liberar a algunos secuestrados por organizaciones islámicas extremistas en Nigeria. La operación fue un completo fracaso y los secuestrados murieron, entre ellos un ingeniero italiano, sobre cuyo caso se supone que se estaban haciendo tratativas.

Tal vez sensibilizada por esta noticia, la manifestación se realizó casi sin incidentes en uno de los recorridos permitidos por la policía que, en este caso, después de las violentas marchas de octubre pasado, decidió filmar todo paso a paso mediante cámaras colocadas en el itinerario. No faltaron, sin embargo, algunos estudiantes heridos por otros de derecha en una trifulca, y el lanzamiento de huevos contra un banco sobre cuyas paredes los estudiantes colocaron un cartel que decía “Con los deseos de una pronta bancarrota”. Otros, mientras tanto, hicieron una breve toma de un local del INPS (Instituto Nacional de Previsión), en simbólica referencia al sistema jubilatorio transformado por Monti. Entre los manifestantes serpenteaba un pulpo gigante con una inscripción que decía “Finanzas globales” y, en los tentáculos, llevaba muñecos con las caras de Monti, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Pero, curiosamente, el partido más tradicional de la izquierda, el Partido Democrático (ex comunistas), no adhirió a la marcha porque participaban los No TAV, los militantes ambientalistas y radicales que cuestionan el Tren de Alta Velocidad (TAV) que se está construyendo en el norte de Italia.

La FIOM (Federación de Empleados y Obreros Metalúrgicos), el sindicato que organizó la huelga, es uno de los más poderosos de Italia y de los más combativos. A punto tal que la Fiat ha decidido hace algún tiempo no permitir el retorno al trabajo de los asociados a este sindicato que cuestionan los acuerdos firmados con los trabajadores. Por eso, la manifestación no sólo apuntó sus cañones contra el gobierno, pidiéndole que no toque el artículo 18 del estatuto de los trabajadores que garantiza la estabilidad en el trabajo, sino también contra la Fiat y su gerente general, Mario Marchionne, que amenaza con cerrar dos fábricas más en Italia, sin importar la masa de trabajadores que quedarán en la calle. Desde que Fiat pasó a ser socia mayoritaria de la norteamericana Chrysler, mira con mucha atención el mercado estadounidense y de otros países, incluso América latina, donde el costo de un trabajador para la empresa es mucho menor que en Italia. El secretario de la FIOM, Maurizio Landini, dijo al concluir la marcha desde un palco colocado en plaza San Giovanni que “Marchionne debería manifestar su disponibilidad para abrir nuevas tratativas con los trabajadores, además de hacer nuevas inversiones en Italia y, sobre todo, garantizar las libertades sindicales”.

La ausencia del Partido Democrático en la marcha, por lo demás, causó no pocas críticas, aunque algunos de sus dirigentes se presentaron a nivel personal. Entre ellos el senador Vincenzo Vita, quien explicó que “lamentablemente mi partido no ha entendido que ésta es una manifestación en defensa del trabajo y no contra la TAV. Creo que en un momento tan difícil como éste era importante estar presente”. Los metalúrgicos en cambio recibieron el apoyo de otros partidos de centroizquierda, como Italia de los Valores (IDV), Comunistas Italianos e Izquierda, Ecología y Libertad, cuyo líder y presidente de la región Apulia, Nichi Vendola, marchó ayer junto a ellos. En una nota, el IDV pidió que el gobierno de Monti “escuche los pedidos de los trabajadores, que son el verdadero recurso para la reactivación económica”. “Es gravísimo –dijo además– que el gobierno insista con reformar el artículo 18, que no tiene nada que ver ni con las razones ni con la solución de la crisis.” Por su parte, Oliviero Filiberto, secretario general de Comunistas Italianos, dijo a los periodistas que “el artículo 18 es un pilar de nuestra democracia, porque Italia es una república basada en el trabajo y no en la explotación”, mientras Vendola calificó de “indispensable” la presencia junto a los manifestantes porque hoy en día “los derechos de los trabajadores son el centímetro con el que se puede medir la democracia”.

De su lado, los No TAV desfilaron contenidos, llevando una locomotora de cartón con el cartel donde se leía “Saquen las manos de Val di Susa”, el valle donde se construirán vías y túneles para el TAV.
Publicado enInternacional
Martes, 06 Marzo 2012 08:36

China: signos preocupantes

 China: signos preocupantes
La cautela de los encargados de las políticas en China tuvo eco en febrero en el FMI, el cual sugirió que el crecimiento del PIB en ese país podría caer unos 4 puntos porcentuales respecto de su previsión de 8.25% para 2012 si se realizaban ciertos escenarios que rodean la potencial volatilidad financiera derivada de los problemas de la zona euro. El fondo sugirió que en ese escenario China debería responder con un significativo paquete de estímulo fiscal, equivalente a 3% del PIB. Hizo notar que las medidas de apoyo debían pasar por el presupuesto, a diferencia del estímulo aplicado en 2008-09, en medio de la crisis financiera global, cuando los programas de infraestructura se llevaron a cabo por medio del sistema bancario y otras vías ajenas al presupuesto.
 
Si bien el FMI y muchos altos funcionarios económicos en el ámbito nacional mantienen cautela acerca de las perspectivas de crecimiento del país asiático para este año, la moderación brilló por su ausencia en las previsiones de las 19 provincias, que han proyectado tasas de crecimiento de más de 10% en 2012. Mongolia Interior ha anticipado que su tasa de crecimiento llegará a 15% este año. Varias otras provincias occidentales, como Guizhou y Chongqing, también prevén la continuación de tasas de dos dígitos.
 

Asuntos fiscales esenciales

 
Nuestra previsión base del crecimiento real del PIB este año es de 8.2%, menor que el año pasado, cuando pasó de 9, pero todavía un resultado relativamente benigno en el contexto de la desaceleración de la economía mundial y de los enormes riesgos que plantea la crisis financiera en la zona euro. Si las condiciones globales se deterioran más de lo que esperamos –lo cual podría ocurrir, por ejemplo, si la crisis en la zona euro se saliera de control–, las propias perspectivas de crecimiento de China resentirían el efecto.
 
Aun si ello ocurriera, existen varias razones para creer que China podría responder con medidas de estímulo que brindaran alivio temporal. Para empezar, las preocupaciones por la inflación aflojarán un tanto en 2012, conforme los precios de los productos primarios no petroleros desciendan de los picos recientes, lo cual dará más espacio a las autoridades para aligerar la política monetaria. Bajo las condiciones actuales, es improbable que China recorte las tasas de interés, tanto porque la inflación sigue arriba de los niveles previstos como porque las tasas ya están artificialmente suprimidas: reducirlas más socavaría el objetivo gubernamental de transitar poco a poco hacia tasas de interés más basadas en el mercado. Pero si las condiciones externas empeoraran de modo apreciable, el Banco Central del Pueblo podría variar de postura y recortar tasas.
 
En segundo lugar, China tiene todavía cierto espacio para renovar estímulos fiscales; su capacidad ha sido ampliada por niveles de ingreso fiscal sin precedente. Este ingreso se elevó a 10.4 billones de renminbis (1.6 billones de dólares) en 2011, 25% más que en 2010. De ese total, el ingreso por impuesto sobre la renta a las empresas creció 30.5%, a 1.7 billones de renminbis, y a las personas físicas, 25%, a 605 mil millones. Las aportaciones del mayor generador de ingresos, el impuesto al valor agregado, se elevaron 15%, a 2.4 billones de renminbis, en tanto el gasto fiscal llegó a 10.9 billones, lo cual deja un leve déficit de 519 mil millones. De renminbis. En el papel, esto pone a China en posición envidiable comparada con EU y las naciones de Europa occidental, que luchan con pesadas cargas de deuda pública y, en muchos casos, con la necesidad de imponer una austeridad que balda el crecimiento. Prevemos un déficit presupuestal de 2.7% del PIB para este año, cifra que toma en cuenta un modesto programa de estímulo fiscal.
 
Sin embargo, los riesgos fiscales subyacentes en China son considerablemente mayores de lo que tales cifras sugieren. La naturaleza engañosa de los alivios fiscales del gobierno es obvia: pese a que el país mantiene oficialmente que su déficit presupuestal está dentro de niveles prudentes, los gobiernos locales de alguna forma acumulaban deuda estimada por una auditoría oficial en 10.7 billones de renminbis (1.7 billones de dólares al tipo actual) a finales de 2010, equivalente a más de 27% del PIB de ese año.
 
La explicación de esta discrepancia reside sobre todo en la gran cantidad de actividad fiscal no registrada que existe en china, sobre todo a nivel de gobiernos locales. Mucho del ingreso que reciben los gobiernos regionales de las ventas de tierra tiende a discurrir por esos canales, al igual que una gran proporción del gasto en infraestructura y desarrollo. Las autoridades centrales han estado presionando a los estratos más bajos del gobierno para que devuelvan esos montos al presupuesto oficial. Sin embargo, sigue en duda cuánto éxito podrá tener esa campaña para mejorar la transparencia fiscal en el país, al menos a corto plazo.
 
La deuda de los gobiernos locales sigue siendo un quebradero de cabeza. Informes del Financial Times de Londres sugerían en febrero que el gobierno chino había instruido al sistema bancario extender los vencimientos de los préstamos de uno a cuatro años. Aunque las autoridades no lo han confirmado, no sería sorpresa: el gobierno interviene con frecuencia en el sistema bancario si en su concepto es por el bien de la nación. Además, en octubre de 2011 el vicepresidente de la Comisión Reguladora de Bancos de China, Zhou Mubing, sugirió extender el vencimiento de la deuda de los gobiernos locales como estrategia para enfrentar el problema. Puede que las autoridades centrales también permitan que se eleven los niveles de emisión de bonos provinciales y subprovinciales para aliviar la presión de financiamiento.
 
Sin embargo, la opacidad con la que China enfrenta el problema significa que indicadores como créditos fallidos, diseñados para vigilar la salud del sistema bancario, quedan inutilizados. Además de dificultar la evaluación de la salud del sector, la falta de transparencia complica determinar cuáles bancos funcionan mejor en términos de calidad de su cartera crediticia, lo cual preocupa a los accionistas de gran número de instituciones financieras que ahora están enlistadas en parte en los mercados de valores de China.
 

Perspectivas

 
Los robustos datos del PIB en el cuarto trimestre de 2011, cuando el crecimiento real fue inesperadamente alto, de 8.9% anualizado, apoyan nuestro punto de vista de que China evitará un brusco aterrizaje en 2012. La reciente reducción del encaje legal bancario por las autoridades indica que se preocupan por los indicios de descenso del crecimiento. Sin embargo, el relajamiento de la política se ha dado a un ritmo modesto, lo cual sugiere que, pese a esas inquietudes, el gobierno aún se siente cómodo con las perspectivas subyacentes de la economía. Esperamos que continuará el relajamiento gradual del crédito y de las restricciones monetarias en la primera mitad de 2012, pero al fortalecerse el crecimiento en la segunda mitad, se detendrá, y más adelante, en el último trimestre, se revertirá.
 
En una perspectiva más amplia, y pese al panorama optimista en general, existe el riesgo de que China sufra una fuerte desaceleración en el crecimiento económico en los próximos cinco años. El mercado local de la vivienda, lleno de burbujas, y los niveles excesivamente altos de inversión, son las fuentes más probables de turbulencia. La capacidad del gobierno de contrarrestar las crisis económicas es fuerte, pero es incierto hasta dónde pueda hacerlo sin agravar los desequilibrios que ya amenazan su economía.
 
Fuente: EIU
 
Traducción de textos: Jorge Anaya
 
Publicado enInternacional