Días antes de la matanza de niños en una escuela de Newtown (Connecticut), que ha puesto en la picota la desregulación de la portación de armas en Estados Unidos, NIC-2012 publicó sus previsiones (10/2/12) hasta el año 2030 sobre el destino de la otrora superpotencia unipolar.

 

NIC divide en tres rubros su extenso análisis:

 

1) Megatendencias, que subdivide en cuatro rubros: a) Empoderamiento global: "el empoderamiento global acelerará la debida reducción de la pobreza, el crecimiento de la clase media global, un mayor logro educativo, el amplio uso de nuevas comunicaciones y tecnologías de manufactura, y avances en salud. b) Difusión del poder: no habrá ningún (sic) poder hegemónico. El poder cambiará a redes y coaliciones en un mundo multipolar. c) Patrones demográficos: el arco demográfico de inestabilidad se estrechará; el crecimiento económico podría declinar en países envejecidos; 60 por ciento de la población mundial vivirá en áreas urbanizadas; se incrementará la migración. d) Alimentos, agua, el nexo energético: su demanda aumentará sustancialmente debido a un incremento de la población global; el manejo de los problemas de una materia prima estarán vinculado a la oferta y la demanda de las otras.

 

2) Factores de cambio: economía global proclive a la crisis (¿colapso o mayor multipolaridad con resistencia aumentada al orden económico global?); brecha de la gobernabilidad (¿controlan el cambio o serán avasallados?); potencial de conflicto intraestatal/interestatal incrementado; visión mas amplia de inestabilidad regional (¿Medio Oriente y sur de Asia se desparraman y crean inseguridad global?); impacto de nuevas tecnologías (estímulo de productividad económica con solución de problemas del cambio climático, la rápida urbanización, la creciente población); papel de Estados Unidos: ¿Será capaz Estados Unidos de trabajar con nuevos socios para reinventar el sistema internacional?

 

3) Cuatro mundos potenciales: a) Motores parados: en el escenario del peor caso, los riesgos del conflicto interestatal aumentan: Estados Unidos se retrotrae y se frena la globalización. b) Fusión: escenario del óptimo caso, China y Estados Unidos colaboran en una amplia gama de temas, lo cual lleva a una cooperación global más extensa. c) Índice Gini fuera de la botella: estallan las desigualdades conforme algunos (sic) países se vuelven los grandes triunfadores y otros fracasan; las desigualdades dentro de los países incrementan las tensiones sociales. Sin retirarse completamente del mundo, Estados Unidos no es más el policía global. d) Mundo no estatal: apoyados por nuevas tecnologías, los actores no estatales toman el liderazgo en confrontar los desafíos globales.

 

Subyacente a las megatendencias se encuentran siete cambios tectónicos: cambios críticos a características clave del ambiente global que afectarán cómo funcionará el mundo: a) Crecimiento de la clase media. b) Mayor acceso a tecnologías letales y perjudiciales (instrumentos cibernéticos, armas de bioterror, etcétera, en manos de individuos). c) Cambio definitivo del poder económico al este y al sur: participación del ingreso global de Estados Unidos, Europa y Japón se caerá a la mitad del 56 por ciento de hoy; en 2008 China superó a Estados Unidos como el mayor ahorrador; la participación de activos financieros de los países emergentes se duplicará en 2020. d) Envejecimiento extendido y sin precedente: migración globalizada (reducción de mano laboral en países ricos).

 

e) Urbanización: aumentará a 60 por ciento mundial; África, con la mayor tasa; centros urbanos generarán 80 por ciento del crecimiento económico. f) Presiones de alimentos (aumento de 35 por ciento) y agua (aumento de 40 por ciento): mitad de la población mundial vivirá en áreas de estrés acuífero severo (África, Medio Oriente, China e India: vulnerables). g) Independencia (¡súper sic!) energética de Estados Unidos: "Con el gas esquisto –shale gas–, Estados Unidos tendrá suficiente gas natural para suplir sus necesidades y generar exportaciones potenciales en las décadas que vienen". La OPEP perderá el control y los precios del crudo se colapsarían (¡súper sic!).

 

Ahora sí que existe abundante material para discutir puntualmente, pero destacan del reporte tanto la obsesión de Estados Unidos por la globalización como su supuesta independencia energética gracias a los pletóricos yacimientos de gas esquisto (shale gas; ver Bajo la Lupa, 29/4/12).

 

Tanto Russia Today (11/12/12) como dedefensa.org (12/12/12) –portal europeo de estrategia– se centran en los puntos que juzgan de su interés.

 

Russia Today destaca la hegemonía declinante de Estados Unidos –que Zbigniew Brzezinski, geoestratega estrella de Estados Unidos, viene abordando desde hace un buen tiempo (ver Bajo la Lupa, 5/2/12 y 5/12/12)–, sin soslayar el mensaje de que Estados Unidos debe permanecer como la primera potencia mundial en materia de seguridad general.

 

Dedefensa opera dos observaciones, una sobre "el gran tema del pensamiento económico-estratégico de moda: la "autosuficiencia de Estados Unidos gracias al gas natural (...), una fuente fenomenal para un boom estadunidense": un debate de la década de los 70.

 

El portal europeo no compra la idea de que el declive catastrófico (¡súper sic!) de Estados Unidos en los pasados 30 años se deba a su seudo (sic) dependencia de fuentes externas de energía y el asunto de las exportaciones-importaciones, comparado a las miriadas de sus problemas intrínsecos, ya que no son las importaciones de energía las que causaron el derrumbe del otoño de 2008.

 

El portal europeo expone la contradicción del maná energético, ya que la autosuficiencia energética comporta en sí misma la tentación irresistible del repliegue, del aislacionismo.

 

Dedefensa.org comenta la insistencia a lo largo del reporte de que Estados Unidos no se retire del mundo, al riesgo de quebrar la globalización. Juzga que tal postura implica que Estados Unidos no ostenta más su papel dominante pero que todos sus compromisos exteriores deben perdurar para que perdure la sacrosanta globalización.

 

 

El portal europeo cita el artículo Goodbye pax americana, de John Glaser (Antiwar.com, 11/2/12), que exhibe el pánico del retiro del Pentágono de sus casi mil bases a causa de su catastrófica situación financiera y económica: con el rápido ascenso de otros países, concluyó el momento unipolar de Estados Unidos.

 

John Glaser aduce que "desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha perseguido el dominio global a través de la fuerza y la coerción y critica ferozmente la doctrina Wolfowitz, que debía impedir el ascenso de cualquier potencia virtual.

 

Un reciente reporte del importante think tank estadunidense CSIS (Centro de Estudios Estratégicos Internacionales) sostiene que el abordaje estratégico de la posguerra de Estados Unidos se ha vuelto rápidamente insolvente (sic) e insostenible (sic), y si Washington persiste en aferrarse a su papel presente bajo la premisa de que el orden internacional depende de ello, el resultado será una resistencia creciente, la ruina económica y el fracaso estratégico.

 

El documento del NIC abulta la independencia energética de Estados Unidos –con implicaciones geopolíticas en Norteamérica y al precio indeleble de la devastación ambiental– y pierde de vista la capacidad de represalias de sus enemigos, que muy bien pudieran ser sus colaboradores si Washington diluyera su obsesión en seguridad a costa de los demás y que raya en la paranoia.

 

@AlfredoJalife

alfredojalife.com

 

Publicado enInternacional
Martes, 18 Diciembre 2012 20:36

Enterrar la Can

Enterrar la Can

El presidente de Bolivia ha resuelto solicitar la incorporación de su país al Mercosur, con un anuncio precipitado y polémico dentro de la propia Bolivia. El resultado más visible de la medida no sería solo la separación boliviana, sino el efectivo fin de la Comunidad Andina. Continuar con solo tres países en el proceso de integración andina sería inviable. Esto debería ser seriamente analizado.

 

El Pacto Andino nació en 1969 con el Acuerdo de Cartagena. Lo formaron Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile. Venezuela se incorporó unos años después y Chile se retiró. Recientemente, Venezuela lo abandonó. Es un ambicioso proyecto de integración inspirado en la iniciativa de Simón Bolívar, que dedicó su vida a la unidad de nuestros pueblos.

 

El Pacto Andino tuvo inicios auspiciosos, pero sus avances fueron limitados. Se han realizado varios reajustes, entre ellos el cambio de nombre a Comunidad Andina, CAN, y el establecimiento del Sistema Andino de Integración. Pero, aunque no se reconozca, la CAN ha traído sustanciales beneficios. El espectacular incremento del comercio entre los países miembros, la facilidad de viajar solo con cédula, no es casualidad, sino efecto del funcionamiento de los mecanismos de integración.

 

Hay ventajas económicas visibles que no se pueden despreciar sin más. Ecuador se beneficia de su pertenencia a la CAN. Muchas decisiones de sus organismos, que son obligatorias para los países, no solo han incrementado el comercio y la producción, sino que nos han hecho avanzar colectivamente en temas como integración fronteriza, protección del ambiente, educación superior, prevención de desastres, cohesión social y otras. Inclusive nuestro país es sede del Tribunal Andino de Justicia, reconocida como institución pionera a nivel mundial.

 

Desde luego, la integración andina no es un fin en sí, sino un eslabón para la integración sudamericana, como pensaba Germánico Salgado. Por ello, lo que debería hacerse es promover la convergencia ordenada de la CAN y Mercosur en un solo proceso cuyo embrión es Unasur. Pero para ello hay que asegurarse de que Mercosur tenga una institucionalidad adecuada, pues es más débil que la de la CAN. También es necesario que Unasur se constituya en el espacio efectivo de integración sudamericana. Y para ello se requiere firme voluntad política de los países.

 

Ser genuinamente bolivariano es sostener el ideal integracionista del Libertador. Y la vocación integracionista se ve en la práctica. No en los enunciados bolivarianos que, como en el caso del Presidente de Venezuela, ha promovido el abandono y desmantelamiento de la CAN. Ahora Evo Morales ha tomado una medida lamentable que contradice años de lucha por la integración que Bolívar inspiró. Solo podemos esperar que tenga el buen sentido y la consecuencia de rectificarla.

 

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/enrique_ayala_mora/Enterrar-CAN_0_827917348.html.

Publicado enInternacional
Martes, 18 Diciembre 2012 05:35

El G-20 y los debates pendientes

El Cefid.Ar fue invitado a participar en Think 20, ámbito de “pensamiento, centros de estudio, investigadores” convocado para enriquecer las ideas y debates del G-20. Con motivo de la próxima reunión a realizarse el presente año por este Foro en Moscú, el Consejo de Relaciones Exteriores de México (donde se realizó la última reunión), la Academia Nacional de Economía de Rusia y el Instituto de Relaciones Internacionales de Australia presentaron un documento base para la discusión que recoge antecedentes de reuniones anteriores.

 

El análisis sobre él nos merece una opinión crítica respecto de la insistencia en un paradigma analítico sobre la realidad mundial que insiste en diagnósticos y propuestas que atrasan, inclusive, respecto de los propios documentos finales que a nivel oficial resultaron de los foros que se llevaron a cabo desde que estallara la crisis.

 

Las bases para la discusión recibidas incluyen una crítica a la supuesta ausencia de atención a la disciplina fiscal en la adopción de las medidas anticrisis y la consecuente acumulación de deuda pública, concluyendo en enfatizar la aprobación a los “esfuerzos” de ajuste de las economías desarrolladas para restaurar la disciplina fiscal. Critican también la acumulación de reservas como un mecanismo causante de los desequilibrios globales.

 

Suponen que la consolidación fiscal debe acrecentar el rol de los bancos centrales como eje de la política anticrisis, cuyas autoridades enfrentan su involucramiento en funciones que no son las que convencionalmente les corresponderían, debiendo dirigirse a recuperar su rol de manejo de la liquidez global, mitigando los riesgos de la gran expansión monetaria. Sin ambages, el texto prosigue promoviendo las reformas de los sistemas de pensión y de seguridad social tanto para los países desarrollados como en desarrollo.

 

El supuesto central que subyace en el enfoque es que la crisis se superará completando las reformas neoliberales, que los problemas globales que hoy se enfrentan resultan de las insuficiencias en las reformas estructurales y no del fracaso del paradigma de liberalización.

 

Bajo el mismo cuerpo de ideas, se sostiene que la inversión extranjera directa resulta el camino más corto para la modernización y el incremento de la competitividad de los países subdesarrollados, sosteniendo la necesidad de promover el financiamiento de la inversión a escala global, apuntando de este modo a la convergencia entre las economías desarrolladas y las subdesarrolladas.

 

En tal dirección, el borrador para la discusión promueve como necesaria para la revigorización del crecimiento económico de las diferentes regiones del globo el libre comercio y flujo de capitales, advirtiendo –sólo– sobre la necesidad de despejar el predominio del dinero de cortísimo plazo en los mercados financieros.

 

Luego promociona los nuevos y viejos temas habituales en la agenda de los últimos encuentros, como el “crecimiento verde”, corrupción, transparencia, seguridad alimentaria, siempre desde los enfoques del pensamiento convencional. Un punto particular es el de la “inclusión financiera”, que supone que una literatura adecuada a difundirse entre los pueblos, con el objetivo de educarlos en el manejo de las complejidades de los actuales mercados financieros, sería un poderosísimo recurso para promover prosperidad. En lugar de limitar la “timba” financiera se promueve la educación masiva en su manejo.

 

Al analizar el texto, nuestro centro, que se ha dedicado desde el año 2004 a investigar, debatir y difundir estudios de economía desde una perspectiva heterodoxa, entendió que el borrador de discusión apuntaba hacia una mirada centrada en un enfoque sobre la salida de la crisis opuesta al de las corrientes críticas en el que nos involucramos desde un principio. No se trata de profundizar y corregir la lógica de la financiarización, sino de sustituirla por otra que privilegie la producción, la inclusión social y la distribución de la riqueza.

 

Así decidimos concurrir a un encuentro que se desarrolló en Moscú con un documento propio. Entendemos que se trata de vigorizar la presencia de una visión alternativa que remueva el pensamiento único presente de manera hegemónica, aun en la crisis extendida que soportamos en el presente, en los foros internacionales que abordan la problemática económica.

 

El texto, escrito por los investigadores Jorge Gaggero, Fabián Amico y Romina Kupelian, sostiene que la interpretación de la actual política europea de austeridad apunta, en un contexto de estancamiento, a una continua expansión de las ganancias sobre los ingresos del resto de la población, poniendo en cuestión la legitimidad del sistema social. A su vez, debido a la ausencia de incrementos salariales y de los niveles de empleo en los países desarrollados, los estímulos de sus economías descansan en promover la confianza de los mercados financieros sostenida en los recortes al gasto público.

 

Se advierte que este tipo de políticas constituyen el riesgo mayor a nivel global, pues los salarios y los ingresos populares en general podrían no crecer lo suficiente para apoyar un proceso equilibrado de crecimiento sustentado en las demandas domésticas.

 

El borrador del Cefid.Ar enfatiza en la oportunidad para resolver el punto clave de establecer una estricta regulación de las finanzas globales –apuntando en el cuestionamiento a las reglas microprudenciales como soporte clave y proponiendo enfatizar en las macro que abarcan al sistema como un todo–, mientras también propone una reflexión sobre la existencia de sólidos argumentos para reorientar las políticas fiscales, centradas en la situación macroeconómica como totalidad más que en el enfoque parcial de alcanzar rígidas reducciones del déficit presupuestario. Advierte además que algún alivio financiero de corto plazo en el sector público tendría como contrapartida impactos negativos en la demanda agregada que restarían ingresos tributarios futuros.

 

El enfoque de nuestro pensamiento asigna especial significación, para el logro de los ritmos de crecimiento de los países emergentes, a la acumulación de reservas internacionales y al régimen de tipos de cambio flexibles y administrados que ayudaron en algunos casos a una mejora sustantiva de los balances de pagos y en otros a la disminución de las tasas de interés. Las políticas heterodoxas condujeron en países de distintos continentes del Sur a la adopción de medidas contracíclicas, que devinieron en significativas tendencias al crecimiento basadas en los mercados internos, el consumo y la inversión. La reducción de la vulnerabilidad externa produjo un menor endeudamiento que permitió evitar los habituales requerimientos de políticas económicas restrictivas que lo acompañan, conquistando una mayor autonomía y un más enérgico crecimiento del producto.

 

Al contrario de la recomendación convencional sobre supuestas ventajas de la asignación mercantil y la desregulación, el documento del Cefid.Ar apunta sobre los méritos de la intervención pública y sostiene que tanto la profusa “innovación financiera” como la desregulación han provocado inestabilidad, actividad especulativa, sin conseguir mejoras en la intermediación financiera del crédito de largo plazo para inversiones en el sector real. También pone en agenda la necesidad de analizar con cuidado las declamaciones sobre el librecomercio, poniendo atención a las desigualdades entre los participantes en la integración comercial, ya que hay evidencias que condiciones iguales entre naciones desiguales pueden ensanchar la brecha tecnológica entre regiones y países.

 

A su vez, sostiene la conveniencia de los controles al movimiento internacional de capitales, advierte sobre una necesaria y enérgica acción sobre las guaridas fiscales, que facilitan la fuga ilegal de capitales, así como también sobre el daño de los fondos buitre que atacan y afectan a las economías más vulnerables, obstaculizando sus estrategias de desarrollo. Con estas ideas y este debate apuntamos a la profundización del aporte a una visión crítica hacia la corriente ortodoxa del pensamiento económico en los foros internacionales.

 

* Director del Cefid.Ar

Publicado enInternacional
Conservadores matan el correo y su sindicato para privatizar el servicio

El servicio postal de Estados Unidos (USPS, sigla en inglés) está bajo el asalto constante de los republicanos conservadores, y algunos demócratas "moderados", que desde hace varios años apuntan a destruir el sindicato más fuerte del país y al correo mismo, en beneficio de los sistemas privados FedEx y UPS. La ley de Responsabilidad y Mejoramiento Postal obliga desde 2006 al USPS a financiar completamente los subsidios por enfermedad de futuros jubilados, incluyendo paquetes de jubilación para trabajadores que todavía ni siquiera han nacido. Ninguna otra organización pública o privada tiene que pre-financiar el 100% de los subsidios para enfermedades futuras de gente que aún no existe. Así, el déficit divulgado de 9.000 mil millones de dólares del US Postal Service se debe en gran parte a la obligación de pagos de impuestos excesivos pagados al gobierno.

 

NOTA DE ALLISON KILKENNY (TRUTHOUT)

 

El Proyecto Censurado eligió esta noticia censurada N° 14 entre dos únicas fuentes. Éste es el laborioso análisis y entrevista a un líder sindical de Allison Kilkenny, publicado en Truthout, el 8 de septiembre 2011:

 

Los últimos ataques contra el USPS, son mucho más que los naturales signos de tiempos desesperados ante la puesta del sol de un servicio arcaico ante la competencia privada de Federal Express (FedEx) y United Parcel Service Inc. (UPS). Por el contrario, el Servicio Postal ha estado por años bajo el asalto constante de la derecha bipartidaria, que libra casi una batalla épica con el objetivo de finalmente derribar al mayor sindicato del país, el segundo mayor empleador de Estados Unidos (después de Wal-Mart) y empujar cada vez más al país hacia el abismo de la privatización.

 

El Servicio Postal, que es más antiguo que la propia Constitución, se encuentra al borde del precipicio. Si se le permite caer a esta gran institución, que ofrece uno de los servicios más antiguos y más confiables del país, y el Congreso mata a su gran sindicato, entonces realmente no habrá derecho a negociación colectiva, ni contratos a los trabajadores y ningún sindicato estará a salvo dentro de Estados Unidos.

 

Con la espiral de quiebra contra el USPS, el sistema público de correo históricamente incontrovertido, de repente se ha convertido en un tema candente. Es poco probable que una organización inspire tal histeria. El Servicio Postal no se paga con dinero de los contribuyentes, sino más bien está financiado en su totalidad por la venta de estampillas. Es fácil olvidar qué maravilloso es hoy, en 2011, poder enviar todavía por correo una carta clara, a través de todo el país, por menos de 50 centavos de dólar. Y si lo impresionante de esta hazaña aún no se ha hundido, intente el ejercicio mental de considerar qué más se puede comprar por US$ 0,44.

 

APARECE DARLE ISSA, "CAZADOR NEOLIBERAL" Y CONGRESISTA MÁS RICO

 

Hace sólo unos pocos años atrás que el USPS se consideró no sólo estable, sino próspero. El mayor volumen de piezas de correo que manejó este servicio en sus 236 años de historia fue en 2006. El segundo y tercer año de mayor actividad fueron 2005 y 2007, respectivamente. Pero hubo dos eventos orientados a paralizar a esta gran institución: uno elaborado durante los años de Bush y otro, concebido por el Comité de Supervisión de la Cámara, que preside el representante republicano Darrell Issa.

 

Tal vez fue su historia en auge lo que primero llamó la atención del Congreso sobre el Servicio Postal en 2006, cuando se aprobó la Ley de Mejora de la Responsabilidad Postal (PAEA, en inglés), que ordenó al USPS financiar completamente los beneficios de salud para los futuros jubilados. Parecía correcto que el Congreso exigiera la cobertura universal de salud. Pero incluso fue más allá. El Congreso ordenó la cobertura de futuros seres humanos.

 

"Es casi difícil de comprender de qué están hablando, pero básicamente me dijeron que el Servicio Postal tendría que financiar completamente los beneficios de salud de los futuros jubilados de los próximos 75 años y que tendría que hacerlo dentro de una ventana de diez años", dijo Chuck Zlatkin, director de políticas del Sindicato Postal (Postal Union) para el Área Nueva York Metropolitana.

 

Era una orden imposible, y extrañamente, una tarea no compartida por ningún otro servicio gubernamental, agencia, corporación u organización dentro de Estados Unidos. La norma significaba que cada 30 de septiembre, el USPS tuvo que aportar más de 5,5 mil millones de dólares al Tesoro para el financiamiento anticipado de los beneficios de salud de los futuros jubilados. Es decir, el Servicio Postal paga por empleados de un futuro de 75 años. El USPS está financiando paquetes de jubilación de personas que todavía ni siquiera han nacido.

 

La tarea imposible se hizo aún más difícil cuando Wall Street hizo estallar las economías del mundo. Fue esto, y no la aparición del correo electrónico, lo que se convirtió en partida de defunción del Servicio Postal. Zlatkin considera una excusa divertida cargar toda la "culpa a Internet". La red ya existía por bastante tiempo en 2006, el año más activo del USPS, por no hablar de que cada artículo comprado en Amazon y eBay -cada pieza de información dirigida a los accionistas y clientes de los bancos- todavía tiene que ser un caracol enviado por correo, lo cual es un volumen suficiente para mantener próspero al servicio postal. "Todavía tengo que encontrar la manera de enviar una camisa a través de la computadora", se rió Zlatkin.

 

Cuando la apuesta de los derivados de Wall Street voló al país, las empresas redujeron sus operaciones por la recesión y, por consiguiente, el Servicio Postal ya no manejaba sus volúmenes históricamente altos de correo. El boom terminó y comenzó la espiral de la muerte.

 

Al mismo tiempo, el USPS sangraba pagando dinero a los fondos de pensiones de los trabajadores. Una auditoría realizada por la Oficina del Inspector General del Servicio Postal llegó a la cifra de 75 mil millones de dólares en pagos excesivos de pensiones. A continuación, la Comisión de Regulación Postal, organismo independiente que realmente recibió más poder autónomo con la Ley PAEA, dispuso su propia auditoría independiente. La Comisión redujo el pago en exceso a 50 mil millones de dólares.

 

Tomando esos datos en consideración, se proyecta ahora un déficit de 9 mil millones de dólares del USPS, aparentemente poco dinero que podría ser fácilmente corregido con algunos ajustes contables de menor cuantía.

 

"En realidad, se podría transferir desde los fondos de pensiones a los fondos de salud de los retirados", dijo Zlatkin. "Y no le costaría un solo centavo a los contribuyentes".

 

EL CORREO TIENE AHORROS MÁS QUE SUFICIENTES

 

La Ley HR 1351, de 2011, de Recálculo Obligatorio y Restauración de Pensiones del Servicio Postal de Estados Unidos, es una iniciativa de legislación patrocinada por el congresista demócrata Stephen Lynch, de Massachusetts. La Ley establece que la Oficina de Gestión de Personal hará la auditoría definitiva, para llegar a la cifra real de sobrepagos en exceso y luego aplicar los fondos anticipados de ese ridículo sistema al financiamiento del déficit. El Servicio Postal tendría, entonces, 5,5 mil millones de dólares al año para utilizarlos en el funcionamiento de sus servicios y mejorar las entregas del correo.

 

Esto eliminaría la necesidad de terminar con la prestación de servicios durante los sábados, cerrar centros de procesamiento de correo y no habría necesidad de despedir a 120.000 trabajadores (la fuerza de trabajo del Servicio Postal ya se ha reducido mediante la eliminación natural de más de 100.000 empleados en los últimos cuatro años).

 

Pero hay opositores políticos que no tienen ningún deseo de ver sobrevivir al USPS ante lo que, para todos los efectos, es una maniobra contable estúpida. A saber, los republicanos de extrema derecha y los demócratas y moderados fueron los promotores ocultos detrás de la Ley PAEA, y ahora están vendiendo con fuerza la misma narración de que el Servicio Postal está quebrado, la organización sindical es demasiado exigente y la única solución es recortarlo, cortarlo y, oh sí, recortarlo más.

 

Zlatkin dice que el nombre "Darrell Issa" (el legislador más rico del Congreso, ver Nota Censurada N° 11) huele como algo realmente asqueroso. Tuvo su primer encuentro con el congresista en mayo (2011), poco después que la American Postal Workers Union (APWU) y el Servicio Postal llegaran a un acuerdo de negociación colectiva. El acuerdo, a través de la devolución que ofrece el sindicato, garantiza que el Servicio Postal otorgue a los empleados más de 4 mil millones de dólares de lo acumulado en los ahorros durante la vigencia del contrato. En ese momento, el jefe del correo Patrick Donahoe aclamó el acuerdo como una victoria para el Servicio Postal, sus empleados y las personas a quienes sirven.

 

Sin embargo, como el sindicato se disponía a votar sobre el acuerdo, Issa convocó a una audiencia sobre el contrato colectivo. La medida fue totalmente sin precedentes. Aquí había una silla republicana del Comité de Supervisión asando a la parrilla al jefe general de correos sobre un acuerdo (Issa llama al contrato demasiado generoso) cuando un sindicato está en plena votación. "Hablo de manipulación de las elecciones", dijo Zlatkin.

 

Para Zlatkin, el único otro nombre que inspira tanto desprecio es Dennis Ross (R-Florida), también miembro del Comité de Supervisión. El "Secuaz de Issa", como lo llama Zlatkin, fue tras el administrador de correos para revisar el acuerdo, exigiendo saber por qué no re-negociar el contrato.

 

"El mayor problema son los cambios a largo plazo que realmente tenemos que hacer para el Servicio Postal, en términos de su viabilidad", le dijo Ross a Donahoe. "Espero que podamos empoderarlo para hacer más."

 

SUMISIÓN DEL JEFE DE CORREOS

 

Nota al margen: Es interesante saber que el Partido Republicano se refieren al servicio postal como si fuera un negocio más que una entidad que presta un servicio público. El Servicio Postal no fue diseñado para apalear los beneficiarios.

 

Lo que quiso decir fue "empoderar para matar por hambre" al Servicio Postal y su sindicato. Desde ese día, Donahoe abdicó de su responsabilidad como director general de correos, de acuerdo con Zlatkin. Los convenios colectivos de negociación del APWU en el pasado han incluido protecciones de despido, que Donahoe inmediatamente ofreció como sacrificio a sus amos republicanos, cuando le pidieron eludir la protección de los trabajadores, por lo que podría destruir, para 2015, 220.000 puestos de la fuerza de trabajo.

 

"Todo lo que (Donahoe) está tratando de hacer es apaciguar a ese comité. Ha violado un contrato que ha firmado. Ha violado la legislación laboral. Desde mi entender, está violando la Constitución de Estados Unidos por ir al Congreso para que éste cambie la ley para modificar nuestros contratos".

 

De hecho, Zlatkin dice que su capítulo del sindicato local está tan desilusionado con la conducta del jefe de correos que están poniendo una nota de prensa para pedir su renuncia o despido. "Él es un incompetente, quizás con buenas intenciones, o un testaferro engañoso para la gente que quiere privatizar el servicio postal", dijo Zlatkin.

 

"LEY DE DESTRUCCIÓN DEL SERVICIO POSTAL"

 

Poco después de reunirse con Donahoe, Issa introdujo el proyecto de Ley de Reforma Postal al Congreso, una ley que haría polvo al Servicio Postal, dijo Zlatkin. "[La ley] les dará las clases de poderes que el Súper Comité justo necesita hacer: romper los contratos y cerrar las oficinas de correo sin audiencias Se trata básicamente de la Ley de Destrucción del Servicio Postal". El proyecto de ley tiene un co-patrocinador: Dennis Ross (R-Florida). Y ambos hombres acaban de pasar a estar a cargo del Comité de Supervisión de la Cámara. Entre ls "Salvación del Postal Service" HR 1351 y la Ley de Destrucción del Servicio Postal, Zlatkin pregunta retóricamente: "¿Qué van a llevar a votación?"

 

LA LUCHA DE CLASES EXISTE, PERO ¡LA VAN GANANDO LOS RICOS!

 

Tiene sentido que el Servicio Postal se haya convertido en blanco para los políticos ricos, abrumadoramente blancos. Como ex comisionado asistente y secretario de prensa adjunto del ex presidente George W. Bush, Tony Fratto twiteó elocuentemente: "En los últimos 10 años podré haber visitado una oficina de correos en total 10 veces".

 

Cuando usted puede entregar paquetes a su ayudante para que los despache a mayores precios por FedEx, entonces claro, la oficina de correos no puede ser para usted. Pero como explica Marcy Wheeler (bloquera de Empty Wheel), todavía hay un montón de gente que necesita los servicios del USPS: las personas pobres, las personas que utilizan un apartado de correos, la población rural que vive fuera de las áreas de prestación de servicios, pequeños empresarios tipo eBay, inmigrantes que envían paquetes a la gente de su país de origen y sin fines de lucro.

 

"Esto es parte de la lucha de clases y va en contra de los pobres y es una guerra de clases contra los trabajadores", dijo Zlatkin. De las 34 oficinas de correos que el servicio postal estadounidense está considerando la posibilidad de cerrar en Nueva York, 17 están en el Bronx. El distrito sur del Bronx esta clasificado como la circunscripción más pobre del Congreso de Estados Unidos.

 

"Cada vez que se rumorea el cierre de una oficina de correos, resulta devastador para el barrio donde está la sucursal", dijo Zlatkin. "¿Qué pasa cuando nos involucramos con funcionarios electos y personas de la comunidad para tratar de mantener abierta una oficina de correos? Siempre aparece la misma gente: adultos mayores, personas con discapacidad, gente pobre y pequeños empresarios. Son las personas que más dependen del servicio postal porque realmente no pueden tener acceso o permitirse otras alternativas".

 

BENEFICIARIOS: FEDEX Y UPEC

 

UPS y FedEx no están obligados a hacer lo que el servicio postal hace, que es entregar el correo en todos los lugares, incluso si el receptor se encuentra en terreno rural difícil de alcanzar, o en un barrio del centro de la ciudad considerado demasiado "peligroso" para otros servicios, como los taxis en que se debe viajar. Si cae el USPS, habrá otro golpe en la lucha de clases donde los pobres estarán aún más aislados de un servicio que pertenecía a todos.

 

Por lo tanto, aquí tenemos un servicio que atiende principalmente a los más desfavorecidos económicamente y emplea a más de 574.000 miembros del sindicato. No es de extrañar que se haya convertido en un objetivo apetitoso para el rancio Partido Republicano. Sería una pluma más en la gorra de Darrell "Cazador Neo-Liberal" Issa destruir uno de los mayores sindicatos del país y, al mismo tiempo, dar otro empujón a Estados Unidos en dirección a la privatización total, con la paralización de los últimos grandes servicios públicos.

 

"Obama tiene que hablar con el país sobre trabajo ", dijo Zlatkin. "¿Va a hablar de la necesidad de mantener los puestos de trabajo de 120.000 postales, o lo va a ignorar? Me imagino que lo ignorará. El APWU fuimos el segundo sindicato en apoyar a Obama y, desde entonces, no ha sido lo que llamamos un buen amigo para los trabajadores de correo, ni de las personas para quienes trabajamos".

(Tomado de Argenpress.info)

Publicado enInternacional
Sábado, 15 Diciembre 2012 06:34

Defensa, comercio y fútbol

Defensa, comercio y fútbol

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, cerró ayer su visita oficial de dos días en Rusia. La mandataria firmó con su homólogo, Vladimir Putin, nuevos acuerdos de cooperación bilateral, incluso en el ámbito militar.

 

Rousseff anunció en una rueda de prensa realizada en la capital rusa que enviará en enero una misión a Moscú para analizar la profundización de la cooperación en sistemas de defensa aérea. Fueron los titulares de Defensa de las dos potencias, Serguey Shoigu y Celso Amorim, respectivamente, quienes firmaron un acuerdo de cooperación militar. Ambos países acordaron también el suministro de siete helicópteros rusos Ka-62 a Brasil, contrato que fue suscrito entre el director de la empresa estatal Helicópteros de Rusia, Dmitri Petrov, y su homólogo de la brasileña Atlas Taxi Aéreo, Enio Ferreira. La presidenta festejó, asimismo, la decisión de los dos países de intensificar la cooperación en los ámbitos de la ciencia, la tecnología en la innovación. “Rusia tiene enormes conocimientos acumulados en áreas como ingeniería aeronáutica, explotación de gas y petróleo, y minería. Queremos que los brasileños puedan disfrutar de este conocimiento, lo que fortalecerá asociaciones productivas en nuestros países en el futuro”, expresó. La presidenta agregó que, durante el encuentro con Putin, Rusia y Brasil decidieron elaborar un programa de cooperación en ciencia y tecnología para el período 2012-2015 que contempla acciones conjuntas en los rubros de nanotecnología, biología, medicina y tecnología de información y de comunicaciones. “También queremos desarrollar proyectos concretos con alto contenido tecnológico en el terreno del uso pacífico del espacio exterior y de la energía nuclear. Brasil y Rusia son actores de gran porte en energía y el surgimiento de asociaciones en esta área es bienvenido y será incentivado con fuerte participación de Petrobras (el ente petrolero de Brasil)”, manifestó.

 

Según Rousseff, Brasil y Rusia tienen visiones coincidentes sobre el mundo expresadas en el G-20, países industrializados y emergentes, Brics –Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica– y en las Naciones Unidas. “Donde nuestros países defienden un mundo multipolar que refleje las profundas transformaciones por las cuales pasa la humanidad”, dijo. Rousseff relató a la prensa que, durante el encuentro, expresó a Putin su preocupación por las políticas de austeridad adoptadas en Europa para hacer frente a la crisis en la Zona Euro, así como por la “gravísima” situación generada por la guerra civil en Siria. “Tenemos la intención de mantener un estrecho diálogo sobre la reforma del Fondo Monetario (Internacional) y de las instituciones financieras internacionales, para que sus organismos decisorios reflejen la configuración del mundo de hoy”, expresó la mandataria. “Brasil sigue, con extremada preocupación, la gravísima escalada del conflicto en Siria. Creemos que un proceso político, liderado por los propios sirios, es el único camino para superar los conflictos”, expresó la mandataria. Rousseff, que llegó a Rusia después de realizar una visita de Estado de dos días a Francia y regresará a Brasilia hoy, agradeció a Putin el apoyo de su gobierno a la aspiración de Brasil de formar parte del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como miembro permanente.

 

La presidenta de Brasil dejó en claro que ambos países mantienen “un estrecho diálogo” sobre la reforma del Fondo Monetario Internacional (FMI) y las instituciones financieras internacionales, porque sus órganos de decisión reflejan la configuración del mundo actual. El volumen de intercambio comercial entre los dos países se había multiplicado por dos entre 2005 y 2008, un crecimiento que frenó la crisis mundial pero que se recuperó el año pasado, según un informe de presidencia rusa. El líder ruso recordó que Brasil es uno de los principales exportadores de productos agrícolas al mercado ruso. “Sólo de vacuno, Rusia compra el 41 por ciento de toda la exportación brasileña”, indicó.

 

En tanto, el jefe de Estado ruso detalló que, en el ámbito deportivo, Rusia y Brasil acogen en los próximos años eventos de primer nivel. Por eso, la visita de Rousseff también resultó en la firma de un memorando de entendimiento con miras a cooperación en deportes entre Brasil –que organizará el Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016– y Rusia, que albergará los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 y el Mundial de 2018. “Hemos acordado la más estrecha cooperación, que incluirá el intercambio de experiencia, la preparación de especialistas y las dotaciones en seguridad y logística”, apuntó.

Publicado enInternacional
La difícil construcción del socialismo en Venezuela


Antes de las elecciones del 7 de octubre (7-O) Hugo Chávez decía: “sólo he echado las bases del socialismo y quiero construir el edificio.

 

Su victoria fue un mandato para seguir con la obra, pero, usando las mismas comparaciones, el balance de los 14 años de su gestión y las perspectivas de los seis por venir (si su salud se lo permite) se parecen al balance de la Gran Misión Vivienda (GMVV), uno de sus programas sociales más exitosos.

 

Desde abril de 2011, la GMVV construyó más de 300 mil viviendas, que fueron entregadas a los más necesitados, pero algunas inacabadas o con paredes chuecas.

 

O sea: los logros son enormes, pero a veces plagados de ineficiencia, burocracia o corrupción, problemas que enfrentó también el socialismo real y que fue incapaz de superar.

 

La economía mixta en Venezuela resuelve muchas cosas, como el acceso a los bienes y servicios, pero algunas compañías estatales enfrentan problemas con escasez de alimentos básicos, materias primas o apagones en el sistema eléctrico. Aunque algunas de estas faltas están ocasionadas simplemente porque los pobres consumen más, otras son por mala gestión.

 

Chávez dice que una de las fallas de su gobierno es la falta de supervisión de obras públicas. Después del 7-O, anunció que “para incrementar la eficacia revolucionaria” se realizarán inspecciones sorpresa. Reorganizó varios ministerios y habló de uno nuevo: de seguimiento y control.

 

Se entienden los motivos de su creación, pero este “ministerio de la eficiencia” parece ya un exceso de la burocracia (que también es responsable por las ineficiencias) y suena un poco como el “ministerio de andares tontos” de un sketch del grupo Monty Python (1970), una sátira al gobierno laborista de Harold Wilson (1964-1970), que creó varios ministerios insólitos tratando de incentivar la economía y vigilar la implementación de las directivas gubernamentales.

 

Todo esto refleja, sin embargo, una pugna interna por la dirección en la construcción del socialismo venezolano.

 

Como subraya Michael A. Lebowitz, un economista marxista canadiense, en el chavismo hay básicamente tres grupos: el primero, son los movimientos sociales y parte de la clase trabajadora que empujan hacia el socialismo desde abajo, democrático y horizontal; el segundo es la “boliburguesía”, que se benefició con los cambios y está satisfecha con lo que hay; y el tercero es una parte de la dirigencia que piensa en la revolución como un proceso “arriba-abajo”, altamente institucionalizado.

 

“Así, la forma del socialismo en Venezuela dependerá de la lucha de clases, no sólo con la burguesía, sino también dentro del mismo


Articular esta lucha será crucial. Una de las fallas del socialismo en Polonia (y en otros países del bloque) fue que, para garantizar su hegemonía, el partido silenció la lucha de clases desviándola a los “enemigos externos”. En vez de las relaciones de producción se hablaba también de la propiedad de medios de producción, lo que mantenía a los trabajadores alienados del proceso productivo y ocasionó los absurdos e ineficiencias en la economía.

 

Este es otro punto de Lebowitz: “Para no repetir la experiencia del socialismo real, los trabajadores tienen que integrarse en la producción. desarrollando plenamente sus capacidades humanas”.

 

Pero añade que, a pesar de los esfuerzos, no bajan suficientes recursos para la industria y el control obrero en Venezuela no avanza de manera esperada. Aquí también hay ineficiencias.

 

Un buen ejemplo de la realidad política, donde el centralismo choca con la auto-organización, son las comunas, nuevas entidades con poderes territoriales y legislativos impulsadas como parte del Plan Socialista 2013-19. Por un lado está el ministerio de comunas (que por suerte se piensa eliminar), con su propio modelo de la comuna; por otro, las comunas surgidas desde abajo.

 

Ya desde hace tiempo Chávez quiere “pulverizar el Estado burgués” y la descentralización mediante las comunas apunta a la construcción de un nuevo “Estado comunal”, medida profundamente estratégica inspirada en las reflexiones de Marx (La guerra civil en Francia) y Lenin (El estado y la revolución).

 

Y que demuestra que para construir lo nuevo, hay que demoler lo viejo (las comunas se interpondrán a las alcaldías y los gobiernos estatales).

 

La suerte de la revolución bolivariana dependerá así de la capacidad para transformar el aparato estatal, que puede ser exitoso en usar la renta petrolera para saldar la deuda social, pero que sigue con la misma dependencia, cultura política y clientelismo.

 

“Lo bueno es que hay otras referencias teóricas que en el Este de Europa, como p.ej. Alfredo Maneiro”, añade Lebowitz. Maneiro (1937-1982), guerrillero y comunista, teorizaba entre otros sobre el Estado y la eficacia política y revolucionaria, temas de mayor interés ahora.

 

Los nuevos ministerios no salvaron a Wilson (los laboristas perdieron las elecciones para volver al poder seis años después) y por sí solos no salvarán a Chávez ni al chavismo. Los chavistas ya dicen que si no se hace algo más para corregir los errores, no volverán a ganar en 2018.

 

Los fundamentos del socialismo los echó Chávez, pero de la gente que lo creó a él y de sus luchas de abajo dependerá la forma de un nuevo edificio socialista.

* Periodista polaco

Publicado enInternacional
La reforma económica “marcha con paso seguro”, afirma Raúl Castro

La Habana, 13 de diciembre. El presidente Raúl Castro dijo hoy al Parlamento que la reforma económica “marcha con paso seguro” y empieza a incursionar en “cuestiones de mayor alcance, complejidad y profundidad”.

 

Sin embargo, advirtió que para garantizar el éxito “es imprescindible romper la colosal barrera sicológica que resulta de una mentalidad arraigada en hábitos y conceptos del pasado”.

 

Castro encabezó la sesión de diciembre de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), que concluyó así su mandato de cinco años.

 

En el esfuerzo del cambio de mentalidad, dijo Castro, ha contribuido un sistema de preparación y recalificación de funcionarios, que ya impartió diplomados en administración pública y dirección y gestión empresarial a 3 mil 700 directivos de nivel nacional y local.

 

Recordó que el gobierno trabaja en la elaboración teórica del modelo económico cubano y un programa de desarrollo a largo plazo y citó medidas recién adoptadas y otras de inminente ejecución, como muestra del avance.

 

La reforma marcha después de “las medidas iniciales de supresión de prohibiciones y otras trabas para el desarrollo de las fuerzas productivas”, apuntó el mandatario.

 

El próximo 3 de febrero habrá elecciones generales, que renovarán la ANPP. Ese mismo cuerpo unicamaral elegirá a 31 de sus miembros, que integrarán el Consejo de Estado, una instancia con facultades legislativas y ejecutivas.

 


Castro, de 81 años, quien es presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros (jefe de Estado y de gobierno), podría relegirse en febrero para otro quinquenio. El inicio de su posible nuevo mandato coincidiría esta vez con el segundo periodo de Barack Obama al frente de la Casa Blanca.

 

En su discurso al Parlamento, Castro reiteró a Washington “la disposición de Cuba al diálogo respetuoso, basado en la igualdad soberana, sobre todos los problemas bilaterales, a la vez que continúan sobre la mesa nuestras ofertas de cooperación en cuestiones de interés común, sin precondiciones o gestos previos”.

 

Cuba mantiene sólo un par de acuerdos migratorios como único instrumento de cooperación formal con Estados Unidos, pero ha propuesto una amplia agenda de potenciales puntos de entendimiento (narcotráfico, terrorismo, tráfico de personas, desastres naturales, protección ambiental), hasta ahora sin respuesta.

 

Castro citó el bloqueo económico y el caso de los cinco agentes cubanos sentenciados en Estados Unidos como las prioridades cubanas en su política hacia ese país. Sin embargo, subrayó que “con independencia de lo que ocurra, persistiremos en nuestro rumbo propio”.

Publicado enInternacional
La presidenta de Brasil anuncia que quiere construir 800 aeropuertos

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha anunciado este miércoles que el país pretende construir al menos 800 aeropuertos regionales en el país, según ha asegurado en un seminario con empresarios franceses en París. "Las cifras en Brasil son enormes. Tenemos intención de construir alrededor de 800 aeropuertos, o más. Será en ciudades de más de 100.000 habitantes", aseguró Rousseff, en respuesta a las preguntas que realizaron empresarios que acudieron a unas jornadas de la patronal francesa.


 
"Brasil es un país continental, no sólo tiene ferrocarriles. Y hay gente en Brasil que no pueden moverse en avión. Queremos que todas las ciudades con más de 100.000 habitantes tengan acceso a un aeropuerto que esté a una distancia máxima de 50 o 60 kilómetros del centro", señaló la presidenta, que considera que esta es "una necesidad importante para el crecimiento del país".

 

El país, con 194 millones de habitantes, tiene como objetivo mejorar su anticuada infraestructura y el transporte inadecuado. La página de la Empresa Brasileña de Infraestructuras Aeroportuarias recoge la existencia de 66 aeropuertos comerciales en funcionamiento, que entre enero y septiembre habían utilizado 144 millones de pasajeros, 130 millones de ellos para vuelos domésticos. España, con una población cuatro veces menor, tiene en la red de estatal de AENA 46 aeropuertos.


 
Brasil necesita modernizar sus aeropuertos y toda su red de transporte para la Copa Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016. Rousseff ha aprovechado una visita a París para vender Brasil como país de oportunidades y, en un discurso ante empresarios, ha enarbolado las mejoras en vías férreas, puertos y aeropuertos como elemento clave para facilitar la movilidad y la comunicación. Ha asegurado que su Gobierno trabaja para rebajar los costes de producción de las empresas que invierten en el país. "Queremos una economía sin burocracia y estamos empeñados en resolver también los obstáculos históricos de nuestra infraestructura, obstáculos que vienen de 20 años de políticas exclusivas de austeridad", ha defendido.
 


Para el Mundial y para la población local

 

 
Las llamativas declaraciones coinciden con las palabras también hoy de la ministra de Planificación, Miriam Belchior, que ha asegurado que la reforma de los aeropuertos de este país latinoamericano es un "desafío" que no puede esperar al Mundial de fútbol de 2014. "Nuestro desafío no es el Mundial, es hoy, es atender nuestra demanda actual", dijo Belchior en una rueda de prensa con periodistas extranjeros.


 
La ministra explicó que el número de pasajeros en vuelos internos crece a un ritmo del 12% al año, lo que obliga al Gobierno a "resolver el problema ya". "En este proceso de reducción de desigualdades, la población pobre está comenzando a cambiar el autobús por el avión", dijo la ministra, que garantizó que ya se está tomando "un conjunto grande de medidas" para optimizar las infraestructuras actuales.
 


El Gobierno está invirtiendo en la "profesionalización" de la mano de obra de Infraero, el operador aeroportuario, y además está tomando medidas para mejorar el proceso de embarque, desembarque y facturación, según la ministra. "Tenemos grasa para quemar con la actual estructura, que puede ser potenciada para su uso inmediato", aseguró Belchior.

 


Agencias París / Brasilia 12 DIC 2012 - 21:04 CET

Publicado enInternacional
Jueves, 13 Diciembre 2012 05:38

El Nobel a la UE y la Conferencia por la Paz

El Nobel a la UE y la Conferencia por la Paz

ALAI AMLATINA, 12/12/2012. Junto con el sudafricano Desmond Tutu y la irlandesa Mairead Maguire, ganadores del Nobel de la Paz, nos opusimos a la concesión este premio a la UE por considerar que no respeta los deseos de Alfred Nobel, creador de los premios.

 

Mediante una carta abierta a la Fundación Nobel, le expresamos al Comité Nobel noruego que la Unión Europea no promueve la idea de un orden global desmilitarizado y prioriza las soluciones por la vía de la fuerza militar en vez de insistir en acercamientos alternativos.

 

De la misma manera nos hemos opuesto cuando el mismo premio le fue otorgado a Barack Obama, presidente de los Estados Unidos.

 

Este lunes la Unión Europea asumió el Nobel y el dinero diciendo que Europa ha aprendido de las dos guerras mundiales y que este 10 de diciembre recuerda a Europa y al mundo el propósito fundamental de la Unión: la fraternidad y la conciliación entre las naciones europeas ahora y en el futuro.

 

Lo que es importante recordar es que las tensiones entre los países europeos que desencadenaron las dos guerras mundiales tuvieron que ver con una "desigualitaria" repartición de colonias y recursos en el resto del mundo. Italia y Alemania, como estados tardíos llegaron tarde a la repartición estratégica del mundo por parte de Europa.

 

Hoy Europa y EEUU han aprendido la lección y se han agrupado a través de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para intervenir en la vida de otros países de manera coordinada y mancomunada de forma tal que ninguno se quede sin recibir beneficios por su aporte a la explotación del tercer mundo.

 

La Unión Europea se ha convertido en el principal exportador de armas al mundo según el Instituto Internacional d e Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI). Y un 7% de estas armas van a parar al continente más empobrecido del planeta, África, donde proliferan numerosos conflictos armados y violaciones a los derechos humanos teniendo siempre como víctimas a los pueblos[1].

 

Por el lado de Latinoamérica además de la venta de armas desde la Unión Europea, también es preocupante la presencia militar de Estados Unidos. Principalmente porque el Tratado de Washington establece que todas las bases militares pertenecientes a un Estado miembro de la OTAN pueden ser utilizadas en el marco de sus misiones, lo que significa que las instalaciones estadounidenses en América Latina, son posibles bases de la OTAN, a pesar de que oficialmente no exhiban su insignia. Esto también incluye a nuestras Islas Malvinas, con una base militar británica.

 

Por estas razones, entre o tras, mañana y pasado 13 y 14 de diciembre muchas organizaciones de derechos humanos de América Latina, Estados Unidos y Europa, realizaremos la Conferencia Intercontinental "Paz, desarme y alternativas sociales ante la OTAN Global"[2] en el Palacio del Congreso Nacional Argentino en Buenos Aires.

 

Este será un espacio importante de debate para obtener propuestas de resistencia para la recuperación de nuestra soberanía, nuestros derechos, nuestros recursos y nuestro futuro.

 

No nos olvidemos que muchos pueblos, sometidos por los miedos a la libertad, terminan volviéndose permisivos a las injusticias y siendo dominados por aquellos que creían que les garantizarían su seguridad.

 

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz
Presidente del SERPAJ

Notas:
[1] La política de exportaciones de armamento de los países de la Unión Europea a África (2002-2012) del Centro de Estudios por la Paz J.M. Delàs
[2] http://www.conferenciaporlapaz.org/

Publicado enInternacional
Miércoles, 12 Diciembre 2012 19:31

El socialismo, ¿tiene futuro en EEUU?

El socialismo, ¿tiene futuro en EEUU?

Para el grueso de los estadounidenses, la expresión "socialismo" continúa recargada de connotaciones negativas que resulta más tentador eludir el tema por completo. Vinculado a los excesos más aterradores de regímenes totalitarios, desde Stalin a Pol Pot, y sinónimo de represión brutal de derechos y libertades, para gran parte de la gente estadounidense el término “socialismo” significa subordinar la dignidad y las garantías individuales al servicio de una dictadura burocrática y autoritaria del Estado que sólo sirve los intereses de una elite política que estableció las reglas y disfruta de todos los beneficios, mientras el resto sufre bajo la bota monótona de un opresivo e implacable control estatal, viviendo una depresiva desesperanza gris que aplasta las aspiraciones personales.

Incluso rara vez invocan los ideales socialistas quienes se auto definen como de izquierda en Estados Unidos. Barack Obama, por ejemplo, negó con vehemencia tener intención alguna de "socializar" la atención médica, para no hablar del conjunto de la economía del país. Aquellos que se sitúan a la izquierda del partido Demócrata también prefieren llamarse a sí mismos "progresistas" en vez de “socialistas”, y aún mucho menos “marxistas”.

El término socialismo es menos vilipendiado en Europa. Allí abundan los partidos con apellido socialista, que en alguna época hicieron mayoría en el Parlamento Europeo y, recientemente, accedieron de nuevo al poder en Francia. Pero, como exactamente preguntó el diario The New York Times (1), al referirse a la reciente elección de François Hollande como Presidente de Francia, "¿Qué significa, de todos modos, ser socialista en estos días? No mucho. Ciertamente, nada radical". Partidos socialistas de Europa, al igual que el partido Demócrata de Estados Unidos, pueden apoyar las políticas que benefician a una mayor parte de la población trabajadora, en comparación con sus rivales más conservadores, pero no conciben ningún reordenamiento radical del orden socioeconómico vigente.

El socialismo, entonces, es vilipendiado simultáneamente por los conservadores como una amenaza fundamental para la libertad humana, mientras sus "defensores" lo diluyen a tal punto que apenas se puede distinguir de un liberalismo tibio. Si, como afirma la gran prensa de EEUU y Europa, el socialismo radical –aquél que prevé una reorganización significativa de la sociedad– no es más que un anacronismo, una filosofía política sin importancia contemporánea, ¿por qué siguen cultivando tan intensa hostilidad? ¿Y por qué algunos, como yo, continúan argumentando que el socialismo sigue siendo la alternativa más viable y representa una enorme mejora potencial del statu quo?

Tanto rechazo a considerar seriamente la alternativa socialista se explica en parte, principalmente en Estados Unidos, por la aversión reinante contra todo lo que se pueda identificar como "ideología". Casi todos los "ismos" son vistos hoy como palabras sucias, tanto entre “liberales” como entre conservadores. Toda noción de "ideología" resulta peyorativa e implica devoción por una causa estimada irracional y, a la vez, demasiado intelectualizada. Es como si el proceso de formulación de cualquiera estructura de ideas de alguna manera fuera responsable de todas las atrocidades cometidas en nombre de una ideología. La ideología del socialismo –que en términos generales significaría esencialmente algo más que las metas liberales– está doblemente recargada de connotaciones negativas. Los votantes de Estados Unidos pueden apoyar apasionadamente a una de las partes y odiar a la otra, pero la mayoría estaría de acuerdo en que ninguna ideología puede y debe ser parte de la discusión sobre cómo dirigir el país. Esta hostilidad se extiende a cualquier debate serio sobre los principios subyacentes acerca de qué es y cómo podría ser transformada nuestra sociedad.

Al extirparse del debate a la ideología socialista, el capitalismo continúa monopolizando el arquetipo de lo “inevitable”, a pesar de todas sus injusticias, desigualdades y miserias, y aún en el clímax del colapso inminente. Incluso evaden su necesidad de defender este sistema donde quienes más se benefician de la explotación de los trabajadores y de la absorción de la parte más gruesa y desproporcionada de los recursos del mundo, otorgándole statu quo de paradigma o alternativa única, disfrazándola con eufemismos como "economía de libre mercado", a la hora de describir un sistema que es cualquier cosa menos libre y nada parecido a un mercado abierto.

Es como si el capitalismo no fuera una ideología, sino simplemente un aspecto permanente y de apariencia "natural" del mundo moderno. Sin embargo, rara vez aparece como alternativa imaginable que los críticos del statu quo censuren su inhumanidad, su explotación generalizada y las privaciones que impone a tantos para beneficiar a unos pocos. Parece más fácil imaginar el caos, incluso el bíblico Armagedón, que el surgimiento de una sociedad más equitativa, más justa y con una organización social más democrática. A pesar que ya se aprecia gente levantando la voz contra la injusticia económica y la opresión política, rara vez observamos una clara visión de futuro que elimine la injusticia, la desigualdad estructural de oportunidades económicas, la distribución inequitativa de los recursos del planeta, la privación de los derechos políticos y la opresión. Nadie imagina que pueda tomar su lugar una sociedad más equitativa, más democrática.

Otra parte del problema radica en que quienes se oponen a un reordenamiento significativo de la sociedad se han apropiado del mercado de la "democracia". Mucha gente de mente abierta y progresista apenas puede comprender que el socialismo no sólo puede ser compatible con la democracia, sino que ésta es esencial para su éxito. La mayoría de nosotros reconoce que, al menos en Estados Unidos, vivimos una parodia de democracia legítima. Dicho de manera más simple: a pesar del avance intermitente –y retrocesos frecuentes– de la lucha por una "persona es igual a un voto" [en el sistema electoral estadounidense], hemos ido perdiendo más y más terreno en la lucha para que una persona sea igual a una voz.

Desde que la Suprema Corte de EEUU entregó la presidencia en manos George W. Bush, sus decisiones han puesto dramáticamente otro clavo en el féretro de "la nivelación del campo de juego" en favor del poder de la riqueza en el control del gobierno, sin considerar a las corporaciones que declaran ser "personas" respecto a la libertad de expresión. Los gobiernos estadounidenses y europeos barnizan el sistema con la apariencia de que "cualquiera puede ganar", mientras garantizan perspectivas significativamente distintas, especialmente para la ideología socialista, que hoy no tiene ninguna posibilidad de llegar con sus ideas a un amplio sector de la población.

Evadir la discusión sobre la ideología socialista trae como resultado final que quienes exigen un cambio radical no han definido una visión clara de futuro y esto incluye a gran parte del movimiento Occupy de Estados Unidos. La consigna Somos el 99% es un grito de guerra brillante: la verdad es que sólo aquellos del “1%”, y muy probablemente todavía menos, son los beneficiarios del statu quo. Pero ese “1%” tiene aliados extremadamente poderosos en la clase dirigente (incluyendo a la mayoría de los políticos profesionales), a quienes pagan generosamente por servir sus intereses como “1%”. La mayoría, aún en la izquierda, se cuida de reconocer que un reordenamiento socioeconómico significativo implicaría cambios que afectarían no sólo a los muy ricos, sino también a quienes se consagran a su servicio.

Tampoco es concebible que el proceso de cambio será simple y fácil. La transformación de la sociedad será una lucha larga y difícil. No será la mera cuestión de aumentar los impuestos a los más ricos del “1%”. Y es absurdo tratar de vender este cambio como indoloro. Pero aún es más tonto abandonar los ideales socialistas porque sea difícil la lucha para alcanzarlos. No obstante, la batalla vale la pena librarla.

El núcleo del ideario socialista es la distribución equitativa de los recursos. Comienza con la riqueza económica, que se extiende al acceso amplio a la atención de salud y oportunidades anchas de educación, pero también incluye recursos políticos, es decir, acceso al poder y a su influencia. La realización final de este ideal se extendería a todo el planeta, más allá de las fronteras de los estados-nación. Y esto sería muy diferente a la "globalización" que vemos hoy en día: un mundo en que el accidente del nacimiento en un determinado país no condiciona el propio destino socioeconómico.

La proposición del capitalismo es todo lo contrario. Postula que cuanto más aumenten los recursos que ya controla el capitalismo, habrá acceso a la distribución de todos los recursos. Su único principio rector es la corporación, la unidad fundamental de la sociedad capitalista, cuya definición explícita establece su propia rentabilidad como razón de ser sine que non.

Las corporaciones, por supuesto, están compuestas por individuos. En el caso de las grandes compañías, estas individualidades son extraordinariamente ricas. Blindados ante prácticamente todas las formas de responsabilidad social, el único riesgo para estas personas es que pueda disminuir su participación en la riqueza de la corporación. El concepto básico en la definición de una corporación es que sus propietarios tienen "responsabilidad limitada". Así, la expresión "LLC" [en inglés, responsabilidad limitada de la corporación] que acompaña los nombres corporativos en Inglaterra, en EEUU fue sustituida por el menos evidente término "Incorporated" [Inc., sociedad anónima]. El consejo de directores podría enterarse de pérdidas que podrían conducir a la quiebra a la corporación, pero sus finanzas personales están protegidas por la ley, así como sus prácticas, y ni hablar de la responsabilidad penal por el daño que su empresa puediera haber provocado al medio ambiente, a sus trabajadores o clientes.

Aunque derechamente el comunismo pueda declarar que "toda propiedad es un robo", la ideología del socialismo no exige el control gubernamental completo de todos los aspectos de la economía y la vida. La propiedad privada y la iniciativa individual a la escala razonable de pequeñas empresas son totalmente compatibles con la idea de que la gran mayoría de los recursos necesarios para todos –agua potable, electricidad, salud, participación en la toma de decisiones políticas, etc.– son esencialmente recursos compartidos que deben estar bajo control público. Ni siquiera hay nada que impida a una persona poder beneficiarse de sus propios esfuerzos. Lo único prohibido es beneficiarse excesivamente de la acumulación de capital hasta el punto de explotar y oprimir a los demás.

El potencial para el cambio social significativo subyace en el concepto Somos el 99% del movimiento Occupy. Sin embargo, incluso muchas de las personas más progresistas se muestran reacias a hablar sobre cómo la sociedad podría ser diferente. Hay un problema al desechar cualquier propuesta que se asemeje remotamente a un pensamiento ideológico: Al exponer las profundas fallas de la economía mundial actual y la privación amplia del voto que la acompaña, ¿hacia dónde se propone seguir adelante? ¿Cómo salir del actual precipicio? El “99%” es un punto de partida decente. Las luchas de los pueblos indígenas de Ecuador y Chile son otro punto de partida. Tenemos que empezar a formular cómo podría lograrse un mundo más sano. 

Y es por esto que resulta un error eludir hablar del socialismo. Porque, y esto es medular, el estigmatizado socialismo todavía es una buena alternativa viable frente al capitalismo: los recursos sociales deben dividido en partes iguales entre los que hacen la obra, en lugar de un sistema que santifica el derecho de los ricos para controlar las leyes de la tierra y los recursos del planeta.

El socialismo contempla cambiar fundamentalmente esta relación. Propone que la economía de una sociedad sea controlada por los miembros de esa sociedad, no por la riqueza acumulada, ya sea por individuos o, peor aún, por "entidades corporativas" que no son más que conjuntos de individuos que cosechan los beneficios de la propiedad, mientras la ley los protege diligentemente de su responsabilidad individual.

Pero así como es riesgoso apegarse demasiado a la teoría, también puede resultar problemático avanzar sin tener clara la respuesta a la pregunta ¿hacia dónde vamos? Es devastador dejarse intimidar por el abuso y la denigración de la ideología socialista. Si el socialismo fuera tan anacrónico e irrelevante como dicen que es sus oponentes, entonces no habría ninguna reacción ante la más mínima sugerencia de considerarlo una solución a los violentos dolores económicos y políticos que acompañan al actual orden socio-económico y político.

En particular, hemos visto –y seguiremos viendo– en América Central y del Sur nuevas situaciones en las que el socialismo no puede ser tan fácilmente desahuciado, como lo es en Estados Unidos. Aunque Hugo Chávez en Venezuela o Rafael Correa en Ecuador o Evo Morales en Bolivia no pudieran ser modelos perfectos de líderes políticos iluminados con una visión socialista, cada uno ha contribuido a mantener estos ideales en el centro de la discusión del reordenamiento de su respectiva sociedad. Sólo tenemos que observar la violenta represión en Nicaragua y Chile cuando avanzaron hacia la socialización de sus economías para comprender lo importante que es para los poderes asegurarse de que no exista alternativa alguna que se permita poner a prueba el statu quo socioeconómico. Desafortunadamente, particularmente en Estados Unidos, la mayoría de la población tiene un conocimiento limitado sobre el resto del mundo y una memoria corta para lo terrible. Pero jamás hay que olvidar el grado de apoyo violento prestado por EEUU a los regímenes dictatoriales que trataron de borrar para siempre la noción de que los ciudadanos de otros países puedan elegir libremente a líderes imbuidos de ideales socialistas. Sólo esto nos debería recordar que esos ideales son vistos como una enorme amenaza para su hegemonía por aquellos que detentan el poder.

Para quienes buscan un cambio significativo, llegó la hora de sacudirse el miedo a ser tildados como radicales de ojos desorbitados, bolcheviques con bombas molotov y anarquistas que se adhieren a sueños marxistas largamente descartados. Necesitamos ser capaces de hablar con sensatez y apasionadamente sobre compartir los recursos del planeta y participar en los procesos políticos que procuran esta re-distribución.

Por Dr. Jon Mack es psicólogo y presidente del gobierno municipal de una aldea del noreste de EEUU. Escribe en la página web Reflections in A Cracked Glass (www.ReflectionsInACrackedGlass.com). Trabajó en Chile por cambios socialistas durante la época de Salvador Allende.

Referencias:
1) http://www.nytimes.com/2012/07/01/sunday-review/whats-a-socialist.html?pagewanted=all).

Publicado enInternacional