Miércoles, 12 Diciembre 2012 07:04

Narcobancos

Narcobancos

Me ha llenado de gozo enterarme de que los españoles no somos los únicos gilipollas que nos dejamos engañar multimillonariamente por los grandes bancos, que no perseguimos sus delitos, que los salvamos con generosidad ante cualquier procela. Al igual que, como vosotros sabéis, los bancos nos salvan e indultan a nosotros casi cotidianamente. Que todo hay que decirlo.


 
Este ataque de gozo casi teresiano me arrebató al escuchar que el Senado norteamericano no presentará cargos criminales contra el gigante bancario británico HSBC, a pesar de que sus flemáticos directivos, quizá por despiste, llevan años blanqueando dinero de los cárteles del narco mexicano e introduciendo en los EEUU capital de grupos terroristas saudíes. Se conoce que esta chusma maneja poca cifra y es difícil de detectar para el banquero honrado. Del banquero millonario y honrado se dice que no se entera y se le absuelve. Se le perdona por imbécil, cuando ni siquiera lo es. Mientras nuestras cárceles están a tope de deficientes y enfermos mentales, a los que nunca se les dio tratamiento ni cuidado, y que arrojaron una niña al río creyéndola otra flor, como el monstruo de Frankenstein.



Como siempre que se trata de bancos delincuentes, en EEUU, aquí y acullá, se legitima el perdón y la libertad del chorizo bancario, alegando que “no se quiere desestabilizar el sistema”. Y así lo han dicho otra vez. El Senado de los EEUU: “No vamos a criminalizar estas acciones para no desestabilizar el sistema”. ¿Desestabilizar qué sistema? Pues yo traduzco, en mi estupidez, que no se quiere desestabilizar el sistema de negocio del cómplice bancario del narcotráfico y del terrorismo internacional. Ni se quiere desestabilizar el narcotráfico y el terrorismo. Que me lo digan entero, coño, lo que no quieren desestabilizar. Que sin todo el sintagma yo no me aclaro y me creo que el Senado norteamericano acaba de cometer un delito muy gordo por no querer desestabilizar. Y eso es barakobámicamente imposible.


 
Cual delincuente habitual que siempre he sido, no sé cómo apañármelas para que a mí tampoco me desestabilicen, como a estos dignísimos señores del HSBC. Quizá es que mis delitos son pequeños, ridículos, casi veniales, y delinquir a la corta hace tan poco daño al prójimo que, al menos, debe de hacerte daño a ti mismo. Así parecen pensar nuestras autoridades. Y no deja de ser un argumento.


 
Como Hugo Chávez está muy malito, no he escuchado a nadie de la comunidad internacional criticar este indulto/insulto que exonera de la cárcel o la silla eléctrica a banqueros narcos y terroristas (no falta una coma entre banqueros y narcos: banqueros es sustantivo y narcos adjetivo). Se conoce que tampoco quieren desestabilizarlos. Y es que, dos puntos: ¿para qué desestabilizar un mundo que funciona tan perfecta y justamente?


 
Por poner ejemplos. Dos de los baluartes de la modernísima y libertaria izquierda europea, tal que François Hollande y Alfredo Pérez Rubalcaba, o sea, para abundar, dos de los jóvenes líderes que debían protegernos contra los abusos del capitalismo, no han dicho nada. Hollande andaba lagrimeando porque su popularidad ha caído hasta el 33%, y Rubalcaba se distraía rugiendo porque Carme Chacón no le exige renovarse, sino ser renovado y embalsamado. La izquierda europea, por tanto, no ha dicho nada (en EEUU no hay).


 
Teniendo un himno que se titula La Internacional, parece mentira que nuestra izquierda se haya acabado convirtiendo en algo tan ombliguista, aldeano y hasta personalista, que no es ni siquiera capaz de mirar al otro lado del Atlántico. Por eso los banqueros, esos cómplices de tanto desmán, esos narcos, esos terroristas internacionales, la financian, a esta izquierda, con alegría. A la otra, no. Los bancos, incluso, deberían haber adoptado La Internacional como himno, porque ellos sí que nos demuestran cada día un acendrado espíritu internacionalista. Como nos acaba de evidenciar el británico HSBC impulsando ciertas inversiones mexicanas o saudíes en EEUU. Esa Internacional Bancaria se podría cantar así. La música vale la vieja:


 
Arriba, ladrones de la Tierra.
 
En pie, encorbatada legión.
 
Fascismo financiero en marcha,
 
se joda el trabajador.
 
 (El último verso se lo plagié a Andrea Fabra).


 
Pero a mí, como soy más tonto que idealista, que ya es decir, no me preocupa tanto que estos bancos del narco y de las bombas mantengan sus narcotrafiqueos impunes mientras nos desahucian. No. Lo que más me preocupa es el silencio de la izquierda. Y no me digáis ahora que se trata de un banco inglés. ¿Se investigó alguna vez la connivencia de los bancos españoles con el narco gallego, por ejemplo? ¿O el blanqueo ruso a través de promotoras inmobiliarias? ¿O por dónde pasa todo el dinero de la droga europea, ya que España sigue siendo el corazón del narcotráfico continental? ¡Oh, no! ¡Desestabilizarías el sistema, gilipollas!


 
Si mañana cerraran el HSBC, perderían su puesto de trabajo 300.000 personas en todo el mundo. Gran desestabilización. Los cinco o seis millones de parados españoles, frente a esos 300.000 empleados de HSBC, no son nada. Un porcentaje ínfimo, que no desestabiliza, si tenemos en cuenta que un chorizo encorbatado puntúa 100 veces más que un obrero engalanado con su mono azul.


 
Al HSBC le han impuesto una multa de 1.400 millones de euros por su complicidad con narcos y terroristas. Aún se escucha el eco de las risas en los despachos de Cannary Wharf. Seguramente esa cifra no alcance ni el 1% de lo que la prestigiosa entidad ha ganado blanqueando dinero narco y terrorista durante todos estos años. Ingresan más de 100.000 millones de dólares anuales por sus negocietes y sus blanqueos. A lo mejor hasta han blanqueado la financiación del atentado contra las Torres Gemelas. Torres que también se desestabilizaron. Pero no tanto como se desestabilizaría, si eso se investigara, el perfecto sistema político/económico/judical que nos hace tan felices aquí en occidente. Todo es tan chic, querida izquierda europea, ¿que para qué ponerse rojo, internacionalista, vociferante y vintage contra el narcobanco confeso más importante del mundo?

 

12 dic 2012

Publicado enInternacional
Miércoles, 12 Diciembre 2012 07:00

Cuba abre la puerta a las cooperativas privadas

Cuba abre la puerta a las cooperativas privadas

Un resquicio de autonomía se abrió ayer al entrar en vigor un decreto ley que ampliará de forma gradual el cooperativismo en Cuba. En una etapa preliminar se prevé que este contribuya a la creación de más de 200 asociaciones de ese tipo en todo el país. Desde la pasada sesión de la Asamblea Nacional, en julio de este año, se aguardaba la entrada en vigor de una medida que se espera dinamice la deteriorada economía de la Isla. Hasta ahora esta forma de gestión solo estaba permitida en el sector agropecuario. Pero desde hoy incluirá también los sectores gastronómico, de transporte, servicios personales y domésticos, la recuperación de materias primas y los servicios de la construcción, entre otros.


 
Esta medida se inscribe en un plan de flexibilizaciones y ajustes económicos aprobados por el Sexto Congreso del Partido Comunista de Cuba en 2011. Según la propaganda oficial se trata de un proceso de “actualización del actual modelo” y no de un desmontaje del mismo. No obstante, algunos sectores críticos habían abogado por menos estatización y mayor cooperativismo, como una alternativa a la privatización.


 
La edición del periódico oficialista Granma de ayer precisó que se trata de un decreto ley que establece la “constitución experimental” de estas asociaciones. A la par que anunciaba que el arrendamiento de los locales estatales se hará de manera preferente a aquellos que trabajen actualmente en ellos. Claro está, cuando estos “voluntariamente determinen conformar una cooperativa”. Para constituirlas los interesados tendrán que presentar una solicitud a los órganos municipales del Poder Popular y estos la someterán a varias comisiones.


 
En un primer momento se autorizarán las asociaciones “de primer grado” que incluirán al menos a tres empleados. Se prevé también permitir las de “segundo grado” formadas por dos o más cooperativas, aunque todavía no comenzarán a ponerse en marcha. Una Asamblea General, donde cada socio tendrá un voto, dirigirá cada agrupación.


 
El órgano oficial del Partido Comunista aclara que los precios de los productos y servicios que se comercialicen se regirán por la ley de la oferta y la demanda, aunque advierte que habrá algunas excepciones en las que el Estado determinará el precio.


 
Entre los puntos mejor recibidos del nuevo decreto ley se encuentra el hecho de que estas nuevas entidades contarán con personalidad jurídica. No se subordinarán administrativamente “a ninguna entidad estatal” aunque se deja claro que deberán “ajustarse a las normas generales establecidas por los organismos rectores” de cada actividad. Por ejemplo, en el caso de un grupo de trabajadores que se afilia en una cooperativa de construcción, tendrá que regirse por las normas de calidad del ministerio del ramo.


 
La medida se vincula a una ley que entra en vigor en enero próximo y que otorga beneficios fiscales para las cooperativas en comparación con otras formas estatales de gestión.


 
El plan de ajustes económicos impulsado por Raúl Castro acusa todavía grandes carencias. Las quejas del sector por cuenta propia y cooperativo se centran en los deficitarios créditos bancarios y la inexistencia de un mercado mayorista. El Gobierno ha dicho que este último se aplicará de formal gradual en 2013, pero no ha calmado el recelo.


Por Yoani Sánchez La Habana 11 DIC 2012 - 21:29 CET

Publicado enInternacional
La guerra de los 4 gigantes estadunidenses de Internet: ¿y los “ciudadanos”?

La revista británica The Economist –presumiblemente vinculada a los intereses de los banqueros “esclavistas” Rothschild (The Financial Times dixit) y su presunto aliado, el megaespeculador George Soros– constituye una lectura obligada debido a la exposición de sus comprometidas apologías, que suelen ser ditirámbicas, como de sus perentorios anatemas que suscitan desestabilizaciones por los premonitorios movimientos especulativos financieros oligopólicos de sus controladores.

 

Su reciente satanización de Guido Mantega, ministro de finanzas de Brasil –en el marco de una brutal campaña negra orquestada contra los BRICS–, que presagia una corrida financiera contra Brasil por la City, cuando la presidenta argentina Cristina Fernández ha sido puesta en jaque por los “fondos buitre”, valió la gallarda intervención de la presidenta Dilma Rousseff en defensa de su muy capaz ministro vituperado, quien curiosamente se encuentra alerta a la “guerra de las divisas” que perjudican la economía del gigante sudamericano.

 

La revista de marras (1/12/12) aborda extensamente la feroz guerra que libran los cuatro colosos estadunidenses de Internet, un campo donde extrañamente Gran Bretaña no domina, pese al descubrimiento de la “maquina Turing”: Apple, Goggle, Facebook y Amazon con impresionantes cifras de negocios donde vale la pena detenerse.

 

Apple, la mayor empresa del mundo en términos bursátiles: fundada en 1976 (sic); 70 mil 100 empleados; capitalización de mercado US$548 mil 200 millones. Google: 53 mil 546 empleados; capitalización de mercado US$222 mil 800 millones. Amazon: 81 mil 400 empleados; capitalización de mercado US$110 mil 700 millones. Facebook: 4 mil 331 empleados; capitalización de mercado US$56 mil 900 millones.

 

Destaca que Apple ostente US$121 mil 300 millones de liquidez en la época de la sequía de capitales, lo que subsume su musculatura financiera aparejada de su hazaña tecnológica.

 

The Economist toma partido de acuerdo con sus intereses y manifiesta que “crece la preocupación sobre la influencia de los gigantes de Internet” donde “los reguladores antimonopolio deben pisar cuidadosamente (sic)” cuando “nunca antes el mundo había visto empresas crecer tan rápido o extender sus tentáculos ampliamente”.

 

Apple se convirtió en “el coloso del capitalismo: 4.3 por ciento del valor del índice tecnológico S&P 500 y 1.1 por ciento del valor de todas las bolsas del mundo”.

 

Alrededor de 425 millones de usuarios usan el iTune de Apple; Google es líder global en investigación y publicidad on line, y su software Androide alimenta las 3/4 partes de teléfonos inteligentes transportados; Amazon domina el mercado de menudeo, la venta electrónica de libros y representa el poder silencioso detrás de la computación cloud; Facebook cuenta con mil millones de usuarios y que en caso de ser país sería el tercero del planeta (detrás de China e India).

 

La revista repite la misma jerigonza propagandística de la “era digital” sobre la “promoción de la libre expresión” (Nota: se recuerda que Gran Bretaña obligó a Julian Assange, el creador de Wikileaks, a pedir asilo a la embajada de Ecuador) y la “difusión de la democracia”, pero que, debido a su “tamaño y velocidad”, los cuatro colosos “pueden asfixiar la competencia”, si no son regulados.

 

Juzga que así como las “épicas batallas legales” de Microsoft hace una década “definieron la era de la computadora personal”, hoy las querellas legales de Google, por sus manipulaciones flagrantes, la tienen atareada a los dos lados del Atlántico, donde los reguladores han puesto en la picota su carácter monopólico susceptible de definir los nuevos tiempos computacionales.

 

La sesgada revista británica se pasa por el Arco del Triunfo el control geopolítico de Internet (“De los multimedia a Internet: el control de EU/Israel”; Bajo la Lupa (19/8/12).

 


A su juicio, son tres las tendencias alarmantes que dañan a los consumidores: 1) el carácter casi monopólico de Google (3/4 partes en EU y 90 por ciento en Europa) y Facebook; 2) “los colosos tienen anclados a los consumidores a sus plataformas (combinación de servicios on line y aplicaciones en los teléfonos inteligentes y las tablas computacionales); 3) su “hábito de deglutir” a las promisorias firmas pequeñas antes de constituir “una amenaza”.

 

The Economist teme el exceso regulatorio y sopesa la posibilidad de que Google sea dividida en dos empresas independientes.

 

Lo que más llama su atención es la guerra por el alma de Internet entre los cuatro colosos tecnológicos: no existe ningún rey ni existen líneas de demarcación a partir de cuando la computación móvil alteró la previa correlación de fuerzas. Rememora que la “industria tecnológica” comporta “amargas rivalidades” (IBM vs Apple; Microsoft vs Netscape) cuando tres de las empresas son manejadas por sus fundadores (eran las cuatro antes de la muerte del legendario sirio-estadunidense Steve Jobs, de Apple) y gozan de “gran poder financiero (¡súper-sic!)”.

 

Conforme “la web vive a través y en el teléfono y el software es manejado en una nube (cloud) se han desdibujado las estrategias y las líneas claras que antes definían los territorios” cuando la guerra de los cuatro tendrá “gran impacto en la forma en la que la gente busca información, consume contenido y compra todo tipo de material”.

 

Desde luego que el “consumo” es también político/electoral y la revista elude su abordaje.

 

Todo está en juego en esta guerra en la selva digital donde se vaticina una “guerra de trincheras”: sistemas operativos para los teléfonos inteligentes y las tabletas; el hardware; las redes sociales; diseños de comercio electrónico, etcétera.

 

¿Qué tanto margen de maniobra opcional, ya no se diga de selectividad democrática/libertaria, conservarán los “consumidores”, que no “ciudadanos”?

 

¿Quién forjará los algoritmos de la libertad en la web “casi monopólica” y neototalitaria de la “era digital”?

 

¿Son los consumidores de la era cibernética los nuevos esclavos digitales que inconsciente e involuntariamente anhelan su sojuzgamiento por ignorancia ontológica/ teleológica?

 

¿Entraron los ciudadanos del siglo XXI a la nueva cárcel digitálica donde las “barras” no son más de hierro sino de registro mercadotécnico de consumo tecnificado?

 

Nunca ha sido más vigente el axioma axiológico renacentista de que “la ciencia sin consciencia es nesciencia” (ignorancia).

 

Por primera vez en la historia de la humanidad, la tecnología y las finanzas han convergido insaciablemente y se han convertido en una amenaza dual y letal para las libertades básicas del género humano.

 

La tecnología, neutral por antonomasia, solía representar un medio de “doble filo” –utilizable para el “mal” o el “bien”: el ejemplo clásico de la bioética, el puente entre tecnología y humanismo es el uso nuclear desviado en Hiroshima/Nagasaki– dependiendo de su fin/objetivo operativo.

 

Nunca más: mientras el control catastral de la tecnología digital obtenga su efecto multiplicador bajo el modelo avasallante de la desregulada globalización financierista que comporta su consustancial “dominio” (en el doble sentido soberano y digital) por el cerebro monopólico global que somete políticamente al restante del cuerpo social.

 

alfredojalife.com

@AlfredoJalife

Publicado enInternacional
Las tensiones del proceso bolivariano: nacionalismo popular, conquistas sociales y capitalismo rentista

Cuando se acercan las elecciones regionales en la República Bolivariana y después del importante discurso nacional y el reciente anuncio del presidente Chávez de cara a su nueva operación por cáncer (www.rebelion.org/noticia.php?id=160514), publicamos este análisis -crítico y fraternal- del proceso de cambio en Venezuela. Este texto, escrito a finales de noviembre (después de una estadía en Venezuela para las elecciones presidenciales), intenta subrayar algunos puntos para el debate, desde la izquierda, temas tal vez más aún vigentes frente a la nueva y difícil coyuntura que se avizora para el pueblo bolivariano.

 

El domingo 7 de octubre Hugo Chávez festejaba su tercera victoria en las elecciones presidenciales, con el 55,1% de los sufragios, frente al 44,3% a favor de su principal adversario, el candidato neoliberal Henrique Capriles Radonski. La polarización política fue tal que los otros cuatro candidatos en liza quedaron literalmente barridos 1 . La popularidad, la capacidad de movilización y el liderazgo carismático de Chávez permanecen sólidamente demostrados, anclados y mayoritarios entre las y los “de abajo”; con una participación electoral que ha alcanzado niveles superiores al 80% del censo electoral. La manifestación de centenares de miles de personas (tal vez más de un millón) ocupando las calles de Caracas el jueves 4 de octubre, constituyó una incontestable demostración de vitalidad de la “revolución bolivariana” y también la omnipresencia del presidente a la hora de levantar el entusiasmo de la muchedumbre. Todo ello bajo los auspicios de un slogan de campaña pasablemente alejado del socialismo: “¡Chávez, corazón de la patria!”. Encontramos aquí sin duda la fuerza del nacionalismo popular tal como se ha encarnado en Venezuela: un “cesarismo” progresista y antiimperialista (en el sentido de Gramsci) o incluso esa “razón populista” post-neoliberal, descrita por Ernesto Laclau 2 , que ha conseguido crear, reconstruyéndola por arriba y por abajo, una nueva comunidad política popular en Venezuela, a lo largo de esta última década. Pero si hay fervor, no es solo el fruto de una “irracionalidad” política, como se puede leer continuamente en la prensa dominante, o de la simple emergencia plebeya discursiva. Esta mística popular existe también gracias al balance social, muy real y bien comprendido, del proceso bolivariano: “A diferencia de lo que pasaba bajo los anteriores gobiernos, una gran parte de la renta petrolera ha sido utilizada para financiar la política social. Los (muchisimos) humildes que gritan ‘viva Chávez’ son la expresión, sin duda, de los millones de personas que acuden cada día a los distintos programas –Mercal, Pdval, Bicentenario, Farmapatria– donde pueden comprar productos de primera necesidad a precios subvencionados. Los jóvenes que se entusiasman –‘Chávez va a ganar’– piensan indudablemente en la política de inclusión y de educación llevada a cabo en todos los niveles, en los libros y ordenadores (los canaimitas) gratuitos que se les han distribuido. Los viejos que visten sus camisetas rojas lo hacen probablemente porque los 200.000 jubilados que tenían una pensión al final de la IV República se han convertido hoy día en 2.300.000. Cuando las madres de familia hablan con emoción del ‘comandante’ es porque las distintas ‘misiones’ puestas en marcha les han dado acceso a la salud, porque dos millones de ellas y sus familiares gozan del régimen de seguridad social. Que las familias que vivían en alojamientos precarios tomen partido, tampoco tiene nada de sorprendente: la Gran Misión Vivienda Venezuela, aunque creada demasiado tarde, ha construido decenas de miles de viviendas desde su inicio hace dieciocho meses” 3 .

 

Según la Comisión Económica para América Latina de la ONU (CEPAL), Venezuela es el país con el descenso más espectacular de la pobreza en América Latina: entre 2002 y 2010, ésta ha pasado del 48,6% al 27,8%, y del 22,2% al 10,7% en lo que se refiere a la extrema pobreza. Además, el país posee actualmente uno de los más reducidos niveles de desigualdad de la región, lo que no es poco en el continente menos igualitario del planeta. Los cambios son por tanto muy palpables, muy lejos de los años neoliberales de la IV República (1958-1998). Habría que añadir a todo ello la creación de espacios de participación popular, sobre todo a través de los miles de Consejos comunales o de cooperativas campesinas surgidas de la reforma agraria; la reciente reforma del Código del Trabajo, el más progresista del continente 4 ; la implantación de uno de los salarios mínimos más elevados de la región o incluso el regreso de la discusión sobre la soberanía del pueblo, el socialismo y el anti-capitalismo, mucho más allá de las simples esferas militantes. El programa de campaña de Chávez se orientaba claramente en torno a estas cuestiones estratégicas. Las elecciones del domingo tenían también un evidente carácter geopolítico. Una derrota del candidato del Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV) y de sus aliados del Gran Polo patriótico (incluyendo al Partido Comunista Venezolano) habría deteriorado en gran medida las relaciones de clases continentales, amenazando no sólo las conquistas sociales y democráticas de la última década, sino también la nueva autonomía relativa del Sur frente al imperialismo, la jovencísima Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), y acabando sobre todo con proyectos novedosos, aunque todavía balbuceantes o limitados, como el ALBA 5 o la Banca del Sur.

 

Sin embargo, esta nueva victoria electoral –muy clara e indiscutible- no puede esconder los múltiples problemas no resueltos después de 13 años de poder, los “dilemas” y las intensas contradicciones del proceso bolivariano, más allá de los discursos sobre “el socialismo del siglo XXI” (del que apenas se perciben unos contornos borrosos) 6 . Citemos algunos de los más flagrantes:

 

- La corrupción sigue siendo endémica, a todos los niveles institucionales (en particular al nivel de los gobernadores de los Estados federados), hasta el punto de que se puede hablar de un fenómeno estructural y enquistado, herencia de un Estado rentista y petro-depediente que no ha sido transformado.

 

- La burocracia, la ineficacia y la débil institucionalización de las políticas públicas, la falta de productividad de las empresas estatales, la rotación permanente de responsables en los ministerios y, como fue reconocido y repetido por el propio presidente durante la campaña, “la falta de seguimiento de los proyectos”, sobre todo de aquellos destinados a mejorar el acceso a la electricidad, a diversificar el modelo productivo o incluso a asegurar la soberanía alimentaria de un país que debe importar más del 75% de su alimentación.

 

- La inseguridad (sobre todo en las ciudades) y la amplitud de la criminalidad, que hace de Venezuela uno de los países con la mayor tasa de homicidios por arma de fuego ligera de todo el continente (excluyendo conflicto armado): una preocupación y un calvario cotidiano para los sectores populares, lo cual ha sido muy bien instrumentalizado por la derecha y la oligarquía, a pesar de algunos avances reales con la reciente reforma de la policía y el inicio de una toma en consideración del fenómeno.

 

- La debilidad de la estructuración del movimiento sindical, el fracaso –incluyendo la represión– de experiencias de control obrero y de cogestión (como en SIDOR o Sanitarios Maracay) 7 , el cuestionamiento de la independencia de la clase obrera, alimentada por la tentación permanente de un control por arriba del sindicalismo por parte del ejecutivo, verticalismo reforzado últimamente por las divisiones internas y la crisis de la UNETE (Unión Nacional de Trabajadores de Venezuela) y la creación (en 2011) de la CSBT (Central Socialista Bolivariana de los Trabajadores), infeudada en el Ministerio de Trabajo.

 

- La cuestión de la omnipresencia de Hugo Chávez, calificada a veces como “hiperpresidencialismo”, y por tanto el nivel de personalización del poder, en un contexto –además– en que el presidente está gravemente enfermo de cáncer y considerablemente debilitado.

 

- El mantenimiento de un modelo de desarrollo (y de un Estado) rentista surgido de la paradójica “maldición” de la abundancia petrolera 8 : un modelo no duradero, basado esencialmente en la explotación de este recurso, y una economía capitalista mixta en la que más del 70% del PIB sigue en manos del sector privado 9 , mientras una casta –denominada “boli-burguesía”– se enriquece a la sombra de este maná y de una “derecha endógena” al gobierno, encarnada en algunos hombres fuertes (y riquísimos) como Diosdado Cabello (hoy día presidente de la Asamblea Nacional).

 

- La política exterior, particularmente hacia Oriente Medio, donde en nombre de una estrategia antiimperialista “campista”, Hugo Chávez ha decidido apoyar, contra viento y marea, a diversos gobiernos autócratas, cuando no sanguinarios, de la región; una estrategia renovada después de las elecciones, cuando el presidente en una conferencia de prensa renovó su amistad con Bachard El Assad frente a los “terroristas” y la OTAN.

 

Sin embargo, y así lo hemos podido constar en nuestra estancia en Caracas durante las últimas elecciones, cada vez hay más voces y colectivos provenientes del “chavismo crítico” que se hacen oír para renovar su apoyo consciente al proceso (y a sus conquistas) 10 , al mismo tiempo que denuncian su estancamiento y la falta de avances en muchos terrenos, explican también que si una parte del electorado popular ha decidido votar por Capriles lo ha hecho para expresar su descontento o su desconcierto. Como señala Patrick Guillaudat: “Observando de cerca los resultados, la victoria es frágil, a pesar del hecho de que Chávez haya ganado a Capriles en 22 de los 24 Estados del país. Entre las últimas elecciones presidenciales de 2006 y las de 2012, Chávez ha ganado 752.976 votos, mientras la oposición ganaba 2.175.984, o sea tres veces más. En los barrios populares de Caracas (Petare, 23 de Enero, La Vega...) el voto chavista ha bajado entre un 6% y un 9%. El mismo movimiento se da en las otras ciudades del país. Por otra parte, el recuento preciso de los votos de cada candidato, distribuidos partido a partido, muestra que más de una quinta parte de los votos obtenidos por Chávez se dirigen a partidos distintos al PSUV [...] El descontento o las críticas se han expresado también en un voto dirigido a organizaciones distintas del PSUV, sobre todo el PCV. En los días siguientes a las elecciones se lanzaron señales contradictorias. Por un lado, Chávez predica el diálogo y la apertura hacia la oposición. Por otro, militantes del PSUV piden una “rectificación” en el sentido de una profundización del proceso” 11 .

 

Es importante también señalar que el panorama de la oposición ha evolucionado mucho: se puede afirmar incluso, como hace el marxista Manuel Sutherland, que Capriles Radonski, candidato de la oligarquía y del imperialismo, es en cierta manera un “perdedor vencedor” 12 . El candidato de la MUD (Mesa de la Unidad Democrática), amplia coalición de una treintena de organizaciones (desde grupúsculos ex–maoístas a la extrema derecha), consiguió imponerse en las primarias frente a los grandes partidos históricos del “antiguo régimen”: COPEI (demócrata-cristiano) y Acción Democrática (socialdemócrata). Treintañero, procedente de la gran burguesía, dirigente de Primero Justicia (nuevo partido creado en 2000 con el apoyo de ultraconservadores estadounidenses) y muy activo durante el golpe de Estado de 2002, Capriles ganó en buena medida su desafío: imponiendo su estrategia, ha conseguido también rejuvenecer y dinamizar la imagen de la oposición, ha triunfado con brío en muchos mítines en todo el país. Todo esto lejos de la histeria semi-fascista de los años anteriores, llegando a hacer una campaña de propaganda con tonalidades de centro-izquierda, “humanista”, proclamándose cercano a Lula y vinculado al progreso social... al mismo tiempo que proponía un programa violentamente neoliberal 13 . Conclusión de Sutherland: “Capriles Radonski ha dado claramente la impresión de ser un rival que se prepara para tomar el poder a mediano plazo (2018), en un contexto electoral más favorable, esto es, en el momento en que el deterioro de la popularidad del chavismo como consecuencia del aumento de los problemas de la sociedad venezolana (inseguridad, elevado coste de la vida, paro, etc.) será determinante. Si las actuales tendencias electorales continúan evolucionando en estas direcciones por los dos campos, Capriles bien podría ser el próximo y más neoliberal presidente de Venezuela”.

 

Las elecciones regionales (elección de gobernadores y de parlamentos federados) de mediados de diciembre serán sin duda una nueva prueba para el campo bolivariano. Ya se siente cierto malestar en el seno del chavismo militante, frente a los candidatos escogidos, todos nombrados “por arriba”, y frente a los representantes de la dirección burocrática de un PSUV cada vez más alejado de su base, que proceden directamente del poder militar que rodea al presidente. Por ejemplo, en el Estado de Bolívar se encuentra Francisco Rangel Gómez, que aspira a una segunda reelección, a pesar de ser conocido por su feroz oposición feroz contra los obreros de SIDOR en el 2008; y en el Estado de Lara, el ex–gobernador y militar Luís Reyes Reyes sigue llevando los colores bolivarianos, aunque ha sido acusado por muchos movimientos sociales de ser responsable, en el pasado de violaciones a los derechos humanos.

 

A pesar de todo, y a pesar de este panorama abiertamente crítico (que nos parece indispensable a la hora de expresar nuestro internacionalismo tanto frente a la intensa campaña mediática antichavista 14 como frente a las oligarquías del sur y del norte), el pueblo bolivariano (y sus luchas) sigue vivo, dinámico, rebelde, dispuesto a sublevarse. El proceso no está muerto, ni mucho menos. Basta con recorrer los “ranchos” de las grandes ciudades, las calles de Caracas, las fábricas de Ciudad Guyana o el interior del país para darse cuenta. El “proyecto alternativo en tensión”, según denominación del politólogo y altermundista Edgardo Lander, sigue siendo un dato central de las coordenadas políticas de la actual Venezuela. Este proyecto, atravesado por una “tensión entre el control desde arriba y la autonomía por la base”, ha cristalizado en torno a la noción medular del conjunto del discurso político bolivariano: el “pueblo soberano” 15 . De éste dependerán precisamente los próximos meses. Según el editorialista de La Jornada, Guillermo Almeyra: “Quienes votan por Chávez no están ciegos frente a los problemas de la corrupción, del verticalismo, del burocratismo, de la dirección militar de un proceso que exige, por el contrario, la más amplia participación decisiva de la población, la discusión abierta de las distintas opciones posibles para resolver los grandes problemas, el control popular de las realizaciones y de las instituciones gubernamentales”. Y añade: “En lugar de presentar una candidatura independiente y antichavista, como la del combativo sindicalista Orlando Chirino, separando a los socialistas de los chavistas, la izquierda revolucionaria habría debido trabajar junto a los chavistas partidarios del socialismo para reforzar la autoorganización de los trabajadores y, tras la derrota de la derecha, librar batalla en mejores condiciones contra el verticalismo y los burócratas-tecnócratas que esperan la desaparición de Hugo Chávez para controlar el aparato de Estado. Porque las grandes batallas se librarán después del mes de octubre”.

 

Esta opción es compartida, en particular, por Marea Socialista, corriente anticapitalista del PSUV, de quien presentamos una entrevista aquí debajo. Durante las elecciones presidenciales, sus militantes –muy implicados en el movimiento sindical y en una parte del movimiento de jóvenes- lanzaron una campaña en base a las consignas “7 octubre: Chávez presidente; 8 octubre: liberar a la revolución de sus burócratas” y “¡Por un gobierno del pueblo trabajador sin capitalistas!”. Se habían reagrupado, en mayo de 2012, en el seno de la APR (Alianza Popular Revolucionaria) intentando construir una movilización bolivariana autónoma, no infeudada en las estructuras del Estado o del PSUV, junto a la organización campesina “Corriente Revolucionaria Bolivar y Zamora”, el Movimiento de Pobladores, la Asociación Nacional de Medios de Comunicación Comunitarios Libres y Alternativos (ANMCLA), Surco (colectivo de educación universitaria), organizaciones feministas, etc. Frente a las veleidades, de una parte del gobierno, de conciliación con la oposición o la oligarquía, que parece despuntar en las últimas semanas, estos sectores críticos subrayan que sólo las luchas sociales y la profundización de las conquistas democráticas, de las formas de participación autónoma y un control sobre la economía y sobre el funcionamiento del Estado, la creación de formas de poder popular real, podrán dar un contenido concreto a los llamamientos al “socialismo del siglo XXI”. Y comenzar a superar así los obstáculos y contradicciones del proceso bolivariano, sin permitir el retorno de los neoliberales y de los agentes de Washington al país. Se trata de la última oportunidad dentro de esta nueva secuencia política abierta, luego de 13 años en el poder. Y nada indica por ahora que sea la más probable, aunque sea la más deseable desde el punto de vista de los anti–neoliberales consecuentes y de los anticapitalistas.

 

NOTAS


(1) Orlando Chirino, sindicalista revolucionario, militante trotskysta y candidato del PSL (Partido Socialismo y Libertad), obtuvo solo 4140 votos (o sea 0,02% de los electores), sin lograr tener influencia alguna sobre el electorado popular. Ver los resultados: www.eleccionesvenezuela.com/resultados-elecciones-venezuela.php .

(2) E. Laclau, La razón populista, FCE, Buenos Aires, 2005.

(3) M. Lemoine, « Venezuela : les électeurs ont « confisqué » la démocratie », www.monde-diplomatique.fr , octubre 2012.

(4) Esta ley reconoce entre otras cosas amplios derechos para las mujeres trabajadoras; permite una importante reducción del tiempo legal de trabajo de 44 horas a 40 horas semanales (y 35 horas para el trabajo nocturno); el combate a la tercerización o el reforzamiento de la protección social y de los derechos laborales o a la huelga.

(5) Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos o ALBA-TCP: www.alianzabolivariana.org .

(6) Leer: F. Esteban, S. Brulez, « Le laboratoire du socialisme du XXIe siècle cherche toujours la formule qui marche », Inprecor, n° 564-565, agosto 2010 y P. Stefanoni, « El triunfo de Chávez y el socialismo petrolero », Viento Sur, octubre 2012, http://vientosur.info/spip/spip.php?article7271 .

(7) A. Acosta, La maldición de la abundancia, Quito, Abya Yala, 2010.

(8) Ver los escritos de Víctor Álvarez, economista y exministro de las industrias de base y de las minas: Venezuela: ¿Hacia dónde va el modelo productivo?, Caracas, Centro Internacional Miranda, 2009.

(9) Incluso colectivos y militantes libertarios, como el intelectual crítico Roland Denis, llamaron a votar para Hugo Ch á vez, concientes del peligro que representaban Capriles y la MUD.

(10) Tout est à nous ! La Revue, diciembre 2012. Ver también: P. Guillaudat et P. Mouterde, Hugo Chávez et la révolution bolivarienne, M Editeur, Québec, 2012.

(11) M. Sutherland, « Retour sur la victoire de Chavez : radicalité vs. conciliation droitière », Apporea.org, octubre 2012 (consultado en francés en: www.avanti4.be ).

(12) Ver el análisis, muy difundido durante la campaña por el PSUV, del sociólogo Romain Mingus: El Nuevo Paquetazo, www.comandocarabobo.org.ve/el-nuevo-paquetazo .

(13) Leer el informe « Venezuela » del colectivo ACRIMED (Acción Crítica Medios) - Paris: www.acrimed.org/rubrique179.html .

Publicado enInternacional
Lunes, 10 Diciembre 2012 07:31

Ajustes globales

Ajustes globales

La globalización ha sido un proceso esencialmente financiero, las corrientes de dinero y de crédito alcanzaron una escala realmente mundial en la década pasada. El extremo de ese fenómeno se volvió claramente apreciable cuando estalló la crisis de 2008.

 

Desde entonces, el comportamiento de la economía está asociado de modo estrecho con las pautas del ajuste exigido por la dislocación de los flujos de capital y que abarcan de modo central a las finanzas públicas. El alcance y los matices de ese ajuste es global.

 

También se provocó una transformación productiva y uno de sus elementos relevantes fue el cambio de localización de la actividad manufacturera, principalmente y de modo extendido hacia China y luego a otros países, como fue el caso de México en los sectores automotriz, electrónico, eléctrico, de enseres domésticos e incluso el aeronáutico. Uno de los criterios básicos para el desplazamiento de las líneas de producción fue el costo laboral.

 

Uno de los países donde la “desindustrialización” fue significativa es Estados Unidos. Las actividades de innovación, diseño y mercadotecnia se mantuvieron en los corporativos y el trabajo de las manufacturas se sustituyó de modo insuficiente en cantidad y en ingresos por los servicios.

 

La transformación de la base productiva ocurrió al tiempo en que se hinchaban los mercados financieros. El financiamiento para el sector privado alimentó de modo relevante la expansión del sector inmobiliario y generó un mercado hipotecario muy obeso. Al final del ciclo de expansión crediticia se propició un creciente uso especulativo de los recursos, asociados muchos de ellos con ese sector.

 

La combinación de los negocios productivos con los financieros provocó una fuerte distorsión en la compleja estructura de las fuentes y usos de los recursos, que llevó a la quiebra a empresas emblemáticas. Ahí está Lehman Brothers, clave en el ámbito financiero, que arrastró al conjunto del sistema financiero estadunidense y de otros países y que tuvo que ser rescatado por el gobierno. En el sector inmobiliario se engulló a la compañía de seguros AIG y las instituciones públicas Fannie Mae y Freddie Mac. La distorsión productiva y financiera se ilustra también con General Motors, quebrada e intervenida.

 

El crédito también se destinó a la deuda pública y es hoy uno de los elementos decisivos en las medidas de ajuste y austeridad que se profundizan en Europa y son el centro de la disputa del precipicio fiscal entre Obama y el Congreso. La compra de papeles de la deuda pública es en ese país una fuente muy relevante de la inversión extranjera; así pasa en Europa y en México.


El ajuste global no se restringe a las finanzas. De ahí se desprende un efecto perverso en la actividad productiva y el empleo. El caso español es, tal vez paradigmático, pero abarca a toda la Unión Europea.

 

La presión por el alto nivel de desempleo en Estados Unidos es muy grande y se liga al outsourcing de trabajos a China y otros lugares. Obama insistió en su reciente campaña de relección en la necesidad de devolver los empleos manufactureros a ese país y recrear la industria. Esto significaría un cambio muy sensible en la globalización, una revaloración del papel del mercado interno, de las políticas industriales y de la fiscalidad.

 

La dinámica global de la producción industrial se va a ajustar. El financiamiento, la inversión, el gasto del gobierno y el consumo privado se han trastornado. El precio del petróleo se ha elevado, la estructura de costos en la industria cambia, como ocurre con el transporte, las ventajas salariales se van acortando y los ciclos de cambio tecnológico son imparables y cada vez más cortos.

 

Hay un caso que es ilustrativo. General Electric es, entre otras cosas, el principal productor de enseres domésticos. En 1951 creó la planta industrial llamada Appliance Park, en Kentucky. Seis enorme naves con líneas de producción que llegaron a albergar a 23 mil empleados en 1973 (llegó a tener hasta su propio código postal), pero fue reduciéndose hasta que se planeó cerrarla en 2003. Este era un ejemplo de la desindustrialización, ya que la manufactura se trasladó principalmente a China.

 

Ahora GE ha cambiado radicalmente su estrategia en este sector, trasladando de nuevo parte de la producción de calentadores híbridos, lavaplatos y algunos modelos de refrigeradores (hechos en México) a unas renovadas instalaciones en esa localidad.

 

La ventaja salarial derivada del trabajo chino y los costos y el tiempo de transporte por el Pacífico se han alterado. Pero a ello se suma la revaloración de la contigüidad del trabajo en las fábricas con el de los ingenieros y hasta los encargados de la comercialización. Ello ha llevado a un incremento de la productividad, que permite vender los productos hechos en Kentucky a precio menor de los que se hacen en China. Además se han creado ahorros en el almacenaje y el abasto a los distribuidores. Los trabajadores han aceptado una reducción salarial a cambio de empleo estable.

 

No todos los procesos industriales se pueden relocalizar, pero eso indica que deberán adaptarse las condiciones en los países que han sido receptores y con ello los criterios de financiamiento privado y público, de las políticas regionales y las pautas del crecimiento.

Publicado enInternacional
Venezuela, pieza sensible de la economía cubana; la isla, atenta a la salud de Chávez

La Habana, 9 de diciembre. Cuba mostró que sigue la suerte de Hugo Chávez con la más alta prioridad, al interrumpir el sábado la emisión ordinaria del principal canal de la televisión para dar paso al mensaje íntegro del presidente venezolano y repetirlo en dos ocasiones este domingo.

 

Con un 40 por ciento del comercio cubano y un paquete de acuerdos preferenciales e inversiones estratégicas, Venezuela es la pieza más sensible de la economía local. El destino que tenga el país sudamericano a corto plazo representa un impacto directo en el futuro inmediato de la isla.

 

El discurso en el que Chávez anunció la reaparición del cáncer y su posible salida del poder, irrumpió en las pantallas de los cubanos en la noche del sábado, cuando se transmitía una telenovela brasileña, uno de los espacios de mayor audiencia nacional.

 

El diario Juventud Rebelde, único de circulación nacional los domingos, parafraseó a Chávez para titular hoy en su portada: “Saldremos victoriosos, saldremos adelante”.

 

Para las generaciones adultas de cubanos, un horizonte de conflicto para el socio principal remite al colapso de la Unión Soviética, que arrastró a Cuba a la peor crisis económica de su historia contemporánea.

 

Cuando se derrumbó la potencia socialista, en 1991, Cuba perdió casi por completo su comercio exterior, sus mercados, sus fuentes de financiamiento y suministros decisivos como el del petróleo.

 

Ahora la isla satisface un tercio de su consumo energético con recursos propios. Además, tiene una industria turística en expansión y exporta níquel y medicamentos, todo lo cual está entre sus principales ingresos en moneda fuerte.

 

Sin embargo, una pieza clave de la economía cubana es la venta de servicios profesionales a Venezuela y la compra de petróleo en ese país bajo un acuerdo preferencial.

 

Cuba vende a Venezuela soluciones integrales de servicios y tiene a más de 40 mil profesionales estacionados en ese país, trabajando en asistencia médica, deportes, informática, agricultura, azúcar y seguridad, entre otros sectores.

 

Los servicios médicos son los más extendidos y rentables, pues se cotizan con un índice ligado al precio del crudo, de acuerdo con fuentes enteradas del mecanismo.

 

A su vez, Cuba puede pagar la factura petrolera con un crédito en dos tramos (90 días y 15 años con dos de gracia), cuyos montos se determinan según una escala creciente del precio del barril.

 


Sin Venezuela, Cuba no caería en el precipicio en el que se hundió en los 90, pero el impacto sería de gran consideración: dos tercios del consumo energético, garantizado con un crédito blando y la parte sustancial del ingreso por servicios, que convierte en negros los números rojos de la balanza comercial.

 

Además, las inversiones venezolanas en Cuba tienen un margen de uno a cuatro años para entrar en operación o alcanzar sus principales metas.

 

Es el caso de una refinería, cuya capacidad actual de 65 mil barriles diarios llegará a 150 mil en 2014; una fábrica de urea y amoniaco y una regasificadora, que empezarían a funcionar en 2015 y una productora de PVC, para 2017, todo en la provincia surcentral de Cienfuegos.

 

Proyectos en el largo plazo

 

Aún se desconocen fechas comprometidas para la operación de otros tres proyectos, una planta de ferro-níquel en Holguín (oriente); la rehabilitación de una refinería en Santiago de Cuba (oriente) y la construcción de otra más en Matanzas (noroeste).

 

Otra empresa mixta tendió entre los dos países un cable submarino de fibra óptica, destinado a multiplicar la capacidad de conexión de voz, datos e imagen, que debió empezar a operar en julio de 2011, según el plan original, pero aún se desconoce la suerte que haya corrido.

 

Versiones sin confirmar ni desmentir indican que algunos ejecutivos cubanos del proyecto fueron detenidos, bajo acusaciones de fraude.

 

El comercio entre Cuba y Venezuela era de 6 mil 27 millones de dólares en 2010, el último dato oficial disponible. Ese valor supera en más de tres veces al intercambio con China, el segundo socio de la isla (mil 900 millones).

 

Petróleos de Venezuela (Pdvsa) perforó un pozo exploratorio en las aguas profundas cubanas del Golfo de México, pero lo abandonó en octubre pasado, ante la falta de resultados comerciales.

 

El último reporte conocido de producción petrolera cubana era de 54 mil 626 barriles diarios en 2009 y el de consumo de crudo y derivados, de 141 mil 788 barriles diarios en 2010.

 

Pdvsa informó que en 2011 exportó 102 mil barriles diarios de hidrocarburos a Cuba, parte de los cuales van a la refinería de Cienfuegos

Publicado enInternacional
Los “tiempos nuevos”: lo militar desplaza a la economía, según Rusia

Algunos países han empezado a reajustar su mira geoestratégica, como Brasil –en su reciente seminario cupular sobre Estrategias de defensa nacional (ver Bajo la Lupa 2 y 5/12/12)– y Rusia durante la 20 asamblea anual del Consejo de Política Extranjera y la Defensa (CFDP, por sus siglas en inglés: “un organismo importante y de gran influencia”) que abordó la manera en que “ese país puede evolucionar en los nuevos (sic) tiempos que se anuncian” a la que tanto Russia Today (RT; 3/12/12) como dedefensa.org (4/12/12), –think tank europeo de estrategia–, le dan su merecido vuelo (lo cual es escamoteado en “Occidente”).

 

De Brasil a Rusia despunta el binomio inextricable defensa/política exterior que retorna por la puerta grande en el siglo XXI de la multipolaridad geopolítica multidimensional.

 

El canciller ruso Sergei Lavrov participó en forma conspicua en la asamblea en Moscú de la CFDP en la que se “constató la muy cambiante situación internacional sin precedente (sic).

 

Russia Today sintetiza que “la presente situación internacional permite un giro (sic) global en las influencias y las alianzas”, por lo que Rusia “usará una mezcla compleja de poder blando e inteligente par convertirse en un atractivo centro (sic) de poder”.

 

La reacción de EU no se ha hecho esperar y la saliente secretaria de Estado, Hillary Clinton –posicionada como candidata presidencial para 2016–, después de una reunión con el canciller ruso Sergei Lavrov, fustigó el reflejo nostálgico de Rusia de retornar a los viejos tiempos soviéticos mediante la reincorporación de sus “ex países satélites” por la vía de bloques económicos (FT; 7/12/12).

 

Obama ha readaptado su política exterior –mediante la disminución de tropas en el Medio Oriente que deja a su peor suerte después de las dos invasiones fallidas de Baby Bush– para (con) centrarse en la “contención” de China, mientras mantiene en hibernación la “perezagruzka” (“reajuste”) con Rusia.

 

La situación internacional es muy fluida y Sergei Lavrov llega hasta pronosticar su evolución hacia un nuevo orden mundial, necesariamente multipolar, en los próximos 20 años.

 

Según Russia Today, Sergei Lavrov define el presente periodo histórico como “un tiempo de cambio que se ha desarrollado al contrario de los pronósticos”, cuyo “ajuste cancela todos (sic) los modelos tradicionales” cuando los países deben “empezar a trabajar desde hojas en blanco (sic) con la combinación del poder duro y blando”.

 

Sergei Lavrov transmite que en los tiempos nuevos “tampoco todas (sic) las reglas que hoy se aplican en la política internacional serán usadas en el futuro”.

 

La interpretación sobre la conferencia fundacional de Sergei Lavrov por dedefensa.org explaya la evolución donde “la fuerza dominante (sic) de la competencia entre los países y/o los centros de poder pasa de la dimensión económica a la militar (¡super-sic!)”.

 

A mi juicio, el dominio de Washington, sin duda, ha sido militar y ha abusado de ello, pero sería un grave error de juicio soslayar la militarización tanto de la economía como de las finanzas –y hasta de sus multimedia– por EU para ejercer su hegemonía global, tesis que expresé en mi ponencia ante el Congreso de Brasilia y que coincide con el think tank europeo de estrategia: “la hegemonía pasada (sic) de EU ha estado esencialmente garantizada (¡súper-sic!) por instrumentos económicos (financieros, económicos, etcétera)”.

 

El problema yace en que EU insiste en mantener su “volátil e inestable modelo catastrófico” en vías de “disolución”, a lo que alude en forma realista Sergei Lavrov: “está desapareciendo la situación donde varios (sic) países fuerzan al resto del mundo a usar sus divisas en transacciones internacionales que controlan sus economías” mientras “aparecen nuevos centros económicos pode- rosos (sic) en Oriente”.


Viene la parte nodal del pensamiento geoestratégico de la asamblea de la CFDP :“el periodo en curso de turbulencia económica y de incertidumbre obliga a que muchos (sic) países retornan al modelo probado y confiable de dominio militar (¡super-sic!) cuando las inversiones en defensa se han vuelto una opción atractiva cuando ninguno (sic) de los activos económicos es visto como estable”.

 

CFDP juzga que “la dependencia en la paridad nuclear de los países líderes no es mas un factor significativo”, por lo que Rusia se debería abocar más al desarrollo de armas y fuerzas convencionales.”

 

Esta parte “nuclear” es muy debatible cuando EU ha optado por la mayor automatización militar mediante su flamante ciber-comando, sus letales drones de acuerdo a su doctrina RAM (Revolución en Asuntos Militares), y su supremacía marítima que deberán cotejar los BRICS, al menos que estos se hayan decidido por la eventual “guerra asimétrica” frente a la aplastante maquinaria militar de EU.

 

A juicio del think tank europeo de estrategia, “la preponderante carta militar no es exclusiva” y debe ser aparejada con una “explicación” que integre “la dimensión social y cultural”. Eso se llama mística de combate.

 

La dimensión moral/social/cultural fue abordada por Konstantin Kosachev (KK), director de la Agencia de Cooperación Internacional (ICA, por sus siglas en inglés), quien consideró que “la fuerza económica y militar no es suficiente para que Rusia se convierta en un atractivo líder internacional” cuando la “Rusia moderna tiene una nueva identidad formada después del periodo soviético”. Konstantin Kosachev aduce que “la verdadera Rusia es mejor que su imagen”. Es cierto el mendaz oligopolio multimediático anglosajón se ha consagrado a demoler y anatemizar la “imagen” de Rusia y de su presidente Vlady Putin.

 

De nuevo surge a la palestra el control multimediático global por EU, eregido en el gran sanedrín universal y su dizque “soft-power” (“poder blando”), lo cual ha sido ingenuamente descuidado por los BRICS que aún no asimilan que la mercadotecnia neoliberal, con disfraz de inocuo “entretenimiento”, es también geopolítica, lo que obliga a una política estratégica de multimedia plural y democrática, sin duda, pero con la primacía de contenidos acoplados a la seguridad nacional de los países afectados por la intoxicación desestabilizadora de sus adversarios.

 

No es ocioso insistir: el binomio finanzas/(tele)comunicaciones, también inextricable en el depredador neoliberalismo global, forman parte de la panoplia hegemónica de EU, aunque se encuentre en franca decadencia, pero aún con gran capacidad de represalias letales.

 

A mi juicio, en la esfera moral/social/cultural EU se encuentra en enorme desventaja cuando atraviesa una fase de aterradora anomiasalpicada de una degradación social (violencia, drogas y lascivia), una polarización político-económica, y amagos de una ominosa secesión en 20 estados (incluyendo Texas).

 

Veinte años después de la “catástrofe geopolítica (Putin dixit)” que significó la disolución de la URSS, el think tank europeo de estrategia aduce que hoy Rusia se encuentra en “el centro de una red de alianzas, acuerdos y complicidades diversas (Grupo de Shanghai, los BRICS, su papel en el Medio Oriente, etcétera)” que refleja las turbulencias de los “tiempos nuevos” y anuncia la evolución inexorable hacia un nuevo orden mundial, que, a mi juicio, será ontológicamente multipolar o no lo será.

 

Twitter: @AlfredoJalife

http://alfredojalife.com

Publicado enInternacional
El panorama latinoamericano para la política exterior de los EE.UU.

ALAI AMLATINA, 06/12/2012.- Los instrumentos claves de la hegemonía y el poderío nacional de los Estados Unidos resultan básicos para el re-acoplamiento del liderazgo mundial de ese país en el sistema-mundo, acorde con los cambios que se producen tanto al interior de esa sociedad como en la arena internacional. Para este objetivo central, se trazan prioridades estratégicas a nivel internacional, que consoliden el carácter hegemónico de su política exterior. En este interés se articulan los instrumentos políticos, diplomáticos, ideológicos, culturales, económicos e informacionales del poderío nacional estadounidense.

 

La política exterior de ese país, matizada por la diplomacia transformacional, afronta la necesidad de transformar la visión de los EE.UU. ante el mundo. Para el caso latinoamericano, acoge un complejo contexto con una correlación de fuerzas que resulta contestataria a los intereses imperiales en los foros regionales.

 

En ese panorama, el gobierno estadounidense ha debido perfeccionar la proyección político-diplomática, mediante el poder inteligente (smart power) y la diplomacia y el desarrollo como complemento de la defensa (las tres D). Desde estos presupuestos, se perfeccionan las bases esenciales de la política exterior de los Estados Unidos, para el efectivo cumplimiento de los objetivos estratégicos en la esfera internacional.

 

La política exterior de los Estados Unidos en el nuevo escenario global, se halla en un proceso de reacomodo y adaptación ante la emergencia de nuevas potencias económicas como China y Rusia en primera escala y en un segundo orden la India, Brasil y Sudáfrica, completando el eje de los BRICS.

 

El caso brasileño merece una especial atención por el rol que desempeña en el escenario latinoamericano y los espacios de cooperación que se abren con EE.UU. en la lucha contra el narcotráfico, contra el cambio climático y para alcanzar la seguridad en temas energéticos. En esta relación, se destacan zonas de interés geoestratégicos como la Amazonía y la Triple Frontera, donde las dinámicas político-diplomáticas adquieren relevancia.

 

El instrumento económico, financiero y comercial juega también un rol importante, en la inversión y el ejercicio de influencia a partir de las transnacionales, las ONGs, y otros grupos ad hoc en la región, que han formado bases de trabajo en territorios claves. En esta proyección el empresariado estadounidense tiene grandes cuotas de poder.

 

Los intereses geoestratégicos de EE.UU. deben comprenderse desde la formación imperial del Estado-Nación. Por ello el Dr. Néstor García Iturbe considera: “Dentro de los mecanismos de dominación utilizados por Estados Unidos, es importante tomar en cuenta el comercio, fundamentado en el intercambio desigual y preferencial en lo que respecta a la nueva metrópoli.” (1)

 

Otro elemento de imprescindible consideración en la proyección de EE.UU. hacia el hemisferio, radica en el impacto de la crisis del sistema-mundo, donde el hegemón ha reconocido la necesidad de realizar cambios a nivel doctrinal, para el ejercicio de una política exterior más efectiva. En este sentido, ya no basta con la recuperación económica y la demostración de la supremacía militar, sino que para la consolidación hegemónica es necesaria también, la preservación de su liderazgo en el orden político, diplomático, ideológico, cultural e informacional.

 

En este afán se emprenden reformas en la proyección de la política exterior y de seguridad, guiadas por el Smart power y las tres D. Desde estos presupuestos, se desarrolla una diplomacia en correspondencia con la necesidad de recuperar credibilidad y adecuar la agenda internacional a los nuevos tiempos. Para ello, los Departamentos y Agencias del gobierno estadounidense han llevado a cabo varias reformas, de donde se destacan las implementadas por el Departamento de Estado y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

 

La actualización de los documentos rectores de la política exterior y de seguridad, arrojan algunas pistas. Tanto la Estrategia de Seguridad Nacional de 2010, la Revisión Cuadrienal de Diplomacia y Desarrollo (QDDR) de 2010, cómo los lineamientos de la USAID, dejan claro la necesidad de implementar modificaciones a las formas de proyección internacional de los EE.UU.

 

En este interés destaca la relevancia al tema de la seguridad y el poder civil, realzado en la QDDR como un soporte para promover los intereses nacionales y atraer socios. El tema del liderazgo, visto desde la mediación del poder civil significa un trabajo de liderazgo y coordinación sobre los recursos de todos los organismos civiles estadounidenses, puestos en función de “prever” y “solucionar” conflictos. Asimismo, se entiende al poder civil como un elemento básico para la promoción de sus valores e intereses estadounidenses al resto del mundo. Estos se potabilizan por medio de la “cooperación” contra la pobreza, el tráfico ilícito de drogas y los desastres naturales.

 

En los últimos meses, donde los medios fueron copados con el show electoral, ha existido un interesante despliegue de funcionarios militares y diplomáticos hacia la región. Entre ellos se destacan las “(…) visitas de coordinación del representante del Pentágono, Frank Mora, a distintos países suramericanos para organizar seminarios especiales para los funcionarios de los ministerios de defensa y preparar nuevos acuerdos de instalación de bases norteamericanas en estos territorios.” (2)

 

Por otra parte, la relación de EE.UU. con los latinos se complejiza, incluso al interior de esa sociedad. Los efectos de la crisis económica sobre el empleo y su particular afectación para los inmigrantes latinos, tienen un impacto electoral. La reelección de Obama con el apoyo de la mayoría de este sector deja en claro la importancia del voto latino, como principal minoría de ese país.

 

“Un país con 50,5 millones de personas de origen latino que representan el 16% de la población y casi el 12% del electorado. Se convirtieron en la principal minoría del país y son mayoría en 28 ciudades, con un crecimiento de casi la mitad (43 %) en la última década.” (3)

 

Esta realidad unida al peculiar sistema de votación de ese país, hace que en Estados pendulares como Colorado, Ohio, Nevada, Carolina del Norte y La Florida, resulte estratégica la atracción del voto latino. Estas transformaciones permiten comprender la ascendencia de los latinos en la política estadounidense, con figuras como Joaquín Castro y cubano-americanos como los senadores Marco Rubio, Robert Menéndez y Ted Cruz, así como los congresistas David Rivera y Joe García.

 

Estas trasformaciones calan en la opinión pública estadounidense, con efectos socioculturales de imprescindible valoración para un diagnóstico lógico. Sobre este elemento el académico Immanuel Wallerstein consideró:

 

“El antagonismo hacia México debido a los migrantes indocumentados ha llegado a jugar un papel importante en la política estadunidense y ha estado socavando los supuestos lazos económicos cercanos con México. Y en cuanto al resto de América Latina, el crecimiento de su postura geopolítica independiente es fuente de frustración para el gobierno estadunidense y de impaciencia para el público en ese país.” (4)

 

Por otra parte, la relación con los gobiernos contestatarios de la región se dificulta, con la desfavorable relación político-diplomática con el núcleo fuerte del ALBA (Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Cuba); los problemas de inseguridad y la violencia, derivados de la guerra contra las drogas en México y Centroamérica, y el ascenso de Brasil como potencia emergente. Esta situación, deja un difícil escenario para la consolidación hegemónica estadounidense.

 

La continuidad de los golpes de Estado o sus intentos, desde las amenazas desestabilizadoras contra los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Ecuador, el golpe de Estado en Honduras y la destitución del presidente Fernando Lugo en Paraguay, muestran el interés del gobierno estadounidense por cambiar la correlación de fuerzas de la región.

 

El golpe en Paraguay refleja un nuevo periodo de las relaciones entre EE.UU. Latinoamérica, donde Brasil juega un papel más importante en el ajedrez regional. Desde la acción de ese país en el MERCOSUR, desfavorable para Paraguay y favorable para la entrada de Venezuela, parece haber ocurrido un efecto boomerang para los intereses estadounidenses en Sudamérica. Por si fuera poco, la reelección del presidente Chávez y el mejoramiento de las relaciones con Colombia dificulta el trabajo de divide y vencerás de la política exterior estadounidense.

 

El avance del proceso de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla, actuando Cuba como mediador junto a Noruega, denota un nuevo contexto. En tales circunstancias, el aislamiento de Cuba en los foros regionales resulta un fracaso. En la OEA se posicionó el regreso de Cuba y para la Cumbre de las Américas en Colombia, fue reclamada la participación de la Isla.

 

En el plano de la seguridad, la legalización de las drogas ha aumentado el debate, de lo que fue eco la pasada Cumbre de las Américas. El auge de este tema dificultaría los intereses de EE.UU. en la región, al proponerse políticas de debilitarían los fundamentos que justifican sus efectivos de seguridad en el hemisferio. El impulso de los países latinoamericanos del Consejo de Defensa Sudamericano y la expulsión de la USAID y la DEA por los gobiernos latinoamericanos más radicales, ofrece señales de alerta contra la ansiada conquista de los corazones y las mentes latinas, a través del American dream.

 

En el área informacional, la utilización de las redes sociales en Internet y los medios alternativos, por movimientos y gobiernos contestatarios, ha mostrado otras visiones sobre la proyección de EE.UU. en Nuestra América. Un ejemplo claro de ello es la extensión de su uso por presidentes latinoamericanos como Chávez, Correa y Dilma, así como por movimientos sociales emancipadores.

 

Los escándalos provocados por la Operación Rápido y Furioso y la Naufragio, las cuales permitieron armar a los carteles de la droga, incrementan la visión desfavorable hacia la política exterior y de seguridad de los EE.UU. hacia la región. Si a esto se suma el incremento de muertes a causa de la guerra contra el narcotráfico, puede percibirse el difícil panorama para la consolidación hegemónica en la región.

 

Estas circunstancias han modificado la matriz de opinión de los países latinoamericanos y, también, al interior de los Estados Unidos; evidenciándose la necesidad de una reformulación de los instrumentos claves de la política exterior y de seguridad de Washington en Latinoamérica, a partir de métodos más convincentes. Según las últimas encuestas, y a consideración de Immanuel Wallertestin: “En la opinión pública el elemento más importante relacionado con la política exterior estadounidense es la incertidumbre y la falta de claridad.” (5)

 

El contexto internacional no ayuda. La crisis económica en la UE, y las relaciones de estos países con Latinoamérica, aumentan los cuestionamientos sobre el liderazgo estadounidense, ante la crisis que atraviesa el sistema-mundo. El ascenso de China y el incremento de sus relaciones económicas, comerciales y financieras con Latinoamérica, es otro de los elementos donde cede espacios el hegemón, si bien preserva su predominio en la región.

 

En esta atmósfera, el gobierno estadounidense rearticula los instrumentos del poderío nacional para perfeccionar la penetración imperial. En este sentido, se validan conceptos como la responsabilidad de proteger, para temas sensibles como la seguridad humana, la gobernabilidad, la convivencia democrática, el estado de derecho y la violencia y la criminalidad, que posibilitan el trabajo de influencia con sectores señalados como “vulnerables” en los documentos rectores de la política exterior y de seguridad estadounidense.

 

Ante estas circunstancias, en la percepción de la opinión pública crece el estado de frustración e incertidumbre, y muchos se preguntan qué será de la política internacional de los EE.UU. en la aldea global de las próximas décadas. Al respecto, el politólogo Immanuel Wallerstein consideró: “Es probable que para 2020 y para 2030 la política exterior comience a digerir la realidad de que Estados Unidos no es la única superpotencia todo poderosa, sino simplemente uno de los cuantos loci de poder geopolítico.” (6)

 

Por Alejandro L. Perdomo Aguilera Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Notas:
1) Néstor García Iturbe. Los mecanismos de dominación de Estados Unidos. En: “Los Estados Unidos en la época de Bush”. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2009.
2) Pedro Pablo Gómez. Estados Unidos y Latinoamérica: Detrás de la campaña.24 octubre, 2012. En: http://lapupilainsomne.wordpress.com/2012/10/24/estados-unidos-y-latinoamerica-detras-de-la-campana/
3) Los retos de Obama en su segundo mandato (2013-2017). En: http://www.cubadebate.cu/opinion/2012/11/16/los-retos-de-obama-en-su-segundo-mandato-2013
4) Immanuel Wallerstein. La política exterior de Estados Unidos y su opinión pública interna. En: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=158332 publicado 28-10-2012
5) Immanuel Wallerstein. Ob;cit
6) Immanuel Wallerstein. Ob;cit

Publicado enInternacional
La subida de matrículas de Cameron instiga la prostitución universitaria en Reino Unido

El número de estudiantes universitarios que recurren a la industria del sexo para costearse sus estudios se ha disparado en Reino Unido. Así lo pone de manifiesto un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Kingston, que revela que las universidades reciben anualmente entre 103 y 355 millones de libras (126 y 436 millones de euros) procedentes de actividades ligadas al sexo, desde bailes eróticos o barras americanas a servicios de compañía o prostitución.

 

Ron Roberts, el catedrático de Psicología en la Universidad de Kingston que ha dirigido esta investigación, lleva años estudiando el fenómeno y asegura que la situación "ha empeorado significativamente en el último periodo", con más de un 6% de los universitarios –en su mayoría mujeres– recurriendo al sexo como fuente de financiación para costear sus estudios.

 

Fuentes del Colectivo Inglés de Prostitutas confirman las palabras de Roberts y apuntan que "en el último año" se ha "doblado" el número de llamadas telefónicas que reciben en su línea de ayuda en Londres protagonizadas por estudiantes que han recurrido a la prostitución.

 

La subida en el precio de las matrículas universitarias ha sido uno de los desencadenantes de este incremento. En Reino Unido, la práctica habitual es solicitar a los bancos préstamos personales para poder pagar la Universidad, de manera que si el estudiante tiene la fortuna de comenzar a trabajar tras licenciarse –también son práctica habitual las becas sin remuneración con compromisos de permanencia– aun deberá reservar durante unos cuantos años buena parte de su nómina para pagar el préstamo. Así, no son extraños los casos en los que al finalizar la carrera los estudiantes acumulan deudas que superan las 50.000 libras (61.500 euros).


El estudio liderado por Roberts revela que dos terceras partes de los universitarios están endeudados. De los cuales, únicamente un 5,5% ya lo estaba antes de comenzar sus estudios. Ante esta situación, los estudiantes consiguen con el sexo un modo de vida que difícilmente podrían costear de otro modo. Roberts indica que frente a la media de 650 libras semanales (800 euros) que puede conseguir una trabajadora del sexo, un trabajo convencional tan sólo reporta 155 libras semanales de media (190 euros).

 

En este sentido, el Sindicato Nacional de Estudiantes (NUS) denuncia que la brecha entre las ayudas estatales y el coste de estudiar una carrera universitaria fuera de Londres se ha incrementado hasta las 8.566 libras (10.500 euros). Así, un estudiante de entre 18 y 20 años que gane un sueldo medio de 4,98 libras a la hora (6 euros), tendrá que trabajar durante todo el año, sin vacaciones, 34 horas semanales para poder hacer frente a este coste, lo que deja poco tiempo no sólo para estudiar sino, incluso poder asistir a las clases.

 

La oferta y la demanda

 

La explosión de internet ha simplificado extraordinariamente el modo en que los estudiantes se acercan a la industria del sexo, sin necesidad de acudir a clubs o locales de alterne. Con todo y a pesar de los concursos de camisetas mojadas, el sexo telefónico o el cibersexo, lo más habitual es el baile erótico, seguido del striptease y servicios de compañía. El estudio indica que tres de cada diez estudiantes conoce directamente a algún compañero que trabaja en la industria del sexo habitualmente para pagar su carrera.

 

Otro estudio similar de finales del año pasado a cargo de la Universidad de Leeds confirma el boom que han experimentado los clubs de striptease en los últimos años. Un crecimiento en el que la incorporación de estudiantes universitarias tiene mucho que ver, pues un tercio de las bailarinas se desnudan para poder pagar su formación.


Sin embargo, este superávit en la demanda de empleo ha hecho que la industria del sexo aproveche la coyuntura y los sueldos hayan caído en picado. Así lo indica la directora del estudio, la profesora Teela Sanders, que asegura que  se ha pasado de cobrar 284 libras (350 euros) por turno a 232 libras (285 euros). Cifras que requieren de muchos turnos, puesto que las bailarinas pagan al club una cuota de 200 libras (245 euros) cada noche por bailar en su pasarela, más una comisión del 30%. Sanders asegura que "bailes que antes costaban 50 libras (60 euros) ahora tan sólo cuestan 10 (12 euros)", lo que propicia que "el 70% de las entrevistadas alguna vez haya terminado el trabajo sin ver una sola libra".

 

Además y aunque Sanders asegura no haber detectado indicios de tráfico humano o prostitución organizada,  la disciplina en algunos de estos locales es rígida, multando con 100 libras (122 euros) a las mujeres que lleguen tarde, comen chicle o utilizan el teléfono móvil durante el trabajo.

 

Indefensión y capitalismo

 

A pesar de su posición en la Universidad de Kingston, el catedrático Roberts se muestra muy tajante al afirmar que "los estudiantes no tienen voz, no están representados absolutamente por nadie". Desde su punto de vista, en la raíz del problema se encuentra el capitalismo, puesto que "las universidades se han convertido en corporaciones y no les preocupa los más mínimo el bienestar de los estudiantes, sólo el negocio que generan". El profesor sostiene que "abordar el problema supondría perjudicar su imagen y, con ello, su negocio".


Roberts tampoco considera que ni políticos ni sindicatos de estudiantes les estén defendiendo en este asunto. De hecho, su estudio revela que un 53% de los universitarios considera que el NUS podría hacer mucho más para apoyar a los alumnos que recurren al sexo para poder seguir estudiando. "Muchos de los representantes en este sindicato tienen aspiraciones políticas y, dado que los partidos no atajan el problema, ellos tampoco".

 

A pesar de ello, desde el Centro de Justicia Criminal y Criminología de la Universidad de Swansea, la profesora de Tracey Sagar acaba de arrancar un proyecto de consejo y apoyo a trabajadoras del sexo estudiantes de Gales. La iniciativa se extenderá durante tres años y cuenta con fondos estatales de casi medio millón de libras. Sagar confirma las acusaciones de su colega al afirmar que "las universidades no están abordando este problema, no está en el radar de las organizaciones de apoyo dentro de la Educación".

 

Apadrina un estudiante

 

En las última semana, el asunto de la prostitución universitaria ha cobrado fuerza en la opinión pública británica después de que el diario The Independent destapara la web SponsorAScholar (Apadrina un estudiante) –ahora fuera de servicio– que ofrecía hasta 15.000 libras al año (18.500 euros) a cambio de favores sexuales. Antes de su cierre, la página web presumía de haber conseguido que 1.400 mujeres de entre 17 y 24 años hubieran financiado sus estudios gracias a hombres de negocios ricos en busca de "aventuras discretas". La página utilizaba un nombre falso de compañía y un número de IVA perteneciente a la compañía de contactos Match.com.

 

El diario llegó a grabar con una cámara oculta un vídeo en el que un asesor de la web invitaba a la reportera, haciéndose pasar por estudiante, a acudir a un piso cercano para una "evaluación práctica" en la que poder comprobar "el nivel de intimidad" al que está dispuesta a llegar. Una cuestión de "control de calidad", según aseguraba el asesor en la cinta.

 

Esta página web ofrecía pagar el 100% de las matrículas universitarias a cambio de sesiones de dos horas con hombres, en habitaciones de hotel o apartamentos privados, hasta cuatro veces por trimestre. Desde el NUS lamentan que  haya "quienes exploten la pobreza y las dificultades financieras de las estudiantes y las sexualicen, haciendo dinero de mujeres que buscan una educación".

 

Por DAVID BOLLERO Londres07/12/2012 07:33 Actualizado: 07/12/2012 07:33

Publicado enInternacional
Martes, 04 Diciembre 2012 07:09

El rostro pobre de Europa

El rostro pobre de Europa

Cerca de una cuarta parte de la población de la Unión Europea (UE), aproximadamente 120 millones de personas, estaba en 2011 bajo la amenaza de caer en la pobreza o en la exclusión social. Surge a partir de cifras de la agencia de estadísticas Eurostat divulgadas ayer que, además, muestran que España estaba en 2011 por encima de la media de la UE.

 

Un total de 119,6 millones de personas, es decir el 24,2 por ciento de la población de los 27 países de la UE, tenía ese riesgo el año pasado, frente al 23,4 por ciento en 2010, lo que demuestra el impacto de la crisis económica. Las mayores proporciones de personas amenazadas por la pobreza o la exclusión están en Bulgaria con un 49 por ciento, Rumania y en Letonia tienen un 40 por ciento, así como en Grecia hay un 31 por ciento frente al 27,7 por ciento de 2010. Las menores proporciones están en la República Checa con un 15 por ciento, en Suecia y Holanda con un 16 por ciento, y en Austria y Luxemburgo con un 17 por ciento.

 

En 2011, España estaba por encima de la media de la UE con un 27 por ciento, en alza constante en los últimos años: 25,5 por ciento en 2010 y 22,9 por ciento en 2009.

 

Según la información divulgada, las personas se enfrentan, al menos, a una de las tres formas de exclusión. Estas son: riesgo de pobreza, privación material grave –no poder pagar facturas, alimentación insuficiente en proteínas, no poder hacer frente a gastos de calefacción– y una frecuencia de trabajo muy débil entendida como familias en las que los adultos utilizaron menos del 20 por ciento de su potencial total de trabajo en el curso del año anterior.

 

Como detalló la agencia de noticias Europa Press, el 3,9 por ciento de la población española, por debajo del 8,8 por ciento de media comunitaria, se encuentra en una situación de privación material severa. Mientras que Bulgaria –con un 44 por ciento– y Letonia –con un 31 por ciento– registraron las mayores tasas de población en situación de privación material severa, frente Luxemburgo y Suecia que tienen las más bajas, con un uno por ciento. Finalmente, el 12,2 por ciento de los ciudadanos españoles vive en hogares donde los adultos trabajaron menos del 20 por ciento de su potencial laboral durante el último año, frente al 10 por ciento de media en la UE. Sumando al menos uno de los tres criterios, señaló la agencia de noticias, la tasa de población española en riesgo de pobreza o exclusión social alcanzó el 27 por ciento, que equivale aproximadamente a 12,4 millones de ciudadanos, lo que supone un incremento de cuatro puntos con respecto al 22,9 por ciento de 2008.

 

De los datos de Eurostat se desprende también que, en la Unión Europea, un 17 por ciento de la población está bajo amenaza de pobreza monetaria, y España, Bulgaria y Rumania tienen la tasa más alta, con un 22 por ciento en cada país. El informe estadístico anual se publicó en un contexto de polémica entre países europeos sobre si hay que mantener la misma partida de ayuda alimentaria en el presupuesto 2014-2020 de la UE. Varios países europeos, entre ellos Alemania, Suecia y Reino Unido, criticaron el programa de ayuda a los más necesitados porque consideran que es un asunto que corresponde a cada unos de los Estados.

 

Estos datos se suman a los publicados por Eurostat el viernes, a través de los cuales se informaba que el desempleo en la Zona Euro alcanzó un nuevo record en octubre, cuando llegó a un 11,7 por ciento. En total, 18,7 millones de personas se encontraban desempleadas en ese mes en los 17 países del euro, 2,2 millones más que hace un año. De este modo, el número de desempleados aumentó en 173 mil personas. En total, en la Eurozona hay 3,6 millones de jóvenes menores de 25 años sin trabajo, un 23,9 por ciento en esa franja de edad. La tasa record la tiene España, con un 26,2 por ciento de desempleo, seguida de Grecia, que registró un 25,4 por ciento en agosto. Por el contrario, Austria con 4,3 por ciento, Luxemburgo con 5,1 por ciento, Alemania con 5,4 por ciento y Holanda con un 5,5 por ciento son los países que menos sufren el desempleo.

Publicado enInternacional