Arremete Rousseff contra políticas de austeridad en Europa; prevé más recesión

Cádiz, 17 de noviembre. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, criticó las políticas de austeridad que aplican países europeos para hacer frente a la crisis, debido al daño que provocan a la población. En cambio, defendió la adopción de medidas para estimular el crecimiento y la inclusión social, en la segunda y última jornada de la 22 Cumbre Iberoamericana.

 

El encuentro quedará en el recuerdo como la cumbre de los “papeles invertidos”, ya que España y Portugal (miembros del grupo y de la eurozona) ahora esperan que los mercados latinoamericanos les ayuden a su recuperación.

 

“La consolidación fiscal simultánea no es la mejor respuesta a la crisis mundial, y puede incluso agravarla, llevando a una mayor recesión”, advirtió Rousseff.

 

Recordó que en la cumbre de 1991 los países latinoamericanos atravesaban por una crisis de deuda y los resultados de seguir durante dos décadas las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI) fueron, para el caso de Brasil, falta de crecimiento, y el país se tornó “un ejemplo de desigualdad social”, explicó la mandataria de la mayor economía de la región y la sexta del mundo.

 

“Nuestros esfuerzos sólo se convirtieron en solución cuando volvimos a crecer”, expresó la presidenta Rousseff en un mensaje directo a los dirigentes españoles y portugueses.

 

Así, “no sólo Brasil, sino toda América Latina, ofrece ahora dinamismo económico, vigor democrático y mayor igualdad social, gracias a políticas que dieron prioridad al crecimiento económico y a la inclusión social”, resaltó.

 

En la visión de la presidenta brasileña, “queda cada vez más claro que sin crecimiento será muy difícil el camino de la consolidación fiscal. Los ajustes serán cada vez más costosos socialmente y cada vez más críticos políticamente”.

 

Dar prioridad a la austeridad, añadió, “aunque aleja el quiste de una quiebra financiera, no aleja la desconfianza de los mercados y, aún más importante, no aleja la desconfianza de las poblaciones”.

 

Pidió que la estrategia para combatir la crisis muestre resultados para las personas y presente un “horizonte de esperanza, no sólo la perspectiva de más años de sufrimiento”.

 

La presidenta brasileña recomendó que los países que se encuentran en mejor situación contribuyan a elevar la perspectiva invirtiendo, consumiendo e importando más.

 

Así lo hará Brasil, que ampliará su inversión pública y privada en infraestructura, reducirá la carga fiscal a los salarios e impulsará programas sociales que ayuden a mantener el consumo interno, indicó.
A su vez, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, animó a los países latinoamericanos a invertir en Europa, en particular en España.

 

“La inversión latinoamericana es acogida con los brazos abiertos”, expresó, en momentos en que España y Portugal, dos socios europeos de la comunidad latinoamericana que se encuentran hundidos en crisis económicas, miran hacia el otro lado del Atlántico en busca de inversiones para superar esa situación.

 

Rajoy subrayó que “actualmente América Latina posee una posición de partida más ventajosa que Europa para sortear la crisis”.

 

España, que durante años ha hecho en Latinoamérica una oleada de inversiones conocidas como “segunda reconquista”, mira ahora hacia sus antiguas colonias.

 

Rajoy aseveró que la inversión acumulada de España en Latinoamérica supera 115 mil millones de euros, de los cuales 7 mil millones fueron colocados en 2011.

 

“En el contexto actual de dificultades es necesario prestar atención especial a las políticas de crecimiento económico”, afirmó Rajoy, al abrir las sesiones de trabajo de los jefes de Estado y de gobierno, en un sentido opuesto a las políticas de austeridad impuestas por Bruselas y por el FMI.

 

El mandatario anfitrión pidió a los países latinoamericanos aumentar su inversión en España, al tiempo que demandó seguridad jurídica para las inversiones en Latinoamérica, sin mencionar la expropiación de YPF-Repsol en Argentina.

 

Los líderes de Estado y de gobierno acordaron fortalecer el comercio y la inversión, así como proyectar a las pequeñas y medianas empresas para fomentar la creación de empleos, como forma de impulsar el crecimiento económico.

 

Las pequeñas y medianas empresas se presentaron como herramienta clave tanto para España, que quiere utilizarlas para aumentar su presencia en Latinoamérica, como para los países de esa zona, que ven en ese sector la clave del cambio estructural que necesitan.

 

Uno de los seis ejes de la declaración final apuesta por promover la creación y el desarrollo de estas empresas, facilitar su acceso al crédito y reducir la burocracia. En la cumbre también se acordó crear un instrumento de arbitraje, impulsado por el sector privado, que mejore la seguridad jurídica de las empresas y resuelva diferendos bilaterales.

 

El rey Juan Carlos clausuró la 22 Cumbre Iberoamericana, la cual comenzó el viernes en Cádiz bajo el lema “Una relación renovada”.

 

En tanto, el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, recibió la estafeta para organizar la versión 23 de la cumbre, propuesta para los días 18 y 19 de octubre del próximo año.

 

Afp, Dpa y Reuters

Publicado enInternacional
“La clave es cómo aprovechar el boom comercial”

Le gusta citar a Charles Baudelaire. “Uno cree que elige a los quesos, pero en realidad los quesos lo eligen a uno.” Así fue que José Luis León Manríquez, 49, mexicano, doctor en Ciencias Políticas, se dedicó a estudiar China. Empezó comparando las políticas industriales de Corea del Sur y México y un día empezaron a pedirle que también escribiera trabajos interpretando la realidad china. En la reciente conferencia regional organizada por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales en México DF, León Manríquez participó de un grupo de discusión coordinado por la académica argentina Carolina Mera.

 

–¿Cambiará mucho China con la renovación de la cúpula del Estado y del Partido?

 

–Marginalmente. Los dirigentes son más jóvenes, lo cual sigue un método de cambio inaugurado por el sistema político desde Deng Xiaoping en 1978, con mecanismos de sucesión más o menos regulares y no diría que transparentes, pero sí eficientes. Estas transiciones viven, claro, sobresaltos y defenestraciones expeditas. Pero son transiciones suaves que contemplan un término para los períodos de ejercicio del poder, fenómeno que no se estilaba ni se estila en países socialistas como Cuba o Corea del Norte.

–¿Y en términos económicos?

 

–Viene una nueva etapa en el desarrollo económico chino. Como sabemos, la economía mundial es cada vez más interdependiente. Los principales socios de China están emproblemados: la Unión Europea y los Estados Unidos. Por eso los chinos despliegan una nueva estrategia económica que basa más su poderío en el mercado interno.

 

–¿Será el fin del modelo exportador?

 

–De ninguna manera. Pero en parte reorientarán el crecimiento hacia adentro. Por el crecimiento económico en China surgió una nueva elite de 300 millones de personas con capacidad adquisitiva a niveles europeos. El resto mejoró su condición, pero sigue pobre. Hay inquietud por el tema de la desigualdad social y algunos autores hablan de “latinoamericanización”. Es una tendencia peligrosa en términos de armonía y estabilidad social, pero la dedicación no se desviará de la economía.

 

–¿Con qué tasa de crecimiento anual probable?

 

–Ya no del 10 por ciento sino del 7 u 8 por ciento. Habrá un énfasis en desarrollar las regiones de China menos incorporadas a la creación de riqueza y tratar de reducir las brechas sociales. No es casual que los nuevos dirigentes sean economistas. La generación de Hu era una generación de ingenieros. Algo típico para épocas de crecimiento. No es necesariamente bueno que llegue un economista, porque piensa más en la estabilidad que en el crecimiento, pero es un hecho. Y la nueva administración puede ser más cuidadosa en términos fiscales.

 

–¿Cuál podría ser el enfoque de los temas de corrupción por parte del nuevo politburó?

 

–Es un problema grave. Además, genera ruido en medios occidentales. Los dirigentes ya reconocieron que la corrupción es un problema importante e hicieron llamados para combatirla, no solo en los altos niveles sino a nivel regional. Agrego otro tema más. Ha habido mucho descontento de los campesinos porque algunos jefes locales del Partido Comunista decretaron alzas generales de impuestos. Hubo miles de manifestaciones. La gran preocupación del gobierno central es que ese tipo de decisiones genere demasiada resistencia.

 

–Siempre está presente el tema del equilibrio entre el de-sarrollo de una sociedad más compleja y la capacidad del Partido Comunista de administrar políticamente esa complejidad.

 

–Esa es la pregunta del millón de dólares. La elite del PC, que es de las más preparadas del mundo, es también muy práctica. Yo no predeciría una revolución. Pero la historia nos muestra que los reclamos por un mayor pluralismo surgen cuando hay procesos de modernización económica y mayor peso de la clase media. Sucedió tanto en Corea del Sur como en América latina. El PCCh inventó la teoría de las tres representaciones, que representa un giro interesante respecto de la ideología marxista oficial. Antes, con Mao, hablaban del Estado proletario formado por obreros y campesinos. Ahora sostienen que deben estar las fuerzas productivas. Es decir, incorporan a los empresarios. En términos del pragmatismo es interesante. Cuando ven que un empresario importante comienza a tener inquietudes políticas, lo lanzan como miembro del politburó o como presidente municipal.

 

–Lo integran.

 

–Así es. El sistema se estabilizó porque los grupos de empresarios o de clases medias han sido cooptados e incorporados al sistema. Eso no garantiza, claro, que no puedan aparecer tensiones. Algún sector social podría pensar que está pagando impuestos y que la corrupción crece sobre la base de sus impuestos. Lo que puede haber es mayor disenso. Estas clases medias viajan, el control de la información es cada vez más difícil, surgieron microblogs de debate con opiniones que no son necesariamente afines al régimen... De todos modos, en general el Partido Comunista tiene mucho margen de maniobra política y gran legitimidad derivada entre otras cosas del crecimiento económico. La posibilidad de disrupciones no es inminente.

 

–¿Afectará mucho a América latina y a Sudamérica la reorientación parcial china hacia el mercado interno?

 

–En principio no nos afectaría demasiado. Por mucho que China se voltee al mercado interno, no lo hará por completo. La idea autárquica ya era imposible en la Unión Soviética, que tenía que importar granos, y no está en juego hoy. Sí podría significar una menor demanda de commodities. Con una reducción del 2 por ciento en el crecimiento podría reducirse la importación china de mineral de hierro de Brasil o de cobre chileno. Pero no será un colapso.

 

–¿Y la importación de soja, alimento para cerdos y para seres humanos?

 

–No veo un escenario de reducción en la importación de soja porque la gente tiene que comer y hay razones de tipo estructural que hacen que China difícilmente se vuelva autosuficiente en soja, al menos en el corto plazo. Las parcelas promedio de un campesino son de una hectárea. Imposible hacer economías de escala. Eso explica que China se haya convertido en importador neto de materias primas. Hago una nota al pie, sin embargo: hace dos o tres años se publicó un plan sectorial para recuperar la autosuficiencia en producción de soja hacia el 2020 a través, sobre todo, de una agricultura más tecnificada y de fertilizantes más sofisticados. Dudo de que se cumpla al ciento por ciento, pero con que se cumpliera al 20 por ciento implicaría una menor demanda dentro de unos años.

 

–La Argentina debería prepararse, ¿no?

 

–Sin dramatizar, todos debemos tener en cuenta los probables cambios en China. Pero con sus particularidades. A México, por caso, desde hace varios años China le afecta de manera diferente. Si para los países sudamericanos China fue una bendición por las materias primas, para México fue un dolor de cabeza por la masiva importación de mercancías chinas que afecta a la industria mexicana y, a pesar del Nafta, afecta a las exportaciones incluso hacia el mercado norteamericano. Para México podría ser ventajoso el giro chino. Pero en el corto plazo no veo catástrofes para nadie.

 

–¿Tampoco para los Estados Unidos?

 

–George Bush padre, Bill Clinton y George Bush hijo llegaron al poder con posiciones muy duras sobre China. Querían resistir el crecimiento chino y, como decimos en México, leerles la planilla en cuestiones de derechos humanos.

 

–Reclamarles.

 

–Sí. Pero luego se fueron dando cuenta de que no es tan fácil. Cada vez que el Departamento de Estado publica su informe sobre derechos humanos, China retalia con su propio informe que dice que los Estados Unidos son el primer promotor de la pena de muerte en el mundo. Por eso primero los gobernantes norteamericanos muestran dureza y después terminan ablandándose. Barack Obama asume y reivindica la interdependencia para lograr un smart power, después de su visita en 2009 se endurece y finalmente se ablanda. Las relaciones entre China y los Estados Unidos tienen elementos estructurales, más allá de quiénes estén en el poder. Están los bonos del tesoro comprados por China, el déficit comercial con China por parte de los Estados Unidos, asuntos militares que tienen que ver con la defensa china de las periferias... Los Estados Unidos dicen que China manipula el cálculo del gasto militar. China replica que se trata solo del 2 por ciento. Los Estados Unidos sostienen que ese número no incluye la investigación y el desarrollo con fines militares.

 

–¿Es predecible una guerra entre los Estados Unidos y China?

 

–Se trata de la relación bilateral más importante del mundo. ¿Guerra mundial? Yo más bien me atrevería a predecir, basado no en capacidades adivinatorias sino en la historia, en la relación histórica entre la potencia número uno y la número dos, que a medida que transcurra el siglo habrá más tensiones. La historia revela que un retador siempre busca emparejarse rápidamente con el número uno, con el hegemón, los Estados Unidos en este caso. La convivencia entre ellos no será fácil. Quizá lo que cambie es que la agenda tenga más elementos conflictivos que cooperativos.

 

–¿Y cómo juegan los Brics, el grupo que integran Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica?

 

–Son un fenómeno interesante, pero a veces desde la izquierda lo sobredimensionamos. A veces damos por hecho que los Brics son una unidad, cuando dentro de ellos hay contradicciones, aunque no sean antagónicas, para hablar en términos de Mao. Un ejemplo: China no quiere depender del suministro ruso en materia energética, y por eso busca petróleo en América latina. En el caso de Brasil los industriales de San Pablo no están muy contentos con la competencia china en sus mercados. Hay que analizar a los Brics con atención para no verlos como un nuevo bloque que ya mismo frenará a los Estados Unidos. Cada uno de los países tiene, además, una relación diferente con China.

 

–Volvemos a Sudamérica, o en el caso de los Brics a Brasil.

 

–Sugiero prestar atención a un tema. Con la competencia china, incluso los países sudamericanos que disfrutan hoy de un superávit con China pueden tener problemas de déficit. China cada vez exporta más productos sofisticados. Ya Brasil tuvo en 2007 y 2008 situaciones de déficit comercial. La Argentina empieza a tener déficit. De los 13 países de la Asociación Latinoamericana de Integración, la Aladi, once tienen déficit con China. En algunos años, si la tendencia sigue, el déficit puede aumentar. El debate actual es la contribución o no de China a la reprimarización. ¿Es verdaderamente un comercio Sur-Sur?

 

–La discusión es cómo aprovechar las divisas, y pienso en los derechos de exportación de soja por parte de la Argentina, para industrializarse mientras dure el boom comercial.

 

–La clave es cómo aprovechar ese boom comercial para que los recursos excedentarios sean utilizados para transformar los productos de los países. El riesgo es formular solo políticas sociales con reparto de cheques sin estimular a la vez el desarrollo tecnológico, la educación o la reconversión industrial.

 

–¿Qué planes financieros tiene el Partido Comunista Chino en el ámbito externo y en el internacional?

 

–China es un poco socialista en un sentido. Utiliza empresas públicas y bancos públicos para fomentar la producción. Todavía hay un 50 por ciento de la economía en el sector estatal. La mayor parte de los bancos más importantes siguen en manos del Estado. Cuidado porque China es un ornitorrinco. Es mamífero o ave de acuerdo con la perspectiva de dónde lo veas. Parece socialista desde una perspectiva y capitalista de otra. Si logran en la próxima década su objetivo de duplicar el actual ingreso per capita y llegar a más de 9 o 10 mil dólares, realmente se convertirán en una potencia. No será fácil que arriben a ese objetivo, pero conociendo los logros de China, tampoco es completamente descartable.

 

–Nos quedó el plano de las finanzas internacionales.

 

–No creo que tengan ningún designio de cambio mayor. Quieren mayor influencia regional en Asia. Establecieron swaps monetarios con Australia, Japón y Corea para trabajar en divisas locales y no en dólares, pero no veo un proyecto para cambiar a corto plazo el sistema financiero internacional. Están siendo cautos para no aparecer como el agente que desestabiliza. Ninguna potencia es ciento por ciento pacífica, pero ellos no quieren proyectar la imagen de una China que busca hacer cimbrar al mundo. Sí habrá, me parece, una lucha fiera por la paridad del yuan frente al dólar. Es una batalla que conocimos en los años ’80 y ’90 entre Japón y los Estados Unidos. Japón entonces decidió revaluar y fue un golpe del que los japoneses no se recuperaron. Los chinos lo saben y tienen presente la experiencia histórica de Japón. No creo que pierdan tan fácil la paridad.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
La austeridad no es la respuesta: soluciones a la crisis, del 99% para el 99%

Amaia Egaña no esperó a ser desalojada de su casa. El 9 de noviembre, mientras funcionarios de la justicia local del municipio de Barakaldo, en las afueras de Bilbao (País Vasco, España) se dirigían a entregarle la notificación de desalojo, Amaia se paró en una silla y se lanzó por la ventana de su apartamento, en el cuarto piso del edificio en el que vivía. Murió en el acto al caer sobre la vereda. Se trata del segundo suicidio registrado en España en las últimas dos semanas como consecuencia de un inminente desalojo. El suicidio sumó un motivo de protesta a la huelga general realizada esta semana en las calles de Madrid y que se extendió a todo Europa.


 
La huelga general realizada el 14 de noviembre en varios países europeos tiene su origen en la profundización de la crisis en España, Portugal y Grecia. Como consecuencia del colapso económico mundial de 2008, España se encuentra sumergida en una profunda crisis financiera. La tasa de desempleo ha sobrepasado el 25% y se estima que hay un 50% de desempleo entre la población más joven. Los grandes bancos se han beneficiado de millonarios rescates financieros, al tiempo que continúan exigiendo el cumplimiento del pago de hipotecas que un número cada vez más elevado de españoles no puede pagar. Esto provoca que cada vez haya más ejecuciones hipotecarias e intentos de desalojo. Se habla de “intentos” debido a que en respuesta a la epidemia de desalojos ha surgido en España un movimiento de acción directa para evitarlos. En una ciudad tras otra, los vecinos solidarios y grupos organizados han formado redes y creado equipos de respuesta rápida que inundan la calle frente al apartamento amenazado con ser desalojado. Cuando llegan los funcionarios para entregar la notificación de desalojo, no se les permite ingresar al edificio y mucho menos llegar al apartamento en cuestión.


 
Mediante su convocatoria a la primera huelga general continental en décadas, la Confederación Europea de Sindicatos pretendía expresar la “fuerte oposición a las medidas de austeridad que están provocando el estancamiento económico y la recesión en Europa y que están acabando con el modelo social europeo. Estas medidas, lejos de restablecer la confianza tan solo exacerban las desigualdades y promueven la injusticia”.
 


En Estados Unidos, un grupo surgido en el seno de Occupy Wall Street, movimiento en parte inspirado por el 15-M español, que fue creado en el marco de la lucha contra las medidas de austeridad, ha adoptado un enfoque creativo al flagelo de la deuda que afecta a millones de estadounidenses. El grupo se ha denominado 'Rolling Jubilee', por la antigua práctica del jubileo en la que se perdonaban las deudas cada cincuenta años, y se dedica a comprar deudas a los prestamistas por un monto muy inferior a su valor con el objetivo de cancelarlas. “La idea de 'Rolling Jubilee' estuvo en el aire durante mucho tiempo. Nos juntamos y comenzamos a hablar y nos dimos cuenta de que la deuda es realmente lo que vincula al 99%, es el punto de intersección entre Wall Street y nosotros”, sostuvo Pam Brown, estudiante de sociología de la universidad New School y parte de la organización 'Strike Debt', responsable del reciente lanzamiento de 'Rolling Jubilee'. “Se trata de una idea muy simple, sin embargo, nadie la había intentado antes. Los cobradores de deudas hacen esto todo el tiempo. Lo que sucede es que alguien incumple, es decir, no puede pagar su deuda, y el acreedor original deja de intentar cobrarla. Luego, hay un segundo grupo de personas que se mueve en el mercado de deudas, que es un mercado de 60.000 millones de dólares, que decide comprar esa deuda y cobrarla. Obviamente ya no tiene el valor original, de modo que los acreedores iniciales la venden a apenas centavos de dólar a otros cobradores, a compradores de deuda y a empresas de cobro que intentan cobrar la deuda. De hecho, hacen un muy buen trabajo porque ganan alrededor de 12.200 millones de dólares al año al cobrar lo que era, básicamente, una deuda impaga”.


 
Según el sitio web de Rolling Jubilee, el grupo interviene “mediante la compra de la deuda a las entidades financieras primarias, para así mantenerla alejada de los cobradores, y de ese modo la da por cancelada…para ayudarnos mutuamente y destacar cómo el sistema depredador de préstamos y deuda afecta a nuestras familias y comunidades. Sería como el rescate del 99% por el 99%”. A la fecha, Rolling Jubilee ha recaudado 175.000 dólares, que afirma utilizará para cancelar 3.5 millones de dólares de deudas personales.


 
Quizá sea una cantidad simbólica, pero se trata de un mensaje importante al Presidente Obama y a los representantes republicanos justo en momentos en que se aprestan a comenzar el debate para impedir el “precipicio fiscal” y deben discutir sobre el futuro de las tasas impositivas de Estados Unidos, la reducción del déficit, las prioridades presupuestarias y cómo financiar las denominadas prestaciones sociales. Sarah Anderson, del Instituto de Estudios Políticos, prefiere denominar a la Seguridad Social y a Medicare “programas de derecho a beneficios”. Anderson me dijo: “Se trata de programas por los que los trabajadores estadounidenses pagan a lo largo de sus vidas y tienen derecho a ese dinero, a tener los programas sociales básicos que nos han convertido en una sociedad más fuerte con una clase media más fuerte. Pensar que necesitamos pasarle la carga a los pobres y a los más viejos es impensable. Somos el país más rico del mundo. Nuestro problema es que nuestros recursos han sido asignados en forma indebida y la solución a la deuda debería ser buscar formas de recaudar fondos. En primer lugar, mediante impuestos justos, como impuestos a las transacciones financieras, que podrían frenar a Wall Street; en segundo lugar, mediante reformas a las políticas medioambientales, como reducir los subsidios a los combustibles fósiles y aplicar impuestos a las emisiones de carbono; y por último, mediante el recorte del gasto militar, en particular cerrar todas las bases militares que tenemos en todo el mundo que son obsoletas. Esa combinación de medidas podría recaudar billones de dólares en los próximos diez años. Y esa es la forma en que deberíamos enfrentar el problema de la deuda”.


 
Amaia Egaña debe haber sentido que no tenía una red de contención en España cuando se lanzó por la ventana para encontrar la muerte. Mientras el movimiento por esa fuerte red de contención social crece en todo el mundo y también a nivel local en Estados Unidos, el mandato es claro: la austeridad no es la solución.


 
--------------------------------------------------------------------------------

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.
 

 
Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Sábado, 17 Noviembre 2012 06:43

Desahuciados

Desahuciados

La recesión es un virus que debilita la solvencia del sistema financiero en un círculo vicioso de aumento de la morosidad de empresas y particulares, requerimiento de mayores previsiones por incobrabilidad, deterioro patrimonial, exigencia de capitalización y fuga de depósitos por temor a la situación de los bancos. El ajuste de las cuentas públicas reduciendo el gasto profundiza la caída del nivel de actividad económica y, pese a ese resultado impactando en forma negativa en sus negocios, banqueros con su elenco de analistas y economistas ortodoxos aplauden esa política. Este sinsentido tiene origen en la ideología neoliberal de sus protagonistas, en el desprecio a las penurias de las mayorías y en cómo funciona el mundo de las finanzas. Mientras reciben auxilios monetarios del Estado para cubrir los inmensos baches de los balances, cada uno de los dueños de las entidades especula con ser el sobreviviente del naufragio para terminar absorbiendo a los hundidos. Ciclo de concentración del capital que termina configurando el principal instrumento de presión de la banca al poder político: “Demasiado grande (el banco) para dejarlo caer”. El temor a un descalabro económico de mayores proporciones por la quiebra de alguna de las grandes entidades financieras y el fantasma del efecto dominó deriva en la subordinación de gobiernos que se endeudan para salvarlos y aplican impopulares recortes del gasto público para liberar recursos para pagar a los acreedores. Esta situación se está desplegando con prolija violencia en Europa, siendo España la máxima expresión con tasas record de morosidad y ejecuciones hipotecarias.

 

El boom inmobiliario financiado por la banca española alimentó una de las burbujas especulativas modernas más impresionantes. Las entidades obtenían los fondos principalmente de bancos alemanes que compraban bonos con garantía de los préstamos emitidos. El frenesí de ladrillos ha permitido la extravagancia española de alcanzar una cifra total de viviendas cercana a los 27 millones con un poco más de 17 millones de familias españolas registradas. Es impactante la existencia de unas 10 millones de viviendas excedentes de las necesidades de la población, construidas sólo por la especulación alimentada por el sistema financiero. La explosión de esa burbuja provoca un efecto pobreza demoledor por la caída del precio de las propiedades: el 76 por ciento del patrimonio familiar español corresponde a inmuebles y el restante 24 está distribuido en otros activos (efectivo y depósitos, acciones, participaciones de sociedades y seguros), según un informe del banco central de España.

 

Además de la caída del valor de las propiedades, el rostro más cruel del estallido de la burbuja de ladrillos es el desalojo de miles de familias porque al perder el empleo o contabilizar una reducción de ingresos no pudieron cumplir con el pago del crédito hipotecario. La situación es más desesperante debido a que no sólo tuvieron que entregar la vivienda, sino que luego del remate, a un precio por debajo del tasado inicialmente para pactar el crédito, la familia sigue contabilizando una deuda con el banco. Un sistema de esquilma cuyos detalles resultan impactantes. En base a un ejemplo publicado por el diario El País se comprende en toda dimensión:

 

n El 10 de mayo de 2004 una familia suscribe una hipoteca por 120 mil euros para comprar una vivienda tasada en 150 mil euros. El plazo de pago del crédito es 20 años con una tasa de interés fija del 5 por ciento anual. La cuota mensual del préstamo es de 790 euros.

 

n El 10 de mayo de 2011 deja de pagar y empiezan a correr los intereses por mora, que no tienen tope, por ejemplo del 20 por ciento. Hasta ese momento, la cuenta era: intereses pagados 37 mil euros, capital pagado 30 mil euros y un saldo del crédito de 90 mil euros (el monto original era 120 mil).

 

n En julio de 2011, la familia debe dos cuotas (1580 euros) y el banco exige el pago. Por las condiciones del crédito, los bancos pueden reclamar toda la deuda ya al primer mes de mora e iniciar el trámite judicial de ejecución del crédito hipotecario.

n El juzgado otorga 10 días a la familia para regularizar su situación y, si no lo hace porque no tiene el dinero debido a que sus integrantes perdieron el empleo, comienza el proceso de ejecución hasta la subasta de la vivienda.

 

n En el ejemplo, la subasta se realiza en noviembre de 2012, con la obligación de anunciarla con 20 días de antelación. En esa instancia, la cuenta es: el deudor pagó 67 mil euros (capital más intereses) y el saldo de la deuda era 90 mil euros, pero el banco demanda 137 mil euros (deuda hipotecaria, intereses por mora y costas del proceso judicial).

 

n La vivienda se subasta al 70 por ciento del valor de tasación (105 mil euros). El valor original era 150 mil euros. Si hay un comprador, ese dinero es para el banco, pero el monto no cubre la totalidad del reclamo de 137 mil euros. El faltante de 32 mil euros es la deuda que mantiene la familia con el banco.

 

n Por la crisis no hay compradores particulares de viviendas. Entonces el banco se queda con la unidad, pero al 60 por ciento del valor de tasación (90 mil euros). De ese modo, la deuda de la familia con el banco es mayor: 47 mil euros.

 

n Comienza el proceso de desalojo (“de-sahucio”) que se ejecuta en un mes, con posibilidad de otro mes de prórroga.

 

n La deuda no prescribe y el deudor tiene que responder con todos sus bienes presentes y futuros.

 

n La familia no pudo pagar la cuota de la hipoteca porque sus miembros perdieron el trabajo y están desocupados. Se quedaron sin vivienda propia y con una deuda de 32 mil o 47 mil euros con el banco.

 

Después de este recorrido, se encuentra la respuesta de por qué aumentaron los suicidios en España entre quienes pierden la vivienda.

 

Entre 2007 y 2011 se han producido cerca de 350.000 ejecuciones hipotecarias en España. Centenares de miles de familias están siendo desahuciadas de sus casas por las mismas entidades financieras que han provocado la crisis y que han sido rescatadas con dinero público. Los bancos se defienden diciendo que muchos de los “desa-hucios” son de segundas o terceras viviendas, locales comerciales o garajes. El endeudamiento privado español alcanzó un monto equivalente al 235 por ciento del PBI. En total, la cartera crediticia del sistema financiero español suma 1,74 billones de euros, con una mora de 164.361 millones, equivalente al 9,42 por ciento en junio pasado según datos publicados por el Banco de España. El panorama es más inquietante en el rubro créditos hipotecarios, que reúne problemas en más de la mitad de la cartera. Ante este panorama, con políticas públicas que acentúan la recesión, las perspectivas de los bancos españoles son perturbadoras. La prevista recapitalización del sistema por 60 mil millones de euros aportados por la Unión Europea resulta insignificante en ese sendero hacia la insolvencia.

 

La situación española es la más dramática de Europa por las condiciones abusivas de los créditos hipotecarios y leyes que desamparan al deudor. El PP en el gobierno y el Partido Socialista en la oposición están negociando flexibilizar la legislación sobre hipotecas. Si bien sin la furia española, en otros países europeos también aumentaron los desalojos. Una investigación de El País detalla que en Portugal las ejecuciones aumentaron 17 por ciento en 2011 respecto del año anterior; en Francia, el año pasado hubo 113.669 sentencias de desalojos, 4 por ciento más que en 2010 y 40 por ciento más que hace diez años; en Italia, durante el año pasado 39.474 familias italianas fueron desalojadas de sus viviendas por no pagar la hipoteca, un 75 por ciento más que hace cuatro años; y en Gran Bretaña, el Consejo de Prestamistas de Hipotecas estima que los desalojos sumarán 35 mil en este año.

 

La política de austeridad está hundiendo a Europa, arrimando a los bancos a la insolvencia y provocando un desastre sociolaboral. Es la receta de la ortodoxia. ¿Qué piensan los economistas del establishment argentino sobre la crisis europea, en especial sobre la economía de España, ofrecida como modelo hasta hace poco? Retumba el silencio.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Viernes, 16 Noviembre 2012 10:26

Centenario nacimiento Antonio García Nossa

Centenario nacimiento Antonio García Nossa

Conversatorio sobre su pensamiento

 

Viernes 30 de noviembre • 8:00 a.m. - 6 p.m.

Auditorio Germán Arciniegas, Cl. 24 Nº5-60 – Bogotá

 

Invitados:

Claudio García (México),

Pablo Guadarrama (Universidad de las Villas, Cuba)

Luis Emiro Valencia (Bogotá)

Julián Sabogal Tamayo (Universidad de Nariño)

Diego Jaramillo (Universidad del Cauca)

Roberto Pineda Camacho (Universidad Nacional)

Carlos Reina (Universidad Distrital)

Héctor-León Moncayo (Equipo desde abajo)

 

Informes e inscripciones: 345 18 08 - 346 62 40 - 2127397 - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Rafael Correa: "Desde que dejamos al FMI y al Banco Mundial estamos mejor que nunca"

Rafael Correa llegó ayer por la tarde a la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla en olor de multitudes. Venía a contar cómo salió Ecuador de la crisis de su deuda o cómo él dijo "de la larga noche neoliberal" en la que hundieron a su país en la década de los noventa: la acción conjunta de banqueros insaciables, políticos corruptos y gobiernos ciegamente obedientes a las recetas desreguladoras del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Parecía que estaba describiendo lo que está pasando en España y en el sur de Europa, porque la descripción del proceso seguido era casi una calcomanía, así que para no provocar conflictos diplomáticos advirtió desde el principio de la conferencia que "no venía a dar consejos al Gobierno español de cómo salir de la crisis sino a describir lo que había pasado en su país".

 

La sala de la conferencia estaba abarrotada de estudiantes y otras tres aulas más en las que se seguía su intervención por videoconferencia. Aún así, el aforo estaba desbordado. Fuera, en el campus, un montón de estudiantes que se había quedado sin sitio, estuvieron gritando durante media conferencia: "¡Que salga Correa!".


El presidente de Ecuador fechó el origen de los problemas económicos de su país en la década de los setenta, en pleno boom petrolero. En esos años Ecuador crecía a un ritmo del 10%, más rápidamente que China en la actualidad. Entonces, cuando había exceso de liquidez, empezaron a aparecer por Quito los burócratas del FMI, del BM y de la banca internacional predicando el endeudamiento agresivo. El país comenzó a comprar compulsivamente en el exterior, de todo, y por supuesto también, carísimos paquetes de armamento.

 

En el 82 Ecuador ya no pudo pagar su deuda y la situación explotó. Entonces, dijo, "entró en funcionamiento la lógica financiera del FMI que prioriza por encima de todo el pago de la deuda". Los gobiernos ecuatorianos se vieron en la necesidad de endeudarse una y otra vez para poder pagar los intereses, cada vez más altos, de una deuda que seguía creciendo. "El objetivo de la economía pasó a ser el pago de las deudas del propio estado y de los bancos, mientras la población se iba empobreciendo" añadió, mientras los estudiantes empezaban a aplaudir con fervor. "El círculo infernal en el que están ahora Grecia y Portugal", sostuvo Correa, que no mencionó en esta ocasión a España, por educación con el país anfitrión.

 

En Ecuador, subrayó el Presidente, "la deuda privada interna (la de los bancos) se pagó a base de préstamos externos, pero a costa de endeudarse el Estado". Tampoco en esta ocasión habló de España, pero recordó que hace dos años en una visita a Portugal ya advirtió al gobierno luso del riesgo de que eso mismo ocurriera en el país vecino. Vaticinio cumplido


El siguiente paso que dio Ecuador también es conocido en estos lares: "Fue el de las privatizaciones, las desregulaciones y los recortes sociales, predicados por el consenso de Washington, la biblia del neoliberalismo para América Latina". (Algo similar a lo que ahora predica Berlín o Bruselas). "Nos impusieron leyes", dijo el presidente, "que decían que impulsaban la competitividad y la flexibilidad en el trabajo, lo que es lo mismo que explotar a los trabajadores", aclaró a unos estudiantes que seguían aumentando aplausos y entusiasmo. "Satanizaban el gasto público, cuando era para pagar a los maestros, pero no para comprar armas", volvió a aclarar.

 

En esta coyuntura llegó Ecuador al año 2000 en el que quebraron 16 bancos. "Entonces los políticos, que no representaban a los ciudadanos, sino a los poderes económicos, hicieron todo lo posible para que la crisis la pagara el pueblo", dijo cuidándose mucho de no mencionar a España, mientras las cuatro salas aplaudían a rabiar. Correa señaló que poco antes de la quiebra el gobierno de turno puso en marcha un Fondo de Garantía de Depósitos, lo que no hubiera sido una mala idea, si no hubiera tenido como objetivo cubrir las pérdidas de las entidades financieras que quebraron inmediatamente después. "Así se socializaron las pérdidas de la banca". El presidente ecuatoriano se mantuvo firme en su línea de no hacer comparaciones con España.

 

El "corralito" ecuatoriano se llamó encautamiento de depósitos. Es decir, la prohibición del Gobierno de que los ciudadanos utilizasen el dinero que tenían en los bancos. Luego llegó la dolarización, los suicidios ("llegamos a conocer un nuevo fenómeno, el suicidio infantil") y la emigración de millones de ecuatorianos. (Algunos de los cuales estaban presentes en la conferencia).


Correa criticó abiertamente la independencia del Banco Central Europeo "que no está haciendo lo necesario para que Europa salga de la crisis". "La idea de que la economía no es política, dijo, no resiste un análisis serio y es una estupidez argumentar que los tecnócratas que la dirigen toman decisiones sin intereses políticos concretos, como si fueran seres celestiales que no están contaminados por la maldad terrenal". A estas alturas el público estaba entregado. Luego se dirigió a los estudiantes y les espetó: "La burocracia financiera internacional cuando tomas decisiones no está pensando en solucionar vuestro paro, está pensando en el pago de la deuda". Y lo dijo con la elegancia de poner cómo sujeto de esa acción a la burocracia internacional... no a los políticos locales.

 

Fue más directo al evocar una pancarta que había visto en Sevilla esta mañana y que decía: "Gente sin casas y casas sin gente". "Si se sigue la lógica de los poderes financieros se va a llegar al peor de los mundos posibles, en el que las personas no tienen casas y los bancos casas que no necesitan". Los desahucios son inhumanos, dijo, y "no tiene lógica que alguien que devuelva la casa, por no poder pagarla, permanezca endeudado de por vida".  El presidente explicó que cuando llegó al Gobierno en el 2007 tomó varias medidas inmediatas: eliminó la hegemonía de su banco central, auditó y reestructuró la deuda, eliminando el tramo de "deuda ilégitima"y recomprando bonos a un 35% de su valor nominal. Después pagó el resto, "para librarse de la condicionalidad del FMI cómo hizo Brasil o Venezuela". Correa terminó recordando que "expulsé de Quito a la misión del Banco Mundial y hace seis años que la burocracia financiera internacional no ha vuelto por mi país. Ahora estamos mejor que nunca".

 

Por BONIFACIO CAÑIBANOSevilla16/11/2012 07:30 Actualizado: 16/11/2012 07:50

Publicado enInternacional
Viernes, 16 Noviembre 2012 05:55

La eurozona entra en recesión

La eurozona entra en recesión

La economía de la zona euro ha confirmado su entrada en recesión técnica al registrar en el tercer trimestre del año una contracción de la actividad del 0,1% respecto a los tres meses anteriores, cuando ya había retrocedido un 0,2%, según reflejan los datos de la estimación adelantada publicados por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat. De este modo, el PIB de la zona euro, que en el primer trimestre de 2012 se estancó tras retroceder tres décimas en los últimos tres meses de 2011, acumula ya cuatro trimestres consecutivos sin crecimiento alguno.

 

Los datos difundidos por la oficina estadística comunitaria dibujan el peor de los escenarios económicos para cualquier economía y confirman que la recuperación se producirá más tarde de lo esperado. Según las previsiones de otoño publicadas recientemente por la Comisión Europea, la economía de la zona del euro se quedará prácticamente en punto muerto durante 2013 y habrá que esperar hasta 2014 para ver un repunte.

 


En el conjunto de los veintisiete países de la UE, la actividad económica registró en el tercer trimestre un incremento del 0,1% respecto a los tres meses anteriores, cuando había caída dos décimas, tras estancarse en el primer trimestre del año y caer un 0,3% en el último trimestre de 2011.

 

 En términos interanuales, el PIB de la zona euro en el tercer trimestre acumula una caída del 0,6%, mientras que en el conjunto de los Veintisiete el descenso es del 0,4%.

 

 Entre los países de la zona euro cuyos datos estaban disponibles, sólo Estonia (+1,7%), Eslovaquia (+0,6%), Finlandia (+0,3%) y Francia y Alemania (+0,2%) mostraban algún crecimiento trimestral. En el otro lado, Países Bajos registraba la mayor caída trimestral de la actividad (-1,1%), por delante de Portugal (-0,8%), Chipre (-0,5%), España (-0,3%), Italia (-0,2%) y Austria (-0,1%).

 

En el tercer trimestre del año estaban en recesión al menos siete países de la UE (no hay datos disponibles aún para todos), entre ellos algunas de las mayores economías del euro como Italia y España . De los países rescatados, están en recesión Grecia y Portugal, mientras que Irlanda salió técnicamente de ella en el segundo trimestre, cuando registró un crecimiento nulo. También Chipre, que ha pedido un rescate completo a la zona del euro y al Fondo Monetario Internacional (FMI), encadena cuatro trimestres en negativo, registrando en el tercero de este año una caída del 0,5 % de su PIB, menos que la contracción del 0,9 % entre abril y junio.

 

El BCE revisasus previsiones

 

El Banco Central Europeo (BCE) ha revisado a la baja sus previsiones de crecimiento para la zona del euro y al alza las de inflación y desempleo para 2012 y 2013, según se recoge en  su boletín mensual de noviembre, publicado este jueves. Los expertos consultados por el BCE ha revisado a la baja las expectativas de crecimiento del PIB para 2012 y 2013, en 0,2 y 0,3 puntos porcentuales, hasta -0,5 % y el 0,3 %, respectivamente. Para 2014, las previsiones se cifran en el 1,3%, frente al 1,4% de la encuesta anterior.

 

Las perspectivas de desempleo se sitúan actualmente en el 11,3% para 2012, en el 11,6 % para 2013 y en el 11,2% para 2014, lo que supone una revisión al alza de 0,1 puntos porcentuales para 2012, de 0,2 puntos porcentuales para 2013 y de 0,4 puntos porcentuales para 2014, en comparación con la encuesta anterior. Estas revisiones al alza tienen su origen en una debilidad, mayor que la esperada, de la actividad económica.

 

PÚBLICO / AGENCIASBruselas15/11/2012 11:05 Actualizado: 15/11/2012 16:01

Publicado enInternacional
El día en que Europa se unió contra el ajuste

Como pocas veces en la historia de Europa, los sindicatos del Viejo Continente hicieron ayer una jornada de lucha “por el trabajo y la solidaridad” y contra las medidas de austeridad impuestas en la región que están dando pie a “peligrosos procesos de recesión”, dijeron los organizadores. Y el llamamiento tuvo un gran éxito. Al menos en 23 de los 27 países de la Unión Europea hubo huelgas o manifestaciones de algún tipo en respuesta a esta convocatoria de la Conferencia Europea de Sindicatos. En Grecia, Portugal, España (ver aparte) e Italia se organizaron paros generales además de marchas en las ciudades más importantes y, en muchas de ellas, hubo duros enfrentamientos con la policía.

 

En Italia, la Central General Italiana de los Trabajadores (CGIL) –de izquierda y la más combativa de las tres que hay en el país– llamó a un paro de cuatro horas y a actos en cien plazas de toda la península, a excepción, claro, de las ciudades y regiones del centro del país azotadas desde hace varios días por inundaciones a causa de lluvias interminables y el desborde de los ríos. El corazón de las protestas fue esta vez la ciudad de Terni, donde las acerías Thissen Krupp son un símbolo de las luchas sindicales de los últimos años. La secretaria general de la CGIL, Susanna Camusso, criticó allí duramente al gobierno de Mario Monti. “La austeridad está estrangulando al trabajo y empobreciendo a los países que así se están quedando sin futuro”, dijo, y agregó refiriéndose a los doce meses de este gobierno: “Este año ha sido sólo de desastres y no de repuestas al mundo del trabajo”.

 

Pero las marchas no se limitaron a Terni. Miles de estudiantes, de profesores y de trabajadores así como de desocupados salieron a la calle en Milán, Bolonia, Nápoles, Roma, Brescia y Padua, entre muchas otras ciudades. En la capital fueron detenidos unos 60 manifestantes, sobre todo estudiantes que habían salido a manifestar contra los recortes con que se ha castigado al sistema educativo. Casi al final de la manifestación estudiantil se colocó delante un numeroso grupo de jóvenes con cascos de motocicletas en la cabeza y cubriéndose con una suerte de escudos de cartón el cuerpo y la cabeza –al estilo de los soldados de la antigua Roma–, y así se lanzaron a enfrentar a la policía que en dos avanzadas los terminó dispersando a palos. En otros puntos de la ciudad llovieron botellas y adoquines contra la policía y la respuesta general fue gases lacrimógenos y palos para todo el mundo. En Turín, Bolonia, Milán, Brescia, Génova y Padua hubo varios policías heridos, dijeron fuentes oficiales, que nada informaron sobre los estudiantes, mientras en Nápoles, cerca de 300 estudiantes con cartelones bloquearon la estación de trenes durante media hora. “Queremos defender la escuela pública, no queremos que cada estudiante sea una unidad aislada que se limite a recibir la educación sin decir nada”, dijo uno de ellos a los periodistas. “Que el gobierno invierta más en el conocimiento”, “Hoy sólo sentimos miedo al futuro, inseguridad”, dijeron otros mientras marchaban delante del Coliseo.

 

En Portugal, en lo que fue bautizado como una “jornada de luto europea”, hubo una huelga de 24 horas que paralizó principalmente el transporte. La adhesión al paro fue entre el 60 y el ciento por ciento en las ciudades de Oporto, Lisboa, Coimbra y Braga. “La huelga pone de manifiesto una vez más que las políticas europeas, cuya cara está representada por la canciller alemana Merkel, no son la solución”, dijo el dirigente de la CGT portuguesa, Augusto Praa. A la protesta, según informaron los organizadores, adhirieron entre otros el 90 por ciento de los trabajadores de la salud pública y de los hospitales así como el servicio de limpieza ciudadano. La huelga en Portugal se produjo en un día nefasto desde el punto de vista de las noticias porque el Instituto de Estadísticas del país dio a conocer que la economía portuguesa registró una nueva caída, en el tercer trimestre de este año, que llevó el descenso del PIB al 3,4 por ciento en relación con septiembre de 2011, mientras el desempleo subió en el mismo período al 15,8 por ciento.

 

La imagen de una mujer de mediana edad que cabizbaja marchaba por las calles de Atenas con un cartel que decía “Tengo miedo del hambre, Dios mío” y que dio la vuelta al mundo en Internet, es el símbolo más representativo de las protestas en Grecia. Unas 10.000 personas marcharon por las calles de Atenas. Los manifestantes se reunieron en la central plaza de Klafthmonos y desde allí caminaron pacíficamente hasta el Parlamento. Es la tercera huelga general del 2012 para los griegos que ya no saben cómo demostrar su repudio a las medidas de austeridad europeas. “Basta de recortes, desarrollo ahora”, decían algunos de los cartelones de la manifestación.

 

Pero ayer hubo también protestas en París y, curiosamente, hasta en Bélgica y Gran Bretaña. En Bélgica se verificaron paros de autobuses y ferrocarriles y en Bruselas, los sindicatos además, armados de silbatos, cacerolas, banderas y carteles en varios idiomas, protestaron frente a las embajadas de España, Portugal, Grecia, Irlanda y Chipre y luego se trasladaron hasta la de Alemania, a la que le tiraron huevos. Mientras la manifestación en París fue pacífica, en Gran Bretaña las medidas tuvieron repercusiones sobre todo a nivel del transporte y particularmente de los trenes y los aviones que viajaban hacia el continente.

Publicado enInternacional
Millones claman en contra de los recortes del gobierno de Rajoy

Madrid, 14 de noviembre. La sociedad española gritó gritó ¡basta ya! La huelga general se convirtió en una jornada histórica por la movilización popular, una de las más numerosas, con 105 manifestaciones y millones de personas en las calles de ciudades y pueblos de todo el país, con un solo clamor contra los recortes y otras medidas impulsadas por el gobierno conservador de Mariano Rajoy.

 

La administración ibérica aseguró que fue un día que transcurrió con “total normalidad”, despreciando una vez más una protesta. El paro laboral fue respaldado por más de 75 por ciento de los trabajadores. Una serie de actuaciones policiales dejaron más de 84 heridos, incluidos menores de edad, ancianos, periodistas, maestros y médicos.

 

La protesta europea contra las medidas de austeridad impuestas por la llamada troika tuvieron seguimiento masivo en España, uno de los países que sufren con mayor severidad los estragos de la crisis y está al borde de un segundo rescate, después de la inyección de fondos para su sistema financiero.

 

El país ibérico, hace sólo un lustro considerado “ejemplo” del modelo capitalista, afronta una de sus peores crisis, con un desempleo de 25 por ciento de la población activa, el aumento de la pobreza y la marginalidad, así como la debacle de sectores vitales de su economía, como la construcción y la industria.

La mayoría de los sindicatos españoles –Comisiones Obreras, Unión General de Trabajadores y Confederación General del Trabajo, entre otros– convocaron a la segunda huelga general en menos de un año y desde que asumió el poder el derechista Partido Popular (PP).

Al igual que la huelga general de marzo pasado, los trabajadores y la sociedad en su conjunto exigieron –bajo el lema “Nos dejan sin futuro. Hay culpables. Hay soluciones”– el final de los severos recortes impuestos por el gobierno, sobre todo los que afectan a la sanidad, la educación y las políticas sociales, así como la convocatoria de un referendo en el que la sociedad avale o rechace con su voto el plan de desmantelamiento del estado de bienestar llevado a cabo por el actual gobierno.

La jornada de paro general tuvo un seguimiento de 75 por ciento, según los sindicatos, y de “escasa incidencia”, de acuerdo con la directora de política interior del gobierno español, Cristina Díaz, quien además habló de “normalidad” y despreció la protesta. Sin embargo, en Madrid y las principales ciudades españolas la industria se paralizó casi por completo, y el transporte público funcionó con servicios mínimos pactados con los sindicatos.

Los sindicalistas recibieron el apoyo de millones de personas, que por la tarde se manifestaron en 105 protestas masivas en todo el país. Las más numerosas fueron las de Madrid y Barcelona, donde se superó el millón de asistentes en cada una.

En todas las protestas se advirtió que el actual gobierno “nos llevará al precipicio si no cambia de política”, al recordar que desde que asumió el poder el PP no sólo ha ido desmantelando poco a poco los logros históricos del estado de bienestar, sino que también ha aumentado el desempleo debido a la reforma laboral que aprobó nada más asumir el poder (más de 900 mil despidos desde entonces).
Otra de las principales críticas al gobierno de Rajoy fue su política de austeridad, que está llevando al país a la “asfixia económica”, con una recesión que se agudiza cada día más, la cual se prevé que no desaparezca hasta 2014, según las previsiones más optimistas del propio gobierno.

Mientras las fuerzas sindicales llenaban las calles de ciudades y pueblos, el gobierno seguía hablando de “normalidad” y sacaba a relucir los datos de consumo de energía, que sólo habían bajado 15 por ciento con relación a una jornada normal.

Pero al mismo tiempo, desde el PP, se habló de más de 4 mil millones de euros en pérdidas y, acto seguido, se aseguró que con ese dinero se podrían haber evitado “80 por ciento de los desahucios” que hay pendientes de llevarse a cabo. Un argumento tildado de “demagogo” y “vergonzoso” por los sindicatos.

Esos gremios reconocieron que el seguimiento de la huelga fue inferior al paro de marzo –12.2 por ciento menos–, que se explica en la severidad de la crisis –muchos trabajadores no podían dejar de cobrar el salario de un día, que las empresas suelen descontar a los huelguistas– y a que muchos sectores de la economía están al borde de la quiebra.

Aún así, el seguimiento superó los 9 millones de trabajadores; sobre todo se vio en las multitudinarias manifestaciones.

El saldo provisional de detenidos ascendía a 118, y el de heridos a 84, incluidos menores de edad brutalmente agredidos en Tarragona, Valencia y Madrid. Existe un video que muestra los golpes que recibió un niño de 13 años, al que la policía le abrió la cabeza, lo dejó inconsciente y se negó a auxiliar a sus padres que suplicaban que enviaran una ambulancia. Se puede ver en youtube.com/watch?v=Odpwc6h5Cos

Los principales altercados ocurrieron en Madrid y en Valencia, donde la policía actuó con contundencia contra estudiantes y manifestantes que intentaron cortar las calles o protestar frente a las puertas de un comercio abierto.

En Barcelona, alrededor de las nueve de la noche se registraron violentos enfrentamientos en la céntrica Vía Laietana, donde la policía lanzó gases lacrimógenos, pelotas de goma y atropelló con una camioneta a un ciudadano.

Al final de la protesta de Madrid, miles de personas anunciaron que se quedarían toda la noche a las puertas del Congreso de los Diputados para expresar su rechazo a la aprobación definitiva de los presupuestos generales de 2013, en los que se concretan los recortes sociales y las mutilaciones a la sanidad, la educación, las políticas sociales y la cultura.

Publicado enInternacional
Africa y América latina luchan contra los buitres

“Nuestro principal objetivo es encontrar casos de quiebra donde nuestra capacidad para controlar o influir en el proceso es lo que determina el valor.” Paul Singer

 

La semana pasada estuve en Pretoria para una reunión sobre temas políticos y financieros. Pasé horas hablando con mi colega Maite Nkoana–Mashabane acerca de la increíble transformación que su país está experimentando. Ella me contaba que en su adolescencia tenía que caminar 15 kilómetros diarios para conseguir un balde de agua potable. Esos eran tiempos en los que para la gran mayoría de los sudafricanos, beber agua potable en la casa era un lujo.

 

Nkoana-Mashabane fue un activista por los derechos humanos durante el apartheid y está familiarizada con el significado de la lucha política. Durante nuestra conversación compartimos puntos de vista sobre los fondos buitre, cuestión que afecta tanto a Africa como a América latina. Estas iniciativas de inversores, conocidos como “fondos de deuda en problemas”, compran deuda de países al borde del default por una fracción de su valor, con la esperanza de recuperar el valor total de los bonos a través de acciones legales en tribunales extranjeros. Estas estrategias son frecuentemente recompensadas por los rescates financieros dirigidos a aliviar la pobreza y la inestabilidad –como las reestructuraciones de deuda en los países africanos– o la reestructuración de deuda en la que la mayoría de los tenedores de bonos, entre ellos jubilados y pequeños inversores, reciben importantes “recortes”, como ocurrió en Grecia a principios de este año.

 

Si bien las prácticas de los fondos buitre se originaron en Sudamérica, el método ha sido cada vez más utilizado en los países del Africa subsahariana. En los ’90, los fondos buitre tomaron impulso y desde entonces posaron sus garras en la República Democrática del Congo, Brazzaville Congo, Liberia, Zambia, Camerún y Etiopía, adquiriendo secretamente deuda a precios de ganga. Luego esperan las políticas de ayuda financiera y condonación de deuda del Banco Mundial, el FMI y los países desarrollados para lanzar su ataque, presentar sus títulos ante tribunales estadounidenses y europeos y demandar por el valor total de la deuda.

 

Cuando quedó claro que gran parte de la ayuda a Africa estaba cayendo en las garras de los fondos buitre, algunas organizaciones lograron cuestionar el sistema financiero internacional, mostrando la corrupción, las incoherencias y la injusticia que conlleva. La Jubilee Debt Campaing del Reino Unido y la Jubilee USA Network de EE.UU. (organizaciones que luchan por una reducción de la deuda africana) coordinaron esfuerzos para presionar a sus respectivos gobiernos y a las instituciones financieras internacionales para que tomen medidas al respecto.

 

Conociendo las audaces maniobras que los fondos buitre usan para sacar dinero de Africa, mi colega estaba ansiosa por conocer más detalles acerca de este nuevo capítulo de la saga, que está teniendo lugar en Ghana, donde un juez ha incautado la Fragata Libertad en el puerto de Tema a raíz de una petición del fondo buitre NML Capital. Una pieza del patrimonio nacional argentino ha sido retenida, en clara violación del derecho internacional, en un intento de cobrar una deuda especulativa, comprada por centavos a raíz de los incumplimientos de una década atrás.

 

La economía global permite que las deudas se comercialicen como commodities. Los fondos buitre abusan del sistema, adquieren deuda de países al borde del default en los mercados secundarios para multiplicar sus ganancias, a expensas de los pobres y débiles. Como estas actividades son éticamente repugnantes, tienen bien preparada una maquinaria propagandística que mantiene su lucrativo negocio con vida. Por razones obvias, los fondos buitre tratan de evitar el debate político acerca de sus prácticas.

 

Hasta ahora han prevalecido los tecnicismos legales y la aplicación de los principios del crédito público, por sobre el alivio de la desigualdad global y el sufrimiento humano, pero desde que estalló la burbuja financiera hay una opinión creciente de que la especulación no regulada no sólo es injusta, sino que también es mala para los negocios en general. Las tácticas de los fondos buitre son claramente perjudiciales para los procesos de canje de deuda y evitan que los países logren la recuperación económica.

 

Los fondos buitre, que se benefician de las lagunas en el sistema impositivo y de la determinación de las jurisdicciones legales, crean sociedades oscuras o grupos de trabajo para presionar por sus intereses en los tribunales, los órganos legislativos y los periódicos. Es necesario exponer a los millonarios detrás de los fondos buitre y hacerlos responsables por cada acción del mismo. La Fragata Libertad fue incautada en Ghana por el NML, una filial de Elliott Associates, que pertenece a Paul Singer.

 

Paul Singer podría ser catalogado como el inventor de los fondos buitre. En 1996 ganó una demanda contra el gobierno peruano, obteniendo un beneficio del 400 por ciento. Después de este éxito, Singer demandó a la República del Congo por 400 millones de dólares por una deuda que adquirió por 10 millones y terminó cobrando unos 127 millones de dólares. Este dinero, indudablemente, debería haberse destinado a la construcción de rutas, escuelas y otros programas de reducción de la pobreza. Lo peor es que estos países están en el extremo receptor de los programas de alivio de deuda y de la financiación internacional, y ese dinero va finalmente a llenar los bolsillos de los fondos buitre.

 

En este juego, las conexiones políticas juegan un papel importante. Aunque Paul Singer haya sido por muchos años el mayor donante a las campañas del Partido Republicano, no deja nada al azar: cuando las encuestas reflejaron un cambio político durante la presidencia de George W. Bush, designó a demócratas para dirigir el grupo de trabajo creado para hacer lobby en contra de Argentina.

 

La American Task Force Argentina (ATFA) tiene la misión de descalificar, intimidar y desacreditar al gobierno argentino, que ha declarado que no va a ceder frente a los fondos buitre. Para transmitir su mensaje se olvidan, convenientemente, de informar que el lobby es financiado por un fondo buitre. En el pasado, los lobbistas de ATFA recorrieron los pasillos del Congreso pretendiendo representar a docentes norteamericanos que habían invertido en bonos argentinos. Cuando la mentira se hizo insostenible, cambiaron de argumento: ahora pretenden ejercer presión en nombre de los contribuyentes estadounidenses. La cruda verdad es que NML tiene su sede en las Islas Caimán para evitar el pago de impuestos en los EE.UU.

 

Después del default de 2001, en medio de una crisis que amenazaba la continuidad misma de la Nación Argentina, en 2005 y 2010 Argentina diseñó y llevó a cabo una reestructuración completa de su deuda, que fue aceptada por más del 92 por ciento de los acreedores.

 

Nuestro mensaje es claro: vamos a pagar a la inmensa mayoría de los tenedores de bonos, que han acordado un canje de deuda que ha contribuido a la recuperación de Argentina, y quienes también han recibido una retribución justa por esas inversiones. Vale la pena subrayar que los intereses de los bonos reestructurados estaban ligados a la evolución del PIB argentino, que después de un crecimiento promedio del 8 por ciento anual desde 2003, se tradujo en una ganancia significativa para los tenedores de bonos que se sumaron al intercambio.

 

Sin embargo, no vamos a premiar a los usureros que compraron bonos en default por centavos y se han negado a un acuerdo que les habría representado un claro beneficio, pidiendo mucho más, incluso varias veces la cantidad que gastaron.

 

Si Argentina les gana a Paul Singer y a otros, la consecuencia podría ser un mundo en el que las acciones de los fondos buitre contra los países en desarrollo sean cosa del pasado. Un mundo libre de estos carroñeros beneficiaría no sólo a la Argentina, sino también a otras naciones pobres de Africa y América latina. Alentamos a todas las naciones y organizaciones de buena voluntad a que nos ayuden a deshacernos de ellos.


Por Héctor Timerman, Ministro de Relaciones Exteriores. Publicado en The Huffington.

Publicado enInternacional