Falso que el gasto social del Estado sea la razón del déficit, señala economista francés

Burdeos, 8 de abril. Jean-Marie Harribey es profesor de economía en la Universidad de Burdeos 4. Fue presidente de la asociación ATTAC (por la tasación de las transacciones financieras) y sigue siendo miembro de su comité científico. Es parte del grupo Economistas aterrados, creado en septiembre del 2010, y activista del Comité para una auditoria ciudadana de la deuda pública.
 

–¿Nos podría explicar lo que se puede esperar de la creación de un comité para una auditoría ciudadana de la deuda pública?
 

–Primero, quiero explicar lo que es la deuda pública. Es la deuda que contrae el Estado para pagar el déficit anual entre sus recetas y los gastos necesarios para pagar lo que es salud, educación, etcétera.
 

“En Europa, gobiernos, periodistas económicos y medios de comunicación dominantes nos dicen a diario que el Estado paga y gasta demasiado, y que esos gastos suben constantemente y de manera incontrolada. Es totalmente falso. En los últimos 20 años, es decir antes del inicio de la crisis de 2007-2008, el porcentaje del gasto público, no sólo del Estado, sino también de las regiones y departamentos, ha sido muy estable, alrededor del 51 por ciento del PIB. Con la crisis, porque ha sido necesario salvar el sistema bancario y ayudar al sector industrial en recesión, hubo un ligero aumento de uno por ciento.
 

“Si los déficit provocan el endeudamiento es porque las recetas públicas disminuyen. Se ha bajado el impuesto sobre la renta y sobre los beneficios de las empresas. Se ha organizado sistemáticamente una serie de exenciones fiscales y de cotizaciones sociales a los ricos, un regalo de entre 70 y 140 mil millones de euros cada año. Y 140 mil millones de euros es el equivalente del déficit anual francés. Afirmar que el déficit se debe a que el Estado es demasiado social y gasta demasiado para sus escuelas, la salud de la población o las familias es únicamente propaganda ideológica para ocultar el objetivo final de las políticas neoliberales, que consiste en limitar cada vez más el perímetro de la esfera no mercantil, educación, salud, jubilaciones…
 

“Existe en Europa una tremenda campaña ideológica sobre el tema del endeudamiento. Más aún, desde que los tratados europeos han exigido que el Banco Central Europeo quede independiente de los poderes políticos; no puede prestar directamente a los estados en déficit. Y los estados se ven obligados a dirigirse a los mercados financieros, que van aumentando las tasas de interés mientras el endeudamiento aumenta por el riesgo de no pago, que también aumenta. Así es como crece el déficit del Estado. Así es como aumenta la deuda pública en los últimos años. Lo que es cierto para Francia es cierto para los otros países de Europa, con casos donde la crisis es más exacerbada, como en Grecia, Portugal o España. Para esos países, las políticas impuestas no pueden sino agravar su situación en los próximos meses.
 

“Por todas esas razones, la asociación Attac, con otras organizaciones y sindicatos, ha lanzado la idea de hacer una “auditoría ciudadana de la deuda pública” para que sea llevado al conocimiento de los franceses y al debate el carácter fundamentalmente ilegítimo de una parte de esa deuda”.
 

–Hace año y medio se dio a conocer un Manifiesto de los economistas aterrados. Nos podría platicar sobre esa iniciativa?
 

–En el otoño de 2010 un grupo de economistas comprometidos, aterrados por el discurso dominante en materia económica, publicó ese manifiesto. El discurso dominante afirma que sólo el mercado es capaz de regular las sociedades y que, dentro de los mercados, el financiero es el más eficiente, capaz de repartir en el mundo entero los capitales financieros, sin ninguna barrera, para el bienestar de la humanidad sin ningún riesgo de crisis.


“Sabemos bien que los últimos 25 años han sido marcados por una serie de crisis ininterrumpidas: burbuja financiera, especulación, estallido de las burbujas, nacimiento de otras burbujas (nuevos valores tecnológicos, Internet, inmobiliaria, materias primas, petróleo…). La especulación se focaliza sobre cierto sector, en valores-refugio que inmediatamente se convierten en valores especulativos. Cuando la crisis inmobiliaria en Estados Unidos, los grandes fondos de inversión se desplazaron inmediatamente hacia otros soportes para asegurar su dinero y las materias primas alimentarias fueron el blanco de la especulación. Igual que en el segundo semestre de 2008, cuando el precio de trigo, maíz y arroz se triplicó o más en unas semanas, provocando grandes daños a los países del sur.
 

“El Manifiesto de los economistas aterrados se ha vendido a decenas de miles de ejemplares. Lo han firmado 3 mil investigadores y académicos que quieren regresar a un pluralismo totalmente desaparecido de la universidad francesa, donde sólo las teorías llamadas neoclásicas tenían derecho de expresarse. Marx y Keynes desaparecidos, la ley del mercado debía imponerse en todos lados.
 

“Acabamos de publicar otro libro, Cambiar la economía, para someter al debate público temas que nos parecen importantes en la campaña electoral actual, porque lo que queremos es ser partícipes de los cambios.
 

–Precisamente, ¿nos podría explicar si hay diferencias importantes en el programa económico entre los dos principales candidatos de izquierda, el del partido socialista y el del frente de izquierda?
 

–Las diferencias entre los dos candidatos de izquierda no son mínimas, pero no son importantes como las que puede haber entre derecha e izquierda. Los sociólogos Monique Pincon-Charlot y Michel Pincon han escrito un libro magnífico, El presidente de lo ricos, donde explican el rechazo masivo a las políticas que enriquecen a los ricos y empobrecen a los pobres.
 

“Sobre Europa, sobre las políticas de austeridad, sobre la transición ecológica hay diferencias entre las izquierdas. El partido socialista no logra reconocer públicamente que fue el principal artífice de las políticas neoliberales cuando estuvo en el poder. Tampoco ha podido tomar una postura de oposición en cuanto a los tratados europeos, al pacto europeo de estabilidad o al pacto financiero que se está preparando.
 

“La reforma fiscal va a ser fundamental en el inicio del mandato del próximo presidente, ya que el endeudamiento del Estado y las regiones tiene sus orígenes en los regalos fiscales hechos a las categorías sociales más ricas y grandes industrias. La propuesta de Francois Hollande, de aplicar una tasa de imposición arriba de 75 por ciento, sería una medida esperanzadora. Pero no será suficiente si la reforma fiscal no es global.
 

“El resultado de la primera vuelta de la elección presidencial del 22 de abril permitirá quizás abrir puentes entre las izquierdas. El éxito de un polo de oposición radical en contra de las políticas neoliberales me parece, como ciudadano, muy importante para que el cambio, si se da, sea un cambio verdadero”.
 

Publicado enInternacional
Domingo, 08 Abril 2012 07:22

Mirada estrábica

Mirada estrábica

Brasil anunció un plan de estímulo económico de amplio espectro para defender su producción del impacto negativo de las guerras de monedas, declarada en forma abierta por Estados Unidos y la Unión Europea, y comercial, iniciada en forma solapada por esas mismas potencias en crisis. Para la primera diseñó un programa de mejora de la competitividad del tipo de cambio mediante una devaluación fiscal, con reducción de impuestos y contribuciones patronales y aumento de la oferta de créditos a tasas subsidiadas. En el segundo frente dispuso la suba de aranceles de importación a decenas de productos, la reducción de impuestos a las exportaciones y un plan de compras gubernamentales que favorecerá la adquisición de bienes nacionales hasta 25 por ciento más caros que los importados. Además, redefinió el deficitario acuerdo automotor con México. Todo integra un megapaquete económico que se define en una única palabra: proteccionista.
 

El plan brasileño ha sido analizado a nivel local como uno de desarrollo industrial, mostrando el liderazgo de Dilma Rousseff para defender la producción de su país. Observación precisa sobre la orientación de la iniciativa, pero ocultando uno de los aspectos más sustanciales de ese programa: la suba de aranceles de importación, entre otras medidas en ese mismo sentido. Del plan de estímulo, éste es el costado proteccionista en el comercio exterior. Esa omisión se explica porque actúan dos factores. Primero, cualquier movida económica brasileña aquí se la atribuyen al fruto de su dinamismo y su carácter de potencia económica, aunque en realidad este último paquete es porque su estrategia económica mantiene rasgos ortodoxos en la política monetaria con el esquema Metas de Inflación, que mantiene tasas de interés elevadas y un tipo de cambio muy apreciado, lo que le permite al mundo de las finanzas contabilizar fabulosas ganancias especulativas. Segundo, porque se está desa-rrollando un show de la exageración sobre inconvenientes para el ingreso de mercadería, desde medicamentos oncológicos, libros, salmón rosado, planchas o tornillos.
 

En forma esquemática, lo que hace Brasil es una política de industrialización con protección que merece elogio; aquí, en cambio, es cepo, trabas o cerrojo a las importaciones y problemas para las industrias. No deja de ser llamativa esa mirada estrábica.
 

Un principio básico para analizar hechos de la esfera de la economía o del área social es que éstos no se pueden explicar por la experiencia de un caso, de un individuo aislado o de escasa relevancia en la contexto general. La frase “mientras haya un pobre seguirá habiendo injusticia” impacta en términos de sensibilizar auditorios, pero poco significativa para evaluar la orientación de una política social. Lo mismo corresponde cuando se evalúa el proceso de administración de comercio exterior, que comenzó a fines de 2008 con el estallido de la crisis internacional y se intensificó el año pasado cuando quedó en evidencia que las potencias están profundizado sus problemas con medidas ortodoxas y quieren transferir parte de los costos generados a los países emergentes de economías pujantes.
 

Brasil denunció el Acuerdo de Complementación Económico 55 de la industria automotriz con México, amparado bajo las reglas del Mercosur y que exime de tarifas arancelarias. La balanza comercial sectorial del año pasado fue favorable a México cuando antes había sido superavitaria para Brasil. Según datos oficiales brasileños, las importaciones de autos desde México aumentaron el año pasado un 40 por ciento, la misma proporción en que cayeron las exportaciones de vehículos hacia ese país, lo cual generó un déficit de casi 1700 millones de dólares en el intercambio en ese sector. El gobierno brasileño se puso firme y definió entonces cuotas de exportación de automóviles para México. Argentina suscribió ese mismo acuerdo y plantea lo mismo que Brasil, en una situación más inquietante porque el déficit sectorial con México alcanzó los 1000 millones de dólares, siendo una economía 3,5 veces menor que la brasileña. La reacción mexicana fue diferente, como también la repercusión local de la medida dispuesta por Brasil y el pedido argentino de renegociar del mismo modo el acuerdo. México propuso no firmar la nota de queja impulsada por Estados Unidos en la Organización Mundial de Comercio a cambio de mantener las condiciones del comercio automotor. Argentina rechazó ese ofrecimiento, entonces México acompañó la estrategia de presión de las potencias en la OMC.
 

Durante muchos años la tríada FMI-Banco Mundial-Banca acreedora intervenía en la región para afectar los procesos económicos y condicionar la orientación de las políticas. Con la pérdida de influencia del FMI & cía., y también de autoridad por los descalabros provocados por sus acciones y recomendaciones, los países latinoamericanos pudieron ampliar sus estrechos márgenes de autonomía. Esa estructura financiera multilateral está en crisis pero en el frente del comercio internacional mantiene como organismo de presión sobre los países en desarrollo a la OMC, más ahora cuando las economías centrales están en recesión y las emergentes registran fuertes crecimientos.
 

La presentación cuestionando la política argentina ante el Comité de Mercancías de la OMC fue rubricada por 14 miembros de esa organización: Australia, Corea, Estados Unidos, Israel, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, México, Panamá, Suiza, Tailandia, Taiwan, Turquía y la Unión Europea. No hubo denuncias concretas, sino que plantearon una queja por mayores dificultades para ingresar productos al mercado argentino por las licencias no automáticas. En la nota, dicen textual: “No estamos informados de ninguna directiva o resolución oficial que establezca este balance comercial (la norma informal 1 a 1) o requerimiento de inversión, sin embargo funcionarios del gobierno argentino de alto nivel han sido citados en la prensa argentina diciendo claramente que el propósito es la mejora del balance comercial a través de las importaciones y promoción de las exportaciones”.
 

Esa declaración buscó generar un hecho político para cuestionar la política de administración del comercio exterior, al tiempo de ejercer presión para revisarla. Como parte de la estrategia tradicional de ese tipo de organismos multilaterales dominados por las potencias centrales se buscó un caso testigo, ejemplificador, para que otros países emergentes acoten sus políticas proteccionistas. Como el FMI no es el paladín del desarrollo económico, la OMC tampoco lo es del libre comercio. Es una organización que se forma en 1994, cuando sobresalía el neoliberalismo, y empieza a funcionar en 1995, heredera del GATT (General Agreement on Tariffs and Trade, Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio) que nace con la posguerra junto al FMI y Banco Mundial. La OMC es una organización que busca establecer normas de administración del comercio internacional, a favor de los países desarrollados, cristalizando los desequilibrios y asimetrías vigentes en el comercio internacional.
 

En esa misma sesión del Comité de Mercancías de la OMC que se planteó la queja contra Argentina hubo otras que se pueden leer en el portal de esa organización. Involucran a Estados Unidos contra Ecuador, a Corea contra Taiwan, a la Unión Europea contra Ucrania y a Australia cuestionando a Brasil. El gobierno de Rousseff fue advertido por su política impositiva en el sector automotor, que favorece la producción local y, por lo tanto, desalienta la importación. El reclamo australiano fue acompañado por Corea, la Unión Europea, Canadá, Estados Unidos, Japón, Hong Kong y China. Brasil la desestimó con la frase de compromiso que continuará el tema en conversaciones bilaterales.
 

Otro caso de mirada estrábica.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Bloqueo EEUU confiscó a Cuba 245 millones de dólares en el 2011

Un reporte anual del Departamento del Tesoro al Congreso de EE.UU sobre los activos confiscados a los estados y organizaciones calificadas por Washington como “terroristas”, revela que ese país congeló a Cuba 245 millones de dólares durante el 2011.

 
La cifra constituye el 61 por ciento del monto total bloqueado por Washington bajo ese concepto. El documento de 30 páginas señala también que las autoridades estadounidenses mantienen bloqueadas 6 propiedades en Nueva York y Washington perteneciente al Estado Cubano.

 
EE.UU había confiscado a Cuba 223.7 millones de dólares en el 2009 y 248.1 millones en el 2010.

 
Numerosas personalidades en EE.UU, incluyendo su ex representante ante la OTAN, han criticado la inclusión de Cuba en la llamada lista negra de Estados terrorista de Washington.

 
La comunidad internacional ha condenado durante 20 años consecutivos en las Naciones Unidas el bloqueo económico, comercial y financiero de EE.UU contra Cuba.


 8 Abril 2012

Publicado enInternacional
Los gerentes de los fondos de inversión de EU pueden comprar cualquier cosa, excepto respeto

Alec MacGillis, editor sénior de The New Republic, publica un artículo fantástico en la última edición sobre cómo el amor de los gerentes de los fondos de inversión por el presidente Barack Obama se ha convertido en un odio ciego y feroz. Su principal argumento es que sienten que les han faltado el respeto: “No fue cualquiera quien los criticó; fue el presidente de Estados Unidos, señala Eugene Fama, un legendario profesor de Finanzas de la Universidad de Chicago... Muchos (gerentes de fondos de inversiones) empezaron siendo pobres, e hicieron una enorme cantidad de dinero y, de paso, crearon miles y miles de empleos. Están acostumbrados a ser el sueño americano y, ahora, tenemos a un presidente que los mira con desprecio como si fueran los malos. Pese a todas las bravatas y desparpajo que acontecen en su mundo, parecería que los gerentes están extrañamente inseguros con respecto a su propósito”.
 

Y continuó: “Durante años, ‘la mayoría de la gente del sector de servicios financieros fue vista con enorme y descomunal respeto y adulación’, dice Daley (Bill Daley, ex jefe de Estado Mayor de Obama)... Barney Frank, ex presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, fue más mordaz: ‘No sólo quieren que representemos sus intereses, quieren que les digamos que lo que hacen es muy bueno. Quieren ser honrados por lo que hacen por la sociedad. Y Obama ha herido sus sentimientos. Elevar sus impuestos no sólo es un golpe para sus ingresos. Es un golpe para su ingreso síquico, una falla para reconocer el enorme bien que hacen por el mundo’”.
 

Esto me parece completamente correcto. Cuando ganas mil millones de dólares por año, puedes comprar lo que quieras, lo que significa que los bienes y servicios casi no generan utilidad marginal. Lo que anhelas, entonces, es lo que el dinero no puede comprar: respeto. De hecho, lo he visto en acción en reuniones en las que se mezclan profesores y los grandes magnates financieros. Podría pensarse que la gente millonaria es segura; al contrario, son inseguros, porque quieren que se respete su intelecto. Y me consta que a algunos de los primeros partidarios millonarios de Obama en parte los motivaba el atractivo de estar en el círculo interno de una forma que no podía ofrecer Hillary Clinton, con su largo historial y conexiones.
 

Y ahora Obama dice lo que diría cualquiera que esté prestando atención: que esta gente con mucho dinero se lo ganaba, en cierto grado, en formas socialmente destructivas. Y así que se vuelven locos, precisamente porque en sus adentros saben que tiene razón.
 

Y dado que en la política el dinero habla, esta mezquindad, esta muestra de ego y vanidad lastimada, podrían tener desastrosas consecuencias.
 

Cuidado con el círculo vicioso

Uno de los argumentos clave pronunciados por los proponentes de la austeridad fiscal, aun en una economía profundamente deprimida, ha involucrado cierto tipo de versión macroeconómica de la Prueba de Pascal. Sí, admiten los de mente más abierta, el costo del crédito es muy bajo en Estados Unidos y Gran Bretaña. Sí, la aritmética sugiere que recortar el gasto ahora no ayudará mucho a mejorar las perspectivas fiscales de largo plazo. Pero nunca se sabe: tal vez el último billón de dólares de gasto sea el causante de una repentina pérdida de confianza del mercado, convirtiéndolo en Greeeciiiaaa (se escuchan ruidos siniestros).
Dejemos de lado las enormes diferencias entre los países que tienen sus propias monedas (y deuda denominada en éstas) y los que no. En cambio, permítame señalar que hay otros riesgos. Específicamente, si dejar que una economía siga estando persistentemente deprimida reduce las perspectivas de crecimiento de largo plazo –y hay muy buena evidencia de ese efecto–, entonces la austeridad en una economía abatida tiene enormes costos e, incluso, podría llevar a un círculo vicioso en que el achicamiento del potencial lleva a aún más austeridad y así sucesivamente.
 

Efectivamente, tal vez eso esté pasando en este momento en el gobierno del primer ministro, David Cameron. Entonces, ¿los defensores de la austeridad admitirán que podrían estar cometiendo un terrible error; que lejos de proteger el futuro podrían estar destruyéndolo?
 

“Chutzpah” macroeconómico

“Chutzpah”, de acuerdo con la antigua definición, es cuando asesinas a tus padres y después pides piedad porque te quedaste huérfano. Me encontré pensando en esa definición mientras leía la descripción de Justin Fox de las declaraciones recientes de Jean-Claude Trichet. “Jean-Claude Trichet, a pocos meses de jubilarse, no se arrepiente de nada en sus ocho años como presidente del Banco Central Europeo”, escribió Fox, director editorial del Harvard Business Review Group, en un artículo de HBR.org. “Al menos, es lo que dijo el jueves por la noche en la Escuela Kennedy de Harvard cuando un estudiante se lo preguntó a quemarropa. ‘No me arrepiento de nada’, fue la respuesta. Pero al escuchar toda su charla... quedó claro que Trichet sí se arrepintió de algo en los últimos años. Lamenta que los economistas no lo hayan aconsejado mejor”, indicó.
 

Trichet se queja de lo que, dice, fue una falla de la macroeconomía para generar directrices útiles en la crisis. En general, simpatizo con esa visión. Mucha de la macroeconomía moderna no sólo resultó inútil sino más bien dañina, porque socavó el consenso macroeconómico operable que teníamos; consenso que pudo y debió haber llevado a una mejor respuesta.
 

¿Pero viniendo de Trichet? Después de todo, durante la crisis se caracterizó por su disposición, incluso compulsión, a echar por la ventana las cosas que de hecho sabemos. Desechó todo lo que sabemos de la demanda agregada a favor de la fundamentalmente inverosímil (y ahora fallida) doctrina de austeridad expansiva. Y, ahora, habiendo rechazado e ignorado voluntariamente lo que decía la macroeconomía, se queja de que la macroeconomía no ofrece suficientes guías útiles de política. Increíble.
 

Por Paul Krugman, Premio Nobel de Economía 2008

 

Publicado enInternacional
Sábado, 07 Abril 2012 08:23

El trabajo medio lleno en Estados Unidos

El trabajo medio lleno en Estados Unidos

La tasa de desempleo de Estados Unidos cayó en marzo al 8,2 por ciento, la cifra más baja desde enero de 2009, informó ayer la Oficina de Estadísticas del Departamento de Trabajo, pero el presidente Barack Obama opinó que las cifras están aún lejos de ser satisfactorias.
 

La buena noticia se vio sin embargo atemperada por la cifra de creación de nuevos empleos, que fue considerada decepcionante ya que, con 120.000, está a menos de la mitad del ritmo de los últimos tres meses, cuando la media fue de 246.000 puestos de trabajo creados.
 

De hecho en febrero, según las cifras ahora revisadas al alza, se generaron 240.000 empleos. En total, se contabilizaron en marzo 12,7 millones de desempleados, una cifra prácticamente invariable a la de febrero, cuando la tasa de desempleo se situó en el 8,3 por ciento. Con todo, el dato de un desempleo que continúa bajando, aunque sea a un ritmo lento, constituye una buena noticia para las aspiraciones a la reelección del presidente estadounidense, Barack Obama, que sabe que la situación de la economía será su principal campo de batalla de cara a los comicios de noviembre. Así lo recordó el propio presidente Obama.
 

“Saludamos las noticias de hoy de que las empresas han creado 120.000 empleos más y que el desempleo ha bajado”, dijo Obama ante un nutrido grupo de mujeres reunidas hoy en la Casa Blanca para celebrar, precisamente, un foro sobre Mujeres y la Economía. Aun así, admitió que todavía las cifras están lejos de poder ser consideradas satisfactorias. “Nuestra economía ha creado más de cuatro millones de trabajos, pero está claro para todos los estadounidenses que todavía habrá altibajos en el camino y que tenemos mucho más por hacer, incluido atender desafíos que atañen específicamente a las mujeres”, agregó. “Ahora mismo, no hay nada más importante que restaurar la seguridad económica para todas nuestras familias”, subrayó Obama.
 

Sobre los datos también se pronunció, como cada mes, el presidente del Consejo de Asesores Económicos de Obama, Alan Krueger. “Hay más trabajo por hacer, pero las cifras de desempleo de hoy proporcionan nuevas pruebas de que la economía continúa recuperándose de la peor recesión desde la Gran Depresión”, comentó Krueger. El economista recordó que si bien el ritmo de creación de empleo se ralentizó en febrero, mirando en perspectiva, la curva siguió siendo ascendente. “La economía ha añadido puestos de trabajo en el sector privado durante 25 meses seguidos, hasta un total de 4,1 millones de empleos”, analizó.
 

El que será con más probabilidad su rival republicano ante las urnas, Mitt Romney, había acusado esta misma semana a Obama de haber contribuido a la ruina económica del país con sus políticas. Coincidiendo con el candidato republicano, algunos expertos señalaron que las cifras que se conocieron ayer no reflejan necesariamente más empleo, sino menos personas buscando trabajo.
 

El Departamento de Trabajo de la mayor economía del mundo informó que el empleo aumentó en el sector manufacturero, los servicios de alimentación y bebidas y los servicios sanitarios, pero bajó en el comercio minorista y se mantuvo en grandes industrias como la minería, la construcción, las ventas al por mayor y el transporte, así como en el sector público.
 

Pese a la mejora, los economistas cercanos al Partido Republicano dijeron que esperaban que en marzo la economía generara más de 240.000 empleos, para que se consolidara la tendencia al alza de los últimos meses.
 

“Se esperaba que marzo trajera otro buen informe sobre empleo y fracasó estrepitosamente. Incluso una tasa baja de desempleo contiene malas noticias”, señaló Nigel Gault, jefe de economistas de la consultora IHS Global en un comunicado. “La ganancia neta de empleo no refleja más empleo, sino menos personas buscando trabajo y la cifra de marzo ha acabado con el aumento de más de 200.000 empleos de los meses precedentes”, opinó.
 

En tanto, el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Eric Cantor, consideró que el nivel de crecimiento “no es suficiente para los millones de estadounidenses que siguen sin trabajo o las familias que se enfrentan a los altos precios de la gasolina y la incertidumbre de una economía rezagada”.
 

Sin embargo, para la secretaria Trabajo, Hilda Solís, los datos son un reflejo de una recuperación de la economía. “Algunos meses estamos viendo enormes aumentos de empleos, mientras que otros meses estamos viendo un crecimiento más modesto. Pero la línea de tendencia es clara: nuestra economía está creciendo, y nuestra recuperación es duradera”, aseguró Solís en un comunicado.
 

El director ejecutivo de Alliance for American Manufacturing (AAM) Scott Paul afirmó que la manufactura está teniendo un papel fundamental en el impulso de la recuperación económica. “Invertir en este sector traerá más y mejores empleos”, señaló.
 

El desempleo continuó siendo más alto en el caso de las minorías, con un 14 por ciento entre los afroamericanos y un 10,3 por ciento entre los hispanos, frente al 7,3 por ciento entre los blancos. La cifra de desempleados de largo plazo, aquellos que llevan más de 27 semanas buscando trabajo, se mantuvo en 5,5 millones, que representan el 42,5 por ciento del total de los desempleados, que se sitúa en 12,7 millones.
 

Publicado enInternacional
Lagarde advierte de que Grecia aún puede quebrar y verse fuera de la UE

La directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, teme aún que Grecia caiga en bancarrota, que no ha logrado evitar por completo a pesar de las medidas de austeridad aprobadas por el Gobierno heleno. Así lo ha afirmado en una entrevista concedida a la cadena norteamericana CBS que se emitirá este domingo, en la que no descarta que Grecia vaya a quebrar, ni que, como consecuencia, se vea forzada a salir del euro y de la Unión Europea (UE).

 
Estas declaraciones suponen la última voz de alarma sobre la coyuntura en la que se puede sumir Grecia tras las elecciones anticipadas que se celebrarán el 6 de mayo, ya que un cambio de las fuerzas políticas que integren el Gobierno podría poner en peligro las condiciones bajo las que Atenas aceptó el segundo rescate financiero.

 
No pasó más de una semana desde que se aprobara el segundo paquete de rescate a Grecia cuando el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, dejó entrever que Atenas podría verse obligado a acogerse a un tercer rescate debido al estado de sus finanzas públicas. Desde entonces, diversos dirigentes europeos también se han pronunciado en este sentido y hasta el primer ministro, Lucas Papademos, no ha rehusado dicha posibilidad.

 
Mucho más crítico se muestra el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schauble, que, en una entrevista con la misma cadena, recrimina a Grecia que, a modo de "chivo expiatorio", achaque a Berlín la situación en la que se encuentra ahora.
 

"Cuando naciones enteras viven más allá de sus posibilidades y después son obligadas a adoptar medidas de austeridad, es lógico que culpen a otros", ironiza Schuble. "Es normal que esas personas que sufren por los errores que ellos mismos han cometido, traten de culpar a otros", apostilla.
 

En esta misma línea, el titular de Finanzas germano apunta que Alemania "no quiere ocupar a nadie", en alusión a las más fervientes críticas escuchadas en el Parlamento heleno contra el Gobierno alemán. "Alemania tuvo esas mismas ambiciones en el pasado y fracasó. Sin embargo, a día de hoy, no las tiene", apostilla Schuble.
 

EP washington 7 ABR 2012 - 11:22 CET
 


 

Publicado enInternacional
Grecia: disturbios contra gobierno y banqueros tras el suicidio de un jubilado

Atenas, 5 de abril. El suicidio de un jubilado griego ocurrido el miércoles se convirtió en símbolo de los costos sociales de la austeridad y fue reprochado por los detractores de los recortes presupuestarios impuestos por los prestamistas internacionales del país.
 

El farmacéutico jubilado Dimitris Christoulas, de 77 años, se disparó un tiro en la cabeza el miércoles en las afueras del Parlamento en Atenas, después de gritar consignas contra los recortes a salarios y pensiones y criticar el alza de impuestos. El hombre aseguró que los problemas financieros lo habían puesto en una situación extrema. En una nota de despedida, afirmó que “prefería morir a tener que rebuscar comida en la basura”.
 

El carácter público y simbólico del suicidio rápidamente desencadenó un torrente de apoyo. Cientos de personas se congregaron desde la noche del miércoles en la céntrica plaza de Syntagma, donde se quitó la vida el hombre, y lugar que ha sido desde hace dos años el principal punto de encuentro de multitudinarias protestas en rechazo a las medidas de austeridad impuestas por el gobierno griego, a cambio de dos rescates internacionales, con el fin de evitar la suspensión de pagos del país más endeudado de la eurozona y que ha desencadenado una crisis de deuda en toda la región.
 

El suicidio del hombre desató violentes disturbios en la noche del miércoles y la madrugada de este jueves, principalmente en la plaza Syntagma.
 

La policía antidisturbios disparó gases lacrimógenos contra unos mil 500 manifestantes para vaciar la plaza, cuando un grupo de unas 50 personas lanzaba piedras y bombas molotov contra los uniformados frente al edificio del Parlamento.
 

En los enfrentamientos al menos dos periodistas fueron apartados violentamente por la policía, la cual reportó que una decena de asistentes fueron detenidos y unas 20 personas resultaron heridas y fueron hospitalizadas.
 

Al continuar este jueves las manifestaciones, los inconformes crearon un altar improvisado con velas, flores y notas escritas a mano en protesta por la crisis. El movimiento de los “indignados” dijo que celebraría un segundo día de protesta, y convocó un acto en la ciudad de Tesalónica, en el norte del país.
 

El anciano que se suicidó bajo un árbol en la plaza Syntagma el miércoles por la mañana, a unos cien metros del Parlamento, señaló que los recortes de austeridad aprobados por el gobierno habían “aniquilado” su pensión y lo habían dejado en la pobreza.
 

La televisión privada Skai señaló que el hombre dejó una nota en su bolsillo, la que atribuía su decisión de quitarse a la vida a la crisis de deuda, alegando que no quería ser un lastre económico para sus hijos.
 

También comparó al actual régimen con el que fue impuesto por los ocupantes nazis en 1941. El gobierno griego está implementando un reajuste económico impopular a cambio de los préstamos de la Unión Europea (UE) y el FMI.
 

“El gobierno de ocupación literalmente ha aniquilado mi capacidad para sobrevivir con una pensión decente para la que he pagado durante 35 años”, indicó el jubilado en un extracto publicado en la prensa griega.
 

“No encuentro otra solución para un final digno, y no quiero tener que buscar en la basura para alimentarme”, escribió, presuntamente con tinta roja, según información difundida por la prensa.
 

El diario conservador Eleftheros Typos calificó a la víctima de “mártir de Grecia” y aseguró que su acto está lleno de “un profundo simbolismo político” que podría “conmocionar a la sociedad griega y al mundo político y despertar su conciencia”, antes de las elecciones parlamentarias del próximo mes.


La ira por el suicidio se dirige sobre todo a los políticos, pero también a las duras medidas de austeridad prescritas por la UE y el FMI a cambio de conceder los fondos del rescate para sacar al país de su peor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial.
 

Los ingresos de los griegos han caído en los últimos tres años 20 por ciento, mientras cientos de miles han perdido su trabajo.
 

El desempleo llega a un récord de 21 por ciento, supera el millón de personas, duplica el nivel promedio de la eurozona (de 10.2), y entre los jóvenes alcanza 50 por ciento.
 

Desde el comienzo de la aplicación de planes restrictivos en 2010, las pensiones se han recortado en alrededor de 15 por ciento; ahora los jubilados deben vivir con unos 500 euros. A eso se suma el aumento de los precios en un promedio de 10 por ciento, así como un incremento generalizado de impuestos.
 

Además el número de personas sin casa aumentó 25 por ciento, de acuerdo con un cable de Notimex, el cual señaló que poco más de la cuarta parte de la población enfrenta riesgo de pobreza o exclusión social.
 

En Grecia, los suicidios han aumentado en casi 20 por ciento en los últimos dos años, presuntamente como resultado de los duros recortes que incrementaron el desempleo y la recesión económica. Los siquiatras calculan que desde el inicio de la crisis en 2009 se han quitado la vida unas mil 500 personas.
 

En los tres primeros meses de 2012 la cifra de suicidios es de 149, publicó el diario Ekathimerini en su versión electrónica.

“Es horrible. No deberíamos haber llegado a este punto. Los políticos en el Parlamento que nos han traído hasta aquí deberían ser castigados por esto”, expresó Anastassia Karanika, una jubilada de 60 años.
 

En la semana ha habido cuatro intentos de suicidio por problemas económicos, según la policía. En uno de los casos, el dueño de un café en el centro del país, de 35 años, fue hospitalizado después de intentar matarse tomando pesticida, porque temía que su negocio acabara en manos del banco si no podía pagar la hipoteca.
 

El primer ministro griego, Lucas Papademos, y los líderes de los principales partidos que respaldan el gobierno de coalición lamentaron el incidente, pero destacaron que no debía convertirse en un debate nacional. “En estas horas difíciles para nuestra sociedad, todos, el Estado y los ciudadanos, tenemos que apoyar a nuestros compatriotas desesperados”, señaló.
 

“Las circunstancias exactas que llevaron a este hombre a poner fin a su vida no se conocen y creo que debemos permanecer calmados y mostrar respeto por los sucesos verdaderos”, apuntó el portavoz del gobierno, Pantelis Kapsis.
 

“Aquellos que deberían haberse suicidado hace mucho tiempo son los políticos que sabiéndolo decidieron llevar a este país y a su gente a este estado”, dijo el diputado conservador Panos Kammenos, que creó recientemente el partido antiausteridad Griegos Independientes.
 

En relación con el suicidio del jubilado, el portavoz del FMI, Gerry Rice, declaró en conferencia de prensa: “queremos decir que estamos profundamente entristecidos de saber de cualquier muerte en esas circunstancias, y simplemente expresar nuestro pésame”.
 

Publicado enInternacional
Viernes, 06 Abril 2012 06:47

Obesidad, regalo del TLCAN a México

Obesidad, regalo del TLCAN a México

Nueva York, 5 de abril. Estados Unidos exporta una epidemia de obesidad a México aplicando políticas comerciales y empresariales previstas en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que han transformado el sistema alimentario mexicano en reflejo de su vecino del norte, concluye una investigación divulgada hoy.
 

La investigación, publicada en el Journal of Occupational and Environmental Health (Revista de Salud Ocupacional y Ambiental), señala que el incremento de obesidad y sobrepeso en México –12 por ciento entre 2000 y 2006– coincide con la aplicación del tratado. Durante ese lapso se incrementó en el país el consumo de productos procesados, bebidas gaseosas y otros alimentos con altos niveles de grasa y azúcar, mientras cada vez más empresas estadunidenses aumentaron su presencia en toda la gama de producción y procesamiento, así como en restaurantes y en la venta de comida con la cual transformaron el “ambiente de alimento” y con ello provocaron un incremento en las tasas de obesidad.
 

“Mientras el panorama alimentario en México se asemeja al de Estados Unidos, con más refrescos, carnes procesadas y botanas con altos niveles de grasa y dulcificantes, no resulta sorpresivo que la lucha contra la obesidad en México y sus factores de riesgo –diabetes, derrames cerebrales y enfermedades cardiacas– también se haya americanizado”, comentó el doctor David Wallinga, uno de los responsables del análisis presentado hoy, y director del programa del Instituto de Políticas de Agricultura y Comercio (IATP, por sus siglas en inglés).
 

Karen Hansen-Kuhn, otra integrante del equipo y también encargada del programa de IATP, afirmó que es la primera vez que se evalúa el impacto del tratado comercial y de inversión sobre la salud pública. Subrayó que es necesario que en las negociaciones de tratados comerciales subsecuentes se consideren costos potenciales sobre la salud de cada país.
 

La investigación abarca los cambios en el “ambiente alimentario” generados por la creciente industrialización y globalización de la agricultura, en cuanto a producción, oferta y promoción de alimentos en el punto de venta.
 

La globalización de la agricultura ha tenido gran impacto en las dietas y la nutrición de las poblaciones, sobre todo en los países en desarrollo, donde la producción rural se ha visto afectada por la presencia creciente de empresas de alimentos y producción agraria trasnacionales. Eso implica nuevas pautas de consumo, la llamada “transición nutricional”, que se caracteriza “por una prevalencia de insumo calórico excesivo”.
 

En el caso de México, la investigación señala que el país ha enfrentado un incremento en la obesidad y el sobrepeso a lo largo del último cuarto de siglo, precisamente en el periodo en el que se ha aplicado el TLCAN.


En torno al tratado, aun antes de su puesta en marcha, México reformó leyes y aceptó anular protecciones para su sector agrario, y aceptó en el TLCAN el desmantelamiento de las barreras a importaciones de alimentos básicos y se abrió a la inversión extranjera toda la gama del sector de alimentos.
 

“Al cambiar de manera dramática el carácter de la agricultura mexicana, también cambiaron las pautas de consumo. Las dietas mexicanas giraron de alimentos básicos tradicionales hacia alimentos densos en energía y procesados y alimentos provenientes de animales, los cuales tienden a ser más altos en grasas y dulcificantes adicionales. De hecho, entre 1988 y 1999 –el periodo en que se negoció, firmó y se puso en marcha el TLCAN– la energía diaria promedio obtenida de grasas en México se incrementó de 23.5 por ciento a 30.3 (un aumento de 28.9 por ciento)”, según la investigación. A la vez, también se elevó 6.3 por ciento el insumo de carbohidratos refinadosy el consumo de refrescos también subió 37.2 por ciento.
 

Mientras México es cada vez más dependiente de Estados Unidos en alimentos básicos como maíz y soya –la exportación de maíz de EU a México se ha casi cuadruplicado desde la aprobación del TLCAN–, también se eleva el consumo de productos estadunidenses como azúcar y otros dulcificantes, carnes y alimentos procesados. Estados Unidos controla 98 por ciento del mercado de importaciones de productos “listos para comer” y otros procesados, o sea, el de botanas procesadas. Pero no es sólo comercio, sino también inversión lo que ha cambiado el mercado mexicano.
 

El informe registra los enormes incrementos en inversión directa estadunidense en el sector alimentario mexicano.
 

México es el tercer receptor de inversión directa estadunidense en las industrias de alimentos procesados y bebidas. La inversión también se manifiesta en el sector de “comida rápida”, en el que McDonald’s opera hoy más de 500 puntos de venta en 57 ciudades mexicanas, después de abrir su primer restaurante en 1985. México es el mercado regional más grande de Yum! Brand (dueña de KFC, Pizza Hut, Taco Bell y Long John Silver).
 

Otro sector significativo es el de venta de productos alimenticios, en el que el número de tiendas Wal-Mart creció de 114 a 561 entre 1993 y el 2001, y para 2005 Wal-Mart controlaba 20 por ciento del sector de menudeo de alimentos en México.
 

“México ha experimentado cambios significativos en su pauta de consumo de alimento a lo largo de las pasadas dos décadas, seguido por una creciente epidemia de obesidad tanto en menores de edad y como en adultos.
 

“Mexicanos, ricos y pobres, y de diversas regiones geográficas, consumen más grasas agregadas y azúcar, botanas procesadas, refrescos y productos lácteos y de carnes procesados. Su salud sufre en el proceso”, afirma el resumen de la investigación.
 

Publicado enInternacional

Después de varios días de largas negociaciones con los representantes sindicales y empresariales, además de los líderes políticos, el gobierno de Mario Monti concluyó el proyecto de ley sobre la reforma del mercado laboral que había anunciado, al parecer reconociendo el pedido de los sindicatos. El proyecto pasó ayer a manos del presidente de la República, Giorgio Napolitano, para luego llegar al Parlamento. Así lo informó el mismo Monti y la ministra de Trabajo, Elsa Fornero, en una larga rueda de prensa en la que explicaron los alcances de la nueva reforma. Pero, curiosamente, algunas modificaciones incorporadas en estos últimos días se agregaron con el solo consenso de los líderes de los partidos, con quienes Monti se reunió el martes hasta altas horas de la noche. Este hecho causó no poco malestar en los industriales, que habían pedido que el gobierno llamara nuevamente a empresarios y trabajadores para opinar sobre las modificaciones, antes de mandar el proyecto al Parlamento.
 

En efecto, la Confindustria, la principal organización empresarial, y la Asociación de Bancos Italianos (ABI), entre otros, en una declaración conjunta, se manifestaron preocupadas por las modificaciones, a las que consideran un “paso atrás”, no uno adelante, respecto de la modernización del mercado de trabajo y la competitividad de las empresas.
 

Aunque aparentemente las modificaciones respetarían el pedido de los sindicalistas, Susanna Camusso, la combativa secretaria general de la más importante central sindical italiana CGIL (ex comunista), dijo que no haría comentarios sin antes ver el texto, que sólo llegará a sus manos cuando el presidente Napolitano le dé el visto bueno. “De todas maneras, reitero, lo llamen como lo llamen, el despido ilegítimo debe ser sancionado con la reintegración al trabajo. Este punto no es negociable”, comentó. “Parece que el peligro de los despidos ilegítimos ha pasado”, comentó en cambio por su parte el secretario general de la central socialista UIL, Luigi Angeletti.
 

Entre los muchos aspectos que toca el proyecto, la reforma del artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores ha sido la que más controversia ha provocado, ya que es considerado por muchas empresas como un impedimento para nuevas asunciones y, por los trabajadores, como una garantía para no ser despedidos fácilmente. Según contó la ministra Fornero en la rueda de prensa, en el artículo 18 reformado están contemplados tres tipos de despido: objetivo (generalmente económico), disciplinario (por el comportamiento del trabajador) y discriminatorio (por ideas políticas, sexo, nacionalidad, religión, etc.) y en los tres casos será el juez quien podrá decidir si el despido ha sido injusto, en cuyo caso podrá establecer también que el trabajador sea reintegrado a su trabajo o que reciba una indemnización, que va de 12 a 24 meses de salario. “El artículo 18 fue una gran conquista de los años ’70 –dijo la ministra–, pero los tiempos han cambiado. Esta solución nos parece la más equilibrada.” Dijo además que habrá un proceso acelerado para las causas laborales, a diferencia de lo que ocurre ahora.
 

Con esta reforma, “los empresarios ya no tendrán más pretextos para decir que no pueden invertir en Italia”, subrayó Fornero, explicando también numerosos aspectos del proyecto de ley referidos al empleo de jóvenes y de mujeres y a mejoras en la productividad gracias a un ordenamiento de los contratos de trabajo a tiempo determinado y de los llamados “amortiguadores sociales”, entre ellos el seguro de desempleo, que se han hecho válidos, aun con restricciones, para todas las categorías de trabajadores.
 

Monti no descartó que, pese a haber llegado a un acuerdo en materia laboral con los partidos políticos, no se acaben los conflictos sociales. La CGIL había anunciado una serie de paros y de manifestaciones para este mes, que ahora deberá confirmar o anular.
 

Definido como un “acuerdo histórico” que relanzará el crecimiento económico (por Monti) y como “un paso adelante importantísimo” (por Pier Luigi Bersani, secretario del Partido Democrático), el optimismo de los dirigentes no podrá borrar algunos datos que caen como mazazos sobre el corazón de los italianos: en los últimos años, específicamente en 2008-2009, según datos del Banco Central de Italia, el rédito de las familias bajó un 4 por ciento, mientras la reducción del PIB fue del 6 por ciento. En ese período, al menos 480.000 familias italianas tuvieron que hacerse cargo de mantener un hijo que había perdido el trabajo en los doce meses precedentes. A esto se le agregan varios casos de suicidios de gente que no podía pagar sus cuentas. Ayer, entre muchos otros, un empresario en bancarrota se disparó un tiro en el pecho. Un día antes, una jubilada de 78 años se tiró desde la terraza de un edificio porque con una jubilación de 800 euros no podía vivir y le llegó la de marzo, con el ajuste jubilatorio, de 600 euros.
 

Publicado enInternacional
Miércoles, 04 Abril 2012 15:11

Esquivando el dólar

ALAI AMLATINA, 04/04/2012.-  El tema de la tasas de cambio entre monedas y de con cuales pagar el comercio internacional tiene absoluta vigencia. El 28 de marzo, terminó un Simposium en la OMC dedicado a eso. La semana pasada hubo en Nueva Delhi un cónclave de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) donde acordaron que el comercio entre ellos se haga en sus respectivas monedas. La presión de Estados Unidos para universalizar las sanciones unilaterales que aplica a Irán en los mercados financieros agudizó la necesidad de usar en comercio y en finanzas otras divisas.
 
El dólar fue durante seis décadas la moneda predominante en el comercio internacional. Eso dio grandes beneficios a los financistas de Wall Street, gran influencia al gobierno de Estados Unidos y permitió a los norteamericanos vivir con una balanza comercial crónicamente desfavorable. Aún hoy en día, a pesar de la crisis financiera originada en Wall Street y la creación de “facilitaciones cuantitativas” por más de un billón (trillion), el 60 por ciento de todas las reservas en divisas son en dólares. Pero hay grandes cambios en el horizonte.
 
La gran prensa suele inventar o ignorar según convenga a los dueños de Wall Street. Por eso casi no se habla sobre los acuerdos para dejar de usar el dólar en el comercio internacional.

Algunas naciones petroleras han comenzado a vender petróleo en otras divisas y a separase del petrodólar, como se llamó a la emisión de dólares inorgánicos para pagar el alza del petróleo que produjo el abandono definitivo del patrón oro por Estados Unidos, en 1973. Las grandes economías exportadoras y algunas instituciones internacionales, como la ONU, ya se han planteado la necesidad de una nueva moneda de reserva mundial.
 
La economía de EE.UU se deteriora desde hace décadas y el esfuerzo financiero por salvar a los bancos ha desviado y esterilizado en la bolsa los recursos que podrían haberla estimulado. El creciente desempleo, la des-industrialización norteamericana y una balanza comercial en déficit crónico recomiendan un alejamiento del dólar como moneda de reserva.
 
Mientras, China es acusada por EE UU y sus satélites de subvalorar su moneda – el Renminbi (RMB)- y piden que lo haga convertible. La paradoja es que China es el mayor cliente externo de bonos del tesoro norteamericano y el país que más pierde con la depreciación del dólar, por eso el porcentaje de dólares en sus reservas fue bajando de 74% a 54%. El dilema es que si el RMB se hace convertible- como pide EE UU- se acelera la caída del dólar. Si continúa el equilibrio, la economía China alcanzará a la de los EE.UU. para el año 2016, pero creciendo más. Cuando se eleve el nivel de vida chino, su economía será la más grande del mundo, para el 2020. Eso la induce a permitir gradualmente una mayor presencia del RMB como divisa.
 
Los síntomas
 
Desde el 2004, Rusia y China abogan por crear una nueva moneda mundial de reserva que remplace el dólar. En su comercio bilateral evitan el dólar y desde hace un año comercian sólo en sus propias monedas. China y Japón, la segunda y tercera economías de mundo llegaron hace poco a un acuerdo para comerciar en sus propias monedas. El BRICS (Brasil, Rusia, India, China, África del Sur) acaba de anunciar que impulsarán el comercio entre ellos y con sus propias monedas. El comercio entre BRICS es de $230 millardos y crece a un 28%.
 
África tiene un millardo de habitantes y el mayor socio comercial de África ya no es Europa, sino China. El comercio entre ambos creció en un 31% anual y pasó de $10,6 millardos en 2001 a $127 millardos en 2010 y $166 millardos en 2011 y es favorable a África, porque 93 millardos fueron exportaciones africanas. Los contratos de ingeniería chinos en África sobrepasaron en 2010 los $132 millardos. Más de un tercio de esas transacciones fueron con Sudáfrica y después del acuerdo entre los BRICS ese comercio se hará en Rands y en RMBs que ya son moneda de reserva en otros países africanos. El Banco más grande de África, el Standard Bank, precisó que para 2015 más de 100 millardos del comercio africano será pagado en RMBs.
 
El comercio entre la India y África también crece. El 17 de marzo tuvo lugar en Nueva Delhi la segunda cumbre entre la India y los ministros africanos de comercio, donde se fijó como objetivo aumentar el comercio bilateral de $62 millardos en 2011 a $90 millardos en 2015. Se puede asumir que el comercio entre India y Sudáfrica, que es de $8 millardos, será pagado en Rupias y Rands, según el acuerdo entre el BRICS

China parece decidida a imponer el RMB como divisa fuerte para inversión y comercio. Unas 70.000 empresas chinas usan ya el RMB en operaciones asiáticas. En enero, China y los Emiratos Árabes Unidos acordaron abandonar el dólar y utilizar sus propias monedas en las transacciones de petróleo. Se trata de un intercambio monetario (currency swap) por 35 millardos de RMBs ($5,5 millardos). Ese acuerdo de los Emiratos y la exclusión de Irán del área Dólar son una amenaza para el sistema del petrodólar.
 
Estados Unidos dejó de ser el principal cliente del petróleo saudita, ahora es China, que en febrero importó 1,39 millones de barriles. Ahora mismo comienza la construcción de una gran
 
refinería chino-saudita y el comercio entre los dos países crece a ritmo galopante. Es muy probable que los discretos acuerdos entre ambos contemplen el pago del petróleo en RMBs.
 
La necesidad de sustituir el dólar como principal divisa para el intercambio comercial y el financiamiento es cada vez más evidente. No puede ser divisa de referencia una moneda con un valor inestable, que protagoniza un desorden financiero frauduloso, en contubernio con la Reserva Federal.

La receta

 
Un informe de la ONU prevé “un nuevo sistema de reserva global”…”que ya no se base en el dólar de los Estados Unidos como la principal moneda de reserva única.” El FMI también tiene informes que reconocen esa necesidad. Hay uno titulado “Acumulación de reservas y la estabilidad monetaria internacional” que rescata la receta que John Maynard Keynes propuso en Bretón Woods: el “Bancor”, emitido por un Banco Central Mundial. En las presentes condiciones de predominio político absoluto del sector financiero sobre todo el resto de la sociedad, eso –que fue aconsejable en aquel momento- parece desaconsejable. Terminaría seguramente en una ampliación mundial de la corrupción y una complicidad culpable con Wall Street y la City que ahora caracterizan a la Reserva Federal y al Banco de Inglaterra.
 
La repuesta debe partir de una constatación evidente, como dijo Yaroslav Lissovolik, del Deutsche Bank: “El monopolio del euro y el dólar como monedas de reserva es cuestionable. El mundo necesita otras monedas de reserva”. La agresión financiera contra Irán por dominar la tecnología nuclear, el “tsunami monetario” por la gran inyección monetaria para premiar a banqueros ladrones o la ridiculez de congelar las cuentas de la Sra. Assad por unas supuestas compras, por demás legales, son actos que muestran al mundo los abusos irracionales del presente sistema financiero y la urgente necesidad de cambiarlo.
 
En Delhi se acordó también un Banco de Desarrollo patrocinado por los BRICS que usaría una cesta de sus propias monedas en los préstamos a los otros países en desarrollo. Una novedad estabilizadora, porque los BRICS tienen las economías de crecimiento más estable. Ese sería un buen punto de partida para relevar los rastros de los acuerdos de Bretón Woods que impusieron al Banco Mundial, el FMI y el US dólar como los árbitros de las finanzas internacionales.
 
Por Umberto Mazzei es doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Florencia. Es Director del Instituto de Relaciones Económicas Internacionales en Ginebra. http://www.ventanaglobal.info

Publicado enInternacional