Miércoles, 18 Abril 2012 07:04

Rajoy da clases de corte y confección

Rajoy da clases de corte y confección

El gobernante Partido Popular propuso incrementar el número de alumnos por aula en los colegios y elevar la carga horaria docente. El objetivo de esta decisión no es otro que ahorrar 3000 millones de euros en Educación. Según los sindicatos, esas medidas dejarán hasta 100.000 maestros sin trabajo. Asimismo, el gobierno dijo que ya no será obligatorio contratar a docentes suplentes para reemplazar a aquellos que falten menos de diez días por año ni será indispensable ofrecer las dos orientaciones del Bachillerato –Ciencia y Artes–, como hasta ahora. Como si fuera poco, además se congelarán o eliminarán complementos salariales especiales para los docentes. Durante una reunión en Madrid convocada la semana pasada, el ministro de Educación, José Ignacio Wert, adelantó ante los responsables de esa área que en las comunidades autónomas del país el gobierno espera sacar las medidas por decreto y que no descarta hacerlo el viernes, durante la reunión de gabinete.
 

Tras detallar las iniciativas impulsadas desde el Ejecutivo que conduce Mariano Rajoy, el ministro Wert afirmó que las medidas son realistas, ponderadas y no suponen una merma sustancial ni de la calidad del sistema educativo ni tampoco de la equidad. El titular de la cartera de Educación justificó la batería de acciones apoyándose en la situación excepcional que atraviesa España, para contener el déficit, y aseguró, haciendo gala de un estilo provocador –enviándoles un claro mensaje a los sectores que resisten las políticas educativas del Partido Popular (PP)–, que si las comunidades autónomas no están de acuerdo, “ya conocen el camino para resolver conflictos de competencias, que es el de acudir a los tribunales”.
 

Más allá de las brabuconadas, el ministro no detalló el impacto que el paquete ocasionará sobre los docentes interinos. No obstante, admitió que se destruirá el empleo al asegurar que “ésta no es una cuestión que se pueda plantear en términos de despidos sino, en todo caso, de no renovación de contratos”. Los sindicatos Unión General de Trabajadores (UGT) y Confederación Sindical de Comisiones Obreras (CCOO), que le declararon la guerra al gobierno por su política de ajuste, manifestaron que, según sus estimaciones, las medidas supondrán la pérdida de entre 80.000 y 100.000 puestos de trabajo interinos. “Es un golpe de muerte a la calidad y equidad del sistema educativo, lo que va a suponer el cierre de las escuelas de magisterio en España”, dijo Luis Castillejo, de la Federación de Enseñanza de CCOO, ante la radio Cadena Ser. “Sin interinos y sin oposiciones, la función docente va a dejar de ser una salida profesional en España”, agregó. Por su parte, Carlos López Cortiñas, de UGT, aseguró: “Nunca un ministro de Educación como Wert marginó así a la comunidad educativa en la adopción de medidas unilaterales y no comunicadas ni a los profesores ni a los sindicatos”. Y anunció que se llevarán a cabo reuniones “inmediatas” para establecer un próximo calendario de movilizaciones.
 

La semana pasada el gobierno español aprobó un presupuesto con un recorte de 37.000 millones de euros. Según Rajoy, esa medida fue indispensable para sanear las finanzas españolas y evitar de ese modo un agravamiento de su crisis de deuda y un mayor contagio europeo. El ajuste, sin embargo, no calmó las presiones de los mercados, a favor de un rescate para España, similar a los dos otorgados a la castigada economía de Grecia. Por eso, Rajoy anunció más tarde un nuevo recorte por otros 10.000 millones de euros, incluyendo 3000 más en Educación. Para ahorrar estos 3000 millones adicionales, Wert dijo que será necesario elevar de un 10 a un 20 por ciento el número de alumnos por aula en las escuelas primarias y secundarias e imponer a los maestros un mínimo de 25 horas lectivas en primaria y 20 en secundaria (hasta ahora era un máximo de 25 en primaria y 21 en secundaria). Estas normas tendrán mayor impacto en la reducción del personal docente, aunque el ministro sostuvo que la pérdida de 100.000 puestos, mencionada por los sindicatos, representan una exageración.
 

Las comunidades gobernadas por el PP respaldaron las medidas y negaron que vayan a suponer un impacto sobre el empleo. Distinta fue la opinión de comunidades como Andalucía o el País Vasco. “No conozco ningún sistema del mundo que funcione mejor con más alumnos en las clases y despidiendo profesores”, dijo el consejero andaluz Francisco Alvarez de la Chica.
 

Publicado enInternacional
Cristina Fernández nacionaliza el petróleo argentino
Buenos Aires, 16 de abril. Argentina intervino la petrolera YPF y buscará expropiar 51 por ciento de la empresa, controlada por la española Repsol, decisión que acentúa la presencia estatal en la economía y disparó un conflicto con Madrid, que amenazó con represalias.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció entre aplausos que enviará al Congreso un proyecto para expropiar la mayoría de YPF, la empresa más grande del país, a la que culpa por una caída en la producción de hidrocarburos que obliga a realizar importaciones y erosiona el superávit comercial.

"YPF es de todos, quiero que lo tengamos muy claro", dijo Fernández en un discurso por cadena nacional. Según legisladores y gobernadores, el Congreso aprobaría rápidamente la propuesta, que Fernández dijo que busca dar al país libertad para decidir su política energética y recuperar un perdido autoabastecimiento.

"Gesto hostil": Madrid

La mandataria detalló que las acciones que se buscan expropiar son exclusivamente las que tiene Repsol-YPF y no las de otros socios privados.

Tras ese anuncio, el Ejecutivo de España dijo que interpreta la decisión como "un gesto hostil". "El gobierno condena con absoluta energía la arbitraria decisión de Argentina de expropiar las acciones de Repsol en YPF", dijo el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, tras una reunión de urgencia con el presidente Mariano Rajoy. "Habrá consecuencias", agregó.

Previamente Fernández dijo que no respondería lo que calificó de amenazas hechas desde España. “Esta presidenta no va a contestar ninguna amenaza, no va a responder ningún exabrupto, no se va a hacer eco de la falta de respeto ni de frases insolentes, porque represento a los argentinos; soy una jefa de Estado, no una patotera (matona)”, aseveró.

Repsol-YPF tiene 57.4 por ciento de YPF, mientras el Grupo Petersen, el mayor accionista local, perteneciente a la familia Eskenazi, posee 25.4.

La firma española dijo que considera "ilícita" la decisión tomada por Fernández y que la combatirá legalmente, lo que indicaría que el conflicto podría terminar en otra demanda contra Argentina en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, del Banco Mundial.

La Unión Europea (UE), segundo mercado de exportación para Argentina, también reaccionó rápidamente.

"Una toma de control forzada por parte del gobierno argentino será una señal muy negativa para los inversores nacionales e internacionales, y podría dañar seriamente el ambiente de negocios en Argentina", dijo el portavoz de comercio de la UE, John Clancy.

Carlos Bastos, experto en el sector energético local, aseguró que la medida ahuyentará las millonarias y muy necesarias inversiones para desarrollar el megayacimiento argentino Vaca Muerta, con enormes recursos de hidrocarburos no convencionales. "No creo que haya ninguna inversión de riesgo que esté dispuesta a invertir en el país", apuntó.

El proyecto de ley comenzará a ser analizado el martes en el Congreso argentino, coincidieron los legisladores oficialistas Aníbal Fernández y Agustín Rossi.

Merma bursátil

En Buenos Aires los títulos de YPF cayeron 2.43 por ciento antes de ser cancelada su operatoria. "La suma de todos los males por una estatización se consumaron y esto cambia rotundamente la tendencia de la acción", dijo Marcelo Paccione, analista de Consult Capital Sociedad de Bolsa.

La capitalización total actual de YPF es de unos 46 mil 765 millones de pesos, o 10 mil 640 millones de dólares al tipo de cambio oficial, según datos de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

La firma ha perdido más de 4 mil millones de dólares de valor de mercado en lo que va del año. La ley de expropiación de Argentina prevé, como primera instancia, un acuerdo entre las partes sobre el valor a pagar.

Sin un acuerdo, se avanza a un proceso judicial en el que un magistrado pide a un tribunal que fije el precio de la transacción. Goldman Sachs dijo en un informe que no está claro cuánto pagará el gobierno por el 51 por ciento de YPF y si el resto de sus accionistas estarían dispuestos a continuar como minoritarios.

Los bonos de la deuda soberana de Argentina aceleraron su caída tras el anuncio.

"La noticia (de YPF) sensibilizó a todo el mercado y se notó muy claramente en los bonos con fuertes bajas, como se reflejó con el riesgo país", sintetizó un operador de la banca privada.

Frente a la andanada de anuncios, el riesgo país argentino medido por el banco JPMorgan subió a su nivel más alto desde finales de noviembre.

Fundada en 1922, YPF fue parcialmente privatizada en 1992, tras años de reportar pérdidas debido a que usualmente tenía que financiar al Tesoro.

Durante parte de su historia como empresa estatal, YPF fue conducida con fuerte interferencia política. Fernández indicó que la futura conducción estatal de YPF será completamente profesional. En la opinión de Fitch, que el lunes redujo la calificación de la petrolera en moneda local, "el control por parte del gobierno llevaría a mayores ineficiencias y menor utilidad, dado que las empresas estatales tienden a incorporar estrategias más sociales que empresarias".

Un ejemplo regional es PDVSA, la petrolera estatal venezolana, que debe financiar constantemente los planes sociales del presidente Hugo Chávez. La brasileña Petrobras tiene mejor imagen entre los inversionistas por una mayor transparencia de sus finanzas al cotizar en bolsa, aunque también es criticada por la fuerte intervención del gobierno en su estrategia.

Las necesidades energéticas de Argentina han sido una bomba de tiempo desde hace años, pero para el gobierno se volvieron prioritarias recientemente debido a que el creciente costo de importación de combustible está erosionando el preciado superávit comercial.

Argentina, aún sin acceso a los mercados internacionales de crédito tras una cesación de pagos en 2001, tiene en su superávit comercial una de las pocas fuentes de divisas.

La producción de crudo cayó 5.9 por ciento y la de gas natural 3.4 el año pasado, cuando la demanda energética creció 5.1 por ciento, según datos del Instituto Argentino de Petróleo y Gas. La importación de alternativas más caras, como gas natural licuado (GNL) y diesel, creció más del doble en 2011, a unos 9 mil 300 millones de dólares.

Críticas en EU y GB

En tanto, Daniel Volberg, economista de Morgan Stanley, advirtió en un reporte a clientes que "el conflicto del petróleo es simplemente un aspecto" de lo que llamó la posible "radicalización de la política" del gobierno argentino, que ha estatizado empresas como Aerolíneas Argentinas, los fondos privados de pensiones y la mayor distribuidora local de aguas, entre otras compañías.

Según la consultora Capital Economics, con sede en Londres, la decisión argentina pone en evidencia la "estrechez de su modelo" económico, caracterizado por un alto crecimiento impulsado por el consumo, subsidios y controles de precios.

Esas políticas ya han obligado al país a imponer restricciones en el mercado cambiario y a las importaciones para cuidar el superávit comercial, afirmó.

"Vemos esto (el proyecto de expropiación) como una negativa perspectiva (ya pobre) para la inversión de largo plazo y creemos que podría esparcir una retirada parcial de inversores extranjeros de otros sectores."

Publicado enInternacional
Martes, 17 Abril 2012 07:12

Una educación british y cara

Una educación british y cara
La libra no deja a salvo de la austeridad a los británicos. A pesar de que no tienen el chaleco de fuerza del euro, los universitarios están condenados a un futuro de deudas astronómicas y remuneraciones congeladas en un mercado laboral anémico. Según Totaljobs.com, una página web laboral, hay entre 20 y 50 solicitantes por cada plaza en una economía famélica. Mientras tanto, el ajuste aplicado por la Coalición Conservadora-Liberal demócrata para salir del déficit fiscal es benigno con los más ricos. El Tesoro británico reconoció ayer que alrededor de un 30 por ciento de los millonarios no paga el 40 por ciento de impuestos a los ingresos y un 6 por ciento, que gana más de 10 millones de libras anuales de ingresos, tributa menos de un 10 por ciento.

Los universitarios están en una galaxia diferente. La matrícula de ingreso en septiembre costará 9 mil libras (unos 15 mil dólares), tres veces más que el año pasado. La cuenta final que enfrentan al terminar los tres años que suele llevar una licenciatura para la mayoría de las carreras se elevará a un equivalente de entre 60 y 90 mil dólares, financiados con un préstamo del gobierno que deberán pagar a medida que sus ingresos superen las 20 mil libras anuales.

Con la crisis actual el problema es doble. El desempleo nacional es del 8,7 por ciento: un millón de desocupados tienen entre 16 y 24 años. Para los afortunados que consiguen un trabajo, la licenciatura no es garantía de un salto cualitativo en los ingresos. Según el Income Data Service, que mide los ingresos a nivel nacional, el salario promedio de un egresado es de 25 mil libras anuales antes de pagar impuestos, el más bajo desde 2003. Con el pago de la deuda, sumado al valor de las propiedades (en Londres es casi imposible pagar menos de 200 mil libras por un departamento de dos ambientes) pocos podrán cumplir en su juventud con los requisitos cada vez más estrictos de los bancos para otorgar préstamos hipotecarios. Según el Higher Education Funding Council, el impacto ya se siente en las universidades. El número de solicitudes de ingreso descenderá este año en un 10 por ciento: en muchas carreras, como las de humanidades y artes, el descenso será más pronunciado.

Si Londres es de lejos el lugar más caro, es también el que ofrece mejores oportunidades laborales. En Gales las vacantes laborales han caído en un 17 por ciento con la crisis; en Escocia, un 18 por ciento; en el Noreste de Inglaterra la competencia por el mismo puesto se parece a una carnicería: el promedio es de 23 solicitudes por vacante. “Esto desmiente el discurso oficial de que hay muchos trabajos. En el noreste del país el problema son los despidos masivos del sector público”, señala el secretario general de la TUC, la central obrera inglesa, Brendan Barber. La cosa va a empeorar. El plan de austeridad del gobierno, anunciado en 2010, está cobrando ímpetu ahora: se calcula que más de medio millón de empleos se perderán en el sector estatal en los próximos tres años.

No a todos les va mal. La última encuesta de la Confederación de la Industria Británica muestra que reina el optimismo en el sector financiero gracias a un crecimiento sostenido en los últimos siete meses. Entre los millonarios se respira un ambiente de laxa felicidad. En el presupuesto de fines de marzo el gobierno les bajó su carga impositiva de un 50 a un 45 por ciento. Según los últimos datos del Tesoro Británico muchos no pagan ni una cuarta parte de ese monto. El intento oficial de cerrar el atajo de las deducciones impositivas filantrópicas está por quedar en la nada ante la presión y protesta de los dos miembros de la coalición, los conservadores y los liberal demócratas. Y de combatir los métodos serios de evadir impuestos, como los paraísos fiscales, ni se habla.

Por Marcelo Justo
Desde Londres
Publicado enInternacional
China modera su crecimiento al 8,1% por el impacto de la crisis mundial
La economía china creció un 8,1% en el primer trimestre, hasta 10,79 billones de yuanes (1,3 billones de euros), comparado con el mismo periodo del año pasado, según ha informado hoy la Oficina Nacional de Estadísticas. La crisis mundial ha afectado al país asiático, donde las exportaciones y la demanda doméstica se han enfriado. El aumento del PIB es inferior al del trimestre precedente —un 8,9%— y el menor desde el segundo trimestre de 2009.

 
China "sigue manteniendo un crecimiento moderado y relativamente rápido", ha asegurado Sheng Laiyun, portavoz del organismo gubernamental, en un ejercicio dialéctico que pone de manifiesto la necesidad del Gobierno de impulsar un aumento sostenido de la actividad al mismo tiempo que evita un sobrecalentamiento y que se disparen los precios.

 
El crecimiento del producto interior bruto (PIB) se ralentizó al 9,2% en el conjunto del año pasado desde el 10,4% de 2010 a causa de las turbulencias en Europa y Estados Unidas, que pasaron factura a la segunda economía del mundo. China depende en buena medida de las exportaciones.

 
Los últimos meses, Pekín se ha comprometido a ajustar sus políticas para evitar un aterrizaje duro de la economía, que podría desencadenar grandes pérdidas de empleos y disturbios sociales; un problema que quiere evitar a toda costa, especialmente ante el cambio de la cúpula dirigente del país que se producirá a finales de otoño durante el XVIII Congreso del Partido Comunista Chino.



El Gobierno ha recortado sus previsiones de crecimiento para 2012 al 7,5%, en un claro reconocimiento de que la actividad se está ralentizando. El país asiático ha superado continuamente en los últimos años las estimaciones oficiales que han dado las autoridades.

 
El primer ministro, Wen Jiabao, aseguró recientemente que China afinará las políticas según haga falta mientras continúa la campaña para controlar los precios del sector inmobiliario, que se han disparado, y la especulación. Las ventas de viviendas han caído un 17,5% en el primer trimestre.

 
Wen afirmó a principios de mes que impulsará los proyectos de inversión claves, acelerará las ayudas a la exportación y garantizará una liquidez “razonable” del dinero. El Gobierno también ha desacelerado el alza que había experimentado el yuan con objeto de respaldar a las empresas exportadoras, que están sufriendo de la menor demanda extranjera. La divisa china se ha debilitado un 0,2% frente al dólar este año, tras haber subido un 4,7% en 2011.

 
La producción industrial ha aumentado un 11,9% en el mes de marzo, frente al mismo periodo del año pasado. Las ventas minoristas han subido un 15,2%. La inversión en activos fijos —uno de los principales motores de la actividad— ha crecido un 20,9% en el trimestre.


Por Jose Reinoso Pekín 13 ABR 2012 - 08:54 CET

Publicado enInternacional
Viernes, 13 Abril 2012 06:43

Ricos, ingleses e intocables

 Ricos, ingleses e intocables
Con una economía maltrecha y en peligro de una segunda recesión en tres años, el debate impositivo se está poniendo al rojo vivo en el Reino Unido. El ministro de Economía, el conservador George Osborne, se escandalizó esta semana ante lo poco que pagan los ricos gracias a su ejército de expertos en evasión fiscal, y anunció límites a las exenciones por donaciones filantrópicas, una de las rutas de escape favoritas de los millonarios. Los ricos y las organizaciones caritativas que viven de la filantropía acusaron a la Coalición Conservadora-Liberal Demócrata de demagogia populista. En realidad, según el matutino The Guardian, la tormenta impositiva no se limita a los millonarios: la misma clase política está en el centro de la controversia.


Este miércoles, el matutino británico informó que el primer ministro David Cameron acordó con Osborne que los miembros más importantes del gabinete deberán publicar su declaración impositiva siguiendo el ejemplo la semana pasada del alcalde de Londres, Boris Johnson. El líder de la oposición laborista Ed Miliband no se ha quedado atrás en esta competencia de promesas, pero además está poniendo en el centro de su ofensiva política en la injusticia impositiva del programa de austeridad.


Uno de los flancos más débiles de la Coalición es el presupuesto anunciado a fines de marzo. Calificado por los medios de “impuesto a las abuelas” por el congelamiento de un beneficio impositivo jubilatorio, el presupuesto se convirtió en un espectacular gol en contra que dejó maltrecha la prédica gubernamental de que “todos estamos juntos” en el ajuste. La primera vez que la Coalición pudo contraatacar fue la semana pasada, cuando la candidata a la Alcaldía de Londres del Partido Verde, Jenny Jones, conminó en un debate televisivo con los otros candidatos a que todos publicaran su declaración impositiva.


El alcalde conservador fue el primero en hacerlo. El candidato laborista y dos veces ex alcalde, Ken Livingstone, dudó debido a que parte de sus ingresos por artículos periodísticos estaban registrados con una compañía que paga un impuesto corporativo más bajo que el de ingresos personales. La duda le costó varios puntos en la intención de voto. A pesar de que Johnson había declarado ingresos adicionales equivalentes a casi medio millón de dólares por una columna que escribe para el matutino conservador Daily Telegraph, su “transparencia” le valió el respaldo de un 53 por ciento del electorado contra 47 por ciento de apoyo al laborista.


Siguiendo el soplido del viento, el ministro de Economía anunció esta semana que combatiría la evasión fiscal con límites precisos a las exenciones impositivas filantrópicas. En un caso con resonancias del debate activado en Estados Unidos por el multimillonario Warren Buffet, quien calificó de absurdo un sistema que le permitía pagar menos impuestos que su secretaria, Osborne mostró tres casos anónimos de millonarios que pagaban al fisco un 10 por ciento de sus ingresos en el mejor de los casos. “I am really shocked”, dijo el ministro.


El “shock” de Osborne era cuanto menos ingenuo. La capital inglesa es considerada por los grupos que luchan contra la evasión fiscal a nivel nacional y global como uno de los más grandes paraísos fiscales del planeta. Imaginar que un ministro de Finanzas, que además es millonario, ignora los trucos de evasión fiscal, generó un sinfín de irónicas columnas periodísticas. “Pensar que hay gente que está usando virulentos mecanismos para evadir impuestos y terminan pagando la mitad que el resto de la sociedad. Increíble. ¿Quién hubiera podido imaginarse que se estuvieran haciendo este tipo de cosas?”, se burló el editor económico del The Guardian, Larry Elliot.


El “shock” de Osborne provocó también la ira de los filántropos. Richard Ross, un contador ex “Filántropo del Año” (existen esos premios, a no reírse), calificó de “perversa” la lógica del gobierno. “Es como usar un hacha para partir una nuez”, señaló a The Independent. El director de la Asociación de Organizaciones Caritativas y Voluntarias, Sir Stephen Bubb, indicó que la filantropía no debía ser parte de la estrategia de reducción del déficit fiscal. El laborismo aprovechó el paso en falso para atacar el concepto de Big Society que el primer ministro David Cameron ha impulsado en los últimos cinco años para desmantelar el Estado benefactor y reemplazarlo con la acción de la sociedad civil: la filantropía es la columna vertebral de esa “Gran Sociedad”.

Publicado enInternacional
Rajoy recorta 10 mil millones de euros a salud y educación españolas

Madrid, 9 de abril. Sin precisar y a través de un escueto comunicado, el Ejecutivo español, a cargo del conservador Mariano Rajoy, anunció un nuevo plan de ajuste de 10 mil millones de euros que afectará dos servicios públicos básicos: la sanidad y la educación.
 

Desde que asumió el cargo en diciembre pasado, el derechista Partido Popular ha subido los impuestos, ha reformado el mercado laboral en detrimento de los trabajadores y ha mutilado sensiblemente el Estado de bienestar.
 

Con una frase genérica de que intenta “conseguir una mayor racionalización, eliminar duplicidades y eficiencia en la gestión de los grandes servicios públicos”, el gobierno anunció este nuevo recorte a las finanzas públicas, con el objetivo puesto en cumplir con el déficit impuesto por la Unión Europea (UE) de 5.3 por ciento. Esa cifra supone en la práctica la reducción de más de 41 mil millones de euros, que afectará a todas las administraciones y niveles de gobierno.
 

La situación económica y financiera de España se encuentra al borde del abismo desde el estallido de la crisis, en 2008, cuando la burbuja inmobiliaria dejó de ser el eje del crecimiento económico y los servicios también entraron en recesión.
 

Cuatro años después el resultado es la tasa de desempleo más alta de Europa, con 23 por ciento de la población activa en la desocupación, lo que supone más de 5 millones 400 mil personas, y uno de los principales focos rojos de preocupación de una nueva crisis mundial.
 

Lo que se conoció en la década de los noventa como el “milagro español” se ha transformado en una nueva realidad, con índices de desempleo alarmantes y aumento sistemático de la pobreza, al alcanzar, según las últimas encuestas públicas, 25 por ciento de la población.


La mayoría absoluta que logró el Partido Popular en los comicios del pasado noviembre, en los que fue elegido Rajoy como mandatario, dio total libertad a la derecha española para acometer las anunciadas reformas “estructurales”, entre las que destaca la del mercado laboral.
 

La nueva legislación laboral, que abarata el despido y condena a la desaparición de los sindicatos en la negociación de los contratos colectivos, fue el motivo de la huelga general del 29 de marzo, que según los sindicatos se podría convertir en el comienzo de una ola de movilización “creciente” para combatir las políticas neoliberales del gobierno.
 

“Programa oculto” del PP

El ministro de Economía, Luis de Guindos, desveló en parte el “programa oculto” del PP en materia de sanidad y educación, al hablar de “progresividad” en el cobro por partida doble de estos servicios básicos, siempre en función del nivel de renta.
 

En todo caso, el partido en el poder reiteró su compromiso con la “gratuidad” de la sanidad, al situar la declaración del ministro en una “apreciación personal”.
 

En los próximos días se darán a conocer más detalles de los nuevos recortes en servicios básicos, que irán de la mano de un proyecto de remodelación del Estado autonómico, al limitar competencias en favor del poder central.
 

Este asunto se abordará en las próximas semanas y se podría convertir en foco de tensiones y conflictos políticos y sociales.
 

Publicado enInternacional
Martes, 10 Abril 2012 06:53

Estados Unidos y la crisis monetaria

Estados Unidos y la crisis monetaria

En la cumbre entre el presidente de Estados Unidos y su par de Brasil hubo halagos, pero también reclamos. Mientras Barack Obama dedicaba un tramo de su discurso a elogiar el intercambio con el país sudamericano, Dilma Rousseff –en su primera visita a la Casa Blanca– hizo observaciones sobre las medidas económicas de los países avanzados.
 

“La buena noticia es que la relación entre Brasil y Estados Unidos nunca ha estado más fuerte, pero se pueden hacer cosas más ambiciosas”, señaló Obama ante la prensa desde el Salón Oval. Rousseff, en tanto, criticó las políticas monetarias de aquellos países que llevan a la desvalorización de las monedas de las naciones en desarrollo, poniendo en peligro su crecimiento. “Estados Unidos puede jugar un rol muy importante, tanto en la contención de la crisis mundial como en el impulso al crecimiento”, dijo la mandataria brasileña, y consideró que países como Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (enrolados en el Brics) contribuyeron de manera significativa al crecimiento mundial.
 

Brasil, que ocupa hoy el lugar de la sexta economía del mundo, enfrenta una apreciación de su moneda frente al dólar, alimentada por la política de tasa casi cero que aplicó la Reserva Federal para combatir los efectos de la crisis de 2008. Ambos colegas se reunieron por espacio de una hora y media, acompañados por delegaciones ministeriales, y continuaron la visita protocolar con un almuerzo de trabajo restringido. Aunque ambos mandatarios coincidieron en la intención de intensificar la cooperación bilateral, los anuncios concretos fueron modestos.
 

En este sentido, divulgaron un nuevo memorando en materia de cooperación aeronáutica, reafirmaron su compromiso con un programa de intercambio estudiantil y recordaron que han facilitado las condiciones de viaje para los turistas brasileños. Más temprano, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, elogió a la primera mujer que lleva las riendas del gigante latinoamericano, durante un acto celebrado con empresarios en la Cámara de Comercio, y destacó la importancia de ese país en la escena internacional. “Brasil es un socio responsable”, señaló Clinton en presencia de su homólogo brasileño, Antonio Patriota.
 

Clinton hizo un tiro por elevación a la bonanza que atraviesa la economía brasileña cuando señaló: “Nuestra región y el mundo enfrentan complejos desafíos y necesitamos a Brasil para resolverlos. Brasil tiene (ante sí) complejos desafíos a causa de su creciente poder, que sólo puede resolver con la ayuda de otras naciones, como Estados Unidos”, diagnosticó la canciller norteamericana. Con el timing de un ajedrecista, Patriota salió a responderle: “A medida que presenciamos la transformación hacia un mundo más multipolar, Brasil presta especial atención a todos los polos de esta nueva configuración”.
 

Y continuó: “No hemos privilegiado a los nuevos polos emergentes en comparación con socios más tradicionales como Estados Unidos”, remarcó. El gobierno de Rousseff mantiene la línea diplomática trazada por Luiz Inácio Lula da Silva. La resistencia de llevar adelante sanciones contra Irán o Siria y su reconocimiento al Estado palestino generaron decepción en Washington.
 

Sin embargo, desde la última visita de Obama a Brasil, las relaciones fueron mejorando gradualmente. “Nos gustaría ser un vínculo pacífico y constructivo entre todos los polos”, agregó Patriota. Hace un mes, la fuerza aérea norteamericana canceló abruptamente la compra de 20 aviones Super Tucano fabricados por la empresa Embraer. Esta situación encendió una luz de alerta y molestó al país del jogo bonito, que todavía analiza una futura compra de 36 aviones caza, entre ofertas de Estados Unidos, Francia y Suecia. La balanza comercial entre ambos países, de 74 mil millones de dólares en 2011, fue deficitaria en más de 11 mil millones para Brasil.
 

Publicado enInternacional
Martes, 10 Abril 2012 06:50

Los alimentos siguen por las nubes

Los alimentos siguen por las nubes

El índice de precios de alimentos y bebidas de EIU se elevó 30 por ciento en 2011 en promedio anual, luego de una fuerte alza en los precios de productos primarios agrícolas en el primer semestre. Los mercados agrícolas sufrieron severas interrupciones de la oferta en 2010, y las reservas se agotaron.
 

En el segundo semestre los precios crecieron menos, a consecuencia de la venta generalizada de productos primarios de finales de septiembre y principios de octubre, dentro de un retiro de inversiones en activos riesgosos, al crecer la inquietud por la crisis de la deuda soberana en la zona euro y por las perspectivas de crecimiento mundial en 2012.
 

Se espera que el abasto de la mayoría de bienes agrícolas mejore en 2012-13 (si las condiciones climáticas se normalizan) y que regresen los excedentes en el mercado en general, para que bajen los precios. Sin embargo, se mantendrán altos en términos históricos, en parte por el nivel aún bajo de las existencias, pero también por el sólido crecimiento de la demanda a consecuencia del aumento de la población, la urbanización en el mundo en desarrollo (y menos tierra cultivable) y el impacto de la producción de biocombustibles.
 

Los precios de las gramíneas fueron particularmente fuertes durante 2011. El daño a las cosechas impulsó los precios al alza a finales de 2010 y se mantuvieron altos a principios del años pasado, impulsados por compras especulativas.
 

Los precios globales del trigo se redujeron en el segundo semestre, al reanudarse exportaciones de Rusia y Ucrania, pero aun así tuvieron un incremento de 36% en el año.
 

El maíz y el trigo siguen vulnerables a las influencias de los mercados externos y a los cambios en el ánimo de los inversionistas. En 2011 los precios del maíz se elevaron en un promedio anual de casi 51%, en parte por una decepcionante cosecha en Estados Unidos. Se esperan grandes repuntes en la producción en ese país y en América Latina durante 2012, pero el equilibrio oferta-demanda seguirá siendo relativamente precario.
Se espera, pues, que los precios sigan en máximos históricos y se deslicen hacia abajo apenas en un promedio anual de 6.4% en 2012 y 2013.
 

Se prevé que los precios del arroz tiendan a debilitarse en 2012-13, mientras los de las oleaginosas se mantendrán altos. En el caso de la soya, los precios se han elevado mucho desde principios de 2012, debido a preocupaciones por daños a causa del clima, sobre todo en Argentina. Sin embargo, se mantiene la previsión de que la dirección general de los precios en los dos próximos años cambiará poco.
 

Los precios del azúcar

Aunque se confía en que los precios del azúcar se reduzcan, el mercado enfrenta una serie de riesgos. Los precios fueron sumamente volátiles en 2011, pero al final se elevaron 24 por ciento. Sin embargo, a medida que se acumulan reservas en 2012 y 2013, se espera que disminuyan alrededor de 8 por ciento anual. Sin embargo, persisten riesgos en el mercado.
 

Históricamente las existencias de azúcar son menores que el consumo, por lo que el mercado es vulnerable a perturbaciones tanto de la oferta como de la demanda y potencialmente atractivo para especuladores.
 

Los precios de las bebidas se mantuvieron altos en términos analizados en 2011, con una elevación de 21 por ciento, a lo cual contribuyeron las bajas existencias.
 

Los mercados aún son vulnerables a perturbaciones en la oferta, o un crecimiento del consumo más elevado de lo previsto. Sin embargo, las mejores cosechas de café y té conducirán a una disminución en 2012 y 2013.
 

Se prevé cierto movimiento alcista en el precio del cacao durante el segundo y tercer trimestres de 2012, apuntalado por ciertas contracciones del mercado. Sin embargo, se mantendrán muy abajo de los precios de un año antes, cuando se elevaron por la crisis en Costa de Marfil.
 

Fuente: EIU

Traducción de texto: Jorge Anaya
 

Publicado enInternacional
Lunes, 09 Abril 2012 06:29

Los fundamentalistas del ajuste

Los fundamentalistas del ajuste

La crisis económica internacional comenzó como un problema vinculado al crecimiento insostenible del endeudamiento privado conducido por un sector financiero fuera de control que fue impulsado por la desregulación realizada por los gobiernos. Esa crisis se convirtió en una crisis de deuda soberana. A medida que colapsaron los niveles de gasto privado en 2007-2008, los déficit presupuestarios crecieron para limitar el incremento en el desempleo. Los paquetes de estímulo fiscal impulsaron una recuperación del crecimiento y la crisis perdió fuerza.
 

Mientras que el desempleo representa una falla del sistema para crear puestos de trabajo suficientes, los neoliberales consideran que es un problema individual, exacerbado por sistemas de bienestar demasiado generosos. Antes de la crisis, los promovieron el mito de los mercados que se autorregulan y presionaron a los gobiernos para que avancen en su desregulación. Ellos argumentaban que los gobiernos no deberían intentar reducir el desempleo promoviendo déficit fiscales. Los neoliberales sostienen que si los gobiernos intentan reducir el desempleo empeoran las cosas al causar inflación y aumento de las tasas de interés.
 

Los estímulos fiscales de 2008 salvaron a la economía mundial de una depresión y ninguna de estas predicciones se cumplió. Las tasas de interés se mantienen en niveles cercanos a cero y la inflación está controlada. No obstante, millones de personas continúan desocupadas y los niveles de pobreza están en aumento, muchos países están volviendo a caer en recesión porque los gobiernos se agacharon frente a las presiones impuestas por los fundamentalistas de la austeridad.
 

El argumento de la austeridad está construido sobre mentiras. Los neoliberales sostienen que los gobiernos, como los hogares, deben vivir con sus propios medios. Esta analogía resuena fuerte entre los ciudadanos porque comprenden el funcionamiento de las finanzas en sus hogares. Nosotros sabemos que no podemos endeudarnos para siempre. Pero los países emiten sus propias monedas y pueden gastar más de lo que ganan en forma consistente. Mientras que las familias deben ahorrar para poder gastar más en el futuro, los gobiernos pueden comprar los bienes y servicios que quieran siempre y cuando existan bienes y servicios a la venta en la moneda que ellos emiten. Los gobiernos nunca se pueden quedar sin dinero.
 

Los neoliberales hablan de una “contracción fiscal expansiva”, eso quiere decir que al ajustar el consumo público, el gasto privado será mayor. Supuestamente los consumidores y las empresas anticipan que en el futuro las cargas tributarias serán mayores y, por lo tanto, aumentan su nivel de ahorro presente. La austeridad le indica al sector privado la inminencia de esas obligaciones fiscales y los libera para consumir en el presente. Sin embargo, la evidencia empírica muestra que los consumidores no gastarán si existe elevado desempleo y las empresas no contratarán trabajadores ni producirán bienes si las ventas están estancadas. En ese escenario, recortar el gasto profundiza el pesimismo.
 

Los neoliberales sostienen que la permanencia de déficit fiscales genera hiperinflación, como sucede en Zimbabwe. Pero el aumento del gasto público no puede generar aumentos de precios si la economía está funcionando por debajo de su capacidad total. ¡Los neoliberales sostienen que los déficit hacen subir las tasas de interés! Los déficit subieron fuerte en los últimos años pero las tasas se mantienen en niveles cercanos a cero. Japón mantiene grandes déficit desde comienzos de 1990 y mantuvo sus tasas de interés alrededor de cero y bajos niveles de inflación desde entonces. La mentira neoliberal se olvida de mencionar que son los bancos centrales quienes fijan las tasas de interés, no los mercados.
 

La situación en la Eurozona es diferente porque los países miembro usan una moneda extranjera (el euro) y deben endeudarse para cubrir sus déficit. Por lo tanto, esos países dependen del mercado de bonos. No se lograrán progresos en Europa hasta que los países recuperen sus propias monedas y recurran a los déficit para impulsar el crecimiento económico. La única lección que se puede sacar de la experiencia de la Eurozona es que los gobiernos deben conservar sus propias monedas y utilizar el gasto público, aunque se incurra en déficit fiscales, para lograr el pleno empleo. La austeridad niega la historia. La Gran Depresión de 1930 nos enseñó que, sin el gasto público y los déficit, el capitalismo tiende a ofrecer largos períodos de desempleo generalizado. El asalto neoliberal de la política fiscal comenzó en los años ’70 con el apogeo del monetarismo. Desde entonces, la mayoría de los países fracasaron en crear la suficiente cantidad de empleos que reclamaban sus fuerzas de trabajo. Los economistas neoliberales y sus defensores fracasaron en predecir la crisis y la solución que proponen, la austeridad, está empeorando las cosas.
 

La regla macroeconómica básica sostiene que el gasto es equivalente al ingreso y esto es lo que conduce el crecimiento del empleo. La austeridad erosiona las posibilidades de realizar el gasto necesario. Las economías más grandes están sufriendo deficientes niveles de gasto privado y la acumulación masiva de endeudamiento privado. La persistencia de niveles elevados de desempleo significa que nuestras economías están renunciando a oportunidades masivas de producción y creación de ingresos. El desempleo también genera muchos problemas sociales. Mientras que el gasto privado se encuentre contenido, los gobiernos deberían expandir sus déficit fiscales. Esa es la única forma para que las economías avanzadas generen los niveles de crecimiento necesarios para reducir el desempleo. El mejor punto de partida para enfrentar la crisis es lanzar un programa a gran escala de creación directa de puestos de trabajo. Ese programa ofrecería un trabajo de ingreso mínimo a cualquier persona que quiera trabajar pero no encuentra un empleo. Los trabajadores en el programa gozarán de un ingreso estable y el aumento en el gasto impulsará la confianza y apuntalará la recuperación del gasto privado.
 

El crecimiento sostenible requiere niveles de endeudamiento del sector privado considerablemente más bajos. Necesitamos acostumbrarnos a que, para salir de la crisis, se necesitan déficit fiscales.
 

Por William Mitchell, director del Centre of Full Employment and Equity - Universidad de Newcastle, Australia.
 

Publicado enInternacional