Viernes, 12 Octubre 2012 06:34

Un juicio mediático que mostró fisuras

Un juicio mediático que mostró fisuras

Entre todos los condenados por el Supremo Tribunal Federal –la corte suprema de Brasil– a raíz de un juicio por corrupción, dos nombres saltan con fuerza específica: José Genoino y José Dirceu. El primero era el presidente del partido cuando aconteció lo ocurrido. El segundo es, además del gran artífice de la victoria de Lula en 2002, uno de los mejores cuadros de la izquierda brasileña desde la redemocratización, o sea, los últimos casi treinta años.


La causa se remonta a los primeros años del primer gobierno de Lula da Silva, cuando –acorde con la fiscalía general– el PT, partido del presidente, estableció un régimen de compra de votos de parlamentarios aliados, a través de pagos mensuales –de ahí el término “mensalao”–. A cada votación de algún proyecto importante para el Ejecutivo, los legisladores comprados recibirían una paga mensual, es decir, la mensualidad, para votar a favor.


Eso nunca se pudo comprobar. Hay coincidencias, es verdad, entre pagos y votos. Pero también hay pagos sin votación y votaciones sin pago. Lo que se comprueba es la entrega de sumas consistentes del PT a partidos aliados. El PT admite haber asumido el compromiso de cubrir deudas de campaña de aliados, práctica absolutamente común en Brasil a la hora de formar alianzas. Basta con ver las alianzas de la oposición para comprobar que son tan esdrújulas como las del gobierno.


Quien denunció todo el esquema ha sido uno de los beneficiados, el diputado federal Roberto Jefferson, presidente del PTB (Partido Laboral Brasileño). A cambio de apoyar al gobierno recién estrenado de Lula, además del control de algunos sectores del aparato público, Jefferson admitió haber recibido en la época –2004– alrededor de cuatro millones y medio de reales, o sea, unos dos millones de dólares. En efectivo, sin recibo, sin papeles, sin testigos, sin nada.


Un dato curioso: Jefferson tuvo su mandato en suspenso y sus derechos políticos suspendidos por diez años, por sus pares, por no haber logrado comprobar sus acusaciones. Y, además, por haber confesado dejarse corromper.


La denuncia explotó y provocó, entre otros daños severos al PT y al gobierno de Lula, la pérdida de los principales nombres de su primer mandato. Empezando por el presidente de la Cámara de Diputados, Joao Paulo Cunha, y pasando por el presidente del PT, José Genoino, junto a más de dos docenas de ministros y parlamentarios de partidos aliados.


Algunos fueron absueltos por falta de pruebas. Otros –pese a la falta de pruebas, como Dirceu y Genoino– han sido indiciados judicialmente.


Ha sido uno de los casos más complejos juzgados en las últimas décadas por la suprema corte brasileña. Además de todos los encausados –un grupo de publicitarios, funcionarios intermedios de partidos aliados, jefes de otros partidos–, el blanco de atenciones estuvo en el trío José Dirceu, José Genoino y el entonces tesorero del PT, Delubio Soares.


Con una fuerte presión de los grandes medios de comunicación, los once ministros del Supremo Tribunal Federal –ocho de los cuales indicados durante los mandatos de Lula da Silva y de Dilma Rousseff– decidieron, por mayoría muy amplia, que tanto Dirceu como Genonio y Soares son culpables de una serie de delitos, que van de corrupción activa a desvío de recursos públicos.


Quedan algunas cosas pendientes, como, por ejemplo, decidir si también son culpables de haber formado una pandilla criminal para comprar votos de parlamentarios para que aprobasen proyectos del Poder Ejecutivo.


El resultado –que daña de manera indiscutible tanto al PT como a por lo menos dos de sus figuras más relevantes, Dirceu y Genonio, como a Lula– ha sido divulgado en un período delicado, que va entre la primera y la segunda vuelta de elecciones municipales. En San Pablo, segunda mayor ciudad latinoamericana y tercer mayor PIB de Brasil, los efectos han sido palpables.


Pero, más allá del ocasional período electoral, ese resultado hiere de manera profunda, además de las figuras históricas de Dirceu y de Genonio (el tercer gran masacrado, Soares, ni de lejos tiene una biografía comparable a los otros dos), al PT y, en última instancia, a Lula da Silva. El partido definitivamente perdió su imagen mítica de combatiente de las viejas políticas. Quedó asentado, acorde con los magistrados, que el PT se igualó a todos los demás partidos, y de ahí, quizá, venga la furia con que ahora es condenado tanto en la opinión pública como, principalmente, en los grandes medios de comunicación.


No se sabe cuáles serán las penas impuestas a los condenados. Es considerable el riesgo de que tanto Dirceu como Genoino –los dos víctimas de cárcel en la dictadura militar que imperó en Brasil de 1964 a 1985– sean condenados a prisión en régimen cerrado.


No se sabe cuáles serán las consecuencias de ese juicio en el futuro no sólo del PT –que, por lo visto, logró salir bien de las elecciones municipales de ahora, y con el gobierno de Dilma Rousseff logrando salir más o menos entero–, pero principalmente de Lula da Silva.


La saña de la derecha, fuertemente acuartelada en los grandes medios, es palpable. La campaña contra el PT y los acusados ha sido de una intensidad pocas veces vista en la historia brasileña. No será ninguna sorpresa si el paso siguiente sea una gran campaña para que el mismo Lula sea enjuiciado.


Un punto se destaca en toda esa historia: no hay una única –única– prueba de que Dirceu haya comandado el esquema de compra de votos. Y más: tampoco hay una prueba, una aunque sea, de qué votos han sido comprados.


Lo que sí quedó asentado es que vastas sumas de dinero de campaña electoral recaudado por el PT han sido distribuidas entre aliados. Hay indicios convincentes de que parte de esos recursos tuvieron como origen el desvío de recursos públicos, lo que configura crimen. Quedó comprobado que una vieja práctica de la política brasileña –mezclar el público con el ocasional interés de uno y otro partido– se dio una vez más. Delubio Soares, el antiguo tesorero del PT, admitió haber administrado la “caja dos”, es decir, dinero no declarado, ilegal por lo tanto, en la generosa distribución a los aliados, para cubrir gastos de campaña electoral. Un viejo hábito nacional, que tuvo y tiene participación de todos los partidos. Quedó comprobado que hubo crimen.


No hay una sola prueba de que Dirceu y Genoino hayan participado de la trama. No hay nada que muestre su inocencia. Pero tampoco hay nada que pruebe su culpa. Los mismos integrantes del Supremo Tribunal Federal que los condenaron dejaron claro, en sus votos, que decidieron a base de inducciones, ilaciones, conducciones.


En otros tiempos, cuando valían los principios fundamentales del derecho, cabía a los acusadores comprobar la culpa de los acusados.


Al menos en eso, el Supremo Tribunal Federal de Brasil ofrece una innovación: ahora les toca a los acusados demostrar que son inocentes.

Publicado enInternacional
Se propaga la desaceleración en el mundo, alerta el FMI
Tokio, 11 de octubre. La economía mundial se mueve a un ritmo "menor al previsto", que afecta a regiones que hasta hace unos meses tenían buen ritmo de crecimiento, mientras que el desempleo global llegó a un punto que "es aterrador y no aceptable", afirmó Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI). Mientras tanto, el presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, advirtió sobre la necesidad de acciones para que el crecimiento económico de los últimos cinco años en Latinoamérica, África y Asia "no se destruya por el empeoramiento de la situación".


El aletargamiento de la actividad económica en el mundo se extendió desde los países avanzados a las naciones en desarrollo. "Hay un efecto de propagación", advirtió Lagarde. "Existen riesgos extremos que pueden ocurrir", agregó, en una conferencia antes del inicio de las asambleas del FMI y el Banco Mundial, a la que se dan cita gobernadores de bancos centrales y ministros de finanzas de 188 países, que se realiza en la capital japonesa.


"El cambio más grande que ha ocurrido en los últimos meses es que esto no está afectando sólo a las economías avanzadas, la reducción en la tasa de crecimiento se ha extendido a las naciones emergentes" (en desarrollo), expuso en una conferencia la mañana de este jueves, tiempo de Tokio, la noche del miércoles en horario del centro de México.


"Se requiere acción", expuso Lagarde, tanto de parte de los gobiernos de los 17 países que conforman la zona del euro, una región que es ahora el epicentro de la crisis, como de Estados Unidos, donde está en curso una negociación entre la Casa Blanca y el Congreso sobre la reducción del déficit fiscal de ese país. Una falta de entendimiento llevaría a la aplicación de una regla para bajar en automático el desequilibrio fiscal en 4 puntos del producto interno bruto (PIB), con cargo al gasto, lo que llevaría a la primera economía del mundo a una nueva recesión.


"Debemos ver acciones en la zona del euro, se requieren acciones urgentes en ese epicentro de la crisis", manifestó Lagarde. "En Estados Unidos, con el tema del déficit fiscal y el tope de la deuda existen riesgos que todavía no se han tomado en cuenta en todas las previsiones, pero en la medida en que lleguemos a finales de año serán más difíciles. Se requiere acción", agregó.


Una de esas acciones tiene que ver con medidas para sacar a la economía mundial de la desaceleración o, como ocurre ahora en varios países de Europa, de la recesión. "Se debe respaldar que el crecimiento de la economía mundial sea rico en generación de empleo. El desempleo actual es aterrador y no aceptable, hay que crear condiciones de crecimiento que creen puestos de trabajo", expuso Lagarde.


Dos acciones complementarias deben ser emprendidas al mismo tiempo que las políticas para crear empleo, planteó. La primera, continuar con la reforma del sector financiero (una actividad que estuvo en el origen de la actual crisis mundial) que ya lleva varios años. "Si alguien pregunta a un supervisor financiero si el sistema es más seguro a cinco años de la crisis, muchos dirán que todavía no". La segunda, siguió Lagarde, estrategias creíbles por parte de los gobiernos para reducir el alto nivel de endeudamiento mundial, que se ha disparado desde 2006.


Alarmante cambio climático



Jim Yong Kim, un científico de formación, como él mismo se describió aquí, cumplió hoy 104 días al frente del Banco Mundial. "Todo el mundo es vulnerable en tiempos de incertidumbre, sobre todo los pobres, que viven al día. Para poner fin a la pobreza, debemos modificar el arco de la historia para erradicar la pobreza antes de lo que habíamos previsto", dijo en su primera presentación en una asamblea anual del FMI y el BM.


Kim dijo hoy "estar sorprendido" por el hecho de que en los últimos meses los datos sobre agravamiento del cambio climático "se han vuelto alarmante. Cosas que pensábamos que iban a ocurrir en algunos años como el aumento de la temperatura están ocurriendo ya", aseguró. La reciente sequía, que elevó el precio de los alimentos y provocó un aumento de la pobreza en el mundo, fue resultado de esa alteración climática, dijo.


"Este cambio es real. Desde el punto de vista científico es alarmante la unanimidad de los científicos respecto de esto. Debemos encontrar maneras de afrontar y hacer esfuerzos posibles para la mitigación del cambio climático", afirmó.


Tensión diplomática



En medio de la discusión sobre el agravamiento de la crisis económica, la tensión política se añadió a la reunión de los dos principales organismos económicos y financieros del mundo. El gobierno chino canceló de última hora el viaje a Tokio de los jefes de su delegación a la asamblea anual del FMI y el Banco Mundial, que sería encabezada por el gobernador del banco central, Zhou Xiaochuan; y el ministro de finanzas, Xie Xuren, debido a una disputa territorial entre los dos países por la soberanía de un archipiélago de islas deshabitadas al oriente del Mar de China.


China, el país con la segunda mayor economía del mundo (sitio que hasta hace pocos años ocupaba precisamente Japón), reclama para sí la soberanía de las Islas Senkaku, como también lo hacen Japón (que llama Diaoyu al archipiélago) y Taiwán. El mes pasado, la guardia costera japonesa detuvo a los tripulantes de un navío chino que se había adentrado en las aguas de las islas.

Publicado enInternacional
Jueves, 11 Octubre 2012 06:19

A unificar la banca europea

A unificar la banca europea
El presidente francés, François Hollande, y el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, mostraron ayer acuerdo para lograr una unión bancaria europea el próximo año. El anuncio fue hecho en plena tormenta del euro, pese a las reticencias expuestas por Alemania, luego de que los mandatarios se reunieran en París en una cumbre franco-española. La primera cumbre entre los gobernantes de ambos países en los últimos tres años se desarrolló una semana antes de que se realice el Consejo Europeo, previsto para el 18 y 19 de octubre en París, y tuvo lugar en momentos en que crecen los interrogantes en torno de la necesidad de España de un plan de salvataje global para el país. “Nuestra posición es que en el Consejo avancemos lo máximo posible para lograr una unión bancaria, bajo la supervisión del Banco Central Europeo y asumiendo responsabilidad en toda la Zona Euro”, explicó Hollande durante una conferencia conjunta con Rajoy en el palacio presidencial del Elíseo. “El conjunto de bancos debe estar cubierto por esta supervisión”, señaló.


El socialista Hollande y el conservador Rajoy afirmaron que esperan el visto bueno del Consejo Europeo para instalar la unión bancaria en la Zona Euro, a pesar de la negativa alemana. “Todos los bancos deben estar considerados en esta unión. Eso sí, no opondré resistencia en que haya plazos diferentes para integrarla”, aclaró Rajoy. “Entre Francia y España existe la misma concepción de lo que hay que hacer en las próximas semanas”, manifestó Hollande, quien en las últimas semanas no ocultó su preocupación por la demora de España en solicitar un rescate, que sería el cuarto de la Zona Euro, luego de que lo pidieran Irlanda, Portugal y la castigada Grecia.


“Son los españoles quienes deben decidir soberanamente qué van a hacer, pero si piden ayuda consideramos que debemos aportar todo nuestro apoyo”, aseguró Hollande. Rajoy, por su parte, eludió una vez más responder sobre un posible rescate de la economía española. El lunes, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble, dejó en claro la categórica posición de la principal economía de la Eurozona al afirmar que España no necesita ayuda.


Hollande, mientras tanto, recibió felicitaciones, de parte de Alemania, luego de que anteayer la Cámara de Diputados francesa aprobara el tratado presupuestario europeo, pese al rechazo del ala izquierda del gobierno socialista. Durante la 21ª cumbre franco-española, los mandatarios mostraron su convergencia al reclamar que las Políticas Agrícolas Comunes (PAC) de la Eurozona no formen parte de una variable de ajuste, mientras Hollande expresó su deseo de que la flamante tasa a las transacciones financieras se convierta en un fondo europeo dedicado a la capacitación de los jóvenes. Además del encuentro entre Hollande y Rajoy, también se reunieron los cancilleres de ambos países y los ministros de Interior, Asuntos Europeos, Transportes, Agricultura y Ecología y Energía.


Asimismo, el presidente del gobierno español y el jefe de Estado francés no ocultaron su desacuerdo con los vaticinios del Fondo Monetario Internacional sobre el avance de las economías de estos países y relativizaron las previsiones pesimistas sobre los países que gobiernan, estimando que corresponde a los Estados crear las condiciones de crecimiento para desmentirlas. En sus últimas estimaciones, el FMI estima que Francia tendrá en 2013 un crecimiento de 0,4 por ciento, cuando el gobierno francés espera que esa cifra se ubique en el 0,8 por ciento.


Para España, el organismo de crédito internacional revisó esa estadística y prevé una contracción de -1,3 por ciento para el próximo año, cuando esa entidad apostaba hasta ahora por -0,6 por ciento. “Las previsiones del FMI no son buenas para España, pero tampoco para ningún otro país de la Zona Euro”, manifestó Rajoy, acotando que las estimaciones de su gobierno de que la economía se contraerá 1,7 por ciento en 2012 puede ser mejor de lo pronosticado.


Al término de la cumbre bilateral, Hollande criticó el pronóstico del FMI. “Si solucionamos las cuestiones de la Zona Euro, si aplicamos las decisiones de controlar las cuentas públicas y sostener las inversiones productivas, tendremos cifras de crecimiento diferentes de las previsiones hechas hoy”, dijo el mandatario galo.
Publicado enInternacional
Miércoles, 10 Octubre 2012 07:21

El Plan Socialista Simón Bolívar 2013-2019.

El Plan Socialista Simón Bolívar 2013-2019.
Venezuela dio un ejemplo al mundo con el proceso electoral y la jornada comicial del pasado 7 de octubre. Socialismo y bolivarianismo han gestado una Nueva Democracia superior a la democracia neoliberal representativa, parlamentaria y presidencialista;  alienante, pues opera completamente disociada de los ciudadanos integrantes del Estado.


La democracia capitalista es un simulacro de la libertad, que funciona alrededor de los intereses plutocraticos de las megacorporaciones empresariales. El debate electoral americano para escoger el próximo Presidente de Estados Unidos es un ejemplo palmario de la manipulacion llevada a cabo por el dinero de los poderosos para hacer prevalecer sus objetivos de acumulación monetaria. Cada candidato acumula cifras millonarias donadas por particulares y tal es el indicador de su fuerza electoral y en la opinión  No importan los principios ni las propuestas ni los problemas que agobian a los electores. Eso es lo de menos. Lo que trasciende es la incidencia de los poderes económicos y financieros quienes utilizan el Estado para beneficio privado.

 
En su texto El Choque de civilizaciones,  Samuel Huntington, al clasificar las civilizaciones humanas, anoto que el pensamiento del Libertador Simón Bolívar, sentó las bases de una nueva cultura, la cultura bolivariana de la independencia, la soberanía, la integración y la libertad del pueblo latinoamericano. Dicha cultura ha crecido y es la base de nuestra identidad en la globalidad.

 
14 años de Estado socialista bolivariana, bajo el liderazgo del Presidente Hugo Chavez han significado el pleno despliegue de dicha civilización. Los años por venir, hasta el 2020, potenciaran la capacidad popular y de la nación para alcanzar nuevos peldaños en la construcción del modelo de Socialismo del Siglo XXI.

 
En ese sentido, el segundo Plan Socialista Simón Bolívar para el periodo 2013-2019 tendrá un papel estratégico. Este Plan tendrá como base el programa de gobierno que recibió el apoyo mayoritario en la contienda electoral.

 
La revolución no improvisa y lo que viene ahora es construir dicho Plan sobre los cinco ejes centrales programáticos que fueron la base de la batalla ideológica contra el paquetazo neoliberal  del candidato de la MUD, Enrique Capriles.

 
Hay que profundizar y construir la subjetividad del socialismo bolivariano a partir del conocimiento exhaustivo de tales postulados programáticos. Se hace necesaria la reflexión y  practica a partir de los 5 grandes objetivos trazados en el Programa del Presidente Hugo Chavez.

 
Esos grandes objetivos históricos, no sobra repetirlo, son los siguientes:

 
El primero de ellos plantea defender, expandir y consolidar el más preciado bien que ha logrado la Revolución Bolivariana en 13 años: la Independencia.

 El segundo es continuar construyendo el socialismo del siglo XXI para trascender al sistema salvaje y perverso del capitalismo.
Convertir a Venezuela en un país potencia, es el tercer objetivo propuesto.

La conformación de un mundo multicéntrico y pluripolar, para echar abajo el proyecto unipolar del imperialismo que pretende acabar con este planeta, es el cuarto objetivo del proyecto socialista.

Como quinto objetivo está seguir contribuyendo con la salvación de la vida en el planeta.

Es prioritario profundizar el debate de cada uno de estos objetivos. Es lo que le da coherencia al futuro del Socialismo.

 
Cucuta, 9 de octubre de 2012
Publicado enInternacional
Uruguay cuestiona ante ministros la existencia de la Junta Interamericana de Defensa
Punta del Este, 8 de octubre. Uruguay cuestionó hoy la existencia de Junta Interamericana de Defensa (JID), el consumismo, el sistema financiero y los gastos militares, durante la inuguración de la décima Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas que se celebra en este balneario, a la cual asisten delegaciones de 29 de los 34 países que integran el foro.


“La JID tiene 70 años, los mismos que tengo yo, está vieja y estoy viejo, y nació cuando en el mundo pasaban cosas feas”, declaró el ministro uruguayo de Defensa y presidente protémpore de la conferencia, Eleuterio Fernández Huidobro, ante sus colegas de la región, incluido el estadunidense Leon Panetta.


Subrayó que “saber que con una pequeña parte de los colosales gastos militares que dilapida la humanidad podrían resolverse los más graves problemas que hoy nos afligen, es constatar la hondura de la estupidez que nos afecta”. Por ello, destacó que “no puede haber un producto mejor ni más deseable que la paz trasnacional, regional, hemisférica y mundial”.


El ex líder de la antigua guerrilla del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros de los años 60 y 70 del siglo pasado, citó la desigualdad como el gran problema que subyace a muchos otros, y cuestionó el sistema financiero que en gran parte es generador de actividades delictivas trasnacionales peores que el tráfico de drogas, armas, terrorismo, personas, órganos o desechos tóxicos.


El presidente uruguayo José Mujica también habló de que “la gran guerra es contra la desigualdad y la pobreza”, al poner en marcha la reunión. Explicó que el continente americano cuenta con grandes recursos naturales y humanos, pero aún mantiene una “deuda social tremenda”. Añadió que además del sentimiento de patria, “es necesario pensar en los problemas de la humanidad con sentido global”.
En la conferencia, que culminará el miércoles, el ministro argentino de Defensa, Arturo Puricelli, pidió a sus pares pronunciarse sobre el reclamo de su país en torno a las islas Malvinas y criticó los ejercicios militares y la exploración petrolera de los británicos en ese territorio. Calificó de inexplicable que esto suceda en un territorio usurpado ilegítimamente cuando se habla de trabajar por la paz regional.


Aunque no estaba en la agenda inicial, el tema que más ha generado roces es la propuesta sudamericana de que la conferencia reconozca una zona de paz y cooperación del Atlántico sur, lo que implica un respaldo al reclamo argentino por la soberanía de las Malvinas, bajo control británico desde 1833, y un rechazo a los ejercicios militares y la exploración petrolera de Londres en las islas.


El reconocimiento de una zona de paz en el Atlántico sur es un tema que se ha discutido en comisiones desde el domingo para incluir la propuesta en una declaración final. Pero hay un grupo de países que rechazan que el asunto sea incorporado al documento final, dijo el viceministro uruguayo de Defensa, Jorge Méndez.


Los ministros de Defensa de América también han debatido sobre la vigencia del sistema interamericano de defensa, al que varios países de la región dan por muerto desde la guerra de las Malvinas de 1983. No obstante, Estados Unidos se comprometió a fortalecer asociaciones de defensa regional y ha estado presionando en favor de la estrategia del Pentágono.


Afp, Pl, Dpa y Reuters
Publicado enInternacional
La economía griega y la española tendrán la peor evolución en 2013, según el FMI
En el campeonato mundial de la economía, España nunca había tenido tan malos resultados. Las previsiones que la noche de este lunes publicó en Tokio el Fondo Monetario Internacional (FMI) muestran que la economía española será la segunda con peor evolución de las 185 de todo el mundo el año próximo. Tras sufrir un deterioro acelerado en el último año, España solo le gana a la quebrada Grecia. La política de recortes de inversiones y gastos y de fuertes subidas de impuestos lastra con fuerza el crecimiento. Y, para mayor gravedad, tampoco permite cumplir con los objetivos del ajuste, pues el Fondo calcula que el déficit público no bajará del 3% hasta 2017, tres años después de lo previsto. Ante un panorama tan negro, el FMI sugiere veladamente que España debe dar el paso y pedir el rescate.


Hace solo un año, en la asamblea de otoño de 2011 del FMI, el organismo contaba con que 2013 fuera el año en que se consolidase la recuperación de la economía española, con un crecimiento del 1,8%. Ahora, un año después, la previsión es de una caída del 1,3% del producto interior bruto (PIB), después de que España se haya visto golpeada de lleno por la crisis de la deuda y la desconfianza generalizada. Mientras que la previsión de crecimiento mundial y de las economías avanzadas en general ha empeorado cuatro décimas en un año, la de la economía española lo ha hecho en 3,1 puntos.


La previsión del FMI es, por otro lado, un mazazo al escenario macroeconómico dibujado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el de Economía, Luis de Guindos, en los Presupuestos para el año próximo. Las cuentas del Gobierno de Rajoy parten de una previsión de que la economía retroceda un 0,5%, y a partir de ahí se cuadra a martillazos el objetivo de déficit del 4,5% del PIB. Con una caída del 1,3%, ese objetivo es inalcanzable sin nuevos recortes, y probablemente, como se está viendo, también con ellos. De hecho, el FMI prevé que el déficit público sea del 5,7% del PIB, el año próximo, 1,2 puntos más que el objetivo del Gobierno, que tampoco cumplirá este año con el objetivo del 6,3%, según las previsiones del Fondo.

 
Todos los indicadores de confianza españoles se han deteriorado este año, especialmente desde la gestión de la crisis de Bankia: prima de riesgo, Bolsa, fuga de capitales, calificaciones crediticias... Ese deterioro llevó a pedir un rescate para sanear la banca (pese a ser las necesidades de capital muy inferiores en porcentaje del PIB a las de otros países) y ha puesto a España al borde de pedir un nuevo rescate.
 

El rescate, cuanto antes

 
El Fondo parece partidario de que España e Italia den el paso cuanto antes. El BCE ya ha hecho su parte y ahora toca que actúen “otros”, viene a decir. “Los Estados bajo presión deben continuar con los ajustes y se necesita proporcionar apoyo a esos países y sus bancos a través del FEEF y el MEDE [los fondos de rescate europeos] para aliviar las presiones de financiación y romper el círculo vicioso entre los Estados y los bancos”, señala en el informe Perspectivas económicas mundiales. Y añade que “es esencial asegurar el acceso [de los países periféricos] a la financiación a un coste razonable”, para concluir: “Los recursos comunes deben ser canalizados a través del FEEF o el MEDE, y los países que lo necesitan deben solicitar esos recursos”, si bien no menciona a ningún país ni termina de mojarse.


Preguntados al respecto este martes por la mañana en Tokio (madrugada en España), el director del informe, Jörg Decressin, se ha mostrado diplomático sobre si España e Italia deben pedir el rescate: "Estamos preparados para ayudar a esos países, pero realmente depende de su decisión". Algo más sugerente se ha mostrado el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard: "La cuestión es por qué las rentabilidades de los bonos italianos y españoles han bajado. Es posible que hayan bajado por la anticipación de los inversores de que en realidad van a aceptar esos programas y beneficiarse del OMT [el programa de compra de bonos por parte del BCE] en algún momento en el futuro. Y, si ese es el caso, no podemos estar seguros de que las rentabilidades vayan a seguir bajas por mucho tiempo", ha indicado.

 
También es relevante la reafirmación del apoyo a que se adopte cuanto antes la recapitalización directa de la banca por parte del fondo de rescate europeo y se avance hacia la unión bancaria.

 
La crisis del euro es precisamente el principal nubarrón para la economía mundial y explica que las previsiones sigan empeorando. El Fondo confirma las filtraciones de la semana pasada y prevé que la economía de la zona euro se contraerá este año y prácticamente se estancará en 2013. También se confirma la rebaja de dos décimas para este año y tres para el próximo del crecimiento previsto para la economía mundial, hasta el 3,3% y el 3,6%, respectivamente.

 
Para España, la mayor corrección

 
Entre las grandes economías, España es el país que sufre una mayor rebaja para 2013 con respecto a las previsiones del Fondo de comienzos de julio pasado. En el caso español, el FMI ya había actualizado sus cálculos ese mismo mes, tras el plan de ajuste del Gobierno, en su informe anual sobre España. Con respecto a ese informe, la previsión mejora dos décimas para este año (hasta una caída del 1,5%) y empeora una décima para el próximo (hasta la citada contracción del 1,3%). Pero además, el Fondo ya no confía en que el paro empiece a reducirse en 2013, como sostiene el Gobierno. Sus economistas empeoran su previsión de desempleo cuatro décimas con respecto al informe sobre España de julio. Ahora creen que la tasa de desempleo seguirá aumentando hasta niveles récord del 25,1% de media anual en 2013, solo por debajo de Serbia (25,6%) y la propia Grecia (25,4%).

 
España es uno de los pocos países en los que el PIB baja. Incluso tomando en cuenta las pequeñas economías internacionales, cuyos datos han sido publicados esta madrugada, Grecia sigue siendo la única de todas que tiene una previsión más negativa que la española para 2013. España está en el puesto 184º. De 185.


Por MIGUEL JIMÉNEZ (ENVIADO ESPECIAL) Tokio 9 OCT 2012 - 02:30 CET

Publicado enInternacional
Decenas de miles toman las calles en España; se gesta otra huelga general
Madrid, 7 de octubre. Bajo la sombra de una posible huelga general que cada vez parece más claro que se realizará el 14 de noviembre, decenas de miles de personas salieron hoy a la calle en las principales ciudades de España para protestar por los recortes presupuestales del gobierno de Mariano Rajoy y exigir un referendo sobre la política de austeridad.
La manifestación central del día fue la de Madrid, que tuvo en su cabecera a los secretarios generales de los dos grandes sindicatos españoles, Ignacio Fernández Toxo, de Comisiones Obreras, y Cándido Méndez, de la Unión General de Trabajadores (UGT). La convocatoria de protestas abarcó, no obstante, casi 60 ciudades, entre ellas Barcelona, donde la marcha arrancó antes que la de la capital.

Con el lema “¡Quieren arruinar el país! Hay que impedirlo”, unas 72 mil personas, según los organizadores, marcharon en Madrid diez días después de que el Ejecutivo aprobó el presupuesto general del Estado para 2013 con más ajustes al gasto público y en momentos en que España atraviesa su segunda recesión en tres años y en la que uno de cada cuatro trabajadores ha perdido su empleo.

Recortes, recesión y paro


El presupuesto sólo traerá más recesión y más paro, dijeron hoy los líderes de las dos organizaciones sindicales, que forman parte de la denominada Cumbre Social, que aglutina a 150 entidades sociales y que ha sido la convocante de las marchas de hoy y del pasado 15 de septiembre.

En la manifestación se pidió a gritos la dimisión de Rajoy y la huelga general. En ella participaron miembros destacados del Partido Socialista Obrero Español, que este año perdió la mayoría parlamentaria frente al Partido Popular e Izquierda Unida, la tercera fuerza en el Poder Legislativo.

“Si hay huelga general será responsabilidad del gobierno”, manifestó Toxo, que demanda al Ejecutivo la celebración de una consulta popular en la que los españoles puedan pronunciarse sobre los recortes. “Si aceptan convocar el referendo se abrirá un escenario totalmente distinto. Si no, seguiremos avanzando hacia la huelga general”, dijo Toxo.

La fecha que cobra cada vez más fuerza para ese paro es el 14 de noviembre, coincidiendo con la huelga en Portugal y en el contexto de una jornada de acción unitaria en varios países europeos, que atraviesan por problemas de sobregiro en el gasto público, deuda, recesión económica y desempleo, como no se había visto en décadas.

“En cada país se hará una cosa”, dijo el secretario general de UGT. “Aquí, en España, lo más probable es que esa acción sea la huelga general”, añadió Méndez.

Los sindicatos se han dado de plazo hasta mediados de este mes para decidir si convocan esa huelga general, la segunda contra el gobierno de Rajoy después de la que ya hubo en marzo contra la controvertida reforma laboral que abarató y facilitó el despido.

Las protestas y las manifestaciones han ido creciendo en los meses recientes en España, donde el descontento por los recortes de Rajoy se hace cada vez más patente, pero también el malestar de los ciudadanos con toda la clase política, a la que reprochan un alejamiento de la realidad y de los problemas en estos años de crisis económica.

Hace una semana, miles de ciudadanos expresaron ese rechazo a la clase política en tres protestas frente al Congreso de los Diputados en Madrid.

La primera de ellas, el 25 de septiembre, terminó con acciones policiales de fuerza que han sido muy criticadas y con 35 detenidos y 64 heridos.

Según una encuesta publicada hoy por el diario El País, tres de cada cuatro ciudadanos, 77 por ciento, comparte los argumentos de los manifestantes, a los que el propio Rajoy intentó restar importancia cuando, durante su reciente visita a Nueva York, alabó a “la mayoría de españoles, que no se manifiestan”.

“La ciudadanía está reaccionando y no hay una mayoría silenciosa con la que se pueda jugar según convenga”, denunció hoy el manifiesto que se leyó al final de la protesta en Madrid.

El texto denunció también un intento por parte del gobierno de convertir las protestas “en un problema de orden público”, lo que derivaría en acciones “autoritarias y antidemocráticas”. El señalamiento alude a recientes declaraciones de funcionarios públicos que defendieron la necesidad de modificar el derecho de manifestación, con el argumento de que la capital española está últimamente colapsada por frecuentes manifestaciones.
Publicado enInternacional
Domingo, 07 Octubre 2012 06:25

“No hay un modelo exclusivo”

“No hay un modelo exclusivo”
Matemático de formación original, investigador en ciencias sociales, Alvaro García Linera es el vicepresidente de Evo Morales y su mano derecha en la conducción del actual proyecto político boliviano.


–A las puertas de las elecciones presidenciales en Venezuela, ¿hay un proyecto común en Sudamérica?


–Lo interesante es que nuestros procesos no amarran a un modelo exclusivo. Son búsquedas plurales con velocidades y densidades diferenciadas para desmontar la maquinaria neoliberal que acumuló expropiando lo público. Respeto lo que pueden hacer la Argentina, Ecuador, Venezuela... En Bolivia trabajamos a partir de nuestras posibilidades materiales, de nuestra realidad. Inicialmente cada proceso era un hilo de agua. Ahora se juntan unos con otros y forman un torrente que converge.


–A corto plazo, ¿cómo se construye la vía democrática al socialismo que ustedes vienen pregonando?


–Pensemos en el potenciamiento del Estado, que ha logrado conservar recursos económicos, ámbitos de intervención en la economía, y pensemos en la comunidad. Conversión de propiedad del Estado en propiedad pública: la clave es el reforzamiento de lo común, la participación directa de la gente en la toma de decisiones. Es imposible imaginar sin esto que lo estatal devenga en público y sea rebasado, como queremos, por lo común. Hablo desde el concepto de Antonio Gramsci del Estado integral. Cómo hacen el indígena, el transportista, el campesino, para intervenir en la decisión de qué se hace con el excedente, con la propiedad, con los minerales, con el agua. La sola propiedad estatal no es socialismo. Es una buena herramienta para centralizar, para controlar, para registrar.


–¿Y la gestión concreta?


–Se me viene a la mente el concepto de Michel Foucault de gobernanza. Solución flexible y negociada de estructuras estatales y no estatales, sin centro a veces. Fijémonos en el sector minero. Está el recurso y hay buenos precios. ¿Cómo se tomaba antes una decisión? Sin conflictos, porque no había mineros, no había cooperativistas, no había industriales. El Banco Mundial, la empresa, el presidente y seguramente la embajada resolvían sin democracia la suerte del mineral, y no se beneficiaban ni Bolivia ni el empresario. Hoy los trabajadores quieren más ingresos y más asalariados. El Estado quiere que el excedente sea redistribuido entre todos. Los cooperativistas, artesanos de la minería, dicen que ni todo para los asalariados ni todo para el Estado. Tienes que articular. En lenguaje plebeyo es paro, la marcha, la amenaza, la reconciliación. Y sale una solución más complicada, más conflictiva, más riesgosa, pero es el pueblo decidiendo sobre un recurso común.


–¿En qué punto de esa síntesis está Bolivia?


–En la primera época se contraponían dos proyectos de economía, de Estado y de sociedad. Como en una estrategia de guerra de posiciones, había dos bloques, hasta territorialmente divididos, y dos proyectos de sociedad. Eso se acaba después del intento violento de golpe de Estado, del magnicidio frustrado y de la derrota política y moral de los conservadores. Seguramente se modificará de acá a un lustro, una década, pero hoy hay un solo horizonte de época, incluso para los opositores, que se imaginan el porvenir en torno de este escenario. Entonces las tensiones surgen no desde la oposición, sino desde el usufructo al interior del proyecto hegemónico, y en el ciclo de expansión más importante de Bolivia en los últimos 50 o 60 años. Hemos reducido la desocupación al 2 por ciento en un país golpeado y muy pobre. La internalización de la riqueza está generando reducción de pobreza y gradual bienestar de la población. Son siempre cifras modestas, pero significativas para nosotros los bolivianos. En este marco el Estado debe velar para que el excedente tenga carácter universal y no corporativo.


–¿No se da la paradoja de un movimiento indígena que al triunfar, porque llegó a controlar el Estado, también pierde fuerza como tal?


–Mi hermano, ésas son tensiones creativas del proceso revolucionario. Pasó con los mineros. Algunos nos pedían intervención militar. Los conflictos, aunque tardemos un mes o seis meses, aunque hasta haya dinamitadas, deben resolverse democráticamente. Lo mismo con el petróleo. Y así será con la electricidad. Las sociedades revolucionarias no les pueden temer al conflicto y al disenso. Es más complicado y riesgoso, pero es la forma de mantener más viva la democracia.


–¿No asusta ese conflicto a sectores empresarios nacionales que el gobierno boliviano quiere cerca?


–Hay reglas del juego. El Estado va a intervenir en ciertas áreas: hidrocarburos, energía eléctrica, parte en minería y sectores claves de industrialización de minería y de hidrocarburos. Y ya. Acordó las áreas de participación de actividad privada nacional y extranjera. El sector privado se beneficia si el excedente generado en el país se internaliza. Puede ofrecer servicios, mejorar sus inversiones, acceder a contratos del Estado. Hay momentos en que se cruza el interés del empresario con el del trabajador. Entre el empresario extranjero y el trabajador, el Estado opta por el trabajador. Cuando el conflicto se da entre trabajador y empresario boliviano, buscamos mecanismos de diálogo para distribuir áreas o conciliar entre los intereses de ambos.


–¿Cómo juega para Bolivia la clave sudamericana?


–Nunca habíamos vivido un momento tan excepcional de construcción de una base material de integración. En los últimos diez años el comercio intrarregional casi se duplicó. Bolivia, no sólo en gas, sino en productos manufacturados, vende a América latina el 50 por ciento de sus exportaciones: madera, gas, soja... Brasil y Argentina cooperan en la producción automovilística, ¿no? Cada uno de nuestros países ha tomado con mayor o menor radicalidad planes posneoliberales. No sólo hay gobiernos progresistas y revolucionarios como nunca en la historia pasada. Sus medidas aminoran los efectos de la crisis sobre la región, que crecerá este año a una tasa de entre 3 y 5 por ciento mientras el mundo desarrollado llegará en el mejor de los casos al 1 o 2 por ciento. Tienes Celac, Unasur, Alba, como iniciativas de construcción común. Dejamos de vernos con ilusiones en Europa, cuando el premio era llevar a sus hijos allí. Hoy cambia incluso el ideario de lo deseable para la clase media.


–Universitarios argentinos de vacaciones en Bolivia.


–Cuando el presidente sale del Palacio le gritan para la foto: “¡Evo, de Argentina!”. Es un momento excepcional. La sociedad es la que nos empuja. El Estado debe saber mantener el horizonte de lo universal. Pero la sociedad te da un empujón, te da un sopapo. No hay otra manera de avanzar. El Estado no puede suplir a la sociedad.


–¿Cómo quiere hacerlo este Estado boliviano?


–Esa es una de las bellas riquezas contradictorias de un proceso revolucionario. El presidente lo explicaba bien bonito. Antes, el sindicato era Estado. Antes el Estado no te daba nada y te quitaba todo. Aparecía para matarte. Incursionaba, te saqueaba, te destruía y luego se replegaba. Quedaba el sindicato. No tengo escuela. Está el sindicato. No tengo camino. Vamos con el sindicato a hacer camino, una senda y piedras encima. Se ha muerto el compañero y ha dejado cinco huérfanos. Los compañeros aportan el ataúd y cuidan de sus hijos. En el agro y en los barrios populares la escasez se supera de manera común a partir de la asociatividad. Luego viene este proceso revolucionario. Nacionalizamos, se incrementa el excedente y construimos escuelas, colocamos el césped en una cancha, el yerbero atiende el parto, pero viene la posta sanitaria... El sindicato debe replantearse qué hace. Se moviliza para pedir al Estado el cumplimiento de la satisfacción de las necesidades básicas. O sea: se debilita el movimiento social por aumento del Estado social. Entonces debatimos con los compañeros el tema. El sindicato debe construir poder económico local o regional, en la elaboración de los recursos.


–¿Poder económico incluye participar de la gestión?


–Que el sindicato conduzca en lo estatal y en lo privado. Luego de la discusión sobre el excedente, en la gestión de la economía es al fin y al cabo donde va a definirse el socialismo hacia el futuro. Hay experiencias positivas y negativas. En la zona aymara, cerca del lago, los compañeros trabajan la tierra, tienen sus vaquitas y siempre vendieron la leche a la empresa transnacional. Quieren que no los exploten y que puedan coronar sus esfuerzos formando una pequeña empresa de elaboración de leche que sea distribuida en la escuela donde van sus niños en el pueblo donde gobierna el alcalde que eligieron. Es un bucle. Bien. En el Chapare pusieron una fábrica y no funcionó. Tuvieron la voluntad de construir el poder económico, pero conocieron los límites de gestionar comunitariamente la economía. Hay comunitarismo para el agua y para las tierras de pastoreo, pero nos cuesta el comunitarismo para el procesamiento. Todavía hay un límite que debemos aprender a superar. Te doy otro ejemplo: Huanuni. Una mina con cinco mil obreros. Formalmente el gobierno nombra al gerente, pero realmente la gestión es el sindicato. Ellos definen gerencias, inversiones, salarios, intensificación o reducción del trabajo. Propiedad estatal y gestión obrera. Es la experiencia más avanzada y a la vez tiene un límite que te muestra hasta dónde puedes avanzar en la gestión de lo comunista. El excedente generado no se universaliza. Tienes compañeros mineros que ganan 50 mil bolivianos, 10 mil dólares. El presidente gana 1500 dólares. Sólo el 10 por ciento del excedente pasa al Estado. La victoria es la autogestión obrera. El límite, la no universalización del excedente.


–¿Qué es lo comunista?


–La comunitarización de la producción. La autogestión tiende a corporativizar los recursos generados. El objetivo es universalizar los recursos generados. Y no tienes libros para estas tensiones. No las reflexionó Lenin.


–¿Cuál es la importancia de la figura de Evo en este proceso?


–El derrumbe del viejo sistema de partidos se da por la emergencia de lo popular. Supongo que por la dinámica de la crisis, cuando se derrumban los mecanismos de adhesión del gobernado al gobernante, surge la necesidad de nuevos dirigentes. No hay una predestinación de Evo. Pero está claro que estuvo en el momento preciso y en las circunstancias precisas en que la sociedad corporiza lo que está haciendo y lo que emerge. Campesino, luchador, antiimperialista, indígena, aglutinador... Cada sublevado puede decir en Evo “ése soy yo”.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Publicado enInternacional
Domingo, 07 Octubre 2012 05:58

Temas que Romney y Obama evitan

Temas que Romney y Obama evitan

Ahora que el espectáculo cuatrienal de la elección presidencial está alcanzando la cúspide, es útil preguntar cómo las campañas políticas están abordando los temas más cruciales que enfrentamos. La respuesta es sencilla: mal, o para nada. En tal caso, surgen algunas preguntas importantes: ¿por qué, y qué podemos hacer al respecto? Estos son dos temas de abrumadora importancia, porque el destino de las especies está en juego: desastre ambiental y guerra nuclear.


El primero aparece regularmente en las primeras planas. El 19 de septiembre, por ejemplo, Justin Gillis reportó en The New York Times que el derretimiento del hielo del mar Ártico había terminado para este año, “pero no antes de demoler el récord anterior, y hacer sonar nuevas alarmas sobre el rápido ritmo del cambio en la región”.


El derretimiento es mucho más veloz de lo que habían previsto sofisticados modelos computacionales y el más reciente informe de la ONU sobre el calentamiento global. Los nuevos datos indican que el hielo de verano podría haber desaparecido para 2020, con graves consecuencias. Estimaciones previas consideraban la desaparición del hielo de verano para 2050.


“Pero los gobiernos no han respondido al cambio con alguna urgencia mayor para limitar las emisiones de gases de invernadero”, escribe Gillis. “Por el contrario, su respuesta principal ha sido planear la explotación de los minerales recientemente accesibles en el Ártico, incluida la perforación para extraer más petróleo”; es decir, acelerar la catástrofe.


Esta reacción demuestra una extraordinaria disposición a sacrificar las vidas de nuestros hijos y nietos a cambio de una ganancia a corto plazo. O, quizá, una igualmente notable disposición a cerrar los ojos para no ver el inminente peligro. Eso no es todo. Un nuevo estudio del Monitor de la Vulnerabilidad Climática ha encontrado que “el cambio climático causado por el calentamiento global está desacelerando la producción económica mundial en 1.6 por ciento al año y conducirá a una duplicación de los costos en las próximas dos décadas”. El estudio fue ampliamente reportado en todas partes, pero a los estadunidenses se les ahorró la inquietante noticia.


Las plataformas demócrata y republicana oficiales sobre los asuntos climáticos son revisadas en la edición del 14 de septiembre de la revista Science. En un raro caso de bipartidismo, ambos partidos demandan que empeoremos el problema. En 2008, ambas plataformas partidistas habían dedicado cierta atención a la forma en que el gobierno debería abordar el cambio climático. Hoy, el tema casi ha desaparecido de la plataforma republicana; la cual, sin embargo, demanda que el Congreso “emprenda rápida acción” para evitar que la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), establecida por el ex presidente republicano Richard Nixon en días más sensatos, regule los gases de invernadero. Y debemos abrir el refugio ártico de Alaska a la perforación para “aprovechar todos nuestros recursos estadunidenses concedidos por Dios”. No podemos desobedecer al Señor, después de todo.


La plataforma también declara que “debemos restablecer la integridad científica a nuestras instituciones públicas de investigación y retirar los incentivos políticos a la investigación financiada públicamente”; palabras en código para la ciencia climática.


El candidato republicano, Mitt Romney, en busca de escapar del estigma de lo que entendía hace años sobre el cambio climático, ha declarado que no hay consenso científico, así que deberíamos apoyar más debate e investigación; pero no la acción, excepto para agravar más los problemas.


Los demócratas mencionan en su plataforma que existe un problema, y recomiendan que deberíamos trabajar “hacia un acuerdo para establecer límites a las emisiones al unísono con otras potencias emergentes”. Pero eso es todo.


El presidente Barack Obama ha enfatizado que debemos conseguir 100 años de independencia energética aprovechando la técnica de “fracking” o fractura hidráulica y otras tecnologías; sin preguntarse cómo luciría el mundo después de un siglo de tales prácticas.


Así que hay diferencias entre los partidos: sobre cuán entusiastamente los ratones deberían marchar hacia el precipicio.
El segundo tema importante, la guerra nuclear, también está en las primeras planas todos los días, pero en una forma que asombraría a un marciano que observara las extrañas actividades en la Tierra.


La amenaza actual está de nuevo en Medio Oriente, específicamente Irán; es decir, al menos según Occidente. En Medio Oriente, Estados Unidos e Israel son considerados amenazas mucho mayores.


A diferencia de Irán, Israel se niega a permitir inspecciones o firmar el Tratado de No Proliferación Nuclear. Tiene cientos de armas nucleares y sistemas de lanzamiento avanzados, y un largo historial de violencia, agresión e ilegalidad, gracias al absoluto apoyo estadunidense. Si Irán está buscando desarrollar armas nucleares, el espionaje estadunidense no lo sabe.


En su informe más reciente, la Agencia Internacional de Energía Atómica dice que no puede demostrar “la ausencia de material nuclear y actividades no declarados en Irán”; una forma indirecta de condenar a Irán, como demanda Estados Unidos, mientras admite que la agencia no puede añadir nada a las conclusiones del espionaje estadunidense.


Por tanto, a Irán debe negársele el derecho a enriquecer uranio que está garantizado por el Tratado de No Proliferación Nuclear, y es apoyado por la mayor parte del mundo, incluidos los países no alineados que acaban de reunirse en Teherán. La posibilidad de que Irán pudiera desarrollar armas nucleares surge en la campaña electoral. (El hecho de que Israel ya las tenga no.) Dos posiciones se contraponen: ¿Estados Unidos debería declarar que atacará si Irán alcanza la capacidad para desarrollar armas nucleares, las cuales disfrutan docenas de países? ¿O Washington debería mantener la “línea roja” más indefinida?


La segunda postura es la de la Casa Blanca; la primera es la demandada por los belicosos israelíes, y la aceptada por el Congreso de Estados Unidos. El Senado votó 90-uno a favor de apoyar la postura israelí.


Lo inexistente en el debate es la forma obvia de mitigar o poner fin a cualquier amenaza que pudiera creerse representa Irán: Establecer una zona libre de armas nucleares en la región. La oportunidad está fácilmente disponible: una conferencia internacional se reunirá en unos meses para buscar este objetivo, apoyado por casi todo el mundo, incluida una mayoría de los israelíes.


El gobierno de Israel, sin embargo, ha anunciado que no participará hasta que haya un acuerdo de paz general en la región, lo cual es inalcanzable en tanto Israel persista en sus actividades ilegales en los territorios palestinos ocupados. Wa-shington mantiene la misma postura, e insiste en que Israel debe ser excluido de cualquier acuerdo regional de ese tipo.


Pudiéramos estar avanzando hacia una guerra devastadora, posiblemente incluso nuclear. Existen formas claras de superar esta amenaza, pero no se adoptarán a menos que haya un activismo público a gran escala que demande que la oportunidad sea aprovechada. Esto, a su vez, es altamente improbable en tanto estos temas sigan fuera de la agenda, no sólo en el circo electoral, sino en los medios y el gran debate nacional.


Las elecciones son operadas por la industria de las relaciones públicas. Su tarea primaria es la publicidad comercial, que está diseñada para socavar a los mercados creando consumidores desinformados que tomarán decisiones irracionales; totalmente lo opuesto de cómo se supone que funcionan los mercados, pero ciertamente familiar para cualquiera que haya visto la televisión.


Simplemente es natural que cuando es llamada para operar las elecciones, la industria adopte los mismos procedimientos para beneficio de quienes le pagan, quienes ciertamente no quieren ver ciudadanos informados tomando decisiones racionales.


En cualquier caso, las víctimas, sin embargo, no tienen que obedecer. La pasividad podría ser el rumbo fácil, pero difícilmente es el honorable.


La más reciente colección de columnas de Noam Chomsky es Making the Future: Occupations, Interventions, Empire and Resistance. Chomsky es profesor emérito de lingüística y filosofía del Instituto Tecnológico de Massachusetts en Cambridge, Massachusetts


Distribuido por The New York Times Syndicate

Publicado enInternacional
El carácter de los conflictos en la Bolivia actual
Las relaciones entre desarrollo económico y protección ambiental cruzan hoy, prácticamente, todos los procesos latinoamericanos. El continente necesita, absolutamente –después de una fuerte y prolongada recesión–, poder atacar su problema central: la desigualdad económica. Es que conforme los gobiernos neoliberales promovieron la desindustrialización y la apertura acelerada de los mercados internos, la situación de la demanda internacional cambió: la exportación de productos primarios –entre ellos los energéticos– pasó a tener un papel central en la pauta comercial de América Latina.


Esta combinación produjo conflictos explosivos en casi todos los países del continente, con gobiernos progresistas o no. Bolivia no es una excepción, aún teniendo, por primera vez, un presidente indígena y un gobierno apoyado directamente por los movimientos de habitantes originarios.


El proyecto de construcción de una carretera cruzando la reserva de los Tipnis (*), ubicada entre Cochabamba y el Beni, condujo a grandes polémicas y muchos conflictos. La cobertura de prensa fuera de Bolivia fue totalmente unilateral, promoviendo un brutal y cobarde cerco informativo contra el gobierno de Evo Morales.


Dentro del país, los medios privados exaltaron los movimientos opositores al proyecto del gobierno, apareciendo, paradójicamente, como defensores de los indígenas y de la ecología. Como en todos los países de la región, la finalidad de minimizar al gobierno, mediante una insólita alianza de la derecha con sectores del movimiento popular.


A lo largo de toda la crisis de los Tipnis, nadie, o casi nadie, dio cabida para escuchar las voces del gobierno –en particular de Evo Morales y Álvaro García Linera–. Su interés era condenar la supuesta “traición” del gobierno originario del movimiento indígena, que reprimía a esos movimientos y violentaba sus reservas.


Álvaro García Linera publicó un libro que refuta todos y cada uno de los alegatos de la oposición y de sus portavoces bolivianos e internacionales. A pesar de ser el más importante intelectual latinoamericano contemporáneo y, al mismo tiempo, vicepresidente de la república, se buscó ejercer sobre sus palabras la censura y el cerco cobarde que se emplea sobre el proceso boliviano.


El libro se titula Geopolítica amazónica, y se le subtituló Poder hacendario-patrimonial y acumulación (capitalista). Fue publicado por la vicepresidencia de la república, y participé de su lanzamiento en La Paz, el 8 de septiembre, con la asistencia de un público –mayoritariamente– joven de unas mil personas.


En él, Álvaro comienza por exponer las transformaciones logradas por el gobierno en estos seis años, que permiten decir que se trata de un proceso revolucionario –una “revolución político-cultural y económica”, en sus palabras–. Transformaciones en la adecuación del poder del Estado y en las propias formas de adoptar decisiones que caracterizan los profundos cambios políticos y culturales vividos por Bolivia. Transformaciones en la propiedad de los principales medios de producción –en el campo, en los sectores industriales– marcan la revolución en el plano económico.


Sin embargo, el libro de Álvaro se centra en desmentir los supuestos que orientan la campaña mediática de la oposición –dentro y fuera de Bolivia– contra el gobierno. Entre estos, uno es el que circula la idea de que la carretera de Tipnis sería parte de la IIRSA (**), como instrumento de exportación de los productos brasileños hacia el Pacífico, valiéndose del territorio boliviano.


El libro demuestra, claramente, que la carretera llega a territorio boliviano como parte de la unificación nacional del país, siempre fragmentado y dependiente; en este caso, el pasaje por Santa Cruz de la Sierra aporta a la conexión entre Cochabamba y el Beni –provincia esta última en que el gobierno desarrolla amplios proyectos agrícolas que liberarían a su economía de la dependencia de su vecina cruceña. Por eso Álvaro llama “farsa cantinflesca” la acusación.


Otra falsedad tiene que ver con una supuesta imagen de los Tipnis como una reserva virgen, que sería violada por la carretera que el gobierno proyecta construir. El libro demuestra, con hechos –mapas y fotos– cómo esa región es intensivamente explotada por las grandes empresas internacionales del sector de la madera, de la caza de cocodrilos y por ganaderos, entre otros. Varios aeropuertos clandestinos sirven para algunas de estas actividades, así como un intenso turismo internacional.


Es así que la no presencia del Estado, propugnada por las ONG internacionales y algunos movimientos indígenas, lo que defienden no es la inexpugnabilidad de la reserva, sino la permanencia y extensión de esas explotaciones, con la ausencia del Estado nacional boliviano. Álvaro acusa a esas ONG y movimientos indígenas de defender, de esa forma, los intereses de grandes multinacionales y de gobiernos extranjeros.


El poder en la Amazonia boliviana es detentado, entonces, por esas empresas, por gobiernos de países centrales del capitalismo, por un bloque hacendado-empresarial que explota materias primas de la región y por un conjunto de ONG que actuan en la zona. Al final del libro, Álvaro se concentra en el argumento de que en Bolivia –como también otros países progresistas de la región– se desarrolla un modelo “extrativista”, negativo para el desarrollo económico y social. Después de retomar criterios clásicos de Marx sobre las formas de apropiación de la naturaleza por la humanidad, Álvaro concluye: “No existe evidencia histórica que certifique que las sociedades industriales capitalistas sean menos nocivas frente a la Madre Tierra que las que se dedican a la extracción de las materias primas, renovables o no renovables. Superar el extractivismo no es superar el capitalismo. En esta fase se hace indispensable utilizar los recursos aportados por la actividad primaria o exportadora controlada por el Estado para generar los excedentes que permitan satisfacer las condiciones mínimas de vida de los bolivianos y garantizar una educación intercultural y científica que genere una masa crítica capaz de asumir y conducir los procesos emergentes de industrialización y de economía del desarrollo”.


Si se dejara intempestivamente el “extractivismo” se perdería la oportunidad de la acumulación de recursos para el salto hacia una economía basada en la industria y en el conocimiento. La simple condena al “extractivismo” dejaría la economía del país pobre e inerme, relegado a su estado actual. Sería la estagnación, que prepararía el camino para la restauración conservadora que los opositores desean. “Lo importante es reorientar el sentido de la producción sin olvidar que es preciso satisfacer las necesidades básicas fundamentales, que fueron precisamente las que llevaron a la población a construir el poder del Estado. Justamente lo que estamos haciendo en Bolivia:”


Es, por lo tanto, un libro esencial, sin el cual la visión de los conflictos y de la etapa actual del proceso boliviano serían imposibles de comprender.


(*) Tipnis: Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Secure


(**) IIRSA: Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana


Traducción: Ruben Montedónico


Publicado enInternacional