Rafael Correa, de “indignado” a presidente de la República
A las diez de la mañana en punto, como estaba convenido, el presidente del Ecuador, Rafael Correa Delgado (economista, 49 años, tres hijos, casado con la profesora belga Anne Malherbe a quien conoció en la Universidad Católica de Lovaina), entra al Salón Amarillo (o de los Presidentes) en el palacio de gobierno de Quito, donde se realizará la entrevista con Punto Final.

Desde las paredes observan inescrutables los retratos de los ex presidentes del país (hoy de catorce millones y medio de habitantes y casi 300 mil kms2, incluyendo las islas Galápagos). El palacio del siglo XVIII -varias veces remodelado- fue sede de la Real Audiencia de Quito y también se conoce con el nombre de su constructor, el barón de Carondelet. El salón en que el presidente Correa nos da la bienvenida está adornado para la ocasión con hermosos ramos de rosas y de flores silvestres. Esta es el área del edificio abierta al público.

El palacio -que conocieron Bolívar y otros visitantes ilustres- se ha convertido en museo y las oficinas presidenciales funcionan en un piso superior. La entrevista se verá interrumpida en dos ocasiones: por un grupo de turistas extranjeros -a los que el presidente saluda en inglés- y por los niños de tercero básico de la escuela “Concentración Deportiva de Pichincha”, que se alborotan al encontrarse a boca de jarro con el popular presidente de su país.

Correa encabezó un movimiento ciudadano que rompió los desprestigiados monopolios partidarios del Ecuador. Fundó la Alianza (hoy Movimiento) PAIS (Patria, Altiva i Soberana), cuyo programa es la Revolución Ciudadana. Con esa bandera, Correa llegó a la Presidencia en 2006 con respaldo del 57 por ciento de los votos. Dos años después, Ecuador aprobó una nueva Constitución y en 2009 Correa fue elegido para un nuevo periodo, que termina en 2013. Las encuestas le otorgan 67 por ciento de apoyo para respostularse.

Cuando le preguntamos si lo hará, respondió que eso lo determinará en agosto próximo el movimiento que le apoya. Pero a la vez defendió la tesis de la reelección de los buenos gobernantes -inmediata o después de un periodo- reconocida por muchas democracias del mundo.
Con luces y cámaras de TV que grabaron un registro completo de la entrevista, iniciamos la conversación con el presidente ecuatoriano.

- Nos interesa conocer, en sus palabras, cómo se define la Revolución Ciudadana que tiene lugar en Ecuador. Sus objetivos, los obstáculos que enfrenta, qué alianzas sociales y políticas requiere para alcanzar sus propósitos.

- “En términos muy concretos, es el cambio radical, profundo y rápido de las estructuras vigentes y, básicamente, de las relaciones de poder en la sociedad ecuatoriana.


El desarrollo de nuestros países, al menos en su punto inicial, no es un problema técnico como se nos hizo creer durante mucho tiempo. Es un problema político. Si América Latina no cambia las relaciones de poder, no va a producir desarrollo para las grandes mayorías. Tal vez sí para las elites que siempre han dominado, pero no para las mayorías. 
Nuestra revolución no significa cambios violentos, pero sí cambios profundos y radicales. ¿Por qué es ciudadana? Porque los legisladores y demás ‘representantes’ del pueblo ya no se representaban ni siquiera a ellos mismos. Este proceso fue el fruto de los ‘indignados’ del Ecuador, que se indignaron mucho antes que los de Europa. Fue un movimiento de protesta contra el gobierno corrupto y entreguista de Lucio Gutiérrez(1) que nos llamó ‘forajidos’. Los ciudadanos, en forma prácticamente espontánea, nos llevaron a la Presidencia de la República. Y este es uno de los problemas que hemos enfrentado. A diferencia de otros países latinoamericanos, el ecuatoriano es un proceso revolucionario que se inicia sin una estructura política organizada. Hemos logrado avanzar en este aspecto, pero aún nos falta mucho por recorrer. Existe un riesgo: como tenemos gran apoyo popular, pero sin estructuras organizadas y con capacidad de movilización, somos vulnerables a minorías que sí tienen esa capacidad”.

OPOSITORES A LA REVOLUCION CIUDADANA

- Nos cuesta comprender que algunos movimientos sociales, indígenas y ambientalistas, entre otros, hagan oposición a su gobierno. ¿Les reconoce usted una cuota de razón? ¿Hay posibilidades de entendimiento?

- 
“Con todos los que tengan buena fe y razón, por supuesto. Me molesta aparecer como intolerante, como algunos quieren caricaturizarme. Soy un hombre que tiene la cabeza fría, estoy acostumbrado a debatir. Pero hay muchísima mala fe en esa oposición. Toda revolución tiene su contrarrevolución, ¿verdad? ¿Y qué proceso revolucionario no ha tenido sus traidores? Esos grupos presuntamente de Izquierda son aliados de la derecha. En la Asamblea votan con la derecha. Y no es que se opongan a los temas mineros solamente, se oponen a todo. ¿Y por qué? No porque estemos haciéndolo mal, porque es indudable el cambio que está ocurriendo en el país en favor del pueblo. Se oponen porque no están ellos en el gobierno. Es un problema de ambiciones, de ilegítimas aspiraciones políticas por sobre los intereses del pueblo. Si no están en el gobierno, están contra el gobierno. Cuesta mucho conversar con gente de mala fe con agendas político-electorales propias. En cambio la gente que discrepa de buena fe y lucha por el bienestar del país, es bienvenida”.

- Sin embargo, algunos de esos movimientos sociales tienen opiniones de Izquierda, lo cual hace inexplicable que no apoyen este proceso…


- “Mire, las últimas encuestas -que no han sido encargadas por nosotros- confirman que los sectores populares están con nosotros. Pero siempre habrá algunos pseudodirigentes que se toman el nombre de la sociedad y aunque no representen a nadie, la prensa de derecha los magnifica para dañar al gobierno. Esto no sólo ocurre en Ecuador; mire en Bolivia cómo Evo Morales, dirigente social, tiene oposición de grupos indígenas y de trabajadores. Siempre hay desubicados, algunas veces de buena fe, pero la mayoría por ambiciones. 
Mire Venezuela, mire el caso de Lula, en Brasil, atacado por sectores de trabajadores, etc. Es la oposición más letal porque utiliza nuestro mismo lenguaje, plantea nuestros mismos objetivos e incluso, invoca nuestros mismos principios. Son lobos disfrazados de ovejas. Los grupos de extrema Izquierda que denuncian a este gobierno porque se ha ‘derechizado’, votan en la Asamblea con la extrema derecha para conspirar contra el gobierno. Pese a nuestras diferencias, con la verdadera Izquierda siempre será más lo que nos une que lo que nos separa. La pseudo Izquierda se toma la representación de ese sector político, pero en la práctica actúa como la extrema derecha. Y eso es injustificable, no hay cómo sostenerlo”.

MODELO EXTRACTIVISTA DE ECONOMIA



- Un reproche frecuente a gobiernos que encabezan el proceso de cambios en América Latina es que mantienen un modelo tradicional de economía, basado en la extracción de riquezas mineras. ¿Qué opina de esa crítica?


- “Es un error garrafal… ¿Dónde está en el Manifiesto Comunista el no a la minería? Tradicionalmente los países socialistas fueron mineros. ¿Qué teoría socialista dijo no a la minería? Son los pseudointelectuales postmodernistas los que meten todos estos problemas en una interminable discusión. No hay dónde dudar: salir del modelo extractivista es erróneo. Hay que aprovechar estos recursos al máximo para desarrollar otros sectores de la economía, haciendo que el sector extractivista vaya perdiendo peso para avanzar a etapas superiores en las relaciones económicas. Por ejemplo a una economía del conocimiento, que se basa en el talento humano. ¿Pero de dónde sacamos los recursos para las escuelas y universidades, para los centros de investigación que necesitamos? Es torpe creer ese discurso que busca superar la economía extractivista cerrando las minas y los pozos de petróleo.

Probablemente llegaríamos a la economía de recolección, porque no tendríamos nada. Regresaríamos a un estado primitivo, que es lo que algunos quisieran. ¡Perfecto, propóngalo en las elecciones y que democráticamente ganen el derecho a hacerlo!

Creo que la mayoría quiere, razonablemente y en armonía con la naturaleza, tener satisfechas ciertas necesidades básicas. Ecuador ha sido el primer país que en su Constitución ha dado derechos a la Pacha Mama. Pero aquellos pseudoeconomistas creen que el ser humano es un estorbo para la naturaleza. Nosotros sostenemos que el ser humano sigue siendo lo más importante. En 2016 seremos exportadores de energía eléctrica gracias a las once hidroeléctricas que estamos construyendo con los recursos del petróleo.

Vamos a cambiar estructuralmente la economía ecuatoriana: aumentaremos el sector servicios convirtiéndonos en exportadores de energía limpia”.

GOBIERNOS DEL ALBA

- 

¿Qué principios y objetivos hermanan a su gobierno con los de Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua? ¿Cómo valora los instrumentos de integración creados en los últimos años: Alba, Unasur, Celac?


- “Me parece que se ha creado una convergencia de gobiernos, una conciencia única en la historia de América Latina acerca de la necesidad de la integración. Gobiernos de derecha o Izquierda, tenemos una convicción muy profunda de impulsar la integración y la democracia. Son dos cosas sumamente importantes que nos permiten avanzar, más allá de diferencias ideológicas.

Pero obviamente, con los gobiernos que compartimos una visión bolivariana, como Venezuela, Bolivia o Cuba, o visiones revolucionarias como Nicaragua, de justicia como Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, tenemos más cercanía. Pero, insisto, las relaciones son muy buenas con todos los gobiernos de la región. 
La Patria Grande ya no es un sueño. Se ha entendido como una necesidad de supervivencia, es lo que necesitamos para tener presencia internacional. La integración, como decía Bolívar, ‘no es el deseo de los hombres sino el inexorable decreto del destino’. Estamos construyendo esa Patria Grande: ahí están la alianza bolivariana (Alba), Unasur y Celac, que superan con mucho a organismos creados bajo esquemas neoliberales.

Por ejemplo Unasur significa un proyecto de integración -digámoslo así- ‘integral’. La parte comercial es importante -hablo de un comercio justo, desde luego-. Pero va mucho más allá, aborda integración energética, financiera, conectividad, armonización de políticas, acción colectiva para no ser víctimas de explotadores como ocurrió durante la larga noche neoliberal. En esa etapa América Latina precarizó su oferta laboral: garantizó bajos salarios y estabilidad laboral; el esfuerzo de nuestros trabajadores se traspasó como ganancias a las transnacionales. Ahora no vamos a competir por quién reduce más los impuestos para transferir riqueza y aportar renta a los inversionistas extranjeros. Queremos coordinar un salario mínimo regional sin precarizar nuestra fuerza laboral. Estos temas trata Unasur.

A su vez, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) es más nuestra porque es más latinoamericana. ¿Por qué tenemos que ir a discutir los problemas de América Latina en Washington? El golpe en Honduras tuvimos que discutirlo en Washington. En el caso del diario El Universo, nos acusaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ¡en Washington! por haber osado denunciar a los poderosos de siempre.(2) ¿Por qué tenemos que ir a Washington a dejar en claro que Ecuador respeta los derechos humanos? Es insólito, más aún cuando Washington no reconoce a la CIDH. Son aberraciones intolerables… Es necesario cambiar estas cosas y para eso, se necesita un nuevo sistema fundamentalmente latinoamericano. A eso apunta la Celac”.

RELACIONES CON EE.UU.



- ¿Considera posible que América Latina pueda alcanzar un nivel razonable de convivencia con EE.UU.?


- “Deberíamos tenerla… Está claro que la política de EE.UU. hacia América Latina ha sido básicamente de explotación y subordinación. Pero también hemos sido responsables nosotros, que históricamente hemos agachado la cabeza precisamente por actuar aislados. Integrándonos podremos actuar de igual a igual…”.

- Perdone, presidente, pero no es de “nosotros”, los pueblos; la responsabilidad ha sido de los gobiernos entreguistas y de la burguesía…


- “Sí, usted tiene razón. Nuestras élites siempre utilizaron el pretexto del progreso de los países para excluir; concentraron todo: sus colegios de lujo, sus barrios de lujo. Crearon ‘Estados aparentes’, representando sólo a una pequeña porción de la sociedad, no Estados integrales como decía Gramsci. Usted tiene razón: no han sido nuestros pueblos, han sido los gobiernos entreguistas y las dictaduras militares que hablaban español pero pensaban en inglés… cuando pensaban, como Pinochet. Por otra parte, hago una diferencia entre los gobiernos de EE.UU. y su política exterior, y el pueblo norteamericano, que es muy bueno. He vivido en ese país, lo conozco. La gente es buena, afable y solidaria. 

Lamentablemente -y sobre todo en las últimas décadas-, EE.UU. no ha sido gobernado para su pueblo, sino para grandes intereses corporativos. Al pueblo lo manipulan los medios de comunicación.

La lucha contra el fantasma del comunismo por ejemplo; después de la segunda guerra mundial convirtió a EE.UU. en un ‘manicomio del anticomunismo’, como escribe Punto Final (PF N° 755, págs. 10 y 11. N. de PF). Pero con una América Latina unida, los norteamericanos se darían cuenta que somos pueblos hermanos que debemos y podemos tener relaciones de amistad y respeto mutuo”.

SISTEMA LATINOAMERICANO DE DD.HH.



- Su gobierno plantea reemplazar el sistema “interamericano” de derechos humanos por un sistema “latinoamericano”. Entretanto, Venezuela ha anunciado su retiro de la CIDH, aduciendo motivos semejantes a las críticas del Ecuador. ¿Podría ser también el camino que seguirá su gobierno?


- “El caso del diario El Universo nos abrió los ojos en muchos sentidos. Los alcances del poder mediático de la derecha son impresionantes. Se valen además de instancias internacionales como la CIDH, que están por encima de los Estados soberanos. La relatora de esa Comisión pretendía que hasta sus opiniones tuvieran carácter vinculante para nuestro país. Parece ignorar que las únicas cuestiones vinculantes para Ecuador son los tratados firmados. La CIDH, sin embargo, nos pedía información de acuerdo a lo que publicaba el diario acusado. Ni siquiera nos llamaban para consultar nuestro punto de vista. ¡Algo increíble! Descubrimos que la CIDH estaba tomada por intereses ajenos a la región y a los derechos humanos. Hay una burocracia internacional creada por las políticas neoliberales. Son burócratas imbuidos de la visión anglosajona del derecho. ¿Qué es la libertad para los anglosajones? ¡Simplemente la libertad de mercado! De las ocho relatorías de la CIDH, la única con presupuesto propio es la relatoría de libertad de expresión. Sus financistas son EE.UU. -que no reconoce a la CIDH- y la Unión Europea, que no es parte del sistema interamericano”.

A la CIDH sólo le interesan algunos aspectos de la libertad de expresión. ‘Punto Final’, por ejemplo, tiene una disputa con el Estado chileno porque hemos sido excluidos de la publicidad estatal, junto con otros medios de Izquierda. Agotadas las instancias judiciales, llegamos a la CIDH. Ha pasado el tiempo y no hay ningún pronunciamiento de la Comisión…
“Así es, aquí casi matan a una joven periodista ecuatoriana de Telesur, María Elena Rodríguez. ¿Dónde estuvo la CIDH en ese caso? Es impresionante la doble moral de esa instancia. Con este tipo de sistema interamericano de derechos humanos no vamos a ningún lado”.

- ¿Ecuador está evaluando su retiro de la CIDH?


- “No excluimos esa posibilidad. Mañana hablaré con Insulza sobre estos asuntos (el secretario general de la OEA se encontraba en esos días en Quito. N. de PF). Estamos hasta la coronilla con esta situación. Una fundación privada, Fundamedios, financiada por los grupos que controlan la prensa ecuatoriana, tenía acceso directo a la CIDH, trabajaba con ella para elaborar informes contrarios a Ecuador. El representante de la fundación era recibido en Washington hasta por autoridades de gobierno”.
¿No cree que es tiempo de superar la OEA?
“Creo que estamos en otro momento histórico, distinto a aquel en que fue creada la OEA. Ella es fruto de la guerra fría. Fidel Castro la definió como ‘Ministerio de Colonias’ de Estados Unidos. Tenemos que crear un sistema nuestro; en vez de rescatar a la OEA -lo cual es imposible y no tiene sentido-, debemos crear algo nuevo y mejor”.

SOLIDARIDAD CON ARGENTINA



- La renacionalización de YPF ha creado una tensa situación entre los gobiernos de Argentina y España. ¿Cómo aprecia la decisión de la presidenta Cristina Fernández? ¿Existe un grado suficiente de solidaridad con Argentina en América Latina?


- “Hay que recordar que YPF era estatal. La privatizó Menem en la larga y triste noche neoliberal. Tengo entendido que Repsol-YPF se negaba a cumplir las políticas del Estado argentino sobre independencia energética. Creo que Argentina tiene todo el derecho de renacionalizar la empresa, en ejercicio de su soberanía y, sobre todo, cuando se trata de proteger recursos no renovables. Un problema bilateral entre Argentina y una empresa se ha convertido en un problema entre Estados. Pero si además se mete la Unión Europea, no dejaremos sola a Argentina. Si este asunto traspasa la dimensión bilateral y la UE se pronuncia, también se pronunciará Unasur. En lo personal, el gobierno de Cristina Fernández tiene toda mi solidaridad. Las empresas privadas en sectores estratégicos, como en este caso, están obligadas a acatar las políticas públicas de los países donde operan. No son empresas que vendan corbatas. Explotan riquezas naturales, son recursos no renovables del país que acoge a esos inversionistas”.

SOCIALISMO DEL SIGLO XXI



- ¿Cree posible el socialismo en esta América Latina del siglo XXI? ¿Cuáles serían las diferencias con los “socialismos reales” que se derrumbaron en Europa?

- “¡Por supuesto que lo creo posible! Pero una parte importante de las definiciones del socialismo del siglo XXI consisten en caracterizar los errores que cometió el socialismo del siglo anterior. Pero veamos las coincidencias: primero, la búsqueda de la justicia. Si uno quisiera definir en una palabra al socialismo del siglo XXI sería: justicia. Socialismo y justicia son palabras mayores en América Latina, que es la región más desigual del planeta. Para oponerse a la justicia, la derecha utiliza conceptos sublimes pero etéreos, como la palabra libertad. Estaríamos atentando contra la libertad los que luchamos por la justicia. Pero la única manera de alcanzar la libertad es a través de la justicia. Y eso es el socialismo. 
La necesidad de la acción colectiva es otro elemento fundamental del socialismo. Hay problemas comunes en la sociedad que requieren respuestas comunes. Se presentan hoy desafíos muy grandes, por ejemplo el socialismo del siglo XXI no puede tener una realidad económica que no considere el mercado, que fue el error del socialismo tradicional.

El gran desafío es la acción colectiva para gobernar ese mercado y controlarlo para que rinda los frutos que son esenciales. Lo que no se puede dejar al mercado es salud y educación. Privatizarlos es un absurdo. Lo mismo ocurre con sectores estratégicos, como los recursos no renovables. Al mercado se le sobrestimó: puede hacer algunas cosas pero no puede hacer todas las cosas. 
El neoliberalismo satanizó la política para dejar indefensas a las sociedades. Entre las diferencias del socialismo de este siglo con el anterior hay que destacar no ser dogmático, no se puede aplicar el mismo remedio a toda enfermedad; el socialismo nuestro se basa en principios, no en modelos. La solución de cada problema no está en un manual. El socialismo hay que construirlo día a día. Hay gente que prefiere estar rigurosamente equivocada sin aceptar la razón y la verdad. No hay un solo socialismo. El del Ecuador es diferente al de Venezuela, Francia, etc. 
Tampoco podemos ser estatistas absolutos. A esta altura del desarrollo de la Humanidad no podemos sostener que todos los poderes corresponden al Estado. Hay que lograr un justo balance entre el individuo y la sociedad. Demasiado individualismo mata a la sociedad, demasiado colectivismo mata al individuo, y ambos son necesarios para el buen vivir. En nuestro socialismo del siglo XXI hay que cuestionar incluso aspectos del materialismo dialéctico. Puede ser que la tesis estaba equivocada y que la antítesis era correcta. Pero nos quedamos con una síntesis incorrecta y el resultado fue que retrocedimos…”




Notas

(1) Coronel (r) Lucio Gutiérrez, elegido presidente en 2002 y destituido en 2005 por un movimiento social de protesta contra la corrupción.

(2) El enfrentamiento del gobierno de Correa con el diario conservador El Universo de Guayaquil, puede leerse en PF N° 753, pags. 26-27.

Publicado en “Punto Final”, edición Nº 758, 25 de mayo, 2012
Publicado enInternacional
"Son pobres matándose entre pobres y los medios distorsionan la realidad"
El periodista francés Roméo Langlois, liberado ayer por las FARC tras 33 días de secuestro, ha llegado ya a Bogotá después de hablar hablado con varios medios de comunicación valorando su experiencia y el conflicto colombiano. Desde una tarima, el corresponsal del canal France 24 y el diario Le Figaro, dijo que "se impuso una vez más la política sobre las cuestiones humanitarias y eso es algo que se ha hablado muchas veces de parte de la guerrilla y también del Gobierno y la Fuerza Pública. Yo no señalo a nadie particularmente, pero esto pasa una vez más".


El periodista de 35 años, 12 ellos en Colombia y al que las FARC calificaron de "prisionero de guerra", aseguró que había sido "tratado muy bien por la guerrilla durante estos 33 días" y detalló que nunca estuvo "amarrado" y que le dieron bien de comer, e incluso le ayudaban a cargar la mochila y el colchón. De este modo, indicó que "yo acepto las disculpas y salgo sin amarguras de esto, pero yo no comparto esta decisión de guardarme 33 días".


Langlois invitó a los periodistas a seguir cubriendo el conflicto desde todos los puntos de vista, tomando en cuenta a todas las partes involucradas. "Son pobres matándose entre pobres, es supremamente trágico, lleva esto 40 años, buenos y malos no hay, a veces la prensa y el Gobierno ha logrado vender imágenes distorsionadas, pero cuando uno viene a estas zonas ve que la realidad es más compleja", afirmó. Y agregó que "no necesitaba esta experiencia para conocer el conflicto colombiano ni la guerrilla, llevaba tiempo en esto, pero tengo la convicción de que hay que seguir cubriendo el conflicto".


Y es que la población colombiana, más allá del conflicto con las FARC, lleva años sufriendo gobiernos despóticos que han dado banda ancha a paramilitares y mafias del tráfico de drogas. En el año 2011 hubo 259.146 desplazados en Colombia por efecto de la violencia, alcanzando la cifra de 5.445.406 desde 1985, según denunció hoy la ONG Codhes en su informe anual. Alrededor de un 12% de la población ha sido obligada a dejar su hogar por la violencia.


Además, entre 2002 y 2008 se produjeron 3.345 ejecuciones extrajudiciales. Son los conocidos como "falsos positivos", los asesinatos que cometen los militares contra civiles para hacerles pasar por guerrilleros y cobrar la recompensa que ofrece el gobierno.


La voz incómoda del periodista



La misión humanitaria pasó más de cinco horas en San Isidro, escuchó al guerrillero que se disculpó en nombre de las FARC por haber tratado al periodista como un "prisionero de guerra" y a varios líderes campesinos. Aprovechando la entrega, los colonos de la zona demandaron del Gobierno colombiano más atención, pues denunciaron que no tienen carreteras, tampoco servicios públicos como luz, agua, teléfono y escuelas.


Mientras esto ocurría en Colombia, el expresidente Álvaro Uribe sorprendió desde Lima con el envío de dos mensajes ofensivos contra Langlois a través de su cuenta de twitter. "Langlois: Una cosa es la curiosidad del periodista y otra la identificación con el terrorismo", dijo en el primer mensaje, para después volver trinar: "Langlois, qué hacía en Colombia, qué relación tenía con Farc? Algunos conocimos que usted sabe engañar".


"No tengo que responder nada, me parece otra falta, como mi secuestro fue una falta de mal gusto, ésta es otra de mal gusto", afirmó Langlois cuando le preguntaron por esas ofensas en delcaraciones a a Caracol TV.


Por otro lado, el periodista francés explicó que los rebeldes le entregaron, en los últimos días, una cámara de vídeo para grabar escenas de su cautiverio. Dijo también que tiene grabado el combate entre las fuerza pública y la guerrilla que dio lugar a su secuestro, el 28 de abril pasado, cuando acompañaba a un contingente de policías y militares a una operación antidrogas. "Eso sí lo tengo grabado", remarcó.


El Gobierno francés se congratuló desde París por la liberación de Langlois, al igual que la ONU y la Unión Europea, organismos defensores de la libertad de expresión y asociaciones de prensa de distintos lugares del mundo. Por su parte, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, pasó la jornada informando de sus actividades oficiales, felicitando a los palmicultores por el 50 aniversario de la creación de su asociación, pero ni una palabra sobre Langlois


PÚBLICO.ES / EFEFlorencia (Colombia)31/05/2012 09:23 Actualizado: 31/05

Publicado enColombia
Vulnerabilidades de China: alimentos, hidrocarburos, “control financierista” y portaviones
En la conferencia magistral que impartí en la UAM-X durante el primer Congreso de excelencia científica, con el tema La situación geoeconómica y político-militar de China, resalté las vulnerabilidades del dragón asiático frente a la hegemonía estadunidense en los siguientes rubros: alimentos, hidrocarburos, “control financierista bancario” y portaviones.}


Dos sensibles vulnerabilidades son los alimentos, para nutrir mil 600 millones de bocas, y los hidrocarburos, indispensables para su crecimiento sostenido, de los que importa la mitad de regiones geopolíticamente turbulentas.


Desde 2008 el portal desinformativo Stratfor (“La importancia geopolítica de las materias primas”, 24/4/08), vinculado con los intereses geopolíticos de EU e Israel, había enunciado que el mundo se encontraba ante una verdadera guerra alimentaria (ver Bajo la Lupa 16/23/08 y 27/4/08), de la que saldrían “vencedores” EU y Europa, supremos acaparadores de alimentos a escala global y los que someterán finalmente a las naciones rebeldes de la OPEP.


Según Stratfor, los eventos recientes “pueden ser profundamente desestabilizadores para el sistema geopolítico, ya que pueden causar no sólo inestabilidad interna, sino potencialmente cambios en el equilibrio del poder”. Agrega: “Las materias primas son la madre de todos los mercados globales. Representan activos estratégicos, desde el punto de vista geopolítico, puesto que la fábrica entera del sistema internacional puede ser reconfigurada por el costo y la asequibilidad a la energía (sic), los metales y los alimentos (sic)”.


La tesis nodal de Stratfor subyace en que “los alimentos se comercian de manera diferente a otras materias primas”, en particular a los hidrocarburos. El precio de los alimentos es más fundamental para la estabilidad política que el precio del petróleo. Aduce que cuando se interrumpe el abasto de los alimentos “las poblaciones sufren hambrunas y luego se rebelan –entonces, los gobiernos se encuentran sacudidos en sus entrañas”. Alardea de que, “en granos, los vencedores (¡supersic!) son EU y Europa”, que podrían “definir juntos una política alimentaria común”, mediante la creación del equivalente a la OPEP de los granos y otros productos alimentarios. Estadunidenses y europeos (sic) no padecerán hambrunas (sic) y sus ingresos disponibles los hacen mejor capacitados para manejar los choques de los precios que los ciudadanos del mundo en vías de desarrollo.


Sin duda, baste percatarse que detrás de Las revoluciones árabes en curso (título de mi más reciente libro) se encontró “el detonador alimentario global”.


Stratfor no definió qué clase de “europeos” padecerían hambrunas cuatro años más tarde. Tampoco existe necesidad de crear una “OPEP de los alimentos”, ya que EU y GB son asiento del cártel alimentario con sus seis trasnacionales que controlan granos y cereales en el mundo. Un organigrama de éste tendría a la cabeza a Archer Danields Midland, Unilever, Grand Metropolitan (Pillsbury), Cargill y Cadbury.


EU y GB controlan 64 por ciento del “núcleo supercompacto bancario” que domina el mundo financiero global, en su quintaescencia centralbanquista-monetarista: la bancocracia global (ver Bajo la Lupa, 23/11/11).


Las finanzas anglosajonas dominan la economía real. De los primeros 50 “controladores” globales, EU ostenta 48 por ciento, GB 16, Francia 10, Japón 8, Alemania 6, Holanda 4, Suiza 4, Italia 2 y China 2 (¡supersic!).


Destaca que EU y GB controlan 64 por ciento, frente a un miserable 2 de China y que seis países del G-7 ostenten 90 (¡supersic!), frente a un raquítico 2 de los BRICS, representado únicamente por China, lo cual denota la vulnerabilidad financiera de los BRICS en su conjunto.


Suena paradójico que China, con las mayores reservas de divisas del mundo (30.4 por ciento), exhiba un diminuto 2 por ciento del “control financierista bancario” en el ranking de los 50 primeros sitiales globales.


Más aún: que la suma de las reservas de divisas de todo el G-7 (20.42 por ciento) sea inferior a las de China, ya no se diga al “circuito étnico chino” (39 por ciento), lo cual significa que en el orden financierista anglosajón son más relevantes el control que la posesión y la especulación que la inversión.


En la muy defectuosa taxonomía del ranking del índice de desarrollo financiero del Foro Económico Mundial de Davos, en 2010 los dos primeros lugares los ocuparon EU y GB. Entre los primeros 10 sitios cuatro pertenecen al G-7, mientras los BRICS exhiben sitiales muy mediocres: Brasil (32), Rusia (40), India (37), China 22 (¡supersic!) y Sudáfrica (31).


La defectuosa taxonomía del índice implosiona con el caso de Hong Kong, que pertenece a la soberanía china bajo el modelo de “un país y dos sistemas”. En forma asombrosa, en el reciente ranking de 2011, Hong Kong, que ocupaba el tercer lugar en 2010, desplazó del primer sitial a EU, debido al descenso del modelo financierista anglosajón y al ascenso irresistible de China, lo cual se refleja en su ventana de oxigenación financiera: Hong Kong.


Pese al notable desempeño financiero de China en reservas y PIB (el segundo del mundo), todavía está lejos del “control financierista” de la bancocracia global, lo cual se traduce también en el dominio del FMI y el BM por EU.


Para el ranking de Davos 2011, los BRICS mantienen sus sitiales mediocres con relativa mejoría de China, que ascendió tres lugares: Brasil (30), Rusia (39), India (36), China (19) y Sudáfrica (29).


Como dato cultural, el “México neoliberal” se encuentra en un patético lugar 41, detrás de Perú (40) y Panamá (37).


En el ámbito de los portaviones el poderío de EU sobre China es apabullante. EU tiene en “servicio” 11, uno en “reserva” y tres en construcción, frente a uno “reconstruido” (usado) de China, que le fue vendido por Rusia y del cual el Pentágono ha hecho una alharaca desmedida con el fin de señalar la “amenaza militar de Pekín”.


De los 10 países con portaviones en “servicio”, EU tiene más que el conjunto de los nueve siguientes: EU (11), Italia (2), España (2), India (1), GB (1), Brasil (1), Francia (1), Rusia (1), Tailandia (1) y China (0). Llama la atención que una superpotencia nuclear como Rusia tenga solamente uno, China ninguno y Tailandia uno.


El portal desinformativo Stratfor alardea una vez por semana la preponderancia del poder marítimo global de EU.


De los 11 célebres portaviones de EU que dominan los mares, sin competencia al frente, uno pertenece a la clase Enterprise y otros 10 a la Nimitz, que mide de largo 333 metros, se desplaza a 56 kilómetros por hora, opera más de 20 años sin recarga de combustible (como resultado del uso de energía nuclear), con una vida en servicio de 50 años y cuyo costo de desactivación es de 900 millones de dólares.


Los 11 portaviones de EU, los emperadores de los océanos, han participado en varios conflictos y operaciones en el mundo, primordialmente en el área superestratégica del “gran Medio-Oriente”, desde el golfo Pérsico, pasando por Irak, hasta Afganistán. Ahora se preparan a concentrase frente a los tres mares de China, que no cuenta con ningún portaviones propio, uno de sus talones militares de Aquiles.


http://alfredojalife.com

Publicado enInternacional
Martes, 29 Mayo 2012 06:45

UE: sin solución a la vista

UE: sin solución a la vista
La cumbre informal de la UE, el 23 de mayo, no arrojó nuevos compromisos para mantener a Grecia en la zona euro, recapitalizar los bancos en problemas o sobre la propuesta francesa de los eurobonos. Esto muestra que, pese a algunos cambios en la retórica provocados por la elección de Francois Hollande como presidente de Francia y sus intentos de confrontar el enfoque alemán de la crisis de deuda, la política de la UE se mantiene sin cambio.


Sobre Grecia, no hubo mucho más que el reiterado llamado a que debe mantenerse en la zona euro pero apegándose a los compromisos contraídos cuando recibió el rescate más reciente de la EU y el FMI. Aunque no fue el tema principal de la cumbre, se han filtrado documentos que indican que la UE ha estado evaluando el impacto potencial de una salida de Grecia del euro. Además, el informe mensual más reciente del banco central alemán expresa que la salida de Grecia sería "manejable". Esto indica que los encargados de las políticas de la unión parecen más relajados al respecto; sin embargo, creemos que el riesgo de contagio sigue siendo sustancial si Grecia sale del euro, incluso al punto de causar una importante perturbación en el sector bancario (tanto por pérdidas directas como por consecuencias indirectas como una escalada de clientes de bancos exigiendo sus ahorros en otros países vulnerables) y una mayor disminución de la confianza de los clientes y las empresas, que podría causar una profunda recesión.


Alemania mantiene su férrea oposición a los eurobonos, pese a la creciente presión de Francia, Italia, la Comisión Europea y la OCDE. Los dirigentes de la UE no se molestaron en negar o minimizar las importantes diferencias existentes dentro de la zona euro en este aspecto. Tampoco hubo avance sobre la idea, ligeramente menos polémica, de permitir que el fondo permanente de rescate de la zona euro inyecte capital directamente en los bancos y no a través de deuda soberana. Se habló de una supervisión más estricta de los bancos en toda la zona y de mejores mecanismos de resolución para bancos en apuros, pero tampoco en esto se llegó a acuerdos.


Algunos avances


Se avanzó en complementar el "compacto fiscal" con un "compacto de crecimiento", que incluiría la introducción de "bonos de proyecto" para atraer financiamiento privado a proyectos de infraestructura, fortalecer al Banco de Inversión Europeo, hacer más eficientes los fondos estructurales e impulsar el empleo.


Sin embargo, no son logros muy convincentes para Francia y otros que han estado pidiendo poner atención en el crecimiento y no en la austeridad. Ninguna de estas medidas es muy sustancial y ninguna tendría mucho impacto en el crecimiento, sobre todo a corto plazo. Pese al intenso debate, es improbable que se relajen las estrictas metas de déficit fiscal de los estados.


Por el momento, nada ha cambiado en la política de la UE; sigue dominada por el enfoque en la consolidación fiscal y las reformas estructurales. Los esquemas para construir una unión fiscal e instrumentos comunes de deuda fueron desechados sin mayor discusión y existen pocos o ningún indicio de que Alemania esté dispuesta a reducir o ceder en su oposición a una agenda de estímulo fiscal.


Tal vez lo más importante es que la cumbre ha revelado que la crisis ha dañado las relaciones en la UE: hay tensión y hasta las acostumbradas fórmulas de cortesía diplomáticas son dejadas a un lado. Esto, y la suspensión de la tradicional consulta y colaboración entre Francia y Alemania antes de las cumbres, son malos augurios para las perspectivas de resolver la crisis de la zona euro y de la unión.


Fuente: EIU

Traducción de textos: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Sábado, 26 Mayo 2012 06:35

Otro día negro para España

 Otro día negro para España
La crisis económica española se intensificó ayer, cuando Madrid se preparó para asistir con 19 mil millones de euros al cuarto banco más grande del país, hundiendo al euro en un nuevo día de confusión para la Eurozona. Las acciones del Bankia, que ya había sido asistido por los contribuyentes españoles, fueron suspendidas en la Bolsa de Comercio de Madrid antes de tomar la medida. El costo de España para tomar préstamos en los mercados de dinero internacionales también subió, mientras Cataluña –la región más rica del país– dijo que podría necesitar una mano del gobierno central para pagar sus cuentas autonómicas.


La última crisis llega contra un telón de fondo de alarma sobre una posible salida de Grecia de la moneda única, perspectiva que hizo temblar a todas las Bolsas de Comercio esta semana. Ayer, el euro cayó debajo de la cota de 1,25 dólar, un episodio más en los 22 meses de caída contra la moneda norteamericana. También perdió terreno contra la libra británica.


Igual que el rescate del Bankia en España, los cuatro bancos más grandes de Grecia estaban en fila para una inyección de capital de 18 mil millones de euros bajo los términos de su rescate de 130 mil millones de euros. Aun los bancos más fuertes de Escandinavia estaban bajo la lupa, ya que la agencia Moody’s recortó su clasificación de crédito a tres de los más grandes de Noruega y Suecia, citando el impacto potencial de la crisis de la deuda en su acceso al financiamiento.


Los administradores de fondos se asustaron ante el creciente riesgo de contagio en la Eurozona ante un posible “Grexit”, o salida griega, y salieron corriendo a vender los activos en euros. La inconclusa cumbre de esta semana en Bruselas no hizo mucho para inspirar confianza y los analistas del Citigroup advierten que el euro puede caer hasta estar a la par con el dólar.


Los mercados permanecieron inquietos ayer a pesar de los informes de que Angela Merkel, la canciller alemana, estaba trabajando en un plan para impulsar a Grecia y proteger la Eurozona. La revista Der Spiegel dijo que Alemania estaba trabajando en propuestas que incluían zonas económicas especiales en países con problemas para atraer la muy necesitada inversión.


Mientras tanto, Madrid está en el proceso de nacionalizar a Bankia, que tiene un 10 por ciento de los depósitos bancarios de España, después de que aquél no pudiera reunir el capital suficiente para cubrir las fuertes pérdidas de los préstamos al desarrollo habitacional. España ha hecho varios intentos fallidos por tratar de resolver la exposición del sector bancario de 300 mil millones de euros a un colapsado boom de la propiedad en 2007/2008. Con 184 mil millones de esos préstamos que el banco central de España dice que son “problemáticos”, la escala de la crisis es tal que los inversores temen que el gobierno de centroderecha del primer ministro Mariano Rajoy tenga que pedir ayuda internacional para apuntalar a sus bancos. España, en tanto, ha caído en recesión, mientras Rajoy trata de recortar 45 mil millones de euros para bajar el déficit.


Madrid ha pedido que los bancos pongan de lado unos 84 mil millones extra, en previsión por las pérdidas en propiedades este año, así como que derive las malas deudas hacia distintas empresas de administración de activos. El gobierno ya gastó 4,5 mil millones de euros para ayudar a Bankia. Michael Symonds, un analista de Daiwa Capital Markets Europe, advirtió que Bankia era “la punta de un iceberg” y criticó a España por “tomar un enfoque tan poco sistemático” para tratar con sus bancos. Advirtió: “Finalmente, nuestra opinión es que si Grecia deja el euro y el contagio se desparrama a España e Italia, ningún capital alcanzará”.


España tendrá que recurrir a los mercados para tomar préstamos para ponerlos en Bankia, en un momento en que los costos de los préstamos se dirigen hacia niveles insostenibles. Pero su tarea fue aún más difícil ayer después de la advertencia de Cataluña –que representa un quinto de la economía española– de que se le están acabando las opciones sobre el refinanciamiento de 13 mil millones de euros de deuda que debe cancelar este año.


El presidente catalán, Artur Mas, dijo: “No nos importa mucho cómo lo hacen, pero necesitamos hacer los pagos a fin de mes. Nuestra economía no puede recuperarse si no pagan sus cuentas”. La perspectiva de más toma de préstamos por parte de España envió a su referencia de costos de préstamos y subiendo al 6,27 por ciento, nuevamente al nivel del 7 por ciento considerado como el punto para un rescate. El peso de la deuda de España en sus 17 regiones –junto con los malos préstamos en sus bancos– puede estirar las finanzas hasta el límite de sus recursos. Todas las regiones juntas tienen una deuda de 36 mil millones de euros para refinanciar este año, así como un déficit autorizado de 15 mil millones de euros. El año pasado, muchas de las regiones financiaron la deuda atrasándose meses y hasta años en los pagos tanto a los servicios de proveedores como los de limpieza de calles.


El jefe del Banco Central de Grecia, George Provopoulos, dijo que los fondos extra para grandes bancos de su país eran “importantes en un período de gran incertidumbre”. Moody’s recortó su evaluación en Nordea y Handelsbanken de Suecia y el DNG de Noruega en un punto, a pesar del crecimiento económico sano.


Por Russell Lynch , de The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Publicado enInternacional
Esta cumbre europea dejó un sabor amargo
El menú de la cumbre informal que celebran los 27 miembros de la Unión Europea tiene dos platos que la canciller alemana Angela Merkel no esperaba degustar hace solo dos meses: el crecimiento y los eurobonos. El presidente francés, François Hollande, que hizo campaña con esas dos ideas, se fijó como meta servirle en bandeja a Merkel dos temas que la responsable de la camisa de fuerza de austeridad que ahoga a Europa no quiere ni husmear. Pero los europeos, en su conjunto, se enfrentan también a un par de problemas mayores que no estaban en el orden del día. Uno: las Bolsas y el euro cayeron en picada. París, Madrid, Milán, Francfort y Londres fueron literalmente aspiradas hacia abajo (entre 2 y 3 por ciento) debido a los temores que suscita Grecia y la alarma que se encendió en los últimos días sobre la eventualidad cercana de que Grecia salga del euro. Según revelaron el diario francés Libération y luego la agencia Reuters a partir de documentos que emanan de varias fuentes europeas, el lunes pasado las delegaciones de la Eurozona (17 de los 27 países de la UE) recibieron instrucciones para ir preparando “un escenario” sobre la salida de Atenas del euro.


El jefe de Estado francés desmintió la información pero el jefe saliente del Ejecutivo griego, Lucas Papademos, dijo al Wall Street Journal que “el riesgo de que Grecia salga del euro es real”. Papademos agregó que no se “puede excluir que haya preparativos en curso a fin de contener las consecuencias potenciales de una salida griega de la Zona Euro”. El desastroso panorama financiero ha movido las piezas hacia una dirección inesperada. Los 27 dirigentes de la Unión Europea se reúnen concretamente en Bruselas de forma informal para ver cómo plasmar el crecimiento económico y la creación de puestos de trabajo en una Unión Europea que avanza con un desempleo creciente y un crecimiento subterráneo. “Si para el final de la cena nos pusimos de acuerdo sobre los principales elementos para crear un plan de crecimiento podemos seguir adelante y tomar decisiones en junio”, escribió Herman van Rompuy –presidente del Consejo Europeo– en la carta de invitación. Pero la cena no será tan feliz para la gran cacique de la austeridad europea. El empuje protagonizado por Hollande contra la austeridad alemana y a favor del crecimiento, de la transformación del Banco Central Europeo y de la emisión de eurobonos –la mutualización de las deudas– cambió el sentido de las alianzas internas que existían hace apenas dos meses. Dos de los cinco responsables políticos que se negaron a recibir a François Hollande, cuando en marzo pasado era sólo candidato a las elecciones presidenciales francesas, son ahora sus aliados contra Merkel. El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente del Consejo italiano, Mario Monti, corren en el mismo corredor que Hollande. A Angela Merkel se le acabó el idilio de austeridad que tenía con el ex presidente francés Nicolas Sarkozy. Su posición común les valió el calificativo de “gendarmes de Europa” y el apodo de “Merkozy”.


Apenas llegó a la cumbre, Hollande dijo que existían “medidas a largo plazo, como las reformas estructurales o los esfuerzos en materia de comercio y mercado interior, pero yo digo que hay que actuar de inmediato en favor del crecimiento porque de lo contrario no alcanzaremos los objetivos de reducción de déficit y se crearán dudas en los mercados”. Hollande puntualizó que el tema de los eurobonos formaba parte de la discusión. Merkel dice lo contrario: para la canciller alemana, los eurobonos “son un mal instrumento en un mal momento”. La mutualización de las deudas es como la imagen del mismo demonio para Berlín. Hollande cuenta hoy con apoyos cada vez más sólidos. A Italia y España se le sumaron el mismo presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Junker. Los eurobonos permitirían a los Estados europeos obtener préstamos comunes en los mercados mediante la emisión de euro-obligaciones. Con ello se protegerían de los ataques especulativos y pondrían en conjunto sus deudas públicas. El dispositivo permite también a los países más débiles obtener tasas de interés semejantes a las que pagan las naciones más sólidas, o sea más bajas, ya que el riesgo es menor. Un ejemplo concreto es el de Italia y España. Estos dos países pagan hoy sus créditos a diez años a un porcentaje que oscila entre el 5 y el 6 por ciento. Si los eurobonos estuvieran vigentes, Madrid y Roma pagarían una tasa semejante a la de Alemania, o sea, 1,4 por ciento. Merkel se opone con el argumento de que ese régimen conduciría a los países más frágiles a ser menos atentos a sus déficit. Alemania es hoy casi el único país que se beneficia con la crisis: ha tenido crecimiento y el porcentaje de sus obligaciones cayó a uno de los niveles más bajos de la historia.


En una columna publicada por el vespertino Le Monde, Guido Westerwelle, el ministro alemán de Relaciones Exteriores, volvió a defender con uñas y dientes el rigor presupuestario por encima de toda consideración. La batalla interna es y seguirá siendo ardua entre el capitalismo ajustista alemán y quienes, como François Hollande, ven en la austeridad como receta exclusiva un agujero negro que se tragará la estabilidad europea. El antagonismo ha explotado a plena luz. En las mismas páginas de Le Monde, Hannes Swoboda, presidente de la Alianza progresista de los socialistas y demócratas del Parlamento Europeo, llama a la formación de una “alianza transatlántica progresista” en contra de las ideas de Merkel. Hannes Swoboda aboga por la transformación de la famosa “regla de oro” que impone la austeridad en otra “regla de oro del equilibrio presupuestario obtenido a partir de la reactivación del crecimiento gracias al crecimiento y a las inversiones públicas”. El “paradigma liberal” muestra sus heridas abiertas. La elección de Hollande rompió el consenso, empezando por la misma socialdemocracia amordazada por la cuerda liberal. Ya no son los intelectuales o los analistas quienes debaten sobre éste u otro modelo. La cuestión se trasladó a la mesa donde se toman las decisiones que luego transforman para bien o trastornan para mal el destino de los pueblos. Los ejércitos están preparados: Berlín y la ortodoxia de rigor y austeridad liberal; París con su nuevo emblema socialdemócrata: echar por la borda la línea del rigor a cualquier precio y poner en el centro el crecimiento como rumbo y prioridad de la política europea.



Publicado enInternacional
Miércoles, 23 Mayo 2012 06:30

“No se negocia con el infierno”

“No se negocia con el infierno”

El dirigente que puso en jaque el programa de ajustes y austeridad que el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea impusieron a Grecia envió desde París un mensaje muy claro: Alexis Tsipras, el líder de la izquierda radical griega, Syriza, dijo en la capital francesa que era urgente “refundar Europa y derrotar al poder financiero. Ese poder es el gran enemigo de los pueblos, no gobierna, pero decide sobre todas las cosas”. Alexis Tsipras vino a París a entrevistarse con Jean-Luc Mélenchon, el líder del Frente de izquierda francés, candidato en las pasadas elecciones presidenciales de abril y mayo y, hoy, adversario directo de la jefa de la extrema derecha, Marine Le Pen, en las elecciones legislativas el 10 y el 17 de junio. Tsipras llegó a Francia en posición de fuerza. Grecia vuelve a celebrar elecciones legislativas el próximo 17 de junio y los sondeos predicen la victoria de su partido, lo que haría de él el próximo primer ministro. Dirigiéndose directamente a la canciller alemana Angela Merkel, el hombre que hace temblar Europa fustigó con pasión y virulencia la poción amarga austeridad-ajuste promovida por Berlín, al tiempo que descalificó a quienes no le dejan a Atenas más alternativa que la de negociar la austeridad o morir: “No se negocia con el infierno”, dijo el responsable de Syriza. En cuanto a Merkel, Alexis Tsipras acusó a la canciller alemana de “estar llevando a Europa a una suerte de suicidio colectivo”.
 

Para este político de 37 años, que surgió al primer plano en plena hecatombe, lo que está ocurriendo en Grecia no es una crisis pasajera acompañada por un enésimo plan de economías sino un test llamado a ampliarse: “No se trata de un simple programa de austeridad sino de una experimentación neoliberal de choque que conduce a Grecia a una crisis humanitaria y que, luego, debe ser exportada a toda Europa”. El diagnóstico que Tsipras formuló en París es claro y combativo: “Estamos viviendo una guerra entre las fuerzas del trabajo y las fuerzas invisibles de la finanza y los bancos”, dijo Tsipras junto a Mélenchon, quien completó el mensaje diciendo que “la cadena de resignación y de servidumbre que unía a los pueblos europeos se está rompiendo”. El panorama electoral del partido Syriza tiene contornos favorables para cambiar las reglas de juego impuestas por el mundo financiero. Ese “enemigo”, dijo Tsipras, puede “caer” gracias a las elecciones legislativas del 17 de junio. Según él, la consulta electoral no será “un seudodilema entre el euro y el dracma –la antigua moneda griega– sino una elección entre el memorando de austeridad y la esperanza”.
 

Lejos de ser un enemigo del euro, Tsipras se presentó en París como un “partidario” de la moneda única pero, al mismo tiempo, como un adversario del “chantaje que practican los partidarios de la austeridad”. Los argumentos de Syriza han ganado muchos votantes en Grecia. Los últimos sondeos de opinión le otorgan al partido de izquierda un 28 por ciento de los votos, justo delante de la derecha de Nueva Democracia, 24 por ciento. La progresión de Syriza ha sido espectacular. Desde las elecciones legislativas celebradas el pasado 6 de mayo, donde Syriza surgió como la segunda fuerza política del país, el partido ganó 16 puntos en intención de voto. En comparación, durante las elecciones de 2009 Syriza había obtenido sólo 4 por ciento. Alexis Tsipras dejó bien claro en París que, en caso de ganar las elecciones de junio, no aceptará ninguna negociación sobre el paquete de austeridad que la UE y el Fondo Monetario Internacional impusieron a Grecia a cambio de los 130.000 millones del rescate financiero. En este sentido, Tsipras defendió los argumentos del presidente francés, el socialista François Hollande, a favor del crecimiento como estrategia para salir de la crisis: “Si seguimos como ahora, en seis meses hará falta aprobar un tercer plan de ayuda y una segunda reestructuración de la deuda. Los gobiernos europeos deben dejar de pedir a los contribuyentes que sigan poniendo su dinero en un pozo sin fondo. Sin crecimiento, jamás podremos pagar el dinero que nos den”. Los cerca de doscientos periodistas acreditados en la Asamblea Nacional nunca habían escuchado un requisitorio tan quirúrgico contra el sistema financiero pronunciado dentro del sacrosanto recinto parlamentario. Tsipras definió el plan de austeridad aplicado a Grecia como “un desastre humanitario”, como un “acto de barbarie ineficaz”. Tanto Tsipras como Mélenchon fustigaron a Europa por su conducta hacia Grecia y su culpabilización colectiva de Atenas en lo que atañe a la crisis. Ambos pidieron una “solución común a un problema común” porque, si no, la tragedia griega alcanzará inevitablemente otros países. “Amenazar a Grecia es amenazarnos a nosotros mismos”, dijo Mélenchon y, de paso, recordó que el 60 por ciento de la deuda griega está en cajas públicas.
 

Mélenchon está convencido de que las revoluciones ciudadanas que se vieron en el sur de América latina pronto se plasmarán en el Viejo Continente. Grecia es, en este caso, un ejemplo del “efecto espejo”. Apoyados por la brisa de un cambio, Tsipras y Mélenchon abogaron por una asociación completa de la izquierda europea destinada a una “refundación de Europa basada en la cohesión social y la solidaridad”. El lenguaje juvenil y combativo de Alexis Tsipras no incluye el angelismo. El líder de Syriza sabe que, incluso con la victoria política de las urnas, la ruta será ardua: “Formar un gobierno no es tener el poder. Si llegamos a ser mayoritarios en las urnas tendremos contra nosotros los bancos, los medios y una parte del Estado”, dijo Tsipras. El político griego se comprometió en París a tomar una serie de medidas inmediatas en caso de ganar las elecciones de junio: “Un gobierno de izquierda –explicó– pondrá fin inmediatamente a las medidas más insostenibles: el descenso de los salarios y de las jubilaciones”. Tsipras reconoció que para sacar a Grecia del marasmo sería preciso hacer “sacrificios” pero, también, aclaró que “al igual que todos los pueblos de Europa, los griegos quieren tener el sentimiento de que sus sacrificios son útiles y que los más pobres no son los únicos que pagan la cuenta”.
 

Publicado enInternacional
Miércoles, 23 Mayo 2012 05:47

Paran contra los recortes en educación

Paran contra los recortes en educación

En una movilización que se encamina a ser histórica, miles de personas rechazaron con un paro el recorte al sector educativo aprobado por el gobierno de Mariano Rajoy. Estudiantes y docentes de todos los niveles de la enseñanza tomaron las calles de España para expresar su repudio al tijeretazo, que ronda el 30 por ciento, adoptado por el Ejecutivo central y los gobiernos regionales, con el objetivo de reducir el elevado déficit público. Se trata de la primera vez que todo el sector de la educación, desde guarderías hasta universidades, marcha a la huelga en forma conjunta. Un millón de empleados, la mayoría profesores, y 7,5 millones de estudiantes fueron convocados por una medida de fuerza que afectó a toda la Península Ibérica, con excepción del País Vasco, Islas Baleares y La Rioja, donde igualmente se produjeron algunas protestas. Las centrales sindicales Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT) aseguraron que la jornada de lucha fue un éxito rotundo, con un nivel de acatamiento medio del 80 por ciento en los diferentes niveles educativos y en todo el país. En cambio, el Ministerio de Educación español cifró en un 19,40 por ciento el nivel de adhesión.
 

“El ministro (de Educación, José Ignacio) Wert tiene que escuchar el clamor de la calle y le pedimos un acuerdo”, afirmó en conferencia de prensa el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, José Campos. Durante la jornada de protesta, que comenzó con vigilias en colegios y facultades de todo el país, se llevaron a cabo actos y manifestaciones en las principales capitales de provincia de España. El hastío popular se hizo sentir con fuerza en Barcelona, donde unas 150.000 personas, según los sindicatos, y 25.000 de acuerdo con datos aportados por la policía, rechazaron los recortes que supondrán la saturación de las aulas, el aumento de las tasas universitarias, la supresión de programas y menos puestos de trabajo. “Quin futur ens espera? (¿qué futuro nos espera?)” fue el lema de la pancarta que encabezó la marcha y que llevaba un grupo de niñas de entre 12 y 13 años.
 

“La situación es parecida a la del año 1988, cuando los docentes luchamos para cobrar igual que el resto de los empleados públicos”, comparó José Manuel Rubio, profesor de secundario. “Pero lo importante ahora, y lo que hace que la manifestación tenga una magnitud mayor, es que estamos todos los profesores y todos los alumnos juntos”, agregó el maestro, que llevaba la camiseta amarilla que identifica la lucha por la educación en Cataluña. “La educación no es un gasto, es una inversión”, “No sobran profesores, sobran ministros”, “No, no, no a la privatización”, eran algunos de los cánticos de la marcha que unió a docentes, madres con sus bebés, niños y estudiantes universitarios; también a los grupos anticapitalistas más combativos.
 

Gemma, una mujer de 38 años, con dos hijos a los que llevó a la manifestación, se mostró muy preocupada: “La escuela dejará de ser un lugar para aprender para ser una guardería. Que el dinero se lo gasten en (el banco) Bankia o en el circuito de Montmeló (de Fórmula 1) es una estafa”, apuntó. Los bancos fueron el blanco de las críticas de los manifestantes, que al pasar frente a las sucursales señalaban hacia ellas gritando “culpables”, en referencia a las causas de la crisis y los recortes. Contrariamente a lo que había prometido en campaña, Rajoy aprobó recientemente un recorte adicional en salud y educación, que asciende a 10.000 millones de euros. En el caso de la educación, el recorte es de 3000 millones y lo tendrán que asumir las comunidades autónomas, que tienen a su cargo la gestión de esa área, y que ya había sufrido un fuerte ajuste. A nivel nacional, el Ministerio de Educación tiene asignado para este año un gasto de 3711 millones de euros, de acuerdo con el presupuesto aprobado por el Ejecutivo, cifra tres veces menor al dinero que el gobierno español destinará a reflotar Bankia, la cuarta entidad financiera del país, que ya recibió 4465 millones de euros y ahora necesitará entre 7000 y 7500 millones más para cubrir los activos en riesgo, según reconoció el Ministro de Economía español, Luis De Guindos.
 

En Madrid, la movilización llegó al Congreso, donde el representante de Izquierda Unida (IU) Gaspar Llamazares y otros diputados de izquierda rechazaron los recortes en una sesión en la que se debatieron los presupuestos generales.
 

Publicado enInternacional
Martes, 22 Mayo 2012 07:10

La FAO y el acaparamiento de tierras

La FAO y el acaparamiento de tierras
Si hay un negocio que tiene el futuro garantizado, no es otro que el de la alimentación. Se puede prescindir de todos los objetos que nos rodean y que supuestamente nos hacen la vida mejor, sin embargo, llenar el estómago siempre será una obligación. Así lo han entendido esas pocas multinacionales que controlan el comercio de alimentos y los inversionistas que han volcado su dinero en los mercados agrícolas.
 

Pero en la búsqueda frenética de oportunidades dentro del agronegocio, se ha extendido el “acaparamiento de tierras”, en el que inversores, empresarios, estados, etc. están adquiriendo millones de hectáreas en diferentes países, sobre todo en los africanos, desde los subsaharianos hasta los mediterráneos. Algunos buscan especular con las tierras, otros sembrar agrocombustibles para los países ricos, y otros aprovechar el agua y la tierra ajena para cultivar alimentos y luego exportarlos a sus naciones.

 
Sea como sea, algunos cálculos ya establecen que en África se han tramitado proyectos por una extensión total de 67 millones de hectáreas (la superficie conjunta de Italia y Alemania).[1] Los atropellos se han sucedido sin parar y aquellos maravillosos beneficios que gozarían los pueblos que se amoldarían a la nueva inversión agrícola, se han quedado en papel mojado. De esta forma, las personas desalojadas de sus tierras se cuentan por decenas de miles. Además se han reportado expulsiones violentas, encarcelamientos, procesos judiciales contra campesinos, precariedad laboral en los nuevos proyectos agrícolas, acaparamiento de otros recursos naturales como el agua, deforestación de bosques, alteración de cauces en ríos, etc.

 
Los muchos discursos de la FAO

 
La FAO,[2] como buena hija de Naciones Unidas, acoge todo tipo de ideas por muy contradictorias que puedan ser entre ellas. Por ejemplo, ante la reciente crisis alimentaria en Sudán del Sur, el responsable de este organismo en el país africano manifestaba que “Hay que lograr que las familias tengan en primer lugar acceso rápido a alimentos inocuos y nutritivos, así como a otras necesidades básicas (…) Podemos hacerlo ayudando a la gente a retomar las actividades agrícolas, ganaderas y de otro tipo en las que basan sus medios de subsistencia”.[3]
 

La realidad es que si se quiere ayudar a la gente a retomar sus actividades agrícolas, habrá que garantizar las tierras, las aguas y los recursos económicos. Por eso este escenario propuesto por el responsable de la FAO en Sudán del Sur, choca de frente con el masivo acaparamiento de tierras en el continente, que está ayudando a la gente a abandonar las actividades agrícolas, ganaderas y de otro tipo en las que basan sus medios de subsistencia.

 
Sin embargo y a pesar de la gravedad de los hechos, la FAO también apoya sin titubeos el acaparamiento de tierras. Junto al Banco Mundial o el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, trabaja en los “Principios para una inversión agrícola responsable”. Como se desprende del propio título, para estos organismos el acaparamiento de tierras es una inversión que para las naciones empobrecidas deparará, supuestamente, ciertos beneficios como puestos de trabajo, transferencia tecnológica, infraestructuras rurales, seguridad alimentaria, etc. En general, el brazo filantrópico y propagandístico de la nueva inversión agrícola, no ofrece nada que no se haya escuchado mil veces para justificar la inversión extranjera en general, y nada que no se escuchara por ejemplo hace un siglo, cuando ciertas transnacionales fruteras transformaron estados independientes centroamericanos en “repúblicas bananeras”. A día de hoy y como se decía antes, los atropellos y las expulsiones se imponen a las benevolencias.

 
Y hablando de benevolencias, dejen que les cuente un caso. En 2009, la empresa suiza Addax Bioenergy arrendó 20.000 hectáreas en Sierra Leona para cultivar caña de azúcar y generar bioetanol.[4] Se ha denunciado que las comunidades no fueron consultadas para ver si accedían a arrendar sus tierras y el acuerdo fue secreto entre la compañía y el consejo de la aldea. Las cosechas de algunos campesinos fueron destruidas y la indemnización recibida fue tres veces inferior al precio real. Los agricultores han revelado que ahora tienen que recorrer varios kilómetros hasta llegar a las nuevas tierras que les asignaron y se ha constatado que la empresa no está cumpliendo sus compromisos sociales (empleo, mejora de la agricultura local, etc.). Estos datos fueron recabados por miembros del Consejo de Iglesias de Sierra Leona y por un activista de derechos humanos, que además estuvieron acompañados en el terreno por una ONG local. El Observatorio del Derecho a la Alimentación y la Nutrición tomó estas reseñas y las incluyó en un informe sobre acaparamiento de tierras que publicó en 2010.[5]

 
Se explica esto porque en marzo, la FAO hizo públicas una serie de noticias sobre el “Proyecto sobre la bioenergía y criterios e indicadores para la seguridad alimentaria” (BEFSCI, por sus siglas en inglés). Este proyecto es financiado por el Ministerio Federal Alemán de Alimentación, Agricultura y Protección del Consumidor, y según la información contenida en la web de la FAO, pretende desarrollar “… una serie de criterios, indicadores, buenas prácticas y opciones políticas sobre el desarrollo de la bioenergía moderna que promueve el desarrollo rural y la seguridad alimentaria…”.[6]

 
Huelga decir que este proyecto es un espaldarazo claro al desarrollo de los agrocombustibles y al acaparamiento de tierras. Demagógicamente relaciona el cultivo energético con la seguridad alimentaria, obviando la tragedia de un continente, África, que debe importar decenas de millones de toneladas de alimentos básicos. Sin ir más lejos Sierra Leona, el país donde desarrolla sus actividades Addax Bioenergy, ha llegado a destinar el 24% de su PIB para importar comida.[7]

 
La cuestión es que en uno de los materiales de BEFSCI, titulado “Buenas prácticas socio-económicas en la producción moderna de bioenergía”, se menciona el caso de Addax Bioenergy como un ejemplo de nitidez, participación ciudadana, solidaridad, etc. Las benevolencias de la compañía suiza que se mencionan en este manual fueron aportadas por productores locales, aunque sin ser contrastadas por la FAO. No hay duda de que algunos lugareños se han podido beneficiar de los proyectos de Addax Bioenergy, pero no se entiende que una organización de Naciones Unidas se olvide de la otra cara de la moneda, de los otros testimonios y de las injusticias. No se entiende que un proyecto de la FAO utilice este controvertido ejemplo como un modelo a seguir, sin comprobar los hechos. Incluso llegó a utilizar en sus informes una fotografía que aparece en la web de Addax Bioenergy, en la que se ve a acaparados y acaparadores dándose la mano amigablemente.[8] Este hecho no tendría la menor importancia si se hubiera indicado el origen de la instantánea. Pero no hacerlo y además reconocer que no se contrastó la información, permite pensar que los datos fueron recopilados de una sola fuente, sin valorar las graves irregularidades que algunas organizaciones han desvelado.

 
Las directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tierra

 
El Comité de Seguridad Alimentaria Mundial de la FAO (CSA) fue reformado en 2009 para proporcionarle más versatilidad, peso específico y capacidad de decisión para la creación de políticas relacionadas con la seguridad alimentaria. El logro más importante de esta reforma fue el espacio de participación que se proporcionó a las partes interesadas, especialmente a las que se ven más afectadas por la inseguridad alimentaria.

 
Desde hace tres años, se vienen discutiendo y consensuando en el seno del nuevo CSA, las directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tierra. Estas directrices pretenden salvaguardar el acceso a la tierra y a otros recursos naturales para los sectores de la sociedad más vulnerables, y ayudarán a que los estados que se ven afectados por el acaparamiento de tierras puedan legislar para garantizar estos derechos.

 
El pasado 11 de mayo y tras muchas reuniones, las directrices fueron aprobadas por los estados, el sector privado y los colectivos sociales que habían participado en su elaboración dentro del CSA. Las primeras reacciones de las organizaciones sociales involucradas -que representaban en algunos casos a millones de campesinos y agricultores- han sido positivas porque por una parte se han aprobado unas pautas que pueden ayudar a frenar la impunidad reinante hasta el momento, y por otra, consolida el CSA reformado como un espacio de participación y toma de decisiones.

 
No obstante, algunos colectivos sociales también han manifestado que las directrices se quedan cortas en muchos aspectos, siguen legitimando el acaparamiento de tierras y pueden entenderse de manera desigual dependiendo de los actores. Todo, porque la acción de ciertos estados y sobre todo del sector privado, obligó a consensuar ciertas posiciones ambiguas y muy generales, y por eso al final, tuvieron el mismo peso los intereses de aquellos que se juegan el poder comer y trabajar, que los intereses de aquellos que si no invierten en agrocombustibles en África lo harán en factorías chinas de alpargatas y bolígrafos. Muy democrático sí, pero muy asimétrico también.


Publicado enInternacional
Martes, 22 Mayo 2012 06:42

Gigantes asiáticos negocian TLC

Gigantes asiáticos negocian TLC
Los tres principales exportadores de Asia –China, Japón y Corea del Sur– han acordado empezar negociaciones con vistas a un tratado trilateral de libre comercio (TLC). Ese pacto tendría enormes beneficios potenciales, dado el tamaño y, hasta cierto punto, la complementariedad de las tres economías. Sin embargo, se requerirán prolongadas negociaciones, y entre los muchos obstáculos están los poderosos cabildos proteccionistas en cada país y las recurrentes tensiones geopolíticas en la región.


Las planes de negociar un TLC fueron anunciados luego de una cumbre trilateral el 20 de mayo, en la cual también se firmó un tratado de inversión y compromisos de trabajar de común acuerdo para resolver disputas regionales. En una declaración conjunta, los gobernantes de los tres países describieron un pacto trilateral como medio no sólo de impulsar el comercio, sino de cimentar la integración económica de Asia del este y construir confianza política. Se espera que las pláticas formales comiencen este año.


En principio, un TLC China-Japón-Corea del Sur tendría enorme significado económico. Los tres países son importantes exportadores mundiales y su peso combinado podría rivalizar con el de la Unión Europea y el TLC de América del Norte. Según datos del FMI, el comercio entre los tres países, medido por exportaciones totales, sumó 745 mil mdd en 2011, contra 163 mil mdd en 2001. El valor total de esta medida de comercio trilateral se ha expandido en un promedio de 17% anual en la década pasada.


La rápida tasa de crecimiento refleja en parte el desarrollo de cadenas regionales de suministro en productos que terminan en los mercados occidentales. Sin embargo, exportadores de China, Japón y Corea del sur también se benefician de la creciente demanda final de sus mercados vecinos. Contra este trasfondo, no es sorpresa que las principales economías exportadoras de Asia buscan comerciar más entre sí en momentos en que las crisis fiscales y el lento crecimiento proyectan una sombra sobre las perspectivas de la demanda en EU y Europa.


Pese al impacto potencial del TLC China-Japón-Corea del Sur, existen varios motivos de cautela. Primero, las negociaciones serán sin duda prolongadas y contenciosas. El precedente histórico sugiere que negociar acuerdos de comercio bilaterales puede llevar años, y en este caso la necesidad de conversaciones tripartitas conlleva dificultades adicionales. Se han necesitado años tan sólo para que los tres países accedieran a comenzar negociaciones.


Intereses proteccionistas arraigados en cada país representarán un obstáculo formidable. Por ejemplo, no es probable que China haga concesiones que amenacen la capacidad del Estado de controlar las industrias estratégicas, y productores agrícolas de Japón y Corea del Sur tienen el poder político para defender las extensas barreras comerciales que los protegen. Enfrentados a tales desafíos, los negociadores comerciales de los tres países podrían optar por suavizar las pláticas excluyendo sectores especialmente delicados, lo cual limitará la importancia económica del acuerdo resultante. Como caso relevante, China ha concluido con rapidez una serie de TLC en años anteriores, pero varios de esos pactos son relativamente estrechos y carecen de mecanismos rigurosos de aplicación.


Una advertencia final es que las tensiones geopolíticas subyacentes pueden complicar las cosas. Si bien los tres países prometen de rutina expandir la cooperación y resolver en paz sus diferencias, las relaciones diplomáticas se tensan con frecuencia debido a la animosidad histórica y las disputas territoriales. También, Japón estará ansioso por tranquilizar al principal garante de su seguridad, EU, de que un TLC con China no socavará las perspectivas de la sociedad transpacífica, acuerdo de comercio propuesto que Washington apoya pero al que no es probable que China se adhiera.


En suma, un pacto comercial China-Japón-Corea del Sur sin duda acercaría a los tres países, pero las posibilidades de que un acuerdo de largo alcance se concluya en breve plazo parecen tenues.


Traducción de texto: Jorge Anaya

Publicado enInternacional