Los mercados prevén una temporada difícil para Dilma Rousseff

Si Dilma Rousseff gana las elecciones de este año, tendrá que promover no solo los cambios esperados por un 80% de los electores sino también atender a las expectativas del mercado financiero, que este lunes mandó un duro mensaje para la presidenta. La Bolsa de Valores tuvo una caída abrupta a lo largo del día, cerrando con una caída de casi 5% en relación al viernes, destacando las acciones de Petrobras, que cayeron 11%. A la vez, el dólar subió a niveles de diciembre de 2008, con un alza del 1,53%, cerrando a 2,4510 reales.


El comportamiento de caballo desbocado de este lunes recordó el periodo preelectoral de 2002, cuando el expresidente Lula da Silva lideraba las encuestas y la bolsa oscilaba de modo descontrolado, igual que el cambio, que llegó a cuatro reales cuando su nombre fue confirmado en las urnas.


Aunque algunos indicadores fundamentales son mejores que hace 12 años, el escenario para un segundo mandato de Dilma Rousseff es mucho más difícil que en aquella elección, cree la economista Zeina Latif. "En ese año había el miedo de lo que estaba por venir. Ahora, la historia es otra, pues la credibilidad del Gobierno está muy sacudida, diciendo inclusive que todo está muy bien", dice Latif. "Pues si está todo bien, es cómo si creyeran que no hay ajustes por hacer", completa.


¿Y si la encuesta de Datafolha del viernes a la noche hubiera apuntado hacia Marina Silva, en vez al liderazgo consolidado de Rousseff? "En ese caso el mercado financiero habría mantenido la recuperación que comenzó el viernes", dice Clodoir Vieira, de la correduría Souza Barros.


Un rumor en realidad llevó al alza las acciones la semana pasada. Los inversores se guiaron por especulaciones sobre la encuesta que sería divulgada el viernes, mostrando a Marina al frente. Y también por el rumor de que un asunto devastador para el Gobierno sería publicado en una revista semanal al final de la semana, algo que no fue confirmado. De jueves a viernes el mercado subió 2,53%, la mayor alza desde finales de agosto. Petrobras, por ejemplo, subió 5% aquel día.

Al encarar la realidad, los inversores se deshicieron de las acciones. La idea de un Gobierno del PT por cuatro años más preocupa a inversores y agentes financieros, porque creen que el Estado va a continuar interferiendo en la economía.
"Marina Silva, por otro lado, presentó al economista Eduardo Gianetti da Fonseca como un posible interlocutor económico en su Gobierno, alguien muy respetado en el mercado", afirma Vieira. Es cierto, en cualquier caso, que la luna de miel con Silva tampoco es la misma que al inicio de la carrera electoral. Las idas y venidas de la candidata del PSB en su programa de Gobierno acabaron generando desconfianza. Y en ese sentido, los inversores, que actúan en manada, son crueles. "El mercado es maniqueísta. Para él, Rousseff es mala. No hay un análisis político sobre ese concepto. No le gusta la presidenta y es correspondido", afirma Luis Eduardo Assis, exdirector del Banco Central.


De una manera o de otra, esta relación que vive un momento de incompatibilidad de caracteres, debe obligar a la creación de un modelo "Dilma 2.0", evalúa Assis, más amigable con los agentes financieros. "Ella tendrá que pensar en la estabilidad institucional, y no podrá errar, como lo viene haciendo hasta ahora. Y eso por puro pragmatismo político", explica.


En otras palabras, hacer las paces con los agentes financieros es fundamental para que ella pueda gobernar bien en los próximos cuatro años, para no generar problemas para Brasil, así como para el propio PT, cree Assis. "Más desgastes harían inviables más triunfos del PT en 2016 [elecciones municipales] y 2018", concluye el economista.

Y errar en un eventual según mandato significaría acabar, inclusive, con la vuelta de Lula, su mentor, en las próximas elecciones presidenciales. El expresidente ya expresó que está dispuesto a retomar el puesto dejado para su exministra en 2010. Zeina Latif considera que hoy, a pesar de que el país cuenta con reservas internacionales más robustas que en el pasado, el empeoramiento de los indicadores fiscales ha sido muy rápido. "La mala conducta fiscal es clara, así como los datos de actividad son frágiles y de inflación. Y aún corremos el riesgo de perder el estatus de grado de inversión en las agencias de riesgo", pondera Latif.

Para ella, la campaña electoral de Dilma Rousseff también debe cobrarse su precio, principalmente en lo que concierne al uso del Banco Central como munición para atacar Marina Silva. La candidata del PSB defendió la autonomía del BC, y Rousseff cuestionó a su rival con propaganda en la televisión que llevaban al elector a creer que un BC independiente significaría un riesgo para el empleo de los brasileños, pues sería un "cuarto poder" para elevar las tasas de interés a su antojo en nombre del control de la inflación. "Se hace un lío enorme, pues enflaquece institucionalmente el BC", completa la economista.


Ese capítulo le dio un tono un poco popular entre especialistas, una vez que la independencia del BC ya es un hecho, cree Assis, que se ha unido a la institución. "El BC brasileño es más independiente de lo que la gente piensa. No hay reunión del Comité de Política Monetaria (Copom), que tenga el ministro de Hacienda. Ni hay nadie allí que haya llegado por indicación de algún partido", dice Assis.


El tema, sin embargo, se convirtió en un símbolo para la candidata Rousseff, que acabó aumentando la antipatía de los agentes financieros hacia su nombre. Por eso, si sale ganadora, Rousseff tendrá un trabajo extra para restaurar la confianza en el ámbito financiero. Además de tener que escoger a dedo un nombre para sustituir el actual ministro de Hacienda, Guido Mantega, y tal vez tenga que nombrar a otro titular para el Banco Central. Y tendrá que enumerar una serie de medidas concretas para relanzar la economía sin lastimar el control de las cuentas públicas.

Fue así como Lula ganó el corazón del mercado. Cuando asumió, los empresarios tardaron en sacar sus proyectos del cajón, temiendo medidas drásticas en el modelo económico. Tenían el trauma del Gobierno de Fernando Collor (1990-1993), que confiscó el ahorro de los brasileños al inicio de su Gobierno.

Para calmar los ánimos, Lula nombró a Henrique Meirelles para ser su hombre en el BC, un ejecutivo respetado en el mundo entero. Y Antonio Palocci, para Hacienda. Meirelles y Palocci trajeron la calma que los mercados buscaban frente a un desconocido candidato que asumió la presidencia con un discurso enfocado en el social. Ahora, Rousseff se ve ante un desafío curioso. Todos conocen su manera de pensar, y por eso, la cautela con su eventual ascenso se ha redoblado.

Publicado enInternacional
Domingo, 28 Septiembre 2014 05:27

"Los fondos buitre son una vanguardia"

"Los fondos buitre son una vanguardia"

Eric Toussaint es politólogo, profesor universitario, activista y presidente del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo, y un hombre con fuertes opiniones sobre las finanzas internacionales. En diálogo con Página/12, definió a los fondos buitre como una versión extrema del capital financiero y sus acciones como un peligro para la estabilidad de la región. Miembro de la comisión presidencial de Auditoría Integral del Crédito Público de Ecuador, Toussaint visitará Argentina este octubre.


–Explíqueme su idea de que los fondos buitre son la versión extrema del capitalismo financiero.


–Los fondos buitre son la vanguardia, y atrás de ellos está el batallón que se llama Goldman Sachs, JP Morgan, Citibank, Santander, etc. Pero también considero que detrás de todo esto existe una intención solapada de Estados Unidos de intervenir en la región. La deuda externa es un poderoso instrumento para subordinar a América latina, para obligar a la región a retomar el camino de las políticas neoliberales. Es lo que están haciendo en Europa que es el laboratorio de políticas neoliberales en la actualidad.

–¿Entonces, considera que la sentencia del juez Griesa es una ofensiva no sólo contra Argentina, sino contra toda la región?

–Considero que el juez Griesa quiere hacer retroceder a América latina hacia el siglo XIX, o al siglo XX cuando Estados Unidos le dictaba sus condiciones a los deudores sin respetar la soberanía de los países deudores, y favoreciendo cínicamente a los acreedores. Es claro que los fondos buitre compran títulos para luego enjuiciar a los países. Por eso, creo que es un retroceso, y creo que es en contra de toda la región. El Fondo NML ya había enjuiciado a Perú hace casi 20 años, y con la complicidad de Fujimori obtuvieron una compensación importante. Ese comportamiento de los fondos buitre no es algo nuevo, es conocido. Lo novedoso aquí es la arrogancia del juez Griesa y la reacción de Argentina. En el caso de Perú, Fujimori aceptó pagar la compensación y en recompensa el fondo ayudó a Fujimori a huir del país en un avión que le pertenecía.

–Usted trabajó en la comisión presidencial de auditoría de la deuda de Ecuador creada por Rafael Correa en 2007. ¿Qué aporta este caso a la región?

–El presidente Rafael Correa es una fuente de inspiración, porque desde el Ejecutivo emitió un decreto para constituir una comisión de auditoría. Designó miembros con una amplia competencia provenientes de la sociedad civil, de movimientos sociales, etc. La decisión de constituir una comisión de auditoría desde el ejecutivo para auditar 30 años de deuda, desde el 1976 hasta el 2006, es una iniciativa muy interesante. No hubo hasta ahora otra iniciativa de este tipo, salvo una iniciativa de Getulio Vargas, presidente de Brasil en 1933, pero no participaban los movimientos sociales. De todas formas, para la época, eso fue un logro, ya que basados en esa auditoría se logró imponer una quita del 70 por ciento de la deuda. Volviendo a Ecuador, la comisión trabajó 14 meses para identificar la parte ilegal y/o ilegítima de la deuda. La misión era una auditoría integral: no sólo del punto de vista contable o jurídico, sino también tomando en cuenta, por ejemplo, el impacto social, humano, ambiental del proyecto financiado con la deuda. Me refiero a grandes infraestructuras, por ejemplo, investigamos los efectos de grandes represas hidroeléctricas. Analizamos, entonces, el impacto de estas grandes infraestructuras en la población. Yo creo que una auditoría es fundamental para Argentina, ya que la deuda contraída desde 1976 es ilegítima, y eso debe ser probado. Son décadas contrayendo deuda ilegítima: la deuda que contrajo la junta militar, la deuda que contrajo Carlos Menem con su programa de privatización, el Megacanje de Cavallo, etc. Entonces considero que es imperante entrar en un proceso de auditoría.


–¿Qué efectos tendrá la resolución para el establecimiento de un marco jurídico multilateral para regular la reestructuración de la deuda pública, votada en la ONU?


–Hay algo fundamental y positivo en esta votación y es que se transfirió a la Asamblea General de Naciones Unidas el debate sobre el tema. El hecho de que la Asamblea General de Naciones Unidas sea el lugar donde se discute esto es muy importante, y da cuenta de una preocupación global. Pero insisto, yo considero que la solución se encuentra en las decisiones soberanas unilaterales de los países involucrados. Los efectos concretos, francamente ninguno. Pueden haber efectos políticos en la escena política internacional, bueno, eso es muy interesante. Creo que es fundamental en el mundo actual donde no se respeta realmente el derecho internacional y se imponen los actores más poderosos. Por ejemplo, Israel no respeta el derecho internacional con su accionar contra el pueblo palestino. Estados Unidos, en general, no respeta la carta magna de la ONU, no respeta la competencia del tribunal de La Haya. Entonces, en este mundo, el mundo real y no el que quisiéramos, prevalece la voluntad de los más poderosos, a pesar de que la mayoría se oriente en otra dirección. Entonces, insisto en mi posición: sólo actos soberanos unilaterales fundados en el derecho internacional pueden dar una solución real al problema de la deuda. ¿Qué quiero decir? Quiero decir que, como no hay instancias jurídicas internacionales para intervenir efectivamente, sólo los países endeudados pueden hacer prevalecer sus leyes por sobre las leyes que controlan los acreedores.


–¿Qué lectura hace de las abstenciones, cuando se votó en la ONU para legislar el pago de deuda externa? En especial, de países europeos y muchos que están en situaciones límite como Grecia o España.


–Cuando fue votado el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales del año '66, o el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Estados Unidos y varios países europeos votaron en contra. Por lo tanto, no es una actitud sorprendente o nueva. Los avances en Naciones Unidas, desde hace 30 o 40 años, se hacen contra la voluntad de Estados Unidos y de países europeos, o mejor dicho, a pesar de la abstención de los países europeos. Entonces, es solamente la repetición de una larga serie de votos en los cuales los países del sur, que son mayoría, logran avances que luego no son implementados. Porque en realidad las grandes potencias se abstuvieron o votaron en contra y hacen todo lo necesario para impedir la implementación de estos votos. Quiero decir que impiden la implementación de tratados internacionales. Europa es el epicentro de la ofensiva neoliberal en los últimos años. Una ofensiva del capital contra el trabajo, de los acreedores contra los deudores. Grecia, por ejemplo, se convirtió en algo parecido a los países latinoamericanos de los años ochenta, está totalmente determinado y sometido a los dictámenes del FMI.


–¿Cuáles son las estrategias que debería implementar la región para evitar nuevos embates financieros?


–El Banco del Sur es fundamental como herramienta para reafirmar la soberanía nacional. Néstor Kirchner firmó el acto fundacional del Banco del Sur, en 2007, casi el último día de su mandato. Pero aún no hubo avances. Hace siete años, y todavía el Banco del Sur no entró en actividad. Creo que el Banco del Sur tendría una base suficiente para otorgar créditos a los países miembros, y en este sentido se reduciría muchísimo la dependencia respecto de los mercados financieros y de organismos como el Banco Mundial, el FMI y el Banco Interamericano, etc. Bolivia, Venezuela y Ecuador, tomaron la decisión de abandonar el Ciadi, el tribunal del Banco Mundial en materia de litigio sobre inversiones. Los tres países escribieron al tribunal una carta confirmando la renuncia al tribunal, que en general se inclina por los intereses de las multinacionales y no a favor de los países. Brasil, nunca entró en este tribunal, es decir que hay cuatro países de América del Sur que no son parte del tribunal del Banco Mundial: Bolivia, Ecuador, Venezuela y Brasil. En cuanto a estrategias, lo que me interesa destacar analizando la sentencia Griesa, es que Argentina, desde la dictadura militar de 1976, renunció a ejercer su soberanía en contradicción con la Constitución argentina, y con la doctrina Calvo y la doctrina Drago que eran juristas argentinos de final del siglo XIX inicio del XX. Es un problema fundamental si un país deudor renuncia a ejercer su soberanía. Por eso, considero que las doctrinas Drago y Calvo, que indican que en caso de litigio con extranjeros la Justicia local debe prevalecer, deben volver a implementarse. Finalmente, el decreto firmado por el presidente Rafael Correa en 2007 es un ejemplo a seguir. En fin, considero que los actos soberanos unilaterales basados en el derecho internacional son los que llevan a los países a obtener el respeto de los intereses de su pueblo.

Publicado enEconomía
La financierista bomba de la "justicia buitre" de Nueva York contra los países emergentes

El (des)orden mundial de 2014 y su incipiente arquitectura multipolar no se asemejan a la unipolaridad de Estados Unidos (EU) de 2001 (fecha del corralito).

Aunque parezca lo contrario, hoy Argentina, firme candidato a incrustarse al bloque BRICS, goza de mayor margen de maniobra y no es la misma antes que después de las visitas de los mandatarios de Rusia y China a Argentina que desestabilizaron a EU, más agazapado que nunca.


El canciller ruso, Sergey Lavrov, otorgó el respaldo de Moscú a la cuestión de las islas Malvinas y calificó de inadmisible la militarización del Atlántico Sur (http://goo.gl/T6Ixch)", mientras el mandarín Xi anunció 10 mil millones de dólares en swaps para apuntalar las desfondadas reservas de divisas de Argentina, sometida simultánea y teledirigidamente a la devaluación en caída libre del peso argentino.


Sin contar el apoyo de Unasur, la solución legal del gobierno de Cristina Fernández para salir del atolladero jurídico en la corte de los milagros de Nueva York, marca un sendero histórico para romper el cerco jurídico-financiero de los fondos buitres.


¿Será Argentina el primer cliente histórico del nuevo Banco de Desarrollo del BRICS y/o del mini-FMI?

Argentina es la primera prueba de fuego de la viabilidad de los flamantes bancos de los BRICS fuera de su seno.
El polémico juez (sic) de Nueva York Thomas Griesa parece tener como misión favorecer a los fondos buitres, blindados por una madeja de bufetes de abogados en connivencia con los magistrados vinculados a la plaza financiera de Wall Street.

Argentina se encuentra increíble e involuntariamente en quiebra artificial por impago parcial, por un bloqueo sui géneris del juez Griesa quien no aceptó el depósito en el Bank of New York-Mellon (agente fiduciario) por 539 millones de dólares, en cumplimiento de sus pagos con la aplastante mayoría de los acreedores (93 por ciento) que aceptaron los canjes de 2005 y 2010.


Griesa perjudica en forma leonina y sumaria a 93 por ciento de los acreedores para beneficiar exclusivamente a 7 por ciento: los especulativos fondos buitres que exigen un pago inmediato por mil 300 millones de dólares.

Obama posee la capacidad de frenar las exacciones unilaterales del juez Griesa, pero no ha ejercido su poder ejecutivo especial (http://goo.gl/qabGwc).


El gobierno de Cristina Fernández promulgó la Ley del Pago Soberano que esquiva el bloqueo judicial del juez Griesa –que incluye a los rebeldes al canje inicial–, que podrán cobrar en el Banco de la Nación Argentina y/o a través de un agente fiduciario alternativo antes del 30 de septiembre, próximo vencimiento de la deuda.


El juez declaró ilegal el esquivamiento creativo de Argentina, que daña la imagen de EU ante el mundo, con el solo fin de beneficiar al cártel jurídico-financierista de los fondos buitres, entre los que destaca Aurelius Capital Management, Blue Angel y NML: controlados por Elliot Management Corporation del especulador israelí-estadunidense Paul Singer

.
Argentina no quebró ni entró en incumplimiento de pagos, como la descalificaron las pestilentes calificadoras (sic) S&P y Fitch, brazos armados financieristas del desregulado neoliberalismo de EU. En forma demencial S&P declaró a Argentina en quiebra selectiva.


Se calcula que en sólo seis años los fondos buitres obtendrían la exorbitante ganancia de mil 680 por ciento (¡así, con cuatro dígitos!).

La agencia alemana Deutsche Welle (DW) arremete contra Argentina: Nuevos bonos, viejas incertidumbres y juzga que el intento de remoción unilateral del Bank of New York-Mellon como agente de pago es arriesgada, ya que el juez Griesa "podría imponer severas sanciones (http://goo.gl/obeqN4)".


DW considera que la nueva postura argentina puede desembocar en su mayor aislamiento financiero en los mercados internacionales, pero olvida que en Alemania están prohibidos los "fondos buitres"

.
En Alemania existen 30 mil poseedores de bonos argentinos que en forma hilarante intentaron embargar una exposición argentina de dinosaurios para cobrar sus pretendidos adeudos al 100 por ciento. Los desregulados fondos buitres han llegado hasta a embargar el barco argentino Libertad en Ghana.


Con todo y los chantajes de los devastadores fondos buitres, ya es tiempo de que los valetudinarios países cesen de colocar como única jurisdicción monopólica a las plazas jurídico-financieristas de Nueva York y la City de Londres como sus centros de pago de los bonos de los mercados emergentes a lo que son obligados por los bancos y sus acreedores y constituye una inmensa desventaja en caso de un litigio entre un país soberano de la talla de Argentina –miembro del agónico G-20 y la segunda geoeconomía de Sudamérica– frente a los carroñeros financieristas fondos buitres que gozan de todas las ventajas locales con sus bufetes jurídicos muy bien lubricados y sus tentáculos en las supremacistas cortes anglosajonas.


Más que las acrobacias legaloides del juez Griesa, lo grave radica en la sumaria jurisdicción monopólico-supremacista de Nueva York, grave error que cometió el gobierno argentino en 2001.


Los cinco principales bancos de Wall Street, entre ellos Citigroup y JP Morgan, afectados colateralmernte por el unilateralismo judicial sumario, han optado por una postura intermedia entre el gobierno argentino y el polémico juez Griesa.


El grupo de bancos de Wall Street pudiera comprar la deuda de los fondos buitres y luego venderla al gobierno de Buenos Aires.


Los intereses singulares del caníbal financierista Paul Singer colisonan con los objetivos jerárquicamente superiores de Citigroup que no pierde de vista las vastas reservas de hidrocarburos en Vaca Muerta, donde opera ya ExxonMobil.
El geopolitólogo alemán F. William Engdahl considera que la "quiebra argentina de la deuda es una jugada de póquer muy arriesgada del poder de EU y Wall Street (http://goo.gl/pcPp0n)" que tiene por objetivo aterrorizar a Argentina y a los países emergentes para que jueguen únicamente con las reglas escritas en Wall Street para el único beneficio de sus bancos y sus hedge funds".

El jefe de gabinete argentino, Jorge Capitanich, calificó de imperialista al juez Griesa (http://goo.gl/HQPvMp), mientras Cristina Fernández capta perfectamente que el punto de inflexión de la batalla entre la "justicia buitre" de EU y la soberanía de Argentina (re)clama la creación de un nuevo orden financiero global con el apoyo de los BRICS. ¡Sus alcances son enormes!

Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, lanzó una advertencia sobre las sentencias sumarias del leonino juez Griesa: EU está lanzando una bomba (¡supersic!) al sistema económico global. Ignoramos qué tan grande sea la explosión, y no es solamente con Argentina.


Falta ver cuál será el alcance de la votación aplastantemente mayoritaria de la Asamblea General de la ONU –con el respaldo del G-77 (en realidad un G-133), con el invaluable sostén de China– que busca regular las deudas soberanas mediante un marco legal multilateral que someta a los desregulados fondos buitres.


Argentina es hoy la punta de lanza de la nueva arquitectura financiera multipolar.


www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enEconomía
"Tendrías que estar chiflado para emitir hoy un bono en Nueva York"

Economista, el peruano Oscar Ugarteche investiga en la Universidad Nacional Autónoma de México y preside ALAI, Agencia Latinoamericana de Información. De paso por Buenos Aires, fue uno de los expositores en el encuentro de análisis sobre los buitres organizado por Clacso, Giges y Latindadd.


–¿Contra quién es la pelea con los fondos buitre?


–El marco es mundial. La Argentina es la metáfora del conflicto entre cierto sector del capital financiero internacional y los Estados soberanos. Y la muestra de que la arquitectura financiera internacional tal como está ya no sirve.


–¿Los buitres son una banda marginal del sistema financiero o pertenecen al corazón de ese sistema y parecen marginales por su estilo?

–Las formas agresivas del capital financiero se expresan mejor en este tipo de fondos, que podemos llamar fondos de cobertura. NML Elliott, en particular, es solo uno más en el sector de punta del capital financiero internacional. Es su sector más dinámico, con intervención en commodities, en monedas, en aseguramiento de créditos, en seguros de default... Estos fondos actúan de un modo menos elegante que los demás. Compran los papeles de la deuda cuando el país en cuestión ya arregló su deuda. Y compran un monto muy pequeño, pero la rentabilidad calculada es de un 1600 por ciento. No está mal ese margen para un negocio, ¿no?


–Aunque sean diez años.

–Aunque sean diez años, sí. El punto es que esa rentabilidad se extrae con coerción, más que cobrada. El caso más dramático fue el del Congo. Un país inmensamente pobre al que estos miserables le practicaron hasta trabajos de inteligencia como mínimo privados y no sé si también mixtos, público-privados, chantajes, cambios de legislación, cargamontones..

.
–Traducido del peruano al argentino sería patoterismo.

–Si exageran con esa forma, deslegitimarán el dólar como moneda de crédito, las cortes de Nueva York como sitios de resolución de conflictos de crédito y los mecanismos de refinanciación de deuda. O sea que no le dispararon a la Argentina sino a la médula de cómo opera el complejo financiero internacional. Es muy serio. No solo trataron de dañar al país sino que lograron dañar las propias tripas.


–¿Por qué lo hicieron? ¿Son suicidas?


–En la falta de escrúpulos olvidaron un detalle: si tú le cobras al último deudor y el juez falla que la cobranza a favor del último acreedor puede ser diferente que la del primero, sentará un precedente peligroso. La violación del principio de pari passu es precisamente eso: "Al primero le pago cinco y al último cien". ¿Por qué los demás no te van a pedir el cien? Si un fondo buitre gana un juicio así, en el momento de ganar invalidará todos los mecanismos de reestructuración de la deuda de los últimos doscientos años.


–¿Los fondos buitre ignoran esos doscientos años por qué motivo?


–Es una parte no calculada de su acción. No creo que a Elliott le interese deslegitimar el dólar como la moneda de crédito internacional y a Nueva York como el centro jurídico para operaciones financieras. Pero ya lo hizo. De ahora en más, cualquier gobierno pensará tres veces dónde emitirá el bono. Si eres sudamericano, tendrías que estar chiflado para emitir en Nueva York. Emitirás en Londres, en San Pablo, en Buenos Aires... Donde sea.


–Sin embargo, un país puede llegar a la conclusión de que no le conviene emitir deuda en Nueva York pero podría suceder que la correlación de fuerzas le impida tomar una decisión conveniente.


–Ahí juega la ideología. Pero hablando de política real y de finanzas reales, el que toma prestado tratará de reducir su riego lo más posible. Es fundamental disminuir el riesgo de que operen estos agentes.


–Decías antes que los fondos buitre se meten cuando ya hay un principio de solución de la deuda y no antes.


–Así pasó con Perú, con el Congo, con Panamá, con Ecuador y con Brasil. Compraron cuando los Estados habían entrado en el Plan Brady.


–El Brady también contemplaba una quita.


–También era parte de los doscientos años de historia. Un banco agente compra todos los papeles sueltos en el mercado, se los entrega al Estado y canjea unos bonos por otros. En el caso del Perú, cuando el banco elegido, el Swiss Bank, le entrega al Estado el paquete de la deuda, quedaron fuera cuatro instrumentos que sumaban veinte millones de dólares. Los compraron a precio vil, al cinco por ciento de su valor. Una pregunta es ¿cómo supieron que esos cuatro instrumentos existían? Otra pregunta es: ¿por qué no entregó el Swiss Bank esos cuatro papeles que obligarían al pago junto con los otros 3984 que sí entregó? La tercera duda es sobre los tiempos. Perú todavía estaba en el período de quince días que va del cierre del swap a su finalización. Sin embargo, no se presentaron en esos quince días. El resultado es que luego esos cuatro papeles fueron llevados a la Justicia y comenzó un juicio contra el Perú por el monto íntegro del valor nominal de los papeles más todos los intereses acumulados desde 1983. El juicio terminó quince años después, en 1998. Habían pagado diez millones de dólares. Cobraron 166 millones. Magnífica rentabilidad. La manera en que lograron cobrar fue luego de embargar las cuentas peruanas de los bancos. Usaron el sistema Swift. Como era un monto pagable, el Estado peruano pagó, aunque tuvo que hacerlo tras operaciones de coerción. Los abogados designados por el Perú hicieron todo lo posible por argumentar que el fondo había comprado los papeles con la finalidad de enjuiciar al Perú para cobrar. En su defensa, ellos dijeron que habían comprado para cobrar y no para enjuiciar. Ridículo: no se puede cobrar sin juicio. Pero bueno... Así desvirtuaron el principio Champerty. Surgió de la jurisprudencia neoyorquina y dice que una deuda comprada con la finalidad de enjuiciar al cliente para cobrar de mala manera no debe ser respetada. En algunos casos de países africanos la Justicia aplicó ese principio y en otros casos no. Dependía de los montos en juego. Paul Singer logró que la Justicia dejara de lado el principio Champerty.

–La etapa decisiva del juicio fue contra el gobierno de Alberto Fujimori convertido ya en dictadura. Argentina es una democracia que renegoció la mayoría de su deuda ¿Los fondos distinguen políticamente sus blancos?

–Su objeto es hacer dinero. Si el juicio escala puede entrar la política, porque entonces buscan penalizar a alguien argumentando que hizo algo que a ellos no les gusta. Como Singer pone los abogados, los inversionistas aportan cada uno de los amicus curiae ante la Justicia para que declaren a favor de los buitres. Allí también actúan funcionarios del Departamento de Estado. ¿Por qué? ¿Por dinero propio o por mandato del Departamento de Estado? Y si actúan por mandato, ¿cuál es el mensaje? Tal vez sería que el deudor no se olvide de las cortes neoyorquinas en la solución de problemas de deuda. No olvide que el dólar es la moneda de contratación. No olvide que si no se porta bien pasan estas cosas. Mi impresión es que con el Perú el mensaje era éste: "Recuerden que su deuda estuvo impaga durante 16 años. Es un período muy largo y no lo aceptaremos". En el caso argentino el metadiscurso es aún más complicado.

–¿Cuál sería?


–"No nos gusta lo que ustedes están haciendo." En la prensa internacional sale una parte de la realidad, como la inflación, pero no qué hacen los buitres. Un artículo miserable de The Economist dijo que la Argentina tenía problemas de deuda. Mentira. Lo que tiene la Argentina es un juicio llevado de mala manera.


–¿Cuál es el destinatario del metamensaje?


–El universo. Ecuador salió corriendo muy rápido y pagó toda la deuda suelta con los buitres. Liquidó el tema antes de que reventara.


–¿Hizo bien o hizo mal?


–No lo sé. Sé que tomó el mensaje y resolvió el tema cuando pudo. Era poco dinero. Pero el mensaje también estaba dirigido a España, a Italia, a Grecia, a Portugal, a Irlanda: No se les ocurra seguir el camino argentino de reducción importante de saldos. La Argentina de hecho termina jugando en la cancha europea. El de Ecuador fue un caso de realpolitik. Decidieron no perder tiempo ante un costo tan insignificante. No tenían los ecuatorianos el problema de la Argentina, de que el 92,4 por ciento de los bonistas reclamara por un arreglo.


–El Congreso peruano investigó ya hace más de diez años la cuestión de los bonistas y a Singer.


–Tuvo contactos con el banco agente del Perú que hacía las operaciones para el canje del Plan Brady, con abogados peruanos de influencia en el Estado y, pensamos, aunque nunca lo logramos demostrar, con inversionistas peruanos. Singer se conecta con el Departamento de Estado, el del Tesoro, la gran banca y la prensa. Y naturalmente con el Fondo Monetario. La gran prensa termina haciendo campañas de desinformación y así alimentan a los jueces. Si el juez lee seguido que el grueso de la deuda quedó impaga, algo terminará reteniendo.

–¿Para qué le sirve a Singer su influencia en el Congreso ganada por medio de las donaciones de campaña?

–En primer lugar, para conseguir legislación útil a sus propios intereses. Como quienes controlan el Congreso son los republicanos, les ponen la plata a los republicanos. Si fuera al revés les pondrían el dinero a los demócratas.

–¿Qué relación tiene esto con la arquitectura financiera internacional?

–Trabajé ocho años en un libro que acaba de salir en la UNAM. Logré aprender que los cambios se producen cuando los niveles de riesgo ya no los resuelven las instituciones existentes y entonces hay que crear nuevas instituciones. El juicio contra la Argentina hizo visible que no funcionan ni para una parte de los banqueros. Para George Soros, por ejemplo. Y el juicio se produce al mismo tiempo que surgen fenómenos como la creación del banco de los Brics y su fondo de estabilización. ¿Habrá un clearing que sustituya o complemente el sistema Swift? ¿Nuevos mercados donde emitir los bonos? ¿Otra jurisprudencia? ¿Otros sitios para la solución de las controversias? ¿Una nueva apelación a la Doctrina Drago?

–Pero la Doctrina Drago de 1902 hablaba contra la posibilidad de cobrar las deudas mediante la presión bélica y la guerra.


–Por eso hablé de una nueva apelación.

–Todas las preguntas dan la sensación de preguntas retóricas. ¿Debo suponer que la respuesta a cada una es afirmativa?

–Claro, mi respuesta es sí. Sí podemos hacer un gran cambio en la arquitectura para reflejar mejor la estructura de poder global.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enEconomía
Domingo, 17 Agosto 2014 15:27

Marina, favorita de la Bolsa de Valores

Marina, favorita de la Bolsa de Valores

En la Bolsa de Valores de San Pablo votan a Marina Silva. "Ella es percibida como alguien que evolucionó mucho y se muestra pragmática... en caso de que venza en las elecciones la Bolsa permanecerá entre los 50.000 o 55.000 puntos... si la victoria fuera de la presidenta Dilma Rousseff caerá a 40.000 puntos", pronosticó un operador bursátil citado por el diario Valor Económico el viernes último.

Horas más tarde la edición electrónica de O Globo reportaba, y compartía, la confianza "de los inversores animados ante la probable postulación de Marina", traducida en una suba del 2,12 por ciento en la plaza paulista igualmente optimista sobre el futuro de Petrobras, cuyas acciones treparon el 8 por ciento, ante la posibilidad (aún prematura) de que la oposición vuelva al gobierno en 2015 para enterrar la política petrolera nacionalista en curso.

 

Mientras, Marina Silva continuaba de duelo y sin pronunciar palabra en público sobre su futuro político luego de la muerte de su compañero de fórmula y aspirante a la presidencia Eduardo Campos, del Partido Socialista Brasileño, ocurrida el miércoles al mediodía cuando se estrelló el avión en el que viajaba hacia la ciudad balnearia de Guarujá para encabezar un acto proselitista.

Cincuenta peritos del Instituto Médico Legal de San Pablo y la Policía Federal concluyeron el sábado al mediodía la identificación de los restos calcinados de Campos y las seis personas que lo acompañaban en el jet privado, cuya caja negra no registró los minutos finales del vuelo, mientras una misión de expertos norteamericanos arribó al país para esclarecer las causas del siniestro.

 

Demacrada, Silva aterrizó en el estado nordestino de Pernambuco, tierra natal de Campos, para asistir a los funerales en los que se espera la participación de Dilma, los ex mandatarios Luiz

Inácio Lula da Silva y Fernando Henrique Cardoso, así como el pupilo de éste, Aecio Neves, candidato presidencial por el Partido de la Socialdemocracia Brasileña.

 


La cadena televisiva Globo, también embarcada en la promoción de Marina Silva, prometió realizar una cobertura extensa de las exequias de Campos, en las que se prevé la presencia de decenas de miles de simpatizantes del ex gobernador.

No se descarta que la conmoción causada por la tragedia favorezca la aprobación emocional de la heredera de Campos, un día antes de la publicación de la primera encuesta en la que ella será incluida como candidata, aunque aún no lo sea oficialmente.

El frenesí, reconozcamos que repentino, del mercado y las empresas de comunicación por la ex militante del PT y referente ambientalista Marina Silva, indica que es ella, y sólo ella, quien podrá impedir la reelección de Dilma en la primera vuelta del 5 de octubre forzando un ballottage el 26 de ese mes.


Revela, además, la decisión orgánica de los bancos descontentos con el "intervencionismo estatista" de Rousseff, de imponer con fórceps a la ex ministra de Medio Ambiente y, en contrapartida, soltarle la mano al senador Aecio Neves, quien hasta el martes era el mimado de la city.
"Una victoria de Aecio haría que la Bolsa de San Pablo suba a los 70.000 puntos", pero esa posibilidad se desdibujó después del desastre aéreo del miércoles, confió uno de los brockers indagados por Valor Económico.

 

La task force montada por los banqueros y medios en favor de Marina parece haber minado las resistencias del Partido Socialista Brasileño, donde desconfían de su conversión al ideario librecambista que encumbra al Banco Central, y su política de ajuste monetario, como un poder impermeable a la voluntad política de los gobiernos electos.


"Nuestra posición (junto con Eduardo Campos) es que el Banco Central tiene que tener autonomía porque sin ella no hay cómo ejecutar la política económica que queremos" y para garantizar ese margen de maniobra esa independencia no debe ser de hecho sino "institucionalizada" a través de leyes, planteó recientemente Marina Silva.

 

Por cierto, la reacción en cadena del lobby en favor de la otrora militante del sindicato de seringueiros (extractores de goma) de Acre, en la Amazonia occidental, fue contemporánea a los cabildeos de Dilma, Lula da Silva y los formuladores de política del PT advertidos de que la muerte de Campos fue un punto de mutación en la campaña.

 

A partir de informaciones publicadas en la prensa y lo conversado por este diario con fuentes petistas surge que en el gobierno nadie teme que Marina supere a Dilma en las encuestas, pero admiten como probable que se ubique segunda desplazando al socialdemócrata Neves.
Esto por dos razones: Marina siempre fue más popular que el fallecido Campos, un dirigente de provincia poco conocido en las capitales donde ella tiene bastante popularidad, además de ser capaz de movilizar a un segmento del electorado joven que hasta ahora pensaba votar en blanco o no hacerlo.


Recuerdan en el PT que Dilma cuenta con una sólida ventaja según la última encuesta de la consultora Ibope, publicada hace tres semanas, donde aparece con el 38 por ciento de las intenciones de voto, seguida por Aécio Neves, que sumó el 23 por ciento, y Eduardo Campos, el 9 por ciento.


Ni el gobierno ni el PT subestiman el eventual huracán que pueda causar la postulación de Marina Silva, pero tienen herramientas para atenuarlo.


Dilma contará con más de 10 minutos de propaganda televisiva gratuita a partir del miércoles, cuando se inicia la campaña en los medios, tiempo proporcional a la representación parlamentaria de la coalición oficialista, la cual prácticamente duplica los minutos con que cuentan todas las fuerzas opositoras. El Partido Socialista solo dispone de un minuto.


Además, y aquí está el factor crucial, la presidenta tendrá en los spots publicitarios y los actos proselitistas la compañía del político más popular del país, Luiz Inácio Lula da Silva, a quien los sondeos le atribuyen una aprobación que supera el 50 por ciento.

Publicado enEconomía
Miércoles, 09 Julio 2014 05:45

El regreso de las deudas externas

ALAI AMLATINA, 08/07/2014.- En las últimas semanas el tema de las deudas externas ha vuelto a colocarse en el candelero de las finanzas y de la política internacional debido a un juicio de la Suprema Corte de los Estados Unidos, que ha emitido una resolución en contra del gobierno de Argentina. Esta decisión evoca el profundo dilema que existe entre soberanía nacional y globalización financiera. Cuando un gobierno coloca deuda en los mercados internacionales, ofrece garantías de pagos que comprometen a sus contribuyentes al pago a mediano o largo plazo. Sin embargo, al venderse los bonos públicos se convierten en títulos privados que pueden convertirse en determinadas circunstancias en objeto de gigantescas especulaciones que pueden desencadenar bancarrotas de los Estados deudores.

Recordemos que en 2011 y 2012, España, Portugal y Grecia estuvieron sujetos a este tipo de especulaciones por parte de bancos e inversores quienes se beneficiaron de las abruptas subidas del premio (tasa de interés) de los bonos soberanos. En algún momento se temió que podría producirse una bancarrota soberana y, por consiguiente, el hundimiento de la moneda común, el euro. Fue la intervención de Mario Draghi, director del Banco Central Europeo, factor clave en disipar la burbuja de la especulación y el peligro de "default". Pero el fantasma de la deuda sigue planeando y no tardará en regresar.


En el caso de América Latina, no pueden olvidarse la brutalidad y persistencia de las crisis de las deudas externas, tanto en los años de 1980 como en las crisis financieras de México en 1995, Brasil en 1998 y Argentina en 2001-2002. Cada una de estas debacles tuvo impactos económicos y sociales muy costosos y sus historias constituyen capítulos claves de la historia reciente de la globalización financiera.
La experiencia de Argentina al doblar el siglo fue de las más traumáticas. Hacia 2000 su gobierno comenzaba a hacer agua, y por ello solicitó un enorme rescate al Fondo Monetario Internacional (FMI). Sin embargo, antes de concretarse, la confianza de los ahorradores e inversores se evaporó y las retiradas de dinero de los bancos argentinos comenzaron en gran escala. Con objeto de evitar el hundimiento de su administración, el presidente Fernando De la Rúa nombró a Domingo Cavallo como ministro de economía en abril de 2001 pero su plan, conocido como el "Megacanje" de las deudas públicas, fracasó debido a la falta de confianza de todos los actores económicos y financieros. El pánico bancario siguió su curso hasta que el ministro estableció un control sobre los depósitos en los bancos que fue bautizado popularmente como "el corralito". A partir de ese momento el gobierno ya tenía sus días contados y en diciembre cayó tras revueltas populares cada vez más extendidas.


Después siguieron dos años marcados por una enorme inestabilidad política (con cuatro presidentes en un año y pico) y aumentos dramáticos del desempleo y de la pobreza. No sería hasta la elección a la presidencia argentina de Néstor Kirchner, político peronista de izquierdas, en mayo de 2003, que comenzó a vislumbrarse un posible cambio de rumbo. El nuevo gobierno tuvo la fortuna de contar con un aumento sostenido de las exportaciones agropecuarias pero igualmente importante fue su respuesta a la crisis financiera. Desde diciembre de 2001 el gobierno estaba en "default" sobre sus deudas, lo cual se debió en buena medida a la negativa explícita del FMI de activar el rescate. Para principios del año de 2004, la deuda externa alcanzaba la estratosférica cifra de 178,000 millones de dólares. A partir de repetidos viajes a Washington, el ministro de economía, Roberto Lavagna, con el apoyo muy firme de Kirchner, logró una reprogramación de las obligaciones con los principales organismos financieros multilaterales (FMI, Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo). Luego se negoció con los acreedores privados garantías de pagos del servicio de los bonos externos a cambio de una reducción de su valor nominal que se estimaba en 100,000 millones de dólares en marzo de 2005: se alcanzó una quita de cerca de 55%, una de las mayores en la historia financiera internacional reciente.


Como consecuencia, el gobierno de Argentina fue marginada de los mercados de capitales internacionales pero durante los últimos diez años ha pagado el servicio acordado de la deuda de manera puntual todos los años, lo cual ya ha representado una transferencia de más de 100 mil millones de dólares a los tenedores de bonos y una reducción dramática de la deuda externa. Sin embargo, una pequeña porción de bonos que no entraron en el acuerdo fueron adquiridos por un par de fondos de inversión de los Estados Unidos que son conocidos como "fondos buitre" porque compran por centavos para luego tratar de cobrarlos a precios mucho más altos. Este negocio depende de la posibilidad de convencer a una corte de Nueva York que las compras especulativas deben reembolsarse al cien por cien de su valor nominal. Esto es lo que ocurrió hace unas semanas a partir de la decisión del juez Thomas P. Griesa de la Corte del Distrito Sur de la ciudad de Nueva York, que ha sido avalado por la instancia superior del sistema judicial norteamericano: en este caso, se sostiene que los reclamos de los especuladores serían de mayor valor jurídico que aquellos de un gobierno soberano.


El gobierno argentino ha respondido con dos estrategias complementarias. Por una parte ha ofrecido negociar con los fondos buitre durante este mes de julio, pero al mismo tiempo ha puesto en marcha una campaña política internacional para limitar los daños a su economía. Desde el lunes 7 de julio, el juez Griesa ha autorizado a un intermediario, el famoso abogado Daniel Pollack de Nueva York, para que supervise el proceso de negociaciones alucinantes en ciernes entre los especuladores y el gobierno de Argentina.


La respuesta internacional de solidaridad con Argentina ha sido impresionante.


En primer término, ha logrado el apoyo de los gobiernos latinoamericanos, incluyendo los de Mercosur así como una resolución de apoyo de la Organización de Estados Americanos, aprobada el 4 de julio En segundo lugar, ha obtenido los apoyos de diversas instancias multilaterales, entre ellas, la Comisión Económica para América Latina (Cepal) y la agrupación de 77 países en Naciones Unidas conocida como G77. Pero, además, ha atraído la atención de dos grandes potencias, Rusia y China. En los días de 15 y 16 de julio se reúnen los presidentes del grupo de naciones conocido como BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en la ciudad de Fortaleza, Brasil. El presidente de Rusia, Vladimir Putin ha anunciado que después visitará a Buenos Aires para demostrar su apoyo en contra de los especuladores. Más importante aún, ha sido la declaración del presidente de China, Xi Jinping, quien también viajará a Argentina para firmar acuerdos comerciales y demostrar su apoyo en contra de los "fondos buitre" de Nueva York.


En resumidas cuentas, se trata de un episodio de geo/política y financiera de considerable impacto. Cabe preguntar: ¿cuál es el alcance de la soberanía de un gobierno y sobre todo de los contribuyentes en esta época de globalización financiera? Este es un problema medular que afecta a las democracias modernas. El principio fundamental del gobierno parlamentario consiste en que el pago de los impuestos es la base de la representación política: por ello, la soberanía fiscal y por ende de los ciudadanos, merece una defensa mucho más visible y transparente que la de los intereses financieros privados. De ello depende en buena medida la supervivencia y la legitimidad de las democracias contemporáneas y, precisamente por ello, el debate sobre las deudas públicas no dejará de acrecentarse en el escenario nacional e internacional.
- Carlos Marichal es un historiador estadounidense nacionalizado mexicano.

Publicado enInternacional
Viernes, 04 Julio 2014 06:19

Días difíciles

La policía brasileña, con la colaboración de las de otros países, logró desbaratar ayer una pandilla que desviaba entradas del Mundial. Los primeros cálculos indican que la mafia del cambio negro de entradas obtuvo ganancias de por lo menos medio millón de dólares por cada partido disputado hasta ahora. Se comprobó que al menos un alto funcionario de la FIFA, además de la Match, una de las agencias oficiales de venta de entradas, están involucrados. Hay sospechas sobre más funcionarios, ex jugadores, agentes de viajes, y la lista sigue y es larga. La pandilla era investigada desde 2002. Le tocó caer en Río.


Bueno, la verdad es que asociar una mafia a la FIFA puede sonar, a muchos oídos, como puro pleonasmo. Pero la entidad, para cumplir formalidades, aseguró ayer que exigió de la policía, o de las policías, urgencia absoluta en las investigaciones.


Joseph Blatter, el gran jefe de la FIFA, asegura que no tenía idea de nada. Vaya coincidencia: el alto funcionario de la entidad, además del principal intermediario, un argelino con nombre de historieta, Lamine Fofana, estaban hospedados en el mismo hotel que Blatter. Estaban: ahora, se hospedan en un local bastante menos noble, una celda de la Policía Federal.


Para distraerse en lo que sería un día vacío, nada mal. El esquema era sencillo: la pandilla se apoderaba de entradas oficialmente destinadas a minusválidos, a ONG, a invitados especiales de patrocinadores, a las cotas destinadas a estudiantes o trabajadores, y las revendían por el triple de su valor original. Claro que sin tener buenas relaciones con la estructura de la FIFA nada de eso sería posible. Hasta la noche de ayer, la policía no divulgó el nombre del alto funcionario de la entidad que fue detenido.


Felipao, a su vez, tampoco divulgó la formación que pretende llevar a la cancha en la tarde de hoy para un juego de vida o muerte contra Colombia. Seguramente habrá un cambio: Luis Gustavo no jugará, por estar suspendido luego de recibir dos tarjetas amarillas. En cuanto a los demás, puro misterio, puro silencio. Lo más probable es que nada más cambie. Felipao se limitó ayer a repetir con enfática monotonía el nuevo mantra de la selección: todos los jugadores, sin excepción, están emocionalmente equilibrados y listos para presentar un fútbol eficaz contra los colombianos. De ser verdad, habrá que construir un monumento de dimensiones gigantescas para Regina Brandao, la psicóloga convocada de emergencia para equilibrar y estabilizar a los muchachos.


Los que también buscan equilibrio y estabilidad son los dueños de farmacias. A esta altura del Mundial, se constató que ocurrió lo contrario de lo que sería natural esperar: hasta los hipocondríacos se volcaron de manera definitiva a lo que pasa en las canchas. La venta de medicinas para hipertensos, por ejemplo, cayeron 6 por ciento en junio. Y en día de juegos de Brasil, las farmacias pierden hasta 50 por ciento de su movimiento normal. Dicho sea de paso, todo el comercio pierde en días de partidos de la selección brasileña, excepto en dos sectores: la venta de bebidas alcohólicas, principalmente cerveza, y de carne. Hay muchos asados de festejo.


Examinando en detalle el caso de las farmacias, se constata que, en día de juego, el brasileño está más preocupado por la apariencia que por su salud. Si la venta de medicinas baja de manera estruendosa, la de artículos de belleza sube de manera fuerte, aunque insuficiente para compensar las pérdidas. Es la fiesta de protectores solares, artículos de maquillaje, desodorantes, en fin, pura vanidad.


Colombia. Ni modo: uno da vueltas y vueltas, pero es imposible no caer en el tema que realmente desvela a medio país: Colombia. Bueno, hay una perspectiva positiva: los colombianos son adeptos a un juego abierto, al contrario, por ejemplo, de los chilenos. Eso podrá significar una ventaja para el juego ágil, eficiente, bien estructurado y veloz de los brasileños. Pero, una cuestión: ¿alguien vio, hasta ahora, el juego ágil, eficiente, bien estructurado y veloz de los brasileños?


Mejor buscar otro ángulo: sí, hubo fallas escandalosas hasta ahora, pero tenemos a Neymar. Tenemos a Neymar. Pero, es verdad, ellos tienen a James Rodríguez. Pésimo ángulo de análisis, para quien pretende calmarse.


Otro intento: en realidad, hasta ahora Colombia no se enfrentó a ninguna selección considerada de alto nivel. Pasó por Grecia, Costa de Marfil y Japón primero, y por un Uruguay desconcertado y muy debilitado después. Nos queda, al menos en teoría, la idea de que México, Croacia, Camerún y Chile son equipos más fuertes de los que los colombianos lograron derrotas. Pero, en este Mundial, ¿alguna teoría se mostró respetable? Conclusión: el juego de hoy es el mayor test, la más difícil prueba a ser enfrentada por Brasil y Colombia. Si ganan los colombianos, será un hecho inédito e inmediatamente se elevan a la categoría –dudosa categoría– de favoritos al título. Si ganan los brasileños, podrá ser el inicio de la retomada de un rumbo que todavía no encontraron, al menos desde la Copa de las Confederaciones de hace exactamente un año.


Mejor no pensar en nada y tratar de buscar a algún sobreviviente de la mafia de la FIFA –perdón: de la mafia de los ingresos– para saber si acaso le queda alguno a un precio aceptable.

Publicado enSociedad

En menos de una década Río de Janeiro está padeciendo tres grandes eventos que modifican su fisonomía: los Juegos Panamericanos en 2007, la Copa del Mundo en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016. Esa sucesión de megaeventos deportivos en tan poco tiempo es aprovechada por el capital financiero para remodelar una de las ciudades más bellas del mundo, donde obtiene enormes ganancias y provoca daños irreparables a los más pobres.


Este mes el Comité Popular de la Copa y las Olimpiadas de Río lanzó el cuarto dossier titulado Megaeventos y violaciones de los derechos humanos en Río de Janeiro (se puede bajar de comitepopulario.wordpress.com). A lo largo de 170 páginas analiza las principales consecuencias que están teniendo sobre la ciudad y su población, a la vez que pone al descubierto quiénes se benefician con las millonarias obras que imponen, entre otras, la FIFA y el Comité Olímpico Internacional.


Los megaeventos deportivos marcan el retorno de la forma más violenta de menosprecio de los derechos a la vivienda en la ciudad, puede leerse al comienzo del dossier. Se trata de una limpieza social que consiste en relocalizar a los pobres para abrir oportunidades de negocios a las grandes empresas, en zonas nobles como Barra da Tijuca, Jacarepaguá y el centro histórico, mientras los traslada a zonas lejanas donde deben remprender sus vidas desde la nada. Hasta ahora son casi 5 mil familias desplazadas de 29 comunidades, estando otras 5 mil amenazadas de desalojo.


El Comité de la Copa apoya con estudios y análisis a las comunidades desalojadas, pero sus miembros también ponen el cuerpo para resistir a las excavadoras que derriban viviendas. Las mujeres están a la cabeza de la resistencia, como Inalva Britos, en Vila Autódromo, y Alessandra en el morro da (cerro de la) Providencia. En los barrios populares las mujeres venden comida en el vecindario o hacen artesanías, estrategia de sobrevivencia que no van a poder continuar en los desolados barrios del programa Mi Casa Mi Vida. Resistir es cuestión de vida.


Río es la ciudad más afectada por la especulación inmobiliaria. El precio de las viviendas subió 65 por ciento entre 2011 y 2014, frente a un promedio de 52 por ciento en Brasil. El precio de los alquileres subió 43 por ciento, frente a 26 por ciento en São Paulo. La lista de obras es impresionante: dos estadios (el Olímpico y Maracaná), la Villa Olímpica y el Puerto Maravilla; seis líneas de trenes livianos, ampliación del metro y de las autopistas o vías rápidas urbanas: todo financiado con dineros públicos.


Sólo la remodelación en Río, de Maracaná demandó mil 50 millones de reales (470 millones de dólares). El presupuesto de obras aumentó 65 por ciento desde lo presupuestado en 2010, alcanzando la astronómica cifra de mil 500 millones de dólares sólo para las obras del Mundial y las Olimpiadas. Las principales beneficiarias son las grandes constructoras: Odebrecht, OAS, Camargo Corrêa y Andrade Gutierrez. Casualmente, las que mayores aportes hacen a los partidos políticos en las campañas electorales.


Maracaná ha sido remodelada completamente por Odebrecht, que conserva además la apetecida gestión del recinto. Comparte con Andrade Gutierrez la construcción y gestión de la Villa Olímpica, con OAS la gestión del estado Olímpico, y así hasta 20 grandes obras en Río de Janeiro, cientos en las 12 ciudades sedes del Mundial, incluyendo nuevos aeropuertos y hoteles. Sólo la nueva Terminal 3 del aeropuerto de Guarulhos (São Paulo) tuvo hasta ahora un costo de mil 500 millones de dólares.


Nada de esto se puede hacer sin represión. La ocupación por el ejército del Complexo da Maré (130 mil habitantes en 16 favelas), hasta que termine el Mundial, es apenas la acción más conocida por la población. Esta semana el gobierno del estado de Río informó de la incorporación de ocho nuevos blindados para el Batallón de Operaciones Especiales (BOPE), que serán utilizados en los operativos de "pacificación de las favelas" ( O Globo, 24/06/14).


En los cuatro meses previos al Mundial, la Secretaría de Estado de Río informó de 4 mil 250 internaciones forzosas de personas en situación de calle, quienes son trasladadas a un albergue a 70 kilómetros del centro de la ciudad, donde, según el dossier de los Comités de la Copa, son alojados en condiciones precarias y sufren prácticas de tortura.


Río de Janeiro se está convirtiendo en una ciudad cada vez más cara y desigual, señala el dossier del Comité de la Copa. Una ciudad fracturada, conflictiva, como sucedió en el reciente carnaval, cuando más de 70 por ciento de los 14 mil recolectores de basura entraron en huelga. Luego de ocho días de duro conflicto y descalificaciones, una de las categorías peor pagadas obtuvo un aumento de 37 por ciento en su salario base, que aun así es de apenas 500 dólares. Pese a las presiones, aún se mantiene el enorme campamento de 4 mil personas organizado por el MTST (Movimiento de Trabajadores Sin Techo) a tres kilómetros del estadio Itaquerão.


Cuando se lleva disputada la mitad del Mundial, las manifestaciones han descendido y la cantidad de personas movilizadas es menor que en las semanas previas. Aun así, las protestas están lejos de desaparecer. Nadie olvida el éxito de las jornadas de junio de 2013, que consiguieron frenar los aumentos del boleto de transporte urbano, pero que en realidad cuestionaban el modelo de ciudad que va imponiendo el capital con apoyo de una amplia coalición de partidos.


Un reciente comunicado del MTST, que mantiene un campamento de 400 personas frente a la cámara municipal en demanda de vivienda popular, asegura que su lucha no comenzó con el Mundial ni se terminará cuando finalice. Reafirmamos que el gran legado del Mundial fue la especulación inmobiliaria y la exclusión urbana.

Después de julio, cuando el balón deje de rodar y se apaguen los fuegos de artificio mediáticos, los brasileños volverán a su vida cotidiana, pagando precios abusivos por un transporte pésimo. La resistencia al extractivismo urbano recién comienza.

Publicado enInternacional
El fallo de la Corte de EEUU en clave de la lógica imperialista

ALAI AMLATINA, 17/06/2014.- Los cortesanos estadounidenses decidieron no tomar el caso de la Argentina y convalidar el fallo neoyorkino de primera y segunda instancia, por lo que se debe cancelar unos "1500 millones de dólares", según informó en cadena nacional la Presidenta Cristina Fernández[1]. Según la Presidente, esta decisión puede estimular otras demandas por 15.000 millones de dólares, sin perjuicio de otras acciones que ejecuten quienes ingresaron a los canjes de deuda desde el 2005 y sucesivas reaperturas.

 

Nadie sabe en rigor a cuanto pueda llegar la demanda de acreedores de la impagable deuda, recurrentemente renegociada en tiempo constitucional y últimamente cancelando a acreedores externos con transferencia de títulos a ámbitos del Estado Nacional (Anses, Banco Central, etc.) que penden como hipotecas sobre generaciones futuras.

 

Convengamos, que si la Corte de EEUU asumía el caso, ello no significaba que la Argentina iba a quedar desobligada de pagos. La expectativa más generalizada en el gobierno y el poder económico local y global era que los máximos jueces del imperio postergaran la decisión hasta fin de año. En ese plazo vence la cláusula que establece que los acreedores ingresados al canje pueden demandar el mejor trato recibido por algún tenedor de títulos en cesación de pagos (default). De este modo, el gobierno ganaría tiempo y, superado el plazo de respetar condiciones de pago, podría negociar con los inversores demandantes (los fondos buitres) cuánto, cómo y cuándo cancelar deudas sin tener que hacer lo mismo con el 93% ingresado a los canjes de deudas del 2005 y 2010.

 

La hipótesis fue siempre cancelar esa deuda, incluso se reabrió el canje de deuda con ese propósito, sin fecha de cierre en 2013, todo con acuerdo de la oposición sistémica, del mismo modo que viajaron a EEUU para incidir sobre la Justicia del imperio. Como hemos dicho, el pago de la deuda es una política de Estado.

 

Especulación financiera, producción y gestión del Estado

 

En el discurso presidencial se critica la ganancia especulativa del "fondo NML" que "adquirió los bonos en 2008 por 48,7 millones de dólares", que "ganó el 1608 por ciento en dólares" y que demanda cobrar 428 millones de dólares" y el Juez falla abonar 1500 millones.

 

Lo que se omite es decir que esas son las reglas del capitalismo, ya que los bonos los emitió la Argentina para circular en el mercado mundial en las condiciones de mercado (al momento de la compra y de la realización). Que la ganancia por especulación es parte de la ganancia en general, ya que la ganancia es plusvalía extraída del trabajo social y apropiada como renta del suelo, ganancia comercial o financiera (tasa de interés) y beneficio industrial. Con Marx aprendimos que la ganancia es plusvalía transfigurada y fuente de ingresos de todos los capitalistas.

 

No se trata de pensar que los especuladores exprimen a los empresarios de la producción. No es mejor el capital productivo que el financiero, pues ambos son parte de una integralidad capitalista. Producción y circulación del capital son un fenómeno integrado, que se requieren mutuamente. De nada sirve hablar al corazón del capitalismo, porque siempre responden con el bolsillo. El problema es el orden capitalista.

 

Es el capitalismo argentino, y más precisamente los gestores del Estado, los que otorgaron las condiciones en sus bonos para que solo con el 100% de los acuerdos pudieran resolverse una renegociación de deuda como la del 2005. ¿Por qué se avanzó en el Canje sabiendo esas limitaciones? ¿Valió la pena el desarme estadístico (argumento para la intervención en el INDEC) para no inflar mayores pagos a los acreedores? Esos gestores del Estado son los responsables de ceder soberanía jurídica facilitando litigar en tribunales externos. ¿Es solo una condición de los 80´ y los 90´? ¿Por qué se insistió con la cesión de soberanía en los contratos con Chevron?

 

El problema es que los cambios institucionales consagrados en los 90´ e inspirados desde el terrorismo de Estado de 1975/6 siguen vigente y condicionan como un cáncer nuestra vida cotidiana. La deuda es un cáncer a extirpar, y no se puede avanzar en ese sentido mientras subsista la lógica del capital para el modelo productivo y de desarrollo vigente. Se impone una lógica anticapitalista y antiimperialista, muy lejana de la política hegemónica en el gobierno y la oposición sistémica.

 

¿Solo son buitres los fondos especulativos? ¿No son buitres los acreedores del Club de París, como señala Dialogo 2000, que reclaman cobrar "deudas odiosas" contraídas por ilegítimos gobiernos genocidas? ¿No son buitres empresas como Repsol que vaciaron las reservas de hidrocarburos del país para abonar su ciclo de acumulación? ¿No son buitres las transnacionales que suscriben pactos secretos con acuerdos parlamentarios mayoritarios, tal el caso de YPF con Chevron? Qué decir sobre la sojización, los transgénicos y su impacto en pueblos fumigados, productores y comunidades desalojados por desposesión derivada del agro negocio, o la mega minería a cielo abierto, o la fractura hidráulica, todo en pro de inversiones externas que buscan ganancia y acumulación de sus capitales invertidos, a cambio de calificarnos como países emergentes.

 

¿Todo lo que se puede hacer es pagar?

 

En su alocución, la Presidenta confirmó que "la voluntad de pago de Argentina ha quedado más que probada: hemos pagado el acuerdo de 2005, el de 2010, hemos llegado a un acuerdo con Repsol, que retiró su demanda del CIADI" y que se cerró "un acuerdo por la deuda del Club de París". Tras cartón diferenció "lo que es una negociación, de lo que es una extorsión". Luego de ello no termina de quedar claro qué acciones impulsará el gobierno de la Argentina.

 

¿Cómo sigue el trámite judicial en EEUU? No alcanza con denunciar la extorsión e incluso repudiar a los inversores demandantes o a la propia justicia de EEUU.

 

¿Qué iniciativas de solidaridad efectiva se impulsarán? O mejor aún, porque no avanzar en ejecutar las iniciativas más avanzadas de nueva arquitectura financiera regional para confrontar con el régimen del capital y el imperialismo.

 

Por nuestra parte, insistiremos desde todos los ámbitos en que actuamos para avanzar en una campaña contra el pago de la deuda, por su investigación por vía judicial (existen varios procesos en curso, algunos con sentencia) o por auditorías integrales. Hay que frenar el drenaje de saqueo que supone el recurrente pago de una deuda que posterga satisfacer demandas por deuda social a la mayoría de la población.

 

Buenos Aires, 17 de junio de 2014

 

Nota:

 

[1] La Presidenta aseguró que "Argentina va a respetar su deuda", pero remarcó que "no aceptará ninguna extorsión", Lunes, 16 de Junio de 2014, en: http://www.presidencia.gob.ar/informacion/actividad-oficial/27625-la-presidenta-aseguro-que-argentina-va-a-respetar-su-deuda-pero-remarco-que-no-aceptara-ninguna-extorsion (consultada el 17/06/2014)

-- Julio C. Gambina es Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP Ciudad de Buenos Aires. www.juliogambina.blogspot.com

Publicado enInternacional


ALAI AMLATINA, 11/06/2014.- A partir de la crisis de 2007/2008, un doble rasero ha sido aplicado a la economía de Estados Unidos con resultados a la vista: de un lado está la calle (Main street) estancada, y de otro Wall Street en euforia. Los argumentos de los republicanos a favor del "equilibrio fiscal", contrastan con el apoyo irrestricto del Departamento del Tesoro y la Reserva Federal (Fed) al sector financiero a través de rescates bancarios, inyecciones masivas de liquidez, desgravación fiscal y regulación laxa. Los republicanos han saltado a la yugular del déficit fiscal ajustando salarios y consumo y asistiendo a un proceso de concentración del ingreso inédito, dicen Saez, Piketty y otros.
Existe una falta de impulso de la recuperación que de 2009 a la fecha no remonta. La noticia es que en la segunda revisión del Bureau of Economic Analysis (BEA), el PIB creció no 0.10% como dijeron en su primera entrega, sino -1.0% en el primer trimestre de 2014. La explicación es que se observa una baja en inventarios, exportaciones, inversión fija no residencial y residencial y gastos público local y estadual, mientras las importaciones crecen. Esto aumenta deliberadamente los riesgos de nuevas burbujas financieras en Wall Street.


Existe evidencia de que las medidas de inyección de liquidez "no convencionales" poco han contribuido a reducir la deuda de las familias y reactivar el consumo con firmeza. Con menos liquidez, la tasa de inflación es cada vez menor a la esperada por la Fed. Las deudas promedio de los préstamos hipotecarios, de los estudiantes y de las tarjetas de crédito de los hogares no han mejorado mucho con relación a 2009. A partir del primer trimestre del año en curso, el crédito ha vuelto a aumentar de acuerdo con la Fed de Nueva York (Véase "Household Debt and Credit Report", en nyfed.org/1hMuFY2), lo cual no se ha reflejado en el aumento PIB. De otro lado, alrededor de 19% del total de propietarios, todavía poseen casas con un valor inferior a sus hipotecas (Wall Street Journal, 21/05/2014), situación que demuestra que los problemas financieros no están resueltos. En el plano real, Estados Unidos todavía no recupera el nivel de inversión en el PIB previo a la crisis, en la actualidad todavía 3.26% por debajo del nivel de 2007 según la OCDE (Véase "OECD Economic Outlook 2014", en bit.ly/1qALoXC).

No obstante, el optimismo del gobierno recuperó brillo cuando la nómina no agrícola registró un aumento de 288,000 personas en el mes de abril, y la tasa de desempleo cayó a 6.3 por ciento. La Fed habría cumplido finalmente con su meta de 6.5% de desempleo planteada por Ben Bernanke. Sin embargo hay que considerar que en 2008 trabajaba el 65% de la PEA (Población Económicamente Activa) y ahora 58%, porque 7% abandonó la búsqueda de empleo por no encontrar nuevos empleos adecuados. La duración promedio del desempleado se ubica en alrededor de 9 meses. De este modo, el desempleo es el 13.5% de la PEA de 2008, que es lo comparable. Se han generado un promedio de 190,000 empleos en la nómina no agrícola durante los últimos 12 meses lo que es insuficiente tomando en cuenta la dinámica de los jóvenes entrando al mercado laboral a partir de junio, cuando acaban las escuelas, y los 3 millones de empleos sin recuperar como consecuencia de la crisis. Durante su comparecencia ante el Congreso el 7 de mayo, Janet Yellen justificó un nuevo recorte de 10,000 millones de dólares mensuales al estímulo monetario como efecto de la "mejora del mercado laboral". Los recortes al estímulo monetario mensual que llegaron a ser de 85,000 millones de dólares mensuales se han reducido por cuarta vez en 10,000 millones y ahora suman 45,000 millones de dólares. Lo que salta a la vista es que con esas inyecciones de liquidez la inflación no repunte, ahora estamos viendo cómo de 3% a finales de 2008, hemos pasado a cifras cercanas a 1.5% con tendencia a la baja en el IPC. Europa y Japón están bordeando cero.


Las acciones de la Fed favorecen a Wall Street a costa de Main Street y sin que se vea una mejora real. Desde que se inició el final de los estímulos monetarios el índice de capitalización de la bolsa ha crecido de manera sostenida en lo que es el símil financiero del juego de "Gallina". El que gana es el último en saltar de un coche en marcha antes de llegar al abismo. Con datos para la economía de Estados Unidos de bajo crecimiento del PIB, tendencias deflacionarias y niveles de empleo bajos en la PEA, el índice Dow Jones compuesto creció 21% en relación a su pico anterior de octubre de 2007. Está en 16,945 puntos al 11 de junio de 2014. Si la economía norteamericana apenas crece, la pregunta es ¿De dónde sale dicha capitalización? ¿Es ingreso concentrado del resto del mundo? ¿Es retorno de capitales de otros mercados? Si es como en el 2008, el costo de un pinchazo financiero será una nueva exportación global de la crisis. No hay correlación entre los índices de bolsa y la marcha económica de Estados Unidos y nada que indique una recuperación económica ni una mejora en la tendencia depresiva de los precios, a pesar de los discursos.


Newcastle/Ciudad Universitaria, Coyoacán, 11 de junio de 2014


Por Oscar Ugarteche, Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, México. Miembro del SNI/Conacyt. Coordinador del Observatorio Económico de América Latina (OBELA) www.obela.org y presidente de ALAI www.alainet.org

Publicado enInternacional