Regulación financiera: el fantasma de Ferdinand Pecora

El 6 de junio de 1934 el entonces presidente Franklin Roosevelt firmó la ley que estableció la Comisión Reguladora del Mercado de Valores y la Actividad Bursátil (Securities and Exchange Commission, SEC). Junto a él se encontraba Ferdinand Pecora, colaborador cercano y uno de los arquitectos del proyecto de ley. Después de la ceremonia Roosevelt se acercó a Pecora y le preguntó: "Ahora que he firmado y promulgado este instrumento, ¿qué clase de ley será ésta, Ferdinand?"

"Pues será una buena o una mala ley, dependiendo de las personas que la apliquen", fue la incisiva respuesta de Pecora. Este abogado había sido asistente del fiscal de Nueva York y fue el principal asesor legal del comité senatorial que investigaba la actividad bancaria y bursátil. Su inteligencia y tenacidad terminó por ganarse la confianza de los senadores. Su influencia fue determinante para convertir al comité en el precursor de los principales instrumentos reguladores de la actividad financiera y de la bolsa de valores en Estados Unidos. Uno de esos instrumentos fue la ley Glass-Steagall (1933) que separó las actividades de los bancos comerciales de las de los llamados bancos de inversión. (Por cierto, la aceptación del neoliberalismo por parte de Clinton condujo a la derogación de esta ley en 1999.)

Muchos esperaban que Pecora sería designado para dirigir la SEC. Pero a Roosevelt le tembló el pulso y prefirió el perfil de Joseph Kennedy. Fue una decisión de gran importancia. Pecora era un inmigrante siciliano y su visión del mundo no era la de los miembros del selecto club de millonarios que se codeaban con los especuladores. Para alguien que venía del exterior del establishment, Pecora nunca tuvo miedo de enfrentarse a los poderosos señores del dinero.

Pero a Roosevelt le aconsejaron muchos asesores cercanos al mundo de las finanzas con el mensaje de que el enfoque de Pecora era demasiado "ideológico". Por eso optó por Kennedy para dirigir la flamante SEC, no sólo por considerarlo más pragmático, sino por sus conexiones en Wall Street. Quizás lo que más alarmó al mismo Roosevelt fue una frase pronunciada por Pecora en el sentido de que la actividad especulativa era parte de la naturaleza del capital financiero. La agudeza de Pecora quedó de manifiesto en su libro Wall Street bajo juramento (publicado en 1939), obra en la que hasta se adelantó al análisis de Hyman Minsky sobre la hipótesis de inestabilidad financiera y el desarrollo de las burbujas con activos financieros.

En un editorial de 2009 el New York Times se preguntaba: ¿Dónde está nuestro Ferdinand Pecora? La interrogante se refería a los distintos esquemas de regulación bancaria y financiera que serían necesarios para evitar los abusos de la especulación que condujeron a la gran crisis de 2007. Y ayer mismo el Financial Times señaló que en una comparación histórica con las reformas de la era de Ferdinand Pecora, los cambios a la regulación del sistema financiero introducidos a partir del estallido de esta crisis parecen pusilánimes.

Las reformas en materia de regulación financiera aprobadas en 2010 están contenidas en la ley Dodd-Frank. Su principal restricción está plasmada en la llamada Regla Volcker que prohíbe a los bancos comerciales ser propietarios o inversionistas en fondos de cobertura o en entidades que por su naturaleza funcionen como operadores especulativos. Es una regla importante, pero efectivamente es tímida frente a las transformaciones que se necesitan en el sistema financiero y deja incólume el gigantesco casino que es el mercado de derivados.

La semana pasada, en su discurso en el simposio de Jackson Hole, Janet Yellen, la presidente de la Reserva federal, salió en defensa de la regulación financiera. En especial, Yellen dedicó su alocución a las reformas introducidas en los últimos 10 años, en especial la ley Dodd-Frank, señalando que hicieron que el sistema bancario estadunidense fuera hoy más robusto y seguro. Es un desafío directo a Trump quien promueve varias iniciativas para eliminar las partes medulares de la ley Dodd-Frank que el ocupante de la Casa Blanca califica como "regulación excesiva y asfixiante".

A principios de junio la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley que exentaría a los pequeños bancos regionales de las restricciones de la Dodd-Frank. Es un ejemplo de la forma en que el lobby financiero trabaja incansablemente para debilitar las timoratas reformas introducidas en 2010. El mismo Trump ha declarado que si pudiera derogaría en un día la ley Dodd-Frank pues supuestamente ese instrumento impone serios obstáculos a la actividad bancaria y empresarial, frenando la creación de empleos.

El mandato de la señora Yellen concluye en febrero del año que viene. Después de su discurso, es evidente que Trump no le pedirá que permanezca otros cuatro años. Y la visión de Yellen en favor de las tibias reformas al sector financiero se tendrán que ir con ella. Figuras como las de un Ferdinand Pecora se alejarán todavía más en el horizonte.

Twitter: @anadaloficial

Publicado enEconomía
Martes, 08 Agosto 2017 06:22

La lucha por la forma del excedente

La lucha por la forma del excedente

Palabras extrañas, probablemente. Aun cuando el excedente es un concepto clave en la comprensión de los antagonismos que cruzan la sociedad capitalista, que no es posible superar en una sociedad dividida en clases, el concepto permanece en el desconocimiento o en el olvido de las izquierdas prácticamente en todas partes. Es imposible superar esos antagonismos porque en ellos no cabe consenso alguno. ¿Puede llegarse a un consenso entre las clases sociales sobre una tasa de explotación aceptable?

No obstante, es posible pensar en una mejora continua del empleo y de las condiciones de vida, si la lu¬cha por la inclusión de los excluidos logra pesar crecientemente en la política económica, especialmente en la inversión pública. Es esta lucha la que está relacionada con las ideas que encierra el título de este artículo.

Téngase presente que en el sistema capitalista el conflicto político más general no se da entre las clases sociales. El cambio social ocurre en el espacio autónomo de lo político, que involucra a la economía, por supuesto, pero no es un enfrentamiento de clase contra clase. De este modo, si un movimiento populista lucha por la radicalización de la democracia, es decir, por el abatimiento de la exclusión, es decir, por la inclusión real de todos a los derechos de todos y a los bienes que produce la sociedad (la nutrición, la educación, la salud, el ocio), es decir, por el abatimiento de la inicua desigualdad que como nunca domina la escena social en el mundo, es preciso que la política mande sobre la economía; y si ese movimiento accediera a las instituciones, o al menos llega a pesar lo suficiente sobre las decisiones políticas acerca de la marcha de la economía, es esencial no perder de vista ese referente teórico que es el excedente, a la hora de la formulación de las políticas económicas y sociales de Estado.

En lo que sigue haremos un bosquejo sobre el concepto que nos ocupa. El concepto al que hacemos referencia, en El capital se llama "producto excedente" (capítulo VII, tomo I, apartado 4, en la traducción de Wenceslao Roces, FCE; en la que estuvo al cuidado de Pedro Scaron, Ed. Siglo XXI, se traduce como "pluproducto"). Nada cambia en cuanto al contenido del concepto entre ambas traducciones. Agreguemos que el uso más generalizado para quienes conocen la obra de Marx es simplemente "excedente".

Marx veía el producto anual total y el neto, desde varios puntos de vista. Uno de ellos es este: producto necesario + producto excedente = producto neto.

El producto necesario es la parte del producto neto que constituye el agregado de los medios físicos vitales destinados al mantenimiento normal y la reproducción de la vida de los trabajadores del sector productivo en las condiciones sociales y económicas existentes. A esos medios físicos también se les llama bienes-salario.

El producto excedente es la parte del producto neto total físico, cuyo valor es igual a la magnitud de la plusvalía. Ambas partes del producto neto provienen del trabajo de los asalariados de los sectores productivos.

El producto excedente, en términos dinerarios, nos aparece como ganancias de la industria y ganancias de la agricultura capitalista, y más tarde –conceptualmente– aparecen como la distribución de parte de esas ganancias en ganancias del comercio (sector que también puede agregar valor al producto en actividades como el empaque o el transporte), o como los intereses financieros, así como en la forma de los salarios distintos a los pagados en el sector productivo, y como impuestos y otros ingresos del Estado.

Ese conjunto de ingresos constituye el excedente, el cual cobra la forma física final de consumo de los capitalistas, de la inversión realizada por los mismos, y de los bienes materiales en que se traduce el gasto corriente y la inversión públicos.

Queda claro entonces que no es lo mismo que el excedente tenga la forma física de mansiones inimaginables donde ocurre el boato insolente de "los de arriba", o la forma de yates de millones o de autos superlujosos, o que tenga la forma de una inversión para producir joyas extravagantes para los ricos, a que tenga la forma de inversión en una fábrica o en un agrocultivo que produzcan bienes-salario. Así, la lucha por la forma del excedente es lograr que la inversión vaya a la producción de bienes-salario.

Es preciso que crezca aceleradamente la inversión en la producción de bienes-salario, porque así se crea empleo, a que la inversión obliga, se pagan salarios, y se producen los bienes que esos salarios compran. La soberanía alimentaria, una clave.

Nadie va a obligar a los capitalistas a producir bienes-salario. Luego entonces es inexcusable una reforma fiscal cierta y suficiente. Con los ingresos públicos pueden montarse empresas productoras de bienes-salario, incluso en asociación con los privados, porque, dada la vasta proporción de los excluidos sobraría mercado para producir y para absorber esa producción. Y los privados que quieran producir bienes salario, bienvenidos.

La inversión en la producción de bienes-salario, como puede advertirse, significa avanzar en la inclusión social por la vía del empleo. Un lapso prolongado de inversión acelerada, significa más ingresos para el Estado, porque habría partido de una reforma fiscal cierta, y porque la inversión y el empleo referidos elevarían el producto y, por ende, la recaudación fiscal. Todo ello podría convertirse en una de las espirales virtuosas que empujan el desarrollo.

Publicado enEconomía
Black Rock/Vanguard/State Street: los gigabancos que controlan la mitad de Wall Street

Nunca acaba de asombrar el grado de "reconcentración" de la riqueza propiciada por la desregulada globalización financierista que propende por su naturaleza intrínseca al darwinismo oligopólico y/o "casi monopólico".

 

Hace casi seis años ya había abordado que New Scientist había revelado con enfoque científico “la identidad de la plutocracia bancaria global (1 por ciento) que controla al mundo (99 por ciento: https://goo.gl/2Rbajf)”.

 

Luego, hace dos años, en una perturbadora investigación, Russia Today expuso a los “cuatro oligopolios financieristas –los cuatro megabancos– que controlan el mundo”: Black Rock, State Street Corp, FMR (Fidelity), Vanguard Group ( http://goo.gl/UjlfE3 ).

 

En ese momento comenté que “ya desde 2012 el anterior legislador texano Ron Paul –padre del candidato presidencial Rand, uno de los creadores del apóstata Partido del Te, venido a menos, pero uno de los mejores fiscalistas de EU– había señalado que “los Rothschild poseen acciones de las principales 500 trasnacionales de la revista Fortune ( http://goo.gl/D71NjX )” que son controladas por “los cuatro grandes ( the big four)”: Black Rock, State Street, FMR (Fidelity) y Vanguard Group”.

 

En realidad, los banqueros esclavistas Rothschild forman parte de las ocho familias que controlan los cuatro megabancos que dominan Wall Street.

 

Black Rock, que dirige el israelí-estadunidense "Larry" Fink, ha estado muy activo en México, donde operó la privatización de Pemex que, vista en retrospectiva, resultó en un cataclismo para los ciudadanos mexicanos ( https://goo.gl/1SIDk8 ).

 

Hace casi cuatro años demostré que Black Rock –transmutación de Blackstone y Evercore Partnershi Blackstone fue la extraña entidad que cobró el fantasmagórico "doble (¡supersic!) seguro" de las torres gemelas del 11/9 ("Bajo la Lupa", 26/9/04), mientras el itamita Pedro Aspe Armella es empleado de Roger Altman: mandamás omnipotente de Protego/Evercore Partnership.

 

Black Rock controla muchos multimedia entre ellos The Economist y el Financial Times, no se diga en México.

 

En un artículo para The Conversation ( https://goo.gl/wZ5Kzq ) retomado por Asia Times ( https://goo.gl/ftFS5Z ), tres académicos de la Universidad de Ámsterdam –el investigador de posdoctorado en ciencias políticas Jan Fichtner; la profesora de ciencias políticas Eelke Heemskerk, y el candidato a doctorado Javier Garcia-Bernardo– analizan las “tres empresas que se han adueñado de las trasnacionales de EU: Black Rock ( https://goo.gl/NdQf4k ), Vanguard ( https://goo.gl/G5W83m ) –¡vinculada a la organización Trump!– y State Street ( https://goo.gl/VXzB7J )”.

 

En los dos recientes años, Fidelity ( https://goo.gl/7rivGs ), vinculado a Hillary Clinton y consagrado a los añejos fondos mutualistas, se quedó en el camino y ahora son sólo tres gigabancos los que se adueñaron de Wall Street.

 

A juicio de los autores, antes los individuos y las grandes instituciones invertían "mayormente en fondos mutualistas activamente manejados como Fidelity, en los que los directores de fondos seleccionaban acciones con el objetivo de prevalecer en el mercado".

 

A partir de la grave crisis financiera de 2008, "los inversionistas han virado a los fondos de índices que replican los índices de las acciones establecidas como S&P 500", lo cual ha tenido impacto dramático en las empresas de EU.


Ocho familias controlan los cuatro bancos que dominan Wall Street

 

La magnitud es asombrosa: de 2007 a 2016 los fondos manejados activamente tuvieron salidas por 1.2 billones de dólares frente a los fondos de índices que tuvieron entradas por más de 1.4billones de dólares.

 

Solamente en el primer trimestre de 2007 los fondos de índices ingresaron más de 200 mil millones de dólares: ¡todo un récord!

 

A juicio de la triada académica de Ámsterdam, "una diferencia crucial entre las industrias de un fondo activo y un fondo de índice es que el primero está fragmentado y consiste de centenas de diferentes ejecutivos de activos tanto pequeños como grandes", mientras el sector del fondo de índices, que crece a una velocidad desmedida, está altamente concentrado y es dominado por justamente tres gigantes directivos de activos en EU: Black Rock/Vanguard/State Street: “los tres grandes ( the big three)”.

 

Dicha concentración del fondo de índices no tiene nada que ver con la "democratización del mercado" al que aluden sus panegiristas debido a que los fondos de índices han "disminuido los gastos del inversionista en forma significativa": la décima parte de 1 a 2 por ciento de lo que se paga en comisiones cada año para los anacrónicos fondos activos, en lo que es ya la "mayor oscilación de inversiones en la historia".

 

Lo real es que los fondos índice "han provocado una concentración masiva de la propiedad de las trasnacionales" cuando los “tres grandes poseen 11 billones de dólares en activos bajo su manejo ( assets under managements)” que representa todos los "fondos soberanos de riqueza" combinados y “casi tres veces la industria global de Hedge Funds”.

 

Un proyecto de investigación de Corpnet ( https://goo.gl/feXYOT ) – Descubriendo las redes del control de las trasnacionales– exhibe la red propietaria en EU de los tres grandes: ya 40 por ciento de todas las empresas listadas en EU los tres grandes en su conjunto constituyen el mayor accionista y aun 88 por ciento (¡supersic!) de las firmas de S&P500. Tal "reconcentración de la propiedad es sin precedente".

 

Más aún: "en contraste a los fondos activos, los tres grandes detentan posiciones permanentes de propiedad y sin liquidez, lo cual le brinda mayores incentivos para influir en forma activa a las empresas".

 

A juicio de los tres académicos, BlackRock/Vanguard/State Street ejercen un "poder oculto" y su expansión provoca “nuevas formas de riesgo financiero que incluye efectos anticompetitivos e inversiones en manada ( investor herding)”.

 

El zoom de los tres grandes empequeñece a los clásicos megabancos que deja muy atrás: J.P. Morgan Chase, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Capital Group, T. Rowe Price Group, Fidelity, Wells Fargo, Franklin Resources, Legg Mason, Wellington Management, Dimensional Fund ADV, Renaissance Technologies, etcétera.

 

Hace unos años mil 600 empresas de EU tuvieron ingresos combinados por 9.1 billones de dólares, una capitalización de mercado por más de 17 billones de dólares y emplearon a más de 23.5 millones de personas.

 

En el índice S&P 500 de referencia ( benchmark) de las mayores trasnacionales de EU los "tres grandes son los principales accionistas en casi 90 por ciento" que incluyen Apple, Microsoft, Exxon Mobil, General Electric y Coca Cola.

 

Los tres grandes ostentan 90 por ciento de todos los votos de la dirección y ejercen un género de "poder estructural emergente sobre la mayoría de las empresas de EU" desde la aviación (American Airlines, Delta y United Continental) hasta la banca: JP Morgan Chase, Wells Fargo, Bank of America y Citigroup. ¡Son los gigabancos de los megabancos!

 

Hoy los tres gigabancos ostentan una posición casi monopólica por lo que los autores de la Universidad de Ámsterdam exhortan a un mayor escrutinio regulador del consejo de administración permanente que gobierna de facto a las empresas de EU.

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enEconomía
Financiación y judicialización corroen a la democracia

La crisis de la democracia es hoy una evidencia a escala mundial. El Brexit, la elección de Donald Trump, el golpe de estado en Brasil... son síntomas evidentes de un fenómeno que cruza desde América Latina y Europa a los EEUU, pasando por África Asia, como Sudáfrica e India, entre otros.


¿Que factores afectan a países y continentes tan distintos para que la crisis de la democracia se exprese como fenómeno global y como un rasgo central del período político actual en el mundo?
Antes de todo, la financiación de la economía, elemento determinante del período marcado por la hegemonía del modelo neoliberal: la desregulación promovida por ese modelo llevó a la predominancia del capital financiero, bajo su forma especulativa, sobre el conjunto de las economías del mundo.


Esa predominancia tiene algunos rasgos destacables. El primero la subordinación del capital productivo al especulativo. La segunda, la promoción del sistema bancario como eje de las economías. La tercera, la baja tasa de crecimiento económico, con economías regularmente estancadas o en proceso de estancamiento, como reflejo de la hegemonía de un capital que vive del endeudamiento de los Estados, empresas y personas.


Otra de sus consecuencia es la apropiación del poder para tomar decisiones que nortean a las economías por parte del capital financiero, ya sea desde Bancos Centrales independientes o desde fuera de los gobiernos, vaciando el poder de decisión de los gobiernos sobre los temas económicos. Esa tendencia, que se venía dibujando a lo largo el tiempo, se consolida en la globalizan y tiene su auge en los gobiernos neoliberales, aunque su carácter estructural hace que aparezca también en los gobiernos antineoliberales, que tienen en ese elemento un limite para su acción.


La hegemonía del capital financiero, como elemento de estancamiento económico, impone la recesión como tendencia predominante. Las tasas de interés alto son uno de los factores que presionan en esa dirección, frenando la capacidad de recuperación del crecimiento de las economías. Por ello vivimos, desde hace ya algunas década, en un ciclo largo recesivo del capitalismo a escala mundial, que no tiene fecha para terminar, como se ve en el prolongamiento indefinido de la recesión en Europa.


Ese factor trasforma a las estructuras mismas de poder de la sociedad, expropiando a los gobiernos, como representaciones democráticas de la voluntad mayoritaria del pueblo, el poder de decidir sobre los rumbos de la economía. También por el hecho de que se trata de una tendencia global, que pesa desde fuera sobre los gobiernos nacionales de forma dura. Esa es una de las tendencias estructurales que producen la crisis de las democracias, sea en EEUU, en América Latina, en Europa, en Asia y en África.


Otro elemento que se esta expandiendo de forma vertiginosa en el mundo es la judicialización de la política. Conforme los gobiernos neoliberales pierden apoyo popular y tienden a perder elecciones, la derecha busca nuevas estrategias para oponerse a los gobiernos populares y a sus líderes, que defienden programas superadores del neoliberalismo.


Los casos de Argentina y de Brasil son muy evidentes. Se trata de intentar descalificar a los gobiernos antineoliberales y a sus líderes, con acusación de corrupción, desviando el debate sobre las grandes alternativas para los países – de que la referencia al neoliberealismo es central – para intentar sacar de la disputa política lideres que representan a ese modelo.


Las acciones son muy similares. Los medios y el poder judicial se unen para descalificar públicamente a líderes populares en base a sospechas, forjando rechazos públicos y desplazando la agenda central de los proyectos para el país hacia el tema de la corrupción.
Esas formas de acción son tratadas en las obras de Giorgio Agamben, sobre los Estados de excepción, y de John Comaroff sobre el lawfare.


La financiación produce mas concentración de renta, desigualdad y exclusión social. La judicialización promueve el descrédito en los sistemas políticos democráticos. En su conjunción, se producen las crisis de los sistemas políticos, como han existido hasta aquí. Se abre, así, un periodo marcado por la crisis de la democracia.

Publicado enSociedad
Odebrecht, Roberto Prieto y el juego de la pelota

Más que las escondidas, el juego preferido de políticos y funcionarios es el legendario tingo, tingo, tango. Este consiste en pasarse acusaciones de mano en mano mientras la justicia, con los ojos vendados, repite: tingo, tingo, tingo; hasta gritar, al azar, ¡tango! Ahí, paga penitencia el desafortunado que se haya quedado con la pelota. Lo han jugado por años. Recordemos el proceso 8000 cuando todos se arrojaban culpas desaforadamente, hasta que al final fue procesado, en una jugada de último minuto, el exministro de defensa, Fernando Botero Zea. Este, antes de ser condenado, le había lanzado la pelota al exprsidente Samper, quien logró devolvérsela justo cuando la fiscalía gritó ¡tingo! Un juego histórico.
En este momento asistimos a otro encuentro de estos con el caso Odebrecht y la financiación de las últimas campañas presidenciales. A finales del año pasado, cuando salió a la luz pública que la empresa brasileña había sobornado por millones de dólares a políticos y funcionarios colombianos para acceder a las contrataciones públicas más importantes del país, como la Ruta del Sol II y la restauración del Río Magdalena, todos los implicados empezaron a lanzar acusaciones intentando zafarse de responsabilidades o reducir sus penas. Al mismo tiempo, a finales de enero, la revista Vieja de Brasil sacó un reportaje donde el publicista “Duda” Mendonça afirmó que Odebrecht le había pagado sus servicios en la campaña de Zuluaga. Luego, el exsenador Otto Bula, tras ser investigado por el contrato Ocaña-Gamara, afirmó que la campaña presidencial de Santos del 2010 también recibió un millón de dólares de esa empresa. Los pagos, dicen las ivestigaciones, se hacía a través de empresas fantasma ubicadas en el exterior que ninguna campaña los reportó.


Así, Otto Bula le pasó la pelota al exgerente de las dos campañas presidenciales de Santos, Roberto Prieto, quien en un primer momento negó los hechos. Pero, sorpresivamente, el martes trece de marzo en conversación con la W radio confesó haber ordenado pagar dos millones en carteles publicitarios con dinero del conglomerado brasileño, pero negó haber sido el recaudador de fondos para campaña, de eso se encargó, dijo, el Comité Financiero, es decir, Orlando Sandi de Lima; Consuelo Caldas; y el empresario Juan Claudio Morales. De inmediato, los nuevos dueños de la pelota negaron dicha afirmación en un comunicado. Roberto Prieto también aclaró que era falsa la acusación de Otto Bula, la cual lo implicaba directamente en las presidenciales de 2014. Además, aseguró que el presidente Santos no sabía nada, a lo que el mandatario respondió: «hasta ahora me entero». A diferencia de Samper, Santos aún no ha recibo la escandalosa bola, sólo falta que alguien se anime a hacerlo.


Pero ¿Por qué el arrebato confesional de Prieto? Horas después, el presidente del Consejo Nacional Electoral, Alex Vega, dijo que investigará el caso a pesar de que, aquí la razón, ya se vencieron los términos para hacerlo, debido a que han pasado más de tres años. Es decir, la inoportuna confesión de seguro no tendrá más efecto que el desprestigio a la ya deteriorada imagen del presidente Santos. ¿Es eso lo que buscaba Prieto, desprestigiar a Santos y su exvicepresidente Germán Vargas Lleras, ahora precandidato presidencial? La intención cobraría sentido si se descubriera que el exgerente se alió en secreto con el Centro Democrático para ayudarlos en la presidenciales de 2018, pero es difícil de creer ya que este partido también está implicados es los hechos. Por eso, una posible explicación es que fue presionado o, fruto de lo anterior, ya había hecho esas mismas declaraciones a entes judiciales y por eso tarde o temprano de todas formas se conocerían.


Las preguntas consecuentes son: de ser así ¿Quién lo presionó? Y ¿A qué entes judiciales declaró? Aquí comienza la especulación, basada en hechos factibles. Las respuestas están en el contexto. Como se sabe, la corrupción de Odebrecht se descubrió por la operación Java Lato, una de las investigaciones anticorrupción más grande en la historia política reciente. Se dice que comenzó con un bloqueo de dinero en un puesto de gasolina en el 2014 y que de ahí, siguiendo las pesquisas que encontraban los investigadores, se llegó a conocer el sistema de corrupción de Odebrecht en Brasil que relacionaba al Partido de los Trabajadores y la petrolera Petrobras.


El olor a descomposición era tan fuerte que llegó a la nariz del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, quien lo percibió como pan recién orneado. De inmediato, «en virtud de que hay una norma que le permite a Estados Unidos perseguir a los corruptos y lavadores de dinero fuera de su país», metió manos en la masa, continuó la investigación, y el 21 de diciembre del 2016 señaló públicamente «a 12 países de haber recibido millonarios sobornos por parte de la constructora brasileña Odebrecht, a cambio de contratos». Al dar el anuncio, Estados Unidos se vestía de redentor. Sin embargo, su intención no es eliminar la corrupción en el mundo. Es abrirle espacios a sus propias empresas, las cuales son igual de corruptas, eliminando la competencia, como sucede con Odebrecht. Así, estamos presenciando una lucha geopolítica entre dos potencias, donde el campo de batalla es el cibermundo y el arma principal la información.
WikiLeaks debeló cómo la CIA vigilaba a grandes empresas en todo el mundo para luego utilizar la información recolectada a su favor. No es difícil creer entonces que haya hecho lo mismo con Odebrecht y que cada tanto suelte información sobre esta para cumplir dos objetivos: eliminarla y crear inestabilidad en los países implicados con miras a ganar espacios por donde influir, sobre todo cuando se acercan las elecciones. Esto mismo generó Rodrigo Prieto con su mea culpa. Si ya fue interrogado Otto Bula por la justicia norteamericana, no es descabellado pensar que ya hizo lo mismo con Prieto o está a punto de hacerlo.

Publicado enColombia
Reserva Federal: el regreso de los espíritus animales

En sus reuniones de hoy y mañana es casi seguro que la Reserva Federal (Fed) decidirá incrementar la tasa de interés. Será un aumento modesto, pues no quiere cometer errores en aras de detener presiones inflacionarias, que siguen siendo débiles. El incremento esperado es de unos 25 puntos base para llevar la tasa líder de corto plazo al rango de 0.75-1.00 por ciento. Es un aumento moderado que va en la línea de la señora Janet Yellen, presidenta de la Fed, quien no quiere ser recordada como la persona que sofocó la “recuperación” de la economía de Estados Unidos.

La Fed ha dicho que 2017 vería otros dos incrementos en la tasa de interés de referencia, justificando dicha perspectiva con la idea de que es necesario regresar a una postura más normal de política monetaria. Rebosando confianza, el influyente presidente de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, expresó recientemente que era evidente que“los espíritus animales” se habían desatado a partir de la elección de Trump. Se refería a que el sentimiento de mercados, inversionistas y consumidores ha mejorado notablemente, debido a los planes de reducción de impuestos de la nueva administración y los proyectos de inversiones en infraestructura. Según Dudley, los agentes económicos tienen confianza en que este paquete de medidas hará posible una mayor tasa de crecimiento.


El panorama internacional también es visto por la Fed como bien adaptado a un incremento de la tasa de interés. En Europa los temores de una desintegración de la unión monetaria parecen disiparse (por el momento). Y si bien todavía no se alcanza la meta de inflación de 2 por ciento, el Banco Central Europeo piensa que el riesgo de caer en una espiral deflacionaria se ha ido desvaneciendo. Todo este bonito panorama puede ser una ilusión, pero por el momento la Fed no tiene que preocuparse demasiado por el escenario de una unión monetaria en plena descomposición. Y hasta el panorama en Japón aparece más tranquilo, aunque las fuerzas del desendeudamiento siguen su curso y el letargo no desaparece.


Pero el efecto de un incremento de la tasa de interés sobre los llamados mercados emergentes no será positivo. Esa medida estará asociada con el fortalecimiento del dólar y hará más difícil enfrentar deudas denominadas en la divisa estadunidense. Además, puede detonar una fuga de capitales que tendrá que ser contrarrestada con mayores tasas de interés en esas economías, lo que desatará nuevas presiones sobre la inversión y el crecimiento. Pero los mercados emergentes es lo último que preocupa a la Fed en este momento.


Lo que hace titubear a la Reserva Federal es que las perspectivas de corto y mediano plazos sobre la economía estadunidense no son del todo favorables. Para empezar, hay mucha incertidumbre alrededor de los incentivos fiscales y los planes de inversión que la administración Trump ha prometido. Y es que si esas medidas llegan a tener un efecto favorable sobre el crecimiento, ese resultado no será observable, sino hasta el año que viene.


Además, los datos sobre empleo y remuneraciones no dan soporte a la idea de que los salarios pueden actuar como una nueva fuente de presiones inflacionarias. Aunque la Fed sigue teniendo fe en que se está cerca de la tasa de desempleo que contribuye al crecimiento de la inflación, la realidad es que los salarios permanecen estancados (o en franco retroceso en varios sectores clave) y no representan un peligro para el índice de precios. El aumento salarial real en 2015 fue un humilde 2 por ciento, pero incluso ese ritmo de incremento se redujo y hasta alcanzó una tasa negativa en los primeros meses de este año. Todo esto es consistente con el hecho de que los empleos que se han ido creando en años recientes son de mala calidad y, en muchos casos, de tiempo parcial.


Los mercados financieros ya han descontado el impacto de un incremento en la tasa de interés. Pero eso no debe interpretarse como un síntoma de buena salud económica. La inyección de 4 billones de dólares en el sistema bancario y financiero a través de la famosa flexibilidad cuantitativa ha servido para crear una nueva burbuja en los precios de activos financieros y por eso el índice de cotizaciones de Standard & Poor llegó a niveles históricos. Hoy el propio Robert Shiller, el economista que mejor analizó la inflación de precios en el sector inmobiliario, alerta sobre la burbuja que se ha gestado en el mercado de valores. Ni duda cabe: un mercado de valores boyante puede muy bien coexistir con una economía maltrecha.


La expresión “espíritus animales”se debe a Keynes y fue utilizada para denotar que en la formación de expectativas no bastan los fríos indicadores económicos. Pero así como se pueden inclinar estas fuerzas primales por el optimismo, también se pueden orientar por la desilusión. El aumento en la tasa de interés instrumentado por la Reserva Federal tendrá efectos múltiples, pero no cambiará la estructura y mediocridad del desempeño de la economía de Estados Unidos.


Twitter: @anadaloficial

Publicado enEconomía
La economía ficticia: escondiendo como funciona realmente la economía. Entrevista a Michael Hudson

Michael Hudson, autor del recientemente publicado J is for Junk Economics, afirma que los medios de comunicación y la academia utilizan eufemismos bien elaborados para ocultar como funciona realmente la economía

 

SHARMINI PERIES: Michael Hudson es un distinguido profesor e investigador de Economía en la Universidad de Missouri, en la ciudad de Kansas. Es autor de numerosos libros, incluidos, “The Bubble and Beyond” y “Finance Capitalism and Its Discontents”, “Killing the Host: How Financial Parasites and Debt Destroy the Global Economy”, y más recientemente, por supuesto, “J is for Junk Economics”.

Michael, tu libro me recuerda unas palabras clave de Raymond Williams. Aquella fue una contribución increíble a la crítica cultural, una crítica de los estudios sociales y culturales como disciplina. Y pienso que tu libro va a realizar una contribución fenomenal al campo de la economía. Sería una referencia para la gente para volver atrás, especialmente para que los estudiantes regresen, y miren hacia tu versión de la definición de esos términos y observen la economía desde un prisma crítico. Así que mi primera pregunta para ti es realmente sobre este libro. ¿Por qué lo escribiste?

MICHAEL HUDSON: Originalmente lo escribí como apéndice a un libro que se habría llamado, “The Fictitious Economy”. El borrador fue escrito antes de la crisis de 2008. Mi tesis era que la forma en la que la economía es descrita en la prensa y en los cursos de la Universidad tiene muy poco que ver con cómo funciona realmente la economía. La prensa y las informaciones periodísticas utilizan una terminología hecha de eufemismos bien elaborados para confundir el entendimiento de cómo funciona la economía.


Además de ofrecer palabras clave para explicar qué es positivo y cómo entender la economía, discuto el vocabulario engañoso, el doblepensar orwelliano utilizado por los medios, lobistas financieros y empresariales para persuadir a la gente de que la austeridad y toparse con la deuda es la clave del crecimiento, no su antítesis. El motivo es hacerles actuar contra sus propios intereses, dibujando una imagen ficticia de la economía como si fuese un universo paralelo.


Si puedes hacer que la gente use un vocabulario y conceptos que hacen parecer que cuando el 1% se hace más rico, el conjunto de la economía se está enriqueciendo –o que cuando el PIB sube, todo el mundo está mejorando– entonces a la gente, al 95% que no mejoró su posición desde 2008 a 2016, se le puede hacer sufrir de alguna manera de síndrome de Estocolmo. Pensarán, “Mierda, debe ser culpa mía. Si el conjunto de la economía está creciendo, ¿por qué yo soy más pobre? Con solo dar más dinero al 5% o al 1% más ricos, algo nos caerá. Tenemos que recortar impuestos y ayudarles para que así me puedan dar un trabajo porque como Trump y otros dicen, bueno, nunca conocí a un pobre que me diera un trabajo.”


He conocido a un montón de gente rica, y en lugar de dar trabajo a la gente cuando compran una empresa, habitualmente hacen dinero para ellos despidiéndola, empequeñeciendo y externalizando el trabajo. Así que no vas a conseguir hacer que los ricos necesariamente te den trabajo. Pero si la gente puede de alguna manera pensar que hay una asociación entre la riqueza en la cima y más empleo, y que tienes que recortar los impuestos a los ricos porque acabará filtrándose hacia abajo, entonces tienen una visión del revés de cómo funciona la economía.
Yo había escrito un apéndice al libro y aquello tomó vida propia.


Si tienes un vocabulario que describe cómo funcionan realmente el mundo y la economía, entonces una palabra llevará a otra y pronto habrás levantado una imagen más realista de la economía. Así que, no solo discuto sobre las palabras y el vocabulario, discuto con algunos de los individuos y economistas clave que han hecho contribuciones que no aparecen en el currículum académico neoliberal.


Hay una razón por la que la historia del pensamiento económico ya no se enseña más en las universidades. Si la gente leyera realmente lo que escribió Adam Smith, lo que escribió John Stuart Mill, verían que Smith criticaba a los terratenientes. Decía que tenías que gravar sus rentas, porque nada es gratis en este mundo. Mill definía la renta como aquello que los terratenientes hacen mientras duermen, sin trabajar. Adam Smith decía que siempre que los hombres de negocios se reúnen, van a conspirar sobre cómo sacar dinero del público en su conjunto –como hacer un acuerdo y engañar a la gente de que todo es por el bien de la sociedad–.


Este no es el tipo de libre empresa que gente que habla sobre Adam Smith explica cuando le describen como si fuese un recortador de impuestos, un economista austriaco o un neoliberal. No quieren escuchar lo que realmente escribió. Así que mi libro es realmente sobre economía de la realidad. Encontré que para discutir economía real, tenemos que tomar de nuevo el control del lenguaje o la metodología económica, no usar la lógica que ellos usan.


Los economistas convencionales hablan como si cualquier status quo estuviese en equilibrio. El truco subliminal aquí es que si piensas en la economía como algo que está siempre en equilibrio, eso implica que si tú eres pobre o no puedes pagar tus deudas, o tienes problemas para mandar a tus hijos al colegio, eso es solo parte de lo natural. Como si no hubiese una alternativa. Es lo que Margaret Thatcher decía: “No hay alternativa.” Mi libro es sobre cómo por supuesto que hay una alternativa. Pero para hacer una alternativa, necesitas una forma alternativa de mirar el mundo. Y para hacer eso, como dijo George Orwell, necesitas un vocabulario diferente.


SHARMINI PERIES: Hablar de vocabulario y conceptos económicos eufemísticos, es lo que es tan único en este libro. No son solo las palabras, como en el de Raymond Williams, sino también la teoría y los conceptos lo que estamos abordando. También hablabas sobre los hombres de negocios y como usan esas terminologías para confundirnos. Pues aquí tenemos a un hombre de negocios en el cargo, como Presidente de los Estados Unidos, quien está proponiendo todo tipo de reformas económicas supuestamente en nuestro favor, en términos de trabajadores. Y como sabes, los grandes proyectos de infraestructuras que está proponiendo supuestamente para sacar a la gente de la pobreza y darles empleos y todo eso. ¿Cuál es la mitología ahí?


MICHAEL HUDSON: Bueno, tú solo usaste la palabra “reforma.” Cuando yo crecí, y durante el siglo pasado, “reforma” significaba sindicalizar el trabajo, proteger a los consumidores, regular la economía para que hubiese menos fraude contra los consumidores. Pero la palabra “reforma” hoy, tal y como es usada por el Fondo Monetario Internacional en Grecia cuando insiste sobre las reformas griegas, significa justo lo contrario: se supone que hay que bajar los salarios en un 10% o un 20%. Recortar las pensiones sobre un 50%. Idealmente, dejas de pagar pensiones para pagar al FMI y a otros acreedores extranjeros. Detienes el gasto social. Así que, lo que tienes una inversión del vocabulario tradicional. Reforma ahora significa lo contrario de lo que significaba a comienzos del Siglo XX. Ya no es socialdemócrata. Es “reforma” de derechas, antisindical, pro-financiera, para recortar el gasto social y dejar todo en una forma privatizada para los ricos y el sector de las corporaciones.


Así que reforma es la primera palabra que usaría para ilustrar como el significado ha cambiado y es usado por la prensa convencional. Básicamente, lo que ha hecho la derecha en este país es secuestrar el vocabulario que fue desarrollado por el movimiento obrero y los economistas socialistas durante un siglo. Se lo han apropiado y le han dado la vuelta para que signifique lo contrario.


Hay 400 palabras con las que me enfrento. Muchas de estas palabras muestran como el significado ha sido puesto del revés, para conseguir que la gente tenga una visión al revés de cómo funciona la economía.

Publicado enEconomía
Fragilidad y volatilidad de la economía en el 2017


El 2017 comienza con una situación económica internacional caracterizada por la volatilidad financiera. Colombia no puede escapar a las turbulencias del mercado de capitales, y la política económica no tiene más alternativa que reaccionar, ex post, de la mejor forma posible. Es ingenuo pensar que las decisiones monetarias y cambiarias que toma el gobierno y el Banco de la República puedan contrarrestar los bruscos impactos derivados del comportamiento errático del dólar. A pesar de todas las dificultades, la política económica tiene que centrarse en dos objetivos: diversificar las exportaciones y consolidar el mercado interno. Estas deberían ser las prioridades del 2017.

 

Volatilidad financiera global

 

Una de las características más relevantes de la economía contemporánea es la fragilidad del sistema financiero mundial. La figura 1 incluye dos curvas. Una, roja, que corresponde al crecimiento del crédito bancario (los valores están en el eje izquierdo), y otra, azul, que muestra los ciclos financieros (los valores están en el eje derecho). El período de tiempo es relativamente largo, ya que incluye 45 años, desde 1970 hasta 2015. Tal y como se observa, desde la segunda mitad de los años ochenta, los ciclos financieros se han ido acentuado, y ahora son mucho más marcados que en la década de los setenta. Es claro, entonces, que los movimientos financieros en los Estados Unidos se han vuelto más erráticos. Esta situación también se ha presentado en las grandes economías del mundo, y ello significa que el sistema financiero global es hoy más errático que hace 30 años. Y esta volatilidad significa que las finanzas del mundo ahora son más frágiles y, por tanto, aumentan las posibilidades de que se presenten crisis.

En este panorama internacional, la economía colombiana se mueve como una veleta, porque no tiene ningún mecanismo que le permita evitar los choques sorpresivos provenientes del exterior. Y estas incertidumbres se reflejan en los movimientos inesperados del valor del dólar. En los últimos años se ha presentado una tendencia hacia la devaluación del peso que muy probablemente se mantenga. El dólar se ha encarecido, sin que el gobierno nacional pueda hacer nada para evitarlo. Y todo indica que este proceso así continuará.

La devaluación del peso (encarecimiento del dólar) se explica, básicamente, por dos razones: i) Los precios del petróleo y de los minerales han caído, y como la mayoría de las exportaciones de Colombia son petróleo, carbón y minerales, la entrada de dólares ha disminuido. ii) Los Estados Unidos está comenzando a aumentar la tasa de interés, y ello hace que los inversionistas internacionales consideren atractivo comprar dólares y adquirir bonos del Tesoro de este país. Esta demanda de dólares se refleja en un mayor valor.

Estos factores que inciden en el mayor valor del dólar no pueden ser modificados por la política monetaria colombiana. Es imposible que el Banco de la República pueda contrarrestar la devaluación del peso.

 

Los retos que plantea la devaluación del peso

 

Puesto que la devaluación del peso va a continuar, es importante que la política económica se adapte a esta situación. No se trata de que el Banco de la República trate de evitar la devaluación, sino que se debe diseñar una política económica que permita aprovecharla. Y las medidas por adoptar tienen que ser de tal naturaleza que creen protecciones contra los vaivenes y las fluctuaciones de los capitales internacionales.

 

 

Estimular las exportaciones diferentes a hidrocarburos y materias primas

 

Uno de las grandes retos para el 2017 es estimular las exportaciones diferentes a los hidrocarburos y las materias primas. En los libros de texto de economía se muestra que cuando hay devaluación las importaciones disminuyen y las exportaciones aumentan y, entonces, la balanza con el exterior se equilibra. Pero en nuestra realidad, a pesar de la fuerte devaluación del peso, la balanza en cuenta corriente continúa negativa, y las exportaciones no crecen.

La gráfica 2 muestra la evolución vivida por el balance macroeconómico entre 2010 y 2016. Desde el punto de vista contable los saldos de los sectores privado y público se compensan con ingresos del exterior. Los saldos de cada sector son iguales a la diferencia entre el ahorro (S) y la inversión (I).

En el agregado, la cuenta básica es público + privado = externo. En el 2015, por ejemplo, esta suma sería (-3,1) + (-3,4) = -6,5. En otras palabras, los faltantes de la economía interna (sectores público y privado) tienen que ser financiados con recursos del exterior.

El balance externo corresponde a la cuenta corriente de la balanza de pagos. La gráfica muestra que aún en la época de las bonanzas de los minerales y del petróleo, la cuenta corriente era negativa. Esta es una clara expresión de una debilidad estructural de la economía colombiana. Lo más sorprendente es que con la devaluación del peso esta tendencia no se haya corregido, y las importaciones continúen siendo mayores que las exportaciones. El 2016 terminaría –todavía no se conoce el dato definitivo– con un déficit en la cuenta corriente cercano al 6 por ciento del PIB. En estas circunstancias, es incomprensible que la ministra de Comercio Exterior diga que los tratados internacionales han favorecido al país, cuando se han traducido en mayores importaciones, y no en un estímulo a la dinámica exportadora.

Y la devaluación del peso no ha sido suficiente para corregir el desequilibrio porque la productividad de la agricultura y de la industria son muy débiles. El gobierno debe crear incentivos para recuperar las dinámicas agropecuaria e industrial, buscando consolidar el mercado interno y, además, crezcan las exportaciones y se corrija el déficit en la cuenta corriente.

 

Incentivar el mercado interno

 

Durante el 2017 la política económica debe tratar de consolidar el mercado interno, lo que significa estimular las compras y las ventas de productos en el país. Para que este proceso sea exitoso se debe: mejorar la infraestructura de comunicaciones, abaratar el crédito, y aumentar la oferta de bienes y servicios públicos.

En el frente de las comunicaciones se ha avanzado, pero es importante prestarle atención a las vías terciarias. En muchas zonas del país no se puede sacar la producción al mercado porque los caminos son muy deficientes.

El crédito debe bajar porque las tasas de interés en Colombia son especialmente altas. El año pasado el Banco de la República cometió el error de subir la tasa de referencia hasta el 7,5 por ciento anual, y ello se reflejó en préstamos bancarios costosos (12%-14% año). Mientras en Colombia subían las tasas de interés, en los países avanzados las tasas de referencia eran cercanas a 0 por ciento. A un agricultor en Colombia le prestan al 12%-14% año, y en Estados Unidos al 3%-4% año. En estas condiciones es imposible que haya una recuperación de la productividad y de la competitividad agropecuaria.

El tercer instrumento es la mayor oferta de bienes y servicios públicos. Esta es una de las principales conclusiones de la llamada Misión Rural (Ocampo 2015). La brecha entre el campo y la ciudad, dice la Misión, se podrá cerrar únicamente si los bienes y servicios del Estado (educación, salud, asistencia técnica, sistemas de riego, etcétera) llegan al campo. Pero es claro, que en las ciudades también hay déficit de servicios públicos, y que todavía queda un amplio margen para mejorar las ofertas en educación y salud.

Obviamente, el gasto público tiene que ser financiado y debe reducirse el déficit observado en la gráfica 2. En el 2016 el desequilibrio de las finanzas públicas se acercaría al 3,1% del PIB. Los ingresos necesarios para cubrir el hueco deberían provenir de los ricos, pero desgraciadamente la reforma tributaria aprobada en diciembre del 2016 no es progresiva, y el gran peso de los impuestos cayó sobre los hombros de los grupos medios de la población. A los ricos les redujeron los tributos. Frente a esta situación quedan dos caminos. Primero, exigir que haya control a la evasión. Y, segundo, buscar que las grandes ciudades incrementen –con criterios de progresividad y equidad– los recursos provenientes del desarrollo urbano (plusvalías, valorizaciones, cobro por derechos de edificabilidad, etcétera).

* Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Referencias bibliográficas
Banco de pagos internacionales, BPI, 2016, 860 Informe Anual, BPI, Basle.
Ministerio de hacienda y crédito público, 2016. Hacia una Nueva Economía. Marco Fiscal de Mediano Plazo 2016, Ministerio de Hacienda, Bogotá.
Ocampo José., 2015, dir. El Campo Colombiano: Un Camino Hacia el Bienestar y la Paz. Informe Detallado de la Misión para la Transformación del Campo, 3 tomos, DNP, Bogotá.

 

Publicado enEdición Nº232
Muro Trump: ¿para detener epidemia silenciosa de heroína/fentanilo de los WASP?


Se desarrolla una titánica lucha doméstica por el alma de EU entre el binomio Pentágono/Trump y el otro de la CIA/Soros.

La CIA esta(ba) controlada por Daddy Bush y los mormones (grupo de Brent Scowcroft y Mitt Romney).

La nueva dirección de la CIA con Mike Pompeo, de la academia militar de West Point, puede significar el ocaso de los apátridas globalistas y su proyecto de gobierno mundial financierista, encabezados por el creador del caos global: Soros ( https://goo.gl/83CZfN ).

La CIA y su operador Soros dominan el mercado global de las drogas y habían pasado a la fase superior de su legalización mediante su impresionante control de multimedia desinformativos, mientras el Pentágono contempla la militarización del muro Trump para detener la grave crisis de epidemia por sobredosis de heroína y fentanilo.

Más allá del libro clásico "La política de la heroína: la complicidad de la CIA en el comercio global de las drogas", del historiador Alfred McCoy ( https://goo.gl/Murac1 ), el binomio Pentágono/Trump pretende imponer su agenda militarizada con la terminación del muro que rebasa el vulgar mercantilismo unidimensional del TLCAN.

Desde el aciago lanzamiento del TLCAN lo bauticé como TLCAN bis: de “libre cocaína ( https://goo.gl/M6qNEh )”, que abrió el paso transfronterizo de las drogas y encumbró con su lavado a los bancos israelí-anglosajones desde Banco Stanford –vinculado al cártel del Golfo con el ex canciller efímero del locuaz Fox: ambos ligados a Soros ( https://goo.gl/Op8Ff5 )–, hasta el extinguido Wachovia que lavaba 125 mil millones de dólares al año en México ( https://goo.gl/48x9YL ).

Hoy los servicios financieros de los megabancos globales (sic) constituyen “el ala de los cárteles de las drogas ( https://goo.gl/f0JYWU )”.

En el diagrama de ingresos del “México neoliberal itamita”, que coparticipó en la narcotización transfronteriza, el primer sitial lo devenga con creces el narcotráfico con un máximo oficioso de 150 mil millones al año ( https://goo.gl/XyZ5Xy ).

Los principales vencedores del TLCAN fueron los cárteles de la droga con su TLCAN bis.

¿Tendrá algo que ver la exportación de heroína negra a EU en la carnicería de Ayotzinapa?

En sincronía con el militarizado muro Trump se gestó el obsequio de El Chapo a EU, en vísperas del juramento del presidente 45.

La terminación del muro Trump, programado por Bill Clinton y construido en su tercera parte por Baby Bush ( https://goo.gl/n7UF65 ), comporta dos guerras simultáneas: 1) una demográfica: para que el supremacismo racista de los blancos, 62 por ciento de EU, conserve su mayoría frente al 18 por ciento de latinos, cuyo 75 por ciento son mexicanos que es probable sufran el mismo trato ultrajante que los palestinos en Israel (a cargo de la construcción del muro festejado por el premier Netanyahu), y 2) guerra contra las drogas: ahora con la terminación del muro Trump, cuando destaca la silenciosa epidemia de heroína y fentanilo que ha devastado a los millennials de raza blanca en 90 por ciento, primordialmente los “ WASP (blancos protestantes anglosajones)”.

La publicación siquiátrica JAMA evaluó desde 2014 que en los recientes 50 años el “abuso de heroína ha migrado de las áreas de bajos ingresos urbanos con amplias poblaciones minoritarias a las áreas suburbanas más afluentes (sic) y a las áreas rurales primordialmente de blancos ( https://goo.gl/Ifasoq )”.

En una vertiente del racismo taxonómico inherente a EU, cuando era monopolio de los afros, la epidemia era crimen y ahora que su prevalencia es de blancos (90 por ciento) se clasifica como enfermedad.

Según el NYT, la adicción a analgésicos opiáceos contribuyó a la expansión de la epidemia de heroína cuyas muertes alcanzaron 8 mil 260 en 2013, lo cual se cuadruplicó desde 2000: la peor epidemia de sobredosis de drogas en la historia de EU, que en su totalidad causan más muertes que las armas y los accidentes de automóviles, cuando los opiáceos y otros analgésicos matan 44 personas al día ( https://goo.gl/LYpJpw ).

Se calcula que de 2012 a 2013 casi 10 millones en EU usaron analgésicos opiáceos por razones no médicas.

Nuevo Hampshire es el estado más golpeado, seguido por Texas: 100 mil personas necesitan tratamiento –la naloxona, que revierte los efectos de la sobredosis–, cuando su sistema público sólo puede financiar a 4 por ciento.

El NYT imputa la producción de opio en México (sic) que se incrementó 50 por ciento en 2014, debido en parte a un apetito voraz en EU por la heroína y al incremento global cuando Afganistán aumentó su producción en 36 por ciento de 2012 a 2013.

Desde Afganistán hasta México, grandes proveedores de opio/heroína, el Pentágono libra sus guerras de diversos gradientes.

Tim Desmond, agente de la DEA, señala al cártel de Sinaloa de El Chapo de haber incrementado 50 por ciento la producción que distribuye en el noreste de EU: “los cárteles mexicanos han aprendido cómo fabricar su propio fentanilo al importar los químicos necesarios de China ( https://goo.gl/RMZy50 )”: las muertes en la parte central occidental de EU podían ser trazadas a un solo laboratorio en México y “una vez que la DEA cerró el laboratorio, cesó la epidemia de fentanilo ( https://goo.gl/jtcQNM )”.

La BBC expone “que el cultivo (sic) de heroína en México se disparó 170 por ciento en sólo dos años ( https://goo.gl/uGXWbX ) y ( https://goo.gl/iQCjDI )”.

Se desprende que la simulación de guerra de las drogas en los recientes 30 años es un estrepitoso fracaso en que contribuyeron los disfuncionales ex presidentes panistas Fox y Calderón.

El Pentágono pasa ahora a la fase de contención mediante el muro Trump.

La epidemia de prescripción de analgésicos alimentó el influjo de un opioide alternativo barato: la heroína, cuyo tratamiento fue obstaculizado debido a su estigma.

El fentanilo, opioide sintético 50 veces más potente que la heroína, provino de Canadá: otro miembro del TLCAN bis.

En Florida, capital de prescripción de medicamentos de EU, surgió en píldoras falsas de Xanax: las “píldoras de la muerte ( https://goo.gl/uGwMLB )”.

Según World Drug Report de 2016, el uso de heroína en EU se disparó en forma alarmante en los recientes 20 años ( https://goo.gl/P2cs2R ). Una teoría de su disparo inculpa a la regulación de la prescripción de analgésicos opiáceos.

El reporte de la ONU juzga que existe una predisposición biológica (sic) a la drogadicción y a la depresión.

La heroína, que es ilegal, es también consumida en forma abusiva en las cárceles y su efecto colateral es que puede suprimir la respiración y llevar a la muerte.

Lo aberrantemente grave de la epidemia de heroína/fentanilo es que ha sido abordada por ultrarreduccionismos economicistas (con su fijación simplona de oferta y demanda) y criminales/penales (el fracasado Plan Mérida de Calderón), no se diga una serie de consumidores charlatanes que ignoran la anatomofisiología del cerebro, mientras dejan de lado a quienes más conocemos el tema: los profesionales de la salud mental/siquiatras/neurocientíficos, si es que es cierta la hipótesis de la predisposición biológica, para un enfoque de tratamiento integral, no visto como negocio financiero e instrumento de guerra del binomio CIA/Soros.

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Subir al inicio del texto

Publicado enInternacional
Los 'dueños del mundo' y su entramado de poder al descubierto

Las personas más adineradas del planeta siempre han estado rodeadas de un aparente halo de misterio. A continuación, vamos a intentar a intentar arrojar algo de luz para ver quiénes son realmente.

A principios de este año, Intermon Oxfam publicaba un informe demoledor: todos nosotros vivimos en un sistema económico que funciona para favorecer al 1% de la población mundial. Es decir, el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el 99% restante de las personas del planeta.

Las cifras que ofrece el informe son tan interesantes como desoladoras: en 2015, 62 personas poseían la misma riqueza que 3.600 millones de personas juntas, lo que equivale a la mitad más pobre de la humanidad. Y no hace mucho, en 2010, esta relación de desigualdad era de 388 personas contra la mitad de la población del planeta.

 

 

Esta abrumadora desigualdad tiene una perversa tendencia a crecer en el seno de un sistema socioeconómico que, a todas luces, la alimenta: la riqueza en manos de las 62 personas más ricas del mundo se ha incrementado en un 44 % en apenas cinco años, algo más de medio billón de dólares (542.000 millones) desde 2010, hasta alcanzar 1,76 billones de dólares.

 

¿Cómo funciona el entramado de poder?

 

Parece innegable que los grandes beneficiados de la economía mundial son quienes más tienen y que su poder se está utilizando para manipular el sistema y ampliar así aún más la brecha entre ricos y pobres.

El informe denuncia que, una vez que el dinero cae en manos de los más adinerados, existe "un complejo entramado de paraísos fiscales y toda una industria de gestores de grandes patrimonios" que garantizan que esa riqueza "no sea redistribuida" y que quede fuera del alcance de la ciudadanía en su conjunto y de los gobiernos.

Concretamente, este sistema florece gracias a un enjambre de "profesionales muy bien remunerados en la banca privada y de inversión, despachos de abogados o auditores" que solo pueden permitirse utilizar las personas con más recursos y las grandes empresas, con el objetivo de evitar tributar lo que en realidad les corresponde.

Ya lo señalaba el empresario estadounidense Warren Buffett, mayor accionista de la firma Berkshire Hathaway: en la práctica paga menos impuestos que cualquiera de las otras personas de su oficina, incluido el personal de la limpieza.

La organización humanitaria destaca que el sector bancario es uno de los refugios más seguros para la evasión fiscal. Tanto es así, que la mayor parte de la riqueza 'offshore' está gestionada por tan sólo 50 grandes bancos. Por su parte, el Colegio Internacional de Abogados, que agrupa a los profesionales del sector de todo el mundo, califica ésta práctica como una vulneración de los derechos humanos.

Además, denuncia el informe, los bancos llevan a cabo intensas actividades de lobby con el objetivo de proteger toda esta arquitectura mundial, al igual que empresas del sector de las industrias extractivas y las compañías farmacéuticas.

 

Y todo tiene sus consecuencias...

 

El documento señala que el hecho de que las personalidades más ricas del mundo traten de evitar tributar lo que les corresponde ha empujado a los gobiernos de las naciones que no son paraísos fiscales a "competir en una incesante carrera a la baja por reducir los tipos impositivos que gravan a las empresas y a las grandes fortunas, castigando las arcas públicas".

Como consecuencia, estos impuestos no recaudados comprometen los presupuestos públicos, lo que a su vez se traduce en recortes en sanidad o educación y hace que los Gobiernos dependan cada vez más de impuestos indirectos como el IVA.

 

La desfachatez de la fortuna, en datos:

 

  • La riqueza individual oculta en paraísos fiscales asciende a 7,6 billones de dólares, una suma mayor que el PIB del Reino Unido y Alemania juntos.
  • La suma de los ingresos fiscales que pierden África, Asia y América Latina a causa de esta riqueza oculta asciende a unos 70.000 millones de dólares anuales.
  • El 90% de las 200 empresas analizadas por Oxfam, entre ellas las más grandes del mundo, tienen presencia en paraísos fiscales.
  • La inversión dirigida a paraísos fiscales en 2014 fue casi cuatro veces mayor que en 2001.
  • Hasta el 30% de la fortuna de los africanos más ricos se encuentra en paraísos fiscales, lo que supone una pérdida fiscal estimada de 14.000 millones de dólares al año. Esta cantidad sería suficiente para salvar la vida de 4 millones de niños al año.
  • La desigualdad económica también agrava las desigualdades existentes entre los grupos sociales, especialmente la desigualdad de género: de las 500 personas más ricas del mundo, 445 son hombres.

 

 

Un sistema fiscal que 'blinda' sus fortunas

 

En esta misma línea, a finales del año pasado el diario 'The New York Times' revelaba que las personas más ricas de EE.UU. cuentan con un sistema fiscal propio que les ahorra miles de millones de dólares en impuestos. Este sistema, explican, opera con cabilderos, abogados y mantiene cuentas en el extranjero con el objetivo de reducir las tasas de impuestos.

"Operando en gran parte fuera de la vista del público -tanto en el tribunal fiscal, como a través de disposiciones legislativas arcanas y en las negociaciones privadas con el Servicio de Impuestos Internos– los ricos han utilizado su influencia para reducir gradual y constantemente la capacidad del Gobierno para gravarlos", denunciaba el artículo.

 

EE.UU., un paraíso fiscal puntero

 

Asimismo, a principios de año Bloomberg tildaba a EE.UU. como "la nueva Suiza". Según la agencia, después de años arremetiendo contra otros países por ayudar a los estadounidenses ricos a esconder su dinero en lugares de baja fiscalidad, "EE.UU. se está convirtiendo en un paraíso fiscal secreto y puntero para los extranjeros ricos" al resistirse a aplicar los "nuevos estándares globales de transparencia".

"Todo el mundo, desde abogados de Londres hasta compañías fiduciarias suizas, están tomando cartas en el asunto, ayudando a los más ricos a mover sus cuentas de lugares como las Bahamas y las islas Vírgenes británicas a Nevada, Wyoming y Dakota del Sur", revela el periodista de investigación Jesse Drucker.

"Qué irónico es que EE.UU., que ha sido tan mojigato condenando a los bancos suizos, se haya convertido en la jurisdicción bancaria secreta a la orden del día", critica Peter A. Cotorceanu, abogado del bufete suizo Anaford AG.

 

Los ricos, ¿una raza aparte?

 

El periodista Jacques Peretti, quien pasó medio año rodeado de la gente más rica del mundo, incluyendo personalidades como el magnate Wang Jianlin o el multimillonario Tony Fernandes, para realizar el documental 'The super-rich and us' ('Los superricos y nosotros') ha sacado su propia conclusión: el 1% más rico del mundo "se está convirtiendo en una raza aparte, biológica y psicológicamente hablando".

"Lo que comenzó como un simple clan global que tenía dinero se ha convertido en una diferencia biológica. Los ricos ahora viven en su propia biosfera paradisíaca (...) en esta biosfera, comen mejor comida, van a mejores escuelas, visten mejor ropa, toman mejores medicinas y así hasta engendrar un nuevo clan, más puro y más rico", sostiene Peretti.

Asimismo, el periodista ha destacado que esta diferencia no reside únicamente en el dinero, sino en la eugenesia (o mejora de los rasgos hereditarios humanos mediante diversas formas de intervención manipulada), afirmando que "en sus mentes, no son solo más ricos que el resto, sino los mejores".

 

La batalla paradisíaca entre ricos y superricos

 

Sería lógico pensar que la clase adinerada puede veranear en cualquier "biosfera paradisíaca" que se tercie, tal y como apuntaba anteriormente el periodista Jacques Peretti. Sin embargo, vamos a hablarles de la peculiar isla en la que ser millonario resulta insuficiente para que se le abran las puertas.

Muchos opinan que el mejor lugar para descansar en Hawái (EE.UU.) es Hualalai, donde los visitantes se hospedan en el hotel Four Seasons o en viviendas privadas y pueden disfrutar de las instalaciones de ese establecimiento o de los servicios del Hualalai Resort Club, por los cuales pagan enormes sumas de dinero.

A cambio, lo único que quieren esas personas es tener la libertad de hacer su voluntad y no escuchar nunca un 'no' por respuesta. Hasta hace poco tiempo, todo funcionaba de esa manera. Sin embargo, ahora resulta insuficiente con ser millonario y es necesario ser multimillonario.

En 2006 Michael Dell, fundador de la compañía Dell, adquirió todo este enclave privilegiado —salvo las casas privadas— y le encargó al hotel Four Seasons la gestión de la zona. A partir de ese momento, los huéspedes del recinto hotelero y los propietarios de Hualalai comenzaron a ver limitados sus derechos.

Christofer Zyda, asesor financiero y propietario de una vivienda en Hualalai, opina que "parece una batalla" entre el 1 % de las personas ricas y el 0,001 % de los superricos del planeta y ha calificado la maniobra como "táctica de la Gestapo".


Los rasgos de los más ricos

 

  • Para la mayoría de las personas, nunca será fácil entender el estilo de vida de los multimillonarios.
  • Sin embargo, según el último informe elaborado por el equipo del portal analítico Gocompare.com, parece que existen seis características destacadas que subyacen en la pertenencia a esta clase social:
  • Estar casado y con tres hijos. Así, el 87% de quienes figuran entre los 100 más ricos de 'Forbes' está casado.
    Ser Acuario. Este signo del zodiaco se perfila como el más afortunado, seguido de tauro y capricornio.
  • No profundizar demasiado en la ciencia. Aunque las escuelas superiores más populares entre los multimillonarios son las universidades de Harvard y Stanford, no hace falta continuar los estudios si se cuenta ya con el grado de bachiller (solo el 7% llegaron al doctorado).
  • Alopecia y miopía. Estar calvo y llevar gafas parece combinar bien con las grandes fortunas, pero en realidad su aumento entre los millonarios que se viene produciendo a lo largo de las dos últimas décadas se debe a la tendencia al envejecimiento de la población humana en general.
  • Ser hombre. Aunque la cifra de mujeres en el 'top 100' de la gente más rica del mundo creció en los primeros años del siglo XXI, para el año 2016 solo suma un punto más a la cifra que había en 1996. Este centenar sigue siendo una especie de club de caballeros, aunque la entrada de damas 'no se prohíbe'.
  • El país de origen es decisorio. 40 de los 100 más ricos del mundo son estadounidenses. Entre las explicaciones posibles de esta tendencia geográfica está la promoción del 'sueño americano' y una sólida red de inversionistas con capital de riesgo.


Poniendo rostro a la riqueza

 

Un ranking publicado recientemente por la agencia Bloomberg pone de manifiesto quiénes son los verdaderos millonarios de nuestro planeta.

El primer lugar es ocupado por Bill Gates, cofundador de Microsoft, con 88.900 millones de dólares, seguido por Warren Buffett, presidente de Berkshire Hathaway, con 71.000 millones de dólares, Amancio Ortega, dueño de Zara, con 69.400 millones de dólares, Jeff Bezos, fundador de Amazon, con 67.700 millones de dólares y por el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, con 52.600 millones de dólares.

En el sexto y el séptimo lugar se encuentran los hermanos Charles y David Koch, propietarios del conglomerado Koch Industries, con 51.000 millones de dólares, seguidos por el empresario mexicano Carlos Slim, con 46.300 millones de dólares y por Larry Ellison, fundador de Oracle, con 42.800 millones de dólares. El puesto número 10 lo ostenta el fundador de IKEA, el sueco Ingvar Kamprad, con 40.200 millones de dólares.

Asimismo, son varios los latinos que lograron 'hacer la América' en EE.UU., donde amasaron fortunas que los colocaron en el reducido grupo del 1% más rico de la población del país.

Esta lista está encabezada por los hermanos Alejandro y Andrés Santo Domingo, aunque en realidad su fortuna fue conseguida por su padre, Julio Mario, oriundo de Colombia, quien forjó el emporio cervecero de Bavaria en su país y lo vendió a SABMiller en 2005. Sus ingresos llegan a los 4.900 millones de dólares.

A continuación se encuentra Jorge Pérez, nacido en Argentina y con padres cubanos, vivió en Colombia antes de instalarse en Miami, en 1968, donde prosperó en la industria de la construcción y con su empresa Related. Su patrimonio alcanza los 3.300 millones de dólares.

 

Club Bilderberg: ¿decidiendo el destino del planeta?

 

Poca información trasciende sobre este selecto club formado por las personalidades más poderosas e influyentes del mundo, entre ellos, reyes, aristócratas, políticos, jefes y funcionarios de Estado, banqueros, propietarios y consejeros delegados de los principales conglomerados globales.

Se dice que es una de las 'organizaciones secretas que dirigen el planeta' y que nadie ha llegado a puestos importantes sin haber sido previamente miembro.

Este foro anual, que se celebra en hoteles a puerta cerrada y al que solo se puede asistir mediante invitación, se financia con el dinero que aportan los miembros de la junta directiva.

El analista internacional Carlos Santa María ha declarado en exclusiva a RT cuáles fueron los temas tratados en el encuentro que tuvo lugar en 2016, cuyo objetivo, según el experto, se sabe con certeza que no fue "servir a la Humanidad":

  1. El grado de cohesión de la élite. Es decir, "establecer cuán sólida es la conjunción de intereses, las personalidades que asistieron y su importancia, confrontar a los aliados con dudas y establecer nuevos contactos que demuestren una fortaleza inexpugnable".
  2. Estudiar si los objetivos propuestos en el Nuevo Orden Mundial están asegurados. Y, por tanto, sostiene Santa María, si está garantizada "la continuidad de seguir percibiendo sus riquezas sin sobresaltos a través del desarrollo de ganancias y poder geoestratégico".
  3. Definir qué actores serán protagonistas, peones, gobiernos sirvientes. El analista indica que el objetivo de esto es "establecer las funciones que tendrán que jugar en este plan ya programado".
  4. Identificar obstáculos y su grado de fuerza. "Un objetivo no transable es investigar los mecanismos más adecuados en esta época para eliminar los países y dirigentes con concepciones divergentes; líderes y naciones como Putin, Maduro, Irán, China, serán blancos", indica.
  5. Planificar las próximas acciones y nodos de conflicto, entre los cuales el analista destaca la situación en Siria, el "debilitamiento del ejército iraquí para provocar una 'nueva Libia'" o "las amenazas a Irán con el objetivo de quebrar su influencia global".
  6. Establecer nuevas metodologías de acción política armada o "pacífica" y la evaluación permanente para ver cómo se concreta el proyecto.


A pesar de que el evento está cerrado "a la participación de periodistas para favorecer las opiniones y el diálogo al máximo nivel posible", según la web oficial del club Bilderberg, estas son algunas de las 'perlas' que sus asistentes han soltado por la boca:

  • David Rockefeller, patriarca de la conocida familia de banqueros: "algunos creen que somos parte de una cábala secreta que trabaja contra los intereses de EE.UU. y nos describen a mí y a mi familia como 'internacionalistas' que conspiran con personas de todo el mundo para construir una estructura política y económica global más integrada: un mundo unificado, si lo prefieren. Si ese es mi delito, me declaro culpable y me siento orgulloso de ello".
  • Bill Gates, cofundador de Microsoft: "actualmente viven en el mundo 6.800 millones de personas. Pronto vivirán hasta 9.000 millones. Si hacemos un gran trabajo sobre nuevas vacunas, atención médica y servicios de salud reproductiva, podríamos rebajar esta cifra entre un 10% y 15%".
  • David Rockefeller: "la soberanía supranacional de una élite intelectual y banqueros mundiales es seguramente preferible a la autodeterminación nacional practicada en los siglos pasados".
  • Henry Kissinger, exsecretario de Estado de EE.UU.: "si se dijera que existe una amenaza externa, real o promulgada, que amenazara nuestra existencia... todos renunciarían voluntariamente a los derechos individuales ante la garantía de bienestar que les ofrecería un Gobierno Mundial".
  • Arthur Schlesinger, Jr., historiador y ganador de un Pulitzer: "no lograremos un nuevo orden mundial sin pagar por ello con sangre, palabras y dinero".


"La desigualdad es una consecuencia inevitable"

 

Que la pobreza sea consecuencia directa de la riqueza conlleva a un debate bastante controvertido.

Según el multimillonario estadounidense Warren Buffett, el aumento de la desigualdad entre ricos y pobres es una "consecuencia inevitable" de una economía de mercado avanzada.

El magnate, que hizo su fortuna participando en el conglomerado multinacional de Berkshire Hathaway, destaca que "no hay ninguna conspiración detrás de este hecho deprimente: los pobres seguramente no son pobres porque los ricos sean ricos".

Buffett sostiene que los ricos no tienen pocos méritos, ya que "la mayoría ha contribuido con innovaciones espectaculares o experiencia de gestión" a la economía de EE.UU. y el país vive "mucho mejor gracias a Henry Ford, Steve Jobs o Sam Walton".

 

La cara amarga de la moneda

 

Desgraciadamente, la pobreza es una situación socioeconómica que está muy presente en pleno siglo XXI y afecta sobre todo a los países menos desarrollados del planeta. Su cara más deformada es la desnutrición infantil y la expansión de epidemias y enfermedades, lo que provoca la muerte de miles de personas al día.

A continuación, les presentamos 11 datos sobre la pobreza mundial completamente desoladores.

 

 

 

 

La cara humana de la fortuna

Ser adinerado no siempre es sinónimo de codicia. Así lo demuestran las acciones de filantropía de multitud de millonarios que, después de haber alcanzado grandes logros en su vida, no se han convertido en esclavos de su riqueza sino que han decidido compartirla con aquellos que más lo necesitan.

  • Tim Cook, director ejecutivo de Apple. Cook decidió donar casi toda su fortuna, unos 785 millones de dólares, sin concretar a qué proyectos o instituciones los destinaría. Solamente ha dejado claro que se quedará con un 10% para asegurar los estudios de su sobrino.
  • Al-Walid bin Talal, príncipe saudita. El miembro de la realeza anunció que donará 32.000 millones de dólares a una fundación para que sea entregada a entidades de caridad que luchan por la salud, la erradicación de enfermedades, ayuda humanitaria y los derechos de las mujeres.
  • Brian Burnie, fundador de la consultoría Kelburn Holdings. Cuando su esposa fue diagnosticada de cáncer, este millonario invirtió gran parte de su fortuna en la creación de vehículos médicos de alta tecnología para los pacientes de esta enfermedad. Además de pagar el salario de los médicos de su bolsillo, vendió varias propiedades para donarlo a la caridad.
  • Warren Buffett, mayor accionista de la firma Berkshire Hathaway. El magnate se comprometió a ceder más del 99% de su fortuna a causas benéficas durante su vida o después de su muerte. Hasta ahora ha donado más de 20.000 millones de dólares a diversas causas.
  • Mark Zuckerberg, fundador de Facebook. El multimillonario anunció su intención de dejar prácticamente la totalidad de su fortuna, el 99% de las acciones del gigante azul, a la Chan Zuckerberg Foundation para obras de la caridad.
  • Vladislav Tetyukhin, ex copropietario de VSMPO-AVISMA Corporation, el mayor productor mundial de titanio. A sus 80 años, en vez de comprarse una mansión en un país cálido decidió vender todas sus acciones y con los 3.300 millones de rublos que obtuvo mandó construir un centro médico en Nizhni Taguil (óblast de Sverdlovsk). Además, planea construir un hotel, viviendas, un albergue para estudiantes, una unidad de transporte y un helipuerto.
  • Chuck Feeney, cofundador de las tiendas Duty Free. En 1988, 'Forbes' situó a Feeney en el puesto 31 de los más ricos sin saber que, en parte, no era cierto: para ese momento, el multimillonario había donado multitud de su dinero a varias instituciones y organizaciones de forma anónima. Solo su fundación Atlantic Philanthropies ha donado más de 6.200 millones de dólares desde su creación en 1982.
  • Bill Gates, cofundador de Microsoft. El magnate, junto a su mujer, Melinda, ha creado la fundación privada de caridad más grande del mundo. Los Gates han donado a la caridad una suma de 38.000 millones de dólares y centran su lucha en ofrecer vacunas para enfermedades en países que no cuentan con acceso a tratamientos, entre otros proyectos.
  • Olav Thon, propietario de una red de hoteles. Este multimillonario noruego ha decidido invertir toda su fortuna (alrededor de 6.000 millones de dólares) en un fondo destinado a la investigación científica y diversos programas benéficos.


¿Qué les depara a los ricos?

 

No parece que vaya a cesar el crecimiento del número de ricos ni de sus fortunas. Se prevé que para el año 2018 haya más de 18 personas billonarias en todo el mundo, con control sobre unos activos financieros personales por valor de alrededor de 76 billones de dólares.

El informe de Intermon Oxfam afirma que los mercados emergentes supondrán aproximadamente el 42% de la riqueza milmillonaria a nivel mundial.

Además, parece que se dibuja una brecha social entre ricos y pobres cada vez más pronunciada. Yuval Noah Harari, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén y autor del libro 'Sapiens: Una breve historia de la Humanidad', predijo el mayo pasado que en el futuro los ricos tendrán la posibilidad de vivir para siempre mientras que los pobres se extinguirán.

Según él, "en los próximos 200 años el 'Homo sapiens' se actualizará hasta convertirse en algo similar a un ser divino, ya sea a través de la manipulación biológica, la ingeniería genética o la creación de ciborgs con una parte orgánica y otra no orgánica".

 

Cambio de tendencia

 

La consultoría Capgemini ha revelado en su Informe Mundial de la Riqueza 2016 una tendencia inédita hasta la fecha: la región Asia-Pacífico supera por primera vez a Norteamérica tanto en número de millonarios como en su nivel de patrimonio. De esta forma, con 17,4 billones de dólares en manos de grandes fortunas, se trata de la región con mayor riqueza del mundo.

Además, el documento destaca que para el año 2025, la riqueza mundial va a alcanzar los 100 billones de dólares impulsada principalmente por la región Asia-Pacífico.

Para concluir, cabe destacar que el futuro está por escribir: aunque todavía no se sepa cuál será el área geográfica con más personas multimillonarias o con mayor crecimiento económico dentro de 100 años, lo que parece más evidente es que todos debemos de tender hacia medidas que pongan fin a la actual crisis de desigualdad con el objetivo de defender los intereses de la mayoría.

 

*En la elaboración de este artículo se han utilizado archivos multimedia de RT, Reuters, Getty Images y Four Seasons Resort Hualalai.

Preparado por Yulia Nitchiporenko e Ivan Serbinov

Publicado enEconomía