Domingo, 25 Noviembre 2012 06:03

Una tregua frágil

Una tregua frágil

La tregua Israel/Gaza concertada el miércoles pasado tiene la consistencia de una cáscara de huevo. No hay acuerdo firmado y, salvo el alto al fuego entre las partes obtenido gracias a la mediación del presidente egipcio, Mohamed Mursi, queda mucho por discutir. Por lo pronto, Tel Aviv, aunque ha licenciado a miles de reservistas, mantiene un cerco militar no despreciable en torno de Gaza. El premier israelí Benjamin Netanyahu precisó que reanudará las operaciones contra el territorio palestino si las negociaciones diplomáticas fracasan.

 

Son difíciles. El punto C del trato establece que, a partir de las 24 horas del cese de las hostilidades, deberán comenzar las conversaciones sobre el libre movimiento de personas y mercancías palestinas a través del cerco israelí. No parece probable que Israel acepte esta demanda sin regulaciones limitativas. En las conversaciones que Hillary Clinton mantuvo con Netanyahu ni siquiera se mencionó el tema de las condiciones de vida de los habitantes de Gaza, ni el cese de las ejecuciones extrajudiciales de miembros y dirigentes de Hamas que Israel practica, aunque los “daños colaterales” sean altos. (www.nytimes.com, 21/11/12).

 

El ataque israelí se produjo con el argumento de siempre: que Hamas bombardeaba con misiles el territorio de Israel. En este caso, sin embargo, las cosas comenzaron de otra manera y la periodista Pam Bailey las detalla (//mondoweiss.net, 20/11/12). El 4 de noviembre un palestino mentalmente discapacitado merodeaba por una zona prohibida impuesta por Tel Aviv en territorio de Gaza y fue ejecutado; Hamas respondió con un misil que no causó víctima alguna. El 8 de noviembre cuatro tanques y un bulldozer de Israel entraron en Gaza y causaron la muerte de un niño de 13 años que estaba jugando con una pelota frente a su casa. El 10 de noviembre, Hamas arrojó dos cohetes en territorio israelí y un misil antitanque contra un jeep que había entrado en Gaza, hiriendo a cuatro soldados; las tropas israelíes mataron a cuatro civiles e hirieron a 49, incluyendo a diez niños. Siguieron incidentes parecidos hasta que el 13 se anunció una tregua. Pese a la cual, el día 14 Israel inició su ataque que duró ocho días. El saldo: más de 140 palestinos muertos y casi mil heridos; cinco israelíes muertos y algunos heridos.

 

Tel Aviv resolvió en junio de 2007 establecer el cerco a Gaza, ya severamente controlada, cuando Hamas ganó las elecciones. Un informe de la Oficina de las Naciones Unidas encargada de los asuntos humanitarios en los territorios palestinos –titulado “Cinco años de bloqueo: la situación humanitaria en la Franja de Gaza”– confirma los hechos siguientes: el 34 por ciento de la población está en paro; el 80 por ciento depende de la ayuda alimentaria del exterior; el PIB por habitante descendió un 17 por ciento en el período 2005/2011; 35 por ciento de las tierras cultivables y un 85 por ciento de las aguas de pesca son parcial o totalmente inaccesible para los palestinos de Gaza en virtud de las restricciones israelíes (www.ochaopte.org, junio de 2012). Como dijo un alto funcionario israelí en su momento, “pondremos a los palestinos a dieta”.

 

La Casa Blanca apoyó la acción, pese a la presencia de Clinton con declarados “fines pacíficos”. En Bangkok, Obama repitió lo dicho por Netanyahu dos días antes casi palabra por palabra: “Ningún país de la tierra toleraría que llovieran misiles sobre sus ciudadanos desde el extranjero. De modo que apoyamos plenamente el derecho de Israel a defenderse de los misiles que aterrizan en las casas de la gente” (www.cbsnews.com, 18/11/12). Tel Aviv ha coproducido con Washington e instalado un escudo antimisiles móvil que Clinton elogió en su visita a Israel, aunque no parece muy efectivo: de 1500 misiles lanzados sin mayor fortuna por Hamas en este enfrentamiento, sólo hizo explotar en el aire a 421 (www.nbcnews.com, 22/11/12. Clinton explicó a Netanyahu que la tregua era conveniente para, entre otras cosas, fortalecer el sistema antimisiles (www.haaretz.com, 21/11/12).

 

Un comunicado oficial de la Casa Blanca reafirma esta posición y recoge lo dicho por Obama a Netanyahu en una conversación telefónica: “El presidente dijo que EE.UU. aprovechará la oportunidad del alto al fuego para intensificar sus esfuerzos destinados a ayudar a Israel a satisfacer sus necesidades de seguridad, especialmente en la cuestión del contrabando de armas y explosivos a Gaza”. En otras palabras, el cerco a Gaza continuará. El comunicado agrega que el mandatario estadounidense prometió más apoyo para el escudo antimisiles y otros programas de defensa (www.usatoday.com, 21/11/12). No es poco teniendo en cuenta que, según el Servicio de Investigaciones del Congreso de EE.UU., Washington envió a Tel Aviv, en el año fiscal 2011/2012, 3000 millones de dólares de ayuda militar y se estima que le aportará la misma suma cada año hasta el 2018 (www.fas.org. 12/3/12). La tregua Israel/Gaza tiene nomás la consistencia de una cáscara de huevo e Israel, aún más preparación para atacar a Irán.

 

“Creo que esto (Gaza) tiene que ver con Irán, en realidad”, dijo el Gran Rabino Jonathan Sacks a la BBC británica sin saber que la audición seguía al aire (www.bbc.co.uk, 16/11/12). La emisora le pidió disculpas, pero estaba dicho.

Publicado enInternacional
Sábado, 24 Noviembre 2012 06:51

Ganó Obama; ¿qué pasará ahora?

Ganó Obama; ¿qué pasará ahora?

Obama ganó las elecciones estadunidenses con un margen significativo tanto en la votación popular como en el Colegio Electoral. Los demócratas ganaron todos los competidísimos asientos en el Senado, excepto uno. Esto alivió a los demócratas, quienes se habían preocupado, y sorprendió a los republicanos, quienes se sentían seguros de la victoria. Ahora todo el mundo quiere saber lo que esto significa en el futuro inmediato de Estados Unidos y del mundo. La respuesta no es simple.

 

Comencemos con la política exterior. El gobierno estadunidense sigue empeñado en proseguir una política imperial por todo el mundo. El problema que enfrenta es muy simple. Su capacidad para hacerlo ha decaído dramáticamente, pero las élites (incluido Obama) no quieren reconocerlo. Siguen hablando de Estados Unidos como la nación “indispensable” y como el “más grande país” jamás visto. Esto es una contradicción que no saben como manejar. En cuanto al ciudadano estadunidense ordinario, una sondeo de salida, que preguntó qué motivaba los votos de los encuestados, encontró que solamente 4 por ciento dijo que la política exterior. Sin embargo, casi todos los ciudadanos ordinarios siguen creyendo el mantra de que Estados Unidos es el ejemplo dorado del mundo.

 

Por tanto, es de esperarse que Obama continúe haciendo lo que ha estado haciendo: hablar duro, pero actuar con prudencia vis-à-vis Irán, Siria, Israel, Egipto, Pakistán, China, México y, de hecho, con casi todos los países. Esto, por supuesto, exaspera a casi todos los otros países y a toda suerte de actores políticos por todo el mundo. No podemos garantizar que Obama pueda seguir caminando por esta angosta cuerda floja sin caerse, especialmente cuando Estados Unidos ya no controla en realidad lo que hace la mayor parte de los actores. Obama es casi tan indefenso también en lo relacionado con la economía –la estadunidense y la economía-mundo. Dudo que pueda reducir seriamente el desempleo en Estados Unidos, y en 2014 y 2016 esto puede ayudar al rebote republicano. El punto crucial en el momento es el mal llamado acantilado fiscal. El punto real aquí es quién va a soportar la carga más enorme de la decadencia económica estadunidense.

 

En estos asuntos Obama fue electo sobre promesas populistas, aunque de hecho mantenga una posición de centroderecha. Le está ofreciendo a los republicanos un trato: impuestos mayores para los ricos, junto con significativos recortes en salud y, tal vez, en los gastos de las pensiones para la mayoría de la población. Ésta es la versión estadunidense de la austeridad.

 

Y es un trato muy malo para la vasta mayoría de estadunidenses, pero Obama lo ejerce con vigor. El trato, sin embargo, puede derrumbarse si el ala derecha republicana se niega estúpidamente a seguirlo. Las élites de negocios en Estados Unidos están presionando a los republicanos para que acepten el acuerdo. Los sindicatos y los liberales (dentro y fuera del Partido Demócrata) pujan contra el trato. Hasta ahora la puja liberal contra el convenio es más débil que la élite de negocios en pro del trato. Esencialmente, es ésta una lucha de clases de lo más tradicional y 99 por ciento no siempre gana estas luchas.

 

En los llamados aspectos sociales, que fueron un verdadero punto de división entre republicanos y demócratas en las elecciones, la población votante derrotó a los trogloditas, sin levantar las manos. El matrimonio entre parejas gay ganó en las elecciones en cuatro estados y el viraje en la opinión pública indica que la tendencia continuará.

 

Más importante fue el voto totalmente en favor de Obama y los demócratas entre los afroestadunidenses y los latinos. Parece que los feroces intentos de los gobernadores republicanos por impedir el voto de estos grupos estimuló una reacción, por la que incluso votaron más de ellos que antes. Para los latinos, el punto clave fue la reforma migratoria. Y las figuras importantes del Partido Republicano (incluido Jeb Bush, él mismo un potencial candidato presidencial en el futuro) está diciendo ahora que, a menos que los republicanos cooperen con la reforma migratoria, no podrán confiar en ganar las elecciones nacionales (y las de muchos estados). Mi suposición es que alguna legislación relacionada podrá ser aprobada en el Congreso.

 


Obama ha sido un gran desencanto para el enorme grupo de sus simpatizantes motivado por las preocupaciones ambientales y ecológicas. Él habla con buena línea, pero ha hecho muy poco. Una razón es que otro grupo de simpatizantes –los sindicatos– ha estado arguyendo en la dirección contraria por el riesgo que esto implica en términos de empleo. Obama parlotea y seguramente seguirá parloteando. Marginalmente esto es mejor que Romney, que habría cerrado las agencias que aún protegen el ambiente.

 

En cuanto a los puntos relacionados con las libertades civiles el récord de Obama ha sido malo, de hecho, de algún modo, peor que el de George W. Bush. Ha actuado agresivamente contra los denunciantes. No ha cerrado Guantánamo y apoya con decisión la ley patriota. Ha utilizado drones (aviones no tripulados) para asesinar supuestos enemigos de Estados Unidos. En estas acciones ha tenido el respaldo de casi todos los miembros del Congreso y las cortes en general. No hay razón para asumir que cambiará su conducta a este respecto.

 

Una razón importante invocada cada cuatro años para respaldar al candidato demócrata a la presidencia son las designaciones a la Suprema Corte. Es cierto que si Romney hubiera sido electo y un juez no conservador hubiera muerto o renunciado, la Corte se habría movido bastante a la derecha por una generación.

 

¿Qué sucederá ahora que religieron a Obama? Hay cuatro magistrados mayores de 70 años. No hay una edad obligatoria para retirarse. Ninguno de los cuatro parece a punto de renunciar, ni siquiera el magistrado Ginsburg, quien ha estado enfermo. La oportunidad de que Obama haga un cambio sustancial depende, sin embargo, de que el magistrado Kennedy renuncie o fallezca, o de si el magistrado Scalia se muere (ciertamente, no renunciará). Esto es por completo impredecible. Pero si esto sucede, la relección de Obama, de hecho, habrá hecho una diferencia.

 

Finalmente, ¿cuál es el futuro de la política estadunidense? Éste es el elemento más incierto de todos. El Partido Republicano parece estar comenzando una guerra civil interna entre los conservadores del partido del té y todos los demás. Y todos los demás se dan cuenta de que los republicanos quemaron sus oportunidades de ganar el senado por derrotas en las elecciones primarias de “seguros ganadores” ante los candidatos bastante extremistas con respaldo del partido del té. Sólo 11 por ciento de los votos en favor de Romney provinieron de votantes no blancos. Y los porcentajes de votantes latinos crecen incluso en los estados republicanos, como Texas y Georgia. Pero si los republicanos comienzan a hablar con línea más centrista, ¿perderán una parte significativa de su base, que se abstendrá de votar?

 

Los demócratas tienen un problema semejante, aunque no tan serio. Sus votos provinieron de una “coalición arcoiris” –mujeres (en especial las solteras y las trabajadoras), afroestadunidenses, latinos, judíos, musulmanes, budistas, hindúes, sindicalistas, jóvenes, pobres y personas ilustradas. Sus demandas son bastante diferentes de las preferencias de quienes controlan el partido, incluyendo a Obama. Esta vez la base se mantuvo leal. Aun aquellos que apoyaban candidatos de terceros partidos parecieron hacerlo sólo en los estados donde los demócratas no podían perder. No hubo algún estado que promoviera el vaivén mediante el cual los candidatos de algún tercer partido inclinaran la votación.

 

¿Será que ahora los liberales dentro del partido se moverán a terceros partidos? Parece poco probable en este momento, pero no es imposible. Depende en parte de qué tan dramática sea la caída de Estados Unidos en los próximos cuatro años. Depende de qué tanto ceda Obama en los puntos “populistas”.

 

El fondo del asunto es que la relección de Obama ha hecho alguna diferencia, pero mucho menos de lo que afirma él o lo que temían los republicanos. Una vez más, le recuerdo a todos que estamos viviendo un caótico mundo en transición, en el que los virajes alocados de todo tipo son parte de nuestra realidad actual, incluidas las lealtades políticas.

 

Traducción: Ramón Vera Herrera

Publicado enInternacional
Viernes, 23 Noviembre 2012 06:51

En Gaza, el problema es la ocupación

 En Gaza, el problema es la ocupación

“El pueblo palestino quiere que se termine la ocupación”, escribió esta semana en su columna Gideon Levy, periodista israelí y ganador de varios premios. Es así de sencillo. Este último ataque israelí contra la población de Gaza no es un acontecimiento aislado, sino que forma parte de los 45 años de ocupación por parte de Israel de la porción de tierra que se extiende entre ese país y el Mar Mediterráneo, donde viven 1,6 millones de personas bajo un terrible bloqueo que los priva de las necesidades más básicas para vivir. Sin el firme apoyo de los partidos Demócrata y Republicano de Estados Unidos a las fuerzas armadas israelíes, la ocupación de Palestina no existiría.


 
Al momento de escribir esta columna, la cifra de muertos en Palestina en el octavo día del ataque, denominado Operación Pilar Defensivo por las Fuerzas de Defensa de Israel, supera los 160, más de la mitad de los cuales son civiles, entre ellos 42 niños y 11 mujeres. Hamas disparó cientos de cohetes de Gaza a Israel que, a la fecha, han matado a tres civiles israelíes.

 

El Presidente Obama dijo el domingo: “Ningún país en el mundo toleraría que lancen misiles contra sus ciudadanos desde fuera de sus fronteras. De modo que apoyamos plenamente el derecho de Israel de defenderse de los misiles que impactan en las casas y en los lugares de trabajo de la población y que tienen el potencial de matar civiles”.


 
Richard Falk, Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados, profesor emérito de Derecho Internacional de la Universidad de Princeton y autor de más de 50 libros sobre la guerra, los derechos humanos y el Derecho Internacional, afirma: “Nadie cuestiona el derecho a la defensa. La pregunta es: ¿cuándo y de qué manera es justificado?”

 


 Richard Falk continuó: “Ahora, al igual que en 2008, cuando Israel lanzó un ataque devastador similar contra la población y el pueblo de Gaza, había alternativas. Este tipo de enfoque con respecto a la seguridad genera un nuevo ciclo de violencia de un nivel de intensidad más alto. Y me parece que ya es hora de que la comunidad internacional asuma algún tipo de responsabilidad en la protección de la población de Gaza”.


 
Según un artículo publicado en la revista de medicina británica The Lancet, las fuerzas armadas israelíes han matado a más de 6.000 palestinos desde el año 2000. Como consecuencia del sitio y el bloqueo ilegales la población palestina es maltratada en los puestos de control, encarcelada arbitrariamente, privada de agua potable y de saneamiento y sufre desnutrición crónica. El reconocido lingüista y escritor Noam Chomsky visitó Gaza recientemente y describió el lugar como la mayor prisión al aire libre del mundo.

 

Poco antes de que se concretara el cese del fuego, hablé con la Dra. Mona El-Farra en Gaza. El-Farra es la directora de salud de la Sociedad de la Media Luna Roja palestina de la Franja de Gaza que, como parte de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, está protegida en virtud del Convenio de Ginebra. La Dra. El-Farra me dijo: “Las aeronaves aún están sobrevolando el cielo, al igual que los aviones no tripulados, y se puede oír el ruido del bombardeo intermitente en ambos lados. La gente está tensa, espera que haya un cese del fuego, pero no quiere un cese del fuego a cualquier precio. Queremos que Israel nos garantice que esto no volverá a suceder”.


 
Le pregunté a la Dra. Mona El-Farra cómo es tener que soportar un ataque aéreo: “El ataque es constante y directo. Cada dos minutos, en el área donde estoy, hay aviones que bombardean a 100 metros de mi edificio. Es posible oírlos desde otras áreas, porque es muy ruidoso: aviones F-16 que provocan grandes explosiones. Todo el edificio tiembla y algunas de mis ventanas se han roto”. La Dra. El-Farra y su hija de 20 años se refugian bajo la mesa durante los bombardeos. Duerme apenas algunos minutos de corrido. “En cada ataque es posible ver las explosiones desde mi ventana, el fuego y el humo”.


 
La Dra. El-Farra camina valientemente por las calles de la ciudad para cumplir con sus responsabilidades como miembro de la Sociedad de la Media Luna Roja. Han establecido líneas telefónicas de ayuda psicológica para los habitantes de Gaza que deben enfrentar la muerte de seres queridos o soportar las heridas, y que viven estresados por los persistentes bombardeos aéreos y la amenaza inminente de una invasión terrestre. “Los niños en Gaza viven aterrorizados. Son niños que no tienen suficiente agua, que no tienen suficientes alimentos ni medicamentos. Hay cada vez menos medicamentos en las tiendas y en los centros médicos. Y en esas condiciones, los niños no tienen un lugar seguro adonde ir. No hay ningún lugar seguro en Gaza. Muchas familias han abandonado sus hogares para mudarse a lugares más seguros de la ciudad o a campamentos de refugiados, donde vuelven a ser bombardeados. De modo que ningún lugar es seguro. Algunos de mis amigos me dijeron que me mudara de mi apartamento. Decidí quedarme en mi casa, pero quiero asegurarme de tomar mis propias precauciones para protegerme y para proteger a mi hija. No sé qué sucederá si esta locura continúa. La comunidad está totalmente traumatizada. La última semana ha sido un infierno para nosotros. Es horrible”.


 
Jody Williams, Premio Nobel de la Paz en 1997 por su trabajo en la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres y presidenta de la Iniciativa de las Mujeres Premio Nobel, me dijo: “Es muy difícil considerar ‘defensa propia’ lo que está haciendo Israel, tal como ellos lo describen, cuando el hecho es que Israel está ocupando el territorio palestino. Es un castigo colectivo. No podemos apoyar un castigo contra una población entera debido a las políticas y ataques de Hamas. Es ilegal”.


 
La solución es sencilla y mejora las posibilidades de seguridad para ambas partes: hay que poner fin a la ocupación.
 
--------------------------------------------------------------------------------

Publicado el 22 de noviembre de 2012

 

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.
 

 
Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Miércoles, 21 Noviembre 2012 07:05

Se resiste Israel al cese el fuego

Se resiste Israel al cese el fuego

Gaza, 20 de noviembre. Las hostilidades entre Israel y Hamas continuaban este martes, con bombardeos sobre Gaza que causaron 26 muertos, un nuevo disparo de cohete que cayó cerca de Jerusalén y la muerte de dos israelíes, entre ellos un soldado, al tiempo que se intensificaban las negociaciones para imponer una tregua. Tras esperar durante horas el cese el fuego la noche de este martes, el gobierno de Egipto, que funge como mediador en el conflicto, y Hamas anunciaron que aún esperan respuesta de Israel a la propuesta presentada por El Cairo.

 

Estados Unidos bloqueó un proyecto de declaración del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que buscaba solicitar que se impusiera un cese inmediato de hostilidades. Turquía e Irán acusaron a Israel de realizar una “limpieza étnica” contra los palestinos de Gaza y de cometer “crímenes de guerra”, con el argumento de que los ataques aéreos israelíes distan mucho de considerarse una “legítima defensa” de la población de Israel.

 

Más tarde, el Consejo de Seguridad de la ONU anunció que este miércoles sostendrá un debate abierto sobre el conflicto israelí-palestino.

 

En la continuación de la operación Columna de Defensa las fuerzas israelíes atacaron este martes edificios supuestamente ocupados por miembros de Hamas en la franja de Gaza, con lo que el número de víctimas del conflicto suma más de 140 y más de 950 heridos.

 

Israel y Hamas negocian una tregua en el vecino Egipto. En conferencia de prensa hoy en El Cairo, el líder del grupo palestino, Jaled Meshaal, señaló que no es Hamas el que pidió un alto el fuego sino Israel. “El que empezó la guerra es el que debe frenarla”, señaló, al asegurar que Hamas no quiere una escalada de la violencia. Antes, afirmó que aún no hay acuerdo para imponer un alto el fuego y que sólo lo aceptarán a cambio de garantías.

 

“Nosotros queremos saber cómo se aplicará la tregua, cómo se garantizará y que Israel la cumplirá”.

 

Israel también envió el domingo un negociador de alto rango a Egipto. “Nuestra exigencia categórica es un cese total del lanzamiento de misiles” y garantías de que Hamas no se “rearmará”, dijo hoy el viceministro de Exteriores de Israel, Danny Ajalon.

 

Israel sostiene que con sus bombardeos está destruyendo los arsenales de las brigadas de Al Qassam, ala militar de Hamas. El ejército israelí continuó hoy con los preparativos para una posible ofensiva terrestre.

 

El presidente egipcio, Mohamed Mursi –de la Hermandad Musulmana, quien tiene considerable influencia sobre los palestinos–, se reunirá este miércoles con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien llegó esta noche a El Cairo, donde se encontrará con el ministro de Exteriores egipcio, Mohamed Amr.

 

Mursi habló hoy por teléfono con el presidente estadunidense, Barack Obama; la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente iraní, Mahmud Ajmadineyad.

 

Según la televisión iraní, Ajmadineyad propuso a Mursi elaborar un plan de acción conjunto y los dos países exigieron a la comunidad internacional ejercer mayor presión sobre Israel.

 

Al menos 26 personas murieron hoy en la franja de Gaza, lo que elevó a más de 140 el número total de muertos, la mayoría civiles, y a más de 950 el de palestinos heridos. Las informaciones aportan además la foto de los cuerpos de cuatro hermanos que murieron en un bombardeo el domingo. El ejército israelí anunció que investigará si hubo un error al disparar contra su casa.

 

En este contexto, las brigadas Al Qassam ejecutaron en Gaza a seis palestinos a los que acusaron de colaborar con Israel. Los seis cadáveres fueron abandonados en la calle con letreros en los que se les tildaba de traidores y se decía que aportaron información a agentes israelíes.

Tel Aviv informó que durante la noche bombardeó al menos 80 objetivos, lo que eleva a mil 350 los blancos alcanzados desde el inicio de la ofensiva el miércoles pasado. En la parte israelí ha habido cinco muertos y unos 50 heridos por los cohetes palestinos.

 


Tras una noche tranquila, los palestinos reanudaron esta mañana el lanzamiento de cohetes. Hamas y Yihad Islámica se adjudicaron ataques con unos mil 500 cohetes en los seis días recientes.

 

Un portavoz militar israelí dijo que el sistema antimisiles Domo de Hierro ha interceptado 302 de los aproximadamente mil cohetes lanzados por los palestinos desde el miércoles.

 

En el terreno humanitario, un grupo de 38 organizaciones advirtió de una catástrofe humanitaria en la región, y más aún en la franja de Gaza, donde ya escasean los medicamentos.

 

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea exigieron un alto el fuego lo antes posible y algunos criticaron duramente a las organizaciones palestinas. El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, Anders Fogh Rasmussen, lamentó la pérdida de vidas humanas y, aunque reconoció el derecho de Israel a la autodefensa, consideró que el país debe mostrar contención.

 

La secretaria de Estado estadunidense, Hillary Clinton, se trasladó a Israel y sostuvo un encuentro con el primer ministro Benjamin Netanyahu. Ambos prometieron trabajar para solucionar la crisis. “Su visita se basará en el compromiso estadunidense con los líderes regionales en los últimos días, incluido el demoledor compromiso del presidente Obama con el primer ministro Netanyahu y el presidente Mursi para apoyar el fin de la violencia y un acuerdo duradero que ponga fin a los ataques con cohetes contra las ciudades y pueblos israelíes y restaure una paz más amplia”, dijo un responsable del Departamento de Estado.

 

En El Cairo, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió un alto el fuego inmediato y dijo que una operación israelí por tierra en Gaza sería una “escalada peligrosa” que debe evitarse. Ban se reunió con el jefe de la Liga Árabe, Nabil Elaraby, y con el primer ministro egipcio, Hisham Kandil, antes de viajar a Israel para hablar con Netanyahu. Tiene previsto volver a Egipto este miércoles para ver a Mursi.

 

Ante la presión diplomática, Tel Aviv descartó por ahora una incursión terrestre. “Antes de decidir una invasión por tierra, el primer ministro intenta agotar la vía diplomática para ver si puede lograrse un alto el fuego”, dijo un funcionario israelí de alto nivel, que habló bajo condición de anonimato, tras la reunión.

 

Mursi, cuyos partido Hermandad Musulmana fue mentor de los fundadores de Hamas, recibió una llamada de Obama el lunes en la que se le dijo que el grupo debe frenar el lanzamiento de cohetes contra Israel –respaldando la postura de Israel al lanzar la ofensiva la semana pasada.

 

Obama, según fue citado por la Casa Blanca, lamentó la muerte de civiles, que han sido sobre todo palestinos.

 

Estados Unidos, aliado de Israel y Turquía, fustigó a Ankara por haber calificado al Estado israelí de “terrorista” y haberlo acusado de llevar a cabo una “limpieza étnica” contra los palestinos en Gaza. “Estimamos que la retórica extremadamente dura de Turquía no ayuda en nada y se lo dijimos a los turcos”, declaró la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

 

Más temprano, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, criticó duramente a Israel, a cuyo gobierno acusó de llevar a cabo una “limpieza étnica” contra los palestinos de Gaza. “Israel está perpetrando una limpieza étnica, ignorando la paz en la región y violando el derecho internacional. (...) Está ocupando paso a paso el territorio palestino”, dijo ante los diputados de su organización, el Partido de la Justicia y el Desarrollo.

 

En tanto, el Comité de Protección a Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) confirmó este martes que tres comunicadores palestinos resultaron muertos y nueve heridos por los ataques de Israel en la franja de Gaza.

 

Además, un fotográfo constató que el edificio quer alberga la oficina de la Afp fue afectado por un ataque israelí.

 

A su vez, el ejército de Israel instó a los periodistas que se encuentran en la franja de Gaza a mantenerse alejados de los representantes de Hamas,

 

Reuters, Afp y Dpa

Publicado enInternacional
Primera gira asiática del relegido Obama para contener a China

Mientras suceden cosas muy extrañas en el ejército de Estados Unidos, que huelen a una purga” masiva, Obama realiza su relevante viaje de cuatro días a Asia que comprende a un vecino de China –Myanmar (con una frontera común de 2 mil 185 kilómetros)– y a otros dos muy cercanos: Camboya y Tailandia.

 

En medio del grave “affaire multisexual/cosmopolita” de los generales Petraeus/Allen –salpicado de una “explosión impresionante” en Indianápolis el 10 de noviembre que ha sido ocultada (Le Monde, 15/11/12)–, del delicado “despeñadero fiscal”, la asombrosa “petición” de secesión de 20 estados de Estados Unidos encabezados por Texas (Russia Today, 14/11/12), y del infanticidio de palestinos que libra el premier israelí Netanyahu en Gaza (el “mayor campo de concentración del mundo”), la primera gira que realiza el relegido Obama ha sido conspicuamente a Asia: con el fin de “contener” a la superpotencia emergente China, en aplicación del “pivote” de Estados Unidos (Ver Bajo la Lupa, 4 y 18/12/11; 4/1/12; 27/5/12; 23/9/12 y 14/11/12).

 

Ante una audiencia del think tank Centro de Estudios Internacionales de Seguridad (CICS, por sus siglas en inglés), Tom Donilon, consejero en Seguridad Nacional de Obama, recalcó que el viaje “habla de la importancia que coloca en la región asiática y en su centralidad”, ya que “Estados Unidos es una potencia del océano Pacífico, cuyos intereses están inextricablemente vinculados con el orden político, económico y la seguridad de Asia”, por lo que “el éxito de Estados Unidos en el siglo XXI está ligado al éxito de Asia”.

 

Edward Luce, del Financial Times (18/11/11), aduce que detrás del peregrinaje se encuentra el “mayor juego (¡supersic!) que será siempre sobre el ascenso de China”, cuando el “principal legado diplomático de Obama en 2006” habrá sido el “requilibrio de Estados Unidos en Asia”.

 

A su juicio, el grave problema radica en la espada de Damocles de Medio Oriente que pende sobre la cabeza de Obama en el estrecho de Ormuz.

 

Edward Luce señala el redespliegue del Pentágono a un nuevo 60 por ciento de sus efectivos para su armada en Asia Pacífico, que cuenta con una nueva base en Darwin (Australia) con 2 mil 500 marines. Apunta la “paranoia (sic) de China sobre las intenciones de Estados Unidos”, exacerbada por la nueva “Asociación Transpacífica” (TPP, por sus siglas en inglés), que pretende desmantelar las barreras comerciales asiáticas en detrimento de China, política confrontativa de “ejes” a la que se sumó insensatamente, a mi juicio, el presidente saliente de México con su incorporación a la “Alianza del Pacífico” sometida a los designios de Estados Unidos.

 

No es ningún secreto que la relación entre Estados Unidos y China “se deterioró desde 2009”, y Edward Luce rememora el fallido ofrecimiento de Obama para un “G-2 con China” (ver Bajo la Lupa, 23/1/11, 5/6/11, 10/8/11 y 24.8.11) para “manejar los desafíos comunes, como el cambio climático e Irán (sic)”, que fue desechado por la dupla saliente Hu Jintao/Wen Jiabao de China (ver Bajo la Lupa, 18/11/12).

 

El analista británico Edward Luce abulta el “alcance naval de China” y su “área de negación” que se extiende cada año, lo cual ha reclamado una “mayor presencia de Estados Unidos de parte de sus vecinos”. Considera que en este juego de posicionamientos navales de Estados Unidos y China, Obama ostenta mayores cartas que el nuevo mandarín Xi Jinping (ver Bajo la Lupa, 19/11/12).

 

Sigue un punto muy atrayente de Edward Luce, que suena a un quid pro quo impronunciable entre Estados Unidos y China y que se centra en la carta energética que puede manejar Obama para que prevalezca el poder de Estados Unidos.

 

Sucede que “Estados Unidos importa la décima parte de su petróleo de Medio Oriente y se recortará a cero (¡supersic!) cuando Obama deje el cargo”, mientras que China “importa la mitad de su petróleo de Medio Oriente, que aumentará (...) en 2020”. Más diáfana ni el agua fresca: o negocia China bajo las condiciones coyunturales de Estados Unidos u Obama es capaz de desestabilizar todo Medio Oriente con el fin de elevar el precio del petróleo, cuando Estados Unidos se dirige a la autosuficiencia energética mediante la extracción depredadora y contaminante del gas de esquisto (gas shale). Como que suena a chantaje geopolítico.

 


Vienen los matices nada sutiles ya que, según Edward Luce, Medio Oriente “nunca podrá estar estable sin un arreglo árabe-israelí”, como lo supo Obama en 2009, cuando “fue humillado (sic) por Netanyahu”.

 

Agrega que “tampoco la política de pivote en Asia puede sobrevivir a una guerra con Irán”.

 

Obama puede alcanzar un gran bazar con China: una “confianza estratégica” en Medio Oriente cuando “su camino a Xanadú pasa por Teherán y Jerusalén”, mientras “intenta lidiar con el ascenso de China entre presupuestos de defensa planos o decrecientes y la amenaza constante de una guerra en Medio Oriente”, tan desafiante en sus consecuencias como el despeñadero fiscal.

 

Russia Today (19/11/12) destaca la primera visita de un presidente de Estados Unidos a Myanmar, la cual “forma parte de la política de pivote en la región”, mediante la cual “Estados Unidos desafía a China en su esfuerzo por ganar hegemonía en la región de Asia Pacífico”.

 

El portal ruso cita a Brian Becker, coordinador nacional de ANSWER Coalition, quien arguye que “la política de Estados Unidos en la región de Asia Pacífico consiste en la prescripción de un primer golpe militar potencial contra China”, la que después de las “lecciones aprendidas en Libia y en Medio Oriente cesó de apaciguar las ambiciones foráneas de Estados Unidos y ahora recalibra su política”.

 

Brian Becker llega hasta considerar que la “verdadera agenda de Estados Unidos” consiste en “un género de estrategia desintegradora (sic) en China para derrocar y sustituir al Partido Comunista, desestabilizando a China, cuyo ascenso consideran una amenaza directa a su hegemonía mundial”.

 

Con su estilo apacible, la agencia Xinhua (20/11/12) aduce que “China espera que la visita de Obama a Myanmar conduzca a la paz”. Hasta suena a sarcasmo.

 

Se celebraron dos cumbres simultáneas en Phnom Penh, la capital de Camboya, eclipsadas por las atrocidades en Gaza: 1) la del “ASEAN +3” (10 países del “sureste” asiático sumados de tres del “noreste” asiático: China, Japón y Corea del Sur), y la del “este de Asia” 18 –que incluye a los 10 del ASEAN más ocho de la región Asia Pacífico: Australia, China, India, Japón, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Rusia y Estados Unidos–, a la que concurrió Obama. El Financial Times (20/11/12) resalta que la primera cumbre concluyó con alta tensión sobre disputas territoriales que confrontaron a Filipinas contra China y Camboya.

 

Lo relevante de la otra cumbre del este de Asia-18 fue el anuncio de iniciar negociaciones de libre comercio el año entrante (Bangkok Post, 20/11/12). A mi juicio, lo más relevante fue la reunión de Obama con el premier chino Wen y el premier japonés Yoshihiko Noda (Voice of America, 20/11/12).

 

Wen “apremió a una mayor cooperación en el este de Asia” (Xinhua, 19/11/12), que contempla un acuerdo regional de divisas swap (“Iniciativa Chiang Mai”), la creación de una “comunidad del este de Asia”, y la promoción de una infraestructura (sic) trasnacional.

 

Sigue el acordeón de las dos letras “C” entre Estados Unidos y China, “cooperación y competencia”, ahora expuestas bajo la espada de Damocles del petróleo de Medio Oriente: el as abierto del póker global de Obama.

 

¿Como replicará el nuevo mandarín Xi y cual será la postura determinante de Rusia?

 

Desde hace mucho Estados Unidos ya no juega solo.

 

alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalife

Publicado enInternacional

¡Ya basta! Ahora hasta tenemos al ministro de infraestructura nacional”, Uzi Landau, uno de mis mandaderos favoritos del gobierno israelí, hablando de “daño colateral” y justificando el bombardeo de la estación radial de Hamas porque, según él, podía ser utilizada para transmitir información militar a los palestinos.

 

Pero ¿no fue eso exactamente lo que dijo nuestro amado lord Blair de Kut al Amara, cuyo título ahora es, supongo, lord Blair de la Tierra Santa, después de que la OTAN bombardeó la estación de televisión serbia en Belgrado, cuando la alianza también balbuceaba algo sobre el “daño colateral”?

 

Nosotros los occidentales sentamos el precedente en la antigua Yugoslavia, Afganistán e Irak: trenes, puentes, televisoras, bodas, complejos de viviendas civiles, lo que ustedes quieran; y ahora los israelíes pueden seguirnos la corriente y dar como pretexto, cuando es necesario, la misma lista de excusas que nosotros inventamos para la OTAN.

 

Es extraño cómo siempre se salen con la suya. Lord Blair, cuyos 92 viajes en clase preferente a Tierra Santa han dado como resultado una paz más allá de toda paz, ahora habla de cómo una tregua es lo que favorecerá los intereses de todas las partes. Su rostro se está poniendo un poco cadavérico ¿o es sólo mi imaginación?

 

Supongo que para estos momentos tenemos tres israelíes y más de cien palestinos muertos. ¿Valió la pena? ¿El asesinato del líder militar de Hamas, Ahmed Jaabari, fue orquestado para dar un pretexto para bombardear todos esos nuevos misiles que Hamas ha adquirido?

 

Ese viejo y sabio búho israelí, Uri Avneri, de 89 años, opina que esta es una trampa en la que cayó Hamas al lanzar su absurda amenaza de “las puertas del infierno” y sus ataques con cohetes en venganza por la muerte de Jaabari. Toda la operación Columna de Defensa tenía el objetivo de destruir el armamento de Hamas, y no tenía mucho qué ver con esos cohetes ineficientes.

 


¿No es por esto que Israel dio ese nombre a su operación? Porque, pese a la constante repetición del nombre Columna de Defensa, mis amigos israelíes me afirman que la traducción correcta del hebreo de esta guerra enferma es Operación Columna de Nubes, lo cual tiene mucho más sentido. La frase se origina en el libro del Éxodo (13:21): “Y el Señor apareció entre ellos en el día sobre una columna de nubes para guiarlos en su camino”.

 

Me pregunto si, en efecto, el ridículo William Hague se dio cuenta de que estaba cumpliendo la voluntad de Dios cuando apoyó este derramamiento de sangre.

 

Esto me lleva a otro pequeño asunto. Una de las nuevas cantaletas de Israel sobre la guerra dice así: Israel mata a “terroristas” al por mayor y hay un puñado de inocentes, que son el “daño colateral”, y el mundo se enfurece contra Israel. Sin embargo, el régimen sirio está matando a sirios inocentes por miles cada mes, ¿dónde están las protestas, la furia contra Bashar Assad? ¡Cuánta hipocresía!

 

Pero claro, esto es, en sí, una hipocresía. Conocemos el viejo mandato de Siria y nadie nos pide respaldarlo. Comparar la brutalidad israelí con la del régimen de Assad es jugar el viejo juego de lord Blair: No fuimos perfectos en Irak, pero nunca hemos sido tan malos como Saddam.

 

No. Israel afirma defender los mismos valores que la supuesta moral occidental. Asegura combatir al “terrorismo” en nuestro nombre tanto como en el suyo. Afirma que lucha como nosotros y sigue las reglas de nuestro juego. Todos somos israelíes ahora; eso es lo que queremos decir. Hamas es tan enemigo nuestro como de Israel. Así, y para el mismo efecto, nosotros también debemos mancharnos con los crímenes de guerra de los pilotos israelíes. Es por eso, creo, que protestamos contra Israel. La operación Columna de Nubes no debe perpetrarse en nuestro nombre.

 

Traducción: Gabriela Fonseca

Publicado enInternacional
Las mentiras de Israel y el silencio del mundo

ALAI AMLATINA, 19/11/2012.- El mundo observa con horror una nueva ofensiva destructora contra la franja de Gaza y la masacre del pueblo palestino. Los líderes mundiales contemplan con silencio cómplice los avances de esta escalada mientras la prensa difunde noticias bastante tergiversadas.

 

No se ve de parte de aquellos que tanto condenaron las muertes en la Libia de Khadafi, la misma reacción sobre las matanzas de un pueblo en un territorio que ha sido llamado “la cárcel a cielo abierto más grande del mundo”. Es más: Barak Obama y sus acólitos han apoyado el “legítimo derecho de Israel a defenderse”.

 

Al respecto, es necesario puntualizar en qué consiste este derecho a la defensa y cuál es el peligro que corre este Estado frente a un pueblo que no tiene Estado, ni ejército, ni condiciones aceptables de subsistencia.

 

Primero: El estado de Israel tiene uno de los ejércitos mejor armado y poderoso del mundo. Posee una aviación altamente tecnologizada incluyendo aviones espías no tripulados que fotografían constantemente el pequeño territorio palestino y es dable pensar que también algunos otros. Cuenta con una fuerza naval significativa que ya se ha visto envuelta en otros incidentes internacionales. Además posee una alta tecnología defensiva como escudos antimisiles y tecnología de comunicación.

 

La “autoridad” Palestina, es decir el pueblo palestino vive arrinconado en la Franja de Gaza un territorio de 40 por 14 kilómetros lo que produce la densidad poblacional más alta del mundo. El 50% de la población es menor de edad, no posee ejército y su única posibilidad defensiva la constituyen milicianos equipados con morteros y cohetes anticuados. Cabe señalar que a diferencia de los misiles que son dirigidos y pueden programarse para dar en el blanco, los cohetes no tienen una dirección precisa, y por tanto, es difícil determinar una precisión.

 

Segundo: Este es el escenario donde se mueve el “legítimo derecho a defensa de Israel”. Hoy día se está bombardeando por tierra, aire y mar la franja y la población no tiene como huir o refugiarse. A los 16.000, reservistas que se movilizaron en un principio se sumaron miles más dando Netanyahu la aprobación de movilizar a 75.000 para avanzar a territorio palestino. También han estacionado los tristemente célebres blindados bulldozers que conocimos en la anterior operación llamada “Plomo fundido”, y que significó la destrucción de miles de casas. Estos blindados están provistos en su parte delantera de una gran pala de levantamiento y llevan en su parte posterior un gancho o especie de aguijón el cual entierran en la tierra y arrasan con su objetivo. Como si esto fuera poco están además acuartelado un cuerpo de paracaidistas para combatir en el interior del territorio casa por casa, y reservas tácticos, especialistas en guerra psicológica. Ayer Israel desplegó su sistema “Iron Dome” un verdadero escudo anti misiles. No se entiende por qué no lo utilizaron antes.

 

En este escenario pensar que no se atacará a civiles es una falsedad ya que cuando bombardean objetivos supuestamente terroristas, por la densidad poblacional es imposible que no afecte a víctimas civiles y a un alto número de niños y mujeres.

 

Tercero: La prensa por lo general reproduce las noticias de las grandes agencias internacionales de la información las cuales entregan una visión parcializada del “conflicto”. Hablan de un enfrentamiento como si ambas fuerzas fueran iguales en poderío. Denuncian 70 muertos pero no precisan que el 98% de los muertos son palestinos, civiles mujeres y niños. Por otra parte no han publicado la enorme protesta que hubo en New York, ni el vibrante discurso del presidente de Egipto, que le recordó a Israel que los árabes de hoy no son los mismos de ayer, haciendo alusión a la colaboración que les prestaba el dictador Mubarak.

 

Para concluir, es preciso tener presente que Israel no está sólo. Tiene todo el apoyo del imperio tanto en lo económico como en lo militar y tecnológico. Es el guardián de los intereses de Estados Unidos en Medio Oriente y sin el respaldo de éste difícilmente tendría la impunidad que ostenta. Sin embargo, la situación en el presente es distinta debido a los cambios que han tenido los países árabes de la región, lo cual podría generar una zona de conflicto mucho mayor. Desde luego, ya no contarán con la complicidad de Egipto, cuyo presidente les comunicó que su política no va a ser la de Mubarak.

 

Es indudable que no pararán hasta terminar con Palestina, quizá no esta vez, pero en sucesivas intervenciones. Su objetivo es una “limpieza étnica”, sin embargo no hay que perder de vista que el objetivo principal es Irán y el inmediato Siria con el propósito de ir extendiendo la influencia imperial en Asia lo cual hace prever que el objetivo final es aislar a China. No por nada Obama está hoy en Myanmar, ex Birmania.

 

Por Luisa Bustamante B., Socióloga Universidad ARCIS, Magister © en Filosofía Universidad de Chile

Publicado enInternacional
Lunes, 19 Noviembre 2012 06:44

Israel, la peor amenaza contra sí mismo

Terror, terror, terror, terror, terror. Ahí vamos de nuevo. Israel va a erradicar el terror palestino” –es lo que lleva 64 años diciendo que hace, sin éxito–, en tanto Hamas, la más reciente de las mórbidas milicias de “Palestina”, anuncia que Israel ha “abierto las puertas del infierno” al asesinar a su líder militar, Ahmed Jaabari.

 

Hezbolá anunció varias veces que Israel había “abierto las puertas del infierno” al atacar Líbano. Yasser Arafat, quien fue un superterrorista, luego un súper estadista –después de capitular en el jardín de la Casa Blanca– y después otra vez un superterrorista, al darse cuenta de que fue engañado en Campo David, también fanfarroneó sobre las “puertas del infierno” en 1982.

 

Y los periodistas escribimos como osos bailarines, repitiendo todos los lugares comunes usados en los 40 años pasados. El asesinato de Jaabari fue un “ataque selectivo”, una “incursión aérea quirúrgica” –como las “incursiones aéreas quirúrgicas” israelíes que mataron a casi 17 mil civiles en Líbano en 1982; los mil 200 libaneses, la mayoría civiles, de 2006, o los mil 300 palestinos, la mayoría civiles, en Gaza en 2008-9, o la mujer encinta y el bebé muertos por las “incursiones aéreas quirúrgicas” en Gaza la semana pasada– y los 11 civiles muertos en una casa de Gaza este domingo. Por lo menos Hamas, con sus cohetes Godzilla, no menciona nada “quirúrgico” al respecto. Su objetivo es matar israelíes… cualquier israelí, hombre, mujer o niño.

 

Como es también el verdadero objetivo de los ataques israelíes en Gaza. Pero no digamos eso o seremos nazis antisemitas, casi tan malignos, perversos, indecibles, diabólicos y criminales como el movimiento Hamas, con el cual –una vez más, por favor no mencionemos esto– Israel negoció alegremente en la década de 1980, cuando alentó a esa cáfila de mafiosos a tomar el poder en Gaza y así decapitar al exiliado superterrorista Arafat. El nuevo tipo de cambio en Gaza entre muertes palestinas e israelíes ha llegado a 16:1. Se elevará, por supuesto; en 2008-9 fue de 100:1.

 

Y también creamos mitos. La más reciente guerra israelí en Gaza tuvo un éxito tan asombroso –en “erradicar el terror”, claro– que sus unidades supuestamente de élite no lograron encontrar ni siquiera a su soldado capturado Gilad Shalit, quien finalmente fue sacado a la luz el año pasado por Jaabari en persona.

 

Jaabari era el “casi secreto líder número uno” de Hamas, según la agencia Ap. Pero, ¿cómo podía ser casi secreto si conocíamos la fecha de su nacimiento, detalles de su familia, los años que estuvo preso en Israel, durante los cuales cambió su lealtad de Fatah a Hamas? Por cierto, ya que estoy en eso, esos años de prisión en Israel no precisamente convirtieron a Jaabari al pacifismo, ¿verdad? Bueno, nada de lágrimas entonces; era un hombre que vivió por la espada y murió por la espada, destino, que, desde luego, no afligirá a los guerreros del aire de Israel que asesinan civiles en Gaza.

 

Washington apoya el “derecho de Israel a defenderse” y luego clama una espuria neutralidad, como si las bombas israelíes en Gaza no vinieran de Estados Unidos tan seguramente como que los cohetes Fajr-5 vienen de Irán.

 


Entre tanto, el lastimero William Hague afirma que Hamas es “el principal responsable” de la guerra. Pero no hay pruebas de ello. Según The Atlantic Monthly, el asesinato israelí de un “discapacitado mental” palestino que se extravió en la frontera pudo haber sido el principio de esa guerra. Otros sospechan que la provocación pudo haber sido el asesinato de un muchacho palestino; pero éste fue muerto por los israelíes cuando un grupo armado palestino intentaba cruzar la frontera y se topó con tanques israelíes, en cuyo caso los palestinos –no de Hamas, por cierto– pudieron haber desatado las hostilidades.

 

Pero ¿no hay nada que detenga esta estupidez, esta guerra insensata? Cientos de cohetes caen sobre Israel. Cierto. Miles de hectáreas son robadas a los árabes por Israel –sólo para judíos– en Cisjordania. Ya no queda siquiera tierra suficiente para un Estado palestino.

 

Pero nos alientan a olvidarnos de eso. Nos dicen que sólo hay chicos buenos y malos en este escandaloso conflicto, en el cual los israelíes afirman ser los buenos ante el aplauso de los países de Occidente (que luego se preguntan por qué muchos musulmanes no quieren mucho a los occidentales).

 

El problema, extrañamente, es que las acciones israelíes en Cisjordania y su sitio de Gaza acercan precisamente el suceso que Israel proclama temer día con día: la destrucción de su Estado.

 

En la batalla de cohetes –no menos los Fajr-5 de Irán y los drones de Hezbolá–, los dos bandos se adentran en una nueva ruta bélica. Ya no se trata de tanques israelíes cruzando la frontera libanesa o la de Gaza: ahora son cohetes, drones de alta tecnología y ataques por computadora –o “ciberterrorismo”, si son cometidos por musulmanes–, y la materia humana que queda destrozada por el camino será menos relevante que en los tres años pasados.

 

El despertar árabe toma ahora su propio curso; sus líderes comenzarán a seguir el ánimo de su público. Lo mismo hará, sospecho, el pobre anciano rey Abdalá de Jordania. Las payasadas estadunidenses por la “paz” del lado israelí ya no valen nada para los árabes. Y si Benjamin Netanyahu cree que el arribo de los primeros cohetes Fajr iraníes demanda un gran estallido israelí en Irán, y luego Irán devuelve el golpe –y quizá los estadunidenses también– y atrae a Hezbolá, y Obamá se ve arrastrado a otra guerra de Occidente contra musulmanes, ¿qué ocurrirá después?

 

Bueno, Israel pedirá un cese del fuego, como hace de rutina en las guerras contra Hezbolá. Volverá a rogar el apoyo indeclinable de Occidente en su lucha contra el mal, Irán incluido.

 

¿Y por qué no elogiar el asesinato de Jaabari? Por favor, olvídense de que los israelíes negociaron hace menos de 12 meses con el propio Jaabari, por mediación del servicio secreto alemán. No se puede negociar con “terroristas”, ¿o sí? Israel llama Operación Columna de Defensa a su más reciente baño de sangre. Columna de Hipocresía, más bien.

 

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
China: un nuevo mandarín para la crisis global y la contención de Obama

A la semana de la relección de Obama, el 18 Congreso Nacional del Partido Comunista Chino (PCCh) entronizó como secretario general a Xi Jinping a quien corresponde romper la contención multidimensional de Estados Unidos (EU), así como desplegar un mayor papel frente a la grave crisis global.

 

De los 25 miembros del Politburó (cuerpo de gobierno del PCCh), su Comité Gobernante fue reducido de nueve a siete, mientras el ungido mandarín Xi, quien será entronizado presidente en la primavera, acumuló también la relevante cartera de la Comisión Militar.

 

The People’s Daily (15/11/12), portavoz del PCC, dio la bienvenida a “un grupo de jóvenes (sic) funcionarios con capacidad e integridad” y destaca la “gran bandera del socialismo (¡supersic!) con características chinas”.

 

La transición no fue dramática, pero tampoco fue tersa y en el camino fue defenestrado Bo Xilai, el rival de Xi, a lo que los multimedia anglosajones dieron exagerado vuelo con tal de torpedear la sucesión transgeneracional por otros 10 años.

 

Lin Yifu, de The People’s Daily (16/11/12), considera que “China tiene el potencial de ser la mayor economía mundial” y de “mantener el presente momento de crecimiento por otros 20 años (¡supersic!) o más, y recuperar (sic) el trono de la mayor economía mundial en 2030 o más temprano”.

 

Lin no leyó el reporte del FMI que previó que China desbancaría a EU del primer lugar del PIB mundial en 2015. En cuanto a que China “recupera su trono”, se ha de referir a las humillantes dos guerras del opio que le propinó Gran Bretaña en el siglo XIX.

 

Stephen Roach, anterior director en Asia de Morgan Stanley, enaltece el milagro chino: “660 millones (¡supersic!) salieron de la pobreza desde 1981; sin precedente” (Global Times, 16/11/12) ¡Más de seis veces la población de México que se hundía en la miseria en ese lapso con su cataclísmico modelo “neoliberal itamita”.

 

The People’s Daily clama “la construcción de un nuevo tipo de relaciones entre las superpotencias de China y EU”, donde resaltan tres axiomas: 1) “el desarrollo pacífico (sic) de China”, al mismo tiempo que “preserva resueltamente (sic) su soberanía (¡supersic!) nacional, su seguridad y sus intereses vitales”; 2) la “estrategia de requilibrio de Obama” que “ha intensificado riesgos militares en seguridad en la región Asia-Pacífico y ha causado crecientes preocupaciones entre los poderes regionales sobre una posible carrera armamentista regional y el deterioro de las relaciones bilaterales” por lo que China invita a EU a “repensar (sic) su estrategia de requilibrio en el marco de servir su estrategia global y construir un nuevo tipo de relaciones entre los grandes poderes”, y 3) “una cooperación ganar-ganar”: compartir “extensos intereses comunes y edificar una estratégica confianza mutua”, además de “trabajar en conjunto para resolver temas internacionales complejos y cambiantes”.

 

The People’s Daily subraya que “China debe permanecer sobria (sic), pese a su milagro económico”, y rememora que todavía su PIB per capita es el número 89 en el mundo, mucho más bajo que los países industrializados.

 

Se trata de dos cosmogonías antipódicas: la “sobriedad” largo-placista de China que colisiona con la “ebriedad” inmediatista de EU.

 

En paralelo, el Banco de Desarrollo de Asia (ADB, por sus siglas en inglés), con sede en Manila, aconseja el “cambio del modelo de crecimiento de China”: del previamente exitoso modelo “exportación-inversiones” a uno nuevo fincado en “la demanda interna” que aportaría dos grandes ventajas: 1) creación de más empleos, lo cual, debido a la “presente situación global”, crearía un “amortiguador frente a los choques externos”, y 2) “limpiar el perfil ambiental de las ciudades a través de la calefacción, transporte y alumbrado público cuando 50 por ciento de su población vive en las ciudades”.

 


ADB alerta sobre la “trampa del ingreso mediano” cuando la “manufactura es incapaz de competir en los mercados de exportación con productos a menor costo producidos en otro lugar”, por cierto, el objetivo del fracsado candidato Mitt Romney y de los multimedia anglosajones que buscan sustituir a China por México mediante salarios de hambruna.

 

ADB sugiere que China debe orientarse a una “producción basada en el conocimiento” por lo que debe buscar mayor valor agregado en su producción. Critica la ineficiencia energética de China con 60 por ciento de su uso comercial para la industria –mientras en las economías industrializadas opera entre 20 y 30 por ciento– por lo que exhorta a que invierta más en “alta y limpia tecnología”.

 

Justamente a la nueva generación del mandarín Xi le corresponderá la compleja transición a una economía fincada en la demanda interna.

 

China Daily (16/11/12) coloca en evidencia la “nueva generación de líderes” cuyos objetivos principales se centran en “mejorar el bienestar y combatir la corrupción (¡supersic!)”. Desglosa la membresía heptapartita del Politburó y evidencia que dos de ellos, Xi (59 años) y el futuro primer ministro Li Keqiang (57) nacieron después de la fundación de China en 1949.

 

A mi juicio, se trata de una transmisión de mando transgeneracional de mandarines entre la nueva camada encabezada por la dupla Xi / Li, con la saliente dupla de Hu Jintao (69 años) / Wen Jiabao (70) y la bendición “al estilo Confucio” del poderoso Grupo de Shanghai, que encabeza Jiang Zemin (86): una transgeneración perfectamente sincronizada.

 

Según Francois Bougon, de Le Monde (15/11/12), el PCCh “es el mayor del mundo, con más de 82 millones de miembros” y constituye la “quinta generación de dirigentes comunistas desde sus fundadores revolucionarios históricos”: Xi “pertenece a la nobleza roja en China”, a los taizi (príncipes herederos), y es exhibido como “reformador moderado”.

 

Es mucho más que eso. A mi juicio, la unción de Xi es diáfanamente estratégica por dos motivos: uno coyuntural y otro estructural.

 

Coyuntural: intimidad de las relaciones del nuevo mandarín Xi con el Ejército de Liberación Popular –a través de su esposa Peng Liyuan, prodigiosa cantante de ópera (ver Bajo la Lupa, 19/2/12)–, quien acredita su mando en la más importante de las comisiones del PCCh: la militar.

 

La (as)unción de Xi constituye un retorno al nacionalismo frente a la política irredentista del “pivote” de Obama, es decir, la contención del nuevo poder ascendente por el poder hegemónico declinante (Bajo la Lupa, 14/11/12): “Son las personas quienes han creado la historia, y ellas son los verdaderos héroes (¡supersic!). Las personas son la fuente de nuestra fuerza”, Xi dixit (RT, 15/11/12).

 

Estructural: la dupla Xi/Li sustituye a la generación pos-Deng Xiaoping –quien inicia la apertura después de los acuerdos de Mao con Nixon/Kissinger frente a la URSS– de la dupla Hu/Wen (sucesora de Jiang Zemin), que operó tecnocráticamente la quintuplicación del PIB de China.

 

¿Se vislumbra un “socialismo con rostro humano” con la nueva dupla Xi/Li preparada a cualquier contingencia militar frente a EU en plena decadencia?

 

Con su nuevo mandarinato China irrumpe con vigor renovado en la segunda década del siglo XXI para posicionarse como superpotencia global.

 

@AlfredoJalife

http://alfredojalife.com

Publicado enInternacional
Domingo, 18 Noviembre 2012 06:13

Por qué Hezbolá apoya a Assad

Por qué Hezbolá apoya a Assad

Hezbolá fue alguna vez la resistencia” libanesa, el duro valeroso y abnegado ejército guerrillero que sacó de Líbano a los soldados de ocupación israelíes hace 12 años.

 

Hoy su aspecto más bien es el de otra institución árabe de “seguridad” –o de inseguridad–, que envía drones a sobrevolar Israel y continúa apoyando al régimen sirio del presidente Bashar Assad, pese a la condena de muchos libaneses.

 

Walid Jumblatt, el líder druso –famoso por sus vuelcos entre Siria y sus opositores–, es uno de varios políticos libaneses que se preguntan por qué Hezbolá no da su apoyo a la “resistencia” siria en vez de al régimen.

 

Contra lo que afirma el Departamento de Estado, Hezbolá no combate al lado de los hombres de Assad, sino que ha asumido funciones de “seguridad” del lado sirio de la frontera libanesa –con lo cual mantiene la frontera sirio-libanesa fuera del alcance de los rebeldes– y utiliza sus formidables servicios de inteligencia a favor del régimen. Por lo menos cuatro “mártires” de Hezbolá han sido devueltos de Siria para ser sepultados en Líbano.

 

Nadie duda del poder de fuego ni de la tenacidad del más eficiente de los movimientos guerrilleros. Si no ganó la guerra contra Israel en 2006 –más de mil civiles muertos no casan con la “divina victoria” que clamó su líder, Sayed Hassad Nasrallah–, el hecho es que Israel la perdió, retirándose a su frontera luego de fieros combates cara a cara con combatientes de Hezbolá. Israel, junto con Estados Unidos, por lo regular se refiere a Hezbolá como un movimiento “terrorista”, pero soldados israelíes que han enfrentado a sus guerrilleros hablan de ellos con algo parecido al respeto. Hezbolá no huye.

 

Sin embargo, esta organización siempre ha adolecido de dos fallas esenciales: en esencia es un grupo musulmán chiíta –y por tanto sectario por naturaleza– y es financiado por millones de dólares anuales enviados desde Irán. Su continuo apoyo a Assad, quien es alauita, es decir, chiíta, vuelve aún más sectaria su perspectiva, en tanto su financiamiento iraní lo distancia de los musulmanes sunitas libaneses y de la mayoría de los cristianos.

 

Que el ex general cristiano Michel Aoun se haya aliado con Hezbolá tiene su propia historia. La más reciente afirmación indignante de Aoun se produjo la semana pasada, cuando dijo que el general Wissam al-Hassan –ex jefe de inteligencia libanés– tuvo la culpa de haber sido asesinado porque su propia seguridad lo abandonó.

 

De mucha mayor preocupación para el país, y para muchos en el gobierno del que también Hezbolá forma parte, fue el avión no tripulado que el movimiento envió sobre Israel y que fue derribado luego de volar cientos de kilómetros. Hezbolá afirmó que fue construido con partes iraníes ensambladas en Líbano, y que tomó fotografías de Israel antes de su destrucción –lo cual podría ser cierto–, pero el incidente representó un serio agravamiento de tensiones entre Líbano e Israel. El gobierno libanés no puede esperar que Naciones Unidas escuche sus quejas de vuelos diarios israelíes sobre su territorio cuando, sin su permiso, Hezbolá realiza sobrevuelos de inteligencia desde el valle de Bekaa.


Hace más de un año, Hezbolá envió otro drone sobre Galilea y logró regresarlo ileso al Bekaa, luego de hacerlo volar sobre el supuestamente ultrasecreto puesto de escucha israelí en las montañas al este de Haifa. El artefacto más reciente fue un mensaje de Irán: ataquen instalaciones nucleares iraníes y los drones de Hezbolá pueden atacar a Israel.

 

Los propios isralíes creen que, si estallara otra guerra con Hezbolá, combatientes libaneses buscarían entrar a Israel por la costa y avanzar hacia el sur por territorio soberano israelí, más para obtener una victoria simbólica que como un verdadero intento de “liberar a Palestina”.

 

Pero Hezbolá enfrenta problemas. Ahora que el rial iraní está en caída libre, sus ingresos procedentes de Teherán deben de estar disminuyendo. Cuatro de sus funcionarios de alto nivel han sido acusados por el tribunal internacional de participar en el asesinato del ex primer ministro Rafiq Hariri en 2005. Existen serias dudas sobre esas órdenes de aprehensión, pero el líder Nasrallah ha dejado en claro que esos hombres no comparecerán ante la corte, arrogándose facultades gubernamentales de las cuales carece legalmente. De hecho, algunos discursos recientes de Nasrallah han mostrado un tono sospechosamente presidencial.

 

Desde que los grupos de oposición 14 de Marzo de musulmanes sunitas y cristianos se han reactivado para colaborar en pláticas con el gobierno, a raíz del asesinato del general al-Hassan –quien era buen amigo de Hariri y enemigo de Siria–, sobre la base de que el gobierno libanés prosirio tiene responsabilidad por la muerte del general, casi todas las funciones del Ejecutivo en Beirut se han detenido. Por desgracia para la oposición, su líder principal –Saad, el hijo de Hariri– languidece entre París y Arabia Saudita, temiendo, acaso no sin razón, que pueda terminar tan muerto como el general.

 

Esto no causa daño a Hezbolá, pero el futuro no le luce favorable. Si el régimen de Assad se derrumba y es remplazado por un poder sunita de estilo islamita en Damasco, entonces Hezbolá quedará solo en Levante, con más de 800 kilómetros de piedra y arena hostiles, sirias e israelíes, entre Líbano y la frontera iraní.

 

Si el apoyo a los rebeldes sirios es el intento de Occidente de destruir al único aliado árabe de Irán, entonces Hezbolá quedará solo e Israel estará encantado. Al igual que Washington. A menos, claro, que Bashar Assad sobreviva.

 

Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional