Viernes, 13 Julio 2012 06:55

La alianza estratégica Brasil-Venezuela

La alianza estratégica Brasil-Venezuela
El golpe de Estado en Paraguay puso en evidencia los cambios en la relación de fuerzas en la región sudamericana. La respuesta de Brasil de acelerar el ingreso pleno de Venezuela al Mercosur es un mensaje a Estados Unidos. Cuando el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva le dijo a Hugo Chávez tu victoria será nuestra victoria”, estaba siendo fiel al libreto de la mayor y más sólida alianza sudamericana, la alianza estratégica entre Brasil y Venezuela.


Cuando Lula llegó al gobierno en 2003 se produjo un salto cualitativo en las relaciones bilaterales. En 2005 se definió la Alianza Estratégica Brasil-Venezuela y en 2007 comenzaron los encuentros presidenciales trimestrales, que se prolongaron hasta 2010, para profundizar la alianza que incluye la integración de infraestructura y la complementación productiva que va más allá de las alianzas clásicas, incluyendo la otra alianza estratégica que tiene Brasil en la región, con Argentina.


Uno de los principales resultados es un fuerte aumento del comercio. De los 800 millones de dólares que intercambiaban en 2003 se pasó a 5 mil millones en 2011. Además estrecharon vínculos institucionales con asesorías en políticas públicas, cursos de formación que incluyeron la instalación del prestigioso centro de pensamiento e investigación IPEA (Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas) y Embrapa (empresa estatal de investigación agropecuaria) en Caracas.


La decisión de mayor peso estratégico fue la sustitución de uno de los ejes de integración de la IIRSA (Iniciativa para la Integración Regional Sudamericana), el Escudo Guyanés, por el Amazonia-Orinoco, donde se implementan proyectos de “desarrollo integral” que son “el paradigma brasileño de cooperación sur-sur”, como señala el IPEA. Entre las acciones definidas figura la integración del sistema de transporte terrestre, fluvial y aéreo, la integración energética eléctrica y la posible construcción del postergado Gasoducto del Sur para interconectar Venezuela, Brasil y Argentina.


La finalidad consiste en establecer la interconexión de las cuencas del Amazonas y el Orinoco y la formación de un “espacio económico común” en el norte de Brasil y el sur de Venezuela, uno de “importancia geoestratégica” según el relatorio del IPEA de mayo de 2011. El análisis destaca “la cantidad y calidad” de los recursos que posee la región, entre los que incluye biodiversidad, cuencas hidrográficas, energía y mineral de hierro, “entre otros”, que “despierta diversos intereses y enfrenta una creciente complejidad de actores”.


Por último, el estudio apunta que el eje Amazonia-Orinoco “crea una nueva frontera de aproximación de Brasil con los países de la cuenca del Caribe en un contexto en que la política externa para la integración regional amplía su área de actuación de América del Sur hacia otras regiones de América Latina y del Caribe”. La “nueva frontera” aparece ligada a la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, impulsada por Brasil en el mismo periodo.
En un lenguaje indirecto los estrategas brasileños insinúan las razones de fondo de esta alianza. Venezuela es la primera reserva de petróleo del mundo, la tercera de bauxita, la cuarta de oro, la sexta de gas natural y la décima reserva de hierro. En el estado brasileño de Roraima, fronterizo con Venezuela, están las mayores reservas de oro, niobio y estaño del mundo, además de importantes yacimientos de torio, cobalto, molibdeno, diamantes y titanio, según el Inventario Mineral del Escudo Geológico de Roraima, realizado por el Ministerio de Minas y Energía en 2003.


Pero lo más importante es que esa región alberga los mayores yacimientos de uranio del mundo, compartidos por Brasil, Venezuela y la Guayana Esequiba, zona en disputa desde 1966 entre Venezuela y la República Cooperativa de Guyana, ex Guayana Británica. Desde 2009 empresas canadienses explotan yacimientos de uranio en esa región, algo que no es visto con buenos ojos por Caracas y Brasilia.


La alianza estratégica tejida bajo el gobierno de Lula busca darle mayor densidad económica, demográfica y política a una de las zonas de mayor importancia geoestratégica del continente. En primer lugar, se trata de una alianza integral, que aborda desde la integración productiva en agroindustria, construcción civil, minerales y metalmecánica, que pasa por la cooperación entre las zonas francas de Manaos y Puerto Ordaz, hasta la infraestructura y la formación de cuadros.


Brasil está contribuyendo a promover el desarrollo industrial de Venezuela para que disminuya su dependencia de las exportaciones de petróleo, de las importaciones de 70 por ciento de los alimentos que consume y de la mayor parte de los productos industrializados, a través de la articulación de las cadenas productivas de ambos países.


En segundo lugar, fortalecer a Venezuela y “ocupar” la zona fronteriza es una respuesta al Plan Colombia (o sea al Comando Sur), cuya zona de expansión “natural” es precisamente la Amazonia y, de modo particular, la cuenca de los ríos Orinoco y Amazonas, además de la región andina.


En tercer lugar, Venezuela tiene una fuerte relación económica con China y se abastece de armamento ruso, pero ninguno de esos vínculos es excluyente respecto de su alianza con Brasil. Las multinacionales brasileñas de la construcción, como Odebrecht, realizan importantes obras en Venezuela y a través de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) se trabaja en proyectos de equipamiento militar.


Se acercan tiempos turbulentos. Una muestra son las declaraciones de Evan Ellis, del Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa, adjunto al Pentágono, sobre las relaciones sino-venezolanas: “En la era de la globalización, tener como consejeros a banqueros chinos es el equivalente de tener consejeros militares de la Unión Soviética en Cuba y Nicaragua durante la guerra fría” (Miami Herald, 9/7/12). ¿Será por eso que militares brasileños celebran el ingreso de Venezuela al Mercosur, a la que consideran “la primera línea de defensa” de Brasil? (Defesanet, 25/6/12).

Publicado enInternacional
Cuando Dilma Rousseff se acercó a José Mujica y a Cristina Fernández diciendo: “Tengo algo político que discutir con ustedes”, estaba a punto de trasmitir un mensaje que cambiaría el desarrollo de la cumbre del Mercosur.  A solas, la presidenta exigió a Uruguay el apoyo al ingreso de Venezuela al Mercosur que se resistía a aceptar desde el día anterior por una cuestión de formas.
 
Antes de viajar a Mendoza, Dilma se entrevistó en São Paulo con el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva quien “exigió” que Dilma “colocara todo el peso político de Brasil en la reunión que en pocas horas arrancaría en Mendoza” para conseguir el ingreso de Venezuela al Mercosur (Noticias Clic, 3 de julio de 2012).
 
Lula se reveló como un destacado estratega y geopolítico.  De la mano de Celso Amorim, proclamado como el “mejor canciller del mundo” por la revista Foreign Policy en 2009, Brasil consiguió descarrilar la cumbre de la OMC en Cancún, en 2003, creando el Grupo 20-plus liderado por Brasil, China, India y Sudáfrica, con lo que se impidió la liberalización del mercado agrícola global que perjudica al sur.  En mayo de 2010 la diplomacia brasileña consiguió la firma de un acuerdo entre Irán, Brasil y Turquía para el intercambio de combustible nuclear, diseñado para apaciguar la escalada bélica de Estados Unidos e Israel contra Irán.
 
En la región, el Brasil de Lula fue uno de los artífices del fin del ALCA, enterrado en la cumbre de Mar del Plata en noviembre de 2005 y de las gestiones de la UNASUR para frenar el “golpe cívico” que la derecha boliviana tramaba en setiembre de 2008 contra Evo Morales.  La alianza militar con Francia es una de los principales legados de los gobiernos Lula desde el punto de vista geopolítico, ya que le permite construir submarinos convencionales y nucleares para defender su petróleo e impulsa el único complejo militar-industrial latinoamericano.
 
Lula fue el arquitecto de la UNASUR y de la CELAC, que por primera vez en la historia de América Latina integran a todos los países sin la tutela de Estados Unidos y Canadá, reafirmando una voluntad opuesta a la doctrina Monroe, cuya máxima podría ser que “América Latina para los latinoamericanos”.  La creación del Consejo Suramericano de Defensa que incluye las doce fuerzas armadas de la región, está coordinando la construcción de armamento entre varios países, lo que a mediano plazo permitirá construir autonomía militar.
 
Construir un mundo multipolar en el que el Mercosur y la Unasur puedan jugar el papel que les corresponde, es un camino que no puede recorrerse sin disputar con las grandes potencias, en especial con Estados Unidos.  En ese camino, Brasil juega por momentos como gran potencia, a veces con rasgos imperialistas, pero en los hechos ha mostrado su capacidad de sentarse a discutir de igual a igual incluso con vecinos con un PIB cincuenta a cien veces menor.  Pese a las asimetrías evidentes, hay un margen de negociación que los países de la región nunca tuvieron con las potencias del Norte.
 
Es cierto que la decisión tomada en Mendoza para el ingreso pleno de Venezuela fue poco prolija, aunque los parlamentos de los tres países ya la habían aprobado.  Sin embargo, en un período de agudos cambios como el actual, donde se está reconfigurando los poderes globales, regionales y locales, las formas pesan menos que los contenidos.  Lo que está en juego es que el camino iniciado en Honduras en 2009 no se convierta en el “recurso del método” para impedir que los países y los pueblos elijan su rumbo.
 
En este período los golpes de Estado y las guerras son y serán moneda corriente.  Si Brasil se empeñó a fondo contra el golpe en Honduras, que con los meses se supo que fue gestado con el apoyo de Washington, ¿podía hacer algo distinto en el caso de Paraguay, país clave para la estabilidad energética y militar de Brasil y del Cono Sur?  El ingreso de Venezuela al Mercosur es una señal dirigida a la Casa Blanca de que la región no quiere seguir siendo patio trasero.
 
Por Raúl Zibechi, periodista uruguayo, es docente e investigador en la Multiversidad Franciscana de América Latina, y asesor de varios colectivos sociales.
 
Publicado enInternacional
AL, campo de batalla en la lucha electoral de EU
Nueva York, 11 de julio. En lo que podría ser preludio de cómo las relaciones con América Latina formarán parte de la pugna electoral presidencial en Estados Unidos, el inminente candidato republicano, Mitt Romney, atacó al actual mandatario, Barack Obama, por minimizar “la amenaza” que representa el gobierno de Hugo Chávez para Estados Unidos por su relación con Irán.


El martes, Obama dijo que aunque siempre hay preocupación sobre el papel de Irán, los vínculos entre ese país y Venezuela no significan una amenaza para su país. En entrevista con la estación hispana America TeVe, el presidente indicó que “lo que el señor Chávez ha hecho en los últimos años no ha tenido un impacto serio de seguridad nacional sobre nosotros”.


Obama también defendió sus acciones en relación con La Habana. “Creo que debería haber una manera de que resolvamos este conflicto de 50 años con Cuba, pero eso involucra reconocer la libertad… liberar a prisioneros políticos y demostrar movimiento dentro de la isla. Nosotros hemos demostrado flexibilidad en remesas y en anular partes de la prohibición de viajes para miembros de familias, y creo que eso fue lo correcto. Mi esperanza es que el gobierno cubano empiece a reconocer que su sistema ya no está funcionando”.


Por supuesto, estas declaraciones fueron ampliamente difundidas por los republicanos, quienes una y otra vez han expresado su alarma de que Irán está ampliando sus relaciones con varios gobiernos izquierdistas en América –incluyendo Cuba, Venezuela, Nicaragua y Ecuador (aunque casi nunca mencionan a Brasil o Argentina)–, como parte de una estrategia antiestadunidense.


Hoy, en entrevista con el canal de noticias derechista Fox News, Romney respondió a Obama afirmando que está “asombrado y escandalizado por sus comentarios. Esto es Hugo Chávez, esto es Venezuela, que ha invitado a que entre Irán, a que entre Hezbolá. Hezbolá, por supuesto, siendo delegado de Irán, potencialmente tiene acceso a armas que podrían ser usadas en nuestra contra. Este es Chávez, que elogia el movimiento de la Revolución Bolivariana y está diseminando dictaduras y tiranía en América Latina. Este es Chávez, quien apoya a las FARC y otra actividad terrorista en naciones como Colombia, que son nuestros amigos”.


En lo que es una de las primeras batallas retóricas en torno a América Latina durante esta ronda electoral, Romney continuó: “La idea de que esta nación no representa una amenaza para la seguridad de este país es simplemente naif (ingenuo). Es una admisión extraordinaria de este presidente de que está completamente fuera de contacto con lo que ha ocurrido en América Latina, región que es crítica para Estados Unidos. El presidente necesita enfocarse en lo que está haciendo Chávez, lo que están haciendo los Castro. Ésta es gente que llama a actos terribles contra América, y sugerir que eso no es importante es un pensamiento muy mal guiado y mal dirigido de nuestro presidente

Publicado enInternacional
 Gira del premier chino Wen Jiabao a Sudamérica y su coqueteo con el Mercosur
Antecedentes

En coincidencia con la tesis expuesta en Bajo la Lupa (8/7/12), Lignet (6/7/12), presunto portal de la CIA, opina que "Paraguay sin querer le dio una gran victoria (¡súper sic!) a Hugo Chávez, debido a la expulsión de Paraguay del Mercosur que permitió el ingreso de Venezuela".

El candidato de oposición de centro derecha Henrique Capriles Radonski, "íntimo de Israel", dijo que se inspira en el "modelo Lula" (BBC Mundo 13/6/12). Pues no le duró mucho su ilusión a Capriles Radonski, ya que el ex presidente brasileño Lula expresó en un video, en la clausura del Foro de Sao Paulo, su "apoyo total" a Hugo Chávez en la elección presidencial: "tu victoria será nuestra victoria" (El País, 7/7/12).

El rotativo seudo "ibérico" El País se atrevió a publicar el apoyo de Lula a Chávez, pintado como demonio por los "angelicales" cavernarios del neoliberalismo depredador.

El País es propiedad de Prisa –socia de Televisa en W Radio, y hoy controlada por la aseguradora británica Phoenix Group–, que ostenta una casi enfermiza latinofobia y, en particular, una hostilidad desinformativa contra el Alba, con el fin de promover los intereses neocoloniales de las trasnacionales españolas y anglosajonas.

Hechos

El apoyo entusiasta de Lula coincide con tres actos mayúsculos en Sudamérica: 1) el golpe de Estado "suave" en Paraguay; 2) el ingreso inesperado de Venezuela al Mercosur, y 3) la gira sudamericana del premier chino Wen Jiabao y su coqueteo con el Mercosur, al que propuso un tratado de libre comercio.

La gira del premier chino a cuatro países sudamericanos se inició con la Cumbre de Río+20, en donde hizo bloque común sobre el cambio climático (Xinhua, 22/6/12) con el grupo "Basic" (Brasil, Sudáfrica, India y China, es decir, unos BRICS pero sin Rusia).

El mayor logro de China fue con Brasil sobre el intercambio por 30 mil millones de dólares en divisas swaps para enfrentar la crisis financiera (BBC News, 22/6/12), lo cual es susceptible de crear la plataforma financiera que urge para que tanto Mercosur como Unasur se liberen de los grilletes de la esclavitud financierista anglosajona.

En su visita a Buenos Aires, Wen apoyó en forma conspicua el legítimo reclamo de Argentina sobre las islas Malvinas (Xinhua, 26/6/12). No es poca cosa.

China es ya el segundo socio comercial de Argentina, sobre todo en productos agrícolas, y la tercera fuente en inversión extranjera directa (FDI, por sus siglas en inglés) (Xinhua 24/6/12). El comercio bilateral ha crecido 31 por ciento en promedio anual en los recientes 10 años, donde destaca la agricultura, cuyo intercambio alcanzó el año pasado 5 mil 500 millones de dólares, la tercera parte del comercio bilateral. Argentina es una potencia agrícola a carta cabal: primer exportador de aceite de soya y harina, y segundo exportador de maíz (China Daily, 26/6/12).

Zhou Zhiwei, experto de la Academia de Ciencias Sociales de China, consideró que la "agricultura es el aspecto primario de la cooperación económica y comercial entre China y Latinoamérica" y agregó que "Brasil, Argentina y Chile desean reducir su dependencia de bienes manufacturados con China y al mismo tiempo exportar productos más procesados".

En 2011 el comercio de China con América Latina se incrementó más de 30 por ciento hasta 241 mil 500 millones de dólares, lo que lo convirtió en el tercer mayor socio comercial regional después de Estados Unidos y la Unión Europea.

Por lo pronto, China es el mayor socio comercial de Brasil y Chile y el segundo para Argentina, Perú y Venezuela (China Daily, 26/6/12).

China realizó inversiones no financieras por 10 mil 100 millones de dólares en América Latina el año pasado (segundo lugar de destino de las FDI chinas).

En forma significativa, China ha firmado acuerdos de libre comercio con Chile, Perú y Costa Rica, lo cual traduce traslapes con la Alianza del Pacífico que ponen en tela de juicio la política de contención multidimensional de Estados Unidos contra China.

Dos áreas fundamentales del intercambio bilateral transoceánico versan en la infraestructura y la regulación (¡súper sic!) financiera. Luis Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, proyecta que China se convierta en el mayor socio comercial de América Latina en los próximos cinco años.

Como anzuelo para la zona de libre comercio con el Mercosur, Wen anunció en Chile la creación de un fondo de inversión por 10 mil millones de dólares para proyectos de infraestructura (además de 5 mil millones de dólares en "cooperación"), mediante el cual Uruguay, del que China es segundo socio comercial (la soya representa 50 por ciento de sus exportaciones), prevé una inversión en el puerto de aguas profundas en el departamento de Rocha que el presidente José Mujica consideró como "la decisión geopolítica más importante" de su gobierno (China-files, 3/7/12).

Un punto importante radica en la cooperación entre Chile y China para desarrollar la superestratégica Antártida. ¿Los dejará Estados Unidos?

China se dispone a financiar la tercera parte del proyecto de rehabilitación del tren Belgrano Cargas, de 3 mil 200 kilómetros, que conecta Argentina con Bolivia y Chile (China-files, 26/6/12).

Las materias primas representan alrededor de 60 por ciento de las exportaciones de América Latina a China, mientras las empresas de manufactura chinas, como los gigantes en telecomunicación Huawei y ZTC, han invertido profusamente en la región.

Para sopesar el coqueteo del premier chino Wen al Mercosur habría que contrastarlo con la flamante Alianza del Pacífico de México/Perú/Colombia/Chile (con Costa Rica y Panamá como observadores y Canadá, Australia y Japón como invitados) mediante la Declaración de Paranal, firmada casi un mes antes (CNN México, 6/6/12).

A mi juicio, la Alianza del Pacífico forma parte del proyecto estadunidense Asociación Transpacífica (TPP, por sus siglas en inglés), formulado para contener a China (Ver Bajo la Lupa, 4 y 18/12/11; 11 y 15/1/12).

CNN refiere que los miembros de la Alianza del Pacífico cuentan "todos con costas en el Pacífico". En forma estrafalaria, el más locuazmente exaltado fue Calderón, quien alabó el neoliberalismo económico del nuevo bloque mercantil cuatripartita frente a las "políticas proteccionistas" de otros bloques de la región (v.gr. nacionalización de Repsol por Argentina y expropiación de la Red Eléctrica Española por Bolivia). No comments!

Según CNN, "Calderón destacó el potencial económico de la Alianza del Pacífico, al afirmar que sus economías reunidas representarían la novena más grande del mundo después de Italia" y "comparó el volumen de las exportaciones con las del Mercosur".

El presidente chileno Sebastián Piñera comentó que "los cuatro países de la Alianza del Pacífico tienen una población superior a los 215 millones de personas y suman más de un tercio del PIB de América Latina, y su comercio representa más de 50 por ciento del total en el subcontinente".

Conclusión

La plataforma de inversión bilateral se centra en materias primas, según SinoLatin Capital ("América Latina tiene lo que China necesita", 22/6/12): Latinoamérica posee las mayores reservas de plata del mundo (49 por ciento), cobre (44 por ciento) y estaño (33 por ciento), así como 16 por ciento de las reservas globales de petróleo y la tierra más fértil del planeta.

¿Alianza del Pacífico/Estados Unidos contra Mercosur/China?
Publicado enInternacional
Paradoja del golpe de Estado “suave” en Paraguay: mejora cualitativa del Mercosur
Ahora que anduve en Sudamérica me tocó percibir el repudio generalizado al golpe de Estado suave” propinado por el Parlamento fascistoide en Asunción, lo cual orilló a que dos mujeres (Dilma Rousseff, de Brasil, y Cristina Fernández, de Argentina) y un hombre (José Mujica, de Uruguay) suspendieran a Paraguay del Mercosur (anómalamente paralizado debido al veto del Senado paraguayo al ingreso de Venezuela). No me pude reunir con el secretario general de Unasur, el venezolano Alí Rodríguez, concentrado en el golpe de Estado “suave” en Paraguay, pero tuve la fortuna encontrarme con los dirigentes de las relaciones internacionales del PT, gobernante de Brasil (aliados de la dupla Lula-Dilma), quienes asistieron al Foro de Sao Paulo, en Caracas.


El intercambio con los dirigentes del PT brasileño fue fructífero y me llamó la atención su profunda visión geoestratégica y su honda preocupación, en primer lugar, por la exportación de la grave crisis financiera de EU y la Unión Europea (UE) a los países en vías de desarrollo de Sudamérica, en particular, y de América Latina (AL), en general –con la aberrante singularidad de Calderón, quien festeja las calamidades de la crisis financiera global, desencadenada por EU y que golpea a la UE, pese al nocivo efecto que ha causado en México como daño colateral (v. gr. Fuga de 15 mil millones de dólares a España para colmar los agujeros negros de Santander y BBVA).


Fue inevitable evaluar la dizque “elección” en México, donde me tocó prácticamente el monólogo y básicamente sacar las lecciones para Brasil, en particular, y Sudamérica, en general. Comenté a mis ilustrados interlocutores que deberían estar alertas a las atroces enseñanzas mexicanas sobre la dictadura desinformativa de Televisa, la cual, a mi juicio, representa el “nuevo muro de Berlín” por derrumbar. Brasil tiene un equivalente a Televisa, la televisora plutocrática cuan desinformativa Rede Globo (de la familia Marinho): una gran vulnerabilidad del gobierno petista que deberán paliar los demócratas brasileños. Sugerí que una medida democrática y plural consistiría en que cada partido y organización política –cuantitativa y cualitativamente creíble y “presentable”– debería tener su propia estructura multimediática con financiamiento de arranque por el Estado para así poder participar en el libre intercambio de las ideas y los programas. Hoy un partido político moderno debe contar con una estructura de ese tipo para ser competitivo en las urnas, ya que de otra manera son las plutocracias multimediáticas, quienes imponen su voluntad tiránica a los ciudadanos deliberadamente desinformados.


Otros dos sectores de alta vulnerabilidad de Brasil –por extensión, a toda Sudamérica, ya no se diga AL– se centran en su arriesgada dependencia tecnológica como en las finanzas alarmantemente sometidas a las dos plazas anglosajonas de Wall Street y la City. Unasur y Mercosur esperan con ansia la creación del primer banco de los BRICS.


Abordamos el caso de Paraguay y mis interlocutores externaron, paradójicamente, el efecto benéfico que había propiciado su suspensión al Mercosur, lo cual permitió levantar el veto al ingreso de Venezuela. Se abre así una ventana de oportunidad para que se inicie un proceso de ampliación creativa del mayor bloque comercial tanto sudamericano como latinoamericano. Desde ahora se encuentran en lista de espera para ingresar Guyana, Surinam, los países integrantes de la Alba y, en tres “descuidos”, Chile, Colombia y Perú –sin contar los países del bloque Cafta (TLC de Centroamérica y el Caribe con EU) que deseen desertar para crecer.


Esta innovativa situación no hubiera sido posible con la presencia obstruccionista de Paraguay sometido a un Senado de corte medieval, donde “extrañamente” las hijas gemelas de Baby Bush han comprado 50 mil hectáreas en una región superestratégica. La salida de Paraguay, por su inesperada consecuencia (ingreso de Venezuela), dio un enorme salto cualitativo al Mercosur, como destacan las cifras:


E1. Mercosur con Paraguay y sin Venezuela (en dólares estadunidenses). PIB nominal: Brasil 2.52 millones de millones, Argentina 435 mil 200 millones, Uruguay 49 mil 400 millones y Paraguay 22 mil 300 millones. PIB (poder de paridad): Brasil 2.28 millones de millones de dólares, Argentina 709 mil 700 millones, Uruguay 52 mil 20 millones y Paraguay 36 mil 210 millones. PIB per cápita (nominal): Brasil 12 mil 240 dólares, Argentina 10 mil 314, Uruguay 14 mil 896 y Paraguay 3 mil 409. PIB per cápita (PPA): Brasil 11 mil 93 dólares, Argentina 16 mil 820, Uruguay 15 mil 686 y Paraguay 5 mil 535. Superficie: Brasil 8 millones 514 mil 877 kms2, Argentina 2 millones 780 mil 400, Uruguay 176 mil 215 y Paraguay 406 mil 752. Habitantes: Brasil 205 millones 716 mil 890, Argentina 42 millones 192 mil 494, Uruguay 3 millones 316 mil 328 y Paraguay 6 millones 541 mil 591. Total. PIB (nominal): 3.02 millones de millones de dólares; PIB (poder paridad): 3.08 millones de millones de dólares; superficie: 11 millones 878 mil 244 kms2, y habitantes: 257 millones 767 mil 303.


Y 2. Mercosur con Venezuela y sin Paraguay. PIB (nominal): Venezuela 315 mil millones de dólares. PIB (poder paridad). Venezuela: 373 mil 700 millones. PIB per cápita (nominal): Venezuela 11 mil 250 dólares. PIB per cápita (poder paridad): Venezuela 13 mil 346 dólares. Superficie: Venezuela 912 mil 50 kms2. Habitantes: Venezuela 28 millones 47 mil 938. Total. PIB (nominal): 3.32 millones de millones de dólares. PIB (poder paridad): 3.42 millones de millones. Superficie: 12 millones 383 mil 542 kms2, y habitantes: 279 millones 273 mil 650.


Destaca que en todos los rubros sin excepción la suspensión de Paraguay y el ingreso de Venezuela mejoró cualitativamente a Mercosur, lo cual fue inmediatamente aprovechado por China, cuyo primer ministro, Wen Jiabao, andaba casualmente de gira por Sudamérica (Argentina, Uruguay y Chile) con pretexto de la cumbre Río+20, que, por cierto, se quedó en la inopia debido al obstruccionismo de los países pudientes.


La paradoja del golpe de Estado “suave” en Paraguay y el ingreso de Venezuela al Mercosur beneficia a China. A sabiendas del despliegue de su salto cualitativo, el astuto premier Wen –a quien tocó presenciar la escenografía del golpe de Estado “suave” de Paraguay– propuso un espectacular tratado de libre comercio entre China y el Mercosur.


Andrés Bermúdez Liévano (China-files, 26/6/12) expone que “China se ha consolidado como uno de los principales socios del Mercosur, exportando el año pasado 48 mil 451 millones de dólares e importando 51 mil 33 millones de dólares, principalmente de hidrocarburos, minerales y soya”.


Mientras Wen estaba en Sudamérica, nada menos que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, visitaba China, donde se reunió con el presidente Hu Jintao (Global Times, 5/7/12). Esta visita no es menor debido a la bioceanidad estratégica de Colombia, característica singular que no detenta ningún miembro del Mercosur. A mi juicio, ya empezó la gran batalla del Mercosur, proclive a un pacto profundo con China, frente a la reciente cuan inestable Alianza del Pacífico (instrumento de EU) de Chile/Colombia/Perú/México, cuyo destino estratégico se jugará tanto en Colombia como en Ecuador, lo cual abordaré ulteriormente.


No es gratuito que EU intente estrangular a Ecuador en la costa del Pacífico sudamericano.


http://alfredojalife.com @AlfredoJalife

Publicado enInternacional
 EEUU concede a Afganistán el estatus de aliado preferente fuera de la OTAN
El presidente de EE UU, Barack Obama, ha concedido a Afganistán el estatus de estado aliado preferencial fuera de la OTAN (MNNA, por sus siglas en inglés), lo que permitirá reforzar la relación militar bilateral, según ha anunciado este sábado la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, durante una visita sorpresa a Afganistán. La denominación ayudará a ambos países a sentar un marco en materia de cooperación en seguridad y defensa a largo plazo, explicó a Efe, Caitlin Hayden, una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC). Solo un número limitado de países cuentan con este estatus especial y esta es la primera designación que concede el Gobierno del presidente Obama.

 
El hecho de que Afganistán entre a formar parte del exclusivo grupo de países que gozan de una relación privilegiada cooperación en materia de seguridad "simboliza nuestra cada vez más profunda alianza estratégica y nuestro compromiso con la región", aseguró. Hayden añadió que este es un "paso importante" para demostrar el compromiso estadounidense con el nuevo acuerdo de cooperación suscrito en mayo pasado entre ambos países.


En una visita sorpresa a Kabul, Clinton ha ratificado con el presidente afgano, Hamid Karzai, el acuerdo que marcará la cooperación estratégica entre los dos países una vez se complete la retirada de las fuerzas internacionales prevista para 2014. Tanto Washington como Kabul quieren "un alianza duradera que fortalezca la soberanía de Afganistán, la estabilidad y la prosperidad, y que contribuya a nuestro objetivo común de derrotar a Al Qaeda y sus afiliados extremistas", aseguró la portavoz.

 
Esta designación "reforzará la relación bilateral de defensa, ayudando a apoyar los planes de defensa alineados, la adquisición y capacitación", agregó.

 
El estatus ofrece una serie de privilegios, tales como participar en proyectos conjuntos de investigación tecnológica y desarrollo de programas, entrenamiento y la posibilidad de recibir excedentes de material de defensa. Entre los países que cuentan con este régimen especial están Israel, Egipto, Australia, Japón, Corea del Sur, Jordania, Argentina, Nueva Zelanda, Bahrein, Filipinas, Tailandia, Kuwait, Marruecos y Pakistán.

 
El anuncio se produjo poco después de que Clinton, aterrizara en Kabul para reunirse con Karzai, antes de partir a la conferencia de donantes de Afganistán que se celebrará el domingo en Tokio.


EFE Washington 7 JUL 2012 - 08:26 CET

Publicado enInternacional
Irán advierte que si es atacado destruirá bases militares de EU
Teherán, 4 de julio. Irán afirmó este miércoles que cuenta con planes de contingencia para responder en “los primeros minutos” ante un posible ataque extranjero en su contra, y dijo tener capacidad para destruir bases militares de Estados Unidos en la región, cuya disponibilidad quedó demostrada en los tres días de los ejercicios militares Gran Profeta 7 que realizó esta semana.


El comandante de la división aeroespacial del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), brigadier general Amir Alí Hajizadeh, destacó las pruebas exitosas realizadas con toda clase de proyectiles como parte de las maniobras militares. Aseguró que Irán posee misiles listos para responder “en minutos” ante cualquier ataque armado de sus enemigos.


Apuntarían hacia Israel



Ante periodistas que cubrieron los tres días de juegos bélicos finalizados este miércoles, el oficial del CGRI señaló que una de las principales características fue el empleo de misiles de corto, mediano y largo alcances disparados contra hipotéticos enemigos. Mencionó a Estados Unidos y advirtió que apuntarían a Israel en minutos si Irán es atacado.


Subrayó que “todas estas bases se encuentran dentro del alcance de nuestros misiles; lo mismo que los territorios ocupados (Israel)”. El general indicó que “son buenos objetivos para nosotros”. Añadió que hay 35 bases militares estadunidenses en la región que pueden ser destruidas totalmente, según citó la agencia iraní de noticias Fars.


Las instalaciones militares de Estados Unidos en Medio Oriente están en Bahréin, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Turquía. Además, posee otras 10 bases en Afganistán y Kirguistán.


El comandante de la división aeroespacial del CGRI apuntó que se enfatizó en exhibir los poderes disuasivos de esta nación “para enfrentar complots hostiles”, en alusión a Israel y países árabes aliados de Washington en el Golfo Pérsico. Por lo demás, aseveró que “los 33 años de sanciones (económicas, políticas y diplomáticas de Occidente) contra la república islámica de Irán han fracasado”.


El vicepresidente iraní, Mohamed Reza Rahimi, afirmó que las sanciones de Estados Unidos y sus aliados europeos contra su país han resultado “improductivas” y han servido de acicate al desarrollo y la autosuficiencia, por lo que han fracasado en su objetivo de impedir el progreso de la nación, en alusión a la aplicación desde el primero de julio de sanciones adicionales a las ventas de petróleo iraní.


Las sanciones de Estados Unidos contra terceros países que compren petróleo a Irán son “trucos políticos” destinados a “secuestrar el mundo”, señala un comentario publicado este miércoles en China, en el Diario del Pueblo. Agrega que Estados Unidos generará “riesgos y caos” en las actividades económicas de otros países al obligarlos a suspender sus compras de petróleo iraní.


Una ley firmada por el presidente estadunidense, Barack Obama, a finales del año pasado, estipula que a las instituciones financieras cuyos gobiernos continúen comprando crudo iraní a partir del 28 de junio se les negará el acceso al mercado financiero estadunidense. La acción está destinada a frenar el programa nuclear de Irán.


Aunque de último momento a China se le concedió una exención de 180 días por haber “reducido significativamente” las compras de petróleo a Irán, el periódico critica que Estados Unidos se considere “desde hace mucho tiempo vocero y árbitro del mundo entero, que juzga a otros países e impone sanciones unilaterales para su propio beneficio”.


China es el tercer importador de petróleo de Irán. En 2011 compró 27 millones de toneladas del hidrocarburo iraní.


Irán tiene capacidad de producir 4 millones de barriles de petróleo al día, lo que representa 5 por ciento de la producción mundial total.


Funcionarios estadunidenses dicen que debido a las sanciones las exportaciones de petróleo de Irán han descendido a 1.5 millones de barriles diarios, a diferencia de los 2.5 millones del año pasado.


Las potencias mundiales e Irán llevan a cabo desde el martes una reunión “técnica” en Estambul sobre el programa nuclear iraní.

Enmienda de EU contra Rusia: la “línea Magnitsky”
En la reciente reunión del Grupo Bilderberg en Chantilly (Virgina, Estados Unidos, EU) prevaleció el apoyo a los disidentes rusos de proclividad neoliberal, según la amplia cobertura que le proveyó el sitio Infowars, que dirige Alex Jones.


Siempre fui muy reticente a tomar en serio las deliberaciones y alcances del Grupo Bilderberg, que concentra a la crema y nata de personalidades de la muy pasada de moda Comisión Trilateral (cuyo primer director fue el geoestratega Zbigniew Brzezinski) y que llegué a calificar de reliquia de la guerra fría.


El lituano Daniel Estulin es autor del best seller La verdadera historia del Grupo Bilderberg, de corte conspiracionista, y que es libro de cabecera de varios mandatarios.


Llama la atención la profusa receptividad de la prensa rusa –desde Russia Today hasta Pravda– a las deliberaciones ocultas del Grupo Bilderberg. Como se trata de cónclaves ultrasecretos de la supuesta elite noratlantista (con uno que otro asiático nipón y ningún latinoamericano) que supuestamente maneja la agenda global, resulta imposible evaluar sus objetivos y decisiones, salvo en forma tangencial.


Si bien el Grupo Bilderberg existe, mantengo mi postura, hasta prueba en contrario, de que constituye una reliquia del caduco orden mundial unipolar que no toma en cuenta la nueva configuración del incipiente reordenamiento multipolar (ascenso de los BRICS), lo cual no obsta para que “conspiren” (literalmente) contra la estabilidad rusa durante la tercera gestión del zar geoenergético global Vlady Putin, puesto a prueba tanto al interior como al exterior por los noratlantistas nostálgicos de la unipolaridad neoliberal.


¿Cual será la capacidad de daño del Grupo Bilderberg contra Rusia? Mucho dependerá de la influencia que ejerzan sobre los tomadores de decisiones a ambos lados del nor-Atlántico, hoy sumido en una grave crisis financiera.


El investigador Wayne Madsen reporta que el Grupo Bilderberg invitó este año a prominentes políticos anti-Putin –Anatoly Chubais, Garry Kasparov y Boris Nemtsov– y proyecta fomentar mayores disturbios en Rusia (The 4th Media, 14/6/12).


Chubais fue quien abrió las puertas del infierno de la privatización en Rusia en la etapa de Boris Yeltsin, la cual desembocó en la polución financiera de los vilipendiados “oligarcas” (unos encarcelados y otros exiliados en Gran Bretaña e Israel).


Madsen señala que Chubais, Kasparov y Nemtsov “representan la ideología política neoliberal apoyada por George Soros” y que gozan de contactos privilegiados con el polémico embajador de EU en Moscú, Michael McFaul, quien “enarbola abiertamente la causa opositora” a Putin.


En forma interesante, los contestatarios de Occupy Wall Street y miembros del Partido del Té se manifestaron en las afueras del cónclave secreto del Grupo Bilderberg.


Días después del cónclave “secreto” del Grupo Bilderberg, Valentina Matviyenko, jefa del Consejo de la Federación Rusa, arremetió contra la Enmienda Magnitsky, promovida en el Congreso de EU, como “barbárica” y de abierta interferencia en los asuntos internos de otro país, lo cual amerita represalias de Rusia (Russia Today, 28/6/12).


De forma ominosa, Matviyenko advirtió que la polémica Enmienda Magnitsky podría provocar una ruptura en las relaciones de EU y Rusia que podrían dañar al mundo entero (¡supersic!): “Ningún Estado que se respete puede digerir este gesto hostil”. Según la importante parlamentaria Matviyenko, “Rusia no iba a ofrecer la otra mejilla” ante la afrenta del Congreso de EU.


Fustigó que la Enmienda Magnitsky resguarda los intereses de ciertas fuerzas estadunidenses, que no cita, y que “se oponen al arreglo de una cooperación constructiva entre EU y Rusia”.


Consideró que como relevantes actores en la política y economía mundiales, la “situación del mundo como un todo depende de las relaciones normales” entre EU y Rusia. Como que suena muy “holística” Matviyenko y, a mi juicio, los facciosos unimundialistas estadunidenses no le harán el menor caso.


La Enmienda Magnitsky, que ha causado furor en Rusia, fue aprobada por el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara e impone prohibiciones de visas y el congelamiento de cuentas a los rusos que EU acusa viola los derechos humanos.


De forma más específica, la enmienda va dirigida a quienes están vinculados con el abogado de Hermitage Capital –misteriosa empresa británica (¡ojo!) de inversiones–, Sergey Magnitsky, quien murió por maltrato durante su inhumana custodia carcelaria en 2009.


La Enmienda Magnitsky para ser operativa requiere de su aprobación por el pleno del Congreso, así como de la rúbrica de Obama (quien la podría vetar eventualmente para no entorpecer más las relaciones).

El lamentable asesinato del abogado Sergey Magnitsky es condenable, pero es una deplorable situación que sucede a diario y desde hace mucho en la frontera sur estadunidense sin levantar muchas cejas en el Congreso. Incluso, EU cobija en la Universidad de Yale a Zedillo, presunto etnocida de Acteal y Aguas Blancas.


¿Qué existe de fondo para que el Congreso de EU, después de la Unión Europea, tome en forma tan personal el caso de Sergey Magnitsky? ¿Necesita EU una coreografía de guerra fría bajo la cobertura de los muy explotados “derechos humanos” con el fin de desestabilizar a Rusia al interior, al unísono de las manifestaciones teledirigidas de la oposición, además de presionar al exterior con el despliegue del escudo misilístico antibalístico, en una clásica operación de pinzas?


El Ministerio del Exterior ruso ha reaccionado en forma airada a lo que consideran una injerencia en su sistema judicial y en su “soberanía” (tan preciada por Medvedev y Putin). Rusia ha replicado con su interdicción al ingreso de funcionarios de EU bajo sospecha de violar los “derechos humanos”, tema que se ha vuelto veneno puro para desestabilizar a Moscú, como sucedió en la etapa de la guerra fría con Brejnev.


El mismo día de la vigorosa reacción de funcionarios rusos por el asunto Magnitsky, Putin alertó a graduados de academias y universidades militares que el ejército debe “responder rápida y adecuadamente a cualquier amenaza de uso de la fuerza” (Russia Today, 28/6/12), lo cual puede ser interpretado como una advertencia velada al injerencismo foráneo.


Xavier Lerma, de English Pravda (11/6/12), confronta al presidente ruso y al grupo secreto de marras: “Vladimir vs Bilderberg”. Lerma arremete contra el embajador de EU McFaul y los miembros del Grupo Bilderberg, como George Soros. Acusa a McFaul de estar detrás de las protestas callejeras en Moscú y cita la confesión de su intervencionismo en las revoluciones multicolores de Georgia y Ucrania, las cuales, a juicio del hiperactivo embajador de EU, “no violan más (¡súpersic!) las normas internacionales”.


Lerma exalta las dotes de “ajedrecista político” de Putin, quien puede “proteger a Rusia”. A su juicio, el problema yace en que el Grupo Bilderberg “subestima a Putin, a quien intentaron asesinar (sic) este año donde Doku Umarov, un terrorista apoyado por EU (¡súpersic!), está implicado”. ¡Esto es muy grave y no se conoce lo suficiente!


A semejanza de añejo Rubicón, Rusia ha trazado nítidamente la frontera de la “línea Magnitsky” con EU, de la que difícilmente existe vuelta atrás.


http://alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalife

Publicado enInternacional
Miércoles, 04 Julio 2012 07:23

Nuevas formas de golpismo en la región

 Nuevas formas de golpismo en la región
La destitución del presidente de Paraguay, Fernando Lugo, abrió un debate entre intelectuales y políticos respecto de las nuevas formas de golpismo en América latina. Los presidentes de la Unasur resolvieron en la cumbre de Mendoza que se trató de “una ruptura del orden democrático” y, en concordancia con el Protocolo de Ushuaia, suspendieron la participación de Paraguay en ese bloque regional y también en el Mercosur. Sin embargo, la contundente y unánime respuesta política regional no agotó el debate intelectual que sigue generando controversias. Página/12 consultó a los politólogos Aníbal Pérez-Liñán y Amílcar Salas Oroño y también al director nacional electoral, Alejandro Tullio, quienes compartieron críticas al proceso de remoción de Lugo, pero también señalaron que la debilidad política del mandatario depuesto contribuyó al desenlace irregular de la crisis paraguaya.


“Es tentador llamar a lo que ocurrió en Paraguay como golpe de Estado, pero creo que es un error porque no permite entender claramente lo que sucedió. No hubo una operación militar en contra del presidente electo, como en Honduras hace tres años. En Paraguay, el Congreso abusó de su autoridad constitucional para destituir al presidente”, sostiene Pérez-Liñán, doctor en Ciencia Política de la Universidad de Nôtre-Dame y uno de los mayores especialistas argentinos en política comparada latinoamericana. Pérez-Liñán, además, es autor del libro Juicio Político al presidente y nueva inestabilidad política en América Latina, que analiza las crisis presidenciales de la región durante los últimos veinte años, en donde cayeron 21 presidentes, pero sólo en tres hubo intervención militar. Para Pérez-Liñán, “estirar” la etiqueta de golpe de Estado lleva a “un callejón sin salida”, porque podría derivar en que toda caída de un presidente pueda ser denunciada ante la OEA como un golpe y, según mayorías circunstanciales, convertirse en un recurso de “intervención arbitraria”.


“En cualquier caso, la caída de un presidente electo es una tragedia constitucional, pero la desmilitarización de la política latinoamericana en los últimos veinte años es un logro que no debe ser ocultado por un juego de palabras”, concluye el docente de la Universidad de Pittsburgh que, si bien calificó como “dudoso” el proceso de juicio político, afirmó que su legalidad está dada por la autoridad constitucional del Congreso para llevarlo adelante.


Desde otra perspectiva, para Salas Oroño se trata sin dudas de un golpe de Estado, “tanto por falta de demostración sustantiva y articulada de argumentos expuestos en el juicio político como por la ausencia de una posibilidad efectiva de defensa”. Doctor en Ciencias Sociales de la UBA e investigador del Instituto de Estudios de América latina y el Caribe dependiente de la misma universidad, Salas Oroño advierte que el caso paraguayo constituye un ejemplo de lo que denomina la implantación de una “ideología parlamentarista” como un fenómeno construido con el esfuerzo combinado de las elites conservadoras en cada país en alianza con los medios de comunicación, “que fuerzan una específica interpretación de la realidad en la que se desvaloriza la legitimidad de los poderes ejecutivos”.


“De un lado se encuentran determinados Poderes Ejecutivos que, con mayor o menor determinación, se plantean como horizonte político desagregar los elementos tradicionales de las dialécticas neoliberales. Del otro, Parlamentos que funcionan como refugios institucionales para la reorganización política de las diferentes oposiciones. Lo que no pueden lograr de otra forma, los sectores opositores lo encuentran a través del Parlamento”, explica Salas Oroño.


Tomando esta idea, para Salas Oroño el principal déficit del gobierno de Lugo debería ubicarse en el plano político: “En comparación con los otros gobiernos del mismo signo en el Cono Sur, que también tienen deudas sociales en su haber, Lugo no logró, ni siquiera, un cambio en los realineamientos de las identidades políticopartidarias. La debilidad de las fronteras políticas que trazó no sirvió ni para retener a sus propios aliados; a fin de cuentas, fue el Partido Liberal el que definió la suerte del Presidente”, concluye.


En un sentido similar, el abogado y titular de la Dirección Nacional Electoral, Alejandro Tullio, cuestionó la actitud del Senado paraguayo y argumentó que en la Constitución “hay conceptos que no explicita porque su significado esta implícito”. Uno de esos significados implícitos es el de juicio, “que requiere de acusación circunstanciada en hechos, ejercicio sustancial –no formal– del derecho de defensa y, además, una sentencia fundada”. Para Tullio el Senado en los hechos no juzgó ni sentenció, sino decidió y votó la destitución “en un ejercicio autojustificativo donde el fundamento de la decisión es únicamente la facultad legal de tomarla”. Según Tullio, esta actitud se condice con “una especie impropia de revocatoria de mandato” por parte del Senado, la cual es impropia porque sólo puede revocar quien otorga el mandato que es el pueblo paraguayo.


El debate no parece encontrar una conclusión común al final del análisis. La calificación como golpe de Estado depende, en gran medida, del énfasis que se les otorgue a las irregularidades reconocidas por los intelectuales en el proceso de destitución, encabezadas por la falta de un ejercicio real del derecho de defensa, la falta de rigor en la acusación realizada por la Cámara de Diputados y los plazos acelerados que sirvieron para evitar el impacto de la presión internacional.


Este análisis va en sintonía con las palabras del secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, quien afirmó en referencia al caso que “el estricto apego a la letra formal de la norma no significa necesariamente el apego a los principios”.

Publicado enInternacional
Occidente podría dejar Siria en manos de Assad dos años más
El presidente de Siria, Bashar Assad, podría durar más de lo que sus opositores esperan, con la tácita aceptación de líderes occidentales, ansiosos de asegurar nuevas rutas petroleras hacia Europa vía Siria, antes de la caída del régimen. Según una fuente íntimamente involucrada en una posible transición del partido Baaz en el poder, estadunidenses, rusos y europeos están fraguando un acuerdo que permitiría a Assad quedar como líder de Siria durante al menos dos años a cambio de concesiones políticas para Irán y Arabia Saudita, tanto en Líbano como en Irak.

A Rusia se le garantizará la continuidad de su base militar en la ciudad costera siria de Tartus y una relación con el gobierno en Damasco que surja eventualmente con el apoyo de Irán y Arabia Saudita. La reciente concesión de Rusia, en el sentido de que Assad podría no ser esencial en la futura estructura del poder sirio, es parte del entendimiento en Occidente que podría aceptar la presidencia de Assad a cambio de un acuerdo que impida una guerra civil.

La información proveniente de Siria sugiere que el ejército de Assad "está recibiendo una paliza" de rebeldes armados, que incluyen tanto a fuerzas islamitas como nacionalistas. Se cree que al menos 6 mil soldados han sido asesinados o resultado muertos en combates desde que comenzó la rebelión antigubernamental, hace 17 meses. Hay reportes no confirmados de que cada semana hasta mil nuevos combatientes sirios son entrenados por mercenarios sirios en una base usada por autoridades occidentales, en la que supuestamente "personal de seguridad" realiza "ejercicios antiterroristas".

Las negociaciones entre Estados Unidos y Rusia –que son fáciles de negar y se ocultan cínicamente detrás de acusaciones mutuas entre Hillary Clinton y su par ruso, Sergei Lavrov– implican que las superpotencias reconocerían la influencia de Irán sobre Irak y su relación con sus aliados de Hezbolá en Líbano, al tiempo que se alentaría a Arabia Saudita –y Qatar– a garantizar los derechos de los musulmanes sunitas en Líbano e Irak. El surgimiento de Bagdad como centro de poder chiíta ha causado mucha angustia a Arabia Saudita, cuyo apoyo hacia la minoría sunita en Irak ha llevado a una fuerte división política.

Pero el objetivo real de las pláticas entre las potencias mundiales gira en torno a la determinación de Occidente de garantizar petróleo y gas de los estados del Golfo y dejar de depender de los suministros de Moscú. "Rusia puede cerrarle el grifo a Europa cuando quiera, y esto le da tremendo poder político", señala una fuente. "Hablamos de dos rutas petroleras fundamentales hacia Occidente: una que pasa por Qatar y Arabia Saudita vía Jordania y Siria y por el Mediterráneo hasta Europa, y otra que va de Irán pasando por el sur chiíta iraquí y Siria hasta llegar también al Mediterráneo hacia Europa. Esto es lo que importa y por eso están preparados para dejar que Assad se quede otros dos años de ser necesario. Estarían perfectamente conformes con eso, y Rusia tendría un lugar en la nueva Siria".

Diplomáticos que aún discuten esos planes deben, desde luego, ser tratados con cierto escepticismo. Una cosa es escuchar a líderes políticos decir que el régimen sirio es la escoria por su abuso contra los derechos humanos y sus matanzas, y otra muy distinta que los diplomáticos occidentales están más que listos para poner todo esto de lado en favor de ver "el panorama completo" que consiste, como de costumbre en Medio Oriente, en el petróleo y el gas. Están dispuestos a tolerar la presencia de Assad hasta el final de la crisis antes que insistir en que su partida es el principio del fin. Los estadunidenses opinan lo mismo y ahora Rusia cree que la estabilidad es más importante que el mismo Assad.

Queda claro que el gobernante sirio pudo haber continuado las extensas reformas que dejó su padre, Hafez Assad, fallecido en 2000. En ese momento, según funcionarios sirios, la economía nacional estaba en mucho mejor estado de lo que se encuentra hoy la economía de Grecia. Pero poco a poco, las voces más razonables que influenciaban el liderazgo de Assad fueron quedándose sin poder. Un funcionario cercano al presidente lo llamó durante el peor momento de los combates del año pasado y dijo que "Homs arde". La reacción de Assad fue rehusar cualquier comunicación personal con el funcionario e insistió en que éste le enviara exclusivamente mensajes de texto. "Assad ya no tiene poder personal sobre lo que ocurre en Siria", señala un informante. "No es porque no lo quiera, sino porque están pasando tantas cosas en todo el país que un solo hombre no puede mantenerse al tanto de todo".

Assad aún tiene la esperanza, según veteranos del ejército, en una solución como la de Argelia. Tras la cancelación de elecciones democráticas en Argelia, su ejército y generales combatieron sin piedad a rebeldes y guerrilleros islamitas en todo el país durante los años 90, y perpetraron torturas y matanzas con un saldo de 200 mil muertos, para conservar el poder.

En medio de esta crisis, Argelia envió una delegación castrense a Damasco para que la cúpula militar de Havez Assad le contara cómo el ejército sirio destruyó la rebelión islamita en Hama, con un costo de 20 mil muertos, en 1982. La guerra civil argelina, notablemente similar a la que ahora afecta al régimen de Assad, desplegó muchas de las características de la actual tragedia en Siria: bebés degollados, familias asesinadas por misteriosos "grupos armados" paramilitares, poblados enteros bombardeados por las fuerzas del gobierno.

Y, lo que es más interesante para los hombres de Assad: Occidente siguió respaldando al régimen de Argel, políticamente y con armas durante los 90 mientras soplaba y resoplaba por los derechos humanos. Las reservas de petróleo y gas fueron más importantes que las muertes de civiles. De la misma forma, hoy Damasco confía en el deseo occidental de encontrar una ruta siria para obtener combustibles y su disposición a tolerar asesinatos. Jamil Hassan, capitán de inteligencia de la fuerza aérea siria, es ahora el "asesino" del régimen, no tanto Maher, hermano de Bashar, a cuya Cuarta División se ha dado demasiado crédito por sofocar la revuelta, sin lograr aplastarla del todo.

Mientras, Occidente tiene que lidiar con su contacto con Siria, Mohamed Nassif, quizá el más cercano asesor de Assad. Sin embargo, prevalece la incógnita de si Assad, independientemente de cuánto ignora sobre el control militar del terreno, realmente entiende la épica importancia política de lo que ocurre en su país. Antes de la rebelión, líderes europeos y turcos quedaron boquiabiertos cuando el gobernante aseguró que fuerzas sunitas en el norte de la capital libanesa de Trípoli intentaban crear un "Estado salafista" que amenazaba a Siria. El cómo esta extraordinaria afirmación, basada seguramente en tonterías dichas por algún agente de inteligencia, se formuló en la mente de Assad sigue siendo un misterio.


Traducción: Gabriela Fonseca
Publicado enInternacional