“Retornamos a nuestras regiones pero no nos vamos”. Así lo enfatizó Aída Quinqué, Consejera Mayor de Tierradentro y representante del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric). La frase fue pronunciado el domingo 23 de noviembre, en horas de la tarde, al momento de socializar los resultados de la reunión sostenida el sábado 22 con los representantes gubernamentales, en la cual el NO oficial fue la constante. El informe no pudo dibujar de manera más meridiana la voluntad política y el carácter del actual gobierno, obstinado en desconocer los derechos indígenas y los acuerdos firmados con representantes estatales en los últimos 17 años.

No a desistir del TLC. No a revisar las leyes rurales, de aguas y minera. No a la aprobación de la Convención de los pueblos indígenas firmada por la mayoría de países  miembros de Naciones Unidas. Así trascurrieron las 11 horas de debate en el recinto del Congreso de la República. No pudo obviarse, en el debate, desde luego, lo sucedido en el Resguardo La María, Piendamó, entre el 14 y 15 de octubre, días durante los cuales fue asesinado por tiro de fusil un comunero y heridos, por explosiones y tiros recalzados, no menos de otros 150 indígenas. La nota sobresaliente de esta parte del debate provino del coordinador de la Guardia Indígenas, que ante la crítica del Ministro de Defensa por el castigo –según el tortura- proferido contra un soldado infiltrado en La Minga, respondió: “Si, nos equivocamos en ese castigo pues al que se debiera de latigar es a usted”. 

Para negarse a cumplir con las demandas de los pueblos indígenas, que ahora ganan más y más simpatía nacional, el gobierno se valío de estratagemas jurídicas que realzan la seguridad democrática, la recuperación de la confianza inversionista y, que dejan en último lugar la inversión social, lo que impide a todas luces la sola posibilidad de diálogo sobre aspectos de beneficio común, así como dar cumplimiento a los acuerdos firmados de vieja data con diversidad de comunidades indígenas.

Razón más que suficiente para que La Minga continúe, no sólo como mecanismo para concretar los cinco puntos que le dieron origen y la dinamizan, sino además, y esto como factor fundamental, como estrategia y metodología para integrar los movimientos sociales colombianos, dotándolos de un referente de poder. La decisión de instalar el Congreso de los Pueblos, el próximo 12 de octubre, así lo confirma.

El regreso

Este lunes 24 partirán para sus regiones los más de 10.000 indígenas que con espíritu aguerrido emprendieron este largo viaje desde hace más de 20 días, caminando la palabra por distintas regiones del país y enseñándole a los citadinos que los indígenas no son como los pintan, indicándoles con total vitalidad que contra la injusticia y el mal gobierno el camino no puede ser el conformismo, sino la unidad y las resistencia civil de todo el pueblo colombiano.

Ayer domingo 23 partieron para sus regiones las comitivas del Tolima y Risaralda. Los viajantes desbordaban felicidad, las bocinas de la chivas sonaban a rabiar, mientras un ritual de manos en alto agradecían y proyectaban seguridad de triunfo para las luchas sociales. Una Minga que sintetiza, en su etapa inicial, el trasegar de la palabra. Y su desarrollo – proyección cuando los indígenas y sectores sociales del país entero comiencen a darle forma a una perspectiva de legislación de los pueblos.

Queda pendiente la evaluación colectiva de este ejercicio de resistencia. Por lo pronto algunos detalles, como los resumidos por Feliciano Valencia, Representante Cric, y vocero de La Minga, “muchos no conocían Bogotá. Para ellos esto es un sueño hecho realidad. Tomamos la decisión desde un comienzo de estar en la Universidad Nacional porque es el centro de pensamiento del país. Pero, quién lo iba a pensar, nosotros con esta Minga ya hemos estado en varias universidades: pasamos por la del Valle, luego por la del Quindio, Cundinamarca y ahora La Nacional. Y ha sido muy bonito, porque nosotros hemos aprendido de los estudiantes y ellos han aprendido de nosotros, esto es un intercambio de culturas. La Minga es una Universidad”.

Este lunes 24 se llevará a cabo una rueda de prensa, la entrega oficial de la Univesidad a sus autoridades y estudiantes y un mitín frente a la embajada de los Estados Unidos, con el cual los comuneros dejarán en claro su posición frente a la posiblidad de un TLC con ese país, al igual que con respecto a otros países, como Canadá y los mismos europeos, los cuales no hacen más que concretar beneficios para las multinacionales en Colombia. Acto que pretende ir al fondo “ir a la causa de la enfermedad. Tenemos que curar esa causa para no seguir enfermos y por eso tenemos que llegar a esos países, pues son ellos los que han generado este conflicto social, con su cultura de individualismo y consumo”, agregó Feliciano Valencia.

Por: Julián Carreño

Publicado enColombia
Martes, 11 Noviembre 2008 10:57

Marcha universitaria arriba a Bogotá

Lunes 10 de noviembre. Tras seis días de marcha, estudiantes de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, UPTC, principal Universidad del departamento de Boyacá, arribaron a Bogotá.

Cansados pero alegres por la justeza de su protesta, la marcha avanzó por la autopista norte de Bogotá, hasta llegar a su meta: la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, sede Macarena.

Ni préstamo ni reforma


El motivo de su protesta no es menor: denunciar y oponerse a la pretensión del Ministerio de Educación de aplicar un préstamo condicionado a un convenio de concurrencia, así como de aplicar la Ley 550 de quiebras. Lo que de otro lado incluye un plan de reestructuración que aumenta el valor de las matrículas hasta en 1.000%, y que desde ya empieza a desmontar la planta de personal docente de este centro de estudios.

La medida gubernamental, es ya tradicional, así hicieron con la Universidad del Atlántico. Es la solución que tiene el Gobierno para todas las universidades con déficit presupuestario, aprovechándolo para implementar medidas neoliberales. El actual déficit en la UPTC supera en la actualidad los 14.000 millones de pesos y que para el 2009 se calcula alcanzará los 18.000 millones.

Déficit proveniente, en su mayoría, de la multiplicación de alumnos, casi en un 100% en menos de cinco años (2003 – 2008), sin que ello significara igual incremento en el presupuesto, la cada vez menor participación porcentual de los recursos del Estado en el presupuesto de la Universidad, el incumplimiento en el pago de los montos financieros que por ley le corresponden a la UPTC y las millonarias cuantías que el gobierno nacional le adeuda y que no son cancelados de manera alguna.

La marcha continuará este martes 11, desde la plaza de Toros hasta la plaza Simón Bolívar, a partir de las10:00.a.m. Marcha a la cual se sumarán estudiantes de todoas las universidades públicas de la ciudad, en un sólo grito: no a la privatización. No al préstamo. No a la Ley 550.
Publicado enColombia