Congreso aprueba Jurisdicción Especial para la Paz

Es difícil imaginar el proceso de paz entre el gobierno nacional y las Farc sin recurrir, paradójicamente, a la metáfora de la guerra para ilustrarlo. Tal vez porque es el recurso más antiguo en la historia de los narradores para explicar eventos cruciales de la vida o porque estamos contaminados con más de cincuenta años de conflicto armado. De cualquier manera, siempre es mejor la guerra como metáfora que como realidad. En ese sentido es admisible decir, entonces, que en la segunda semana de marzo, tras varios días de debate en la Sala Plena del Senado, la paz ganó otra batalla con la aprobación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que, sin embargo, dejó una sensación agridulce, por no decir amarga.


Tras refrendar el Congreso los acuerdos el treinta de noviembre del año pasado  yaprobar, días después, la Corte Constitucional el Fasttrack, se daba inicio a un nuevo capítulo del proceso de paz: blindarlos jurídicamente, una condición fundamental para su implementación efectiva.


El primer paso en este sentido se dio el mismo lunes dos de diciembre con la creación de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo de Paz (Csivi), conformada por tres delgados de las Farc: Iván Márquez, Jesús Santrich, Victoria Sandino y tres del Gobierno Nacional: Sergio Jaramillo, Juan Fernando Cristo y Rafael Pardo. Esta instanciatiene por objetivo vigilar que los acuerdos se cumplan, dada la tendencia del presidente Juan Manuel Santos a grabar sobre piedra promesas que luego incumple, y a su vez dirimir los conflictos que surjan en la implementación.


A su vez, para cubrir todos los frentes, se instaló el Consejo Nacional de Reincorporación (CNR), organismo conformado por: la ministra del trabajo, Clara López Obregón, y el director de la Agencia Colombiana para la Reintegración, Joshua Mitrotti, en representación del gobierno nacional; y Arturo Alape y Jairo Quintero, en nombre de las Farc. Este Consejo tiene el objetivo de establecer el cronograma y adelantar el seguimiento de la reincorporación de los guerrilleros a la vida civil. Del mismo modo otras instancias se encargan de vigilar la seguridad de los reinsertados, con observadores del Gobierno, las Farc y delegaos internacionales.


Así, en estas condiciones el Gobierno pudo presentar, con la bendición de las Farc, las normas y leyes al Congreso de la República. Pero de inmediato surgieron varios problemas. El primero: la priorización. Desde un principio el Gobierno dijo que tenía cincuenta iniciativas por presentar, pero muchas de ellas aún en borrador. La más urgente, dado que las Farc sólo durarían 180 días concentrados en los campamentos, era la ley de Amnistía e Indulto, entendida como «la posibilidad de impedir el enjuiciamiento penal y, en algunos casos, las acciones civiles contra ciertas personas o categorías de personas con respecto a una conducta criminal específica cometida antes de la aprobación de la amnistía; o la anulación retrospectiva de la responsabilidad jurídica anteriormente determinada», y el indulto como“un acto oficial que exime a un delincuente o delincuentes condenados de la aplicación de la pena en todo o en parte, sin borrar la condena en que se basa” .


Fuentes oficiales habían marcado el cinco de diciembre como fecha límite para radicarla en el Congreso, pero sólo hasta el 19 del mismo mes lo hicieron realidad. Con la ley en el Congreso surgía el segundo obstáculo: la oposición. Si bien el Ejecutivo tiene en su bolsillo a la mayoría en el Congreso, existía cierta incertidumbre frente al alcance de la oposición para frenar el proceso de paz; específicamente del Centro Democrático. Como era de esperarse se hicieron escuchar afirmando que la amnistía y el indulto, tal y como la radicaron, abría las puertas a la impunidad. Sin embargo, varios expertos han afirmado que este proceso de paz es el único en la historia de acuerdos en el mundo donde las guerrillas se someten a ser juzgadas.


Aún así, pese a la oposición, la ley se aprobó en primer debate de Cámara y Congreso y el 31 de diciembre el Presidente la sancionóbajo la ley 1280 de 2016. La agilidad del trámite pudo provenir de los micos introducidos a esta norma, como los beneficiosa militares condenados y presos.


El segundo proyecto, considerado por el Gobierno como la columna vertebral de la paz,no corrió con la misma fortuna. En febrero del presente año el Ejecutivo envió al Congreso el proyecto de JEP. Pero luego de varios días de debates, el ocho de marzo se aplazó la votación cuando varios congresistas entraron en confrontación. Carlos Felipe Mejía, del Centro Democrático, le respondió a Jairo Estrada: «Claro, como les gusta es el plomo»; luego de que aquel dijera que no le gustaba la posición del Centro Democrático frente a la JEP Ante lo cual, unmiembro de Voces de Paz arremetió insinuando que el CD eran paramilitares. Claudia López, a su vez, también lanzó sus mordaces comentarios contra este partido cuando se salieron en plena votación: «aquí no los invitamos al salón social sino para que vengan a legislar. Con todo y que se ganaron la curul en una rifa, no son capaces ni de eso», afirmó.


Pero, más que por lo anterior, los retrasos fueron provocados por ciertas bancadas para ganar tiempo y así poder implementar las modificaciones necesarias para beneficiar a militares y ciertos miembros de la sociedad civil, es decir, dejarde par en par la puerta de la impunidad y, sobre todo, cerrar con doble llaveel cuarto de la verdad.


Con la Jurisdicción Especial para la Pazse conformarán ocho órganos cuyos objetivos son la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición del conflicto. Estos son:la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la no Repetición; la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas; el Tribunal Especial para la Paz; la sala de recomendación de verdad, de responsabilidad, y determinación de hechos y conductas; además, habrá una sala de definición de situaciones jurídicas, la sala administrativade indulto, la unidad de investigación y Acusación y la secretaría ejecutiva. Todo un cuerpo robustecido al que dejaron sin herramientas para lograr la la justicia y la verdad.


Así, el lunes 13 marzo, tras de días de debate, la plenaria del Senado aprobó la JEP con 61 votos a favor y dos en contra (de Claudia López y Antonio Navarro en representación de Alianza Verde) y con sus respectivas modificaciones. «No va haber una casería de brujas», dijo Roy Barreras en relación a que la sociedad civil, entendida como aquellos sectores de la sociedad que fueron determinantes en el conflicto,puede estar tranquila ya que se le «quitó a la normala referencia a los financiadores de los paramilitares y quedó que sólo los que hayan cometido infracciones al DIH de manera “sistemática” podrán ser llamados a comparecer» .A su vez, los políticos procesados por hechos relacionados con el conflicto podrán someterse a la JEP para recibir beneficios. Así, muchos empresarios y políticos despertaron al día siguiente sonrientes, sus abadís, como el congresistaGermán Varón y su partido Cambio Radical (además del Centro Democrático), les quitaron un peso de encima. Del mismo modo se deben sentir las Fuerzas Militares que, «estando incursas en importantes violaciones de los derechos humanos durante el conflicto, quedan blindadas frente a la persecución penal gracias a esta reforma» .


Aún así, tanto el colombiano en general como la víctimaen específico se acostaron aliviados sabiendo que cada vez es más remota la posibilidad del retornodel conflicto, aunque con ello se vea afectada la verdad y la justicia, en cierto grado.
Aún faltan por debatir otros proyectos prioritarios, entre ellos dos fundamentales: el estatuto de oposición y las garantías para creación del partido político de las Farc. Los demás, si bien no prioritarios, no dejan de ser importantes: entre estas la ley de tratamiento penal diferenciado para delitos relacionados con cultivos de uso ilícito, «cuando los condenados o procesados sean campesinos no pertenecientes a organizaciones criminales»; «la suspensión de órdenes de captura de integrantes de las Farc-Ep o personas acusadas de serlo o de colaborar con dicha organización»; «el acto legislativo y normas de organización sobre la Unidad para la Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD) y de la comisión para el esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia, y la No Repetición», entre otros más.


Volviendo a la idea principal, el proceso de paz ha sido una guerra en la que, como todas, aun ganando siempre se pierde algo. Pero, afortunadamente, en esta no son vidas.

Publicado enColombia
Venezuela: preludio de una dictadura militar

1. El Comando Nacional Antigolpe


La constitución del "Comando Nacional Antigolpe" y el nombramiento de Tareck El Aissami como su coordinador y nuevo Vicepresidente ejecutivo, colocan a Venezuela en la antesala de la dictadura militar abierta. Es el último dispositivo disponible de un Estado y modelo en agonía, previo a la instalación de un régimen militar abierto. Significa la amenaza con la fuerza brutal, que Federico el Grande llamaba ultima ratio regis: el último argumento de los reyes; consigna que mandó grabar en los cañones de su ejército.


Que el "madurismo" prepara el Estado de Excepción y su propio "Comité de Salud Pública", a fin de "buscar las medidas preventivas, legales y correctivas contra los sectores golpistas, y así lograr la paz y la estabilidad de la población venezolana", es lógico, desde su afán de prolongarse en el poder. Sin embargo, ni caminando sobre el filo de la navaja, el régimen es capaz de acertar en sus recursos de sobrevivencia. La preparación de una mayor violencia estatal es una medida impotente que en nada ayudará a cambiar la agonía del régimen y el desenlace de la crisis terminal, en que se encuentra.


2. Tres escenarios de cambio


En un país con una crisis terminal del modelo monoproductor económico, caracterizada por una caída del Producto Interno Bruto de alrededor del 12% y una inflación de 500% en el año pasado; los precios mundiales del petróleo estancados; con un gobierno incapaz de tomar las medidas necesarias para cambiar el rumbo nacional; una oposición parlamentaria igualmente incompetente y corrupta para re-direccionar el país; un pueblo y clases medias antagónicas a la violencia; una fuerza armada controlada por una fracción hegemónica abrazada al "Libro de las Revelaciones" (apocalipsis)

gubernamentales; una creciente pérdida de prestigio y posiciones internacionales y, sin un sujeto nacional visible capaz de impedir de manera racional el colapso del modelo, la preparación represiva estatal del "Comité de Salud Pública" madurista, sólo acelerará la llegada del Termidor, del fin del proceso. Ante el parálisis estructural del Estado, del sistema partidista y de los movimientos sociales independientes, eventuales cambios de rumbo sólo pueden devenir de tres fuentes: a) una mayor intervención de Washington; b) un levantamiento popular y/o de clase media; c) un cambio en la correlación de fuerzas dentro del aparato militar.


3. Onán, el estratega de la MUD


Un cuarto escenario posible, pero que no cambiaría la tragicomedia venezolana actual, sería la capitulación final y abierta de la MUD, aceptando las condiciones del madurismo en un modelo de poder compartido. Julio Borges, el nuevo líder de la AN, con un pasado turbio suyo y de Primero Justicia, parece estar en ese camino, con su estratagema idiota de la declaración de "abandono de cargo" de Maduro. De hecho, la oposición actúa en la realidad virtual (VR) de su play station "Asamblea Nacional", con episodios como los de una nueva asamblea constituyente, de desconocimiento del gobierno, de referendos revocatorios, de diálogos de paz, etc., tratando de justificar su razón de ser ante su clientela electoral con prácticas, que más bien pertenecen al campo de la satisfacción auto-erótica (Onán), que a la política. Es totalmente claro, que la camarilla en el poder no entregará el Estado bajo ninguna de las modalidades institucionales que la oposición promueve en sus simulaciones y "reality shows" parlamentarios. El diálogo con la Internacional Socialista y el Vaticano, por ejemplo, es un foro mediático y, nada más. La modificación real del status quo sólo vendrá por uno de los tres escenarios mencionados anteriormente. Lo demás son memes propagandísticos y deseos filantrópicos que desconocen la realidad darwinista de las sociedades de clase y el papel de la violencia en ella.


4. El Aissami versus Diosdado Cabello


En la despiadada lucha por el poder dentro del oficialismo, el nombramiento de El Aissami refuerza el eje Maduro-Padrino López, en detrimento del grupo de Diosdado Cabello. La implicación para las elecciones del 2018 es evidente. Si El Aissami logra cierto éxito en el cargo, será el candidato presidencial del PSUV en el 2018. Si Maduro es forzado a renunciar antes, lo que es probable, El Aissami será automáticamente la cabeza del Estado. Ambos factores operan en contra de Cabello, quién además, carece de un sostén fundamental: no tiene proyección ni respaldo geopolítico. Siendo El Aissami parte del grupo de Maduro, cuenta con la simpatía de Cuba, a diferencia del anticomunista Cabello, a quién la Revolución Cubana nunca vio con buenos ojos. De la misma manera, por los grandes éxitos del eje geoestratégico Putin-Irán-Hezbollah-Turquía en Medio Oriente, el factor etno-político de ser libanés-sirio, beneficia excepcionalmente a El Aissami. El flamante Vicepresidente ejecutivo contará con el apoyo de esta nueva y poderosa configuración geopolítica mundial y, por supuesto, el de la comunidad sirio-libanesa venezolana.


5. Dos atractores, cero pueblo


El talón de Aquiles de El Aissami es, que lleva el estigma del fracaso del madurismo y que tiene que compartir entusiastamente todo el discurso absurdo y engañoso del grupo en el poder, por ejemplo, que el raquítico aumento al salario mínimo reciente es el comienzo de la "contraofensiva económica del Gobierno Revolucionario" y que 2017 será el inicio del "despegue económico". De todas formas, su nombramiento y los cambios en el gabinete no salvarán al gobierno, porque el cambio de algunas figuras de la inflada e inepta burocracia ministerial madurista no parará la crisis sistémica del modelo, ni convencerá a los ciudadanos de que el Titanic pueda salvarse. Sin un programa de saneación económica y sobrevivencia nacional, una narrativa de esperanza creíble y un extraordinario equipo humano capaz de salvar el barco del naufragio, no servirá de nada cambiar alguno de los oficiales a bordo.


El nombramiento de El Aissami y la formación del Comando Antigolpe representan la política madurista de siempre: improvisaciones tácticas, carentes de estrategia y perspectiva. Mientras tanto, el país sufre las consecuencias de este circo político, en el cual entretienen los gladiadores y payasos de dos camarillas de la clase dominante. A diferencia del circo romano, el pueblo está ausente. ¿Hasta cuándo?

Publicado enInternacional
Roland Denis: “Maduro no es ningún dictador, sino un juguete de las mafias”

"Maduro podrá tener la mejor voluntad pero se ha impuesto un lobby muy fuerte de mafias internas del Gobierno que impide cualquier política monetaria coherente", reflexiona Roland Denis, filósofo y exviceministro de Planificación y Desarrollo (2002-2003), en entrevista con "La Razón", en análisis sobre la situación económica del país.


Asegura que varias de estas mafias son banqueras y otras que vienen de viejos grupos de "chuparenta petrolera" instalados desde hace muchos años. "Estos grupos tienen una sistemática estrategia para devaluar el valor de la moneda y el trabajo, y la misma se lleva a cabo desde el primer año del Gobierno de Maduro", sostiene.


Medidas tales como el control de cambio y la protección de la moneda, lejos de salvaguardar a la economía venezolana, solo ha permitido proteger a los grandes capitales, mafias, contrabandistas y al capital importador y otros sectores a los cuales califica como parasitarios, agrega.


La actualización del cono monetario —en su opinión— no había sido realizada por razones demagógicas y para mantener apariencias en la economía. "Esto trajo como consecuencia la multiplicación del billete de 100 bolívares hasta convertirse en una denominación que ya resultaba inmanejable", asegura.


POLÍTICA FALLIDA


Afirma, asimismo, que las medidas tomadas para la circulación del nuevo cono son lógicas pero resultan insuficientes para enfrentar la devaluación de la moneda y los salarios. "Los nuevos billetes duplicarán una masa monetaria que no tiene respaldo productivo, que es inorgánica. Esta sobrecarga solo va a contribuir a un proceso inflacionario que puede llegar a ser mucho peor", dice.


"También han salido del país grandes cantidades de dinero, por ejemplo, para la compra de alimentos, medicinas y ropa en la frontera con Colombia. Se calcula que 12 millones de personas han cruzado y cada una, en promedio, ha gastado al menos 100 mil bolívares. Por ende, Colombia se ha llenado de billetes venezolanos", indica.


¿Es necesario el control de cambio?, ¿a quiénes ha beneficiado este mecanismo?


Durante el paro petrolero de 2002 era necesario el control de cambio, porque los niveles de reservas internacionales eran mínimos y el contexto lo ameritaba. Sin embargo, lo continuaron aplicando por razones de dogmatismo ideológico y por pensar que el Estado podía impedir los mercados paralelos. Funcionó mientras los ingresos petroleros eran altos pero luego generó una inmensa corrupción. Hoy vivimos la tragedia de una política totalmente fallida que pasó de una moneda sobrevaluada a una hiperdevaluada. Debe haber una política de unificación cambiaria porque se necesita un mercado unificado en monedas y precios.


Una gran parte de la población piensa que las medidas económicas responden a un dogma político de izquierda, de comunismo, ¿eso es así?


No tiene nada que ver con orientaciones políticas. Hay que observar lo que sucede, por ejemplo, en Bolivia, un país con un gobierno de izquierda, que tiene un plan no neoliberal y que en estos momentos es la economía más próspera de Sudamérica.


BASURERO DEL SOCIALISMO


Denis señala, de igual manera, que hay un sector intelectual al cual califica como alcahueta, que dice ser de izquierda pero no lo es y que trata de justificar el desfalco contra la nación. "Con un lenguaje de izquierda justifican una política que solo ha favorecido a banqueros, grandes importadores, cadenas monopólicas y transnacionales. A su vez, es una política que mediante la imposición de precios y corporaciones ha destruido al pequeño productor de azúcar y café para beneficiar a los importadores. Mientras tanto, los paquetes de Café Venezuela que vienen en las bolsas de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) solo sirven para confundir a incautos", afirma.


"Por su parte, grandes corruptos o jeques de la corrupción tales como Elías Jaua, Carlos Osorio, Haiman El Troudi, Jesse Chacón, así como un grueso de la burocracia ligada a los capitales vampiros, han realizado un bloqueo sistemático y planificado en contra de los proyectos de desarrollo tecnológico, productivo y agrícola", añade.


"Intelectuales con un lenguaje de izquierda justifican una política que solo ha favorecido a banqueros, grandes importadores, cadenas monopólicas y transnacionales", asegura Denis en entrevista con "La Razón"


En este sentido, sostiene que "el Gobierno se ha convertido en el basurero final de la historia del socialismo en donde todas las aberraciones de la estupidez y la cabronería con el gran capital empiezan a acumularse", acota.


"Y esto pasa en medio del incremento de un cuadro autoritario y una situación más represiva sobre la sociedad. Las bases populares, por su parte, se sienten muy confundidas y temerosas de volver al pasado con la derecha. Las bases piensan que con Maduro, o quien sea, todavía se tiene una esperanza revolucionaria, por tanto, se quedan firmes y sin ir contra el Gobierno porque se favorecería una alternativa peor con un gobierno de la MUD. Personalmente, no estoy de acuerdo con este argumento".


¿Estábamos mejor con Chávez que con Maduro?, ¿hay diferencias entre ambos gobiernos?


Ese corte entre Maduro y Chávez es totalmente falso porque Chávez tiene una inmensa responsabilidad sobre todo este desastre que está sucediendo. Y también tiene mucha responsabilidad el propio movimiento popular al no tomar distancia ni parar esa neurótica tendencia que tuvo Chávez como caudillo —y toda la neurosis que se genera alrededor de todo caudillo de controlarlo todo y mantener el poder.


¿Maduro se está convirtiendo en otro caudillo?


Sí, poco a poco, claro, se está convirtiendo en un caudillito que no le llega a Chávez ni al 10 %, y es por eso que nunca logrará ser el caudillo querido. Pero, también puede ser el caudillo impuesto, como en el caso de Diosdado, por ejemplo. Chávez, por su parte, era un caudillo muy querido porque sedujo a una gran parte de la población a través de la elocuencia.


Aseguran que Maduro es dictador, ¿usted está de acuerdo?


Qué dictador nada, él solo es juguete de todas estas mafias. Además, lo que ha hecho es cambiar toda la geopolítica nacional y llegar al extremo de elogiar a Erdogan (presidente de Turquía), y eso lo que da es asco porque ese sí es un dictador, un genocida, que solo este año ha asesinado a 3 mil kurdos al sur de Turquía, que promueve golpes de Estado y el grupo ISIS para eternizarse como un nuevo sultán en esa región.


"Maduro no es dictador sino juguete de las mafias"


"Una de las cosas por las cuales me sentía orgulloso del gobierno de Chávez fue su posición de defensa de la dignidad de los pueblos de Palestina e Irán. Sin embargo, Maduro está haciendo totalmente lo contrario al colocarse de lado de lado de Arabia Saudita, Catar, precisamente los países que han favorecido la masacre contra Medio Oriente y, en particular, en Siria", agrega.


¿Cómo observó el desarrollo de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la oposición?


Fue una mesa de rendición de la oposición, donde se repartieron las gobernaciones, es decir, la típica mesa adeca, la mesa de Ramos Allup. Los adecos tienen experiencia en eso y no hay que negárselo.


¿El referendo revocatorio también se negoció?


No sé, nunca me interesó ese proceso de la derecha. Sí hubiese sido interesante que la movilización popular hubiese obligado a Nicolás a rectificar de manera radical o salir del Gobierno. Pero, no para poner a Ramos Allup en la Presidencia, porque ya el venezolano no quiere volver al pasado y menos con las máquinas mediáticas de Primero Justicia y AD.
¿Se conjugan las condiciones para que haya un giro inesperado de la historia actual?


No creo que suceda un estallido social. Claro, siempre las situaciones tienen un límite y en este caso no sé cuál sean los niveles de pobreza, de encarecimiento, de desabastecimiento a los cuales podemos llegar para que ocurra un estallido. Además, la gente se ha fragmentado, ha perdido solidaridad debido a la desesperación que ha traído no saber qué se va a comer. En todo caso, este no es el mismo pueblo del 27 de Febrero. Apostar a los estallidos es una inmensa irresponsabilidad, y si sucede allí estaremos porque por este país morimos.


"Traicionaron proyecto obrero del Arco Minero"


¿Qué opina de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP)?, ¿las bolsas le llegan a toda la población?


Menos mal que no llegan a toda la población porque son bolsas de carbohidratos y glicerina, es decir, una bolsa cancerígena. Son, verdaderamente, una humillación al pueblo. Yo estuve en Cuba durante el período especial y observé como a todo el mundo le llegaba a su casa una bolsa que tenía carne de soya y yogurt, alimentos que sirven para sobrevivir y tener lúcida la cabeza en medio de una situación muy difícil. Además, las bolsas de CLAP son manejadas con corruptelas internas y los bachaqueros que se forman allí para revender los productos.


¿Está de acuerdo con las concesiones otorgadas por el Gobierno a transnacionales para desarrollar el Arco Minero?


La propuesta del Arco Minero surgió del movimiento de pequeños mineros y su objetivo era que el 70 % de los trabajadores en esas zonas, aproximadamente 4 mil, y que estaban en las peores condiciones laborales y comiendo mercurio todos los días, comenzaran a trabajar con tecnologías más limpias y con un plan alternativo de producción que no solo sea minero sino también agrícola. Ese plan preveía incluso las inversiones extranjeras no con transnacionales sino con pequeñas o medianas empresas internacionales para garantizar tecnología que favorezca también la reconstrucción de medio ambiente. Por su parte, Crystallex, Barrick y las demás son unos criminales del medio ambiente. Sin embargo, el movimiento minero militante que había hasta hace diez años ya se encuentra invisibilizado, fragmentado y prácticamente desaparecido; además, está el avance de todas estas bandas criminales que tienen el auspicio de la Guardia Nacional y el CICPC. Es una situación muy difícil porque allí están metidos grandes chivos de gobierno como el gobernador de Bolívar. Por tanto, terminó siendo una política criminal de concesiones a quienes paguen mejor a los ministros y en donde participan grandes familias que eran enemigas de socialismo, como en el caso de los Cisneros. Estamos en presencia de una gran traición en contra de un proyecto que viene de la clase trabajadora.

Por: Carlos Díaz/La Razón | Miércoles, 11/01/2017 11:25 PM |

Publicado enInternacional
Domingo, 20 Noviembre 2016 07:26

En EE.UU. manda la mesa chica de Trump

En EE.UU. manda la mesa chica de Trump

Ante la mirada atónita de algunos de sus detractores más optimistas que esperaban una versión pasteurizada del magnate una vez que ganara la Casa Blanca, el ahora líder republicano ratificó sus promesas de campaña.

 

Donald Trump no pulirá las puntas más filosas de su plataforma política y será menos incisivo en su gestión que lo que mostró durante la campaña, según puede deducirse de sus declaraciones y decisiones durante los primeros diez días como presidente-electo ante la mirada atónita de algunos de sus detractores más optimistas que esperaban una versión pasteurizada del magnate una vez que ganara la Casa Blanca. Lejos de suavizar sus posiciones, el ahora líder republicano ratificó sus promesas de campaña y, a través de señales y nombramientos, mostró que el camino que tomará para cumplirlas: de la mano del partido con el que parecía haber quemado todas las naves en la previa de los comicios, utilizando plenamente las mayorías en las dos cámaras del Congreso para impulsar su agenda y la Corte Suprema para defenderlas y un gabinete moldeado a su imagen y semejanza, compuesto por ejecutivos y veteranos políticos de la línea más dura del conservadurismo norteamericano.

Mientras se espera que termine de confirmar los nombres de los funcionarios que ocuparán las primeras líneas de su gabinete, con nombres más amenos al establishment, como el líder del Comité Nacional Republicano, Reince Preibus, confirmado como jefe de Gabinete; el senador por Alabama Jeff Sessions, futuro fiscal general; el representante por Kansas Mike Pompeo, designado al frente de la CIA e incluso el ex candidato presidencial Mitt Romney, que se reunió esta semana con Trump y al que le habría sido ofrecida la crucial Secretaría de Estado; en un segundo plano el presidente-electo junta figuras menos presentables y que formarán parte de la mesa chica en la toma de decisiones. Aún sin cargos formales o con cargos menos importantes en los papeles, este grupo de colaboradores resultarán tanto o más influyentes en el rumbo del país los próximos años que los nombres que estarán en las primeras planas los próximos días, a medida que se vayan confirmando más nombramientos.


El caso más destacado es el de Steve Bannon, quien fuera jefe de Campaña del candidato republicano desde agosto, en el peor momento de la carrera presidencial para Trump, a quien finalmente hizo ganar la elección. Ex director del portal de noticias alt-right Breitbart, y resistido incluso dentro de sectores del GOP (Grand Ol´Party: Partido Republicano) por sus posiciones públicas xenofóbicas y antisemitas, Bannon trabajará “de igual a igual” con el jefe de Gabinete, según el presidente electo. “No soy un nacionalista blanco; soy un nacionalista”, se defendió Bannon ante los cuestionamientos por su designación como jefe de asesores. “La oscuridad es buena. Dick Cheney. Darth Vader. Satán. Eso es poder”, agregó en la primera entrevista que dio desde la victoria del martes 8, en la que también dijo que, en caso de que este mandato tenga éxito, espera que los conservadores mantengan el poder “durante cincuenta años”.


El ‘Durán Barba’ de Trump, antes de conducir la campaña presidencial y de dirigir Breitbart, fue miembro de la Marina de los Estados Unidos y trabajó para Goldman Sachs, además de ser, por una extraña carambola financiera, dueño de parte de los derechos de la sitcom clásica de los 90s ‘Seinfeld’. Siempre polémico, en una entrevista hace dos años no dudó en definirse como leninista: “Lenin quería destruir el Estado y ese es mi objetivo también. Quiero tirar todo abajo y destruir todo el establishment de hoy en día”, explicó. Su designación despertó críticas en organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación y sectores políticos tanto de la oposición demócrata como desde el oficialismo republicano.


Otra figura cercana a Trump que tendrá un cargo de asesor en el nuevo gabinete pero cuyo consejo pesará más que el de varios ministros es el ex General de tres estrellas Michael Flynn, un fanático anti-islamista, demócrata registrado, que trabajó junto a Barack Obama hasta que una renuncia rodeada de escándalos interrumpió su carrera hace cuatro años. Ferviente apoyo del presidente electo durante la campaña e incluso tanteado como posible candidato a vice, Flynn será jefe de asesores en materia de Seguridad Nacional, una especie de segundo secretario de Defensa con menos ataduras formales. Quienes lo respaldan lo definen como “uno de los cuadros militares más brillantes de esta generación”; quienes lo critican apuntan contra su islamofobia: “Temer a los musulmanes ES RACIONAL”, tuiteó desde su cuenta de Twitter en plena campaña, en febrero de este año. De una forma u otra, si se confirma su designación será una de las personas con más contacto cotidiano con el presidente, lo que lo volverá uno de los funcionarios más poderosos del país.


Sin embargo, lejos de los focos, la figura más poderosa detrás de Trump podría no tener ningún cargo formal en la Casa Blanca, debido a legislaciones anti-nepotismo con más de medio siglo de antiguedad que incluso al presidente se le puede complicar pasar por alto: se trata de su yerno, Jared Kushner, casado con Ivanka Trump y padre de tres nietos del presidente electo. El joven multimillonario de 35 años tiene una historia de vida similar a la de su suegro: heredó una empresa constructora de un padre con fortuna y en pocos años la hizo crecer varias veces; criado en los suburbios neoyorquinos (de Jersey en el caso de Kushner); incluso tiene sus oficinas en un rascacielos que mandó a construir él mismo, la 666 Fifth Avenue, a pocas cuadras de la Trump Tower. Cultor de un perfil bajo, los medios locales lo señalan como el más influyente consejero del magnate recientemente devenido político.


Según se publicó esta semana, Kushner sería el responsable del desplazamiento de Chris Christie, el gobernador de New Jersey que durante la campaña ocupó un rol central junto a Trump y que esperaba ser el jefe del equipo de transición y posiblemente el Fiscal General del gobierno de Trump hasta que, la semana pasada, cayó en desgracia. Si bien públicamente se adjudicó el retroceso del gobernador al escándalo del Washington Bridge, un caso de corrupción que este mes terminó con condenas a dos de sus funcionarios más cercanos, el motivo real sería otro, más pedestre: en 2005, Charles Kushner, padre de Jared, fue condenado a dos años de prisión por evasión impositiva y amenaza a testigos. El fiscal que llevó adelante la acusación fue Christie.

Publicado enInternacional
“La lenta libertad es una cadena de corazones dándose la mano”

Salvador, Buenos Aires, La Milagrosa, San Diego, Las Palmas, barrios de Medellín que también sembraron rebeldía. Hijos de esos barrios lucharon y soñaron un mundo mejor, hasta el punto de arriesgar sus vidas por lo que creían debe ser el mundo. Años ochenta duros. Algunos murieron en el camino, esa sangre regó la simiente rebelde en esta ciudad. Muchos otros, los más, permanecieron en el anonimato. Se alzaron, fueron rebeldes, se retiraron de sus organizaciones cuando lo creyeron conveniente, sin despotricar de nadie. Nunca reclamaron pago por ello, ni recibieron programas de reintegración a la sociedad, ni hicieron alharaca de su pasado. Ellos mismos se reintegraron solos, en silencio, sin abandonar sus convicciones, poniéndolas en práctica en sus pequeños espacios familiares y sociales. Son ellos el faro de mucha gente buena y culta, todo un baluarte educativo de la sociedad. A ellos, a los que nadie nombra y ahí están, van estas líneas.

 

Antioquia, territorio alzado desde siempre. Ya los investigadores han anotado que era común ver en estas montañas gente armada deambulando por ahí. Tirofijo y Timochenko tienen origen paisa (el primero de Génova, Quindío, su compañero de La Tebaida, Caldas). El barrio Manrique dio cabida a los hermanos Vásquez Castaño (Manuel, Antonio y Fabio). En estos cinco nombres están reflejadas las dos organizaciones insurgentes más grandes que ha tenido el país en cincuenta y dos años, dado que ambas nacieron a la par (1964). Todos cinco, antioqueños pobres, de antes del reordenamiento administrativo de mediados de los sesenta.

 

Medellín, la capital, no escapó a esos vientos de Café y Petróleo. Pablo Escobar, Fabio Ochoa, la mafia y los militares los tuvieron en su blanco, los hirieron, los desvertebraron en parte. De ahí que el establecimiento tanto le deba a la cultura mafiosa.

 

Pero gracias a ellos, a los anónimos, se habla hoy de derechos humanos, se tiene un mayor sentido de los derechos, se practican más los deberes comunes al hábitat urbano, se tienen visiones y prácticas de participación, se apoya y se renueva el arte urbano y popular, se comprende a la mujer como par, se defiende a los animales, al medio ambiente y a la diversidad.

 

Gracias a ellos y ellas, la administración de la ciudad incorporó sus pensamientos y entró a atender, en parte, las exigencias de la población. Sin esa izquierda insurgente Medellín sería hoy una ciudad deprimida.

 

Por estas faldas y estas planicies caminaron. No fueron pocos. Maestros y maestras, estudiantes de ambos sexos, monaguillos, sacerdotes, monjas, obreros, desempleados, amas de casa, carpinteros, cerrajeros, obreros, gente del común se alzó en Medellín en los años setenta y ochenta. Fue el auge de esas organizaciones revolucionarias.

 

No solo las dos gigantes, de la que aún queda en armas una, la última, sino también una cantidad de organizaciones y siglas de menor alcance histórico, pero no por eso inexistentes: Partido Comunista (marxista-leninista) y su Ejército Popular de Liberación (Epl), la Tendencia Marxista Leninista Maoísta (Tmlm), la Liga Marxista Leninista Maoísta, el Partido Revolucionario de los Trabajadores (Prt), el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (Mir), el M19. Un montón. Varios, muchos de sus integrantes son hoy reconocidos actores de teatro, músicos brillantes, poetas, dirigentes de Ongs, docentes, feministas, exsecretarios municipales, médicos, escritores que hacen de Medellín una ciudad interesante.

 

El M19 fue el primero de estos movimientos en conducir a su gente a reinsertarse a la sociedad. Cédula en mano, cámaras al lado, micrófonos al frente. Luego lo haría el Epl, luego la Corriente de Renovación Socialista (Crs), hoy lo hacen las Farc. Se registran, los readaptan, se incorporan a la lucha política legal. Unos terminarán defendiendo al establecimiento que antes combatieron, otros perseveran en sus ideas de un cambio profundo en la sociedad, a otros los matarán con total impunidad. El Sena, las universidades, las empresas, el sector de la cultura oficial, les abren sus puertas.

 

Pero esos otros que caminaron estas mismas calles y guardaron silencio en su retiro para no afectar a sus antiguos compañeros, en soledad rehicieron sus vidas y perseveraron en sus ideales. Gloria, Mónica, Jairo, Claudio, Javier, Miguel, Juliana, Pío, Ana María... Un montón de buenos ciudadanos que aún no han contado su historia, pero que ahí están. No hay barrio de Medellín que no los tenga.

 

Sin ayuda de nadie, apoyados en sí mismos, tercos como mulas, salieron adelante. Conservan sus ideas, sueñan y trabajan por un mundo mejor. Son hoy, callada o sonoramente, en el tejido social, baluartes fundamentales del Sí. Casa por casa, con amor, con generosidad. Fueron los mejores y siguen ahí. Como escribió Mario Benedetti: “La lenta libertad es una cadena de corazones dándose la mano”.

Publicado enEdición Nº229
EE.UU. publica más de mil documentos sobre la “guerra sucia” en Argentina

Se trata del primer tramo de un proyecto de desclasificación que durará hasta finales de 2017

 

El Gobierno de EE.UU. publicó 1.078 páginas de documentos oficiales y de la inteligencia estadounidense hasta ahora inéditos sobre la “guerra sucia” de la última dictadura argentina (1976-1983), un primer tramo de un proyecto de desclasificación que durará hasta finales de 2017.


Los documentos son los mismos que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, entregó el pasado jueves al presidente argentino, Mauricio Macri, durante una visita a Buenos Aires.


Los archivos están publicados en tres documentos en la página web https://icontherecord.tumblr.com/, y forman parte de un esfuerzo que podría arrojar más luz sobre hasta qué punto conocía y aprobaba el Gobierno estadounidense los abusos de derechos humanos que se estaban cometiendo en Argentina en ese periodo.


La Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) de EEUU, James Clapper, ha sido la encargada de publicar la primera tanda de los documentos, provenientes en su mayoría de las bibliotecas presidenciales de Jimmy Carter (1977-1981), Ronald W. Reagan (1981-1989) y George H. W. Bush (1989-1993).


Durante su visita en marzo a Argentina, Obama anunció que su Gobierno desclasificaría más documentos sobre la dictadura argentina, por considerar que Estados Unidos tiene “la responsabilidad de afrontar el pasado con honestidad y transparencia”.


El esfuerzo de desclasificación “implica a 14 agencias y departamentos del Gobierno estadounidense”, liderados por la ODNI y la Casa Blanca, y está dividido en cinco líneas de trabajo, según informó el Departamento de Estado en un comunicado.
En primer lugar, el Gobierno estadounidense está buscando entre “cientos de volúmenes de archivos federales con cientos de miles de página para identificar documentos relevantes” relacionados con “los abusos de derechos humanos que tuvieron lugar entre 1975 y 1984 en Argentina”, para “su revisión y potencial publicación”. Se espera que ese proceso esté completo “a finales de 2017”, según el Departamento de Estado.


Además, se están haciendo públicos los archivos sobre el tema procedentes de las bibliotecas presidenciales de Gerald R. Ford (1974-1977), Carter, Reagan y Bush. En tercer lugar, el Gobierno publicará “porciones del informe diario” que recibían los presidentes de Estados Unidos sobre asuntos de seguridad nacional, “considerados el producto más importante de inteligencia de la CIA”.


Ésta es solo la “tercera vez en la historia” que EEUU desclasifica ese tipo de informes, según la nota. En 2002, el Departamento de Estado ya desclasificó cerca de 4.700 documentos hasta entonces secretos sobre la “guerra sucia”, pero entonces se guardó parte de la información considerada confidencial.


Ahora, esos cables se están volviendo a revisar para publicar más detalles antes de que acabe este año, apuntó el comunicado. Por último, la oficina del Historiador del Departamento de Estado publicará a finales de 2017 un volumen sobre las relaciones entre Estados Unidos y Sudamérica entre 1977 y 1981.


Los documentos narran episodios como la visita a Argentina de Henry Kissinger durante el Mundial de 1978 y cómo el que había sido secretario de Estado estadounidense entre 1973 y 1977 mostró sintonía con el dictador argentino Jorge Videla en lo referente a la necesidad de frenar al comunismo y el terrorismo.


Unas 30.000 personas desaparecieron durante la “guerra sucia” librada por el régimen militar argentino contra organizaciones armadas opositoras, partidos y sindicatos de izquierda, según estimaciones de organismos de derechos humanos.

Publicado enInternacional
Embates informáticos encienden ciberguerra Rusia-EU

 

Moscú.

 

Los servicios secretos rusos (FSB) informaron ayer que detectaron un ataque informático, el cual tiene como propósito espiar a una veintena de agencias públicas e industrias militares. Un alto funcionario afirmó a la agencia Sputnik que la embestida "es una manifestación de la creciente actividad de espionaje que Estados Unidos lleva a cabo contra Rusia"

 

El anuncio se da pocos días después de que el Partido Demócrata estadunidense acusó a Moscú de ser el responsable de las filtraciones de emails del Comité Nacional Demócrata, con el propósito de influenciar la campaña electoral en favor del candidato republicano Donald Trump.

 

"Se han infectado los recursos tecnológicos de información de agencias gubernamentales, instituciones científicas y militares, compañías del sector de defensa y otras entidades que participan en infraestructuras cruciales", informó el FSB en un comunicado.

 

"Las circunstancias muestran un ataque planeado y realizado por profesionales", asegura el organismo, pero no ofrece mayores detalles sobre los autores del ciberataque.

 

De acuerdo con el FSB, el virus era enviado como pieza adjunta en un correo electrónico y permitía a sus autores interceptar el tráfico de datos, escuchar las conversaciones telefónicas, tomar capturas de pantallas y encender cámaras y micrófonos de aparatos infectados; incluso, saber qué teclas eran accionadas.

 

Según los servicios secretos rusos, el malware es similar al de otros “casos llamativos de ciberespionaje” contra Rusia y otros países.

 

El FSB, en colaboración con las autoridades, afirma que ya detectó a todas las víctimas del ataque, limitado el peligro y minimizado las consecuencias.

 

En tanto, el diputado Dmitri Gorostov, subjefe de seguridad del Comité de Seguridad y Lucha Anticorrupción en la Duma, dijo que la infiltración del software "es una manifestación de la creciente actividad de espionaje que Estados Unidos lleva a cabo contra Rusia. No cabe la menor duda". El parlamentario añadió: “Es un indicio de que el establishment en Estados Unidos realmente percibe una amenaza en Rusia y se da cuenta de que nuestras fuerzas armadas han incrementado su capacidad”.

 

El anuncio de los servicios secretos rusos se da pocos días después de que el Comité Nacional Demócrata (DNC por sus siglas en inglés) y el comité de recaudación de fondos para candidatos a la Cámara de Representantes de ese país padecieran ataques informáticos.

 

Expertos en seguridad cibernética y funcionarios estadunidenses aseguraron que hay pruebas de que Rusia estuvo atrás de la embestida contra el DNC para liberar correos electrónicos de la candidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton, con el objetivo de influenciar la campaña electoral en favor del republicano Donald Trump, acusaciones que el Kremlin ha rechazado categóricamente.

 

 

Publicado enInternacional
Jueves, 28 Julio 2016 11:50

Estado omnipresente

Estado omnipresente

Julio de 2016. Veinticinco 25 años después de la aprobación de la Constitución Política, y 46 desde que fuera expedido el decreto 1355 que regulaba las funciones de la Policía, estamos ante un nuevo Código Nacional de Policía que reproduce los autoritarismos característicos de la Constitución del 86, y que desconoce los derechos fundamentales inscritos en la Carta del 91.

 

 

Su sombra ya nos acecha. El 17 de junio de 2016 fue aprobado el nuevo Código Nacional de Policía (CNP). Sin mayores discusiones ni análisis profundos, es decir, a pupitrazo limpio, los “padres de la patria” aprobaron 243 artículos impregnados de ese tufillo autoritario del que nunca ha podido escapar el establecimiento colombiano, y del cual se ha valido para reprimir y violentar “legalmente” a sus connacionales; Código igualmente impreganado de ese moho moralista con el cual han pretendido inculpar a quien pretenda salirse del marco de la tradición y las “buenas constumbres.”

 

Protección legalista. El Código le permite a las “autoridades”, desde el ingreso a los hogares sin una orden judicial, pasando por la prohibición del trabajo informal en las calles, hasta la retención y la privación de la libertad de una persona, hasta por 6 horas, solo por sospecha. La nueva normativa sintetiza y enfatiza lo que para el neoliberalismo depredador es el deber ser de la vida pública y privada:

 

“Las disposiciones previstas en este Código son de carácter preventivo y buscan establecer las condiciones para la convivencia en el territorio nacional al propiciar el cumplimiento de los deberes y obligaciones de los civiles, así como determinar el ejercicio del poder y la función de la policía, de conformidad con la Constitución Política, el ordenamiento jurídico vigente y el criterio de nuestros uniformados”.

 

Palabras elocuentes con un propósito “noble”: el orden y la buena convivencia. Eso diría cualquiera que no fuera más allá de la letra gruesa, de la superficie del texto, sin adentrarse en los entre líneas que esconden un extenso compendio de normas, multas y castigos cuyo fin es modelar conformismos, silencios, y reproducir estereotipos del criminal (generalmente pobre) y formas de ser y de pensar que por años nos han impuesto aquellos que con garrote y hambre aprietan las cadenas de quienes habitan el territorio colombiano. Ellos lo saben: Imponiendo terror y sumisión, el cuerpo armado a su servicio –la violencia legalmente establecida– ha cumplido satisfactoriamente la tarea impuesta por la clase dirigente: mantener, asegurar y perpetuar su dominio autoritario.

 

 

Imprecisiones e incertidumbres

 

El nuevo Código que entrará a regir el próximo año, deja a consideración del uniformado cuando violentar o no los derechos básicos de sus “protegidos”, por lo cual a quienes sufrimos el acoso policial no nos queda más opción que confiar en “su buena fe”. Sobre todo si la Ley no se aplicará al acto policial ni a los procedimientos policiacos, sino hasta después de que se rindan declaraciones y los informes pertinentes y, naturalmente, el proceso jurídico será realizado, en primera instancia por la misma institución.

 

Con todo a su favor. Basta con leer unas cuantas páginas para encontrar una serie de imprecisiones que dan pie a múltiples interpretaciones que propician el abuso de autoridad de la Policía. Es el caso del Artículo 35 “Comportamientos que afectan las relaciones entre las personas y las autoridades”, en el que indican que una persona “no deberá resistirse a procedimientos de identificación o individualización, ni negarse a dar información veraz sobre lugar de residencia, domicilio y actividad, a las autoridades de policía cuando estas lo requieran. No podrá ofrecer ningún tipo de resistencia a la aplicación de una medida o la utilización de un medio de policía”.

 

Sin ser perspicaces, podríamos concluir: no podemos salir ni a la esquina sin algún documento de identidad, tratar –en lo posible– de no parecer sospechoso. En caso de no tener un documento esto podría ser considerado como “resistirse a procedimiento de identificación o individualización, por parte de las autoridades de policía”, en consecuencia, el uniformado procedería a la “aplicación de una medida o la utilización de un medio de policía”; cuestionar el procedimiento nos costaría 687 mil pesos.

 

 

Espacio público

 

El Código defiende el espacio público privatista y restrictivo. El Artículo 140. Comportamientos contrarios al cuidado e integridad del espacio público, numerales 4. Ocupar el espacio público en violación de las normas vigentes, 5. Ensuciar, dañar o hacer un uso indebido o abusivo de los bienes fiscales o de uso público o contrariar los reglamentos o manuales pertinentes y 6. Promover o facilitar el uso u ocupación del espacio público en violación de las normas y jurisprudencia constitucional vigente:

 

Artículo 28 del decreto 1504 de 1998. -La ocupación en forma permanente de los parques públicos, zonas verdes y demás bienes de uso público, [...] sin la debida autorización de las autoridades municipales o distrital, [...] y la ocupación temporal o permanente del espacio público con cualquier tipo de amoblamiento o instalaciones dará lugar a la imposición de las sanciones urbanísticas que señala el artículo 104 de la Ley 388 de 1997. El Artículo 104 de la Ley 388 de 1997 numeral 4 dice: Multas sucesivas entre treinta (30) y doscientos (200) salarios mínimos legales mensuales, para quienes ocupen en forma permanente los parques públicos, zonas verdes y demás bienes de uso público [...].

 

Así las cosas, cualquier actividad económica informal realizada en el espacio público y que lo ocupe permanentemente, tendrá una reprimenda de 86 mil, 344 mil y hasta 687 mil pesos y además… Parágrafo 3°. Cuando el comportamiento de ocupación indebida del espacio público a que se refiere el numeral 4 del presente artículo, se realice dos (2) veces o más, se impondrá, además de la medida correctiva prevista en el parágrafo anterior, el decomiso o la destrucción del bien con que se incurra en tal ocupación.

 

No queda lugar a duda alguna: el Código vela por el patrimonio de las grandes cadenas comerciales, en su afán por atacar y erradicar la economía informal, las economías populares y el trabajo no formalizado. Son, entonces, los/as trabajadores/as de las ventas informales criminales que no pagan impuestos y atentan contra el paisaje urbano del ideario de país que invisibiliza los serios problemas de desempleo e inequidad.

 

 

El derecho a la protesta: sí, pero no

 

Aunque en el Código es reconido el derecho fundamental a la protesta, el mismo exige unos requisitos y eleva unas especificaciones que terminan por contradecir totalmente el principio de este derecho y de la libre expresión.

 

-Debe darse aviso por escrito ante la primera autoridad administrativa del lugar o mediante correo electrónico.

-Tal comunicado debe ser suscrito por lo menos por tres personas.

-Tal aviso deberá expresar día, hora y sitio de la proyectada reunión.

-Debe presentarse con 48 horas de anticipación indicando el recorrido prospectado.

-Toda reunión y manifestación que cause alteraciones a la convivencia podrá ser disuelta.

-Los alcaldes distritales o municipales deberán permitir el uso de las vías salvo circunstancias excepcionales o de fuerza mayor.

 

De esta manera, el derecho a la protesta queda sujeto a la aprobación de las autoridades administrativas pues en caso de incumplir alguno de los requisitos, podrá ser calificada como ilegal, por lo que podrá ser disuelta (así llaman a la represión o violencia) por la Policía. Es inherente a la marcha, manifestación y protesta la alteración de la cotidianidad, en cuanto a que esta implica la obstrucción de la vía pública. Como se ha visto en muchas ocasiones, las movilizaciones que recurren al bloqueo de las vías terminan siendo víctimas de la arremetida violenta del Esmad.

 

En el artículo 53 del Código no quedan claras cuáles son las circunstancias excepciones por las que, un alcalde puede prohibir una manifestación, ni a qué se le puede llamar “alteración a la convivencia”. El Código, además, hace énfasis en la manifestación y la protesta pacífica, es decir, aquella que no altere la normalidad de un día cualquiera. Entonces, ¿cómo puede llevarse a cabo la misma para que cumpla con esta exigencia?

 

Entre norma y norma, lo cierto es que estamos ante un simple eufeminsmo. Lo que suscita el nuevo reglamento resalta el empeño del gobierno por silenciar a la oposición, extendiendo por todo el cuerpo social sus prácticas y procederes contrainsurgentes, los cuales siguen inundando su comprensión de la vida cotidiana “anormal” y de la inconformidad social. De esta manera y para lograr su propósito de control y sujeción social, el Esmad, la normatividad penal y este Código de Policía, son parte de los instrumentos de represión legal del establecimiento, sumados, por supuesto, a la represión paramilitar que sigue actuando con total impunidad y complicidad de sectores de las Fuerzas Armadas.

 

No en vano fueron las palabras del presidente Santos respecto al reforzamiento de estas Fuerzas:

 

“[...] Y ahora que vamos a ver, porque eso es parte natural de este proceso, más movilizaciones y protestas sociales, porque ya no va a ser en las selvas a punta de bala, sino por la vías democráticas como se solucionen las diferencias de nuestra sociedad, el papel de nuestra fuerza pública se vuelve también muy importante, el papel de Esmad se vuelve especialmente importante. Preservar la seguridad en todo el territorio es otra prioridad [...] es falso que la institución vaya a desaparecer o que la Fuerza Pública se va a ver disminuida tras el desarme de la guerrilla. Aclaró, eso sí, que tendrán un nuevo rol, como el de hacerles seguimiento a las manifestaciones sociales y a su legalidad, defendiendo el legítimo derecho de quienes decidan protestar ya no con las armas sino en las calles de forma pacífica [...] se requieren personas de temple, personas fuertes, personas con nervios de acero, pero con el corazón ardiente por el amor a su institución y a su Patria para cumplir bien ese indispensable deber de preservar el orden público en todas las zonas y territorios del país”.

 

Palabras más apropiadas para un país con un conflicto en auge y no para uno que se dispone para la paz armada. El aumento de la protesta es directamente proporcional a la inconformidad del pueblo, demostrando así, que la guerra no es causa, sino consecuencia de la desigualdad y la inequidad en Colombia.

 

 

 

 

Además...

 

El Código faculta a la policía para retener a personas que consideren estan bajo la influencia del alcohol u otras sustancias sicoactivas, aún si el consumo de drogas ocurre en la intimidad del hogar. La Policía puede irrumpir en cualquier casa, sin ninguna orden judicial, si consideran que allí se está cometiendo alguna falta contra el Código de Policía. Nuevamente queda sometido al criterio de un policía la posibilidad de vulnerar un Derecho, de intervenir sin que la persona lo solicite o sin que haya una orden judicial, medidas que en un Estado represor como el colombiano, seguramente serán usadas para abusar de la autoridad y realizar acciones con motivaciones políticas y de persecución.

 

Buenas son razones, pero... El CNP castiga a quienes dañen el medio ambiente, criminaliza la minería artesanal, pero no hace mayor referencia a la afectación causada al mismo por las grandes empresas multinacionales. Así las cosas, ¿en dónde quedan los acuerdos, las demandas democráticas de las comunidades y procesos sociales, expresados una vez más en la reciente Minga nacional?

 

En general, este nuevo Código represivo, resume una aspiración de control total con enfoque autoritario, convirtiendo a la Policía en el estandarte de la sociedad a través de la regulación del comportamiento y la convivencia, asumiendo el control pleno de la vida ciudadana. Estamos pues, ante un Código con visión punitiva y criminalista, nunca civilista, que nos remonta cien años en el pasado nacional.

 

 

Colombia: un Estado de sitio

 

Ante el yunque de este nuevo Código Nacional de Policía, bueno es mirarnos en nuestro propio espejo.

 

Estuvo entre nosotros por muchos años. Con la excusa del peligro de una subversión emergente y grupos al margen de la ley, el gobierno colombiano utilizó el estado de sitio para violar sistemáticamente los derechos humanos y las libertades ciudadanas. Con la Constitución de 1886 fue implementada esta herramienta de la opresión.

 

Artículo 121. -En los casos de guerra exterior, o de conmoción interior, podrá el Presidente, previa audiencia del Consejo de Estado y con la firma de todos los Ministros, declarar turbado el orden público y en estado de sitio toda la República o parte de ella.

 

Mediante tal declaración el Presidente investido de las facultades que le confieran las leyes, y, en su defecto, de las que le da el Derecho de gentes, para defender los derechos de la Nación o reprimir el alzamiento. Las medidas extraordinarias o decretos de carácter provisional legislativo que, dentro de dichos límites, dicte el Presidente, serán obligatorios siempre que lleven la firma de todos los Ministros.

 

El Gobierno declarará restablecido el orden público luego que haya cesado la perturbación o el peligro exterior; y pasará al Congreso una exposición motivada de sus providencias. Serán responsables cualesquiera autoridades por los abusos que hubieren cometido en el ejercicio de facultades extraordinarias.

 

Así, durante 70 de los 105 años que mantuvo vigencia la Constitución del 86, el autoritarismo fue elevado a norma de la nación, y con éste la criminalización de la protesta, la persecución política y la “limpieza” social. La violencia en la historia de nuestro país ha moldeado el orden estatal y la manera como éste legisla, priorizando la protección del orden público, sobrevalorando el papel de la Fuerza Pública y la militarización de la vida cotidiana, enfatizando en el castigo y no en la prevención. Corresponde al prolongado uso del estado de sitio el mecanismo y el espacio, además, para consolidar a la Policía y a las Fuerzas Armadas como las herramientas por antonomasia usadas por el gobierno para imponer un sistema opresor en un marco de aparente democracia.

 

 

Estatuto de Seguridad

 

“Por el cual se dictan normas para la protección de la vida, honra y bienes de las personas y se garantiza la seguridad de los asociados”.

 

No fue suficiente el estado de sitio, y le dieron una vueltas más a la tuerca. Eran tiempos de fuerte convulsión social. La inconformidad ganaba espacio a lo largo y ancho del país, y su máxima expresión se logró el 14 de septiembre de 1977, con la realización del Paro Cívico Nacional, del cual echaron mano para declarar una vez más el estado de sitio.

 

El Presidente de entonces, Alfonso López, con el sol a sus espaldas, se resiste a firmar el Estatuto de Seguridad, el que vendría a ser aprobado por quien le sucederá en sus funciones: Julio César Turbay Ayala.

 

Así, en 1978, el 6 de septiembre, mediante el Decreto 1923, fue establecido el Estatuto de Seguridad utilizando como plataforma jurídica el Estado de excepción, con la excusa de combatir los grupos guerrilleros, lo que desencadenaría una constante y difícil situación de orden público.

 

La confrontación entre el Estado y la insurgencia captó la atención de toda la sociedad colombiana, tras bambalinas, quedó encubierta una guerra sucia que fue apoderandose del país con el aliento del narcotráfico. Se criminalizó la oposición política; todo tipo de protesta: sindical, popular, libre circulación y expresión, etcétera. Toda manifestación de inconformidad era catalogada y castigada como subversiva.

 

El Estatuto de Seguridad respondía a la Doctrina de Seguridad Nacional (DSN) según la cual las Fuerzas Armadas debían combatir al “enemigo interno”, al considerar que cualquier opositor o crítico del Estado era una amenaza a los valores políticos importantes del país. Esta Doctrina le otorgaba importancia decisiva a la representación directa de las fuerzas militares en las diversas instituciones estatales.

 

Hace 38 años, bajo tal Estatuto, las fuerzas militares y de policía fueron investidas de facultades judiciales, se inventaron supuestos delitos que atentaban contra el orden público y condenas exageradas por cualquier expresión de inconformidad social o de supuesto desorden social. Por ejemplo, una contravención que era sancionada con 30 días de arresto, entonces era de uno a cinco años de prisión; hoy, con el nuevo Código de Policía, amenazan el bolsillo de las personas. Entonces las cárceles se llenaron de presos políticos. Hoy ya están colmadas por ellos, ¿quedarán repletas?

 

 

 

Publicado enEdición Nº226
La Base Aérea en Turquía tendría el mayor arsenal de bombas de hidrógeno fuera de EE.UU.

 

La inmediatez con la que Irán y Rusia repudiaron el golpe militar en Turquía, presuntamente fraguado por EU, acelera la recomposición cartográfica de los principales actores en el teatro de batalla medio-oriental.

 

En medio del golpe "nuclear" abortado en Turquía (http://goo.gl/mRU14j) ya había señalado el relevante papel que jugó en su gestación y despliegue la base militar estadunidense Incirlik.

 

Yeni Safak, tabloide turco muy cercano al sultán Erdogan, ha indiciado al general del ejército estadunidense JF Campbell de ser el cerebro del golpe abortado (http://goo.gl/Rgvr1d), cuyo corazón se encontró en la base estadunidense Incirlik, que detenta 90 bombas nucleares en suelo turco.

 

La prensa árabe, según reportan sus antagónicos colegas persas, reveló que el espionaje ruso en Siria (en la cercanía de la base Incirlik) alertó con antelación a los servicios análogos turcos (el MIT) sobre los preparativos golpistas, lo cual abortó el intento y salvó la vida del sultán Erdogan (http://goo.gl/2qU8uF).

 

Todavía es muy temprano para afirmar la existencia de un nuevo eje Turquía-Irán-Rusia, pero las relaciones entre EU y Turquía, hasta ahora miembro de la OTAN, han quedado severamente dañadas y tienen como termómetro el destino de la base Incirlik.

 

Más allá de las perturbadoras purgas masivas (http://goo.gl/mA6903), que definirán la islamización y/o la balcanización de Turquía, quedan expuestas tanto su permanencia en la OTAN como su tormentosa relación con EU.

 

Se dice fácil, pero "casi la tercera parte de los mayores oficiales militares de Turquía serán enjuiciados por el golpe", según The Washington Post (https://goo.gl/g3LXDB); a mi juicio, una genuina "des-estadunización", que presagia su "des-otanización" y hasta su "des-europeización".

 

Eric Schlosser ahonda en el futuro de las 90 bombas atómicas en la base estadunidense Incirlik (http://goo.gl/PSVOqE), que comparten los sistemas de lanzamiento ( delivery) tanto de EU (60 bombas) como de Turquía (30).

 

Schlosser rememora que la base de Incirlik fue construida por EU cuando Turquía se adhirió a la OTAN en 1952 y que durante la guerra fría se convirtió en uno de los principales puntos militares de ataque contra la ex URSS, que, por cierto, siguen apuntando a Rusia.

 

Schlosser asevera que las bombas están almacenadas en una bóveda subterránea segura (sic) y están equipadas con interruptores: "ligas de acción permisiva (PAL, por sus siglas en inglés)" diseñadas para prevenir la detonación de una bomba si el usuario no entra con el código adecuado.

 

En forma ominosa, Schlosser pone en tela de juicio todo el sistema de seguridad de los interruptores y las bóvedas.

 

Según la BBC, la base aérea de Incirlik ostenta el mayor arsenal nuclear de la OTAN fuera de EU (http://goo.gl/6J39Un) –¡la mitad!–, además de servir el supuesto combate de EU contra el Califato Islámico en Siria e Irak: un verdadero caballo de Troya contra el RIC (Rusia, India y China).

 

La BBC apunta que “la OTAN financia la infraestructura necesaria para almacenar ‘armas especiales’ en instalaciones seguras (sic) en Bélgica, Alemania, Italia, Holanda y Turquía”. Cita a The Washington Post de que las "armas especiales" son "parte de un acuerdo nuclear entre miembros de la OTAN que incluye a Turquía y a EU", que data de 1960, mediante el cual “los aliados permiten el almacenamiento en su territorio de bombas nucleares B61 –bombas de hidrógeno 11 veces más letales que la arrojada en Hiroshima por EU–, mientras otros países se comprometen a tener aparatos aéreos capaces de distribuir las armas”.

 

La BBC asevera que "EU mantiene la posesión de las armas y ofrece seguridad (sic) para las bombas", pero que durante el golpe, "las autoridades turcas cortaron la electricidad de la base Incirlik y cerraron el espacio aéreo", lo cual dejó aislado al personal.

 

Las instalaciones de Incirlik operan también con fuentes internas de energía propia, por lo que sus operaciones no fueron afectadas, pero han llegado a su límite.

 

Se ha filtrado que el jefe militar turco a cargo de la base militar de Incirlik pidió asilo político a EU, que le fue negado.

 

Hay que tomar con pinzas, debido a su adicción a la desinformación, al portal israelí Debka (http://goo.gl/PRxzt6), que dramatiza la situación de la base nuclear de Incirlik, que "se encuentra en un estado de sitio (sic) virtual por pletóricos contingentes policiacos que han cortado la electricidad por varios días" y que se mantiene a flote por los generadores locales que pronto agotarán su combustible.

 

Debka conjetura que este es "el método de Erdogan de convertir en la base a centenas de estadunidenses en rehenes (¡supersic!) para forzar a Washington a extraditar a Fethulla Gulen".

 

Según Debka, "las víctimas (¡supersic!) de la estrategia de extorsión (sic) de Erdogan son varias unidades de EU desplegadas en Incirlik bajo un escuadrón de comando que incluyen ingeniería, comunicación, logística, control aéreo, un hospital militar con instalaciones médicas y operativas, y transporte aéreo".

 

En el portal estadunidense The National Interest (http://goo.gl/0ikN0k), Bonnie Kristian, becaria de Defense Priorities, comenta que el despliegue de las bombas de hidrógeno en Europa aportan "poco valor defensivo a EU, pese a su cercanía con Rusia", para que "las bombas actúen como disuasivos a una agresión", ya que hoy constituyen "reliquias anacrónicas desde el punto de vista tecnológico y político".

 

Si EU fuera a emplear su arsenal nuclear no usaría ninguna de estas reliquias caducas cuando consta de otros "misiles que transportan ojivas nucleares que alcanzan sus objetivos más rápido, en forma más confiable y con mayor precisión", anota Kristian, quien arguye de manera persuasiva que "regresar a nuestras tropas de Europa puede no encontrarse en el horizonte, pero sí se debe traer nuestras bombas a casa".

 

Se repite el mismo escenario de "talibanización" y/o "yihadización" de las armas nucleares: antes en Pakistán –donde se abultó la probabilidad de que los talibanes pudieran controlar las 110 bombas nucleares de Islamabad–, y ahora en Turquía, cuya base de Incirlik se encuentra a 112 kilómetros de la transfrontera incandescente de Siria, donde operan los yihadistas.

 

The Guardian coloca en relieve que el "intento de golpe en Turquía incrementó los temores sobre la seguridad de las armas nucleares de EU": antes del golpe abortado, “la amenaza potencial terrorista a la base llevó a un significativo incremento del perímetro de seguridad de la base de Incirlik (https://goo.gl/uVVO7Q)”.

 

Del total de 180 bombas nucleares de la OTAN/EU en Europa, 90 se encuentran posicionadas en la volátil Turquía, cuyo ejército ostenta demasiadas vulnerabilidades de codependencia militar, ya que su equipamiento, no se diga el entrenamiento de su personal, depende de EU cuando, "pese a las tensiones", su trasnacional Lockheed se prepara a librar una flotilla de aviones F-35 a Turquía (http://goo.gl/IpgHnM).

 

Dada la aleatoria situación en Turquía, lo recomendable sería que EU desmantele sus obsoletas 90 bombas nucleares que mantiene en nombre de la OTAN y que están dirigidas para amedrentar a Rusia.

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
 Miles de seguidores del presidente Erdogan han salido a las calles durante este sábado para celebrar.

 

A partir de la escasa información disponible sobre los acontecimientos del 15 de julio, se me ocurren las siguientes ideas:


1. Aunque el régimen de Recep Tayyip Erdogan es capaz de cometer un atentado de bandera falsa (había planeado destruir el mausoleo de Sha Solimán, fundador de la dinastía otomana situado en Siria, y lanzar un misil sobre sus propios ciudadanos culpando de ambos actos al gobierno de Bashar al Assad, como se reveló el marzo del 2014), no lo haría desde el ejército. Sería demasiado arriesgada una operación con armas reales desde una institución en la que desconfía el presidente turco.


2. También es dudoso que Fathola Gülen, el clérigo sunnita turco afincado felizmente en EEUU, haya podido, como señala Erdogan, movilizar a miles de militares de un ejército profundamente laico. Además, su método es tomar el poder infiltrándose en los puestos claves del poder, que no patrocinar un alzamiento de amateurs.


3. ¿Es posible organizar un golpe de Estado en un país de la OTAN (que no sólo está ubicado en la región más estratégica del mundo, además está en guerra) sin el conocimiento y/o la autorización del Pentágono? Los al menos 1.500 militares de EEUU presentes en las bases de Turquía deberían saber algo del plan de unos golpistas, que para más inri, actuaron como aficionados.


4. EEUU pretende acabar con el régimen unipersonal de Erdogan. Esta chapuza de golpe, al igual que el atentado del aeropuerto de Ataturk dos semanas antes, suceden justo cuando Ankara pretendía corregir, a su manera, los graves errores en la política exterior que le ha enfrentado con todos sus vecinos. El diálogo entre EEUU y Turquía se ha roto: a las discrepancias sobre la situación de Siria, Irak y la cuestión kurda, se ha añadido la solicitud de Turquía a ingresar en la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), donde el presidente turco participó el 29 de junio en Tashkand, diciendo que “es mucho mejor que la Unión Europea”. ¡No puedes ser miembro de la OTAN y acercarte a China y Rusia (en parte como consecuencia del Brexit y la pérdida de interés de Bruselas por integrar a Turquía) ofreciéndole a Rusia suculentas propuestas comerciales que romperán las sanciones impuestas por Occidente, o estar en la Organización de Cooperación Económica del Mar Negro (BSEC), en vez de potenciar la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP/ATCI)! EEUU necesita un socio obediente en la región que lleve adelante la estrategia de la contención militar y económica de Rusia, China e Irán. Algunos medios rusos apuntaron el 31 de marzo también a este deseo o plan de EEUU a un “cambio de régimen” en Turquía.


5. Barack Obama, que empezó su mandato respaldando a los Hermanos Musulmanes, apostó fuerte por el Islamismo de corbata frente a la nefasta alianza de Bush con el islamismo de turbante de los jeques wahabíes de Arabia Saudí. Recibió con brazos abiertos a Erdogan y su esposa, y aplaudió las conversaciones de paz con la guerrilla kurda de PKK, ignorando que el astuto dirigente turco había tendido una trampa a los kurdos. El desencanto posterior de Obama hacia el líder turco no fue por haberle visto sin máscara, sino porque su aliado tenía su propia agenda en la política exterior, saliendo de la órbita de EEUU. Por lo que le castigó duramente, empujándole al infierno de la guerra de desgaste de Siria. El 28 de marzo pasado, Obama rechazó recibirle en audiencia en Washington e inaugurar juntos una mezquita turca en Maryland.


6. Más allá de la responsabilidad del Erdogan y su partido en la deriva del país, Turquía ha sido víctima de las estrategias equivocadas de Washington (incluso para sus propios intereses). Convirtió al peso pesado de Eurasia en “Pakistán 2.0”, desde donde la CIA envía grupos terroristas religiosos al país vecino, Siria, para desmantelar su gobierno semilaico, perdiendo a un aliado clave como Turquía. ¿No ve que Pakistán ha sido recogido por China?


7. Aunque hoy el presidente de Turquía se presenta como el “héroe nacional” y parezca el principal beneficiario del motín militar, no lo es: El fin del erdoganismo empezó con su derrota en las elecciones del junio del 2015. Ahora, ni podrá controlar a tantos enemigos que se ha creado dentro y fuera del país, ni gobernar a la sociedad que ha fragmentado tan vilmente.


8. Este no iba a ser un golpe contra la democracia. El golpe le asestó el gobierno del Partido de Justicia y Desarrollo, cuando bombardeó la población kurda, retiró la inmunidad de los parlamentarios opositores, cerró a decenas de diarios, encerró a un cientos de periodistas, estudiantes, alcaldes, jueces y políticos.

 

 

La pantomima de un golpe de Estado


Sorprende que los golpistas de un ejército de medio millón de hombres y un presupuesto anual de 18.000 millones de dólares no siguieran los más elementales pasos de tomar el poder:


9. Contar con las figuras más destacadas y de mayor rango del ejército. Los comandantes de las fuerzas terrestres y marina turcos no se involucraron en la intentona.


10. Haber inmovilizado los aviones y buques militares, controlando los aeropuertos, carreteras principales, etc. ¡los golpistas fueron atacados por un cazabombardero, por tanques y helicópteros!


11. Haber detenido o asesinado al jefe del Estado o al resto del gobierno. Se cuenta que llegaron a bombardear el hotel donde estaba Erdogan, pero sólo cuando él ya lo había abandonado. Luego aterrizó en el aeropuerto internacional de Ataturk, que no había sido ocupado por los golpistas.


12. Haberse hecho con el control de todos los medios de comunicación. Salvo la Radio Televisan turca, donde dieron una penosa imagen de golpistas sin ánimo de triunfar, se olvidaron del resto de los medios, incluidas las redes sociales (que Erdogan suele bloquearlas incluso cuando hay manifestaciones pacíficas en su contra). Desde la televisión no presentaron a un líder decidido y firme, ni leyeron una declaración de intenciones atractivas, ni dieron la imagen de personas que iban a tomar el poder de verdad. Así, era imposible reclutar a los sectores sociales anti-Erdogan ni mucho menos a los indecisos. En cambio, el presidente (al parecer) sólo con un móvil y con la CNN turca, consiguió arrastrar a miles de sus seguidores a las calles. El resto lo hicieron las mezquitas, animando a los fieles para que fueran a la guerra contra “los enemigos del Islam”.


13. Los militares se equivocaron pensando que la actual sociedad iba a apoyar un golpe de Estado. Los ciudadanos, los partidos de la oposición, e incluso los kurdos que viven una verdadera masacre, recuerdan aún las dictaduras despiadadas de los uniformados: “Ni Erdogan, ni militares”, ha sido el lema de los partidos de izquierda.


14. No atrajeron el apoyo de otros países. En las tres primeras horas que Obama mantuvo un extraño silencio, Irán y Qatar se opusieron al golpe, y Arabia lo consideró un asunto interno.


15. No hubo ninguna condición objetiva, ni subjetiva para el triunfo del levantamiento. “Alguien” se la jugó a los amotinados, tendiéndoles una trampa. Lo cual no impide que en el futuro el ejército turco actué, pero de verdad, y esto será cuando EEUU no vea la posibilidad de una transición no violenta para desmantelar el régimen de Erdogan.


16. Los militares forman una casta, lo cual significa que se protegen desde la lealtad corporativista. Por lo que cuando fracasa su intento de golpe de Estado, los mandatarios suelen moverlos de sus puestos o jubilarlos, en vez de detenerlos o ejecutarlos. Así, evitarán contragolpes. Lo que haga Erdogan al respecto, mostrará el grado de su habilidad y el sentido común.


17. La principal lección de estos hechos es que Erdogan no controla la situación, y su permanencia en el poder podrá empujar a Turquía hacia una guerra civil, con las fuerzas reaccionarias de protagonistas: nadie puede garantizar que Turquía estará inmune a caer en una “sirización” total.

 

 

Publicado enInternacional