Domingo, 09 Enero 2005 19:00

Colombia y el Plan Cóndor

No se ejecutó ninguna detención policial en base a una orden de busca y captura de la justicia colombiana, nunca lo detiene formalmente la policía venezolana a través de Interpol, ni se pide la extradición por los jueces de Colombia, ni es admitida ni rechazada esta extradición por la justicia de Venezuela para ser aprobada o no por el gobierno de Venezuela. Simplemente un estado, el estado colombiano, secuestraba a un ciudadano en un país extranjero. Es un método muy conocido en los años 70. Se le llamó la Operación Cóndor y era utilizada por las dictaduras del Cono Sur durante la guerra fría para secuestrar a los activistas políticos en países extranjeros y llevarlos clandestinamente a manos de los militares de su país de origen donde eran torturados y desaparecidos. Ese mismo tipo de secuestro ahora lo está haciendo el gobierno colombiano. Un gobierno que se dice democrático y que afirma que cumple las recomendaciones de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Tampoco es la primera vez que se está ejecutando bajo la presidencia del actual gobierno de Alvaro Uribe. Otro miembro de las FARC, Simón Trinidad, fue secuestrado de la misma manera el pasado dos de enero en Quito. Ahora va a ser extraditado a Estados Unidos, Colombia ya se encargó de hacerle el juego sucio de secuestrarlo en un país extranjero. Rodrigo Granda fue recibido hace cinco años por la Comisión Europea en Bruselas y Simón Trinidad participó en las negociaciones de paz con el anterior presidente colombiano Andrés Pastrana. Se trataba de representantes de las FARC que no iban armados, que no participaban en atentados ni acciones militares. Eran los interlocutores para poder alcanzar la paz. Estamos ante una violación de la legislación internacional, del derecho internacional humanitario y de la soberanía nacional y territorial que cuenta la complicidad y el silencio de los países latinoamericanos y de la Unión Europea. España estuvo altamente vinculada como país facilitador en los diálogos entre la insurgencia colombiana y el estado colombiano. Tanto en las conversaciones del gobierno Samper con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), en 1998, donde España integró, junto a Francia, Noruega, Suiza y Cuba, el grupo de amigos, como posteriormente en las negociaciones de Andrés Pastrana con las FARC. Incluso, el mando superior de Rodrigo Granda, el comandante Raúl Reyes, fue recibido oficialmente en España durante aquellas negociaciones. El gobierno español, en respuesta escrita a mi grupo parlamentario, le dio un voto de confianza al gobierno Uribe afirmando que “mantiene con el Gobierno de Colombia unas excelentes relaciones y respalda su lucha contra el terrorismo y el narcotráfico y los esfuerzos por consolidar la democracia y el Estado de Derecho”. También apuntaba que el Gobierno español tiene “como una constante de su política la protección y defensa de los derechos humanos, y la necesidad de consolidar la democracia y contribuir a resolver el conflicto que asola dicho país” y destacó su “activa participación en el seguimiento” de Colombia de las recomendaciones de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Este nuevo renacer de la faceta más tenebrosa y brutal de las dictaduras latinoamericanas, la Operación Cóndor, de la mano de Colombia debe ser denunciada por el gobierno español si de verdad está comprometido con la ayuda a la paz en Colombia. El gobierno de Uribe no puede escudarse en la denominada lucha antiterrorista para secuestrar con comandos clandestinos a colombianos desarmados en países extranjeros, encerrarlos en maleteros de coche y llevarlos como fardos a territorio colombiano insultando la soberanía de los países, la dignidad de las personas y los más básicos principios del derecho internacional. Isaura Navarro es diputada por Izquierda Unida en el Parlamento españolArtículo tomado de www.rebelion.org

Publicado enColombia

En todos los análisis y artículos que se han publicado desde que se conoció el secuestro, en territorio venezolano, del guerrillero no se ha tenido en cuenta el momento en que se ha producido, en plena ofensiva diplomática de Venezuela por fortalecer una política exterior independiente y enfrentada a los intereses imperialistas –de forma especial con la visita de Chávez a Rusia y la subsiguiente compra de material militar para reforzar la frontera común- y en plena ofensiva de las FARC-EP para ser considerada, de forma oficial, como “fuerza beligerante” según los cánones del derecho internacional. Es muy relevante que el secuestro de Granda se haya producido cuando las FARC-EP se habían dirigido al secretario general de la ONU, Kofi Anan, solicitando participar en la Asamblea General del organismo multinacional para explicarle al mundo la realidad del conflicto colombiano y sus fórmulas de solución “incruenta” de un conflicto interno de innegables orígenes sociales, económicos y políticos.

Al mismo tiempo, las FARC-EP se posicionaban sobre el Acuerdo Humanitario entre el Ejecutivo de Uribe y la guerrilla. En el derecho internacional, tan cuestionado pero aún vigente mientras el organismo que lo sustenta, la ONU, se mantenga, se especifican cinco supuestos que deben cumplirse para que una fuerza insurgente pueda ser considerada “fuerza beligerante”: existencia de hostilidades o relación de guerra entre el Estado y la fuerza rebelde; organización militar estable de la fuerza rebelde; control territorial por la fuerza rebelde; capacidad de aplicar leyes y costumbres de la guerra por la fuerza rebelde; reconocimiento expreso o tácito del alzamiento de la fuerza rebelde por el Estado o por terceros Estados.

Cuando en las conversaciones mantenidas por las FARC-EP con el gobierno de Andrés Pastrana, el antecesor de Uribe, la guerrilla apostó por esta figura jurídica tanto desde el gobierno colombiano como desde sus apéndices mediáticos y militares se respondió con exabruptos y con calificativos como “pretensión arcaica y desueta”. Pero esa figura existe –de hecho, el FMLN salvadoreño fue considerado “fuerza beligerante” por países como México y Francia- y debe aplicarse otorgando a la guerrilla la consideración de sujeto de derecho internacional pasando sus integrantes a ser reconocidos como combatientes legítimos en tanto tienen visión de Estado y tienen un proyecto político propio.

Esta posibilidad es la que ha querido destrozar el gobierno de Uribe con el secuestro de Granda y la extradición a Estados Unidos de Simón Trinidad, también capturado de forma ilegal en territorio ecuatoriano hace un año con la participación de las diversas agencias de seguridad de EEUU. Se ha querido lanzar el mensaje a EEUU de que es un aliado fiel en la “lucha contra le terrorismo” –las FARC han sido catalogadas como tales por EEUU- y que la aplicación del Plan Colombia y del Plan Patriota se mantiene en toda su extensión. Pero, al mismo tiempo, ha supuesto un golpe mortal a ese Acuerdo Humanitario y al diálogo de paz puesto que, a partir de ahora y mientras Uribe se mantenga en la presidencia de Colombia, va a ser imposible cualquier proceso de desmilitarización de zonas que hagan posible el intercambio de prisioneros y la negociación entre las partes.

Y eso que, según todas las encuestas, el 70% de los colombianos estaban a favor de ese acuerdo. Ambas actuaciones, el secuestro de Granda y la extradición de Trinidad, se producen pocos días antes de que el representante de la Unión Europea para la política Exterior, Javier Solana, llegue a Colombia justo dos semanas después de que los ministros de Exteriores de los países que componen la UE aprobasen una resolución sobre “el proceso de paz” entre el gobierno de Uribe y los paramilitares, al que apoyarán económicamente “siempre que exista un margo legal global”.

La tesitura de Venezuela Es evidente, al igual que lo sucedido en Quito hace un año con el secuestro de Simón Trinidad, la participación de los Estados Unidos en la captura del guerrillero de la Comisión Internacional Rodrigo Granda. Los EEUU han utilizado la baza de Colombia para poner un palo en la rueda de la política exterior que está diseñando el gobierno bolivariano de Venezuela desde los triunfos del referéndum revocatorio de agosto y las municipales de octubre. La construcción de una política exterior autónoma, enfrentada a los intereses y designios del imperialismo, es un proceso lento pero en el que se habían dado pasos de gigante con las últimas iniciativas de Chávez: el acercamiento a Cuba, Rusia, China y la Unión Europea.

Especialmente preocupante para los EEUU y para su socio colombiano era la compra a Rusia de 40 helicópteros militares y la más que posible compra de aviones de combate Mig-29 con los que reforzar el control de la frontera venezuelo-colombiana. Hay que tener en cuenta que los dos países comparten más de 2.200 kilómetros de frontera común y que este factor se ha convertido en el fundamental de una política bilateral que no encuentra un camino de acercamiento a pesar de la reciente firma de un memorando entre los dos países sobre “incidentes fronterizos”.

Es evidente que una acción de estas características ha tenido que contar con el apoyo de una parte de los servicios secretos venezolanos, o de los militares, lo que pone de manifiesto una de las principales debilidades del proceso bolivariano: no se ha realizado con la rapidez debida la depuración de los elementos fascistas dentro del Ejército y de los diferentes aparatos del Estado una vez se ha conseguido derrotar electoralmente a la oligarquía. Por eso, tienen razón las FARC-EP al criticar al gobierno venezolano por permitir el secuestro de Granda. Venezuela tiene que demostrar que cumple lo afirmado por Chávez en el año 1999, recién llegado a la presidencia del país: neutralidad en el conflicto colombiano –lo que, de hecho otorga a la guerrilla el estatus de beligerancia-, levantamiento del estado de excepción en los estados fronterizos venezolanos y, después de avisar que las Fuerzas Armadas venezolanas iban a reprimir todas las incursiones de “irregulares” colombianos”, estudiar la figura del asilo político.

En caso contrario, como bien dicen las FARC-EP, se sentaría un “lamentable precedente”. Por ello, Venezuela tiene que explicar cuáles son los resultados de las investigaciones iniciadas entre las fuerzas de seguridad para saber quién ha facilitado y apoyado el secuestro de Granda y, sobre todo, fijar una posición clara sobre las garantías que dará a las organizaciones bolivarianas.

Publicado enColombia

¿Cómo contactó a Granda? Durante el Encuentro Mundial de Intelectuales, entre los días 2 y 3 de diciembre, pude establecer relación con los asistentes al evento en el lobby del Hilton y algunas de esas personas me señalan que allí está Rodrigo Granda. Cuando lo vi, me le acerco y converso con él sobre la posibilidad de concertar una entrevista. ¿Cuántas veces más lo vio? Acordamos encontrarnos el lunes seis, en un café cerca del Hotel, a la una de la tarde, y pienso que esa vez hablamos como 45 minutos. Luego, el jueves nueve, en el lobby del Anauco Hilton, coincidencialmente lo encuentro un momento y al día siguiente (viernes) vuelvo a encontrarlo y pautamos vernos el lunes 13, pues él me manifiesta que va salir de Caracas el fin de semana y me indica el sitio del encuentro: un cafetín a la vuelta del metro de Bellas Artes. ¿Esa fue la cita del 13D?

El lunes entro allí a la 1:00 p.m., hago una mirada en el primer escenario que tiene la cafetería, que es un antejardín cubierto y (Granda) no está ahí. Entro a la puerta interior de la cafetería y tampoco lo veo. Subo las escaleras a mano derecha y nada, entonces espero un poco y me retiro del lugar a la 1:35 pensando que no habrá entrevista y busco una arepera. ¿Pero se dio la entrevista? Como a las 2:16 recibo una llamada y escucho voces pero la llamada no entra. A los cinco minutos recibo una llamada de él (Granda), que se disculpa diciéndome que tuvo un trancón en Petare y no pudo llegar. Luego me insiste que nos veamos a las tres de la tarde. ¿Cómo fue el encuentro? Yo llego a las 3:02 minutos y apenas entro lo veo a él en la mesa del primer ambiente, inmediato a la calle, en el rincón derecho. Entonces lo saludo, me siento de espaldas a la puerta y no me doy cuenta de ninguna circunstancia.

Él me vuelve a explicar su retraso por el trancón de Petare y me cuenta que de su teléfono no salen llamadas y hasta que no encontró otro no me pudo llamar. ¿Recuerda de qué hablaron? Hablamos de la situación política de Colombia y el tema electoral. Yo mencioné de manera general la perspectiva de varias candidaturas y él anotó en unos recorticos de papel algunos nombres. Luego me pidió mi opinión sobre el Congreso Bolivariano de los Pueblos y me dijo que para él ese evento quedó herido de muerte porque no se quiso profundizar en la caracterización del conflicto colombiano. ¿Granda recibió llamadas? Como a las 3:30 a él le entra una llamada a su celular. Se para, trata de retirarse pero yo no lo pierdo de vista y noto que corta la comunicación y vuelve a la mesa. A las 3:55 le entra otra llamada al celular y el efecto de esa llamada lo cambió totalmente. Respondió con entusiasmo y dijo: "¡Quiubo, hace cuánto que no te veo!". Luego, se levanta, se retira y yo lo pierdo de vista. ¿Qué hizo usted entretanto? Yo había pedido un hígado. Cuando él se retira nuevamente, termino de comer. Calculo que en cinco minutos. Luego me acomodo en el asiento y alcanzo a ver por el rabillo del ojo, a las 4:01 de la tarde, que él entra y en ese momento recibe una nueva llamada, y vuelve a salir. ¿Entonces no vio el rapto? Yo, obviamente, no vi nada ni escuché nada.

Yo estaba completamente de espaldas a la puerta y el ángulo mío no daba chance de ver nada a la calle. Tampoco escuché nada. ¿Y qué pasó después? A las 4:35, pues, yo me paro. Me pareció un tiempo demasiado largo para una conversación y voy hacia la puerta exterior. Esperaba verlo hablando en la acera de enfrente, pero no veo nada y vuelvo a sentarme como una hora más. En ese momento, llamo al mesero y le pregunto: ¿Oiga, el señor aquí. no vio para dónde salió? Entonces, el mesero me dijo: "Él me pidió un tinto y salió para abajo hacia la Avenida Universidad". Entonces, yo salgo a la puerta, miro, y como tenía un compromiso, llamo desde un teléfono de alquiler para disculparme y vuelvo a sentarme porque había unas cosas de él en la mesa. ¿Hasta qué hora esperó? Cuando siento que oscurece, me voy, tras esperar como hasta las 6:20. Pedí al mesero la factura y pagué como 12.800 bolívares por tres cafés, una soda, un jugo de naranja y un hígado. ¿Recuerda qué cosas dejó Granda y cómo estaba vestido? Dejó un bolígrafo negro, una caja de Marlboro, un encendedor y unos papelitos...

Estaba vestido con una camisa oscura, que cuando yo lo veo en las imágenes de su detención, me parece que era la misma que llevaba el día que lo vi. ¿Cuándo conoció de su detención en Colombia? Como a los tres días vi en televisión la noticia de su detención en Cúcuta y me pregunté: Oiga, ¿qué pasó? Me doy cuenta que es un rapto y empiezo a pensar qué debía hacer. ¿Cuándo decide contactar a las autoridades? Cuando el MIJ hace declaraciones sobre el tema, busco la manera de acercarme al despacho. El martes de esta semana, con alguien de prensa le digo: Mire, hágame el favor de decirle al ministro Chacón que el periodista Omar Rodríguez necesita hablar con él un asunto urgente. Y entonces me manda a decir que a las 12 de ese mismo día me atendería. ¿Y habló con Chacón? Me atendió y hablamos como una hora. Me pidió el teléfono y en la noche me llama para reunirnos el miércoles 5 a las 9 am en el MIJ. Al día siguiente me entrevisté con Marcos Chávez y declaré lo que sé en el Cicpc.

Publicado enColombia

París (Francia) 20 de diciembre de 2004 El día 3 de diciembre, personas muy cercanas a la embajada colombiana en Caracas me confirmaban lo anterior, además de advertirme sobre el aumento considerable de miembros del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, la policía política colombiana, adscritos a la embajada. El comando tendría como objetivo el capturar a dirigentes guerrilleros colombianos de las FARC y del ELN. El día 15 de diciembre, en horas de la mañana, descendí al parqueadero del Hotel Hilton. Casi de frente me encontré con dos camionetas ocupadas por hombres con cara de poco amigos, varios de ellos portando lentes oscuros. Cuando le pregunté a uno de los guardias del lugar si sabía quienes eran, me respondió que agentes del DAS colombiano y de la DISIP venezolana. Cuando comenté a alguien sobre ello, me dijo que esos agentes no estaban ahí para cuidar a la delegación del ministro de la Defensa de Colombia, quien se encontraba en Caracas para llegar a acuerdos sobre la represión al "narcoterrorismo" (que, entre otras cosas, fueron firmados). Al día siguiente, leyendo en internet la prensa colombiana, conocí que Rodrigo Granda, más conocido como Ricardo González, había sido detenido en Cucuta, ciudad fronteriza colombiana, el lunes 13. Decían las informaciones que las autoridades colombianas aseguraban que esa captura era más importante que la de Trinidad, por ser un destacado miembro del equipo diplomático de las FARC, y con más de 20 años de trayectoria guerrillera. La noticia me sorprendió porque yo lo había visto en los pasillos del Hilton, dialogando con varias de las altas personalidades que habían asistido al Encuentro. El viernes 17 leí en el periódico bogotano "El Tiempo", que el director del semanario "Voz", Carlos Lozano, aseguraba que Granda había sido detenido en Caracas en un operativo de agentes de la DISIP, presumiéndose la participación de agentes colombianos, y luego trasladado dentro del baúl de un vehículo hasta Cucuta. Poco a poco han salido mas detalles de esa captura y posterior secuestro. Granda fue detenido, efectivamente, el lunes 13 de diciembre, hacia las 4pm. Estaba conversando con un periodista colombiano en la cafetería de la Clínica Razzeti, cerca a la estación del metro "Bellas Artes", muy cerca del Hotel Hilton. Aparentemente una mujer lo llamó aparte, y como si él la conociera se le acercó y salieron del lugar. Había pasado casi una hora cuando al fin el periodista se extraño por la demora de Granda, empezando a preguntar por él a las personas del lugar. Posteriormente se supo que Granda fue detenido por varios hombres que se movilizaban en cuatro vehículos, quienes se identificaron a los pasantes como agentes de la Disip, aunque algunos de ellos tenían acento colombiano. Según mis averiguaciones, Granda fue inmediatamente introducido al baúl de uno de los vehículos y trasladado a una dependencia de la Disip. Parece que no fue maltratado. Varias personalidades políticas, y hasta de los servicios de seguridad, no estuvieron de acuerdo con ese procedimiento y presionaron para que lo dejaran en libertad, exigiéndosele que dejara inmediatamente el país; también propusieron que se le detuviera y se le pusiera en prisión de acuerdo a las leyes venezolanas, mientras se le investigaba. Nada de ello valió. No he podido saber quien dio la orden, pero debió ser a muy alto rango, pues después de viajar 14 horas en el baúl de un vehículo fue entregado en Cucuta a la policía colombiana. Por lo menos hasta el martes en la noche había estado en la Disip. Hoy se encuentra detenido en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita, en el Departamento de Boyacá, Colombia. ¿Qué autoridades venezolanas son responsables de este secuestro? Independiente de que Granda sea un guerrillero, este acto va en contra de todo procedimiento judicial y administrativo de la República Bolivariana de Venezuela, y agrede el Derecho internacional. Lo preocupante es que no es el primer caso. Ya son varios, y no tanto a miembros de la guerrilla colombiana. La mayoría de capturas, secuestro y entrega a las terribles agencias de seguridad colombianas, o a sus grupos paramilitares, se han realizado contra dirigentes sociales que han buscado refugio a su seguridad en la patria de Bolivar. Además de los que han sido asesinados. En ningún otro gobierno venezolano se había dado este arbitrario procedimiento en las cantidades actuales. Me es imposible pensar que el presidente Hugo Chavez haya dado estas directivas. Me es muy fácil pensar que los organismos de seguridad venezolanos están infiltrados a alto nivel por elementos que no descansan por desestabilizar el proceso revolucionario que adelanta Chavez. Elementos que tienen todo el apoyo de los servicios de seguridad colombianos y estadounidenses, dentro de la estrategia del Plan Colombia, donde acabar con la Revolución Bolivariana es una de las metas. Poner en enfrentamientos a la guerrilla colombiana con el gobierno de Chavez puede ser un buen recurso. Buscar que el movimiento social y popular colombiano le retire el apoyo a la Revolución Bolivariana, serviría al aislamiento de un proceso que viene siendo agredido por el gobierno fascista y paramilitar del presidente Uribe Velez. Hasta el día de hoy no existe una nota oficial sobre este secuestro. Como no se ha dado ante los asesinatos y secuestros de dirigentes sociales colombianos. Ella se hace impostergable.

Publicado enColombia

En pretexto por los hechos de guerra en la franja fronteriza del norte, el régimen de Uribe con sus altos mandos militaristas, ha anunciado el traslado y creación de mas brigadas y batallones, destinados a crear una base en la frontera que ayude a la desestabilización, provocación y el golpe en momentos en que la oposición se descompone y el pueblo venezolano la aplasta por la vía democrática. Es la materialización de sucias movidas que el Pentágono viene haciendo en su estrategia hacia la región andina, especialmente en su geopolítica militarista para el control y la invasión a Colombia, Venezuela y Cuba, el triangulo que le quita el sueño en las Américas, como estorbo para anexarse a Suramérica. El Tiempo, que tiene porque saberlo, ha difundido parte de la versión del Ministerio de Guerra, en el que lógicamente se oculta la verdadera dimensión estratégica del despliegue operacional, haciendo cábalas sobre negociados del arsenal a emplear y callando sobre "la asesoría",inversión y dirección del despliegue por parte de los norteamericanos. Menos de las operaciones de guerra psicológica, de Inteligencia estratégica y de combate de la Cia, del involucramiento de la DEA y las macabras compañías contratistas del libre mercado neoliberal de muerte, de químicos, petróleos, Gas, clorhidratos, carbón, transgénicos, drogas farmacéuticas y de las otras, y el arsenal de chatarra bélica para las guerras preventivas de baja intensidad en nuestros pobres países. El reacomodamiento operacional está claramente destinado a copar la Guajira y el manejo de las nuevas coordenadas en el mapa de dominación creado por la guerra sucia paramilitar, que con complacencia de Mandos militares se ha adueñado de las regiones mas ricas y estratégicas para los megaproyectos de las transnacionales gringas y los monopolios colombianos, como para la geopolítica guerrerista de los regímenes de EE.UU. y Colombia, con sede económica y política ahora en santa Fe de Ralito.

Cabeza de playa para controlar a Suramérica y el caribe

Ha sido la Guajira históricamente, la península mas codiciada como manjar blanco, en el ajedrez de control de las potencias para Colombia y Suramérica. Por allá por su Cabo de la Vela, Bahía Portete y Puerto estrella, penetraron los colonizadores españoles, las legiones industrializadoras británicas y constantes proyectos neocoloniales norteamericanos. A su posición estratégica se sumó pronto el descubrimiento de vitales recursos estratégicos de materias primas y minerales. La mas grande mina de Carbón a cielo abierto en el Cerrejón, yacimientos de petróleo "a flor de mar", las minas de sal de Manuare, el comercio y contrabando de Maicao, por sólo citar lo descubierto. Para rematar es límite equidistante en la principal reserva petrolera del Lago de Maracaibo, verdadero objetivo en la disputa limítrofe con la hermana Venezuela, atizada por los yanquis para su mezquino provecho. No en balde la Nueva Base Militar Colombiana se va a asentar en Castilletes y bahía Cosinetas, adónde se encuentra el mojón fronterizo que enmarca las coordenadas de principal discusión de límites con los patriotas.. Desde ahí controlarán la nueva "franja de Gaza" desde Puerto estrella hasta Cúcuta, para encontrarse y coordinar operaciones de "seguridad" con la otra base gigante en Arauca y la base naval de Puerto Carreño, en el Vichada, para completar el control y el despliegue en toda la frontera de 2.219 Kms. con Venezuela, la mas grande de Colombia con cualquiera de sus vecinos. La necesaria combinación de fuerzas y armas(infantería, artillería, aviación, armada) confiesan que será una de las principales bases colombo-estadinenses con todos los fierros y alta tecnología de punta para sus objetivos. Estará encabezada por los batallones, tenebrosos cuerpos de inteligencia, fuerzas especiales de infiltración y asalto, de la tristemente célebre 10ª Brigada que empezó como de servicios especiales en Bogotá, que cometieron los mas sonados casos de violación de DD.HH. Luego se ubicó como Brigada especial de "adiestramiento y despliegue de fuerzas del Sur y "Centro Nacional de Entrenamiento del Ejército, CENAE.," en Tolemaida, integrada luego con los experimentados Batallón Colombia, Parte del BINCI, Batallón de Inteligencia y Contrainteligencia "Charry Solano", que cometió torturas, desapariciones y crímenes junto con paramilitares; Y unidades para los antiguos territorios nacionales o nuevas fuerzas de contraguerrilla cuyos comandantes constituían unidades conjuntas con los escuadrones paramilitares, como lo han confesado, el general Harold Bedoya, el Coronel Velandia, El mayor Rito Alejo del Río y últimamente el general Uscátegui, todos procesados mas no condenados por masacres paramilitares.

Mercenarios y arsenal norteamericanos dirigen el despliegue

Toda la reingeniería y despliegue operacional esta siendo dirigido por Mercenarios y compañías de guerra del norte. En la base de Tolemaida hay 147 comandantes, 18 pilotos, 37 instructores de inteligencia y 9 asesores de "contratación de servicios" norteamericanos y 12 Israelíes. En la Base especial de Arauca hay otro lote igual o mayor y en el Plan Patriotas participan en iguales tareas 189 comandantes de EE.UU. Así mismo tenemos "los mejores" asesores gringos en el DAS, Fiscalía, Gaulas, cuerpos paramilitares etc. En total los norteamericanos, coordinados por el Comando Sur tienen en Colombia 2.420 "asesores fijos y 1.000 itinerantes que entran y salen en misiones especiales de "instrucción e inteligencia" Se suma a las 4 grandes bases y 5 pequeñas en las fronteras, Centroamérica y el Caribe que apuntan a los tres países. También se dice que para allá irán los 46 temidos "tanques AMX 30 que Colombia le compró a España" (sic) y se especula sobre si vendrán o no. Ahora el juego de la guerra es mas inseguro que el de la sola política y cualquier cosa puede suceder. Mas ateniéndonos a las últimas declaraciones del gobierno español y su posición frente a la guerra los tanques no vendrán. Además porque la UE. acaba de aprobar en su constitución totalitaria, que sus estados miembros "no venderán ni entregaran armas a países en guerra o con conflictos y violación de DD.HH". Colombia, compadres, es la mejor muestra. Un vocero del Ministro de Defensa de España nos acaba de confirmar que los tanques definitivamente no se venderán a Colombia, pues la mayoría de españoles, del congreso y del PSOE estan en contra, pues además Colombia tendría que sacar recursos de educación, salud, y nuevos impuestos para la millonadas en euros que costarían. [l] El ministro José Bono ha dicho: "la venta de armamentos no parece una venta contra el terrorismo"... "No da la impresión de que vayan a hacer mucho los tanques por los montes de Colombia, y sí nos preocupa que eso pueda ser interpretado por los vecinos de Colombia como una utilización de la lucha antiterrorista para desestabilizar las fronteras entre Colombia y Venezuela". tanques que, como le dijo a CAMBIO el experto español Francisco Gámez, eran tan viejos (fueron fabricados en los años 50 y 60), que "estaban destinados al soplete" Es la típica jugada a tres bandas. En reemplazo de los AMX 30, vendrán los antiguos MX, Tanques Cascabel también viejos y refaccionados como tanquetas de los cuales Colombia le ha comprado a EE.UU. unos 53 en 15 años. Se han desplazado hace dos meses 12 a el Caquetá con destino a los llanos del Yarí. Según fuentes oficiales, dos han sido inmovilizados ya por la guerrilla. Tres se encuentran hundidos en charcos de barro y los restantes se dirigen a lugares mas próximos a la frontera. Es que estos aparatejos tan viejos como la guerra de los yanquis, no sirven, aunque fueran nuevos para la guerra contrainsurgente en la arisca geografía patria y ello acaba de confirmar que son para la guerra con Venezuela. Colombia que depende en gran medida del intercambio económico y la cooperación(petróleo) con Venezuela ha hecho que Uribe le haya dicho a Chávez: "hagámonos pasito!", pero en su testa guerrerista trabaja bajo las ordenes de USA y con el entorno paramilitar para la agresión. (De esos tanques que aparecen en esta foto de CAMBIO, se pasean por Iraq, pero pueden llegar a la Guajira en cualquier momento.) El hecho se da en momentos en que viene el referendo y los enviados norteamericanos Gaviria, Carter, Miguel Vivanco, Shapiro, conspiran en inteligencia, diplomacia y política, acusados de mercenarismo en Venezuela y Otto Reich, ex enviado especial del presidente George W. Bush para Latinoamérica, le dijo a la BBC que a la Casa Blanca le gustaría que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fuera destituido." Ahora que ya no estoy en el gobierno, le puedo decir que nos gustaría ver a Chávez fuera de la presidencia porque no es democrático y porque ha hecho mucho daño a los venezolanos "

Publicado enColombia

Las fuerzas políticas, sindicales y sociales que conforman la GRAN COALICION DEMOCRATICA, enfrentaron la política oficial plasmada en la propuesta del Referendo, que forma parte de los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional y fue derrotado el pasado 25 de octubre. Tales políticas son profundamente antinacionales, por lo que la inmensa mayoría de la población se abstuvo de concurrir a las urnas, propinándoles una rotunda derrota a las pretensiones oficiales. Ahora el gobierno pretende revivir las propuestas que no avaló el pueblo, echando mano de otros mecanismos e invitando a un "Acuerdo Político Nacional". No obstante la aprobación de la enésima reforma tributaria de la era aperturista, se insiste en modificar el sistema nacional de impuestos, en detrimento de los sectores productivos y laboriosos. Igualmente, se pretende desmejorar el sistema pensional y recortar, aún más, las transferencias a los entes territoriales. La reestructuración del Estado y los miles de despidos que ello conlleva, procuran la reducción del hueco fiscal para garantizar el cumplimiento del servicio de la deuda, sin tener en cuenta los perjuicios que se ocasiona a la población. En el terreno político se trata de darle luz verde a las medidas que, tras el sofisma de la lucha contra la corrupción, restringen la participación de la oposición, en los escenarios donde se debate y define la realidad nacional. Además, se proponen una reforma del sistema judicial de claro signo regresivo y otros proyectos que apuntan a recortar los precarios derechos democráticos y las libertades públicas. La GRAN COALICIÓN DEMOCRÁTICA y otras fuerzas políticas de oposición, declararon su contundente rechazo a las maniobras oficiales y decidieron no concurrir a la convocatoria, hecha para buscar acuerdos que avalen lo que ya el pueblo refutó de manera categórica. Por lo tanto, esta Coalición reafirma su compromiso de lucha contra las políticas neoliberales de Uribe Vélez y convoca un GRAN ENCUENTRO NACIONAL, amplio, deliberativo, representativo y participativo que debata y defina un plan de acción frente a los siguientes puntos:

  1. El Acuerdo Político Uribista: el paquete legislativo, la reforma de la justicia y la propuesta de reelección o prórroga del período presidencial.
  2. La defensa de la soberanía ante la política económica del gobierno, los peligros que entrañan la firma del Tratado Bilateral de Libre Comercio, TLC, con Estados Unidos o el establecimiento del Área de Libre Comercio de las Américas, ALCA y la agobiante deuda externa.
  3. La defensa de los derechos democráticos y las libertades públicas, la solución política del conflicto armado y la condena del terrorismo, en todas sus manifestaciones.

Dicho evento se llevará a cabo los días 29 y 30 de abril, en Bogotá D. C. y contará con la presencia de todas las fuerzas políticas, organizaciones sindicales y sociales, de indígenas, estudiantiles y las instituciones o personalidades que encuentren motivos ideológicos, políticos, económicos o sociales para enfrentar los planes del gobierno y expresen su voluntad para unir esfuerzos en procura de contener y derrotar las pretensiones oficiales.

GRAN COALICION DEMOCRATICA

Organizaciones sociales: CUT, CGTD, CTC, CPC, FECODE, Sintraseguridadsocial, Sintraelecol, Salvación Agropecuaria, Coordinado Nacional Agrario, ANEBRE, UNEB, USTC, SINDESS, Untcitcol, Asonal Judicial, USO, ASPU, Sinaltrainal, Sindesena, Sutimac, Fensuagro, Sintracreditario, Asamblea Permanente por la Paz, ONIC, Frente Común de los Organismos de Control, Confederación de Padres de Familia, Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios, Proceso de Comunidades Negras Asociación Nacional de Estudiantes de Secundaria, Colectivo de Jóvenes Trabajadores de Colombia, Organización Colombiana de Estudiantes, Asociación Nacional de Usuarios de los Servicios Públicos, ACEB, Sincaprecom, Sinalserpub, Cultura Activa, Comité Colombia de Lucha contra el ALCA, Asamblea Nacional de Jóvenes por la Paz, AIJ-CUT, Juventudes de la CTC. Partidos y movimientos políticos: Polo Democrático, Frente Social y Político, MOIR, AD-M19, P.C.C., P.S.D., Liberales Socialdemócratas, Partido Unidad Democrática, Vía Alterna, ANAPO, Presentes por el Socialismo, Colectivo Guillermo Marín, Dignidad Obrera, Opción Siete, Nueva Opción, Integración Democrática, Partido del Trabajo de Colombia, PST, JUCO, Unámonos, Alianza Social Indígena, VisiónÉtnica, Partido Visionario, AICO, Movimiento de Integración Democrática, Juventud Patriótica, Juventudes Frentistas, Unión Patriótica. ONG's: Fundación Diálogo y Convivencia, Instituto de Ciencias Sociales, Artistas por la Paz, Corporación Casa de la Juventud, Compatriando, I.S.P. Subregión Andina. Parlamentarios: Antonio Navarro Wolf, Carlos Gaviria, Jorge Enrique Robledo, Francisco Rojas Birry, Jesús Bernal, Piedad Córdoba, Jaime Dussán Calderón, Luis Carlos Avellaneda, Wilson Borja Díaz, Gustavo Petro, Alexander López, Venus Albeiro Silva, Ramón Elejalde, Samuel Moreno, Bernardo Hoyos, Lorenzo Almendra, Gerardo Jumí, Javier Cáceres, Efrén Tarapués, Germán Navas Talero, Pedro Arenas, Herminsul Sinisterra, Hugo Ernesto Zárrate Marzo 23 de 2004 CARLOS RODRÍGUEZ DIAZ Coordinador

Derrotamos el referendo de Uribe... ahora nos oponemos a su reelección.

Publicado enColombia
Página 306 de 306