Lunes, 26 Enero 2009 06:26

Como 2001, pero a escala planetaria

El cataclismo financiero que arrancó en Estados Unidos y se propagó rápidamente al resto del mundo fue apenas el comienzo de una crisis internacional devastadora. Recién ahora se empieza a advertir su verdadero impacto en términos económicos y sociales. Las mayores economías del planeta están atravesando una situación en algún punto comparable con la debacle argentina de 2001. En ambos casos, la explosión se produjo luego de haber llevado a un extremo la filosofía del libre mercado. Las consecuencias del derrumbe de esos modelos también son semejantes. A continuación se repasan las noticias sólo de los últimos diez días con los efectos de la crisis en distintos países. El ejercicio muestra que ninguna región queda a salvo, aunque algunas padecen más que otras.

Para empezar, se revisan los hechos en Estados Unidos. Se insiste en que son apenas los acontecimientos de los últimos diez días:

- La farmacéutica Pfizer planea eliminar 2400 empleos durante el primer trimestre del año.

- Por la contracción económica, la inflación de todo 2008 fue de apenas 0,1 por ciento, su nivel más bajo en 54 años.

- Circuit City, una de las mayores distribuidoras de productos electrónicos, se declaró en bancarrota y despedirá a 30.000 personas.

- La producción industrial cayó 1,8 por ciento en 2008. Es el peor resultado desde la recesión de 2001.

- El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, advirtió que el estado se encuentra “en emergencia financiera” por el multimillonario déficit presupuestario.

- ConocoPhillips, la tercera petrolera de Estados Unidos, despedirá a 1352 empleados afectada por la caída de los precios de las materias primas.

- Obligado a bajar costos por la crisis, el estudio de cine y televisión Warner anunció 800 despidos, equivalentes al 10 por ciento de su plantel.

- El gobierno aportó 20.000 millones de dólares al Bank of America para garantizar la continuidad de sus operaciones.

- El Citigroup tuvo que dividir la compañía en dos luego de registrar pérdidas por 8290 millones de dólares en el cuarto trimestre. Si el plan no funciona, no se descarta su estatización.

- Hertz, número uno mundial de alquiler de autos, anunció que suprimirá 4000 puestos de trabajo de aquí a marzo por la caída de la demanda.

- La crisis llegó a los gigantes tecnológicos: Microsoft informó el recorte de 5000 empleos, Intel cerrará dos de sus plantas y dejará en la calle a 6000 personas, AMD despedirá a 3000 trabajadores, Google prescindiría de 100.

- El gobierno aportó 1500 millones de dólares a la automotriz Chrysler, que se suman a 4000 millones concedidos previamente.

- El fabricante de motos HarleyDavidson anunció 1100 despidos, el 10 por ciento de su plantel.

Europa

- En 2009 España entrará en recesión después de 16 años. Se prevé una caída del PIB de 1,6 por ciento. El desempleo treparía a 15,8.

- Portugal proyecta una contracción económica de 0,8 puntos para este año.

- El gobierno de Irlanda tuvo que nacionalizar el Anglo Irish Bank.

- El Banco Central de Italia prevé una reducción del PIB de 2 por ciento durante 2009.

- El Banco Central Europeo (BCE) bajó la tasa de interés a un mínimo histórico de 2 por ciento.

- Volkswagen suspenderá a 60.000 trabajadores en febrero. BMW hará lo propio con 26.000, mientras que en España, Seat suspenderá a 5300.

- Alemania, la primera economía de Europa, sufrirá una contracción de su PIB de 2,25 por ciento en 2009.

- El productor de aluminio angloaustraliano Rio Tinto Alcan anunció 1100 despidos en todo el mundo.

- Metro, la mayor cadena alemana de supermercados y tiendas de electrónica, suprimirá 15.000 empleos este año, 5 por ciento de su plantel.

- El desempleo en Rusia aumentará en 2 millones de personas en 2009.

- El PIB de Inglaterra cayó 1,5 por ciento en el cuarto trimestre de 2008 y el país entró oficialmente en recesión. El desempleo llegó a 6,1 por ciento, su máximo en una década.

- British Telecom despedirá a 13.500 personas a lo largo del año.

- La compañía minera angloestadounidense BHP Billiton, la mayor del mundo, despedirá a 6000 empleados, 2000 de ellos en Chile.

- En Islandia se agudizan las protestas por la crisis y hubo represión.

- Finlandia prevé una caída del PIB de 2 por ciento en 2009.

Brasil

- La fabricante maquinas agrícolas John Deere despidió a 502 trabajadores.

- El banco Santander echará a 400 empleados, según denunció el sindicato.

- Lula da Silva anunció que se perdieron 600 mil empleos en diciembre de 2008, el doble de la caída habitual por razones estacionales.

- Más de 10 mil metalúrgicos protestaron por las calles de San Pablo.

- La gigante alimenticia Sadia anunció 350 despidos.

Asia y Oceanía

- El Banco de Japón prevé una recesión de 1,8 por ciento en el año fiscal 2008/2009, que cierra en marzo, y del 2 por ciento en 2009/2010. La crisis ya ocasionó la pérdida de 100 mil empleos industriales.

- Toyota despidió a 3100 personas, Sony a 16.000, Honda a 3100 y Sanyo está por echar a 1200 operarios.

- Más de medio millón de trabajadores chinos perdieron sus empleos en el último trimestre de 2008. La economía siguió dando señales de desaceleración: el PIB creció 6,8 por ciento en el último trimestre de 2008, cuando venía de registros de más de 11 por ciento.

- Corea del Sur entró en recesión en el último trimestre, al sufrir una caída del PIB del 5,6 por ciento. Samsung registró pérdidas por primera vez en su historia.

- Nueva Zelanda admitió que la economía no crecerá en 2009.

- Arabia Saudita, Qatar, Kuwait, Emiratos Arabes y Omán perdieron 2,5 billones de dólares a raíz de la caída de valor de sus inversiones en el extranjero.

Canadá

- El Banco de Canadá redujo las tasas de interés a su nivel más bajo en la historia, a 1 por ciento para los préstamos interbancarios.

- EL PIB caerá 1,2 por ciento este año, de acuerdo con la previsión oficial.

- Bell, la principal compañía telefónica del país, ofreció jubilaciones anticipadas a 1500 trabajadores.

Naciones Unidas

- La ONU advirtió que la actual crisis económico financiera provocaría la mayor recesión mundial desde la posguerra. Y esto en sólo diez días.

Por David Cufré
 

Publicado enInternacional

Londres, 23 de enero. Gran Bretaña entró este viernes oficialmente en recesión por primera vez desde 1991, con una caída de su producto interno bruto (PIB) en el cuarto trimestre de 2008 mayor a la esperada, lo que agudizó el debilitamiento de la libra esterlina.

Estos datos obligaron al primer ministro británico, Gordon Brown, a reiterar sus llamados a la cooperación internacional para luchar contra la crisis financiera.

Las cifras divulgadas por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) indicaron una contracción de la economía británica en el cuarto trimestre de 2008 de 1.5 por ciento con respecto al trimestre anterior. Esta cifra fue mayor de la esperada por los analistas, que habían previsto una caída de 1.3 por ciento.

Ante esta situación, el laborista Brown, afirmó estar usando “todas las armas” a su disposición para luchar contra la crisis económica

“Pero también necesitamos la cooperación internacional”, recalcó el primer minsitro en declaraciones a la emisora pública BBC.

La contracción –que además ha sido la mayor desde 1980– confirmó lo que todos sospechaban desde hace meses: que Gran Bretaña está sumida en una recesión, por primera vez desde hace 18 años, de la que le será difícil salir.

Con la caída de su PIB en el cuarto trimestre, que siguió al retroceso de 0.6 por cient registrada en el tercero, Gran Bretaña se unió así a la lista de países cuyas economías están en recesión, entre ellas las de Estados Unidos, la primera economía mundial, y varias de la zona euro.

Según la definición técnica, un país entra en recesión cuando su PIB registra dos caídas trimestrales consecutivas.

Las cifras que confirmaron la recesión acentuaron también, por su parte, el desplome de la libra esterlina, que este viernes cayó frente al dólar a un nivel no registrado en los últimos 24 años.

En la última semana, la libra perdió más de 14 peniques, es decir, cerca de 10 por ciento de su valor frente al billete verde. Hace sólo unos meses, en julio de 2008, una libra valía dos dólares y en marzo de 2008 se cambiaba a 2.04 dólares.

En las últimas semanas, la moneda británica aún se vio más afectada por los temores por la economía británica, confirmados este viernes, y por el nerviosismo sobre el sector bancario del Reino Unido, que algunos creen que será nacionalizado.

“No vemos por ahora ningún cambio de tendencia, por lo que creemos que la libra seguirá bajando”, opinó Adarsh Sinha, experto de Barclays Capital.

“El dólar seguirá avanzando porque los operadores ven al billete verde como una moneda refugio en tiempos turbulentos”, opinó James Hughes, analista de CMC Markets.

El euro también ganó terreno, acercandóse hacia una eventual paridad con la libra, que al parecer seguirá bajando por las malas noticias económicas, vaticinan los expertos.

En el conjunto de 2008, el PIB británico tuvo un crecimiento de sólo 0.7 por ciento, su menor nivel desde 1992, según las cifras oficiales, que indican que el retroceso registrado en el cuarto trimestre se debió sobre todo a una fuerte disminución del 4.6 por ciento de la producción manufacturera.

 

Publicado enInternacional
Hace apenas unos meses, mientras la confusión financiera y económica hacía presa del mundo industrializado, América Latina, pletórica de optimismo, pensaba que sortearía lo peor. “La gente me pregunta sobre la crisis y les contesto: ‘pregúntenle a Bush’”, decía el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, a principios de septiembre. “Es su crisis, no mía.”

Éste es ahora Lula: la producción industrial de Brasil cayó 6.2 por ciento anual a noviembre, según cifras difundidas esta semana: el mayor declive desde diciembre de 2001.

A lo largo del continente, la crisis ha deteriorado los niveles de riqueza. Claudio Loser, ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el hemisferio occidental, calcula que 40% de la riqueza financiera de América Latina se pulverizó durante los primeros 11 meses de 2008 por el desplome de los mercados de valores y otros activos, y la devaluación monetaria. Esta pérdida de 2 mil 200 mdd podría reducir 5% la inversión doméstica en 2009, considera Loser.

Por si fuera poco, los flujos crediticios del extranjero se han contraído bruscamente y la región, que en su mayoría depende de las materias primas de exportación, ha sido fustigada por el desplome de precios. El deterioro en América Latina de los términos de intercambio –el precio de las exportaciones dividido por el de las importaciones– podría golpear incluso de manera más severa que la crisis crediticia, dice Loser, que ahora colabora con Diálogo Interamericano, en Washington. “El hecho de que los términos de intercambio hayan sido hasta ahora contrarios a las economías latinoamericanas en las áreas de agricultura, minerales y petróleo va a afectar muy duro a la región”, asevera Claudio Loser.

Territorio negativo

Las expectativas de crecimiento se han visto reducidas. Los economistas esperan que el PIB de la región se eleve sólo 1.4% este año, aunque creen que México resbalará un poco hacia territorio negativo. El balance de los riesgos es más que negativo. En el mejor de los casos, el progreso económico de 570 millones de personas casi se detendrá, y los pobres serán los más afectados, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

Pero el líder brasileño no estaba solo en su autocomplacencia. Las duras lecciones de las anteriores crisis financieras habían alentado la precaución entre los mandatarios latinoamericanos. Muchos gobiernos habían limitado el crédito exterior tanto para sectores públicos como privados. Mantuvieron a la baja sus índices de endeudamiento, decidieron hacer flotar sus divisas para evitar crisis devaluatorias y construyeron reservas de divisas extranjeras. Y vigilaron como halcones sus bancos, lo cual aseguró que éstos se mantuvieran casi libres de deuda tóxica estadunidense.

En consecuencia, muchos economistas y funcionarios gubernamentales consideraban que la región estaba en mejor situación que nunca en 50 años para resistir un golpe severo. Pero el peor shock global en 75 años ha expuesto las debilidades enmascaradas por los números integrados.

Una de esas debilidades, en Brasil y México, fue una serie de fallidos contratos de derivados que las empresas suscribieron con un grupo de bancos de inversión. Esto las precipitó a una rebatiña por obtener dólares, lo que ocasionó el desplome del real brasileño y del peso mexicano en octubre. “La ironía es que esto sucedió en la parte corporativa, mientras vigilábamos estrechamente a los bancos”, dice Guillermo Ortiz, gobernador del Banco de México.

Los países que se han salvado de la crisis crediticia son los que ya estaban excluidos de los mercados financieros internacionales. Pero este grupo –Ecuador, Venezuela y Argentina– no evadirá la recesión.

Los gobiernos de estos países gastaron con liberalidad durante el auge de materias primas. Los presidentes Hugo Chávez, de Venezuela, y Rafael Correa, de Ecuador, aprovecharon los precios récord del petróleo, y Argentina, que grava las exportaciones agrícolas, se regodeó con los precios de sus mercancías. Ahora estas economías están en apuros. A diferencia de Chile y de algún otro, sus gobiernos no guardaron nada para esta época de vacas flacas.

Sin la posibilidad de obtener recursos mediante emisiones de deuda, se verán obligados a refrenar sus gastos, lo que acentuará la recesión: una clásica política fiscal procíclica. Ecuador se encuentra aún más constreñido por su economía dolarizada, lo que implica que no podrá adoptar una política monetaria independiente.

Hace poco, Ecuador y Argentina tomaron medidas para aflojar la camisa de fuerza. Ecuador anunció el mes pasado que declararía una moratoria a la deuda exterior por segunda ocasión en una década. Argentina ha nacionalizado los fondos privados de jubilación, con lo que se hizo de más recursos para pagar sus deudas.

Sin embargo, es posible que el margen de acción que esto proporciona a los gobiernos se vea contrarrestado por la pérdida de confianza. La nacionalización en Argentina, por ejemplo, fue seguida de un minivuelo de capitales al vecino Uruguay por temor de que el gobierno, emulando a sus antecesores, estatizara los depósitos bancarios. Una historia de crisis financieras y moratorias reduce las opciones de Argentina. El terror popular ante gobiernos que degradan su moneda implica que, como instrumento solitario, la devaluación es inútil porque cualquier beneficio lo anula la inflación.

No sólo la historia de Argentina constriñe sus opciones políticas. En toda la región la interrogante es si los gobiernos latinoamericanos tienen la credibilidad suficiente para enfrentar la recesión flexibilizando sus políticas monetarias o fiscales. Algunos economistas sostienen que la política económica no ha mejorado de manera sustancial.

Incluso en tiempos de auge, el crecimiento latinoamericano no ha igualado los niveles de los mejores actores de Asia. Esto, dicen, se debe a obstáculos estructurales –como monopolios, burocracia y mercados laborales poco flexibles– que los gobiernos han sido incapaces de eliminar. Incluso el ejemplar Chile mantiene un sistema de indexación que refleja los aumentos de precios de manera directa en los salarios. Esto alimentó la inflación del año pasado. Si algún país ha construido credibilidad, ése es Chile. Santiago ha logrado un superávit fiscal equivalente a 6-7 por ciento del PIB durante los tres años anteriores y ahora tiene capacidad para incrementar su inversión pública. Chile está en “mucho mejor posición que otras naciones para enfrentar esta turbulencia”, dice Andrés Velasco, ministro de Hacienda.

Tanto Chile como Brasil tienen instrumentos de los que no disponen algunos países industriales. Ambos han sido capaces de canalizar crédito al sector privado a través de la banca pública. El banco central de Brasil liberó miles de millones de reales en reservas obligatorias para aliviar los problemas de liquidez de la pequeña y mediana banca.

Aun si la crisis persiste, esa capacidad marginal de maniobra servirá de poco. Incluso Brasil, con reservas nominales de divisas de más que 200 mil mdd, podría tener problemas si la paralización del crédito se prolonga en el año.

Parte de estas reservas está comprometida en contratos a futuro en moneda extranjera y swaps, dicen los economistas; y más de un cuarto de la deuda pública brasileña de más de 600 mil mdd vencerá en menos de un año. Y aunque la mayor parte esté denominada en moneda local más que en divisas extranjeras, la posibilidad de que los titulares extranjeros de deuda continúen su éxodo es desalentadora.

Parte del problema, dice Ricardo Hausmann, de la Universidad Harvard, proviene de los esfuerzos estadunidenses por sacudirse la crisis. Se espera que Washington emita billones de dólares de deuda para rescatar su sistema financiero, salvar su industria automotriz y reflacionar su economía. Pero esto significa que “las personas no estén dispuestas a prestar a casi nadie a no ser que sea el Tesoro estadunidense”, lo que ocasiona que países de “buen comportamiento” –Brasil, Colombia, México y Perú– pierdan acceso a gran parte del financiamiento externo.

Guillermo Calvo, de la Universidad Columbia, dice que esto muestra que EU “ha contribuido a la expulsión del sector privado de la economía en América Latina y otros mercados emergentes”. Él y Hausmann están entre quienes estiman que este año el sector público de la región requiere 250 mil mdd sólo para pagar la deuda que vencerá y proporcionar apoyo presupuestario.

En estas semanas Brasil, Colombia y México han efectuado emisiones de bonos, lo que sugiere que los mercados internacionales no están totalmente cerrados a ellos. Pero no es aún evidente su relevancia. Si los países no pueden recaudar las sumas que necesitan, los gobiernos podrían sentirse obligados a imponer restricciones a la importación, controles de capital y, lo que es peor, políticas de “empobrecer al vecino”, como los aumentos arancelarios y las devaluaciones competitivas que acentuaron la depresión en la década de 1930.

De mala gana

Para evitar esto, opinan ciertos economistas, el FMI y otras instituciones financieras internacionales –que hoy prestan mucho menos de 100 mil mdd anuales a sus clientes gubernamentales del mundo– deben movilizar recursos sin precedentes. Y abogan por la creación de un fondo especial que adquiera valores públicos y privados en economías emergentes sin estigmatizar a sus acreditados de la manera en que lo han hecho en el pasado los programas tradicionales del FMI.

A menudo, los países latinoamericanos han recurrido, de mala gana, al FMI y a sus organizaciones hermanas en busca de ayuda para resolver alguna crisis. Aunque es muy probable que esta vez la región necesite de nuevo de estas instituciones para superar una crisis profunda cuyos orígenes son tan distantes, es dudoso que existan los mecanismos o los recursos necesarios necesarios para esa tarea.

Fuente: EIU

Traducción de texto: Jorge Anaya
Siguiente

Publicado enInternacional
A dos días de la celebración de un nuevo gobierno en Washington, los inmigrantes enfrentan condiciones cada vez peores ante los efectos devastadores de la crisis económica, una persecución oficial, crímenes de odio y una distante promesa de reforma migratoria. A pesar de cierto optimismo de defensores de migrantes gracias a una mayor comunicación con asesores del presidente electo, promesas de Barack Obama y de líderes legislativos demócratas de impulsar una reforma, la vida para los inmigrantes en general, y para los indocumentados en particular, va de mal en peor.

Decenas de redadas a lo largo del país durante 2008 generaron un clima de temor, cuando operativos cuasi militares como el de Postville, Iowa –la redada más grande en una enorme planta–, devastaron comunidades en varias regiones del país, separando familias, dejando abandonados y traumatizados a hijos y padres.

Mientras tanto, hay procesos judiciales masivos –hasta de 40 personas o más a la vez– para condenar penalmente a indocumentados y deportarlos. Las fiscalizaciones federales de delitos migratorios casi se duplicaron durante el último año fiscal al llegar a más de 700 mil casos, reportó el New York Times. Mientras se han elevado drásticamente las fiscalizaciones de inmigrantes a lo largo de los últimos cinco años, las fiscalizaciones de otros delitos se han reducido; por ejemplo, las de crímenes de cuello blanco se han desplomado 18 por ciento; las de armas, 19 por ciento; y por delitos de droga ilícita, 20 por ciento.

El saliente gobierno de George W. Bush, en sus últimos días, emitió una orden que anula el derecho constitucional de acceso a un abogado para inmigrantes que enfrentan procesos judiciales para su deportación. En tanto continúa la construcción del muro fronterizo y más autoridades locales y estatales asumen funciones de control migratorio.

Junto a lo que algunos califican de “guerra contra los migrantes” por las autoridades, se ha registrado un incremento de “crímenes de odio” contra éstos, incluso uno en esta ciudad donde jóvenes blancos mataron a un ecuatoriano a golpes cuando decidieron ir a “cazar” un mexicano.

Si todo esto no era suficiente, ahora la crisis económica golpea sectores con alta concentración de mano de obra migrante, como construcción y servicios de todo tipo, dejando a cientos de miles de inmigrantes sin empleo.

Sin embargo, el nuevo informe presentado por el Migration Policy Institute (MPI) indica que no hay pruebas de una nueva tendencia de retorno a casa de mexicanos y latinoamericanos como resultado de la crisis aquí. Demetrios Papademetriou, uno de los autores del informe y presidente del MPI, declaró que “una migración sustancial de retorno de inmigrantes no autorizados es poco probable, a menos de que empeore severamente y por tiempo prolongado la economía estadounidense”.

La investigación de MPI indica que más bien la migración en retorno parecer tener una “mayor correlación con los acontecimientos económicos, políticos y sociales en los países de origen, que con las condiciones económicas en Estados Unidos”.

Papademetriou consideró que “mientras la actual crisis económica podría no percibirse como el momento más oportuno para corregir el desconecte crónico entre el mercado laboral estadounidense y el sistema de migración, los formuladores de políticas más visionarios reconocerán que un sistema más ágil y pensado servirá mucho mejor a los intereses económicos de Estados Unidos en un mercado global cada vez más competitivo”.

Y en esta coyuntura política, promotores de una reforma integral creen que de nuevo se abre una oportunidad. La gran coalición de agrupaciones empresariales, sindicatos nacionales, organizaciones latinas, la Iglesia Católica y agrupaciones de defensa de migrantes que han promovido una reforma migratoria durante los últimos siete años, expresan un cauto optimismo con el cambio de gobierno aquí.

Ali Noorani, director del Foro Nacional de Inmigración, declaró en una reciente teleconferencia que el voto latino y de nuevos ciudadanos inmigrantes fue parte de lo que llevó a Obama a la presidencia “y cambió la cara de Estados Unidos”, que incluye la expectativa de una nueva política migratoria. Además, dijo, la reforma migratoria ha sido mencionada como prioridad por el presidente electo, y fue incluida en la lista de las diez prioridades de este año por el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid.

Una de las figuras más influyentes de este asunto a nivel nacional, el cardenal Roger Mahony, de Los Angeles, denunció las políticas de redadas y el muro, el temor y las consecuencias, como la separación de familias, y expresó que es un asunto tanto político como ético. “Llamo al nuevo gobierno y al nuevo Congreso a promover una reforma migratoria integral en 2009”, dijo, e insistió, como otros, en que a los “inmigrantes se les debe permitir salir de las sombras”.

Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de la Raza, reiteró que la prioridad de la comunidad latina es una reforma migratoria, y que es un “asunto de derechos civiles” (recordó que el FBI ha registrado un incremento de 40 por ciento en crímenes de odio).

John Wilhelm, presidente del sindicato nacional de la industria hotelera (Unite/HERE), indicó que hay “un creciente consenso en el movimiento sindical de que no podemos reparar la economía estadounidense sin una reforma migratoria”.

Frank Sharry, director de America’s Voice, agrupación que promueve la reforma migratoria, dijo que “habrá una gran ventana de oportunidad” entre el otoño de este año y marzo de 2010 para impulsar una reforma migratoria. Argumentó que en estas últimas elecciones los políticos pro reforma migratoria estuvieron entre los grandes triunfadores, y los políticos más antimigrantes fueron derrotados o debilitados. Estas voces representan varias de las bases que llevaron al triunfo a Obama, y por lo tanto eso nutre el optimismo. Sin embargo, ese mismo optimismo se expresó en por lo menos tres ocasiones durante los últimos siete años, y para los migrantes, durante ese mismo período, las cosas sólo han empeorado.

Para muchos, la demanda más inmediata es suspender las redadas y el trato criminal de inmigrantes, y señalan que Obama puede ordenarlo tan pronto llegue a la Casa Blanca, sin esperar una reforma migratoria. Ahora se verá si el nuevo presidente, hijo de un inmigrante africano, cumplirá con las expectativas de sus aliados en este tema.

Por David Brooks *
Desde Nueva York

* De La Jornada de México. Especial para Página/12
Publicado enInternacional
Miércoles, 14 Enero 2009 10:40

Economía: Las potencias siguen temblando

Los efectos de la crisis financiera en el sector real estadounidense siguen multiplicándose y los balances empresarios son una muestra de su impacto devastador. A pesar de haber concluido, el 2008 aún depara nuevas sorpresas en materia económica. Ayer se conoció la cifra record de empresas estadounidenses que cotizan en Bolsa y se declararon en quiebra. También se informó sobre el déficit presupuestario del primer trimestre del período 2008-2009, el cual alcanzó los 485.200 millones de dólares, superando el rojo de todo el ejercicio anterior. El titular de la Reserva Federal, Ben Bernanke, estimó un futuro incierto para los próximos meses, aunque asegura contar con “instrumentos poderosos” anticrisis. En el sector corporativo, el Citigroup anunció la fusión con Morgan Stanley para sus negocios minoristas (ver aparte). Por su parte, en Europa, el banco británico Barclays suprimirá 2100 empleos en sus actividades de inversiones. Las Bolsas respondieron en distintas direcciones. En Wall Street el Dow Jones retrocedió 0,3 por ciento y el Nasdaq tuvo una suba de 0,5 por ciento.

Con cierto tono poético el Fondo Monetario calificó de “triste” al mayor descalabro financiero y económico desde la Gran Depresión y del que tuvo gran responsabilidad junto con las calificadoras de riesgo. La entidad que conduce Dominique Strauss-Kahn volvió a reducir sus pronósticos de crecimiento mundial. Si bien la nueva revisión se conocerá en pocos días, el director del FMI adelantó que sufrieron un fuerte recorte global.

A una semana de que asuma Barack Obama la presidencia de los Estados Unidos, la fragilidad de la actividad parece extenderse y abarcar todos los ámbitos de la mayor economía del mundo. Según cifras del Tesoro, el déficit presupuestario del período octubre-diciembre superó el rojo que fue record en el ejercicio 2007-2008. Por otro lado, la cantidad de firmas que se declararon en bancarrota durante el año pasado fue la mayor desde 2001, mientras que los montos de esas quiebras no encuentran precedentes. Unas 136 empresas que cotizan en Bolsa se colocaron bajo el amparo de la ley estadounidense de quiebras, en tanto el total de activos comprometidos ascendió a 1160 millones de dólares.

Bernanke intentó dar tranquilidad a los mercados haciendo alusión a sus márgenes de maniobra para amortiguar la caída. “La Fed cuenta todavía con instrumentos poderosos a su disposición para luchar contra la crisis financiera y la desaceleración económica”, afirmo el presidente del banco central estadounidense durante una intervención en la London School of Economics. Aun con la tasa directriz en cero, Bernanke sostiene que puede “influir” en el costo del dinero “a largo plazo”. De todos modos, aseguró que el daño en términos de pérdida de producción, empleo y riqueza “ya es sustancial”, y que los tiempos para la recuperación “serán muy inciertos”. El presidente de la Fed se reunió además con el premier británico Gordon Brown. Durante el encuentro en la residencia oficial de Downing Street ambos analizaron los efectos de la crisis. En el Reino Unido, en tanto, el gobierno estudia garantizar 20.000 millones de euros en préstamos a pequeñas y medianas empresas. Las respaldos se concederán sobre tres tipos de garantías hacia firmas claves de la economía británica. Mientras, el banco Barclays prevé
eliminar 2100 puestos de su nómina en sus actividades de inversiones.

Por su parte el gobierno alemán lanzó su segundo paquete de ayuda fiscal para reactivar la economía y reducir los efectos de la crisis. El plan incluye fuertes inversiones estatales, pagos asistenciales, una reducción de la carga impositiva, rebaja de los costos laborales y el pago de subsidios para la compra de autos. El monto total del paquete que anunció la canciller Angela Merkel asciende a 50.000 millones de euros. La medida cumple con la petición de la Comisión de la Unión Europea de destinar a la reactivación económica al menos el 1,5 por ciento del Producto.

El gobierno francés hará lo suyo al rescatar las principales automotrices del país. El Ejecutivo galo ayudará a Peugeot y Renault a obtener financiación en el mercado. Francia aportará 1000 millones de euros para incentivar la venta de vehículos, y 100 millones para asistir a los pequeños proveedores de autopartes. El plan comenzará a fines de enero. En tanto, sólo Renault reconoció necesitar una cifra cercana a los 9000 millones de euros para su “correcto funcionamiento”, según manifestaron a la prensa voceros del gobierno de Nicolas Sarkozy.

 Por Cristian Carrillo
Publicado enInternacional
La economía de Estados Unidos perdió 2,6 millones de empleos durante 2008, lo que supone la mayor destrucción de empleo desde el fin de la II Guerra Mundial en 1945, según ha informado este viernes el Departamento de Trabajo. Según estos datos, además, EE UU mandó a las listas del paro a 524.000 personas el pasado mes de diciembre, lo que sitúa la tasa en el 7,2%, la más alta desde 1994, cuando el país aún se recuperaba de la recesión de principios de los noventa. En noviembre, el desempleo estaba en el 6,8% y en abril en un lejano 5%. El 40% de la pérdida de empleo en EE UU durante el último año se ha dado entre octubre y diciembre. En total hay 11 millones de estadounidenses sin empleo tras un año consecutivo de aumento del desempleo.

 

Según los analistas, esta aceleración en la pérdida de empleo (un millón en dos meses) pronostica una prolongación de la recesión hasta al menos el principio del verano, lo que la convertiría en el mayor periodo de recesión de la historia de la economía estadounidense. Es sólo la quinta vez en los últimos 58 años que se pierden más de medio millón de empleos en un mes. Aunque los datos que se esperaban eran malos, el Dow Jones ha abierto a la baja y a las 15.45 hora peninsular perdía cerca de un 1%.

Ayer mismo, en su discurso en la Universidad George Mason en Fairfax (Washington), el presidente electo Barack Obama alertó del riesgo de que Estados Unidos llegue a un paro de dos dígitos si no se actúa rápidamente contra la crisis. Este viernes, Obama ha insistido en esta línea y ha asegurado que las cifras de desempleo representan un "drástico recordatorio" de la necesidad de tomar medidas contra la crisis económica, como el plan de recuperación que defiende. El futuro mandatario también ha señalado que las conversaciones con los congresistas para que aprueben su plan de ayuda han experimentado un "gran progreso".

En los ultimos meses se han sucedido los malos datos para la economía estadounidense. El caso del expediente de empleo de la multinacional del aluminio Alcoa , que dejará sin trabajo a 13.000 personas, es el último ejemplo. Además, ante la crisis, los estadounidenses han reducido su consumo, la caída de las ventas de coches es solo un ejemplo, lo que se ha reflejado en índices de producción manufacturera historicamente bajos y esto, irremediablemente, termina afectando al empleo.

Publicado enInternacional

Con un  comité organizador, con formado por Jorge Beinstein, Reinaldo Carcanholo, Wim Dierchxsens, Antonio Jarquin T, Paulo Nakatani y Remy Herrera, nace el Observatorio Internacional de la Crisis.

¿Cuáles son nuestras áreas de interés?

Como la crisis es multidimensional es necesario profundizar en sus diferentes dimensiones económicas, sociopolíticas y culturales con el afán de señalar tanto las amenazas como las oportunidades de transición en el proceso económico social y político y buscar alimentar el paso de la resistencia a la acción para el cambio.

En primer lugar enfocar diferentes dimensiones de la crisis

a, La crisis financiera: crisis monetaria (declinación del dólar, inestabilidad cambiaria global), la especulación con el oro, las grandes burbujas especulativas, por tipo y regiones, focalización prospectiva de posibles detonadores de crisis financiera (negocios con productos financieros derivados, carry-trade, etc.).

b, El proceso inflacionario-recesivo en curso , aspectos globales, casos nacionales y regionales, etc.

c, Crisis energética extendiendo la evaluación al conjunto de recursos naturales no-renovables y a las estrategias de reemplazo (bio-combustibles, etc.).

ch,. Crisis alimenticia a partir de la especulación con los granos básicos y la crisis ecológica.

d, Crisis del Estado tanto en los países centrales como en los periféricos, focalizando en cada momento temas estratégicamente urgentes (por ejemplo seguimiento dia-a-dia de las turbulencias institucionales en los Estados Unidos); la balcanización en el mundo y en el continente)

e, Crisis ecológica incluyendo el "cambio climático", el tema del agua, etc.

f, Seguimiento de crisis regionales y nacionales como la crisis latinoamericana, crisis de Medio Oriente, etc.).

g, Reservas estratégicas , el conjunto básico para la supervivencia: energía, agua, alimentos, biodiversidad)

h, Militarismo y guerras en el marco de la crisis (seguimiento del Complejo-Militar-Industrial (CMI) norteamericano, el renacimiento del CMI ruso, riesgo de una ampliación de la guerra en Medio Oriente; amenazas hacia América Latina, etc. Se focaliza temas URGENTES (ataque contra Irán, debate estratégico en el seno de la OTAN, etc).

En segundo lugar brindar aportes sobre la transición hacia el postcapitalismo

a. Aportes teóricos a la transición al postcapitalismo

b. Prácticas existentes y oportunidades nuevas para la transición

c. Retroalimentación a los movimientos sociales

d. Política y diplomacia para la integración y la transición

e. Experiencias del siglo XX y construcción del siglo XXI

¿Cuáles son nuestras actividades?

1. Página Web: Colocar en la página web del Foro Mundial de Alternativas (FMA) una selección de artículos que se refieren a las crisis, relevantes para la resistencia y/o los procesos de transición. La selección se realizará en diferentes ideomas.

2. Comunicación: Se creará una red internacional de comunicación abierta para un público mayor.

3. Investigación: a. Se formará un equipo nuclear dedicado a las tareas anteriores pero que a su vez realiza estudios de cierta profundidad sobre la crisis en sus diferentes dimensiones y con sus amenazas y oportunidades. b. A mediano plazo se pretende construir un equipo internacional y transdisciplinario de investigación altamente especializada.

4. Con una periodicidad el equipo central organizará u encuentro con invitados de movimientos sociales y representantes de procesos de transición en marcha para hacer un diagnóstico conjunto con un pronóstico y toma de acción posible para el futuro.

5. Consultarías de investigadores para temas muy especializados.

6. Un informe sintético sobre el estado del mundo cada 3 o 6 meses o después de cada reunión o un anuario con recopilación de artículos y opiniones diversas en varios idiomas.

http://www.observatoriocrisis.org

Publicado enInternacional

 

Washington, 29 de diciembre. La economía mundial necesita un gran estímulo fiscal, tanto para reparar el sistema financiero como para alentar la demanda, declaró el Fondo Monetario Internacional (FMI) en una investigación dada a conocer este lunes.

Indicó que la actual crisis durará muchos trimestres y que los países necesitan actuar agresivamente para reducir la “probabilidad de otra Gran Depresión”.

“La solución a la actual crisis financiera y macroeconómica requiere iniciativas audaces, destinadas al rescate del sector financiero y a incrementar la demanda”, indicó el organismo internacional. “Tiempo y acción son clave”, agregó.

El fondo había declarado previamente que la economía mundial necesitaba un estímulo equivalente a cerca de 2 por ciento de la producción global, y que los gobiernos deberían estar preparados para redoblar sus esfuerzos, en caso de ser necesario.

Los incrementos del gasto y los recortes de impuestos específicos serían fructíferos, mientras recortes de impuestos generales o subsidios para los consumidores o empresas tendrían un menor efecto, opinó el FMI.

El texto no especificó cuánto dinero debería comprometer cada país, pero en cambio dio recomendaciones generales sobre el mejor modo de estructurar programas de gasto.

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, se encuentra considerando un plan de estímulo por entre 675 mil millones y 775 mil millones de dólares, a ser repartidos a lo largo de dos años.

China ha propuesto una cifra ligeramente menor a 600 mil millones de dólares, mientras la Comisión Europea ha hecho un llamado para un paquete amplio de la Unión Europea por un valor de 200 mil millones de euros.

El FMI señaló que el gasto público podría ser usado para mantener los actuales programas de gobierno, que de otro modo podrían sufrir reajustes en el presupuesto y para financiar proyectos de inversión a largo plazo.

Los recortes de impuestos para consumidores deberían ser destinados a aquellos que tengan más probabilidades de tener restricción al crédito, apuntó el FMI, agregando que medidas como la ampliación de los beneficios por desempleo serían de gran ayuda.

Es poco probable que los recortes de impuestos y los subsidios tengan mucho efecto sobre las empresas que luchan con la disminución de la demanda y el alza de la incertidumbre, resaltó la investigación.

El fondo apuntó que es esencial que los gobiernos dejen claro que harían más si fuese necesario para ayudar a la economía, pero que al mismo tiempo establecieran un cronograma para retirar los estímulos cuando las condiciones mejoren.

“Al tiempo que se necesita un considerable estímulo, las autoridades deberían comprometerse a hacer más, si las condiciones así lo requiriesen; es importante anunciar esto al comienzo, para que los incrementos posteriores no se vean como reparaciones desesperadas”, añadió.

 

Publicado enInternacional

América Latina cerrará 2008 con déficit de 25 mil 500 millones de dólares en su balanza de pagos, con lo que rompe cinco años consecutivos de saldos positivos al respecto, advirtió la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Lo anterior, debido al aumento en los precios de los alimentos y la crisis económica mundial que ocasionaron vuelcos en los flujos de bienes, servicios y capitales entre las naciones de la región, constitutivos de la balanza de pagos.

Los 25 mil 500 millones de dólares equivalen al 0.6 por ciento del producto interno bruto (PIB) de la zona latinoamericana e implican un deterioro de 44 mil 200 millones de pesos, en comparación con el saldo durante 2007.

La principal razón de este cambio se debe a que Brasil pasó de tener superávit de mil 700 millones de dólares en 2007 a un déficit de 27 mil 800 millones de dólares, mientras el resto de los países andinos reportaron déficit de 2.5 por ciento del PIB y México registró “un saldo negativo equivalente a 1.4 por ciento de su PIB; es decir 0.9 por ciento por encima del año precedente”.

La balanza de pagos la forman cuatro cuentas: de capital, financiera, de errores u omisiones y cuenta corriente, integrada a su vez por las balanzas comercial, de servicios, rentas y transferencias.

Según la Cepal, la cuenta corriente de la región muestra en conjunto un deterioro en sus cuatro balanzas, pero destacó dos casos: la balanza de bienes se redujo del 2 al 1.4 por ciento del PIB regional por la aceleración de importaciones, mientras la balanza de rentas tuvo un saldo negativo aumento del 2.5 al 3 por ciento del PIB, debido a un drástico aumento en el pago de intereses y utilidades del capital extranjero.

De hecho, el organismo destaca que el pago de rentas en 2008 será de 110 mil millones de dólares, lo que implica un aumento de 21.5 por ciento más que el año anterior.

Acota que sólo Argentina, Bolivia, Ecuador y Venezuela tienen cifras positivas en su cuenta corriente, atribuible a que son países con una marcada especialización en la exportación de granos, productos energéticos y minerales, mismos que fueron favorecidos durante la etapa inflacionaria que atravesó el mercado de productos básicos.

En cuanto a los flujos de inversión extranjera directa (IED) en América Latina, la Cepal señala que habrá “leve reducción” en 2008 pues se calcula que se alcanzarán los 105 mil millones de dólares, en comparación con los 110 mil millones de dólares captados el año previo. Sin embargo, la salida de capitales extranjeros de la región será mayor ya que alcanzarán los 33 mil 100 millones de dólares contra 21 mil 500 millones de dólares que emigraron en 2007.

El organismo precisa que de los diversos factores que constituyen la balanza de pagos, el comercio exterior latinoamericano registró números positivos este año e incluso alcanzó la cifra récord de 1.7 billones de dólares, lo que equivale al 45 por ciento del PIB de la región y supera en 20 por ciento a la registrada en 2007.

No obstante, las exportaciones crecieron sólo 1.8 por ciento mientras las importaciones aumentaron 10.6 por ciento, así que la Cepal considera que la citada cifra récord es atribuible al incremento de los precios básicos principalmente, además de las presiones inflacionarias que caracterizaron la primera etapa de la crisis vigente.

“Se estima que el comercio de servicios de la región (exportaciones más importaciones) creció en 2008 19.9 por ciento, más que 17.5 por ciento de 2007. La subida de las importaciones fue de 20.9 por ciento y superá la de las importaciones que fue de 18.5 por ciento con lo que el saldo deficitario de esta balanza se elevaría al 0.9 por ciento del PIB.

Por, Susana González G.

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 17 Diciembre 2008 07:33

En Estados Unidos todo va para abajo

“Abandoné los principios de la economía de mercado para salvar al sistema de economía de mercado”, afirmó desconsolado el presidente de Estados Unidos, George W. Bush. Con este nuevo bushismo el mandatario mostró su decepción por la fuerte intervención del Estado para enfrentar la crisis. Hasta ahora, los principales esfuerzos del gobierno norteamericano se concentraron en salvar al sector financiero. Mientras Bush se lamentaba, la Reserva Federal decidió despedir el año con una decisión histórica: bajó su tasa directriz para llevarla a un piso nunca visto. En un nuevo intento desesperado por reactivar el mercado de crédito, la tasa de interés pasó de uno por ciento a flotar entre 0 y 0,25 por ciento. El índice de precios estadounidense experimentó un marcado retroceso interanual del 1,1 por ciento en noviembre. La deflación estuvo impulsada por la baja en el costo de la energía y los commodities.
Pese a que las sucesivas reducciones en la tasa rectora no consiguen reactivar el mercado de crédito ni mejorar la actividad económica, la decisión de la Fed estuvo motivada por la profundización de la crisis en el lado real de la economía. Desde la última reunión a fines de octubre se perdieron más de un millón de puestos de trabajo. Este es el décimo recorte que aplica el titular del organismo, Ben Bernanke, desde que explotó la crisis subprime en agosto del año pasado.

“La Fed va a emplear todos los medios a su alcance para promover el retorno de un crecimiento económico duradero y para mantener los precios estables”, sostuvo la entidad en un comunicado. Pero los bajos valores entre los que flotará la tasa restringen considerablemente el margen de maniobra de la política monetaria. En los próximos meses, la Fed se propone “comprar gran cantidad de títulos de deuda pública y otros papeles vinculados con créditos hipotecarios para sostener ese mercado y el inmobiliario”. Además, los directivos de la entidad están considerando la posibilidad de adquirir bonos del Tesoro de largo plazo.

El objetivo de la tasa directriz es orientar todas las demás tasas de la economía. Pero la agresiva política de reducción de la Fed llevó a que el indicador dejara de funcionar como referencia. Las tasas de los préstamos interbancarios y algunos títulos de la entidad se fijaron por debajo de la tasa rectora evidenciando la ineficiencia de la política monetaria para reactivar la economía. De todas formas, algunos analistas señalan que los sucesivos recortes de tasas fueron fundamentales para frenar la debacle financiera. Ahora, dicen, las debilitadas herramientas monetarias deben ser acompañadas por la política fiscal.

La banca central estadounidense no había recortado nunca su tasa rectora por debajo del uno por ciento. Ese era el piso que se había registrado entre junio de 2003 a junio de 2004. Para muchos economistas, en ese período se gestó la actual crisis financiera y por eso apuntan a Alan Greenspan, que dirigía el organismo en ese momento, como uno de los responsables de la explosión de los créditos subprime.
Mientras tanto, el fantasma de la deflación sobrevuela la economía norteamericana. En noviembre, el IPC retrocedió 1,7 por ciento en términos intermensuales, la mayor caída desde 1947 cuando se empezó a elaborar el índice. Los precios ya habían registrado un resultado negativo del uno por ciento en octubre. Pese a lo alarmante en la caída de precios, si se excluyen alimentos y energía, el índice se mantuvo estable el mes pasado. El costo de los bienes energéticos cayó 17 por ciento en noviembre en relación a octubre, y la gasolina disminuyó 29,5 por ciento.

En un escenario deflacionario y recesivo, uno de los peores temores de los economistas, los recortes en la tasa de interés no consiguen los resultados esperados. Cuando hay inflación, la tasa de interés se utiliza para enfriar la economía y controlar las subas de precios. La idea, que no siempre funciona, es que el aumento de tasas hace más atractivo depositar en los bancos, desincentivando el consumo y los proyectos de inversión. En deflación, la baja de tasas es todavía menos efectiva para reactivar la economía.

El mecanismo que sí respondió al pie de la letra fue la cotización del dólar, que perdió valor frente a las principales monedas del mundo (ver aparte). Por su parte, las plazas bursátiles más relevantes reaccionaron positivamente al anuncio. En Wall Street, el índice industrial Dow Jones trepó 4,2 por ciento mientras que el tecnológico Nasdaq subió 5,4 por ciento. Al momento del cierre de las operaciones en Europa, las medidas de la Fed no habían sido confirmadas. De todas formas, las expectativas frente a un posible recorte alcanzaron para que las principales plazas terminaran con resultados positivos que oscilaron entre uno y dos por ciento.

La cantidad de viviendas en construcción y la emisión de permisos para iniciar obras en Estados Unidos continuaron bajando en noviembre. El retroceso fue de 18,9 por ciento en relación a octubre y la iniciación de obras cayó a 625.000 unidades anuales, su nivel más bajo desde que se comenzaron a recopilar estos datos a principios de 1959.
Publicado enInternacional