Jueves, 09 Octubre 2014 07:51

Ganadores y perdedores

Ganadores y perdedores

¿Dónde está la bonanza?

 

Frente al avance permanente de las innovaciones tecnológicas altamente positivas para el género humano, y ante el deslumbramiento con las grandes fortunas, se corre el riesgo de perder de vista lo que realmente sucede con la economía mundial.


Un estudio reciente de la OIT, la OCDE y el Banco Mundial muestra que el objetivo más importante de una economía –producir trabajos, y trabajos de buena calidad, "trabajos decentes", como los llama la OIT– no se está dando. La economía mundial está creando pocos trabajos y aún muchos menos de calidad. Por otra parte, los salarios están estancados, su porcentaje en el producto bruto mundial cae y aumentan las ganancias de las corporaciones que se llevan una parte cada vez mayor de los beneficios del incremento de la productividad.


En ese marco crecen sin pausa alguna las desigualdades, factor central de las crisis.


Desde el 2010 el producto bruto mundial ha bajado su crecimiento, de cinco por ciento anual, a sólo tres por ciento anual. Hasta la economía china, motor universal, retrocedió de una expansión de dos dígitos en el 2010 a un apretado siete por ciento este año. El comercio mundial, que aumentó un 12,8 por ciento en el 2010, después de la recesión del 2008/9, sólo creció 6,2 por ciento en el 2011, 3,08 por ciento en el 2013 y 3,1 por ciento en el 2014.


La Eurozona, que aporta 13 por ciento del producto mundial, está nuevamente al borde de la recesión. En el segundo trimestre de ese año, la zona integrada por 18 países no registró crecimiento alguno, bajando del mínimo 0,2 por ciento alcanzado en el primer trimestre. Las economías de Alemania e Italia se contrajeron un 0,2 por ciento, mientras que la de Francia no creció en ninguno de los dos primeros trimestres. La deflación con sus consecuencias recesivas es una amenaza grave. En julio, la tasa de inflación cayó a 0,4 por ciento. Un año antes había sido 1,6 por ciento. La tasa de desocupación está en 11,5 por ciento. Más de 25 millones de parados. Se multiplican los contratos basura sin futuro ni protecciones para los jóvenes. La economía de Estados Unidos, con mejor desempeño, crecerá dos por ciento este año. La de Japón, tercera potencia económica mundial, sólo 1,3 por ciento.


En ese marco de estancamiento económico, los precios de las materias primas clave vienen cayendo, perjudicando directamente al mundo en desarrollo.


La receta no funciona


Los hechos desmintieron terminantemente a las recetas económicas ortodoxas. Llevaron al frenesí desregulatorio y a la explosión de las burbujas especulativas que desataron la gran crisis económica del 2008/9. Actualmente se hallan tras la recesión europea y la explosión de las desigualdades. Más allá de cualquier calificativo, son simplemente "mala economía". Donde se instalan, destruyen empleo, inclusión y protección social.


El New York Times resumió editorialmente (20/9/14) el proceso de los últimos años: "Cuando las economías avanzadas rescataron a los bancos globales, apostaban erróneamente a que un sistema financiero restaurado impulsaría una amplia prosperidad". Agrega: "Cuando tornaron su foco de políticas hacia las medidas de austeridad, la reducción del déficit y fuera de toda forma de estímulos fiscales doblaron esa mala apuesta".


Concluye: "El resultado ha sido prosperidad para unos pocos a expensas de la mayoría".


En eso sí ha sido excepcionalmente eficiente la receta ortodoxa, en aumentar aceleradamente las desigualdades. No hay paragón.


Una investigación de la OCDE y de la Universidad de Utrecht (2014) informa que la situación en términos de desigualdad es peor que en 1820, la época del zar Nicolás y de la Compañía Británica de las Indias Orientales. En esa época el coeficiente Gini que mide la desigualdad en la distribución del ingreso era muy malo: 49. En el 2000 había subido a 66. En 1820 el país más rico, Gran Bretaña, era cinco veces más rico que la nación promedio pobre. Ahora el más rico es más de 25 veces más rico que el promedio de los pobres.


Según los estimados del Premio Nobel Krugman, en los '60 los CEO ganaban 30 veces lo que recibía la línea en Estados Unidos, ahora son 300 veces. Evoluciones similares se han dado en otros países avanzados. El 53 por ciento de la riqueza generada en el mundo en los últimos veinte años ha ido al uno por ciento más rico de la población mundial. El coeficiente Gini es actualmente el más elevado de los últimos treinta años.


Trabajos recientes del FMI muestran que niveles bajos de desigualdad están asociados con crecimiento más alto y más durable. Al contrario de lo que supone la ortodoxia, una progresividad fiscal que busca equidad tasando más a los sectores de altos ingresos y redistribuyendo hacia los de menores recursos, crea en la base de la pirámide incentivos y oportunidades que dinamizan la economía toda.


Los costos para la gente


¿Quiénes son los ganadores y perdedores de seguir insistiendo en una receta económica que falla una y otra vez, no crea empleos y deja multitudes de excluidos?


Por un lado están los ganadores, el uno por ciento. Las 300 fortunas mayores recibieron en el 2013, según un estudio de bancos suizos, una ganancia promedio de 2000 millones de dólares. Frente a ellos, incluso el actor mejor pagado de Hollywood, Roberto Downey Jr., no tiene comparación alguna. Sus ganancias fueron 75 millones de dólares.
Están los perdedores. En silencio se desarrolla un drama de exclusión que envuelve a vastos sectores del género humano que son impactados directa o indirectamente por las consecuencias de la receta. Ente sus expresiones actuales:

 

  • 1200 millones de personas están en la pobreza extrema, sobreviviendo penosamente con menos de 1,25 dólar diario.
  • 2800 millones de personas están por debajo de la línea de pobreza.
  • 2400 millones carecen de una instalación sanitaria.
  • 900 millones no tienen agua potable.
  • 448 millones de niños tienen bajo peso y su crecimiento está comprometido.


Todos los días mueren 18.000 niños por causas prevenibles derivadas de la pobreza.


El 60 por ciento de los niños del mundo de 2 a 14 años sufren violencia.


Más de 600 millones de mujeres viven en países donde la violencia contra la mujer no tiene ninguna punición legal.
Crecen los refugiados climáticos. Entre 1970 y el 2000 los gases contaminantes aumentaron un 1,3 por ciento por año, del 2000 al 2010, el incremento se elevó a 2,2 por ciento por año.


Se puede hacer distinto. En América latina queda mucho por hacer, pero la pobreza se redujo del 2000 al 2013 del 40 al 25 por ciento. Los principales organismos internacionales han recomendado muchos de los programas públicos que fueron decisivos en estos resultados. Ante la insensibilidad frente al sufrimiento de tantos, el papa Francisco reflejó una vez más el sentimiento colectivo cuando, disertando ante el Consejo de Paz y Justicia, pidió (2/10/14) "profundas reformas que provean la redistribución de la riqueza producida", señaló que "el crecimiento de la pobreza y la desigualdad ponen en riesgo la misma democracia" y advirtió que "el derecho al trabajo no puede ser considerado una variable dependiente de los mercados financieros y monetarios".


• Presidente de la Red Latinoamericana de Universidades por el Emprendedurismo Social.

Publicado enEconomía
Brasil entra en recesión técnica a un mes de las elecciones

Cuando falta un solo mes largo para la crucial primera ronda de las ya de por sí disputadas elecciones brasileñas, la hasta hace poco pujante economía brasileña emite peligrosas señales de agotamiento. El Instituto Brasileiro de Geografia e Estadística (IBGE) ha divulgado este viernes los datos del segundo trimestre de 2014 y confirman lo que ya muchos venían apuntando desde hacía semanas: Brasil entra en lo que los especialistas denominan "recesión técnica", esto es, dos trimestres con la economía marcha atrás.

En el primer trimestre reculó un 0,2% y en el segundo, un 0,6%. Es cierto, según se ha apresurado a asegurar el Gobierno, que la caída es leve, rozando porcentajes cercanos al 0 y que muchos analistas preconizan una rápida recuperación de las cifras al alza. Pero también lo es que Brasil no retrocedía en el PIB desde finales de 2008 -cuando la crisis que sacudió al planeta hizo tambalearse todo el mundo financiero- y que se recuperó pronto y con fuerza, ya que en el segundo trimestre de 2009 volvía a crecer un 1,9%. También es cierto que el dato, que será el último de este instituto antes de las elecciones de octubre, complica –aún más- la reelección de la actual presidenta, Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), cada vez más maltratada por las encuestas.
El ministro de Hacienda, Guido Mantega, para tratar de quitar hierro al asunto, se negó a hablar de recesión (para que se considere que un país está en recesión, sin el calificativo piadoso de "técnica", debe acumular tres trimestres de retroceso) y aventuró que para el año que viene la economía brasileña se recuperará a un ritmo sostenido de un 3%. El ministro achacó el parón a la falta de impulso de la economía internacional, que no acaba de salir de la crisis o que sale a trompicones, al precio ascendente de la energía consecuencia de la sequía que se abate desde hace meses en algunas zonas del país y a la profusión de días de fiesta otorgados por los Ayuntamientos y el Estado durante la celebración del pasado Mundial de fútbol. Esto último roza la paradoja: el Campeonato Mundial, que debía servir para insuflar aire en la economía y, de paso, en el ánimo de los brasileños, no ha servido, en principio, ni para lo uno ni para lo otro, después de los datos del PIB menguante y del apocalíptico 7-1 que Alemania propinó a Brasil en la semifinal.
El dato de la recesión se hace público después de que, el pasado 26 de agosto, una encuesta presentara como ganadora de las elecciones a Marina Silva, la nueva candidata del Partido Socialista de Brasil (PSB) en sustitución del Eduardo Campos, fallecido en un accidente aéreo el pasado 13 de agosto. Esta encuesta, que deja claro hasta qué punto la elección de Silva ha revolucionado la campaña, arrojaba las siguientes previsiones: en la primera ronda, que se celebrará el 5 de octubre, Dilma Rousseff ganará por un 34%: Silva obtendría un 29% y el tercero en discordia, Aécio Neves, del más conservador Partido de la Social Democrácia Brasileira (PSDB), se conformaría con un 19%. La sorpresa vendría en la segunda ronda, que se celebrará un mes después: Silva, derrotada por la misma Rousseff en las anteriores elecciones de 2010, ex ministra de Medio Ambiente en el Gobierno de Lula, líder de un partido minoritario y número dos en la candidatura de Campos hasta el fatal accidente de avión que la colocó en el primer plano de la política brasileña, ganará esta vez su duelo particular con la presidenta por un contundente 45% a 36%.
Es más: un día después de que se hiciera pública esta encuesta, los mercados saludaron con optimismo el resultado y la eventual elección de Marina Silva. La bolsa brasileña pegó un espasmo de alegría. No había subido tanto desde enero de 2013.
Así, lo que parecía seguro hace poco más de un año, la reelección de Dilma Rousseff y del PT, comienza cada vez a ser más dudoso. Las sorpresivas e inesperadas protestas de 2013, cuando cientos de miles de personas salieron a la calle para pedir, simplemente, más servicios públicos y más calidad de vida en un país que por entonces se llevaba bien con el PIB, marcaron un nítido punto de inflexión y el principio de la caída de popularidad de Rousseff. Desde entonces no ha hecho sino descender peldaños y muchos expertos argumentan que sólo la ayuda del carismático ex presidente Lula y su total implicación en la campaña al lado de Rousseff evitará la derrota de la presidenta, acosada a la vez por la proclamación de una nueva candidata sorpresa y una economía sin fuelle.

Publicado enEconomía
Contracción de Alemania acelera el retorno de Europa a nueva recesión

Las últimas cifras publicadas por la agencia de estadísticas Eurostat confirman que Europa se encamina a una nueva recesión o a un estancamiento prolongado. Los malos datos de Francia y Alemania publicados esta semana por Eurostat, indican que la producción industrial entre abril y junio de este año se redujo en un -0,3 por ciento en la zona euro y en -0,1 por ciento en la Unión Europea de 28 países.
El factor determinante en esta caída fue la contracción de la producción industrial de Alemania. La principal economía europea, con más de un cuarto de la producción de la zona euro, se contrajo un 0,2 por ciento en el segundo trimestre, resultado del debilitamiento de las exportaciones y la caída de la inversión.


El desplome de las exportaciones de Alemania refleja a su vez la menor demanda de sus principales mercados, Europa y Asia, confirmando que la economía mundial se dirige a un estancamiento secular.


Alemania ha sido ampliamente descrita como la locomotora de la economia europea, pero esta locomotora está acusando fatiga. El nivel de enfermedad de la economía alemana se refleja directamente en la caída del índice Dax, que perdió cerca de 1.000 puntos (9 por ciento) en el último mes.


La situación del resto de Europa no presenta escenarios muy diferentes. Francia, la segunda mayor economía de la zona euro y el mayor mercado de exportación de Alemania, se estancó entre abril y junio, registrando un crecimiento cero.


Este dato llevó al gobierno de Francois Hollande a reducir a la mitad su pronóstico de crecimiento para este año, a sólo el 0,5 por ciento. El gobierno también declaró que no podrá cumplir sus objetivos de déficit presupuestario, lo que pone a toda Europa en una situación tambaleante.

La tercera economía de la zona euro, Italia, se encuentra oficialmente en una nueva recesión. De acuerdo a la oficina de estadísticas italiana Istat, el desempeño económico en el segundo trimestre tuvo una caída de 0,2 por ciento, prolongando el descenso de -0,1 por ciento del primer trimestre. La deuda nacional de Italia alcanzó en junio un nuevo récord de 2 billones de euros y el ratio Deuda/Pib llegará a 140 por ciento este año.


La recesión se come los ingresos fiscales hasta el punto de que el primer ministro Mateo Renzi piensa aplicar recortes por 25 mil millones de euros para estabilizar la deuda. Esta tarea es practicamente imposible y nada evitará que a este ritmo la deuda de Italia llegue al 150 por ciento del Pib. Italia es uno de los principales candidatos para abandonar el euro y volver a la lira.


España, la cuarta economía de la zona euro, sufrió una caída de -0,8 por ciento en la producción industrial, y los indicadores económicos futuros apuntan a un mayor declive. A seis años del estallido de la crisis financiera, la confianza de las empresas se hunde en todo el continente, con los históricamente altos niveles de desempleo que acrecientan el pesimismo económico.


La inflación sigue cayendo como resultado de la débil demanda lastrada por niveles de desempleo que lejos de ceder aumenta día a día con los masivos recortes laborales que anuncian, entre otras, las empresas tecnológicas.
Caída de la inversión

El indicador más importante de la nueva catástrofe económica que comienza a sufrir el continente es la caída continua de la inversión empresarial que se contrajo un 0,8 por ciento en toda la zona euro, completando el décimo trimestre consecutivo de descenso. La inversión de los hogares se hundió aún más drásticamente, con un 2,4 por ciento.

Esta nueva contracción de la economía europea y el recorte de millones de puestos de trabajo es el resultado directo de los planes de austeridad impuestos por la troika, que ha significado una pérdida de la calidad de vida para millones de europeos mientras el sistema financiero ha gozado de jugosos rescates e inyecciones de liquidez.


El deterioro también ha sido potenciado por la crisis de Ucrania y las sanciones comerciales esgrimidas contra Rusia. Pese a los numerosos esfuerzos de la prensa y los gobiernos para minimizar los efectos de las sanciones a Rusia ya hay firmes indicios de que la economía comienza a retroceder. Las exportaciones agrícolas de la Unión Europea a Rusia alcanzaron los 15.800 millones de dólares en 2013, cifra que este año no podrá repetirse. Con Alemania, Francia e Italia en serias dificultades y el peligro latente del conflito bélico en Ucrania, la economía europea se encamina a una nueva recesión.

(Tomado del Blog Salmón)

Publicado enEconomía
Sábado, 15 Febrero 2014 07:12

Brasil se enfrenta al pesimismo económico

Brasil se enfrenta al pesimismo económico

El alza inesperada de las temperaturas a principios del año en Brasil, la crisis en Argentina, las manifestaciones contra el Mundial de fútbol y el anuncio de la presidenta de la Reserva Federal de EE UU, Janet Yellen, previniendo sobre la vulnerabilidad de los emergentes. El año 2014 empezó movido para los brasileños, que hoy tuvieron que enfrentarse a la desconfianza de los mercados externos tras la divulgación del índice de actividad económica por parte del Banco Central (IBC-Br).

 

La caída del 1,35% registrada por el indicador en diciembre quedó un poco por encima de las expectativas de las instituciones financieras locales. Pero el dato trimestral, que muestra una caída, del 0,17%, encendió la luz amarilla para algunos analistas. Junto a la rebaja del 0,21% en el periodo anterior supondría que el país ha caído en la llamada recesión técnica, cuando la economía se contrae por dos trimestres consecutivos.


El dato fue recibido con cautela por los economistas brasileños, ya que la metodología del indicador del Banco Central es diferente de la utilizada por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el órgano que hace el cálculo oficial del Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil. El dato final del PIB de 2013 – y el cálculo del último trimestre – será divulgado por IBGE el próximo 27 de febrero. El hecho es que el PIB retrocedió 0,5% entre julio y septiembre. Y si el resultado trimestral de los tres últimos meses del año es también negativo, el cuadro de recesión estaría confirmado.


"Este diagnóstico es un poco fuerte. No veo la confirmación de este cuadro negativo", dice Fabio Silveira, de la consultoría GO Asociados. "Sí, la actividad está lenta, pero todavía existen factores que se sostienen, para mantenernos en el terreno positivo", evalúa. Silveira apunta la expansión del crédito, aunque en menor proporción que los últimos años, y el aumento de renta a través de la subida de sueldo del trabajador, como factores que juegan a favor del país, ante el ritmo letárgico de crecimiento. También ayuda la devaluación cambiaria, provocada por la volatilidad tras el cese de los estímulos monetarios de EE UU, sumados a la tensión de la crisis financiera en Argentina. "El dólar fuerte favorece las exportaciones", afirma.


José Augusto Castro, presidente de la Asociación de Comercio Exterior de Brasil (AEB), cree que la devaluación del real (moneda brasileña) ayudará a las ventas al exterior, pero también como protección para las importaciones, crecientes en el país. "El repunte del crecimiento en los Estados Unidos también es una buena noticia, porque importan manufacturas brasileñas", apunta Castro.


Castro admite, sin embargo, que 2014 se configura como un año de "emociones fuertes" para el país. "Nadie esperaba que en enero hubiese un descontrol en Argentina. Esto nos quitará al menos 2.000 millones de dólares de exportaciones", calcula. Los argentinos son el tercer socio comercial de Brasil, después de China y EE UU.


Este escenario lleva a AEB a rehacer las cuentas sobre el saldo comercial que el país debe alcanzar en 2014: en diciembre, la proyección era de 7.000 millones de dólares, cifra que debe quedarse entre 4.000 y 5.000 millones de dólares ante lo sucedido en Argentina.


Aunque considera que el escenario del país no pueda ser clasificado como de recesión, Nicola Tingas, economista de la Asociación Nacional de las Instituciones de Crédito, Financiamiento e Inversiones, admite que existen factores para preocuparse. "El motor del crecimiento brasileño se muestra más frío. Considerando el escenario para el consumo e inversiones que tuvimos hace pocos años, la lectura es que estaríamos más paralizados que en recesión", dice.


Para Julio Gomes de Almeida, economista de la Universidad de Campinas, los bajos niveles de crecimiento sumados a una caída de inversiones sí pueden llevar a una recesión. "Es como si la economía brasileña estuviese caminando sobre el filo de una cuchilla. Si resbala, esa posibilidad se volverá una realidad", afirma.


Otros creen que este pesimismo se ha generado por un ataque procedente del exterior. Para el economista Luiz Roberto Calado, de Brasil Inversiones y Negocios, lo que sucede en realidad es una ofensiva internacional contra su país. "Si consideramos el parámetro del ranking de negocios Doing Business, del Banco Mundial, Brasil subió 14 puestos en 2013, hasta la posición 116"- son evaluadas 189 economías en este estudio.


El diario británico Financial Times es de los que apuesta porque el país podría estar en recesión. Pero José Bezerra de Menezes, controlador del Banco Bic, afirma que los británicos se caracterizan por exagerar tanto en los buenos momentos como en los malos. "No consigo reconocer algo sustancial en los datos que lleve al diagnóstico de que hay una recesión. El cambio desfavorable no es algo exclusivo de la moneda brasileña, sino una tendencia por la que están pasando todas las divisas", explica.


El economista Claudio Frischtak, presidente de Inter. B Consultoría Internacional de Negocios, prefiere no decir que la recesión sea inevitable. Pero sí que el país vive un dilema este año. La responsabilidad fiscal y monetaria para asegurar que la inflación no se dispare provocará un bajo crecimiento, que puede llegar al 1% en el año, según dijo. Pero esto no tiene en cuenta una eventual crisis energética. El país vive uno de los peores veranos de los últimos decenios, con temperaturas por encima de los 35 grados en las últimas semanas, lo que provocó la sequía y el racionamiento de agua en algunas ciudades, y la caída del nivel de los reservatorios de las hidroeléctricas, que representan 60% de la fuente energética de Brasil. A la vez, aumentó el consumo de energía con el uso del aire acondicionado y ventiladores, encendidos por la población para protegerse de las altas temperaturas.

 

Carla Jiménez / Frederico Rosas / Felipe Vanini

São Paulo

Publicado enInternacional
Riesgo de recesión en México si no se recupera la actividad económica

En la recta final del año, primero del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, la economía mexicana “está en la parte más profunda del fuerte bache” que comenzó a finales de 2012, advirtió este viernes Bank of America Merrill Lynch (BoA-ML).

 

Para México existe el “riesgo de una recesión” si la actividad no se recupera en el segundo semestre de este año, advirtió Carlos Capistrán, economista en jefe para México de BoA-ML.

 

En el segundo trimestre del año, la economía mexicana creció 1.5 por ciento, prácticamente una tercio del resultado del mismo periodo de 2012, de acuerdo con datos oficiales. Sin embargo, el producto interno bruto (PIB), la medida más amplia sobre el desempeño de la actividad, del segundo trimestre de 2013 fue negativo en 0.74 por ciento, comparado con el del periodo de enero a marzo pasados.

 

“La economía está en la parte más profunda del fuerte bache que comenzó a finales de 2012 debido a los choques externos (disminución de las exportaciones) y fiscales (contención del gasto por parte del gobierno del presidente Peña Nieto)”, comentó Capistrán.

 

El impacto de los choques externo y fiscal a que fue sometida la economía mexicana “prevemos que se desvanezca gradualmente para el segundo semestre de 2013 y que el país regrese a un mayor potencial de crecimiento en 2014”, anticipó. Comentó que el impulso de las reformas continúa, con la propuesta gubernamental de modificar la Constitución para permitir la participación privada en el sector energético y la anunciada reforma fiscal, que será presentada antes del 8 de septiembre, según anticipó esta semana Luis Videgaray, secretario de Hacienda.

 

Uno de los principales riesgos que afronta la economía es la recesión, comentó.

 

Aunque existe más de una forma de caracterizarla, se acepta que una economía se encuentra en recesión cuando acumula dos trimestres consecutivos con tasas negativas en la evolución del producto interno bruto.

 

Entre los principales riesgos actuales para la economía mexicana está el de “una recesión si la actividad no se recupera en el segundo semestre de 2013”, abundó Capistrán. También incluyó: la posibilidad de que el Banco de México (central) reduzca su tasa de interés de referencia “como resultado de la desaceleración/recesión. Estancamiento político que evite la reforma energética o fiscal, o ambas, o conduzca a reformas decepcionantes. Un fuerte incremento en las tasas de interés de Estados Unidos que podría producir una salida desordenada de inversionistas extranjeros”.


Viene el IVA en alimentos, dice

 

La inflación terminará 2013 en 3.8 por ciento, anticipó Merrill Lynch. El incremento desde el nivel actual de 3.5 por ciento se deberá a un rebote de la inflación subyacente en los próximos meses. Dicho rebote será el resultado de la aceleración de la actividad económica y un efecto base que tendrá lugar en noviembre, dada la fuerte caída en los precios de los teléfonos celulares en noviembre de 2012, lo que no se espera que se repita, agregó.

 

Previó que la inflación para 2014 sea de 4.7 por ciento “debido a un incremento en la tasa del impuesto al valor agregado (IVA) para algunos bienes y servicios, con la última parte de una reforma fiscal que será presentada al Congreso en la primera quincena de septiembre”.

 

“Nuestro escenario considera 94 puntos base (0.94 puntos porcentuales) de inflación adicional en 2014 debido a un incremento en las tasas del IVA. Prevemos que en las fronteras el IVA sea subido de 11 a 16 por ciento, mientras que la actual tasa cero en alimentos procesados y medicinas subiría a 16 por ciento”, añadió Bank of America Merrill Lynch.

 

También consideró un escenario alternativo: si la tasa del IVA en alimentos procesados y medicinas es únicamente aumentada a 6 por ciento en 2014, esto incrementaría la inflación alrededor de 32 puntos base (44 puntos base si se considera un incremento del IVA en las fronteras). En este segundo escenario, la inflación para finales de 2014 sería de 4.2 por ciento, apuntó.

Publicado enInternacional
Se “enfría” el crecimiento de América Latina, alerta el FMI

La reciente desaceleración de la economía mexicana es parte de una tendencia que afecta a la mayoría de las naciones de América Latina y el Caribe, después de que la región registró en la última década un crecimiento que duplicó las tasas reportadas en los años 80 y 90 del siglo anterior.

 

Un nuevo reporte del Fondo Monetario Internacional (FMI) definió que los datos más recientes sobre el desempeño de la economía de América Latina y el Caribe sugieren que el crecimiento de la región “se está enfriando”, en algunos casos “bastante rápidamente”. Las actuales condiciones de la zona, apuntó, generan “un buen número de preguntas” para los siguientes años.

 

América Latina disfrutó de un fuerte crecimiento de su producto interno bruto (PIB) en la última década, estableció el FMI. La economía de la región creció 4 por ciento al año, casi el doble de la tasa que registró entre 1980 y 1990, apuntó.

 

En el caso de México, como en el de los países de Centroamérica y del Caribe más dependientes de la economía estadunidense, la tasa promedio de crecimiento fue menor al promedio latinoamericano en los últimos diez años. En ese periodo, la economía mexicana avanzó a un ritmo de 2.2 por ciento en promedio anual, según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

 

Mejoras sin precedentes

 

El fuerte crecimiento de Latinoamérica y el Caribe en los diez años pasados estuvo acompañado por la disminución de la desigualdad, la pobreza y los niveles de deuda pública, planteó el FMI. La mejora en los niveles de vida de la región “no tiene precedentes”. En la década pasada, apuntó, el PIB per cápita, una medida general de la distribución del ingreso, aumentó más de 30 por ciento, casi dos veces más rápido que en décadas anteriores.

 

En los últimos diez años, abundó, el crecimiento promedio de América Latina mostró “importantes diferencias” a nivel subregional. Por un lado, los países exportadores de materias primas de América del Sur, como Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, tuvieron un crecimiento económico promedio de 4.5 por ciento en promedio anual. En cambio, México, los países de América Central y los del Caribe fueron “mucho menos boyantes”, con un incremento de su PIB que, en promedio, fue de 2.5 por ciento anual en el periodo, agregó.

 


América del Sur se benefició en la última década del incremento “sin precedente” en los precios de materias primas. Más aún, los países con mayor integración financiera, como Brasil, Chile, Colombia, Perú y Uruguay, también se vieron favorecidos por las mejores condiciones financieras externas.

 

Los países más al norte, como México y los de Centroamérica, que tienen vínculos más estrechos con las economías avanzadas, fueron golpeados con más fuerzas por la crisis financiera internacional que estalló en el otoño de 2008 “y el mediocre desempeño posterior” de la economía de Estados Unidos y las naciones de la eurozona, agregó.

 

La desaceleración de la economía latinoamericana se ha expresado en varios países. México, la segunda economía más importante de la región, crecerá este año 1.8 por ciento, según el gobierno, la mitad de lo previsto a comienzos de año. Brasil, la mayor economía regional, tendrá un repunte este año de 2.5 por ciento, menor al 3 por ciento esperado inicialmente, según la más reciente proyeccción de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. En junio pasado, el FMI revisó de 3.8 a 3.4 por ciento su previsión de crecimiento del PIB de América Latina y el Caribe para este año.

 

Bajo las actuales condiciones de desaceleración económica se abren varias interrogantes respecto de la economía latinoamericana, consideró el FMI. “¿Es temporal? Cuando las condiciones financieras internacionales se normalicen y el precio de las materias primas se estabilice, ¿continuará Sudamérica logrando las altas tasas de crecimiento recientes? ¿Por qué el desempeño de México, Centroamérica y el Caribe fue peor que el de los países sudamericanos? y ¿lograrán ponerse al día?”

 

Las señales de que la economía de China, que se convirtió en el segundo socio comercial de América Latina después de Estados Unidos, se está desacelerando, “sólo añaden preocupaciones respecto de las perspectivas de crecimiento para América Latina”, apuntó.

Publicado enInternacional
Lunes, 12 Agosto 2013 05:51

Un rescate, un espejismo para Grecia

Un rescate, un espejismo para Grecia

El banco central alemán considera que Grecia necesitará en los próximos meses un nuevo paquete de rescate, según publicó ayer el semanario alemán Der Spiegel. En un documento interno, el Bundesbank afirma que la Unión Europea (UE) deberá aprobar un nuevo programa de créditos para Atenas, a más tardar, a principios de 2014. El informe elaborado para el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Ministerio de Finanzas alemán admite que existen dudas considerables sobre la capacidad del gobierno griego de llevar adelante las reformas necesarias.

 

El documento del banco central alemán critica que la actual revisión de la situación griega por parte de la troika –la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI– se deba a presiones políticas del gobierno alemán, preocupado por evitar que la crisis helena y de la moneda europea repercuta en la campaña electoral con miras a las elecciones de septiembre. Según el artículo del semanario alemán, que lleva como título “Después de las elecciones, más dinero para Grecia”, los riesgos de un programa de rescate son extraordinariamente altos. Para Der Spiegel, persisten notables dudas acerca de la capacidad del gobierno de Atenas de sanear sus finanzas e implementar unas reformas que el Bundesbank considera imprescindibles. Hasta ahora, Grecia ha recibido ayudas por un monto de 200.000 millones de euros. Según cálculos de varios institutos económicos alemanes, el gobierno heleno podría necesitar unos 12.000 millones de euros extra. En julio, el FMI y el fondo de rescate europeo pagaron a Atenas un nuevo tramo de ayuda, por 5700 millones de euros (7600 millones de dólares).

 

A poco más de un mes de las elecciones generales alemanas, el gobierno de Angela Merkel y el ministro de Finanzas, Wolfgang Schëuble, vienen rechazando de plano la posibilidad de nuevas ayudas a Grecia o de una nueva quita de deuda, medidas muy impopulares en Alemania. Para El País de España, todavía no está del todo claro el impacto que puede ocasionar el documento elaborado por el Bundesbank sobre la campaña electoral que pronto comenzará en Alemania. El diario español no descarta que el informe pueda ser utilizado por los partidos de la oposición, que en el pasado machacaron con el peligro inminente que podría ocasionarle al contribuyente germano la puesta en marcha de nuevas ayudas para naciones como Grecia y Chipre o, en el peor de los casos, una nueva quita de la deuda griega.

 

Ese escenario, no obstante, fue desestimado con firmeza tanto por la canciller Merkel como por su ministro de Finanzas, Schëuble. El diario español destaca que el ex director de Investigación del BCE y actual director del Instituto de Investigación Económica de Berlín (DIW), Marcel Fratzcher, cree que una nueva quita es ineludible. “A finales de otoño entraremos en una nueva fase de lucha contra la crisis”, habría vaticinado el ex economista jefe del BCE, Jürgen Stark, destacando, durante una entrevista reciente concedida al periódico económico Handelsblatt, que los programas de compra de bonos soberanos deberán entrar en funcionamiento en Italia y España.

 

En el contexto de crisis que asfixia a la sociedad, el afluente de inmigrantes genera una respuesta dura del gobierno griego. Grupos defensores de los derechos humanos señalaron como inaceptable el encarcelamiento prolongado de inmigrantes mientras esperan a ser deportados o asilados. Una revuelta tuvo lugar en el centro de detención de inmigrantes de Amygdaleza, al noroeste de Atenas, que alberga a 1620 extranjeros. El incidente comenzó cuando un grupo de inmigrantes se amotinó durante el reparto de alimentos para protestar contra la ampliación de 12 a 18 meses del plazo de detención.

 

Según la policía, los inmigrantes atacaron a los agentes con piedras y prendieron fuego colchones y celdas; los uniformados no pudieron controlar la situación hasta pasada la medianoche del sábado. El motín contribuyó a que diez presos –ocho paquistaníes y dos afganos– lograran escapar de la cárcel, informaron las fuerzas de seguridad. mientras que otros catorce extranjeros –once paquistaníes, dos afganos y un bangladeshí– fueron detenidos en los alrededores del centro cuando intentaban escapar, informó la policía helena, que por la tarde de ayer difundió un video que mostraba algunas celdas incendiadas.

 

En declaraciones a la edición digital del diario Naftemporiki, el alcalde de la localidad de Amygdaleza, Sotiris Duros, señaló que la rebelión se veía venir desde hacía tiempo a la vista de las condiciones insoportables en las que conviven los presos en el centro de detención, dado el hacinamiento y las altas temperaturas que deben soportar a diario. “Este tipo de centros de detención infernales deben ser clausurados de inmediato y en su lugar se deben establecer centros de acogida y hospitalidad, en los que están garantizadas unas condiciones de vida dignas para los inmigrantes y refugiados”, señaló en un comunicado Syriza, principal partido de la oposición griega.

Publicado enInternacional
La economía de la zona euro sufre la recesión más larga de su historia

La zona euro vive su recesión más larga. La caída del 0,2% intertrimestral registrada en las 17 economías del euro en el arranque del año sume a la eurozona en un año y medio de recesión, según los datos que ha publicado este miércoles Eurostat, la agencia estadística de la Unión Europea. En la hasta ahora considerada Gran Recesión, entre 2008 y 2009, las economías comenzaron a remontar después de un año y tres meses de descensos consecutivos. Aunque entonces las caídas del PIB fueron más pronunciadas, lo prolongado de la recesión actual agrava las perspectivas de recuperación.


 
La cifra ensombrece aun más el diagnóstico del club de la moneda única. Las dos grandes economías del euro acusan la debilidad económica: Francia ha entrado oficialmente en recesión, tras acumular su economía dos trimestres consecutivos de caídas, y Alemania registra un mínimo crecimiento positivo (0,1%) después de un trimestre, el último de 2012, peor de lo que sugirieron los datos iniciales (descenso del 0,7%).

 


El único alivio que ofrecen estos datos es que la caída trimestral de la eurozona es menos pronunciada que la del cierre de 2012, cuando el PIB se contrajo un 0,6%. Con todo, la acumulación de datos negativos tras un año y medio de contracción hace que cada nuevo descenso, por pequeño que sea, impacte enormemente en una economía ya muy deteriorada. El PIB lleva cayendo sin cesar desde el último trimestre de 2011 y apenas había tenido tiempo de recuperarse tímidamente desde la recesión de 2009, que concluyó en el segundo trimestre de ese año.
 


La caída se modera


 
Eurostat confirmó también el dato español, un retroceso del 0,5% respecto al último trimestre del año. Al igual que en el conjunto europeo, la cifra resulta más moderada que la del cierre de 2012, cuando el PIB se dejó tres décimas más, pero la situación de partida es cada vez más débil para encajar nuevos descensos.


 
Si se mira la Unión Europea en su conjunto, las cifras tampoco son alentadoras. La economía de los 27 países entra, al igual que la francesa, en recesión, con una caída del 0,1% respecto al trimestre precedente. Pese a los continuos augurios de que la política de austeridad dará resultados, las cifras desmienten esa tesis, con un agravamiento de la ya delicada situación en los países comunitarios.


 
Ni siquiera los más países prósperos —y reacios a las políticas de estímulo— son inmunes a este panorama. Finlandia es, junto a Francia, el otro país que entra en recesión en el primer trimestre de 2013. Y Austria se queda a un paso, pues la economía se estancó tras decrecer en el último tramo de 2012. También Holanda confirma la recesión que ya tenía al cierre del pasado ejercicio.


 
De las grandes economías solo Reino Unido mejora con claridad, pues logra crecer tres décimas tras haber registrado una caída de la misma magnitud entre septiembre y diciembre de 2012.


 
Deterioro frente a 2012


 
La evolución interanual abona el pesimismo, pues los descensos son cada vez más pronunciados. Las economías del euro registran ya una caída del 1% respecto al arranque de 2012, un resultado que continúa la tendencia del empeoramiento interanual. Lo mismo ocurre si se mira a los 27, cuya economía se contrae un 0,7%.


 
Lo más inquietante de estas cifras es que conviven con unas alarmantes cifras de paro, superiores al 12% en el conjunto de la zona euro y por encima del 27% en el caso de España. Las crecientes dificultades que muestran los países para remontar han llevado a la Comisión Europea a aflojar un poco el ritmo de los ajustes y ampliar el plazo de que disponen los países para reducir sus desequilibrios. Destacan los casos de España y Francia, a los que Bruselas acaba de dar dos años más para llegar al 3% de déficit.


 
Más allá de esa relajación, el cambio en las políticas económicas de la Unión Europea de momento solo está en los discursos. Tanto la Comisión como los líderes de los grandes países sitúan el paro como prioridad de sus estrategias, pero sin anunciar inversiones significativas que permitan apuntalar esta idea.


Por Lucía Abellán Bruselas 15 MAY 2013 - 12:21 CET


Francia entra oficialmente en recesión
 

El País Madrid 15 MAY 2013 - 08:46 CET

 

La persistencia de la crisis y la receta de una austeridad excesiva han vuelto a arrastrar a Francia a la recesión por segunda vez en poco más de un año. Según ha informado la oficina de estadística francesa, la segunda economía del euro se contrajo un 0,2% en el primer trimestre de 2013 con respecto al cierre de 2012. El PIB de Francia ya retrocedió un 0,3% en el último tramo de 2012. Por su parte, la locomotora europea, Alemania, que también ha publicado un avance de su contabilidad nacional este miércoles, ha esquivado la recesión por la mínima y tras crecer menos de lo esperado con un alza de apenas un 0,1%.


 
Técnicamente, un país entra en recesión cuando su economía se contrae durante dos trimestres consecutivos en tasa intertrimestral. La economía francesa ya cayó un 0,1% en el primer y el segundo trimestre de 2012, mientras apenas avanzó un 0,2% durante el pasado verano.


 
Francia está bajo presión de Bruselas para que no afloje en las reformas y ajustes. Pese a ello, la Comisión ha accedido a conceder dos años más de plazo a París para reducir el déficit después de que el Gobierno de Francois Hollande, que cumple su primer año en el poder, haya reconocido que no podrá cumplir con el objetivo de déficit del 3% hasta finales de 2014 sin agravar aún más la recesión. El Ejecutivo espera que el PIB crezca un 0,3% a lo largo de este año mientras Bruselas augura una caída del 0,1%.

 


El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, que en unas horas se reunirá con Hollande, ha insistido este miércoles en que Francia necesita un "programa creíble de reformas" a cambio de la prórroga. Bruselas confirmará esta decisión el próximo día 29, cuando también dará a conocer sus conclusiones sobre los planes de reformas presentados por Francia y, también, España, entre otros.


 
Según ha justificado en una entrevista a la radio francesa Europe 1, "no se puede hacer una aplicación ciega del Pacto de Estabilidad, hay que hacer una aplicación inteligente" y este país ha disminuido a la mitad su déficit nominal, aunque "la deuda sigue extremadamente elevada" y el pago de sus intereses representa la primera partida de su presupuesto, por encima incluso de la educación.
 


Las familias francesas gastan menos


 
La oficina de estadística (INSEE) atribuye el retroceso tanto a la demanda interna, que amputó una décima del PIB, como al saldo del comercio exterior, que lo redujo en dos décimas. El único elemento ligeramente positivo fue la variación de existencias de las empresas, que aportó una décima al PIB.


 
El consumo privado, que se mantuvo estable en el último trimestre de 20102, bajó un 0,1% entre enero y marzo. El descenso de los gastos en inversión fue más intenso, de un 0,9%. En cuanto al comercio exterior, las exportaciones siguieron bajando en el primer trimestre (un 0,5 % menos después de haberlo hecho un 0,7% menos entre octubre y diciembre) al tiempo que las  importaciones dejaron de retroceder y se recuperaron un ligero 0,1%.


 
Para completar este panorama, este lunes se ha publicado que el poder adquisitivo de los hogares franceses ha sufrido una caída récord durante el año pasado, un retroceso más grave de lo esperado. La pérdida es del 0,9% y no del 0,4%, como se esperaba en un principio.


 
Problemas también para Alemania


 
El PIB alemán, por su parte, ha crecido un 0,1% en el primer trimestre del año, un crecimiento "débil" que el Gobierno de Angela Merkel justifica por el largo invierno que ha ralentizado la economía. Especialmente la construcción. La oficina estadística alemana, Destatis, ha revisado también la caída sufrida en el último trimestre de 2012, que ahora estima en el 0,7%, una décima peor.


 
Los impulsos positivos vinieron casi exclusivamente del consumo privado, que creció en el primer trimestre del año, después de haber bajado en el último trimestre de 2012. En las inversiones, en cambio, continuó la tendencia negativa del año anterior.


 
El comercio internacional no tuvo casi repercusiones en el crecimiento y tanto las exportaciones como las importaciones tuvieron una tendencia a la baja. En comparación con el mismo periodo del año anterior, el PIB cayó un 1,4% aunque, según Destatis, esto obedece ante todo a que en el primer trimestre de este año hubo más días de fiesta que el primer trimestre de 2012. Prescindiendo de ese efecto, el PIB bajó sólo un 0,2%.


 
Hasta el tercer trimestre de 2012, Francia y Alemania habían tirado del carro de la economía de la zona euro, que aún así no había podido evitar entrar en recesión al cierre del año pasado.

Publicado enInternacional
El 'austericidio' ya afecta a todos: Europa se contraerá un 0,4% en 2013

La recesión va a ir a peor en Europa, según las previsiones económicas de primavera publicadas este viernes por la Comisión Europea. La economía de la eurozona se contraerá un 0,4% este año —en lugar del 0,3% anteriormente previsto—, mientras que el conjunto de la UE caerá un 0,1% —frente al crecimiento del 0,1% que se calculaba en febrero—, debido al alto paro y al desendeudamiento de empresas y hogares tras la crisis financiera, .


La recesión va a afectar a todos los Estados de la UE menos Alemania, aunque en su caso también ve rebajados sus cálculos de crecimiento.  El Ejecutivo comunitario empeora también sus pronósticos para los grandes Estados miembros de la eurozona. Así, la economía alemana apenas crecerá un 0,4% —frente al 0,5% previsto en febrero—, mientras que Francia retrocederá un 0,1% —en lugar de crecer un 0,1%— e Italia se contraerá un 1,3% —en lugar del 1%—.

 

Entre los países rescatados el hundimiento será mayor: la economía chipriota se desplomará un 8,7% este año, Grecia caerá un 4,2% y Portugal un 2,3%. Irlanda es la única que se recupera con un crecimiento del 1,1%. La Comisión avisa de que persisten los "riesgos a la baja" a este escenario, en particular porque "los altos niveles de paro en algunos Estados miembros podrían afectar a la cohesión social y convertirse en permanentes si no se llevan a cabo más reformas".

 

El Ejecutivo comunitario resalta además que "la aplicación eficaz de las medidas de ajuste y políticas para reforzar la arquitectura de la unión económica y monetaria sigue siendo crucial para evitar que vuelva el estrés en los mercados financieros".

 


En el caso de España, la Comisión sigue sin creerse del todo las previsiones económicas del Gobierno de Mariano Rajoy. Corrigió este viernes las previsiones económicas que el Gobierno de Mariano Rajoy presentó hace sólo una semana y pronosticó una contracción del 1,5% para este año —en lugar del 1,3% que anticipó la semana pasada el ministro de Economía, Luis de Guindos— y una tasa de paro que se situará de media en el 27% de la población activa.

 

 En estas circunstancias, la Comisión prevé que España incumpla incluso los nuevos objetivos de déficit propuestos por el Gobierno tras retrasar dos años, hasta 2016, la meta del 3%. Sin medidas adicionales, el déficit alcanzará en 2013 el 6,5% (en lugar del 6,3% que espera Guindos) y volverá a subir el año que viene al 7% (en lugar del 5,5%).

 

En este sentido el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, confirmó que España tendrá dos años más para rebajar su déficit por debajo del 3 % del PIB. "A la vista de las previsiones económicas adversas y gracias a la estrategia fiscal de medio plazo creíble, hemos aconsejado al Gobierno español ampliar en dos años [de 2014 a 2016] el horizonte para corregir el déficit excesivo", señaló.

 


Bruselas retrasa además el inicio de la recuperación al primer trimestre de 2014. En los próximos seis meses la economía española seguirá cayendo (-0,2% en el segundo trimestre, -0,1% en el tercer trimestre), y sólo se estabilizará a finales de año, según las previsiones de la Comisión.

 

 En el conjunto de 2014, España crecerá en 2014 un 0,9% —en lugar del 0,7% previsto por el Gobierno—, aunque el Ejecutivo comunitario avisa de que este cálculo no tiene en cuenta el impacto contractivo de las medidas de ajuste adicionales que deberán tomarse para cumplir el nuevo objetivo de déficit. El paro apenas bajará y se situará en el 26,4%, la tasa más alta de la UE. Es decir, es probable que ese 0,9% no se cumpla.

 

"La mayor sensibilidad de los salarios a las condiciones del mercado laboral, uno de los objetivos clave de la reforma laboral de 2012, debería contribuir a moderar la caída del empleo", considera la Comisión.

 

 El nivel de deuda aumentará del 84,2% en 2012 al 91,3% este año y al 96,8% en 2014 debido a "los grandes déficits públicos, el bajo crecimiento nominal del PIB y los costes de la recapitalización bancaria".

 

 El dato más positivo de las previsiones de Bruselas es el de la inflación, que se situará de media este año en el 1,5% y el que viene en el 0,8%.

 

 España es el quinto país de la UE que registrará una mayor caída del PIB este año, sólo superada por Chipre (-8,7%), Grecia (-4,2%), Portugal (-2,3%) y Eslovenia (-2%). La eurozona en su conjunto se contraerá un 0,4%, mientras que en el conjunto de la UE el retroceso será del 0,1%.


Condiciones

 

 Bruselas espera que la demanda doméstica en España se contraiga este año "a un ritmo más rápido" como consecuencia "del desendeudamiento de los hogares, el elevado paro y la caída de la renta disponible". También caerá la inversión privada debido a "las débiles perspectivas de demanda, el ajuste de los balances empresariales y las dificultades de acceso al crédito, especialmente para las pymes". El sector de la construcción seguirá contrayéndose.

 

 En contraste, las exportaciones mantendrán su impulso gracias a la mejora de la competitividad en materia de costes y la diversificación geográfica. "Como resultado, en 2013 España tendrá superávit por cuenta corriente por primera vez desde 1997", dice Bruselas.

 

 "Las condiciones financieras seguirán siendo probablemente un lastre para el crecimiento económico en el futuro próximo. La necesaria reestructuración del sector bancario y las débiles perspectivas de crecimiento implicarán que las condiciones de crédito sigan siendo restrictivas para otros sectores domésticos a corto plazo, limitando el consumo privado y las decisiones de inversión", avisa el informe.

 

03/05/2013 11:04 Actualizado: 03/05/2013 12:20

Publicado enInternacional
Europa sale a la calle en contra del ajuste

Azotados por el ajuste y el desempleo, en un continente movilizado por el comienzo de lo que siente y vislumbra como una gran ola de ajustes privados y estatales, en España, Grecia, Francia y Gran Bretaña los principales gremios anunciaron que transformarán la tradicional conmemoración del Día del Trabajador en una gigantesca protesta.

 

En un clima de tensión marcado por la criminalización de los reclamos por parte del Ejecutivo, para el 1º de mayo están convocadas en España cinco concentraciones y 77 manifestaciones en todo el país bajo el lema “No tienen límite. Lucha por tus derechos”. A las protestas también se sumarán cientos de organizaciones y movimientos sociales de todo el país, así como grupos anticapitalistas y los indignados que rechazan las políticas neoliberales y exigen un cambio de rumbo. En este contexto, las dos grandes centrales de trabajadores del país ibérico se movilizarán ante el incuestionable fracaso de las políticas neoliberales del gobierno del conservador Mariano Rajoy, que mantienen bloqueada la economía, y contra la violación de los derechos civiles. Para salir de la crisis y revertir las políticas económicas que mantienen estancado el consumo y frenan la inversión, los sindicatos reclaman un pacto social, aunque denunciaron que no son escuchados. Asimsimo, los convocantes denuncian que el gobierno del Partido Popular (PP) está atacando las libertades básicas al intentar limitar el derecho de manifestación y huelga, pese al creciente descontento social derivado del aumento del desempleo, la desigualdad y la pobreza. “El gobierno está entre la espada y la pared, porque tiene que rectificarse a sí mismo”, afirmó Cándido Méndez, secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT), al anunciar el cronograma de las protestas que se producirán el miércoles a partir del mediodía, en todo el país. Por su parte, Ignacio Fernández Toxo, líder de Comisiones Obreras (CC OO), la otra gran central sindical, aseguró que a esta altura las reservas familiares se están agotando. “Desde que se inició la `austeridad`, los datos evidencian el fracaso de las políticas económicas, laborales y sociales aplicadas en España y la Unión Europea”, remarcó Toxo.

 

En menos de dos años, la implementación de ajustes y recetas fondomonetaristas no sacaron a España de la recesión mientras la tasa de desempleo pasó del 20 al 27 por ciento, lo que se traduce en más de 6,2 millones de desocupados, una cifra record en su historia. Los sindicatos advirtieron que el recorte del empleo en el sector privado no terminó y que el Ejecutivo prepara un “ajuste brutal” en el sector público que hará crecer aún más la desocupación. “¿Quién va a asumir responsabilidades? Las políticas inspiradas por la Unión Europea (UE) a favor de Alemania y sus bancos están destrozando el sur de Europa”, se preguntó Toxo. En la misma línea, Méndez insistió en que entre 2010 y 2012 el déficit se disminuyó en seis décimas y, en contrapartida, el desempleo aumentó en seis puntos.

 

Algo similar sucedió en Grecia donde para esa jornada se prevé una paralización casi total en Atenas y en las principales ciudades del país luego de que los sindicatos griegos anunciaran una jornada de protesta y movilización en repudio a las constantes políticas de ajuste, que esta semana sumaron el anuncio del gobierno de una monumental reducción de puestos de trabajo en el sector público. El primer ministro, Antonis Samaras, dio el visto bueno a la reducción de 15 mil empleos en la administración antes de 2015 tal y como exigieron los acreedores internacionales para conceder nuevas entregas del préstamo. La decisión fue tomada de acuerdo con los responsables de los ministerios implicados, pero sin consultas con los dos socios del gobierno de coalición, Pasok e Izquierda Democrática, que se habían opuesto a la medida. Esto hizo estallar a los sindicatos que inmediatamente anunciaron movilizaciones y una jornada de huelga general para el Día del Trabajador, que si bien estaban previstas antes del anuncio, cobrarán un grado de participación y protesta mucho mayor aún. Con los despidos masivos previstos en la función pública, se estima que se incrementará la altísima tasa de desempleo en el país situada en el 27,2 por ciento y que desde la aplicación de las recetas neoliberales y de ajustes permanentes exigidas por la troika integrada por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Según la versión oficial, estas bajas se llevarán a cabo mediante jubilaciones anticipadas y el despido de funcionarios inmersos en procesos disciplinarios, y las dos mil primeras tendrán lugar a partir de la segunda semana del mes de mayo.

 

En tanto, en Francia, la tradicional manifestación del 1º de mayo promete dejar en claro el creciente descontento de los ciudadanos con el gobierno socialista del presidente François Hollande, quien esta semana cumplirá un año en el poder. Hasta el momento están previstas 258 manifestaciones en 92 departamentos –sobre 98– en toda Francia, convocadas por la Confederación General del Trabajo (CGT), Fuerza Obrera (FO), la Federación Sindical Unitaria (FSU) y Solidaires, quienes manifestarán conjuntamente por las calles de París. En la capital, la marcha se prevé multitudinaria y unirá las plazas de la Bastilla y Nation, en el oeste de la ciudad. Sin embargo, este año la movilización por el Día del Trabajador contará con la particularidad de que la mitad de los sindicatos se movilizará por separado. La Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT) junto a la Confederación Francesa de Trabajadores Cristianos (CFTC) y la Confederación Francesa de Empresarios-Confederación General de Ejecutivos (Cfecgc) no participaran de la convocatoria parisina y realizarán una movilización en Reims (Este). Es que estos tres sindicatos apoyaron la reforma laboral promovida por el gobierno y consensuada con el Medef, organismo que nuclea a la patronal gala. En este sentido, la reforma es calificada como “un retroceso histórico” por los sindicatos opositores y de esta manera las divergencias entre las centrales sindicales quebró la tradicional manifestación conjunta de cada 1º de mayo.

 

La secretaria de la CGT encargada de la comunicación, Agnes Naton, detalló que manifestarán para denunciar las políticas de ajuste presupuestario impuestas a los ciudadanos europeos. “Nuestra intención es denunciar el engaño del gobierno socialista que endilga al costo del empleo esta crisis, cuando es la circulación del capital y el mundo de las finanzas los que avanzan en detrimento del trabajo y la inversión”, señaló. Según la responsable de comunicación del principal sindicato galo, la manifestación cuenta con tres reclamos fundamentales. “La oposición frontal a las políticas de rigor económico, la exigencia de que se implante una política laboral responsable para asegurar los puestos de trabajo existentes y crear nuevos empleos, y el reclamo de que el gobierno instaure nuevos controles para evitar el fraude y la evasión fiscal”, confió.

 

Las marchas tendrán este año un condimento especial en el Reino Unido tras la profundización de los ajustes que, según la secretaria general del Congreso de Sindicatos (TUC), Frances O’Grady, aumentan las desigualdades regionales y la pobreza. “Recortar una ayuda vital en un momento en que los salarios reales están cayendo es injusto y una mala política económica, ya que mientras menos plata tenga el pueblo para gastar, menos demanda habrá en nuestra economía”, añadió. La concentración se hará en Clerkenwell Green, una calle del centro de Londres, mencionada por Charles Dickens en Oliver Twist y ligada a la lucha sindical.

Publicado enInternacional