Assange y activistas del movimiento global Ocupa hablan sobre los orígenes y los objetivos de las protestas
JULIAN ASSANGE: Bienvenidos a una edición especial de nuestro programa. Normalmente estos diálogos se desarrollan desde el lugar donde estoy bajo arresto domiciliario, pero hoy por la cantidad de gente involucrada en el movimiento Ocupa, hemos decido hacerlo aquí en el viejo Deutche Bank de Londres que está controlado por amigos de Ocupa. Tenemos aquí a Marisa Holmes de Ocupa Nueva York, Alexa O’Brien de Ocupa Nueva York y del Día de la Ira de Estados Unidos, Aaron Peters de Ocupa Londres, Naomi Colvin de Ocupa Londres y David Graeber de Ocupa Nueva York.
 
Me gustaría dividir este programa en dos partes. En la primera parte quiero entender cómo llegó a existir el movimiento Ocupa. Qué tipo de gente estaba involucrada, la base política para organizarlo, para llevar sus asuntos y difundirlo. Y después, ver a dónde se está dirigiendo.
 
David, ¿de dónde crees que vino este movimiento que al final causó la ocupación de Zuccotti Park y después se extendió por el resto de Estados Unidos?

 
DAVID GRAEBER: Bueno, creo que hubo un tipo de movimiento global, el cual, creo, empezó en Túnez y que parece que se extendió por el Mediterráneo: Grecia, España. En realidad es el mismo movimiento que estremeció a Estados Unidos. Y mucha gente de Grecia y España que estuvo involucrada en los primeros días y hasta antes de la ocupación de Zuccotti Park, forman parte de él. Por eso, creo, que hay un tipo de agitación global.

 
JULIAN ASSANGE: Alexa, usted estuvo involucrada en el Día de la Ira de Estados Unidos en mayo de 2010. ¿Lo ve como el momento de pasar a una transición del ciberespacio al “espacio de encuentros” o hay algún análogo anterior?
 
ALEXA O’BRIEN: Bueno, creo que sí definitivamente, es decir, si nos fijamos en la parte superior y en la multitud de activistas menores y actividades, en los medios sociales; y la trasformación en la organización de los medios también desempeñó su papel el año pasado en Ocupa Wall Street.

 
JULIAN ASSANGE: ¿Es evidente que había una inspiración proveniente de la primavera árabe?
 
AARON PETERS: Bueno, de eso se habla muy rara vez. En 2008 Egipto se convierte en el país número uno del Banco Mundial en cuanto a reformas y en el mundo en desarrollo. Y en términos de reformas liberales Egipto era insuperable en África del Norte y en Oriente Próximo desde el punto de vista del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. El fenómeno más grande que está pasando aquí, es que… Después de la Segunda Guerra Mundial, el estado nacional muchas veces se veía como un tipo de depósito de responsabilidad democrática. Desde finales de los años setenta esto estaba desapareciendo. Y en algunos lugares nunca ha existido, ¿sí? Pero ahora es un fenómeno global. Ahora reconocemos que los resultados de la política pública no están ocurriendo a nivel nacional y que los creadores de la política no son realmente aquellos que están en los parlamentos nacionales, están en otro lado y aquellos que dictan la política no son los responsables de ninguna forma, o, sabe, no son los representantes democráticos. Y es un fenómeno global. Y eso pasa en la India, en China, en Estados Unidos y en el Reino Unido.
 

ALEXA O’BRIEN: Nosotros no solo tenemos una crisis financiera global, tenemos una crisis política global porque nuestras instituciones no funcionan más.

 
AARON PETERS: Sí, exactamente.
 

DAVID GRAEBER: Y esto es uno de los puntos del movimiento global por la justicia: estos recién creados mecanismos administrativos… mecanismos políticos globales planetarios…
 

JULIAN ASSANGE: Como la OMC

 
DAVID GRAEBER: Como la OMC, como el FMI… La gente, al menos en lugares como Estados Unidos, se suponía que ni siquiera sabía que existían, pero en realidad estaban gobernando el mundo. Quiero decir que es la primera burocracia planetaria realmente efectiva creada en nombre de un cierto tipo de ideología de mercado libre que se supone que está en contra de la burocracia, pero en realidad es totalmente lo contrario. Por lo tanto, las revueltas siempre son en nombre de la democracia porque es algo que obviamente hace falta. La crisis financiera simplemente lo trajo a casa, especialmente, en cuanto a la deuda; donde quedó muy claro que las deudas de los grandes jugadores pueden ser complemente renegociadas, a través y por medio de estos mecanismos globales, pero los tuyos no pueden, por que tus políticos están comprometidos con ellos y no contigo.

 
JULIAN ASSANGE: Bueno, ahora quiero pasar directamente a un tipo de génesis práctico, pues este tipo de temas amplios, ocurren sobre un fondo. Pero si regresamos a esto, algunos de los elementos clave de Ocupa Nueva York, en nuestra investigación, son por ejemplo: “Conseguimos el 99%”, pero en realidad la expresión no era: “Somos el 99%”, no era exactamente así, y ahí apareció esta especie de prólogo de presentación de competencias que finalmente dio su resultado.
 
DAVID GRAEBER: Es un ejemplo perfecto de proceso colectivo. Creo que yo lancé algo así como: “¿Por qué no hacemos algo del 99%?”, y alguien más, creo que algunos españoles dijeron: “Nosotros somos el 99%” y después, creo que Chris añadió en la página: “Somos”. Así fue cómo diferentes personas contribuyeron con cada palabra, pero todo junto salió estupendamente.
 

JULIAN ASSANGE: Naomi, ¿ha visto usted este tipo de proceso iterativo? Algo se ha erigido, y no nació como una explosión de inspiración en el celebro de una sola persona, parece que ha sido algo que en realidad involucraba todos estos procesos.

 
NAOMI COLVIN: Creo que tienes razón. Creo que hay diferentes flujos identificables que se unen en Ocupa, y Ocupa es casi un momento galvanizador, cuando la gente está haciendo, en realidad, cosas bastante diferentes, y entiende que ellos pueden cooperar y crear algo que es realmente extraordinario. Si nos fijamos especialmente en Ocupa Londres, claro, el desencadenante es el ejemplo de Ocupa Wall Street, la idea de que esta cosa extraordinaria pudo haber pasado al otro lado del Atlántico, es un lado donde nunca esperarías que fuera posible, y por eso tienes que hacer algo en Londres. También tenemos el aporte de lo que pasó en cualquier otro lugar de Europa durante el último año. Lo que pasa en Londres es imposible sin el ejemplo de lo que pasa en España. Realmente es el momento en el que todo se junta.

 
JULIAN ASSANGE: ¿Hasta qué punto prácticamente, el movimiento de los Indignados en España alimentó, en lo que a apoyo logístico se refiere o a cantidad de gente en la calle, a Ocupa Nueva York?
 
MARISA HOLMES: Bueno, hubo muchos miembros de los Indignados que en realidad estaban en Nueva York por una u otra razón, lo que culminó el 17 de septiembre cuando ellos vinieron a las tempranas asambleas generales y, sabe, nos dieron la base y el contexto para lo que estamos haciendo. Entonces, de ellos aprendimos muchísimo.

 
DAVID GRAEBER: Había hasta egipcios ahí. Recibimos correos electrónicos de Egipto diciendo: “Voy a Nueva York especialmente para esta acción particular.” Entonces, creo que en términos de proceso de aprendizaje iterativo, puedo decir, que al menos para mí, viendo lo que estaba pasando en Europa, como lo evalúas, esta información para las ocupaciones, se tomó definitivamente de modo directo de aquel movimiento particular.

 
JULIAN ASSANGE: Naomi, en Ocupa Londres había una placa en la calle en la que ponía: “Plaza de Tahrir” en frente de la iglesia de San Paolo.
 
NAOMI COLVIN: Una de las placas más fotografiadas. No tengo ni idea de quién la puso, pero sí, diría que claro había gente ahí que identificaban mucho lo que estaban haciendo con la inspiración de la primavera árabe. En términos de cantidad de gente en la calle es el movimiento europeo el que ha aportado mucho más a Londres simplemente porque es donde estamos.
 
JULIAN ASSANGE: Estoy interesado en esto porque estoy interesado en la cuestión particular de la filosofía de la técnica y el dominio de la técnica que independientemente de lo que intentemos y hagamos políticamente en una dirección u otra, tenemos que hacerlo de modo eficiente si queremos ganar. Y para hacerlo de forma eficiente tenemos que adoptar técnicas eficientes. Y entonces, cada uno, no importa lo que organice, empezará a adoptar técnicas eficientes, al final son las técnicas, las que ganan. ¿David?
 

DAVID GRAEBER: Sin embargo, creo una parte de estas técnicas no son solo los medios de comunicación sociales, pero ha habido una tradición como mínimo desde los años setenta de crear nuevas formas de democracia directa, de consenso de facilitación, de descentralización, de tomar decisiones. Eso es realmente práctico, y en cierta manera lo es, hay una especie de síntesis, a través de la cual, eso se define a sí mismo en contra de la forma en la que actúas en los medios sociales. Es un tipo de sinergia, entonces por un lado estas difundiendo información de ciertos tipos de medios de comunicación sociales, pero al mismo tiempo están estas nuevas formas de democracia profundamente personalizadas y estas tradiciones. Y por el hecho de que lo tuviéramos que trazar, la gente sabía cómo facilitarlo e instituciones “Micrófono Popular”, que se han desarrollado durante años que están ahí para realizarlo, son absolutamente críticas.

 
JULIAN ASSANGE: Esta cultura mitológica que visualmente era muy conocida entre los de Ocupa, el Micrófono Humano, Mic Check, es un poco como un teatro en la calle. Por otro lado, parece ser práctico, una asamblea general, estas cosas como saludar agitando la mano, lo cual para mí, cuando lo vi por primera vez, me pareció como terriblemente amanerado e inefectivo, pero yo puedo ver que si tienes un montón de gente, y quieres… y tu tarea es escuchar a alguien, no es, no tiene un mal resultado. Aaron, ¿has estudiado como aparecieron estas técnicas? ¿En realidad, ha habido algunas innovaciones en cuanto a la técnica?

 
AARON PETERS: Si vuelves a la noción de la mimética, ahora hay un argumento que siempre ha existido en cuanto a cómo los humanos comparten identidades, cómo crean otras nuevas, como las interiorizan. Pero la cuestión en cuanto a estos nuevos tipos de maneras de comunicación es que este proceso se acelera rápidamente. Creo que hay realmente una relación, especialmente entre la gente más joven, en la práctica en línea y fuera de línea en la que ellos no están interesados en líderes, no están interesados en modelos de beneficios. Están interesados en la creación de valores, pero a menudo es la creación de valores la que va más allá del motivo de beneficio y más allá de coaccionar para hacer algo. Entonces, es un tipo de acción colectiva voluntaria.

 
JULIAN ASSANGE: ¿Las técnicas en Ocupa Londres imitaron el ejemplo de lo que la gente había hecho en Nueva York, en Ocupa Nueva York, o son más antiguas?

 
NAOMI COLVIN: Creo que hay una interesante tensión entre la forma en la que funciona el consenso en la red, lo que ocurre cuando te fijas en cómo funciona la conciencia colectiva. Es un consenso pero de una forma mucho menos estructurada. Y hay una interesante tensión entre lo que puede ser el modo de pensar de la gente que ha venido a ocupar y una forma de consenso, por así decirlo más tradicional, un trabajo basado en decisiones estructuradas de forma consensuada, un trabajo de base. Y es una tensión que podemos examinar en Ocupa Londres sin resolverla plenamente.

 
JULIAN ASSANGE: Podemos explicar por qué el movimiento Ocupa no podía haber sucedido hace diez años. Estos movimientos de protesta brotaron en Seattle y Genera, etcétera. Y de pronto tuvimos un 11 de septiembre y eso fue el final de aquello. Así que podemos entender por qué esto no habría ocurrido hace diez años. ¿Pero hace cinco?
 
AARON PETERS: Creo que, bueno, en primer lugar los movimientos sociales que están alrededor, nacen de la queja y de la sensación de ser agraviados y creo que lo que está ocurriendo sería simplemente imposible sin la crisis económica global. Me refiero a que verdaderamente podría haber sido el fin del capitalismo tal y como lo conocemos. Habríamos tenido enormes problemas con la distribución de los alimentos. El problema de las sociedades complejas es que cuando algo va mal, va muy mal.

 
JULIAN ASSANGE: ¿Así que creen que esto no habría pasado si no fuera por la crisis económica de 2008? Eso fue un desencadenante, ¿no?

 
AARON PETERS: Porque hay ciudades campamento en Estados Unidos que no están dentro del movimiento Ocupa y son gente que sencillamente no tiene hogar y esto es tanto un síntoma político como una fuerza.

 
JULIAN ASSANGE: David, ¿el movimiento Ocupa estuvo hirviendo a fuego lento durante la primera semana o los primeros diez días antes de que empezara la violencia?

 
DAVID GRAEBER: Bueno, sí.

 
JULIAN ASSANGE: Me refiero a la violencia policial, pero es violencia al fin y al cabo. Y la violencia es un mecanismo de márquetin bastante efectivo. Las películas de Hollywood están llenas de violencia.
 

ALEXA O’BRIEN: Yo estuve allí y como sabe estuve viviendo en un parque la primera semana y puedo dar fe de que no estábamos exaltados. Estuvimos protestando todo el día, toda la semana, ocupamos Wall Street, íbamos desde la llamada de apertura hasta la del cierre diariamente, teníamos dos asambleas generales al día. Estábamos, ya sabe…

 
JULIAN ASSANGE: Sin embargo los medios de comunicación no transmitieron eso y solo se hizo efectivo cuando empezó la violencia.
 

ALEXA O’BRIEN: Supongo, pero nuestra meta nunca fue…

 
JULIAN ASSANGE: Estoy sugiriendo que quizás deberían basarse en la experiencia de este evento. De que quizás realmente al provocar la violencia policial es algo que debería hacerse si quieren…
 

DAVID GRAEBER: Realmente no tenemos por qué provocar nada, es algo que va a ocurrir.

 
ALEXA O’BRIEN: No provocamos la violencia policial, tomamos directamente la…

 
JULIAN ASSANGE: ¡Asegúrense de que pueden grabar la violencia policial!

 
ALEXA O’BRIEN: Tomamos la dirección de la no violencia. Fuimos y ocupamos una plaza para poder tener una asamblea general y comenzamos a hablar sobre el mundo en el que estamos viviendo y sobre las estructuras que lo gobiernan. Así que creo que por estar ahí y ejercer de forma directa el proceso democrático representábamos una amenaza y la policía tuvo que responder.

 
DAVID GRAEBER: No hay nada que aterrorice tanto al gobierno de Estados Unidos como la amenaza de un estallido democrático en Estados Unidos. Es seguro que reaccionarán de forma violenta.

 
AARON PETERS: El día que ocupamos la Bolsa de Londres yo estaba fuera del principal cuadrante de la policía y creo que conté unas 20 furgonetas y puedo asegurar que hasta ahora he visto esto bastantes veces. Oí a los perros salir. Vi a todos los equipos de inteligencia, tenían allí sus cámaras. Entonces es cuando empezaron a repartir palizas a todo el mundo a la luz del día, no había cámaras y la policía entendió que si no nos frenaban, enseguida empezaríamos a ganar terreno.

 
JULIAN ASSANGE: Naomi, tú eras la coordinadora de la campaña de Bradley Manning. En realidad había una interesante e inusual relación entre el número de personas que estaban apoyando WikiLeaks, a Bradley Manning o a Anonymous y el movimiento Ocupa. Pero a Bradley Manning lo convirtieron en un ejemplo. No fue simplemente arrestado y después todo siguió con calma. Me refiero a que le convirtieron en un ejemplo destacado que actuara como freno porque la autoridad necesita dar ejemplos prominentes de lo que le pasa a las personas acusadas de desobediencia para mantener su autoridad. Las escenas de la televisión en las que los manifestantes son víctimas de violencia, en las que se encuentran en una posición débil, ¿crees que a la larga esto también es un ejemplo negativo?
 

NAOMI COLVIN: Bueno, hay varias cosas a tener en cuenta. Creo que la primera es lo que le ocurrió a Bradley en Quantico. Le trataron muy mal allí. Un reportero especial de Naciones Unidas apareció finalmente y lo contó. En términos de cobertura mediática del conflicto creo que sin duda es la representación de lo que ocurrió los primeros días en Nueva York. Esas fueron las imágenes que dieron la vuelta al mundo. No eran de los medios de comunicación principales, provenían de los ciudadanos, eran de transmisión en directo. Y creo que realmente hay cierta importancia en la presencia de los medios y en el hecho de que algo ocurra a la vista de todo el planeta, de que el movimiento Ocupa se haya estado autodocumentando todo el tiempo. Es una gran fuerza inhibidora.
 

MARISA HOLMES: Si no fuese por las grabaciones en directo en internet y por nuestros equipos mediáticos sociales no habríamos llegado hasta los principales medios de comunicación. Hemos impulsado el diálogo de una forma muy importante.

 
JULIAN ASSANGE: Alexa, hábleme de los principios legales y el movimiento Ocupa. Era una de las exigencias del Día de la Ira en Estados Unidos y parece que debe ser un proceso de acuerdo con los principios legales.

 
ALEXA O’BRIEN: Por supuesto. Creo que la base de cualquier tipo de… en el caso de Estados Unidos una república democrática, o al menos es lo que dicen que es una república democrática, hay diversas instituciones, está la plaza pública, existen los medios y existen las elecciones. Y cuando estas cosas están en manos de las personas, estas instituciones mantienen una cierta salubridad porque pueden vigilarse las unas a las otras. Creo que en términos legales, me remito a mi experiencia, si un solo ciudadano, un dólar, un voto por así decirlo, es tan radical para que me inscriban en una revista de seguridad australiana, para que me relacionen con Al-Qaeda y me lleguen mensajes de otros contratistas de seguridad relacionados con el FBI diciéndome que tenga cuidado, que de alguna manera estoy relacionada con Al- Qaeda. Es algo que me dice que se trata esencialmente de una técnica intimidatoria.
 

JULIAN ASSANGE: David, el movimiento Ocupa, con ese nombre vino al mundo como resultado de Ocupa en Nueva York, pero se expandió por todo Estados Unidos. ¿Puede describir un poco esa expansión de Ocupa por el Estados Unidos continental?
 

DAVID GRAEBER: Fue notablemente rápido. Estaba estupefacto. Estaba asombrado. Porque uno sueña con que estas cosas ocurran pero realmente nunca crees que vayan a pasar. Diría que en tres semanas teníamos unas 800 ocupaciones y es cierto que algunas de ellas eran de una sola persona con una pancarta pero muchas de ellas no eran… muchas de ellas eran grandes acampadas de gente en sitios como Missoula, Ocupa Saskatchewan en Canadá, de una efusión extraordinaria, lo que ocurrió muy rápido.
 

JULIAN ASSANGE: Quiero comentar el tema de “ocupar un espacio”, es decir, ¿por qué es importante ocupar un espacio?

 
NAOMI COLVIN: Hum….

 
JULIAN ASSANGE: ¿Por qué no quedarse en casa? Tienes tu agenda, tienes a tus amigos, tus redes sociales, ¿por qué no coordinarlo desde detrás del escenario? ¿No es un poco pérdida de tiempo el poner tiendas de campaña y no poder hacer las cosas de forma más eficiente?

 
NAOMI COLVIN: Bueno, esto nos devuelve a la cuestión sobre por qué el movimiento en la red lleva a la acción fuera de ella. Creo que hay una necesidad natural humana de comunicarse cara a cara y realmente es algo mucho más profundo. Creo que cuando trabajas en la red uno es una especie de… se trata de coordinar individuos autónomos para que hagan cosas y uno tiene la sensación de ser parte de una comunidad de personas que sienten lo mismo o que están preocupados por las mismas cosas pero uno no es… no está en un espacio en el que digamos que todo el mundo quiere estar y en el que todo el mundo quiere hablar para recrear el tipo de sociedad que la gente desearía que existiera siempre.

 
ALEXA O’BRIEN: Creo que también es un experimento de ver cuánta presión puedes ejercer, tu compromiso con el espacio, dentro del sentido de espacio cívico, cuando el espacio cívico es solo una acera entre un centro comercial y otro, algo que pasa a menudo en Estados Unidos. Y a menudo incluso en muchas ciudades pequeñas hay una necesidad de crear espacios públicos y no privados que ni siquiera estén relacionados

 
JULIAN ASSANGE: Pero David, ¿tiene que cuestionarse el lugar? Me refiero a si todo el mundo puede reunirse, por ejemplo, ¡en un bosque de secoyas de California! De hecho, el G8 se ha trasladado a Camp David, parece que para conseguir ese efecto.

 
DAVID GRAEBER: Creo que sí, me parece que durante los últimos 30 años se han producido agresiones sistemáticas sobre la noción de comunidad y la idea de “imaginación política”. Y esta es una forma de reclamar ambas a la vez. Así que, creo que la idea de retroceder un poco es muy importante.

 
JULIAN ASSANGE: ¿Es una muestra de la soberanía literal sobre un área determinada? Controlamos de manera física mediante nuestra decisión política este espacio que no controlan ustedes…

 
DAVID GRAEBER: Absolutamente y es lo crítico de esta situación. Quiero decir que es una estrategia de doble poder. Estamos hablando de la fuerza. No estamos hablando de las legalidades, ellos no están hablando de las legalidades y nosotros tampoco. Cualquiera de los dos puede desplegarlo como arma, pero lo que intentamos decir es que es nuestro espacio, y este es nuestro… somos el público y es un espacio público, vamos a ocuparlo y este sencillo acto desafiante es tremendamente creativo. Todo se deriva de esto y todo lo que hemos hecho se ha derivado de que iniciamos nuestro movimiento con el no aceptar el orden establecido y el deseo de crear uno nuevo.

 
JULIAN ASSANGE: En la dominación de ese espacio físico, al crear tu propio miniestado en Ocupa, que yo creo que es el término correcto cuando físicamente controlas un área de tierra, cuando tienes el monopolio de la fuerza coercitiva, empiezas a erigir ciertas estructuras sobre cómo tratar con cada cual y cómo coordinar con cada uno y a elegir ciertas metodologías para tratar con la policía, para tratar con los oportunistas dentro del movimiento Ocupa, para tratar con locos, para tratar con la basura. Las metodologías que se idearon para la toma de decisiones políticas y el abordaje práctico de las cosas, ¿se ven como un plan para hacer frente a la sociedad en general o son metodologías que son simplemente para, o sobre todo para, lidiar con el problema particular de cómo ocupar una plaza?

 
NAOMI COLVIN: No creo que tuviéramos nunca el monopolio de la fuerza dentro de Ocupa y habría sido mucho más fácil si hubiéramos hecho eso en realidad, negociando, sabes. Lo que se hace en esta situación en la que, más o menos, usted sabe que cualquier trastorno puede suceder en realidad no se tiene el poder de coerción sino el poder de persuasión, el poder de mostrar lo que la mayoría de la gente, en ese espacio piensa, pero en última instancia, no, no se tiene la coerción y eso también es educación.

 
JULIAN ASSANGE: En el caso de tener una persona problemática ahí o algún loco que lo está arruinando todo, ¿qué hacen con ellos? ¿Qué hacen con ellos en Ocupa? ¿Cómo se deshacen de ellos? ¿Llaman a la policía?

 
DAVID GRAEBER: No hacemos eso…
 

MARISA HOLMES: En realidad hemos estado usando una combinación de cosas, reducir la intensidad, mediación y comunicación no violenta han sido los modos de abordar los conflictos internos.

 
JULIAN ASSANGE: Entonces, David, si el asunto llega a mayores y supongamos, yo sigo allí, sus malditas reglas no me afectan, quiero tocar el tambor cuando me dé la gana, quiero hablar cuando me dé la gana, quiero estar desnudo cuando me dé la gana, ¿no necesitarías a algún tipo rudo para que apareciera en ese momento a decirme, mira amigo, vamos, estás arruinando todo para todo el mundo, ¡no fastidies!

 
DAVID GRAEBER: Hay muchas formas de presionar a la gente.

 
JULIAN ASSANGE: ¿Como por ejemplo…?

 
MARISA HOLMES: Pues con los tamborileros, por ejemplo, tuvimos una asamblea en la que hablamos de la situación de los tamborileros. Simplemente lo negociamos dentro del círculo de la asamblea.

 
ALEXA O’BRIEN: Hay ciertamente conflictos y tensiones que son naturales para los seres humanos en los grupos dentro de Ocupa. No es que el espacio que Ocupa crea, de repente sea como una utopía, porque no lo es.

 
JULIAN ASSANGE: Aarón, ¿al final no se necesita un mecanismo, un proceso de desplegar la fuerza cohesiva?

 
AP: Bueno, prácticamente es una cuestión que necesita una respuesta, por supuesto…

 
JULIAN ASSANGE: ¡Vaya, chicos, están muy incómodos con esto, es genial!

 
AARON PETERS: No, no lo estoy, esto es algo, es una especie de cuestión existencial.

 
JULIAN ASSANGE: Bueno, deberían haberlos puesto en psicoterapia durante diez años….

 
AARON PETERS: No soy muy partidario de eso personalmente.

 
JULIAN ASSANGE: Bueno, los pones en psicoterapia durante diez años, pero mientras tanto tienes a alguien más en tu maldito campo, causando problemas.

 
DAVID GRAEBER: Ha habido personas que han sido excluidas de los mítines y cosas así, eso ha sucedido, pero, en cierta manera estamos intentando tratar algunas cuestiones con delicadeza de las que tal vez no queremos hablar mucho o que representan una subversión intencional. Hubo intentos del tipo de enviar a gente contra nosotros, no sé, en algún momento la policía trajo presos recién liberados y los llevó en autobuses al parque y les dijo, eh, aquí hay comida gratis. No es solo que esta sociopatía aparezca naturalmente si usted tiene a la gente en un campamento. Hubo un intento muy directo de tratar de subvertirnos y nos dieron la posibilidad de elegir: o empezar a invadirnos o convertirnos en un modelo de bienestar social en el que nosotros nos ocupáramos de esas personas, que es otra cosa que comenzó a suceder.
 

JULIAN ASSANGE: ¿Cómo Ocupa Londres impidió que los estafadores sociales patológicos que tenían tanta labia al hablar, que eran buenos para decir una cosa a una persona y otra a otra, extendiendo rumores de manera tan indecente, subieran a lo alto? ¿O lo han hecho?

 
NAOMI COLVIN: Bueno. Creo que…

 
DAVID GRAEBER: Bueno…si tiene una cima es muy fácil de hacer, pero si se trata de un movimiento horizontal, es realmente muy duro. Me refiero al daño a gran escala que un sociópata podría causar. Es lo que siempre digo sobre el anarquismo, cuando la gente pregunta qué pasa con las personas que simplemente no se preocupan por nadie más y que son estúpidas y egoístas. Y le contesto: ¨Pues sí, pero al menos no terminarán en los ejércitos, ocupando altos cargos¨. En realidad, una persona así puede causar mucho daño, si no hay una estructura que pueda controlar la ascensión. Estoy de acuerdo con la opinión de William F. Buckley: una vez dijo que prefería que sus gobernadores fueran las primeras trescientas personas de la guía de teléfonos, antes que las personas que estaban luchando por los escaños en el Congreso. Estoy de acuerdo con él. Probablemente les saldría mejor el trabajo.

 
JULIAN ASSANGE: Finalmente quisiera decir, da igual cómo nos gobernemos a nosotros mismos, pero tenemos que ser capaces de competir con los que buscarían gobernarnos de otra manera.

 
ALEXA O’BRIEN: Tiene toda la razón.

 
DAVID GRAEBER: Por eso es tan importante tener un movimiento internacional y es lo que podemos ver. Quiero decir que se tiene la impresión de que el enemigo se está haciendo cada vez más globalizado y la única forma de desafiarlo es con movimientos globales. En este sentido, se hace cada vez más irrelevante si los estados compiten entre sí o no.

 
JULIAN ASSANGE: ¿Aaron?

 
AARON PETERS: Lo que tenemos es la transformación más grande de la economía política global: con toda esa deuda los fondos fluyen al Sur, al Sudeste Asiático. Quiero decir que eso va a acabarse de una sola manera, Occidente está en el declive. Es obvio para todo el mundo, excepto para los políticos occidentales.

 
AARON PETERS: Es más que evidente, pero no pienso que realmente esté claro…

 
DAVID GRAEBER: No está claro, tampoco realmente lo saben.

 
AARON PETERS: Empezamos a hablar sobre los acontecimientos de 1989 y del dinero que no sale de los cajeros automáticos. La gente se ríe, no sé… es muy obvio que se acabó la fiesta.

 
DAVID GRAEBER: Tiene sentido solo si ese 1% de ricos intenta apoderarse de toda la riqueza, si es que queda algo de riqueza… pero parece poco probable, si se echa un vistazo a la historia, que acaben con ella.


 29 Mayo 2012
 
(Tomado de RT en: http://assange.rt.com/es/episodio-7–ocupa-londres-2012/full-translation-text/#page-1)

Publicado enInternacional
Repliega el movimiento Ocupa a líderes del G-8 y de la OTAN
Nueva York, 19 de mayo. La alianza militar más poderosa del mundo sesionará este fin de semana bajo medidas de alta seguridad en Chicago ante temores de protestas masivas encabezadas por el movimiento Ocupa Wall Street y agrupaciones antiguerra.


Chicago será anfitrión este domingo y lunes de la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), suprema instancia multilateral militar de América del Norte y Europa, mientras que el Grupo de los Ocho (G-8) sesionó en Campo David, en las afueras de Washington este fin de semana. Inicialmente ambas reuniones estaban programadas en Chicago, pero la del G-8 fue trasladada citando preocupaciones por la seguridad, aunque el movimiento Ocupa se atribuyó el hecho como un triunfo ante el “temor” de las cúpulas políticas.


Mientras se debatió si más austeridad o más estímulo eran la receta para responder a la crisis en la zona europea, la cual amenaza la tibia recuperación en Estados Unidos (y con ello pone en riesgo la relección de Barack Obama) en el muy protegido Campo David, en Chicago activistas de Ocupa, artistas, sindicalistas, estudiantes y migrantes, entre otros, prepararon y realizaron acciones que culminarán con una magna marcha el domingo para denunciar las guerras, la avaricia y la injusticia económica y social –y las cúpulas políticas y económicas que acusan de obrar para beneficiar al uno por ciento a costa del “99 por ciento”.


Hoy en Chicago hubo foros, talleres (incluyendo uno de payasos) y un gran concierto, encabezado por el roquero Tom Morello junto con varios músicos folk, celebrando el centenario del nacimiento del legendario cantautor rebelde Woody Guthrie, cuyas canciones acompañaron a luchas sindicales, de migrantes y de los pobres.


El viernes miles de manifestantes –encabezados por un sindicato de enfermeras (National Nurses United)– se manifestaron por imponer un impuesto sobre transacciones de Wall Street, la reducción del gasto militar y el traslado de esos fondos a servicios sociales como salud y educación. Antes de eso, hubo acciones sobre defensa de la vivienda y de los derechos de los migrantes.


Pero el acto principal es una magna marcha y manifestación programada para el domingo –el primer día de la cumbre de la OTAN, en la cual se espera la presencia de varios mandatarios, incluyendo Obama y el presidente afgano Hamid Karzai (un enfoque de la reunión es el futuro de la operación de la OTAN en Afganistán– ahora la guerra más larga en la historia de Estados Unidos).


Esa marcha será encabezada por veteranos de las guerras en Irak y Afganistán, integrantes de Veteranos de Irak contra la Guerra (IVAW) y culminará con un acto en el cual varios ex militares regresarán sus condecoraciones a la OTAN. La agrupación declaró: “se nos otorgaron estas condecoraciones por servir en la Guerra Mundial contra el terror, una guerra basada en mentiras y políticas fracasada. Los veteranos dicen ya basta de guerras sin fin, que destruyen cientos de miles de vidas, arrancan la humanidad de todos los involucrados, y desperdician billones de dólares de nuestras comunidades… de escuelas, clínicas, bibliotecas y otros bienes públicos”.


Durante la semana, cientos de integrantes de Ocupa y organizaciones antiguerra llegaron a Chicago desde varios puntos del país, e incluso del extranjero, para participar en las acciones de protesta. Ante ello, las autoridades se han preparado. El Departamento de Seguridad Interna definió la cumbre como un “evento de seguridad nacional especial”, con lo cual autoriza medidas para que el Servicio Secreto y otra agencias impongan control sobre casi todo el centro de la ciudad, así como limitaciones extremas para controlar el acceso a la zona para todos, pero sobre todo, a los manifestantes.


Incluso se impondrá una prohibición de vuelos sobre el centro. En la semana hubo más de 20 arrestos (entre ellos, tres activistas de Ocupa a quienes acusaron de preparar posibles actos de “terrorismo” –en este caso, cocteles molotov, lo cual lo negaron).


“Ya no importa quién está manejando al país (en referencia a Obama y los políticos), son las empresas las que lo están manejando. Obama trajo esperanza, pero nada está cambiando”, comentó la manifestante Jessica Reznicek al Washington Post. “La gente está enojada. Hay mucho de que estar enojado en este mundo”, comentó una estudiante.


La policía se preparó para enfrentar a manifestantes de Ocupa, sindicalistas, pacifistas, activistas comunitarios, migrantes, estudiantes y veteranos de guerra, con más de un millón de dólares en nuevo equipo antimotines y de “control de masas”, gases pimienta y la ciudad cuenta con “cañones de sonido” que emiten ruido ensordecedor.


Agencias informativas señalaron que la policía desbarató este sábado, al parecer, una serie de ataques incendiarios, uno de ellos contra una oficina de campaña para la relección del presidente Barack Obama, en Chicago.


Según informaron medios locales de la ciudad estadunidense, citando a la policía y fuentes judiciales, tres hombres fueron detenidos con artefactos incendiarios.


La policía acusa de los presuntos atacantes de fomentar la violencia y de acciones terroristas. Según los informes, tenían la intención de fabricar, entre otras cosas, cocteles molotov.


Los tres hombres, ninguno de los cuales es de Chicago, fueron detenidos a mediados de la semana en una requisa de viviendas y fueron presentados hoy ante un juez. De acuerdo con la información, la detención fue producto de investigaciones de meses.


Los abogados de los hombres rechazaron las acusaciones. Si bien reconocieron que se trataba de manifestantes anti-OTAN, dijeron que las botellas vacías en su poder eran para hacer cerveza.


Aunque Chicago es el epicentro de las protestas esta semana, el movimiento Ocupa ha continuado realizando decenas de acciones por todo el país, desde apoyar y defender a familias que están perdiendo su vivienda en Atlanta, a burlarse del representante de Comercio de Estados Unidos, Ron Kirk, al invadir un foro de negocios internacionales en Dallas a una marcha y manifestación en Times Square en Nueva York en solidaridad con el movimiento de los indignados en España (una manta declaraba: “Vamos juntos, vamos lejos. Ocupa Wall Street + 15-M España).


Los encuentros en estos actos entre comunidades, entre sectores sociales y etnias, entre generaciones y países, siguen nutriendo este movimiento. “Yo participé en el movimiento de derechos civiles en los años sesenta, fui una freedom rider (los blancos que fueron al profundo sur para literalmente proteger con su presencia a los activistas negros ante amenazas de muerte y otra intimidación física)”, cuenta a La Jornada una de las integrantes de la “brigada de abuelas” de Ocupa y del movimiento antiguerra. Un joven afroestadunidense pasa y la abraza. “Yo caminé el Puente Brooklyn contigo, ¿te acuerdas? (una de las acciones masivas de Ocupa hace unos meses). Ese día cambió mi vida”.


(Para actualizaciones y mayor información: http://indignados.jornada.com.mx/)



Publicado enInternacional
Sábado, 19 Mayo 2012 08:01

Los veteranos de guerra contra la OTAN

 Los veteranos de guerra contra la OTAN
Los veteranos de guerra de las ocupaciones de Irak y Afganistán ahora luchan contra la ocupación de la ciudad de Chicago.
Esta semana, la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) realiza la reunión más importante en sus 63 años de historia. Habrá manifestaciones y actos en contra de la cumbre, que deberán enfrentarse a una fuerte presencia policial y militar. El Departamento de Seguridad Nacional declaró a la cumbre de la OTAN , que durará dos días, un “Acontecimiento de Seguridad Nacional Especial” y le otorgó facultades al Servicio Secreto de Estados Unidos para que controle gran parte del centro de Chicago y para que emplee una autoridad sin precedentes para reprimir el derecho de la población a disentir, consagrado en la Constitución.
 
El tema central de la cumbre será Afganistán. La “Operación Libertad Duradera”, la denominación que el gobierno de Bush le dio a la guerra de Afganistán y que aún es utilizada por el gobierno de Obama, es oficialmente una operación de la OTAN . Mientras los generales y burócratas de los más poderosos gobiernos del mundo se preparan para reunirse en Chicago, el número de soldados de la OTAN muertos en Afganistán desde 2001 supera los 3.000. El Teniente Primero Alejo R. Thompson, de Yuma, Arizona, fue asesinado el 11 de mayo de este año. Tenía 30 años de edad. Se unió a las fuerzas armadas en el año 2000 y combatió en Irak y Afganistán. Poco después de su muerte, Associated Press informó que está previsto que le entreguen a Thompson, en forma póstuma, la condecoración Corazón Púpura y que también es candidato a recibir una “estrella de bronce”. El miércoles, el Presidente Barack Obama otorgó, también en forma póstuma, la Medalla de Honor a Leslie H. Sabo Jr., que murió en combate en Camboya en 1970.
 
Mientras que el presidente y el Pentágono entregan condecoraciones póstumas, un grupo de veteranos de las guerras de Irak y Afganistán marcharán, en formación militar, al centro de convenciones McCormick Place en Chicago para devolver sus medallas de combate. Aaron Hughes dejó la Universidad de Illinois en 2003 para unirse a las fuerzas armadas y fue enviado a Irak y a Kuwait. Desempeñó funciones en la Guardia Nacional de Illinois de 2000 a 2006. Desde que abandonó el servicio militar, Hughes se ha convertido en coordinador del grupo Veteranos de Irak contra la guerra ( IVAW , por sus siglas en inglés). Me contó por qué devolverá sus medallas: “Porque cada día en este país, 18 veteranos de guerra se suicidan. Un 17 por ciento de las personas que están en combate en Afganistán, mis hermanos y hermanas, están tomando medicamentos psicotrópicos. Entre un 20 y un 50 por ciento de las personas que son enviadas a combatir a Afganistán ya fueron diagnosticadas con trastorno por estrés postraumático, traumas sexuales o lesiones cerebrales traumáticas. Actualmente, una tercera parte de las mujeres de las fuerzas armadas son abusadas sexualmente”.
 
La “Operación Recuperación”, una campaña lanzada por IVAW , pretende lograr mayor apoyo para los veteranos de guerra y poner fin al reenvío de soldados traumatizados a zonas de combate. Aaron Hughes explicó: “La gente pasa años estudiando acerca de la democracia, estudiando ciencia política y las diferentes culturas para tener mayor conciencia. Nosotros pasamos nueve semanas aprendiendo cómo matar gente y esa es la realidad. Eso es lo que nos piden y para lo que nos entrenan. Hay una desconexión moral, una verdadera desconexión moral entre la idea de que nuestras fuerzas armadas pueden construir una democracia y la idea de que nuestras fuerzas armadas son entrenadas y diseñadas para controlar, dominar y matar gente. Y es realmente atroz que cuando nuestros hermanos y hermanas regresan de la guerra y piden ayuda, el único tipo de ayuda que reciben es una serie de medicamentos como trazodona, Seroquel, Klonopin, que son prácticamente paralizantes, no les permiten conducirse en forma normal. Y esos son los procedimientos de funcionamiento habitual. Los soldados son enviados de vuelta a combatir y a realizar operaciones militares con esta medicación”.
 
Bernardine Dohrn, otra veterana, pero del movimiento contra la guerra en la década del 60, actual catedrática de derecho de la Universidad Northwestern y militante de trayectoria de Chicago, también saldrá a las calles a protestar. Dice que la OTAN es el “brazo militarizado del 1 por ciento del mundo” y critica al Alcalde de Chicago y ex jefe de Gabinete de Obama, Rahm Emanuel, por haber destinado fondos a la cumbre en forma indebida: “Utilizan nuestros recursos, una gran cantidad de dinero y recursos, y de pronto no hay dinero para las clínicas comunitarias de salud mental. No tenemos dinero para las bibliotecas públicas ni para las escuelas. No tenemos dinero para el transporte público. Sin embargo, de algún modo tenemos los millones de dólares que se necesitan, o el alcalde accedió a ese dinero, para realizar este evento aquí en la ciudad de Chicago”.
 
Occupy Chicago, que forma parte del movimiento Occupy Wall Street, ha centrado su atención en las manifestaciones contra la OTAN . El despliegue policial sin precedentes incluirá, además de a la policía de Chicago, al Servicio Secreto, agentes federales, la Guardia Nacional de Illinois y quizá también amplia vigilancia e infiltración de los movimientos sociales. Los documentos obtenidos por la organización militante legal Partnership for Civil Justice (Asociación por la Justicia Civil) a través de un pedido de información en virtud de la ley de libertad de información, señalan lo que el grupo denomina “una gran red de inteligencia que incluye centros de análisis de información saturados de financiamiento especial contra el terrorismo, que moviliza a miles de oficiales y agentes locales y federales que investigan y vigilan el movimiento por la justicia social”. Partnership for Civil Justice afirma que los documentos claramente contradicen las afirmaciones del Departamento de Seguridad Nacional de que nunca hubo una coordinación federal centralizada de la represión al movimiento Occupy Wall Street.
 
Aaron Hughes y los demás veteranos de guerra entienden de qué se trata la seguridad armada, ellos mismos la proporcionaron en el pasado. El veterano Hughes me dijo cuál el mensaje que llevará a las fuerzas armadas y a la policía que serán desplegadas en Chicago: “No defiendan al 1 por ciento del mundo. No defiendan los intereses de estos generales que maltratan a otros oficiales y luego hablan de construir democracia y promover la libertad”.
 
Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.
 
 
Publicado enInternacional
 Más impuestos a ricos, exigen durante protesta contra la OTAN en Chicago
Chicago, 18 de mayo. Una manifestación en que se exigió se apliquen más impuestos a los ricos y el fin de las guerras para que los gobiernos puedan ofrecer más servicios sociales a sus ciudadanos reunió al menos a 3 mil manifestantes que tomaron las calles de Chicago, ciudad donde comenzará este domingo la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). “¿De quiénes son las calles? ¡Son nuestras!”, exclamaban los manifestantes frente a policías que iban en bicicleta o montados a caballo, mientras curiosos los fotografiaban desde tiendas y oficinas.
 
Un centenar de grupos –de países europeos, Canadá, Guatemala y Corea del Sur, entre otros– participaron en la protesta y reclamaron un impuesto “Robin Hood”, que lograría recaudar 350 mil millones de dólares en un año para subvencionar servicios sanitarios, educativos y otras necesidades básicas.
 
“El dinero que se gasta en defensa y guerra estos días comparado con el de los servicios sociales es totalmente distinto”, sostuvo Craig Nisbet, de 27 años, quien viajó desde Toronto con unos amigos para manifestarse.
 
Unos 150 oficiales de la policía de Chicago rodearon la plaza, que lleva el nombre del ex alcalde Richard J. Daley, quien estaba en el cargo durante los sangrientos enfrentamientos entre la policía y manifestantes que protestaban contra la guerra de Vietnam en la convención demócrata de 1968.
 
El presidente afgano, Hamid Karzai, llegó este viernes a Chicago para participar en la cumbre, que se celebrará en esta ciudad estadunidense el domingo y el lunes y se centrará en el tema de Afganistán, informó este viernes un funcionario de la organización.
 
Karzai se reunirá el domingo con su par estadunidense Barack Obama antes de inaugurarse la cumbre, en la que se definirá el plan de transferencia de las responsabilidades de seguridad a las fuerzas afganas para finales de 2014, fecha en que está prevista la retirada de las tropas extranjeras.
 
Una docena de detenidos
 
El activista político Tom Hayden, uno de los líderes de las protestas de 1968 contra la guerra, se dirigió a los manifestantes recordándoles un capítulo en la historia que ha manchado la reputación de Chicago desde entonces. “Han pasado 44 años desde que tuve permiso para hablar en Chicago”.
 
Algunos jóvenes gritaron contra la policía, lo que atrajo a más oficiales, y en un momento al menos 50 manifestantes vestidos de negro entraron a la plaza. Barricadas rodeaban una fuente y una gran escultura de metal del artista plástico español Pablo Picasso.
 
Un hombre que había saltado la barrera alrededor de la escultura y tenía las palabras “matar” y “policías” garabateadas en las mejillas gritó epítetos contra los agentes, que se mostraban imperturbables.
 
La mayor protesta planificada está prevista para el domingo, cuando comienza la cumbre de la OTAN. Partirá desde un parque frente al lago y concluirá con una marcha y manifestación fuera de la zona de seguridad alrededor del centro de convenciones, donde se reunirán 7 mil 500 delegados.
 
La policía dijo que hasta ahora una docena de personas han sido detenidas, la mayoría por invasión de propiedad. Un hombre fue arrestado por agresión a un oficial de policía. Un grupo de abogados voluntarios que representan a los manifestantes dijo que la policía allanó un edificio de apartamentos de Chicago a principios de esta semana y se llevó a nueve personas. Cuatro de ellos fueron puestos en libertad el viernes, pero los otros cinco aún no han sido acusados, dijo Sarah Belsomino, del Sindicato Nacional de Abogados.
 
Uno de los cuatro liberados, Darrin Annussek, de 36 años, dijo que estuvo esposado 18 horas en una sala de interrogatorios de la policía, sin que se le permitiera ir al baño y nunca fue interrogado. La policía declinó comentar las acusaciones.
Afganistán tiene la intención de obtener en Chicago un plan de financiación para sus fuerzas de 4 mil 100 millones de dólares anuales, vigente a partir del retiro de las tropas de la OTAN.
 
Esta intención está respaldada por Naciones Unidas. “El objetivo de 4 mil 100 millones es claro, y los países deben acercarse lo más posible” a esa meta, estimó el enviado especial del organismo mundial a Afganistán, Jan Kubis.
No será suficiente “hacer promesas políticas o declaraciones de buena fe”, la comunidad internacional debe “crear las condiciones que permitan a Afganistán mantener un alto grado de seguridad y de estabilidad”, añadió.

Afp y Reuters
Publicado enInternacional
Jueves, 17 Mayo 2012 10:18

Brasil Potencia

Brasil Potencia

 

Edición 2012, Formato: 17 x 24 cm, 312 páginas
P.V.P:$40.000 ISBN:978-958-8454-54-2

 

 

Reseña.

En la transición que vivimos hacia un mundo multipolar, Brasil será una de las ocho potencias globales que jugarán un papel preponderante en las relaciones internacionales. Para la región latinoamericana, pero sobre todo para América del Sur, la emergencia de este gigante como primera potencia intrarregional en nuestra historia, representará un cambio de larga duración llamado a remodelar la geopolítica local y planetaria.

Aún es pronto para determinar si el Brasil Potencia será la argamasa capaz de integrar una región que asume cada vez más claramente sus diferencias con Estados Unidos y Canadá, o si se convertirá en un nuevo imperialismo destinado a someter al resto de la región.

Este trabajo explora la tensión entre ambos caminos y concluye que estamos ante un escenario abierto. Analiza los cambios internos que llevaron a una remodelación de las clases dominantes de Brasil y al desarrollo de su capacidad autónoma de acumulación de capital, debatiendo con la tesis de Ruy Mauro Marini, quien acuñó el concepto de “subimperialismo”. Concluye con los desafíos que se presentan a los movimientos populares de Brasil, y de toda la región, ante los cambios sistémicos en curso.



 
Adquirir en Librería Virtual

 

 

 

Informes-Pedidos:



Transv 22 N 53D-42. Int 102 (Bogotá)

Carrera 48 N 59-52 Of. 105 (Medellín)

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (todas las ciudades)

Teléfonos: 345 18 08 / 217 89 92 (Bogotà y otras ciudades) / 291 09 69 ( Medellìn)

Whatsapp: 3204835609

Facebook : http://bit.ly/2bwXbER

 

Indignados desalojados doblaron la apuesta

En otra jornada de redoblada presión de los mercados sobre la deuda de España, los indignados intensificaron ayer sus esfuerzos para denunciar los “engaños” del gobierno y la banca. La policía volvió a evacuar ayer por la mañana a un centenar de “indignados” que habían acampado durante la noche en la céntrica Puerta del Sol de Madrid, en ocasión del primer aniversario del movimiento y a pesar de una prohibición oficial. Dos personas fueron detenidas y otras 81 identificadas en la plaza durante una actuación de la policía antidisturbios que se desarrolló “sin incidentes”. Los manifestantes se juntaron un poco más tarde delante de la sede de Bankia, el cuarto banco español, agitando pequeñas pancartas con escritos tales como “Que se sepa. Este banco engaña, estafa y echa a la gente de su casa”, en alusión a los numerosos desalojos de propietarios muy endeudados contra los que lucha el movimiento.
 

Ya el domingo de madrugada, los policías habían evacuado la plaza, en la que en la víspera se habían reunido miles de “indignados” que celebran hasta el martes el aniversario de su movimiento. Los fraudes de la banca durante la crisis, la deuda y el rescate del banco Bankia por parte del gobierno de Mariano Rajoy centraron gran parte de las actividades desarrolladas por los indignados en las distinta plazas y calles de España por su primer aniversario, que vino marcado por el deterioro de la situación económica.
 

Los miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y simpatizantes del 15-M se concentraron ayer en la sede central de Bankia, cerca de la madrileña Puerta del Sol, para exigir la dación de pago –-entrega de la vivienda para saldar deuda hipotecaria– y la condenación de la deuda a los desahuciados. “Salvan al banquero, desahucian al obrero”, coreaba un grupo de manifestantes, que mostraron su rechazo a la decisión del conservador Rajoy de tomar el control de Bankia a través de la conversión de un préstamo en acciones, para luego privatizarla. De forma simbólica, los indignados destruyeron tarjetas bancarias e instaron al resto de los ciudadanos a cerrar sus cuentas en Bankia.
 

El tercer día de movilización arrancó como la jornada anterior, con el desalojo durante la madrugada de un centenar de jóvenes que celebraban una asamblea en la madrileña Puerta del Sol. El operativo policial terminó con dos detenidos que se suman a los 18 arrestados la madrugada anterior, de los cuales nueve fueron liberados pero con cargos por desobediencia y resistencia a la autoridad, por lo que no podrán acercarse a las protestas. Los indignados calificaron la intervención policial como brutal, pero aseguraron que seguirán manifestándose. En Barcelona, por ejemplo, la PAH está recolectando firmas para convertir en una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) la dación en pago.
 

Publicado enInternacional
A un año del 15-M: la dinámica de lo impensado
En medio de los preparativos del 15-M para celebrar su primer aniversario, Bankia, el cuarto grupo bancario de España, debió ser rescatado. El gobierno decide seguir inyectando dinero para salvarlo de la bancarrota. Se habla de nacionalización, pero en realidad es una medida de distracción. Sanear, crear un banco malo y luego reprivatizar. Esa es la verdad. La indignación crece. Los recortes en educación, sanidad, los escándalos políticos, la corrupción y el desempleo al alza son el caldo de cultivo que da vitalidad al 15-M, por mucho que la derecha política, social y mediática lo den por muerto.


Sólo en Madrid las asambleas de barrios y pueblos han convocado en 15 plazas del centro de la capital reuniones abiertas donde discutir sobre el desempleo, la cultura, la privatización del agua, la crisis económica, la inmigración, los recortes en sanidad, vivienda, las políticas de género, la desobediencia civil y la elaboración de estrategias. Madrid será durante días un hervidero de propuestas democráticas. La Puerta del Sol y las plazas de Callao, Tirso de Molina, Jacinto Benavente, Santa Ana, El Carmen, Descalzas, Pontejos, Opera y Mayor volverán a llenarse y ser un espacio de participación ciudadana. Es el reto que asume el 15-M en su convocatoria. Pero también el gobierno se apresta a contrarrestar el llamado a la movilización. Se disparan las alarmas y se visualiza a los convocantes como sectores antisistema y alborotadores profesionales. Es la concepción manejada desde los despachos del ministerio de Interior e interiorizada por los cuerpos de seguridad del Estado. Así, en el centro de Madrid se preparan para actuar 20 Unidades de Intervención Policial, nueve de las cuales proceden de Valladolid y La Coruña. Cada una de ellas cuenta con 50 hombres operativos. A lo anterior hay que sumar las fuerzas antidisturbios, los helicópteros, la policía municipal y los agentes de paisano. La criminalización de los movimientos sociales es una realidad. Considerados enemigos públicos y cuasi terroristas se buscará cualquier escusa para actuar y deslegitimar el 15-M.


La situación no puede ser peor. Ni política, ni social ni económicamente se avista una salida democrática a la crisis. El capitalismo más abyecto y excluyente se consolida, haciendo trizas las promesas de trabajo estable, salud universal, educación pública de calidad y empleo juvenil. En su lugar tenemos trabajos precarios, contratos basura, salarios de hambre y sobrexplotación, siendo la juventud el sector más damnificado. En España, seis de cada 10 jóvenes, entre 18 y 30 años, viven con sus padres y el paro alcanza a 50 por ciento de ellos. En un tiempo récord las movilizaciones habidas hace un año fueron merecedoras de atención. Su aparición no dejo indiferente y a sus participantes se les apellidó "indignados". Por su manera de proceder y aglutinar a gran número de la población juvenil, se dijo, el éxito de la convocatoria radicaba en ser hija de las nuevas tecnologías de la comunicación. La revolución de los internautas. Mensajes a móviles, Twitter, correos electrónicos, web. "Spanishrevolution". El 15-M sería adjetivado como un movimiento de rebeldía y protesta asimilable al "mayo francés de 1968".


Pero esta interpretación resulta insuficiente y manipuladora. Sin restar importancia a la participación de la juventud, el 15-M no puede ser descontextualizado. Su originalidad requiere un análisis menos ligado a la sociedad espectáculo. En cuanto producto de la crisis actual del capitalismo, es un nuevo movimiento social ciudadano, heterogéneo, donde confluyen diversas tradiciones políticas articuladas en la lucha por la democracia. Anarquistas, socialistas, comunistas, autogestionarios, progresistas y también apartidistas. En sus comisiones de trabajo no se diferencia por edad, sexo o condición socioeconómica. Cuando se reivindica democracia real ya, y se protesta contra la corrupción de los partidos políticos, el poder omnímodo de los banqueros, los recortes sociales, el paro juvenil, la privatización de la salud, la enseñanza, el calentamiento global o un sistema electoral que distorsiona la voluntad popular, se desnudan regímenes políticos de explotación.


En todas las reivindicaciones del 15-M hay, tras de sí, una historia, un camino recorrido por los diversos movimientos sociales de clase, genero, étnicos, ecologistas o culturales que llevan actuando hace siglos. La memoria colectiva, los triunfos y derrotas, los avances y retrocesos, facilitan comprender movimientos tan desiguales y contradictorios como el mal llamados de "indignados". No son espontáneos ni generacionales. Forman parte de un intento de rescate de la política, secuestrada por los mercados. En su interior confluyen parados de larga duración, trabajadores, mujeres, estudiantes, profesionales, jubilados, intelectuales, amas de casa, gays, lesbianas y jóvenes. Su consolidación expresa un momento constituyente, donde las nuevas formas del pensar y del actuar construyen ciudadanía política, al tiempo que demandan democracia real ya, justicia social y dignidad. Su presencia despierta conciencias. Sin embargo, no es el todo, es parte de la solución, pero no es la solución. Su cauce transcurre en el interior de las luchas democráticas que tratan de sobrevivir a un capitalismo salvaje adscrito a un acentuado proceso de involución política. Hoy, su futuro depende de contrarrestar un poder que ha decidido criminalizar todas las reivindicaciones democráticas provenientes de los movimientos sociales, cerrando espacios de participación ciudadana y democrática. Esta decisión, sin parangón en la historia contemporánea de la España del postfranquismo, puede tener consecuencias impensables, entre otras la emergencia de un régimen totalitario, siendo la destrucción del 15M un objetivo prioritario. Las cartas están sobre la mesa. El futuro entra en una dinámica de lo impensado.
Publicado enInternacional
La “calle boliviana” y el nuevo Estado
Estado débil, sociedad fuerte. Evo Morales, pese a encabezar el Gobierno más sólido de los últimos años, no pudo escapar a esa maldición boliviana, o bendición, depende desde dónde se lo mire: la fuente crónica de revoluciones y al mismo tiempo de inestabilidad política.


Si al Gobierno le fue relativamente fácil derrotar a la “oligarquía cruceña” y hasta pudo echar al embajador de EEUU y nacionalizar el gas, demostrando su autoridad, el 64% de los votos con el que fue reelecto parece no alcanzar para evitar retroceder una vez más frente a los sindicatos y sectores sociales variopintos.


El gasolinazo de finales de 2010 marcó un punto de inflexión. Luego vino el seguir permitiendo la importación de ropa usada, autorizar legalización del contrabando de autos, acceder al pedido de no construir la carretera por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure' en todos los casos la dinámica fue la misma. Primero, prueba de fuerza, decisión de avanzar “sí o sí” y dar una imagen de autoridad en favor del “Estado fuerte”. Poco después: anulación de las medidas y convocatoria a algún tipo de negociación o cumbre social.


En este caso, era claro que el aumento de seis a ocho horas en la jornada laboral de los médicos no era suficiente para cambiar el malogrado sistema de salud boliviano (había mucho voluntarismo en eso, así como mucho corporativismo en la respuesta de los médicos). La demanda provino de los campesinos, carentes de un sistema de salud adecuado. Luego el Gobierno avanzó, decreto en mano, con la finalidad de derrotar a la huelga médica. Pero 36 días de paro, huelga de hambre de unos 4.000 médicos (en ayunos mediáticos de dudoso cumplimiento), medidas simbólicas como las crucifixiones y hasta “tapiarse”, y especialmente bloqueos, le torcieron el brazo al Gobierno y este retroceso corrobora un mensaje incómodo: cualquiera de las poderosas corporaciones populares (y no tanto) sabe que basta tener capacidad de resistencia y de generación de desbordes públicos –de ser posible violencia mostrados por TV– para conseguir parar cualquier iniciativa oficial.


Obviamente, sería mejor que en muchos casos las cumbres se convoquen antes de decretar las medidas. Evo Morales, con su olfato sindical, sabe cuándo retroceder. Conoce la “calle boliviana”. Pero ello no quita que cada retroceso reavive la luz amarilla de que refundar Bolivia es más complicado de lo que esperaba. Junto con el riesgo de que la imagen de la “Bolivia ingobernable” reaparezca y erosione más la aun elevada popularidad de Evo. Estos conflictos –muchos de ellos no estrictamente económicos– coinciden con una buena situación macroeconómica. La mejor quizás de la historia.


Pese al orientalismo con el que a menudo se lee la imagen de radicalidad y de “revolución permanente” de Bolivia que tanto atrae a los militantes radicales de todas las latitudes, en el país convive esta tendencia con fuertes inclinaciones conservadoras y corporativas. Todo esto es bastante comprensible dada la historia económica y social nacional. El problema es que la fuerza de veto de los “movimientos sociales” a menudo no va acompañada de acciones propositivas a favor de cambios sociopolíticos efectivos más allá de grandes líneas de acción como Asamblea Constituyente, Estado plurinacional, etc.


Pero si los médicos siguen trabajando seis horas, si no se hace la carretera del TIPNIS, si siguen entrando autos chutos, si, si, si' pueden convertirse en victorias contra iniciativas erradas' o en triunfos corporativos contra reformas necesarias. O en una mezcla de ambas cosas. Pero en todos esos casos significa la pervivencia del status quo anterior a esas luchas, no cambios hacia el futuro.


Ojalá la cumbre de la salud sea tomada en serio. Junto con la educación deberían ser el eje de esta etapa de la “revolución democrática cultural”. Y ojalá también muchos de nuestros intelectuales comiencen a citar menos a Deleuze o Zizek y a construir mediaciones más efectivas entre la utopía del cambio y los necesarios avances en las condiciones de vida de los bolivianos, la densidad estatal y un modelo económico más preciso que dé pistas de un perfil productivo para Bolivia más allá de grandes saltos industriales.


Página 7 - La Paz

Publicado enInternacional
El 67 aniversario de la victoria sobre el nazi fascismo

Ningún hecho político puede ser juzgado fuera de la época y las circunstancias en que tuvo lugar. Nadie conoce siquiera el uno por ciento de la fabulosa historia del hombre; pero gracias a ella, conocemos sucesos que rebasan los límites de lo imaginable.

 
El privilegio de haber conocido personas, incluso sitios en los que se llevaron a cabo algunos de los sucesos relacionados con la histórica batalla, incrementaba el interés con que esperaba este año la conmemoración.

 
La colosal hazaña era fruto del heroísmo de un conjunto de pueblos que la revolución y el socialismo habían unido y entrelazado para poner fin a la brutal explotación que el mundo había soportado a lo largo de milenios. Los rusos estuvieron siempre orgullosos de haber encabezado aquella revolución, y de los sacrificios con que fueron capaces de llevarla a cabo.

 
Este importantísimo aniversario de la victoria no podía ser comprendido bajo el signo de una bandera y un nombre diferente al que presidió el heroísmo de los combatientes de la Gran Guerra Patria. Quedaba algo sin duda intocable e imborrable: el himno bajo cuyas inolvidables notas millones de hombres y mujeres desafiaron la muerte, y aplastaron a los invasores que quisieron imponer mil años de nazismo y holocausto a toda la humanidad.

 
Con esas ideas en la mente, disfruté las horas que dediqué al desfile más organizado y marcial que pude imaginar nunca, protagonizado por hombres formados en las universidades militares rusas.

 
Los yankis y los ejércitos sanguinarios de la OTAN seguramente no podían imaginarse que los crímenes cometidos en Afganistán, Iraq y Libia; los ataques a Pakistán y Siria; las amenazas contra Irán y otros países del Medio Oriente; las bases militares en América Latina, África y Asia; podrían llevarse a cabo con absoluta impunidad, sin que el mundo tomara conciencia de la insólita y descabellada amenaza.

 
¡Qué pronto se olvidan los imperios de las lecciones de la historia!

 
La técnica militar exhibida en Moscú el 9 de mayo, mostraba la impresionante capacidad de la Federación Rusa para ofrecer respuesta adecuada y variable a los más sofisticados medios convencionales y nucleares del imperialismo.

 
Fue el acto que esperábamos en el glorioso aniversario de la victoria soviética sobre el fascismo.
 

Fidel Castro Ruz
 Mayo 10 de 2012
 8 y 14 p.m.
 

Publicado enInternacional
Palestina, estos ignorados presos palestinos en huelga de hambre

Imaginemos por un instante dos mil presos políticos en China en huelga de hambre desde hace varias semanas, u otros dos mil presos políticos en un movimiento similar en Rusia. No cabe duda de que las televisiones y las radios, tan rápidas en movilizarse acerca de los ataques a los derechos humanos en países lejanos, abrirían sus boletines de noticias con esta noticia, se indignarían por esta violación de unos derechos elementales, harían un llamamiento a nuestras autoridades a que reaccionaran e incluso a que intervinieran, a imponer sanciones a Pekín o a Moscú.


Hay verdaderamente dos mil presos políticos en huelga de hambre, pero en Palestina. Y no parece que la información interese a mucha gente. Pero desde hace tiempo sabemos que los palestinos, los árabes y los musulmanes no son realmente seres humanos como los demás.
 

Vayamos en primer lugar a los hechos, de los que informó el corresponsal de Le Monde (« Le mou­vement de grève de la faim des prisonniers palestiniens en Israël s’étendrait à 2 000 détenus », Lemonde.fr, 6 de mayo):
 

«Israel tiene cada vez más dificultades para controlar el movimiento de huelga de hambre de los presos palestinos, que no deja de extenderse. Esta acción, que empezó el 17 de abril para protestar contra la práctica de la detención administrativa (que permite mantener a un sospechoso en la cárcel sin juicio durante un periodo de seis meses renovables), estaría secundada hoy por unos dos mil presos, según Addameer, la asociación palestina de defensa de los derechos de los presos palestinos» [...]
 

Hay al menos dos presos que están en estado crítico: Bilal Diab, de 27 años y originario de Jenin, y Thaer Halahla, de 33 y originario de Hebrón (tambos miembros de la Yihad Islámica), que empezaron la huelga de hambre el 29 de febrero. Después de sesenta y seis días sin alimentación, habrán entrado en lo que los médicos llaman “una fase aleatoria de supervivencia”. Ambos hombres comparecieron, en silla de ruedas, el pasado 3 de mayo ante el Tribunal Supremo israelí, pero este ha remitido a una fecha posterior su decisión sobre su puesta en libertad.
 

Al menos otros seis presos están en un estado de salud que se considera alarmante. Este movimiento de huelga se ha extendido a los principales centros de detención de Israel y se han unido a ellos varias figuras destacadas de la resistencia palestina, como Ahmad Saadat, secretario general del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP). Mientras las manifestaciones de solidaridad se multiplican en varias villas palestinas, el gobierno del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, duda sobre la conducta que debe adoptar».
 

Esta huelga plantea en primer lugar la cuestión de las detenciones administrativas (es decir, sin pruebas y sin juicio), una práctica heredada de la época del Mandato británico, cuando Londres luchaba (1944-1948) contra el «terrorismo sionista». Como lo recuerdo en De quoi la Palestine est-elle le nom ?, estas leyes de excepción habían sido denunciadas por muchos juristas, entre ellos el doctor Moshe Dunkelblum, que más tarde formaría parte del Tribunal Supremos de Israel. El 7 de febrero de 1946 declaraba: «Estas ordenanzas constituyen una amenaza constante contra los ciudadanos. Nosotros, juristas, vemos en ellas una flagrante violación de los principios fundamentales de la legalidad, la justicia y de la disciplina. Legalizan la más perfecta de las arbitrariedades de las autoridades militares y administrativas . […] Despojan a los ciudadanos de sus derechos y confieren poderes ilimitados a las autoridades». Pero una vez que los sionistas llegaron al poder olvidaron estas críticas y volvieron estas leyes contra los árabes.
 

El Tribunal Supremo de Israel, que algunos presentan como el garante de la democracia en este país, rechazó el recurso de ambos detenidos administrativos en huelga de hambre desde hace dos meses («Court rejects petition by Palestinian hunger strikers against detention», Haaretz, 8 de mayo de 2012). Hipócritamente el tribunal observó que esta práctica de la detención administrativa era «una aberración en el dominio jurídico» y que, por lo tanto, había que utilizarla «lo menos posible», pero desestimó el recursos de los presos. Hubo un tiempo en el que Israel autorizaba oficialmente «presiones físicas moderadas» contra los presos palestinos: un poco de tortura, no demasiada... Una decisión que este Tribunal Supremo «humanista» mantuvo hasta 1999* (¡Entonces se estaba en plenas «negociaciones de paz» entre Israel y la OLP!).
 

Las declaraciones de Richard Falk, Relator Especial de la ONU para los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados, han puesto de relieve la huelga de los presos palestinos. Falk se declaró «hastiado de las continuas violaciones de los derechos humanos en las cárceles israelíes. Desde 1967, 750.000 palestinos, entre ellos 23.000 mujeres y 25.000 niños, han estado detenidos en las cárceles palestinas, es decir, aproximadamente un 20% de la población total palestina de los territorios ocupados», recordó (citado en Armin Arefi, «Israël: la dernière arme des prisonniers palestiniens », AFPS).
 

Conclusiones: ni una palabra en la mayoría de los medios de comunicación, ninguna presión sobre el gobierno israelí, ninguna indignación moral de todos estos grandes intelectuales... La tierra sigue girando y algunas personas se extrañan de que los discursos europeos sobre la democracia y los derechos humanos susciten sobre todo risas sarcásticas en el mundo árabe.
 

* Lo cual no es obstáculo para que la tortura se siga practicando; de hecho es una de las reivindicaciones de esta huelga de hambre, que cesen las torturas a los presos y detenidos (N. de la T.)


Por Alain Gresh
Le Monde Diplomatique


Traducido del francés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos.

 

Publicado enInternacional