La financiarización del orden global por EU: Wall Street desplaza a la ONU

Alastair Crooke, durante su reciente presencia en el Istanbul Forum, concedió una impactante entrevista, de enorme profundidad geoestratégica, a la periodista Yonca Poyraz Dogan, a cargo de la influyente columna Monday Talk del rotativo turco Today's Zaman, en susistema financiero edición en inglés (http://goo.gl/flDrIe).


Crooke fue funcionario de alto rango del espionaje británico MI6, anterior asesor en política exterior de la Unión Europea y del senador estadunidense George Mitchell, y hoy está a cargo del muy influyente think tank Conflicts Forum, con sede en Beirut.


El británico Crooke, autor del libro Resistencia: la esencia de la revolución islamista (http://goo.gl/h76rlA), profundiza lo consabido que han expuesto tiempo atrás tanto Juan C. Zárate, anterior viceasistente de Baby Bush –en su libro seminal La guerra del tesoro: el desencadenamiento de una nueva era de guerras financieras (http://goo.gl/0Sj3HY) de hace seis años–, así como el estratega financiero James Rickards –en su ponencia de hace tres años ante el International Institute for Strategic Studies, de Londres, (http://goo.gl/IqW42W)– en quienes me basé para sustentar una conferencia magistral en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM hace dos años (http://goo.gl/FqFQ6F).


Alastair Crooke explaya la nueva hegemonía de Estados Unidos (EU) mediante la financiarización del orden global, cuando el orden internacional depende más del control de la Reserva Federal y el Tesoro de EU que de la ONU.
Aporta su invaluable lectura geofinanciera que demuestra la supremacía del dolarcentrismo financierista de Wall Street por encima del caduco orden legal de Naciones Unidas: El sistema de la hegemonía del dólar no requiere la dependencia de Estados Unidos en la ONU y concede el control a la Secretaría del Tesoro vigilada por (David) Steve Cohen, lo cual refleja el hecho de que los instrumentos militares son menos asequibles a la administración de EU debido a razones políticas domésticas. ¿Y quien vigila al vigilante D. S. Cohen?


Crooke juzga que Estados Unidos y Wall Street han podido dar la vuelta a la ONU para imponer su orden global "basado en un sistema financiero dolarcéntrico" mediante "la instrumentalización de la posición de EU como controlador de todas las transacciones en dólares con las que trasciende las viejas (sic) herramientas de la diplomacia (sic) y de la ONU (¡supersic!)".


A su juicio, el "monopolio de la divisa de reserva (nota: el ubicuo dolarcentrismo) se convirtió en el instrumento unilateral estadunidense, desplazando la acción multilateral de la ONU", cuando EU reclama jurisdicción sobre cualquier transacción denominada en dólares que se realiza en cualquier parte del mundo.


¿Con qué desprecio han de ver los monetaristas centralbanquistas de la Reserva Federal y del Tesoro de EU a la cadavérica ONU?


Hoy Estados Unidos ya no toma en cuenta el orden internacional estructurado en torno de la ONU y su cuerpo de leyes internacionales y tiende a imponer sus "sanciones económicas para presionar a algunos ( sic) países". Las sanciones económicas de EU han sustituido a las leyes internacionales, mientras la pléyade de financieristas monetaristas israelí-anglosajones desplazan a la vieja guardia de juristas de Naciones Unidas.


El año pasado se calculó que las transacciones globales en dólares estadunidenses correspondían a un mínimo de 65 por ciento del intercambio de bienes y servicios, este porcentaje se ha de haber acentuado con el desplome del euro y en medio de la guerra de divisas que ha provocado devaluaciones abruptas desde el yen hasta el real.


Llama la atención la coincidencia inédita de que los jerarcas del colosal control financierista de Estados Unidos correspondan a tres israelí-estadunidenses: el vigilante David Steve Cohen (http://goo.gl/TrL3Pt), Jack Lew –secretario del Tesoro– y Janet Yellen, gobernadora de la Reserva Federal. ¡Vaya poder financierista!


Por cierto, David Steve Cohen es el equivalente en el México neoliberal itamita, desde el punto de vista operativo, de Alberto Bazbaz Sacal, a quien se le pasó por alto vigilar los sobornos internos en su Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda –aún sin castigos tangibles– y el fraude extraño de Ficrea.


¿Cuál es el prospecto de éxito del nuevo orden financierista global impuesto por EU/Wall Street?


La cosmogonía de Crooke es geofinanciera: aplica la geopolítica de las finanzas a las grandes potencias, en particular, a China y Rusia, quienes han formado una alianza para contrarrestar la guerra geofinanciera entre EU y Rusia –un genuino conflicto geoestratégico que se despliega en Ucrania, donde emergerá el nuevo orden mundial. ¡La tesis de Bajo la lupa (http://goo.gl/cN6859)!


Después de la severa paliza que propinó la banca israelí-anglosajona a Irán –como advierte el libro de Juan Zárate– ahora la guerra geofinanciera contra Rusia –en su cuádruple modalidad: sanciones, doble desplome del rublo y del petróleo y la masiva fuga de capitales– "el sistema del petrodólar", que cotiza en dólares al oro negro, se encuentra herido de muerte, según Crooke, quien considera que China entiende que Rusia constituye el primer dominó; si Rusia cae, China será el siguiente, por lo que ahora se mueven en forma conjunta para "crear un sistema financiero paralelo ( sic) desconectado del sistema financiero occidental", que incluye la replicación del Swift y entidades como el Banco de Desarrollo Asiático frente al FMI.


Le faltó agregar, quizá por la prisa, la creación del nuevo banco de desarrollo de los BRICS y su miniFMI en la cumbre transcendental de Fortaleza, Brasil (http://goo.gl/1GxQ7b) que, a mi juicio, desencadenó la furia estadunidense contra Rusia en Ucrania días más tarde ( v. gr. derribo del avión de Malaysia Airlines por los oligarcas ucranianos vinculados a la OTAN; http://goo.gl/eyTTEW).


Alastair Crooke señala que fue China, y no el FMI, quien rescata a Venezuela, Argentina y Rusia en medio del desplome de sus divisas, e informa que China se había preocupado por el desplome del rublo a mitad de diciembre, por lo que intervino para detener su colapso.


Las tendencias financieras van en favor de China, que está desplazando al FMI y al Banco Mundial y opera como "barrera ( ¡supersic!) a un sistema financiero que se encuentra en el proceso ( sic) de cambiar dramáticamente lejos del control occidental", lo cual afecta al Medio Oriente y sus flujos financieros provenientes del petróleo.


Vaticina "el fin del sistema petrodólar para recircular los ingresos petroleros de Wall Street" cuando la caída del precio del petróleo ha creado súbitamente inmensas turbulencias financieras que han puesto en riesgo al sistema financiero global.
La extensa entrevista de Crooke es sencillamente fascinante donde revela quiénes están detrás de los salafistas del grupo DAESH/ISIS/ISIL y la forma en que el desplome artificial del precio del petróleo tiene como objetivo dañar a Irán y presionar a Rusia para cambiar su postura y apoyo al presidente Bashar al Assad de Siria, y en el que los derivados financieros de Wall Street jugaron un papel decisivo, como lo hacen ahora con los metales preciosos, en particular, el oro y la plata.


www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Lunes, 26 Enero 2015 06:52

Los que alimentan el hambre

Los que alimentan el hambre

La transformación de la comida en un medio de especulación financiera ya lleva más de veinte años. Pero nadie pareció notarlo demasiado hasta 2008. Ese año, la gran banca sufrió lo que muchos llamaron "la tormenta perfecta": una crisis que afectó al mismo tiempo a las acciones, las hipotecas, el comercio internacional. Todo se caía: el dinero estaba a la intemperie, no encontraba refugio. Tras unos días de desconcierto muchos de esos capitales se guarecieron en la cueva que les pareció más amigable: la Bolsa de Chicago y sus materias primas. En 2003, las inversiones en commodities [materias primas] alimentarias importaban unos 13.000 millones de dólares; en 2008 llegaron a 317.000 millones. Y los precios, por supuesto, se dispararon.


Analistas nada sospechosos de izquierdismo calculaban que esa cantidad de dinero era quince veces mayor que el tamaño del mercado agrícola mundial: especulación pura y dura. El Gobierno norteamericano desviaba cientos de miles de millones de dólares hacia los bancos "para salvar el sistema financiero" y buena parte de ese dinero no encontraba mejor inversión que la comida de los otros.


Ahora en la Bolsa de Chicago se negocia cada año una cantidad de trigo igual a cincuenta veces la producción mundial de trigo. Digo: aquí, cada grano de maíz que hay en el mundo se compra y se vende —ni se compra ni se vende, se simula cincuenta veces—. Dicho de otro modo: la especulación con el trigo mueve cincuenta veces más dinero que la producción de trigo.


El gran invento de estos mercados es que el que quiere vender algo no precisa tenerlo: se venden promesas, compromisos, vaguedades escritas en la pantalla de una computadora. Y los que saben hacerlo ganan, en ese ejercicio de ficción, fortunas.


Y los que no saben contratan programadores de computación. Más de la mitad del dinero de las Bolsas del mundo rico está en manos del HFT (High Frecuency Trading), la forma más extrema de especulación algorítmica o automatizada. Son muchos nombres para algo muy complicado y muy simple: supercomputadoras que realizan millones de operaciones que duran segundos o milisegundos; compran, venden, compran, venden, compran, venden sin parar aprovechando diferencias de cotización ínfimas que, en semejantes cantidades, se transforman en montañas de dinero. Son máquinas que operan mucho más rápido que cualquier persona, autónomas de cualquier persona. Me impresiona que los dueños de la plata pongan tanta plata en las manos —llamémosles manos— de unas máquinas que podrían despistarse y cuyo despiste podría costarles auténticas fortunas: que tengan tal confianza en la técnica o, quizá, tal avidez.


Los HFT son la especulación más pura: máquinas que sólo sirven para ganar plata con más plata. Son operaciones que nadie hace sobre contratos que no están hechos para ser cumplidos acerca de mercaderías que nunca nadie verá. La ficción más rentable.


La máquina giraba a mil por hora. Aquel día, 6 de abril de 2008, una tonelada de trigo había llegado a costar 440 dólares. Era increíble; sólo cinco años antes costaba tres veces menos: alrededor de 125. Los cereales, que se habían mantenido en valores nominales constantes —que habían, por lo tanto, bajado sus precios— durante más de dos décadas, empezaron a trepar durante el año 2006, pero en los primeros meses de 2007 su ascenso se había vuelto incontenible: en mayo, el trigo pasó los 200 dólares por tonelada, en agosto los 300, los 400 en enero; lo mismo sucedía con los demás granos.


Y, como dicen los negociantes, el mercado alimentario tiene una "baja elasticidad". Es su forma de decir que, pase lo que pase con la oferta, la demanda no puede cambiar tanto: que, si los precios suben mucho, se puede postergar la compra de un coche o de una zapatilla, pero muy poca gente acepta de buena gana postergar la compra de su almuerzo.


El aumento no tenía, por supuesto, una causa exclusiva. Una de ellas fue el aumento extraordinario del precio del petróleo, que en esos días de abril bordeaba los 130 dólares por barril, el doble que 12 meses antes. El petróleo es tan importante para la producción agropecuaria que un ensayista político inglés, John N. Gray, dijo hace poco que "la agricultura intensiva es extraer comida del petróleo". Se refería, entre otras cosas, a ese cálculo tan cacareado que dice que producir una caloría de comida cuesta siete calorías de combustibles fósiles.


El precio del petróleo influye en el precio de los alimentos de varias maneras. Los alimentos incluyen en su costo una parte significativa de combustible: en su producción —por las máquinas rurales y porque la mayoría de los abonos y pesticidas contienen alguna forma de petróleo—, en su transporte, en su almacenamiento, en su distribución. Pero, además, el aumento del precio del petróleo le dio más entidad todavía a los famosos agrocombustibles.


Empezaron llamándolos biocombustibles; últimamente, grupos críticos insisten en que el prefijo "bio" les presta una pátina de honorabilidad ecológica que no merecen —y postulan que los llamemos agrocombustibles—. Parece que lo agro no está tan cotizado como lo bio en la conciencia cool. Pero hay gente que paga mucha plata para conseguirles buena prensa: en el año 2000 el mundo produjo 17.000 millones de litros de etanol; en 2013, cinco veces más: 85.000 millones. Y nueve de cada diez litros se consumieron en Estados Unidos y Brasil. (...)


Y es otra forma de usar los alimentos para no alimentar.


Y un negocio de primera para muchos.


El agrocombustible es la penúltima respuesta a la superproducción de granos que complica desde hace décadas a la agricultura norteamericana. En el último medio siglo las técnicas agrarias mejoraron como nunca, los subsidios a los granjeros aumentaron muchísimo, y sus explotaciones consiguieron rendimientos inéditos: no sabían qué hacer con tanto maíz, con tanto trigo. En la segunda mitad del siglo XX Estados Unidos se enfrentó a un problema con pocos antecedentes en la historia de la humanidad: la superproducción de alimentos. Parece un chiste que ése fuera el problema del mayor productor de comida de un mundo donde falta comida.


Entre otros efectos, la superproducción mantuvo muy bajos los precios de la comida durante un largo periodo. Uno de los primeros usos de ese excedente fue político: la exportación, bajo capa de ayuda, de grandes cantidades de grano. Ya hablaremos del programa Food for Peace. (...)


Después vendrían otros usos: jarabes de maíz —gran endulzador de la industria alimentaria—, detergentes, textiles y, últimamente, el agrocombustible.


El etanol norteamericano está hecho de maíz. Estados Unidos produce el 35 por ciento del maíz del mundo, más de 350 millones de toneladas al año. Una ley federal, la Renewable Fuel Standard, dice que el 40 por ciento de ese grano debe ser usado para llenar los tanques de los coches. Es casi un sexto del consumo mundial de uno de los alimentos más consumidos del mundo. Con los 170 kilos de maíz que se necesitan para llenar un tanque de etanol-85, un chico zambio o mexicano o bengalí puede sobrevivir un año entero. Un tanque, un chico, un año. Y se llenan, cada año, casi 900 millones de tanques.


El agrocombustible que usan los coches estadounidenses alcanzaría para que todos los hambrientos del mundo recibieran medio kilo de maíz por día.


El Gobierno americano no sólo obliga a usar el maíz para empujar coches; también entrega a quienes lo hacen miles de millones de dólares en subsidios. (...) El aumento de la demanda de maíz producida por el etanol es responsable de un porcentaje importante —que nadie puede definir con precisión— del aumento del precio de los alimentos.
Un ejemplo: muchos granjeros del Medio Oeste americano dejaron de cultivar el maíz blanco que vendían, entre otros, a México – para pasarse al amarillo que se usa para hacer etanol. Entonces los precios de la harina se duplicaron o incluso triplicaron en México y miles de personas salieron a la calle. Lo llamaron la revuelta de las tortillas.


En Guatemala no salieron. En Guatemala la mitad de los chicos están malnutridos. Hace veinte años Guatemala producía casi todo el maíz que consumía. Pero en los noventas empezaron a llegar los excedentes americanos, baratísimos por los subsidios que recibían en su país, y los campesinos locales no pudieron competir con esos precios. En una década la producción local había disminuido una tercera parte.


En esos días, muchos campesinos tuvieron que vender sus tierras a empresas que ahora plantan palmeras para hacer aceite y etanol, caña para azúcar y etanol. Y los que pudieron seguir cultivando las suyas encontraron más y más dificultades: amenazas armadas para que las vendan, propietarios que prefieren dejar de alquilarles las suyas para trabajar con las grandes compañías, grandes plantaciones que se llevan el agua o la envenenan con sus químicos.
El problema se agudizó en los años siguientes: los americanos empezaron a usar su maíz para hacer etanol y los precios subieron, y subieron más con los grandes aumentos que precedieron a la crisis de 2008. Ahora, en las tortillerías guatemaltecas, un quetzal – unos 15 centavos de dólar– compra cuatro tortillas; hace cinco años compraba ocho. Y los huevos triplicaron su precio porque los pollos también comen maíz.


Son ejemplos.


Pero no creo que nadie lo haga para perjudicar a nadie. Quiero decir: no es que las autoridades y los lobbies y los productores agrícolas americanos quieran hambrear a los chicos guatemaltecos. Sólo quieren mejorar sus ventas y sus precios, depender menos del petróleo, cuidar el medio ambiente – y eso produce ciertos efectos secundarios: sucede, qué se le va a hacer.


Recuadro

Por qué hice este libro


Lo hice porque, en algún momento, creí que no podía no hacerlo. Pero escribir El Hambre fue, probablemente, el trabajo más difícil que encaré en mi vida. De la Bolsa de Chicago a las fábricas de Bangladesh, de los hospitales de Níger a los basurales de Buenos Aires, de la guerra civil de Sur Sudán a las explotaciones chinas en Madagascar, del moritorio de la Madre Teresa de Calcuta a los morideros suburbanos de Mumbai, me pasé años recorriendo la geografía del hambre para contar y analizar la mayor vergüenza de nuestra civilización: que cientos de millones de personas no coman lo suficiente en un planeta que produce alimento de sobra para todos.

Publicado enEconomía
Domingo, 14 Diciembre 2014 05:31

La banca en la sombra

La banca en la sombra

Relatos de ciencia ficción desarrollan la existencia de mundos paralelos, sobre viajes entre dimensiones diferentes con idénticos protagonistas. Esos universos múltiples abordados por la literatura, el sistema financiero global los hizo suyo creando otros estadios equivalentes de su negocio, los cuales tienen vida propia sin supervisión. Existe el sistema formal de banca comercial desplegado en la superficie, pero también existe la banca pantalla (shell bank), cuyas características fueron detalladas el domingo pasado en esta misma columna, y la denominada banca en la sombra (shadow bank). Si la estructura bancaria conocida es una fuente de inestabilidad pese a los crecientes controles de las autoridades oficiales, la expansión de ese mundo financiero paralelo agudiza aún más sus rasgos perturbadores.


El sistema financiero offshore funciona principalmente a través de los más importantes bancos internacionales localizados en guaridas fiscales, que brindan servicios de administración de carteras de inversión y de diseño de estructuras financieras complejas. Los 50 principales bancos internacionales manejaban en conjunto en 2010, según investigaciones recientes, alrededor de 12,1 billones de dólares en activos offshore. Para eludir los controles formales de las autoridades de los países donde está radicada la casa matriz, los bancos crean otros bancos en los paraísos fiscales, que a la vez brindan la fachada para otras firmas donde se mueven los capitales fugados. Son los bancos pantallas (shell bank).
El término banca en la sombra (shadow bank) fue definido por el economista Paul McCulley en un discurso que dio en 2007 en el simposio financiero anual celebrado por el Banco de la Reserva Federal de Kansas City en Jackson Hole, Wyoming. La banca en la sombra está compuesta por todos los agentes financieros que sin ser bancos, ni estar por tanto sometidos a sus controles, compran y venden todo tipo de productos financieros. El Consejo de Estabilidad Financiera, organismo creado en la reunión del G-20 en Seúl, Corea, en 2008, publicó el "Informe de seguimiento de la banca global en la sombra 2013". Este documento precisa que el mayor sistema de intermediación financiera ajena al mercado bancario tradicional es el de Estados Unidos, que suma activos por 26 billones de dólares. Le sigue la Zona Euro con 22 billones, el Reino Unido con 9 billones y Japón con 4 billones de dólares. Según el FMI, en China representa del 40 al 50 por ciento de su PIB. En total, incluyendo otras plazas, el monto alcanzaría los 71 billones de dólares, casi lo mismo que el Producto Interno Bruto global de 2013 y equivalente a la mitad de todos los activos controlados por el sistema bancario mundial. El informe advierte que "estas cifras son una estimación conservadora del tamaño del sistema bancario global en la sombra".
La banca en la sombra es la intermediación del crédito por fuera del circuito bancario tradicional. La diferencia entre uno y otro sistema queda expuesta de la siguiente manera:
¿

Qué hacen los bancos comerciales?


-Captan depósitos, normalmente a corto plazo y que hasta cierto monto tiene cobertura de seguro oficial, para financiar préstamos a más largo plazo. Están controlados por la banca central.
¿Qué hacen los bancos en la sombra?

-No tienen depositantes tradicionales. Captan recursos del mercado financiero y lo aplican a comprar activos con plazos de vencimiento más largos. No están sujetos a la regulación bancaria. En una eventual crisis no pueden ser rescatados por la banca central, como sí sucede con los bancos comerciales.


Ejemplos de intermediarios no sujetos a regulación son los fondos buitre, fondos de cobertura (hedge funds), fondos de inversión como Pimco o BlackRock, que se dedican a la transacción de derivados financieros, de otros instrumentos que no cotizan en Bolsa y al negocio de los Credit Default Swap, entre otras operaciones.


El crecimiento de esta banca paralela fue el detonador de la crisis financiera de 2008, y esa misma crisis ha derivado en una mayor expansión de su actividad. Este paradójico resultado se explica en que el sistema tradicional, incluyendo la banca de inversión, quedó en el ojo del huracán, y las políticas de auxilio millonarias provocaron una mayor concentración bancaria. Ese dinero del salvataje no fue destinado a financiar el crédito para el sector privado en recesión, sino para salvar bancos y banqueros. La brusca caída del financiamiento a empresas y personas consolidó el estancamiento y recesión, debacle que fue parcialmente compensada con la expansión de la banca en la sombra que pasó a ocupar ese lugar de canal de crédito a la economía real.


Las bancas centrales de Estados Unidos y Europa han estado inyectando recursos para dinamizar el crédito de la banca regulada, pero esas entidades han atesorado esos fondos o invertido en bonos y acciones en lugar de dar préstamos. En esa situación emerge con más fuerza la banca en la sombra al contabilizar un impresionante exceso de liquidez, que había sido provista previamente por las bancas centrales al sistema formal. Esos fondos de inversión sin supervisión han creado divisiones exclusivas para dar créditos sin cumplir los requisitos que se exigen a los bancos comerciales, y al mismo tiempo se dedican a comprar paquetes de control de empresas o deudas en default de compañías o países.

La banca en la sombra actúa del mismo modo que la banca tradicional, pero sin ningún tipo de supervisión pese a operar con todo tipo de instrumentos financieros. Es un enorme sistema que no rinde cuentas a nadie pese a alcanzar en alguno países un tamaño mayor que el de la banca tradicional.

En el artículo "¿Qué es la banca en la sombra?" Laura Kodres, subdirectora del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del Fondo Monetario Internacional, explica que esas entidades registran las siguientes características:

- Falta de divulgación e información acerca del valor de sus activos o a veces incluso cuáles son esos activos.


- Tienen estructuras poco claras de gestión y de propiedad entre los bancos y los bancos en la sombra.

- Escasa vigilancia regulatoria o de supervisión, como la aplicada a los bancos tradicionales.


- Ausencia de capital para absorber pérdidas o de efectivo para los rescates.


- Falta de acceso a un respaldo formal de liquidez para impedir las liquidaciones o ventas forzosas de activos.
Como es costumbre en las últimas décadas de crisis (en los '90 en América latina, y en la primera década del nuevo siglo en Europa), el FMI manifiesta preocupación por los propios monstruos que ayudó a crear. Alentó la apertura de la cuenta capital y la desregulación financiera global y ahora advierte que el crecimiento de la banca en la sombra es una "maldición" porque pone en riesgo a la economía mundial. Kodres señala que pueden surgir problemas si inversores de esa banca comenzaran a inquietarse por el valor real de los activos a largo plazo y decidieran retirar sus fondos de inmediato.

Para pagarles, los bancos en la sombra tendrían que vender activos. Esas ventas forzosas a precios de remate reducirían el valor de los activos, obligando a otras entidades en la sombra (y a algunos bancos) a castigar en sus balances el valor de activos similares para reflejar el menor precio de mercado, creando incertidumbre sobre su solidez. Así se gatilló la crisis en 2008 cuando quebró el histórico banco de inversión Lehman Brothers a partir de la debacle de un banco en la sombra llamado The Reserve Primary Fund. Este le había prestado 785 millones de dólares a Lehman a cambio de documentos a corto plazo, y cuando empezó una corrida contra sus colocaciones por parte de sus clientes preocupados por la salud financiera de la entidad, su caída provocó un efecto dominó. Kodres analiza que si ese hecho hubiera ocurrido fuera del sistema bancario, habría quedado aislado y esas entidades en la sombra habrían cerrado sin contagiar al sistema formal. Pero la banca de superficie quedó atrapada por la banca en la sombra, puesto que algunas de esas entidades eran controladas por bancos comerciales.


En la presentación del informe del Consejo de Estabilidad Financiera del G-20 el presidente de ese comité, Agustín Carstens, advirtió que "mejorar la regulación bancaria no es suficiente para responder a las debilidades del sistema financiero reveladas por la crisis. El sistema de la banca en la sombra sigue transformándose e innovando". El temor existente en las esferas de las instituciones de supervisión bancaria global es que con una banca paralela aún más grande, un evento inesperado con alguna de sus entidades pueda provocar otra crisis global y de mayor magnitud que la del 2008.

Publicado enEconomía

La nueva acción de los fondos buitres en contra de Argentina es parte de una contraofensiva más amplia de la derecha internacional contra los países progresistas de América Latina. Conducida por sus principales voces en los medios – Financial Times, Wall Street Journal, The Economist, El País– atacan sistemáticamente a esos gobiernos, que no han aceptado los dictámenes del Consenso de Washington. Y, por lo mismo, han logrado sortear la recesión capitalista internacional instalada ya hace más de seis años en el centro mismo del sistema, arrasando los derechos sociales, sin fecha para que termine.


Por eso, las naciones latinoamericanas que siguieron creciendo y distribuyendo renta, disminuyendo la desigualdad –que aumenta exponencialmente en el centro del sistema–, son un factor de perturbación, la prueba concreta de que es posible otra forma de enfrentar la crisis, que se puede distribuir renta, recuperar el rol activo del Estado, apoyarse en los países del sur del mundo y resistir la crisis.
Por eso la contraofensiva actual, que busca demostrar que ya no habría más espacio para que la economía de esas naciones siguiera creciendo, de que los avances en las políticas sociales no serían tales y que el tema de la deuda no estaría aún resuelto. Es crucial para las grandes potencias intentar convencer de que no habría alternativa al Consenso de Washington.


La formidable arquitectura de renegociación de la deuda argentina nunca fué asimilada por ellos. En caso de resultar, qué mal ejemplo para Grecia, Portugal, España, Egipto, Ucrania y tantos otros países aprisionados en las trampas del FMI. Tienen que demostrar que los dictámenes de la dictadura del capital especulativo son ineludibles.


La nueva ofensiva contra Argentina tiene que ser contestada por todos los gobiernos latino-americanos que son, en distintos niveles, igualmente víctimas del capital especulativo, que se resiste a reciclar para las inversiones productivas que necesitamos. Es hora de que los gobiernos de la región no sólo acompañen las misiones argentinas, sino tambiem asuman la disposición de imponer impuestos a la libre circulación del capital financiero. Una medida indispensable, urgente, que sólo puede ser asumida por un conjunto de países concomitantemente.


Asimismo, Brasil puede ayudar a Argentina –como sugirió recientemente un economista brasileño –ofreciéndose como país de giro del pago. Argentina remitiría los recursos y Brasil haría el pago de los acredores legítimos, evitando que el país sea confiscado. Una pequeña ayuda que puede permitir a esa nación pagar a los acreedores –92 por ciento del total– que han aceptado los términos de la renegociación.


Una renegociación que, por los criterios vigentes en casi todos los países, determina que cuando dos tercios o tres cuartos coinciden con los términos del rescate, los otros automáticamente tienen que aceptar esos términos. Es tiempo de que América Latina formalice ese criterio.
Muchos han sido los países que han mirado hacia América Latina para entender cómo han podido quitarse de encima sus deudas externas. Ahora ellos mismos miran hacia Argentina porque saben que se juega aquí mucho más que simplemente 8 por ciento de la deuda remanente. Se juega la soberanía de las naciones frente a quienes quieren doblegarlas con el peso de las deudas contraídas por los gobiernos serviles al FMI y a sus voceros.

Publicado enInternacional
Guerra financiera asimétrica del siglo XXI: EU militariza el terrorismo de los hedge funds

En mi reciente conferencia magistral en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM (youtube.com) abordé el ominoso tema del “terrorismo financiero” que practica Estados Unidos como nueva arma disuasiva de “destrucción masiva” mediante el letal género de “derivados”: los hedge funds (HF: “fondos de cobertura de riesgos”), según James Rickards (JR).

 

Rickards conoce el sistema financiero de Wall Street desde sus entrañas, donde trabajó 35 años: internacionalista, abogado, banquero de inversiones, graduado de la Universidad Johns Hopkins y en el think tank Paul H. Nitze School of International Advanced Studies; fue consejero general del célebre LTCM, que con su estrepitosa quiebra inició la debacle del sistema financiero global en 1997/1998.

 

A James Rickards le tocó liquidar LTCM con la Reserva Federal de Nueva York y hoy es consejero de finanzas de la “comunidad de Seguridad Nacional” y del Pentágono. ¡Nada menos!

 

Autor del libro Guerra de las divisas –posterior al best-seller chino de Song Hongbing (Bajo la Lupa, 12 y 19/9/10)–, impartió una conferencia sobre la Geopolítica de las finanzas, reservas y sistema financiero global (30/9/12) en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS, por sus siglas en inglés), el mayor think tank militar británico, que versa sobre la “guerra financiera”.

 

Destaca la “lucha por el crecimiento en un mundo con fuentes inadecuadas de crecimiento debido al exceso de la deuda impagable”, por lo que los “principales protagonistas comerciales tratan de hurtar (sic) el crecimiento uno del otro a través de devaluaciones sucesivas”. Considera que “dicha dinámica se despliega en años y aun en décadas” pero que “al final nadie gana”, y cuyo resultado es: “inflación, deflación y contracción del comercio mundial”.

 

Define la “guerra financiera” como un “daño económico”: consecuencia deliberada de actos malignos; “es la guerra con otros medios” y forma parte de la “guerra asimétrica (¡supersic!)”, que “incluye el uso estratégico de armas de destrucción masiva” (nota: atómicas, biológicas, químicas y radiológicas).

 

Aduce que la “guerra financiera es menos familiar a los estrategas militares y políticos debido a su naturaleza muy especializada (sic) y a su reciente arribo al terreno de combate”: involucra actos malignos en los mercados con acciones, bonos, divisas, materias primas y derivados financieros.

 

Diagnostica que en el pánico financiero de 2008 se gestó una destrucción global de riqueza por más de 60 billones de dólares (trillones en anglosajón) –casi el PIB global– y su causa se debió a la autoflagelación de “sobreapalancamiento, desregulación y deficiente comprensión de las propiedades del riesgo”.

 

La “guerra financiera” provocaría un pánico deliberado similar al de 2008 y cuyo “objetivo” serán “ciertos mercados y clases de activos para infligir daño económico desproporcionado (sic) a los rivales, mientras el perpetrador resulta ileso”.

 

Desestima un dumping instantáneo por China de la deuda de Estados Unidos (Bonos del Tesoro), ya que sería detectado a través de una red de sistemas electrónicos y de tratantes primarios controlados por el Tesoro/Reserva Federal, además de que la Casa Blanca “tiene la autoridad de congelar todas las cuentas de bonos de China si su actividad comercial significa una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos”.

 

La guerra financiera empleará “canales disfrazados y elementos dispersos con el fin de que los ataques no sean detectados fácilmente en sus fuentes, por lo que los “chinos y otros (sic) adoptarán técnicas ya en uso por los HF que desean esconder sus identidades (sic) e intenciones (sic) en los mercados”.

 


El atacante, “sea China, Rusia o Irán (sic), establece una red de HF en paraísos fiscales oscuros”, que “usarían intermediarios privados conocidos de la banca suiza para ocultar sus identidades” con “típicos nombres anodinos”.

 

Cada HF sería financiado con “mil millones de dólares de capital enemigo disfrazado”. Así que cinco HF utilizarían 5 mil millones de dólares: “menos que el costo de un solo portaviones y potencialmente más destructivo”.

 

Los HF estarían “legalmente situados en los paraísos fiscales, pero serían comercializados por empresas de gestión separadas en plazas más sofisticadas (Ginebra/Zurich/Londres), lo cual agrega otra capa de disfraz a la estructura”.

 

Algún día, el “ataque se escenificaría cuando los mercados de Estados Unidos bajen en forma significativa” y su objetivo serían las grandes acciones Apple, Exxon, General Electric y otras; al unísono, adquirirían opciones de compra durante el desplome, para maximizar sus ganancias.

 

El ataque bursátil se extendería a los mercados de bonos, divisas y materias primas: “un ataque exitoso resultaría en una pérdida de riqueza de trillones de dólares, cierre del mercado de divisas y posibles (sic) disturbios sociales”.

 

Para contrarrestar la guerra financiera, los países necesitan “desarrollar capacidades y ofensiva” con el fin de crear un género de “destrucción financiera asegurada mutua (MAFD)”, en reminiscencia de la estrategia nuclear de la era bipolar, por lo que se han desempolvado doctrinas de la guerra fría para ser reaplicadas en el “mundo feliz” de la guerra financiera.

 

Confirma que las sanciones financieras contra Irán forman parte de la “guerra financiera” cuando el 5/2/12 Estados Unidos desencadenó su última arma (sic) financiera: los bancos “fueron advertidos de que serían eliminados del sistema de pagos del dólar si realizaban transacciones con el banco central de Irán”, lo cual provocó la sequía inmediata de dólares, que desembocó en transacciones en el mercado negro: “el rial (divisa persa)” se desplomó “más de 40 por ciento (…) con hiperinflación, fuga de depósitos y alza de las tasas de interés, con consecuencias de malestar popular”.

 

Irán pudo sortear el sistema dólar mediante otros sistemas de pago (euro, yen, franco suizo) a través de sus bancos correspondientes y la Society for World Wide Interbank Financial Telecommunications (SWIFT), con sede en Bruselas.

 

Estados Unidos presionó exitosamente al consejo de gobierno del SWIFT para excluir a los bancos de Irán, que no podían recibir pagos por su venta de petróleo ni pagar por la importación crucial de alimentos.

 

Estados Unidos no percibió en su radar un “efecto bumerán”: Irán negocia con sus principales socios comerciales (Rusia, India y China) el desarrollo de mecanismos financieros comerciales alternativos con grandes depósitos de divisas en los bancos chinos y rusos.

 

Pese a las sanciones deletéreas, Irán surgió muy poderoso debido a “su petróleo vital (sic) para el comercio global”.

 

Consecuencias inesperadas: “los países asiáticos y el BRICS empiezan a salirse de la hegemonía global del dólar que ha prevalecido desde 1944” y “estudian la creación de un nuevo banco multilateral”, lo cual “arreglaría pagos alternativos para Irán”.

 

Así, la “guerra financiera” de Estados Unidos contra Irán está siendo derrotada por la guerrilla financiera asimétrica del BRICS, que “sugiere un nuevo sistema de pagos y una divisa que no sería necesariamente convertible a dólares sino que haría al dólar irrelevante en sus transacciones”.

 

alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalife

Facebook: AlfredoJalife

Publicado enInternacional
Protestas en Europa contra la política de austeridad impuesta por la troika

Miles de personas salieron a las calles este sábado en varios países europeos, principalmente en Alemania, España y Portugal, en ocasión del 15 aniversario del Banco Central Europeo (BCE), día que aprovecharon para protestar contra las políticas de austeridad impuestas tanto por el BCE como por la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

La movilización más numerosa se registró en Fráncfort –capital financiera de Alemania, donde se encuentra la sede del BCE y de los principales bancos alemanes–, donde esta semana llegaron manifestantes de diversas naciones europeas, entre ellos Austria, Italia, España, Grecia y los países escandinavos.

 

En esta ciudad se reunieron miles de personas convocadas por el movimiento anticapitalista Blockupy (bloquea y ocupa). Según la policía participaron unas 7 mil personas, pero según los organizadores fueron más de 15 mil.

 

La marcha hacia el edificio del BCE transcurría de manera pacífica hasta que las fuerzas de seguridad impidieron el acceso al distrito bancario a un grupo de encapuchados, quienes hicieron uso de luces de bengala y bombas de pintura. La policía respondió con gases lacrimógenos y la protesta fue interrumpida a causa de los incidentes.

 

“La resistencia en el corazón del régimen de la crisis europea” es el lema de las acciones, dijo un portavoz de Blockupy, movimiento que integran varios sindicatos alemanes, así como la organización altermundialista Attac.

 

“Queremos decir claramente que la política de la troika (compuesta por el BCE, la UE y el FMI) no es la solución”, dijo a la agencia de noticias Afp el vocero de Blockupy, Roland Süss.

 

“Estamos luchando por nuestra sobrevivencia”, indicó Marica Frangakis, de 62 años, una manifestante griega de Attac. En Grecia “las personas están desesperadas tras una crisis de cinco años. Necesitamos más solidaridad. El capital está unido y fuerte, pero más y más voces se expresan en Europa en nombre de la izquierda”, añadió.

 


Con el lema “¡Todos unidos contra la troika!”, miles de personas marcharon también en Madrid hasta la sede de la representación europea. “Estamos luchando contra los dictámenes de la troika, porque creemos que ellos (los dirigentes) gobiernan exclusivamente para el gran capital, contra la voluntad de la mayoría de la población”, dijo a la Afp Rafael Herguezabal, un jubilado de 75 años. “Los gobiernos en Europa hacen lo que la troika les dicta, a costa del empobrecimiento de las clases trabajadoras”, agregó.

 

Unas 80 concentraciones estaban previstas en España por el colectivo Marea ciudadana, que denuncia “el gran fracaso de las políticas económicas de austeridad, los desalojos, la reforma laboral y las privatizaciones” exigidas por la troika, que impuso a ese país un plan de austeridad a cambio de un rescate bancario de más de 40 mil millones de euros.

 

En Lisboa cantos y silbidos marcaron la jornada de manifestaciones contra la austeridad que reunió a miles de personas en la capital y en otras ciudades del país.

 

“¡Troika fuera!”, “¡Gobierno, dimisión!”, reclamaban los manifestantes que se reunieron frente a la representación local del FMI, en el centro de la ciudad, convocados por el movimiento apolítico “Que se vaya al infierno la troika” y por varios colectivos de ciudadanos opuestos al plan de rigor impuesto en Portugal desde hace dos años a cambio de una ayuda financiera de 78 mil millones de euros.

 

Afp

Con información de Cristiano Jak

Publicado enInternacional
El Banco Central gana un pulso al Gobierno en Brasil

La sorpresiva subida en Brasil de medio punto de los intereses por parte del Banco Central, que se han puesto en un 8%, uno de los más altos del mundo, ha sido vista no sólo como un hecho de cariz económico, sino también político. Los analistas destacan que el Banco Central, con una decisión tomada “por unanimidad”, ha ganado el pulso al Gobierno de Dilma Rousseff que apostaba por dejar los intereses como estaban.

 


Eso, porque 24 horas antes se había conocido el resultado, también inesperado a la baja de 0,6% del PIB del primer trimestre. Las previsiones del Gobierno eran de un 1.2%. Del palacio del Planalto habían hecho saber que un PIB , la mitad de lo esperado, debía hacer pensar al Banco Central para no aumentar los intereses.  En realidad, la pugna o dilema, desde que Dilma llegó al Gobierno, se juega entre inflación y crecimiento. En los años del Gobierno del expresidente Lula da Silva, todo el acento fue puesto en mantener la inflación a raya, para que los 30 millones de familias que habían sa

 

lido de la pobreza pudieran consumir tranquilas. A Lula Le preocupaba menos los altos intereses impuestos por el Banco Central.


 
Cuando Dilma llegó al Gobierno en 2010, manifestó enseguida su intención de poner el acento en el crecimiento económico, para lo cual necesitaba bajar los intereses. Fue una de sus banderas. Y consiguió bajarlos hasta un 7%. La inflación, junto a una disminución del crecimiento, se disparó saliéndose de la meta. Y el Banco Central paró el descenso de los intereses y hasta llegó aumentarlos de nuevo.


 
En un viaje a Africa, meses atrás, Dilma afirmó que no iba a sacrificar el crecimiento del país a causa de la inflación. Sus palabras sacudieron los mercados. La Presidenta protestó contra los que la habían “interpretado mal”. Y reafirmó que por ningún motivo “sacrificaría la inflación”. Se llegó a poner en tela de juicio la autonomía que el Banco Central había manifestado años atrás. La decisión de ayer ha dejado claro que Dilma respeta dicha autonomía aún cuando pueda verla en contraste con sus planes de crecimiento económico.


 
La semana pasada, el Presidente del Banco Central ya había hecho saber que “haría del todo para frenar la inflación”. Y lo ha hecho. El economista del MB Asociados, Sérgio Vale estaba convencido que el Banco Central, siguiendo la línea de Dilma, “preferiría la expansión de la actividad económica, en vez de centrarse en el combate a la inflación”. Con el resultado de la decisión del Banco Central en la mano, que ha colocado los intereses en un 8%, el economista ha afirmado hoy que el “Banco Central no estará libre de presiones políticas”. Y llega a decir: “Ciertamente el Banco Central será llamado por la presidenta y tendrá que revisar su posición en sus próximas decisiones".


 
Los meses próximos dirán, en efecto, si el Banco Central consigue bajar la inflación con su política de intereses altos o si con su sorpresiva decisión no agudizará aún más los problemas de crecimiento. El pulso sigue en pie.

 


Juan Arias 30 MAY 2013 - 16:41 CET3

Publicado enInternacional
Martes, 21 Mayo 2013 06:06

Bancos centrales al rescate

Bancos centrales al rescate

Ahora que las perspectivas de recuperación flaquean en varios países, los bancos centrales inundan la economía global con dinero barato en un esfuerzo por revivir el crecimiento. En las primeras dos semanas de mayo hubo una ola de recortes de tasas de interés, que delataron las preocupaciones de los gobernantes por el ambiente de crecimiento. Es debatible hasta qué punto la liberación monetaria siga siendo efectiva dado el clima actual, pero la economía mundial se repara poco a poco a sí misma después de la crisis de años pasados. EIU prevé al menos cierta recuperación del empuje de las principales economías hacia el final de 2013, lo cual pondrá el escenario para un mejor 2014.

 

Nuestro más reciente pronóstico mensual mantiene el tono cauteloso sobre la recuperación que hemos adoptado en meses recientes, con pequeñas revisiones a proyecciones específicas. Lo más notable es que hemos ajustado nuestras previsiones de crecimiento para EU, Japón y China. En general seguimos esperando que el PIB a tipos de cambio del mercado crezca 2.1% en 2013, igual que en 2012. (En paridad de poder de compra o PPC el cuadro es ligeramente más favorable, pues esta medición da mayor peso a los mercados emergentes de rápido crecimiento.)

 

Las condiciones en muchas economías son más débiles que a principios de año. El crecimiento de China se redujo a 7.7% anualizado en el primer trimestre de 2013, contra 7.9 en octubre-diciembre. El crecimiento del primer trimestre en Rusia fue de apenas 1.1%, el más lento desde 2009. Sobre todo, las aflicciones económicas de la zona euro seguirán gravitando. Si bien el riesgo de una ruptura catastrófica de la divisa única europea a corto plazo se ha desvanecido, la deuda y la austeridad aún impiden el crecimiento. El desempleo está en niveles récord, e incluso las economías antes resistentes, como Francia, muestran mayores signos de tensión. La incómoda verdad es que la economía mundial no puede salir bien si su bloque económico más grande, la zona euro, está en recesión.

 

Sin embargo, el cuadro no es del todo desalentador. Es muy probable que China crezca más rápido en los próximos dos trimestres que en el primero, al dejarse sentir los efectos del reciente crecimiento del crédito y del resurgimiento del mercado de inmuebles. Y continuamos esperando un desempeño relativamente bueno de la economía de EU, donde los temores de un descenso primaveral se han disipado y los datos del empleo se han revisado al alza. La restricción fiscal podría aún entorpecer la recuperación y sus efectos no deben subestimarse, pero la economía creció a una tasa saludable en el primer trimestre y el gasto de consumo fue boyante. Vemos que los principales cambios posibles a nuestro pronóstico para EU serían al alza, y esperamos que el crecimiento se acerque o rebase 3% hacia el final del año.

 

Las políticas tienen que ver también en la recuperación global. Las tensiones financieras en la zona euro se han aligerado tremendamente en meses recientes, luego del compromiso del Banco Central Europeo de intervenir en forma ilimitada en los mercados de bonos soberanos. El nuevo esquema aún no se aplica, pero su sola existencia ha obrado maravillas. El BCE también recortó tasas de interés a principios de mayo, acción muy emulada en otras partes. Los bancos centrales de Corea del Sur, Australia, Polonia, India y Dinamarca han bajado tasas de interés, y hay probabilidad de recortes en otros países. Al mismo tiempo, la liberación cuantitativa en EU, Japón y Reino Unido ha tenido un impacto dramático en el trazo de políticas y en la conducta de los inversionistas, elevando los precios de activos. Sin embargo, la abundante liquidez ha hecho relativamente poco hasta ahora por mejorar el crecimiento global. Los bancos débiles, el arraigado desempleo y los altos niveles de endeudamiento han perturbado la transmisión de políticas monetarias. Pero la situación mejora: los préstamos crecen en algunos países, los bancos reparan sus balances, y las compañías aprovechan las históricamente bajas tasas de interés para acumular efectivo. Como la liquidez de los bancos centrales respalda esos y otros ajustes posteriores a la crisis, el crecimiento debe comenzar a elevarse. Prevemos un crecimiento del PIB mundial de 2.8% a tipos de cambio del mercado (y 3.8 a PPC) en 2014.

 


América Latina

 

El crecimiento en la región aminoró en forma sustancial en 2012, y la economía más grande –Brasil, que representa alrededor de 40% del PIB total– está entre los países más afectados. El inesperadamente débil desempeño de China en el primer trimestre causa inquietud entre los productores sudamericanos de bienes primarios, y este mes hemos degradado de nuevo nuestro pronóstico para Brasil en 2013-14. Sin embargo, continuamos viendo la desaceleración de América Latina como cíclica y no estructural, y prevemos que el crecimiento regional repuntará a 3.5% este año y 3.8 en 2014.

 


Tipos de cambio

 

El panorama del mercado de divisas está cambiando. En parte esto refleja el debilitamiento del yen en respuesta a la política monetaria de Japón, pero también una aparente disminución del impacto del dólar en el llamado comercio de mayor o menor riesgo, fuerte factor en los movimientos de la moneda de EU en años recientes. Este comercio implicaba que los inversionistas vendían los dólares seguros cuando las perspectivas de la economía global mejoraban y volvían a ellos cuando el apetito de riesgo disminuía, pauta que parece haberse debilitado hoy día, en que los inversionistas siguen un curso intermedio entre ambas posiciones. Ahora el dólar se eleva frente a otras divisas porque la economía estadunidense supera el desempeño de las demás en un grado notable. Como la zona euro sigue en el hoyo, mantenemos el optimismo respecto del dólar, para el cual prevemos un promedio de 1.31 por euro en 2013 y 1.29 en 2014, sin variación respecto del cálculo anterior. En cambio, es probable que en los próximos meses rebajemos nuestro yen respecto de la actual previsión de 98.3 por dólar para 2013.


Productos primarios

 

Hubo una venta masiva de productos primarios a mediados de abril, en respuesta a los débiles datos económicos y a un súbito incremento de temores de inversionistas por el euro, relacionado con Chipre. El oro fue el del peor desempeño, pero también los precios de metales básicos tuvieron una fuerte caída. Dada nuestra previsión de una economía mundial más fuerte en el segundo semestre de 2013, esperamos que el segundo trimestre represente el punto más bajo de los precios de productos primarios, que entonces deberán comenzar a repuntar hacia la segunda mitad. El petróleo (mezcla Brent con fecha) promediará 106.6 dólares por barril en 2013. Nuestra previsión del precio del petróleo no ha cambiado; en contraste, hemos reducido el pronóstico para las materias primas industriales en 2013, para reflejar la reciente venta masiva. Los precios de éstas serán esencialmente bajos este año, pero en 2014 aumentarán de modo un poco más fuerte de lo previsto en nuestro pronóstico anterior.

 

E I U

Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Uno de los aspectos fundamentales que no suelen ser evaluados en los procesos de desnacionalización-privatización” de las empresas estratégicas es el control financierista en bolsa –en particular, por Wall Street y la City–, sobre todo de las petroleras estatales, ya no se diga “xenoprivatizadas” (control foráneo en detrimento del capitalismo doméstico), que no cuentan con los resguardos adecuados.


Samantha Pearson, de The Financial Times (5/10/12), anunció que “Petrobras, la empresa petrolera estatal (sic) de Brasil, se dispone a vender hasta 6 mil millones de dólares de sus activos en el Golfo de México, donde cuenta con 190 bloques de exploración”, una de sus mayores desinversiones.


Samantha Pearson comenta que los tan necesitados capitales provenientes de la venta ayudarán a financiar el desarrollo de la región “pre-sal” de Brasil cuando Petrobras busca recortar sus costos debido a la caída de sus ganancias, al unísono de las desinversiones de la minera Vale do Rio Doce como consecuencia de la caída del ciclo de las materias primas.


Petrobras firmó un acuerdo con HRT y su socio ruso TNK-BP para vender gas natural de sus campos en el Amazonas, lo cual “monetizó” las reservas y provocó un alza de 20 por ciento de las acciones de sus socios (Financial Times, 15/10/12).


Petrobras es hoy la mayor empresa petrolera de Latinoamérica en términos de “capitalización de mercado” y, según Samantha Pearson, “se encuentra bajo presión para desarrollar sus inmensas reservas de petróleo off shore “pre-sal”: el foco de un programa de inversiones por 230 mil 500 millones de dólares en los próximos cuatro años”.


A mi juicio, asistimos a una gran recomposición de carteras entre empresas petroleras de Rusia (Rosneft), Gran Bretaña (BP) y Brasil (Petrobras).


A propósito, la estatal rusa Rosneft compró una buena tajada (50 por ciento) de la participación de BP en la “alianza estratégica” (joint venture) TNK-BP, que no solamente “afianza el control del Kremlin en el sector energético de Rusia”, sino también “la catapulta con una producción de 4.6 millones de barriles al día, por delante de PetroChina y Exxon Mobil” (Financial Times, 22/10/12).


También Alfa-Access-Renova (AAR, consorcio de oligarcas) vendió su tenencia accionaria de TNK-BP a la estatal Rosneft.


Según la columna Lex del Financial Times, la estatal Rosneft “se dispone a convertirse en la mayor empresa de petróleo y gas por volumen producido”. ¡Una “restatización-desprivatización” más!


Bob Dudley, ejecutivo en jefe de BP, consideró que “las empresas nacionales (¡súper sic!) de crudo son el futuro (sic) del negocio petrolero”, lo cual pone en relieve que el Ejecutivo y el Legislativo de México operan a contracorriente histórica global.


La prensa anglosajona ha sido muy severa con Petrobras y exhorta a desprenderse de sus acciones con motivo de su primera pérdida al primer trimestre en 13 años.


Queda atrás que Petrobras –en realidad, la supraempresa estatal de reciente creación PetroSal (Ver Bajo la Lupa, 1/7/09, 6/9/09 y 27/9/10)– haya recaudado 70 mil millones de dólares en septiembre de 2010, la mayor oferta inicial pública (IPO, por sus siglas en inglés) de la historia, lo que incrementó la participación estatal en Petrobras hasta 63 por ciento del poder de voto, lo cual diluyó la masiva participación foránea.


El castigo de los “mercados” no se ha hecho esperar y “abulta el escepticismo de los inversionistas en relación con la elevada interferencia estatal”, que ha hecho “incierto el éxito del proyecto” (v. gr. Petrosal) con un “gran (sic) riesgo financiero” (Yahoo Finance, 10/10/12).


En vísperas de la “restatización-desprivatización” de Petrobras mediante la superestructura de PetroSal –creación de Lula–, el megaespeculador George Soros (vinculado con los banqueros Rothschild) liquidó más de 600 millones de dólares de su participación accionaria (Brasil Económico, 17/8/10). ¿Sabotaje financierista?


Un reporte del escritor y analista mexicano-catalán Rodolfo Navarrete en Prestigio: Análisis al modelo de Petrobras (http://rodolfonavarrete-arte.com/?p=1355) aduce que, pese a que “el petróleo brasileiro (PBR) está en los escritorios de los grandes negocios con muy altas valoraciones, siendo la quinta compañía energética en el ranking de “las grandes ligas” del mundo, pero ha mostrado su peor rendimiento este año”, lo cual conlleva a “la disminución en el volumen de producción de petróleo, su alta exposición de riesgo al tipo de cambio (lo que obliga a sacar “medidas” de corrección), el costo creciente de elevación y descenso que retratan una situación de incertidumbre para los inversores” con “postura bajista en las acciones”.


Rodolfo Navarrete comenta que PBR ha iniciado “medidas de austeridad por la (dolorosa) venta de 6 mil millones de dólares activos en el Golfo de México”, lo cual fortalece a sus competidores foráneos.


Los problemas se han complicado para PBR: desde un amago de huelga de sus trabajadores por incumplimiento de incremento salarial, hasta un juicio de la fiscalía federal de Brasil por contaminación.


A juicio de Rodolfo Navarrete,“las pérdidas se deben a la devaluación del tipo de cambio (principalmente); ello afectó –de forma notable– el costo de la empresa y de la deuda”, lo cual mermó “el continuo deterioro en la posición de su rentabilidad” cuando “aumentaron sus gastos de capital 6 por ciento (20 mil millones de dólares en el último año), mientras la producción de petróleo bajó 5 por ciento”.


Rodolfo Navarrete hace muchas preguntas pertinentes que no explican la variabilidad de las acciones de Petrobras: “PBR es una organización muy fuerte (sic) que tiene un historial de excelencia en los márgenes de beneficios constantes. (…) Aún es una compañía a prueba de conspiraciones (sic) y embestidas de los mercados o de los competidores. (…) En los próximos trimestres, la cuota de precio y rendimiento se recuperará. (…) Sin embargo, si el precio cae por debajo de 18 dólares por acción, no hagan caso a los titulares: desháganse de todo…”. Mejor “pasen a las materias primas (commodities), porque una guerra de titanes e intereses globales van a pelear por la energía y su hegemonía”.


No todas las empresas privadas han sido exitosas en México, como el caso calamitoso de Cemex, que carga un adeudo descomunal por casi 18 mil millones de dólares, lo cual le obliga a desprenderse de un buen paquete accionario (Financial Times, 22/10/12), pese a la ayuda subrepticia del gobierno.


A mi juicio, la embestida bursátil de megaespeculadores, como George Soros, es mucho más compleja y refleja el golpeteo multidimensional contra los BRICS (Ver Bajo la Lupa, 14/10/12), cuando el ministro brasileño de Finanzas, Guido Mantega, y la presidenta Dilma Rousseff se quejan amargamente de la “guerra de divisas” que inflige Estados Unidos.


Si de por sí Petrobras, con la genial creatividad de PetroSal, sufre los brutales embates financieros de Wall Street y la City, no quiero imaginar un Petrobras sin PetroSal (modelo tramposo que quieren imponer los entreguistas neoliberales del ITAM); Pemex acabaría siendo digerida con un teclazo de las supercomputadoras de alta frecuencia de Wall Street y la City.


http://alfredojalife.com • Twitter: http://www.twitter.com/@AlfredoJalife

Publicado enInternacional
Cada año el crimen organizado mueve 870 mil millones de dólares en el mundo: ONU
Viena, 16 de julio. El crimen organizado moviliza unos 870 mil millones de dólares al año a escala global: más de seis veces el total de la ayuda oficial al desarrollo, indicó hoy la Oficina de la Organización de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés), que consideró que frenar esta "amenaza para la paz" es uno de los grandes desafíos mundiales.


Según el organismo, el negocio más rentable para los delincuentes es el tráfico de drogas y la piratería. Ante este panorama, el UNODC decidió lanzar una campaña de concientización sobre el tamaño y el costo de las redes delictivas transfronterizas.


"Millones de víctimas son afectadas cada año a consecuencia de las actividades de los grupos del crimen organizado, y sólo las víctimas de tráfico de seres humanos representan 2.4 millones", señaló la UNODC en un comunicado.


La cifra estimada de 870 mil millones de dólares equivale a 1.5 por ciento del producto interno bruto mundial, calculó el organismo, al advertir que los grupos delictivos pueden desestabilizar regiones enteras. "Frenar esta amenaza transnacional representa uno de los grandes desafíos mundiales de la comunidad internacional", dijo el director ejecutivo de la UNODC, Yury Fedotov.


El organismo externó preocupación por la muerte de personas relacionadas con el crimen organizado, como el narcotráfico, el comercio de armas y el tráfico de personas. Explicó que millones de personas están siendo afectadas por este problema, si bien refirió que los efectos del crimen organizado también pueden ser locales.


La campaña de concientización será difundida por Internet y televisión, para lo cual fueron preparados videos en varios idiomas, carteles y una serie de folletos con datos en los cuales se representarán los peligros que constituye el crimen organizado para la paz, la seguridad y el bienestar. También se mostrarán los costos financieros y sociales de este problema internacional.


Es la primera vez que el organismo hace una estimación sobre el crimen organizado a nivel transaccional, para lo cual se remitió a fuentes externas e internas de la UNODC, pero dijo que no hay cifras comparativas que muestren una tendencia.


El informe se hizo eco de los datos de la Organización Internacional del Trabajo sobre el costo del tráfico de seres humanos, así como de información sobre productos falsificados recopilada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.


Reuters y Dpa
Publicado enInternacional
Página 10 de 10