Sábado, 02 Septiembre 2017 09:30

Una alternativa al sindicalismo tradicional

Escrito por EQUIPO DESDEABAJO
Valora este artículo
(0 votos)

Únete es una organización social con presencia nacional, territorial y sectorial, que hace parte del comando nacional unitario del movimiento sindical; cuenta como afiliados sindicatos de todas las centrales. Promueve una autoreforma y un repensar del rol sindical y de su estructura, en la búsqueda de un sindicalismo alternativo, ciudadano y comunitario.

 

Desde el comienzo de año estuvo trabajando junto con las centrales y las federaciones estatales en la elaboración de un pliego que recogiera el sentir y el pensar de un millón trescientos mil empleados públicos, alrededor de algunos ejes como: la garantía y las libertades sindicales; defensa del patrimonio público, el cese de las privatizaciones; la dignificación del empleo público, la ampliación de las plantas permanentes del personal, los ascensos y permanencia en la función pública, la lucha contra la corrupción y reivindicaciones específicas de los sectores de justicia, salud, educación, medioambiente, etc.

 

Dicho pliego fue la base de la negociación realizada con el gobierno el pasado mes de mayo. Para evaluar el desempeño de la Federación en la negociación y hacer seguimiento a su accionar en lo corrido del año, Únete realizó los días 10 y 11 de agosto un Seminario Nacional Estatal. desdeabajo habló con Eduardo González, directivo de Únete para que nos cuente más acerca del tema.

 

desdeabajo (da): Eduardo ¿Nos puede contar acerca del propósito y las expectativas de este seminario?
Eduardo González (EG): El seminario era para tratar y evaluar la negociación estatal realizada en el 2017. Es importante recordar que sólo desde el 2012 los empleados estatales entramos a la negociación colectiva (Decreto 160), en cumplimiento de la resolución 185 de la OIT y que ya había suscrito Colombia.

 

da: ¿De lo trabajado en el seminario qué aspectos le parece importante resaltar?
EG: El propósito de este seminario era que participaran todos los sindicatos que hacen parte de Únete y que a nivel nacional participaron de las negociaciones estatales. En ese sentido hay una riqueza importante, porque abarca sindicatos de la aeronáutica civil, la salud, ambientales, administración central, de los ministerios y del sector estatal de los municipios, departamentos.

 

Entre todos discutimos sobre el alcance del pliego estatal para un sector como los bomberos. Salió una gama extraña pues hay sindicato de oficiales de bomberos, hay sindicatos del sector bomberos de la aeronáutica civil, pero también hay bomberos voluntarios en los municipios, cada uno con un régimen distinto de contratación y con muchas problemáticas a tratar, pero para eso está la Federación, para darles una visión de conjunto y articular las reivindicaciones en algo mayor.


Amén del tema ambiental, el tema de género que va a permitir que la Federación se proyecte a nivel nacional para una próxima negociación (en 2 años), y también frente al tema de la economía propia de los sindicatos, cosa que no es menor, pues las finanzas sindicales están bajas y en la búsqueda de una fuerza que combata el capitalismo la búsqueda de una entidad de economía solidaria y cooperativa, gestionada por los mismo trabajadores es un gran paso adelante; para ello se nombrarán unos responsables que construyan una propuesta. En fin, Únete se embarca en una discusión nacional de país, de cómo está funcionando el modelo económico, o la democracia y en ese aspecto es un paso importante que da la Federación.


da: ¿Únete se proyecta como una propuesta amplia para el conjunto del país?
EG: Claro, el objetivo también es salirnos del marco reivindicatorio de cada sindicato, aunque no deja de pesar la negociación reivindicativa de las condiciones laborales, salariales, que es la esencia de los sindicatos. Obviamente esta proyección permitirá que el sindicalismo se fortalezca y crezca en términos unitarios y de tasa de membrecía. Es muy importante que los dirigentes sindicales interioricen este giro de nuestra actividad y que rompan lo que se conoce como sindicalismo de estómago.

 

da: En ese sentido, ¿qué aspectos distingue a Únete de otras propuestas sindicales?
EG: Únete es una alternativa que se le presenta a los trabajadores estatales, distinta de la tradicional, digamos, del sindicalismo amarrado a la centrales obreras, porque, sin menospreciarlas es evidente que han sido muy esquemáticas, muy de burocracia sindical, y aquí en Únete estamos pregonando que pueden afiliarse sindicatos así estén afiliados a las centrales, no importa cual, porque estamos manejando una proyección sindical frente a la transparencia, frente a la denuncia de la corrupción.

 

Obviamente, la pugna sindical no la vamos a acabar en unos años, pues cada una de las centrales va por el control de su base sindical y en su esencia es un control político que menosprecia la democracia interna; entonces, en ese sentido sigue existiendo una cúpula muy estática, no hay una fluidez sindical generacional, de las mujeres, de los jóvenes, todo lo cual es un reto que todavía tenemos los sindicatos pertenecientes a Únete.

 

da: Dicen que Únete también es una Federación de trabajadores de la comunidad, ¿cómo ven ustedes la relación con la comunidad y con otros sectores?
EG: Tenemos que reconocer que el ejercicio del pliego estatal permitió ser ejemplo en disciplina y participación en las mesas de negociación, en iniciativas, en propuestas, lo que permitió una buena armonía con los otros sectores sindicales. Se logró fluidez con los sindicatos estatales en el Distrito o en diferentes escenarios en los cuales se confluía o se compartían tesis con otros sectores sindicales. Por supuesto, estamos participando en otras plataformas políticas para poder aunar y fortalecer nuestra concepción de la democracia y de otros aspectos de la política del país, pero así mismo en relación a Venezuela y otros aspectos de la política internacional, así como sobre los modelos económicos, el campo, las negociaciones de paz, las construcciones de poder popular como ciudadanos y también como integrantes de una comunidad; en ese sentido tratamos de participar, pero aún de manera muy incipiente.

 

da: Para finalizar, ¿qué lecciones quedan del paro?
EG: Una de las conclusiones previstas es que si bien no alcanzamos todas las propuestas del pliego, sí quedaron plasmadas en el documento final como obligaciones del Estado. Entablamos un compromiso para hacer seguimiento a esos textos de los pliegos, porque seguramente el Gobierno no cumplirá muchas tareas concretas, como aprobar proyectos de Ley, resoluciones en temas de estabilidad laboral, de provisionales, de empleados de carrera.

 

Algunos compañeros, como los bomberos, decían que fue un gran paso la conformación de mesas sectoriales (bomberos, justicia, salud, educación) pues permitirán seguir trabajando. En esa medida, el pliego y la negociación dejaron una buena riqueza, a pesar de que muchos compañeros criticaron que quedaramos sometidos al cumplimiento de la ley, cuando la idea de un pliego no es quedarnos en el marco de la ley (porque se entiende que ésta es general y que debe cumplirse), sino avanzar en las conquistas extralegales o de mejoramiento de las condiciones laborales, pero desafortunadamente aún estamos en ese plano.

Visto 37 veces Modificado por última vez en Sábado, 02 Septiembre 2017 10:02

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.