Sábado, 02 Septiembre 2017 09:51

Liberando la madre tierra, el corazón y los pensamientos

Escrito por VIANDANTE EFÍMERO
Valora este artículo
(0 votos)

Del 3 al 6 de agosto se llevó a cabo en Corinto –Cauca–, el primer encuentro internacional de liberadores y liberadoras de la Madre tierra, un espacio de tejido político e intercultural, de conocimiento y cariño mutuo, para intercambiar experiencias, generar lazos de solidaridad y alzar la voz ante la inminente destrucción del planeta, así como darle vida a un proceso de liberación más amplio, pues, como dicen los nasa que lideran este proceso,: “liberar la madre es escuchar su llamado de rebeldía, liberar el pensamiento y el corazón”.

 

Es de resaltar que a pesar de tener el respaldo de las instituciones indígenas como cabildos, la guardia indígena o la Chab Wala Kiwe –Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acin), el encuentro es el producto de una iniciativa acordado por los espacios comunitarios de base y puesta en marcha hace aproximadamente un año; por su naturaleza de autonomía y autogestión se financió exclusivamente con aportaciones solidarias. En palabras de Paulina, comunera nasa del resguardo indígena Páez de Corinto: “Este encuentro, para nosotros como liberadores, era muy importante porque permite conocernos con otros procesos y porque sirve para visibilizar la situación que vivimos acá, una situación de discriminación por parte del Estado”.

 

El encuentro

 

El evento comenzó resistiendo los embates del poder. En horas de la mañana del día jueves 3 de agosto del 2017 diferentes comuneros(as), cabildantes y miembros de la guardia indígena, que se encontraban ultimando detalles para recibir las diferentes delegaciones nacionales e internacionales que participarían en el encuentro, recibieron entre las 7 y las 10 am al gobierno de Colombia quien a través del Esmad (Escuadrón Móvil Anti Disturbios) arremetió y destruyó las instalaciones, los cambuches y los sitios de alojamiento preparados desde dos meses atrás para recibir las distintas delegaciones; por precaución la comunidad no confrontó y regresó al punto donde sucedieron los hechos.

 

Horas después, y en asamblea extraordinaria en el punto de liberación en Corinto, se decidió que el encuentro se mantiene tal y como se había planeado desde hace un año atrás ahí en el mismo punto de liberación. La comunidad liberadora entendió que lo sufrido era un ataque directo del gobierno nacional, los propietarios y/o administradores de los ingenios de caña y todo el aparato transnacional al servicio del sistema capitalista, actuando en contra de la liberación de la Madre Tierra. Un ataque más, pero como en los más de 200 desalojos realizados por la fuerza pública a lo largo de estos años los liberadores y liberadoras resistieron y, sin dudarlo, rehicieron como pudieron lo que en unos minutos destruyó el Esmad.

 

Así, con la dignidad y la alegría intactas, el segundo día se echó a rodar la conversa haciendo memoria sobre la experiencia del proceso de liberación, de tal forma que quedaran claras sus razones y sus sentidos. A continuación hicieron presencia las voces y las experiencias presentes, las cuales provenían de distintas geografías rebeldes y latitudes del planeta, entre ellas:

 

Semillas de la tierra y el sol (Suacha), Proceso del barrio Nueva Jerusalén (Medellín), Movimientos por la tierra y el territorio (Bolivia), Copinh (Honduras), La Sexta (México), Nasa tul (Cauca), Semillas del futuro –Proceso de etnoeducación de Caloto (Cauca), Crihu (Huila), Movimiento estudiantil al servicio del pueblo (Medellín), Alternativa popular (diferentes territorios del país), Sindesena (Medellín), Jubilados del magisterio de Antioquia, Proceso en defensa del páramo de Sumapaz (Fusa), Proceso de lucha en contra de la construcción del nuevo aeropuerto de París (Francia), Cabildo Nasa de Jumbo (Valle del Cauca), Movimiento juvenil regional y zonal Álvaro Ulcué (Cauca), Pueblos en camino (Cauca), Semillero investigativo y pedagógico de Tierra adentro (Cauca), Consejo Regional Juan Tama (Tierra adentro), Decoin –Defensa y conservación ecológica de Intag (Ecuador), Ríos vivos (Colombia), Asociación Puerto Valdivia (Antioquia), Comunidad de Paz de San José de Apartadó (Antioquia), Proceso en contra de la minería en Cajamarca (Perú y Colombia), Movimiento por los derechos del pueblo (Modep), además de individualidades procedentes por iniciativa propia desde sitios como: Valle del Sibundoy -Tabanok (Alto Putumayo), resguardo Embera Chamí San Lorenzo (Río Sucio, Caldas), Medio San Juan (Chocó), Medellín, Bogotá, Palmira, Cali, Ibagué, Popayán y, por supuesto el periódico desdeabajo. Después de escuchar las voces de estas iniciativas, colectivos, procesos de distintos orígenes y horizontes diversos, empezamos a “poner todas las luchas desde el corazón”.

 

El tercer día se realizó una lectura colectiva del contexto, no solo regional latinoamericano, sino del territorio en general, analizando amenazas y problemáticas que deja en las comunidades el avanzar del sistema capitalista, reflexión realizada por comisiones mediante su particularidad. De esta manera fueron abordadas realidades como la disputa en la academia y la educación, el tema de mujeres, de jóvenes, de lucha contra mega proyectos y claro esta, desde el mismo pensamiento ancestral. Para terminar, el último día se construyó una agenda común con el ánimo de proyectar un plan de vida, con acciones y posicionamientos a aplicar por parte de cada colectivo en su territorio.

 

El proceso de liberación fue reconocido por todos y todas como una iniciativa de vanguardia en las luchas anti capitalistas del país y el continente, pues confronta directamente el modelo arrebatando la tierra de las manos de quienes más la explotan, haciendo una reforma agraria de hecho, reforma imprescindible en Colombia para que, como lo reporta el informe de Oxfam sobre el censo nacional agropecuario, es el territorio más desigual en temas de tenencia de la tierra en todo Latinoamérica.

 

Valga resaltar que en el Encuentro quedó constancia de los problemas y las contradicciones vividas al interior del pueblo nasa, producto de la disputa interna en los resguardos y con las mismas comunidades por las dádivas –entre ellas el dinero– con que el Estado seduce, y en temas relaciones con el ejercicio del poder y el uso de la tierra, por ejemplo, con aspectos puntuales como los cultivos de marihuana por eso el proceso también impone una disputa al interior de las comunidades, allí se antepone a la forma de organización de la vida y la mirada imperante del capitalismo un horizonte ancestral que impone la crítica al sistema desde la re significación misma del mundo, no como recuperación, sino como liberación de tierras.

 

De esta manera el encuentro vivió su pleno desarrollo, las palabras se hicieron propuestas y tejidos para los diferentes procesos, así también la noche y con ella la música propia, la poesía, el rap, los cantos africanos y las gaitas que en su letras como en sus sonidos nos invitaban a continuar liberando a nuestra Madre; intercambio de otros saberes vividos y gozados bajo la luz cálida vespertina y la luna creciente acompañada de un cielo estrellado, los liberadores reímos, cantamos, tomamos chicha, nos hermanamos y nos dispusimos a seguir liberando la madre tierra, el corazón y los pensamientos.

 


 

Recuadro

 

El proceso de liberación de la Madre tierra inició en diciembre del 2014, producto del incumplimiento de lo acordado con el gobierno* a propósito la masacre del Nilo –diciembre de 1991–, en la cual fueron asesinados 21 indígenas por fuerzas oficiales y paramilitares.

 

Esta liberación es la vía de hecho tomada por el pueblo Nasa para hacer valer su dignidad pero, con un sentido más profundo, con la cual buscan no solo ampliar resguardos y que la tierra cambie de dueños, sino armonizar el territorio, respetándolo, dándole espacio a los espíritus, desarrollando una relación ambiental con el mismo, en un sentido de integración con la Madre tierra como parte de la gran casa que habitamos.

 

El proceso de liberación no ha sido ni fácil ni pacífico, así lo recuerda de manera continúa y persistente el Estado. En efecto el 9 de mayo fue asesinado por la fuerza pública, a sus 17 años, Daniel Felipe Castro. En esa misma jornada, en la que participaron unos mil comuneros, fue herido de gravedad el comunicador popular bogotano Pedro García, quien hasta hoy continúa en convalecencia. De igual manera, unas semanas antes, el día 23 de marzo, fue asesinado presuntamente por trabajadores de Incauca –propiedad del magnate Ardila Lüle–, el líder nasa Javier Oteca en mientras realizaba tareas de control territorial en la Liberación de la Madre tierra.

 

* Indemnizar a la comunidad del resguardo Huellas –Caloto– con 20.000 hectáreas.

Información adicional

  • Antetítulo: PRIMER ENCUENTRO INTERNACIONAL DE LIBERADORES Y LIBERADORES DE LA MADRE TIERRA
  • Autor: VIANDANTE EFÍMERO
  • Edición: 238
  • Sección: Territorio
  • Fecha: Agos 20 - Sept 20
Visto 104 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.