Sábado, 02 Septiembre 2017 10:05

Semana por la Paz: ¡con el Papa y con movilización!

Escrito por LUIS I. SANDOVAL M.*
Valora este artículo
(0 votos)

La trigésima edición de Semana por la Paz (nació en 1988) se realizará este año del 3 al 10 de septiembre. El Papa Francisco estará de visita en Colombia del miércoles 6 al domingo 10 de septiembre o sea, que la presencia y mensaje del Papa de alguna manera estarán entrelazados con las actividades de la Semana.

 

La Convocatoria en esta ocasión está suscrita por decenas de organizaciones de sociedad civil, movimientos, comunidades de fe, sectores universitarios, estudiantiles, sindicales, campesinos, indígenas, artísticos, comunidades étnicas regionales, aparte del núcleo impulsor original conformado por Redepaz, el Secretariado de Pastoral Social, la Universidad Javeriana, la Fundación para la Reconciliación.

 

La Convocatoria se titula: El Pueblo colombiano amigo de la paz sale al encuentro del Papa Francisco amigo de la Paz. El lema del afiche reza: “Muchos pasos por la paz y la reconciliación”. Y la Marcha o romería que se hará desde muchas ciudades hacia Villavicencio el viernes 8 de septiembre adopta como consigna central la de Millones de pazos por la paz y la reconciliación.

 

Como puede apreciarse se hace un esfuerzo por conciliar o articular el valioso aporte que significará la palabra del Papa, su carisma, su sincero interés en el cumplimiento de los acuerdos y el llamado enfático a la reconciliación con las dinámicas surgidas de la base de la sociedad y las regiones que ubican el quehacer de los actores sociales como constructores de paz en un contexto de riesgo para la vida de sus dirigentes y activistas, de incumplimiento de acuerdos surgidos de la protesta social, de dificultades enormes en el cumplimiento de acuerdos originados en el proceso de La Habana, en la participación aún incipiente en los diálogos de Quito y en el posacuerdo.

 

Claramente es una Semana con el Papa y con movilización. Se pretende que el Papa Francisco reconozca a los movimientos sociales y organizaciones ciudadanas como interlocutores válidos y diga una palabra en favor de la participación y de las garantías plenas de que deben gozar.

 

Para construir un marco de oportunidad en que esto ocurra se ha planteado al Comité Organizador de la visita pontificia considerar la posibilidad de incluir en la agenda un encuentro del Papa con 100 dirigentes de todos los sectores y regiones. El Papa ya ha tenido encuentros de este tenor en su visita a Bolivia y en varias oportunidades ha recibido a dirigentes de movimientos sociales y populares en el Vaticano. Hay gran expectativa por la respuesta a este pedido que, de aceptarse, significaría un espaldarazo papal a la existencia y acción de movimientos que quieren hacer de la paz una oportunidad para afianzar posibilidades de cambio. La visita es pastoral pero con alcance político.

 

Lo ha hecho notar claramente Alejandro Angulo Novoa, sacerdote jesuita, en la edición de agosto de Le Monde diplomatique: “No hay duda que la visita del Papa Francisco tendrá, más allá de su misión pastoral, una altísima carga política y social. El hecho de haber postergado su visita al país hasta el momento actual, una vez firmada la paz y entregadas las armas de las Farc, es prueba de que trae un mensaje dirigido a la reconciliación, el perdón y la generación de una nueva cultura de paz en Colombia”.

 

La reconciliación es el leitmotiv de la Semana y de la Visita papal. Pobreza, equidad, juventud, vocaciones religiosas, paz y reconciliación son temas de la visita pero entre ellos el que le dará el sello al acontecimiento será el de la reconciliación en el cual el Papa hará énfasis en Villavicencio, ciudad cercana a zonas caracterizadas de la guerra que termina, donde se encontrará con un nutrido grupo de víctimas de esa prolongado y cruento conflicto interno.

 

Reconciliación es el tránsito de la enemistad a la amistad. Quienes antes se destruían ahora se reconocen, respetan y construyen mutuamente. Parece sencillo pero no lo es. En el proceso de la reconciliación entran el develamiento de la verdad de lo ocurrido, el perdón de unos para otros, la disposición a un nuevo relacionamiento positivo, la posibilidad de participar juntos en un mismo emprendimiento social, económico o político.

 

La reconciliación se construye sobre la memoria cuando esta se invoca no para la venganza sino para el reencuentro. Memoria transformadora. Vías de reconciliación son el pedido y la oferta de perdón sinceros, tender la mano y darse el abrazo cuando lo dictan mente y corazón, asociarse para algo digno, hacer pactos éticos, de convivencia, de no violencia, de no armas en la política, de uso democrático del monopolio de la fuerza, de respeto por la naturaleza, de justicia para los desposeídos. La reconciliación es un proceso personal y colectivo, una construcción a la vez cultural, espiritual, social y política.

 

El país tiene que pasar prontamente a la reconciliación como tendencia, como hecho social generalizado, como triunfo político de la concordia sobre la barbarie, el terror y la polarización extrema. Reconciliación de Estado y sociedad, de economía y vida, de política y decencia, de pluralidad y democracia, de partidos y ciudadanía. Exigente programa que apunta a superar una forma de reconciliación sensiblera y light.

 

Estas son observaciones que hice hace unos días en mi columna de El Espectador con ocasión del encuentro de excomandantes paramilitares y excomandantes guerrilleros de las Farc en el barrio La Soledad de Bogotá (19 de julio) gracias a los buenos oficios del sacerdote Francisco de Roux y de Álvaro Leyva Durán.

 

La movilización del viernes 8 de septiembre en Villavicencio, “millones de pasos por la paz y la reconciliación”, reunirá personas provenientes en romería de los departamentos y ciudades del centro del país que partirán el 6, acamparán en un sitio abierto de la ciudad y se aproximarán en marcha multicolor y polifónica con sus pendones y pancartas al sitio donde el Papa preside los actos programados.

 

Este acto masivo, con el lenguaje propio de la acción colectiva, tan relevante en el país en el último lustro, afirmará la voluntad de construcción de paz positiva, exigirá cumplimiento de acuerdos y demandará garantías para la protesta legítima.

 

La visita del Papa está prevista como el momento en que se haga público o se reconfirme el cese bilateral de fuegos y hostilidades que se pacte entre Gobierno y ELN en Quito respondiendo al clamor unánime y creciente de la sociedad que apoya la salida política.

 

Así se busca que la sociedad colombiana amiga de la paz se encuentre en esta primera semana de septiembre con el Papa Francisco amigo de la paz.

 

* Presidente colegiado de la Red de Iniciativas por la Paz –Redepaz.

Información adicional

  • Autor: LUIS I. SANDOVAL M.*
  • Edición: 238
  • Fecha: Agos 20 - Sept 20
Visto 60 veces Modificado por última vez en Sábado, 02 Septiembre 2017 10:15

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.