Martes, 26 Septiembre 2017 15:22

Luchar, aprender, para construir los movimientos... para volver a luchar

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

“[...] la geografía de estos poderes alternativos, la nueva cartografía, está aún aguardando a ser escrita, o realmente está siendo escrita hoy con las luchas, resistencias y deseos de la multitud”.

Anthony Negri1

 

El reciente paro magisterial nos legó diversas lecciones, no identificarlas ni aprender de ellas es el mayor de los errores que podemos cometer, pues perderíamos la oportunidad de identificar que este movimiento vive un momento de ruptura en su histórica lucha social y cultural, un momento de nomadismo hacia la construcción de nuevas formas de acción y construcción, en múltiples aspectos.

 

Así es, porque vive rupturas en la esfera de lo contextual, del estatuto del conocimiento, de la pedagogía, de la ética, de la gestión y organización y de las nuevas subjetividades que luchan y resisten. De ahí la pertinencia de la cita inicial, pues las respuestas no están en ningún lado, y sí serán el producto de una construcción colectiva en un ejercicio colaborativo con errores, aciertos, replanteamientos, como una manera de darle forma a los comunes2 de estos tiempos.

 

En el paro pudo verse y palparse que el actual estado de ánimo magisterial es diametralmente diferente al reinante en el 2001 cuando Fecode vivió su primera gran derrota histórica, producto, entre otros aspectos, de la falta de comprensión de las transformaciones del mundo contemporáneo, del cambio de época y del giro vivido en el proyecto de control capitalista.

 

Como puede conocerse, en aquel momento estaba en plena implementación una homogeneización educativa que cerraba el ciclo de las dos anteriores homogeneizaciones, sobre las que el capital había construido su hegemonía en Occidente: la biótica, al volver a la naturaleza objeto de la razón humana y mercancía; la cultural, forjando el eurocentrismo como la única explicación del mundo, y la ciencia, constituida en esos lares, como la explicación universal, negando cualquier otro tipo de saber que no corriera por sus parámetros3.

 

Sostuve en su momento que el capital preparaba su escuela para una tercera homogeneización, que estaba trazada en la política transnacional por el Stem norteamericano (acrónimo en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), resultante del proyecto de calidad derivado del informe “Una nación en riesgo”, nueva orientación que tomaría la educación y que comenzaba a ser manejada por una naciente industria del conocimiento, acompañada y jalonada desde los organismos multilaterales4.

 

En ese momento, el emergente escenario educativo estaba en plena transformación producto de una ciencia convertida en fuerza productiva. La incomprensión de estos cambios le impidió a Fecode confrontar de la manera debida al gobierno de turno, así como liderar un proceso de renovación sindical; desaprovechó así una oportunidad para la cual estaban formados y preparados muchos actores del movimiento pedagógico, con capacidad para enfrentar la despedagogización que se intentaba poner en marcha para montar la involución de la ley 115 de 1994, regresión materializada con la contrarreforma educativa de la ley 715 del 20015.

 

Más de 15 años han transcurrido desde aquella experiencia, y ahora la mayor incertidumbre es la escuela requerida; y el asunto más importante por procesar y valorar, en debida forma, es la cuarta revolución industrial, en marcha.

 

Cambios palpables, pero también regresiones, como lo constata el informe que Oxfam llevó a la reciente cumbre de Davos6, donde le recordó a la humanidad que vivimos un proceso descomunal de concentración de la riqueza en pocas manos. El autoritarismo y la antidemoracia crecen con ello. Al mismo tiempo, la OIT le solicita a varias universidades un estudio sobre pérdida de trabajos con la entrada del internet, al tiempo que conforma una comisión para los próximos tres años que brinde un diagnóstico sobre el trabajo del futuro. Nos encontramos también con que algunos países comienzan a experimentar con la renta básica única, Finlandia, el primero en así proceder durante este año.

 

El impacto de estos cambios, acelerados, coloca a la educación ante la necesidad de realizar las transformaciones necesarias para adecuar la escuela a un nuevo momento de la sociedad y el capital. Los movimientos sociales no pueden quedarse atrás, y deben garantizar protesta con propuesta. Del lado gubernamental y del capital esos cambios se ven con claridad en las búsquedas abiertas por países con altos puntajes en las pruebas Pisa, como Finlandia, donde se construye un nuevo proyecto de nación y una reforma curricular para la cuarta revolución industrial, denominada “phenómenom learning”, en la cual se profundiza la investigación como proceso pedagógico, entrando de lleno a la integración curricular.

 

Las luchas de estos tiempos

 

Este nuevo contexto, que exigió salir del maximalismo político del todo o nada, había sido preparado en las negociaciones del pliego del 2015, que dejó un sabor a derrota para muchos de los que todavía esperan la transformación del sistema como resultado del paro de un sector social. En tal sentido, el movimiento desarrollado en mayo del 2017 permite ver de manera clara como los contextos y su comprensión determinan a los movimientos, haciéndoles reconfigurar su escenario de lucha en coherencia con los cambios en marcha. Esto es visible en la manera cómo planteó Fecode esta jornada de lucha. Así resalta en:

 

La política en el pliego: un gremio que se hace responsable de los asuntos de la sociedad, y en especial, de los más pobres, así actúo la Federación, como en otras épocas. La manera cómo se planteó la reforma al sistema general de participación en torno a la atención integral de niñas, niños y jóvenes, y cómo se planteó la cobertura del preescolar, rompe el esquema neoliberal que pretende separar reivindicación social y política, en este caso impidiendo tocar la política educativa7.

 

Emergeieron nuevas formas de construcción de lo político popular. El paro visibilizó puntos que renuevan la lucha, mostrando nuevas formas de vínculos sociales que no pertenecen a la mirada clásica de sumar los mismos con las mismas. Por ejemplo, la subjetividad configurada a través de la educación, como consumo y mercancía, fue desbordada por el paro, mostrándonos unas comunidades en movimiento y resaltando que hay vida social más allá de lo monetario, trazando en forma tenue las nuevas maneras de lo común que constituyen esa vida.

 

Visibilizó la contrarreforma educativa de decretos como el 490, 915, 501, etcétera. La manera cómo se enfrentó la lucha permitió mostrarle al país que la tan cacareada calidad de la educación –bajo estándares y competencias– ha terminado por ser un simple adiestramiento para pruebas estandarizadas.

 

Emergen otras maneras de organizar las comunidades. El trabajo realizado desde la escuela permitió ver la pluriversidad de actores y sus múltiples intereses. Desde los distintos imaginarios, necesidades y culturas, resalta que las luchas contra el neoliberalismo y el capitalismo de este tiempo están vivas, lo que permite plantear, de nuevo, el horizonte de vida digna para estos sectores sociales. Allí la escuela se convierte en un actor central para alimentar los movimientos que permiten reconocernos como humanos diferentes, culturalmente diversos en sociedades desiguales. Solo faltó un acercamiento programático más profundo a las expresiones de lo indígena y afro, con sus diferentes acercamientos a la etnoeducación y a la educación propia.

 

Se visibilizó la glocalización y la territorialización del control del capital en la escuela. El paro también rompió la política de institucionalización como política administrativista, mostrando que hay que entrar a disputar esa nueva espacialidad. Hasta ahora el sindicato, luego de superar la primera generación de lo gremial y lo político, no había logrado volver a la institución educativa con alternativas organizativas. Y con el paro lo consiguió, y con buenos réditos: logró superar el amedrentamiento de los mandos medios, desplazar la amenaza de los directivos y volver la escuela un escenario de debate de las propuestas. Forma de proceder que le permitió recuperar activistas desde años atrás apáticos ante lo sindicial, y en casos bien importantes realizar un cuestionamiento práctico a esa cuarta característica de la despedagogización: la del descrédito y pérdida de importancia de la actividad organizativa.

 

En esta dinámica hay que resaltar que el paro volvió a las asambleas, articulando padres, niñas, niños y jóvenes como actores centrales al proceso, construyendo un nuevo tipo de relación que permitió ampliar el espectro de la solidaridad, algo bien interesante en algunos lugares pues le permitió a cada uno de los actores hacer una relación entre el pliego y sus propias demandas como ciudadanos.

 

Los dos estatutos se encuentran en la lucha. A pesar de las diferencias y distancias construidas durante estos años entre las maestras y maestros del 1278 y del 2277 (la histórica derrota de Fecode a comienzos de este siglo), con sus prácticas dispares que durante los últimos 15 años llevaron por dos caminos paralelos a los miembros de los dos estatutos, la lucha permitió construir un marco común no consensuado conceptualmente, pero sí determinado por la misma lucha, que permitió comenzar a comprender que tenían más en común de lo que parecía, y que la separación era mucho más propiciada por el gobierno. Este terreno común exige ser pensado de forma más profunda para intentar su resolución en un estatuto docente que los convierta realmente en maestras y maestros de estos tiempos. Es la hora de volver a revolver las discusiones del estatuto sin exclusiones.

 

La paz, un asunto de lo político-pedagógico. Las escuelas territorios de paz, esta es una particularidad de nuestro país, que debe ser leída con un doble sentido, de un lado, un cuestionamiento a las políticas transnacionalizadas de educación homogénea para vivir en la globalización: estándares y competencias, en donde las especificidades de nuestros contextos –marcadas por lo vivido en el acuerdo firmado con las Farc, y las negociaciones del Eln–, deben ser tenidas en cuenta, la escuela debe formar no solo habitantes del mundo, sino también hijos e hijas de la aldea. A su vez, recuerda hacia dentro y hacia afuera de la organización, que la pedagogía es política, que conecta en nuestra práctica cotidiana las propuestas que tenemos de ser humano, de sociedad y de mundo; pedagogía sin política es un sueño de tecnócratas ideologizados.

 

En ese sentido, lo negociado permite entrar en una discusión para construir la paz sobre propuestas pedagógicas, aportando por transformar la sociedad, y como al interior de ellas se mueven diferentes concepciones, desde un nuevo tipo de instruccionismo, sobre los cuerpos, la piel, la memoria, la naturaleza, la vida de los pueblos, y la necesaria lectura de sus complementariedades, para permitir que ella sea territorializada.

 

El asunto del trabajo inmaterial, eje central de la sociedad de estos tiempos

 

Como novedad, este paro permitió ver que le expropian a los educandos posibilidades de desarrollo integral en comunicación, tecnología, conocimiento, de lo cual surgen nuevas exclusiones. Ahora no se debe lucha solo por el acceso –el derecho liberal– sino por garantizar que los procesos formativos se den orientadas a gozar un mundo nuevo. Reivindicación que demanda una dinamización de los centros de investigación de los docentes (Ceid), para con ello llenar de contenidos críticos las nuevas propuestas, a la vez que amplía su incidencia sobre la intelectualidad progresista. Los Ceid EID deben ser reestructurados, dejando a un lado su función de correa de transmisión de las fuerzas políticas, convirtiéndolos en tanques de pensamiento para construir las propuestas sindicalistas para el siglo XXI.

 

Es necesario afirmar, además, que en este paro vivimos días que han sintetizado años. Es la oportunidad histórica para que los dirigentes del magisterio asuman, en unión con el movimiento social en general, la reconfiguración no solo de la escuela y de la educación sino del conjunto social.

 

Atajos por evitar

 

Como todo camino nuevo, éste está lleno de laberintos y lugares que se ofrecen como alternativa. Acá vuelve el asunto central de estos tiempos: construir una dirección colectiva que vaya más allá de personalismos, con capacidad de mostrar lo común como una realidad en la organización magisterial, iniciando rupturas con esas formas de control molecular que se dan en las organizaciones sociales, en donde el poder capitalista reproduce en las luchas internas su control, construyendo las viejas relaciones sociales de dominación.

 

Construir lo común, como tarea colectiva, desatará esos nudos, y desde lo más interno de ese ejercicio colaborativo posibilitará nuevas relaciones y formas de vida interna, referente del nuevo horizonte emancipatorio que desate burocratizaciones y controles políticos de aparatos, para hacer posible la emergencia y la invención de otras formas y procesos que hagan posible la refundación de la democracia en las organizaciones sociales populares, potencie nuevos actores y cualifique las agendas para acompañar protestas con propuestas.

 

Por esta vía llegará la reapropiación colectiva de la política como consustancial al ejercicio gremial, y lo político pedagógico fundamento de lo gremial del magisterio. Podremos así articularnos para participar activamente en la reconstrucción de lo público desde lo popular y de esos patios interiores de la democracia que es nuestra subjetividad, convirtiendo en actores a los afiliados y a los grupos de pobladores y otros procesos con los cuales construimos lo común.

 

Abrir ese nomadismo organizativo y político, para construir esos nuevos indicios del camino por recorrer, exige construir no solo la vía, sino también las alertas que tratan de darnos señales de los problemas que encontraremos: corporativismo, gremialismo o un politicismo teórico que no tiene implicaciones en la vida de las comunidades. Las principales señales serían:

 

Evitar el síndrome de Narciso. Se habla del triunfo, se valora de mil maneras lo logrado; no obstante, sino se reconocen sus indicios el sol puede oscurecer el camino, lo que demanda pasar a una vida colectiva más activa, a pensar entre todas y todos cómo hacer posible las nuevas realidades y dimensiones, abriéndose a los procesos sociales y culturales con nuevas articulaciones. Lo que también exige adecuaciones de la organización social propia, hacia dentro. El efecto Narciso puede dejar a la organización anclada en el pasado, pero sin construir estructuras y procesos para enfrentar y ganar las próximas batallas.

 

No enfrentar la despedagogización como el eje de la ley 715. Vivimos desde hace años el retorno al instruccionismo, uno que reduce el acto educativo al conocimiento propio de cada una de las disciplinas y a las didácticas básicas para aplicar y dar resultados, el aprendizaje de un mínimo de mínimos. Un buen ejemplo de ello son los programas de los derechos básicos de aprendizaje DBA y Todos a aprender, y el camino tomado por las pruebas estandarizadas. La preocupación es que la exaltación de lo conseguido no alcanza a cuestionar cómo se desarrollan estos programas y la manera cómo producen esos dos efectos de la despedagogización: la desposesión simbólica del oficio y la pauperización de la vida del maestro, a nivel personal y social.

 

Por esta vía, abordando acríticamente competencias y estándares, olvidamos que el Banco Mundial ya no está en Washington, sino hasta en la última escuela de la última vereda. Realidad que demanda superar los discursos maximalistas del tipo “anti”, que inhabilitan las búsquedas de la práctica pedagógica. Por ello, de nuevo, es necesario volver al movimiento pedagógico, una red nacional que confronte las políticas hegemónicas con propuestas alternas, no homogéneas, en procura de nuevos caminos.

 

La fortaleza del paro en las instituciones también permitió que emergieran las fisuras de las maestras y maestros bajo la figura de miedo a las represalias, de resentidos con actitudes y maltratos sindicales, de los indiferentes, pero ante todo develó una falta de solides organizativa, mucha fragilidad en la institución escolar, por la manera cómo se constituyeron esos movimientos sociales de primera generación, fuertes frente a poderes centralizados y a estados-nación monolíticos.

 

El nuevo escenario, construido en esta lucha, debe llevar a aprovechar el cuarto de hora para volver a un trabajo más de base territorializado, dándole forma a las múltiples expresiones emergentes en esta coyuntura. Lo que implica, volver al ejercicio asambleario de base, para construir entre todas y todos los procesos retomar la escuela como un lugar de conflicto y confrontación de concepciones sobre la sociedad y la educación, que toma forma en las pedagogías y metodologías que trabajamos; a la par, insertar en la comunidad este ejercicio de escuela repoteniada, al punto que sea claro para el conjunto que defendemos los intereses de toda la sociedad.

 

La pertinencia como asunto central. Lo más complicado en este tiempo es darle lugar a una reflexión de lo propio: ¿cómo desde acá, desde el sur, nos inscribimos en el mundo de la cuarta revolución industrial? Un pensador boliviano llama a esto, reconocernos viviendo en “sociedades abigarradas”, donde muchos de los elementos que constituyen nuestros discursos básicos –de izquierdas y derechas– deben aterrizar en lo particular de nuestras formaciones sociales. Entonces, pensar la pertinencia tiene consecuencias profundas sobre los discursos que hemos usado para caracterizar la sociedad del aquí y el ahora, es decir, es el tiempo de la imaginación, tiempo para volver a construir explicaciones desde nuestras formaciones sociales para dar lugar también a esa escuela que busca sentido desde lo profundo de nuestras identidades, porque como bien enfatiza el maestro René:

 

“Si se dice que Bolivia es una formación abigarrada, es porque en ella no solo se han superpuesto las épocas económicas (las del uso taxonómico común) sin combinarse demasiado, como si el feudalismo perteneciera a una cultura y el capitalismo a otra, y ocurrieron sin embargo en el mismo escenario [...] verdaderas densidades temporales mezcladas, no obstante, no solo entre sí del modo más variado, sino que también con el particularismo de cada región, porque aquí cada valle es una patria en un compuesto en el que cada pueblo viste, canta, come y produce de un modo particular y hablan lenguas y acentos diferentes, sin que unos ni otros puedan llamarse por un instante la lengua universal de todos. En medio de tal cosa ¿quién podría atreverse a sostener que esa agregación tan heterogénea pudiera concluir en el ejercicio de una cuantificación uniforme del poder?”. René Zabaleta8.

 

* Planeta Paz. Expedición Pedagógica Nacional
1 Negri, T. y Hardt, M. Imperio. Bogotá. Ediciones Desde Abajo. 2001.
2 Jiménez, C.; Puello, J.; Robayo, A.; y Rodríguez, M. Lo común. Alternativas políticas desde la diversidad. Bogotá. Cedepaz–Planeta Paz. 2017.
3 Declaración Final del coloquio de Venecia de 1985.
4 Basta resaltar cómo las pruebas Pisa para los años siguientes han sido contratados con el grupo Parsons, de origen inglés, y principal vendedor de tests de todo tipo para educación en Estados Unidos, y que hoy penetra en América Latina a través de diferentes ONG y organizaciones privadas.
5 Mejía, M. R. Globalizaciones y educaciones. Entre el pensamiento único y la nueva crítica. Tomo 1. Bogotá. Ediciones Desde Abajo. 2006.
6 Oxfam. Informe Oxfam 2017: desigualdad y concentración mundial. Londres. Oxfam. 2017.
7 Demostró así Fecode que no solo sí se podía sino que si se tienen propuestas y se exponen con claridad a la sociedad, éstas amplían la solidaridad y se ganan el apoyo de grupos y de personas de las comunidades que hace tiempo debieron ser recogidas en/para una transformación de la práctica sindical.
8 Zabaleta, R. Las masas en noviembre. En: Bolivia hoy. México. Siglo XXI. 2014. p. 17.

Información adicional

  • Antetítulo: ECOS DEL PARO MAGISTERIAL
  • Autor: MARCO RAÚL MEJÍA*
  • Edición: 239
  • Sección: Memoria
  • Fecha: Sept20-oct20
Visto 145 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.