Viernes, 18 Mayo 2012 16:46

¿Tienen futuro dentro de la estrategia “De cero a siempre”?

Escrito por Carlos Valbuena
Valora este artículo
(7 votos)
¿Tienen futuro dentro de la estrategia “De cero a siempre”?
La segunda semana de mayo tuvo la fortuna de iniciarse con las mujeres como protagonistas. No se trató de un reinado u otra especulación con sus cuerpos sino de cientos de Madres Comunitarias que entre el lunes 7 y el martes 8 se hicieron sentir en pueblos y ciudades del país para protestar por la política gubernamental de la primera infancia, llamada “De cero a siempre”.

El no reconocimiento de las Madres Comunitarias como trabajadoras cuyo patrón es el Estado, y lo que esto implica en derechos, es el eje histórico de las luchas afrontadas por ellas. En el paro de los días 7 y 8 de mayo, estas reivindicaciones no quedaron por fuera. Pero también se levantaron otras, motivadas por la puesta en práctica de la estrategia oficial conocida como “De cero a siempre”.

Un gran negocio


La atención integral de la primera infancia (cuidado, alimentación, salud, recreación, educación) deberá ser siempre una prioridad. Para que así sea, se deben destinar recursos y construir edificaciones adecuadas, y preparar del mejor modo la población que responda por ello. Esta es una verdad innegable. Pero al diseñar políticas y destinar dineros que lo posibiliten, no se puede soslayar la realidad del sector, organizado por años a través de los hogares comunitarios y sus responsables, las Madres Comunitarias.

Es decir, el diseño de cualquier política para el sector debe tomar en cuenta e integrar como bastión del mismo a quienes, a riesgo de su salud, han garantizado –a muy bajo costo– su funcionamiento. Por ningún motivo pueden ser arrojadas a la calle. Pero otra cosa se proyecta en la estrategia puesta en marcha por el actual gobierno.

“De cero a siempre” es una Estrategia Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia, creada por la administración Santos y cuya vocería está en cabeza de doña María Clemencia Rodríguez de Santos. Sin tal nombre, esta política la proyectó el anterior gobierno desde 2002. Por eso, las Madres Comunitarias realizaron en 2009 un paro ante el riesgo de que las acabaran. “De cero a siempre” es un nuevo modelo de atención. El actual depende del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y tiene varias modalidades de atención, una de ellas las Madres Comunitarias, aunque en términos generales se conoce a la mayoría de modalidades con esa denominación porque cumplen la misma función social en los barrios populares.

El nuevo modelo es una política que viene del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y se sustenta en una alianza público (ICBF-Fonade)-privado (operador nacional o internacional. Con la llegada del TLC, se busca que los parafiscales que financian la política del ICBF desaparezcan, como se le quiere incluir en la reforma tributaria, de modo que sean los municipios, las regalías y los préstamos, entre otros, los que provean los aportes entregados hasta ahora por el Estado central.

Con esta nueva política, privatizadora de la atención y la educación de la primera infancia de los barrios populares, se le dan muchos millones de pesos a la empresa privada, ahora sí ‘interesada’ por un sector al que nunca determina. Para que así se haga, el Estado firmará acuerdos con lo que ahora se conoce como operadores: Fundación Éxito, Fundación Mario Santo Domingo, Fundación Corona, Fundación Carulla, Fundación Carvajal, Cartón de Colombia, Comfenalco, y ONG de políticos regionales.

El Gobierno está comprometido para que este año empiece en forma esta política. Por eso, respecto a 2011, aumentó en un billón de pesos el presupuesto para 2012. Del sector público, la inversión para los cuatro años de gobierno es de 5,6 billones, cifra superior –casi tres veces– a los casi dos billones de pesos que se invirtieron en el anterior gobierno. Hoy, con lo que el Gobierno destina para los hogares de bienestar, la atención de un niño al año cuesta 700.000 pesos, sin contar todo lo que aportan las Madres, mientras a los operadores les van a dar 2.680.000-niño por igual período de tiempo, incluyendo la construcción o adaptación de locaciones. ¿Será que los recursos se invertirán en una buena atención a los niños o será el negocio lo prioritario?

Humillación para las Madres Comunitarias


Esta situación indigna a las Madres, pues durante 25 años el Estado les dio una pequeña bonificación por el servicio, con el argumento de que un sueldo generaría una crisis en las finanzas públicas. Pero, además, la alimentación de la población atendida se medía con lupa. Qué decir de la dotación. Como se sabe, para cumplir con su labor, las Madres ponían sus casas, fuera de sacar de sus pequeños ingresos para contratar madres auxiliares, dotar el hogar, pintar cada año sus instalaciones y cumplir con el creciente volumen de requerimientos de las delegaciones del Ministerio de Salud y otros entes.

De pronto, todo cambia. Cuando el Estado decide inyectarle más dinero al sector, el Gobierno dice que ellas no están preparadas para atender los niños, pues no son profesionales ni tienen capacidad para administrar recursos. ‘Olvida’ la institucionalidad que las Madres tienen una experiencia acumulada de 25 años, en las cuales diseñaron con su práctica las líneas fundamentales de lo que debe ser la atención a la primera infancia, dejando de ser cuidadora de esta población y asumiendo en los hechos como educadoras de sus primeros valores y conceptos fundamentales.

Para que ande el proyecto, se crearán Centros de Atención Infantil donde se puedan atender muchos niños. Cada Centro contará con algunas/os profesionales para atender y administrar, además de las Madres con edad entre 18 y 45 años que sean vinculadas como auxiliares o en servicios generales. Como es un proyecto naciente, pese a los dineros destinados, las construcciones proyectadas para la atención de esta población tomarán su tiempo, por lo cual algunos de los hogares comunitarios que han operado por más de una o dos décadas serán involucrados al programa, claro, bajo tutela de la empresa privada que se embolsicará los dineros por supervisarlas.

Finalmente, se busca concentrar un negocio con muchos niños y poco personal, y apropiarse de la experiencia y el acumulado social que representan las Madres, además de quitarles a los usuarios y sus niños: verdadero desplazamiento de estas Madres.

Mentiras para un negocio


El 17 de abril, en debate de control político, Alexander López, senador del Polo Democrático, le insistió al director del ICBF sobre por qué se busca implementar la política “De cero a siempre” sobre niños que atienden las Madres, cuando el artículo 136 del plan de desarrollo dice que el objeto central es darles atención a niños que no lo tengan del Gobierno: población vulnerable. Este desplazamiento es quitarles los niños y por lo tanto acabarlas.

El Gobierno dice que no busca acabar las Madres Comunitarias, pero al director del ICBF se le fue la lengua y dijo: “De aquí a 2019 no debe haber un hogar comunitario funcionando en las casas”. Esta situación se suma a la presión que algunos funcionarios del Instituto han ejercido sobre las Madres para que se acojan a la estrategia “De cero a siempre”, como señala Elvira González, de Urabá: “En Turbo, muchas mujeres fueron obligadas por los funcionarios a pasarse a la estrategia; también me he enterado aquí de que en La Guajira las engañaron para que renunciaran a la personería jurídica, mientras en Boyacá la Caja de Compensación sacó a las Madres, y en otro caso se puso a los niños a aguantar hambre: Tuvieron que venirse al ICBF a denunciar la situación”. Muchas denuncias así expusieron las Madres en el paro. Así se explica que en la página web del ICBF se diga que 1.200 Madres ya han pasado a la referida estrategia.

La tramposa ilusión


De 79.000 Madres que hoy tienen responden por la atención de los niños de los barrios populares, sólo vincularán a unas temporalmente en el nuevo programa; las demás quedarán por fuera, pues ‘no reúnen’ los requisitos. En medio de la desinformación y la incertidumbre, el Gobierno se encarga de mostrar que no hay más opción y que las Madres deben pasarse a la estrategia, pues allí recibirán 800.00 pesos de sueldo y un contrato, pero se sabe que esto es temporal y para pocas, aunque al principio necesitan muchas Madres para la transición y mientras montan el negocio. En muchos sitios quizá les salga más rentable dejar Madres trabajando para que pongan las instalaciones donde ahora laboran. Lo importante es que estén bajo la administración del operador.

Como entre las Madres hay variadas modalidades, circunstancias y realidades, no todas se afectan en el mismo grado. También hay las que sólo esperan que su pensión para irse, mientras otras están en plena edad laboral. Finalmente, todas se afectan porque la nueva estrategia se instaura desbaratando el actual programa y robándole todo su capital social y humano, y parte de su infraestructura. Las Madres siempre estarán de paso por la estrategia. Los únicos que estarán en ella son los operadores. Las Madres siempre serán ellas mientras estén fuera de la estrategia, pero para resistir y mantenerse por fuera se requiere un nivel organizativo, de movilización y propuesta en lo nacional, para tener capacidad colectiva de decisión y negociación. Entre tanto, la estrategia se impone y muchas Madres no ven opciones. La lucha permite despertar.

Acuerdos, como hoja de ruta


Los acuerdos logrados en las actas del lunes 7 y martes 8 son un primer paso, como lo dejó ver Rocío Alvarado, vocera de la ADDHIP: “Logramos ponernos de acuerdo sobre los puntos gruesos por trabajar. No podíamos detenernos en las minucias de cada cosa porque nunca hubiéramos salido de la negociación; ahora necesitamos que todas ustedes se reúnan en sus hogares y regiones, y nos manifiesten todas las inquietudes, para prepararnos para la discusión del 8 de junio. No hay que bajar la guardia. Debemos presionar para que en el momento de discutir y negociar el Gobierno nos cumpla”.

De aquí al 8 de junio, fecha de la próxima cita con el Gobierno, las Madres tienen la gran tarea de discutir los acuerdos y sus minucias. Sólo con movilización se puede garantizar que un acuerdo se cumpla. Es posible que con las discusiones se replanteen aspectos de la primera etapa porque únicamente se identificaron algunos puntos generales, pero falta ver la coherencia entre unos y otros a la hora de desarrollarlos, si se toma en cuenta que la situación de las Madres no es homogénea, y para la mayoría su futuro inmediato es incierto y son insuficientes los acuerdos desarrollados parcialmente.

En la negociación, fueron representantes de las Madres: Olinda García (Sintracihobi), Rocío Alvarado (Addhip), Stella Hoyos (Amcolombia), María Eugenia Ramírez (Ilsa) y Ligia Inés Alzate (CUT), y un grupo acompañante. El Gobierno estuvo encabezado el primer día por Diego Molano, director del ICBF. Estos fueron los principales aspectos:

1. La vinculación de las Madres a la estrategia “De cero a siempre” es opcional. El paso de las Madres y los niños es gradual, y ellas se acogerían a las nuevas condiciones laborales y los perfiles ofrecidos. La estrategia está soportada por los agentes educativos en general y las Madres Comunitarias en particular.
2. Para los hogares comunitarios que no transiten a los Centros de Desarrollo Infantil, se les propondrá a las instancias pertinentes una política pública que abarque para las Madres la defensa de sus derechos en lo laboral, pensional y profesional, siempre en el marco de la política pública de atención a la primera infancia. Para ello, se establecerá una mesa que propenda por la cualificación de estas modalidades, la definición de acciones a tres años y la revisión de una propuesta de equidad salarial y de pensiones.

En el segundo día no estuvo el director del ICBF, y la representatividad gubernamental estuvo conformada por Mauricio Olivero, viceministro de Trabajo; Andrés Restrepo, director de pensiones del Ministerio de Hacienda, y Germán Quiroga González, de la Subdirección de Primera Infancia del ICBF. Estos son los principales aspectos:

1. Para un ingreso digno a la vejez, se tendrán en cuenta tres tipos de casos para resolver el problema de la pensión. En la reunión de junio 8 se revisará la información sobre la situación pensional de las Madres.
2. Las Madres y el ICBF deberán calcular el ingreso que reciben con todos los beneficios, para buscar mecanismos que permitan el eventual pago de un salario. Adicionalmente, presentarán y harán entrega de los estudios que se han adelantado para lograr el reconocimiento de un salario mínimo.
3. Se acuerda desarrollar una reunión mensual para hacerles seguimiento a los acuerdos.
4. Las Madres se reservan el derecho de convocar asambleas para verificar lo acordado.

¿Qué caminos coger?


Hay que resaltar que con los acuerdos se abrió camino para el logro histórico del reconocimiento de las Madres como trabajadoras y su derecho a la pensión, pero hay que tener en cuenta que con la estrategia “De cero a siempre” no es claro el futuro para ellas. Hasta ahora, la estrategia intimida, invade, coopta, desplaza y les roba su espacio. Por ahora, en el acuerdo se dejó como opcional que se transite a la nueva estrategia, situación entendible por la realidad que viven las Madres. Pero no por eso, en este momento –cuando se empieza a dar el debate– se debe dejar de cuestionar esa política, porque dejar como opcional es ausencia de propuestas y entregar fácilmente el lugar histórico de las Madres. Esto es una responsabilidad de todas ellas y de la sociedad.

Una oferta para que las Madres reconocidas como trabajadoras se mantengan en su autonomía y su sentido comunitario sólo es viable con la organización nacional. Es fundamental que las Madres se conserven como sector de trabajadoras. Hay que pelear para que en el Instituto permanezca como programa de modalidad específica. Así como el Gobierno tiene políticas para sectores femeninos, también debe tener una política para las Madres Comunitarias. Que esta política haga parte de las políticas de la niñez.

Como con “De cero a siempre” las Madres siempre estarán afuera, se requiere que, además de las discusiones de negociación, se aproveche el momento para desarrollar un eje de discusión sobre su futuro organizativo, tema urgente porque, si las Madres se quedan fuera, deben luchar por su modalidad y sus derechos en medio de “De cero a siempre”; pero si se van a la estrategia, también deben luchar por sus derechos.

Luz Dary Ayala, de Asodenfa, comentó respecto al momento que viven las Madres: “Lo que dice el Gobierno aún no está muy claro. Vamos a empezar a visitar a otras madres de Ciudad Bolívar para socializar la problemática, y estamos invitando a un foro sobre el tema el 3 de junio”.

¿Y dónde están los niños?


El Gobierno quiere hacer ver que criticar su política va contra los niños, manipulando a la opinión en contra de las Madres. Importa es el negocio. Si el Gobierno tuviera interés en los niños, hubiera hecho lo que dijo en el plan de desarrollo: mejorar el programa de las Madres Comunitarias para que ellas siguieran atendiéndolos, y hubiera dejado “De cero a siempre” para los niños vulnerables, que carecen de atención. De los tres millones de niños pobres, las Madres atienden 1.400.000. El Gobierno debiera atender el resto, pero desplazará a las Madres para montar un gran negocio con los recursos públicos y sus amigos de clase, atender los que ya están atendidos y echarse flores, mientras 1.600.000 niños, gran parte del futuro de Colombia, se degradan en la miseria.

Según María Victoria Forero, del sindicato del ICBF, la nueva política discrimina y les entregará los niños de Colombia a unos negociantes: “Mal que bien, en el Instituto tenemos un proyecto pedagógico, que ya no se aplica como en los buenos tiempos del Instituto, pero, mientras los nuevos operadores, que nada saben de niñez, sólo van a tener unas directrices generales. Pedagógicamente pueden aplicar lo que quieran. Entonces, si un operador es evangélico, ¿qué va a aplicar? En los estratos altos, a los niños les trabajan prelectura y preescritura desde los tres años, mientras a nuestros niños sólo van a ponerlos a jugar. Pero como los niños no dan votos y no tienen Mane para que los defienda, entonces nos toca defenderlos”.

Información adicional

  • Antetítulo:Madres Comunitarias
  • Autor:Carlos Valbuena
  • Edición:180
  • Sección:Lucha social
  • Fecha:Mayo 20 - junio 20 de 2012
Visto 16274 vecesModificado por última vez en Viernes, 18 Mayo 2012 16:54

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.