Viernes, 22 Marzo 2013 07:32

Crisis del agua: espejo de la irracionalidad

Escrito por Álvaro Sanabria Duque
Valora este artículo
(8 votos)
Crisis del agua: espejo de la irracionalidad

El 22 de marzo de 1994 se celebró por primera vez el Día Mundial del Agua, en obediencia al mandato de Naciones Unidas, aprobado en 1992. Lo que significa que en el año que cursa se realiza por vigésima vez, con el ingrediente adicional que 2013 fue declarado el Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua.

 

Las inquietudes que surgen alrededor de las condiciones en que se extrae y usa el líquido vital, que a diferencia de los demás recursos carece de sustituto, se comienzan a presentar en razón de la inutilización creciente de cuerpos de agua para el consumo humano, como consecuencia de fuertes cargas de contaminantes. La muerte literal de algunos ríos y lagos como ecosistemas vivos, fue el campanazo de alerta que dio inicio a verdaderas maratones de conferencias y simposios, y a la fundación de instituciones –cada vez más numerosas– dedicadas a plantear soluciones a la problemática.

 

Sin embargo, el avance parece bien poco, si nos atenemos a las cifras que manejan las mismas instituciones oficiales que, como veremos más adelante, son conscientes de que el agua es cada vez más escasa y se aleja de su condición de recurso libre y necesario, lo que le permitió a Adam Smith contrastarlo con los diamantes, como un ejemplo de un bien con un alto valor de uso y con bajo o ningún valor de cambio.

 

Y es esa escasez, paradójicamente, la que le da sentido a la consagración de este año como el de la Cooperación en la Esfera del Agua, pues se vislumbra la posibilidad de conflictos por el uso de cuencas transfronterizas. Como lo señala la Unesco, 148 países poseen al menos una cuenca transfronteriza, y de éstas se cuentan 276 en el mundo (64 en África, 60 en Asia, 68 en Europa, 46 en América del Norte y 38 de América del Sur), que quieren ser reguladas para reducir las probabilidades de conflicto, y, siguiendo la lógica del verdadero sentido de los acuerdos internacionales, para facilitar su uso a los más poderosos, que son las más "estresados" desde la perspectiva de la oferta hídrica.

 

Cifras que aterran

 

Para ilustrar el agua consumida en la producción de alimentos, la FAO utiliza un símil que quizá ilustra más que cuadros y gráficos. Dice: "Imaginémonos un canal de 10 metros de profundidad, 100 de ancho y 7,1 millones de kilómetros de largo (lo suficiente como para circunvalar 180 veces al globo terrestre). Esta es la cantidad de agua necesaria anualmente para producir el alimento de una población de 6,6 mil millones de personas. Si a esto se le suman otras 2 o 3 mil millones de personas, y se hacen los ajustes en sus dietas alimentarias a base de cereales, que actualmente están en proceso de cambio hacia carne y vegetales, habría que alargar el canal en unos 5 millones de km para obtener el agua necesaria para alimentar a la población mundial".

 

La extracción de agua dulce por año gira alrededor de 4 mil kilómetros cúbicos, de los cuales el 70% se dedica al sector agropecuario, el 22% a la industria y el 8% restante es para el consumo doméstico. Dado que la cantidad de agua dulce renovable se estima en 43.700 kilómetros cúbicos aproximadamente, no deberíamos tener problemas de abastecimiento si no fuera porque de ese total, una cifra cercana al 69% son glaciares y nieves perpetuas, y otro 30% son aguas subterráneas. En otras palabras, las aguas de extracción fácil son una pequeña parte, y de los aproximadamente 11 mil kilómetros cúbicos de agua dulce superficial, en la actualidad se explota cerca del 30%.

 

El problema hacia adelante consiste en que el "desarrollo" implica un aumento más que proporcional del consumo de agua respecto del crecimiento de la población. En efecto, si tenemos en cuenta que la diferencia de consumo per cápita entre un habitante promedio del llamado mundo desarrollado y uno de bajos ingresos del mundo "subdesarrollado" es de 7,5 veces, es de esperarse que la presión sobre los recursos hídricos será cada vez más fuerte. Las estimaciones más aceptadas concuerdan en que para el año 2025, la demanda de agua en el mundo será un 56 % superior al suministro.

 

Pero, si observamos el problema regionalmente, éste toma un cariz aún más dramático, pues la distribución del agua dulce no es ni mucho menos homogénea. La región asiática, por ejemplo (ver tabla), que alberga el 60% de la población mundial, dispone tan sólo del 36% del recurso, y Europa –cuya población representa el 13%– posee tan sólo el 8% del bien. América, Australia y Oceanía, son las únicas regiones que cuentan con una disponibilidad mayor frente al porcentaje de población que tienen, siendo Suramérica una región privilegiada en ese sentido.

 

El desbalance entre oferta y demanda de agua ha dado lugar al concepto de "presión hídrica", cuyo límite se estima en 1.700 m3/habitante-año. Por debajo de 1.000 m3/habitante-año, que la organización Mundial de la Salud considera como el consumo de agua mínimo requerido para la satisfacción de las necesidades básicas, se habla de "umbral de penuria hídrica". Las personas que se estima están sometidas a presión hídrica, ascienden a 2.300 millones, mientras que las sometidas a penuria hídrica suman 1.700 millones, esto es, que el 57% de la población mundial tiene problemas de alguna gravedad con el suministro de agua. Para el año 2025 se considera que la cifra total de habitantes con este tipo de problemas puede llegar a 5.900 millones de personas (70% del total).

 

En la actualidad, en Asia, el 65% de los poblados carece de agua corriente potable, mientras que en África esa cifra es del 27%. En América Latina y el Caribe la carencia alcanza el 6% y en Europa el 2%, en una muestra que la distribución geográfica de la población en relación con la oferta hídrica, además, claro está, de otros problemas, cuestiona seriamente la forma como el capital ha terminado agrupando la gente en los distintos espacios geográficos, hasta el punto que el 85% de la población mundial vive en la mitad más seca del planeta.

 

Una de la formas de escapar de la escasez localizada del agua ha sido mediante el recurso de la importación de bienes intensivos en ese bien. El intercambio comercial que tiene lugar por esa razón se conoce como flujo de "agua virtual", que puede representar un 16% del uso de agua en la agricultura. Se calcula que el 62% de la "huella hídrica" (total de agua utilizada en la producción de bienes y servicios de un país o región) del Reino Unido proviene del agua virtual y tan sólo el 38% se extrae de sus recursos hídricos internos.

 

Arabia Saudita anunció que va a disminuir su producción de cereales para reservar sus aguas subterráneas, amenazadas por la sobreexplotación. La compra de tierras por parte de éste país petrolero tiene también como propósito reemplazar el uso de su propia agua, lo que nos indica otra dimensión del acaparamiento de tierras por parte de los países excedentarios en recursos financieros, pues con la tierra llega el agua (se estima que el 66% del agua dulce disponible en la región árabe tiene su origen fuera de la región).

 

Contradicciones que matan

 

Si se acepta que el límite de los 1.700 m3/habitante-año, es una cifra aceptable para que las personas no sufran carencias de agua, es necesario triplicar la producción de agua, tan sólo para que la población actual satisfaga sus necesidades. Sin embargo, hasta acá no hemos considerado que una parte no despreciable del agua deja de ser utilizable para el consumo humano. En efecto, el 85% de las aguas utilizadas no tienen tratamiento, lo que aumenta no sólo la vulnerabilidad de la población, sino que hace de la contaminación un factor fuerte de reducción de la oferta hídrica para el consumo humano directo.

 

Entre fertilizantes y pesticidas provenientes de una agricultura adicta a los químicos, residuos industriales y aguas servidas, se calcula que se vierten a los cuerpos de agua alrededor de 2 millones de toneladas de desechos, estimándose que la carga de contaminación puede afectar en la actualidad un volumen aproximado de 12.000 kilómetros cúbicos de agua. Si bien las fuentes de agua cuentan con procesos de autodepuración, el tamaño y periodicidad de las descargas impide que esos procesos cumplan su ciclo y reviertan los efectos de las descargas.

 

El agua es víctima, entonces, de los procesos de aglomeración urbanos y de una agricultura cuyo paquete tecnológico es irracionalmente tóxico (se calcula que en los países de altos ingresos el 54% de los contaminantes los vierte la producción de alimentos, y que en los de bajos ingresos esa cifra se eleva a 54%). El asunto, sin embargo, tiende a agravarse, si se sigue incrementando el área que se cultiva para agrocombustibles, pues se considera que se requieren 820 litros de agua por cada litro de carburante producido.

 

La producción de energía a través de las hidroeléctricas también tiene su lado oscuro, pues se ha convertido en un verdadero problema al cortar los flujos naturales de los ríos y alterar el ciclo hídrico y las velocidades y los caudales, provocando inundaciones o bajos niveles en las restantes zonas del cuerpo de agua. En la actualidad, existen en el planeta más de 45.000 presas con más de 15 metros de altura, que no sólo han representado alteraciones de las tierras aledañas, sino desplazamientos masivos y pérdida significativa de biodiversidad.

 

Pero, el cierre del círculo viene de la mano de la explotación del gas de esquisto, a través del proceso de fracturación (fracking) de las piedras, que requiere de una mezcla o "lodo" concentrado de agua, arena y químicos, que hace del agua utilizada en el proceso un líquido fuertemente contaminado, sin opción de utilizarse posteriormente para consumo humano. Pemex, petrolera mejicana, estima que en los pozos de ese país se necesitan de 3 a 8 millones de galones de agua por pozo.

 

Llama la atención, entonces, que se dediquen días al agua, pero que simultáneamente se promueva el aumento de la productividad agrícola y "segundas" revoluciones verdes. Igualmente que se silencie el uso de fuentes de combustible "alternativas" como el gas de esquisto, un indiscutible depredador de agua. También es curioso que sobre los riesgos de la escasez hídrica, a diferencia de los disensos sobre el calentamiento global, la academia haya mostrado consenso, pero nada se haga al respecto.

 

Gerry Galloway, profesor de ingeniería de la universidad de Maryland, acuñó el concepto del "dilema de la caja de agua", para señalar que el problema era conocido tan sólo entre especialistas. Ya sea que se trate de académicos o de un reducido número de activistas, a lo que Galloway se refiere es que al interior de la "caja de agua" puede haber acuerdo, pero que nada se gana si por fuera de esa caja, nadie se interesa. Políticos y empresarios, así como la burocracia internacional parecen incrédulos, cuando en realidad son cómplices de priorizar las ganancias, la eficiencia y la geopolítica sobre la vida misma. Las poblaciones afectadas por los macroproyectos y la minería, como es el caso de los pobladores de Cajamarca en el Perú, los habitantes de la zona de influencia del páramo de Santurbán en Colombia o los resistentes a la hidroeléctrica del Quimbo, en el sur de éste mismo país, han demostrado que están dentro de la "caja del agua". Hace falta que de una forma integral, quienes creen que "otro mundo es posible" también se metan allí para que las ganancias no derroten a la vida.

 

Las víctimas de siempre

 

De acuerdo con el boletín número tres de la Unesco sobre el agua, 1.523.000 personas mueren al año en el mundo por diarrea provocada por mala calidad del líquido, 863.000 por malnutrición y 526.000 por malaria, casos asociados de forma directa a fallas en el suministro de agua en buen estado. Los países más pobres gastan el 14% del PIB enfrentando desastres naturales relacionados con el ciclo hidrológico, siendo los más importantes las inundaciones (50%), las epidemias relacionadas con el agua (28%), sequias (11%), avalanchas (9%) y hambrunas (2%).

 

Si sumamos la irracionalidad en el consumo que, por ejemplo, prioriza la ingesta de carne cuya producción requiere de 15 metros cúbicos de agua por cada kilo del producto, a la de cereales en la que el gasto de agua por kilo producido es tan sólo de 1,5 metros cúbicos, o a la de legumbres, raíces y tubérculos en los que el gasto de agua se reduce a un metro cúbico, completamos una arista más del cuadro del absurdo en el que se han convertido las relaciones sociales capitalistas en esta etapa postmoderna.

 

Las multinacionales, en el entretanto, hacen su agosto. La compañía Coca Cola que es la empresa de bebidas más grande del mundo, utiliza más de 283.000 millones de litros de agua por año. Esta empresa, que gastó entre 2,7 y 4,0 litros de agua por cada litro de su bebida de marca, embotella agua que es equiparable a la de las llaves y por la que puede cobrar hasta 100 veces el valor de la del tubo (en Londres, la compañía fue acusada de agregar bromato –un producto cancerígeno– al agua embotellada para darle sabor). Bechtel, Monsanto, Vivendi y Suez, entre las principales, se apoderan del agua en el mundo y la mercantilizan, controlando hoy el acceso al agua potable de más de 100 millones de personas en el planeta.

 

Si el agua es vida, dejárnosla arrebatar o permitir que la contaminen es abrazar la muerte. Meternos todos en la "caja del agua" significa renegar de las lógicas del capital y plantear distintas formas de ser. Alterar las prácticas del consumo, recuperar para el colectivo las condiciones básicas de la vida y demostrar que la eficiencia y el costo no son en todos los casos criterio fiable en la toma de decisiones, son tareas que urge asumir, si de verdad perseguimos un mejor vivir.

 

Gráfico

Población y disponibilidad de agua

Región América del Norte y Central América del Sur África Asia Australia y Oceanía Europa

Población (%) 8 6 13 60 < 1 13

Disponibilidad

de agua (%) 15 26 11 36 5 8

 

Fuente: Naciones Unidas (Informe sobre desarrollo de los recursos hídricos)

 

Información adicional

  • Autor:Álvaro Sanabria Duque
  • Edición:189
  • Sección:Ambiente
  • Fecha:Marzo 20 - Abril 20 de 2013
Visto 5865 vecesModificado por última vez en Viernes, 22 Marzo 2013 08:10

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.