Martes, 24 Septiembre 2013 10:30

"Es un río quien firma este poema"

Escrito por Pedro Miguel Tapia
Valora este artículo
(1 Voto)
"Es un río quien firma este poema"

Se celebran por estos días los 100 años del nacimiento del poeta Eduardo Carranza, acaecido el 24 de julio de 1913, en Apiay, Llanos Orientales. Su deceso ocurrió en Bogotá en 1985.

 

Él y su obra propician reacciones diversas. Unos lo definen como el derechista que no merece recordarse; otros, como el más grande poeta colombiano. Unos, como un tradicionalista pasado de moda, en fin, es polémico sin lugar a dudas. Por eso se debe echar una mirada sobre su obra.

 

Carranza fue profesor, literato, diplomático, director de la Revista de las Indias, del suplemento literario de El Tiempo y de la revista de la Universidad de los Andes. En 1939 hizo parte de los fundadores de "Piedra y cielo", movimiento literario de las décadas 40 y 50, una iniciativa que lideró con Arturo Camacho Ramírez, Antonio Llanos, Gerardo Valencia, Carlos Martín, Tomás Vargas Osorio y Darío Samper. Algunos dicen que el poeta nariñense Aurelio Arturo figuró en esa lista.

 

"Piedra y cielo", el nombre de este movimiento, es una expresión retomada de una obra de Juan Ramón Jiménez. Se encuentra allí una nueva sensibilidad en una poesía sin elementos de vanguardia, que rescató el llamado "Siglo de oro español".

 

En ese entonces contendieron en las letras y la política tres generaciones: la del "Centenario", los "Nuevos", y "Piedra y cielo".

 

El movimiento tuvo dos vertientes: una, el americanismo, con los chilenos Pablo Neruda, Vicente Huidobro y Gabriela Mistral; el argentino Jorge Luis Borges, el peruano César Vallejo y el colombiano Arturo Camacho Ramírez; otra, la hispánica tradicional y neoclásica, entroncada con la poesía española, en especial la revaloración del gongorismo. Era una posición de tradición, patria y no al modernismo literario. La posición de Carranza fue de la doble temática hispánica y tremendamente americanista, y en defensa de la colombianidad.

 

Es cierto que Carranza fue en política de derecha, defensor de Primo de Rivera. Se dice que fue el primero en Colombia en entonar "De cara al sol", el himno de la falange española, e hizo parte de las juventudes nacionalistas hacia 1934, y consideró como sus símbolos la cruz latina y a Simón Bolívar como "jefe único y único jefe".


Si eso fue Carranza en política, ¿qué se le rescata? La respuesta es simple: su poesía. Hoy día ya no es unilateral la relación entre la posición política del escritor y su obra, aunque Lenin demostró en sus escritos sobre Tolstoi que esa relación necesariamente no es así. Después, por décadas, se enseñó que en casos como el del poeta Eduardo Carranza se le debía repudiar por fascista, aun sin leer su obra, pues de por sí se entendía que era reaccionaria. En la actualidad, los poetas llaneros, que no lo consideraban, lo rescatan en el sentido del significado que como poeta tuvo para el Llano. Veamos:

 

Quiero que bailes, bailes sobre el polvo
que ha de contar mi historia enardecida,
entre la luz y el viento que me oyeron,
sobre la tierra que nos vio, que bailes,
piernas desnudas, pelo delirante,
un galerón


(Galerón, 1973)

 

Pero, además, porque la obra de Eduardo Carranza en realidad son versos universales de un poeta llanero, es decir, que, además de ubicarse en un contexto geográfico y ambiental especifico –los Llanos Orientales, Tocaima y Ubaté–, al mismo tiempo fue capaz de hacerlos universales.

 

Contrario a lo que se dice –y se decía– del poeta en el sentido de que su poesía sólo se refería a lo español, "Más que lo americano, es una atmósfera de vida, de naturaleza y sentimiento característicamente colombianos, el rasgo que con frecuencia particulariza el semblante, unas veces de gozo y otras de melancolía, de sus poemas" (Charry Lara). Un rasgo de carácter típicamente colombiano, ese de gozo y melancolía alternados.

 

Su poesía, al decir de Hernando Téllez en 1948, es "un penetrante olor a jazmines colombianos, a frutas tropicales, a femenina piel tostada por calientes soles". Y amplía: "El paisaje, las perspectiva, la línea del horizonte físico de los versos de Carranza son radicalmente nacionales":

 

El bambuco, la cumbia, y el joropo,
olor de la vainilla y el cacao,
hálito de la selva y de la infancia,
la guanábana, el mango, la guayaba,
arpa llanera, silbo del turpial,
agrandando el silencio del jardín,
olor materno del corral de Apauta,
estrella terrenal, relampagueo
del negro toro y del caballo blanco,
valle dormido entre las dos colinas
y la fruta que muerde y es mordida
cuando te beso.


(Tierra-mujer, 1974).

 

Eduardo Carranza expresó en su poesía, como ninguno otro, y de acuerdo con algunos críticos, los sentimientos, los anhelos y los valores de la colombianidad. Por ejemplo, "Lección de Geografía" (1974), que llamaron himno nacional poético:

 

Limito al Norte con el mar Caribe
que me baña la frente de cristal
y nácar lánguido
Al Occidente con el Grande Océano
que alza su ramo de violeta espuma
con su mano trémula.
Peces azules nadan por mi pecho.
Al Oriente me toca el Orinoco:
pasa el río por la puerta de mi alma,
humedeciéndome los sueños.
Llevo a la espalda pájaros y vientos
de ala libérrima.
Al Sur el Amazonas me limita:
La dulce luna donde apoya el pie
la patria mía.
La selva está en la orilla de mi sangre:
orquídea y tigre.
En mi cenit en pájaro del cielo
que abre sus alas sobre mi Colombia,
quieto y volando.
Y es mi nadir la tierra que me espera:
nuestra amante final vestida de hojas
que he mordido en las frutas y he besado
En la que amo.
Soy un terrón que canta, una bandera
tricolor desbocada sobre un potro
de la llanura.

Si me abriera las venas
la palabra Colombia saltaría
a borbotones.
Es un río quien firma este poema.

 

Sus obras: Canciones para iniciar una fiesta, Seis elegías y un himno; Ellas, los días y las nubes, Diciembre azul, Lugares del sueño, Los grandes poetas americanos.

Información adicional

  • Antetítulo:EDUARDO CARRANZA
  • Autor:Pedro Miguel Tapia
  • Edición:195
  • Fecha:Septiembre 20 - Agosto 20 de 2013
Visto 8161 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.