Lunes, 24 Febrero 2014 18:39

Salvajismo literal

Escrito por M.A.G.
Valora este artículo
(2 votos)
Carlos Cancio, "Boricua"Carlos Cancio, "Boricua"

Ni por qué el mundo, ni por dónde, no quiero tachar a nadie. ¿Qué pasa si solo acaricio a quien quiero que gane? No quiero tachar ni que me tachen, no más equis en los tarjetones ni en los exámenes; yo fabrico mi verdad en una máquina polvorienta, dulces teclas de Gonzala, a dónde iremos cuando se acabe el mundo ¿Saldremos en los créditos?

 

Mamá... ¿Puedo fundar un movimiento literario para establecer la burla como la mejor forma de descrédito al arte existente?

 

Ella os escribe lo siguiente:


Yo, Graciela Torrado, con cédula de ciudadanía, autorizo a mi hijo para que haga llorar a otros niños.

A continuación la búsqueda del llanto de los más veteranos, duro y a la cara con las almas arrugadas que están capando cementerio.

 

Habemus Papam

 

Dedicado a Hugo
que me inspiró con un mal chiste
y a Alejito Ordoñez
que es un mal chiste.

 

La gente pedía a gritos a un nuevo dios porque el papá de Jesús, que según decían nunca tuvo un pene, ya estaba viejo. Me acuerdo que yo lo miraba con misericordia acostado en el lecho limosnero aterciopelado con uno de sus últimos tanques de oraciones y los ojos desgarrados.

 

No era el mismo que conocí con el pelo largo, presencia asexuada y mañitas raras caminando por los pasillos del departamento de filosofía de la Universidad Nacional, estaba más acabado y ya no se interesaba por las mónadas ni por las monitas de psicología.

 

Pobre dios, se creía lo suficientemente hembra para darle la vida al todo y le quedó grande la parte, desde que todo empezó a oler a muerte le tocó pedirle ayuda a las ováricas que sí sabían fabricar nuevos seres y hasta gozando.

 

Me acuerdo también del entierro, todo el mundo diciendo que estaba vivo, principio y fin, alfa y omega, y él que aborrecía el griego clasedesiete, mortal para el sueño largo que siempre sostenía, griego de Zeus, dios del raye, mala vibra politeísta.

 

A dios le gustaba el caldo de papa boyacense y el jugo de ambrosía con tres de azúcar. El dulce y el apego a la heroína fue lo que lo puso como estaba, sí, porque maría y las otras viejas eran puras madres solteras, heroínas del hoy que él se inyectaba a punta de mentiras.

 

Me acuerdo del día en que me dijo que yo debía ser su heredero, me advirtió que nadie le iba a creer a un vivo semejante que era el continuador del legado de la... de dios, me dijo que yo mismo debía purgar los intestinos de Colombia a punta de burla, mamagallismo, y postmamagallismo, que no lo llamara, que él se iba para el infierno a pasar un par de milenios en tierra caliente.

 

El viejo murió ebrio, se metió en el gaznate tres botellas de güisqui de mala calidad que compró en Cali y para comprobar si estaba o no ciego encendió el televisor envenenándose con las palabras gurisáticas del aparato. Después de envenenado siguió canaliando y pidió soledad para sus últimos ratos.

 

Cuando volví lo encontré arropado, con las manos entre la cobija cuatro tigres, el televisor sintonizaba un canal para adultos, bello cuadro de la decadencia.

 

Decía la voz de pepe pillo en mi cabeza ¿será que si hay un falo santo? ¿Será que su mástil sobresaldrá vivo del barco muerto y roído que es su esqueleto? La curiosidad, después de matar al gato, me apuntó a la cabeza y me dijo que si no la saciaba me volaba la sien, no tuve más remedio que levantar a los tristes tigres.

 

Su mano más izquierda, al momento de la muerte, rodeaba adoratriz a su divino miembro, supe de golpe fuerte que el paro cardíaco llegó cuando venía al mundo el zumo pontífice.

 

Fue entonces cuando dije: ¡Habemus Papam!

 

Renato D no sentidos

 

Para los meditadores metafísicos
Gordis, Geo y Garnica.

 

Golpean la puerta
¿Cuál puerta?
No hay puerta

 

¡Abre por favor!
-Gritan desde afuera-,
Afuera no existe,
Ni adentro ni afuera,
No golpean

 

Golpean,
No golpean,
Sonidos aparentes,
Sonido engaño,
Sonido sentidos

 

Corro hacia la cocina
¿Cuál cocina?
La de los cuchillos.
Tomo el cuchillo,
Ni existe ni lo tomo
Me corto los oídos inexistentes
Duele que el dolor me engañe

 

Alguien abre la puerta
¿Cuál puerta?
No es nadie,
Es alguien

 

-¡Renato! ¡Suelta el cuchillo!

 

Me duele,
No me duele,
No me quites el cuchillo

 

Me engañas genio maligno.

 

Razonamiento geométrico

 

La forma más fácil de llegar
De un punto a otro
Es poniéndolos
Como puntos seguidos

 

Pronto esperen saber más de nosotros.


Salvajismo literal.

Información adicional

  • Autor:M.A.G.
  • Edición:199
  • Fecha:Febrero 20 - marzo 20 de 2014
Visto 2522 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.