Sábado, 23 Agosto 2014 23:07

"El movimiento social tiene que entrar en la discusión de la participación electoral"

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Con curules para representantes de los movimientos sociales llegó la instalación del nuevo Congreso nacional. desdeabajo habló con Víctor Correa, Representante a la Cámara por el Polo, vocero de Dignidad Cafetera, además de referente de los movimientos estudiantil y por la salud; y con Alberto Castilla, Senado del PDA, exvocero del Congreso de los Pueblos y de la Cumbre Agraria, así como anterior presidente del Coordinador Nacional Agrario.

 

desdeabajo –da–. Desde 1960, con la presencia de Juan de la Cruz Varela en la Cámara, no llegaban líderes campesinos al Congreso de la República, hoy existen dos: el joven Víctor Correa y usted, ¿con esas curules cree que el campesinado gana voz como actor político?
Alberto Castilla –AC–. Llegó al Congreso representando al movimiento social, en particular al movimiento agrario; me corresponde que las demandas del movimiento agrario, exigidas en las vías, los reclamos y reconocimientos de derechos se proyecten en el espacio institucional.

 

da. ¿En la actual legislatura, ¿cuáles serán los proyectos de ley que encabezará la bancada declarada en oposición del PDA?
AC. La bancada radicó un proyecto para evitar la reelección en la Presidencia de la República y otros altos cargos nacionales; así como otro proyecto de ley que reconoce la jornada laboral hasta las 6 de la tarde, para que haya pago de las horas extras y los recargos en ese sentido. Particularmente trabajaremos un proyecto de ley para que reconozcan al campesinado como sujeto político de derechos; radicamos una proposición para hacer una audiencia nacional, que recoge todo lo que es el proceso de construcción regional que vamos a tener en foros regionales; hay otro proyecto de ley presentado por el Polo para acabar con el hambre. Llegarán a la agenda futura iniciativas como la ley orgánica de hidrocarburos, preparada en conjunto con la Unión Sindical Obrera.

 

da. Ciento catorce legisladores elegidos con apoyos de la mermelada, clanes políticos como los Name, Amín, García Zuccarddi, liderando el legislativo, ¿qué hacer en un Congreso gobernado por las mafias y por los herederos de los clanes políticos?
AC. La izquierda tiene un compromiso y es mantenerse con un comportamiento ético, con honestidad, transparencia. Es el país el que evalúa la trayectoria de los congresistas, hay que ganar conciencia popular para poder elegir efectivamente a personas que representan intereses populares.

 

da. A pesar de su origen campesino, nos sorprendió su presencia en la Comisión Séptima del Senado. No se instaló en la Comisión Quinta, la encargada de los asuntos rurales, ecológicos, ¿qué papel político jugará usted en la Comisión Séptima?
AC. En esta Comisión se trabajan asuntos como Juntas de Acción Comunal y la economía solidaria. Nosotros propiciamos ya una intervención en la Comisión para mirar que en la construcción de la paz, en el desarrollo del postacuerdo de paz, una de las formas importantes que tienen las comunidades de organizarse, es la economía solidaria, las cooperativas, tiendas comunitarias, y a ellas hay que quitarles las taras legales.


Así mismo, se discuten los asuntos de la mujer y la salud, con respecto a esta última defendemos la posición de los movimientos sociales: denunciaremos el negocio de la salud y la reclamaremos como garantía de derechos. Disputaremos con aquellos que desde el Congreso están en la Comisión Séptima porque tienen intereses en el mercado de la salud. Es la hora de reclamar un nuevo modelo de salud, relacionado con la buena alimentación, que, por tanto, requiere la soberanía alimentaria.

 

da. ¿Robledo le ganó el pulso de la Comisión Quinta?
AC. Mi interés era llegar a la Comisión Quinta, pero también tenemos un propósito: no entrar a los espacios ganándolos a codo, el senador Robledo ha estado allí y solicitó que se le permitiera seguir, y hay que reconocer su mayor votación en el partido.

 

da. La Comisión Séptima tiene una dificultad, o tal vez una ventaja: la presencia del senador Uribe, ¿Qué significado tiene nadar en ese río revuelto como senador primíparo?
AC. A la Comisión Séptima llegan algunos para defender sus propios intereses. La presencia del senador Uribe, está clara: la Ley 100, la misma que ha sido su mayor interés. Nuestro deber, en medio de esa discusión es que haya una voz que plantee lo verdaderamente alternativo en torno al tema de la salud.


da. Se anuncia que los controles políticos duros en su Comisión estarán en el asunto de las viviendas, el senador Uribe dice que es un proyecto derrochón; ¿cuál es la opinión que ustedes tienen alrededor de tal proyecto?
AC. Mientras se atienda el déficit cuantitativo como el cualitativo que hay de vivienda en el país pues es importante y está bien, el problema es cuando este tipo de proyectos quedan convertidos en la construcción de plataformas electorales para ganar respaldo, cuando quedan como banderas de campaña, y no se resuelve de manera cabal las necesidades que de vivienda padecen miles de familias en el país.

 

La Cumbre agraria

 

da. Su campaña electoral fue desarrollada al unísono de dos paros agrarios que prácticamente actuaron en conjunción y conmovieron al país, usted era uno de los dirigentes de la Cumbre Agraria, étnica y popular, ¿cree que el gobierno le hizo gambeta al movimiento agrario y resolvió una urgencia para no resolver el fondo estructural de las reivindicaciones demandadas por la Cumbre?
AC. Quizá pueda entenderse así, que había un momento político, una segunda vuelta presidencial, donde el gobierno necesitaba resolver con urgencia, y podía entenderse como que hizo unos ofrecimientos relacionados exclusivamente con sus propios beneficios o lo que podía rentar para su campaña presidencial; pero lo que hay que reconocer es que el movimiento agrario tiene la capacidad de expresarse, de movilizarse para volver a exigir del Gobierno que se siente a la mesa y discuta los temas del pliego unitario y lo planteado dentro del decreto 870 de 2014 que reconoce la mesa y los puntos planteados por la Cumbre agraria.

 

da. ¿La negociación acelerada de la Cumbre fue un giño a la reelección de Santos?
AC. En la Cumbre hay muchas expresiones y diferentes formas de interlocución con el Gobierno, quizá haya sectores que pudieran contar con un dialogo más directo, más fluido, con el Gobierno y eso hubiera facilitado algo las condiciones que usted llama el guiño, para poder mandar rápido mensajes a sus bases sociales. Nosotros, desde la parte que representamos en la Cumbre –que es el Congreso de los Pueblos– siempre planteamos no estar en disposición de expresarnos en favor de candidato alguno y, sobre todo, considerar siempre que el movimiento tiene sus propias herramientas para que, cualquiera sea el gobierno, tenga que cumplir con los compromisos firmados.

 

da. Las negociaciones con las Dignidades Agropecuarias fueron diferenciadas por parte del Gobierno, mientras ustedes negociaron con el Ministerio de Interior, a ellos les tocó negociar itinerantemente con el Ministerio de Agricultura, ¿qué opinión le merece esta condición?
AC. Un sector del campesinado planteó un pliego que era negociable con el Ministerio de Agricultura, una reivindicación concreta para los productores y para el campesinado. El caso de nuestro pliego y la negociación con el Ministerio del Interior se explica en sus contenidos, que no son únicamente una reivindicación para el movimiento agrario sino que se convierten en una apuesta general para el movimiento social, hablamos de construir un nuevo modelo económico en el país, y en ese sentido esa negociación hay que hacerla con el Ministerio encargado de la política.

 

da. ¿Se refiere a las zonas de reserva campesina, zonas de reserva agroalimentarias, territorios interétnicos y alimentarios, reforma territorial, derechos políticos?
AC. Claro, la relación campo-ciudad nos lleva a considerar elementos para un nuevo modelo, no pueden verse las figuras territoriales que usted menciona únicamente como una reivindicación que dependa del Ministerio de Agricultura, es un nuevo ordenamiento territorial para la construcción de un nuevo país.

 

La paz

 

da. ¿Cuál es su opinión frente a las tensiones y la posible rupturas del proceso de paz de La Habana mencionadas en las últimas semanas, tanto por parte de farc como por parte del presidente Santos?
AC. Me parece que es un muy mal mensaje que le están mandando a las colombianas y colombianos que creemos en la construcción de la paz. Siempre dijimos que esas condiciones de negociación eran muy difíciles, porque es difícil avanzar en una negociación en medio del fuego. Es importante que tlas farc reflexionen sobre su accionar guerrillero –que efectivamente debe evitar afectar a la población, a las comunidades, hacerle daño a quienes no estamos participando del conflicto armado– y que el gobierno nacional comprenda que la mejor manera para profundizar las negociaciones es un cese bilateral del fuego, para así negociar en otras condiciones.

 

da. ¿Qué piensa usted de los diálogos dilatados con el eln?
AC. Pareciera que es como de segunda categoría avanzar en el diálogo entre el gobierno y el eln; pueden existir explicaciones y distintas formas de leer estas consideraciones, quizás el Gobierno pretenda llegar a un espacio más estable en la negociación con las farc para poder tener un escenario de negociación con el eln, pero lo que sí es cierto es que para resolver el conflicto armado es necesario incluir en las negociaciones a todas las insurgencias, lo que también implica al epl.

 

El frente amplio por la paz y la izquierda

 

da. ¿Cuál es la posición del Congreso de los Pueblos respecto al Frente amplio por la paz –fap?
AC. En la construcción inicial, antes que fluyera el debate al interior del Congreso de los Pueblos –cdp–, algunos sectores que integran el cdp participaron en reuniones de impulso del fap. Hoy, después de la reflexión general del cdp, asumimos este fap como un gran movimiento que trabaje por los cambios en la concepción de paz que tiene el cdp y no se convierta única y exclusivamente en una posibilidad de construir una plataforma puramente electoral, sino que haya un movimiento dispuesto a contribuir en la construcción de los cambios; creo, en ese sentido, que aportar en la construcción también pasa por denunciar las acciones gubernamentales que lesionan la construcción de la paz.

 

da. ¿El fap es un vagón de cola del Santismo?
AC. Ese es un temor que existe, que el fap quede como un escenario que apoye decididamente las actuaciones gubernamentales del presidente Santos. Creo que el movimiento debe ganar un protagonismo en la construcción de la paz; Colombia necesita más que apoyar de manera pasiva este proceso, debe apoyar con la visión desde la base, lo que significa construir justicia social, condiciones de vida digna.

 

da. Aseveran que usted es el congresista del Congreso de los Pueblos, sin embargo su participación en la palestra electoral se dio a través de Poder y Unidad Popular (PUP) dentro del Polo Democrático Alternativo. Esta diferenciación entre las organizaciones sociales y los partidos políticos a la hora de las urnas, ¿puede beneficiar a los movimientos sociales?
AC. El movimiento social tiene que entrar en la discusión de la participación electoral, porque si existe una riqueza en la presencia en las instituciones significa tener liderazgos construidos en el movimiento social. En lo político electoral no puede acudirse al préstamo de dirigentes políticos para que representen el movimiento social, en ese caso hay que abordar el debate donde este movimiento entienda que la disputa electoral es una proyección, y no pueden ser solamente unas actuaciones y decisiones que correspondan a un escenario distinto.


http://www.pulzo.com/nacion/el-28-de-abril-habra-paro-agrario-confirma-dignidad-agropecuaria-119556

Información adicional

  • Antetítulo:Alberto Castilla. Senador del PDA
  • Autor:EQUIPO DESDE ABAJO
  • Edición:205
  • Sección:Negociación política
  • Fecha:Agosto 20 - Septiembre de 2014
Visto 2958 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.