Martes, 20 Enero 2015 17:54

Salario mínimo, insuficiente e irreal

Escrito por Daiana González
Valora este artículo
(0 votos)
Salario mínimo, insuficiente e irreal

Luego de más de tres meses de frustradas negociaciones entre la comisión tripartita encargada de negociar el salario mínimo, el Gobierno Nacional decidió aumentarlo en un 4,6 por ciento para el 2015. Sin embargo, mientras las organizaciones sindicales demandan a puerta cerrada una remuneración justa de la remuneración mensual, la realidad es más compleja pues pocas son las empresas en Colombia que cumplen de forma efectiva con el pago del salario mínimo.

Ángela tiene 32 años y un hijo de cinco. Es madre soltera, como el 84 por ciento de las mujeres en el país1. Es una mujer robusta y alta de acento santandereano y costumbres boyacenses. En el pasado vivió más de la mitad de su vida en Chitaraque, un pequeño pueblo de Boyacá, donde trabajaba en la molienda por temporadas y en uno que otro trabajo esporádico que encontraba. Ahora Ángela vive en Acacías, otro pequeño pueblo colombiano a 30 minutos de Villavicencio. Estudió para ser auxiliar de enfermería pero se cansó de no encontrar empleo y consiguió un trabajo en un almacén de ropa en el centro del municipio. Tiene un contrato laboral como el de cualquier otro empleado. Su jornada es de lunes a domingo, sin descanso, de 8 a 8, sin salud, ni pensión, ni afiliación a ninguna Administradora de riesgos profesionales (arp).

Ángela gana 23 mil pesos al día, nunca ha recibido liquidación ni prima salarial. Sin embargo se siente agradecida por su trabajo.

Los sindicalistas y los abogados que lean esta nota seguramente dirán que lo vivido por Ángela es ilegal y demandable. Ángela lo sabe, al igual que gran parte de los colombianos que trabajan en esas condiciones, sin embargo, como ella, no hacen nada al respecto, por miedo a quedar sin empleo.

La cifra exacta de empresas establecidas en Colombia que incumplen con los requerimientos mínimos del salario, es desconocida. Al igual que se desconoce la cifra de empleados que encubren a la empresa para asegurar un salario.

¿Quién es el culpable entonces? ¿La empresa por incumplir la legislación laboral o el empleado por acceder a estas condiciones?

Un estudio realizado a finales del año 2014 por la Organización Internacional de Trabajo (Oit), y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Fao), evidenció que existe un alto incumplimiento del salario mínimo en América Latina y el Caribe, especialmente en las zonas rurales de estos países, debido a que las inspecciones a las empresas por parte de entes reguladores son insuficientes y no enfrentan situación de irregularidad.

Para las organizaciones que dirigieron el estudio, la culpa de que exista este tipo de irregularidades en la legislación laboral, en particular del salario mínimo, es de los tres sectores que hacen parte de la comisión laboral: trabajadores, empresas y gobierno. "Si bien la vigilancia de su cumplimiento es una responsabilidad de la inspección del trabajo, los sindicatos y las asociaciones de empleadores también pueden contribuir a una aplicación más efectiva. Los trabajadores, tanto individualmente como por intermedio de sus sindicatos, activan la inspección mediante sus denuncias de incumplimiento del salario mínimo, los empleadores, por su parte, tienen un papel fundamental en la difusión de los salarios mínimos y otras condiciones laborales en los lugares de trabajo", explica el informe.

Para la Escuela Nacional Sindical (Ens), uno de los grandes problemas deriva de la debilidad del movimiento sindical que "les impide a los trabajadores no sindicalizados contar con la capacidad y la autonomía para incidir de manera real y colectiva en la determinación de sus condiciones de trabajo; condiciones que en ausencia de sindicatos fuertes son definidas de manera unilateral por las empresas".

Si bien es cierto que el salario mínimo en Colombia es uno de los más bajos de la región, y es solo la cuarta parte del ingreso mínimo vital requerido por una familia promedio colombiana para satisfacer sus necesidades básicas económicas, sociales y culturales2; también es cierto que el problema en Colombia con este salario no queda reducido a su justo incremento anual, más aún cuando existe un alto índice de incumpliendo de su pago.

Según la Ens, la negociación del salario mínimo resulta estratégica, porque es este resultado lo que se convierte, o debería convertirse, en parámetro para la mayoría de los trabajadores que no están organizados en sindicatos. Sin embargo, como lo evidencia un estudio realizado por el Observatorio Laboral de la Universidad Javeriana, solamente en cinco oportunidades durante los últimos 18 años se logró un consenso, "lo que evidencia una tendencia a la fijación unilateral del Gobierno prevista en principio como respuesta residual de los intentos de concertación". Como sucedió nuevamente en la negociación tripartita de este año.

El costo de un empleado para una empresa sobrepasa en 69 por ciento del valor del salario mínimo, si incluimos prestaciones sociales, subsidios, dotaciones y riesgos profesionales, que deben pagarse de manera obligatoria por la empresa, según la legislación laboral. Mientras que el Estado debe velar por su cumplimiento, sin embargo la falta de inspección genera una alta cifra de incumplimiento por parte de los empleadores.

 

Falta de sistemas de inspección

 

Concluyen Ashenfelter y Smith, según estudios realizados en 1979, que lo requerido para que cumplan con el pago del salario mínimo en las empresas, además del aporte de cada una de las partes mencionadas anteriormente, es "una institucionalidad efectiva (con inspección, multas y sanciones y diligencia en su aplicación) para mejorar los niveles de cumplimiento con el salario mínimo". Tanto en las zonas urbanas como en las rurales.

Institucionalidad que debe permitirle a los inspectores gozar de una serie de atribuciones como la libre entrada a los establecimientos; el examen de documentos, libros y registros; la conducción de interrogatorios; la toma de muestras, y la facultad discrecional de advertir o iniciar un procedimiento sancionador en caso de verificar incumplimientos.

Del análisis puede concluirse que, quitando las situaciones extremas, cuando el salario mínimo es muy bajo o sumamente alto respecto del salario promedio, el mejor o peor cumplimiento con su pago está determinado por la calidad de la institucionalidad vigente, por eso además de analizar el nivel del salario mínimo es necesario revisar las instituciones que existen para verificar su cumplimiento.

Más allá de las debilidades del sistema de inspección laboral, el estudio realizado por la Fao y la Oit expone que la propia política de salarios mínimos presenta también ciertos elementos que contribuyen a una pobre aplicación. Por lo que propone que "la política de salarios mínimos debería ser abordada como una política de largo plazo, que requiere de ajustes periódicos (preferentemente regulares y anuales) y sistemáticos que la acerquen al objetivo de alcanzar a cubrir las necesidades básicas de un trabajador y su familia"3.

 

1 Cifras del Estudio Mapa Mundial de la Familia 2014, Universidad de la Sabana.
2 Anzola, Sarmiento Libardo, "Colombia: ¿Salario Mínimo Legal o Remuneración Mínima Vital?", Le Monde diplomatique, edición Colombia, Nº 138, octubre 2014.
3 Estudio de la Oit y la Fao. http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---americas/---ro-lima/---sro-santiago/documents/publication/wcms_311072.pdf

 

Video relacionado

https://www.youtube.com/watch?v=RK8Wa8QbrsA

Información adicional

  • Autor:Daiana González
  • Edición:209
  • Sección:Empleo
  • Fecha:Enero 20 - febrero 20 de 2015
Visto 2425 vecesModificado por última vez en Martes, 20 Enero 2015 20:04

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.