Martes, 20 Enero 2015 18:38

Aumento del chikunguña y la crisis crónica del sistema de salud en Colombia

Escrito por Mauricio Torres-Tovar*
Valora este artículo
(1 Voto)

Durante el año 2014 el sistema de salud colombiano no logró superar ni la crisis ni la profunda desligitimación que lo caracteriza; las medidas gubernamentales siguen sin tocar los aspectos estructurales para resolver la situación. El 2015 arranca con el agravamiento de la epidemia del chikunguña.

De acuerdo con el reporte del Instituto Nacional de Salud –Ins– para la semana epidemiológica 53 de 2014 hubo un total de 96.433 casos de chikunguña, una enfermedad de transmisión vectorial, en este caso por la picadura de un mosquito que transmite el virus, que ha hecho su aparición en el país con una acelerada y gran expansión en los últimos meses.

A estas cifras se suman los 90.481 casos confirmados por clínica, los 577 confirmados por examen de laboratorio y 5.375 sospechosos (1), sin confirmación de algún caso letal. Cálculos que solo corresponden al segundo semestre de 2014, dado que el primer caso confirmado por el Ins data del mes de julio.

El grueso de los casos está en los departamentos de Norte de Santander, Sucre y Bolívar, departamentos con zonas calurosas, hábitat que requiere el mosquito para reproducirse.

Para tener un punto de comparación, en el año 2010 se presentó en el país la mayor epidemia de dengue (una enfermedad viral muy parecida al chikunguña), con un total de 157.202 casos, 221 muertes confirmadas y una letalidad de 2,26 por ciento. La fortuna con la epidemia del chikunguña es que su letalidad es muy baja.

Impedir y controlar las epidemias requiere un esfuerzo intersectorial que afecte la determinación y los determinantes de éstas, que mejore la calidad de vida y las condiciones higiénicas de las poblaciones, que fortalezca los sistema de vigilancia epidemiológica y que configure un sistema de salud que realmente promuevan, prevengan y atiendan adecuadamente a la población en los territorios donde viven y trabajan, tanto urbanos como rurales (2).

La ausencia de este conjunto de condiciones y desarrollos en el sistema de salud de Colombia, es lo que explica que el chikunguña se expanda tan rápidamente y a gran escala, producto del énfasis en la curación individual de la enfermedad y dada la desestructuración de las políticas y las instituciones encargadas del cuidado de la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad de los grupos poblacionales.

El 2014 reveló la crisis crónica del sistema de salud colombiano y la ineficiencia de unas medidas gubernamentales que no le dan salida, por lo que persisten los graves problemas de salud de la población colombiana tanto individuales como colectivos, expresada claramente con la epidemia de este virus.

 

El balance oficial

 

Recientemente el Ministerio de salud realizó un balance de los logros en el 2014, sin embargo entre ellos no mencionó algún aspecto relacionado con la salud pública. En ves de esto mencionó como principales (3) logros el incremento en 6,06 por ciento del valor de la Unidad de Pago por Capitación (Upc); llevar servicios médicos a zonas apartadas del país; la consolidación del programa de saneamiento de la cartera hospitalaria; la sanción del decreto de habilitación financiera de las EPS que define las condiciones financieras mínimas para su funcionamiento; el mejoramiento de la movilidad (4) y portabilidad (5) en el sistema; y la consolidación de la política farmacéutica que ha hecho control de precios de los medicamentos y regulación de los medicamentos biotecnológicos (6).

Este balance contrasta con lo que vive la gente de forma cotidiana dentro del sistema de salud. Multitud de trámites administrativos; tiempos prolongados para obtener la consulta y para los procesos de asistencia derivados de ella; ir de un lugar distante a otro para recibir la atención; conseguir el dinero para pagar los copagos y cuotas moderadoras; recibir consultas exprés, sin ser escuchado ni mirado como requiere ser una consulta digna; negaciones a tratamientos y medicamentos que obliga a la gente involucrarse con el sistema judicial para interponer acciones de tutela y proteger su derecho a la salud, entre otras.

 

Sistema en crisis crónica

 

2014 marca un hecho significativo en materia de salud y es la Sentencia C-313 de la Corte Constitucional, que declaró exequible la Ley Estatutaria de Salud.

Esta Ley, que fue una propuesta y aspiración desde los sectores sociales, gremiales y de usuarios para superar la crisis del sistema, se constituyó en una frustración en tanto no alteró la matriz de intermediación financiera que hacen las EPS, ni el esquema de aseguramiento privado de la enfermedad base del sistema de mercado en salud constituido en Colombia con la Ley 100 de 1993 (7).

En este sentido, los logros que plantea el Ministerio de Salud de elevación del porcentaje de la Upc, habilitación financiera de las Eps, mejoramiento de la movilidad y la portabilidad, control a los precios de los medicamentos, son logros muy parciales, en un contexto de profunda crisis donde tales medidas se constituyen solo en paliativos que no logran llegar al fondo del problema.

La habilitación financiara de las Eps avanza en una medida que han querido concretar desde hace varios años los negociantes de la salud, que es depurar el mercado del aseguramiento en salud. Es decir, las medidas antes que tender a acabar con las Eps, que ha sido un grito y exigencia de la gente desde hace muchos años, busca depurar el mercado dejando solo a las más poderosas económicamente, que serán las que controlarán este importante mercado. La gente sabe que lo necesario no son Eps mejores y con mayor estabilidad financiera, lo que se requiere es su eliminación.

 

Sin salida real a la situación hospitalaria

 

La inestabilidad financiara de la red hospitalaria, especialmente la pública, es uno de los aspectos expresados de manera constante como componente de la crisis del sistema de salud.

El dinero que el gobierno nacional y los municipales le inyectan a los hospitales públicos para el saneamiento de su cartera quitan la presión para que las Eps paguen los inmensos recursos que adeudan a los hospitales, los cuales en su mayoría han terminado no pagando, bien porque son liquidadas, bien porque logran que se glosen las cuentas o bien porque no hay las medidas coercitivas del Estado para que cumplan con estas obligaciones.

Además de esto, las Eps reciben premio al serle elevado el porcentaje de la Upc. Es decir que el Estado paga las deudas de las Eps a los hospitales (el Ministerio de Salud compró deudas por alrededor de 350 mil millones de pesos en los dos últimos meses de 2014 (8)), además de darles más dinero por cada usuario afiliado a ellas. Estas medidas fortalecen las ganancias de estas empresas aseguradoras a expensas del erario público, de la estabilidad de la red hospitalaria y de la vida y la salud de la gente.

Esta medida de inyección de dinero a los hospitales, adicionalmente demuestra que podría mantenerse una política de subsidio a la oferta que elimine la intermediación financiera y con esto desaparecer el subsidio a la demanda que ha generado tantos problemas financieros en el sistema, y enormes ganancias para las Eps.

 

Medicamentos ¿para la salud o para el lucro?

 

Por otro lado, según el balance del Ministerio de Salud, en el 2014 se consolidó una política farmacéutica que permitió ahorros cercanos a los 500 mil millones de pesos, con más de mil medicamentos controlados y con el decreto que regula los medicamentos biotecnológicos, estima reducciones entre el 30 y el 60 por ciento en los precios para los usuarios (9).

Sin lugar a dudas, es importante fortalecer la regulación estatal en materia de producción y venta de medicamentos, reconociendo que son bienes públicos y componentes del derecho a la salud. Pero lo cierto es que el sistema de salud no cuenta con un adecuado desarrollo normativo ni institucional en materia farmacéutica que le permita enfrentarse al desafío de garantizar seguridad, eficacia y calidad de los medicamentos (tanto fármaco-químicos como biotecnológicos) y acceso equitativo y pertinente a la población.

En este sentido, no solo se trata de controlar el precio de los medicamentos sino de pasar a una fase de manejo pertinente de los mismos, ubicando, de un lado, que todos los problemas de salud no requieren de medicamentos para su resolución y, de otro, la necesidad que la lista de medicamentos del Pos elimine un conjunto de medicamentos inútiles por no ser ni esenciales ni referirse a las necesidades de salud de la gente de acuerdo al perfil epidemiológico (10), y por desangrar las finanzas públicas del sistema de salud y aumentar los gastos de bolsillo de la gente.

De esta manera, podemos asegurar, que aún no es posible asegurar que el país cuente con una política nacional de medicamentos. Para que así fuera, es necesario avanzar en: 1) estimular el uso de medicamentos esenciales y genéricos en contra de los medicamentos de marca y superespecializado; 2) desarrollar una línea de investigación, ciencia y tecnología en medicamentos que le permita producir al país medicinas de acuerdo a sus propias necesidades; 3) controlar los precios de los medicamentos, como pretenden, pero con mecanismos más estrictos hacia quienes comercializan los medicamentos y, 4) fortalecer los procesos educativos que lleve, tanto a los médicos y a las médicas como a los y las pacientes, a comprender el valor de formular y demandar medicamentos esenciales y genéricos y no los de marca (11).

Para brindarle más luces a nuestra acción contra un modelo de salud y un sistema social que no repara en el ser humano, las ideas llegadas desde el sur de México a inicios del 2015 (12). pueden ser esclarecedoras, en relación a que es con el pensamiento crítico, fundido a la acción, que podrán fortalecerse los procesos organizativos y de conciencia, con la claridad que es la propia gente, desde sus espacios de vida y trabajo, la que tiene la capacidad de construir la verdad y transformar las realidades.

Durante el 2014 fueron notorias las luchas, resistencias y rebeldías de la gente frente al sistema de salud, pero una lección tantas veces resaltada y supuestamente aprendida vuelve a llamarnos la atención: sin organización y acción colectiva en el 2015 tampoco sería posible cambiar el curso de esta crisis crónica.

 

* Profesor Asistente, Departamento de Salud Pública, Universidad Nacional de Colombia.

1 Instituto Nacional de Salud. Dirección de Vigilancia y Análisis del Riesgo. Subdirección de Prevención Vigilancia y Control en Salud Pública. Grupo de enfermedades transmitidas por vectores. Chikunguña a semana 53.
http://www.ins.gov.co/Noticias/Chikungunya/Resumen%20Chikunguña%20SEMANA%2053.pdf
2 Torres-Tovar, Mauricio. ¿Y qué del ébola en Colombia? Semanario Virtual Caja de Herramientas. Edición Nº. 421. Semana del 17 al 23 de Octubre de 2014. http://viva.org.co/cajavirtual/svc0421/articulo06.html
3 MinSalud presenta balance de logros de 2014. Boletín de prensa, diciembre 19 de 2014. http://www.minsalud.gov.co/Paginas/MinSalud-presenta-balance-logros-2014.aspx
4 Movilidad, se refiere a que un afiliado puede continuar –si así lo quiere– en la misma EPS cuando cambie de régimen, del Contributivo al Subsidiado o vice versa.
5 Portabilidad, se refiere a que los usuarios puedan acceder a través de su EPS a los servicios de salud en cualquier parte del territorio nacional.
6 Son los medicamentos de alta tecnología que se sintetizan de organismos vivos o de sus tejidos.
7 Torres-Tovar, Mauricio. Ley Estatutaria. La salud: un derecho restringido. Periódico Desde Abajo. Edición Nº. 203. Junio de 2014. http://www.desdeabajo.info/component/k2/item/24325-la-salud-un-derecho-restringido.html
8 MinSalud presenta balance de logros de 2014. Boletín de prensa, diciembre 19 de 2014. http://www.minsalud.gov.co/Paginas/MinSalud-presenta-balance-logros-2014.aspx
9 Ídem.
10 López JJ. Los medicamentos inútiles del POS. UN Periódico Nº. 152. Feb. 11 de 2012
http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/los-medicamentos-inutiles-del-pos/index.html
11 Torres-Tovar, Mauricio. Industria farmacéutica mundial en contra del derecho a la salud. Semanario Virtual Caja de Herramientas. Edición No. 294. Semana del 9 al 15 de Marzo de 2012. http://viva.org.co/cajavirtual/svc0294/articulo07.html
12 González-Casanova, Pablo. Una lectura Zapatista. Primer Festival Mundial de las resistencias y las rebeldías. desdeabajo, sábado 10 de enero de 2014. http://www.desdeabajo.info/mundo/item/25633-una-lectura-zapatista.html

Visto 2009 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.