Sábado, 26 Septiembre 2015 12:09

Inclusión y rentas urbanas

Escrito por JORGE IVÁN GONZÁLEZ
Valora este artículo
(0 votos)
Inclusión y rentas urbanas

Las rentas urbanas

 

Las ciudades, sobre todo las grandes, tienen un doble reto: mejorar la inclusión y aumentar las rentas urbanas. Los dos propósitos están íntimamente relacionados. En el espacio urbano la falta de inclusión se expresa como segregación. Puesto que la raíz de la segregación es la mala distribución del ingreso, si las rentas urbanas se distribuyen de manera equitativa, la desigualdad disminuye, la exclusión se reduce, y la segregación se mitiga.

 

Por las razones anteriores, la gestión de las rentas urbanas se convierte en un elemento central de la política pública de los gobiernos locales. Los candidatos a las alcaldías y a los concejos han dejado de lado el debate sobre la gestión de las rentas urbanas, como si el tema no fuera relevante.

 

Estas rentas son los excedentes que se crean como resultado de la gestión del suelo y del ordenamiento del espacio de la ciudad. Las dinámicas urbanas generan excedentes de manera permanente. Estos recursos no se deberían quedar en manos de los privados, sino que tendrían que distribuirse de manera equitativa.

 

Las secretarías de hacienda de las ciudades grandes e intermedias del país no han aprovechado las potencialidades financieras de las rentas urbanas. Esta falta de iniciativa se explica por dos razones. Primero, porque las secretarías de hacienda no han entendido la relevancia del suelo y del urbanismo. Actúan con la misma lógica del Ministerio de Hacienda, ignorando las dimensiones espaciales. Y, segundo, porque no han diseñado proyectos de inversión conjuntamente con los privados. Las rentas que allí se generan se deben distribuir por partes iguales entre la administración y el sector privado. Se trataría de consolidar alianzas público/privadas con participación de 50/50. La ciudad tiene que obligar a los privados a que compartan las rentas que se derivan de la dinámica urbana. Por tanto, el gobierno local no puede permitir que el sector privado sea el único beneficiario de los excedentes que genera la ciudad. Puesto que la aglomeración urbana es una fuente permanente de rentas, las posibilidades de mejorar los recursos son numerosas.

 

Las secretarías de hacienda y su relación con el suelo y el urbanismo

 

Las secretarías de hacienda de las ciudades cumplen una función muy distinta al Ministerio de Hacienda. El papel específico de las finanzas locales no se ha entendido, y al diseñar las fuentes de recursos no se le ha dado importancia a la gestión del suelo y del urbanismo. Fuera del impuesto predial, que está relacionado directamente con el valor del suelo y de los inmuebles, las secretarías del ramo no le prestan atención a otras fuentes de recursos. Mencionamos algunas: participaciones en plusvalías, cargas, derechos de edificabilidad, valorizaciones, cobros por congestión. Algunas de estas modalidades de financiación no son nuevas, y aunque ya se están implementando, no reciben la atención e importancia que merecen.

 

Las participaciones en plusvalía han ido perdiendo relevancia, y el recaudo es muy bajo. Los cobros por valorización han sido más dinámicos, pero hace falta que sean más progresivos, de tal manera que se le cobre más a quienes tienen mayor capacidad de pago. La distribución de cargas y beneficios que se lleva a cabo en los proyectos urbanísticos, es un mecanismo adecuado para reducir los gastos de la administración en infraestructura (redes, vías), pero su monto en el conjunto de las finanzas distritales es relativamente pequeño.

 

En las ciudades de Colombia no se han implementado los derechos de edificabilidad, ni los cobros por congestión. Estas dos fuentes de recursos pueden ser muy dinámicas, como sucede en otros países. El gobierno local le vende a los constructores el derecho a mayor altura. En São Paulo los títulos de edificabilidad se llaman Cepacs. Las últimas emisiones han sido exitosas, y la ciudad ha obtenido recursos considerables. Más de US1.000 millones de dólares en la última emisión. Los cobros por congestión ya empiezan a ser discutidos en las ciudades del país, pero todavía no se cobran en ninguna. Aunque su implementación es compleja desde el punto de vista tecnológico, tiene dos virtudes. En primer lugar, es una fuente de recursos muy importante. Y, segundo, favorece la movilidad, porque desincentiva el uso del automóvil.

 

Las secretarías de hacienda deberían estar analizando las características de cada una de estas fuentes de recursos, pero estas preocupaciones no hacen parte de las agendas de los candidatos a dirigir cada una de nuestras grandes urbes.

 

Las rentas urbanas y las alianzas público/privadas

 

Las secretarías de hacienda y de desarrollo económico tendrían que actuar como diseñadores iniciales de proyectos de inversión en la ciudad. Deben analizar las posibilidades de negocio y discutirlas con los privados. Una vez se hace el pre-diseño se llama a la banca de inversión especializada. Las rentas que generan estas inversiones se distribuyen entre la ciudad y los privados. El punto de partida puede ser 50/50.

 

La administración local olvida en la actualidad que la ciudad es una fuente permanente de recursos, y que las oportunidades de negocios abundan. Al minimizar la relevancia de estas fuentes, las secretarías de hacienda no han tomado medidas para pensar la ciudad como generadora de rentas.

 

Las rentas urbanas son indispensables

 

Estas rentas son indispensables porque las finanzas locales únicamente serán viables si la administración participa en las rentas que genera. Estos excedentes pertenecen a todos los habitantes de la ciudad, y no solamente a un reducido número de inversionistas privados.

 

Si la participación público/privada es 50/50, las ciudad puede contar con recursos que le permitan favorecer las políticas de inclusión. En estas reflexiones, se debe tener presente que con los montos actuales no es posible llevar a cabo los grandes proyectos que están en curso en una ciudad como Bogotá: jornada educativa completa, metro, cables, descontaminación del río Bogotá, mejoramiento de vías, cobertura y calidad en salud, mejoramiento de vivienda, recuperación de las cuencas del Fucha, Tunjuelo, entre algunas de las grandes iniciativas que están en curso y que los pobladores de la urbe requieren tengan resolución efectiva.

Información adicional

  • Autor:JORGE IVÁN GONZÁLEZ
  • Edición:217
  • Sección:Ciudad
  • Fecha:Sept-Oct
Visto 1353 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.