Viernes, 23 Octubre 2015 17:41

"El mercado global de la educación representa entre 6 y 7 trillones de millones de dólares"

Escrito por Equipo desdeabajo
Valora este artículo
(0 votos)
"El mercado global de la educación representa entre 6 y 7 trillones de millones de dólares"

Luis Grubert Ibarra, presidente de la Fecode, presenta aquí las impresiones desprendidas de una reciente reunión de sindicatos de la educación de todo el mundo acaecida el pasado mes de septiembre en Chile. La campaña que hoy lidera la Federación contra la privatización de la educación es producto de tal reunión. Los sindicatos deben afrontar el reto de una comunicación moderna, dirigida hacia el conjunto nacional, asegura el dirigente gremial.


desdeabajo –da–. La Internacional de la educación lo invitó el pasado mes de septiembre a una reunión en Santiago de Chile, ¿qué asunto se trató en esa reunión?
Luis Grubert Ibarra –LGI–. Estuvimos reunidos, la seccional de la Internacional de la educación en América Latina –IAL–, en encuentro con representantes de cuatro países (Nueva Zelanda, Chile, Brasil y Colombia) con los que la Ocde tiene acuerdos secretos, que llaman ellos. Lo normal es que las cosas se develen y si no se develan es porque hay algo que da vergüenza política. En particular el tema educativo no puede manejarse en secreto.

–da–. ¿Qué concluye el evento?
–LGI–. Concluye en una campaña que ya iniciamos a nivel masivo contra la comercialización de la educación, una campaña global, no solo en América Latina sino en todo el mundo. Aquí ya la iniciamos, la cosa es que una campaña en medios es muy costosa, nosotros la contratamos con Caracol, eso se nos vuelve un esfuerzo gigantesco, pero no nos duele, pensamos que es necesario, lo que sí nos duele es que no estamos en posibilidad de hacerlo con mayor amplitud mediática.

–da–. ¿Cómo concretan los distintos gobiernos la comercialización de la educación?
–LGI–. Encontramos que Pearson –que es la gran multinacional interesada en el tema educativo, enmascarada en distintos nombres o nomenclaturas– está detrás de la búsqueda por abrir espacios de mercado para la educación. Su interés no es gratuito, pues un estudio realizado por la Internacional arroja que el mercado de la educación representa entre 6 y 7 trillones de millones de dólares. Es decir, la educación es el mercado más amplio que hoy tiene el universo capitalista para incursionar.

No es casual lo que tratan de hacer en Colombia. Desde Fecode hemos resistido contra la privatización, tenemos logros, por ejemplo, en preescolar, básica primaria y media, y un poco en normales; aquí no han podido hacer lo que ya concretaron en salud y con la educación universitaria, donde todo el mundo tiene que pagar, bajo, medio o alto, pero tiene que pagar. Pese a esto, debo reconocer que en nuestro sector han logrado penetrar, por ejemplo, con el transporte, con la comida, con los útiles, con estudiantes que supuestamente no hay cómo ofertarles, ellos hacen educación contratada por medio de entidades privadas.

–da–. ¿Concretaron alguna otra iniciativa en este encuentro?
–LGI–. Sí, generar organización para que el movimiento pedagógico latinoamericano confluya en experiencias, pero también en acciones, que hagan de esta pelea contra la privatización de la educación, de su comercialización, una pelea más armónica a nivel de la región. La dificultad para lograr esto es que en la región hay asimetrías surgidas de la realidad que nos dominó hace unas décadas, durante las cuales mientras en unos países la pelea principal era contra las dictaduras en otros países podíamos abordar procesos de organización y acción social por el derecho a la educación y por un movimiento pedagógico alternativo. Esto hace que Colombia sea un referente en este último campo para la región.

–da–. ¿Cómo se expresan esas asimetrías hoy día?
–LGI–. Es notable que en países como Chile hay movilizaciones en pro del modelo heredado de la dictadura de Pinochet. Se movilizan desde el sector privado pero también desde sectores sociales. La disputa en la calle no proviene, entonces, desde un solo sector –el popular–, no, el asunto es más complejo, al punto que Bachelet casi que le dijo al sindicato: "bueno, ustedes son los que saben de esto, háganlo".

Estando allí me llamó la atención que los memes, los whastsapp, los grafitis, toda la propaganda esgrimida en contra del cambio se pareciera a esas cosas que hicieron contra nosotros aquí, pero muy parecidos, hasta los mismos epítetos. Pero también encontramos que en Brasil sucede idéntico, así como en Argentina, lo que nos permite pensar que aquí no hay una casualidad, no, aquí está en marcha una campaña universal también de los neoliberales para hacerle resistencia al movimiento sindical, para que éste no se le atraviese en su intención de privatizar: es una campaña dirigida desde la Ocde. Luego de ver esto, creo que la experiencia del encuentro de la IAL en Chile nos muestra que si nos organizamos continentalmente, universalmente, podemos develar formas de lucha, de resistencia, que permitirán seguir haciendo de la educación una oportunidad como derecho para nuestros conciudadanos.

–da–. ¿Se presentó algún documento de esos acuerdos secretos o eso todavía no se ha develado?
–LGI–. Se conoce que hay convenios secretos pero hay un blindaje de los textos acordados; lo que podemos afirmar es la vergüenza de los países para mostrar lo que pactaron; se conocen fragmentos pero no el texto integralmente.

–da–. ¿Hubo un documento público, pensaron que fuera útil un documento, una declaración, sobre el evento?
–LGI–. La campaña es lo público; el documento que sale del Congreso de la Mundial Internacional de la Educación, está en la página y se llama 'La lucha contra la comercialización de la Educación', que nosotros hemos llamado 'La lucha contra la privatización de la educación'.Lo llamativo de este Congreso es que los europeos aceptaron lo que siempre habíamos propuesto los latinoamericanos: que la lucha fundamental es contra el modelo neoliberal y contra la comercialización de la educación.

–da–. En otro plano de la vida visible de Fecode, usted fue invitado al evento de Semana, sobre la educación, cuéntenos sobre ese evento porque esto de alguna manera está sintonizado con lo que nos acaba de decir.
–LGI–. Ese evento era más de empresarios y de comercializadores, ahí no había nadie pensando en educación, todos los que estaban ahí sólo pensaban en los negocios que da la educación. Mi presencia en el evento se debe a una razón: hay quienes han querido satanizar nuestra concepción defendida en los acuerdos de educación diagnóstica formativa. Por ejemplo, alguien como De Zubiría, asegura que lo pactado es vergonzoso pues el Gobierno le entregó a Fecode la evaluación de los maestros, que eso es una promoción automática, y que al ser así redundará contra la calidad de la educación.

–da–. ¿Qué sustentó Fecode frente a este tema de la evaluación?
–LGI–. Nuestra propuesta de evaluación diagnóstica formativa no es un capricho del paro, es una propuesta que viene de tiempo atrás, y tiene una razón de ser: en el Movimiento Pedagógico sempre se peleó para que aquí pudiera hacerse un diagnóstico del estado de la educación para generar también procesos que transformaran, coadyuvando en busca de la calidad, coherentes con esta posición, la propuesta de evaluación que esgrimimos tiene ese propósito: no solo mirar cuál es el estado del maestro, sino también cuál es el estado de la educación, precisando qué puede hacerse en materia de actualización, de capacitación de los maestros.

El acuerdo lo logramos, gracias a la fuerza del magisterio, no a la convicción del Gobierno, no a la convicción de la Ministra, pero hoy quieren satanizarlo, asegurar que por esa vía la que pierde es la educación, es decir, los estudiantes. Pero no será así, hay que brindarle a lo acordado un tiempo necesario para evaluar las primeras experiencias, que estamos convencidos que serán positivas, porque al maestro que le muestren dónde están sus deficiencias en el proceso de enseñanza y aprendizaje, y le dicten un curso para que las corrija, necesariamente su acto pedagógico remediará aquellas prácticas que de alguna manera pudieran ser desacertadas, y diría, además, que aquí también gana el estudiante porque va a tener un mejor maestro, o un maestro con mayores herramientas pedagógicas, didácticas, metodológicas, porque el video le va a mostrar también las fallas, y al mostrarlas y hacer los correctivos, creemos que eso va a ayudar a mejorar la calidad de la educación.

–da–. En el evento de Semana ese fue el propósito de su intervención?
–LGI–. Correcto.

–da–. El 4 de septiembre se reunió de manera extraordinaria la Ascun, esa reunión la llaman Consejo Nacional de Rectores, ellos están muy preocupados con el Sistema Nacional de Educación Terciaria, ¿cuál es su opinión sobre ese Sistema Nacional de Educación Terciaria?
–LGI–. Aquí hay una estructura del sistema educativo que está contenida en nuestra Constitución, por lo que producir una modificación a la estructura del sistema educativo, sin que pase por el legislativo, significaría, primero, una usurpación de funciones, segundo, ese no es asunto del diseño de unos funcionarios, ese es un asunto que debe ser consultado, y ahí los rectores deberían ser consultados.

En fin, lo que ahora hace el Ministerio al rankiar a las universidades es desvirtuar la naturaleza particular de cada una de las instituciones, y en el codeo propio de la estructura del manejo neoliberal, el éxito de uno depende del fracaso de los demás, o sea, el exitoso quiere que los demás fracasen para él ser el exitoso, y el exitoso es el que va a vender. Esto ha despertado malestar no sólo en las universidades públicas, también en las privadas. Parece que el afán del Ministerio es generar noticia, y no mucho más, al menos de profundidad.

–da–. ¿Con el ranking no estarán abriéndole espacio a las universidades privadas con asiento en otros países?
–LGI–. No hay duda de ello, están haciendo una tarea neoliberal: marchitar la imagen de la educación nacional, buscando abrir mercado para que vengan grandes firmas de universidades bien rankeadas en el mundo, empresarios, mercaderes de la educación, para ofertar títulos. Entonces, cualquier familia querrá que su hijo tenga un título de Harvard, de Columbia o del MIT, y hará el sacrificio del mundo para que el título del hijo tenga esa nomenclatura, pues están convencidos que esa nomenclatura le dará oportunidades de trabajo.
Entonces, la resistencia de Ascun tiene como razón de ser la manera unilateral, inconsulta, como el Ministerio viene generando el mismo conejo que ya le hizo a la Mane: aquí se tiene que hacer una reforma de lo que es la Ley 30, de manera concertada, de manera democrática y ese conejo, producto del desvanecimiento de la Mane y de la poca fuerza de Ascun, es una reforma, en la práctica, unilateral de lo contenido en esa Ley 30.

Ascun levanta hoy su voz por el descarado desconocimiento de lo que ellos representan, un órgano que de una u otro manera fue históricamente respetado por los gobiernos anteriores, por su importancia académica y en la educación superior. Mire que este Gobierno ya no la llama superior sino terciaria; es una manera también de revolver la educación superior con otras formas de educación que son post-secundaria pero que no corresponden a la formación universitaria; al revolver eso tratan de desvirtuar la importancia y el papel que tiene la educación universitaria en su desarrollo y en el desarrollo del país.

Hay que recalcar que esa educación que llaman terciaria es una manera de no reconocer el papel y la importancia del profesor universitario en el desarrollo de la vida académica de la universidad, y de pronto los rectores también sienten cómo ese desconocimiento desvanece un acumulado que ellos podrían aportarle a las reformas, modificaciones, ajustes, o transformaciones que requiere la educación universitaria, porque es posible que institutos de formación superior también tengan otras necesidades; pero es evidente que no es lo mismo administrar un instituto de formación superior que administrar una universidad, pues en su esencia tienen matices muy diferentes. Me parece, por ello, que el propósito del Ministerio es revolver y ahí se aplica el principio tan conocido y aplicado de que: "el que divide reina".

Sin duda, la Universidad merece un mejor tratamiento, más aún en un país que pregona y dice estar acercándose a un proceso de paz.

 


La necesidad de una comunicación de nuevo tipo

 

Lo que vimos en Chile nos confirma que existe una acción comunicativa intensa, constante, moderna, dirigida desde organismos como la Ocde, que dispone de inmensidad de expertos para construir ciertos mensajes, ciertos imaginarios, uno de los cuales está destinado a desvirtuar la acción de las organizaciones sindicales y de sus dirigencias. Tratan por todos los medios de impedir el surgimiento de nuevos liderazgos sociales.

Mire, en Chile pudimos comprobar como en conflictos tan distantes como los acaecidos en Inglaterra, Chile, Portugal, Colombia, los mensajes generados desde la parte oficial coinciden en sus colores, en la manera de posicionar la gráfica, en fin, en cómo manejan la comunicación, y tanta coincidencia no puede ser una casualidad, no, allí hay una experiencia acumulada, una decisión de cómo manejar los conflictos, y de ello tenemos que aprender. Nosotros no podemos seguir improvisando ni pegados a formas ya superadas en la comunicación.

El asunto de esta comunicación nos toca estudiarla. Es posible que nuestra generación esté más acostumbrada a viejas formas para desplegarla, y hoy el paradigma comunicativo es diferente; en esto los movimientos sindicales hemos sido conservadores; aquí hay que hacer unos cambios o transformaciones para lograr una comunicación eficaz con el conjunto social, y con sectores específicos de ella como los jóvenes, los cuales despliegan hoy un ejercicio comunicativo expedito, directo, permanente, que ya no incluye a los grandes medios masivos.

Entonces, estamos ante un reto inmenso, ante una oportunidad, pero oportunidad en la que estamos bastante atrasados y tenemos muchas limitaciones que nos obligan a pensar de manera diferente el tema de la comunicación, no sólo con nuestros asociados, no sólo con los que representan el sector, sino con la población en general.

Información adicional

  • Antetítulo:LUIS GRUBERT IBARRA, PRESIDENTE DE LA FECODE
  • Autor:Equipo desdeabajo
  • Edición:218
  • Sección:Movimiento social
  • Fecha:Octubre 18 - Noviembre 18 de 2015
Visto 1449 vecesModificado por última vez en Viernes, 23 Octubre 2015 18:43

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.