Lunes, 28 Noviembre 2016 15:14

Principales retos que enfrenta la humanidad

Escrito por CARLOS EDUARDO MALDONADO*
Valora este artículo
(3 votos)
Principales retos que enfrenta la humanidad

Vivimos tiempos de acelerado avance del conocimiento. Ingentes sumas de dinero, enormes equipos científicos y tecnológicos, numerosas revistas y ediciones de libros se producen alrededor del mundo. Los coloquios, encuentros, seminarios, congresos y demás que se realizan a nivel internacional son numerosos –en medio de la crisis financiera e incluso a pesar suyo–. Jamás habías sabido tanto sobre el universo y el mundo, tanto como sobre nosotros mismos. Vivimos, literalmente, una edad de luz: mucha información, mucho conocimiento, mucha buena investigación. Si en el plano de la economía, de los conflictos militares o del medio ambiente la atmósfera parece pesimista o poco optimista, en el ámbito de la investigación emerge mucho optimismo.

 

Decía N. Bohr que predecir es difícil. Sobre todo cuando se trata del futuro. Desde luego que existen programas de investigación con apuestas a mediano y a largo plazo. Sin embargo, el buen éxito de los mismos es algo que no se puede garantizar ciento por ciento. La empresa científica siempre está sujeta a la historia externa de la ciencia; esto es, a circunstancias imprevistas. Hay numerosos ejemplos al respecto.

 

Son numerosos los avances que se producen en el conocimiento hoy por hoy. La inmensa mayoría son progresos minimalistas, puntuales, técnicos. Pero es posible al mismo tiempo destacar las más importantes avenidas por donde avanza la investigación actualmente. Cabe destacar tres grupos, así: primero, los más importantes programas de investigación por sus componentes y sus consecuencias. Luego, los avances en numerosos campos, pero con un carácter más puntual o minimalista. Finalmente, los principales retos en el campo de la tecnología. Al final, los tres grandes conjuntos son analizados a la luz de sus posibles efectos en el futuro previsible sobre la economía, el medioambiente y la sociedad en general.

 

Las grandes avenidas del conocimiento

 

Tres grandes avenidas pueden destacarse en el conocimiento actual de cara hacia el futuro. En primer lugar, se trata de las investigaciones sobre la mente y el cerebro. Los E.U. lanzan la iniciativa Brain (Brain Research through Advanced Innovative Neurotechnologies –Investigación del cerebro a través de neurotecnologías innovativas avanzadas) (https://www.whitehouse.gov/BRAIN), y por su parte la Unión Europea hace otro tanto con el Human Brain Project (Proyecto Cerebro Humano) (https://www.humanbrainproject.eu). Se trata de dos proyectos dedicados a estudiar y desentrañar los secretos de la estructura y funcionamiento del cerebro humano.

 

Concomitante con estos proyectos, emergen varios campos de trabajo e investigación centrados en el estudio de esta parte del cuerpo humano. Notablemente, el neuro-marketing, la neuro-ética, el neuro-derecho, la neuro-educación y la neuro-economía, entre otros, consistentes en el reconocimiento de que las creencias determinan las acciones humanas y, entonces, cabría predecir los comportamientos de grandes grupos humanos a partir de los estudios sobre el cerebro. Política y financieramente, los proyectos de investigación sobre el cerebro son inmensamente más importantes que lo realizado en su momento en torno a genoma humano.
Conjuntamente con las neurociencias, la psicología y las ciencias del comportamiento cobran una relevancia pocas veces alcanzada en la historia, y todo apunta a un programa con resultados a corto plazo. Para los años 2020 y 2025, esperan haber ganado tanta información sobre el cerebro, que nuevas acciones en distintos planos irán a determinar la organización misma de la sociedad y del mundo.

 

En segundo término, existen varios grupos muy sólidos que investigan en torno a la estructura de la materia, y por tanto, el origen mismo (y acaso el destino final) del universo. El más importante de estos grupos trabaja en el acelerador de hadrones en el Cern (Centre Européen de Recheche Nucléaire-Centro Europeo de Investigación Nuclear) (https://home.cern). Es un hecho ya reconocido que la materia que vemos, comemos, y disfrutamos alrededor nuestro –o nos resulta chocante– constituye tan sólo el 4 por ciento de la estructura del universo. Esta es la materia ordinaria. El 74 por ciento está constituida por energía oscura, y el 21 restante por materia oscura (o antimateria). A la fecha, nadie sabe exactamente qué son la materia y la energía oscuras. Una enorme apuesta está planteada con vistas a desentrañar en el futuro inmediato previsible la estructura de la materia.

 

Pues bien, el resultado de llegar a entender la estructura del universo que nos rodea, y en el que nos encontramos, será que podremos saber con precisión el origen de este universo, probablemente la existencia de otros universos paralelos o múltiples, y el destino final del universo mismo. Estos descubrimientos tendrán efectos inmediatos en la comprensión sobre nuestro mundo, la naturaleza y los propios seres humanos.

 

La tercera gran avenida de la investigación de punta actual es la conquista y colonización del espacio extraterrestre. La más inmediata arista de este programa de investigación se denomina terraformación, y ya hay varios programas en marcha. Se trata de la posibilidad de crear asentamientos humanos por fuera de la Tierra (en la luna, en Marte, en Júpiter, principalmente, por lo pronto).

 

La carrera espacial tuvo tradicionalmente dos actores: los E.U. y la antigua URSS. Actualmente, los actores principales, independientes y al mismo tiempo en procesos cooperativos, son los E.U., Rusia y la Agencia Espacial Europea. A estos actores, y con mucha fuerza, hay que sumar ahora a la China. Existen ya planes y acciones que muestran el proceso de complejización de la carrera espacial. En el trasfondo, aunque bastante más rezagado, hay que contar también a la India. Las aristas, los alcances, los proyectos particulares y otros aspectos permanecen, sin embargo o bien como secretos estratégicos de estado, o bien de alcance para las comunidades científicas más especializadas.

 

Con respecto a estos tres grandes programas, queda siempre la pregunta, no enteramente justificada, de si se justifican semejantes gastos habiendo tantos problemas “reales” en el mundo como el hambre, la delincuencia, las mafias y la corrupción, por ejemplo. El debate es, simple y llanamente, entre investigación aplicada y experimental versus investigación básica. La Tabla Nº 1 sintetiza estas tres grandes áreas de investigación.

 

Un panorama de calles menores, paralelas y cruzadas en ciencia

 

Mientras que en el fondo existen programas de gran alcance e inmensa envergadura, la mayoría de investigaciones transcurren por calles más pequeñas, paralelas, cruzadas, e incluso por caminos que, en contraste con la gran investigación aún parecen de herradura. Este segundo grupo de investigaciones son manifiestamente más puntuales y en muchas ocasiones minimalistas.

 

Entre estos otros caminos cabe destacar la investigación en torno a nuevos materiales, naturales y sintéticos, que al mismo tiempo que tiene aplicaciones técnicas están orientadas a la salud. En este sentido, hay una producción muy significativa de nanomateriales que contribuyen a tratamientos altamente eficaces contra el cáncer, sin ser invasivos. El santo grial de estos nanomateriales es el grafeno –un material inmensamente más liviano y mejor conductor de electricidad–, aunque sin descartar para nada los fulerenos. Esta es un área fundamental de trabajo reciente que, sin embargo, aún promete dar sus mejores frutos en el futuro inmediato, y a largo plazo.

 

En medicina y ciencias de la salud la principal transición será el paso de la medicina epidemiológica hacia la medicina personalizada, gracias a los avances en campos como la genómica, la transcriptómica y otras áreas próximas y relacionadas de la biología de sistemas. Sin la menor duda, en términos generales, habremos de ganar más años en términos de esperanzas y de expectativas de vida. Un magnífico avance civilizacional.

 

En las áreas de la salud, la investigación con células madre continuará avanzando, a pesar del rechazo de los círculos más conservadores alrededor del mundo. La investigación en células madre permitirá un progreso importante en el trasplante de órganos, un tema de máxima complejidad médica.

 

De manera general, en terrenos como la electrónica, la bioquímica y la inteligencia de enjambre, y los insectos sociales, serán algunos de los planos en los que habremos de ganar enormes avances de investigación que, si bien seguirán siendo puntuales o minimalistas, conducirán, mancomunadamente a una magnifica revolución científica.

 

En todos los casos, los grandes datos (big-data science) será determinante en la buena ciencia, en la buena gestión del conocimiento, por parte tanto del sector público y del sector privado como, crecientemente, por parte de la sociedad civil. La ciencia de grandes datos llegó para quedarse y será imposible el manejo, comprensión, estudio y trabajo con y sobre el mundo al margen del manejo idóneo de esta nueva ciencia.

 

La tecnología previsible

 

Como quiera que sea, la tecnología –en rigor la tecnociencia– seguirá siendo la dimensión dominante en los avances y retos de la ciencia para la humanidad en el futuro previsible a mediano y largo plazo.

 

De lejos, en este plano, la interface célula-chip, o lo que es equivalente, la simbiosis entre naturaleza y tecnología seguirá siendo el núcleo mitocondrial de la investigación. Este tema se conoce técnicamente como la próxima singularidad tecnológica. No cabe la menor duda de que serán aspectos cruzados entre las ingenierías y la biología las que habrán de beneficiarse de una revolución que ya comenzó. La expresión cotidiana más evidente es, desde el punto de vista tecnológico, la internet de las cosas (IoT), la cual apenas ha iniciado. Y desde el punto de vista biológico, se trata de distintos dispositivos biológicos que al mismo tiempo acentuarán y cambiarán la humanidad del ser humano. Desde el sexo hasta diversas prótesis, desde la genómica hasta la emergencia de humanos híbridos; ulteriormente hasta la historia del inicio de los cyborgs.

 

Sin embargo, la revolución tecnológica más determinante en el futuro inmediato y a mediano plazo tiene que ver con el desarrollo del computador cuántico y, por tanto, de la computación cuántica. Desde el punto de vista teórico y tecnológico, el computador cuántico ya existe. La dificultad de su socialización y comercialización tiene que ver aún con temas relativos a seguridad y vigilancia, incluyendo las transacciones bancarias y otras operaciones por internet basadas en la criptografía.

 

Los computadores actuales significan que, hasta la fecha, son los encriptadores quienes llevan la delantera sobre los decriptadores. La computación cuántica significará el triunfo de los decriptadores, y con ello, la transformación radical de todos los sistemas de comunicación, información y seguridad, en toda la línea de la palabra.

 

La computación cuántica habrá de significar la emergencia de algoritmos totalmente novedosos, que transformarán la arquitectura tradicional y en boga de la computación. Formas perfectamente insospechadas de cálculo y procesamiento de información serán posibles, todos los cuales van a transformar de manera definitiva todos los procesos de cruce de información en el mundo.

 

Ciencia, tecnología y economía: desarrollo social y cultural

 

Una cosa es cierta: nos encontramos en la cuarta revolución industrial. Ella es el resultado exactamente de los tres conjuntos de problemas y avances mencionados anteriormente.

 

La ciencia es una empresa práctica, incluso cuando trabaja sobre investigación básica. Pues bien, numerosos avances –que en algún momento se pensaron como puramente teóricos o abstractos– terminaron al cabo del tiempo teniendo sorprendentes consecuencias prácticas. El conjunto de consecuencias sociales, económicas, prácticas, económicas, culturales y militares de la ciencia termina condensada con el nombre de “revolución industrial”.

 

Hasta la fecha conocemos cuatro revoluciones industriales, así: la primera fue la máquina de vapor; la segunda, la electricidad; la tercera, la producción automática gracias a la electrónica y las tecnologías de la información; la cuarta, en curso, consiste en la fusión de las tecnologías que hacen difusa la línea demarcatoria entre la física, lo digital y lo biológico.

 

Algunas expresiones cotidianas de la cuarta revolución industrial son los drones, las impresoras en 3D, las nanotecnologías y toda la inteligencia y la vida artificial, en toda la línea de la palabra, o Netflix, o la incorporación cotidiana de la energía solar (en empresas y hogares). En general, se trata de todos los sistemas ciberfísicos, computadores que programan computadores sin la necesidad de programadores humanos, en fin, sistemas inteligentes que aprenden y se corrigen y se crearan a sí mismos, o con la ayuda de otros sistemas semejantes.

 

Comprensión

 

Para finalizar, una nota de tipo teórico. Hemos ganado, y seguiremos ganando, enormes espacios de comprensión acerca de la inteligencia en otras formas de vida, desde las bacterias hasta las hormigas. El conocimiento en virología se ampliaré enormemente (a la fecha es poco y nada lo que sabemos sobre el viroma). El estudio de las plantas y los árboles que hace poco ha arrojado luces deslumbrantes permitirá comprender mejor la inteligencia de las plantas, y su importancia para la trama de la vida. Ganaremos mucho espacio acerca de otras formas de inteligencia y de vida: desde los extremófilos hasta los cordados, y desde los vertebrados hasta las bacterias, virus y priones. Así, la comprensión de la vida ampliará enormemente las bases que hemos ganado hasta la fecha.

 

Referencias

 

Maldonado, C. E., (2016) “Psicología, ciencias del comportamiento y neurociencias. Un estudio científico y político”, en: Pacarina del Sur, Nº 26, Enero-Marzo: http://www.pacarinadelsur.com/home/saberes-y-horizontes/1265-psicologia-ciencias-del-comportamiento-y-neurociencias-un-estudio-cientifico-y-politico
Maldonado, C. E., (2015). “El futuro ya está con nosotros. Acerca de la complejidad de la experiencia humana”, en: Pacarina del Sur. Revista de Pensamiento crítico latinoamericano, Nº 23, Abril-Junio; disponible en: http://www.pacarinadelsur.com/home/abordajes-y-contiendas/1127-el-futuro-ya-esta-con-nosotros-acerca-de-la-complejidad-de-la-experiencia-humana
Maldonado, C. E., (2015). Introducción al pensamiento científico de punta, hoy. Bogotá: Ed. Desde Abajo, Colección Primeros Pasos, Nº 14, pp. 1-104
* Profesor Titular. Universidad del Rosario

 


 

Tabla Nº 1. Grandes áreas de investigación de punta actualmente y hacia futuro

 

Investigación sobre el cerebro y la mente

Neurociencias, psicología y ciencias del comportamiento

Estados Unidos y la Unión Europea

 

 

Conocimiento de la materia y la estructura del universo

Gran acelerador de hadrones (CERN)

Desciframiento de la energía oscura y la materia oscura

 

 

Conquista del espacio extraterrestre y terraformación

 

E.U., Rusia, la Unión Europea y China

Industria aeroespacial, microelectrónica, sistemas de información y ciencias de la salud

Fuente: Elaboración propia

 

Colombia, América Latina y la ciencia

 

Colombia y América Latina parecen tener velocidades y capacidades distintas con respecto al panorama de la ciencia de punta en el mundo. (De hecho, existe aquí una notable diferencia entre un país como Brasil, y uno como la India). Una gran vertiente de trabajo en América Latina apunta hacia la recuperación de los saberes y prácticas autóctonas. Los desafíos, en cada temporada, del Niño y de la Niña, nos permiten recordar que los pueblos Incas jamás sufrieron inundaciones o sequías. Un aprendizaje de sus conocimientos nos permitirá afrontar, por ejemplo, los embates del medio ambiente y el calentamiento global. Aún así, es evidente que ni Colombia ni América Latina pueden quedarse atrás con respecto a los progresos en la punta del conocimiento. Sin lugar a dudas, la principal tarea consiste en formar buenos científicos (y no ya únicamente tecnólogos), difundir, apropiarse y desarrollar con acento propio lo mejor de la investigación científica. Con un reconocimiento de base: en América Latina y Colombia no es la excepción-, la mayoría de grupos de investigación forman parte de las ciencias sociales y humanas. Si es así, éste grupo de ciencias debe y puede abrirse a otros aspectos y modos del conocimiento sin perder sus especificidades.

 

Tabla Nº 2 Tipos de Revoluciones Industriales, hasta la fecha

 

Primera revolución
industrial (siglo XIX)

 

 

- La máquina de vapor
(Automóvil, tren, grandes barcos antiguos, etcétera)

 

 

Segunda revolución
industrial (siglo XX, primera mitad)
- Revolución de la electricidad
- Importancia de la electrónica y la microelectrónica

  
Tercera revolución
industrial
(siglo XX, segunda mitad)

 

 

 

- Electrónica y tecnologías de la información
- Computadores personales, clusters, redes de información (criptografía)

 

 

Cuarta revolución
industrial (siglo XXI)
- Simbiosis entre las dimensiones física, la digital y la biológica en la ciencia y la tecnología
- Robótica de todos los tipos, aprendizaje de máquinas, interface chip-célula

  Fuente: Elaboración propia

 

Ciencia y política

 

a ciencia siempre ha tenido impactos fuertes sobre la forma como los seres humanos entienden el mundo y organizan, correspondientemente, sus propias sociedades. Pues bien, en el marco del tránsito de la tercera a la cuarta revolución industrial estamos asistiendo a una reconfiguración radical del orden de la sociedad en toda la extensión de la palabra. Al mismo tiempo que se amplían y fortalecen los controles sociales sobre los individuos -a través de las redes sociales (Facebook y Google han sido considerados como de entere estratégico por el gobierno d los E.U., y de aliados estratégicos de la N.S.A.), también nuevas formas de organización del conocimiento se hacen posibles. Internet no ha podido ser controlada, ni por parte de China, de Irán, de E.U. o de Rusia. Internet es la expresión abstracta de que el conocimiento es de todos y que por tanto una nueva democracia es posible.

 

Mientras que es evidente que la privacidad se pierde permanentemente, al mismo tiempo emergen nuevos-nuevos movimientos sociales que saben hacerle el juego a los controles políticos d ella información. (Este es tema de otro artículo aparte). Las acciones políticas del pasado ya no son posible hoy en día. Y por consiguiente esto llama a la creatividad por parte de los nuevos partidos, movimientos y procesos políticos y sociales alrededor del mundo. Contra todas las apariencias, si bien es cierto que el poder de los grandes medios de comunicación es ampliamente dominante en la superficie, en las bases de los movimientos sociales aparecen formas alternativas de comunicación que se traducen en formas diferentes de organización. esta es una historia que, en verdad, apenas comienza.


 

 

Información adicional

  • Antetítulo:EN CIENCIA Y CONOCIMIENTO
  • Autor:CARLOS EDUARDO MALDONADO
  • Edición:230
  • Sección:Debate
  • Fecha:Nov 20 - Dic 20
Visto 2560 vecesModificado por última vez en Lunes, 28 Noviembre 2016 15:40

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.