Imprimir esta página
Viernes, 28 Abril 2017 15:38

La banca usurera frena el crecimiento del PIB

Escrito por JORGE IVÁN GONZÁLEZ*
Valora este artículo
(0 votos)
La banca usurera frena el crecimiento del PIB

La actual coyuntura de la economía colombiana es un buen momento para reflexionar sobre la forma como el sector financiero impacta la actividad económica real y la eficiencia de las empresas. Partimos de una constatación: lo que es conveniente para el sector financiero no necesariamente es bueno para el conjunto de la economía.

 

Bueno para los banqueros, malo para la economía

 

De acuerdo con los resultados que presentó el Dane en su último informe, la mitad del crecimiento del PIB durante el 2016 se explica por la dinámica del sector financiero, que fue el de mejor comportamiento. Los excedentes que se presentaron en el sector financiero fueron mayores que los de los otros sectores.

 

Es usual que al leer la evolución de los componentes del PIB se cometa el error de pensar que el avance de un sector necesariamente es favorable para el conjunto de la economía. Esta apreciación no es cierta. Cuando se estaba en medio de las bonanzas del petróleo y de la minería, el país vivió los males de la llamada enfermedad holandesa (revaluación del peso, aumento de las importaciones y disminución de la industria y de la agricultura nacionales). Por aquellos días el PIB de los sectores petrolero y minero crecía pero, al mismo tiempo, disminuía el PIB de la agricultura y de la industria. Es evidente, entonces, que los resultados positivos de un sector pueden ser un obstáculo para los otros. Y estas tensiones, que son inevitables, no se pueden desconocer argumentando que los excedentes de un sector son intrínsecamente benéficos para el conjunto de la actividad económica.

 

El hecho de que al sector financiero le haya ido bien, no quiere decir que a los demás sectores, que necesitan los servicios financieros, también les haya ido bien. Cuando la tasa de interés de los créditos al consumo es de 33% anual, y el margen de intermediación es alto, la conclusión es evidente: lo que es bueno para los bancos no es conveniente para los inversionistas ni para los consumidores. Si esta asimetría se mantiene y no se corrige, el sector financiero también sufre las consecuencias y colapsa. A la larga, a los bancos tampoco les conviene que la tasa de interés sea muy alta. La historia es conocida, y se repite una y otra vez. Estos ciclos no tienen nada de novedoso. Pero sí causa sorpresa la forma ingenua como se afirma que los resultados favorables del PIB global se explican, principalmente, porque al sector financiero le fue mejor que a los demás. Este tipo de afirmación desconoce los efectos negativos que tienen las altas tasas de interés en el conjunto de la economía.

 

Las interacciones entre los sectores económicos pueden ser de suma cero, ya que unos pierden y otros ganan. La evolución de los componentes del PIB no se debe leer como si las interacciones entre los sectores fueran un juego de suma positiva en el que todos ganan. En lugar de felicitar al sector financiero por su contribución al PIB, habría que analizar hasta qué punto las altas tasa de interés están frenando la dinámica de los otros sectores. El análisis se debe realizar de manera integral, mostrando la interacción entre los diferentes sectores.

 

Colombia no escapa a la volatilidad internacional. El sistema financiero global hoy es más errático que hace 30 años. Con el paso del tiempo se han ido profundizando los ciclos de los activos financieros y de sus derivados, y se ha ido acentuando la burbuja financiera.

 

El control del movimiento de los derivados financieros sigue siendo un reto de los organismos de supervisión. Después de la crisis del 2008, Estados Unidos promulgó la ley Dodd-Frank (21 jul. 2010), que introdujo nuevas regulaciones al sector financiero y buscó proteger a los consumidores. Estas normas han sido insuficientes. Trump ha expresado su desacuerdo con la norma Dodd-Frank, y considera que el sector financiero debe tener menos regulación. Así que todo indica que la volatilidad financiera global seguirá aumentando, y que las fluctuaciones financieras se reflejarán en movimientos más erráticos de la economía real. Los gobiernos no logran contrarrestar las fluctuaciones de los mercados de capitales. Colombia está inmersa en estas tensiones, y la política económica ha sido incapaz de impedir los efectos negativos que se derivan de la volatilidad externa. En este contexto, y en determinadas coyunturas, es posible que al sector financiero le vaya bien.

 

El Banco de la República redujo la tasa de interés de referencia del 7,5% al 7% anual, pero es una medida muy tímida, y no es suficiente para estimular la inversión y el empleo. Mientras los países avanzados tienen tasas de interés negativas, en Colombia nos vanagloriamos porque al sector financiero le va bien, desconociendo que las tasas de interés se aproximan a la usura y, sin duda, son escandalosas.

 

Tres modalidades de eficiencia

 

La política económica en Colombia debería aceptar las recomendaciones del informe de la Cepal**. Allí se proponen tres aproximaciones a la eficiencia.

 

“El concepto ordenador es el cambio estructural progresivo, definido como un proceso de transformación hacia actividades y procesos productivos que presenten tres características: ser intensivos en aprendizaje e innovación (eficiencia schumpeteriana), estar asociados a mercados en rápida expansión, que permitan aumentar la producción y el empleo (eficiencia keynesiana), y favorecer la protección del medio ambiente y el desacople entre crecimiento económico y emisiones de carbono (eficiencia ambiental). Para lograr estructuras productivas con estos tres tipos de eficiencia, que hagan compatibles la igualdad y la protección ambiental, se requiere un nuevo conjunto de instituciones y coaliciones políticas que las promuevan a nivel global, regional, nacional y local” (p. 10).

 

La primera, la eficiencia schumpeteriana, centra la atención en la empresa, y en la innovación. La volatilidad financiera internacional llevó a una revaluación del peso, que aumentó las importaciones, perjudicando a los productores nacionales. La industria y la agricultura sufrieron un golpe tan duro que todavía no se han recuperado. Es importante, entonces, que el Estado apoye las dinámicas empresariales para que se puedan sustituir algunas importaciones por productos nacionales.

 

La segunda, la eficiencia keynesiana, tiene que ver con el estímulo al empleo, y a la ampliación de la producción, que se deriva de la inversión pública (servicios, vías, infraestructura, etc.). La construcción de carreteras es un buen ejemplo de eficiencia keynesiana. La intervención del Estado es fundamental para reactivar el mercado interno y para ampliar la capacidad de la economía nacional.

 

La tercera, la eficiencia ambiental, conjuga las políticas distributivas y las de protección ambiental. Ambas están ligadas. No hay sostenibilidad del medio ambiente sin equidad. El gobierno colombiano hace muchas declaraciones a favor de la sostenibilidad ambiental, pero es muy tímido en la toma de decisiones. El Ministro del Medio Ambiente fue el primero en poner en tela de juicio la validez de la consulta que se hizo en Cajamarca, a pesar de que allí el 97% de la población rechazó el proyecto de extracción de oro en La Colosa.

 

Para la Cepal es claro que el actual ordenamiento institucional no favorece el logro de estas tres eficiencias. Y en Colombia la brecha entre el discurso oficial y la realidad parece acentuarse cada vez más. El seguimiento de las recomendaciones de la Cepal podría contribuir a frenar los impactos negativos de los capitales golondrina, que en el proceso de ir y venir debilitan la estructura de la economía colombiana.

 

* Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
** Cepal., 2016. Horizontes 2030. La Igualdad en el Centro del Desarrollo Sostenible, Cepal, México.

Información adicional

  • Autor:JORGE IVÁN GONZÁLEZ
  • Edición:234
  • Sección:Economía
  • Fecha:Abril20-Mayo20
Visto 774 veces