Lunes, 27 Abril 2020 18:25

No la desaprovechemos

Escrito por Equipo desdeabajo
Valora este artículo
(1 Voto)
No la desaprovechemos

La coyuntura giró, y no pocos grados, y nos obliga a resituarnos en la totalidad que somos, sin quedar exentas de ello las más diversas expresiones de lo social-alternativo. Es un giro fenomenal, con profundas connotaciones e implicaciones en todos los órdenes, tanto que da pavor revisarlas y proyectar sus posibles desenlaces.

Ese giro no va de 0 a 180, en tanto el ángulo ya estaba desplazado varios grados, es decir, las tensiones ahora incrementadas y que tienen enfrentadas a las potencias en diversidad de escenarios ya habían obligado a sentar sus piezas en temas como comercio, mercados, divisas, control territorial, armamentismo, ciencia, energía, medio ambiente, etcétera. Pero, aunque la inclinación es muy profunda, no lo es como para llegar al punto máximo de la contradicción capitalista, por alcanzar cuando el generalizado conflicto armado entre potencias tome forma. ¿10, 20, 30 años?

El desplazamiento es lento pero continuo, con ascenso hacia los extremos como en Oriente Medio, o con otros pulsos menos violentos pero no por ello menos riesgosos, como la llamada guerra comercial. Y en esas aparece este nuevo ingrediente del virus que, con su potente carga, implosionó la vieja estructura económica capitalista, que ya venía resquebrajada. ¿De las potencias y los imperios, quién saldrá mejor librado del vuelo y la caída de hierros viejos, lanzados por doquier por el diminuto engranaje que tiene encerrados a millones en todo el mundo?

De momento, y como factor desfavorable para quienes nos esforzamos por una sociedad global en democracia plena, directa, participativa, radical, plebiscitaria, nos llega con pasos agigantados la sociedad del control y el disciplinamiento, cuyo ensayo, tramitado mediante la tarea de atizar el miedo a la parca, halla en la totalidad de los Estados el espacio y el eco suficientes para darle espacio. Es esta una realidad que nos regresa varias décadas en la lucha por la efectiva concreción de los Derechos Humanos, cuya carta ya cuenta con diversos ítems que no van más allá de la letra muerta.

Bien. Mientras quede claro si el imperio aún hoy dominante en el nivel global puede sostenerse sin ceder mucho espacio, o si sus contrarios, China a la cabeza, avanzan de manera notoria en la disputa por desplazarlo, lo importante para los sectores alternativos es “aprovechar en río revuelto”, dicho de la mejor manera, sacándole la mejor tajada a la oportunidad. Y para así lograrlo, qué mejor que:

1. Retomar y exprimir aquella enseñanza que llamaba la atención sobre las posibilidades de aprendizaje en el escaso tiempo desprendido de las crisis, tiempo breve por lo general, en el que se aprende lo que en tiempo frío toma años.
2. Como parte de ello, desplegar en la integridad del cuerpo social una campaña, con subcampañas, reivindicando todo lo público como beneficio colectivo, y con planeación, administración y control pleno de sus propietarios.
3. Reivindicar lo público, que debe ir más allá del Estado, saltándolo y pasando a lo común, para recuperar entre todos lo que es precisamente de todos.
4. Apropiarse el conjunto social de lo que le pertenece, que debe comenzar por exigir y hacer realidad que la salud no esté en manos de empresas privadas, manejada con criterios de compra-venta y rentabilidad como su razón de ser. La salud, como derecho fundamental, tiene como propósito la garantía de la vida en toda la extensión de la palabra, y para así conseguirlo la sociedad, a través del aparato que la representa, no puede ahorrar dinero ni esfuerzos.
5. Garantizar el acceso a los servicios de agua, luz y gas. ¿Pero cómo alcanzar una vida digna si al refugio donde recuperamos fuerza, donde compartimos con los seres más cercanos nuestras tristezas y nuestras alegrías, no llega el vital líquido que, dicen, representa el 60 por ciento del cuerpo humano? ¿Y cómo satisfacer nuestras necesidades mínimas si no podemos encender una resistencia para cocinar o calentar los alimentos, o encender una bombilla para iluminar nuestras dolencias y nuestras quimeras? La mayor vileza del espíritu de negocio predomina en las empresas propietarias de lo que es de todos. Aquellas, afanadas por la rentabilidad, venden en tarjetas prepago el ‘derecho’ a recibir luz y pagar la reconexión para que podamos gozar del fluir de agua por los grifos instalados en nuestra vivienda. ¿Para qué mostrar en los balances de las empresas, llamadas públicas, tantos millones de rentabilidad si parte de los propietarios de esas empresas no pueden beneficiarse de la existencia de las mismas?
6. Conseguir que la estructura política, a través de la cual nos administramos, tome como reto la reorganización de las megaciudades, territorios que, de ser evidencia del desarrollo humano, han terminado por constituirse en epicentros de muerte y no futuro. Y como parte de su reorganización, que debe partir por despoblarlas notablemente, para el caso de las que cuentan con varios millones de seres humanos –con aceptación plena y consciente de quienes allí habitan– reubicar el 30 o el 40 por ciento de las mismas, fundando con esos millones nuevas ciudades, o repoblando algunas que tengan algunos miles y cuenten a su alrededor con suficientes recursos renovables.

En fin, se trata de un conjunto de retos mayúsculos, estos y otros, posibles de encarar y concretar. Es evidente que sí es posible, como lo ha dejado ver la actual crisis, en que los gobernantes, salvando sus intereses y los de la clase que representan, han soltado amarras y satisfecho un conjunto de gastos e inversiones a los que se negaban hasta no hace más de un mes, siempre bajo el prurito de “la economía no lo permite”, “eso es populismo” y otras muchas frases de cajón para justificar la continuidad de un injusto estado de cosas.

Sí se puede. Otro mundo es posible. Otra sociedad es posible. Otra democracia sí es posible, y para ello, además de lo ya anotado, debemos enrutarnos hacia:

Acometer la construcción de redes de producción, transporte, mercadeo, alimentos, ropa, implementos deportivos.
Emprender la limpieza/desintoxicación de terrenos rurales y sembrar todo tipo de alimentos fundamentales, priorizando fuentes de proteínas y sus complementos para su buena digestión, así como aporte de minerales, carbohidratos, vitaminas y demás sustancias fundamentales para la vida.

Fortalecer redes ya existentes, como las de acueductos comunitarios, impidiendo la privatización de los varios centenares de los que aún protegen de manera comunitaria los ríos, las cuencas y los territorios aledaños a sus municipios.

Brindar todo tipo de apoyo para potenciar la diversidad de procesos comunitarios que tienen como propósito la protección de bosques, ríos, páramos, humedales, que lideran procesos, siempre en procura de un mejor ambiente para que la variedad de especies animales, incluida la humana, lleven una vida de calidad y en armonía.

Darles fuerza y extensión a las redes de protectores de semillas, poniendo un dique contra la agricultura industrial y los organismos genéticamente modificados, recuperando la memoria de nuestros bosques y sentando bases para que la soberanía alimentaria sea una realidad.

Poner en práctica la asamblea local como espacio de base y encuentro, deliberación y toma de decisiones abiertas, en todas las comunidades, sean barrios, colegios, empresas, conjuntos residenciales o veredas. Sesionar como mínimo una vez al mes, y, con la conciencia y la participación del mayor número de personas, avanzar hacia la toma –en manos de la comunidad– de todo aquello que le pertenece, y que hoy está en manos de un Estado ausente o bajo control del capital.

Potenciar un tejido entre asambleas, desde lo local a lo regional y nacional, que estimule y potencie el encuentro, la deliberación y la toma de decisiones de manera colectiva, para ir más allá de nuestros intereses inmediatos como comunidad, y, englobándonos con otros, delineemos el país que soñamos. Con ello, materializar la certeza de que otra democracia sí es posible.

Toda crisis trae una oportunidad. No desaprovechemos la que tenemos ante nosotros para encarar los retos y las transformaciones que nos demanda el ahondamiento de la lucha social en los meses que se avecinan.

 

 

Periódico desdeabajo Nº267, pdf interactivo

 

 

Para suscripción:

https://libreria.desdeabajo.info/index.php?route=product/product&product_id=179&search=suscri

Información adicional

  • Autor:Equipo desdeabajo
  • Edición:Nº267
  • Sección:Editorial
  • Fecha:Abril 20 - mayo 20 de 2020
Visto 425 vecesModificado por última vez en Lunes, 27 Abril 2020 18:43

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.