Martes, 30 Junio 2020 09:23

Covid-19: Economía popular, la solución y no el problema

Escrito por Angelica Sierra Gaona*
Valora este artículo
(0 votos)
Covid-19: Economía popular,  la solución y no el problema

Aprender a valorar lo supuestamente marginal en la economía cotidiana de nuestros entornos, lo muchas veces invisible y despreciado, a todas aquellas mujeres y hombres que no llenan pantallas, portadas y páginas interiores en las revistas de farándula, ni en los grandes medios de comunicación, es una lección que emana de la actual crisis. Cambiar nuestras valoraciones para que todo cambie.

Anormalidad, la palabra más diplomática que encontré para describir la actual situación. Y es que no es para menos, pero el avance de la pandemia del covid-19 ha alterado todas nuestras cotidianidades.
 
¿Qué significa entonces la anormalidad? Y lo más cercano que también encuentro para narrarla es el escenario de supuesta quietud inaguantable, por las y los clase media, que trabajamos incansablemente hasta agotar el ancho de banda, así como las provisiones que compramos para un mes, en 4 días. Todo ello a punta de teletrabajo, ver noticias, series y si acaso ver por la ventana para desdeñar por “irresponsable” a quien sale temprano y vuelve de noche.
 
¡Ah! Pero el momento de anormalidad también nos ha permitido notar todo aquello que es invisible y que se disfraza bajo un espectro de normalidad que se ha hecho natural en lo cotidiano. Si algo de bueno ha de tener esta quietud al interior de los hogares es, por supuesto, que podemos ver desde nuestras ventanas a quienes no pueden resguardarse y aburrirse en la cuarentena, sino que deben salir, y no por descarada desidia, sino por necesidad.

Si, me refiero a todos aquellos que ahora son protagonistas de las contundentes reclamaciones por garantías de alimentación durante la cuarentena, estos que eran invisibles antes; para el caso de Bogotá, el señor que le vende los cigarrillos al menudeo sobre la carrera décima, la señora de los jugos de naranja y arepa con huevos de la calle 72, el que vende frutas y verduras en las calles del barrio Lisboa en Suba, el reciclador que se lleva lo que para usted es desperdicio, el embolador del Centro Internacional, el que arregla las tapas de los tacones, la señora que cose los dobladillos, entre otros oficios que seguramente acuden a su memoria mientras lee este artículo.
 
Todos ellos y ellas, cuyo aporte a la sociedad ha sido ignorado, pero que ahora cobran un lugar fundamental también nuestra para la supervivencia. Al respecto quiero solo exponer tres casos, con la seguridad que habrán muchos más escapan a mi mirada.


El campesinado y la soberanía alimentaria


 
Nuestra dependencia de su faena diaria es proporcional al desprecio con que los ha asumido la clase dirigente, a la par de la misma sociedad urbana. Sin su cotidianidad asumida a pesar de la falta de apoyo y estímulos para una vida en dignidad, los urbanos no podríamos realizar nada de lo que acometemos cada día.
 
Según la encuesta de cultura política del Dane, aproximadamente el 30 por ciento de la población colombiana se autoreconoce como campesinos1, esto quiere decir que están lejos de ser una pequeña proporción. Ahora bien, ¿a qué hora se nos vino a olvidar la tercera parte de la población nacional? Y la fecha más reciente es clara: desde la apertura económica, a inicios de los años 90, cuando el establecimiento cedio nuestra soberanía alimentaria, lo que nos llevó, palabras más palabras menos, a depender de la producción externa, dejando de promover, incentivar y salvaguardar nuestra producción interna. Súmele a esto la cada vez mayor concentración de la tierra, lo que implica que haya muchos campesinos sin tierra por lo que no pueden producir ni siquiera para si mismos.
 
Así que, en un escenario pos covid-19, es fundamental que este grupo poblacional, no solo por nuestro afán de abastecimiento sino en retribución del trabajo que desempeñan para que hoy millones vayamos a la tienda de barrio por lo mínimo para saciar nuestra necesidad alimentaria, tenga un lugar preponderante en la política nacional, pero no para someterlos a la represión de la policía, sino para contestar ahora sí de manera positiva a sus reclamaciones: de su vida también depende la nuestra.


 
Vendedoras/es ambulantes


 
Contando con que la informalidad según el Dane (2020) asciende a un total de 47.7 por ciento de la mano de obra total del país2, y este es un grupo bastante representativo de eso que las cifras nombran con frialdad: informalidad. Sucede que estas personas abastecen no solo de cigarrillos, sino también de elementos de primera necesidad en los barrios populares y de clase media, por decir menos. Es decir, y como lo viene diciendo el profesor Cesar Giraldo, ellos, que entregan su vida a la sociedad ofreciendo bienes y servicios a muy bajo costo, pero de un valor inconmensurable y a cambio de muy poco. Son ellos quienes, siguiendo a Giraldo, subsidian el consumo de otro tanto de trabajadores formales, pero igualmente precarizados, a los que no les alcanza para lo mínimo. Ellos, quienes el pasado martes 24 de marzo –día que inició la medida de aislamiento obligatorio preventivo–, se fueron a hacer filas a las afueras del Palacio Liévano –en el caso de Bogotá– en busca de un mercado, lo que obtuvieron, además de la acostumbrada reacción de la policía, fue el repudio de la sociedad colombiana, aquella con algo de ahorros o con ingresos fijos, por “desconsiderados” e “irresponsables”.
 
Son ellos quienes aun siguen saliendo y rebuscándosela para vender lo que tienen guardado en la casa, son quienes van de todos modos a las centrales de abastecimiento, transportando hacia los barrios todo lo que necesitamos para sobrevivir. A ellos quiero agregar, aunque no pertenecen a la informalidad, pero si a la economía popular, a las y los tenderos que con preocupación, pero también con disciplina, han abierto sus tiendas todos los días –y lo seguirán haciendo– para que usted ahí sentado frente al dispositivo vaya con la seguridad de conseguir lo que necesite. ¿No le son cada vez más visible don Leo, doña Rosa, don Carlos …?


 
Recicladores/as de oficio


 
Por si no lo saben, las y los recicladores de nuestro país son la vanguardia en América en cuanto a la garantía de sus derechos, entre ellos el mínimo vital  (#IngresoMinimoVitalYA), el derecho al trabajo y el acceso cierto y seguro al material. Ellos, quienes gracias a sus reclamaciones y las órdenes de la Corte Constitucional, son prestadores del servicio público de aseo en la actividad de aprovechamiento. Pero eso es reciente porque desde hace más de cuatro generaciones de recicladores, con las denominaciones peyorativas que la sociedad les acuñó, recogieron parte significativa de su basura y no permitieron que fuera al relleno sanitario de sus ciudades, con lo cual se extendió la vida útil de los rellenos y, en consecuencia, aportaron al mejoramiento de la calidad del aire, entre otros.
 Actividad muy significativa hoy en ciudades como Bogotá y Medellín, que no dejan de salir de una emergencia ambiental para entrar en otra. Pero del mismo modo, en otras ciudades donde aportan en aspectos ambientales, pero además se organizan para prestar el servicio de aprovechamiento y con los recursos obtenidos sostienen a miles de familias que viven de este oficio. A ellos también nuestro reconocimiento por su importante labor.
 
Ahora, antes de cerrar este apartado de reconocimientos, dejaré por acá para abordarlo en otro escenario, el lugar que juegan nuestras madres, esposas, hermanas y compañeras que están encargándose seguramente de todo el mantenimiento del hogar y que, además, espero hayamos aprendido a valorar la importancia de las labores del cuidado. Que este tiempo de aislamiento de amigos, lo aprovechemos para acercarnos a nuestras familias y reflexionemos sobre el lugar de todos y todas en el desempeño de los odiosos trabajos de la casa. Por favor, no solo observemos.
 
Ante este panorama, y habiendo puesto la mirada sobre todos estos oficios invisibilizados por el ajetreo cotidiano, y en medio de una coyuntura que nos obliga a liminarnos bajo el supuesto de individualidad, es momento de reflexionar sobre las múltiples dependencias que tenemos de otros y otras, cuyo trabajo es y será cada vez más valioso para nuestra supervivencia. Cambian entonces las prioridades, las nuestras: las de la sociedad.
 
Y como ya hemos hablado lo suficiente sobre el ahora y lo inmediato, que no se nos agote el espacio para hablar del después y de lo estructural. Ahora, el primer paso será el reconocimiento de todas esas codependencias y sus protagonistas, y los pasos que siguen, el después, es pensar un nuevo modelo económico, una nueva estructura societal. Para ello seguiremos abriendo espacios de debate.
 
Que el aislamiento, como medida fundamental para la preservación de la vida, no sea un privilegio sino un derecho con garantías para todos y todas, y que lo que viene sea diferente y mucho mejor.

1 https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/cultura/cultura-politica-encuesta#informacion-2019
2 https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/mercado-laboral/empleo-informal-y-seguridad-social
* Antropóloga. Investigadora del Grupo de Socioeconomía Instituciones y Desarrollo Gseid Universidad Nacional de Colombia. 

 

 

 

Para suscripción:

https://libreria.desdeabajo.info/index.php?route=product/product&product_id=179&search=suscri

 

Información adicional

  • Autor:Angelica Sierra Gaona*
  • Edición:269
  • Fecha:Periódico desdeabajo Nº269, junio 20 - julio 20 de 2020
Visto 310 vecesModificado por última vez en Miércoles, 01 Julio 2020 08:11

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.