Miércoles, 22 Noviembre 2006 19:00

¿Quiénes caben en el PDA?*

Escrito por Luis Sandoval
Valora este artículo
(0 votos)

Intento en esta nota avanzar un tanto por este camino acicateado por lo que se dice y lo que ocurre en el entorno cercano. Que no es real que todos se sientan dentro del mismo proyecto. Que las entradas al PDA y las salidas de él no obedecen al interés de construir un partido sino al afán de posicionarse para las elecciones del 2007 o del 2010. Que tales se disuelven, que tales no. Que ya no más grupos, que mejor tendencias. Se dice, se dice, se dice....           

 

Se dice que el Congreso del PDA será el escenario de las grandes deserciones, o de los grandes enfrentamientos, o que será un teatro de aparente unidad con una feroz fragmentación entre bambalinas. Todo este conjunto de dimes y diretes, de hechos y suposiciones, es el que me lleva a mí y a muchos y muchas, dentro y fuera, a la pregunta: ¿Quiénes caben en el PDA?. Dos puntadas aquí sobre este crucial asunto: una histórica, otra teórica.

 

El Polo Democrático surge en marzo de 2002, pocos días después de las elecciones de Congreso, alrededor de la figura de Luis Eduardo Garzón, como reacción consecuente de sectores democráticos independientes y de izquierda al ascenso vertiginoso de Álvaro Uribe Vélez como cabeza de un polo autoritario. Constituir el PD – Polo Democrático – fue una propuesta de Senadores independientes recién elegidos, si no estoy mal por iniciativa de Antonio Navarro y Jaime Dussán, a Lucho Garzón, a cuyo apartamento llegaron comenzando la noche en grupo grande después de haberse anunciado solo dos o tres.

 

En la dirección del Frente Social y Político, nicho de origen de la candidatura independiente de Garzón, consideramos la propuesta y rápidamente, sin resistencias notables, dimos vía libre a la iniciativa de unidad: candidatura única con la formula Lucho Garzón – Vera Grave (después de consultas), programa democrático elaborado entre todos, organismo unitario de conducción de la campaña donde todos tendrían asiento y otros podrían llegar.

 

Contar este origen es una forma de responder al interrogante ¿Quiénes caben en el PDA?. De lo narrado y ocurrido se deduce: quienes se oponen a las derechas coaligadas alrededor de Uribe, quienes asumen el reto de dar curso y aplicar su voluntad política a la generación de una alternativa con voluntad de poder y de gobierno, quienes desde la izquierda y desde el centro convergen en este propósito con un programa concertado para profundizar la democracia, quienes están decididos por la integración latinoamericana. Nunca el concepto ha sido aglutinar solo a la izquierda con su propia pluralidad, siempre se tomó en cuenta, por ejemplo, a los gobernadores del sur casi todos de perfil y posición claramente liberal.

 

Lo que ha devenido el Polo - cuyas fuerzas de origen entre agosto de 2003 y diciembre de 2005 estuvieron separadas (no divididas) entre PDI, AD e independientes - se refleja perfectamente en los tres grandes sectores que, con distinto grado de cohesión y de organicidad, conforman en la actualidad el Polo Democrático Alternativo, PDA, que tan exitosa actuación tuvo en los retos electorales del 12 de marzo y el 28 de mayo pasados, esta vez aglutinados alrededor de la descollante figura del demócrata civilista Carlos Gaviria Díaz.

 

Existimos por un desarrollo dialéctico de la política colombiana en los tiempos más recientes: la oposición entre autoritarismo y democracia, entre guerra y paz, entre neoliberalismo y justicia social, entre derechos reales y caricatura de derechos, entre sometimiento al imperio y sentido de dignidad nacional. Mientras de un lado se coaligan las derechas y los conservadurismos reaccionarios, de otro lado nos coaligamos las izquierdas, los independientes, los demócratas, los progresismos libertarios (género, opción sexual, ambiente, etnias, regiones...), los defensores de la Constitución del 91, los movimientos de base en tránsito de lo social a lo político, la sociedad civil con sentido crítico. En una palabra: el país político es, por fin, confrontado con alguna fuerza por el país nacional (J. E. Gaitán).

 

Hay un pulso en curso: el primero, el país político, todavía predomina y trata de sostenerse en su dominio, pero el segundo, el país nacional, muestra cada vez más fuerza y no ha sido doblegado. La tendencia es a que el segundo amenace la hegemonía del primero. El juego es claramente dialéctico. La unidad de las derechas induce la unidad de las izquierdas. En medio de enormes dificultades las derechas tratan de mantenerse unidas para sostenerse en el poder y realizar su proyecto retardatario de otra regeneración. En medio de quizá mayores dificultades las izquierdas y sectores democráticos tratan de cohesionarse y ascienden para acceder al poder a fin de realizar su proyecto emancipatorio de democracia en profundidad.

 

Por la reconstrucción del origen y del camino recorrido puede aproximarse una respuesta a la pregunta ¿Quiénes caben en el PDA?. Intentémoslo ahora por el camino de la teoría política que no es otra cosa que la decantación de la reflexión y el análisis de los hechos, los acontecimientos, las tendencias, los procesos, las nuevas formaciones políticas, no solo en Colombia sino en los países vecinos y en el mundo. La teoría se construye sobre la marcha de los acontecimientos, es parte de la lucha.

 

Isabel Rauber, Sujetos Políticos, 2006, plantea sobre el sujeto del proyecto transformador: “Nuestras sociedades complejas desafían nuestra creatividad y llaman a analizar la problemática del sujeto (de los actores-sujetos), por un lado dando cuenta de nuestra diversidad étnica, socioeconómica y cultural, y de la fragmentación social actual producto de la aplicación del modelo neoliberal y, por otro, rearticulando – simultáneamente – en uno solo el sujeto social, político, histórico, constructor del futuro latinoamericano.

 

“Los interrogantes abiertos serían: ¿Se puede hablar de sujeto del cambio en sociedad tan fragmentadas socialmente?, ¿Hay un sujeto o son varios?, ¿Quién o quiénes lo representan o referencian?, ¿Cómo recomponer el sujeto fragmentado?, ¿Qué relación guardan los actores sociales con los partidos políticos de izquierda?, ¿Se trata de un sujeto social diferenciado del sujeto político?, ¿Son dos sujetos o es una solo?.

 

“Para responderlas propongo las siguientes hipótesis centrales: a) en Latinoamérica no existe hoy ningún actor social, sociopolítico o político que pueda por sí solo erigirse en sujeto de la transformación; b) El sujeto sociotransformador resulta nececesariamente un sujeto plural-articulado que se configura y expresa como tal en tanto los actores sociopolíticos sean capaces de articularse políticamente para constituirse en sujeto popular”.

 

El sujeto resultante de la pluralidad social, cultural, ideológica y clasista de los muy diversos sectores que son afectados por el modelo en el continente, presenta articulaciones y configuraciones particulares según las condiciones específicas de cada país.

Orlando Fals, El Frente Unido de Camilo, Ayer y Hoy, Marzo, 2006, recuerda y reafirma para el PDA de hoy el pluralismo que fue enarbolado por el Padre Camilo Torres en 1965 en la Plataforma para un Movimiento de Unidad Popular. Decía el punto 8 de la Plataforma: “El aparato político que debe organizarse debe ser de carácter pluralista, aprovechando al máximo el apoyo de los nuevos partidos, de los sectores inconformes de los partidos tradicionales, de las organizaciones no políticas y, en general, de las masas”. “La concepción utópica de Camilo Torres es dinámica, observa el Maestro Fals: el pluralismo no es un sistema dentro del orden, ni sigue las reglas del juego político común y corriente. Más que todo es una herramienta para unir grupos diversos, y hacerlos mover hacia una misma dirección”. 

 

Y Gustavo Petro, La Construcción de un Bloque Alternativo de Poder, Agosto 2005, ha comentado con audacia notable, “Al Polo Democrático le corresponde dividir ese bloque (el uribista) y debilitar la gobernabilidad de la extrema derecha y para ello debe tender puentes comunicativos con el centro político hoy incómodo en el bloque de gobierno. Las conversaciones con la izquierda liberal y con el uribismo de centro de cara a construir un frente de defensa del Estado Social de Derecho y de la producción nacional deben intensificarse sin temores incluso de conformar una sola alternativa política”.      

 

Conclusión: la definición en la izquierda ha sido casi siempre por la amplitud, la práctica en algunos momentos ha correspondido al enunciado, en otros no. Hoy la izquierda tiene capacidad para dirigir a un conjunto amplio y diverso. Es posible jugarle a una pluralidad muy grande y no simplemente a una pluralidad solo de izquierda. Urge articular las confluencias, las convergencias y las resistencias. Lo requiere la necesidad de conformar nuevas mayorías y tornar favorable la correlación de fuerzas. Es preciso hacer compatible la amplitud con la voluntad real de ser gobierno y ser poder para realizar un programa de transformaciones democráticas en profundidad. Solo así transitaremos de la República Señorial a la República Social.  

 

·                    Luis I. Sandoval M.Director del Instituto María Cano – ISMAC. El presente texto es una condensación del original hecha por el autor.

Visto 1834 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.